Issuu on Google+

Revista Sport

2007

"El Clásico Mundial de béisbol 2013 se quedará en el Caribe, gane quien gane entre Dominicana y Puerto Rico, y eso confirma la fortaleza de nuestra región", aseguró el lunes Tony Peña, manager del equipo de República Dominicana que se clasificó a la final del torneo. Boricuas y dominicanos disputarán mañana martes en el estadio ATT Park de San Francisco la final del tercer Clásico beisbolero, desde las 22H00 GMT. "Ellos (los boricuas) se han fajado. Nosotros hemos respetado al contrario y nos hemos preparado con esmero para todos. Mañana no será diferente y se decidirá por el que juegue mejor", añadió Peña. Dominicana, con una nómina en la que no figuran muchas de sus grandes estrellas de las Grandes Ligas de béisbol, logró colarse por primera vez en la disputa del título al vencer 4x1 a Holanda en semifinales la noche del lunes. Puerto Rico, que también avanzó a la final luego de sorprender al bicampeón Japón 3x1 el domingo, avanza igualmente a su primera final en tres apariciones en el Clásico.

Primera vez Por primera vez dos equipos caribeños disputarán una final del maxímo evento beisbolero mundial. En la primera edición en 2006, Japón venció a Cuba en la disputa del título, mientras en la segunda en 2009, los nipones se impusieron a Corea del Sur. Preguntado sobre si el hecho de ser el único equipo que ha llegado invicto a esta fase le conferiría cierta ventaja sicológica a Dominicana, Peña replicó que en el terreno "todos salimos en igualdad de condiciones". "Nunca me adelanto a los hechos. Estamos muy positivos y Dios es el único que tiene el poder para contestar eso", acotó. "Estamos optimistas, positivos, confianza sí tenemos, pero vamos a salir a jugar como siempre". Peña confirmó para abrir el importante desafío al derecho Samuel Deduno, de los Mellizos de Minnesota, frente al boricua Giancarlo Alvarado. "Será un reto muy grande y a mi me gustan los retos", declaró Deduno, quien ya tiene una victoria en este Clásico.


El desquite dominicano De su parte, Edilson Volquez, ganador del partido clave ante Holanda, dijo estar orgulloso de su trabajo, y de que su equipo pudiera desquitarse de los dos tropiezos frente a Holanda en anteriores Clásicos. "Esta fue la apertura más importante de mi carerra. Siempre que uno representa a su país y haga que su país se sienta orgulloso de uno, eso no tiene comparación con nada", aseguró Volquez. Otro jugador que resultó clave en el triunfo merenguero fue el jardinero izquierdo Moisés Sierra, quien entró en la alineación a última hora en sustitución del titular Ricardo Nanita, quien enfermó de gripe. Sierra realizó un brillante fildeo en momentos en que Holanda amenazaba con levantar

cabeza, y bateó un doble que abrió las puertas del plato a la primera carrera. "Gracias a Tony (Peña) por darme la oportunidad de jugar esta noche. Representar a mi país es lo mejor que me haya pasado y espero seguir dando lo mejo para el equipo de Dominicana", aseguró el guardabosques de los Azulejos de Toronto. Sierra, Volquez y Deduno coincidieron en señalar que la principal virtud el equipo dominicano es "la unión", el espíritu de colectividad que hace grande a una novena de béisbol.


francisco herrera #14