Page 1

Resultados de

Pág.

proyectos Ondas.

2

El chat y la escritura académica.

Pág.

7

Estudiantes Pág. asumen la representación.

15

Árbol de tinta

Año XXV No. 188.

Especial

Abril 2012 Distribución gratuita ISSN 1900-592X

Desempleo en Ibagué 3-6 Págs.

Según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), la tasa de desempleo en Ibagué se ubicó en 15,7% al cierre del primer mes del año, lo que indica un incremento del 0,6% respecto a la medición más reciente que ubicaba a la ciudad en el 15,1%. Árbol de Tinta dedica en esta edición algunas de sus páginas al tema del desempleo en la ciudad.

Entrevista

Dr. Luis Enrique Orozco

En esta edición, presentamos a nuestros lectores una entrevista con el doctor Luis Enrique Orozco, presidente del Consejo Superior de la Institución. Págs.

8y9

Ordenamiento

territorial en la

Comuna

Seis 10 Pág.

Nueva imagen Presentamos en esta edición el nuevo diseño del periódico institucional de la Universidad de Ibagué, Árbol de Tinta. Esta nueva diagramación busca fortalecer la comunicación con nuestros lectores, mediante una diseño ágil, dinámico y moderno, que junto al nuevo imagotipo, árbol y tinta en esencia, están acordes con la evolución que ha tenido este medio de comunicación, el cual ya cuenta con 189 ediciones a lo largo de 25 años de circulación ininterrumpida. Esperamos sea de su agrado.


2

Editorial

Abril 2012

El desempleo en Ibagué

Jaime Eduardo Reyes

Desde hace varios años, Ibagué se ha caracterizado por ser una ciudad con altos niveles de desempleo. Esta situación es motivo de preocupación en los distintos actores políticos, económicos y gremiales de la región. Se escuchan opiniones de los líderes políticos sobre la necesidad de corregir las fallas institucionales que dan origen al desempleo; también, los empresarios aconsejan sobre la necesidad de disminuir las rigideces que tiene la política de formalización de empleos, y por su parte, la academia estudia las causas que conllevan a esta situación. Es claro que para avanzar en la generación de empleos es fundamental el crecimiento del aparato productivo de la región y el aprovechamiento de la apertura de mercados internacionales e inclusive, el crecimiento del consumo nacional; mejorar la calidad del empleo superando la informalidad, y disminuir la tasa global de participación, a través de ofertas de educación técnica, tecnológica y profesional. Además, es

extremadamente importante contar con una economía en crecimiento, con baja inflación, y atractiva para inversionistas extranjeros. Es oportuno reiterar las opiniones de la OIT (Organización Internacional del Trabajo) en el sentido de tener “una actitud más benévola hacia los métodos de producción intensivos en trabajo no calificado, mediante la promoción de programas de inversiones intensivas en mano de obra que favorecen las pequeñas empresas y que, respecto a los métodos de producción convencionales, implican costos entre un 10 y un 30 por ciento más bajos y un impacto ocupacional hasta cinco veces mayor, para montos de inversión y resultados cualitativamente comparables”. Obviamente, siempre estarán presentes preguntas que necesariamente deberán ser contestadas de acuerdo con el contexto económico: ¿Cómo promover la creación de nuevos empleos para la población joven a través del acceso al crédito? ¿Cómo generar condiciones de empleabilidad para poblaciones vulnerables sin incurrir

en la pereza empresarial? ¿Cómo crecer el parque industrial y empresarial aprovechando las ventajas comparativas y con nuevas ventajas competitivas? ¿Cómo aumentar la calidad, pertinencia y cobertura del sistema educativo? ¿Cómo evitar la fuga de capital humano? En esta oportunidad, Árbol de Tinta ha decidido dedicar algunas de sus páginas para revisar este tema y poner una vez más el desempleo como categoría de discusión pública, pues la mayoría de nuestros lectores hacen parte de aquella población que aspira a ingresar al mercado laboral prontamente. Y es precisamente, en la población joven en donde más se siente la necesidad de abordar el problema, mediante estrategias que resuelvan los escollos estructurales que impiden una solución sostenida y de largo plazo.

Estudiantes presentaron resultados de proyectos ondas Estudiantes de establecimientos educativos de doce municipios del Tolima, incluido Ibagué, presentaron el pasado 30 de marzo, en la Universidad de Ibagué, los resultados de sus investigaciones y productos de los proyectos ONDAS. Más de 150 proyectos en las líneas cívica, social, lúdica, ciencias naturales, ambiental y espíritu emprendedor, fueron sustentados por los niños, niñas y adolescentes. De acuerdo con la coordinadora ONDAS en el Tolima, Isabel Camacho, ésta es una nueva forma de enseñar. “La investigación como estrategia pedagógica permite que los

maestros se conviertan en constructores de nuevos conocimientos y saberes, y los niños, por su parte, aprendan de una forma diferente. Ondas es un Programa de Colciencias para el fortalecimiento de una cultura ciudadana de ciencia, tecnología e investigación, en la población infantil y juvenil de Colombia, a través de la investigación como estrategia pedagógica. Fue creado en el año 2001 por el Departamento Administrativo de Ciencia, Tecnología e Innovación, Colciencias y la Fundación FES Social.

Estudiantes de establecimientos escolares de doce municipios del Tolima presentaron los resultados de sus proyectos de investigación.

Árbol de tinta

Universidad de Ibagué

*Presidente del Consejo Superior Luis Enrique Orozco * Rector Alfonso Reyes Alvarado * Comité Editorial Nidia Chaparro Cuervo, Luz Ángela Castaño González, Fadhia Sánchez Marroquín y Franciny Espinosa Osorio * Comité de Redacción Alexa Bajaire Lamus y Oscar Iván Londoño * Dirección Fadhia Sánchez Marroquín * Redacción y Edición Franciny Espinosa Osorio *Fotografía Archivo Comunicación Institucional, Gabriel Valbuena, Internet, El Nuevo Día * Diseño y Diagramación Julio César Morales * Impresión Editorial Aguasclaras *Contacto comunicacioninstituciona@unibague.edu.co 2709432 ext. 419


Abril 2012

Especial

3

Universidad de Ibagué

“ Características de la

búsqueda de empleo

Los canales de búsqueda más utilizados por los desempleados en Ibagué para conseguir trabajo son los informales, dentro de los cuales está en primer lugar el acudir a familiares, amigos o colegas.

Mónica María Calderón P.* Uno de los temas claves a la hora de analizar el funcionamiento del mercado laboral es el de los canales de búsqueda de empleo, estos se refieren a los distintos métodos que los individuos pueden utilizar con el objetivo de encontrar un trabajo; ello permite su enganche en las empresas que registran vacantes y el emparejamiento entre la oferta y la demanda laboral. Los canales de búsqueda, tienen un impacto directo sobre la desocupación ya que una intermediación ineficiente aumenta el tamaño del desempleo friccional y puede incrementar la duración del desempleo. Los canales de búsqueda de empleo suelen dividirse en dos grandes grupos: formales e informales. Los primeros hacen referencia a métodos donde se utilizan instituciones creadas con el propósito de realizar la intermediación laboral, en estos, la información está centralizada y es de conocimiento público; entre ellos se encuentran convocatorias, avisos clasificados e inscripciones en oficinas de intermediación laboral incluyendo las agencias estatales de empleo. Por su parte, los canales informales están vinculados al uso de contactos personales y redes sociales en la búsqueda de empleo. Allí, algunos agentes gozan de información privilegiada en el proceso de emparejamiento laboral. Entre estos canales se encuentran, ayudas de familiares y amigos, y recomendaciones. Adicional a estos dos tipos de canales, algunos investigadores plantean la existencia de un canal intermedio denominado informal moderado. En dicho canal, los agentes usualmente disponen de información privilegiada sobre la vacante pero aún así, deben someterse al proceso de selección en la empresa que posiblemente los puede contratar, por ejemplo, el trámite de entregar hojas de vida en empresas configuraría un canal informal moderado de búsqueda de empleo. En el caso particular de Ibagué, de acuerdo con los datos provenientes de la Gran Encuesta Integrada de Hogares (geih) para el tercer trimestre de año 2009, se ha podido establecer que los canales de búsqueda

más utilizados por los desempleados son los informales y dentro de ellos se impone el acudir a familiares, amigos o colegas con un 56,4% de utilización, mientras que dentro de los canales formales, el que tiene mayor acogida es el de llevar las hojas de vida a bolsas de empleo, con un porcentaje de tan sólo 2,9%. Lo anterior muestra que en Ibagué no existe una estructura adecuada que permita a las personas conocer cuáles son las vacantes existentes en el mercado laboral y esto, desde luego, se constituye en una barrera adicional a la hora de conseguir un empleo. Las cifras también muestran que a pesar de los diferentes estímulos y facilidades que en los últimos años se han establecido para la creación de empresa, sólo un 4,6% de las personas que buscan trabajo, lo contemplan como una posibilidad, dicho resultado debería llevar a replantear las políticas que a nivel local se han definido en materia de emprendimiento y microcrédito. Al realizar el análisis de búsqueda de empleo por género, se encuentra que los preparativos para iniciar un negocio, es una alternativa seleccionada mayoritariamente por mujeres (75,5%) frente a un 24.5% correspondiente a los hombres. Así mismo, los resultados muestran que dentro de los canales formales, los avisos clasificados son utilizados en su totalidad por mujeres y también existe un predominio femenino en la visita a las bolsas de empleo con un 78,4% de utilización, probablemente por el tipo de ocupaciones que se ofrecen a través de estos canales (empleadas domésticas, secretarias, niñeras, etc.). En contraste, las convocatorias son utilizadas con mayor frecuencia por los hombres (63,8%), lo que puede estar explicado por el tipo de perfiles que contemplan ellas y que pueden estar favoreciendo en mayor medida al género masculino. Con relación al nivel educativo, aunque en todos los niveles educativos predomina el uso de los canales informales, en la medida que se incrementa la educación, se aumenta el uso de los canales formales desplazando a los canales informales -mientras los desempleados que no

tienen ningún nivel educativo los utilizan casi en un 90%, los desempleados que registran educación superior los utilizan en un 38,2%-; en contraste, el uso de canales informales moderados como visitar y llevar hojas de vida a empresas y realizar preparativos para iniciar negocios empieza a hacerse más frecuente en la medida que se va aumentando el nivel educativo. Igual sucede con los canales formales tales como avisos clasificados y convocatorias a los que definitivamente se puede acceder si se tiene un mayor nivel educativo. Estos datos confirman que el uso de los canales formales está directamente relacionado con el nivel educativo, dados los perfiles que se manejan y donde cada día se privilegia mucho más la formación. A partir de los resultados anteriores se puede afirmar, que una política integral para disminuir los niveles de desempleo de la ciudad deberá incluir un fortalecimiento de los canales formales, acompañado de un proceso de modernización y formalización del aparato productivo y un mejoramiento en los niveles educativos de la población, objetivos en los cuales tendrán que trabajar mancomunadamente el Estado, el sector empresarial y la academia. *Coordinadora Ibagué Cómo Vamos


4

Especial

Abril 2012

https://www.google.com.co/

El desempleo según la

teoría de la búsqueda Buscar empleo

Voy a tener suerte

Luisa Fernanda Peña* El pasado 28 de marzo, en el marco de la Cátedra Banco de la República, el Programa de Economía realizó la conferencia El desempleo según la teoría de la búsqueda, a cargo del doctor en Economía Franz Hamann, asesor del Gerente General del Banco de la República. La conferencia tuvo como objetivo principal presentar la contribución de Peter Diamond, Dale Mortensen y Christopher Pissarides, ganadores del Premio Nobel de Economía 2010 por su análisis de los mercados con fricciones de búsqueda, teoría relevante, porque permite estudiar diferentes aspectos del mercado laboral, y contribuye a explicar por qué persiste el desempleo en niveles altos como en el caso de Ibagué. Para entender en qué consiste la teoría de la búsqueda es pertinente conocer algunas regularidades empíricas del desempleo, entre ellas se destacan las siguientes:

1

En períodos cortos de tiempo, las personas que componen la fuerza laboral están o bien empleadas de tiempo completo o sin trabajo.

2

A pesar de la alta persistencia del desempleo, el mercado de trabajo es increíblemente dinámico. Esto es evidente en el caso de Ibagué, donde en promedio durante los años 2001 y 2010 hubo un flujo del 19,6% de personas que pasaron de ser desempleados a empleados, y en contraposición hubo un flujo del 14,9% que pasaron de ser empleados a ser desempleados.

3

Desempleados y firmas con vacantes coexisten a lo largo de las diferentes fases del ciclo económico.

4 5

Los trabajadores y los puestos de trabajo son heterogéneos. Existen grandes diferencias regionales en cuanto a la participación laboral, la ocupación y el desempleo.

De acuerdo con la teoría de búsqueda, la decisión de las personas de participar en el mercado laboral depende en gran medida de la valoración del ocio, de los ingresos no laborales, del salario y de los costos de la búsqueda de empleo.

La teoría de la búsqueda tiene en cuenta los anteriores elementos y plantea, en primera instancia, la forma en que los individuos deciden participar en el mercado laboral, entre otros factores dicha decisión depende en gran medida de la valoración del ocio, de los ingresos no laborales, del salario y de los costos de la búsqueda de empleo. En general, la evidencia empírica muestra que a menor valoración del ocio, menores ingresos no laborales, mayores salarios y menores costos de búsqueda, mayor será la participación en el mercado laboral. Por otra parte, la teoría pone de presente los problemas de información existente, en el mercado laboral, pues lejos de comportarse como un mercado centralizado, se caracteriza por presentar información imperfecta, debido a la alta heterogeneidad de empresas y trabajadores; esto quiere decir que la gente no sabe dónde está su mejor oportunidad y, a su vez, se dificulta el em-

Tomada de internet

parejamiento entre la oferta y la demanda laboral. Finalmente, otro elemento que plantea la teoría de búsqueda es que existe una alta entrada y salida de firmas, es decir, alta generación y destrucción de empleos, haciendo que, como se mencionó anteriormente, el mercado laboral sea altamente dinámico. A partir de esta conferencia se puede concluir que el fenómeno del desempleo es bastante complejo, para su disminución se requiere la combinación de diferentes políticas, y estas a su vez deben ser específicas para cada región teniendo en cuenta las características de sus empresas y su mano de obra. De otra parte, es importante continuar investigando los temas relacionados con el mercado laboral, pues esa es la mejor forma de comprender mejor su comportamiento y poder proponer soluciones más acertadas para reducir el desempleo, el subempleo y la informalidad. *Estudiante de quinto semestre de Economía


Abril 2012

Especial

5

Universidad de Ibagué

Comercio Exterior y su relación con el empleo * Héctor Javier Castro Torres Tomada de internet

En Colombia, por cada mil millones de pesos producidos se generan aproximadamente, 40 empleos. El sector primario genera ocho puestos, mientras que el sector secundario, seis y el terciario, 26 empleos.

Como Estados Unidos es muy buen socio comercial comparado con otros, y que en los próximos días arranca el TLC, así mismo es el que mayor contenido de empleo tiene en su flujo comercial, es decir que en sus relaciones con Colombia es el que mayor contenido de trabajo hay en las exportaciones frente a los trabajos perdidos por las importaciones, mientras que otros socios como la UE, el empleo es amenazado por las importaciones frente a los puestos generados por las exportaciones. Desafortunadamente las exportaciones que en su mayoría tienen destino para Estados Unidos, se encontró que corresponden

El presente artículo tiene como objetivo presentar aspectos puntuales en lo que he denominado el aporte del comercio exterior en la generación de empleo, a raíz de dos artículos, uno escrito por Nicole Bidegain y el otro por Liubka Buitrago, donde ambos llegan a la conclusión de que la región de América Latina, a medida que avanzan en la firma de nuevos tratados comerciales, ha logrado un avance pobre en oportunidades laborales traducidas en mejor calidad para los habitantes; situación desfavorable, cuando se trata de ver las bondades detrás del libre comercio. Es importante, entonces, considerar algunos aspectos comerciales y ver su relación con el empleo, sobre todo cuando quedó anunciado en la VI Cumbre de las Américas, realizada en la ciudad de Cartagena, que el TLC con Estado Unidos entrará en vigencia a mediados del mes de mayo. En primer lugar, es importante reconocer que el crecimiento de la economía colombiana alcanza una tasa cercana promedio a 5% para los últimos siete años. Así mismo, la evidencia muestra que las exportaciones han estado dirigidas a tres grandes mercados agrupados en Estados Unidos, la Comunidad Andina de Naciones (CAN) y la Unión Europea (UE), con un volumen cercano al 78% del total exportado. Al observar el comportamiento de las exportaciones, se encuentra que del total exportado casi el 42% va para los Estados Unidos, mientras que para la CAN, cerca al 20% y para la UE, un porcentaje cercano al 14%. Por otra parte, las importaciones provenientes de Estados Unidos alcanzan un porcentaje cercano al 39%, de la CAN, un porcentaje cercano al 10% y de la Unión Europea, casi el 14%.

En segundo lugar, las exportaciones tradicionales están representadas en productos que participan porcentualmente así: café (7%), petróleo (19%), flores (4%), banano (2%); mientras que las importaciones están representadas en sector primario (8%), sector agroindustrial (4%), industria liviana (11%), industria básica (30%) maquinaria y equipo (35%) y sector automotriz (10%). Lo anterior significa que el análisis del comercio exterior y su impacto en el empleo están asociados al comercio y su evolución por zonas económicas y por los sectores representativos. Para analizar la relación entre el comercio exterior y el empleo éste se realiza con base en los coeficientes de empleo, que básicamente indican la cantidad de trabajo generado por unidad productiva. Así, las cifras muestran la cantidad de trabajadores por cada mil millones de pesos colombianos producidos y además, considera el nivel de calificación así: a) entre 0 y 7 años de escolaridad, b) entre 8 y 11 años y c) de 12 y mas años de escolaridad. La cantidad de trabajo involucrada en productos importados y exportados, se evidencia a través de los empleos generados por las exportaciones y aquellos empleos perdidos por las importaciones. Para el caso de Colombia, en los estudios se encontró que aproximadamente cuarenta empleos se generan por cada mil millones de pesos producidos. El sector primario genera ocho puestos, mientras que el sector secundario, seis puestos y el terciario genera 26 empleos. Frente al nivel educativo, la economía genera veinte empleos en la categoría mínima de escolaridad (0 a 7 años de estudio), trece empleos para el segundo nivel de escolaridad (8 y 11 años de estudio) y para el nivel más alto de escolaridad (12 y más años de estudio) genero un total de siete puestos.

a exportaciones que utilizan empleo de menor calificación, mientras que las importaciones corresponden al nivel intermedio y alto de calificación. Lo anterior indica que si las exportaciones tienen un mayor peso de sectores poco intensivos en mano de obra como son extracción minera e hidrocarburos, es evidente que no hay esperanzas de incrementos de empleo en estos sectores así la producción aumente, con el agravante que la población femenina a estas actividades es realimente baja y pese a que los gobiernos desde el momento en que se pensó en firmar un TLC con Estados Unidos, ha venido enfatizando que la generación de empleo es una realidad. En tercer lugar la pérdida de empleos por las importaciones, es evidente sobre todo en sectores de intermedio y alta calificación, lo que se traduce en que profesionales que

probablemente tengan la esperanza de trabajar en sectores de exportación es limitada, además que hay que recordar que son solo se crean siete puestos de trabajo por cada mil millones de pesos producidos. Es por lo anterior que el país debe trabajar en materia de políticas que favorezcan el empleo de buen nivel y no basta con mencionar en los sectores dinámicos aspectos llamados la minería responsable, minería autorregulada, minería sostenible entre otras, porque lo importante es trabajar en pro del empleo que genere bienestar.

*Director Programa de Economía


6

Especial

Abril 2012

Algunas pistas

para hablar de informalidad laboral *Gabriel F. Guzmán Castro

Tomada de internet

Tal y como ocurre con el desempleo, una adecuada comprensión de la informalidad es fundamental con miras a tomar medidas tendientes a reducir su impacto a nivel personal, familiar y social. En tal sentido, una de las investigaciones adelantadas al respecto por unidere se ha enfocado en lo ocurrido en la ciudad de Ibagué a lo largo del período 2007-2010, arrojando información interesante, parte de la cual se presenta a continuación como un insumo más para una discusión de gran interés para la región. Así, partiendo de información recogida por el dane se tiene que en 2010 en Ibagué, el 59,3% de los ocupados, esto es 126.860 personas, hacían parte del sector informal. Diferenciado por género, en la ciudad la informalidad era más frecuente para las mujeres que para los hombres. Es así como la tasa de informalidad alcanzó, para las mujeres, el 65,1%, frente a un 54,2% para el género masculino. El valor registrado, en este caso para las mujeres, se encuentra muy por encima (10,3 puntos porcentuales) de lo encontrado para las trece áreas metropolitanas. Mientras que las personas en el nivel educativo más bajo (ninguno) presentaban una informalidad del 92%, las de nivel superior registraban 33,1%. No obstante, la informalidad entre las personas con educación superior en Ibagué se

Resulta obvio que los economistas se preocupen por el comportamiento de las variables económicas. La labor de estos científicos sociales depende, en gran medida, de la disponibilidad de información al respecto. Sin embargo, lo que ocurre con algunas de esas variables logra capturar la atención de un público mucho mayor. Tal es el caso de la tasa de desempleo. Las razones para lo anterior parecen claras. Ésta arroja luces sobre el desempeño macroeconómico de una sociedad y es una vara de medida frecuente para los gobernantes de turno. Sin embargo, refleja sólo una de las múltiples facetas de un fenómeno mucho más complejo: el mercado laboral. Al respecto, docentes de la Facultad de

Ciencias Económicas y Administrativas miembros del grupo de investigación unidere, indagan sobre la denominada informalidad laboral, otro de los aspectos importantes de ese mercado. Conviene recordar que para la ciencia económica existe un mercado en el cual aquello que se oferta y demanda es el trabajo de las personas. Así las cosas, el desempleo debe ser visto como una situación de desequilibrio en la cual, dado el salario vigente, es mayor el número de personas que desean obtener un empleo (la oferta) que la cantidad de plazas disponibles (la demanda).

ubicó muy por encima (10,2 puntos porcentuales) de lo registrado en las trece áreas (22,9%).

informales. En el extremo contrario, del total de ibaguereños con empleos muy estables (4,915 habitantes) apenas un 8,9% eran informales.

En la ciudad, por actividad económica, la mayor tasa de informalidad se encontraba en el sector comercio, restaurantes y hoteles (75,2%). Se debe destacar que ésta es la rama que mayor cantidad de personas ocupaba en Ibagué (31,5% del total). Por su parte, resulta preocupante que la industria manufacturera, rama en la cual cabría esperar niveles altos de formalidad laboral, presentó una tasa equivalente al 61,8%; un nivel muy por encima del registrado para las trece áreas (41,6%). En cuanto a los ingresos, de los 105.336 ibaguereños que devengaban hasta un salario mínimo, el 85,8% eran informales. Así mismo, el 71% (90.360 personas) de los informales se ubicaban en dicho nivel de salario. Por su parte, en el nivel de salario superior, esto es, más de cuatro salarios mínimos, apenas un 18,5% eran informales. Esto muestra la estrecha conexión entre informalidad y bajos salarios. A pesar de lo anterior, resulta interesante que el 59,3% de los informales no desea cambiar de empleo. Sin embargo, la cifra es mayor para los formales (73,2%). Del total de las personas que en Ibagué laboran en empleos muy inestables (11.498 personas), el 72,5% eran

El fenómeno de la informalidad laboral es, por su parte, un desajuste cualitativo en el mercado de tra-

Cabe destacar que penas el 2,1% de los informales se encontraban muy satisfechos con su empleo actual. No obstante, el 73% se sentían satisfechos. En términos del número de horas trabajadas, ese porcentaje se reduce ya que el 69,5% de los informales afirmaron estar satisfechos al respecto. Es a propósito de la remuneración, beneficios y prestaciones que los informales se manifestaron más inconformes; en tal sentido, el 38,9% de los informales se sentían satisfechos con sus actuales ingresos; esto contrasta con la percepción de los formales quienes lo estaban en un 56,5%. En cuanto a los beneficios y prestaciones, las distancias son más marcadas pues los informales satisfechos son el 28,7% contra el 63,5% por parte de los trabajadores formales. *Docente programa de Economía

bajo en el que una fracción de los trabajadores resulta vinculada a ocupaciones precarias, sin mayor desarrollo tecnológico, escaso capital y exigua reglamentación institucional. Cuantitativamente, en los países en vía de desarrollo, su incidencia es mucho mayor que el desempleo. En el caso de América Latina, las tasas de informalidad han sido bastante altas; según la Organización Internacional del Trabajo (oit) la informalidad laboral en 2009 alcanzaba el 53.6% y el desempleo el 8.5%. Para Colombia, por su parte, el dane informó que, también en 2009, la informalidad laboral fue del 52% y la tasa de desempleo del 12%.

El fenómeno de la informalidad laboral es un desajuste cualitativo en el mercado de trabajo en el que una fracción de los trabajadores resulta vinculada a ocupaciones precarias, sin mayor desarrollo tecnológico, escaso capital y exigua reglamentación institucional.


Abril 2012

Academia

7

Universidad de Ibagué

El discurso del chat

y su influencia en la escritura académica Oscar Iván Londoño Zapata* La evolución de la tecnología ha facilitado el desarrollo de nuevas formas de comunicación e interacción social en las que los jóvenes encuentran espacios privilegiados para (re)construir su cotidianidad. Es por ello que las redes sociales en internet se han constituido como lugares virtuales ampliamente usados por cientos de adolescentes para interactuar en el ciberespacio. Estas interacciones, que a menudo se realizan a través de textos verbales y no verbales, por medio del chat, poseen una naturaleza discursiva compleja; un aspecto interesante de estos discursos, por definición multimodales, es que se insertan en otras prácticas discursivas como en la publicidad y en los textos académicos que los estudiantes construyen en la universidad. Por tanto, en este escrito pretendo reflexionar en torno a la manera en la que el discurso del chat afecta la escritura académica en los contextos universitarios. Las redes sociales son espacios virtuales que permiten a los usuarios llevar a cabo múltiples actividades: interactuar, intercambiar mensajes con otros contactos a fin de compartir variados contenidos (información, música, videos, imágenes, etc.), realizar nuevas amistades, y crear comunidades y grupos sobre temas de interés. De igual manera, estas redes han contribuido en el desarrollo de campañas publicitarias de productos y servicios, por lo que su campo de acción no sólo ha afectado el plano de la vida cotidiana, sino que también se ha puesto al servicio de instituciones y empresas. Algunas de las actividades sincrónicas y asincrónicas que realizan los usuarios de las redes se llevan a cabo a través de múltiples formas discursivas construidas en chats o correos electrónicos. El chat, en concepto de María Valentina Noblia (2009), es “una interacción conversacional espontánea, sincrónica, mediada por la escritura y por una computadora” (p. 744). De esta forma, el chat constituye un género discursivo espontáneo que emerge de la interacción de dos o más sujetos quienes se comunican a través de diálogos en línea. Estas enunciaciones, que se desarrollan a partir de las intervenciones escritas de sus participantes, se caracterizan por (re)producir estrategias lingüísticas y semióticas tales como: ideogramas, emoticones, acotaciones, mutaciones morfológicas y sintácticas, entre otras, que proponen otros modos de

plantear tanto las relaciones interpersonales como las identidades en la comunicación. Teniendo en cuenta que los chats son textos que se escriben y se leen en simultáneo, “no hay distancia temporal ni espacial entre la instancia de producción y la de recepción del texto. El tiempo de la interacción es el tiempo real de los interlocutores” (Noblia, 2009, p. 742). Es por ello que pese a que la comunicación se da a través de un canal escrito, los discursos que emplean los usuarios poseen características propias de la oralidad primaria, es decir, la cotidiana. Lo anterior hace que la escritura en el chat, obviamente, no sea planeada ni formal. De esta manera, la misma espontaneidad e informalidad hace que gran parte de los participantes no presten atención a los signos de puntuación y a la estructura lingüística de los enunciados. Impera entonces la brevedad y la simplificación de la palabra; así, a menudo se sacrifican las normas gramaticales y ortográficas, en beneficio de una mayor rapidez en la comunicación.

El discurso del chat

Otro aspecto interesante para resaltar acerca de la complejidad de la comunicación en el chat es que aunque no es una conversación cara a cara y no posee las características extralingüísticas propias de tal enunciación (entonación, movimientos corporales, gestos, etc.), se sirve de símbolos, emoticones, letras en mayúscula sostenida, repetición de fonemas, reemplazo de palabras por símbolos fonéticamente equivalentes, entre otras estrategias, para desarrollar la dimensión paralingüística del discurso. Algunos de estos símbolos y enunciados son: ; ; :-); :-0; XD. Con ellos se construyen enunciados como: iO tOi en mi Kkksa. Desde esta perspectiva, existen diversas posiciones que evalúan estas enunciaciones y formas de comunicación. Las más radicales, derivadas de las visiones normativas y estructuralistas, plantean que el uso del discurso del chat constituye un empobrecimiento de la lengua y su sistema gramatical.

Lo anterior hace que exista preocupación respecto del empleo que los jóvenes hacen del chat. No obstante, existen otras posiciones que cualifican como adecuada esta comunicación dadas las características contextuales de la enunciación y el desarrollo de las nuevas tecnologías. La pregunta que surge entonces, en el caso de las prácticas de escritura universitaria, es ¿de qué manera afecta el discurso del chat las prácticas de escritura académica en los contextos universitarios? Ante esto, se puede evidenciar en los textos que construyen los estudiantes universitarios (ensayos, reseñas, resúmenes, protocolos, informes de laboratorio, etc.), la inclusión de estrategias discursivas del chat –sobre todo verbales– en la escritura académica. Lo anterior hace que esta se afecte de manera negativa, puesto que dichas inserciones lingüísticas problematizan la adecuación, la cohesión y la coherencia, propiedades textuales fundamentales en la construcción de la escritura. Sobre la manera en la que han afectado las Tecnologías de la Información y la Comunicación (tic) a la escritura, Adriana Silvestri plantea que “se trata de tecnologías que no permiten la escritura extensa, la que puede tener valor epistémico. El Twitter, incluso, tiene una extensión máxima en número de caracteres. Abundan, por ejemplo, las desgrabaciones de chats, parece que ya no se usa, pero los mensajes de texto suelen ser idénticos, que consisten en algo así: k dsis nati. ¿Tiene esta

escritura, que es la usual en estos medios, algún valor para construir conocimiento?”. No es extraño entonces, al dar lectura para evaluar los textos académicos, encontrar gran número de estrategias discursivas usadas también en los chats. Estas no sólo afectan la forma y la estructura del texto sino que influyen también en el abordaje del contenido, pues en varias ocasiones la simplicidad con la que se maneja la información en el chat se traslada al abordaje del tema en el texto. De igual manera, la falta de argumentación y crítica marcan la pauta en la escritura académica. Ante esto, es fundamental reflexionar sobre ¿cómo concienciar a los estudiantes de la necesidad de diferenciar los contextos de enunciación para mejorar las prácticas de escritura académica? ¿De qué manera se puede evitar que las prácticas discursivas del chat afecten negativamente esta escritura? ¿Qué transformaciones deben darse en la escritura construida a través de los medios de comunicación virtuales para que también se construya escritura con valor epistémico? Un tema que necesita de amplia reflexión disciplinar, pedagógica y didáctica. *Docente de la Facultad de Humanidades, Artes y Ciencias Sociales de la Universidad de Ibagué.

Bibliografía Noblia, M. V. (2009). Modalidad, evaluación y discurso en el chat. Revista Discurso & Sociedad, vol. 3(4), 738-768.


8

Entrevista

Abril 2012

Luis Enrique Orozco: ¿Qué valor tiene que tengamos

universidades exitosas en sociedades fracasadas? Luis Enrique Orozco, tolimense de nacimiento pero manizalita de crianza, fue designado, en elecciones estatutarias del Consejo de Fundadores de la Universidad, como presidente del Consejo Superior de la Institución. En el lobby del hotel Estelar Altamira, Árbol de Tinta dialogó con él sobre la Universidad de Ibagué y la educación superior. El doctor Orozco es licenciado en Filosofía y Letras de la Universidad Javeriana, diplomado del Instituto de Sociología del Desarrollo de la Facultad de Sociología de la Universidad de Lovaina Bélgica y doctor en Filosofía, de la misma universidad.

Árbol de Tinta: ¿Hace cuántos años tiene vínculos con la Universidad de Ibagué y cómo fue ese acercamiento con la Institución?

Luis Enrique Orozco: De manera indirecta, he estado vinculado desde hace seis o siete años, en la medida en que había sido invitado a dictar conferencias, en el contexto de las dinámicas de transformación que ha tenido la educación superior. Pero de modo más directo hace dos años por invitación de Eduardo Aldana, a quien he admirado siempre por su dedicación a la Universidad. Él me invitó a participar en el Consejo Superior y de inmediato le dije que sí, y con entusiasmo he colaborado en esta instancia, tratando de transferir mi experiencia en el campo de la universidad que ha sido de toda mi vida. ¿Como presidente del Consejo Superior cuáles considera son los principales retos de la Universidad? Primero, hay que reconocer que esta Universidad es el esfuerzo de personas de Ibagué comprometidas con la causa de la responsabilidad social; segundo, el grado de desarrollo que ha tenido la Institución es superior, si se compara con otras universidades regionales; y tercero, en la actualidad se encuentra en un estado excelente de desarrollo lo cual para mí es un estímulo, pero también, un reto en ponerle valor agregado a los esfuerzos que ya comienzan a dar sus frutos en la Universidad. Sin embargo, creo que hay cuatro desafíos que son interesantes para el Consejo Superior y para mí, particularmente. El primero de ellos

es mejorar la calidad de la formación de los profesores; de ello depende, en gran parte, la calidad de los programas y la creación de un clima intelectual en la Universidad. En segundo lugar, terminar los procesos de registro calificado de todos los programas y en ello la Rectoría ha hecho un gran avance; son pocos los programas que deben trabajar para alcanzar este registro y seguir avanzando hacia la acreditación de alta calidad y posteriormente, hacia la acreditación institucional que otorga el Consejo Nacional de Acreditación. En tercer lugar, existe un reto interesante y es avanzar en materia de incorporación de nuevas tecnologías para mejorar los procesos de aprendizaje en todos los programas; este es un desafío costoso pero que tendrá un impacto grande en el mejoramiento de la calidad. En cuarto lugar, hay un esfuerzo que ha hecho la Institución y debe incrementarse, porque constituye un factor diferenciador de esta Universidad en el país, y tiene que ver con la proyección hacia la región y el incorporar en los procesos de formación de los estudiantes trabajar en los municipios. Frente a este último aspecto, ¿Cómo visualiza la proyección social de la universidad? El Consejo Superior tiene dos o tres programas específicos y uno es dirigido por una persona del Consejo de Fundadores con el ánimo de articu-

lar el quehacer de la Universidad con el sector externo, no sólo hacia los sectores sociales de menores ingresos, sino también al sector productivo. Me parece que las universidades hoy en día deben dejar de ser autoreferenciales y aunque están llamadas a ser espacios de capacitación de los futuros profesionales, también deben generar espacios de reflexión sobre los problemas de la sociedad. La Universidad debe ayudar a que la sociedad se entienda a sí misma y ese es un rol muy importante de las instituciones y un interés que he percibido directamente en los consejos Superior y de Fundadores de la Universidad de Ibagué. ¿Cuáles son los desafíos de los profesionales egresados de las universidades colombianas y en especial, de los graduados de la Universidad de Ibagué? Cada vez es más importante que las universidades hagan seguimiento a sus graduados. Algunas instituciones hacen énfasis en crear bolsas de empleo, lo cual le permite a los jóvenes profesionales articularse fácilmente a los mercados laborales; otras, buscan que sus egresados retribuyan de alguna forma su apoyo a las acciones de la universidad. Sin embargo, creo que hay acciones de mayor fondo en el sentido de que los egresados son el mejor ejemplo de la calidad de la universidad, que ha sido posible que el proyecto educativo se haga real,

pero, sobre todo, que los valores que la universidad trata de infundir, en el carácter y personalidad de los estudiantes, verdaderamente sean reales. Ha sido muy preocupante para el país el mal ejemplo que han dado algunos profesionales egresados de universidades relevantes, en materia de valores y de ética. Pienso que la Universidad de Ibagué tiene un gran activo y es la preocupación que tiene su Rectoría y el Consejo Superior en posibilitar que sus estudiantes tengan un carácter y una personalidad que les permita comprometerse éticamente con valores fundamentales. La educación en valores en la universidad es básica para que sus egresados den testimonio, y de esa manera, la institución irrigue creando valores en el entorno en que vive. El peor antitestimonio es la corrupción de la clase dirigente. ¿Por qué las Universidades de nuestro país se encuentran por fuera del grupo de las mejores universidades del mundo? Estamos en la época de los ranking en todo, incluyendo las universidades. Pienso que este es un factor de mercado. Las universidades son producto, en gran parte, de su época, de la sociedad donde operan; con ello quiero decir que tienen las posibilidades y límites de desarrollo que sus contextos les permiten. Más importante que estar entre las 400 ó 500 mejores del mundo, es esforzarse como universidad


Entrevista

Abril 2012

9

Universidad de Ibagué

para que lo que se dice en la carta misional se cumpla en la cotidianidad de la institución. Los ranking están ahí, son un factor de mercado y paulatinamente, quizás, podemos ponernos en condiciones de estar en ellos, pero no me parece lo fundamental. Cuando pase la ola de los rankings quizás volvamos a lo fundamental en la universidad. ¿Es objetiva o equitativa esta medición? Es objetiva en relación con los estándares que ellos mismos se proponen, pero me permito pensar en que el problema no está en si es objetiva o no con relación con esos estándares, sino en relación con la pregunta por los fines. ¿Para qué el ranking? Para mostrar que se es relevante, que se tiene calidad, que se está en el mercado en un nivel superior. Lo fundamental es cuál es el sentido que le damos al estar o no allí. ¿En este sentido es un tema que no debería preocupar a las buenas universidades colombianas? Yo siento, con lo relativo que tiene ese verbo, que les preocupa más por factores de mercado que por un esfuerzo muy sustantivo de mejorar calidad. Pienso que hay universidades colombianas muy buenas, y seguirá habiendo este tipo de universidades, como las hay menos buenas y algunas en una situación lamentable. Los ranking per se, no son el factor que jalona el crecimiento de la calidad en la educación superior, este depende más del esfuerzo interno de las instituciones por ser fieles a sí mismas y por tratar de ser realmente lo que son como instancias de investigación, docencia y proyección social. Que ello lo hagan con calidad, pertinencia y

la convicción de ir en la dirección correcta, aunque tengan limitaciones de coyuntura. Para usted, ¿cuál es el modelo ideal de universidad? Hoy en día, los atributos de una universidad tienen que ver, en primer lugar, con el esfuerzo continuo por el mejoramiento de calidad; segundo, universidades con voluntad para ser pertinentes con la sociedad y el contexto en el que operan; universidades que tratan de producir conocimiento pero socialmente relevante y científicamente válido; que se preocupan por dar una formación integral a los estudiantes, y por incidir en el fortalecimiento de su carácter y personalidad, para que tengan capacidad de emitir un juicio ético de la sociedad en que viven. Creo que en ese sentido, uno debe decir que en Colombia hay universidades muy buenas y universidades exitosas, pero a veces me pregunto qué valor tiene que tengamos universidades tan exitosas en sociedades fracasadas. ¿Qué está pasando allí? ¿Por qué considera que se le dejó de decir maestro al docente universitario? Me atrevo a decir que desde 1960 el trabajo del profesor universitario se ha profesionalizado, significa que cada vez más un mayor número de docentes devenga sus ingresos de la actividad universitaria. Si mirara del 60 hacia atrás, diría que las personas que estaban vinculadas a la universidad eran profesores con una mayor formación intelectual global. Era lo que se denominaba para entonces la inteligencia del país; eran los mejores talentos que había en el país. Pero en la medida en que la matrícula se masificó en el

mundo, y también en Colombia, hubo necesidad de mayores profesores que atendieran el crecimiento de instituciones, de programas y en consecuencia, las universidades dejaron de ser esos grandes centros de formación intelectual y se fueron convirtiendo más en agencias capacitadoras para oficios y profesiones y los profesores, quizás, se fueron volviendo más empleados que intelectuales. En la medida en que en muchas universidades la mentalidad de los docentes es más de empleados que de intelectuales, éstos dejan de ser maestros y se convierten sencillamente en docentes que se mueven en el mercado de cupos, pero que tienen menos preocupaciones fundamentales en el campo de la inteligencia. Eso lo perciben los estudiantes y es posible que por ello, cada vez haya más docentes y profesores–empleados.

sector público en cuanto al otorgamiento de recursos para la educación superior, lo cual hizo que, finalmente, los mismos rectores estuviesen divididos respecto a las posiciones que se debían adoptar. En cuarto lugar, fracasó por el movimiento estudiantil que fue el aspecto más positivo que tuvo todo el proceso. Aprecio que haya emergido este movimiento, pero que a mi modo de ver, quizás no tuvieron tiempo para dominar de forma adecuada los proyectos importantes para intervenir; tal vez por ello, en opinión de muchos, algunas posiciones de los estudiantes más que de ellos eran de los grupos políticos que están detrás movilizándolos. Necesitamos un movimiento estudiantil fuerte pero independiente, autónomo y lúcido.

Para finalizar, ¿en qué va el proceso de reforma a la Educación Superior y por qué el proyecto terminó creando un caos?

Si lo que busca el gobierno con la reforma es darle más plata a las universidades públicas, no se necesita. Pero si lo que se busca es poner al día el sistema de la educación superior en el contexto de la economía global, de un mundo movilizado por las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación; orientar las universidades y crear condiciones para que ellas tengan una mejor presencia en el marco de lo que es las urgencias del país en materia de ciencia, tecnología e innovación, yo creo que es necesaria. Muchos de los males de la educación superior no están en la norma. Muchas de las limitaciones en materia de calidad dependen de las mismas instituciones. Naturalmente, lo que hace la ley es crear condiciones para la universidad pública, por ejemplo, para que esas cosas se puedan hacer porque la calidad requiere recursos.

La reforma, creo que terminó en tablas, porque comenzó mal. Si hubiera tenido, en primer lugar, un buen estudio de base que mostrara técnicamente cuáles eran las situaciones más críticas del sistema, y ese diagnóstico hubiera sido socializado suficientemente en el país, no hubiera arrancado mal. Inició mal porque la percepción que tuvieron los rectores y el sector fue de una propuesta de reforma impuesta desde el gobierno. En segundo lugar, porque la discusión que se dio no se centró en los problemas fundamentales sino en la financiación de la universidad pública y en el sentido que tenía la creación de instituciones con ánimo de lucro en la educación superior. En tercer lugar, no funcionó porque el gobierno logró dividir al

¿Pero la reforma sigue siendo necesaria?

En el campo de la investigación el doctor Orozco ha desarrollado estudios sobre la educación superior publicados por cinda (Chile); Ministerio de Educación Nacional; icfes; unesco-cresalc; Universidad de los Andes; Colciencias, entre otros.


10

Medio Ambiente

Abril 2012

¿El ordenamiento territorial en la

La Comuna Seis de Ibagué surgió a comienzos de la década de los 50, con la urbanización Santa Bárbara, debido a las acciones que realizó la familia Vila para la formación de esta comunidad. A mediados del siglo xx, el proceso de poblamiento continuó con los barrios Ambalá, El Vergel y La Gaviota. Posteriormente, en el año 1982 la urbanización del sector se impulsó con la construcción de la Universidad de Ibagué; gracias a ello, existe hoy un desarrollo urbano en la Comuna, con el cual mejoraron las vías, nacieron nuevos barrios y se realizó una planificación del territorio teniendo en cuenta las variables sociales, económicas, culturales y ambientales, como lo establece el la Ley 388 del 1997 del Plan de Ordenamiento Territorial-pot. Con el fin de analizar el ordenamiento del área urbana de la Comuna, se realizó una práctica académica para examinar lo planificado y ejecutado por el POT en diferentes puntos del sector. El recorrido contempló la Universidad de Ibagué, El Vergel, Ibagué 2000, Las Delicias, Los Ciruelos, Los Rosales y la quebrada Ambalá, principal afluente del río Chípalo. Para el análisis de los objetivos del pot de la comuna, se analizaron dos perfiles significativos que

rodean a la Universidad de Ibagué, como centro de educación y desarrollo social, y son los barrios que se encuentran asentados cerca a la quebrada Ambalá y aquellos ubicados en el sector del Vergel. En este último caso existe una mejor distribución del territorio porque hay conjuntos residenciales donde sus viviendas son homogéneas, corredores viales pavimentados, andenes en buen estado, amplias zonas de vegetación y esparcimiento, como parques y centros de servicios, con lo cual resulta una zona residencial segura para la población que vive allí. En contraste, se encuentran los barrios asentados cerca a la quebrada Ambalá, un sector que muestra heterogeneidad en sus viviendas, corredores viales y andenes en mal estado, con presencia de áreas de comercio y servicios en todo su corredor vial, y con una alta densidad de población. Dentro de las potencialidades ambientales del área está la accesibilidad a la quebrada Ambalá, pero esta cercanía no es aprovechada y se convierte en sitio ideal de botaderos de basuras como llantas, muebles, colchones, escombros, al igual que de vertimiento de aguas residuales domésticas.

Comuna Seis se cumple?

Juan Pablo Cortes Mendoza*

1 REPÚBLICA DE COLOMBIA. Ley 388 de 1997. Ordenamiento Territorial. Por la cual se modifica la Ley 9ª de 1989, la Ley 3ª de 1991 y se dictan otras disposiciones. 2 REPÚBLICA DE COLOMBIA. DECRETO LEY 2811, (1974) Código Nacional de los Recursos Naturales Renovables y de Protección al Medio Ambiente. 3 IMC, Información Minera de Colombia. Ladrilleras están causando daños al medio ambiente” dice informe de la Procuraduría del Tolima. El Tiempo, 21 noviembre, 2008.

En la zona se encontraron desigualdades en cuanto a la distribución y organización del territorio, lo cual es un problema para el logro de uno de los objetivos del ordenamiento territorial que estipula “el uso equitativo y racional del suelo, la preservación y defensa del patrimonio ecológico y cultural localizado en su ámbito territorial y la prevención de desastres en asentamientos de alto riesgo, así como la ejecución de acciones urbanísticas eficientes” (Artículo 13 Ley 388 de 1997)1. Esta situación se hace notoria en los barrios Las Delicias y Los Ciruelos, donde se presentan asentamientos urbanos paralelos a la línea del cauce de la quebrada incumpliendo con ello la norma que establece el Decreto 2811 de 19742. Tampoco existe un área de protección de 30 metros y falta conciencia en la población sobre los riegos puede ocasionar el hecho de vivir en estas áreas. Otro aspecto es la presencia de una ladrillera en la zona periurbana -parte alta del barrio Las Delicias- que conlleva a “deficientes e inadecuados sistemas de explotación de arcillas, inducen cárcavas, emiten gases a la atmósfera, eliminan la capa vegetal del suelo, afectan la estética del paisaje, las aguas residuales no son procesadas y por lo tanto de gradan la calidad de las aguas superficiales”3. La Ley 388 del 1997 del pot establece normas generales para la ocupación del área urbana y la distribución de uso del suelo avalando la utilización del territorio por parte de sus propietarios, de modo que se garantice la protección del medio ambiente y se prevengan desastres, entonces ¿por qué en una misma comuna se encuentra estas diferencias?

En un sector se ven reflejadas las precarias condiciones en las que viven sus moradores, y en el otro, se percibe el desarrollo. Además, en los barrios donde se encuentran las invasiones a lo largo de la quebrada, no se ve ningún mecanismo para la preservación del medio ambiente y mucho menos, para la prevención de desastres que es un riesgo que corre gran parte de este sector. Para concluir sobre el tema, se debería cumplir con los objetivos planteados por el pot de modo que se establezca la identidad cultural y el desarrollo económico, porque es evidente que la falta de educación, cultura y condiciones de pobreza son el principal motivo de la desorganización y contaminación ambiental; no obstante, el Estado debe ser el instrumento que articule el desarrollo humano y la sostenibilidad ambiental.

*Estudiante Administración del medio ambiente y los recursos naturales


Abril 2012

Investigaciones

11

Universidad de Ibagué

Tomada de internet

Sistema económico colombiano en el contexto latinoamericano Fátima Tardío Quiroga*

Entre los años 2009 y 2011, los países latinoamericanos entran a una fase coincidente de conmemoración del bicentenario del inicio de sus procesos emancipadores y de la formación de sus estados nacionales. Con cierta anticipación, en gran parte de los países sudamericanos empiezan a emerger una serie de movimientos políticos que, desde diversas perspectivas, comienzan a surgir frente a las grandes políticas económicas globalizadoras y homogeneizadoras impuestas principalmente desde ee.uu. y Europa. Con la llegada del siglo xxi, estos movimientos sociales empiezan a consolidarse en partidos políticos que surgen como una nueva alternativa frente al viejo andamiaje de partidos en Latinoamérica. Entre estos movimientos concretados en propuestas políticas y posteriormente en gobiernos tenemos: el socialismo del siglo xxi, de Hugo Chávez en Venezuela; el movimiento de la revolución ciudadana del partido Alianza País, de Rafael Correa en Ecuador; el movimiento socialista-indigenista y descolonizador del Movimiento al Socialismo, de Evo Morales en Bolivia; el Frente Sandinista de Liberación Nacional, de Daniel Ortega en Nicaragua y gobiernos con fuerte contenido social como los de Brasil, con el Partido de los Trabajadores a la cabeza de Lula da Silva y de Dilma Rousseff; Argentina, con el Frente para la Victoria de ideología peronista, a la cabeza de Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner; Paraguay, con la Alianza Patriótica para el cambio, a la cabeza de Fernando Lugo; Perú, con la llegada al poder de Ollanta Humala en junio del 2011 y de una manera paradigmática, Uruguay, con el recientemente elegido presidente, el ex tupamaro, José Mujica, a la cabeza del Frente Amplio. Estos movimientos que alcanzan una alta intensidad tanto en el interior de los países como en el continente americano, se configuran en cada país con sus

propias características y dificultades, todos emergen con el objetivo de renovar el viejo orden político, económico y social impuesto desde afuera y modificar, en mayor o menor medida, el viejo sistema económico capitalista de corte neoliberal. Frente a la homogeneidad de los modelos económicos latinoamericanos impuestos a partir de la década del setenta, a finales del siglo pasado empiezan a surgir procesos de reforma constitucional consolidados como renovadores de varios aspectos de la vida en sociedad, dentro de estos, la vida económica. Bajo este contexto, varios países latinoamericanos desarrollaron procesos históricos de transición y cambio en diversos órdenes, uno de estos es el referido al modelo económico, que con las diferencias, en cada uno de los países, pretende surgir como renovador de los viejos paradigmas liberales. Ante este escenario, países como Colombia y Chile, siguen siendo excepciones regionales, pues si bien en el caso de Chile en el tema de Derechos Humanos hay un avance formal después de la dictadura pinochetista, lo cierto es que en términos económicos, la sociedad chilena sigue inmersa, desde la década del ochenta, en un proyecto neoliberal. Por su parte, es conocido que Colombia desde principios del siglo xx estableció como paradigma económico el ofrecido por Inglaterra y luego Estados Unidos, e iniciada la segunda mitad del siglo xx la implantada por organismos internacionales de corte liberal como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. Este modelo económico ha sido mantenido a pesar de las experiencias negativas demostradas y confirmadas en otros países de la región, y a pesar de los altos índices de empobrecimiento, desempleo y pauperrización de las condiciones de vida y derechos mínimos de la población. Los datos relacionados con los sectores de salud, educación, cultura, empleo y desarrollo sostenible son inconsistentes con una

verdadera y real economía democrática. Si ésta parece ser la realidad, ¿cuáles son las razones que sustentan la consolidación de un modelo económico que discursivamente es situado como soberano, racional, eficiente e igualitario pero que en términos prácticos genera en el país una de las mayores desigualdades, económicas y sociales de la región? En gran parte de los países del mundo, el sistema económico ha sido y es ampliamente estudiado y analizado por la doctrina del derecho. Su configuración, principios, relaciones y alcances giran en torno a parámetros ya establecidos que parecen ser irrefutables especialmente en aquellos ordenamientos jurídicos inspirados por la filosofía liberal. Bajo esta mirada parece no haber problema alguno; sin embargo, es evidente que desde la llegada de las constituciones de corte social durante los primeros decenios del siglo xx, ha surgido una renovación del constitucionalismo económico que ha incidido en las relaciones del Estado con la economía y con la sociedad. Esta renovación de tinte económico ha generado complejas asimetrías (sobrellevadas con dificultad) entre cuerpos normativos fieles a principios de corte liberal (Código Civil, Código Comercial) y constituciones imbuidas por principios de carácter social. Por su parte, estas asimetrías se evidencian aún más con la imposición de políticas económicas de corte liberal a ser aplicadas en sociedades con realidades complejas. Con la llegada del constitucionalismo social, en las constituciones de gran parte de los países del mundo, podemos encontrar una especie de dualidad formada por la Constitución Política y la Constitución Económica, ambas esferas no responden a una simple yuxtaposición, por el contrario, conforman una totalidad. Por tanto, no se puede hablar ni creer en la independencia y autonomía de ambas, puesto que reflejan su interdependencia como partes

de un mismo cuerpo normativo, que desde el ámbito jurídico, pretende estructurar un sistema económico con el objeto de determinar y relacionar las instituciones y los componentes de la vida económica de una sociedad plural, que se reconstruye desde sus orígenes, su historia y en base a diversas fuentes de inspiración e influencia. Frente a este hecho socioeconómico, el Grupo de Investigación de Derecho gider, ha asumido el reto de iniciar una investigación sociojurídica de carácter interdisciplinario con el objetivo de analizar, desde un ámbito jurídico, político y social las características, estructura, instituciones y manifestaciones del sistema económico colombiano; las relaciones de éste con otros componentes de tipo jurídico, político y social y las manifestaciones e implicaciones de este sistema en el desarrollo regional. Bajo este contexto, al abordar este nuevo y desafiante proceso de investigación, el grupo de Investigación de Derecho (gider) se pregunta ¿cuál es la incidencia del modelo económico colombiano en los procesos jurídicos, políticos y sociales del desarrollo regional?, y paralelamente ¿cuál es la incidencia de los nuevos procesos políticos, jurídicos y sociales en las características y manifestaciones del actual modelo económico colombiano? Con esta nueva apuesta investigativa, el Grupo pretende consolidarse como un proyecto interdisciplinario en el ámbito del Derecho y aspira llenar un preocupante vacío académico referido al estudio del modelo económico desde el ámbito jurídico en Colombia. *Docente Facultad de Derecho y Ciencias Políticas

1 La Constitución de Weimar de 1919 consolida los conceptos de “Constitución Económica” y de “democracia económica” como fuerzas renovadoras de las relaciones entre el Estado y la economía


12

Derecho

Abril 2012

Centenario del nacimiento de

Alfonso Palacio Rudas Hernando A. Hernández Quintero * El próximo 12 de junio se celebra el centenario del nacimiento del doctor Alfonso Palacio Rudas, ilustre ciudadano que viera su primera luz en el Municipio de Honda y quien fuera el creador de la cofradía de los que no tragan entero.

En 1943, el doctor Alfonso Palacio Rudas inició su actividad parlamentaria como representante a la Cámara, posición de la que transitoriamente se separa para ocupar la Contraloría General de la República en 1944, cargo en el que es reelegido en varias oportunidades.

El doctor Palacio Rudas al culminar sus estudios de derecho en 1934 es designado por el doctor Rafael Parga Cortés, entonces Gobernador del Tolima, como su secretario de Hacienda. Allí evidencia su especial preferencia por los temas fiscales y de hacienda pública, unidos a su gran sentido social. Cumplida esta primera tarea en su tierra natal, es nombrado como Secretario de Hacienda de Bogotá, ciudad de la que fuera luego Alcalde, en el Gobierno del Presidente Alfonso López Michelsen. En 1943 inicia su actividad parlamentaria como representante a la Cámara, posición de la que transitoriamente se separa para ocupar la Contraloría General de la República en 1944, cargo en el que es reelegido en varias oportunidades. En 1958 ingresa al Senado de la República, responsabilidad en la que permanece hasta 1970. Allí se convierte en uno de los mayores críticos del gobierno del General Gustavo Rojas Pinilla y de la Junta Militar que lo reemplazó, especialmente por el manejo económico de estas administraciones y por la pérdida del control de los contrapesos democráticos. Con igual dedicación efectuó sus observaciones a los gobiernos de Alberto Lleras Camargo, Guillermo León Valencia, Carlos Lleras Restrepo y Misael Pastrana Borrero, en vigencia del Frente Nacional. La posición más reiterativa de Alfonso Palacio Rudas se centra en la crítica permanente al sistema de libre cambio, el que a su juicio, estimulaba la inflación y generaba desequilibrios sociales. Desatendiendo las recomendaciones del Fondo Monetario Internacional, el Presidente Carlos Lleras Restrepo aceptó la fórmula del Cofrade e impulsó el control de cambios en el país, postura que culminó con la expedición del recordado Decreto Ley 444 de 1967, conocido como el Estatuto Cambiario, que permitía, entre otros

aspectos, la devaluación gota a gota que seguramente añoran en estos tiempos los exportadores. El doctor Alfonso Palacio Rudas es designado por el Presidente Carlos Lleras Restrepo como embajador volante en aspectos del café, actividad en la que tiene un destacado desempeño a pesar de no haberse dedicado nunca al cultivo del mismo, pero sí con la convicción de que “Colombia es o no café”, como lo afirmara en el homenaje que le rindieron los colombianos al culminar su tarea en la Asamblea Nacional Constituyente, al parafrasear al recordado Ñito Restrepo. En protesta por la reforma constitucional de 1968, impulsada por el doctor Carlos Lleras Restrepo, se retiró de su cargo diplomático y declinó una nueva candidatura al Congreso de la República, pues estimaba que el excesivo presidencialismo que imponía la modificación a la carta se traduciría en desmedro de esa célula legislativa. Comentando esta decisión afirmaba en una de sus tradicionales columnas periodísticas el 26 de enero de 1970: “He sido desde luego un senador de tiempo completo… Con devoción, emocionadamente y hasta con garbo he ejercido de larga data el más bello de los oficios. Pero a pesar de mi arraigo, querencias si se quiere, a los hemiciclos, salones y saloncillos del capitolio, no me atrae continuar en el elenco de un Congreso al cual una reforma constitucional monocrática, degaulliana, autoritaria, lo hizo entrar en un período crepuscular”1. Alejado de su ferviente actividad parlamentaria se dedica el doctor Palacio Rudas al análisis diario sobre los temas de la economía y la política en su columna del Espectador hasta que es llamado a ocupar el Ministerio de Hacienda en el Gobierno del Presidente López. Agobiada esa administración por los altos niveles de inflación que alcanzaron hasta el 47%, encontró en la tesis del Cofrade la solución a sus angustias. Bastaría sólo mencionar que en los ocho meses de Ministerio, en el último año del Gobierno López, la inflación bajo al 13%, la economía creció al 8% y el desempleo se redujo a un dígito. El Tolima recuerda con gratitud que durante su ejercicio ministerial, con su compromi-

so regional, se logró que la Casa de Moneda se instalara en Ibagué, generando entonces más de doscientos empleos directos y una gran contribución en materia tributaria y de servicios. La vida le dio la oportunidad al doctor Palacio Rudas, al final de su exitosa carrera, de volver por sus fueros de legislador en la Asamblea Nacional Constituyente de 1991. La importante tarea de nuestro coterráneo en la Asamblea Nacional Constituyente fue reconocida por todo el país y en las diversas normas de la nueva Carta Política es evidente la presencia del ilustre tolimense, especialmente en los temas relacionados con la intervención del Estado en la Economía; la Banca Central; el presupuesto; el Congreso de la República; el voto de censura; la parafiscalidad y los mecanismos de participación ciudadana. Alternó el doctor Palacio Rudas su exigente actividad parlamentaria con la cátedra de Economía y Hacienda Pública en las universidades Nacional, Libre, Colegio Mayor del Rosario, Javeriana y Tadeo Lozano. Asimismo, en su inagotable sed de conocimiento y debate, logró conformar una de las mejores bibliotecas particulares del país, la cual donó a los colombianos por conducto del Banco de la República. Falleció el doctor Alfonso Palacio Rudas en Bogotá el primero de agosto de 1996, disfrutando del afecto de su compañera de todas las horas doña Magdalena Santofimio y rodeado de la admiración y el cariño de todos los colombianos. El próximo 11 de mayo la Universidad de Ibagué, a través de su Cátedra Darío Echandía, rendirá el merecido homenaje a quien le sirvió bien y a tiempo a su patria y enalteció con su conducta la actividad política, la administración y la academia. * Director Cátedra Darío Echandía. Universidad de Ibagué.

1 Palacio Rudas, Alfonso. El Congreso en la Constitución de 1991. Thomas Grez & sons de Colombia. Tercer mundo Editores. Bogotá, 1992. p. 12.


Abril 2012

Ciencia Política

13

Universidad de Ibagué

La Historia de Colombia:

entre dos fuegos Andrés Felipe Giraldo López* Siempre que hacemos una revisión histórica del devenir de la Patria, nos encontramos con que ideológicamente el país siempre ha estado enfrentado entre al menos dos extremos o polos claramente identificados y abiertamente antagónicos. Desde que se logró la Independencia en la Batalla de Boyacá el 7 de agosto de 1819, la victoria sobre los españoles, lejos de unir a las huestes criollas, las dividió en dos facciones que se enfrentaron con claras intenciones de aniquilación: santanderistas y bolivarianos se trenzaron en una lucha sin cuartel que incluyó varios atentados en contra del mismo Libertador. Muerto Bolívar en 1830 en Santa Marta, casi que implorando que cesen los partidos, los santanderistas tomaron el mando en el proceso de gestación de Patria que iniciaba por aquellos días. Pero allí no pararon las divisiones. Superadas las luchas ideológicas entre el personalismo político de Bolívar y el legalismo constitucional de Santander, vendrían las luchas territoriales. Pronto la Patria inició un nuevo enfrentamiento entre centralistas y federalistas, que también se resolvió por la vía armada con sendas guerras civiles, promulgándose nueve constituciones de 1810 a 1886 e incluyendo una dictadura militar de corte popular a mediados del siglo XIX. Simultáneamente se fue incubando una férrea lucha partidista que giró en torno, principalmente, a la religión católica. En 1848 se fundó el Partido Liberal, claramente laico, gracias a las bases que escribiera Ezequiel Rojas, lo que inmediatamente fue respondido en 1849 por los conservadores Mariano Ospina Rodríguez y José Eusebio Carlo con su propio programa abiertamente confesional. Estas luchas sólo se zanjaron parcialmente con la Constitución de 1886 y el llamado período de Regeneración, cuando Rafael Núñez, como Presidente, impuso con la ayuda de Miguel Antonio Caro, después de la última guerra civil, su ideología claramente centralista y conservadora. Es claro que sólo se alcanzó una paz relativa y poco duradera porque los odios ebullían entre los partidarios y los contradictores de esa naciente Constitución, que enfrentaban a los liberales privados del poder contra los conservadores encumbrados en el Estado, y a los federalistas contra los centralistas. No era de una rigurosidad matemática que los conservadores fueran centralistas y los

liberales federalistas, pero esto sí marcaba la tendencia mayoritaria de cada partido. A finales del siglo XIX, producto de estos odios gestados por la Regeneración, estalló la llamada Guerra de los mil días que convocó a la lucha entre los liberales federalistas revolucionarios contra los conservadores centralistas reaccionarios. Esta lucha se extendió de 1899 a 1902 (de allí su nombre) y fue ganada por los reaccionarios, que encontrarían, finalmente, el camino libre para implantar su hegemonía para los siguientes casi 30 años. Cabe anotar que el precio que pagó la Patria por esta guerra fue políticamente desastroso, porque polarizó aún más las facciones y además abrió un boquete en el ámbito internacional, que hábilmente aprovecharon los Estados Unidos para patrocinar la separación de Panamá y así, sacar ventaja de la construcción del canal que se disputaban ácidamente con los franceses. Así pues, transcurrieron varias décadas de 1902 a 1930 en lo que se conoció como la hegemonía conservadora. Si bien el General Rafael Reyes, Presidente de Colombia de 1904 a 1909, matizó un poco la radicalidad de dicha hegemonía, existe consenso entre los historiadores de esta época en que el General también respondía a una ideología moderadamente conservadora. En esta época emergieron unas nuevas formas de lucha que pronto encontraron

Superadas las luchas ideológicas entre el personalismo político de Bolívar y el legalismo constitucional de Santander, vinieron las luchas territoriales.

adeptos y respaldo en el Partido Liberal: Las luchas comunista y socialista. Si bien suele confundirse el socialismo y el comunismo, hablando indistintamente de uno y de otro, es importante diferenciarlos como pasos dentro de un proceso. De acuerdo con Carlos Marx y Federico Engels, principales mentores ideológicos del comunismo, este es la etapa ulterior del socialismo. Es decir, el socialismo es la vía para alcanzar el comunismo. La diferencia es importante porque algunas tendencias subversivas (no guerrilleras) reconocen la imposibilidad de alcanzar el comunismo como modelo económico, político y social ideal y, en consecuencia, plantean sólo la lucha socialista. La unión entre liberales y socialistas-comunistas durante las tres primeras décadas del siglo XX se gestó más que por empatía ideológica, porque compartían claramente un enemigo común: El establecimiento conservador. Si bien el país creció económicamente durante este período de 1902 a 1930 a ritmos sostenidos, y productos como el café se encumbraron en las exportaciones como sustento económico del PIB, el costo social fue alto y la desigualdad y la inequidad se tradujeron en represión. El hecho más emblemático dentro de este proceso represivo se conoció como la

masacre de las bananeras en Ciénaga, Magdalena, a finales de 1928. Un contingente del Ejército de Colombia abrió fuego contra los trabajadores que protestaban por las pésimas condiciones laborales que les imponía la multinacional estadounidense United Fruit Company. Sobre el número de muertos aún no hay consenso. Algunas fuentes hablan de menos de cincuenta, otras de casi tres mil. La virtuosa pluma de nuestro nobel de literatura, Gabriel García Márquez, inmortalizó estos hechos en su obra maestra Cien años de soledad. Estos hechos le dieron un golpe mortal a la ya escasa legitimidad del Gobierno conservador incluso al interior de sus propias filas, lo que ocasionaría una división fatal que los llevaría a perder las elecciones de 1930 con el candidato liberal Enrique Olaya Herrera. * Director del Programa de Ciencia Política.


14

Novedades

Abril 2012

Fue noticia en la U

La Universidad de Ibagué conmemoró del 23 al 26 de abril la Semana del Idioma, en homenaje al poeta y escritor colombiano Rafael Pombo.

Psicología basada en evidencia. Un asunto de responsabilidad social, fue la conferencia que orientó la Dra. Constanza Londoño Pérez, Magíster en Psicología.

Economía Ambiental y sus posibles Aplicaciones: El amor de la abuela no tiene precio, fue el título de la conferencia que orientó el doctor Guillermo Hurtado, de la Universidad Autónoma de Occidente de Cali.

Conferencia Minería del siglo XXI: Un compromiso con la gestión responsable del agua, orientada por Martín Carotti, asesor en comunicaciones de Minería El Portal para el proyecto Famatina de La Rioja, Argentina.

La Universidad de Ibagué y el Museo de Arte del Tolima presentaron, en el desarrollo de su programación cultural asociada a la Exposición Culturas Musicales Ancestrales Colección Alfonso Viña Calderón & Mundo Sonoro, dos conciertos dedicados a Colombia, en las voces de varias agrupaciones corales locales que exaltan el arte del canto colectivo, como el Coro de la Universidad, la Escuela Armonía, el Trío Así es Colombia y el grupo Caporal.

Publicaciones Reflexiones Jurídicas y Políticas

Restauración Arquitectónica en el Tolima

Libro

Revista

Restauración Arquitectónica en el Tolima. Experiencias académicas. Olimpia Niglio. Programa de Arquitectura. ISBN: 978-958-754-047-5

Reflexiones Jurídicas y Políticas Nº5: Nociones de las fuentes de las obligaciones de Derecho comparado. Gentil Eduardo Gómez Peña. Facultad de Derecho y Ciencias Políticas. ISSN: 2027-9590


Abril 2012

Bloque 10

15

Universidad de Ibagué

Estudiantes

asumen la representación Los nuevos representantes estudiantiles ante las diferentes instancias de la Universidad tomaron posesión de sus cargos, el pasado 13 de abril de 2012, en acto solemne realizado en el Auditorio de Derecho.

En el desarrollo del evento la secretaria general, Eleonora Ríos González, hizo un llamado a los estudiantes para que exijan lo que necesitan, pero a la vez propongan lo que desean construir. “No es posible seguir en la dinámica meramente reactiva y desarticulada, donde hay excelentes elementos de crítica y teorización, pero una imposibilidad, a veces parsimoniosa y cómplice, de organizarse como estudiantes para proponer”. En tal sentido, invitó a los alumnos a hacer frente colectivo a las problemáticas de la Universidad y de la educación en general, y de esta forma, se conviertan en una verdadera propues-

ta estudiantil. Para la Secretaria General es necesaria la construcción de escenarios de convergencia académica y política en la Universidad, a través los consejos académicos y de facultad y los comités de programa, en los que van a ejercer su representación los estudiantes, lo cual les permitirá cualificar el debate y proponer alternativas. “Si ustedes no ponen lo mejor que tienen para engrandecer el trabajo de los órganos de dirección de la Universidad en los que van a participar, jamás la Universidad podrá llegar a objetivos concretos y beneficiosos para los estudiantes y el bienestar de la comunidad educativa en general”, agregó. Por su parte, el director del programa de Ciencia Política, Andrés Felipe López, exhortó a los representantes a impulsar, implementar y desarrollar la cultura de participación en

la Universidad, como quiera que ésta, en su concepto, no existe en la Institución. Lo anterior lo evidenció c o n los resultados poco participativos de las pasadas elecciones a representación estudiantil, en las cuales de una población de un poco más de cuatro mil estudiantes, votaron sólo 615. “Le corresponde a los representantes mover, de ahora en adelante, esa participación. Su labor no se limita a un período, ésta se determina por una lucha estudiantil y las luchas no tienen fecha de vencimiento”, añadió. El Director de Ciencia Política aseguró que a nivel directivo se conformó un comité con el fin de crear un nuevo reglamento de participación estudiantil, debido a que hay vacíos en el reglamento actual.

Veintidós jóvenes asumieron el reto de ser la voz de los estudiantes ante la Institución y la sociedad.

Los representantes estudiantiles ante el consejo académico, consejos de facultad y comités de programa son los siguientes:

La voz de los estudiantes Ana Milena Rodríguez Zapata, estudiante de Derecho y representante suplente ante el Consejo Académico de la Universidad, fue la encargada de llevar la vocería de los estudiantes. Para la joven, asumir esta instancia es una doble responsabilidad porque no sólo representarán a un pequeño grupo de estudiantes sino también a toda la Universidad como institución. “Estamos en la tarea de aprender y crear una mejor universidad para quienes lleguen posteriormente”, agregó. Ana Milena invitó a sus compañeros a pensar más allá del campus universitario, en este sentido dijo que “como representantes cometemos el error de pensar sólo en temas que tienen que ver con el territorio de la Universidad, sin embargo, deberíamos ir más allá, al ámbito nacional a temas que nos incumben a todos como sociedad, como colombianos”.

Consejo Académico Principal Reynel Felipe Gómez Romero Suplente Ana Milena Rodríguez Zapata

Comité de programa Administración de Negocios Internacionales Principal Sofía Nathaly Lozano Campos Suplente Daniel Ricardo Rengifo Cardozo

Consejo de Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas Principal Iván Darío Henao Bernal Suplente Diana Milena Duque Salazar

Comité de programa Ingeniería Mecánica Principal Julián Andrés Torres Ardila Suplente Sergio Andrés Cardozo Parada

Consejo de Facultad de Ingeniería Principal Ricardo Héctor Zuleta Isaza Suplente John Mauricio Gutiérrez Muñoz

Comité de programa Ingeniería Civil Principal María Lucía Ramírez Bonilla Suplente Camilo Eduardo Sosa Cubillos

Consejo de Facultad de Derecho y Ciencias Políticas Principal Cindy Yulieth Arango Ortegón Suplente Carlos Hernán Caballero Guzmán

Comité de programa Psicología Principal Danilo Zambrano Ricaurte Suplente Juan Sebastián Díaz Arboleda

Comité de programa Administración Financiera Principal María Fernanda Bahamón Méndez Suplente Lina Mercedes Gómez Londoño Comité de programa Contaduría Pública Principal Liz Geraldin Muñoz Villanueva Suplente Andrea Natalia Sánchez Sánchez

Comité de programa Administración del medio ambiente y de los recursos naturales Principal Karen Juliana Díaz Barrero Suplente Angie Shalom López Garzón


16

Graduados

Abril 2012

Una experiencia en Austria

Cuando contactamos a Carlos Antonio Meisel para que concediera, como egresado de la Universidad, una entrevista para Árbol de Tinta, no dudó ni un instante. Su deseo fue compartir la experiencia que hoy vive en el exterior, como estudiante de doctorado en el área de Logística, asistente investigador y docente en la Universidad Montan de Leoben, Austria. La vida del ingeniero Meisel cuando era estudiante de la Universidad de Ibagué transcurrió a principios de los noventa. Para aquel entonces estudiaba y trabajaba a la vez, lo cual no fue impedimento para ser un alumno destacado. Tal es así, que la Institución lo llamó para que realizara una maestría en la Universidad de Los Andes y una vez culminó sus estudios de postgrado lo vinculó como docente de tiempo completo, y luego, como director del programa de Ingeniería Industrial. Precisamente, cuando ocupaba este cargo decidió iniciar sus estudios de doctorado. Esta fue una decisión calculada porque para él es importante hacer planes a futuro y buscar que se cumplan. Su plan era formarse en un país de habla alemana y para ello se preparó en el Centro de Idiomas; esta fue la base para llegar a Austria. Una vez allí, continuó con sus estudios de alemán y, año y medio después, comenzó el doctorado. Vivir en el exterior es una experiencia que recomienda a cualquier persona. “Es importante salir del país, conocer otras culturas y modos de vivir; adaptarse a esas costumbre, sobre todo, a una sociedad que es bastante cerrada”.

Al comienzo el cambio fue duro porque los latinos se caracterizan por ser personas muy abiertas y, por el contrario, los austríacos son cerrados. “Entrar a su círculo es complicado, casi imposible. Después de cuatro años puedo decir que tengo dos amigos, los demás son conocidos. En el día a día uno se relaciona con las personas pero no más. El que hoy una persona te sonría y mañana no te salude es difícil para nosotros, pero normal para ellos”. Aceptar estas diferencias culturales es parte del proceso de adaptación a un país con un mercado laboral con avances tecnológicos, una industria de alto valor agregado y con muchas posibilidades para la gente que quiera entrar en ella. No obstante, considera que para hacerlo el primer paso que se debe dar es aprender el idioma. Este un país con una alta emigración de españoles porque su industria requiere de personas que hable alemán, inglés y español. En Austria hay una situación sui generis a la que se presenta en países de Europa, como España, Italia, Grecia o Portugal, donde no hay muchas posibilidades de trabajo. Por el contrario, allí requieren mano de obra calificada. “Mi llamado es a los jóvenes para que se pellizquen y mire otras realidades”. Durante su estadía en Austria y como

docente de la Universidad de Leoben ha evidenciado que el nivel de carga académica de la Universidad de Ibagué es más alto, con relación a las universidades de ese país. En su concepto, ello es una ventaja de nuestros profesionales porque no le tienen miedo al trabajo. “Si tenemos que trasnochar o madrugar lo hacemos. Nos identifican porque somos buenos trabajadores, con ganas de hacer las cosas, inclusive mejor que ellos que cuentan con la tecnología”. Para el ingeniero Meisel, el egresado de la Universidad de Ibagué está acostumbrado a los retos, responde ante ellos con mucha capacidad de trabajo y alta dosis de creatividad. Sin embargo, piensa que también tiene una gran debilidad y es el dominio de otros idiomas para romper las barreras culturales y abrirse oportunidades en países de Europa. Finalmente, señaló que a pesar de la distancia ha estado pendiente de la Universidad. “Uno no deja de tener el corazón donde se formó y le dieron las opciones de vida. Es interesante decir: Fui estudiante, docente y directivo de la Universidad de Ibagué, y ahora estoy haciendo estudios de doctorado en el exterior. Cuando vengo me alegra ver construcciones nuevas, un cuerpo docente preocupado por superarse. Una Institución que mantiene su sello de calidad”.

Hace cuatro años el ingeniero Carlos Antonio Meisel vive en Austria donde realiza su doctorado en el área de Logística, en la Universidad Montan de Leoben, al igual que trabaja como asistente investigador y docente.

Árbol de Tinta -abril  

Periódico institucional de la Universidad de Ibagué del mes de abril de 2012

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you