Page 1

Los lentes. Mi tátara abuelo me había contado las cosas que pasaron en la revolución mexicana cuando el apenas tenía veintidós años, el me conto que siempre se mantuvo alado de Carranza y Villa que muchos se preguntaban- ¿Tu ya te “definiste”?- muchos se preguntaban eso por Carranza había decidido que la enemistad entre los dos ya era irreconciliable, y Carranza les había dicho a su gente que hicieran un tipo de juramento de fidelidad. Fernando López que era mi tátara abuelo me conto que en alguna ocasión Carranza le había pedido a acompañar a sus agentes a los bancos de nueva york, y sus intenciones fueran conseguir un préstamo norteamericano, el cual ofrecía garantizar con bilimbiques, que los banqueros yanquis consideraban aún menos valiosos que el mal papel en el que estaban impresos. Carranza y Villa era como el agua y el aceite decía mi tátara abuelo no podrían estar juntos. Cuando Carranza era administrador de Juárez, imitaba algunas conductas, en su clerofobia, que lo llevo a perseguir a los curas a veces con gran saña. Uno de los feligreses del pueblo conto que las personas de Carranza llego a tumbando puertas acribillando a los fieles sin defensa alguna, después acólitos intentaron defender la parte del altar, por mayoría lograron dañar y matara los fieles, “son contados con mi mano derecha y sin un dedo que me apuntaron” . Uno de sus amigos más cercanos nacho caguamas, conto que carraza le invitaba tomar cerveza junto unos taquitos de buche, y si por casualidad pasaba un cristiano lo mandaban a fusilar decía- viva Carranza y hay que sacrificar a un animalito-.después de comer se iban de casería, muchos se impresionaban de su buen tiro que tenía Carranza casi tenía un parecido a un pistolero muy famoso en esa época pacho pistolas.


Fernando lo encontrado a lado de villa cuando Carranza pasaba con su multitud llegaron a mirarlo, luego pidieron la muerte, 10 mil pesos al que lo trajese vivo para mandarlo a matar por el propio Carranza. Mi tátara, asustado se fue al monte a esconderse, para que no lo encontrase el gentío, pasaron siete meses el se dejo crecer la barba por el tiempo después se a mejorar su tiro, practicando con botes de cerveza que había en aquella época, en una ocasión bajo del monte para llegar a comprar despensa a la tienda de don Juan en el pueblo que quedaba cercas de rio. Caminando por las calles mi viejo se enamoro de una hermosa mujer de pelo color castaño, ojos claros y un lunar en su mejilla, sé llamaba Rosa hija de un revolucionario amigo de Carranza, después se decidió hablarle diciendo- Rosita, como está usted, sigue siendo bien hermosa, pué le hablaba por que usted es requeté bonita, y quería ver si jalaba para mi jacal-ella con una sonrisa se anima y se van para su jacal, no esperaban que doña Armida le fuera a decir a don Gregorio. De repente don Gregorio le manda su gente para que de una vez lo fusile Carranza, llegaron tres personas de coronel Gregorio a la casa de Fernando, tumbando las puertas los encontraron encimados en el sofá que se encontraba alado de la chimenea y le dice Rafael el revolucionario- así te quería encontrar con rosita en tus piernas, ni modo Fernando te toca que te maten como perro que eres. Camino a la zona del fuselaje, lo ponen de rodillas a esperar a que llegue Carranza, la Rosita rogándole a su padre que no lo maten y pidiéndole que lo dejase libre, su padre encabritado le suelta una bofetada para que se calle, la Rosa. A lo lejos se oye, que llega Carranza acompañado de su gente, se baja de su caballo pinto quedando a tan solo unos metros de Fernando, le manda hablar a coronel Gregorio y le pide su arma, Rosa se le avienta a los pies de su padre y le pide que por favor no lo mate y que lo dejen libre. Al ver que su padre la ignora, le confiesa que se acostó con Fernando y que lo amaba, lo grito barias veces, los revolucionarios se empiezan a reír, don Gregorio apenado y enfurecido le dispara a su hija sin pensarlo, mi tátara se levanta rápidamente pero lo detienen los


hombres del coronel- maldito perro- le grita mi viejo, todas las personas que estaban mirando, se pusieron sorprendidas ante tal hecho, que cometió Gregorio, sin importancia sigue caminando, solo quedaba el ¿Por qué lo hizo?. Mientras caminaba cayó de rodillas y se dispara en la boca. La gente se acerca ver lo sucedido, se amontona tanto que mi tátara intento escapar y lo logro, se escondió en un rancho viejo llamado ¨la manzana¨. Mientras tanto Carranza se enoja y pide que quemen todo el pueblo y que vigilen todo su alrededor para que lo aprensaran si lo llegaran a ver. Carranza desesperado por encontrarlo, llego hasta de matar gente, ver que ya no quedaba vivo nada de ese pueblo la única opción que lo podrían encontrar era en uno de los rancho más cercanos que era el del Campesino Miguel, era un trabajador honrado, decían todos en el pueblo, cautelosamente entraron al rancho y lo encontraron dormido, en un montón de paja, se van corriendo avisarle a Carranza, en cuanto llega se para en frente de mi tátara y le apunta con un arma en la cabeza, y le dispara. Quizás se preguntaran porque yo estoy vivo, y eso es gracias a unos lentes, Carranza había perdido sus lentes en el momento de estarlo buscando en el pueblo, cuando el llego se paro delante mi tátara y le apunto, cundo disparo, le alcanzo a dar en la oreja, mi gran viejo me dijo que se había aguantado las ganas de gritar y de moverse, fue tanto lo que aguanto que llego desmallarse por el dolor, cuando despertó, apareció en un cuarto del rancho de don Miguel con unas gasas en la cabeza. Mi tátara abuela fue parte de las hijas de don Miguel, se llamaba Priscila ella era más hermosa que Rosa, tenia un pelo rizado y

clara como la nieve ella fue

educada para ser mujer de casa y a la crianza de plebes. Fin. Francisco Garcia Solis 337.

Los lentes  

trata te un cuento relacionado con la revolucion mexicana integrando mis propios personajes