Page 1


Mañana volvemos a salir de viaje, Juani.

Hace apenas un mes Reyes

regresó de Inglaterra. (Ya sabes que se apunta a todos los programas de intercambio habidos y por haber. Creo que en el pasado curso han sido cinco o seis las veces que ha salido de España). Apenas volvió y ya tenía pensado

el siguiente viaje: me propuso para este verano un crucero o conocer un país.

No tenía los ánimos para el primero. El crucero me suena a relax, las visitas a las ciudades de escala son cortas y por muchas distracciones que pueda ofrecer el barco, no soportaría verme encerrado horas en él.

Además, un

crucero es lo que teníamos planeado realizar juntos, dando por descontada tu recuperación. Te extrañaría a cada momento.

Yo necesitaba un viaje

agotador, de esos en los que tienes que madrugar, no parar ni un momento del día y, al llegar la noche, caer agotado en la cama. Un viaje de los que a ti no te hacían mucha gracia, pero que los realizabas por mí.

Así que nos

decidimos por Croacia, la recorrimos de norte a sur. A Nieves no le atraía tanto ajetreo y prefirió quedarse para hacer con sus amigos un recorrido por los "pueblos misteriosos de España". ¿?

Pero no acababan ahí los planes de la "trotamundos" de Reyes. Acabábamos de hacer la reserva para Croacia y ya nos había metido en otra salida para agosto.

En su viaje a Inglaterra ha conocido a una amiga que vive en un

pueblo situado entre Londres y Oxford. La casualidad ha querido que ese

pueblo sea Didcot, donde precisamente hace unos años pasé unos días allí de "Comenius". Esta amiga nos deja su casa mientras ella y su familia se van de vacaciones a Francia y a Reyes la ha faltado tiempo para aceptar.

A éste si se apunta Nieves, a ella le hace ilusión ver Londres y a mi volver a Oxford, guardo muy buenos recuerdos de esa ciudad y de los encantadores pueblecitos que la rodean.

Así que, Juani, un verano al que temía, por obra y gracia de Reyes se ha convertido en un verano aventurero. El de Croacia y éste son mis primeros viajes sin ti (sin ti físicamente, quiero decir), otro de los retos que me propone la

psicóloga. Aunque, esté donde esté, vaya donde vaya, como ya te he dicho tantas veces, tú vives en mí y viajarás conmigo.


5/08/2014. Martes El viaje a Madrid lo hacemos en el coche de Reyes.

El GPS nos lleva sin problemas al aparcamiento:

C/.Capricornio, 10

Un empleado del aparcamiento nos traslada al aeropuerto.

Madrid—Londres Norweigian

Londres—GW NAX 5406 18:15 h.

Despegue: 18:40 h. Llegada: 20:40 h. Hora inglesa: 19:40 h.

Tren hacia Reading. Transbordo.

Tren hacia Didcot

Llegamos a Didcot a las 23 h.

(Hora inglesa)


Con el equipaje vamos andando hacia la casa de Sophie (115 Kynaston Rd.). Aproximadamente a 15 minutos andando desde la estación.

Subimos por Haydon Rd.– Broadway—St. Andrew´s Rd.– Kynaston Rd.

No se ve un alma. Llegamos donde creemos que es la casa y buscamos la llave bajo el felpudo de la puerta trasera que da al jardín, como nos indicó Sophie.

Si nos hemos equivocado de casa veremos aparecer la policía de un momento a Estación

Casa de muñecas, o mejor dicho, de hobbits. Pequeña pero acogedora. Si Juani estuviera diría que es una leonera. Todo está lleno de libros, de ropa, de juguetes, de calzado… En todos los rincones hay cosas amontonadas.

Pero me gusta, se ve que no es una casa escaparate, es una casa con vida.


Nos hacemos el Plan de Viaje: Mañana lo dedicaremos a Didcot, por la tarde iremos a Wantage. El resto de días los dividiremos:

Tres en Londres, dos en Oxford y uno en Bath. El orden lo decidirá el pronóstico del tiempo.

Didcot

Iglesia

Estación

Casa

Colegio Northbourne Didcot es una localidad británica perteneciente al condado de Oxfordshire, 16 km del sur de Oxford. Su población de 25.231 habitantes Wantage es una localidad británica perteneciente al Condado de Oxfordshire, 21 km al sudoeste de Oxford. Su población es de 9.767 habitantes

Wantage


6/08/2014. Miércoles Ha estado lloviendo esta noche pero amanece con el sol asomando entre las nubes. Nos vamos a Broadway a buscar un banco u oficina de cambio.

Encontramos un Santander ero nos dicen que no pueden cambiar. Eso nos sucede en otro

par de bancos. Al fin cambiamos en correos a 1,47 € la libra. Como no nos parece favorable cambiamos sólo 550 €.

Comparamos comida para desayunos y cenas en

Sainburys ,que son un unos

grandes almacenes al estilo de Alcampo o Carrefour. Vemos que

los precios están más caros que en España.

Tras dejar la compra en casa, buscamos una parada de autobús en Broadway y nos vamos a Wantage, un pueblo cercano donde Reyes estuvo de intercambio con sus alumnos y donde ha quedado con Cristine, una profesora que conoció en su estancia.


El pueblo es bonito, Casas de aire medieval,

con una iglesia rodeada de un viejo cementerio. Todo muy inglĂŠs


Tras saludar a Cristine nos vamos a comer a un pub del siglo XVII: ―The Lamb‖ (La oveja).

Muy acogedor. Comemos típica comida inglesa: Fish-Chips y no sé qué más… acompañada de sendas pintas de cerveza.


Tras un corto paseo por un frondoso parque nos despedimos de Cristine y nos dedicamos a callejear. Nieves se compra una taza en una tienda llena de tar-

jetas de felicitación para todas las ocasiones habidas y por haber y Reyes unos libros en una librería de segunda mano abarrotada a más no poder.

En Inglaterra todo parece ser pequeño, dividido en compartimentos y abarrotado.

También abundan las tiendas de segunda mano de todo tipo de cosas.

Hace calor, no encontramos heladerías y en una cafetería nos tomamos unas granizadas antes de tomar el autobús para Didcot.


Un autobús de dos pisos en el que viajamos en el superior para contemplar mejor el paisaje inglés. Hace sol y, excepto los rastrojos de cereales recién segados, todo está verde.

Ya en Didcot visitamos el nuevo cementerio que está cerca de la casa de Sophie. ¡Qué diferencia de costumbres! No hay nichos ni panteones, sólo pequeñas

lápidas clavadas en el suelo alfombrado de césped. En muchas de las tumbas,

delante de las lápidas, hay plantadas flores e incluso pequeños arbolitos.

Buscamos el colegio donde hace 7 años

estuve de Comenius. Estaba cerrado pero me hago una foto a la entrada para enviársela a Mercedes y Alonso. ¡Cuántos recuerdos!

¡Qué tiempos tan felices!


Seguimos callejeando y busco, sin encontrarla, una pequeña iglesia con un tejo centenario y un viejo cementerio. Allí me hice una foto entonces, pero no recuerdo dónde se encontraba. Cansados de callejear regresamos a casa y allí, reyes

buscando en Internet, la encuentra. Se llama Iglesia de Todos los Santos, en Lydall´s Road, cerca de la estación de ferrocarril. Un día de estos le haremos una visita.

2007


7/08/2014. Jueves Amanece un día radiante y antes de las 9 nos encontramos en la estación

ferroviaria de Didcot. Reyes saca los billetes para Londres y, como vamos tres, le hacen un 30% de descuento, así que nos salen más baratos de lo que pensábamos, 56 libras ida y vuelta los tres. Los trenes no dan número de asiento y este va abarrotado, con los pasillos llenos de gente de pie. Nosotros hemos tenido suerte y hemos podido coger asiento.

Nos bajamos en la estación londinense de Paddington y cogemos el metro hasta St. James Park (el billete del tren nos sirve) para ver el cambio de guardia en el Palacio de Buckingham que es a las 11:30 h.

Hay miles de personas y aguantamos casi una hora para ver pasar unos cuantos guardias, con banda de música, camino del palacio y después vuelta

del palacio. ¡Mucho ruido y pocas nueces! pero una visita a Londres sin ver esto estaría incompleta.


Cuando conseguimos desliarnos del gentío enfilamos The Mall que está adornada con banderas británicas y atravesamos el Parque St.James


Y vamos a para a Vhitehall con edificios gubernamentales.

Y a donde va a dar Downing

Y que está cortada a los

Street, calle donde está la

transeúntes por motivos

casa del Primer Ministro

de seguridad.

Seguimos y nos topamos con el Parlamento.

Hay colas para hacerse las clásicas fotos en las típicas cabinas

telefónicas y el Big Ben de fondo.


Continuamos hacia la AbadĂ­a de Westminster y delante de su

fachada oeste, encuadrada entre las dos torres gemelas que son

posteriores al resto, nos echamos unas fotos.


Aunque a mí, particularmente, me gusta más su portada norte.

Apenas si hay cola para entrar y no nos

extraña ya que la entrada cuesta 18 libras. Nos lo pensaremos en el próximo viaje a

Londres. Por ahora entramos en la tienda

donde me compro un libro sobre la Abadía y un imán con monumentos de

Londres. Reyes, unas postales; y Nieves, por supuesto, duda en comprar una Jarra, pero ante la perspectiva de cargar todo el día con ella, lo deja.


Tras rodear la Abadía pasamos ante la cara oeste del Parlamento, (la que suele verse es la cara este, la que encara al río Támesis).

Me sorprenden las dimensiones de la torre sur, y pasamos ante Westminter Hall, la parte más antigua del palacio.

Torre Sur (arriba) Ricardo Corazón de León derecha)


Compruebo que el estilo neogótico del Parlamento conjuga perfectamente con el gótico del ábside de la Abadía.


Más fotos al Big Ben y nos vamos al puente de Westminter desde donde se

observan las mejores vistas del palacio, pero tenemos el sol en contra y no nos salen las fotos nítidas, así que las dejaremos para el próximo viaje.

Nos conformamos con fotografiar la London Eye, la enorme y lenta noria que se encuentra en la otra parte del Támesis.


Como son más de las dos y el hambre aprieta, buscamos un lugar donde comer. Nos decidimos por un restaurante que se

encuentra en la esquina enfrente del Big Ben, después de asegurarnos de que no nos clavarán., el St. Stephane, que está lleno y tenemos que entrar en lista de

espera. Cuando nos llaman y entramos me vuelve a dar la impresión de que en

Inglaterra (quitando el Parlamento) todo l hacen pequeño, acogedor y

recargado. En nuestra mesa apenas si cabemos los tres y no me imagino por dónde pasarán las camareras. Nos ponen unas pintas de cerveza inglesa,

caliente y, para remate y me lo estaba temiendo, una camarera vuelca un plato de kétchup sobre mi espalda, y yo con la camiseta blanca. La camarera es

española y se deshace en disculpas. Trae una toallita y lo que consigue es triplicar el tamaño de la mancha. La comida nos sale por 43 libras, lo que

no ha estado mal, pero la cerveza caliente y la camiseta tintada de kétchup nos la han echado a perder.

Tras comer nos dirigimos a Trafalgar Square.

Los ingleses harán los interiores pequeños,

pero no así los cuatro leones que rodean el pedestal de Nelson.


De Trafalgar a Covent Garden, un antiguo mercado de frutas y verduras reconvertido en zona de ocio plagado de tiendas, cafés y espectáculos

callejeros. Allí Nieves sí se compra otra jarra y yo unas cajitas de té para Isa.


Nos dirigimos a Piccadilly Circus, con su estatua de Eros y sus anuncios de neรณn.

Continuamos por la curvada, exclusiva y cara Regent Street.


El edificio de los almacenes Liberty nos llama la atenciĂłn.

DespuĂŠs nos encontramos con una serie de bonitos

y llamativos pubs


Entre ellos ―La cabeza de Shakespeare´s‖


Y por la animada Carnaby Street llegamos a la tranquila Golden Square

Volvemos a Regent Street y en Oxford Circus cogemos el metro hasta Paddigton. Como todavía falta más de una hora para

coger el tren que nos llevará a Didcot, nos metemos en un pub y yo me encargo de pedir las pintas. Reyes y Nieves se sorprenden de cómo me las habré arreglado para que estén frescas y encima haya pedido nachos. Lo que no les he dicho es que uno de los camareros me ha entendido perfectamente porque es español.

Nieves se despide de su móvil, se le ha puesto al rojo y le ha quemado hasta la funda. ¡Y todavía lo está pagando!


8/08/2014. Viernes Amanece nublado y hoy le toca a Oxford. Los billetes

del tren, con la correspondiente rebaja, nos cuestan 11,35 libras. Y como aún falta más de media hora para el tren de las 9:25 , nos vamos a la calle

Lydall´s en busca de la Iglesia de Todos los Santos que al fin encontramos.

El lugar es encantador, tal y como yo lo

recordaba, excepto el tejo que, por lo que veo, se ha reducido en altura,

supongo que la causa será la vejez ya que según leyó Reyes en Internet, es el segundo árbol más viejo de Inglaterra.


Nos entretenemos haciendo fotos y cuando nos damos cuenta vemos que

se acerca la hora de coger el tren, asĂ­

que tenemos que correr. Ya nos estĂĄ pasando lo que en Croacia.


El viaje a Oxford dura poco mĂĄs de diez minutos. Llevo el recorrido preparado, partiendo de la torre de Carfax, pero Reyes piensa que debemos comenzar por la visita al Christ Chuch antes de que aumente el nĂşmero de turistas. AsĂ­ lo hacemos y vemos que ya hay cola, con montones de japoneses.

Torre de Carfax

Christ Church College


La visita nos cuesta 9 libras por cabeza y nos vamos directos al comedor que, aún siendo impresionante, nos decepciona algo, pues lo creíamos más grande. Además, no puedo por menos que compararlo con el del University que visité hace años, y creo que aquel no le iría a la zaga.


Sirviรณ de modelo para el comedor de Hogwarts de Harry Potter.


Patio del Christ Church College con la Tom Tower al fondo.

Visitamos despuĂŠs el patio, enorme pero un tanto desangelado.


La catedral del Colegio sĂ­ nos impresiona, sobre todo por las bĂłvedas.


Al salir del Colegio enfilamos por Merton Stret hacia High St. para ver el exterior del Magdelen y asomarnos por el puente al rĂ­o Cherwell.

Capilla del Merton College

Magdalen College


Continuamos el agradable paseo por Rose Lane, Broad Walk con su

prado verde inmaculado, Merton Walk, a espaldas del colegio del mismo nombre, para salir nuevamente a Merton St.


Merton College


Como ingleses 1  

Diario de un viaje a Inglaterra

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you