Page 1

1

LA CLASIFICACIÓN DE LOS JUEGOS, LOS DEPORTES Y LAS PRÁCTICAS MOTRICES Pere Lavega Burgués Profesor titular en el INEFC-Lleida Miembro Grupo de Estudios Praxiológicos

Cualquier disciplina que pretenda construir una fundamentación científica en torno a su objeto de estudio, debe plantearse como un problema de máxima prioridad la clasificación en grupos homogéneos de las diferentes expresiones en las que puede aparecer el fenómeno que estudia. En el ámbito de la actividad física y el deporte, el estudio de la acción motriz entendida como resultado observable que emerge de las distintas situaciones motrices debe acompañarse de propuestas lógicas, coherentes y a la vez rigurosas a la hora de diferenciar y sistematizar estas prácticas en categorías uniformes. Para desvelar todo el repertorio motor que ofrecen las prácticas motrices hace falta conocerlas y reconocerlas, por ello todo intento que pretenda clasificarlas debería apoyarse en una sólida construcción teórica y científica. Esta afirmación, a pesar de ser tan básica como evidente nos remite una vez más a la casi absoluta ausencia de contribuciones rigurosas que hayan seguido el método científico en esa tarea de presentar una propuesta tipológica de las actividades físicas, los juegos y el deporte. Sería desacertado pensar que clasificar es un proyecto de menor entidad que otras tareas o etapas que debe cubrir cualquier disciplina científica. Distinguir supone identificar, conocer y tomar decisiones a la hora de elegir los criterios que van a regir cualquier intento tipológico. Lejos de quedarse en un terreno estrictamente reflexivo y teórico se precisa investigar, analizar y contrastar empíricamente las bases sobre las que se fundamente el reto de clasificar y por tanto ordenar metódicamente el universo de los juegos y los deportes. Debemos alejarnos de cualquier propuesta que pretenda diferenciar las prácticas físicas y deportivas sin seguir un criterio metódico y disciplinado. Debemos huir de las trampas que nos acostumbra a presentar la terminología asociada a las modas deportivas o al lenguaje popular. Sin estos principios, difícilmente se pueden encontrar respuestas contundentes a preguntas tan evidentes como por ejemplo: ¿cuáles son los rasgos que diferencian el fútbol, el tenis o el rafting, de los juegos y las danzas? ¿los deportes de aventura en la naturaleza se pueden denominar verdaderamente deportes? ¿en qué se parece el baloncesto, al fútbol? ¿podemos afirmar que el ajedrez es un deporte? ¿el judo o la esgrima son en realidad deportes individuales? Es imprescindible considerar que el universo de los juegos, los deportes y las prácticas motrices es tan variado como inagotable. Desde un punto de vista tipológico, resulta totalmente erróneo y desacertado hacer juicios de valor sobre las prácticas motrices, pretendiendo ordenarlas atendiendo a un criterio de jerarquía, entidad o importancia de estas manifestaciones. Así no tiene ningún sentido indicar que hay juegos buenos y juegos malos; deportes de primera categoría y deportes secundarios; actividades motrices educativas y prácticas físicas a descartar. Nuestros juegos, deportes y prácticas


2

motrices no son ni buenos ni malos por ellos mismos, depende de cómo se usen y con qué finalidad se pongan en acción. Del mismo modo no nos sirve distinguir los juegos tomando en consideración el color de los ojos de los protagonistas, el tamaño del balón, el número de participantes, la edad de los actores o el número de espectadores que sigan esa práctica. Por ello una vez más, debemos decir que cualquier clasificación que pretenda ser rigurosa debe construirse a partir de los rasgos que caracterizan nuestras actividades motrices. Es necesario huir de las apariencias, de los planteamientos superficiales y acudir a los criterios fundados en aquello que otorga identidad a nuestras prácticas, que las hace ser distintas y que les concede un funcionamiento singular en cada caso. LA CLASIFICACIÓN DE PARLEBAS –CAIParlebas (1981) aporta una clasificación de las prácticas motrices (juegos deportivos) elaborada a partir de concebir cualquier situación motriz como un sistema en el cual el participante se relaciona globalmente con el entorno físico y con otros posibles protagonistas. Aparecen dos componentes importantes de cualquier situación motriz, los protagonistas que el autor considera atendiendo al criterio de presencia o ausencia de compañeros (C ) y/o adversarios (A), y el espacio de acción, incorporado bajo el criterio de presencia o ausencia de incertidumbre debido al entorno físico (I). La combinación de estos 3 criterios (CAI) nos posibilita caracterizar cualquier situación motriz. Así, la combinación binaria de los tres factores indicados distribuye las prácticas en 8 categorías diferentes, en las que se fundamenta la estructura motriz de cualquier juego o deporte. Estas categorías se pueden distinguir a su vez en varios subconjuntos: Atendiendo el criterio de Interacción con los demás (CA) En este apartado diferenciamos dos grandes grupos de situaciones motrices según se presente o no la interacción motriz con las otras personas. -

Situaciones Psicomotrices correspondientes a aquellas situaciones en las cuales el participante interviene en solitario, sin interactuar con compañeros o adversarios. Por ejemplo salto de longitud, carrera de 100 metros, lanzamiento de disco, surf, juego de peonza, la rayuela, ...

-

Situaciones Sociomotrices correspondientes a aquellas situaciones en las cuales el participante interactua con los demás. Estas prácticas pueden ser de tres tipos: -

Situaciones de cooperación o comunicación motriz, en las que la interacción se produce con al menos un compañero tratando de cooperar para conseguir conjuntamente el objetivo que les une. Por ejemplo patinaje artístico por parejas, danza clásica, remo, piragüismo en línea, escalada en cordada, ...

-

Situaciones de oposición o contracomunicación motriz, en las que la interacción se realiza ante al menos un adversario que se opone a las acciones motrices de los demás. Esta oposición puede ser corporal (p.e. judo, karate, pulseo de


3

manos) o puede ser instrumental, es decir la oposición se realiza mediante algún objeto extracorporal (p.e. badminton, tenis, esgrima, indiaca ). -

Situaciones de cooperación-oposición, en las que los protagonistas intervienen con la colaboración de compañeros y la oposición de adversarios. Estamos ante las prácticas correspondientes a los deportes de duelo colectivo del tipo fútbol, baloncesto, voleibol o balonmano. También es el caso de los juegos tradicionales que se presentan como un duelo colectivo por ejemplo el marro, el balóntiro y de otros juegos que pueden ser incluso contradictorios o ambivalentes en sus relaciones p.e. pelota sentada o tres campos... Dichos juegos denominados paradójicos posibilitan que cualquier persona intervenga como compañero y a la vez como adversario, presentando dicha ambivalencia relacional.

Según el criterio de Incertidumbre con el entorno físico (I) Distinguimos dos grandes grupos de prácticas según se presente o no el criterio de incertidumbre con el entorno físico. -

Situaciones en un medio estable. En esta categoría las prácticas se realizan en un medio regular, previsible, sin incertidumbre, por tanto domesticado, en el cual el protagonista no debe preocuparse por la toma de decisiones en torno a la lectura de este entorno físico. Entre los distintos ejemplos detallamos el caso de los deportes más clásicos (gimnasia rítmica, gimnasia artística, atletismo, fútbol, baloncesto, voleibol...) y de los juegos que se realizan en un espacio estable como el pañuelo, la cadena, el balóntiro...

-

Situaciones en un medio inestable. En este caso el entorno es fuente de incertidumbre, lo cual comporta la necesidad de leer constantemente el espacio de acción, buscando indicios, recibiendo información, procesándola y tomando decisiones para adaptarse de modo óptimo a ese entorno que se presenta constantemente de forma irregular y fluctuante. Estamos ante un medio salvaje, incierto como es el caso de las prácticas realizadas en la naturaleza (escalada, parapente, piragüismo en aguas vivas, windsurf, carreras de orientación en un bosque, ...).

Dependiendo de cómo se presente la combinación de estos criterios podemos encontrarnos ante 8 categorías distintas de situaciones motrices, las cuales son portadoras de una lógica interna singular en cada caso, o lo que es lo mismo, exigen que los protagonistas se adapten a condiciones y estructuras muy distintas. Dicha distinción de familias de situaciones motrices homogéneas aparece como un tema primordial para saber diferenciar las prácticas atendiendo a criterios de la lógica interna de las propias actividades. Esta manera de clasificar los juegos y los deportes nos permite encontrar las principales exigencias que solicitan nuestras prácticas, además de posibilitar elegir entre los distintos ejemplos de prácticas de cada categoría siguiendo un criterio científico y riguroso. Recordemos una vez más que desde un punto de vista estructural dos situaciones motrices que pertenezcan a una misma categoría de la clasificación serán igual de


4

válidas e importantes independientemente de si se trata de deportes, juegos o prácticas inventadas. Esta circunstancia nos parece básica para fundamentar cualquier proyecto de aplicación práctica de nuestras actividades. Así por ejemplo se puede estar en disposición de garantizar unas condiciones óptimas entre el proyecto pedagógico y la elección de las situaciones motrices que se ajustan a los objetivos planteados. Debemos saber que unas situaciones motrices se apoyan en la toma de decisiones, en la lectura (descodificación) de los demás, en la anticipación a anticipaciones (metacomunicación). En cambio otras se basan en la repetición , en el automatismo, en la búsqueda de la máxima eficacia a partir del entrenamiento intenso y constante. De la misma manera podemos identificar prácticas que se apoyan en la lectura (descodificación) de la información que procede del entorno, el cual se presenta constantemente bajo condiciones distintas que exigen una continua adaptación a la toma de decisiones, a la aventura o riesgo, a la improvisación... La lógica interna de cada una de estas familias de prácticas traslada a sus protagonistas a adaptaciones o exigencias bien distintas, las cuales van a originar consecuencias desiguales en el plano motor, cognitivo, afectivo y social. Estamos ante el ABC de lo que debiera conocer cualquier profesional cualificado de la educación física y el deportes. No obstante, desafortunadamente son pocas las personas que conocen con claridad y rigurosidad estos fundamentos, del mismo modo que es excepcional observar que los criterios de selección de las prácticas motrices se apoyen en algún marco conceptual serio y en algún principio metódico. La clasificación que presenta Parlebas, como se indicaba anteriormente, origina la distinción de 8 categorías de situaciones motrices. Estas categorías se deducen de combinar de forma binaria los criterios de C: comunicación motriz, A: contracomunicación motriz o presencia de adversario, I: incertidumbre procedente del entorno físico. Para facilitar la denominación abreviada de cada categoría, se va a representar la ausencia de uno de estos tres criterios situando una línea sobre el criterio que corresponda. A continuación detallamos brevemente las principales características de cada una de estas ocho categorías: C, A I. Esta clase corresponde a las prácticas psicomotrices, caracterizadas por la ausencia de compañero y adversario(comunicación y contra comunicación), así como, ausencia de incertidumbre procedente del medio físico (Ejemplo: carreras de velocidad, saltos y lanzamientos de atletismo, natación en calles, gimnasia rítmica en modalidad individual...). C, A I. En este grupo se encuentran las prácticas psicomotrices, en las que los protagonistas intervienen de forma aislada, sin compañero ni adversario(ausencia de comunicación y contra comunicación motrices). En cambio si se presenta incertidumbre en relación al medio, puesto que el entorno es fluctuante y puede presentar imprevistos . Estamos ante las actividades en solitario realizadas en plena naturaleza (Ej.: piragüismo en aguas vivas, esquí alpino, submarinismo,... ).


5

C, A I: Nos referimos a las prácticas sociomotrices, sin interacción motriz con compañeros, con presencia de adversarios (contracomunicación motriz) realizadas en un medio inestable, portador de incertidumbre. La oposición se puede realizar a través del contacto corporal: p. ej. Judo, karate... o mediante un objeto extracorporal p.ej. tenis, badminton, ping-pong... C, A I. En esta clase, la oposición de los adversarios se realiza en un medio incierto, fluctuante. Ex.: moto-cross; carrera de ciclista en carretera, regata de vela individual, esquí de fondo, carrera de maratón... C, A I. Corresponde a las prácticas sociomotrices, en las que se presentan interacciones motrices de cooperación, en un entorno estable. Ej.: patinaje por parejas, remo, ejercicios acrobáticos de circo,… C, A I. En esta categoría las prácticas sociomotrices son de cooperación motriz y se realizan en un medio con incertidumbre. Ej.: espeleología en cordada; palancada de natación submarina, vuelo en globo, alpinismo, … C, A I. Se corresponde con prácticas sociomotrices, con interacción motriz de cooperación y oposición, pero realizadas en un medio sin incertidumbre. Ej.: fútbol; balonmano; fútbol de salón, baloncesto,… . C, A I. Son prácticas sociomotres, en las que se presenta interacción motriz de cooperación y interacción motriz de oposición e incertidumbre. Ej.: Juegos en plena naturaleza; regatas con tripulación; carreras de ciclistas en equipo,cross… . Estas ocho categorías se pueden presentar en modo de un árbol exponencial, el cual nos permite diferenciar seis categorías correspondientes a situaciones de carácter sociomotriz, y dos clases de situaciones psicomotrices.


6

Figura 1.

En las próximas páginas presentamos unas gráficas complementarias a la anterior figura y explicación de las categorías que Parlebas establece, las cuales reafirman el carácter sistémico de esta clasificación, a la vez que nos van a facilitar introducirnos en la esencia de las principales contribuciones de esta forma de categorizar las prácticas motrices. En este caso, se presenta un simplex S3, representando un paralelogramo de 6 caras, considerando todas las combinaciones de los criterios utilizados. En cada una de esas caras y de las 8 aristas de ese paralelogramo hallamos todas las posibles formas de situaciones motrices, que a su vez se asocian a exigencias estructurales bien distintas. Estas características estructurales nos evidencian las principales potencialidades de cada una de las categorías que se deducen de la presente clasificación.


7

JUEGOS CON UN MEDIO INESTABLE (PORTADOR DE INCERTIDUMBRE)

CAI Juegos con compa単eros CI

AI

Juegos Con Compa単eros y Adversarios

CA

A

I

C

Juegos En solitario Juegos Con Adversarios O

JUEGOS CON UN MEDIO ESTABLE (AUSENCIA DE INCERTIDUMBRE )

CAI Juegos Con Compa単eros y Adversarios CI

AI

CA

A

I

C Juegos Con Adversarios

Juegos con compa単eros

O

Juegos En solitario


8

LAS SITUACIONES MOTRICES REALIZAS EN SOLITARIO Y LAS PRÁCTICAS DE COOPERACIÓN EN UN MEDIO ESTABLE En esta familia de situaciones motrices se presentan algunas constantes estructurales, las cuales nos orientan hacia una determinada adaptación o exigencia a la cual los participantes deben dar respuesta. Los protagonistas tienden a imitar un estereotipo motor en los modos de ejecución que exigen estas prácticas. Por eso el entrenamiento suele ser muy intenso, empleando un gran consumo energético, en el cual en buena parte el éxito se consigue mediante la constancia y la repetición de las acciones motrices que se quieren automatizar. Estamos ante ejemplos de deportes tan conocidas como los saltos, las carreras de velocidad o los lanzamientos en atletismo; la natación en piscina; la gimnasia artística deportiva... En el terreno de los juegos podemos referirnos a numerosas situaciones de lanzamientos de objetos (p.e. peonza, rayuela o infernáculo, juegos de bolos...), saltos (salto del pastor...), desplazamientos con zancos, realización de juegos malabares... En estas situaciones, las acciones tienen una dominancia propioceptiva considerable, otorgando a los receptores posturales un papel determinante en el control de las respuestas motrices. Es necesario conocer y dominar con máxima precisión la intervención de los distintos segmentos y articulaciones corporales. Un caso muy claro lo encontramos en la gimnasia artística deportiva, o en situaciones acrobáticas de circo en las que resulta imprescindible conseguir el máximo control de todo el cuerpo. Cuando estas prácticas se realizan en presencia de otros compañeros, la comunicación motriz exige una máxima coordinación gestual. Esta colaboración o comunicación motriz se puede realizar básicamente mediante un contacto corporal (juego del nudo, gimnasia rítmica de conjunto), a través de un objeto (juegos con paracaídas, con balón...) o facilitando un cambio de rol favorable. Los comportamientos de los jugadores así como la anticipación en la respuesta de sus acciones motrices están preprogramados, es decir, no hay necesidad de improvisar, de inventar respuestas novedosas, ya que todo aparece controlado, estable y determinado a priori. En general este tipo de situaciones motrices favorecen la presencia de competición, de establecer jerarquías en la intervención de los protagonistas, ya que se facilita la comparación de resultados, la mejora de las marcas establecidas...

CAI

CI

I

AI

CA

A

C

O


9

LAS SITUACIONES MOTRICES CON ADVERSARIOS COMPAÑEROS Y ADVERSARIOS EN UN MEDIO ESTABLE

O

CON

En este grupo de situaciones los protagonistas se ven obligados a leer a los otros participantes. Este proceso denominado de descodificación de las acciones de los demás aparece como un requisito primordial para poder solucionar cada una de las situaciones motrices. Al mismo tiempo que se lee a los demás, cada jugador aunque no lo desee es portador de mensajes, para sus compañeros y/o adversarios, participando de un proceso de codificación de las acciones motrices. Estos procesos de codificación y descodificación exigen que el comportamiento de los jugadores sea inteligente, adaptado a las características de sus compañeros y a las de sus adversarios. Los mensajes deben ser lo más claros y transparentes posibles para los jugadores de nuestro equipo y en cambio deben ser lo más inciertos posibles para los adversarios. Estamos ante el esplendor de la toma de decisiones, puesto que cada situación se muestra bajo características singulares, distintas aunque se trate de un mismo deporte o práctica física. La colocación de los compañeros, la posesión o no del balón, el resultado en el marcador... son algunos de los aspectos que van a impedir encontrar dos momentos de juego iguales. Al introducirnos en estas prácticas debemos pensar, que el otro piensa que pienso; es decir, debo participar de un proceso denominado de metacomunicación, mediante el cual es imprescindible anticiparse a las anticipaciones de los demás. Uno de los ejemplos más representativos de esta metacomunicación es la finta, decisión por la cual la persona simula realizar una acción que en realidad no va a hacer, con la intención de engañar al contrario. La dinámica sociomotriz de estas situaciones exige considerar el papel de la estrategia motriz, para en la medida de lo posible poder preparar en óptimas condiciones la comunicación motriz con los compañeros y la contracomunicación motriz ante los adversarios. En este grupo de situaciones motrices encontramos diferentes subcategorias de prácticas sociomotrices. Veamos algunos de los ejemplos más representativos. Situaciones motrices de Oposición Todos x Todos. En estas situaciones todos los jugadores son adversarios; cada uno bajo un interes individual debe buscar la victoria oponiéndose a los demás (por ejemplo, carreras de medio fondo o fondo en atletismo; el juego de conseguir tocar las espaldas de los demás;...) Cuando hay más de dos adversarios, se puede favorecer hipotéticas alianzas, para mejorar la oposición contra un tercero. Estamos ante el terreno de la ambivalencia, de las situaciones contradictorias en las cuales la complejidad de las relaciones dificulta la codificación y descodificación de las acciones motrices (son buenos ejemplos los juegos de las cuatro esquinas y la pelota sentada)


10

Duelos Individuales (1x1). Los participantes deben vencer a un adversario. En estas situaciones la contracomunicación se puede realizar mediante contacto corporal (p.e. el judo, el karate, el boxeo o los juegos de carreras de sacos, juegos de luchas como la caporeira...). La oposición también puede presentarse a través de algún objeto móvil (p.e. el tenis, el badminton, el pingpong o el caso de los juegos de pelota, la peteka o indiaca...). 1 x Todos. En estas situaciones motrices aparece un jugador que se opone al resto de los protagonistas. Generalmente, cuando el jugador consigue su objetivo de vencer a un adversario, se acostumbran a permutar los papeles o roles. Un buen ejemplo de este grupo de situaciones lo constituyen los juegos de persecución – tula, peste, escondite-... Situaciones motrices de colaboración-oposición. Duelos de equipo (1 equipo x 1 equipo). En esta categoría los ejemplos más representativos son los denominados deportes de equipo. Los jugadores saben quienes son sus compañeros y sus adversarios y no cambian de equipo durante el transcurso del juego (p. e. Futbol, voleibol, balonmano, tenis por parejas...). También existen numerosos ejemplos de juegos (balón prisionero, pichi, palín o billarda, marro,...). Cada equipo dispone de los mismos efectivos, de modo que el duelo es simétrico, todo se corresponde en las condiciones a respetar por parte de todos los participantes. También se pueden presentar duelos disimétricos, en los cuales los contricantes disponen de diferentes roles. En estas situaciones el deporte está ausente. Estamos ante situaciones de 1x todos-todos x 1 como es el caso de los juegos de la cadena, el gavilán y las palomas, pelota cazadora... Desde un punto de vista relacional, estas situaciones son muy interesantes puesto que los jugadores cambian de relaciones (o equipo) durante el juego, pasando de ser adversarios a ser contrarios o al revés. El duelo disimétrico también se puede presentar mediante la competición de dos equipos (1 equipo x 1 equipo) cuyos protagonistas siempre van con los mismos compañeros, aunque los efectivos para cada grupo de participantes son distintos. Por ejemplo, el juego del Caballero, el encantado, policias y ladrones... Finalmente indicar que cuando compiten más de dos equipos, se pueden presentar situaciones paradójicas, contradictorias, fruto de la ambivalencia que originan las alianzas momentáneas entre los equipos. Son situaciones verdaderamente muy complejas desde un punto de vista relacional. Sin embargo no suelen encontrarse muchos ejemplos de esta clase de juegos; quizás uno de los más representativos sea el juego de los tres campos.


11

CAI

CI

I

AI

CA

A

C

O

LAS SITUACIONES MOTRICES REALIZAS EN SOLITARIO Y EN UN MEDIO INESTABLE) En este grupo las situaciones motrices se realizan en un medio portador de incertidumbre, es decir inestable, fluctuante, cambiante. Esta condición exige que los protagonistas centren la atención en el desciframiento del medio. Se debe tener en cuenta que de los tres criterios que considera la presente clasificación de P.Parlebas, la incertidumbre en el medio origina la distinción del medio entre dos polaridades totalmente opuestas; es decir se puede hablar de entorno domestico o medio salvaje. Entre ambas polaridades se encuentra una graduación en función del nivel de acondicionamiento de las prácticas físicas. En esta categoría las situaciones motrices más representativas se corresponden con las prácticas realizadas en la naturaleza. Si nos basamos en la semiología como disciplina que estudia los signos, Parlebas incorpora el concepto de semiotricidad referido a la lectura de signos en el ámbito motor, entendiendo que los protagonistas realizan conductas motrices reaccionando a la lectura e interpretación de la información que leen del entorno. Precisamente, las prácticas de este grupo al tener como tarea más esencial la descodificación de los signos del medio, se pueden denominar prácticas de alta semiotricidad. Es decir, en estas prácticas resulta imprescindible percibir la información del entorno para acto seguido tomar una decisión ofreciendo una respuesta adaptada a esta situaciones cambiantes. Tengamos en cuenta que como ya apuntaba R. Caillois (1958) al incorporar la categoría de Illinx para referirse a la importancia de las actividades de vértigo, de desequilibrio; este grupo de prácticas ha adquirido un gran auge en los últimos años. Seguramente, la novedad, el enfrentarse ante situaciones que cambian continuamente; desafiar un entorno que nos traslada a situaciones de riesgo y de aventura, son algunos de los rasgos que apasionan a los protagonistas.


12

En este caso, el éxito de estas situaciones no reside en no tener problemas de visión, sino más bien en saber obtener aquella información que resulta imprescindible considerar para anticiparse a esa incertidumbre procedente del entorno de la práctica. El proceso de descodificación se realiza sobre los mensajes que el medio emite constantemente. En esta categoría encontramos entre otros ejemplos, el surf, la vela, el parapente, el esquí de fondo o el rafting. También se localizan los ejemplos de juegos psicomotores de orientación, excursiones o treking por un bosque o recorridos en bicicleta de montaña por la naturaleza.

CAI

CI

I

AI

CA

A

C

O

LAS SITUACIONES MOTRICES CON COMPAÑEROS, O CON ADVERSARIOS O CON COMPAÑEROS Y ADVERSARIOS EN UN MEDIO INESTABLE En este grupo de situaciones motrices la sociomotricidad está unida a la incertidumbre del medio físico. Igual que la categoría anterior también se corresponden con aquellas prácticas denominadas de alta semiotricidad por la constante exigencia de descodificar la información procedente del medio físico. Además de la descodificación del medio, la presencia de interacción motriz con los otros protagonistas también requiere que se descodifique los mensajes de los demás, circunstancia que añade complejidad a la estructura de estas prácticas. Estamos ante situaciones motrices donde el riesgo y la aventura se unen a la dinámica propia de las prácticas sociomotrices.


13

Cuando se trata de situaciones con adversarios, el antagonismo y la rivalidad favorece la toma de decisiones, las situaciones de estrategia motriz y la necesidad de actuar pensando en la metacomunicación sobre los demás. En este apartado nos encontramos con los ejemplos de vela, esquí de fondo, competiciones con bicicleta de montaña (BTT) o carreras de medio fondo por el bosque. Tengamos en cuenta que los protagonistas por el hecho de poder ponerse delante de algún contrincante en el esquí de fondo; del mismo modo en el caso de la vela un participante puede dificultar la trayectoria de una embarcación contraria poniéndose en una situación que origine un cambio en las maniobras de los adversarios... Estas “interferencias” tienen suficiente entidad y entran dentro del concepto de interacción motriz como para considerarlas de contracomunicación. Cuando no existen adversarios, las comunicación motriz con los compañeros también exige una importante toma de decisiones y un papel relevante en la estrategia motriz. En este caso, a pesar de no haber competición, ni rivalidad con los demás la exigencia del medio físico salvaje, requiere de una constante lectura de sus irregularidades para poder adaptarse correctamente a los objetivos del grupo. Entre los muchos ejemplos destacamos la vela con tripulación, la escalada en cordada por parejas o las excursiones en bicicleta. Finalmente nos encontramos ante situaciones en las que existen compañeros y adversarios en un medio incierto. Sin lugar a duda estas situaciones son las más complejas, pues incluyen la presencia y combinación de todos los criterios Entre los ejemplos destacamos los grandes juegos en plena naturaleza: juegos de pistas, lucha de captura de adversarios o de robar el tesoro, lucha de pañuelos, juegos de stalking o superación de una zona sin ser descubiertos, juegos de rol en vivo...

CAI

CI

I

AI

CA

A

C

O


14

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS: PARLEBAS, P. (1977) "Activités physiques et éducation motrice" a Dossier EPS núm 4 Selección de artículos. PARLEBAS, P. (1981) Contribution a un lexique commenté en science de l'action motrice. París: INSEP.

Clasificacion del deporte  

Aprendemos más del deporte.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you