Issuu on Google+

“AHORA QUE NOS HA PASADO ESTA DESGRACIA!!!” Fue la expresión del marido infiel a su esposa cuando supo que su amante quedó embarazada. Tamaño desparpajo queriendo endosar a su mujer el problema en que él había incurrido. No solo recibió una inusual reprimenda, sino que terminó fuera de la casa… para siempre. La anécdota viene al caso porque el Alcalde de Riobamba, en una publicación nos dice que los dineros, destinados por el municipio para ejecutar obras de la ciudad, han sido sustraídos. No, Alcalde; Usted es el custodio de esos recursos y tiene que responder por su negligencia manifiesta; su administración se ha caracterizado por no respetar la normativa: Permitió la liquidación de la empresa conocida como Parque Industrial; la remodelación del parque Sucre se realizó violando las leyes patrimoniales; permitió la construcción de un “mall” sin los respectivos permisos; la ordenanza del Plan de Desarrollo se aprueba sin soportes regulatorios, por lo cual el Plan es inejecutable hasta este momento; se apropia de una calle pública en el Batán; las obras del Plan Maestro de Agua Potable se construye de manera deplorable, con retrasos y los plazos vencidos sin ningún constructor sancionado; monumentos patrimoniales abandonados a su suerte, arrumados en bodegas municipales; intenciones de desaparecer el aeropuerto de la ciudad; demuestra su estilo de administración caracterizada por atropellar marcos legales, evidencias que evocan su cuestionada labor frente al Municipio de Penipe con acusaciones de subdivisión de contratos y otras artimañas que se le imputan en informes de Contraloría que duermen el sueño de los justos, acusaciones de venta de licencias en el Sindicato de Choferes de Penipe; todas se han tramitado en los juzgados de la república, pero no han llegado al sobreseimiento ni a la condena, y están en el olvido. Felicito a Alianza País por su decisión de retirar el apoyo al actual Alcalde de Riobamba; decisión tardía, pero alentadora, espero que el pedido llegue a feliz término: remover al Alcalde de su cargo es un deber moral. Así, como el final de la anécdota, el Alcalde hará sus maletas, recogerá sus “trapitos” y se irá para siempre. ¡VIVA LA INDEPENDENCIA DE RIOBAMBA!


Ahora que nos ha pasado esta desgracia gv 2