Issuu on Google+


Una droga es una sustancia que puede modificar el pensamiento, las sensaciones y las emociones de la persona que la consume. Las drogas tiene la capacidad de cambiar el comportamiento y, a la larga, la manera de ser. El tiempo de una llegada de la sustancia al cerebro depende de varios factores, entre ellos, la vía de entrada o consumo, que generalmente depende de su estado físico; la vía oral es más lenta pero más segura en términos de toxicología, la vía nasal o inhalatoria es más rápida pero con poca diferencia en eficiencia a la vía oral, la vía intranasal o esnifatoria es tan eficiente como la inhalatoria pero produce a largo plazo daños en el tabique nasal, la vía intravenosa es la más eficiente y veloz. Los efectos psicoactivos dependen enteramente de su llegada al cerebro, y la mayor dificultad es la barrera hematoencefálica, por lo que algunas sustancias la cruzan con dificultad y otras no lo logran.

Tipos de drogas: Hay diferentes tipos de drogas y aunque sus efectos pueden variar, el daño integral siempre es el mismo. Las legales:

El tabaco: El tabaco es un producto de la agricultura originario de América y procesado a partir de las hojas de Nicotiana tabacum. Se consume de varias formas, siendo la principal por combustión produciendo humo. Su particular contenido en nicotina la hace muy adictiva. Se comercializa legalmente en todo el mundo, aunque en muchos países tiene numerosas restricciones de consumo, por sus efectos adversos para la salud pública. Su composición incluye un alcaloide, la nicotina, que se encuentra en las hojas en proporciones variables (desde menos del 1% hasta el 12%).


El alcohol: El alcohol es una de las drogas más consumidas en nuestra sociedad, muchas personas acompañan sus actividades sociales con el alcohol y es aceptado como un acompañamiento placentero de las relaciones y los encuentros sociales. Esta percepción del alcohol ha contribuido a extender su consumo, no sólo entre los adultos, sino también entre los jóvenes y los adolescentes, que se inician en edades muy tempranas. A pesar de que un uso moderado de alcohol (1 ó 2 vasos diarios en las comidas), pudiera ser beneficioso para la salud de algunas personas, para otras sus hábitos y patrones de consumo pueden llevarles a tener verdaderos problemas, tanto para el propio afectado como para el entorno en el que vive (problemas de salud, malos tratos, accidentes de tráfico y laborales, alcoholismo, entre otros.

El café: La cafeína está clasificada como una droga psicoactiva y está presente en el café, té, mate, en las gaseosas, e incluso, aprovechando su situación de drogas legales, en las bebidas energetizantes. Una taza de café contiene aproxidamente 60 a 120 mg. de cafeína dependiend0 de la variedad. El té negro entre 25 y 100 mg. y el té verde alrededor de 15 mg. Las bebidas energetizantes contienen entre 50 a 150 mg. Se considera que el consumo mayor a 250 mg. podría ser dañino para la salud, pero todo depende de la persona que lo consume. Sin embargo, si comparamos el efecto de otras drogas que hacen mucho daño, el café aporta beneficios, si se sabe como tomarlo.


Las ilegales:

La Marihuana: Los términos cannabis y marihuana entre muchos otros, hacen referencia a las sustancias psicoactivas que son consumidas de la planta Cannabis sativa con fines recreativos, religiosos y medicinales. De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas se trata de la sustancia ilícita más utilizada en el mundo. La regulación legal del consumo de cannabis varía dependiendo de los países, existiendo tanto detractores como defensores de su despenalización. El compuesto químico psicoactivo predominante en el cannabis es el tetrahidrocannabinol, también conocido por sus siglas, THC. El cannabis contiene más de cuatrocientos compuestos químicos diferentes, entre ellos al menos sesenta y seis cannabinoides aparte del THC, tales como el cannabidiol (CBD), el cannabinol (CBN) o la tetrahidrocannabivarina (THCV), que tienen otros efectos distintos a los del THC, y también actúan en el sistema nervioso.

La cocaína: La cocaína (benzoilmetilecgonina) (DCI) es un alcaloide tropano cristalino que se obtiene de las hojas de la planta de coca. El nombre viene de la "coca" además del sufijo alcaloide -ina, formando cocaína. Es un estimulante del sistema nervioso central, un supresor del apetito, y un anestésico tópico. Específicamente, es un inhibidor de la recaptación de serotonina-norepinefrina-dopamina (también conocido como un inhibidor de la recaptación triple (TRI)), que medía la funcionalidad de estos neurotransmisores como un ligando de transportador de catecolamina exógeno. Es adictiva debido a la forma en que afecta el sistema de recompensa mesolímbico.


Famosos envueltos en este mal… Bob marley: La adicción de Marley a las drogas no le impidió liderar su banda en una serie de conciertos realizados en Inglaterra durante el año '77, en el marco de una gira tumultuosa en la que varios recitales fueron cancelados por temor a los posibles disturbios. A esa altura de su carrera ya había sido detectado el tumor cerebral que provocaría su muerte cuatro años después, pero a pesar de su enfermedad, y como buen rasta, Marley trabajó intensamente durante los últimos años de su vida. En octubre de 1980, mientras preparaba una gira por los Estados Unidos junto con el compositor Steve Wonder, sufrió un desmayo y fue internado en un hospital de Nueva York. Su funeral se realizó con todo los honores de una celebridad. Marley murió, pero su mito aún sobrevive.

Lindsay: La vida y la carrera de Lohan perdieron el rumbo a partir de su desastroso año de 2007, cuando fue declarada culpable en dos ocasiones por conducir ebria, y una vez por consumo de cocaína. Tuvo tres estancias en rehabilitación, y pasó 84 minutos en la cárcel. Sus arrestos fueron "totalmente irresponsables, un error estúpido", dijo. "Y desde entonces, la prensa estaba sobre mí todo el tiempo. "Era la primera vez que tomé drogas. Estaba en un club con gente con la que no debería haber estado”, relató.


Michael phelps: La Federación de Natación de EE UU ha suspendido durante tres meses a Michael Phelps, ocho veces campeón de natación en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, en medio de la controversia desatada tras la publicación la semana pasada de una fotografía en la que aparece fumando de una pipa de marihuana durante una fiesta estudiantil en la Universidad de Carolina del Sur.

Según la Organización Mundial de la Salud, el alcohol causa casi el 4% de las muertes en el mundo, más que el SIDA o la tuberculosis. Aproximadamente 2,5 millones de personas mueren cada año por causas relacionadas con el alcohol.


Las drogas afectan a la salud de quien las toma. Todos los sistemas orgánicos (circulatorio, digestivo, nervioso, endocrino) experimentan sus efectos negativos. Además, el consumo de drogas puede llegar a provocar la aparición de graves trastornos psicosociales. Pero las drogas no representan solamente un problema sanitario. A veces el impacto sobre la vida de la persona puede llegar a ser tan o más grave que las enfermedades que lleva asociadas: alteraciones psicológicas, conflictos de relación (de amistad, de pareja, con la familia, con los compañeros de trabajo) y trastornos del comportamiento (dificultades de escolarización, problemas laborales, actos delictivos, conflictos legales, accidentes, etc.). Las drogas afectan a la persona de manera global, y consecuentemente afectan al conjunto de la sociedad.


Recuérdalo como se dice ¿? Mal dichas:

Bien dichas:

Veniste

viniste

Haiga

haya

veni

ven

negocea

negocia

platiado

plateado

mas mejor

mucho mejor

mal decía

mal dicha

anda pa ya

anda para allá

veni pa ca

ven para aca


Normas para recordar…

Del Buen Hablante (Emisor) • Pensar bien lo que se vaya a decir • Mirar atentamente a la persona a quien se le va hablar. • Pronunciar correctamente las palabras y el tono de voz adecuada. • Dejar hablar a los demás cuando tengan una idea que quieran expresar. • Ser amable y adecuado al hablar. Del Buen Oyente (Receptor) • Escuchar a la persona que está hablando. • Mirar atentamente a la persona con quien se habla. • No interrumpir al hablante. • Hablar cuando ya la otra persona haya terminado su idea.

Integrante: Franklin Guarnieri 5to Año Sección “c”


Revista de las drogas isuu