Issuu on Google+

Motivación –Cómo lograr y mantener la motivación

Si bien la motivación es una de las grandes claves del éxito, no siempre está tan bien conceptuada por la mayoría de las personas. Esto se debe en parte a que muchos inician nuevos proyectos o emprendimientos con gran entusiasmo, pero al poco tiempo las dificultades hacen que caigan en el desaliento. Lo mismo pasa con aquellos que asisten a seminarios motivacionales, o leen libros y escuchan audios que los hacen sentir que son invencibles, pero al salir del salón de conferencias o terminar de leer pierden ese "fuego iterno" y "se enfrían". La realidad es que la vida sí es dura y difícil, y aún más para los emprendedores que buscan el éxito (ni hablar por supuesto de aquellos que quieren cambiar el mundo !). Siempre van a haber razones más que válidas para caer en la desmotivación y la aflicción. Sin embargo, esto no quiere decir para nada que motivarse no tenga sentido. Todo lo contrario. La motivación, como su etimología lo indica, es aquello que nos "mueve a la acción", y sin acción no hay resultados. Cuando tenemos hambre comemos y quedamos satisfechos, pero al tiempo volvemos a sentirlo, y ¿ qué hacemos ?, elemental: ¡ volvemos a comer ! Lo mismo ocurre con la motivación, ya que es el "alimento del espíritu". Sin entusiasmo el alma se consume y se marchita, igual que una flor sin agua. Por eso es que tenemos que alimentarla constantemente. Lo que diferencia a las personas exitosas de las que no lo son, es que han adquirido la capacidad de automotivarse todo el tiempo. No sólo cuando comienzan con un nuevo negocio, o cuando asisten a una conferencia, o cuando ven algo inspirador en la televisión, sino TODO EL TIEMPO. A primera vista esto parece algo muy difícil de lograr, ya que ¡¿ quién está siempre entusiasmado ?! El sólo hecho de saberlo puede llegar a desmotivar a más de uno ! Pero en realidad esto no es tan difícil, es sólo cuestión de saber cuáles son las cosas que nos motivan, "bajarlas" a la realidad cotidiana y ponerlas en práctica. Los más grandes motivadores de los seres humanos son los Sueños, más específicamente las Metas (que no son otra cosa que sueños con fecha de vencimiento). Si logramos establecer metas claras y específicas, es decir, si sabemos qué queremos y para cuándo lo queremos, ya tenemos el 90 % del camino andado. El otro 10 % lo vamos a hacer cada día sólo viviendo de acuerdo con esas metas. Un tema importante a tener en cuenta es que, si bien siempre conviene "soñar en grande" y "apuntar alto", también tenemos que dividir esos objetivos en metas más pequeñas y


alcanzables en el corto plazo. Esto es fundamental para mantener la motivación, ya que si sólo pensamos en la Meta final, nos va a parecer inalcanzable y fuera de nuestra realidad. Por eso tenemos que definir cuáles son las acciones específicas de cada día que en el mediano o largo plazo nos van a llevar a cumplir nuestros objetivos, y recordarlas permanentemente, a fin de ponerlas en práctica. Un ejemplo práctico puede ser el siguiente: 1. Meta: bajar 10 kg de peso corporal en 6 meses y mantenerlo. 2. Medio: cuidar las comidas de la noche y hacer ejercicio día por medio. 3. Acción: poner 2 recordatorios diarios en mi agenda y leerlos todos los días. Podemos aplicar este método a cualquier cosa que querramos lograr: dinero, salud, trabajo, relaciones personales, etc. Lo bueno de esto es que al pensar en la tarea que nos propusimos realizar, la veremos no como algo rutinario y pesado de cada día, sino como un paso más adelante en el camino hacia el éxito, como un escalón más cerca en nuestro ascenso hacia la victoria. Y esto precisamente es lo que nos motiva a los seres humanos, sentir que estamos en el camino correcto y cada día un poco más cerca de nuestras metas. Haz la prueba. Aplícalo a todos los ámbitos de tu vida: personal, familiar, profesional, etc., y verás cómo tu ánimo se eleva y te enfocas, mientras tu entorno cambia de forma significativa y equilibrada. Aprende a automotivarte y te mantendrás siempre entusiasta y positivo !


Motivación -Cómo lograr y mantener la motivación