Page 1

Año XXVI Nº 196 / Abril de 2013 ISSN 1900-592X

Diálogos de paz en Colombia Especial

24 Docente por vocación, no por obligación

26

Bullying o matoneo: ¿Quién agrede a quién?

36

Ibagué y la percepción sobre calidad de vida


Sumario Pág4

Entrevista al Dr. Fernando Cepeda Ulloa sobre el papel de la universidad en el posconflicto.

Chávez, el héroe. Chávez, el villano

Pág16

Pág30 Pág31

Con mentalidad estratégica , ¡Jaque Mate!

Las mujeres frente a los objetivos de milenio Informe de ONU Mujer sobre cómo están las mujeres frente a los objetivos de desarrollo del milenio en el país.

Pág32

¿Aprender arquitectura en cuatro años?

Pág34

Escuelas del silenciamiento La escuela, como institución e invento de la modernidad, ha sido pensada y diseñada para el silenciamiento. vida


Árbol de Tinta Abril 2013 Pág.

Presidente del Consejo Superior Luis Enrique Orozco

Cambiamos de imagen

Rector Alfonso Reyes Alvarado

Comité Editorial Nidia Chaparro Cuervo Luz Ángela Castaño González Fadhia Sánchez Marroquín Andrés Felipe Giraldo López Franciny Espinosa Osorio

Comité de Redacción Oscar Iván Londoño Marien Alexandra Gil Alexa Bajaire Lamus

Directora Fadhia Sánchez Marroquín

Redactora y Editora Franciny Espinosa Osorio

Publicidad Amparo Celis Triana

Diseñadora Lizeth Castellanos Lozano

Diseño de carátula Diana Forero Meneses

Fotografía Gabriel Valbuena Archivo Comunicación Institucional Internet

Impresión León Gráficas

Contacto comunicacioninstitucional@ unibague.edu.co Teléfono 2709432 ext. 419

A

partir de esta edición circulamos con una nueva imagen, para presentarnos como un medio de comunicación más actual y visualmente más impactante. Árbol de Tinta nació en abril de 1986 y, desde entonces, ha sido el principal órgano de divulgación de nuestra Institución. A lo largo de estos 26 años de vida esta publicación ha sufrido varias modificaciones pues, en principio, se trataba de un boletín informativo de 12 páginas, impresas en un solo color y, fundamentalmente, pretendía servir de canal de comunicación a nivel interno. Posteriormente, en 1995, se convirtió en periódico y además cambiamos la calidad del papel, el tamaño y el número de páginas, pero también lo hicimos más noticioso y empezamos a fortalecerlo como medio de comunicación dirigido hacia públicos externos. Sin embargo, fue a partir del año 2005 y con ocasión del vigésimo quinto aniversario de la Universidad, que se empezó a llamar Árbol de Tinta y tomó el tamaño tabloide que tuvimos hasta la edición anterior. En el año 2012 hicimos un cambio en la identidad del logo y en la forma de su diagramación. Ahora, son varias las modificaciones que nuestros lectores van a encontrar. En primer lugar, pasamos a ser una revista académica y con este nuevo formato sentimos que podemos exponer contenidos de interés no solamente para nuestra comunidad interna sino que también, podremos reflexionar y aportar al debate sobre la realidad regional, las problemáticas de orden nacional y eventos o hechos de acontecer global. De igual manera, deseamos evolucionar del carácter noticioso, propio de los géneros informativos, para desarrollar temas más académicos a través de artículos y resultados de investigación. En cuanto a la forma, no solamente transformamos el tamaño, la calidad del papel y el número de páginas, sino que nos presentamos con una diagramación más moderna y renovada donde pretendemos articular los textos y las gráficas para comunicar mensajes que sean impactantes, tanto desde la palabra escrita como desde las imágenes y el diseño. Sea esta la oportunidad para agradecer a todas las personas que han contribuido con la vida de este medio, porque cada aporte ha servido para consolidar la publicación y tejer la historia de la Universidad a través de la palabra. Esperamos que sea de su agrado esta nueva imagen. Todos sus comentarios y aportes son bienvenidos porque queremos mes a mes fortalecer cada edición de Árbol de Tinta. Escríbanos a comunicacioninstitucional@unibaguel.edu.co

3


Hablamos de pazcon Fernando Cepeda Ulloa Franciny Espinosa Osorio*

Entrevista con el doctor Fernando Cepeda Ulloa, abogado, filósofo y politólogo, sobre el papel de la universidad en el posconflicto.

¿Cuál es el papel que debe cumplir la academia frente al posconflicto? Fernando Cepeda Ulloa: En términos generales, la manera como distintas instituciones deben participar en el posconflicto es haciendo bien cada uno lo suyo. El problema es muy sencillo: si cada cual hace bien lo suyo, el Congreso, las cortes, los jueces, los fiscales, el ejecutivo, los empresarios, las ONG, los medios de comunicación y las universidades, el país estaría muy bien, y no tendríamos que hacernos estas preguntas. Pero, de alguna manera, en Colombia existe la manía de que la gente mira para otro lado como una forma de no hacer lo suyo, o no hacerlo bien. Esta es una primera aproximación al tema del papel de las universidades. Es muy difícil para una universidad identificar acciones para el posconflicto porque no es lo suyo; es función de otras instituciones que tienen claramente esa misión y los presupuestos asociados a ella. Las universidades no. Sin embargo, las universidades sí tienen un papel máximo, central,


Árbol de Tinta Abril 2013

importantísimo, y es que la universidad es, por definición, la antítesis, la negación de la violencia. Eso es la universidad. La universidad es ante todo el desacuerdo, el conflicto, la confrontación, la duda, la perplejidad, la ausencia de dogmatismo. La universidad es ante todo eso y, a pesar de ello, la universidad vive en paz. Cuando algunos pretenden imponer el dogmatismo, impedir la controversia, bloquear el desacuerdo, pues claro, la universidad pierde su sentido y lo mejor es cerrarla porque si no, no tiene sentido. Cuando la universidad lo que propaga es el dogmatismo, cuando la universidad lo que elogia es el estalinismo o el maoísmo o todas esas formas degradadas de organización y de vida política, le están haciendo un disfavor gigantesco a la sociedad, y digamos que algo de eso ha ocurrido y no me sorprendería que siga ocurriendo. La universidad no puede vivir así, esa no es su naturaleza, esa es una deformación. La universidad es el modelo que contrasta con el anti modelo que es la violencia, la guerrilla, ese horror. La universidad es ante todo el paraíso de la tolerancia; la violencia es la expresión de la intolerancia. La universidad le haría un favor descomunal al país si ayuda, si maximiza sus esfuerzos para que haya convivencia, porque ella es la maestra de la convivencia; la maestra del desacuerdo que no deriva en violencia; la institución que conoce cómo es posible competir y confrontarse sin llegar a la violencia. Si la universidad lograra transmitir estos valores, esta manera de llevar la vida, a todo el país, a través de sus alumnos, exalumnos, profesores y, en general, con la comunidad universitaria, le haría un servicio descomunal al país. Imagínese, tenemos cientos de universidades, institutos técnicos y tecnológicos, CERES, en ciudades y pueblos. Si

“La universidad es, por definición, la antítesis, la negación de la violencia”

la universidad lograra que los valores que le son más caros, que le pertecen, que son su naturaleza, se adoptaran, se respetaran por toda la ciudadanía, viviríamos en el paraíso. Nadie diferente a la universidad haría mejor esa tarea. ¿Cuál es entonces el reto de la universidad? FCU: Hacer de sus virtudes, de su naturaleza, una cultura nacional. En la medida en que esas actitudes, esos valores, esas visiones, esas percepciones las adopte la generalidad de la población, viviremos en un paraíso. El problema surge cuando usted no tolera el otro color: rojo, azul, negro…Cuando no tolera la otra religión. Miremos hacia Siria, Libia o Túnez y veamos qué es lo que está pasando o acaba de pasar. ¿En la entrega de los grupos paramilitares pudo entonces la universidad haber jugado algún papel? FCU: Cada institución tiene su tarea, su misión en la sociedad, y una universidad no puede hacer el papel de institución de bienestar social, de acoger los paramilitares. Esa es otra tarea. Entonces ¿quién les atiende el problema de desempleo a esas personas que se incorporan a la vida de la sociedad?, ¿Quién

atiende la formación de una nueva cultura en ellos que no sea la de imponerse por medio de la violencia, el revólver, la masacre? No. Entran otras instituciones a manejar esos asuntos. Sin embargo, la universidad sí tiene ese papel importante, iluminando lo que le es propio, con el cual debe contagiar, contaminar al resto de la sociedad, y para eso pasan los estudiantes por la universidad, y para eso la universidad promueve debates y le enseña a la sociedad que el desacuerdo es excelente, que enriquece las mentes; y que el desacuerdo no debe llevar a la exclusión ni a la confrontación violenta, sino al placer infinito de disentir. La tolerancia es la esencia del juego. La violencia liberal-conservadora fue un fenómeno de intolerancia. En este pueblo no queremos conservadores y en este no queremos liberales; por eso en Colombia se fue creando una segregación partidista. De la misma manera, en Estados Unidos se presentó una segregación racial que se superó, no fue fácil, se terminó de superar después de que mataron a Luther King. Tolerancia-intolerancia, una espiral que nos plantea preguntas como: ¿Qué pasa con los intolerantes? ¿somos tolerantes con los intolerantes, o somos intolerantes con los tolerantes?...Y de ahí derivan problemas muy complicados. ¿Usted qué hace con los guerrilleros? ¿los perdona? ¿los esconde? ¿los pone en un gueto? ¿qué hacemos con los sentimientos de venganza y de contra venganza? Algún día hay que decir ya no más, se acabó, es muy duro y no es fácil. ¿Cómo se debe preparar el gobierno departamental para el posconflicto? FCU: Ese es otro tema. El gobierno es competencia, es lucha

Pág.

5


El Dr. Cepeda piensa que el reto de la universidad es hacer de sus virtudes una cultura nacional.

política, son ambiciones, es lucha por el poder. Claro, esta lucha por el poder debe darse civilizadamente -no tanto como la universidad- pero, sí con reglas de juego, es decir, tolerancia en medio de la realidad de esta lucha donde hay injusticias, reconocimientos, desconocimientos, donde se juegan las mejores virtudes y las más bajas pasiones del ser humano, las más nobles y las más bajas. Esa tolerancia en el gobierno es lo característico del régimen democrático, a diferencia de lo que es característico del fascismo, el comunismo o el maoísmo: el que no está de acuerdo, va al paredón, o al silencio, o a Siberia. ¿Y los demás sectores de la sociedad sí se están preparando para el posconflicto? FCU: Está escrito qué es lo que hay que hacer. Hay una larga lista de temas: drogas ilícitas; las FARC reciben, según el Ministro de Defensa, 3.400 millones de dólares al año, entonces, ¿qué hacemos con eso? ¿quién va a recibir ese dinero? La minería ilegal es otra fuente de recursos para las FARC; las mujeres del conflicto armado, a quienes maltrataron y humillaron: ¿qué hace-

mos con ellas? ¿quién se encarga de resarcirlas, de “curarlas” de esa humillación? Los niños en el conflicto armado: ¿qué hacemos con ellos? ¿qué hacemos con los Emanuel de Colombia, ¿películas? Los desplazados: son cuatro millones, ¿los regresamos a sus tierras? ¿se quieren devolver? ¿a qué se van a dedicar? Los secuestrados: ¿cómo les ayudamos con sus sentimientos de venganza? La lista de temas es larga y compleja... Y sobre todo ello, la universidad puede pensar y proponer, pero no más.

*Comunicación Institucional.


Tiene la universidad

¿ un papel en el proceso de paz

y en el posconflicto? Ponencia del exministro Fernando Cepeda Ulloa, en la cátedra inaugural de la Universidad de Ibagué, realizada el 4 de febrero de 2013

D

esde la administración Turbay Ayala venimos tramitando un proceso de paz que ha fracasado tanto con las FARC como con el ELN. Tuvo éxito con el M19, con el EPL, con la Corriente de Renovación Socialista-CRS, con el Quintín Lame y con otros grupos. Estos éxitos son consecuencia de la seriedad y la continuidad de políticas desarrolladas durante las administraciones Barco y Gaviria, hace más de dos décadas. Ahora se ha fijado un plazo máximo: noviembre de 2013, para ponerle fin, con resultados o sin ellos, a un proceso de paz que, según dijo el presidente Santos en septiembre de 2012 ante la Asamblea General de la ONU, llevaba ya dos años. Después de más de tres décadas, las FARC y el ELN son hoy varias veces más fuertes y muchísimo más ricos, no obstante el formidable debilitamiento que sufrieron durante la administración Uribe. El país sigue su marcha. Y a pesar de la perversa alianza de estos grupos con los carteles de las drogas ilícitas y de otras graves amenazas contra la gobernabilidad democrática, el país ha crecido, ha progresado, es más equitativo, los servicios de salud y la educación primaria y secundaria han llegado casi a universalizarse. Las ciudades crecen, se modernizan y con ellas las industrias, el comercio, la educación superior, el transporte, el entretenimiento masivo, etc. El país se globaliza sin que hubiéramos diseñado una estrategia para que así ocurriera. ¡Quién lo creyera!: un éxodo masivo de colombianos hacia Venezuela, Estados Unidos, España y otros países, puso a familias de escasos ingresos en contacto con el mundo. Miles de estudiantes buscaron oráculos más altos en esos países y en otros como Australia. Y ¡oh sorpresa!, esos colombianos de la diáspora, los que menos habían recibido de su patria, enviaban al país anualmente 5000 o más millones de dólares. Hoy, varias agencias de cooperación internacional buscan otros destinos más necesitados. Ahora ya no nos hacen falta las divisas extrajeras, y la inversión foránea parece ser un problema. No hablamos de millones de pesos sino de billones.

Así las cosas, hemos invitado “a una guerrilla innecesaria” a incorporarse a la dinámica del progreso con justicia social. Y ofrecemos perdón y olvido, y reclamamos reconciliación, reparación, verdad. Somos una sociedad que no se cansa de ser generosa con quienes la han vejado una y otra vez, sin compasión hacia los más débiles, sin miramientos hacia los municipios más precarios a los que una y otra vez han destruido, en una lógica de barbarie difícil de comprender. Hablemos de perdón. El poeta Robert Frost alguna vez escribió esta línea: “To be social is to be forgiving” : “Para vivir en sociedad hay que perdonar”. En la familia, en el matrimonio, en el colegio, en la universidad, en el trabajo, en la vida social, perdonamos, perdonamos y perdonamos. Y de Dios no esperamos perdón sino misericordia infinita. Y si no es así, pues no queda sino el conflicto, el resentimiento, la amargura; y de allí al salvajismo solo hay un paso. Quienes han reflexionado alrededor de este tema, consideran que el perdón no es solamente un concepto religioso o de ética personal. Ellos piensan que es un elemento central de la vida social, de la convivencia. Más aún, Donald W. Shriver afirma que el perdón es la “palabra para designar un proceso multidimensional que es eminentemente político”. La historia de la humanidad es un recuento de barbarie, a veces indescriptible, y de esfuerzos descomunales para rescatar la convivencia. Y lo terrible es que repetimos este ciclo como si jamás lo hubiéramos vivido. Así ha ocurrido en el mundo: primera guerra mundial, las masacres estalinianas, Hiroshima y Nagasaki, Vietnam, la guerra civil en Yugoeslavia, el genocidio en Ruanda, la destrucción de las Torres Gemelas en Nueva York, los horrores de la primavera árabe -todavía vigentes en Siria- y la absurda matanza de niños y adultos en New Town, y ahora… Malí. La memoria de las atrocidades sin nombre cometidas por los nazis o por el régimen maoísta, o las que se vivieron en la guerra civil española o en Argelia -para mencionar las más obvias-, parece no ser suficiente para impedir nuevas monstruosidades.

Árbol de Tinta Abril 2013 Pág.

7


Foto tomada de 1.bp.blogspot.com

En palabras de William Faulkner en boca de uno de sus personajes: “the past is not dead; it is not even past”: “el pasado no ha muerto; es que ni siquiera es pasado”. ¿Tiene la Universidad algún papel frente a estas complejas realidades? Pues ella misma, como sede por excelencia del desacuerdo, de la diversidad, de la capacidad de preservar lo mejor del pasado y de no dejar olvidar lo que no debe jamás repetirse, tiene una tarea que ha sido siempre la suya: la de promover y respetar la contradicción por la vía de la convivencia. Por ello, ante la violencia, la intolerancia, el dogmatismo, la universidad se desvanece, se agota, no puede existir. Así, aunque parezca contradictorio, tiene que ser intolerante, totalmente intolerante ante la intolerancia y, claro está, ante la violencia que es su principal consecuencia: la verbal, la física, la psicológica. Intolerancia, ignorancia, violencia, van de la mano… son la negación misma del espíritu de la universidad. Se diría que la universidad es la utopía, el modelo de sociedad, donde todos vivimos en tensión pero en paz; en competencia intelectual pero en paz; en contradicción permanente pero en paz. Sin certezas definitivas, sin dogmas intocables, haciendo de

la duda y la perplejidad las herramientas para la innovación y, otra vez, la búsqueda incansable de mundos y visiones diferentes. ¿Y si así fuera la vida política, que es competencia y contradicción y búsqueda de nuevas formas…? Entonces, la política sí sería la guerra por otros medios. La universidad tiene que contribuir con la mayor serenidad a la verdad verdadera por vía de la investigación desprevenida, la reflexión y la controversia. Es que la verdad que resulta de un proceso de paz es, así la han llamado, una “verdad pactada”. Y, claro está, habrá que darle tiempo al tiempo. Y la universidad -esa es una de sus enormes ventajas- tiene tiempo, no está acosada por el implacable reloj de la política. En alguna parte leí que Einstein afirmaba que “Politics is more difficult than physics”: “La política es más difícil que la física”; y un comandante de la guerrilla salvadoreña recuerda que “que la paz es más difícil que la guerra” No sobra tener presentes estos dos pensamientos. El papel permanente de la universidad es el de la lucidez. Analicemos una pregunta: ¿Qué puede hacer la universidad con los combatientes ilegales desmovilizados? En primer lugar, están los mandos


la catástrofe humanitaria que ha sufrido Colombia superiores, los intermedios y luego las bases. Cada durante décadas. No sería exagerado decir que ha sido uno requiere un tratamiento diferente. Los altos e un holocausto. Las víctimas hemos sido todos, pero intermedios pueden ocuparse en la acción política, principalísimamente miles de humildes campesinos, en las ONGS, en los cuerpos representativos, en la burocracia. Algunos pueden buscar estudios superiores policías, soldados, oficiales, empresarios, miembros que interrumpieron o actualizar sus conocimientos. de familias presidenciales, congresistas, diputados, No conocemos el perfil de esos mandos, ni estamos concejales, periodistas, académicos, mujeres, en capacidad de cuantificar sus necesidades. La hombres, niños, viejos, jóvenes. El salvajismo no hizo universidad podría anticipar esa tarea. Así se podrían distinciones, no reconoció límites. El tamaño del dolor diseñar respuestas y diseñar, por ejemplo, si es de sus hermanos no los conmovió, no los disuadió, necesario, programas ad hoc. nunca fue suficiente. Que las armas mortíferas Otro es el tema que tiene que ver con las estuvieran prohibidas por el derecho internacional oportunidades que se deben ofrecer a las bases y, humanitario los tuvo sin cuidado. Se vivieron las eventualmente, a las milicias. El repertorio de opciones situaciones más duras, inhumanas y degradantes. puede ser muy amplio. Y es mejor contar con los “¡Nunca más!”, como se dijo en Argentina, es una diagnósticos oportunamente, para evitar frustraciones consigna que nos debe acompañar siempre; que la e impedir que se alimenten de nuevo comportamientos universidad debe mantener vigente para que nadie se delincuenciales. atreva a minimizar la descomunal Es altamente aconsejable tragedia de semejante infamia. Y, diseñar pronto esos diferentes así, impedir su repetición. escenarios. En la medida en que Me doy cuenta de una aparente los niveles de las estructuras contradicción entre lo que dije “Nos preparamos armadas ilegales vislumbren sobre el perdón, el olvido, la como gigantes un horizonte claro, cierto, reconciliación y el papel que le precoces para la promisorio, será mucho más fácil asigno a la universidad. Es que el guerra, y como llegar a una salida negociada. ámbito universitario permite que pigmeos retardados Es un elemento significativo los miembros de esta comunidad de la seguridad psicológica que naveguen con prudente inteligencia para la paz” necesitan para reintegrarse a la entre parámetros que, puestos en Lester B. Pearson, vida civil. conjunto, parecen bloquearse unos político canadiense En otros casos, y no serán con otros. Así es la vida intelectual: pocos, no habrá otra salida no sabe de autopistas, sabe más bien Premio Nobel de Paz, que la de continuar en el oficio de nichos y vericuetos, sutilezas, que 1957. que ya han practicado, pero en el simplismo apabullante del mundo adelante, en nombre de la ley, exterior no comprende, y rara vez con las limitaciones y estrictas aprecia. Ahí está su contribución pautas que esta impone. irreemplazable. La experiencia obtenida con miles de desmovilizados Un distinguido analista de la política internacional, de diferentes niveles, con aspiraciones variadas, debe Dominique Moïsi, mira la geopolítica mundial desde la ser un punto obligado de referencia. Hay aspectos perspectiva de las emociones. Europa y Estados Unidos positivos y negativos que no se pueden pasar por alto. alimentan la cultura del miedo ante el surgimiento de Aquí hay un aprendizaje nada despreciable. En el Tolima otras naciones. Árabes y musulmanes están marcados ha habido un promedio de unos 120 desmovilizados por el sentimiento de humillación resultante del por año. ¿Qué orientación han recibido? ¿Cuál ha sido desconocimiento de sus gestas en un pasado remoto. su trayectoria? ¿Están satisfechos? Ahí está el punto de Y Asia Pacífico, con el liderazgo de China y la India, partida. cabalgan la cultura de la esperanza reforzada por el En la compleja agenda del posconflicto, el cual en optimismo y la confianza. realidad comenzó ya hace varios años, hay trabajo para ¿Acaso podríamos trasladar al contexto colombiano todos. El de la universidad se menciona menos. Tiene esa geopolítica de las emociones para hablar de la dimensión que nace de su propia naturaleza, de su sectores que se alimentan del miedo, otros que manera de ser, de lo que sabe y hace mejor. Tiene que se mueven en una humillación que ya no quieren ver con los valores más caros en un proceso de paz. El soportar, y otros que avizoran la esperanza de un respeto al desacuerdo, la valoración de la controversia mundo mejor? civilizada, la búsqueda de la verdad por la vía de la Pero los sueños de los más desfavorecidos no pueden crítica, y el pensamiento creativo. En esto tenemos que ser la pesadilla de los privilegiados… Queremos sueños ser reiterativos. compartidos porque es ahí donde encontraremos la La universidad está en capacidad de ayudar a superar paz, la reconciliación, el perdón, y la justicia.

Árbol de Tinta Abril 2013 Pág.

9


Hay que trascender el miedo y la humillación, al tiempo que se alimenta la esperanza que debe ser la cosmovisión común. He debido decirlo antes, mucho antes. Cuando hablo de perdón no estoy refiriéndome a la amnistía o al indulto que son categorías político-jurídicas que dicen relación al poder soberano del Estado y, ahora, de la comunidad internacional. Al hablar de perdón aludo a la actitud de la población, al sentimiento, a las emociones de los ciudadanos. Y ¿qué decir de la reconciliación? Cuando el resultado de la confrontación arroja un vencedor evidente y un vencido que tiene que deponer las armas, es más fácil. Es, quizás, la hora de la clemencia del vencedor proverbial desde las épocas más lejanas de la historia. Con la clemencia viene el olvido, es la amnistía, una manera de borrar el pasado. Es el pacto de silencio que, por su naturaleza, abomina de la verdad histórica. Así construimos el pacto del Frente Nacional; así se construyó la etapa que siguió al franquismo en España. Se prohíbe instrumentar la tragedia nacional. Es el camino para superarla. De otra manera, ¿Cómo construir un nuevo país? Con todo, en Suráfrica se prefirió la verdad a la justicia, y así surgió la justicia reparadora y no punitiva.

Esta fue la tarea de la apropiadamente denominada “Comisión de la verdad y la reconciliación”. A los criminales responsables del apartheid se les ofreció la impunidad a cambio de la verdad. Como lo dijo el arzobispo Tutu, “aun el peor de los racistas puede evolucionar”. Es la creencia cristiana en la posibilidad de la redención individual. Es, llevada al extremo, la parábola del retorno del hijo pródigo. El deseo de venganza cede el espacio a la idea de que el criminal recobre su dignidad. La máxima “ojo por ojo, diente por diente” que desata la interminable espiral de odio y venganza y contra venganza, se sustituye con un ambiente de aproximaciones, de gestos simbólicos, que apuntan a la reconciliación. El tema recorre el mundo. Es un nuevo fantasma que, pasadas muchas décadas, en ocasiones siglos, reclama gestos de reconocimiento y expresiones de perdón. Alguien habla de una especie de “exorcismo planetario”. Habrá duelos imposibles de sanar. Y aquí, la universidad tiene una tarea. Pascal Bruckner, en su libro tan sugestivo: “La tiranía de la penitencia, ensayo sobre el masoquismo occidental”, concluye así sus reflexiones sobre la reconciliación: “Solamente la historia escrita, contada, puede ofrecer a estos millones de muertos la


Árbol de Tinta Abril 2013 Pág.

Foto tomada de drugoi.livejournal.com/

sepultura que ellos se merecen. Una cosa es cierta, tan sólo estamos al comienzo de este mecanismo: todas estas palabras de sufrimiento, estas reminiscencias desgarradoras se van a multiplicar, porque la única violencia inadmisible es la disimulación, es el mutismo. La humanidad ha entrado en un doble proceso de confesión pública y de análisis interminable. Si hay una lección que Europa le puede ofrecer al mundo, es la de mostrar la manera cómo hermanos, enemigos, sobrevivientes de las matanzas, estando al borde del abismo, se han vuelto a acomodar poniendo así fin a querellas que no podían expiarse, demostrando que la herencias, aun las más amargas, podían ser superadas”. Y, una vez más, a la universidad le cabe la tarea de no propiciar el prurito de auto flagelación, de autofustigación. A ella le corresponde la necesaria empresa de reconciliar a Colombia con lo mejor de su historia, con lo más valioso de sus fortalezas: su tradición civilista, su tradición democrática, su tradición electoral, su tradición jurídica, sus valores cristianos, la fuerte identidad de sus regiones, su capacidad de levantarse de las más duras situaciones, su voluntad indeclinable de luchar, no importan las más grandes adversidades, para volver a ser lo mejor de ella misma. Hay que recuperar las apoteosis de nuestra

historia: la nacional, la regional, la municipal. Tenemos que celebrar a los héroes y no a los criminales; recordar las hazañas mucho más que los hechos vergonzantes; premiar a los hombres y mujeres visionarios, tozudos, emprendedores, y no a los avivatos de todos los momentos. Son muchas las acciones de las cuales podemos y debemos estar orgullosos. Superada, si Dios lo quiere, tanta barbarie, es la hora de inclinar la balanza de la reflexión hacia nuestras mejores realizaciones, desde la del campesino que no sucumbió al torbellino de abusos sin cuento, hasta la del intelectual que no cantó las glorias del estalinismo o las del fascismo, o las de otras formas de degradación, pasando por los que se esforzaron por educar y emprender, no obstante tantos intimidantes factores de peligro y desolación. Lo que la universidad debe aportar es su serenidad. Es su pasión por el pensamiento inteligente, desprovisto de pasiones, a no ser la del amor por la convivencia intelectual. La universidad debe ayudarnos a superar este purgatorio para que avizoremos -con esperanza, sin miedo, sin más humillaciones- el destino amable que esta querida nación se merece.

11


Acto legislativo 1 de 2012 Marco jurídico para la paz

Diario Oficial No. 48.508 de 31 de julio de 2012 Por medio del cual se establecen instrumentos jurídicos de justicia transicional en el marco del artículo 22 de la Constitución Política y se dictan otras disposiciones.

El Congreso de Colombia DECRETA: Artículo 1°. La Constitución Política tendrá un nuevo artículo transitorio que será el 66, así: Artículo Transitorio 66. Los instrumentos de justicia transicional serán excepcionales y tendrán como finalidad prevalente facilitar la terminación del conflicto armado interno y el logro de la paz estable y duradera, con garantías de no repetición y de seguridad para todos los colombianos; y garantizarán en el mayor nivel posible, los derechos de las víctimas a la verdad, la justicia y la reparación. Una ley estatutaria podrá autorizar que, en el marco de un acuerdo de paz, se dé un tratamiento diferenciado para los distintos grupos armados al margen de la ley que hayan sido parte en el conflicto armado interno y también para los agentes del Estado, en relación con su participación en el mismo. Mediante una ley estatutaria se establecerán instrumentos de justicia transicional de carácter judicial o extrajudicial que permitan garantizar los deberes estatales de investigación y sanción. En cualquier caso se aplicarán mecanismos de carácter extrajudicial para el esclarecimiento de la verdad y la reparación de las víctimas. Una ley deberá crear una Comisión de la Verdad y definir su objeto, composición, atribuciones y

funciones. El mandato de la comisión podrá incluir la formulación de recomendaciones para la aplicación de los instrumentos de justicia transicional, incluyendo la aplicación de los criterios de selección. Tanto los criterios de priorización como los de selección son inherentes a los instrumentos de justicia transicional. El Fiscal General de la Nación determinará criterios de priorización para el ejercicio de la acción penal. Sin perjuicio del deber general del Estado de investigar y sancionar las graves violaciones a los Derechos Humanos y al Derecho Internacional Humanitario, en el marco de la justicia transicional, el Congreso de la República, por iniciativa del Gobierno Nacional, podrá mediante ley estatutaria determinar criterios de selección que permitan centrar los esfuerzos en la investigación penal de los máximos responsables de todos los delitos que adquieran la connotación de crímenes de lesa humanidad, genocidio, o crímenes de guerra cometidos de manera sistemática; establecer los casos, requisitos y condiciones en los que procedería la suspensión de la ejecución de la pena; establecer los casos en los que proceda la aplicación de sanciones extrajudiciales, de penas alternativas, o de modalidades especiales de ejecución y cumplimiento de la pena; y autorizar la renuncia condicionada a la persecución judicial


Árbol de Tinta Abril 2013 Pág.

Foto tomada de www.elnuevodiario.com.ni/

penal de todos los casos no seleccionados. La ley estatutaria tendrá en cuenta la gravedad y representatividad de los casos para determinar los criterios de selección. En cualquier caso, el tratamiento penal especial mediante la aplicación de instrumentos constitucionales como los anteriores estará sujeto al cumplimiento de condiciones tales como la dejación de las armas, el reconocimiento de responsabilidad, la contribución al esclarecimiento de la verdad y a la reparación integral de las víctimas, la liberación de los secuestrados, y la desvinculación de los menores de edad reclutados ilícitamente que se encuentren en poder de los grupos armados al margen de la ley. Parágrafo 1°. En los casos de la aplicación de instrumentos de justicia transicional a grupos armados al margen de la ley que hayan participado en las hostilidades, esta se limitará a quienes se desmovilicen colectivamente en el marco de un acuerdo de paz o a quienes se desmovilicen de manera individual de conformidad con los procedimientos establecidos y con la autorización del Gobierno Nacional. Parágrafo 2°. En ningún caso se podrán aplicar instrumentos de justicia transicional a grupos armados al margen de la ley que no hayan sido parte en el conflicto armado interno, ni a cualquier miembro de un grupo armado que una vez desmovilizado siga delinquiendo. Artículo 2°. Transitorio. Una vez el gobierno nacional presente al Congreso de la República el primer proyecto de ley que autorice la aplicación de

los instrumentos penales establecidos en el inciso 4° del artículo 1° del presente acto legislativo, el Congreso tendrá cuatro (4) años para proferir todas las leyes que regulen esta materia. Artículo 3°. La Constitución Política tendrá un nuevo artículo transitorio que será el 67, así: Artículo Transitorio 67. Una ley estatutaria regulará cuáles serán los delitos considerados conexos al delito político para efectos de la posibilidad de participar en política. No podrán ser considerados conexos al delito político los delitos que adquieran la connotación de crímenes de lesa humanidad y genocidio cometidos de manera sistemática, y en consecuencia no podrán participar en política ni ser elegidos quienes hayan sido condenados y seleccionados por estos delitos. Artículo 4°. El presente acto legislativo rige a partir de su promulgación. El Presidente del honorable Senado de la República, Juan Manuel Corzo Román. El Secretario General del honorable Senado de la República, Emilio Ramón Otero Dajud. El Presidente de la honorable Cámara de Representantes, Simón Gaviria Muñoz. El Secretario General de la honorable Cámara de Representantes, Jesús Alfonso Rodríguez Camargo. República de Colombia–Gobierno Nacional Publíquese y cúmplase. Dada en Bogotá, D. C., a 31 de julio de 2012. Juan Manuel Santos Calderón La Ministra de Justicia y Derecho, Ruth Stella Correa Palacio.

13


Acuerdo general para la terminación del conflicto y la construcción

de una paz estable y duradera

L

os delegados del Gobierno de la República de Colombia (Gobierno nacional) y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP); como resultado del Encuentro exploratorio que tuvo como sede La Habana, Cuba, entre febrero 23 y agosto 26 de 2012, que contó con la participación del Gobierno de la República de Cuba y del Gobierno de Noruega como garantes, y con el apoyo del Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela como facilitador de logística y acompañante; con la decisión mutua de poner fin al conflicto como condición esencial para la construcción e la paz estable y duradera; atendiendo el clamor de la población por la paz, y reconociendo que:

La construcción de la paz es asunto de la sociedad en su conjunto que requiere de la participación de todos, sin distinción, incluidas otras organizaciones guerrilleras a las que invitamos a unirse a este propósito; el respeto de los derechos humanos en todos los confines del territorio nacional, es un fin del Estado que debe promoverse; el desarrollo económico con justicia social y en armonía con el medio ambiente, es garantía de paz y progreso; el desarrollo social con equidad y bienestar, incluyendo las grandes mayorías, permite crecer como país; una Colombia en paz jugará un papel activo y soberano en la paz y el desarrollo regional y mundial; es importante ampliar la democracia como condición para lograr bases sólidas de la paz; con la disposición total del Gobierno nacional y de las FARC-EP de llegar a un acuerdo, y la invitación a toda la sociedad colombiana, así como a los organismos de integración regional y a la comunidad internacional, a acompañar este proceso; hemos acordado: I. Iniciar conversaciones directas e ininterrumpidas sobre los puntos de la Agenda aquí establecida, con el fin de alcanzar un Acuerdo Final para la terminación del conflicto que contribuya a la construcción de la paz estable y duradera. II. Establecer una Mesa de Conversaciones que se instalará públicamente en Oslo, Noruega, dentro de los primeros 15 días del mes de octubre de 2012, y cuya sede principal será La Habana, Cuba. La Mesa podrá hacer reuniones en otros países. III. Garantizar la efectividad del proceso y concluir el trabajo sobre los puntos de la Agenda de manera expedita y en el menor tiempo posible, para cumplir con las expectativas de la sociedad sobre un pronto acuerdo. En todo caso, la duración estará sujeta a

evaluaciones periódicas de los avances. IV. Desarrollar las conversaciones con el apoyo de los gobiernos de Cuba y Noruega como garantes, y los gobiernos de Venezuela y Chile como acompañantes. De acuerdo con las necesidades del proceso, se podrá en común acuerdo invitar a otros. V. La siguiente Agenda: 1. Política de desarrollo agrario integral El desarrollo agrario integral es determinante para impulsar la integración de las regiones y el desarrollo social y económico equitativo del país. 1. Acceso y uso de la tierra. Tierras improductivas. Formalización de la propiedad. Frontera agrícola y protección de zonas de reserva. 2. Programas de desarrollo con enfoque territorial. 3. Infraestructura y adecuación de tierras 4. Desarrollo social: salud, educación, vivienda, erradicación de la pobreza. 5. Estímulo a la producción agropecuaria y a la economía solidaria y cooperativa. Asistencia técnica. Subsidios. Crédito. Generación de ingresos. Mercadeo. Formalización laboral. 6. Sistema de seguridad alimentaria. 2. Participación política 1. Derechos y garantías para el ejercicio de la oposición política en general, y en particular para los nuevos movimientos que surjan luego de la firma del Acuerdo Final. Acceso a medios de comunicación. 2. Mecanismos democráticos de participación ciudadana, incluidos los de participación directa, en los diferentes niveles y diversos temas. 3. Medidas efectivas para promover mayor participación en la política nacional, regional y local de todos los sectores, incluyendo la población más vulnerable, en


igualdad de condiciones y con garantías de seguridad. 3. Fin del conflicto Proceso integral y simultáneo que implica: 1. Cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo. 2 Dejación de las armas. Reincorporación de las FARC-EP a la vida civil -en lo económico, lo social y lo político-, de acuerdo con sus intereses. 3. El Gobierno nacional coordinará la revisión de la situación de las personas privadas de la libertad, procesadas o condenadas, por pertenecer o colaborar con las FARC-EP. 4. En forma paralela el Gobierno nacional intensificará el combate para acabar con las organizaciones criminales y sus redes de apoyo, incluyendo la lucha contra la corrupción y la impunidad, en particular contra cualquier organización responsable de homicidios y masacres o que atente contra defensores de derechos humanos, movimientos sociales o movimientos políticos. 5. El Gobierno nacional revisará y hará las reformas y los ajustes institucionales necesarios para hacer frente a los retos de la construcción de la paz. 6. Garantías de seguridad. 7. En el marco de lo establecido en el punto cinco (Víctimas) de este acuerdo se esclarecerá, entre otros, el fenómeno del paramilitarismo. La firma del Acuerdo final inicia este proceso, el cual debe desarrollarse en un tiempo prudencial acordado por las partes. 4. Solución al problema de las drogas ilícitas 1. Programas de sustitución de cultivos de uso ilícito. Planes integrales de desarrollo con participación de las comunidades en el diseño, ejecución y evaluación de los programas de sustitución y recuperación ambiental de las áreas afectadas por dichos cultivos. 2. Programas de prevención del consumo y salud pública. 3. Solución del fenómeno de producción y comercialización de narcóticos. 5. Víctimas Resarcir a las víctimas está en el centro del acuerdo Gobierno nacional-FARC-EP. En ese sentido se tratarán: 1. Derechos humanos de las víctimas. 2. Verdad. 6. Implementación, verificación y refrendación La firma del Acuerdo final da a la implementación de todos los puntos acordados. 1. Mecanismos de implementación y verificación. a. Sistema de implementación, dándole especial importancia a las regiones. b. Comisiones de seguimiento y verificación. c. Mecanismos de resolución de diferencias. Estos mecanismos tendrán capacidad y poder de ejecución y estarán conformados por representantes de las partes y de la sociedad según el caso. 2. Acompañamiento internacional. 3. Cronograma

4. Presupuesto 5. Herramientas de difusión y comunicación 6. Mecanismo de refrendación de los acuerdos VI. Las siguientes reglas de funcionamiento: 1. En las sesiones de la Mesa participarán hasta diez personas por delegación, de los cuales hasta cinco serán plinipotenciarios quienes llevarán la vocería respectiva. Cada delegación estará compuesta hasta por 30 representantes. 2. Con el fin de contribuir al desarrollo del proceso se podrán realizar consultas de expertos sobre los temas de la Agenda, una vez surtido el trámite correspondiente. 3. Para garantizar la transparencia del proceso, la Mesa elaborará informes periódicos. 4. Se establecerá un mecanismo para dar a conocer conjuntamente los avances de la Mesa. Las discusiones de la Mesa no se harán públicas. 5. Se implementará una estrategia de difusión eficaz. 6. Para garantizar la más amplia participación posible, se establecerá un mecanismo de recepción de propuestas sobre los puntos de la agenda de ciudadanos y organizaciones, por medios físicos o electrónicos. De común acuerdo y en un tiempo determinado, la Mesa podrá hacer consultas directas y recibir propuestas sobre dichos puntos, o delegar en un tercero la organización de espacios de participación. 7. El Gobierno nacional garantizará los recursos necesarios para el funcionamiento de la Mesa, que serán administrados de manera eficaz y transparente. 8. La Mesa contará con la tecnología necesaria para adelantar el proceso. 9. Las conversaciones iniciarán con el punto Política de desarrollo agrario integral y seguirán con el orden que la Mesa acuerde. 10. Las conversaciones se darán bajo el principio que nada está acordado hasta que todo esté acordado.

Firmado a los 26 días del mes de agosto de 2012, en La Habana, Cuba. Por el Gobierno de la República de Colombia. Por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de ColombiaEjército del Pueblo. Testigos por el Gobierno de la República de Cuba, por el Gobierno de Noruega y por el Gobierno de la República Colombia.

Árbol de Tinta Abril 2013 Pág.

15


Foto tomada de http://www.corriere.it/

Chávez, el héroe. Chávez, el villano Andrés Felipe Giraldo López.*

M

urió Hugo Rafael Chávez Frías. El 5 de marzo de 2013 murió para el mundo. El 11 de diciembre de 2012, cuando se embarcó en un avión para La Habana, murió para el futuro. Era un hecho que de esa cama de enfermo no se pararía más. Y es que Chávez murió como vivió. Anteponiendo la ambición a la vida. Prefirió hacer campaña política para preservar el poder hasta 2019 pero no se hizo tratar para preservar su vida, aunque fuera unos años

más. Eso habla con claridad del talante de Chávez. Pero habría que ser mezquino para pensar que Chávez no tiene méritos reales para pasar a la historia. En este sentido, haré una exposición de lo que creo, lo posicionó como el líder más importante de la región en mucho tiempo, quizás sólo igualado por el líder militar y político argentino, Juan Domingo Perón, a mediados del siglo XX. Chávez primero usó las vías de hecho para llegar al poder. Después, la democracia. Es decir, contrario a lo


que él mismo vendió de su imagen no era un demócrata consumado y prefirió, en primera instancia, la vía de las armas que la de las urnas. En 1992 dio un golpe de estado fallido a Carlos Andrés Pérez y por eso fue encarcelado. Ya la historia ha sentenciado que la cárcel para los “revolucionarios” es un plus magnífico en la hoja de vida para llegar al poder. Esto lo podrían certificar Hitler y Fidel Castro, entre otros. Y Chávez no sería la excepción. Por fuera de los adecos y los copeyanos, los partidarios políticos tradicionales del país hermano, y con una votación bastante significativa, soportada en la apatía consciente de un pueblo agobiado por la corrupción politiquera, una profunda desigualdad social y el acaparamiento sistemático de las riquezas por parte de un pequeño grupo de empresarios, que a su vez controlaban los hilos de la política, Chávez se hizo presidente de Venezuela en 1999 y llegó al poder por la vía democrática como un outsider de la política venezolana. Así, encontró un terreno abonado para la revolución socialista del siglo XXI. El discurso conciliador y amigable del candidato cambió súbitamente al discurso pendenciero e impositivo del presidente. Luego, pasó a la demagogia y órdenes arbitrarias propias de un dictador. En el campo internacional, se prendió como el faro de la independencia en Latinoamérica. Con tal suerte, que el precio del petróleo subió a niveles sostenidos nunca antes vistos, por lo cual podía mantener su benevolencia verbal con los petrodólares que compartía con sus amigos de causa antiimperialista en el continente. Fue el único presidente suramericano que desafió sin tapujos y de frente la hegemonía de poder de los Estados Unidos en la región. Desconoció el ámbito de competencia de la Organización de Estados Americanos (OEA) y creó su propia organización regional (Unasur). Se debe reconocer que ha sido el único mandatario de la historia reciente que estableció un pulso constante con los Estados Unidos sin que el poderío del Norte hubiera podido contrarrestar del todo los embates de Chávez. Incluso, el desafío trascendió el espacio regional y cubrió el Planeta. Consolidó alianzas estratégicas con Irán, Rusia, Corea del Norte y con gobiernos tan controvertidos como los de Siria y Libia. Esto sin contar su entrañable amistad con el régimen castrista de Cuba, en donde lo veían como más que un aliado: era su mejor amigo. Chávez jamás se amilanó ante el imperio. Esto hay que resaltarlo. Sin embargo, nunca fue claro qué era la revolución

socialista del siglo XXI, a pesar de la simbología tan pomposa que rodeaba el slogan (milicias bolivarianas, boinas rojas, “aló Presidente” y la capacidad histriónica de Chávez que parecía ante su pueblo más un animador de fiesta popular que un presidente en ejercicio), pero que polarizaba a toda la población dentro y fuera de las fronteras, al menos en la región. Su discurso era puro populismo y clara demagogia. Al interior de Venezuela, se inventó cualquier cantidad de subsidios que desincentivaron el empleo y aumentaron la violencia con el argumento obsoleto de la igualdad social revolucionaria. Caracas pasó a ser la segunda ciudad más violenta del mundo durante varios años consecutivos después de la inmanejable Ciudad Juárez en México. La planeación de su gobierno se convirtió en algo prácticamente inexistente y el poder se convirtió en un fin en sí mismo. Todo lo político, social y económico del gobierno se resolvía en el día a día, con base en decisiones impulsivas y desestructuradas. En resumen, Chávez fue un gran líder regional para hacerle contrapeso a los Estados Unidos y cohesionar a la región, pero un mal presidente y pésimo vecino para Colombia. A pesar de toda la bonanza petrolera que lo acompañó durante su gestión, esta no se reflejó en el crecimiento económico, social o político. Por el contrario, las grandes empresas de Venezuela fueron expropiadas por el gobierno y la libertad de prensa fue coartada. Para la muestra, el cierre del tradicional canal venezolano RCTV, sólo por hacer oposición. Polarizó a la sociedad hasta llegar a los límites de la violencia y formó a ciudadanos pacíficos como guerreros milicianos. Tras el fallido golpe de estado en su contra en el año 2002, la venganza política sistemática se convirtió en su caballo de batalla. Después de este episodio se convirtió en un paranoico que veía complots en cada piedra que se movía y sus reacciones caían en la represión estatal. Sobre la relación de Chávez con Colombia, no puedo dejar pasar el daño tremendo que infringió a lo que podría ser la paz en el país. Los diálogos del Caguán coincidieron con el ascenso de Chávez al poder. Esta casualidad fue fatal. Chávez de verdad creyó en el ideario político de las FARC, comulgó con el Partido Comunista Clandestino (PCC) y creyó que allí podría haber un aliado en su cruzada socialista, en contraposición a las oligarquías colombianas a las que él no podría derrotar por mano propia sin arriesgarse a un conflicto bélico internacional. La historia seguirá desentrañando qué tan cercana era esta relación y qué tanta complicidad hubo entre las FARC y Chávez.

Árbol de Tinta Abril 2013 Pág.

17


Foto tomada de comunklam.deviantart.com/

Los computadores de alias Raúl Reyes estaban arrojando luces en este sentido pero Santos, pragmático como es, decidió no darle más vuelo a esta información que pudo haber herido de muerte la relación entre los dos gobiernos. Un tercer mandato de Uribe hubiese sido esclarecedor en este sentido. Pero es difícil saber qué hubiera sido peor: La radicalización del enfrentamiento que quizás nos hubiera llevado al límite de la guerra con Venezuela, o la hipocresía diplomática que prolongará el conflicto contra las FARC indefinidamente. Esto es y será un misterio. En todo caso, lo que es inocultable es la simpatía que tenía Chávez por las FARC, reflejada en la resistencia sistemática a declararlos como un grupo terrorista, cambiando el discurso permanentemente entre la admiración, la aceptación y la negación. Y ese respaldo sin duda envalentonó al grupo terrorista que vio en Chávez un aliado estratégico clave y la proyección internacional de su causa. Porque en el fondo, los métodos de los dos se parecen mucho: Demagogia

en el discurso, violencia en la acción. Obviamente, Chávez no era un terrorista pero al parecer sí comulgaba con el terrorismo de las FARC como herramienta útil de neutralización de las oligarquías colombianas. Chávez leía el conflicto en Colombia en clave de revolución. Evidentemente, sabía de Colombia lo que le contaba Piedad Córdoba, su gran amiga, que no es muy objetiva ni desinteresada en sus apreciaciones y tiene una cercanía ideológica con el ideario de las FARC, cosa que ella no desmiente. El discurso de Chávez era fácil de interpretar, porque entre su cerebro y su lengua no había mucha mediación. Él decía lo que pensaba, para bien y para mal. Eso se le abona en un mundo en donde la política y la hipocresía andan de la mano. Ocultaba lo que debía ocultar porque tampoco iba a jugar con el derecho internacional que sí podría ponerle el guante. Y aprovechó magistralmente el cambio de gobierno en Colombia de Uribe a Santos para echarle tierra a un capítulo que pudo haber terminado en un escándalo internacional de proporciones apoteósicas. Chávez era políticamente hábil. Sabía cómo cooptar a sus colegas de la región y Santos no fue la excepción. Como ya lo señalé, es difícil saber si esto es “mejor” o “peor” teniendo en cuenta el complejo contexto que rodean las relaciones bilaterales. Lo claro es que Chávez se llevó muchos secretos a la tumba relacionados con su verdadera relación con las FARC. Y logró, como último legado

para Colombia, sentar una vez más en la mesa de diálogos al gobierno de Colombia y a la guerrilla de las FARC.

Ahora ese proceso en La Habana está huérfano. Quizás el próximo Presidente de Venezuela, que muy seguramente será Nicolás Maduro, continúe en la línea de Chávez. Pero de algo estoy seguro y esto hace que el nivel de incertidumbre se eleve a la enésima potencia. Maduro no es Chávez. No tiene la cancha, el conocimiento ni el carisma del Hugo Chávez. Escribirá su propia historia como héroe o villano. No lo sabemos. Pero la partida de Chávez de este mundo nos deja como enseñanza que se puede ser héroe y villano. Héroe en el discurso para un mundo más igualitario y justo, villano en la acción de una persona aferrada al poder sin medir las consecuencias de su personalismo mesiánico.

*Docente de tiempo completo del Programa de Ciencia Política.


Árbol de Tinta Abril 2013 Pág.

Procesos de paz: Agenda y sociedad civil Claudia Londoño Muñoz* Foto tomada de www.vanguardia.com/

E

l gobierno colombiano, desde agosto del año pasado, inició de manera pública un proceso de negociación con las FARC, orientado a la finalización del conflicto armado. Es pertinente recordar que, desde la década de los ochenta, casi todos los gobiernos colombianos han adelantado formas de negociación con los grupos armados existentes, por lo cual hablar de paz es un tema recurrente en las agendas de presidentes y presidenciables; aun así, es importante reconocer unas particularidades y diferencias relevantes que se hacen evidentes en el marco de lo que es la negociación: cómo se negocia y qué entra o no en la agenda de los procesos de paz, qué paz o postconflicto se está construyendo. En este sentido, se hace importante plantear una reflexión en torno a cómo se construyen estos temas de las negociaciones y quiénes participan en ellas

¿Qué entra en la negociación? Claramente, las cuestiones más sensibles cuando se habla de negociaciones con un grupo guerrillero son las siguientes: ¿Qué es posible negociar? ¿Hasta qué punto se cede? ¿Qué no se negocia? ¿Qué puntos en común existen sobre los que se pueda discutir? Por ejemplo, en el caso de las FARC, la necesidad de transformar la estructura de tenencia de la tierra en el campo ha sido un tema recurrente de los procesos de paz. Mientras, que en el proceso adelantado en Santa fe de Ralito, por tratarse de una negociación sobre las condiciones en las que Autodefensas Unidas de Colombia desarrollarían su desarme, desmovilización y reintegración a la vida

civil, los acuerdos versaron sobre los términos de verdad, justicia y reparación, que acompañarían el desmonte de las estructuras paramilitares y que se tradujeron en la cuestionada Ley de Justicia y Paz. En realidad, en la historia reciente de los procesos de paz y negociación desarrollados en Colombia, se han podido percibir dos vertientes dominantes sobre aquello que puede ser negociable, apoyadas en concepciones sobre los orígenes del mismo conflicto y que, en ese sentido, han orientado lo que podría ser su resolución para los gobiernos que se han embarcado en procesos de paz. La primera de las visiones, que predominó durante un periodo relevante de gobiernos, encontraba que las causas del conflicto armado radicaban en factores estructurales, primordialmente económicos, como la pobreza y la concentración de la tierra (Nasi, 2003) los cuales acompañados de una participación política restringida. Al entenderse el conflicto a partir de estas causas estructurales, se entendía que su solución debía consistir en una negociación sobre todos aquellos elementos económicos, políticos y sociales que había causado el conflicto. La segunda vertiente, en buena parte difundida por el Banco Mundial, plantea que en realidad los conflictos armados que se desarrollan en la actualidad no son causados por la pobreza y desigualdad, sino que más bien son causados por la existencia de muchos recursos como cocaína, heroína, diamantes, coltán, petróleo que debido a una debilidad institucional se encuentran disponibles y son aprovechados por grupos

19


de personas, generalmente desempleadas o de de bajos ingresos (P. Collier & Hoeffler, 2004; Paul Collier, 2006). En resumen, el conflicto sería causado por una incapacidad del aparato estatal de evitar que aquellos recursos caigan en manos de bandas de delincuentes, y en este sentido, la solución del conflicto armado iría más bien orientada a negociar y establecer mecanismos que le que quiten a los grupos armados aquellas actividades que les generan ingresos y que alimentan el conflicto; en el caso colombiano primordialmente el Narcotráfico. El proceso que nos ha convocado desde el año pasado, tiene como puntos de su agenda el desarrollo rural, la participación política, la desmovilización, el narcotráfico y las victimas; planteando de esta forma una suerte de punto medio, que apunta a efectivamente identificar posible soluciones dentro de lo que podían considerarse elementos estructurales, pero también claramente apuntando a tratar el tema narcotráfico. Esto en el contexto de una guerrilla que, tras estar debilitada, pareciera estar volviendo a tomar fuerzas, con acciones reprobadas por la población.

“Si la guerra ha implicado costos sociales, políticos, culturales y económicos, la paz lógicamente también los tendrá”

¿Quién negocia? El proceso de paz ha recibido críticas y pesimismo, desde muchos sectores por muchas diversas razones, y apoyo desde algunos más. Las críticas se han visto motivadas, por las mismas condiciones en las que estas negociaciones se iniciaron y se han desarrollado, es decir por el hermetismo, el mantenimiento de las Foto tomada de www.flickr.com/photos


Árbol de Tinta Abril 2013 Pág.

acciones armadas de las FARC y además de las ambiguas declaraciones que los voceros de la guerrilla han dado. Sin embargo, uno de los puntos más relevantes en los que se han concentrado las críticas desde diversos sectores políticos, es la limitada presencia de la sociedad civil en este proceso, la cual se hace más notable cuando se le compara con el proceso de paz del Cagüán (Meta) entre los años 1998 y 2002, durante la administración de Andrés Pastrana, en el que se realizó una convocatoria constante a la sociedad civil. Al respecto, es importante preguntarse: ¿De qué sociedad se está hablando? ¿De las víctimas? ¿De todos los sectores que pudieran considerarse interesados? ¿De actores estratégicos, que estén dispuestos a brindar apoyo económico a los costos que implicarían la finalización del conflicto, como los industriales y empresarios? Tiene pertinencia la pregunta sobre qué sociedad civil se encuentra involucrada en las negociaciones ya que si la guerra ha implicado costos sociales, políticos, culturales y económicos, la paz lógicamente también los tendrá y estos serán soportados por la misma sociedad que ha llevado los del conflicto armado durante por lo menos cincuenta años. Si se trata de todos aquellos sectores que se han vinculado a una suerte de movimiento por la paz en Colombia, es importante decir que como tal este tomó fuerza a partir de las negociaciones con las guerrillas que se desarrollaron durante los gobiernos de Betancur, Barco y Gaviria y brindó apoyo a la constituyente de 1991. En 1997, casi diez millones de votos, en lo que se llamó el Mandato nacional por la Paz, impulsaron el inicio de negociaciones con la guerrilla, y básicamente desde finales del gobierno de Samper las movilizaciones por la paz se redujeron notoriamente, salvo en el gobierno Uribe, el que, en contextos locales, se realizaron manifestaciones contra las violaciones de los derechos humanos (García, Sarmiento, & Delgado, 2008). Algunos de esos actores son los que hoy en día reivindican su participación en La Habana. Si hacemos referencia a los sectores empresariales, que de alguna forma son los que tendrán que brindar unas condiciones económicas que hagan la paz sostenible, desde las negociaciones del gobierno del presidente Belisario Betancur cuando empresarios del país participaron en la Comisión asesora de Paz, y a partir de ahí en los gobiernos de Barco, Gaviria, Pastrana, Uribe (Llorente et al., 2012) y en el proceso actual el gobierno del Presidente Juan Manuel Santos la presencia del Presidente de la ANDI (Asociación Nacional de Empresarios) Luis Carlos

Villegas claramente involucra a la sociedad civil, específicamente en el caso del sector empresarial En cuanto a las víctimas, se ha hecho más relevante su presencia a partir del proceso de paz adelantado durante el gobierno Pastrana, pero solo es hasta la Ley de Justicia y Paz 2005, en una forma muy limitada y de la Ley de víctimas y Restitución de Tierras de 2011, de forma más integral, que las demandas y denuncias de las víctimas pasan a ser realmente tenidas en cuenta en la construcción de un posible postconflicto o paz y que se ha empezado a hablar con mayor fuerza de justicia transicional. Sin embargo, es importante reflexionar sobre quienes representan en este marco a las víctimas y cuáles son las bases que los legitiman como representantes. No hay que desechar los reclamos sobre la presencia limitada o ausencia de sociedad civil en estos procesos, de alguna forma es la sociedad la que le da viabilidad a los acuerdos y si bien la estrategia del gobierno puede tener sentido, hay que preguntarse por el alcance de una negociación que es ajena para muchos, para no ir más lejos, el proceso de desmovilización y reincorporación a la vida civil de los ex paras, entre las muchas limitaciones y obstáculos, tuvo que enfrentar el rechazo de la población.

*Docente del programa de Ciencia Política de la Universidad de Ibagué.

Trabajos citados Collier, P., & Hoeffler, a. (2004). Greed and grievance in civil war Oxford economic papers, 56(4), 563–595. doi:10.1093/oep/gpf064 Collier, Paul. (2006). Economic causes of civil conflict and their implications for policy. García, M., Sarmiento, F., & Delgado, J. D. (2008). Movimiento por la paz en Colombia 1994-2006. Panorama, hitos y perspectivas. Llorente, M.V., Palou, J. C., Rivas, A., Andrés, P. C., Miranda, C., & Navarrete, C. M. (2012). Líderes empresariales hablan de la paz con las FARC. Bogotá, D.C. Nasi, C. (2003). Agenda de paz y reformas : ¿qué se puede y qué se debe negociar ? Reflexiones para un debate. Revista de estudios sociales, (14), 88–105.

21


Educación y paz Manuel José Álvarez Didyme-dôme*

C

on ocasión de los diálogos, que actualmente adelantan unos cuantos voceros del Gobierno con los representantes de la subversión armada en Cuba, y a los cuales se les ha asignado hiperbólicamente el tremendo significado de constituir “el único medio idóneo para alcanzar la pronta terminación del conflicto en Colombia”, ha surgido en la opinión nacional una justificada inquietud: ¿Cuáles pudieron haber sido las causas eficientes de la rebelión y la confrontación armada en el pasado y cómo podría lograrse el ambiente necesario para superarlas y obtener en el futuro un clima de paz duradero y estable? Sobresalen dentro de ese posible catálogo de circunstancias, que han ido apareciendo e insertándose en el ambiente, la baja cobertura y la dispar calidad del sistema educativo como factores que han incidido en las altas cifras de atraso, pobreza, desempleo, y en el elevado grado de desigualdad social y diferenciación en el ingreso que en el país existen, superiores a los de la mayoría de naciones latinoamericanas. Intranquiliza a la opinión la duda que persiste sobre las transformaciones que debe sufrir la estructura de ese deficiente sistema para lograr el cambio sustancial necesario. Intranquilidad que crece en importancia cuando se advierte que hasta hoy, ni el alto Gobierno, ni la academia, ni la opinión en general, conocen la respuesta exacta sobre la responsabilidad que le pueda caber a la educación en tan crítica situación, ni tienen claridad meridiana sobre cómo y hacia dónde

Foto tomada de espanol.upiu.com

orientar el esfuerzo del sector responsable de ella para coadyuvar, a través suyo, a la reducción de la inequidad socio-económica, el incremento del empleo y un mayor crecimiento de la riqueza, objetivos estos que conforman una sola prioridad. Esta circunstancia preocupante y difícil nos remonta al discurso de la conocida pedagoga italiana María Montessori en el Congreso Europeo para la Paz en Bruselas, en septiembre de 1946, cuando apenas concluía la segunda guerra mundial y pronunciado dentro de un contexto análogo al nuestro en cuanto aludía a la necesidad de un sosiego general, en el que aseveraba que “la construcción de la paz es trabajo de la educación”, claro que añadiendo a renglón seguido lo estéril que cualquier esfuerzo resultaría en tal sentido, si el concepto de educación no lograra trascender la enseñanza formal que brindan las instituciones educativas en las aulas, para convertirse en “imperativo de magnitud universal”, es decir, de la sociedad en su conjunto. O sea, cuando los padres asuman la tarea de educar a sus hijos, las empresas a sus trabajadores, los medios de comunicación a sus audiencias, las organizaciones de toda índole a sus integrantes y, fundamentalmente, cuando los centros de educación logren la total cobertura de la población y optimicen y unifiquen su calidad, “todos a una”, como en la magistral obra Fuente Ovejuna, del español Lope de Vega.


Árbol de Tinta Abril 2013 Pág.

Pero, si bien es claro que las entidades de educación tienen que realizar un denodado trabajo para contribuir al cambio de las condiciones presentes de la vida social, y formar nuevos y mejores seres humanos como elemento esencial del proceso pacificador, mal puede pensarse que la tarea le compete únicamente a ellas, pues el objetivo es de tal magnitud que requiere un ambiente sin límites para que las transformaciones obtenidas puedan tener el espacio indispensable que involucre a la generalidad del cuerpo social. Esta clara visión totalizante, mediante la cual la educadora italiana se anticipó por mucho a su tiempo, advierte que un proceso formativo capaz de construir la paz no puede reducirse a una escuela, un método de enseñanza-aprendizaje o una disciplina intelectual concretas. Y menos planearlo a corto o mediano plazo, pues la educación, para lograr incidir en la evolución y el cambio, debe tener, tanto el tiempo como la perspectiva indispensables para llegar a penetrar la cultura toda de un pueblo. Debería concebirse de manera colectiva como empresa abarcadora de una o más generaciones, con el propósito común antedicho, que pasa por reformas estructurales que equilibren la participación en la sociedad y en el ingreso, alejándola de privilegios o exclusiones. Con justicia distributiva y participativa, que ojalá se estudie, conciba, inicie, desenvuelva y estructure en el ámbito académico y desde allí se difunda con efecto de contagio a todo el cuerpo social, de manera que permee la totalidad de las instituciones, como en sus últimos tiempos visionariamente también lo propuso al país, como inaplazable imperativo y con carácter de urgencia, el político, periodista, constituyente y docente universitario, Álvaro Gómez Hurtado, poco tiempo antes de ser asesinado. Sin embargo, tal propósito va a encontrar factores de perturbación que para su buen suceso, deben ser trascendidos. Tal como ocurre hoy con las inmensas fortunas de nuevo cuño producto de la acción violenta, como las de la guerrilla, el paramilitarismo, el narcotráfico, la delincuencia común y las surgidas de la corrupción administrativa que viene presentándose en todos los niveles del sector público en torno a la contratación, que acentúan la desigualdad, se convierten con su corruptor efecto de demostración en acicate al enriquecimiento ilícito en todos los niveles de la colectividad. Todo ello infortunadamente en el marco de una justicia institucional lenta, tardía y en muchas ocasiones inoperante, que estimula su

permanencia e incremento. Contra estas circunstancias tiene que luchar la educación para su erradicación asignándole a tal contienda tanta prioridad o mayor que a los otros factores de inequidad e injusticia, para alcanzar la paz. Porque no debe perderse de vista, que la paz no es solo la ausencia de agresión y confrontación armada, sino el sosiego total de los espíritus, el cual solo se alcanza a través de la justicia y la equidad social, y con la adopción generalizada de los mandamientos del bien obrar, fundamentalmente del respeto a la diversidad y a los ideales de los demás, tal como lo predicó hasta su muerte “el Mahatma” Gandhi, apóstol de la no violencia y padre político y espiritual de la India. También, con la participación e inclusión de todos en la sociedad, a través de procesos formativos desprovistos de odios e incluyendo en el proceso productivo a todos dentro de un sólido catálogo de valores que se irradie al conjunto pleno de la colectividad; recuperando el fuero perdido de la justicia, del trabajo honesto y del respeto por el derecho ajeno, la vida y honra del semejante. En fin, tratando de poner las instituciones en sintonía con la recomposición ética del país dentro de un tono moral adecuado. Convirtiendo la EDUCACIÓN, pero así con mayúsculas, en una verdadera estrategia de supervivencia de la sociedad, extendida a todos los campos del saber, haciendo no solo posible sino eficaz y efectivo el aprendizaje, que genere ventajas concretas para el bienestar y la prosperidad dentro de una sólida axiología de aceptación del otro. Una tarea que ya ha debido iniciarse en Colombia, conscientes de que “un viaje largo y dificultoso como este… comienza con un paso”, como reza la conocida sentencia del pensador chino, Lao-Tsé.

*Docente Facultad de Derecho y Ciencias Políticas.

23


Las pasiones de Chico:

Fotos: Mónica Leguizamón Celemín

La docencia y la salsa Alexa Bajaire Lamus*

L

a vida de Alfonso Escárraga conocido como “Chico” ha estado marcada por dos pasiones que narra con su acento costeño. Cuando pequeño, junto a su padre quien trabajaba en la Flota Mercante Grancolombiana, pudo comprar el primer disco de salsa, en la voz de Orlandro Contreras, para iniciar una colección de discos salseros que hoy suman más de cuatro mil ejemplares. Así, le puso salsa a su vida. Y, luego, profesionalmente, con una licenciatura en química y más tarde como químico puro de la Universidad Libre de Bogotá, encontró en el colegio de bachillerato de esta institución la oportunidad de enseñar: “Tuve la ventaja de que me gustara la docencia”. Después de 20 años de estar en la Universidad de Ibagué, sostiene alegremente, que es docente por vocación y no por obligación. Durante la entrevista realizada al profesor Escárraga, los estudiantes y profesores se acercaban para saludarlo. ¡Todos le dicen Chico! “Es un apodo autoreflexivo, así les digo a ellos en clase, y se quedó en el imaginario de la gente, especialmente en la zona de ´playa baja´, en los bloques de ingeniería”. En 1994, cuando llegó a la Universidad gracias a Fernando Méndez, no existía la Facultad de Ciencias Básicas. Desde ese momento, y vinculado al programa de Ingeniería Industrial, Alfonso inició un arduo trabajo para consolidar esta asignatura en los programas existentes: Mecánica e Industrial. Basándose en las experiencias de otras

universidades y discutiendo los contenidos con los docentes, decidieron dejar una sola química, “como una asignatura que actualmente se dicta en todas la ingenierías; por supuesto, con los cambios lógicos de las reformas curriculares que ha tenido la Institución”.

“He tratado de inculcarle a los docentes que debemos ir en la misma dirección hacia donde apunta la educación moderna: hacia donde se dirigen los estudiantes”: Afonso Escárraga

La experiencia se gana con la innovación Hace tres semestres intentó cambiar su estilo porque repetía cosas y los estudiantes no respondían. Le echaba la culpa a alguien diferente. Pero ¿no será que estoy fallando en algo y con tantos años en la docencia? Para Alfonso Escárraga, “ese tiempo no implica que se esté ganando en experiencia, porque esta se logra en la medida que vamos renovando, innovando o retroalimentando lo pasado. Si voy a durar 20 años repitiendo la misma cosa, se me ocurre pensar: Yo no tengo 20 años de experiencia,


sino una experiencia de 20 años”. Los contenidos cambian gracias a los convenios, la flexibilización, y al trabajo de seguir comparando el pénsum con otras universidades, como referentes para actualizar el trabajo. “Confrontada con las demás universidades, nuestra asignatura de química responde a lo que los estudiantes necesitan. Esto me da tranquilidad y es el soporte para continuar sustentando la importancia de enseñar la química aplicada a las ingenierías. Los chicos necesitan las ciencias naturales para su desarrollo profesional, y el enfoque de la química en nuestra Universidad está muy bien”. Nativo análogo con herramientas digitales Varios docentes de la institución tuvieron la fortuna de contar con él como profesor en diferentes institutos de educación media. Hoy, algunos como Daniel Casas, ingeniero del Centro de Innovación Educativa, es su profesor en materia de tecnología. En sus inicios como docente recuerda especialmente el CASD, como un programa exitoso del Ministerio de Educación donde los bachilleres hacían énfasis en tres áreas, antes de iniciar la carrera universitaria, “pero éste se acabó sin conocer el por qué”. Allí, trabajaba en los laboratorios, que han significado para el profesor un referente de práctica obligatorio para avanzar en el conocimiento de la química. Por este motivo, desde su llegada a la Universidad, junto con el arquitecto Alfonso Carrero, se dieron a la tarea de dotar a la Universidad con buenos laboratorios para la práctica de la química. En la actualidad, cuentan con una laboratorista y cinco docentes de planta. Cuando compró el primer computador los hijos estaban pequeños, pero se fue educando paralelo al manejo de estos, de una forma didáctica y enriquecedora. Ahora los dos hijos son estudiantes de la Unibagué y hablan un lenguaje parecido: “Fue más fácil que yo entrara en su mundo, pues ellos son nativos digitales y yo un nativo análogo; entonces, para estar al día con la tecnología, el acompañamiento de ellos fue fundamental. Desde que llegó Internet acompaño mis clases con nuevas herramientas, y es imposible comparar las primeras con las que dicto en la actualidad; no tienen ni un poco de acercamiento, ni en el uso de las herramientas ni en la parte pedagógica”. “Debemos adaptarnos a los estudiantes y avanzar con ellos. Me siento un docente como cualquiera, pero con las herramientas necesarias para comprender cómo son los chicos en su juventud; sinceramente considero que debemos apoyar los proyectos de innovación, porque hay maestros que se quedaron con lo que la Universidad del dio”. “El docente debe tener conciencia de lo que implica rediseñar para meterse en el cuento”. En la actualidad, “Chico” hace parte del cuarto grupo de

Rediseño de Curso, dirigido por ÁVACO. Dos razones lo motivaron: una inquietud personal, “porque veía a mis compañeros, Sulma Guzmán y Juan Carlos Cardeño, hacer uso de las herramientas digitales como algo novedoso, y esto me motivó a hacer el trabajo; otra, por una necesidad, porque creo en la innovación en las aulas con las nuevas tecnologías, como una mecánica distinta que permite canalizar la información. Y, algo especial, los estudiantes no se aburren, lo disfrutan tanto ellos como nosotros”. Las clases de química siguen siendo magistrales, pero acompañadas y apoyadas por las herramientas digitales, las clases virtuales y la práctica en los laboratorios. En esta implementación es donde ÁVACO se convierte en un eje transversal para la implementación del rediseño de curso a través de la plataforma. “El rediseño va a controlar el estudio de los chicos y su participación activa en la plataforma, gracias a la conexión. Por supuesto, tenemos más elementos para controlar el rendimiento académico”.

¡Y después que le pongan salsa! “Chico” siempre quiso ser docente de medio tiempo, “y buscar los espacios necesarios para disfrutar la vida y seguir enseñando. La música (salsa) es un referente de vida que Alfonso Escárraga tiene para su disfrute personal. Si hoy se retirara definitivamente, dos ciudades serían su destino: París, por sobradas razones, y Santa Marta, porque envidio la forma como vive mi hermana, mirando el mar. Qué forma tan bacana de vida”. Después de una vida dedicada a la docencia, ahora se pregunta: ¿qué hago aquí? “Pues uno está donde tiene el trabajo y por esto he pasado media vida en Ibagué, entregando mis conocimientos para las nuevas generaciones”. Es una tierra amañadora y la tierra caliente ayuda a los costeños a sentirse en su tierra natal. Posiblemente en un futuro, estará caminando por la playa, leyendo el periódico, descansando e inventando qué viene para las próximas horas, cerca al Caribe colombiano. Pero, por ahora, sigue disfrutando su pasión mayor: la docencia. ¡Y después, que le pongan salsa! *Editora periódico digital Ávaco/news

Árbol de Tinta Abril 2013 Pág.

25


Bullying o matoneo: ¿Quién agrede a quién? Entrevista a Daniel Esteban Cardona Lema Mg. Oscar Iván Londoño Zapata*

R

eflexionar acerca de los múltiples dispositivos de abuso de poder que se (re)construyen en las instituciones educativas, implica voltear la mirada hacia sus tecnologías y formas de expresión y (re)producción que, sin duda, se han transformado a través de la historia. De igual manera, requiere pensar los sujetos y las maneras como estos se relacionan e interactúan en la escena escolar, es decir, revisar sus prácticas sociales y discursivas. Si bien la violencia en la escuela ha sido estudiada desde diversas directrices y actores que la (re)producen, en la actualidad cobra especial importancia el fenómeno de intimidación que opera bajo la denominación del bullying o matoneo. Sin embargo, su misma definición se vuelve compleja cuando de caracterizarlo se trata. En esta entrevista, el profesor Daniel Esteban Cardona Lema, psicólogo y especialista en Psicología Clínica, con énfasis en salud mental de la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB) de Medellín, aborda el concepto de bullying y contribuye a cualificarlo desde el impacto que genera en los ambientes educativos. De esta manera, el profesor Cardona, quien también se desempeña como docente en el Departamento de Prácticas Profesionales de la Universidad EAFIT, y como psicólogo en el Centro de Atención Psicológica de la UPB en Medellín, realiza un recorrido por los elementos que constituyen el Bullying como práctica de abuso de poder, discriminación y control. Oscar Iván Londoño Zapata (OILZ): ¿Cómo se define el bullying? ¿Qué lo caracteriza? Daniel Esteban Cardona Lema (DECL): En los últimos años, esta expresión se ha convertido en un fenómeno propio del ambiente educativo. Al ser denominado como un fenómeno, es posible describirlo, formalizarlo y contextualizarlo bajo sus características propias. De esta forma, hablar acerca del bullying remite inmediatamente a pensar la violencia, una violencia que no es desconocida, pues la gran mayoría de personas que han cursado algún grado de educación escolar podrían mencionar –aunque sea– un episodio en el que se haya manifestado algún tipo de violencia dentro de las aulas o en el espacio educativo. En los últimos treinta años, diferentes investigadores han centrado su interés en caracterizar el fenómeno y

se ha concluido que la definición contemporánea de Bullying responde a un comportamiento agresivo, que debe estar enmarcado bajo tres condiciones básicas: 1) intencionalidad de herir al otro, 2) actos violentos reiterados y 3) abuso de poder. Ante todo, esta práctica debe entenderse como una dificultad en el lazo social, es decir, en las dinámicas relacionales que establecen los estudiantes en la contemporaneidad. En suma, es importante delimitar el término pues, de lo contrario, cualquier persona podría decir: “a mí me han hecho Bullying”; siendo esta una frase que enmarca cómo los sujetos pueden identificarse en una posición de agresor o agredido. OILZ: ¿Se da en otros contextos sociales? DECL: Esta es una palabra que significa “torear”, es decir, provocar al otro: incitarlo y molestarlo de manera intencional, como lo plantea su significado. Si nos remitimos a la definición del término, podría decirse que hay diferentes espacios y contextos en donde el fenómeno puede replicarse e inclusive se han generado y fortalecido diferentes campañas que establecen políticas y programas en salud mental con el propósito de evitar la violencia a nivel laboral, intrafamiliar, de pareja y demás instancias. La tendencia contemporánea apunta a que todo debe ser etiquetado, por eso al nombrar el anglicismo Bullying nos ubicamos en el ámbito escolar, mientras que en el espacio laboral a este tipo de violencia se le denomina acoso y al interior de las familias se habla de abuso. En todas estas subestructuras de la sociedad (escuela, familia, trabajo…) el acto violento se impone con las mismas características con las que se presenta en lo educativo, por lo que hay que recordar siempre que esto es un conflicto de poderes y de lazo social. En Colombia, el bullying se ha denominado también como matoneo; esta expresión –fuerte en su denominación– transmite una sensación de estar al interior de una guerra. Preferiría no nombrarlo desde el matoneo, sino entenderlo bajo el término


violencia psicológica que se da en los casos de exclusión y discriminación. Otra práctica recurrente es la intimidación realizada por medio de la web, que se denomina cyberbullying. Todo acto violento que cumpla con la definición del bullying es considerado como tal. OILZ: ¿De qué manera afecta el bullying los procesos de formación escolar? DECL: La formación académica está determinada por Foto tomada de www.quienopina.com/ procesos psicológicos como: atención, memoria, lenguaje, intimidación. Hablar desde la intimidación es permitir creatividad, pensamiento y percepción, y por los la entrada de la mediación, que es a lo que apuntan las procesos emocionales y de motivación que son intervenciones psicoeducativas. aquellos que se relacionan con los gustos, los deseos y la vocación de los estudiantes que se preparan OILZ: Si planteamos el bullying como una para afrontar una vida universitaria. En consulta práctica que involucra la violencia, ¿es posible psicológica hay registros de estudiantes que se proponer que los conflictos bélicos de nuestro desconcentran, no logran tener cierta disciplina de país podrían influir en tales conductas? estudio, pierden sus capacidades propositivas y no DECL: El ser humano posee una tendencia agresiva asisten a sus clases o actividades extracurriculares del por naturaleza; por tanto, este fenómeno debe plantel educativo. Cuando se trabaja con ellos estos mirarse desde afuera de las aulas también, lo que hace motivos de consulta, se logra concluir que algunos entender que estamos ante una faceta inevitable del han hecho parte de acciones agresivas en su contra. ser humano que requiere ser controlada. Lo anterior Por tanto, la intimidación escolar puede influir en el se denominaría, en el discurso de la psicología clínica, desarrollo integral del estudiante: tanto para recibir y una domesticación de la pulsión agresiva. Por su parte, procesar información como para su vinculación social desde una mirada social, lo que vendría a mediar y discursiva con el otro. la agresividad entre pares sería la estructura de las sociedades, en donde se adquieren ciertos cánones OILZ: ¿Qué hace que un estudiante se convierta de igualdad para las personas. Esto, pues, no siempre en agresor y lleve a cabo estas prácticas progresivas se logra tal cual es pensado, en tanto que en nuestro de violencia? ¿Se puede plantear que el agresor país la pulsión agresiva ha estado presente no solo en podría presentar algún tipo de psicopatología? las prácticas sociales, sino también en los discursos DECL: Esto es un tema que se complejiza cuando de que circulan ampliamente en la sociedad. Para los diagnosticar se trata, pues lo que se evita al máximo es colombianos, la violencia hace parte de la cultura; etiquetar a los actores del fenómeno como agresores, el conflicto armado que hemos vivido todas las dado que este nombre les permitiría quedarse en generaciones merece su revisión y estudio para poder dicha posición inamovible. Los casos se deben tomar entender también las prácticas de violencia que vemos de manera particularizada. No obstante, sí es posible en la casa, la escuela, el colegio, la universidad y el pensar que algunos estudiantes que intimidan a trabajo. los demás podrían presentar ciertas anomalías que se denominan patologías del lazo social y tienden OILZ: ¿Qué tipo de agresión puede ser a evidenciarse en la adolescencia. Estas son todas considerada como bullying? ¿Cuáles son las aquellas manifestaciones que irrumpen la ley bajo prácticas más recurrentes de este tipo de abuso de conductas antisociales en donde hay dificultades para poder? simbolizar el dolor del otro y, por tanto, se le agrede. DECL: El abuso de poder y, en general, el acto De esta manera, es posible que dentro de la historia de violento está enmarcado en tres modalidades: 1) una persona que agrede haya diferentes eventos que lo abuso verbal: donde la agresión es directa a través de inciten a repetir estas conductas pues generan cierta palabras ofensivas (insultos, apodos, entre otros); satisfacción; el individuo que intimida estaría, de igual 2) abuso físico: atentar contra el cuerpo del otro manera, bajo el efecto de la masa y es posible que tienda (golpes, lesiones y empujones) y 3) abuso indirecto: a ser influenciado por los demás. Esto da cuenta

Árbol de Tinta Abril 2013 Pág.

27


de lo difícil que es diagnosticar a todos los “agresores” por igual, en tanto que –como ya planteaba– la violencia es algo constitutivo del ser humano. Los psicólogos tratamos de entender el fenómeno desde la regulación que debe hacer el ser humano con sus actos violentos, teniendo en cuenta que la intervención no es erradicarlos, sino darles una adecuada elaboración subjetiva. OILZ: ¿Es posible que los medios de comunicación –sobre todo la televisión– influyan en la generación de estas conductas y prácticas de agresión e intimidación? DECL: Sí. Es claro que este fenómeno no tendría el mismo efecto de no ser por la influencia de los medios masivos de comunicación. Las series de televisión nacionales, particularmente, promueven estas prácticas en donde la exacerbación de la violencia es evidente y no hay diques que la contengan; es más, el agresor es exaltado y respetado por su conducta. Esta es una postura que no solo se promueve sino que, además, se alienta. Ciertos programas radiales juveniles también se han encargado de promover en sus oyentes actos violentos irresponsables como salida para los conflictos que se presenten con el otro. OILZ: En este mismo sentido, ¿qué ocurre con la familia? DECL: La familia, como unidad primaria de formación de los seres humanos, también podría encargarse de promover cierto tipo de conductas de intimidación. Es posible que algunas familias acudan al uso de la violencia desmedida como un mecanismo de control interno y transmitan que la relación con el otro es vertical, por lo que las dinámicas de poder no dan cabida a la representación del otro desde el respeto y la armonía básicos.

OILZ: ¿Qué tipo de estudiante puede ser víctima del bullying? DECL: Cualquier estudiante podría encontrarse en esta posición. No obstante, hay personalidades que son más vulnerables a padecer estos efectos agresivos; individuos con rasgos de sumisión e inseguridad son uno de los blancos de los intimidadores, pues para ellos es posible aprovecharse de estas circunstancias. Estudiantes que provengan de otras regiones, en ocasiones sienten este tipo de agresiones al ser excluidos intencionalmente. Es importante reconocer que la intimidación cobra fuerza porque hay una diada agresor/agredido, donde hay casos en los que al agredido le conviene esta posición, en tanto que así puede tener cierta atención o es la manera de insertarse en las dinámicas sociales del plantel. Este tipo de situaciones indican también que el fenómeno se debe abordar caso por caso. OILZ: ¿Cuáles son las consecuencias del bullying en los estudiantes? DECL: Los pacientes que consultan por haber estado en eventos traumáticos en relación con intimidación escolar (intencional, repetitiva y abusiva) evidencian ciertos signos característicos: episodios depresivos, inseguridad en la toma de decisiones, posibles trastornos emocionales, síntomas conversivos (somatizaciones: enfermedades gastrointestinales, alergias, vómitos, entre otras), pérdida de interés por los espacios educativos formales y no formales e incluso hasta ideación suicida. OILZ: ¿Pueden ser las identidades y prácticas sexuales y genéricas causas para el maltrato? DECL: El tema es bastante amplio pues cada una de estas instancias puede ser tomada desde diferentes puntos de vista. Pero, en términos de intimidación, este es uno de los principales motivos que


se evidencian. La pregunta apunta a los interrogantes que los psicólogos estamos teniendo con este tema tan diverso. Lo que es diferente genera malestar y muchas personas que intentan expresarse desde un punto de vista distinto al de los demás –aún en sus expresiones de identidad– han tenido que enfrentar el efecto de violencia tipo bullying en diferentes espacios educativos. Aún en la educación superior este tema puede ser de gran relevancia en las dinámicas académicas. Los centros de diversidad y las políticas de género construyen y divulgan campañas en donde esto logre una regulación, en tanto que el tema incluye aspectos de fondo relacionados con la integridad del sujeto, el derecho a la expresión y la elección de su identidad. OILZ: ¿Cómo se presenta el bullying en el ambiente universitario? DECL: Se pensaría que los intereses de formación que tienen los estudiantes de educación superior no permitirían que este fenómeno se presente. Pero, a diferencia de todo esto, es posible encontrar casos en donde la agresión se lleva a cabo de manera tácita. Varios consultantes que acuden a sesiones psicológicas individuales señalan que sienten un abuso de poder por parte de sus docentes, quienes en ocasiones se aprovechan de los intereses académicos de los alumnos y este malestar cobra las características ya descritas acerca del bullying. Debido al gran intercambio cultural que ofrece la universidad, se puede evidenciar la discriminación a estudiantes provenientes de regiones diferentes. Otra presentación del fenómeno en la universidad es el hurto de objetos de trabajo entre estudiantes y la realización de “sobornos” para recuperarlos, así como el fraude en trabajos académicos de manera forzada y continua. Es decir, se realizan una serie de acciones que son de orden indirecto y que no pueden ser leídas como actos tan evidentes, como sí ocurre en la educación secundaria. OILZ: ¿De qué manera se manifiesta el bullying en los ámbitos de la virtualidad? DECL: En una respuesta anterior mencioné el cyberbullying como una de las maneras indirectas de agredir al otro con la intención de hacerlo. Esto se refiere al uso de la tecnología para intimidar a otra persona; ocurre en población juvenil especialmente y está considerado como un acto con consecuencias legales. Es la manera de acosar a través de mensajes de texto, correos electrónicos y redes sociales. Estas, al ser públicas, permiten que la agresión pueda ser observada por muchas personas, lo que genera que el agredido sufra la vergüenza de sentir que todos los demás tienen acceso a observar su sufrimiento. Si se hace una lectura de esta modalidad desde la contemporaneidad, se reconoce que el espacio privado de los sujetos es cada vez más limitado, por lo que

ningún aspecto de la vida personal queda sin ser visto. Esto atrae la mirada del otro por medio de la pantalla de cualquier dispositivo electrónico. Los estudiantes comentan casos en donde son publicados videos en páginas que muestran una agresión directa contra alguien (o algunos), dicho video comienza a circular en la red y a ser compartido intencionalmente con personas cercanas al agredido, con el propósito de que todos se enteren del acto de intimidación. Esto permite que se realicen comentarios en las páginas públicas de las redes sociales y se crea rápidamente un grupo masivo de personas que puede tener acceso a estos videos. El anterior es un ejemplo del alcance que las redes sociales pueden tener y cómo están a disposición de (re) producir dichas prácticas violentas sin ningún control. En el ámbito de la salud mental es preocupante, pues los eventos logran ser tan repetitivos e insistentes que las consecuencias no logran ser dimensionadas. Los motivos de suicidio en estudiantes de secundaria y universidad responden, en un porcentaje, a intimidaciones por medio del internet. OILZ: Finalmente, ¿qué acciones deben asumir las instituciones educativas para hacer frente a esta problemática? DECL: Hay diferentes propuestas, en términos de promoción y prevención, que actualmente se realizan en el país y que tratan de generar una disminución del daño en salud mental producido por el fenómeno. Las instituciones educativas podrían crear convenios con estas campañas y realizar un trabajo conjunto en donde se formulen estrategias para que los estudiantes refuercen el lazo social y haya una intervención oportuna de la violencia, que ya sabemos, es constitutiva. El apoyo psicológico individual es un espacio que puede ser aprovechado por las comunidades educativas, en tanto que es allí en donde cada sujeto podría pensar su posición frente al Bullying y elaborar construcciones subjetivas sobre las posiciones que cada cual asume como agresor o agredido. Es importante, además, realizar una demanda oportuna de las situaciones victimizantes, en aras de vislumbrar una salida legal a estas relaciones en donde hay abuso de poder. No habría una única acción para intervenir el fenómeno, solo obtener una mirada interdisciplinaria que permita comprender el asunto desde varios componentes psicológicos, sociales, discursivos y políticos; esto en tanto que se está abordando la violencia como un fenómeno en los espacios escolares. Esta misma violencia que nos ha definido culturalmente al privilegiar a unos y desgarrar a otros. * Docente y coordinador del Área de Lenguaje de la Facultad de Humanidades, Artes y Ciencias Sociales de la Universidad de Ibagué.

Árbol de Tinta Abril 2013 Pág.

29


Con mentalidad estratégica Jefferson Cifuentes*

C

¡Jaque Mate!

omo si fuera la ficha más ágil, Jairo Andrés Hernández Sánchez pone en jaque a todos sus competidores en el ajedrez. El joven de 18 años es estudiante de tercer semestre de Ingeniera Civil de la Universidad de Ibagué, y como el rey de esta disciplina, ha sido en tres ocasiones campeón nacional, además de ser subcampeón panamericano en el año 2010. Desde temprana edad Jairo Andrés demostró gran habilidad por el ajedrez, todo gracias a su padre quien fue el encargado de enseñarle las primeras jugadas. La perseverancia lo llevó a participar a los ocho años en su primer nacional en la ciudad de Neiva, donde obtuvo un buen desempeño, tomándole sólo dos años más para coronarse como campeón sub 10 y luego repetir el triunfo en el sub 12. Entregarle el corazón al deporte implicó que Jairo Andrés se limitara a realizar actividades de jóvenes de su edad, incluso, aseguró que en su infancia no fue admirado por sus habilidades en el ajedrez, por el contrario, era aislado. Sin embargo, con el apoyo de sus padres logró derribar las adversidades y hacerle jaque mate a los malos momentos. Jairo venció los peones para poder alcanzar su principal objetivo. Durante su vida deportiva debió realizar las mejores jugadas para salir victorioso ante los obstáculos. El momento más difícil que recuerda, ocurrió justamente después de haber sido campeón nacional por dos años consecutivos. “Debí alejarme del deporte porque quería compartir espacios con mis amigos y disfrutar cosas cotidianas. Fue necesario hacer un pare en el camino, reflexionar sobre mis prioridades, para luego retomar los entrenamientos”. Con mentalidad estratégica, el estudiante universitario ha sabido ganarse importantes triunfos; campeón nacional sub 16, actual campeón sub 18; en el año 2010, en la ciudad de Cali, se coronó como subcampeón panamericano, lo cual le significó el título de maestro FIDE (Federación Internacional de Ajedrez), es de destacar que en el Tolima sólo hay dos maestros FIDE. Esta ha sido la mayor alegría que le ha entregado el ajedrez a Jairo Andrés, aún recuerda con gran emoción dicho triunfo, donde sus padres estuvieron presentes.

Derribar al rey no es tarea fácil y el estudiante de Ingeniería Civil lo tiene claro. El año pasado en el mundial sub 20, tuvo que enfrentarse en primera ronda con un joven español; cinco horas duró la partida, al final, el ibaguereño no pudo vencerlo, “pero tuve la satisfacción de haberle entregado mis mejores jugadas”. Igualmente, en Brasil se enfrentó por más de seis horas a su competidor, y aunque debía ganar para quedar dentro de los diez mejores, no fue posible. Empató y, una vez más, su rendimiento fue excelente. Con las mejores características de la reina en el ajedrez, Jairo Andrés ha podido recorrer varias partes del mundo como Argentina, Brasil, Ecuador, Francia, Grecia, Andorra y Georgia. Con risas admite que el ajedrez y la ingeniería civil son dos campos totalmente disímiles, a pesar de ello, asegura que tiene distribuidos los tiempos para cada actividad y se enfoca muy bien en sus objetivos, aunque reconoce que en unos años su profesión universitaria tendrá más peso frente al deporte. Sus habilidades han sobrepasado fronteras participando en cinco mundiales. El año pasado en Grecia, representando la categoría sub 20, logró ubicarse en la casilla 36 siendo el segundo mejor suramericano. Actualmente, espera poder ubicarse dentro los cinco mejores del planeta, en el mundial sub 18 de Emiratos Árabes Unidos que se llevará a cabo este año. “La gente ve al ajedrez como algo difícil, pero es un deporte hermoso que requiere de mucha disciplina. El hecho es no dar un veredicto falso sin conocer la pasión y la dinámica del juego”, dice Jairo.

*Estudiante de Comunicación Social y Periodismo.


Las mujeres frente a los objetivos del milenio

Árbol de Tinta Abril 2013 Pág.

E

l pasado 8 de marzo, en conmemoración del Día de la Mujer, se realizó el evento Las mujeres frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Al finalizar el encuentro, convocado por el Sistema de las Naciones Unidas en Colombia, salieron varias conclusiones sobre cómo están las mujeres frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio en el país. De este informe, se presentan a continuacion las principales reflexiones. Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre Los siguientes departamentos: Nariño, Chocó, Cauca, La Guajira, Caquetá, Quindío, Risaralda, Bolívar, Tolima, Sucre, Córdoba y Caldas presentan brechas en la tasa de desempleo entre hombres y mujeres, muy por encima del promedio nacional. En cuanto a la brecha de desempleo entre hombres y mujeres, solo Bogotá y Boyacá han alcanzado la meta para el 2015. Objetivo 2: Lograr la enseñanza primaria universal En educación secundaria y media hay más mujeres matriculadas que hombres. La población masculina es más analfabeta que la femenina. Sin embargo, en las áreas urbanas en el rango poblacional de 15 y más años de edad, las mujeres mantienen un analfabetismo mayor. En todos los departamentos se presenta un mayor nivel de escolaridad de las mujeres. Sin embargo, como se mostró previamente, esto no garantiza la ampliación de oportunidades en términos de empleo e ingresos. Objetivo 3: Promover la igualdad de género y la autonomía de la mujer Si bien hay un incremento en el número de mujeres electas en el último período de elección para el Congreso, dicho aumento ha sido muy leve y el porcentaje sigue siendo muy bajo. En cuanto a los datos reportados por Medicina Legal, persisten altas tasas de violencia de pareja contra la mujer. Objetivo 4: Reducir la mortalidad infantil En el caso de mortalidad de menores de un año, los años promedio de educación de la madre es de solo 5,4 años y son muy jóvenes (promedio de 25 años); lo que evidencia que la educación de las madres, el nivel de ingresos y el conocimiento y acceso a métodos de planificación tienen un impacto significativo en la mortalidad infantil. Objetivo 5: Mejorar la salud materna A pesar de la reducción en la tasa de mortalidad materna, estamos muy lejos de la meta (45 por 100 mil nacidos vivos) a lograr a 2015, y a este ritmo no se logrará. Hay mayor mortalidad materna en los rangos entre 20 y 39 años, esto se debe a que hay más embarazos dentro de este rango. Sin embargo, el riesgo de mortalidad en embarazos de menores de 18 años es mayor. En cuanto el embarazo de adolescentes, el país está lejos de acercarse a la meta para el 2015. A nivel departamental, solo el departamento de Quindío lo ha logrado.

Foto tomada de lh4.ggpht.com/d

Objetivo 6: Combatir VIH/SIDA, paludismo y otras enfermedades La mortalidad por VIH/SIDA ha aumentado en los últimos años. Si bien siguen muriendo más hombres que mujeres, el porcentaje de mujeres que están muriendo ha aumentado de 17,17% a 23,76% entre 1998 y 2010.

31


¿Aprender arquitectura en cuatro años? Jorge Enrique Lozano Pinzón *

Fotos: Mónica Leguizamón Celemín

S

on varios los aspectos que se deben contemplar si se pretende preparar en cuatro años a un arquitecto que ejerza con idoneidad su profesión. Entre ellos están el diagnóstico de la realidad local y global, los objetivos de formación que definen el perfil del egresado, la pertinencia y relevancia de los conocimientos por aprender de acuerdo con los dos aspectos anteriores y, las modalidades pedagógicas utilizadas que incluyen la existencia de una comunidad académica.

En esta ocasión, nos vamos a referir al aspecto pedagógico y, como parte de él, a los Ambientes de Aprendizaje (AA). Pero antes, vamos a mirar lo que dicen quienes se oponen a disminuir el tiempo de estudio del pregrado. Los dos argumentos que se exponen para justificar la actual duración de la carrera (cinco años) son débiles. Uno de ellos es que las instituciones gremiales, Unión Internacional de Arquitectos UIA , y la Asociación Colombiana de Facultades de Arquitectura, así lo recomiendan. El otro argumento es que ningún otro programa de arquitectura lo ha hecho antes. En el primer caso, cuando se acepta una idea basada en la costumbre, sin argumentarla ni cuestionarla, no estamos hablando de autoridad sino de autoritarismo injustificado. El segundo, representa todo lo contrario

a la misión y visión de la Universidad de Ibagué: Autonomía, pensamiento crítico y adaptación a las características regionales. De todas maneras no cumplimos con las recomendaciones de la UIA que propone algo muy importante: Que la matrícula profesional no se entregue hasta que el egresado demuestre dos años de experiencia específica, uno durante el ciclo universitario y otro después del pregrado. Así funciona en los países del Norte del planeta. Pero, como decía, el hecho de que ellos lo hagan y nos parezca muy positivo su modelo, no es motivo ni justificación para que acá los imitemos como si no estuviéramos en el Sur del planeta, con todo lo que ello implica. Por el contrario, unos AA adecuados permitirían estudiar arquitectura en menos tiempo.


Los Ambientes de Aprendizaje–AA Los AA , tienen que ver con el clima cotidiano de la clase, con la actitud pasiva o activa del estudiante, con la delegación o no de responsabilidades, con la actitud del profesor, con la libertad para opinar y criticar, con el respeto ante las ideas ajenas, así contradigan las del profesor, con no castigar el error sino convertirlo en fuente de aprendizaje, con el reconocimiento de la inteligencia múltiple del estudiante y muchos más comportamientos que crean una atmosfera particular, detrás de la cual existen unos propósitos de formar, más que de informar. El paradigma transmisionista, se puede cambiar por un AA , que no se base en estrategias para ver cómo le llega la información al estudiante –clases magistrales, lecturas, nuevas técnicas de información y comunicación Ntic-, sino en crear las condiciones más adecuadas para que él aprenda por sí mismo. Es tanto el nuevo conocimiento que se produce en una disciplina, que a una persona no le alcanzaría toda la vida para leer únicamente lo que se publique desde hoy en adelante. Por lo que deducimos que el estudio es para toda la vida. En este escenario la asignatura no se programa a partir de unos contenidos, hay que implementar didácticas para que el estudiante desarrolle la competencia de aprender a aprender organizadamente y con autonomía, es decir, de acuerdo a sus intereses y necesidades temporales. Aprende una estrategia, no un cúmulo de contenidos y, el profesor no da respuestas, estimula al estudiante para que se haga preguntas y trate de resolverlas. No es un monólogo del profesor sino un diálogo con y entre los estudiantes para construir el conocimiento. Posibles Ambientes de Aprendizaje en arquitectura Un AA de “reflexión en la acción” resulta muy útil para las asignaturas como Construcción o Estructuras. Más que problemas de cálculo con derivadas e integrales o física vectorial, que es lo adecuado para un ingeniero, lo que interesa a un arquitecto es conocer los materiales, su comportamiento estructural, sus características físicas y, sobre todo, aprender a utilizarlos creativamente. Para esto se puede implementar un ambiente de práctica reflexiva experimentando con los materiales para que el estudiante descubra las leyes y posibilidades de los materiales constructivos. La arquitectura Gótica hace más de siete siglos construía columnas de piedra delgadas y esbeltas de sesenta metros de altura que se recostaban a través de un arco en otra columna igual. Eso se logró porque los constructores del Medioevo conocían la “petreidad” de la piedra con todos sus atributos y posibilidades. Hoy el estudiante, en vez de aprender de memoria las dosificaciones de los concretos, que se encuentran con un “clic” en internet, puede descubrir qué es lo que garantiza su dureza y resistencia después de ensayar con diferentes dosificaciones y granulometrías de los agregados.

¿Y la historia y teoría de la arquitectura? Los profesores creemos que únicamente sirven para tener cultura general, y los estudiantes, que es una obligación inútil. Si seguimos viendo estas asignaturas así, no solo no sirven para nada sino que se seguirán viendo como materias costura y la academia termina desperdiciando lo más valioso de la disciplina, siglos de experiencias arrojados por la borda. Tal y como lo hicieron los arquitectos de los movimientos vanguardistas del siglo XX; aunque ellos debían hacerlo en ese momento histórico, para poder hacer lo que lograron para la humanidad. Pero ese ahistoricismo continúa como paradigma, como si las condiciones concretas que los obligaron a actuar así en ese momento, todavía estuvieran vigentes. La historia es una fuente inagotable de conocimientos y experiencias útiles que se pueden rescatar para el arquitecto mediante un AA que potencie las competencias interpretativa y explicativa. No se trata de memorizar datos históricos sino de vivir con intensidad su experiencia interpretativa, que es lo que persuade y motiva la necesidad de conocer las experiencias del pasado para utilizarlas crítica y contextualmente en el presente cuando se diseña. A esto se le puede llamar aprendizaje significativo: atribuir significado a lo nuevo que se aprende, a partir de lo que ya se conoce. Así, el problema presente se relaciona con los nuevos conocimientos. La teoría de la arquitectura sólo es válida si sus conceptos, principios e ideas, se aplican en el taller de diseño. La separación absurda existente entre la teoría con la práctica del diseño debe desaparecer, es más, esta asignatura se debería integrar al taller. Pero para lograrlo, el tutor de taller debe ser un erudito en ella o si no, desaparece del todo y terminamos preparando tecnólogos en diseño funcionalista. Si entendemos que lo que ue hacemos en el pregrado do es abonar la semilla que el estudiante lleva consigo para ara

que fertilice, aprenda a crecer cer por sí mismo y florezca, él podrá tomar su futuro por cuenta propia y el tiempo que dure la carrera no importará. rá.

*Docente del programa rama ctura de Arquitectura

Árbol de Tinta Abril 2013 Pág.

33


Escuelas del silenciamiento Marien Alexandra Gil*

He denominado este artículo Escuelas del silenciamiento porque la tesis a defender plantea que la escuela, como institución e invento de la modernidad, ha sido pensada y diseñada para el silenciamiento, es decir para el mutismo que lentamente se hace cuerpo en nosotros. Defenderé dicha tesis desde el concepto de juegos de lenguaje de Ludwig Wittgenstein, postura que sirve para acentuar la propuesta de la escuela como un espacio cuyo juego de lenguaje dominante es el silenciamiento. Es pertinente, en la búsqueda de dar claridad, establecer una diferencia conceptual entre silenciamiento y silencio. El primero hace referencia a una voz muerta que no ha sido escuchada y es promovida, como afirma Freire, “por el tipo de relaciones para el cual es importante impedir pronunciar la palabra”. A diferencia del silencio, que es más una disposición, el silenciamiento es una imposición que viene de otros, es un legado de otros que, refiriéndonos a Freire, se hace cuerpo en nosotros. El silencio, en cambio, nos permite entrar en pausa para comprender el mundo, traducirlo y posteriormente expresarlo. El silencio nos marca también un límite, nos invita a escuchar la voz del otro y teje nuestra voz en compañía de otras voces. A partir del visor epistemológico del silenciamiento y el silencio, es posible hablar de la escuela como juego del lenguaje del silenciamiento.

por reglas que nos permiten comunicarnos, hablar del mundo e interactuar con el otro en el marco de un contexto, que le da un significado y un sentido. De la misma manera, como existen diversos tipos de juego (ajedrez, futbol, damas chinas, tenis, juegos de roles), se dan múltiples e infinitos juegos de lenguaje, sustentados en las diferentes formas de actuar, vivir y habitar el mundo. De esta manera, el lenguaje es una actividad humana natural que se comprende dentro de un contexto, es decir, no se encuentra aislado sino que pertenece al todo que compone la vida. Es por ello que su fundamento y sentido se vincula con la praxis humana y con todo lo que ella conforma, que no es más que lo que Wittgenstein llama Forma de Vida. Al llevar la postura de juegos de lenguaje al ámbito escolar, es posible decir que la escuela conforma un contexto y una praxis humana específica, atravesada por el silenciamiento. A partir de lo anterior, mostraré a través del film La sociedad de los poetas muertos, cómo la escuela configura un juego de lenguaje propio del silenciamiento.

Carpe diem: La sociedad de los poetas muertos “No dejes que termine el día sin haber crecido un poco, sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños. No te dejes vencer por el desaliento.” (Walt Whitman)

Wittgenstein: Sentido y Juegos de lenguaje. ¿Qué se entiende por juego de lenguaje? De acuerdo con Wittgenstein, lo que comunica las situaciones y las palabras es su uso, el cual se da por un entrelazamiento de actividades lingüísticas y no lingüísticas que se denomina Juego de lenguaje. Se asocia al juego porque las reglas son un componente inherente del mismo, así los diversos juegos de lenguaje se hallan conformados

La sociedad de los poetas muertos es una película rodada en 1989, dirigida por Peter Weir y protagonizada por Robin Williams. Narra el encuentro de Keating, un profesor de literatura, con un grupo de estudiantes en la prestigiosa y conservadora academia estadounidense Welton. Este film, atravesado por la poesía de Walt Whitman, construye la atmósfera de la escuela


Árbol de Tinta Abril 2013 Pág.

Foto tomada de: www.incine.fr/

moderna, donde prima la disciplina, la razón y la verdad del maestro. Una escuela de jóvenes silenciados y acallados por padres que planean sus vidas y por maestros que imponen arbitrariamente su autoridad. Clara representación del juego de lenguaje del silenciamiento. A este ambiente de orden, disciplina y silenciamiento, llega Keating, un maestro nada convencional que se separa del currículo institucionalizado y construye un camino alternativo de enseñanza. Su definición de educación es educar para pensar por sí mismos, la cual entra en tensión con la postura institucionalizada de educar para la disciplina. En esta escuela el énfasis está en la disciplina y no en el sujeto como ser dialógico. Keating se aventura a otra forma de enseñanza y desde el pretexto de la poesía invita a los estudiantes a ver el mundo de otra manera. La expresión Carpe Diem, que se traduce aprovecha el día, se convierte en la fuente de inspiración de un grupo de jóvenes, que desean, a veces sin lograrlo, transformar el silenciamiento ya hecho cuerpo en ellos, para llenar sus vidas de algo de pasión y aventura. Pero las cosas no salen muy bien y Neil, un joven cuya pasión es el teatro, termina suicidándome porque su padre le impone estudiar medicina. Keating, es despedido de la escuela, porque se le considera el culpable de la muerte de Neil. Para mostrar, de manera más explícita, la presencia del silencio y el silenciamiento en la escuela, haré referencia a dos enunciados presentes en este film: * No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte, que es casi un deber: La película muestra la voz silenciada de un grupo de jóvenes, que desean hacer de su vida algo distinto a lo que sus padres planean, pero no son capaces de expresarlo. Al final de la película el padre de Neil le impone estudiar medicina y le prohíbe actuar. En medio de una conversación, Neil intenta expresar sus sentimientos y su padre le dice: Dime lo

que sientes, pero Neil, después de intentos fallidos por decir lo que siente, responde: No siento nada. Se va a su cuarto, espera a que todos se duerman, baja al estudio y se suicida con el arma de su padre. * No caigas en el peor de los errores: el silenciamiento: Keating da voz a sus estudiantes, inclusive permite que el más acallado de todos le de vida a su voz. Todd Anderson, logra decir en clase un bello poema, tejido en el silencio: La verdad es una sábana que te deja los piés fríos/ La empujas, la tiras y nunca es suficiente/ La pateas, la golpeas y nunca nos cubre/ desde el momento en que llegas llorando, hasta el momento en que nos vamos muriendo solo te cubrirá la cara/ mientas sollozas, lloras y gritas. Muy seguramente esa verdad fría que nunca nos cubre, sea la verdad impuesta por los otros, en este caso sus padres y sus maestros. Para finalizar, quiero resaltar que la escuela nos invita al silenciamiento y ese mutismo, retomando a Freire, se hace cuerpo en nosotros y no permite darle vida a la voz propia. Tal como les pasa a los jóvenes de La sociedad de los poetas muertos, quienes desean darle un giro a sus vidas, pero el silenciamiento al que se ven sometidos por el colegio y la familia les impide configurar un discurso propio. Dicho silenciamiento se in-corpora, en tanto hace parte de un lenguaje que teje el quehacer de la escuela.

*Docente de la Facultad de Humanidades, Artes y Ciencias Sociales.

35


Ibagué ¿Cómo vamos? Resultados de la percepción sobre la calidad de vida Lilian Andrea Castro Villarreal* Es creciente el número de países donde gobiernos, sector privado y academia utilizan las encuestas de percepción para la toma de decisiones. No obstante, hay reflexiones encontradas respecto a la utilidad de dichos instrumentos; para algunos, la opinión ciudadana no debe ser tenida en cuenta en la construcción de políticas públicas por considerar que la gente del “común” no tiene idea de lo que quiere (Restrepo:2009); sin embargo, otros análisis consideran que solamente las personas pueden saber qué tan bien se sienten, por lo cual una medida idónea del bienestar la pueden ofrecer este tipo de encuestas, entendiendo además que el progreso no es solo crecimiento económico y que medir el progreso requiere tomar en serio lo que opina la gente (Lora:2007). Partiendo de la segunda consideración, los Cómo Vamos1 realizan anualmente la Encuesta de Percepción Ciudadana (en adelante EPC) la cual se aplica a una muestra representativa de personas en cada ciudad, comprende hombres y mujeres mayores de 18 años de distintos niveles socioeconómicos y que habitan en los distintos sectores que conforman la división territorial según la ciudad (comunas, localidades, entre otras). Lo anterior, en aras de complementar la evaluación objetiva que se realiza a partir del seguimiento a indicadores técnicos de resultado, con una evaluación subjetiva que se realiza a partir de indicadores de percepción, entonces, la EPC es un instrumento que refleja la opinión acerca de diferentes temas relacionados con la calidad de vida. Así, el presente artículo pretende mostrar algunos resultados de las EPC 2012 realizadas en las diez capitales que conforman la Red de Ciudades Cómo Vamos2 de manera comparada, resaltando la situación de Ibagué frente al comparativo en diferentes temas. Este ejercicio se realiza en diez ciudades de Colombia y de los 46.581.823 habitantes

que se estimaban para el país en el 2012, según la proyección de población del DANE, cerca de 17.335.995 residen en las diez capitales evaluadas, lo que significa que este análisis da cuenta de las opiniones frente a la calidad de vida del 37% de la población total del país. (Informe de la Encuesta de Percepción Ciudadana de la Red Cómo Vamos 2012) Para este ejercicio se aplicaron alrededor de 11.711 encuestas, en diez ciudades de Colombia, en las cuales se indagó sobre temas como: clima de opinión; desarrollo económico; educación; salud; servicios públicos; vivienda; movilidad; espacio público y medio ambiente; convivencia y participación ciudadana; recreación y cultura; y gestión pública. Clima de opinión y situación económica En este aspecto, la encuesta busca dar cuenta de la forma como los ciudadanos perciben su ciudad, por lo cual se indaga por niveles de optimismo, orgullo y la satisfacción de los ciudadanos con la ciudad como un lugar para vivir. El comparativo evidencia que las ciudades más optimistas, es decir, las que consideran que las cosas van por buen camino son Medellín, Manizales, Pereira, Barranquilla y Valledupar. Ibagué está con un 46% de percepción positiva frente al futuro de la ciudad y se ubicó entre el grupo de ciudades con menores niveles de optimismo. En cuanto a los niveles de orgullo, nuevamente los más orgullosos de su ciudad se encuentran en Medellín, Barranquilla, Manizales, Pereira y Valledupar. Con el 66%, Ibagué se ubica por debajo del promedio de las ciudades de la Red. Bogotá es la ciudad que menores niveles de orgullo alcanzó con el 52%. Frente a la satisfacción de la ciudad como un lugar para vivir, aspecto que evidencia de algún modo la forma como la ciudadanía está sintiendo la calidad

1 Los Cómo Vamos son programas de control ciudadanos que evalúan la situación de la Calidad de Vida en diez ciudades de Colombia a partir de diferentes indicadores objetivos y subjetivos. 2 La Red Colombiana de Ciudades Cómo Vamos, es una iniciativa que agrupa a los programas Barranquilla Cómo Vamos, Bogotá Cómo Vamos, Bucaramanga Cómo Vamos, Cali Cómo Vamos, Cartagena Cómo Vamos, Ibagué Cómo Vamos, Manizales Cómo Vamos, Medellín Cómo Vamos, Pereira, Cómo Vamos y Valledupar Cómo Vamos. Fuente gráficas: Comparativo Encuesta de Percepción ciudadana Red de Ciudades Cómo Vamos 2012


de vida en su ciudad, los niveles de satisfacción son altos en la mayoría de las ciudades Cómo Vamos, pero los mayores niveles de satisfacción se evidenciaron consecuentes con los niveles de optimismo y de orgullo en Medellín, Manizales, Barranquilla, Pereira y Valledupar. Ibagué y Bucaramanga, aunque se ubican muy cerca del promedio de las ciudades de la Red con el 75% de ciudadanos satisfechos, hacen parte del grupo que reportó la menor satisfacción con la ciudad. Teniendo en cuenta la relación existente entre la capacidad económica y la calidad de vida, la EPC indaga por la situación económica de los hogares de los encuestados. Frente a este aspecto, el promedio de las diez ciudades es bastante bajo, en tanto ninguna de las ciudades superó el 40% de encuestados que manifestaron que su situación económica mejoró con respecto al año anterior. Es de resaltar que Medellín, ciudad que alcanzó los mejores niveles de satisfacción y orgullo, en esta ocasión se ubicó entre las ciudades que reportaron menores niveles de progreso en la situación económica de sus hogares, donde también se ubicó Ibagué. Esto propone que si bien, la situación económica es un factor importante para medir la calidad de vida, este no es determinante.

Educación y Salud La educación es considerada como un pilar del desarrollo económico y social de una región, y partiendo de esto la EPC indaga por la atención y satisfacción del sistema educativo, tanto de los niños menores de cinco años, como de los niños y jóvenes entre los 5 y los 17 años. Por su parte, en materia de salud se entiende que este aspecto está asociado al capital humano y tiene amplios efectos sobre fenómenos que trascienden la ciudad como la pobreza y la inequidad; de este modo, se reconoce que la salud es un derecho fundamental, por tanto conocer la satisfacción con el servicio así como la percepción sobre qué tanto consideran los ciudadanos que se les garantiza este derecho es central para el presente análisis. En cuanto a la educación recibida por los niños menores de cinco años, las ciudades más satisfechas fueron Pereira, Manizales, Ibagué y Cali. Ibagué con el 88% de satisfacción es la tercera ciudad con mayor satisfacción en este aspecto. Por su parte, las que reportaron menores niveles de satisfacción fueron Bogotá, Medellín y Valledupar. En cuanto a la educación recibida por los niños y jóvenes entre los 5 y 17 años, las ciudades más satisfechas fueron Cartagena, Barranquilla, Manizales, Medellín y Pereira. Ibagué con el 69% de satisfacción fue la ciudad que reportó los menores niveles de satisfacción. Contrario a la educación, la salud evidencia una problemática generalizada en todas las ciudades de la Red, no obstante, esta es mucho más marcada en unas ciudades que en otras. Las ciudades más satisfechas con la atención en salud fueron Barranquilla, Cartagena, Pereira, Medellín y Valledupar. Por su parte, Ibagué es la que reporta la menor satisfacción de todas las ciudades de la Red con el 42% de encuestados satisfechos ubicándose por debajo del promedio junto a ciudades como Cali, Manizales, Bucaramanga y Bogotá. Consecuente con la baja satisfacción generalizada en las ciudades de la Red frente al servicio de salud, la percepción que tuvieron los encuestados alrededor de si se les está garantizando el derecho a la salud es baja también. Ibagué se sitúa en el grupo de ciudades donde esta percepción es más negativa y por el contrario, Barranquilla es la ciudad donde la mayoría de los encuestados considera que se les está garantizando el derecho a la salud con un 75%. Servicios públicos En cuanto a la satisfacción de los servicios públicos evaluados (Telefonía celular, televisión por cable, gas domiciliario, telefonía fija, internet, aseo, energía eléctrica, bancos, alcantarillado y acueducto) Medellín es la ciudad que alcanza la mayor satisfacción con un 90% e Ibagué pasa a ubicarse como la ciudad en donde los niveles de satisfacción son más bajos con el 66%. Vale resaltar que los servicios peor calificados en todas las ciudades de la Red fueron el acueducto y

Árbol de Tinta Abril 2013 Pág.

37


el alcantarillado con un 66% y 67%, respectivamente. Seguridad ciudadana Se entiende la seguridad en relación con la protección contra algún tipo de riesgo específico que afecte la vida, integridad o patrimonio de las personas. Manizales es la ciudad donde la percepción de seguridad es más alta con un 61%, la ciudad que reporta la percepción más baja de seguridad es Bogotá con un 17%. Ibagué logra ubicarse en el grupo de ciudades con altos niveles de percepción de seguridad con un 36%. Movilidad Este tema cobra cada vez más importancia en las ciudades modernas, pues esta no solo se limita a comprender la eficiencia y eficacia en los desplazamientos sino que guarda estrecha relación con otros aspectos como la salud, el medio ambiente y hasta el desarrollo económico. Las ciudades donde los encuestados perciben que sus desplazamientos toman más tiempo son Bucaramanga, Bogotá, Cali y Valledupar. Ibagué se ubicó en el grupo de ciudades que reportaron en menor porcentaje que los tiempos de desplazamiento se incrementaron en relación al año anterior con un 30%. Otro factor que tiene incidencia directa sobre la movilidad de las personas es el estado de las vías. La percepción en este aspecto es bastante disímil; mientras ciudades como Medellín alcanzan una satisfacción con sus vías del 78%, ciudades como Ibagué no superaron el 11% de satisfacción. Vivienda y espacio público. La vivienda es uno de los aspectos mejor calificados y el que muestra las menores diferencias entre ciudades. Así, ocho de cada diez personas están satisfechas o muy satisfechas con su vivienda (casa o apartamento)

en promedio, siendo la cifra más alta la que obtiene Medellín (86%) y la más baja la de Ibagué (76%) En lo concerniente al espacio público, y sus principales componentes evaluados (iluminación, andenes y parques), las cifras no son alentadoras y hay grandes diferencias entre las ciudades de la Red. Mientras en Medellín el 66% de los entrevistados está satisfecho con el espacio público, en ciudades como Cartagena, Manizales, Cali, Bogotá, Valledupar e Ibagué esta cifra no supera el 33%, siendo Ibagué la ciudad con la percepción más baja de satisfacción con un 18% Convivencia y participación ciudadana La corresponsabilidad de ciudadanos y gobernantes es fundamental para elevar la calidad de vida en las ciudades, en este sentido, la EPC indagó por la percepción que tienen los encuestados frente a su comportamiento ciudadano. Las ciudades en donde este tipo de comportamiento es mejor según la encuesta fueron Medellín y Bucaramanga. De otro lado, las ciudades donde consideran que tienen un mal comportamiento ciudadano son Barranquilla, Ibagué, Valledupar, Cartagena, Cali y Bogotá. Frente a la participación ciudadana, la EPC indagó si


la ciudadanía hizo algo para resolver un problema que los afectara individualmente o a su comunidad, de lo que se evidenció que la ciudad que reporta los peores niveles de participación es Barranquilla con un 85% de encuestados que respondieron no haber hecho nada para resolver un problema suyo o de su comunidad. Por otro lado, en promedio el 39% de los encuestados en todas las ciudades considera que no hay ninguna entidad que esté haciendo algo por mejorar su calidad de vida, mientras otros consideraron, aunque en menor medida, que las alcaldías, la policía, las iglesias y los medios de comunicación son actores que de algún modo inciden en este aspecto. Vale decir que en todas las ciudades de la Red no sólo son bajos los niveles de corresponsabilidad que percibe la gente, también son alarmantes los bajos niveles de participación llegando casi al 90% la proporción de ciudadanos que no se involucra en los asuntos públicos (Informe de la Encuesta de Percepción Ciudadana de la Red Cómo Vamos 2012) Administración de las ciudades La calidad de vida depende en gran parte de las decisiones de las autoridades públicas para priorizar los aspectos sobre los cuales se centrarán su gestión. En cuanto a la calificación dada por los encuestados a la mayoría de aspectos asociados a la administración de sus ciudades en las diez ciudades evaluadas, esta no es positiva, además de presentar amplias diferencias en dicha percepción. Por ejemplo, mientras la satisfacción con la forma como se están invirtiendo los recursos públicos es del 51% en Medellín, situándose como la más satisfecha en este aspecto, en ciudades como Ibagué es tan sólo del 12%, siendo la que reporta los menores niveles de satisfacción. Coherente con lo anterior, Medellín e Ibagué siguen ubicándose en los dos extremos del comparativo frente a la percepción que tienen los encuestados sobre la gestión global de sus alcaldes; Medellín con un 51% de satisfacción es la que mejor califica este aspecto e Ibagué con un 12% de satisfacción es la que peor lo califica. En cuanto a la confianza que expresaron los encuestados frente a sus alcaldes, Medellín se sitúa en la mejor posición, con el 62% de encuestados que confían en su alcalde. Por su parte, Cali es la ciudad donde se reportaron los menores niveles de confianza con el 20%, y muy cerca Ibagué reportó un 21%. Un comportamiento similar se encontró frente a la calificación hacia la gestión de los alcaldes; Medellín es la ciudad donde los encuestados mejor calificaron esta gestión con el 63% de encuestados que la consideran buena o muy buena, contrario a Ibagué, ciudad que peor califica la gestión de su alcalde con tan solo el 18% de encuestados que expresaron estar conformes.

La percepción frente a los Concejos Municipales reflejó un comportamiento parecido a la reportada frente a las administraciones; Medellín obtuvo los mayores niveles de favorabilidad y calificación positiva de la gestión del Concejo, junto con Pereira y Manizales, ciudades que mejor califican estos aspectos entre las diez ciudades de la Red. Sin embargo, en cuanto a la gestión de estos órganos, a excepción de Medellín, la calificación positiva en todas las ciudades de la Red no superó el 35%. Es importante señalar que este tema muestra grandes diferencias entre ciudades, estando Medellín siempre a la “cabeza” de la Red (con las mejores cifras), mientras que Bogotá, Cali e Ibagué se “pelean” las últimas posiciones (Informe de la Encuesta de Percepción Ciudadana de la Red Cómo Vamos: 2012).

*Coordinadora Programa Ibagué Cómo Vamos

Árbol de Tinta Abril 2013 Pág.

39


Fue U

Noticia

n sentido homenaje rindieron la Universidad de Ibagué y la Fundación Musical de Colombia a don Jaime Zorroza y Landia, miembro fundador de la Universidad, y quien ha contribuido de manera significativa en el desarrollo agrícola, educativo y social de nuestro departamento. En el evento, realizado en la Sala Alberto Castilla del Conservatorio del Tolima, los asistentes disfrutaron del concierto a cargo de la soprano Bibiana Lucía Barreto y del tenor Juan Carlos Villarraga, quienes estuvieron acompañados por la Orquesta Sinfónica de la Universidad del Tolima, dirigida por el maestro César Augusto Zambrano Rodríguez.

C

on el fin de examinar las alternativas para la regulación de los ciclos de inundaciones y sequías en el Tolima, se desarrolló el foro Manejo eficaz del agua, en invierno y en verano, el cual contó con la participación de reconocidos expertos en recursos hídricos y sostenibilidad ambiental. El evento fue coordinado por la Asociación para el Desarrollo del Tolima, con el apoyo de la Corporación Autónoma Regional del Tolima (Cortolima) y la Universidad de Ibagué.

L

a Asociación para el Desarrollo del Tolima, la Cámara de Comercio de Ibagué y la Universidad de Ibagué realizaron el foro Los negocios inclusivos: una relación de confianza y colaboración equitativa. El evento se realizó con el fin de conocer la opinión de un grupo de expertos sobre la naturaleza y alcance de los negocios inclusivos, así como analizar las experiencias exitosas en el país, los beneficios potenciales y las amenazas de esos enfoques, como medios para organizar y promover el desarrollo sostenible de comunidades pobres, productores de bienes primarios del sector rural, profundizando como caso especial de aplicación a la piscicultura.

E

n la Universidad de Ibagué se realizo el foro ¿Hacia dónde va el Tolima?, desarrollado en el marco del proceso de actualización de la Visión Tolima 2025. En la jornada se abordaron los temas: Signos vitales de desarrollo del Tolima, el desarrollo regional en el marco de una Colombia en paz y los modelos de regionalización para impulsar el desarrollo.


Árbol de Tinta  

Publicación institucional de la Universidad de Ibagué.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you