Issuu on Google+

Dedicatoria: A la compaùía de la soledad.


Introducción

Esto no es un poemario, no es una forma de vivir, sino de luchar para expresar algo que me permita no repetir los mismos caminos e ir disfrutando de la vida en su esencia misma. Convencido de que todo lo que sucede conviene, procuro reconocer la enseñanza de cada cosa, por lo tanto estos poemas son más bien una forma de hacer y hacerme justicia en algunos caminos recorridos, que siempre aportan una cuota de fe. ¿Qué sería sin ella, si los pueblos y las personas sin fe, son pueblos y personas sin rumbo?

Pero de eso se trata, de hacer un llamado a la fe - y entiéndase por fe aquello en lo usted deposita su confianza - ; lo importante es siempre pensar que lo que está por venir puede ser mejor.


1. El amor que se nos va.

Hoy tengo ansias de gritar y poder decir cuánto te amo, ansias de expresar mi canto, que otra cosa no es, si no tu canto, abrir las puertas de mi corazón para pensar que estando lejos estás cerca, que siendo débil soy fuerte, que la voluntad se creó para poder soportar la distancia que nos separa, aun cuando en ocasiones estemos cerca, que el amor es la única cosa que justifica sufrir y sufrir tanto,


desmembrando todo mi cuerpo como un auténtico verdugo, para darte lo único que tú necesitas, tu libertad.

Y comenzar a vivir mutilado, como uno más de los que fueron torturados por Cupido en sus incursiones por el infierno, pues existe infierno, claro que existe, para los que aman como yo lo he hecho.

No puedo detener tu amor, cuando sé que no me pertenece, cuando llegó a mi lado para hacerme feliz, aunque no fuera por siempre.

Desata tus alas y vuela, vuela amor, pero por favor vuela por siempre.

Y si un día en tu intenso volar me recuerdas, te pido que lo hagas con cariño, pero sobre todo con la convicción de que te dejó libre el que más te amo.


2. Te miro y te miro

El milagro de abrir los ojos en la maĂąana, es una bendiciĂłn, pero no es comparable con el de ver tu rostro, hermoso, intenso y lleno de calor.

Ese rostro que puedo ver dormido y despierto, con mis ojos cerrados y abiertos, brindĂĄndome tanto, pero tanto amor.


Te miro y te miro en los momentos del más intenso dolor, te miro y te miro en momentos de angustia, te miro y te miro en momentos de vacilación, para renovar las fuerzas dentro de mi corazón.

Pero te miro y te miro sobre todas las cosas en busca de un sueño que me dé el valor para poder lidiar con la soledad que hoy tiene mi corazón, te miro y te miro para pensar que la vida tiene otra razón y que todo lo que yo haga es para preservar tu amor.


3. Soñé

Soñé que seríamos felices, soñé crecer a tu lado y desafiar la vida, soñé vivir contigo por siempre y para siempre, soñé estar juntos en la fortuna y la adversidad.

Soñé verte envejecer, pero sobre todo verme envejecer a tu lado, soñé apoyarte y que me apoyaras siempre, soñé ver y que nos vieran las puestas de sol,


soñé admirar la luna llena a tu lado.

Soñé que dormímos al aire libre durante muchas noches estrelladas, soñé que nuestro amor resistiría cualquier embate de la vida, soñé que tu religión sería mi religión.

Soñé que yo eras tú y que tú eras yo, y ese último sueño fue mi peor error, pues cuando desperté me percaté que yo no soy tú, y tú tampoco eres yo.


4. Tinieblas

Qué son las tinieblas, sino la imposibilidad de ver qué son las tinieblas, sino el no poder saber qué son las tinieblas, sino la pérdida de la orientación y así, cual tinieblas, se ha comportado tu amor

que no me ha dejado ver cuánto encierra y si es verdad que algo encierra, pero qué decir de tu soul,


cuando nunca pude ver tu amor.

Pero qué decir de ese amor, cuando sobre mis ojos tuve una fina y delicada tela del más oscuro color, que experimenté tal y como describe el ciego de amor, al cual le resulta tan difícil imaginar su cielo estrellado, pues nunca lo vio, que sufre en la oscuridad por su neblina de amor, que añora y que se desvanece entre las manos, igual que el agua del manantial en manos de los enamorados.


5. Sentimiento

Es sentimiento, no es ese otro pensamiento ambiguo y sexual que sienten los hombres al primer contacto con una mujer y más cuando se trata de una mujer hermosa.

Aun cuando es justo decir que todas las mujeres son hermosas, pues inspiran sentimiento de ternura en las formas más disímiles, así eres tú mujer, mi mujer hermosa,


mi sentimiento, mi pensamiento y quien me da esa ternura permitiĂŠndome enfrentar la vida porque te tengo a mi lado porque eres la dueĂąa de mi corazĂłn.


6. Se va mi vida.

Se me va la vida detrás de ti pero lo más triste es que yo lo sé y no puedo hacer nada para evitarlo por más que intento retenerla se me va la vida detrás de ti, mientras más quiero separarme de tu amor, más difícil resulta, sé que mi vida sin ti es un vacío,


estaría separado de la energía de tu amor y la fuerza de tus sentimientos y caería en el desierto de los que sufren por amor y nunca encuentran el camino de retorno a la felicidad, mi felicidad solo eres tú.


7. Hace mucho tiempo

Significaste mucho para mí en una etapa de mi vida, en esa etapa que quise pensar que la felicidad era posible, en la que salía y siempre quería regresar a tu lado solo para verte, en la que pensaba que el fruto de nuestro amor sería realmente lo que es hoy, solo que tú no estás en mi corazón como hace mucho tiempo, o al menos no de la misma forma, pues hoy significas compañía, cariño y respeto, cuando antes era pasión, amor y deseo.


Qued贸 lo m谩s importante, lo que nos hace indisolubles, y tiene nombre propio, el fruto de nuestro amor.


8. Oya.

Tú que fuiste capaz de sacrificar una parte de ti, solo para alimentarlo a él y que eres capaz de renunciar a todo, solo para preservarlo a él y que las únicas veces que fuiste débil fueron y son responsabilidad de él.

Tú que encierras tanto aun sin descubrir,


que te comportas como amor salvaje en medio de la noche lista para dar todo sin pedir a cambio nada nada que no sea amor y comprensión.

Tú qué esperas que un día él cambie y miras como se marchan tus mejores años, sin temor a sacrificarte y seguir siendo nadie, siéndolo todo. Tú que pasas por la humillación de que no se te considere con mucha frecuencia, llegó la hora de bogar en un solo sentido, el de tu corazón, de poner rumbo al norte, sur, donde quiera pero boga, suelta el lastre del sufrimiento y crece, crece como lo hizo ella.


9. Yenisley

QuĂŠ difĂ­cil es amar, como toda la vida lo he hecho por ti y para ti, fueron muchas las circunstancias de la vida, que nos han puesto en lugares distintos y ni una sola de esas veces he dejado de sufrir por tu amor, los objetos, la distancia, las personas,


los colores, las incomprensiones, todo en contra de nuestro amor.

Pasó el tiempo y pasó, sumándose nuevas cosas, tu genética, tan parecida a la mía, tu carácter, de acero, tus mentirillas, que me recuerdan a mí, tu forma de entregarte en el amor, la forma de creer en él, se parecen a nada.

Tu terquedad, tu disposición, tu empeño por lograr las cosas, se parecen a nada.

Tu fe, en ocasiones en cualquier cosa, no se parecen a nada, tu mirada, que inspira tanta ternura y que logra con astucia lo que quiere, se parecen a nada, porque nada pudo ser el nombre de tu padre, hija mía.


10.

Amor del siglo XXI

No hay amor del siglo XXI solo hay amor poca conversaci贸n y muchas miradas muchos besos y pocos paseos poca lectura y mucha actividad mucho sexo y poca ternura


poco protocolo y mucho matrimonio mucho estudio y pocos hijos.

No hay amor del siglo XXI solo hay amor que transita en los corazones de la nueva generación, esa que sí es del siglo XXI.

Generación que ama, respira y posa su esencia en los pétalos de una rosa para lograr balancear y priorizar las miradas y las conversaciones necesarias, intercalando los besos con los paseos.

Generación que sepa leer cuando hay que hacerlo, sin dejar la actividad necesaria para preservar el amor y mezclarlo con las ternuras dentro y fuera del sexo, llegando al matrimonio por amor y después de saber qué es el amor, manteniendo mucho estudio, para concebir solo los hijos fruto del amor, no hay amor del siglo XXI solo hay amor.


11. IFA

Siempre tan solo y la verdad es que gracias a dios siempre he estado acompañado en los momentos más duros y más difíciles tú estabas junto a mí en las noches más oscuras, sin estrellas, tú estabas junto a mí y cuando clamé por el amor maternal y me resultaba imposible tenerlo tú estabas junto a mí.


En una parte, en la primera parte de mi vida, no te conocía -cómo sufrí, cómo pedí compañía pero ahora que te tengo no necesito más compañía que la que tú me entregas, más amor que el que me das, ni más sabiduría para enfrentar el destino que tus palabras claves cuando nos conocimos hace un tiempo.

Y si de algo tengo que sentir pesar es de no haberte conocido antes. Estoy seguro que la paz que hoy siento cuando estoy a tu lado me hubiera garantizado una vida llena de amor y compañía.


12.

Soledad

Soledad, eterna compañera de los que en silencio esperan una frase, una palabra, una esperanza, un consuelo, y cuando miran a su alrededor solo encuentran tu compañía. Necesidad del poeta, obligación del condenado,


imperfección para los enamorados, análisis de los errores antesala de los dolores odiosa y al mismo tiempo amada.

Una buena compañera, - así eres tú conmigo – siempre ocupará un lugar en mi ser y vivirá conmigo la esperanza.


13.

Mírame bien

Mírame bien, no parezco ser el hombre que te hará totalmente feliz la felicidad total no existe mírame bien, no parezco ser el hombre que te ayudará a soñar mírame bien, no parezco ser el hombre que logre hacerte vivir los momentos más encantadores de tu vida.

Pero si me miras bien sabrás


con un solo toque de tu mirada que soy el hombre que te acompañará en las penas, te apoyará en la desventura y te elevará en su corazón hasta el lugar que mereces y del cual no saldrás ni dejando de acompañarme , pues si lo haces, no seré yo, sino un cuerpo inanimado esperando su despedida en la que tendrán que decir se nos va un amante apasionado, un compañero sin espacio dentro de su corazón para abrigar otra cosa que no sea amor. Se fue quien más la amo.


14.

Para Elsa.

Comencé queriéndote cuando apenas tenía fuerzas para caminar, me apoyaste y te apoyé como nadie en este mundo, ahora recuerdo cuando estabas triste y me contabas todas tus penas y yo con inocencia infantil te escuchaba no se me puede olvidar cuánto lloramos juntos ante tantas situaciones distintas para el uno y el otro.


Aquellos consejos me permitieron seguir adelante hasta lograr ser yo.

El trabajo que pasé para convencerte de que mis compañeras no eran para ti tan importantes como yo.

a pesar de tu solidaridad natural para con ellas, fuiste, eres y serás mi amor más grande, sigues siendo la única amante que no me ha abandonado nunca estás siempre en los momentos felices, en la enfermedad,

en el peligro, en la tristeza, brindándome todo tu apoyo y cuando físicamente no es posible, estás en mi corazón desde que abrí mis ojos.

Quiéreme así como hasta hoy quiéreme como yo a ti y cuando estemos lejos mira al cielo en ese mismo momento estaré pensando en ti, mi amor más grande.


15.

Acela

Hace tanto tiempo que no te tengo y aun te recuerdo mi alma, corazón y guía recuerdo aquellos primeros momentos en que dejaste de estar mis incursiones a hacerte compañía y hablarte aun cuando no me pudieras escuchar


con la esperanza de que supieras - donde quiera que estés que no he podido vivir sin ti y lo difícil que me ha sido.

Cómo te necesito, sobre todo cuando estoy solo, pero me levanta el saber que no tuviste religión que no fuera mi religión, pensamiento que no fuera mi pensamiento amor que no fuera para mí y comprensión hasta el último momento, sé que desde dónde estás vigilas con amor el camino que he recorrido y con celo el que me queda por recorrer.


16. Diamante en bruto.

Amor que conoci贸 tantas y tantas desventuras amor de pura pasi贸n pendiente por descubrir ha sido hoy el fin de todos tus desanhelos, quererte como te quiero solo a m铆 me inspira vivir solo a ti te inspira sentir esa honda pasi贸n


que siento en mi corazón cuando te veo venir. No importa donde tú estés en este amplio universo, pues con toda ternura confieso que quererte con pasión atrapa en mi corazón los más nobles sentimientos. Quiera Dios que en los momentos de ira y de dolor no me abandone el amor que emana de todo tu cuerpo.

Y si un día, solo un día, dudas de todo mi amor, considera que el ardor de haberme querido tanto se yergue cual si fuera un canto de invocación y ternura.

Nunca implores el amor que a ti te corresponde, pues tu alma no atiende con toda su inspiración.

Mira hacia mí mira tú horizonte tu presente, tu pasado e invoca lo que he sembrado con derroche de pasión para que viva en tu corazón.


Desde hoy y hasta siempre.


Versos de soledad