Page 1

#1

VĂ­nculo Literario

12 de septiembre del 2013


ÍNDICE 1) Editorial (p.1) 2) Artículo: El inquietante nexo entre obras literarias de suspenso infantiles y juveniles (p.2-4) 3) Artículo: Narraciones infantiles con realidades paralelas fantásticas (p.5-7) 4) Artículo: Protagonistas interpretados por antagonistas :Un intercambio de roles que cambia los prototipos narrativos (p.8-10) 5) Crítica Literaria: Diferentes percepciones sobre la lectura: Obras infantiles que provocan efectos perturbadores en los lectores (p.11) 6) Crítica Literaria: Obras que se perciben como reales: Cuentos que inquietan al lector (p.12) 7) Crítica Literaria: Accesibilidad para grandes y chicos: Narraciones que complacen a todo público sin importar la época (p.13)

8) Trailer: “Perdido y Encontrado” (p.14) 9) Trailer “El niño con el pijama de rayas” (p.14) 10) Trailer “Matilda” (p.14) 11) Propuesta pedagógica: “Pablo el artista” (p.15) 12) Propuesta pedagógica: “El caso de las perlas grises. En trece casos misteriosos” (p.16) 13) Propuesta pedagógica: “Judy Moody se vuelve famosa” (p.17)


Editorial Literatura para todos Es solo y únicamente a través de la literatura que el lector puede transportarse a realidades paralelas en las que estos pueden ser quienes es imposible ser, embellece a la vida, tal y como Vargas Llosa (1990) menciona: “Esa verdad histórica es indispensable e indiscutible para saber lo que fuimos y acaso lo que seremos como colectividades humanas. Pero lo que somos como individuos y lo que quisimos ser y no pudimos serlo de verdad y debimos por lo tanto serlo fantaseando e inventando (…) sólo la literatura lo sabe contar” (p.10). Vínculo literario es una publicación que se origina por el gusto por la lectura además de la comprensión de esta, para que adultos y niños puedan gozar al leer para que puedan Mendoza (2003)“(…) dinamizar y (…) contextualizar las aportaciones de la competencia literaria y de la experiencia lectora para hacer posible los reconocimientos y las asociaciones que, en una situación de lectura y ante un texto concreto es capaz de desarrollar el lector.” (p.29) Se dice que a cada etapa le toca un cierto tipo de texto, pero la creencia de esta publicación es que toda persona puede disfrutar y amar todo tipo de texto, sea para niños o para adultos, De Amo al respecto menciona (2005) “A cada edad le corresponde un tipo de texto y una forma de realizar sus lecturas (…). En cada etapa en la formación de la competencia literaria del lector, las obras idóneas son aquellas que permiten en todo momento establecer entre ambos (texto-lector) un diálogo interactivo, en el que las aportaciones del texto favorezcan o pongan en funcionamiento las capacidades del lector.” (p.62), de esta manera los lectores crean un vínculo con el texto, interpretándolo en base a moldes previos, esto es aprendizaje significativo. Invitamos a todo lector a leer todo tipo de obras, para crear distintos vínculos entre estos y ampliar sus conocimientos, léxico y pensamiento, esta revista permite conocer la valoración de diferentes tipos de obras, para así tener una noción del tipo de narración a la que se enfrentara el lector, para que el este pueda llegar a ser crítico de todo lo que lea. La misma vida puede llegar a ser una narración, tú, el lector, eres el protagonista de tu propio relato, sólo depende de ti conocer nuevos mundos y nuevas posibilidades, para volver a ser el niño que alguna vez fuiste. “Jamás viajo sin mi diario. Siempre hay que llevar algo sensacional para leer en el tren. “ Oscar Wilde


El inquietante nexo entre obras literarias de suspenso infantiles y juveniles Una característica fundamental de la literatura es el poder reconocer y relacionar una obra con otras y que comprender esto como un hecho literario que nunca es concebido como aislado, sino que siempre hay un modelo al que se está aludiendo (Mendoza, 2003), por eso desde esta visión, buscaremos la relación que existe entre los cuentos “La del once “JOTA”” de Elsa Bornemann y “El gato negro” de Edgar Allan Poe, que poseen aspectos en común y se tendrá como propósito identificarlos y conectarlos para realizar un análisis profundo de estos, estos son la utilización de un gato como personaje esencial que lo observa todo pero no puede comunicarse, y otra problemática es que como consecuencia de la muerte de un personaje comienzan a ocurrir sucesos extraños. Estas dos problemáticas pueden ser vistas desde el concepto de “Intertexto”. El cuento “La del once “JOTA”” narra la historia de Lilibeth, una chica que se crió con su abuela, quien no la quería a ella ni a sus hermanos huérfanos, cuando ellos ya crecieron, se mudaron a otro departamento. Pero Lilibeth y su gato comienzan a experimentar eventos paranormales en su solitario departamento: “El once Jota”, que posiblemente estén conectados con la repentina muerte de su abuela. Por otro lado el cuento “El gato negro” cuenta las vivencias de un hombre que forma un lazo de “cariño” con su mascota, un gato negro, además el protagonista quien bajo los efectos del alcohol comienza a tener reacciones violentas ante ciertas situaciones en particular, las cuales se van acrecentando paulatinamente con el tiempo. Como se había mencionado anteriormente, toda obra posee una estructura basal que está en constante reelaboración y este cruce de textos se denomina “intertexto” (Mendoza, 2003)”, el primer cruce entre ambas obras es el hecho de que en ambos cuentos está presente un gato el cual lo observa todo, en el caso de la obra de Bornemann, luego de la muerte de la cruel abuela, el gato vive las mismas experiencias paranormales que su dueña Lilibeth, y es el único testigo que quedó luego de la desaparición de la dueña, “(…)petrificado y con la mirada fija en un invisible punto de horror del que nadie logró despegarlo todavía(…)” (Bornemann, 2006, p.22), así es como estaba el felino cuando fue encontrado por la policía, quedando como: “El gato, único testigo. Pero los gatos no hablan…” (Bornemann, 2006, p.22), el único testigo de todo, que sin manera humana de expresarse, jamás podrá relatar lo que vio y experimentó. Por otro lado “El gato negro”, una historia sobre la afición del protagonista por los animales, en este caso particular, Plutón, un “gato negro”, “Plutón -ése era el nombre del gato- era mi mascota favorita y mi compañero de juegos” (Allan Poe, 1999, p.15) , un animal que es asesinado por el propio dueño, quien pasó de sentir un amor incondicional, hasta sentir un odio profundo, llegando a extraerle un ojo (bajo los efectos del alcohol) y


finalmente ahorcarlo, hechos que nadie pudo observar, pero que de alguna manera se vieron reflejados en el nuevo gato que adquiere el protagonista “(…) una bestia salvaje, cuyo compañero yo había destruido desdeñosamente, una bestia salvaje, que había perecido por mí,(…). Durante el comienzo, la criatura no me dejaba ni un momento solo; y, más tarde, salía yo a cada hora de sueños de pavor de la cosa sobre mi cara, y su vasto peso –una encarnada pesadilla que no tuve el poder de alejar- ¡inmerso eternamente sobre mi corazón!” (Allan Poe, 1999, p.23), era como si el nuevo gato supiera el secreto que el dueño guardaba, y que sin necesidad de hablar, lo expresa a través de sus actos y miradas y que incluso luego del asesinato de su esposa, la policía registra la casa, y cuando encuentran el cadáver gracias al maullido del felino, el protagonista menciona:“Sobre su cabeza, con la boca roja extendida y el solitario ojo de fuego, estaba la horrible bestia cuyo arte me había seducido para el asesinato, y cuya voz informe me había entregado al verdugo. ¡Yo había emparedado al monstruo dentro de la tumba!” (Allan Poe, 1999, p.28), el gato que lo había visto todo, el único testigo, que a diferencia del relato de Bornemann, tuvo manera de expresar a la policía lo ocurrido. El segundo cruce intertextual entendido como De Amo (2005) menciona, la intertextualidad es “(…) la presencia real de un texto en otro, mediante citas, plagios o alusiones (…)” (p.77), es que luego de la súbita muerte de un personaje, comienzan a ocurrir hechos extraños y paranormales que no tienen explicación coherente. Como la escena en que la joven Lilibeth despierta por el estruendoso sonido de la televisión“(…) entonces la vio y un estremecimiento le recorrió el cuerpo: la imagen del rostro de la abuela le sonreía—sin sus dientes – desde la pantalla (…). A partir de aquél sábado, el espanto se instaló en el 11 “J” como un huésped favorito” (Bornemann, 2006, p.20) Otros eventos paranormales como: “(…) La heladera me depara horrendas sorpresas. (…) Encuentro largos pelos canosos enrolladose en los alimentos, aunque lo peor fue abrir el freezer y hallar una dentadura postiza. La arrojé por el incinerador… (…)” (Bornemann, 2006, p.21) Por otro lado, en “El gato negro”, el protagonista explica como la mancha en el nuevo gato adquirido cambia su figura:“(…) a través de los lentos progresos (…). Era la representación de un objeto que al ser nombrado me estremece (…) era ahora, como digo, la imagen de una cosa espantosa, de una cosa horrible. ¡de la HORCA! (…)” (Allan Poe, 1999, p.23) Otro hecho es cuando ocurre el incendio en el hogar del protagonista, luego de que este ahorcara al animal: “La noche del día en que este hecho cruel fue cometido, fui despertado del sueño por el crepitar del fuego.(…)Toda la casa estaba ardiendo. (…)” (Allan Poe, 1999, p.18) y luego al acercarse a las cenizas creadas en una pared “Me


acerqué y vi, (…), la figura de un gato gigante (…). Había una soga alrededor del cuello del animal” (Allan Poe, 1999, p.18-19) Ambas obras crean una conexión intertextual que permite un diálogo interactivo entre el lector y el texto, poniendo en funcionamiento los “itinerarios lectores” (De Amo, 2005), pudiendo así crear literatura que pueda ser reinterpretada desde un hipotexto hasta un hipertexto, en este caso se podría pensar que “El gato negro” es el hipotexto, debido a su antigüedad y ser considerada como un clásico de de la influencia gótica, y por otro lado “La de once jota” puede ser considerada como el hipertexto que tomó ciertas referencias y figuras de obras como la de Edgar Allan Poe para reescribirse. Podría considerarse que ambas obras poseen el mismo tipo de secuencia narrativa en el inicio del conflicto, entendido como “inicio de la acción, del nudo o de la complicación. Hay una acción o un acontecimiento que modifica la situación inicial e introduce una tensión,”(Lluch, 2003, p.60), ya que en ambos comienzan a ocurrir hechos extraños que cambian el esquema monótono de la vida de los protagonistas, luego de la muerte de otro personaje, sus vidas se ven afectadas por misteriosos eventos. En conclusión, ambos textos poseen problemáticas comunes que hacen que se pueda pensar en un canon literario, por ejemplo, la muerte como gatillante de extraños sucesos, entre otros. Retomando el propósito inicial, la identificación y posterior análisis de figuras comunes entre ambas obras, fueron observadas en la utilización de un gato como testigo ocular de atrocidades y eventos, y la muerte de un personaje como detonante de la ocurrencia de sucesos extraños. A partir de estas observaciones se puede deducir que toda obra está en relación con otras, tal y como De Amo (2005) menciona, “No es posible una lectura aislada e inconexa de un texto, sino que esta existe y se enriquece si se enmarca dentro de una tupida red de relaciones textuales.” (p.75)


Narraciones infantiles con realidades paralelas fantásticas “En el desván” es un libro álbum que relata la historia de un niño que al subir a su desván conoce nuevos mundos e incluso se hace un amigo que lo acompaña, un tigre, luego de la aventura, el protagonista vuelve a casa donde habla con su mamá quien le dice que no tienen un desván, y aquí queda una duda sin respuesta, traspasando las fronteras de lo que es verdadero y lo que es imaginación. Por otro lado “El león, la bruja y el ropero” cuenta cómo cuatro hermanos entran a un armario, el cual los transporta a un mundo llamado “Narnia”, en donde animales hablan y el invierno es eterno, se hacen amigos de Aslan, un gran león, y juntos derrotan a la bruja blanca, los cuatro niños se vuelven reyes de Narnia, pero finalmente regresan a casa y se dan cuenta de que el tiempo en la tierra transcurrió de manera distinta a lo que era en Narnia. El fin de este artículo pretende buscar relaciones entre ambos textos, examinando estas y verificándolas con el respaldo de textos académicos. Un primer aspecto en común entre la novela y el libro álbum, es que ambos textos muestran como niños descubren universos insólitos, un segundo aspecto común entre ambas obras es la presencia de un félido que enlaza amistad con el (los) protagonista(s). En ambos textos existen algunos componentes que Lluch (2003) menciona la presencia de un héroe que es sacado de su vida original y monótona, hay un llamado a la aventura, y un retorno con el elixir, en este caso una enseñanza. Es a través de la utilización de estos componentes que se crea una conexión entre ambas obras. Los dos constituyentes que se revisaran son la utilización de un portal que transporta a los protagonistas a un mundo paralelo en donde la realidad se encuentra con la ficción, lugares donde los animales hablan, y existen lugares nunca antes vistos. El portal en el caso de Narnia es el ropero, y en el caso de “En el desván” es el mismo desván con sus diversas ventanas, tal como el protagonista de “En el desván” menciona “Entonces subí al desván. Entre, el desván estaba vacío, ¿o no? (…) Un lugar fresco, tranquilo para descansar y pensar (…) abrí una ventana que abría otras ventanas” (p.414), en este caso a través de la imagen se puede observar como el protagonista se aventura y visita diversos espacios y realidades. En el caso de la obra de C.S. Lewis menciona que uno de los protagonistas “Al mirar adentro, vio varios abrigos colgados, (…), se metió inmediatamente en el armario, (…). Y entonces vio que había una luz más adelante (…) algo frío y blando le caía encima, y no tardo en descubrir que estaba de pie en medio de un bosque en plena noche con nieve bajo los pies y copos cayendo desde lo alto.” (Lewis, 2005, p.14-15).


El segundo componente es la aparición de un animal, un felino que comparte algunos momentos con los protagonistas, en el caso de la obra de Hiawyn Oram, el protagonista narra: “Salí a buscar con quien compartir lo que había encontrado, y encontré un amigo. Mi amigo y yo descubrimos un juego que podía durar para siempre, porque cambiaba todo el tiempo.” (p.18-23), aunque en la narración no se menciona la existencia de un tigre, las ilustraciones dejan bastante claro que el niño se hace amigo de este. Por otro lado, en la narración de C.S. Lewis, “(…) cuando intentaron mirar el rostro de Aslan sólo vislumbraron la dorada melena y los enormes, regios, solemnes y sobrecogedores ojos; y a continuación descubrieron que no podían mirarlo sin dejar de temblar (…). Su voz era profunda y sonora, y de algún modo consiguió hacer desaparecer la agitación de los recién llegados (…)” (Lewis, 2005, p. 156-157), aunque en la obra no se dan muchas citas explícitas de la vinculación de amistad con los niños, sólo hay extractos como: “(…)Peter y Aslan se estrechaban la mano (…) “ (Lewis, 2005, p.221), implícitamente se llega a entender en el libro que los niños y el león formaron ciertos vínculos afectivos. En ambas obras existe una conexión de los viajes o fases por las que pasa el héroe o personaje, ya mencionadas anteriormente son: un héroe que es sacado de su vida original y monótona, el llamado a la aventura, y el regreso con el elixir o enseñanza (Lluch, 2003). En el caso de Narnia, los niños son llamados a aventurarse e ingresar al ropero para llegar a salvar a los que allí viven y gobernarlos en rectitud. “Un intertexto está construido por un cruce de textos, un lugar de cambios que obedece a un modelo particular, (…)” (Mendoza, 2003, p.18) Una característica significativa de este tipo de literatura fantástica es que “La irrealidad de la literatura fantástica se vuelve, para el lector, símbolo o alegoría, es decir, representación de realidades, de experiencias que sí puede identificar en la vida.” (Vargas Llosa, 1990, p.3), hechos que hacen que el lector pueda acercarse a la lectura y sentirla como propia, tal y como el mismo autor menciona: “Cuando leemos novelas (…) el novelista nos traslada. El traslado es una metamorfosis: el reducto asfixiante que es nuestra vida real se abre y salimos a ser otros, a vivir vicariamente experiencias que la ficción vuelve nuestras. Sueño lúcido, fantasía encarnada, al ficción nos completa, a nosotros, seres mutilados a quienes ha sido impuesta la atroz dicotomía de tener una sola vida y los deseos y fantasías de desear mil. (Vargas Llosa, 1990, p.4-5). La literatura actúa en el receptor causando efectos de auto representación en los mismos personajes, siendo conscientes de que jamás en su vida podrán vivir estas experiencias, pero que por tan solo un momento de agradable lectura pueden ser como el niño del desván o los cuatro aventureros de Narnia.


En síntesis, las obras infantiles fantásticas pueden transportar al lector más joven a tierras lejanas, y que hasta los adultos puedan volver a sentirse conectados con historias fantásticas e imaginarias que los harán sentir como el héroe de la narración. Toda obra posee aspectos comunes como estos, en este caso “En el desván” y “El león, la bruja y el ropero”, es por esta y otras razones que los autores de obras infantiles deberían seguir desarrollando obras que trasladen a cada lector a sus imaginaciones más alocadas y alejadas de la realidad, para que por un momento nos volvamos los héroes de la aventura.


Protagonistas interpretados por antagonistas Un intercambio de roles que cambia los prototipos narrativos Muchas veces las estructuras de las narraciones se repiten, lo cual hace que muchas veces la lectura se vuelva monótona, pero otras veces hay narraciones que hablan de como los roles se invierten, o se toma con más humor los eventos que para muchos son tristes o terroríficos, como el caso de obras en que el protagonista es un personaje vil, malvado, que desea el mal a todo el que se le cruce, o que otros personajes de la historia realicen acciones opuestas a lo que convencionalmente se esperaría, existen dos obras que poseen estos aspectos comunes que más adelante se desarrollaran. Hay dos obras que poseen estos componentes comunes, estos son el libro álbum “La peor señora del mundo” de Francisco Hinojosa y el cuento “El fantasma de Canterville” de Oscar Wilde. “La peor señora del mundo” narra la historia de una mujer cruel e infame que cada acto que realizaba era para causar el daño a otros, hasta que un día todo el pueblo se hartó de ella y se fueron, ella se sintió tan sola que se disculpo, y así todos volvieron, pero cuando esto ocurrió, ella volvió a ser la misma de antes, entonces el pueblo decide engañarla, haciendo lo opuesto a lo que normalmente hacían, y es así como la historia continua. Por otro lado, “El fantasma de Canterville” cuenta la historia de una familia que se muda al castillo de Canterville, en donde habita el fantasma de Canterville quie asesinó a su esposa y ha espantado a más de uno de los dueños que han habitado. Es así como el fantasma intenta espantar a la nueva familia, pero lo es imposible, no se asustan, incluso algunos le juegan bromas, por esto el fantasma termina enfermo e incluso sufre de un cuadro depresivo, pero finalmente Virginia la hija de la familia de es quien lo ayudará con su problema. Como se mencionaba anteriormente, ambos relatos poseen una estructura poco usual, ya que normalmente muchos relatos cuentan con estructuras prototípicas en donde el antagonista recibe lo que merece y los demás son felices, mientras el villano sufre en desgracia, pero hay ciertas obras que cruzan este límite y deciden ir un paso más allá, no cambiando los roles, sino que tomando a este antagonista, le dan vuelta el mundo, haciendo que los “buenos personajes” realicen acciones opuestas para que el antagonista reaccione de manera diferente o opuesta. Lluch (2003) indica que “(…) La literatura infantil y juvenil, mayoritariamente plantea obras reducidas a sus funciones nucleares, que siguen la trayectoria del protagonista (…): el protagonista o héroe en torno al que gira toda la acción, el antagonista representa la fuerza contraria al anterior (…)” (p.85), es así como en ambas obras existe un protagonista “En el norte de Turambul, había una señora que era la peor señora del mundo” (Hinojosa,


2012, p.1) y en la obra de Wilde (1990) menciona “(…) el fantasma ha sido visto por varios miembros de mi familia(…). El fantasma existe, me lo temo—dijo lord Canterville, sonriendo—(…)” (p.10), pero en estas narraciones no existe el antagonista, sino que este se vuelve el protagonista, cambiando el característico modelo de las narraciones infantiles y juveniles. Mendoza (2003) menciona que “Cuando las aportaciones del lector le permiten identificar las claves (hermenéuticas) que aparecen en el texto, según las ha dispuesto el autor (…), se tiene acceso al significado de la obra.” (p.26-27), en donde se toman elementos de otras obras, los cuales no se muestran explícitamente, pero estas relaciones pueden llegar a deducirse, como en el caso analizado: puede que Hinojosa haya tomado ciertos moldes de la obra de Wilde, porque habiendo leído previamente a Wilde, se puede interpretar efectivamente otras obras que posean elementos o componentes de este, pero esta es sólo una suposición. El encanto y la ilusión las narraciones se encuentra en que “(…) la imaginación ha concebido un astuto y sutil paliativo para ese divorcio inevitable entre nuestra realidad limitada y nuestros apetitos desmedidos: la ficción. Gracias a ella somos más y somos otros sin dejar de ser los mismos. En ella nos disolvemos y multiplicamos, viviendo muchas más vidas de la que tenemos y de las que podríamos vivir si permaneciéramos confinados en lo verídico, sin salir de la cárcel de la historia.” (Vargas Llosa, 1990, p.9), esta es la magia de la literatura, permite que lo imposible ocurra, que las personas no se espanten por los fantasmas, sino más bien quieran acercarse a ellos, o que en algún lugar del El personaje principal es un ser al que le gusta ver sufrir a los demás, pero llega un momento en que estos hacen lo opuesto a lo que se espera, y es ahí cuando el personaje (la señor o el fantasma en cada caso) se confunde y comienza a hacer lo opuesto, como la señora: “(…)se topó en el camino con el herrero, que le dijo:--Disculpe, señora, ¿podría hacerme el favor de darme un karatazo en la espalda?, --¡No! ¿Quién se cree usted que es para pedirme un favor, eh? Estaba la señora tan enojada y tan confundida con todo lo que pasaba a su alrededor que, sin darse cuenta, le dio una moneda al limosnero del pueblo. Este se enfureció (…)” (p.56-58) o simplemente deja de actuar, como el fantasma “(…) Otis se despertó (…). Se levantó en el acto (…). Entonces vio frente a él, en el pálido claro de la luna, a un viejo de aspecto terrible. (…). –Mi distinguido señor –dijo mister Otis— permítame que le ruegue vivamente que engrase esas cadenas(…).El fantasma permaneció algunos minutos inmóvil de indignación.” (Wilde, 1990, p.18-19). En vez de asustarse y sentirse afligidos o apenados por ciertas situaciones, reaccionan de manera opuesta, o simplemente tratan al villano como lo que es: una persona más.


En conclusión, ambas obras presentan elementos que contradicen al prototipo narrativo de las historias infantiles y juveniles, Wilde e Hinojosa logran crear obras que incluyen elementos que traspasan los límites propuestos por la mayoría de la literatura clásica, esto es una invitación a que más escritores se arriesguen a crear obras con historias diferentes, en donde los roles se inviertan y existan mundos imposibles, para que la imaginación salga a flote en cada uno de los lectores.


Diferentes percepciones sobre la lectura Obras infantiles que provocan efectos perturbadores en los lectores Título: El libro de los cerdos Autor: Anthony Browne Ilustrador: Anthony Browne Datos de Edición: Fondo de cultura económica, Chile, 2009 N° de páginas: 28 páginas La primera edición de este libro álbum fue publicada en 1986, pero a pesar de que ya han transcurrido casi 30 años, esta obra sigue causando el mismo efecto alborotador en sus lectores adultos. Un libro que forma parte de la literatura infantil, pero que actúa directamente en la lectura de los adultos. “El libro de los cerdos” cuenta la historia de los de la Cerda, una familia en donde padre e hijos abusan del servicio prestado por su madre, donde coexisten los constantes gritos y malos tratos, una historia sobre una despedida, arrepentimiento, perdón, justicia y misericordia. A pesar de poseer una gama de temas, el autor sabe conectar todos estos tópicos en sólo 28 páginas, con una narración que causa de alguna u otra manera un efecto en el lector. El lector de esta obra no debe tener expectativas basadas en la prototípica historia de una familia feliz que tiene dificultades e inconvenientes como una simple pelea, sino más bien esta es una historia sobre personajes desagradables, odiosos e irrespetuosos. Aquí no hay cabida para la cursilería valórica explícita, pero si presenta una cierta carga valórica, aplicada de una manera implícita. Viéndolo desde una perspectiva estética, Anthony Browne entrega imágenes con diferentes colores, tonalidades, expresiones y detalles que llevan a una mejor comprensión e interpretación de lo leído desde lo visual y verbal. Imágenes que dan la oportunidad de captar sutilezas como la evolución progresiva de algunos miembros de la familia de la Cerda. Las ilustraciones a pesar de ser vistas como “simples” para muchos, causan un efecto perturbador y diferente para niños y adultos. Muchas veces los lectores no perciben estas sutilezas de las ilustraciones, pero estas son finalmente las que construyen y dan un sentido a la historia. Si conoce el repertorio de obras que Anthony Browne ha publicado, ya sabe que todas provocan un efecto en el autor que pocos escritores pueden llegar a lograr, por esto lo invitamos a aventurarse y leer esta obra que es una crítica al propio ser humano, Este es un libro que podrá encontrar en las principales librerías del país, y si no posee el capital para comprarlo, siempre puede arrendarlo en la biblioteca más cercana. Es un libro álbum que es aconsejable ser leído por niños y adultos.


Obras que se perciben como reales Cuentos que inquietan al lector Título: El almohadón de plumas, de Cuentos de amor, de locura y de muerte Autor: Horacio Quiroga Datos de Edición: Andrés Bello, Chile, 2007 N° de páginas: 4 páginas El cuento psicológico siempre fue un género característico de Horacio Quiroga, sus relatos son considerados como clásicos de la literatura latinoamericana. La vida del autor fue bastante trágica, lo que posiblemente influenció la escritura de sus obras, las cuales permiten una aproximación casi realista de lo descrito. “El almohadón de plumas” narra los acontecimientos ocurridos a Alicia y Jordán, una joven pareja recién casada que se ve atormentada por la repentina enfermedad de la esposa ya mencionada. La constante preocupación, la incertidumbre, el espanto, el horror y el fúnebre ambiente del hogar son sólo algunos de los muchos ámbitos que la narración incluye. Aunque la obra posee temas que llegan a ser bastante oscuros y aterradores, de alguna manera Quiroga logra crear descripciones lo suficientemente completas para llegar directamente al lector, a pesar de que estas descripciones sean extensas, no hartan ni agobian, y llegan a ser comprensibles para cualquiera. El lector de esta narración debe estar preparado para sentir las mismas preocupaciones que los personajes viven en la obra, experimentar la incertidumbre de no conocer la causa de la agonizante vida de la joven Alicia. Espere llegar a conectarse con esta obra, que aunque sea corta, llega a ser lo bastante potente para causar una reacción en el receptor. Tal como De Amo (2005) menciona, el lector esta en un constante proceso creativo, en donde realiza inferencias, posee expectativas y las va verificando a lo largo de la lectura, las cuales en el caso de esta narración se pueden vivir mientras el lector va adentrándose en la historia, dándole un sentido a esta, imaginándose cuál será la razón de la grave enfermedad de la protagonista, y finalmente verificándolo al finalizar la lectura. Casi se puede palpar la misma angustia que sufre Jordán, la duda ante los desmayos, la anemia, el espanto, los delirios. Las descripciones de Quiroga logran una compleja recreación de cada situación narrada en la obra, un efecto que sólo los buenos escritores pueden lograr en sus lectores. En sus cuentos vive una delicada manera de narrar, con un amplio léxico, que de alguna manera llega a ser comprendido por todo lector, sea joven o adulto. Esta obra de Horacio Quiroga es recomendable, ya que transporta al lector a otro mundo atemporal, que sin importar la época, es aplicable a todas las décadas y años. Este cuento les gustará tanto a jóvenes como a adultos. Debido a su popularidad, lo más probable es que pueda encontrarse en muchas bibliotecas o librerías, por lo tanto, la accesibilidad en este caso no es un problema.


Accesibilidad para grandes y chicos Narraciones que complacen a todo público sin importar la época Título: El lugar más bonito del mundo Autor: Ann Cameron Datos de Edición: Alfaguara, Chile, 2009 N° de páginas: 74 páginas De las manos de la escritora de libros infantiles, llega esta reconocida obra de Ann Cameron, que a pesar de poseer ciertos elementos remilgados, logra equilibrarlos con toques de realidad, que logran aproximarse a historias reales El lugar más bonito del mundo cuanta la historia de Juan, un niño guatemalteco de siete años que aprende a coexistir con adversidad e infortunio, demostrando que con superación y dedicación por lograr lo que realmente se desea, a pesar de los obstáculos que se interpongan, se puede conseguir cualquier propósito. Aunque en ciertos momentos las narraciones se convierten en empalagosas descripciones, la autora logra compensarlo con descripciones crudas e incluso lamentables de la vida del protagonista, pero nunca queriendo causar un sentimiento de lástima por este. Quien lea “El lugar más bonito del mundo” es una historia para el lector que guste de narraciones sobre historias de superación, no espere la prototípica historia de un pequeño niño feliz y sus aventuras con sus amigos, sino más bien es una historia sobre los pensamientos y acciones de un niño guatemalteco trabajador y curioso, historia que transportara al lector a esta atemporal novela. Las ilustraciones utilizadas en esta obra dejan la puerta abierta a diferentes concepciones de los personajes, permitiendo una interpretación de cómo son los eventos ocurridos. Además en cada capítulo relatado, es posible comprender cada párrafo debido a la simpleza de las descripciones, pero a pesar de esto, es un texto que puede ser deleitable para grandes y pequeños, debido a la sensibilidad y sutileza con que cada relato es contado. Cada protagonista en la obra entrega un aporte que no necesariamente es positivo en la vida de Juan, pero que si lo forma como el personaje que llega a ser al final de la narración, lo cual algunas veces genera una sensación de impotencia e irritación en el lector, al no poder actuar en auxilio del pequeño de siete años, pero que al final dejan un sentimiento de gratitud porque se comprende que son necesarias para crear al personaje final. Los invitamos a leer, gozar y deleitarse de una obra infantil pensada para niños de 8 años, pero que puede llegar a ser disfrutable por todos, dejando al descubierto el ingenio de Cameron. Esta obra es posible encontrarla en diferentes librerías generales del país, con un precio accesible que vale cada peso invertido, totalmente recomendada.


Trailer 1: “Perdido y encontrado” http://www.youtube.com/watch?v=1DqywiIgdxI

Trailer 2: “El niño con el pijama de Rayas” http://www.youtube.com/watch?v=JUnZne0lL18

Trailer 3: “Matilda” http://www.youtube.com/watch?v=XSwrJb7gbDk


Propuesta pedagógica 1 Género discursivo Título Autor Objetivo de Aprendizaje

Objetivo de propuesta

Libro álbum Pablo el Artista Satoshi Kitamura Analizar aspectos relevantes de narraciones leídas para profundizar su comprensión: (…) OA 4 Poder reconocer hechos relevantes en la historia que cambien el curso de esta, tomando en cuenta acciones de los personajes.

Actividad hipertextual Se verá el episodio “Hora de dormir”, capitulo de Bob Esponja (11 minutos) en el cual se hace referencia a la mezcla entre la realidad y los sueños (http://www.youtube.com/watch?v=vNznGduECZI), luego de esto el profesor preguntara que relaciones y que diferencias existen entre este episodio y “Pablo el artista”, lo cual será anotado en la pizarra y en los cuadernos en un cuadro comparativo. Actividad de comunidad de lectores El docente compartirá un sueño que alguna vez tuvo en el que sentía que estaba en la realidad, luego de esto los estudiantes escribirán un sueño que sintieron que parecía real y en una segunda parte escribirán que acciones o personajes durante ese sueño cambiaron el curso de la historia, tal y como ocurrió con Pablo el artista. Luego el profesor pedirá a los estudiantes que compartan entre ellos sus sueños en grupos de 4 y que hechos fueron los más importantes. Después los estudiantes deberán compartir elementos que cambian el curso de las historias (además de personajes y acciones), como el ambiente, época, etc, en lo escrito por ellos. Justificación de la propuesta En la primera actividad, se promueve la intertextualidad, al reelaborar conocimientos previos y utilizarlos para comprender nuevos relatos, Mendoza (2003) menciona al respecto: “la intertextualidad es un fenómeno de reelaboración, de recreación a partir de referentes tomados.” (p.24) .La segunda actividad favorece el reconocimiento de aspectos importantes de las narraciones que afectan el curso de la historia Lluch (2003) menciona al respecto: “La estructura narrativa (…) sigue un esquema quinario, es decir, los hechos se organizan en cinco momentos (…) y cada uno cumple una función determinada siguiendo una progresión lineal” (p. 59).


Propuesta pedagógica 2 Género discursivo Título Autor Objetivo de Aprendizaje

Objetivo de propuesta

Cuento El caso de las perlas grises de Trece casos misteriosos Jacqueline Balcells & Ana María Guiraldes Comprender textos orales (explicación, instrucciones, noticias, documentales, entrevistas, testimonios, relatos, reportajes, etc.) para obtener información y desarrollar su curiosidad por el mundo: (…) OA 24 Comprender oralmente un relato (cuento en este caso) para luego sentir curiosidad por deducir el final de este

Actividad hipertextual El docente leerá en voz alta el cuento “El caso de las perlas grises”, se preguntara ¿quien creen que fue el culpable? ¿Qué creen que lo delató?, luego se le entregará a cada alumno el cuento policiaco “Quien es el asesino” (http://www.losmejorescuentos.com/cuentos/policiacos1294.php), luego el profesor preguntará qué aspectos comunes pueden observar en ambas obras, cuales son las pistas y que delató a cada uno de ellos. Se les pedirá a los estudiantes que escriban su suposición sobre quien fue, y luego en conjunto se deducirá quien es el culpable. Actividad de comunidad de lectores El docente dirá a los estudiantes que deben reunirse en grupos de seis y aquí ellos deberán deducir quien fue el culpable y crear una recreación teatral de esta escena, luego cada grupo mostrará su representación al curso (cada presentación debe durar no más de 5 minutos). Finalmente el curo entero tendrá que decidir quién es el culpable. Justificación de la propuesta La primera actividad está basada en lo mencionado por Mendoza (2003): ”El texto literario está construido como un cruce de textos, un lugar de cambios que obedece a un modelo particular (…)” (p.18), en donde ambas obras poseen un misterio que el lector debe resolver por deducción, ellos son los detectives, son participes de la historia. Por otro lado la segunda actividad promueve el sentimiento de ser lo que se desea, pero nunca se podrá ser, embelleciendo la realidad (Vargas Llosa, 1990), en este caso los estudiantes a través de la comprensión oral llegan a sentir que ellos pueden ser los detectives y resolver el caso.


Propuesta pedagógica 3 Género discursivo Título Autor Objetivo de Aprendizaje

Objetivo de propuesta

Novela Judy Moody se vuelve famosa (pp.9-20) Megan McDonald Comprender y disfrutar versiones completas de obras de la literatura, narradas o leídas por un adulto, como: cuentos folclóricos y de autor, poemas, mitos y lenyendas o capítulos de novelas (OA 22) Comprender un capitulo de una novela infantil a través de comparaciones e inferencias.

Actividad hipertextual Otro ejemplo característico de una chica que también lucha por lo que quiere es “Mulan”, mejor conocida por la película de Disney. Para esta actividad el docente preguntara a los estudiantes si conocen esta película, luego contara brevemente la trama de esta. Para realizar la actividad se les tregara una hoja escrita con el poema original en el que “Mulan” está basado; “La balada de Mulán”, se les dará un tiempo para poder leer el poema. Luego deberán escribir que similitudes y diferencias tienen ambos textos, se les darán 20 minutos en los que podrán escribir la respuesta, trabajando con sus compañeros. Actividad de comunidad de lectores El docente explica que ellos continuaran la narración de la novela, para esto se realizaran preguntas como ¿Qué hizo Jessica Finch para ser famosa? ¿Qué hizo Judy Moody para ser famosa como Jessica Finch?, Con esta preguntas, los estudiantes podrán verificar si comprendieron este capítulo de la novela, y de esta manera poder comenzar a escribir la continuación de la historia. Luego se les preguntará teniendo en cuenta como es la protagonista (características psicológicas), ¿Qué crees que hará Judy Moody para volverse famosa? ¿Por qué?. Después en la pizarra, se dará la oportunidad a los niños para que entreguen sus ideas sobre lo que posiblemente haría Judy Moody para hacerse famosa. Justificación de la propuesta La primera actividad promueve la intertextualidad, según Mendoza (2003) “(…) el intertexto discursivo, efectivamente, promueve los reconocimientos y las asociaciones entre distintos elementos discursivos, textuales (…)” (p.21-22), lo que fomenta una mejor comprensión lectora. La segunda actividad permite que se puedan hacer inferencias o predicciones de lo que va a ocurrir en base a lo leído anteriormente tal y como De Amo (2005) explica en relación a la transtextualidad es: “(…) todo lo que pone un texto en relación, manifiesta o secreta con otros textos.”, para realizar inferencias, se necesita de una comprensión eficaz de lo leído, para comprender lo leído, se necesitan reconocer referentes previos, lo que permitirá la predicción de eventos futuros en base a lo leído anteriormente.


Bibliografía -Allan Poe, E. (1999). El gato negro. En El gato negro y otros cuentos (pp.13-28) Buenos Aires, Argentina: NEED. -Bornemann, E. (2006). La del once “jota”. En ¡Socorro! (pp.17-22) Santiago, Chile: Alfaguara. - De Amo, J. (2005). El papel del álbum en el desarrollo del intertexto lector. Campo abierto, 28, (pp. 61-80). -Hinojosa, F. (2012). La peor señora del mundo. México: Fondo de cultura económica. -Lewis, C.S. (2005). Las crónicas de Narnia: El león, la bruja y el armario. Buenos Aires, Argentina: Destino. - Lluch, G. (2003).Tercera fase: ¿Cómo leemos un relato? En Cómo analizamos relatos infantiles y juveniles (pp. 59-98) Bogotá, Colombia: Norma. - Mendoza, A. (2003). Los intertextos: del discurso a la recepción. (17-33). España: Universidad de Castilla-La Mancha. -Hiawyn, O. (1993). En el desván. México: Fondo de cultura económica. - Vargas Llosa, M. (1990). La verdad de las mentiras. En La verdad de las mentiras. (pp. 314) Buenos Aires: Seix Barral. - Wilde, O. (1990). El fantasma de Canterville en El fantasma de Canterville y El crimen de Lord Saville. (pp. 9-61). Santiago, Chile: Zig-Zag.

Vínculo Literario  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you