Issuu on Google+

La Primera Puerta

¿ Por qué tengo que aceptar esta situación ? ¿ Por qué tengo que aceptar que me hagan esto ? ¿ Por qué tengo que aceptar lo que soy, si no me gusta ? Estas preguntas tan comunes, a muchos de nosotros nos han tenido en jaque durante años sin saber qué hacer para librarnos de ellas o darles una respuesta definitiva. Algunos hemos leído, escuchado y presenciado innumerables programas de desarrollo personal en busca de respuestas, y si bien es cierto que gran parte de estas capacitaciones y seminarios son de gran ayuda en este sentido, en mi experiencia personal siempre sentía que algo faltaba. En general, estos programas hablan de "todo aquello que hay que lograr" y de "qué hay que hacer para lograrlo", pero suelen omitir un pre-requisito que considero fundamental para poder comenzar este proceso de cambio (ya he hablado de esto en otro artículo: El Ciclo del Éxito). Aquí está, de forma simplificada, lo que, en líneas generales, conforma el "Ciclo del Éxito": 1. Creencias: Las creencias arraigadas en el subconsciente forman nuestros pensamientos. 2. Pensamientos: Los pensamientos generan emociones. 3. Emociones: Casi todas nuestras decisiones para actuar están basadas en emociones. 4. Acciones: Las acciones producen resultados. 5. Resultados: Los resultados refuerzan nuestras creencias. ...Y así el Ciclo vuelve a empezar. Como el punto de partida son las creencias, que están en nuestro subconsciente, casi todos hablan de la importancia de cambiarlas, para así poder cambiar nuestros patrones o hábitos de pensamiento, nuestras conductas, y por consiguiente, nuestros resultados en la vida. Para ello, algunos recomiendan "actuar como si se creyera" o hablarse positivamente a uno mismo en forma reiterada durante un determinado período de tiempo, con la idea de influir en el subconsciente.


En mi artículo hice mensión a este punto, remarcando la necesidad de un paso previo a la Creencia, ya que estoy seguro de que nadie puede obligar a su subconsciente a creer en algo. Necesitamos más bien permitir que la nueva creencia entre en nuestra mente, mediante un entendimiento de la misma, pero no al nivel de la lógica y la razón, sino como una persepción, una "sensación" de que puede ser real. Esto es la llamada "intuición". Para poder lograr esta persepción no-racional de la realidad y permitir el entendimiento del que estamos hablando, y así llegar a cambiar nuestras creencias erradas, primero debemos "abrir una primera puerta en nuestra mente": es la puerta de la ACEPTACIÓN. No puedo remarcar con el suficiente énfasis la importancia de este concepto, ya que no es solamente la base para todo cambio, sino también el fundamento indispensable para ser felices en el momento presente. Ya hemos hablado en otras oportunidades de lo importante que es estar totalmente presentes en el AHORA para ser realmente felices, ya que tanto el pasado como el futuro son ilusorios, son meros recuerdos o proyecciones de la mente que no existen realmente. La única realidad es el presente, el "aquí y ahora". Por lo tanto la aceptación del AHORA es la primera puerta que debemos abrir en nuestras mentes para dar paso al verdadero cambio interior. Pero ¿ qué es en definitiva lo que tenemos que aceptar ? Son básicamente 3 aspectos de nuestras vidas: 1. La Aceptación de Uno Mismo. 2. La Aceptación de la Propia Realidad (Situación Actual). 3. La Aceptación de los Otros. Cabe aclarar que "aceptar" no es lo mismo que "resignarse", que equivale a "darse por vencido", dejar de luchar por lo que uno quiere. En realidad es todo lo contrario, ya que para poder cambiar lo que no nos gusta o para alcanzar nuestros sueños, primero debemos estar en paz con nuestro Presente. La resistencia sólo genera más resistencia y aislamiento, y no da lugar a ningún cambio positivo. Una buena forma de poner en práctica este "estado de presencia" y "aceptación del ahora" es haciéndonos totalmente concientes del momento que estamos viviendo, dejando de pensar por un instante en nuestro pasado (lo que hicimos o lo que nos pasó) y en nuestro futuro (lo que tenemos que hacer o lo que queremos -o no queremos- que nos pase), y siendo como espectadores de lo que sentimos en nuestro cuerpo y de los pensamientos que se cruzan por nuestra mente, sin forzar ni juzgar nada, simplemente observando e identificando lo que nos pasa: siendo concientes. Si bien no siempre es tarea fácil, aceptarse a uno mismo, a nuestra situación actual y a los demás como son, es la única manera de estar en paz con el Mundo. Además "la práctica hace al maestro", por lo que a medida que vayamos siendo más concientes del momento presente, iremos siendo más receptivos a la aceptación y al cambio. Por último, es importante recordar que la aceptación de la realidad y la falta de resistencia implican simplemente permitir que las cosas sean como son, por lo tanto, como dice la canción, "let it be !" (déjalo ser).-



La Primera Puerta