Issuu on Google+


Una antigua  leyenda indígena  cuenta que un  hombre encontró,  un día un huevo  de águila y lo  depositó en el nido  de una gallina de  prado. El  aguilucho vio el  día en medio de  un gallinero de  polluelos de  campo y creció  con ellos.


Toda su vida el  águila hizo lo que  una gallina hace  normalmente, el  buscó en la tierra  insectos y  alimentos  .cacaraqueó de la  misma manera que  una gallina de  campo. y cuando  volaba, era en una  nube de plumas y  solo a unos pocos  metros de altura.


Después de todo,  es de esta manera  que las gallinas de  campo vuelan. Los  años pasaron, el  águila envejeció; un  día vio a un  magnifico pájaro  planear en un cielo  sin nubes.  Elevándose con  gracia aprovechaba  corrientes  ascendientes,  moviendo apenas  sus magníficas alas  doradas. 


Que pájaro tan  esplendido dijo  nuestra águila a sus  vecinos, ¿Qué es?  .  Es un águila el rey de  los pájaros,  cacaraqueo su  vecina. Pero no sirve  de nada pensarlo dos  veces. Tú jamás  serias un águila. Todo  así, el águila no  pensó jamás dos  veces. El murió  pensando que era  una gallina de campo. ¿Has pensado alguna  vez, miguel, que eras  una gallina de  campo?   



LESLY ROSAS