Issuu on Google+

Ediciรณn Nยบ 1

16 de Febrero del 2017 Barquisimeto

Naturaleza te quiero verde Editorial Guedez, c.a RIF: 021046167-1


Índice Recursos Naturales

Pág. 3 Ley de

Pág. 8

Estocolmo

Clasificación

Pág. 4

Impacto Ambiental

Pág. 5 Declaración

de Rio- Protocolo Economía de los Rec. Pág. 7 De Kioto Pág. 10 Naturales


Pág. 3

Contenido Los recursos naturales

Son aquellos bienes que pueden obtenerse de la naturaleza sin mediar la intervención de la mano del hombre. Estos tienen una influencia positiva en la economía al ayudar a su desarrollo y satisfacer necesidades de la población. Los recursos naturales son todos los servicios y bienes materiales que nos ofrece la naturaleza y que no han sido intervenidos por el hombre, los mismos son fundamentales para el desarrollo y el bienestar de las sociedades, ya que les ayudan

de forma directa o indirecta. Los recursos

naturales contribuyen de forma directa a la sociedad brindando alimentos, materias primas y minerales; también la ayuda de manera indirecta a través de los servicios ecológicos.

Clasificación de los Recursos Naturales Los recursos naturales pueden clasificarse en renovables, no renovables e Inagotables.

Recursos Naturales Renovables;

son aquellos que se pueden reproducir, pero que si son

utilizados de manera indiscriminada, pueden llegar a extinguirse. Los principales recursos naturales renovables son los animales y plantas, los que a su vez, dependen de otros recursos renovables para subsistir.


Pág. 4 El agua y el suelo también son recursos naturales renovables, sin embargo, si se usan de manera indiscriminada, o sin tener los cuidados necesarios, podrían agotarse. Las plantas, los animales, el agua, el suelo, entre otros, los consideraremos recursos renovables, siempre que haya una real preocupación por explotarlos de manera cuidadosa, que permita su regeneración natural o mediante la ayuda del hombre.

Recursos Naturales No Renovables Son los que no se producen constantemente. Por ejemplo, el carbón, petróleo, plata, cobre, entre otros. Podríamos decir que son aquellos que no existen en cantidades ilimitadas, por lo tanto cuando el ser humano sobreexplota estos recursos, se pueden acabar. El petróleo y los minerales son ejemplos de recursos no renovables, porque fueron necesarios miles de años para que se formaran y por lo tanto, al ser utilizados, no pueden ser regenerados. La utilización de estos recursos debe hacerse de manera muy cuidadosa y responsable por parte del hombre.

Recursos Naturales Inagotables

Los recursos naturales inagotables, son los que no se acaban. No importa el número de actividades productivas que el ser humano realice con estos recursos, ya que éste nunca se agotará. a. Un ejemplo de ello es: la luz solar b. el viento c. las olas del mar


Impacto Ambiental

Pág. 5

En la actualidad la sociedad necesita analizar la situación a la que nos enfrentamos con respecto a los recursos tanto renovable como los no renovables, ya que como bien se sabe los recursos no renovables son aquellos que se forman muy lentamente y que no se forman de manera natural en el medio ambiente, tales como el petróleo, el carbón, el gas natural, etc. En base a la perspectiva de la sociedad, los recursos no son renovables cuando su tasa de consumo supera la tasa de reposición o recuperación, por ejemplo los combustibles fósiles, los cuales se forman de manera muy lenta, lo cual significa que al ser utilizados, estos no puedan ser regenerados, además de que este tipo de materiales producen residuos que plantean graves problemas de contaminación a través de gases tóxicos, radioactividad, etc. De manera que la humanidad se enfrenta a una crisis ecológica de gran magnitud, debido a que un sinfín de actividades realizadas por el ser humano ha provocado que se deteriore de manera gradual la biodiversidad que nos rodea. Existen diversos tipos de impactos ambientales, pero fundamentalmente se pueden clasificar, de acuerdo a su origen, en los provocados por: El aprovechamiento de recursos naturales ya sean renovables, tales como el aprovechamiento forestal o la pesca; o no renovables, tales como la extracción del petróleo o del carbón. Contaminación. Todos los proyectos que producen algún residuo (peligroso o no), emiten gases a la atmósfera o vierten líquidos al ambiente. Ocupación del territorio. Los proyectos que al ocupar un territorio modifican las condiciones naturales por acciones tales como desmonte, compactación del suelo y otras. Problemas como el agujero en la capa de ozono, el incremento de gases de efecto invernadero, la pérdida de biodiversidad, el agotamiento de recursos tanto renovables como no renovables, la tala de grandes áreas de selvas y bosques, la explotación excesiva de recursos marinos, entre otros. Por lo que si bien de alguna forma es imposible revocar esos daños, sí se puede lograr minimizar el impacto ambiental sobre nuestro entorno a través de medidas estratégicas. Entre los principales causantes de estos fenómenos, podemos mencionar las emisiones de CFC (clorofluoro-carburo1), las cuales se produjeron esencialmente en los países industrializados y sus efectos más severos se perciben y percibirán en las zonas más cercanas a los polos; la cantidad de


Pág. 6 emisiones de gases de efecto invernadero correlaciona en gran medida con el nivel de desarrollo de los países, que no tienen por qué ser los más afectados por los cambios drásticos en el clima ni por la subida del nivel del mar, etc.

Existe además una lucha por la apropiación de los recursos, hoy en día, recientes guerras ilustran de forma dramática e inhumana de la adicción al petróleo del sistema económico actual; pero cabe mencionar que también el agua dulce es un bien progresivamente más escaso y, por tanto, cada vez más estratégico. Por lo que de la misma forma existe una lucha por la apropiación de las cuotas de pesca,

los

bosques,

las

semillas,

la

biodiversidad en animales y plantas, etc. Es triste observar que la mayor parte de la sociedad reconoce la existencia de la gran cantidad de problemas ambientales y de los conflictos que de ellos derivan, sin embargo, no se hace lo suficiente para poder lograr una buena identificación y análisis de sus causas, así como de la creación

de

posibles

soluciones

para

enfrentar las consecuencias. De alguna forma se considera evidente que la crisis ecológica es una consecuencia sociable con relación a la dinámica de funcionamiento del sistema económico. Y es que la economía no se entiende como lo que es, un subsistema dentro del sistema ecológico global, sino como un todo que debe regir todos los aspectos. Haciendo que en este sentido los recursos naturales e incluso las personas, no llegan a verse más que como recursos para incrementar la producción, el consumo y finalmente, los beneficios. Pasando de una economía al servicio del bienestar, a una lógica en que ciudadanos y medio ambiente deban estar al servicio de la economía, por ejemplo, casos de empresas multinacionales de prestigio que elaboran sus productos con el uso de mano de obra infantil o el hecho de practicar la pesca excesiva en determinas zonas marinas, que sin duda supone grandes beneficios inmediatos para el pescador, pero


Pág. 7 a mediano y largo plazo puede llegar a representar la desaparición de especies en la zona, afectando por completo toda una cadena alimenticia.

Economía de los Recursos Naturales

En

economía

se

consideran

recursos todos

aquellos medios que contribuyen a la producción y distribución de los bienes y servicios de que los seres humanos hacen uso. Se producen de forma natural, lo que significa que los humanos no pueden hacer recursos naturales, pero si modificarlos para su beneficio. Por ejemplo los materiales utilizados en los objetos hechos por el hombre son los recursos naturales. Son los elementos y fuerzas de la naturaleza que el hombre puede utilizar y aprovechar; los que representan, además, fuentes de riqueza para la explotación económica, como son: los minerales, el agua, el viento, el suelo, la flora y la fauna.


Pág. 8

Ley de Estocolmo Esta Declaración fue emitida por Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente Humano llevada a cabo en Estocolmo, Suecia del 5 al 16 de junio de 1972 a donde asistieron 113 países y se debate por primera vez la problemática del medio ambiente haciendo resaltar la importancia del mismo para el ser humano y los demás seres vivos. Aumentó la conciencia política sobre la naturaleza global de muchas amenazas al medio ambiente. Es el inicio fundacional del Derecho Ecológico La Declaración de Estocolmo de 1972, consagra los principios siguientes: El Principio de Sobrepoblación que dice: " Principio 16. — En las regiones en que existe el riesgo de que la tasa de crecimiento demográfico o las concentraciones excesivas de población perjudiquen al medio o al desarrollo, o en que la baja densidad de población pueda impedir el mejoramiento del medio humano y obstaculizar el desarrollo, debería aplicarse políticas demográficas que respetasen los derechos humanos fundamentales y contasen con la aprobación de los gobiernos interesados. " Principio de Igualdad: En materia ambiental todos los Estados son iguales en deberes y derechos. Principio de soberanía estatal sobre los recursos naturales propios: Establece que: " …, los Estados tienen el derecho soberano de explotar sus propios recursos en aplicación de su propia política ambiental y la obligación de asegurar que las actividades que se lleven a cabo dentro de su jurisdicción o bajo su control no perjudiquen al medio de otros Estados o de zonas situadas fuera de toda jurisdicción nacional. "(Principio 21) Este principio esta plasmado en la Ley boliviana Nº 1333 Art. 3 que dice: " El medio ambiente y los recursos naturales constituyen patrimonio de la Nación, su protección y aprovechamiento se encuentran regidos por la Ley y son de orden publico. " Principio de No Interferencia: Implica la obligación de los Estados de no perjudicar con sus actividades al medio ambiente de otros Estados.


Pág. 9 Principio

de

responsabilidades

compartidas:

Obliga a los Estados a asumir su responsabilidad internacional cuando con sus actos dañen la ecología de otro Estado. Principio

de

Cooperación

Internacional:

Este

principio debe guiar a los Estados en todas las actividades

relacionadas

al

medio

ambiente,

teniendo en cuenta los intereses correspondientes de los demás Estados. Es el inicio fundacional del Derecho Medioambiental. La Declaración de Estocolmo también expresa la convicción común de guiarse por otros veinticuatro principios como por ejemplo: “El hombre tiene el derecho a la libertad, la igualdad y el disfrute de condiciones de vida.”(Principio 1), que “los recursos naturales…deben preservarse en beneficio de las generaciones presentes y futuras” (Principio 2), que “debe ponerse fin a la descarga de sustancias tóxicas… que el medio no pueda neutralizarlas” (Principio 6), que “los Estados deben tomar las medidas para impedir la contaminación de los mares...” (Principio 7), que “debe confiarse a las instituciones nacionales la tarea de planificar, administrar o controlar la utilización de los recursos ambientales de los Estados con el fin de mejorar la calidad del medio.”(Principio 17), que “…se debe utilizar la ciencia y la tecnología para combatir los riesgos que amenazan al medio…” (Principio 18), que “es indispensable la educación en cuestiones ambientales” (Principio 19), que toda persona podrá obtener una indemnización cuando su medio ambiente haya sido objeto de daño o deterioro (Principio 23)


Pág. 10

Declaración de Rio- Protocolo deKioto En los últimos años hemos notado cómo los fenómenos naturales causan un mayor número de estragos que en épocas anteriores. La razón es muy sencilla, los altos índices de contaminación ambiental que existen en las grandes ciudades han traído consigo el sobrecalentamiento global, lo que ha ocasionado que fenómenos naturales como las lluvias, huracanes, ciclones, tifones entre otros, incrementen su fuerza. En

1983

Unidas

las

Naciones

establecieron

la

Comisión Mundial sobre el Medio

Ambiente

Desarrollo. Comisión

se

y

el

En

dicha

llegó

a

la

conclusión que la protección del medio ambiente y el crecimiento

económico

deberían ser tratados como una sola discusión. Del informe que se desprendió de esta Comisión la Asamblea General convocó a la “Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo”, a la cual se le conoció como Cumbre de la Tierra, celebrada en Río de Janeiro en 1992. El objetivo fundamental de la Cumbre era lograr un equilibrio justo entre las necesidades económicas, sociales y ambientales de las generaciones presentes y futuras tomando como base la comprensión de las necesidades y los intereses comunes. Se

aprobaron

tres

acuerdos

dentro

de

la

Conferencia:

El Programa 21, la Declaración de Río sobre Medio Ambiente y Desarrollo y una Declaración relativa a los bosques.


Pág. 11 El Programa 21 tenía como fin el preparar al mundo para enfrentar los retos en el siglo XXI, incluía también propuestas concretas en cuestiones sociales y económicas. También se recomendaban mecanismos para fortalecer el papel de grupos como las mujeres, los niños, las poblaciones indígenas, las autoridades locales, las organizaciones no gubernamentales, etcétera. En la Declaración de Río se definían los derechos y las obligaciones de los Estados respecto al medio Ambiente y al desarrollo, y se establecía que los Estados tiene el “derecho soberano de aprovechar sus propios recursos, pero no de causar daños al medio ambiente de otros Estados”. Finalmente en la Declaración relativa a los bosques, se plasmó el deber de los países desarrollados por reforestar y conservar sus bosques, así como la aportación financiera que se les debe dar a los países en desarrollo para que establezcan programas de conservación forestal.

El Protocolo de Kioto comprende la cooperación que se deberá dar entre los países miembros, algunos de estos compromisos consisten en: la promoción de modalidades eficaces para el desarrollo, la aplicación y

difusión

de

tecnologías,

conocimientos

especializados, prácticas y procesos ecológicamente racionales en lo relativo al cambio climático, así como también

la

cooperación

para

el

desarrollo

de

investigaciones científicas y técnicas. Pero hay que reconocer que no sólo las iniciativas gubernamentales y los acuerdos internacionales solucionarán el grave problema del deterioro del medio ambiente en todo el mundo. Se requiere, sin duda, la participación comprometida y casi obligada de los ciudadanos en su totalidad para el cuidado y la protección del medio ambiente; de políticas educativas que fomenten la utilización de herramientas adecuadas para la conservación del ambiente como son el reciclaje, la reutilización de materiales, la clasificación y la no utilización de productos que conlleven algún daño a la ecología.


Revista Naturaleza te quiero verde.