Page 1

Universidad Fermín Toro Decanato De Investigación Y Postgrado Vicerrectorado Académico Maestría Docencia Universitaria Paradigmas en la Investigación de la Educación Superior

EDITORIAL “EL NACIONAL” Paradigma en la Educación Superior en América Latina: Argentina, Ecuador, Surinam, Bolivia, Colombia, Perú y Chile


1

Introducción Editorial “El Nacional” El acceso a la Educación Superior (ES) se expandió aceleradamente en la región durante la década de los 2000, acumulando un promedio de crecimiento de aproximadamente 40%; lo que permitió que la región se situara como conjunto en el promedio de la tendencia internacional. Aunque la tendencia a la expansión fue muy extendida, persiste entre los países de la región una enorme heterogeneidad en este nivel educativo. El patrón de crecimiento de la educación superior fue, sin embargo, muy inequitativo, favoreciendo principalmente a los sectores de mayores ingresos y de zonas urbanas. Los desafíos de la educación superior en la región son múltiples y de muy distinta naturaleza. En primer lugar se precisa revertir la tendencia inequitativa de expansión, lo cual supone un mayor protagonismo del estado en términos financieros y de políticas compensatorias; en segundo término, los países deben fortalecer sus instituciones universitarias especialmente las grandes universidades públicas- para generar una capacidad propia de producción científica y tecnológica, aspecto en el que la región se encuentra crónicamente retrasada; finalmente, las universidades deben hacer mucho más para conectarse con las necesidades de desarrollo de sus sociedades,


2

siendo el propio sistema escolar un campo privilegiado para aquello, investigando sobre los problemas 13 educacionales de las mayorías, apoyando al mejoramiento y la reforma escolar, formando mejor a los futuros docentes e integrándose verticalmente con el sistema educacional. El progreso educativo de los países no es sino un componente del proceso de mejoramiento de las condiciones de vida de las sociedades, es decir, su desarrollo, y guarda con éste una relación de influencia recíproca: aunque se espera que una más extendida y mejor educación contribuya al progreso general, la misma ausencia de progreso constituye a su vez un obstáculo a la expansión de las oportunidades educativas. En efecto, si bien la literatura académica muestra una relación entre los avances en educación y el desarrollo económico, político y cultural de los países, la relación “causal” parece ir tanto desde la educación hacia el desarrollo, como viceversa (Chabbott y Ramírez, 2000). Las universidades del Perú, Bolivia y Ecuador no se han estructurado, ni aún en sus inicios, a partir de comunidades científicas sólidas o de tradiciones académicas fuertemente establecidas (Weise, 2005). Entendemos que los procesos de cambio de la ES tienen que ver con disputas en torno a aspectos ideológicos, con los procesos histórico- sociales de constitución de los Estados, con la disputa alrededor de demandas contrapuestas (Carnoy y Levin, 1985 cit. en Ordorika, 2001), con la reproducción de la ideología, el acceso al conocimiento y, por lo tanto, a un capital cultural y simbólico de alto valor (Bourdieu, 1985 cit en Weise 2005) que posibilita el acceso a la igualdad social. Los proyectos de reforma universitaria son resultado de estas tensiones, muchas veces difíciles de reflejar a través de los datos disponibles sobre los sistemas. Sin embargo, intentaremos movernos en esta perspectiva a lo largo de este texto, que si bien es de carácter descriptivo y pretende mostrar una visión panorámica de los sistemas, implica concebirlos como resultado de un proceso de negociación y conflicto que recoge intereses y visiones diversas y que es resultado de una dinámica de interacción entre las instituciones que conforman el campo de la ES en su desarrollo histórico.


3

Autora: Lcda Francys Ayala

Paradigma de la Educaciรณn Superior en Ecuador


4

La Educación superior del país atraviesa un proceso de cambio permanente en que el nivel académico debe estar a la par con las nuevas tecnologías se ha tornado de vital importancia en el proceso de enseñanza aprendizaje. Como está el mundo atiborrado de información hoy en día la realidad académica donde existe una tendencia a cambiar lo que está ya en desuso modificándolo de la mejor forma posible y fortalecer lo que está dando resultados eficientes en conllevar una educación tecnológica a la vanguardia del conocimiento real, virtual y de actualidad. Es por ello el interés de implementar proyectos encaminados a un buen manejo de habilidades, destrezas y aptitudes tanto en docentes como estudiantes porque actualmente la academia debe trasladar un nivel superior de enriquecimiento intelectual que sea el factor desequilibrante en solucionar los problemas que atañe una sociedad y tan compleja como la nuestra. El contexto actual de educación superior en el Ecuador sirve de nexo entre la educación y la realidad actual en lo que se sistematiza los procesos de corto, mediano y largo alcance para informar sobre lo que está aconteciendo en el país , con los escenarios en diferentes aconteceres y hechos que van sucediendo en el espacio de tiempo donde estamos desenvolviéndonos desde un enfoque pragmático tendiente a esbozar la sincronización de una vertiente netamente educativa que informe no que desinforme, es por esta razón se vislumbra lo que acontece en la educación superior del Ecuador de que está hecha la realidad actual , donde se fragua los diversos actores que inculcan los que son miembros del acontecer educativo llámense paradigmas educativos, modelos, teorías, corrientes, filosofía, epistemología.


5

La universidad ecuatoriana, se constituye esencialmente en el proceso de formación de profesionales y post-profesionales fomentando el liderazgo en desarrollo gestionarlo y autogestionario para recuperar el espacio y sentido de la institución, principalmente en el campo de las prácticas sociales de docencia investigación, que se desarrollan en cada una de las carreras. Para proyectar a la universidad, en forma permanente deben crearse y preverse momentos de estudios y análisis que afecten el logro de los postulados filosóficospolíticas de la educación superior y de sus proyectos académicos en desarrollo, la gestión que intervienen en este proceso. Una de las herramientas que con mayor efectividad permiten lograr el conocimiento cabal y concreto y, lo que se debe hacer para ratificar los aciertos y mejorarlo, así como rectificar los errores y equivocaciones en y por la universidad son la evaluación curricular y el seguimiento académico; pues, su esencia es la comprensión y explicación del objeto de evaluación, su dominio es la responsabilidad institucional y su función la generación de información, su análisis y la consecuente puesta en práctica pertinente y oportuna, de las decisiones que retribuya la misma, que contribuyan a solucionar las problemáticas detectadas. La Autonomía Universitaria sirva para desplayar un verdadero campo de avanzada en conocimiento no de escudo para hacer política demagoga, que exista un realce de interdisciplinariedad, el Estado gasta más de 700 millones de dólares al año en mantener a las Universidades y Escuelas politécnicas, donde está su nivel de producción.

Las

actividades pedagógicas que el docente realiza en el proceso enseñanza aprendizaje sea la piedra filosofal en facilitar la construcción del conocimiento generando ideas, socializándolas, debatiéndolas, contextualizándolas y lo más provechoso sacando soluciones a gran recaudo fortaleciendo el rol que deben tener las universidades y escuelas politécnicas.

Los recursos didácticos que emplean los docentes para desarrollar las

temáticas en el plano de la realidad actual será el eje fundamental de apoyo donde la transmisión de conocimiento sean asimilados correctamente por 20 los estudiantes donde se proyecte una verdadera confirmación de conocimiento altamente competitivos. La red informática será el parámetro que inserte a la Universidad ecuatoriana en un verdadero proceso de cambios que estimulen el organigrama de operatividad que transforme el sentido de la educación superior en el país, por ende se hace imprescindible en fomentar el apoyo


6

necesario a los centros de educación superior, únicos organismos intelectuales para sacar adelante el desarrollo de nuestra nación. Las universidades públicas ecuatorianas gozan de autonomía de manera similar a las argentinas. Esta prerrogativa, originalmente concebida para preservar a la academia de las presiones políticas o económicas, en Ecuador fue tergiversada para proteger privilegios ilegítimos e intereses espurios. Al inicio del Gobierno de Correa se descubrió que en algunas universidades públicas los rectores se auto asignaban salarios de hasta 20.000 dólares y que, aprovechando la exención de impuestos para estas instituciones, se adquirían cosas a nombre de ellas, pero para uso particular de sus autoridades. Otro de los problemas detectados cuando asumió Correa fue el tipo de carreras elegidas por los estudiantes. El 45% de la matrícula universitaria se concentraba en administración de empresas, mientras que las carreras científicas apenas alcanzaban el 5%. Esta distorsión provocaba la paradoja de que un país con un entramado productivo no desarrollado seguía un patrón de elección de carreras más propio de sociedades posindustriales. Según Ramírez, la transformación del sistema de educación superior ecuatoriano no ha sido fácil y la resistencia fue muy dura. “En Ecuador, las universidades tienen una inercia brutal”, resaltó y agregó que, no obstante, “hay un cambio cultural con el cambio generacional”. Y explicó: “Antes, al profesor no le interesaba investigar o actualizarse. Hicimos [cuando llegaron al gobierno] un análisis de las bibliotecas y el retraso era de 40 años. Ni siquiera había bases de datos actualizadas”. En Ecuador, las universidades públicas tienen cupo y, de acuerdo con la política establecida por el Gobierno, el Estado orienta sus perfiles académicos y científicos a través de la asignación presupuestaria y la rendición de cuentas. Ninguno de estos elementos han sido obstáculos para una profunda democratización del sistema educativo y para un salto de calidad, en el contexto de uno de los gobiernos más progresistas de la última década en América Latina.

Paradigma de la Educación Superior en Bolivia


7

El sistema de Educación Superior Boliviano Características generales El sistema de ES en Bolivia, se compone de tres niveles: a) Universitario b) Tecnológico c) Normal. Corresponde al primero la formación profesional en el ámbito de licenciatura y posgrado; al segundo, la de técnicos medios y superiores, y al tercero, la de profesores de educación primaria y secundaria. Es difícil hablar de un sistema universitario, si por ello se entiende un espacio coordinado y con cierto eslabonamiento y reconocimiento que facilite la movilidad docente y estudiantil. Tenemos más bien un conglomerado integrado por instituciones divididas por cuestiones históricas, legales y operativas. Esta situación se hizo más compleja en los 90, cuando emergieron nuevos tipos de universidades, que conforman un conjunto de instituciones con orígenes y misiones, sistemas de gobierno y financiamiento distintos y hasta contrapuestas unas con otras. Estas instituciones mantienen una enconada rivalidad que impide incluso la transferencia de estudiantes del sector privado al público o el reconocimiento de los títulos de sus graduados. Paralelamente, la expansión del sector público continuó hacia regiones periféricas, distintas por tanto del eje central del país, hasta llegar a un total de 11 universidades públicas. En Bolivia, la Universidad Católica Boliviana (UCB), fue hasta 1982 la única institución universitaria privada. Para 1990 operaban en el país seis universidades privadas. En sus inicios las universidades privadas surgieron desde sectores religiosos o de los gremios empresariales, luego se convirtieron en atractivas inversiones educativas en manos de particulares en busca de rentabilidad y nichos de mercado no atendidos por ningún otro sector. En 1996 las universidades privadas "nuevas" eran ya 27 y disponían de 9 "subsedes" departamentales. Actualmente existen un total de 36 universidades públicas y 12 privadas.


8

En ese corto período de tiempo, la mayoría de las universidades privadas inició un importante crecimiento, pasando su matrícula de 26.901 estudiantes en 1996 a 56.764 en el 2002, llegando a doblarla. Sin embargo, las instituciones privadas continúan siendo en general muy modestas. En el año 2000, la matrícula promedio rondaba entre los 600 a 2000 alumnos por universidad, mientras que en el promedio de las universidades públicas es de 40.000 a 50.000 alumnos. A lo largo de este tiempo ha ido también disminuyendo el nivel de concentración del alumnado en la Universidad Mayor de San Andrés, la de mayor crecimiento en el país, que pasó de concentrar el 41,6% de la matrícula del sistema público en 1972, a solo el 28% del total de la matrícula en el 2002. Estructura normativa general. Organismos de Coordinación Universitaria Las universidades públicas están reguladas por el "Estatuto Orgánico de la Universidad Boliviana", mientras que las universidades privadas tienen en el "Reglamento General de Universidades Privadas" (RGUP), aprobado por Decreto Supremo en el 2001, las disposiciones que norman su apertura, funcionamiento y evaluación. Se tiene dos estructuras normativas diferenciadas para cada sector y no se ha logrado compatibilizarlas ni integrarlas. Debido a la debilidad institucional del Estado, estas actividades de supervisión, regulación, y diseño de políticas son bastante limitadas y se encuentran muy permeadas por las relaciones de poder de grupos de interés ubicados fuera de la esfera estatal. La Universidad Pública, por su parte, coordina sus actividades por intermedio del Comité Ejecutivo de la Universidad Boliviana (CEUB). Es responsable de representar a las universidades públicas, así como de coordinar, programar y relacionar sus actividades académicas, institucionales, administrativas y financieras. El CEUB no dispone de poder propio y por el contrario se halla sometido a las determinaciones de los Congresos Universitarios, máximos organismos del gobierno universitario, y a las Conferencias Nacionales Universitarias, por lo que algunos críticos ven en él una instancia superflua que no tiene competencia ni capacidad normativa para gestionar instituciones que gozan cada una de autonomía. Las universidades privadas se encuentran agrupadas en la Asociación Nacional de Universidades Privadas (ANUP), Asociación Civil sin fines de lucro fundada en 17 de septiembre de 1990 y de afiliación voluntaria. En los hechos ANUP se ha revelado como un organismo más bien corporativo que académico. Están afiliadas a ANUP 22 de las 36 universidades privadas actualmente existentes. Caracterización de las universidades. Por su carácter, estas se pueden clasificar como Públicas y Privadas. En atención a la modalidad de sus mecanismos de coordinación con el gobierno central, existen dos tipos de universidades: a) Las Autónomas b) Las no Autónomas. Las primeras son aquella que deciden con libertad sus políticas académicas y de administración de recursos. Las segundas, en tanto, se hallan bajo inspección gubernamental, por mandato constitucional.


9

Las Universidades Autónomas, son 11 públicas, ("iguales en Jerarquía" según el "Estatuto Orgánico de la Universidad Boliviana". De estas 11, 2 son de "Régimen Especial". Se distinguen de las anteriores porque no reciben financiamiento estatal y porque pertenecen a corporaciones definidas, una al Ejército y la otra a la Iglesia Católica). Las primeras (9) reciben una subvención anual "necesaria y suficiente" y figuran en el Presupuesto General de la Nación. Las segundas la del Ejército y la Católica en cambio, no pueden, por disposición constitucional, recibir ningún financiamiento estatal. Actualmente podemos hablar de un nuevo tipo de universidad como son las universidades indígenas que en general están bajo el régimen privado, pero que son de carácter comunitario. La nueva ley Avelino Siñani prevé su creación como un tipo de universidad suigeneris cuyo régimen no está claro y que la ubica en un terreno poco preciso entre lo público-privado y su régimen autonómico o no. En los últimos años han arreciado las críticas contra este modelo de gobierno paritario docente estudiantil, tanto desde dentro como desde fuera de la universidad. Se lo califica de lento, ineficiente e incapaz de tomar decisiones trascendentes por el mutuo bloqueo gremial que genera una situación de empate y bloqueo. Esta modalidad de gobierno no corresponde, sin embargo, a instituciones privadas autónomas o de Régimen Especial, donde la participación estudiantil es mucho más débil y las decisiones más piramidales y burocráticas. En estos casos los rectores no son electos sino designados por las instituciones corporativas. Las Universidades Privadas en general han optado por un régimen de gobierno que privilegia a las autoridades unipersonales, principalmente el Rector. Estos son nombrados por los accionistas de la Universidad o en algunos casos por su Junta Directiva. Prácticas de acceso, permanencia y cobertura de la ES. El sistema de ES boliviano es poco selectivo, el único requisito de ingreso es haber vencido el cuarto curso de secundaria en cualquiera de las modalidades del sistema educativo, con lo que se otorga el título de bachiller en humanidades; grado mínimo de escolarización que habilita para acceder a la ES universitaria. Existen sin embargo, diversas modalidades de acceso a la ES, de características diferenciadas entre el sector público y privado. Hasta inicios de los 90, prevaleció en las universidades públicas el ingreso libre. A partir de allí, se comenzó a establecer de modo paulatino mecanismos selectivos, procedimiento normado a través de regulaciones generales emitidas por el CEUB, el estatuto orgánico de la Universidad Boliviana y de reglamentaciones de carácter institucional y facultativo. En el caso de las universidades privadas, está normado por el RGUP, los estatutos orgánicos de cada institución y sus reglamentaciones internas. En el sector público, el marco general de modalidades de ingreso reconoce cuatro mecanismos: Prueba de suficiencia académica, curso propedéutico, ingreso por excelencia e ingresos especiales.


10

En las Universidades Privadas predomina el ingreso libre. Si bien el RGUP señala la necesidad de establecer mecanismos de selección de la población estudiantil, la gran mayoría de instituciones aplica pruebas diagnósticas de carácter no selectivo, homogéneas para todas las carreras y facultades. Debido a la necesidad de competir por alumnos en el mercado, no se implementan pruebas selectivas, ya que éstas se sustentan casi exclusivamente con el cobro de matrículas estudiantiles. No hay una prueba nacional de ingreso o Examen de Estado, y el Ministerio de Educación no interviene en este sentido. A partir de 1999 y de manera experimental se tomó una prueba nacional a bachilleres (Prueba de Aptitud Académica), cuyos resultados no son condicionantes para el ingreso a la ES y son las universidades las que determinan el uso de los resultados de las pruebas en el marco de sus propios procedimientos de acceso. En Bolivia, las posibilidades de profesionalización se restringen casi exclusivamente a la ES universitaria. Las IES no universitarias tienen poco reconocimiento laboral, por lo que presentan menor demanda por parte de los jóvenes, son en su mayoría privadas y tanto la oferta como la cobertura son escasas. En contrapartida, el acceso a la educación universitaria es la principal aspiración de los jóvenes y familias de los diferentes estratos sociales, por lo que la demanda de ingreso en ella es muy alta (estimado entre un 75 y un 80% del total de bachilleres). Financiación Los datos nos muestran, a partir de los 90, un proceso de disminución del crecimiento de los fondos asignados a la Universidades públicas con algunos períodos dónde esto es más evidente. Asimismo, de 1990 al 2002, el Estado destinó en promedio un 1.25% del PIB a las Universidades públicas. (Ver: Lizárraga; 2002 y Santa Cruz, 2004) El costo per cápita promedio de la Universidad Boliviana disminuyó de 689,5 dólares por estudiante en 1997 a 498,7 en el 2000. Los recursos públicos provienen de recaudaciones impositivas. Desde el 2005, las once universidades públicas coparticipan en el Impuesto Directo a Hidrocarburos (IDH). Se estima, que en un inicio, el monto alcanzará entre cuatro y cinco millones de dólares anuales, el que será distribuido entre todas las universidades del Sistema de acuerdo al criterio de población (no matrícula estudiantil). Estos recursos tienen destinos específicos: infraestructura, mejoramiento de la calidad, evaluación universitaria, investigación científica e interacción social y es probable que incida en las cifras que muestran el crecimiento del presupuesto general que se le asigna a las universidades. Hasta 1990, se asignaba la subvención global proveniente del Presupuesto General de la Nación al sistema universitario. La Conferencia de Universidades establecía los coeficientes de reparto de estos fondos, mediante negociación entre las universidades. No se evaluaban los resultados del proceso educativo, sino que se negociaba en términos de los datos de matrícula.


11

Las universidades públicas son gratuitas, mientras que el promedio del costo de la matrícula anual en las universidades privadas en las que el costo fluctúa entre US$ 300 y US$ 2000 dólares anuales es de US$ 700.

El Sistema Peruano

Características generales La educación superior comprende los Institutos Superiores Tecnológicos, los Institutos Superiores Pedagógicos y las Universidades. Los Institutos Superiores Tecnológicos y Pedagógicos, pertenecen a la jurisdicción del Ministerio de Educación, tanto en la autorización para su funcionamiento como en la supervisión y control del desarrollo educativo. Las universidades del país, son públicas y privadas. Están regidas por la Ley Universitaria Nº 237337 y el Decreto Legislativo Nº 882, instrumentos normativos que marcan el escenario legal de interrelación Universidad-Estado. Las universidades públicas se crean por iniciativa del Estado, mientras que las universidades privadas por particulares. En 1960 había una universidad privada, en 1969 eran 9, número que se mantuvo casi hasta los 80, mientras que entre 1980 y 2000 se crearon más de 33 universidades privadas. En el 2002 había 33 públicas y 45 privadas. En 2004 la cifra era de 35 públicas y 47 privadas para un total de 82. La Educación en el Perú está bajo la jurisdicción del Ministerio de Educación, el cual está a cargo de formular, implementar y supervisar la política nacional de educación. De acuerdo a la Constitución, la educación inicial, primaria y secundaria es obligatoria. En las instituciones del Estado Peruano es gratuita. Las universidades públicas garantizan el derecho a educación gratuita a los estudiantes que tengan un satisfactorio rendimiento académico, sin estar condicionada al nivel socio-económico del estudiante. El sistema educativo se caracteriza por un bajo desempeño en rendimiento escolar. La falta de políticas educativas estables y la presencia de escuelas privadas de baja calidad impiden un eficiente sistema. La educación universitaria, se inicia en el Perú con la creación de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, por Real Cédula expedida por don Carlos V, el 12 de mayo de 1551, la misma que fue inaugurada en la Sala Capitular del Convento de Santo Domingo en el año 1553. En el año 1571 obtiene la aprobación Pontificia y en el año 1574, recibe el nombre de Universidad Nacional Mayor de San Marcos. La creación de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, tiene como Institución Precursora la creación en la Ciudad


12

de Los Reyes, del “Estudio General o Universidad”, a cargo de la Orden de Predicadores Padres Dominicos el 1 de julio de 1548, celebrado en la ciudad del Cusco. Dicha Institución se encargaría de la formación de los evangelizadores de las nuevas tierras. Se enseñaría Escritura, Teología, Gramática y Lengua Quechua. Del total de universidades peruanas, 92 en total, sólo 36 son del Estado, mientras el resto pertenecen a la gestión privada. Según cifras de la Asamblea Nacional de Rectores (ANR), en el año 2006, alrededor de 597.760 estudiantes circulaban por las universidades peruanas. De este total, 290.516 (48,6 %) estudiaban en universidades públicas y 307.243 (51,4 %) en privadas. Puesto que el número de alumnos de la educación superior es bastante menos que el de los de la educación básica, hay mayor preocupación del Estado por la universidad. A pesar de las grandes limitaciones presupuestales que afronta la educación peruana, el gasto estatal en educación superior ha crecido significativamente desde la década de 1970. Equivale actualmente a la cuarta parte del gasto público total en educación. Pero el factor más descuidado en la política del Estado con relación a la universidad son los docentes. En todas las regiones del país el acceso a la educación superior es una demanda fundamental. La respuesta ha sido la fundación de universidades en una magnitud que en varios casos supera largamente las tasas de crecimiento de los países desarrollados, orientad a satisfacer la presión social, sin preocuparse del contenido y la calidad de la enseñanza. Esto agravó con la política de liberalización del régimen de Fujimori, que encaró la educación como un proyecto empresarial, regido por la lógica de hacer utilidades, sin atención a la naturaleza particular del quehacer educativo. El resultado ha sido que el nivel de la enseñanza universitaria se ha visto gravemente comprometido, empujando a la universidad a una crisis de credibilidad social profunda.

Educación Superior en Chile La Educación Superior en Chile está constituida por un sistema diversificado, integrado por tres tipos de instituciones que se ofrecen a quienes egresan de la Educación Media: Universidades, Institutos Profesionales y Centros de Formación Técnica, reconocidas por el Estado en el artículo 29 de la Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza (LOCE). Las Universidades constituyen el más alto nivel de enseñanza, donde convergen las funciones de docencia, investigación y de extensión. Es en este nivel donde se imparten los programas de licenciatura y otorgan los grados académicos, además de otorgar en forma exclusiva los títulos profesionales de las 17 carreras universitarias que se señalan en la LOCE y que requieren licenciatura previa. A los Institutos Profesionales les corresponde otorgar títulos profesionales diferentes de aquellos que la ley señala como exclusivos de las universidades, pudiendo asimismo otorgar títulos técnicos de nivel superior en las áreas en que se otorgan los títulos profesionales.


13

Los Centros de Formación Técnica tienen por objeto formar técnicos de nivel superior, con las capacidades y los conocimientos necesarios para responder preferentemente a los requerimientos del sector productivo (público y privado) de bienes y servicios. La ley N° 18962 LOCE, contiene, entre otras, las normas para el reconocimiento oficial de los establecimientos de educación superior y señala que dichas instituciones están facultadas para otorgar títulos técnicos de nivel superior, títulos profesionales y grados académicos (licenciatura, maestría y doctorado), según corresponda. En 1990 había 220.000 jóvenes cursando estudios superiores; en el año 2003, más de medio millón de jóvenes y niñas chilenas están estudiando programas de pregrado en universidades, institutos profesionales y centros de formación técnica, y crecientemente accediendo a estudios de postgrado. La educación superior en Chile es impartida por un conjunto amplio y diverso de instituciones: tradicionales y nuevas, públicas y privadas, universitarias, institutos profesionales y centros de formación técnica. Las instituciones terciarias tienen vocaciones diversas: docentes, de investigación, especializadas en ciertas disciplinas tanto en docencia como en investigación, con vocación regional, de pregrado y de post grado, etc. Es aconsejable mantener y fortalecer esta diversidad resguardando la calidad de los estudios y la transparencia de las distintas opciones, al tiempo que se configura un sistema con distintos niveles que ofrezca a los jóvenes y adultos diversas oportunidades de formación a lo largo de la vida. Para que exista un sistema de educación superior es fundamental que los programas y las instituciones posean garantía de calidad para que los estudios que se cursen en las distintas instituciones dispongan de equivalencias a nivel nacional e internacional. En Chile, se ha resuelto implementar el aseguramiento de la calidad de la educación superior a través de la autorregulación y la acreditación de programas e instituciones. Esta última ha sido implementada en forma experimental por las Comisiones Nacionales de Acreditación de Pregrado (CNAP) y Postgrado (CONAP). La creación de mayores capacidades, en el Ministerio de Educación y en las instituciones, para recopilar, procesar, validar y publicar la información es un proceso en marcha que podrá ponerse en ejecución al momento de aprobación de la ley. Para ello, se contempla diseñar e implementar un Observatorio de la Educación Superior. Para los futuros estudiantes y sus familias resulta esencial tomar decisiones informadas. Esta decisión se facilita al conocer las posibilidades de empleabilidad y potenciales remuneraciones de las distintas alternativas académicas. El Observatorio del Empleo ha revelado datos importantes sobre empleabilidad y renta de los profesionales y técnicos, pero con información que es todavía muy agregada y no cubre todas las carreras e instituciones específicas. Es el desafío que se debe abordar para que los jóvenes puedan elegir libremente entre las oportunidades que encara al egresar de la Educación Media.


14

La inserción de Chile en la sociedad del conocimiento manifiesta su mayor fragilidad en el insuficiente desarrollo de la capacidad científica y tecnológica. Y su aplicación a la producción de bienes y servicios, y a la innovación. El país requiere una política nacional moderna en ciencia y tecnología, que indique prioridades, lineamientos y estrategias coherentes al conjunto de instrumentos y programas que actualmente contribuyen al desarrollo científico. Chile tiene un sesgo hacia la investigación en ciencias básicas principalmente debido a que las fuentes de financiamiento están orientadas a financiar la oferta de los investigadores, que muchas veces no coinciden con las necesidades nacionales de desarrollo productivo. Elevar el desarrollo tecnológico es imprescindible para aumentar el valor de nuestras exportaciones de productos naturales y de servicios, y para transitar hacia una economía basada en conocimiento. Entre los principales propósitos se privilegian: • La inversión pública y privada en ciencia y tecnología. • Los equipos de investigación y su vinculación con el sector productivo. • La formación de postgrado y su inserción en la empresa. • La formación de redes nacionales e internacionales de investigación y desarrollo para conformar una masa crítica suficiente en las diversas áreas. Chile, para transitar hacia una economía basada en conocimiento, debe disponer de capital humano avanzado suficiente y capaz de llevar adelante investigación e innovación competitiva a nivel mundial. Esto implica contar con académicos, científicos e ingenieros en cantidad suficientes que gestionen bien información, generen flujos rentables de conocimiento y puedan movilizarse con efectividad en todo el mundo. Para ello, resulta imprescindible sintonizar la oferta educacional chilena con la de sus socios comerciales, lo que significa flexibilizar los programas de estudio para lograr una empleabilidad pertinente y permitir una formación permanente para toda la vida, centrar la formación educacional en los estudiantes y su aprendizaje, lograr los diseños curriculares en un enfoque por competencias, considerar los usuarios finales y encontrar mecanismos efectivos de movilidad estudiantil y profesional.


15

Educación Superior en Surinam La educación en Surinam es supervisada y regulada por el gobierno nacional y es gratuita hasta la escuela secundaria y obligatoria para los niños entre las edades de 6 y 12. En total, el sistema educativo antes de la universidad se compone de 13 años o niveles: educación primaria, que abarca seis años (del primero al sexto grado), escuela media, que abarca cuatro años (del séptimo al décimo grado), y la escuela secundaria, con una duración tres años adicionales (del onceavo al treceavo grado). La educación superior, que es algo limitada en Surinam, es proporcionada por sólo un puñado de universidades. Los estudiantes de estas instituciones pueden obtener títulos de licenciatura y posgrado en la mayoría de las áreas académicas importantes, como la medicina, la farmacología y el derecho. Toda la enseñanza en las universidades de Surinam se imparte en holandés, una desventaja para la minoría que no habla el idioma. La universidad Anton de Kom es la única que existe en Surinam. Se encuentra ubicada en la capital, Paramaribo y su nombre hace honor a Anton de Kom, activista anticolonial asesinado por los nazis mientras estaba en el exilio en los Países Bajos. La educación terciaria en Surinam se remonta en el tiempo más de lo que el común de la gente piensa. En 1882 ya existía la educación terciaria que era impartida por la denominada 'Geneeskundige School'. Además de la 'Geneeskundige School' también existía un sistema organizado para educación jurídica Las escuelas de Leyes, que fueron fundadas a finales de la década de 1940. Además de existir otras disciplinas para-universitarias, tales como la de agrimensor, dentista y farmacéutico. La organización que tuvo a su cargo organizar el festival que se realizó en 1966 para conmemorar el centenario del denominado Staten of Suriname, tomó la decisión de colaborar con el gobierno de Surinam para fundar la universidad. La 'persona jurídica Universiteit van Suriname' se estableció oficialmente el 25 de junio de 1966. La proclamación se realizó el 1 de noviembre de 1968 en el antiguo Teatro Star. Desde entonces el 1 de noviembre se celebra su cumpleaños. La educación superior fue anteriormente impartida en la única universidad en Surinam. Actualmente, sin embargo, existen otras cinco instituciones además de un número de institutos de investigación en Surinam que imparten educación superior. Anteriormente, la universidad en Surinam ofrecía dos tipos de programas, que conducen ya sea a doctorandus (doctorados) / meester (maestrías) o títulos de licenciatura en ciencias. Los programas eran de cinco y cuatro años respectivamente. El sistema de educación superior en Surinam ahora tiene una estructura de dos sistemas licenciatura – maestría. En orden cronológico, las facultades de esta universidad se fundaron de la siguiente manera: 

El 1 de noviembre de 1968 se inaugura la Facultad de Leyes.


16

El 28 de septiembre de 1969 la Facultad de Estudio en Medicina.

El 1 de noviembre de 1975 la Facultad de Estudios en Ciencias Sociales y Economía.

El 1 de diciembre de 1976 la Facultad de Estudios Naturales.

El 1 de diciembre de 1977 la Facultad de Estudios Técnicos.

Actualmente la Universidad Anton de Kom de Surinam, posee las siguientes facultades: 

La Facultad de Ciencias Médicas

o Medicina y Fisioterapia 

La Facultad de Ciencias Sociales

o Leyes o Economía, áreas principales Economía General y de Negocios o Gestión de la Educación y de Estudio de los Cambios Sociales en la Sociedad o Administración Pública o Sociología o Gestión de Negocios 

La Facultad de Ciencias Tecnológicas.

o Producción Agrícola, áreas principales Ciencias de la Tierra, Forestación, Agricultura, Agronomía o Producción Mineral, áreas principales Geología, Minería o Ingeniería Eléctrica, áreas principales Técnicas de la Energía, Information Technique o Infraestructura, áreas principales Edificios y Construcciones, Ingeniería Civil, Gestión de la Tierra y el Agua o Ciencias del Medio Ambiente, áreas principales Gestión de los Recursos Acuáticos, Gestión de los Recursos del Medio Ambiente y Naturales o Ingeniería Mecánica, áreas principales: Tecnología de la Producción, Ingeniería Mecánica y de Materiales, Procesos y Energía. Los estudiantes que terminan exitosamente sus estudios del programa de nivel de licenciatura en Surinam obtienen el título de Licenciatura en Ciencias. La universidad en Surinam ha modificado la estructura de sus programas para acortar su duración y alinearlos con la estructura moderna de dos etapas. El programa de nivel licenciatura en fisioterapia ha sido reducido de cinco a tres años mientras que la universidad en Surinam redujo la duración del programa en la facultad de ingeniería, de cuatro a tres años.


17

Los candidatos interesados en cursar la educación superior en Surinam necesitan obtener el voorbereidend wetenschappelijk onderwijs (VWO) o diploma en educación científica preliminar. El diploma VWO brinda acceso directo a los programas de nivel de licenciatura en la universidad en Surinam. A los poseedores de otros diplomas como el hoger algemeen voortgezet onderwijs (HAVO), NATIN, IMEO o AVF, se les exige tomar un programa de transición antes de que comience su programa de nivel licenciatura en Surinam.

Educación Superior En Argentina La Educación Superior en la Argentina comprende el acceso al sector universitario tanto de las carreras de pregrado, grado y de postgrado. En general, este sector ha experimentado un elevado ritmo de crecimiento, consolidando unas de las tasas brutas de escolarización superior más altas de Latinoamérica (García de Fanelli, 2006). El sistema universitario en la Argentina constituye un conglomerado institucional complejo y heterogéneo, conformado por más de 150 instituciones universitarias, y que en su conjunto reciben a alrededor de 2.000.000 estudiantes según datos oficiales provistos por Secretaría de Políticas Universitarias (SPU). El tamaño del sistema se explica por el número de instituciones que cubren la totalidad de la geografía argentina, una larga tradición de los estudios superiores y una oferta diversificada. La estructura y la evolución de la educación universitaria de pregrado, grado y posgrado en las instituciones de gestión pública y privada de Argentina. Se utiliza la información provista por la Secretaría de Políticas Universitarias (SPU) en sus informes anuales, y los datos recabados por el Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas (CNPHV) de los años 2001 y 2010, los cuales permitieron construir una serie de indicadores que pretenden dar luz sobre la evolución del complejo sistema universitario La Dirección Nacional de Gestión Universitaria (DNGU) define las carreras universitarias de la siguiente manera: • Pregrado: aquellas que tienen una carga horaria no menor a 1.600 horas, y dos años y medio académicos. Grado: aquellas que fijan la Carga horaria mínima en 2.600 horas reloj o su equivalente en la modalidad presencial y su realización en un mínimo de cuatro años académicos.

Posgrado: se reconocen las carreras de

Especialización, Maestría y Doctorado. Específicamente, Argentina poseía en el 2014 un total de 156 instituciones de las cuales 56 (46%) corresponden a universidades de gestión


18

estadal, 62 (52%) universidades privadas, y además de 1 universidad extranjera y 1 internacional. Configuran un mapa cuyo rasgos más característicos son la complejidad, la diversidad, y una heterogénea multifuncionalidad (esto significa que la misma universidad lleva a cabo múltiples misiones o funciones, como por ejemplo formar profesionales, desarrollar investigaciones, generar nuevos conocimientos y dar respuesta a los requerimientos de la comunidad. Las instituciones que responden a la nominación de “Universidad” desarrollan su actividad en una variedad de áreas disciplinarias no afines, orgánicamente estructuradas en facultades, departamentos o unidades académicas equivalentes, mientras que las Instituciones que circunscriben su oferta académica a una sola área disciplinaria (arte, medicina, aeronáutica, tecnología, salud, negocios y administración, entre otros), se denominan “Institutos Universitarios”. Si bien existe una mayor preponderancia de las universidades privadas, se trata de instituciones de menor tamaño, más especializadas, por lo cual la cantidad de estudiantes se encuentra en universidades estatales. Gran parte, más del 80%, de las instituciones de gestión privada son consideradas según la cantidad de estudiantes (poseen menos de 10.000 estudiantes) y solo el 1% como grandes (más de 50.000 estudiantes). Por el contrario, el 37% de las universidades estatales y algo más del 10% grande. Esta distribución permite que cerca del 80% de los estudiantes de pregrado y grado estén inscriptos dentro de universidades estatales. Éste entramado institucional albergaba en el año 2014 a un total de 2.015.597 estudiantes en la totalidad de los títulos y carreras dictada, de los cuales el 93% corresponden a alumnos de carreras de pregrado y grado. La población estudiantil pasó de 1,6 a 2 millones de estudiantes desde el 2006 al 2014, aumento que se explica por el mayor acceso a la educación por parte de jóvenes que completan sus estudios secundarios y por una mayor demanda de la población adulta por educación postsecundaria. Por su parte el número de egresados universitarios pasó de 89.000 a 134.000 personas desde el 2006 al 2014, de los cuales el 90% corresponde a egresados de grado y pregrado (año 2014)

En argentina, a pesar de la tendencia hacia la descentralización curricular en la legislación reciente, los planes de estudio y diseños curriculares son producidos en las


19

unidades centrales del sistema nacional o jurisdiccional. Existen, por supuesto, algunas variaciones en el margen de decisión otorgado a la escuela y al profesor según las jurisdicciones y el nivel del sistema educativo del que se trate. En algunos casos, este rasgo centralista es compensado por la búsqueda de consensos mediante la implementación de mecanismos de consulta e intercambio con los actores, especialmente personal directivo y docente. Para llevar a cabo el planeamiento y diseño central, tanto del ámbito nacional como jurisdiccional, reclutan personal técnico y desarrollan programas y proyectos específicos. En nuestro medio es muy notoria la interpenetración del ámbito académico y profesional desde la década del 70, que se concreta con la participación efectiva de diferentes sectores del campo profesional y especializado en las agencias de diseño. Las razones que nuclean a los sujetos en diferentes fracciones dentro de la institución son diversas: la posición de los actores con respecto a las metas institucionales declaradas y con la ideología oficial, las pugnas históricas y actuales por el control de los proyectos y los recursos, entre otras. Pero, como dijimos, parte importante de las negociaciones y disputas obedece a la falta de consenso sobre la naturaleza de la tarea de producción curricular y las cuestiones enunciadas en el apartado anterior. Los diseños curriculares, han venido transformándose en pro de las exigencias de la educación

en

general.

Es

decir,

en

ellos

se

muestran

los

presupuestos que lo fundamentan, el contexto de aplicación, el perfil buscado para el profesional según la carrera. Se reflejan aspectos fundamentales de la estructura académica como: contenidos o competencias a desarrollar, el propio proceso de enseñanza-aprendizaje que los construye y los mecanismos propuestos de evaluación. Todo un sistema de ajuste en función a los cambios posibles para mejorar de la calidad de la propuesta educativa. La deserción estudiantil es una realidad que Argentina debe enfrentar. Actualmente se gradúa 1 de cada 17 estudiantes, y según expertos del CEA, éste problema se resuelve con un plan de estudios menos rígido: las universidades deben cambiar su paradigma de enseñanza. El aumento de la población universitaria argentina, según el estudio del CEA, se debe a la expansión que tuvo la universidad privada durante ese período. Este hecho llevó a que se


20

incrementara en un 77,6% la cantidad de estudiantes universitarios, mientras que la población en las universidades públicas creció un 13,2%. En Argentina no existen exámenes generales al finalizar el secundario, esto hace que se debilite el proceso de estudio y la dedicación de los estudiantes. Otro aspecto significativo que muestra el informe del CEA, es que son 12 de cada 100 los estudiantes que concluyen los estudios terciarios en el país. Para mejorar la situación, es decir, para aumentar el número de graduados de nivel superior, el CEA cree que se debe fortalecer la escuela secundaria y estimular a los estudiantes para su preparación. En otra línea, no bastaría restringir el ingreso a la universidad, eso no haría que el número de graduados aumente, si no que las universidades deben cambiar el paradigma centrado en el docente y en una enseñanza enciclopédica. En los últimos 10 años se ha duplicado la presencia de estudiantes extranjeros en el país. Según la Secretaría de Políticas Universitarias del Ministerio de Educación de Argentina tiene más de 50.000 alumnos extranjeros en carreras de grado y otros miles cursando posgrados. Es actualmente el país de América Latina con mayor cantidad de estudiantes internacionales.

Educación Superior En Colombia El proceso de contratación de los docentes está regulado por disposiciones del Ministerio de Educación Superior en la Resolución Ministerial Nº 005 – 2018. Este se realiza a través de un concurso público de contratación en institutos y escuelas de educación superior públicos cumpliendo con una serie de pasos y requisitos. La Educación Superior en Colombia es reglamentada por la Ley 30 de 1992, y precisiones adicionales a la ley especial en la Ley 115 de 1994, que establecen que la Educación Superior debe ser servicio público cultural, inherente a la finalidad social del Estado. Es impartida en instituciones de Educación Superior clasificadas por la ley en Instituciones Técnicas Profesionales, Instituciones Universitarias o Escuelas Tecnológicas y Universidades.


21

En Colombia se puede consultar el documento "Plan sectorial de Educación 20062010: Revolución Educativa, en el cual se plantea: "El énfasis en la educación como un vehículo para lograr una sociedad más equitativa se tradujo en resultados en términos de ampliación de cobertura y mejoramiento de la calidad. Sin embargo, el país requiere, además de más y mejor educación, que ésta sea más pertinente frente a las demandas de los sectores productivos en una economía globalizada. La educación superior se imparte en dos niveles: pregrado y posgrado. El nivel de pregrado tiene, a su vez, 4 niveles de formación: Nivel Técnico Laboral : Este nivel es llamado también educación para el trabajo se enfoca solo el en hacer , este nivel antes no era considerado como educación superior y la duración de estos cursos es de 1 a 1.5 años Nivel Técnico Profesional ; se refiere a profesiones que se basan en la parte operativa especializada con más énfasis en el hacer que el saber con una duración de 1 años a 2 años Nivel Tecnológico ; En este nivel educativo conocer que hacer , tiene el saber cómo se hace y su administración , es el nivel intermedio entre un técnico y un profesional y tiene una duración entre 2.5 años y 3.5 años Nivel Profesional ; el más alto nivel en pregrado ya con formación académica más completa que las 3 opciones anteriores , estos niveles de pregrado tienen una duración entre 4 y 6 años La educación de posgrado comprende los siguientes niveles: Especializaciones (relativas a programas de Especialización Técnica Profesional, Especialización Tecnológica y Especializaciones Profesionales). Maestrías. Doctorados. Pueden acceder a los programas formales de pregrado, quienes acrediten el título de bachiller y el Examen de Estado, que es la prueba oficial obligatoria que presentan quienes egresan de la educación media y aspiran a continuar estudios de educación superior. El Sistema educativo de Colombia es el conjunto de normas jurídicas, programas curriculares, establecimientos educativos, instituciones sociales, recursos humanos, tecnológicos, metodológicos, materiales, administrativos y financieros, articulados para alcanzar los objetivos de la educación. Se organiza en educación formal, educación para el trabajo y el desarrollo humano(reemplazando la denominación no formal) y educación informal. La entidad encargada de su coordinación y regulación es el Ministerio de Educación de Colombia. Cuando se aborda el tema de discusión sobre el currículo universitario, se hace necesario pensar en una concepción sustentada desde la perspectiva de la teoría crítica. La propuesta esbozada aquí está fundamentada en la idea de considerar el currículo como un proceso de construcción, de innovación, de adaptación y cambio permanente que se nutre, fundamentalmente, desde la interdisciplinariedad, la investigación y la categoría que, teóricamente son de dominio público, pero que para su aplicación persisten dificultades de diverso orden. No solo es importante reconceptualizar el currículo, sino también reflexionar sobre qué quiere la institución de sus estudiantes, es decir, qué tipo de profesional se propone formar y para qué tipo de sociedad. Se hace alusión en este caso, entre otros


22

aspectos, al perfil profesional por desarrollar para el contexto actual del país, para las urgencias y problemáticas de una sociedad que espera respuestas concretas de la educación superior. En consecuencia se prospecta un profesional más crítico, reflexivo, creativo, investigador y comprometido con el desarrollo de los valores que exige el momento actual: equidad, justicia y paz, entre otros. En este amplio y complejo proceso de transformaciones curriculares anheladas en la educación superior de América Latina y particularmente en Colombia, surge el dilema de la dicotomía entre investigación y docencia, dos actividades que en las prácticas pedagógicas de los profesores difícilmente se han conjugado, como lo afirma Woods (1995:15), “la investigación y la docencia nunca han tenido una feliz asociación”. Se considera este aspecto de gran trascendencia para la planeación curricular en la educación superior, en función de la calidad en la formación de profesionales con competencias para comprender mejor las realidades sociales y proponer soluciones a las mismas. En consecuencia , en términos de Giroux, H ( 1990) , es pertinente pensar en mejorar la calidad del trabajo del profesor universitario y del futuro docente universitario, quienes deben ser preparados no solo en metodologías innovadoras de la enseñanza, sino en procesos y prácticas investigativas, en teorías educativas y curriculares, en el desarrollo del pensamiento crítico, lógico y creativo , y en las competencias generales y específicas, como lo recomienda el Proyecto Tuning para América Latina (2004-2007:137) . Por deserción escolar se entiende el abandono del sistema educativo por parte de los alumnos, provocado por una combinación de factores que se generan, tanto en la escuela como en contextos de tipo social, familiar e individual. Esto merece especial atención, pues sus causas son múltiples. En Colombia son los problemas económicos los impedimentos que no le permiten al estudiante continuar con sus estudios, ya que no posee los recursos para financiar gastos como uniforme, transportes y útiles. También incluye la necesidad que tiene la familia de que al cumplir cierta edad empiece a colaborar con dinero. Así, el estudiante abandona sus estudios para ingresarse al mundo laboral. Las dificultades económicas causan el 37%, y el 35% de los jóvenes entre 12 y 18 años. El 12% del segundo grupo, deserta por la necesidad de trabajar. Una de las consecuencias que trae la deserción escolar se refiere a las dificultades de marginación que enfrentarán los individuos. Al negar el saber y conocimiento a ciertos miembros de la sociedad, se empieza a marginar al individuo en lo económico, político, social y afectivo. Los trabajos mejor remunerados sólo son accesibles a personas con educación por lo cual no terminar los estudios causa dificultad a la hora de buscar un empleo. Esto afecta al individuo y pe rpetua el ciclo de pobreza. El individuo también tendrá más dificultades de interactuar y prestará menos atención a las normas de convivencia. Así, la deserción escolar termina trayendo las mismas consecuencias que tendría la falta de educación en el país.


23

Las distancias entre la educación pública y privada en Colombia son contundentes y alarmantes, pues mientras los estudiantes de colegios privados y en concesión tienen acceso a infraestructura adecuada para el proceso de enseñanza, aprendizaje y a los elementos que se requieren para ello (laboratorios, bibliotecas, implementos deportivos, recursos físicos y económicos) , los estudiantes que reciben educación pública se enfrentan a colegios con graves carencias y deficiencias en materia de recursos ópticos, situación que se agrava en las instituciones educativas rurales y en los barrios marginales de las diferentes ciudades del país. Ello marca una profunda segmentación social entre este tipo de población, cuyo resultado es la idea generalizada y naturalizada de que la educación privada no sólo es un privilegio, sino que en términos de calidad es mucho mejor que la educación pública. Los resultados de la aplicación de la ley 115, específicamente en relación a la educación como servicio público, ocasionaron una mayor segmentación y profundas desigualdades que se ven reflejados en la limitación al goce de la educación como un derecho universal. En Colombia un profesor del sector privado gana en promedio 2.744.500 pesos, mientras en el público puede devengar alrededor de 2.120.750 pesos. El rango de sueldos va desde 1.200.000, el más bajo que paga el Estado, hasta 4.000.000 de pesos para los docentes con doctorado, que en el 2013 eran 6.398 de los 108.093 del país. Eso, sin mencionar las diferencias salariales y la inestabilidad laboral en los colegios privados, que varían en cada caso y son muy difíciles de unificar. Tan cierto es que la sociedad no les reconoce su labor que a mediados de abril los docentes no han acordado con el Estado el incremento salarial del 2015. Eso no tiene presentación. Ahí también hay una contradicción porque el Estado no asigna el presupuesto pero quiere que Colombia sea la más educada. Con datos del 2012, el informe de la Fundación Compartir concluyó que los docentes tienen un ingreso menor en comparación a la población profesional, pues pueden llegar a ganar alrededor de un millón de pesos menos. Esta diferencia se va acrecentando con los años y al final del ciclo productivo la brecha es mucho más significativa. “Hoy en día en Colombia no se está remunerando al profesor de acuerdo con su desempeño, ya que todos devengan un salario similar independientemente de la calidad de trabajo o esfuerzo que hagan en su labor. Esta estructura salarial, repercute negativamente en quienes escogen la profesión docente como una opción de vida: Si al momento de seleccionar la futura profesión, los jóvenes y sus padres tienen en cuenta los ingresos, el menor salario promedio mensual que devengan los docentes puede inhibirlos de escoger dicha carrera, estas condiciones también inciden en su formación profesional de posgrado, pues el acceso a especializaciones, maestrías y doctorados se dificulta con un sueldo tan limitado. Se exige a los docentes tener posgrados, pero muchas veces el salario del maestro no da para que se lo pague. Por eso necesitamos una política pública mucho más clara que esté


24

financiada. Sin presupuesto no pueden existir los cambios. Necesitamos dejar de pensar que ser docente es solo un tema de vocación.

Conclusión Viejos y nuevos desafíos enfrenta la Educación Superior en América Latina. Además de los problemas no resueltos de la modernidad, debemos atender otros planteados por la dinámica de los acontecimientos propios de la globalización. Sin embargo, para aprehender el sentido del propósito de poner a tono la Educación Superior con los desafíos del tiempo presente, es indispensable que tengamos claridad acerca de qué estamos hablando cuando utilizamos la palabra globalización, y de los rasgos dominantes del contexto en el cual ocurren los movimientos del fenómeno al cual alude dicho concepto. Esto es muy importante para entender cómo en la región se ha producido el debilitamiento de la Educación Superior pública; las nuevas relaciones entre la Educación Superior, el mundo laboral y la sociedad; la relativización y enriquecimiento de la cultura de los sujetos y las nuevas exigencias al currículo y a las formas de enseñar y de aprender. Los procesos de la globalización, igualmente dentro de las coordenadas de las políticas neoliberales, han generado nuevos vínculos entre la Educación Superior, el trabajo y la sociedad. Hoy, ante las implicaciones que tienen los efectos de la globalización económica en el mundo de la producción, que han convertido a ésta en un sistema deslocalizado y desestructurado, se le plantean serias dificultades a la Educación Superior en el cumplimiento de su papel de cualificar la fuerza de trabajo. Ciertamente, en la sociedad global resulta problemático sintonizar la oferta de la planificación educativa a desarrollar dentro de los confines de los Estados nacionales con las demandas que se originan en otros lugares del planeta donde se desarrolla el trabajo y ocurre el consumo de los productos. Sin duda, las actuales circunstancias exigen una redefinición de las relaciones entre la Educación Superior y el mundo laboral, pues vivimos una situación en la cual notamos, entre otras cosas, la devaluación acelerada de las certificaciones y titulaciones educativas, el cambio rápido de profesiones y empleos, la desaparición de oficios, la movilidad espacial frecuente de la mano de obra, las cuales dan lugar a importantes interrogantes y demandan cambios profundos en las políticas de formación de los sistemas educativos nacionales. En este marco de referencia, podemos afirmar mediante las palabras de Gimeno Sacristán “a la educación se le plantea el reto de preparar para no se sabe muy bien qué, al desconocerse qué saberes y competencias serán rentables en el futuro de los sujetos e ‘invertir’ en ellas”.


25

BibliografĂ­a http://www.unsam.edu.ar/tss/la-transformacion-universitaria-ecuatoriana/ https://www.pedagogia.edu.ec/public/docs/Comision_11/La_educacion_superi or_en_el_ecuador.pdf http://tuning.unideusto.org/tuningal/images/stories/presentaciones/chile_doc.p df https://www.mineducacion.gov.co/1759/w3-article-231235.html http://www.gov.sr/ministerie-van-onderwijs-wetenschap-en-cultuur/overminowc/onderwijs/beleid.aspx http://www20.iadb.org/intal/catalogo/PE/2008/01778.pdf

Editorial Francys Ayala  

El Nacional

Editorial Francys Ayala  

El Nacional

Advertisement