Issuu on Google+

Documento de Trabajo

“La situación en Misiones y el Proyecto Nacional” POSADAS, MARZO DE 2012


Conducción Senador Nacional Dr. Juan Manuel Irrazábal

Coordinación Equipos Técnicos Dr. Héctor Oscar Presa Prof. Dr. Miguel Barrios Lic. Ricardo Vely Lic. Rosana Barrios Dra. Claudia Pintos Dr. Raúl Fortte Arq. Carlos Marcial Dr. Raúl Dalmau Dr. Raúl Sandoval

FRENTE PARA LA VICTORIA MISIONES


Situación Actual de la Argentina.

Muy a pesar de los agoreros de turno, y de la profunda crisis internacional que se abate sobre la mayor parte de las sociedades del mundo, nuestro país sigue creciendo sin pausa y a tasas solo similares a las de China. Ver lo que pasa en Europa nos ayuda a entender donde estamos parados. Cuidar los que conseguimos es nuestro deber. Del año 2003 a esta parte es el ciclo económico de crecimiento mas largo en nuestros 200 años de historia; solo comparable a los primeros años del gobierno del General Perón, antes que el imperialismo de turno socavara el proyecto justicialista y propiciara el golpe de estado de 1955. Hemos superado los problemas estructurales que postraban nuestra sociedad cuando asumiera Néstor Kirchner y fruto de la aplicación del plan neoliberal que nos ocasiono una desocupación masiva del 25%, el 50% de nuestros ancianos sin cobertura previsional, 56% de las personas por bajo de la línea de pobreza, mas del 25% de indigentes y el 60% de los asalariados en negro.


Hoy la tasa de desocupación bajó al 6,3%, el 95% de nuestros ancianos tiene cobertura social, las personas bajo la línea de pobreza no alcanza al 10%, las personas indigentes hoy no llegan al 3% y el empleo no registrado bajo al 34% de los trabajadores. Ya no tenemos un estado fundido y ausente; la deuda externa ya no es impagable; las grandes corporaciones que manejaron a su antojo y conveniencia los destinos del país ya no deciden nuestro futuro y quienes violaron los derechos humanos son enjuiciados como corresponde. Hoy podemos decir sin temor a equivocarnos que dejamos atrás en conjunto con los demás pueblos de America Latina el tiempo del sometimiento y entramos en una nueva etapa en la que los argentinos somos vistos como ejemplo por muchos pueblos del mundo que aun sufren la aplicación de políticas neoliberales. Hoy nuestro gobierno puede ocuparse de los muchos problemas a resolver porque esos grandes temas están encaminados. Por eso la presidente habla de un tiempo nuevo de “sintonía fina”. Hoy es posible adentrarnos en la solución de problemas sectoriales sin que el marco general se vea afectado. Mal que les pese a los especuladores de siempre ya


se aplico “sintonía fina” con la compraventa de dólares y funciono. Resultado: la Argentina volvió a incrementar sus reservas de divisas. Los que especularon perdieron. La intervención en el mercado de las importaciones superfluas hizo vociferar a los gurú que nos caeríamos y nada paso. Hoy tenemos más trabajo argentino y más empresas produciendo, sustituyendo importaciones innecesarias. Resultado: la inversión trepó al 25% del Producto Bruto Nacional y es la más alta de America Latina, muy por encima de Brasil y los demás países, ninguno de los cuales llega a dos dígitos. Ya están en marcha otras visiones para atacar problemas irresueltos en sectores como el Petróleo, los Ferrocarriles, la producción de papel, el sistema financiero, etc. Acompañar este proceso de gobernar desde el pensamiento nacional y popular justicialista es nuestra obligación militante y también nuestra responsabilidad social como argentinos por una sencilla razón: porque funciona para el bien de todos. Nunca en la Argentina hubo un periodo tan largo de crecimiento con justicia social como este. Hoy podemos gritar a los cuatro vientos que estamos construyendo una


Patria Grande para un pueblo feliz. Las tres banderas históricas justicialistas están más vigentes que nunca.

Nuestra Provincia

La provincia también crece y es bueno que lo sepamos para no caer en discursos vacíos que nos alejan de la representatividad social. Pero tenemos que saber porque crecemos. La desinformación nos conducirá a un seguidísimo sin convicciones o a dar por cierto que el autoproclamado “Proyecto Misionerista” de la actual administración tiene bases sólidas y nuestro aporte es superfluo. De allí devendrá un seguro transito pasivo y secundario de nuestra fuerza política. Nuestras propias falencias serán, en ese caso, también responsables del atraso de nuestra provincia. Es imprescindible que sepamos que es cierto que crecemos pero que ello no es por los aciertos de la administración provincial sino por las condiciones macroeconómicas y las políticas sociales que marcan el rumbo del país.


Por el contrario, muy poco ha hecho la provincia con sus propios recursos e iniciativas para ayudar a crear las condiciones de un futuro productivo con justicia social en Misiones. Misiones crece pero asentada sobre bases que nos deben preocupar a todos; porque nos son fruto de nuestro propio esfuerzo sino de condiciones externas que resulta apropiado enumerar. A) El tipo de cambio favorable que hace que todos los pueblos de frontera tengan un renacimiento impresionante de su actividad comercial fruto de la venta de bienes y servicios a los países vecinos. Por eso el que crece es el sector servicios, motorizado por la venta de combustibles, turismo y comercio minorista. B) El incremento de la Coparticipación Federal que hace que de un presupuesto provincial de 900 millones de dólares a inicios al fin de la convertibilidad hoy tengamos un presupuesto de 2.300 millones de dólares (10.200 millones de pesos). Cerca del 80% de dichos fondos son de origen nacional. Si sumamos a ello los aportes extra presupuestario de la Nación a través de la obra publica el total explica alrededor del 33% del total del PBG de Misiones. La media en la


convertibilidad no llegaba al 24% del total del PBG de Misiones. C) Los Planes Sociales Nacionales que dan cobertura a casi un 10% por ciento de nuestra población (Asignación Universal por hijo, Plan Familias, Jubilación Anticipada, Subsidio al Desempleo, Pensiones no contributivas a la discapacidad, etc.) Todos con fondos nacionales y fuera del presupuesto provincial. D) La suba del poder adquisitivo del salario real medido en dólares de todos nuestros trabajadores en razón de la política de discusión salarial en Paritarias Nacionales que propicia el aumento del consumo provincial. E) La realización de grandes y pequeñas obras publicas en territorio provincial con dinero de la Nación que no forma parte del presupuesto provincial. (Yaciretá, Tercera trocha Ruta 12, Asfaltado Ruta 101 Irigoyen‐Andresito, Ruta 14, Escuelas, centros de atención comunitaria, etc.). Estas son las causas reales del crecimiento de la economía provincial, las cuales en modo alguno pueden ser vistas como parte de un plan de gobierno provincial sin caer en el ridículo. Por el contrario, algunos ejemplos de nuestra economía provincial nos ayudaran a entender porque


decimos que el “Proyecto Misionerista” no tiene bases sólidas. Ellos explican, por si solos, “porqué” los productores y trabajadores que no participan de alguno de los sectores mencionados con anterioridad están iguales o peor que antes. Analizando racionalmente los mismos veremos que nuestra matriz de producción histórica esta en seria crisis y sus hombres y mujeres no forman parte de los beneficiarios del “Proyecto Misionerista” que desacopla la economía provincial del rumbo de crecimiento productivo sostenido que tiene el país.

Vayan algunos de esos ejemplos para entenderlo:

1) En el Sector Yerbatero la producción cayó un 8% en los últimos 7 años; exportamos lo mismo que hace 15 años y el consumo de yerba mate en el país no ha sufrido cambios que permitan avizorar un futuro de crecimiento. Tenemos menos producción, menos tareferos (de 22.000 a 14.000 según la UATRE y el INYM) y menos productores. Fuente: www.mecon.gov.ar/peconomica/docs/Complejo_Yerbatero.pdf.


2) En el Sector Tealero la realidad no es tan grave pero nada alentadora si la comparamos con el ritmo de crecimiento del país. En el año 2003 teníamos implantadas 36.380 hectáreas y en el 2010 llegamos a las 42.000. O sea un crecimiento que no llega al 18 por ciento en 7 años, cuando el país crece a un ritmo del 8‐9 % por año. Fuente: SAGPYA: economias_regionales/infusiones/estadísticas/_te/.

3) En el Sector Tabacalero la situación es también grave si pensamos la economía desde la gente de carne y hueso. En el año 2002 teníamos 18.092 productores y hoy solo quedan 11.310 productores. En el año 2002‐3 producíamos 39.424.292 millones de kilos y en el 2010 solo producimos 29.412.975 millones de kilos. El tabaco pasó de ser el segundo producto más exportado (23 % del total) al tercer lugar, con un 13,5 % de la exportación total, detrás de la pasta celulósica (34,2 %) y del té (17 %). Fuente: www.minagri.gov.ar/site/agricultura/tabaco/informe

4) En el Sector Maderero la situación se ha visto agravada por su especial condición de inversión a largo plazo; la que necesita invariablemente del fomento del Estado.


A la natural desaparición, por sobreexplotación incontrolada, de las especies de valor de la selva misionera; que han hecho caer la producción anual de extracción de rollizo de madera de ley de 250.079 toneladas en el 2003 a 90.904 toneladas en el 2009; se suma el poco crecimiento de áreas implantadas con bosques implantados. 5) En el año 2003 se iniciaron gestiones para acogerse a los planes forestales por parte de 4.133 forestadores misioneros y en el año 2010 esa cifra bajo a 2.861 productores. La falta del debido control provincial a las plantaciones que se subsidian ha originado una falta de sincronización con las autoridades nacionales, cuyo resultado son esta merma en la llegada de los subsidios a la implantación forestal que tiñe el futuro de esta actividad en la provincia. En el año 2002 se giro a la provincia subsidios en razón de trabajos realizados en poda en 24.986 hectáreas y en el 2011 ya solo en razón de 15.707 hectáreas trabajadas. La elocuencia de los datos es más que suficiente para comprender que el sector forestal provincial se halla en un peligroso camino que es necesario revertir a partir de visiones distintas a las que tiene la actual administración.


Fuente: www.minagri.gov.ar/forestacion/regimen/estadistica/diciembre11/FOREST ADORESBENEFICIADOSPORPROVINCIA.pdf. Fuente: www.ambiente.gov.ar/archivos/web/PNEF

6) El Sector Citrícola tampoco esta en una situación distinta al resto del sector productivo en su conjunto y de no ser por los planes dispuestos por la Cooperativa Tabacalera y realizados con dineros del Fondo Especial del Tabaco que gira la Nación la situación seria aun mas seria. En el 2003 producíamos 15.295 toneladas de naranja por año y en el 2009 dicha cantidad bajo a 9.581 toneladas por año. Si aumento la cantidad de toneladas de mandarina de 29.108 toneladas en el año 2003 a 49.471 en el año 2007 y ahora estamos nuevamente decreciendo, habiéndose producido en el año 2009 solo 47.601 toneladas anuales. 7) El comportamiento de nuestras Exportaciones también es significativo de que estamos parados ante un horizonte productivo preocupante y absolutamente desacoplado del ritmo de crecimiento del país. En el periodo 2003‐2010 la Argentina aumento sus exportaciones en un 127,7%. Misiones solo lo hizo durante todo ese periodo en un 63,6%.


Este es uno de los peores indicadores de nuestra economía, el cual refleja el agotamiento del perfil productivo en marcha. Aunque resulte increíble decirlo crecemos por debajo de Chaco, que a tenido un crecimiento del 86,2% durante este periodo; que Corrientes, que creció en sus exportaciones un 96,9% y que ¡Formosa!, que aumento sus exportaciones en un 86,1%. Nos superan holgadamente provincias anteriormente más pobres que las nuestra, como Santiago del Estero, que tuvo un crecimiento del 228% en sus exportaciones; o Jujuy, con el 205%o de crecimiento. Somos la provincia con menos crecimiento en sus exportaciones de todo el país. Fuente: www.mecon.gov.ar/peconomica/dnper/complejos_exportaciones_provinci ales_2010.pdf

8) La Deuda del Estado Provincial también muestra que transitamos por rumbos distintos al de la Nación Argentina. Mientras la Argentina siguió una clara política de desendeudamiento público la provincia no lo hizo.


La deuda de 900 millones de dólares que dejo el Gobernador Puerta se halla intacta y al día de la fecha nuestra provincia sigue debiendo 900 millones de dólares. Si bien su impacto en el presupuesto provincial y en el producto bruto geográfico ha bajado considerablemente ello se debe al aumento de los ingresos de la Coparticipación Federal y el salvataje nacional que reestructuro la deuda con el Plan de Financiamiento Ordenado. No fue una política provincial sino un plan nacional al que la provincia nada agregó.


CONCLUSIONES

A manera de conclusión de estos datos, que muestran claramente la falta de una matriz productiva provincial capas de asumir el reto de generar fuentes de trabajo para todos los misioneros, vale la pena señalar que no existen políticas estructurales del Estado Provincial para revertir esta tendencia. El autoproclamado “Proyecto Misionerista” tiene pies de barro y solo se asienta en la incorporación de nuevos empleados públicos (alrededor 20.000 en el periodo 2003‐ 2011) y en las políticas nacionales que benefician a la provincia de manera directa e indirecta; las que mencionamos en primer termino. Ello explica el “porqué” de nuestros índices de desarrollo social por debajo de la media nacional. De no haber sido por los planes nacionales Misiones seria hoy un polvorín social ya que no generamos los suficientes puestos de trabajo en razón de un estado ausente del fomento a la actividad productiva.


Es necesario detenernos un momento a pensar que pasara con nuestra provincia el día que el pueblo argentino decida cambiar de rumbo y vote una alternativa distinta a la actual. Las consecuencias serán desastrosas porque el Gobierno provincial en el periodo de mayor bonanza de la historia de nuestra economía nacional nada hizo para forjar una economía provincial que de sustento real al millón de misioneros que la habitamos. No hay ni habrá trabajo privado en la provincia capaz de evitar el desempleo masivo cuando se cambien las actuales políticas nacionales en ejecución si no cambiamos el rumbo. Las protestas sociales que vimos en los últimos días serán un juego de chicos a las que se verán en el futuro si no somos capaces de generar una alternativa política capaz de revertir este proceso que nos lleva día a día al fracaso. Esta es la dura y triste realidad que debemos conocer para formular esa propuesta política que le de alternativa real al pueblo de Misiones: producimos muy por debajo de las necesidades requeridas para que todos los misioneros tengan un lugar bajo el sol.


Saberlo nos ayudara a encontrar las soluciones que la actual administración no ha tenido la capacidad de crear en la etapa de crecimiento mas larga del país. Es necesario comprenderlo acabadamente para formular un proyecto de provincia que vaya mas halla de la retórica y nos ponga en el umbral de un nuevo futuro para los misioneros; donde pasar a ser empleado público no sea la única alternativa existente para forjar el futuro familiar. Es nuestra responsabilidad hacernos cargo de revertir este camino sin futuro. El esfuerzo militante de todos hará que la sociedad entienda que es necesario y conveniente transitar el mismo rumbo que hoy tiene el país. Queremos una matriz de desarrollo provincial que se asiente en la industrialización creciente de nuestros productos primarios; que sustituya importaciones extra zona posibles de hacerla en misiones; que disponga de un Estado inteligente para el fomento a las inversiones productivas y capaz de articular los esfuerzos entre el Estado, los Productores y los Trabajadores. Es nuestra responsabilidad corregir el rumbo equivocado. Nadie lo hará por nosotros. Ya el 20% del pueblo misionero nos confío su esperanza en las últimas elecciones. Muchos más serán en el futuro.


La actual situación pone de manifiesto la evidente inconveniencia de llevar adelante políticas provinciales que no se sumen al proyecto de país productivo que lleva a cabo la Presidente de la Nación. La provincia de Misiones no tuvo futuro en un país que se fundía día a día (Convertibilidad). Pero sepamos que tampoco tiene futuro aun en una argentina en constante crecimiento si no nos sumamos al desafío de producir cada días más. Estas son las causas que explican porqué ya se empieza a ver cada día con mayor claridad que el “Proyecto Misionerista” carece de basamento para resolver la encrucijada de generar las condiciones para que todos los misioneros puedan tener una vida digna fundada en el trabajo. No somos “aliados” del Gobierno Nacional. ¡Somos parte! Somos la fuerza propia. Andemos el camino con la absoluta confianza que solo el pensamiento justicialista llevado a cabo por sus mejores hombres y mujeres y de quienes nos acompañen en esta marcha será capaz de forjar una comunidad organizada con un futuro mejor para todos. Unidos, solidarios y organizados lo lograremos.


“Los problemas de la pobreza no se solucionan desde las políticas sociales sino desde las políticas económicas” Presidente Néstor Carlos Kirchner.


“LA UNICA VERDAD ES LA REALIDAD” Juan Domingo Perón Coordinación Equipos Técnicos Frente para la Victoria Misiones


La situación en Misiones y el Proyecto Nacional