Page 1

Ubicado a pocos minutos a pie del centro de la ciudad, solo hay que cruzar el puente Grau, para llegar al famoso barrio de Yanahuara. Desde el mismo puente casi se puede ver la torre del convento.

La fachada de la iglesia es bastante sobria, pero la entrada al museo se encuentra al lado. Si quieres puedes hacer la visita sin guíía pero vale la pena ir con alguien que te informe porque el sitio es maí s grande lo que se espera y hay mucho maí s patrimonio de lo que uno podríía imaginar.

De entrada te recibe el “Claustro de la Porteríía” con su maciza arqueríía, una piedra de molino que han puesto a modo de adorno y toda una coleccioí n de bellíísimas plantas.

Un pequenñ o zaguaí n te lleva hasta el “Museo Precolombino” donde, como es de esperar, hay interesantes piezas perecientes a varias de las culturas precolombinas, y algunas momias y craí neos en asombroso estado de conservacioí n.

El siguiente claustro es el “Mayor o de San Francisco. Sus cipreses dan una sombra agradable, mientras que el agua corre por un pequenñ o canal haciendo ese sonido que invita al sosiego.

Y para continuar tomamos las escaleras que se inician en este claustro para ir a la gran biblioteca del convento (tiene aproximadamente 23 mil). Una curiosidad: hay una pequenñ a puerta en este sitio que da a una habitacioí n a la que conocen como “el infierno” puesto que allíí estaí n varios de los libros prohibidos por la censura eclesiaí stica. Habíía una pareja de bibliotecarios jubilados, venidos de los Estados Unidos, estaban catalogando, el patrimonio de esta biblioteca.

Un pequenñ o pasaje, llamado de los profetas, lleva hasta el sencillo “Claustro de las misiones”. Desde allíí se puede acceder al “Museo


amazoí nico”, que es una coleccioí n de instrumentos y ropas de las tribus selvaí ticas del Peruí junto a una cantidad de animales amazoí nicos disecados. Al lado se encuentra un espacio que hace un gran contraste: el “Museo religioso”, como lo indica su nombre hay allíí esculturas e instrumentos para celebraciones religiosas.

despueí s de haber visto huacos, momias, cuadros y libros antiguos, pero bueno, la cosa tiene su gracia, ademaí s, las sorpresas nunca vienen nada mal.

Horario: De 9 a 12 y de 3 a 5 Precio: 10 soles general y 5 soles estudiante. Finalmente se llega al hermoso “Claustro de alcantarino” en donde lo maí s notable es el ríítmico movimiento que parecen tener sus 26 pequenñ os y macizos arcos. Si bien este rincoí n ha sido muy restaurado, ya que el terremoto del 2001 le afectoí , y mucho, no deja de tener gracia sus techos de tejas rojas, el pozo central; las flores y los aí rboles le terminan por dar a este rincoí n un ambiente maí s que especial. En las salas que rodean a este claustro se encuentran la Pinacoteca .Un par de celdas que dan idea del modo de vida austero en que vivíían los franciscanos y, para cerrar, hay una habitacioí n donde se exponen una coleccioí n de juguetes: esto es quizaí s lo maí s raro de todo puesto que uno apenas se podríía esperar encontrar tal coleccioí n en un convento franciscano, maí s auí n

invitación al museo de la recoleta  

trifoliado acerca del museo de la recoleta

invitación al museo de la recoleta  

trifoliado acerca del museo de la recoleta

Advertisement