Issuu on Google+


Coaching mĂĄgico para convertir a tu rana en prĂ­ncipe ...y desvelar la reina que llevas dentro


Jimena Fernández Pinto

Coaching mágico para convertir a tu rana en príncipe ...y desvelar la reina que llevas dentro


Coaching mágico para convertir a tu rana en príncipe © Jimena Fernández Pinto, 2007 Diseño de cubierta: Jimena Fernández Pinto y Nuria París Camí © Editorial Océano, S.L., 2007 GRUPO OCÉANO Milanesat, 21-23 – 08017 Barcelona Tel.: 93 280 20 20* – Fax: 93 203 17 91 www.oceano.com Derechos exclusivos de edición en español para todos los países del mundo. Queda rigurosamente prohibida, sin la autorización escrita de los titulares del copyright, bajo las sanciones establecidas en las leyes, la reproducción parcial o total de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, así como la distribución de ejemplares mediante alquiler o préstamo público.

ISBN: 978-84-7556-497-5 Depósito Legal: B-47163-L Impreso en España - Printed in Spain 9002231011107


Siempre que se narra un cuento se hace de noche. Dondequiera que esté la casa, cualquiera que sea la hora, cualquiera que sea la estación, la narración del cuento hace que una noche estrellada y una blanca luna se filtren desde los aleros y permanezcan en suspenso sobre las cabezas de los oyentes. A veces, hacia el final del cuento, la estancia se llena de aurora, otras veces queda un fragmento de estrella o un mellado retazo de cielo de tormenta. Pero cualquier cosa que quede es un don que se debe utilizar para trabajar en la configuración del alma. CLARISSA PINKOLA ESTÉS: Mujeres que corren con los lobos.


Índice

Érase una vez... . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11 ¿Cuento o realidad? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11 Coaching mágico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12 ¿Por qué «mágico»? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13 El amor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15 ¿Por qué y para qué los cuentos de hadas? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16 ¿Y por qué los rituales? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18 Una antigua tradición... . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19 Cuidar de princesas, príncipes y ranas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20 La princesa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23 ¿Eres una princesa? ¿De qué tipo? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24 Retrato de princesa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25 Encantada de conocerte, princesa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26 Y qué pasaría si... . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26 Medicina de cuentos para tu princesa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27 Magia de princesa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28 Cóctel de princesa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30 La pelota de oro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33 Me siento plena . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33 ¿Me tomo en serio? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36 Medicina de cuentos para tu energía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37 Magia total . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38 Relax de princesa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40

7


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

La pérdida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43 La princesa está triste . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43 ¿Qué tendrá la princesa? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46 Medicina de cuentos para ser mariposa, tener alas ligeras y bajo el cielo volar... . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48 Calla, calla, princesa, dice el hada madrina . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48 Los suspiros se escapan de su boca de fresa . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51 La rana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53 Ranas de quimeras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53 Princesas, príncipes y ranas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 56 Espejo, espejito... . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59 Medicina de cuentos para encontrar el príncipe . . . . . . . . . . . . . 60 Un salto mágico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61 Un respiro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63 El intercambio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65 ¿Todo tiene un precio? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65 Encantada de conocerte . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68 Medicina de cuentos para entrar en la tierra de los fantasmas . . 71 Guerreros mágicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71 Un dulce descanso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73 El engaño . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75 Mentira, mentirijilla . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75 Las versiones de la verdad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79 Medicina de cuentos para encontrar la verdad . . . . . . . . . . . . . . 82 La magia de la verdad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83 Un regalo verdadero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85 La llamada de la rana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87 La rana contraataca . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87 El eterno retorno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89 Medicina de cuentos para ranas viajeras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 92 Cerrar círculos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 92 8


ÍNDICE

Círculo mágico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93 Luz de los tiempos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 94 El Rey . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97 Un poco de orden . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97 Medicina de cuentos para desafiar a un rey . . . . . . . . . . . . . . . . . 102 La magia del rey . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 103 Ambientador solar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 104 Es hora de cenar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107 Bocados de princesa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107 Eros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 110 Medicina de cuentos para un banquete . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 113 Magia de Sol y Luna . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 113 Cóctel de princesa II . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 115 Cóctel de rana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 116 Es hora de dormir . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 117 La princesa está agitada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 117 La princesa niña . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 118 Dormir y descansar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 120 Un rincón para el relax . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 121 Medicina de cuentos para dormir y soñar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 123 Paz mágica paz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 124 Almohadas de algodón y nubes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 126 La princesa contraataca . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 127 ¿Besar ranas? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 127 Reacciones principescas y humanas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 129 Mi manera . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 129 Medicina de cuentos para romper conjuros malos . . . . . . . . . . 132 La magia de mi camino . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 132 Energía instantánea . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 134 Calma instantánea . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 135

9


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

Y surgió el amor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 137 El largo camino del amor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 137 Amor y erotismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 138 Efectos del amor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 139 Amor, amor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 141 Mi retrato amoroso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 142 Medicina de cuentos para el amor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 143 La magia del amor está conmigo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 143 Ambientador de esencias de amor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 145 El futuro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 147 Y se fueron en carroza de oro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 147 El permiso del rey . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 149 La partida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 149 Los seis sentidos de la senda de oro: la visión . . . . . . . . . . . . . . . 150 Los seis sentidos de la senda de oro: la banda sonora . . . . . . . . 151 La dedicatoria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 152 Medicina de cuentos para el futuro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 152 Un futuro lleno de magia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 153 Infusiones para calentar motores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 154 Final . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 157 Y después del final . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 157 ¿Y el amor? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 159 Los aros de hierro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 159 Mi querido corazón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 161 Medicina de cuentos para tu corazón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 161 Deseos mágicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 162 Almíbar fantasía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 164 El príncipe rana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 167 Encuentra tu Kua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 171

10


Érase una vez...

Érase una vez, en un reino muy lejano...

¿Cuento o realidad? Estamos rodeados de historias que alimentan nuestra imaginación y con las que aprendemos a crecer. «Érase una vez…» es una frase que nos transporta a otras realidades que coexisten con nuestro mundo más palpable. Magia y ciencia forman parte del ser humano y, lejos de separarnos, ambas nos unen. Mientras se cree descubrir la ecuación de la felicidad, los componentes del cerebro que determinan el amor o las encimas que aumentan nuestra bondad, día a día, seguimos igual de humanos que desde nuestros orígenes; tan frágiles y tan fuertes como hace millones de años. Podemos llegar a la Luna o a Marte, o quitarle el título de planeta a Plutón, mientras convivimos con el misterio de la vida. Resolver los grandes dilemas sólo nos quitaría parte de nuestro brillo estelar. Es parte de nuestra condición humana que haya muchas preguntas a las que no tenemos respuesta. Casualidades, oportunidades caídas del cielo, desgracias imprevistas… una fuerza mayor que nosotros las mueve. Llevamos siglos tratando de escucharla, quizás tenga algo que aportarnos. La voz que acaricia el misterio nos acompaña y es más antigua que la ciencia. El cuerpo se forma antes que la conciencia. Dejemos que la magia se ocupe de 11


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

nuestra alma y dejemos a la ciencia el resto. Permitamos que las palabras mágicas nos transporten allí donde nada sabemos. Cerremos los ojos y escuchemos el mundo donde «Érase una vez...».

Coaching mágico El coaching es un método para ayudarnos a mejorar. Todos queremos sentirnos mejor, superarnos y cumplir nuestros sueños... y de ahí que actualmente haya tantos instrumentos para lograrlo. «Coaching» significa hacer aflorar el potencial de una persona, de forma que consiga realizar cosas de las que antes no se sentía capaz. El objetivo del coaching es elevar a una persona al máximo de su potencial, sin por ello disminuir en absoluto su capacidad de seguir mejorando y su deseo de superarse. Lo que diferencia al coaching es que establece unas metas a partir de las cuales se trabaja; contiene estructuras, procesos, herramientas de trabajo, instrumentos de medición para que sepamos dónde estamos y hacia dónde vamos en cada momento. Por ejemplo, pongamos que mi objetivo es ir a París. Puedo hacerlo de diferentes maneras: en avión, tren, coche, a través de una agencia de viajes... Puedo ir solo o acompañado. Y, además, cada una de las opciones anteriores da lugar a otras nuevas. Con el coaching tradicional tendría que hacer una lista y elegir las opciones que mejor se acomodan a mis necesidades y a mi objetivo final. Después, tendría que establecer cómo llevarlas a cabo, enumerar los pasos a seguir mientras voy marcando crucecitas en los deberes ya hechos. Y, finalmente, llegaría a París de la mejor manera posible según mis intereses y circunstancias. De acuerdo, es un ejemplo muy simplificado de lo que es el coaching, pero es bastante claro y cercano para alguien que nunca haya oído hablar de este término. La mayoría de las veces se necesita quien nos ayude tanto a identificar las metas como los medios para lograrlas. Un coaching deportivo, por ejemplo, puede observar a un deportista y, con su experiencia y buen hacer, 12


ÉRASE UNA VEZ...

determinar las mejoras necesarias para que su saque, el lanzamiento o la brazada sean más efectivos. El coaching se caracteriza porque no da lecciones, sino que escucha muy atentamente lo que cada persona quiere hacer o conseguir. Para ello, se observa y se hace muchas preguntas. De esta manera se establecen conclusiones y los pasos a seguir para alcanzar lo que cada uno anhela o necesita: desde un mejor saque, a tener más amigos, superar un problema, hablar en público, no tenerle miedo a salir de casa, mejorar la relación de pareja... Una vez aclarado lo que implica el coaching, es fácil definir el título de más arriba: «coaching mágico».

¿Por qué «mágico»? El coaching mágico se caracteriza porque utiliza el simbolismo como herramienta de aproximación y porque plantea una actitud mágica; es decir, sorprendida ante el misterio de la vida. También porque nos acerca a lo más profundo de nuestro ser, no necesita estrictamente a una persona que realice el papel de coacher, y nos contempla a cada uno desde tres campos: ■

Alma. Para acercarse al alma se sirve directamente de la sim-

bología, a través de cuentos tradicionales, leyendas e imágenes cargadas de valor simbólico. ■ Espíritu. Para tratar el espíritu se sirve de la fuerza mental que cada uno posee y que desde hace siglos se emplea en forma de ritual mágico. ■ Cuerpo. Se sirve de las aportaciones de muchos métodos como la fitoterapia, la cromoterapia, la aromaterapia... que trabajan una sensación o una zona determinada del cuerpo. En este tipo de coaching se considera que el rol de coacher lo puede asumir cada uno de nosotros: es más, es positivo que así sea en honor a la verdad interna de cada uno. Los progresos no se eva13


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

lúan, sino que se desarrollan; se les deja el tiempo que cada uno cree necesario para que evolucionen. Pongamos un ejemplo similar al anterior para darnos cuenta de las diferencias. Queremos ir a París. Con el coaching mágico lo primero que le preguntamos a nuestra voz interior es si de verdad queremos ir a París y alcanzamos a ver qué significa París para nosotros. Esto tiene mucho que ver con lo que esperamos de ese viaje. Lo hacemos para escapar, para saborear el arte, para encontrarnos con alguien aunque lo neguemos, para saborear la aventura, porque nos aburrimos, porque tenemos una visión romántica de esa ciudad y necesitamos beber de dicho romanticismo… Todos los motivos son buenos porque aparecen en este momento, y conocerlos nos ayuda a explorar una parte de nosotros y permitir que la magia opere. Ya sabemos que vamos a París y qué es lo que nos empuja a hacerlo. Entonces exploremos la situación con nuestra imaginación para abrirnos a todo tipo de experiencias y no sólo a una. Así, es posible que volvamos de París con una canción, un poema o la sensación de sentirnos completos en una experiencia que hemos enriquecido desde todos los niveles. Siempre cabe la posibilidad de que nos estemos equivocando, es verdad. Pero esta vez no será porque no hayamos confiado en nosotros mismos, escuchado nuestra voz interior, o abierto unas cuantas puertas más allá de los objetivos que sólo nuestra mente consideraba acertados. Nosotros podemos equivocarnos, es cierto; tan cierto como que errar forma parte de la condición humana. Este tipo de coaching nos empuja a tomar un contacto estrecho con nuestra voz interior, con nuestra fuerza mental y con un saber que es muy antiguo y que se manifiesta en los cuentos y en los rituales. Es un espacio que nos está reservado a cada uno de nosotros, que nos pertenece a todos desde que nacemos. Esta voz interior es la única capaz de acercarnos al misterio de la vida y la magia es el vehículo para nuestra voz. Este misterio no puede ser comprendido racionalmente. Hay una parte de nosotros que no responde a lo racional y es la que abraza dicho misterio; es nuestra parte mágica. ¿Por qué no tenerla en cuenta? 14


ÉRASE UNA VEZ...

En este libro aplicaremos el coaching mágico al tema del crecimiento personal para alcanzar el amor y encontrar el camino que puede conducirnos hacia él. La travesía acaba de empezar. Y todo porque «Érase una vez...».

El amor El amor. Lo único que sabemos en serio es que se trata de un asunto primordial en nuestras vidas –dicen que puede mover montañas...– y que no es un tema sencillo. ¿Cuántas veces nos quieren tal y como necesitamos? ¿Y cuántas veces logramos dar y recibir todo el amor del que somos capaces? El amor es un asunto que muchas veces «nos sale rana». Nos vestimos de princesas, llegamos incluso a actuar como ellas y, sin embargo, después de besar la rana escuchamos un «croac» sospechoso y nos caemos dentro de la charca. No siempre sale mal; «siempre» es un concepto muy definitivo, y gracias a nuestra experiencia también vamos aprendiendo a que las cosas nos salgan mejor. Todos, quien más quien menos, y al menos en algún momento de nuestra vida, soñamos con encontrar amor, recibirlo y darlo para que a su vez vuelva a nosotros. Quizás algún día los dioses nos permitan conocer al hombre o a la mujer de nuestra vida, y ya nunca más estaremos solos. O puede que algún día encontremos al amigo o la amiga ideal que nunca nos fallará y a quien nunca fallaremos, que sabrá perdonar nuestros errores y nosotros los suyos y que sabrá querernos por lo que somos. A lo mejor un día nuestros padres nos apoyarán pase lo que pase con un amor incondicional y nuestros hijos serán la fuente eterna del amor. Puede que algún día tengamos la suerte de compartir nuestro universo con nuestro hermano del alma. Y además será para siempre, incluso, más allá del espacio y del tiempo. Todas las canciones jamás escritas, los poemas nunca pronunciados y los relatos aún no escritos cobrarán sentido para contar nuestra maravillosa historia de amor. 15


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

Sin lugar a dudas hay personas que logran vivir alguno de estos amores, de lo contrario no sabríamos de ellos. ¿O acaso es todo fruto de nuestra imaginación humana? Cuando nos referimos a «historia de amor» puede ser de cualquier tipo: pareja, hermanos, padres, hijos, amigos o, incluso, una mascota. Observemos a nuestro alrededor por unos instantes. ¿Conoces a alguien que haya vivido una hermosa historia de amor? ¿Se acabó o continúa? El romanticismo es otro gran tema. Quizá la parcela de nuestra vida de mayor intensidad. No podemos negar que hay muchísima gente que no se siente completa o feliz si no tiene pareja; le embarga la tristeza por no sentir la mirada de un ser especial por las mañanas, tocar su piel y ver en sus ojos el reflejo del amor total. Pero, ¿qué pasa con todas esas veces que nos sale rana? Nacen canciones maravillosas, poemas que nos emocionan, relatos magníficos, películas con final feliz. Muchos poemas exaltan su valor, ¿pero cuántos evocan su éxito? La mayoría de las canciones de amor tienen algo que ver con el momento en el que nos salió rana. Quizá no se trate de asegurarnos de que las ranas dejen de existir, sino de ser capaces de sacar lo mejor de ellas. Tal como hizo una princesa en un cuento que todos conocemos: El príncipe rana.

¿Por qué y para qué los cuentos de hadas? Es importante que sepas qué vamos a construir en este libro, ¿verdad? Por eso vamos a abordar este tema durante algunas líneas. El valor de estos cuentos de hadas ha sido ampliamente tratado por grandes especialistas en la materia. Vivimos rodeados de símbolos, y los cuentos y mitos son parte de este conjunto de tradiciones que nos acompañan. Hablan de aquello que es primordial en la vida del ser humano y tratan sobre experiencias frustradas y sobre aciertos pero, sobre todo, nos relatan la aventura de la experiencia. Aluden a nuestra visión mágica, a la historia mágica del hombre, que discurre en paralelo a las demás historias (religiosa, filo16


ÉRASE UNA VEZ...

sófica, literaria, política...). En la historia de la humanidad diversas vidas discurren en paralelo: una aparece en la historia, otra, en los datos económicos; otra es la que pueden contar sobre nosotros quienes nos han conocido y otra es la que nos imaginamos. Y es en esta última en la que tienen cabida todas las tradiciones, mitos, cuentos y, cómo no, nuestros propios cuentos y relatos como individuos. ¿Sabías que la historia de la princesa, el príncipe y la rana se encuentra en la tradición europea, en la rusa, en la oriental y en la de los indígenas de la América precolombina? ¡Efectivamente! Algunos hechos superficiales cambian, pero en esencia se trata de la misma historia con variantes culturales. Como si hubiera una misma masa de pan que adopta diferentes formas y sabores según el lugar donde se hornee con sus particulares tradiciones gastronómicas. El primero en darse cuenta del valor de los cuentos y mitos fue Carl Gustav Jung, quien nos habla de un inconsciente colectivo, de una creatividad global que hace que diferentes culturas produzcan narraciones con hechos claves muy similares. En cualquier parte del mundo hay historias de amor, de peligro, sobre el hogar, la familia, el padre, la madre... Son esos términos que no cambian de matiz los pronunciemos en el idioma que sea, porque más que palabras reflejan una idea profunda del mundo. Puede que en otro planeta la palabra «princesa» o «príncipe» se utilice para denominar a alguien horroroso, tonto, vacío, con actitudes extrañas. Pero aquí, en la Tierra, se refiere, como idea, –no tanto a los personajes que salen en tal o cual revista–, a alguien magnífico, digno de luz y aventuras maravillosas. En efecto, según la teoría junguiana los cuentos populares son expresiones del inconsciente colectivo, ese fondo común que compartimos toda la humanidad con todas nuestras diferencias, y nos muestran de manera simbólica nuestra experiencia vital. A partir de estas maravillosas historias podemos tomar conciencia de diferentes aspectos creando puentes entre el inconsciente y el 17


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

consciente, entre lo que se ve y lo que no se ve, entre nuestro exterior y nuestro interior. Estos puentes facilitan la tarea, nos hacen las cosas más fáciles y nos ayudan a que no nos golpeemos la cabeza contra muros indestructibles, que no transformemos los príncipes en ranas, sino que asumamos a nuestra princesa más completa, más madura y más libre para amar y ser amada tal como es y no como otros quisieran que fuera o como ella desearía ser. Desde que se descubrió que la imaginación humana puede servirnos para conocernos mejor como individuos se abrieron muchas puertas. Muchos antropólogos y psicólogos se dieron cuenta de que los cuentos nos sirven como un espejo gracias al lenguaje simbólico y a su globalidad. Y desde entonces, no hace tanto (desde la Segunda Guerra Mundial), se ha seguido investigando en esta línea; y hoy en día, los cuentos y mitos se usan como medio para sanar tanto el alma como el cuerpo.

¿Y por qué los rituales? Porque se trata de la manera organizada históricamente para elevar nuestra mente. Los rituales mágicos nos ayudan a centrar la mente en un punto, a dirigir toda nuestra fuerza mental hacia nuestras necesidades internas. Estamos rodeados de rituales en nuestra cultura. Sentarse a la mesa, ponernos la servilleta de una determinada manera, tomar el vaso del agua o del vino, usar el plato hondo para la sopa y no para la ensalada forma parte, por ejemplo, del ritual de comer. Luego hay rituales personales: cada uno tiene una manera de levantarse de la cama, de ducharse, de dejar el cepillo de dientes o de tomarse un café... Los rituales mágicos tienen un poder extraordinario porque nos entonan con la melodía mágica y activan de manera poderosa nuestra mente. No basta con una visualización simple y llana; para enviar mensajes al universo, del cual formamos parte, es necesario tenerlo en cuenta. No podemos enviar mensajes hacia algo superior sin 18


ÉRASE UNA VEZ...

adoptar una actitud especial. Para pedirle al misterio de la vida que nos escuche, necesitamos un ritual determinado. Y éste está unido a un saber hacer muy antiguo, que se ha banalizado terriblemente, que se ha cubierto de leyendas oscuras desde la inquisición, pero que es parte de la tradición humana. Un ritual mágico es una forma cultural, transmitida y organizada de una determinada manera por causas que ahora no vamos a desarrollar aquí porque nos extenderíamos demasiado. Los rituales mágicos que incluimos en este libro están enfocados a activar nuestra fuerza mental, lanzar nuestra energía para que trabaje para nosotros y a sintonizarnos con la magia del universo.

Una antigua tradición... Ya Platón, ese filósofo que abarcó todos los temas de su actualidad, mencionaba la tradición según la cual las mujeres ancianas eran las encargadas de contar historias simbólicas a los niños para que aprendieran a crecer. Los papiros egipcios parecen probar que miles de años antes de Cristo los cuentos ya eran utilizados para activar procesos internos de la persona. Además, durante mucho tiempo quien contaba relatos era el guía espiritual de la aldea. El mismo que se encargaba de relacionarse con las fuerzas que no podemos racionalizar. Pedir gracia y fortuna a los dioses forma parte de la historia de la humanidad y de nuestro inconsciente colectivo. Hoy en día hay corrientes de terapia transformacional que usan los cuentos también como método terapéutico. El coaching mágico añade un elemento más: la fuerza del ritual como vehículo para nuestra mente y nuestra energía hacia el misterio de la vida. Si quieres un hada madrina no es necesario que seas princesa, sino que creas en el poder de la varita mágica. ¿Infantil? Bueno, antes de juzgarlo, ¿por qué no te atreves a probarlo? Si ya haces visualizaciones, el ritual mágico es simplemente una visualización cargada con más fuerza y con más fe. ¿Es eso infantil? 19


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

Cuidar de princesas, príncipes y ranas Fue Carl Gustav Jung, como señalábamos antes, quien empezó a utilizar los cuentos y el lenguaje simbólico como herramienta equilibradora, como una experiencia emotiva que sana nuestro corazón y nuestras entrañas. El lenguaje simbólico sirve para abrirse a la dimensión de la conciencia y tiene grandes resonancias en nuestro interior. Su efecto es similar al de la música, que tiene la capacidad de transportarnos más allá de nosotros. Con el lenguaje simbólico sucede lo mismo. Además, nos libera de algunas limitaciones, lo cual nunca viene mal. El lenguaje simbólico alimenta el contenido de las expresiones artísticas, los sueños, los cuentos tradicionales y los mitos. La diferencia está en que unos son producto de la creatividad individual (sueños, poesía, literatura, música, arte) y otros de la creatividad colectiva, llegando a formar parte de la tradición de diferentes generaciones, de un pueblo, de una cultura, de una civilización y hasta de la humanidad. Con la denominación de «cuentos de hadas» tienen ese toque que une lo que llamamos real y lo que reconocemos como fantástico. Estas antiguas historias, además, proponen «ejemplos», en un sentido amplio de la palabra, por su propia condición simbólica y por las creencias que comparten con todas las civilizaciones. Si estos cuentos trascienden el tiempo y el espacio, tal como lo hacen, es quizá porque aluden al mundo interior, al alma y al sentido de la vida. La gran ventaja del lenguaje simbólico es que cada uno puede entender la realidad a su medida sin necesidad de lecciones magistrales. Nos convertimos en nuestros propios maestros porque escuchamos nuestra voz interior y a ese gran maestro que lo habita y al que tantas veces queremos escuchar pero no sabemos cómo. Así que en realidad en este libro te invitamos a emprender un viaje maravilloso hasta ese maestro. No se trata de aprender frases milagrosas ni recetas que parecen funcionarle a todo el 20


ÉRASE UNA VEZ...

mundo menos a uno. Se trata de reconocer nuestras propias herramientas y utilizarlas a nuestra medida. Y de paso podrás conocer tus ranas, tus princesas y tus príncipes, para que no te tomen por sorpresa cuando se sienten olvidados, ni te asusten o te esclavicen, sino para cuidarlos y permitir que sean felices y coman perdices. Cierra los ojos y repite conmigo: «Érase una vez…» y déjate llevar por la magia. Si te asusta, basta abrir los ojos para salir del cuento. ¿Te vienes?

21


La princesa

Érase una vez, hace muchos años, en aquellos tiempos en que bastaba desear una cosa para que el deseo se cumpliera, vivía un rey que tenía tres hijas muy hermosas. Y la más pequeña de las tres era tan bonita, tan bella, que al sol le encantaba darle en la cara y quería acariciarla siempre; y eso que el sol ha visto muchas cosas ya.1

Todos los cuentos comienzan con una frase del tipo «Érase una vez...» o «Hace mucho tiempo, en un lugar muy remoto...», «Érase que se era...», etc. Estos inicios nos sitúan en un tiempo mítico y soñado, es como el marco de un cuadro que lo separa de la pared para que ocupe su propio espacio. Así se nos facilita inconscientemente que abandonemos el presente cotidiano para trasladarnos a un tiempo infinito. Este tipo de frases del principio de un cuento se refieren a algo que puede volver a suceder una y otra vez, y es debido a esto que muchos estudiosos de los cuentos vinculan estos comienzos a «la ley de recurrencia» así como a «la ley cósmica del eterno retorno». Todo lo anterior nos sitúa en el espacio del alma y es allí donde nos encontramos ahora mismo. El siguiente paso es encontrar a la

1 Relato según la tercera versión del manuscrito de los hermanos Grimm datado en 1837.

23


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

princesa. A este propósito, me gusta citar las palabras de Candela Peña, en una entrevista en la promoción de la película Princesas, por la que obtuvo un premio Goya de cine español a mejor actriz: «¿Tú has buscado la definición de ‘princesa’ en el diccionario? Pone ‘mujer del príncipe’. Y del príncipe sí que hay definición. Una princesa es la mujer dueña de su propio reino, aunque sea pequeño, aunque sea un castillito estrecho pero muy alto». Es verdad y esto todavía ocurre hoy en día. Pero cuando hablamos de «princesas» pensamos en una serie de cualidades y cada uno imagina las que les son propias. No estamos explorando el terreno de las princesas tontas; estamos en otro espacio, en el de la princesa cuya alma era tan bella que esta belleza se reflejaba en todo su ser y tanto era así que hasta el sol quería acariciarla. En el mundo mágico de este cuento vive una princesa muy poco común. Si te preguntaran si te consideras una princesa (en lo que el término expresa de belleza, de un ser muy especial y hermoso, no olvidemos que nos estamos moviendo en terrenos simbólicos), ¿tú qué contestarías? ¿Sí o no? ¿Cuál es la respuesta inmediata que te viene a la cabeza? Toma buena nota de tu respuesta. Si has contestado que no, estás entre la inmensa mayoría de mujeres del siglo XXI. Si has contestado afirmativamente, sólo te queda saber qué clase de princesa eres, porque las hay de muy distintos tipos.

¿Eres una princesa? ¿De qué tipo? Para averiguar si eres una princesa y de qué tipo es necesario hacer un ejercicio muy sencillo. No necesitarás más de unos minutos, un papel y un lápiz. Princesas las hay de muchas especies: de cuentos, de la vida real, en la historia... Ponte cómoda, tómate cinco minutos completos para ti. Si estás en casa puedes ponerte incienso o una vela perfumada para relajarte. Si estás en el trabajo, procura que nadie te interrumpa y cierra la puerta. Si estás en el metro o en un lugar público, concéntrate en ti misma y no hagas caso de nada ni 24


LA PRINCESA

de nadie. Lo primero que debes hacer es cerrar bien los ojos para averiguar cuál es la princesa que te gusta más. Ha de ser la que tú crees que brilla más por sus cualidades. Han de ser las cualidades esenciales que tú observas en la princesa que ha aparecido en tu cabeza cuando te has preguntado por una que te guste mucho, muchísimo, tanto que te gustaría jugar a ser ella. Se trata de una princesa que te atrae mucho por una serie de virtudes y si tuvieras su papel en una película no dudarías ni un segundo en encarnarla. No vale cualquiera, sino la que te atraiga más. Si no lo hacemos así este ejercicio no dará ningún resultado. Y este ejercicio no dirá absolutamente nada sobre tus convicciones políticas ni sociales. Cuando ya la tengas en tu cabeza, observa cuáles son sus cualidades, cuáles son esas virtudes que tanto te llaman la atención. Escríbelas en el papel. Procura que sean un mínimo de cinco; el máximo lo pones tú misma. Ya está. Este tipo de ejercicio es una actividad creada por la escuela junguiana y que se usa mucho en la psicología humanista. Observa bien lo que has escrito. Son cualidades y seguramente son muy positivas; para ti son importantes, casi esenciales, y desde luego son las que conforman a tu princesa. Era importante (y por eso hemos insistido tanto) que fueran cualidades que te atrajeran mucho porque es la clave de este tipo de ejercicio. Ahora bien, lo que has de saber es que esas cualidades están dentro de ti porque si no estuvieran, no podrías reconocerlas fuera de ti en la manera en que lo has hecho. Ya sabes que hay una princesa dentro de ti y de qué tipo es.

Retrato de princesa NECESITAS Una hoja de papel o una cartulina Lápices de colores Recortes de revistas Papel para escribir 25


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

Para recordarla lo que necesitamos es su retrato y para no olvidarla, un poco de magia. ¿Tienes una foto tuya? Puede ser incluso una foto tamaño carné. Con ella haremos un afiche, un cartel que puede ser pequeño o grande. El tiempo y el tamaño lo decides tú. Puedes usar una cartulina o una hoja de papel. Allí puedes dibujar o pegar fotos de recortes de revistas o escribir frases que definan o estén unidas a tu princesa interior. En el centro pegarás tu foto. Éste es tu retrato, princesa.

Encantada de conocerte, princesa ¿La conocías tan bien? ¿Estabas familiarizada con esta parte de ti? Puedes enviarle una carta, escríbele. Hace mucho que no tratas con ella. Tendrás que explicarle por qué no la has contactado en tanto tiempo, por qué la has olvidado y cómo te han ido las cosas durante ese tiempo. Has de contarle lo que te gusta de ella. Es como si le escribieras a una amiga con quien no te has comunicado últimamente. Al final de tu carta prométele que a partir de ahora ya no desaparecerás, que la tratarás bien, como a una princesa, y que harás honor a su presencia recordándola. Despídete y firma. Guarda la carta en algún lugar especial, una cajita muy bonita o dentro de un libro que signifique mucho para ti.

Y qué pasaría si... ¿...te comportaras como tu princesa? Imagina un día en tu vida en el que sacas a relucir esta faceta tuya. ¿Cómo reaccionaría la gente que te conoce? ¿Cómo te mirarían los que no te conocen (como la persona que se sienta a tu lado en el autobús o la gente que te cruzas por la calle, por ejemplo)? ¿Qué dirían tus amigos? ¿Tus jefes en el trabajo se comportarían de igual manera? ¿Qué harían los compañeros de trabajo? ¿Y tu familia? 26


LA PRINCESA

Mientras vas a trabajar o tienes un momento libre puedes soñar despierta imaginando todo tipo de situaciones. Hazlo el tiempo que consideres necesario, hasta que te sientas cómoda y natural en tu papel de princesa, hasta que no te parezcan situaciones forzadas. Juega en casa a encarnar esa parte de ti. Y si te atreves, lo cual podría ser un experimento muy interesante, un día durante cinco minutos (o cincuenta, el tiempo depende de ti) interpreta este papel. Sorpréndete y sorprende a quienes te rodean. Pruébalo muy despacito y con mucho mimo. No te juzgues ni interpretes las reacciones de los demás; no esperes ni aprobados ni suspensos. Simplemente juega un ratito. Puedes anotar tus conclusiones en tu diario.

Medicina de cuentos para tu princesa Hay elementos de los cuentos tradicionales que nos sirven para adoptar la actitud perfecta para tratar un determinado tema. Los cuentos poseen, por sí mismos, infinidad de recetas terapéuticas muy eficaces. ¿Te atreves a probar estos brebajes mágicos? Una princesa que se precie se reconoce de diferentes maneras. Ahora bien, no es cuestión de buscar un guisante, comprarnos cincuenta colchones y despertarnos con una lumbalgia. No, eso no. Es mucho más sencillo. Hay que tomar un espejo, mirarse a los ojos y decirnos todas las cosas por las que somos muy especiales y hermosas. ¿Nunca lo has hecho? No se te va a romper el espejo porque lo hagas. Tampoco se te caerá la corona. Puedes probarlo. Es importante que te mires al espejo, a tus ojos y que te digas: «Soy hermosa porque...». Seguro que encuentras al menos tres buenas razones. Y luego serían otras tres para «Soy especial porque...». No vale tirar el espejo, eso no es de princesa, aunque sí de cuento.

27


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

Magia de princesa Ahora vamos a entrar en el espacio del ritual. Léelo con atención. Estás siguiendo los pasos de una tradición muy antigua cuya misión es relacionarnos con el misterio de la vida, algo delicado y poderoso que requiere cierta solemnidad y respeto. CONSIDERACIONES PREVIAS: Cada vez que pretendemos dirigirnos al misterio de la vida realizamos un acto mágico. Los hay de muy diferente tipo. Aquí utilizamos casi siempre los mismos tipos de materiales, nuestra concentración y nuestra visualización. Es importante que antes de empezar cumplas con determinados rituales, como lavarte las manos, poner algún incienso (cuanto más puro y neutral, mejor) y que te encomiendes ante quien o lo que creas pidiendo ayuda y protección; saluda con tu nombre al principio y despídete dando las gracias al final. Este tipo de ritual se lleva a cabo desde hace miles de años, en formas más sofisticadas o menos, por muchas buenas razones. No se abre la puerta al misterio de cualquier manera, sería un despropósito. NECESITAS Tu retrato de princesa Una vela dorada Un calendario de todo el año Un poco de aceite (esencial, de oliva o girasol...) Crema corporal o facial PROCEDIMIENTO Consigue una vela dorada y úntala con aceite (puede ser de cualquier tipo, ya sea de uso cosmético o culinario), desde arriba hacia abajo, mientras repites la invocación tres veces. Busca un lugar tranquilo donde puedas encender la vela sin peligro ni riesgos de accidente. Coloca tu retrato de princesa sobre un lugar plano. A sus pies pon el calendario y encima de él, la cre28


LA PRINCESA

ma y la vela. Ha de hacerse en este orden, en silencio y con la máxima concentración. Si estás pensando en otras cosas, respira profundamente y deja que el pensamiento pase como una nube; no luches contra él ni intentes borrarlo (sólo conseguirás lo contrario). 1. Mira tu retrato de princesa y concéntrate en él, repasa lo que allí está dibujado y escrito. 2. Toma el calendario y pasea tu vista por cada uno de los días del año. Toma conciencia de los distintos meses, de cada nueva estación. Después, vuelve a dejarlo donde estaba. 3. Pide que tu petición, por favor, sea escuchada (es muy importante decir «por favor») y encomiéndate al universo o en quien creas. 4. Al encender la vela repite la invocación mágica todas las veces que creas necesario. 5. Deja tu crema donde la has puesto hasta que la vela se consuma, luego podrás guardarla donde normalmente lo haces, pero deben pasar, al menos, 24 horas hasta volver a usarla de la manera habitual. Los mensajes que enviamos al universo nos ayudan a crear nuestra propia magia. No hay nada que sea tan misterioso como el misterio de la vida al que nos encomendamos cada vez que realizamos un acto mágico. INVOCACIÓN MÁGICA Todos los días del año, me merezco a mi princesa. Desde hoy por siempre y para siempre. Yo también soy ésa. Lo recuerdo y no lo olvido. Desde el cielo y en la tierra, sol y luna y mi estrella. Me merezco a mi princesa. Así sea, así sea, así sea. Gracias. 29


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

Cóctel de princesa Nada mejor que un buen cóctel de las esencias que pueden despertar a nuestra princesa de su largo letargo. NECESITAS Una rama de canela Pétalos de seis claveles rojos Una pizca de pimienta roja 100 g de azúcar (blanco o de caña, el que prefieras) Medio litro de agua 1. Primero limpia cuidadosamente los pétalos de los claveles. La mayoría de flores están expuestas a agentes químicos y no queremos que nuestra princesa acabe con retortijones de estómago. Lo mejor es que los compres en alguna tienda especializada en venta de flores para usos culinarios, pero si no tienes ninguna cerca, procura lavar muy bien los pétalos, uno a uno, dejando que el agua corra abundantemente. 2. Luego, en una cacerola coloca todos los ingredientes y ponla sobre fuego moderado. Vamos a hacer un jarabe de base. 3. Cuando comience a espesarse, reduce el fuego y remueve muy cuidadosamente. Cuando ya tenga la consistencia de un jarabe espeso, podrás retirarlo del fuego y colarlo. Deja que se enfríe. 4. Si prefieres que sea un cóctel sin alcohol, necesitarás un litro de agua con gas y el zumo de medio limón. Si eliges que sea un cóctel alcohólico, una botella de champán o cava será perfecta. Los claveles solían utilizarse tanto en la antigua Grecia como en la antigua Roma para reanimar el espíritu. Lo que pretendemos es despertar de una vez por todas a la princesa que habita en ti. Puedes compartir este momento con tus amigas, de modo que ellas también como princesas habiten en esta nueva corte.

30


LA PRINCESA

Algunas conclusiones Un mito puede ser un espejismo, de acuerdo. Pero no es una razón para desecharlo. Si bien hoy en día nuestra civilización cree en pocas cosas eso no implica categóricamente que los dioses griegos, las leyendas, los mitos y los cuentos de hadas no comuniquen algo vital al espíritu de los humanos. No nos convertiremos en princesas tal como deseamos de la noche al día, pero peor es no darse la oportunidad de conocer una parte de nosotras, que reside en nuestro interior y que por una serie de circunstancias nos hemos visto obligadas a rechazar y olvidar. De acuerdo, somos muchas cosas más, claro que sí. Pero esa parte tan especial que hay en nosotras no podrá brillar si la mantenemos escondida dentro de una habitación con siete llaves. Si así fuera, hemos de encararnos muy seriamente con nuestra bruja interior y nuestros carceleros, para liberar a la princesa. Siguiendo las técnicas que hemos mencionado aquí puedo asegurarte que la princesa comenzará a respirar; quizá se anime incluso a salir a dar un paseo. Pero que no se vaya muy lejos porque sólo estamos al principio del cuento y nos queda mucho trecho por delante.

31


La pelota de oro

Cerca del palacio del rey había un bosque grande, oscuro; y en el bosque, al pie de un viejo tilo, brotaba una fuente. En los días de calor, la hija pequeña del rey, iba al bosque y se sentaba al borde de aquella fuente de agua fresca; cuando se aburría, tiraba al aire una pelota de oro y la volvía a coger: aquel era el juego que más le gustaba.2

Me siento plena Podemos cerrar los ojos y ver cómo algunos rayos de sol se cuelan entre los árboles. Todo está en penumbra. Allí no hace demasiado calor, se está muy bien. Es el lugar donde precisamente la princesa se refugia. El sitio perfecto en un día caluroso y más aún si en el castillo hay mucha gente, bullicio y caos. Escuchamos el sonido del agua. Podemos escuchar a la princesa del cuento, que observa cómo corre el agua, tal vez canta o quizás hable sola. Puede que remoje sus pies en el agua fresca. Pero el relato nos cuenta que más allá de toda esta belleza, de la frescura que allí se respira o de la tranquilidad que se siente, la princesa se aburre.

2 Relato según la tercera versión del manuscrito de los hermanos Grimm datado en 1837.

33


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

Hemos de observar que esta chica es un poco contradictoria, busca la soledad del bosque pero no sabe estar sola. ¡Es una buena noticia: las princesas de los cuentos tienen ese pequeño toque de humana contradicción! ¿Y qué hace para divertirse? Tirar al aire una pelota de oro. Es el juego que más le gusta. Si te la imaginas, si cierras los ojos y ves la escena, ¿qué tamaño tiene la pelota? Simplemente deja que venga a tu cabeza la primera imagen que se te ocurra, parezca lógica o una locura. Verás, cada persona tiende a ver esta pelota de un tamaño diferente, a veces gigante y otras, diminuta. En seguida entenderás a qué se debe. Puedes incluso dibujarla. Lo importante es que una vez la hayas «visto» en tu cabeza, te quedes con su imagen. Detén todo movimiento y haz una foto mental. Algo parecido puede sucedernos a nosotros cuando nos alejamos del mundanal ruido: que nos ponemos a pensar, pelota arriba, pelota abajo, idea arriba, idea abajo. Cambiamos el ritmo, nos enganchamos a algún pensamiento, recorremos largas distancias hacia el pasado o el futuro o hacia nuestras contradicciones. La pelota de oro tiene un valor simbólico como cada uno de los elementos de estos cuentos, en ello estamos. No vamos a detenernos ahora en el valor del círculo como símbolo, pero en todas las culturas simboliza la idea de totalidad. Sí, en efecto, se trata de algo muy grande. Podemos llamarla de otras formas: plenitud, culminación, abundancia. La totalidad se refiere a cuando nos sentimos, ni más ni menos, que completos; es aquella sensación de que estamos muy bien, que tenemos el sabor justo; no nos hace falta ni más sal, ni más pimienta, ni más azúcar, tampoco menos. Y el color dorado refuerza esta idea, pues el oro está considerado el más precioso de los metales. ¿Cómo te imaginabas la pelota de oro cuando te lo hemos sugerido? Imaginar no es atrapar cosas en el exterior, sino todo lo contrario: es sacar imágenes del interior. El interior no puede mentir, no sabe. Y otra cosa que hace el interior por nosotros es cuidarnos y protegernos. Toma la imagen de foto fija de antes. Ahora tú vas a tomar la pelota de oro que es tuya y, tal y como la 34


LA PELOTA DE ORO

habías imaginado, la vas a hacer crecer. Crece tanto que puedes entrar dentro de ella. Crecerá aún más. Empieza por poner allí dentro las personas que más quieres, luego las que quieres menos, incluso las que no quieres para nada: todas forman parte de nuestra experiencia vital y han colaborado en dibujar un matiz nuestro. Es evidente que si no hubieran existido, seríamos en un determinado momento o aspecto diferentes de lo que somos ahora. La pelota de oro sigue y sigue creciendo, y allí cabe todo: lo que sabes y lo que no sabes, incluso lo que quieres saber, tu casa, las experiencias de tu vida, los lugares donde has vivido, tu ciudad, la ciudad en la que vives ahora, el país en el que estás, el continente... Sólo déjala crecer, ve dándole aire para que crezca hasta que el mismo planeta Tierra esté dentro y, más allá, todo el universo. Puede que al principio este ejercicio te cueste un poquito, pero si lo haces hasta el final, cada vez te costará menos y lo harás más rápido. Entonces sentirás unos segundos de tu plenitud, unas pequeñas cosquillas de un estado en el cual estás completo o completa. Continuemos. Pero, ¿qué hace la princesa del cuento con su pelota de oro? Jugar con ella porque se aburre. Y éste es su juego preferido. Fácilmente podemos suponer lo que piensa la princesa: «Arriba... abajo... ¿Quiero estar aquí o prefiero un baile en el castillo? ¿Es culpa de papá que no tenga más pelotas de oro? Pero ésta está muy bien: es mi juego preferido. ¿Tengo razón o no? ¡Claro que tengo razón! No, no, en realidad soy una desagradecida porque tengo la pelota de oro más hermosa y no la sé valorar... ¿Pero cómo sé que es la más hermosa de todas? Podría tener otras... Ay, ¿por qué me cuesta tanto contentarme? A lo mejor es porque no merezco nada mejor, seguro, sí, seguro...». La princesa está ocupada en distintas cuestiones antes que en cuidar este precioso regalo (que en más de una versión del cuento es de su padre). No le da la debida importancia. No hace falta ser princesa para hacer esto, nos pasa a todos. Hasta que un día, después de mucho tiempo, quizá logramos sentirnos completos. Todos queremos ser mejores personas y sentir35


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

nos mejor con nosotros mismos, por eso leemos libros como el que tienes en las manos, por eso investigamos en estos temas, por eso intentamos a veces algo, más de una vez, hasta que nos sale bien. Necesitamos tiempo y algo de suerte. Pero aún nos queda mucho cuento por delante...

¿Me tomo en serio? Ya sabemos algo más: que incluso siendo princesa y de cuento podemos tomarnos ciertos asuntos muy a la ligera. ¿Tú te tomas en serio? La princesa del cuento, evidentemente, no. No se trata de juzgarse, a veces tomarse en serio implica tomarse con ligereza y humor. Aquí no hay respuestas acertadas o erróneas. ¿Cómo podemos saber con certeza absoluta si nos tomamos en serio o no y que no jugamos con nuestro bienestar o nuestra plenitud? Una vez más la respuesta está en nuestro interior. Para esta pequeña visualización necesitas unos quince o veinte minutos. Es importante que nada ni nadie pueda interrumpirte durante este tiempo. Ponte cómoda. Cierra los ojos. Respira profundamente tres veces como si te llenaras completamente de aire, como un gran globo, y luego te vaciaras totalmente hasta que no quede ni un gramito de aire, como si hicieras una limpieza profunda. Luego empieza a respirar normalmente y cuenta hacia atrás de diez a cero. Inspira y espira: diez, luego otra vez, nueve... y así hasta llegar a cero. Puede que pierdas la cuenta de los números, suele pasar al principio. Si te sucede, vuelve a empezar, no pasa absolutamente nada. Cuando llegues a cero notarás que tu respiración ya se ha acomodado a su propio ritmo natural, no hace falta hacer grandes esfuerzos. Imagínate en un lugar muy agradable y tranquilo, un lugar en el que estás más que bien y completamente segura, allí nada puede obstaculizar tu camino. Una vez que lo hayas logrado, empieza a llamar a las que fuiste desde bebé hasta ahora. Saluda a cada una y preséntate, basta con saludar y decir tu nombre. Es importante que no te detengas mucho en 36


LA PELOTA DE ORO

cada una de ellas. Sólo pregúntales, una a una: «¿Me tomo en serio ahora?». Si hay alguna que te contesta que no, implica que a esa parte de ti la tienes más descuidada. Por el momento sólo toma nota mental de cuál te ha dicho que sí y cuál te ha dicho que no. No es un ejercicio de matemáticas, no se trata de hacer una estadística ni de controlar a cada una de las que has sido. La mente tiene su propia manera de trabajar, permíteselo. La primera vez que hagas este ejercicio te acordarás de unas y las próximas veces de otras, así hasta completar el círculo. No te olvides de dar las gracias y despedirte. Cuando hayas acabado cuenta de cero a diez con cada respiración, tal como lo has hecho antes, pero a la inversa, para salir del bosque interior y de todas tus fuentes de vida hacia el exterior. Lo que acabamos de hacer es un ejercicio para entrar en nuestro inconsciente. Tal como lo hace la princesa nos hemos adentrado en el bosque profundo y nos hemos acercado a la fuente de agua. Ambos representan diferentes aspectos de nuestro interior o de nuestro inconsciente, siendo el bosque lo más profundo que hay en nosotros (por eso hemos contado de diez a cero como suele hacerse en muchos ejercicios de respiración o visualización); el agua representa la vida interior, todas las que hemos sido. Cuando estés despierta anota todo lo que recuerdes de esta experiencia de visualización, quiénes te han contestado afirmativamente y quiénes al contrario. De momento no vamos a hacer nada más con todo esto, sólo tomar nota. Nos queda mucho cuento por delante...

Medicina de cuentos para tu energía Y ahora un brebaje de cuento que te sintonizará con la actitud necesaria para abrir las puertas del mundo mágico. Antes de que una heroína o un héroe de cuento emprenda sus maravillosas e increíbles aventuras, un hada le hace entrega de un objeto mágico que le ayudará cuando haga falta. Esta semana te concentrarás y cada día hablarás un ratito con tu hada madrina o con el hada 37


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

que te protege, pidiéndole que te acerque el objeto que te protegerá. Es necesario estar muy, muy atentos. Puede que nos tropecemos con él por la calle y sea una piedrecita fuera de lugar, una moneda, la carta de un juego... A veces es una flor, un libro de poemas... Los casos son tantos que resulta difícil enumerar todos los objetos que se han encontrado las personas que asisten a la consulta. Todo depende de ti en este caso: en tu concentración y en tu atención. Cuando encuentres el objeto, guárdalo muy bien. Si es algo que una amistad o un familiar te regala tiene un valor extraordinario. Cuando lo tengas cuídalo como tu gran tesoro. Tómalo entre tus manos. Y siente como su energía benéfica te da fuerzas.

Magia total Como estamos en terreno de cuentos y princesas, no podemos olvidar la parte mágica de la vida, tan real como nuestra necesidad de todas estas historias a lo largo de los siglos, tan real como la magia misma. CONSIDERACIONES PREVIAS: Cada vez que pretendemos dirigirnos al misterio de la vida realizamos un acto mágico. Los hay de muy diferente tipo. Aquí utilizamos casi siempre los mismos tipos de materiales, nuestra concentración y nuestra visualización. Es importante que antes de empezar cumplas con determinados rituales como lavarte las manos, poner algún incienso (cuanto más puro y neutral, mejor) y que te encomiendes ante quien o lo que creas pidiendo ayuda y protección; saluda con tu nombre al principio y despídete dando las gracias al final. Este tipo de ritual se lleva a cabo desde hace miles de años, en formas más sofisticadas o menos, por muchas buenas razones. No se abre la puerta al misterio de cualquier manera, sería un despropósito.

38


LA PELOTA DE ORO

NECESITAS Una foto (mejor si es de pie, sino una de carné nos puede ir bien) Un rotulador dorado Una vela dorada Un tarro de miel Un poco de aceite PROCEDIMIENTO Antes de empezar es necesario preparar la vela untándola con aceite; de esta manera la impregnamos de nuestra fuerza y energía para solicitar adecuadamente los dones que esperamos del universo. 1. Masajea la vela desde arriba hasta la mitad y luego desde abajo hasta la mitad. Mientras lo haces es importante que te imagines dentro de una bola dorada, llena de energía dorada, y que digas la frase mágica. 2. Luego preparamos la foto. Dibuja tu perfil por encima de la foto con el rotulador dorado (puedes ser creativa y dibujar más elementos). Y, lo mismo que en el caso de la vela, es esencial que te imagines dentro de una bola dorada, llena de energía dorada y que digas la frase mágica. 3. Finalmente, coloca la vela sobre un platito en un lugar protegido de corrientes y apartado de cortinas o cualquier material inflamable (se trata de una simple medida de sentido común). 4. Concéntrate. Estás dentro de tu bola dorada. Pon la foto dentro del tarro de miel y éste enfrente de la vela que ahora enciendes mientras repites la frase mágica. Recuerda dar las gracias al final y deja que la vela se consuma. 5. Guarda el tarro de miel con tu foto (si algún día quisieras tirarlo hazlo en la base de un árbol cerca de tu casa). Los restos de la vela puedes tirarlos sin más. INVOCACIÓN MÁGICA Miro dentro y miro fuera. Sé que estoy completa. 39


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

La energía dorada me rodea. La dulzura de la miel me proteja. Pido ser una con el todo. Mi valor es el del oro. Pido la plenitud en este tiempo. Este deseo va con el viento, hacia los confines del universo, hacia lo más hondo de mi ser. Sé que estoy completa. La energía dorada me rodea. Que así sea, que así sea, que así sea. Gracias. Si puedes hacerlo un domingo durante la luna nueva será aún más efectivo. No desprecies los momentos mágicos, el mundo es mucho más misterioso de lo que creemos muchas veces. Pero eso es otro cuento...

Relax de princesa Después de tanto trabajo dan ganas de imitar a la princesa que se relaja en un lugar de cuento, ¿verdad? Todo es cuestión de actitud. Puede que no tengamos los millones necesarios para un baño en leche de burra, al estilo Cleopatra, o que nuestros ahorros no nos lleguen para perdernos en la isla más paradisíaca del planeta, pero podemos regalarnos un momento relajante de princesa con esta loción y mascarilla.

Loción relajante (para el cuerpo) NECESITAS Medio litro de leche entera Tres puñados de avena Cuatro puñados de lavanda (la encuentras en cualquier herboristería) 40


LA PELOTA DE ORO

1. Calienta la leche junto con la avena y la lavanda hasta que los copos de avena estén blandos. 2. Deja reposar, cuela y guárdalo. 3. Esta loción puedes utilizarla después de la ducha. Para conservarla durante unos días, guárdala en el frigorífico.

Mascarilla relajante (para la cara) NECESITAS Medio yogur entero natural Dos puñados de almendras crudas Un huevo Una de las siguientes frutas dependiendo de la estación: manzana, plátano o melocotón 1. Junta todos los ingredientes y bátelos bien hasta formar una papilla. 2. Aplica una fina capa sobre tu cara y espera que se seque. 3. Guarda lo que te sobre en un frasco bien cerrado en el frigorífico. Dura una semana.

41


La pérdida

Pero una vez, la pelota de oro se le escapó de las manos, rodó por el suelo y cayó al agua; la hija del rey la buscó, pero la fuente era muy honda y no veía el fondo. Entonces la niña empezó a llorar, a llorar, no se podía consolar.

La princesa está triste ¿Pero qué ha pasado? ¿Es que se trata de una princesa un poco tonta? No, en absoluto. Es la hija menor de un rey y esto significa que es la que tiene menos experiencia, simplemente es un poco inocente, le falta madurar y crecer, y sobre todo le falta conocerse. Al final del cuento será más fuerte y más sabia. Así que de momento es todo potencial, principalmente potencial psíquico. Le quedan cosas por aprender y por eso mismo nos queda mucho cuento por delante... La princesa lo que ha hecho hasta ahora es reflexionar. Al principio no sabe dónde se está metiendo, sólo juega. Estaba en el bosque, un poco más fresca, ha descubierto cosas interesantes sobre sí misma, más de lo que imaginaba. Ahora es más conciente de que es princesa, pero también más consciente sobre otras cuestiones. Se aburría, nada le preocupaba y se puso a pensar. Un 43


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

pensamiento le llevó a otro. Poco a poco dejó de ser un juego que creía que podía controlar. Efectivamente pierde el control y no solamente eso, sino que también extravía su preciosa pelota de oro. Justo cuando había descubierto cosas tan interesantes sobre sí misma. Quizá se haya preguntado: «¿Y si sigo reflexionando me voy a perder? ¿Encontraré algo terrible? Seguramente ya no seré la que soy. Sí, sin lugar a dudas descubriré la verdad: que no soy una princesa, que soy un monstruo, un monstruo horrible, horrible... No he sabido apreciar mi regalo, mi preciosa pelota de oro. Soy despreciable, soy fea, no tengo remedio, siempre hago lo mismo, soy tonta y gorda...». Y deja de hablar porque las imágenes se agolpan en su cabecita, sólo llora, sólo puede llorar. Acaba de descubrir que no todo es hermoso. Acaba de tener la intuición de que no es perfecta y luego le han venido toda una serie de juicios sobre sí misma que no la dejan muy bien parada. Quizá si le hubiera tocado vivir en nuestra sociedad con tantos anuncios y princesas de cine se hubiera dicho cosas peores. Menos mal que en aquel tiempo no había televisión, ni la única talla permitida para una princesa era la 36 o la 38. La oscuridad puede ser tentación y promesa, pero también miedo. Por eso a muchas personas, o a casi todos en determinados momentos de nuestras vidas, no nos interesa entrar en según qué compartimentos de nuestro interior. Además, hay un dicho de la «sabiduría» popular que nos frena mucho en ese sentido. ¿Quién no ha oído lo de «Mejor malo conocido que bueno por conocer»? ¿Está oscuro? Sí. ¿Quiero entrar? No. Pero si no entramos, el cuento no continúa y no hay final feliz. Éste es el precio que pagamos por ser una heroína de cuento: hay aventuras, brujas, peajes que pagar, trampas, caballeros que nos engañan... Pero después de todo ese largo e interminable proceso hay un final que, si a veces no es feliz (que todo puede ocurrir), siempre es mucho mejor que el comienzo del cual partimos. A partir de ahora tú eres quien decide si quiere seguir adelante o no. Se trata de un compromiso con una misma. 44


LA PÉRDIDA

Podemos ponernos a llorar como la princesa, es natural e incluso necesario. Podemos pasar unos días diciéndonos que nada de esto vale la pena. Nadie cambia, nadie mejora, nadie logra imposibles. Puede ser... pero también puede ser que no. Y justamente aquí está el riesgo y el consiguiente compromiso. Este libro no va de convertirnos en lo que no somos ni de transformarnos en cualquier estrella rutilante del cine. Tampoco va de volvernos perfectas. De lo que se trata aquí es de permitir que nuestra estrella brille. La única manera de conseguirlo es haciendo un viaje a través de la noche y de los sueños. Y una vez que brillamos no hay deslumbramientos, sino estrellas. Nada es ni será instantáneo, sino duradero. Se trata de poner todo de nuestra parte para que lo mejor sea posible. ¿Qué nos descifra el cuento? ¿Que acaso encontraremos dentro de nosotros un monstruo de siete cabezas? ¿Que la princesa descubrirá que en realidad es un bicho asqueroso que se arrastra por el fango? ¿O tal vez al caer en la charca se transformará en un pez globo de las profundidades oscuras? No, nada de eso. Pero aún nos queda mucho cuento por delante... Ahora nos estamos ocupando del momento en el que nos extraviamos y lo vemos todo oscuro. Lloramos, nos deprimimos, no vemos la salida. Hemos perdido algo y creemos que nos hemos perdido a nosotros mismos con ello. Y sentimos miedo porque creemos que jamás nos recuperaremos o jamás encontraremos el tesoro perdido. Evidentemente hay que pasar por ese momento y esperar tranquilamente a que se nos pase. Cada persona tiene un resorte diferente. Hay gente que necesita encerrarse y no ver a nadie hasta que un día, sin saber exactamente por qué, sale a flote. Otros encuentran la ayuda que necesitan porque les llega casi como por azar. Otros comen o beben. Hay quien se queda mirando la televisión. Cada persona tiene su propia válvula de escape. Son exactamente eso: válvulas de escape, maneras de escapar de uno mismo. Podemos irnos de vacaciones a un lugar donde nadie nos conoce y allí sentirnos más liberados, o hacer cosas que en la rutina no tienen cabida. Irse 45


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

de vacaciones de uno mismo es un recurso muy utilizado. Y a menos que nos demos unos cuantos martillazos contundentes en la cabeza (y tal vez ni así lo logremos si la tenemos muy dura), llegaremos al estado de vacaciones permanentes. Hay personas que llegan a conclusiones muy firmes; éstas también son una especie de vacaciones mentales: «Soy esto o aquello»; «Esto lo hago porque soy así o asá», «Esto no me puede pasar porque soy muy positiva, porque soy buena, porque...». Puede que sea verdad, pero también puede ser una manera de excusarnos a nosotros mismos, lo cual es muy humano y también nos conduce a laberintos sin salida. Ninguna de estas maneras nos aleja de la humanidad, sino todo lo contrario, lo hacemos porque somos humanos. La princesa llora porque es humana también. Se trata de nuestras estrategias de defensa. Nos sentimos atacados por algo que puede ser conocido o desconocido. Entonces reaccionamos contraatacando, desesperándonos, escondiéndonos, atacándonos, huyendo, etc. La princesa del cuento llora sin consuelo. Cree que es el fin. Y allí, en medio de aquel bosque oscuro donde apenas penetran algunos rayitos de sol cuando empieza a hacer frío, la princesa del cuento llora desconsoladamente sin esperanza alguna, aturdida.

¿Qué tendrá la princesa? ¿Tú sabes cómo reaccionas en situaciones así? ¿Qué haces cuando te desesperas? Puede que llores o no llores, ¿pero qué más? Si te sientes atacada, ¿cuál es tu mejor defensa? Quizá tengas más de una. Pero no podemos emplearlas todas a la vez. Empecemos por enumerar algunas: puede que contraataques y te conviertas en la medusa de la cabellera de serpientes y lengua viperina; o que te escondas convirtiéndote en una pulgarcita o, menos aún, en un puntito pequeñito. Puede que te dé por volverte una sabelotodo y empieces a decirle a los demás lo que 46


LA PÉRDIDA

tienen que hacer. O tal vez te vuelvas una bruja horrorosa contigo misma. Puede que no hagas caso de ninguna de estas pesadeces y que salgas sin parar; o que te quedes en el sofá porque te da pánico dormir sola. Quizás explotes y te pelees con alguien diciéndole la verdad sobre él. Tal vez te encierres y te vuelvas el hada de hielo, completamente indiferente a todo de manera que nada te afecte ni te haga daño... ¡Hay mil maneras de reaccionar! Pero una, y sólo una, es la que más te caracteriza y te sorprende, a veces, a ti misma desconsoladamente. Una vez la tengas identificada esa forma de reaccionar, vamos a imaginar que es un personaje. Puede ser de cuento de hadas o de novela moderna, eso es lo de menos. Pero esa manera tuya de reaccionar desconsoladamente tiene un perfil, y si fuera un personaje, ¿cómo lo describirías? Intenta ser lo más detallista posible, ve imaginando su físico, su porte, su cara, sus cabellos, su ropa, su manera de caminar, de mover la boca, de comer, de mirar... Dale un nombre, bautízala con nombre y apellidos. Luego escríbele una carta, sí, una carta. Hace mucho que no contactas con ella. Es muy importante que permitas que tu mano casi escriba sola, y que lo dejes salir todo, como si lo vomitaras... Dile todo lo que piensas de ella y más. Y al final, cuando creas que ya has acabado, que te has desahogado completamente, dale las gracias por haberte defendido en los momentos de desesperación. En realidad hace tiempo que te ayuda y nunca se lo has reconocido. Y puede que a veces te haya defendido mejor de lo que pensabas. También es posible que alguna vez te haya hecho perder la confianza de alguien que te quería. Sea como sea, ha hecho lo mejor por ti. Quizás esperaba alguna indicación tuya, pero no se la podías dar porque no la conocías. A partir de ahora será diferente. Se acerca un tiempo de ajustes. Tú comenzarás a indicarle cuándo necesitas su presencia. Puede que no le guste mucho la idea porque, si bien esperaba tus instrucciones, se ha acostumbrado a ir por libre. Al principio no será tan automático. Pero pídele que te ayude en ese sentido. Si 47


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

no lo acepta, exígele que colabore porque, al fin y al cabo, se trata de una figura del inconsciente, y ahora que has tomado conciencia de su presencia quien dirige la orquesta eres tú. Eso es lo que eres: una directora de orquesta. ¿Qué instrumento tocaría este personaje, esa parte de ti? Sólo tú tienes la visión y el sonido de la orquestra completa, en ello estamos. Puede que a veces algún instrumento se desafine, que toque por su cuenta durante un rato, que la orquestra vaya creciendo... pero eso es muy diferente a que cada instrumento suene cuando le dé la gana, provocando un delirante desafinado o un ruido ensordecedor.

Medicina de cuentos para ser mariposa, tener alas ligeras y bajo el cielo volar… Las hadas de los cuentos pueden tomar la forma que quieran. Aparecen, desaparecen; sólo hablan con los magos y las brujas buenas, los humanos les asustan. Pero a ti no te asustan y, si quieres, puedes escucharlas. Hay hadas de agua, fuego, aire y tierra. Los ecos de sus palabras se quedan impregnados en esos elementos. Puedes ir a un lugar donde sople el aire, hacer una pregunta y esperar a que llegue la respuesta. También puedes hacer tu pregunta al agua (dirígete a una fuente, a un río o al mar). Con las de la tierra también es bastante fácil; tienes que hacer tu pregunta y apoyarte sobre la tierra en un parque o en la montaña y esperar en silencio y sin apenas moverte. El fuego es mucho más complicado. Hay que ir a un lugar donde dé el sol y quedarse muy quieto. Cuando hagas tu pregunta dirígete al sol y luego espera. En cualquier caso es importante ser muy cuidadosos y muy humildes.

Calla, calla, princesa, dice el hada madrina El ritual en el que nos adentraremos a continuación sirve para abrir las puertas de nuestra conciencia a la llamada de nuestra estrella. 48


LA PÉRDIDA

Puedes dirigirte al cielo sin ritual, es bien cierto; pero la diferencia es la fuerza con que llegamos y el nivel de concentración, así como las fórmulas que son ancestrales y que abren el camino. CONSIDERACIONES PREVIAS Cada vez que pretendemos dirigirnos al misterio de la vida realizamos un acto mágico. Los hay de muy diferente tipo. Aquí utilizamos casi siempre los mismos tipos de materiales, nuestra concentración y nuestra visualización. Es importante que antes de empezar cumplas con determinados rituales como lavarte las manos, poner algún incienso (cuanto más puro y neutral, mejor) y que te encomiendes ante quien o lo que creas pidiendo ayuda y protección; saluda con tu nombre al principio y despídete dando las gracias al final. Este tipo de ritual se lleva a cabo desde hace miles de años en formas más sofisticadas o menos por muchas buenas razones. No se abre la puerta al misterio de cualquier manera, sería un despropósito. Éste es un pequeño conjuro para hacer en el más absoluto de los silencios, tal como recomendaría un hada madrina. NECESITAS Papel blanco Un lápiz blanco Una vela blanca Un poco de aceite PROCEDIMIENTO Para hacer este conjuro no puedes vestirte de colores oscuros, de nada sirve pedir claridad si vamos vestidos de negro; simbólicamente y esotéricamente sería completamente erróneo. Así que si no tienes ropa blanca (incluyendo la ropa interior) es mejor que no te pongas nada o los vestidos de tonalidad más clara que tengas. Todo el proceso se ha de realizar en silencio total, cuando repitas la frase de invocación lo harás mentalmente. Airea y limpia el lugar y la habitación donde vayas a colocar la vela. 49


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

1. Prepara la vela e imagínate dentro de un globo de luz blanca, cálida y luminosa. Luego toma la vela y pasa el aceite con tus manos desde la parte superior hacia la base, repitiendo la frase mágica. Puedes también invocar a quien creas. 2. A continuación escribe tu nombre completo y tu fecha de nacimiento con lápiz blanco sobre papel blanco (no importa que no pueda leerse, se trata precisamente de eso), mientras sigues repitiendo la frase mágica. 3. Toma un platito o una base para la vela, siempre prestando atención a colocarla en un lugar donde no haya corrientes ni peligro de que se caiga, coloca el papel doblado y encima la vela. 4. Enciéndela y repite la frase mágica tres veces. Durante todo el proceso te estarás viendo dentro de una gran bola de energía y luz blanca cálida. Cuando acabes, recuerda dar las gracias. 5. Deja que la vela se consuma y cuando lo haya hecho, simplemente tírala en algún lugar verde, cerca de un árbol. Si la puedes enterrar, mejor aún. INVOCACIÓN MÁGICA Luz blanca en la negra noche, dame fuerza para enfrentar lo que viene. Luz blanca dame claridad, ilumina mi corazón y mi mente. Luz blanca en mi camino, yo elijo mi destino. Luz blanca de mi estrella, deja que mi guía sea ella. Que así sea, que así sea, que así sea. Gracias. Si quien necesita claridad mental es otra persona, escribe su nombre en el papel y por lo demás procede de igual manera. Si puedes hacerlo un viernes durante la luna nueva será aún más efectivo. Normalmente hay que hacerlo durante siete días siempre a la misma hora empezando por el viernes de la luna nueva. 50


LA PÉRDIDA

Los suspiros se escapan de su boca de fresa Sea verano o invierno, haga calor o frío, puedes hacerte una infusión que te dará calidez, es lo mejor para los casos de pérdidas o desconsuelo. No cambiará nada porque las cosas requieren tiempo, pero elevará tu tono interior. NECESITAS Medio litro de agua mineral Una rama de canela Dos clavos de olor Unas pocas hebras de azafrán Un par de semillas de cardamomo Una pizca de pimienta blanca o tres granos, también sirve la Pimienta de cayena (a gusto) El zumo de tres naranjas 1. Pon todos los ingredientes menos el zumo de naranja, a fuego lento, en una cacerola. Cuando esté hirviendo agrégalo y espera siete minutos para apagar el fuego. 2. Puedes colar y servir. Endulzado con miel queda delicioso. Si eres más de café, te recomiendo que agregues café molido; no sólo te despertará, sino que te llenará de calidez. Si no te gusta ni el café ni le té, entonces haremos un incienso. 1. Usa una sartén o una cacerola vieja, pon todas las especias y rehógalas con un poco de aceite. 2. A continuación vierte el zumo y la cáscara de naranja, y dos tazas de azúcar. 3. Cuando empiece a quemar y a hacerse caramelo también saldrá humo; éste es nuestro incienso. Pasa por las habitaciones de la casa. Cuando se apaga el humo vuelve a poner la sartén sobre le fuego y repite el proceso hasta que te todo tu hogar se haya impregnado de este aroma. 51


La rana

Y de pronto, oyó que alguien decía: –¿Qué te pasa, hija del rey? Estás llorando de un modo que hasta las piedras sienten pena. La niña miró a la fuente, y vio una rana que sacaba del agua su cabezota fea. –¡Ah, ranita, eres tú! Pues estoy llorando porque se me ha caído al agua mi pelota de oro.

Ranas de quimeras Así es que aquello a lo que tanto temíamos si perdíamos nuestro rumbo o si mirábamos muy al fondo, incluso quizá demasiado, no es ni un monstruo de siete cabezas, ni tampoco una cosa verde, babosa y llena de gigantescos dientes del tamaño de King Kong. Es una ranita. Quizá en la actualidad, si fuéramos aquella misma princesa, nos resultaría incluso difícil encontrar una ranita. Su piel es tan sensible que están desapareciendo a causa del calentamiento global del planeta. Casi todas están ya fritas. Llama la atención que de una rana al final pueda salir un príncipe, ¿verdad? No creo que por aquellos tiempos estuvieran muy 53


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

al tanto de la transexualidad. Un sapo hubiera sido más lógico. Pero aquí tenemos a una ranita. ¿Por qué será? La respuesta, una vez más, radica en su valor simbólico. Tomarlo de otra manera implica creernos el cuento a pie juntillas. Y no se trata de ir a un estanque, capturar una rana, besarla (a pesar del asco que pueda provocarnos), llenarnos de babas y... que la rana finalmente se escape alegremente dando saltitos a sus anchas. Si es que antes no hemos conseguido traumatizarla o aplastarla. No, no es cuestión de tomarse el cuento al pie de la letra. En primer lugar la aparición de algo muy alejado del mundo principesco junto con la pérdida de la pelota de oro significa que estamos entrando en una aventura que nos conduce a un mundo insospechado. En este caso es una rana, otras veces es un dragón, una criatura del inframundo que representa los poderes de los dioses de un mundo que desconocemos por completo pero que, sin embargo, existe. La rana como figura simbólica implica la clave de la transformación y la resurrección. Eso es debido a los múltiples cambios que experimenta a lo largo de su vida. Primero pasa de huevito a renacuajo y se mueve como un pez en el agua gracias a su cola y a las branquias. Pero entre la tercera y la cuarta semana pierde ambas cosas para transformarse en un animal terrestre; entonces le salen las patas y, cuando pierde completamente la cola, se convierte en una rana. Evidentemente las ranas son mucho más de lo que aparentan, y al parecer traen dones para quienes las valoran. Esas humildes criaturas en las culturas andinas han sido consideradas como el símbolo de la feminidad por su habilidad de adaptación, sus maravillosos cambios y porque anuncian y llaman a la lluvia, que implica fertilización para la madre tierra. Y claro, son un símbolo de aquello que vive en el inconsciente y que, si lo tomamos en serio, se transforma y nos transforma, dándonos dones, enseñándonos maravillas y haciéndonos crecer, psicológicamente hablando. Son aquellas que nos transmutan de seres básicos y superficiales (renacuajos) a seres más complejos 54


LA RANA

(ranas hechas y derechas), en reyes o reinas; es decir, amplían la conciencia. Hay otra rana tan famosa como la del cuento, es de piedra y se encuentra en Salamanca (España), en la fachada del edificio de la Universidad. Comúnmente se la conoce como «la rana de la suerte» aunque se desconoce su verdadero significado. Sin embargo, coexisten tres teorías: 1. La primera contempla que sea la simbólica firma del autor del relieve. 2. La segunda explica que de acuerdo a la época en la cual se construyó el edificio, la rana podría simbolizar la transformación y la muerte. 3. La tercera, mucho más popular, es que cada estudiante que mira la rana pasa los exámenes y se casa. Y si ya está casado, pide un deseo que se le cumple. En todos los continentes y culturas existen historias con ranas. Según la mitología precolombina, la segunda esposa del dios Sol le fue infiel, éste se enfureció y la arrojó a la tierra, destrozándola en mil pedazos y convirtiendo cada trozo de su ser en una rana. Y por todo eso, desde entonces, las ranas salen solamente durante la lluvia, cuando el sol no las puede ver. Una vez más la rana está asociada a la transformación y a la resurrección. ¿Todo lo anterior implica que una vez que nos hemos descubierto como princesas resulta que ahora nos transformaremos en otra cosa? No, en absoluto. El cambio y la transformación se verifican para hacernos crecer. Es decir: seremos princesas más inteligentes, más listas, más hermosas, más maduras, más completas en definitiva. Lo cual nos permitirá asumir un rol mucho mayor en nuestra realidad. Y sólo será posible si integramos al menos una parte de nuestro mundo desconocido, lo que aún no somos plenamente conscientes sobre nosotras mismas, esas zonas que nos parecen que solamente pertenecen a los demás y nunca a nosotras. Es como si cada uno llevara una fiera consigo, una gran dragón oculto que 55


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

cuando se ve de frente resulta que es una ranita. ¿Pero cómo saberlo si no lo miramos nunca? No se trata de culpabilizarse, sino simplemente de echar una mirada compasiva y amorosa a nuestros aspectos menos agradables, pero que existen y que pueden prestarnos un gran servicio tal como lo hace la ranita en el cuento. Antes de empezar imaginemos lo peor que podemos encontrar sobre nosotros mismos. Quizás una parte de nosotros sea malvada, pero si no integramos esas zonas «oscuras» en nuestra conciencia, esa parte se volverá contra nosotros mismos. En cambio, si nos conocemos, la integramos y nos familiarizamos con ella, podremos pedirle que nos ayude, por ejemplo, cuando necesitemos defendernos de alguien que quiere hacernos daño. Si la princesa no habla con la ranita, aquí se acaba el cuento: ni príncipe ni nada de nada. Pero si la princesa toma a la ranita, por más que desconfíe de ella (lo cual es bastante natural), el cuento y la aventura siguen adelante y a un final feliz, integrador y al menos mucho más prometedor que el principio.

Princesas, príncipes y ranas Busca un momento de tranquilidad para hacer el siguiente ejercicio que te proponemos. Empezaremos por observar los tipos de relaciones que mantenemos. Hay diferentes tipos de relaciones porque somos personas y cada una es un mundo, y todo es posible a partir de dos mundos. Ahora vamos a hacer un ejercicio de simplificación para ayudarnos a pensar y encontrar qué tipo de relaciones tenemos. No se trata de lo que queremos ni de lo que soñamos, sino de lo que hacemos. Piensa en tus relaciones de amistad actuales, las amigas y los amigos que forman parte de tu vida. Escribe sus nombres para confeccionar una lista. Luego analiza una a una para observar si esa relación es de tipo A, B o C. 56


LA RANA

A. La vida es mucho más sencilla desde que conoces a esta persona. No hay duda de que tiene buen corazón. A veces te parece más compleja; detrás de esa sencillez hay mucho más. A veces te encuentras pensando que te aburres con esta persona, un poquito, no mucho; a veces no sabes de qué hablar o le sigues la corriente en lo que te cuenta para agradarle. Poco a poco ha dejado de sorprenderte. Esta persona está contenta de estar contigo e incluso, a veces, te demuestra que eres importante en su vida. Alguna vez le has planteado que necesitas algo más: un mayor intercambio, hablar más o verla más, discutir más, incluso. Pero no hay cambios significativos en esa dirección. Tú sientes que deberías dar más y que todo puede deberse a cómo eres tú. Sin embargo, cuando piensas que esta persona es tu amiga (porque te lo ha demostrado) ya no te sientes sola y con eso es más que suficiente. No hay duda de que es feliz de haberte conocido, pero a veces tienes la sensación de reinar sola. ¿Y tú? ¿Esta paz te satisface realmente o ahora necesitas algo más?

B. Esta persona te llena. A su lado, sientes crecer día a día las alas de la felicidad. Desde que le conociste, tu vida está hecha de pequeñas satisfacciones y grandes alegrías, que por otra parte, te hacen sentir una persona viva. Es una persona realmente encantadora y te sientes agradecida de poder compartir su tiempo. Te hace reír, te hace sentir importante, te hace sentir especial, te hace sentir la mejor amiga del universo. Te hace sentir. Te consideras alguien con mucha suerte. Lo que sucede es que te gustaría estar más tiempo con esta persona, que se dejara conocer, que se dejara tocar. ¿Y tú? A veces, ¿tienes la sensación de que te regala algo tan grande que no te lo mereces? Sabes perfectamente que no puedes pedirle ser su amiga más importante, aunque te encantaría y en más de una ocasión te ha hecho sentir de esta manera. ¡Es tan accesible y tan inaccesible al mismo tiempo? ¿Qué será que te falta? 57


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

C. Has encontrado la perla rara. Esta persona te ha dicho que tiene ganas de ser tu amiga porque vales mucho. Te respeta tu espacio y también te pide. Toma iniciativas y hace proyectos contigo. Se acuerda de cosas que has dicho o hecho y que han significado mucho. Te sorprende y os sorprendéis. La sinceridad es total, pero no brutal. No se trata de una persona perfecta, pero a medida que pasa el tiempo os vais escuchando y entendiendo, porque cada uno se pone en el lugar de la otra persona. Le encantaría que la relación durase para siempre. Esta persona se siente realmente orgullosa de vuestra amistad, conoces a las personas que son importantes en su vida y lo mismo sucede contigo. Aunque en muchas cosas sois diferentes, te sientes de igual a igual. ¿Crees que es demasiado bonito para ser verdad?

De manera bastante esquemática cada uno de los casos representa un tipo de relación. Las de tipo A son aquellas en las que hay cariño, pero lamentablemente no te llena. Esta relación no consigue sacar lo mejor de ti, ni hacerte brillar, pero te consuela la soledad. No es algo malo, para nada. Simplemente se trata de que es bueno saberlo para no crearse falsas expectativas ni dar pie a confusiones. Las de tipo B son las relaciones en las cuales idealizamos a la otra persona, jamás estaremos a su altura porque no hay compromiso. Puede ser alguien maravilloso pero de vez en cuando, sólo de vez en cuando. Y finalmente las del tipo C son aquellas relaciones plenas en las que pueden suceder muchas cosas, pero puedes estar segura de que estás a la altura de la otra persona y que no te hará sentir como un remedio a la soledad. Una vez más no se trata de resultados acertados o erróneos. Encontrar las personas con las que podemos transitar por el camino de la vida y compartirlo no es algo fácil, nada fácil. Pero sí posible tarde o temprano. Lo importante es que detectemos qué tipo de relación nos une a ellas. 58


LA RANA

Espejito, espejito... Podemos llegar un poco más lejos y observar a nuestras ranas de cerca o llamar a nuestra parte rana para que se mire al espejo y descubra el reflejo de sus ojos en él. Cuando lo haga se reconocerá y no podrá hacer menos que croar de alegría. Este ejercicio es muy similar a otro que hemos hecho con anterioridad. Como siempre busca un lugar tranquilo y un tiempo para ti. Toma papel y lápiz, o algo para escribir. Piensa en las personas de tu entorno que no te gustan en absoluto. Puede ser que no te gusten al completo o que haya algún aspecto suyo (a pesar de que sea alguien a quien tienes cariño) que no soportas. Es muy importante que sea algo que produce en ti una reacción de rechazo casi de piel, algo que por más que lo intentas no puedes tragar y que te cuesta mucho, muchísimo aceptar. Escribe los nombres de tres personas que se inscriben dentro de estas características que te pedimos. Nadie te juzgará por ello y es de suma importancia que tú tampoco lo hagas, porque si no el ejercicio no sirve para nada. Bien, ya tenemos los tres nombres. Pueden ser más personas; si ese fuera el caso, las dejaremos para más adelante. Escribe los nombres dejando bastante espacio entre cada uno, al menos unos tres o cuatro dedos. Luego, al lado de cada nombre escribe lo que tanto te molesta de esa persona. No es necesario justificarlo. Pongamos por caso que te fastidia su faceta indiscreta, o injusta, o mentirosa, o indiferente, o egoísta, o destructiva, o que no sabe comprometerse, o que es muy competitiva, o que juzga mucho o que es muy celosa... o lo que sea. Después de haber completado para cada uno de los nombres lo que te saca de quicio de cada una de estas personas, recuerda lo que hicimos en el ejercicio de las princesas. En efecto, lo que nos atrae muchísimo de alguien, tanto como lo que nos repele (y esto se va modificando a lo largo de la vida a medida que nos conocemos) es también un reflejo de lo que somos. Si podemos ver todas esas cualidades y defectos es porque, en el fondo, nos reflejamos en los demás. Es como si nos hicieran de espejo. Y resulta una magnífica 59


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

manera de conocer todas nuestras facetas, tanto las que son maravillosas como las que lo son menos. Para sacar partido de este ejercicio, lo primordial es que te fijes en esas características ajenas que te repelen o te encantan de forma casi visceral. No es suficiente con que te guste o te disguste sin más; si no resuena de un modo especial en tu interior, si no te llega al fondo del alma, no significa ni implica nada. ¿Y qué hacemos luego? A veces resulta que lo que más nos desagrada de los demás es precisamente lo que más nos define. En ocasiones, por ejemplo, nos quejamos de que siempre damos con parejas que no saben comprometerse; pero, en realidad, nosotros tampoco somos capaces de asumir un compromiso, y no lo vemos. Como éste hay montones de ejemplos. En primer lugar ya es un gran paso darse cuenta de que todos tenemos una parte luminosa y otra oscura, pues de lo que se trata, precisamente, es de ir iluminando esas parcelas. Si descubrimos, por ejemplo, que sin querer emitimos juicios y que continuamente estamos juzgando a los demás (y no solamente a nosotros mismos como creíamos), cada vez que lo hagamos podremos preguntarnos a continuación si es justo o no hacerlo. Al mismo tiempo, cuando nos encontremos en una situación que nos aprisione podemos llamar a nuestra parte destructiva para que elimine las paredes de nuestra cárcel. Lo importante es que con imaginación, compasión, amor y respeto otorguemos a cada una de esas facetas la funcionalidad que consideremos más acorde a nuestras necesidades conscientes. No se trata de coser y cantar, pero sí de conocer mejor a nuestra princesa.

Medicina de cuentos para encontrar al príncipe No es necesario comprar una torre y dejarse las trenzas muy largas para sentirse princesa. Lo de las trenzas aún sería más sencillo, pero lo de la torre –al precio de la vivienda hoy en día– ni de alquiler nos saldría rentable. Saca a la princesa que hay en ti y dile 60


LA RANA

que se dirija a la reina de la noche: la luna. Procura que sea la luna que protege a las mujeres: la luna llena. Cada noche de luna llena, por lo tanto, te dirigirás a ella para pedirle tu príncipe. Descríbelo, pero no sólo físicamente. A la reina de la noche le gusta escuchar, tiene muchas horas para hacerlo. Puedes quedarte todo el tiempo que creas necesario. No te olvides saludarla como se merece al principio y de despedirte con suma cortesía.

Un salto mágico Un ritual más. Éste, como los anteriores y los que siguen en este libro, tiene mucho que ver con lo que trabajamos en cada capítulo. Ahora nos concentraremos en nuestra fuerza mental para dirigirnos a las profundidades de nuestro ser sin ningún temor. CONSIDERACIONES PREVIAS Cada vez que pretendemos dirigirnos al misterio de la vida realizamos un acto mágico. Los hay de muy diferente tipo. Aquí utilizamos casi siempre los mismos tipos de materiales, nuestra concentración y nuestra visualización. Es importante que antes de empezar cumplas con determinados rituales, como lavarte las manos, poner algún incienso (cuanto más puro y neutral, mejor) y que te encomiendes ante quien o lo que creas pidiendo ayuda y protección; saluda con tu nombre al principio y despídete dando las gracias al final. Este tipo de ritual se lleva a cabo desde hace miles de años en formas más sofisticadas o menos por muchas buenas razones. No se abre la puerta al misterio de cualquier manera, sería un despropósito. NECESITAS Un trozo de papel y lápices de colores Una vela blanca Un poco de aceite Un plato 61


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

PROCEDIMIENTO 1. Empezamos preparando la vela. Para ello toma un poco de aceite y pásalo por la vela desde la zona superior hasta la base mientras repites la frase mágica. Deja la vela aparte. 2. Traza un círculo muy grande y dibuja en su interior todas tus facetas. Puedes hacerlo con un icono o dibujito representativo de cada una de ellas. Por ejemplo, puedes representar la generosidad con un regalito; el enfado, con un rayo y un nubarrón negro; la alegría, con una sonrisa... y así con todo. No importa si dibujas bien, mal o regular, lo importante es que te concentres en cada dibujo y le otorgues el valor de esa faceta tuya, buena o mala, que te caracteriza. Si no se te ocurre ningún dibujo, también puedes escribir esa faceta y dibujar al lado una carita con la expresión que creas que define dicho aspecto. Dibuja todas tus facetas: las que habías descubierto antes en el capítulo dedicado a tu parte de princesa y las de ahora. Cada una es diferente y única, cada faceta tiene su propia personalidad, respétalas todas. 3. En el centro escribe tu nombre completo con los apellidos y tu lugar y fecha de nacimiento. 4. Traza una raya desde cada uno de los dibujos (o facetas tuyas) hacia tu nombre, hacia el centro, sin tachar ni pasar la raya sobre el nombre ni sobre ninguna letra. Cuando esté acabado repite tres veces la frase mágica. 5. Dobla el papel, ponlo sobre el plato y coloca encima la vela. Al encenderla repite siete veces la frase mágica. Es importante, como siempre, tener cuidado con la vela para que no se caiga. INVOCACIÓN MÁGICA Sol del este y el oeste. Sombras del norte y el sur. El círculo mágico me protege. Nada me hiere. Dentro y fuera. Fuera y dentro. 62


LA RANA

Todo lo integro. Hágase la luz. Que así sea, que así sea, que así sea. Gracias.

Un respiro Hemos trabajado mucho, nos hemos enfrentado a lo que menos nos gusta de nosotras mismas y lo hemos logrado con éxito. Hemos salido airosas. No ha sido fácil, pero lo hemos logrado. Ahora nos merecemos un respiro. El refresco que te propongo a continuación te llenará de energía y frescura para continuar el cuento hasta el final. NECESITAS Cien gramos de menta fresca Un limón Medio vaso de agua con gas Hielo 1. Limpia el limón y raya la cáscara en un recipiente. A continuación exprímelo y vuelca su jugo para mezclarlo con la cáscara rayada. 2. Toma la mitad de la menta, córtala muy finita y mézclala con el resto de los ingredientes. 3. Deja macerar durante una hora. 4. Después de que haya pasado ese tiempo, toma un vaso alto y coloca allí el resto de la menta y el hielo. Vierte el agua con gas y remueve con una cuchara. Cuela el líquido y pon todo en el vaso. 5. La receta original no lleva azúcar, pero si te gusta el dulce agrega azúcar o melaza al gusto en la mezcla que se deja macerar. Te renovará por dentro y por fuera haga frío o calor y ¡te sentará de maravilla! 63


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

Si, en cambio, prefieres un toque cálido, puedes preparar un reconstituyente para después de la ducha muy eficaz. En este caso, en lugar del agua con gas usaremos agua del grifo. 1. En una olla coloca toda la menta cortada y el limón (tanto la rayadura como el zumo). 2. Deja macerar todo un día. Antes de ducharte lleva la olla al fuego y deja hervir en un litro de agua durante diez minutos, luego tápala. 3. Lleva al baño un recipiente con la mezcla y el colador. Cuando hayas acabado con la ducha, cuela todo, comprueba la temperatura (a lo mejor necesitas añadir con un poco de agua fría a la mezcla) y tíratela por la cabeza, toda de golpe. Te sentirás como nueva.

64


El intercambio

La rana, al ver a la princesa tan triste, la consoló: –No llores más, que yo te voy a ayudar. ¿Qué me darás si te saco del agua la pelota de oro? –¡Te daré lo que quieras, ranita! Te daré mis vestidos, mis perlas y la corona de oro que llevo en la cabeza. La rana contestó: –No quiero tus perlas, ni tus vestidos, ni tu corona de oro. Quiero que tú me quieras, que juegues conmigo, que me dejes sentarme a tu lado en la mesa; y comer en tu plato de oro y beber de tu vaso, y dormir en tu cama. Si me lo prometes, bajaré a la fuente y te buscaré la pelota de oro. –¡Sí, sí! –dijo la niña– ¡Sí, te lo prometo! ¡Te daré todo lo que quieras si me traes mi pelota de oro!

¿Todo tiene un precio? En nuestra cultura occidental y capitalista el hecho de que algo sea gratis nos parece poco probable e, incluso, nos hace desconfiar y pensar que «hay gato encerrado». Una de las historias más antiguas cuenta cómo un regalo que consistía en una gran caballo de madera, que provenía nada más ni nada menos que de Troya, estaba cargado de dinamita, y nunca mejor dicho. 65


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

Los regalos, cuando son desinteresados y no nos cuestan un precio (por algo son regalos), parecen ser de segundo orden, pues como dice el refrán «a caballo regalado no le mires el dentado». ¿La rana podría ayudar a la princesa a recuperar su bola de oro sin pedirle nada a cambio? ¡Claro que podría haberlo hecho! ¿Qué le costaba? Pero recordemos que las historias y más aún las tradicionales se escriben y se inscriben dentro del marco de una cultura y de una forma de entender la vida determinada. La experiencia suele confirmarnos que la mayoría de las veces las cosas cuestan algo, tienen un precio, un peaje a pagar, y eso les da el valor de la recompensa. Llegar a la cima de una montaña implica haberla subido, con todo el esfuerzo que supone: sudor, cansancio, preparación previa, dolor físico, incluso sufrimiento personal... Sin embargo, cuando llegamos y miramos hacia abajo la vista resulta preciosa, única, conmovedora y nos parece que todo ha valido la pena. Luego hay que bajar –aunque en ocasiones nos quedaríamos allí arriba– y bajamos, y contamos nuestra experiencia a otros, bien para compartirla, para darnos importancia, para escribir un best-seller, para salir en la tele o, incluso, para creernos que hemos sido precisamente nosotros quienes hemos subido y bajado aquella montaña. ¿Disfrutaríamos de igual manera si nuestra hada madrina nos regalara un helicóptero con el que llegar hasta allí? ¿Sería mejor si la transmigración atómica de Stark Treck existiera y pudiéramos aparecer donde quisiéramos simplemente con pulsar un botoncito? ¡Quién sabe! Al menos de momento, a una gran parte de los humanos nos toca subir la montaña a pie, bajar de la misma manera y también disfrutar de la vista magnífica desde la cima. Llegar a un determinado lugar, generalmente, implica haber realizado un camino previo. Así que en cierta manera podemos decir que «sin camino no hay meta». Pero como no somos ordenadores, «A» no implica directamente «B», y el camino de los humanos está repleto de sorpresas. La mayoría de veces llegamos donde no habíamos previsto. Por todo ello, la ranita no acepta las riquezas que la princesa le ofrece y elige un premio mucho más 66


EL INTERCAMBIO

valioso para ella: el amor, el reconocimiento y las atenciones de la princesa. La rana sale de la fuente y no es precisamente lo que la princesa esperaba. Sin embargo, este ser nada bello ni principesco es la única esperanza de la princesa para recuperar su tesoro perdido. La «fea» rana está dispuesta a ayudar a la princesa desde que asomara su cabecita en la fuente. Su intención es auxiliar inmediatamente a la princesa y por eso se muestra dispuesta a ayudarla desde el principio. A la princesa no le cuesta nada aceptar esa ayuda, no tiene que pagarle con perlas ni vestidos ni ningún otro bien material. Lo único que quiere la rana es ser reconocida y tener derecho a ser su amiga. Es normal. Cuando ayudamos a alguien, si bien lo hacemos desinteresadamente, nos gusta que esa persona nos incluya entre sus amigos o sus personas queridas. No nos gustará nada ni que nos den con la puerta en las narices ni que nos ignoren ni que nos traten mal. No es para asombrarse que la rana pida lo mismo. Como hemos visto en el capítulo anterior, la rana simboliza esa parte de nosotros que se ha quedado en el inconsciente y que no acostumbramos a ver porque nos resulta desagradable y porque la tememos. Sabemos que no se trata de algo monstruoso, y no porque se trate de un cuento, sino porque el conocimiento simbólico en nuestra cultura nos muestra que no se trata de eso, por más que creamos que somos la excepción mundial. De acuerdo, una rana no es un cachorrito de un animal que nos guste, tampoco es un hada madrina dulce, maternal y cariñosa, ni es una flor de maravilloso perfume... Es una rana. Hay gente a la que le encanta jugar con ellas, otros las prefieren en su plato y a muchos les da asco. Podemos estar de acuerdo en que no se trata del animalito más hermoso de la tierra. Y como símbolo tampoco resulta ni fácil ni digerible ni agradable, pero tampoco peligroso ni amenazador. La rana representa todas esas cosas que no nos gustan de nosotros, pero que no tienen la más mínima intención de des67


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

truirnos porque están ligadas a nosotros, y si nos destruyen dejarán de existir. El peligro reside cuando no las vemos y más aún si no les damos un espacio dentro de nuestros «seres queridos» porque es entonces cuando dejarán de ayudarnos y les hará falta asustarnos para que les hagamos caso. Nuestras «ranas» pueden ayudarnos a curarnos de nuestros excesos una vez las integramos como parte consciente o, por el contrario, pueden aparecer como reacciones exageradas, incontroladas o antagónicas. Ahora sabemos que la princesa puede simbolizar nuestra parte luminosa y la rana nuestra parte oscura. Ambas se necesitan porque no hay luz sin sombra, no hay sonido sin silencio, ni negro sin blanco. ¿Qué pasaría si todo fuera luz o todo absolutamente blanco o todo sonara? Seguramente, y sólo para comenzar, no existirían ni la pintura, ni la escritura ni la música. Bien, ya lo sabemos, conocemos la teoría. Lo difícil es subir la montaña por más manuales que hayamos leído sobre el tema, por más datos que hayamos acumulado, por más asistencia técnica que tengamos. Hay quien ama los retos y, pese a las dificultades, se siente atraído por la aventura; pero también hay quien reaccionan de manera completamente opuesta. Ambas reacciones son naturales. Hay personas que adoran los deportes de riesgo y, sin embargo, se ponen muy nerviosas cuando se tratan temas personales. Y hay personas muy osadas consigo mismas que jamás practicarían una actividad que conllevara cierto riesgo. También es normal. Asustarse de nuestras ranas es absolutamente normal. Pero nosotras, aquí y ahora, hemos decidido conocerlas y aceptarlas. Y ha llegado el momento de hacernos amigas de ellas. En el capítulo anterior las conocimos, ahora vamos a dar un paso más.

Encantada de conocerte Esto es como acercarse a alguien difícil. Lo primero que hacemos es observar. En el capítulo anterior te sugeríamos que dibujaras 68


EL INTERCAMBIO

estos aspectos tuyos. Ahora vamos a acercarnos a cada una de esas facetas y vamos a nombrarlas. Se trata de personalizarlas, de crear personajes que representen esos aspectos que te cuesta reconocer en ti: dales un nombre, una actividad, una edad... Es un ejercicio de imaginación, un juego, trata de ponerles cara e, incluso, expresión. Completa la siguiente ficha para cada una de esas facetas «rana». Una vez que las tengas bien identificadas, imagínatelas sentadas frente a ti, siempre de una en una y en días diferentes. Concédete un par de minutos para «verlas» y luego pregúntales qué pueden hacer por ti, en qué pueden ayudarte. Anota rápidamente la primera respuesta que surja de tu inconsciente. Nombre . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Edad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Profesión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Rasgos físicos importantes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Rasgos psicológicos importantes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Gustos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ¿Qué hace en su tiempo libre? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Otros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Me ayuda a... . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Cuando hayas completado el cuadro, podrás reflexionar al respecto. Recuerda que se trata de mensajes que pasan de nuestra parte inconsciente a nuestra parte consciente. No admiten juicios de valor. Hemos recreado personajes a partir de nuestras facetas más oscuras. Y como toda persona cuando nos ayuda, se merece un abrazo y un agradecimiento. Hazlo con cada uno de los personajes: abrázalos mentalmente y dales las gracias. Recuerda que lo que la rana del cuento quiere es dormir con nosotros, comer con nosotros, beber del mismo vaso... Es decir: estar presente y no ignorada en el fondo de un profundo inconsciente. 69


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

Es absolutamente normal que surjan resistencias. Quizá pienses que todo esto es una gran tontería o que, en tu caso, esto no funcionará o no solucionará nada. Efectivamente, no se trata de soluciones, sino de ejercicios para integrar nuestras partes desconocidas y para completarnos. Puede que incluso te dé por tirar el libro por la ventana. Puede surgir rabia, puede nacer un cierto desasosiego... ¡Ten paciencia! Nadie dijo que este cuento fuera fácil. Lo que has de tener claro, una vez más, es que eres tú, tu parte consciente, quien está al mando. Y si pedimos a una figura del inconsciente que nos ayude, lo hará, debe hacerlo. Sólo se trata de cualidades y atributos que nuestro ego desconoce. Reconocernos a nosotros mismos implica enfrentar y conocer esas partes «oscuras», llegando luego a integrarlas de manera adecuada en nuestra personalidad. La gran mayoría de las veces lo que hacemos es reaccionar de manera huidiza o evasiva ante este tipo de asuntos. Puede que no encontremos nunca el momento para hacerlo, puede incluso que nos olvidemos completamente del tema. Cuanto más inteligentes seamos más excusas encontraremos. Pero ha llegado el momento de dejar que la rana nos ayude. La rana quiere que la princesa vuelva a tener aquello que perdió. Además, el que todo esto suceda en la fuente resalta la importancia que se le debe dar al inconsciente y el poder e influencia que tiene sobre nuestras vidas. La transformación suele ocurrir cuando nos inclinamos sólo hacia un lado de la balanza y podemos perder nuestro equilibrio interno. La princesa está realmente triste y es probable que se sienta culpable por haber perdido su tesoro; es lógico, todo sentimiento de pérdida va acompañado de cierta culpa. Pero se trata de una emoción paralizadora que nos impide avanzar porque nos bloquea. La princesa llora y se lamenta; probablemente pensará: «Tendría que haber sido más lista y cuidar mejor de mi pelota». Es posible pero, ¿soluciona algo lamentándose? No, lo único que consigue es sentirse mal. Por si todo lo anterior fuera poco, sabemos que si no aceptamos la oferta de la rana nunca llegaremos al final del cuento. 70


EL INTERCAMBIO

Medicina de cuentos para entrar en la tierra de los fantasmas Lo que te hace falta es una buena espada y mucha compasión. La espada como elemento simbólico señala el discernimiento para distinguir ilusión y realidad. Es justamente lo que te compete en esta parte de la aventura. ¿Tienes la valentía necesaria para intentarlo? Nunca lo sabrás si no te lanzas a la aventura con la certeza en tu corazón de que los dioses y el universo te protegen. Comienza a usar tu espada para saber qué es verdad y qué no. Tu lucha está escrita en miles de cuentos. Los dragones parecerán gatitos y te encontrarás en selvas oscuras; en las cuevas te esperan arañas peligrosas, pero alguien te regalará una luz mágica. Toma tu espada e imagínate como una guerrera de la luz ¡Dirígete hacia tu aventura!

Guerreros mágicos Visitar nuestro interior requiere fe y fuerza por igual. Así nos convertimos en guerreros de la luz. Este ritual nos ayudará a alumbrar nuestras zonas oscuras con la fe y la fuerza necesarias. CONSIDERACIONES PREVIAS Cada vez que pretendemos dirigirnos al misterio de la vida realizamos un acto mágico. Los hay de muy diferente tipo. Aquí utilizamos casi siempre los mismos tipos de materiales, nuestra concentración y nuestra visualización. Es importante que antes de empezar cumplas con determinados rituales, como lavarte las manos, poner algún incienso (cuanto más puro y neutral, mejor) y que te encomiendes ante quien o lo que creas pidiendo ayuda y protección; saluda con tu nombre al principio y despídete dando las gracias al final. Este tipo de ritual se lleva a cabo desde hace miles de años en formas más sofisticadas o menos por muchas buenas razones. No se abre la puerta al misterio de cualquier manera, sería un despropósito. 71


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

NECESITAS Una vela amarilla Una foto tuya Papel y lápiz amarillo Un poquito de aceite Cola de pegar PROCEDIMIENTO 1. Vamos a empezar por preparar la vela. Como siempre, la untamos con aceite (recuerda que sirve cualquier tipo de aceite, ya sea de uso cosmético o culinario). Esta vez desde arriba hasta la mitad y desde abajo hasta la mitad otra vez. Mientras lo haces, repite tres veces la frase mágica. 2. Pega la foto en el papel y debajo escribe tu nombre completo y tu fecha de nacimiento. 3. Dobla el papel, colócalo sobre un platito y pon encima la vela. 4. Al encenderla pronuncia la frase mágica siete veces. Recuerda que es importante protegerla de corrientes de aire. INVOCACIÓN MÁGICA Sol de la mañana, sol del mediodía, mi camino ilumina. Soy guerrera de la luz. Las sombras no me asustan. Estrella de la tarde, estrella de la noche, mi camino ilumina. Soy guerrera de la luz. Las sombras no me asustan. Día y noche, noche y día, mi camino ilumina. Soy guerrera de la luz. Que así sea, que así sea, que así sea. Gracias. 72


EL INTERCAMBIO

Un dulce descanso Nos merecemos un buen descanso después de haber trabajado tanto y de habernos enfrentado a cuestiones realmente importantes. Necesitamos recuperar fuerzas. Nada mejor entonces que una fragancia que nos relaje y nos ayude a dormir. NECESITAS Lavanda Mejorana Manzanilla Una botella vacía Agua mineral 1. Puedes encontrar las plantas en cualquier herboristería y no hace falta mucha cantidad (una cucharadita de cada será suficiente). 2. En una botella que no uses coloca las hierbas y luego vierte el agua. Deja reposar al menos unas 24 horas. Cuanto más tiempo dejes macerar, más fragancia podrás obtener. 3. Rocía tu almohada, las sábanas y alrededor de tu cama con esta fragancia. Dormirás mucho mejor. También puedes hacer más cantidad para regalar a tus amistades. Esta fragancia permite relajar el ambiente y promueve el descanso.

73


El engaño

Pero por dentro, la niña pensaba: –¡Vaya con esta rana presumida...! ¡Mira que querer ser amiga de una persona! Lo que tiene que hacer es quedarse ahí en el agua con las otras ranas, croando y nada más. Y la rana, al ver que la niña le prometía ser su amiga, se metió de cabeza en el agua y enseguida salió con la pelota de oro en la boca. La hija del rey se puso muy contenta, recogió la pelota y echó a correr. –¡Espera, espera! –gritó la rana–. ¡Espera, llévame contigo! Yo no puedo correr tanto como tú. Pero no le sirvió de nada gritar tanto ni decir ¡croac-croac!, con todas sus fuerzas; la niña no paró de correr hasta que llegó a su palacio y en seguida se olvidó de la rana. Y la ranita, muy triste, se metió otra vez en el agua.

Mentira, mentirijilla ¡Vaya! ¿A quién le gusta que le engañen? ¡A nadie! ¿Quién ha sentido alguna vez la necesidad de engañar o mentir? ¡Todos! Lo que la princesa (a la que en el cuento, hasta ahora, llaman «niña») pensaba y lo que le dijo a la rana eran dos cosas muy distintas. Parece que lo que pensaba en realidad es que cada uno ocupa su lugar en el mundo. Por lo tanto, ella como princesa puede pulular por el bosque, por el castillo, por el jardín del castillo y por 75


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

donde le dé la gana, pero el lugar de la rana es su charca. Partiendo de esta idea, que no es exclusiva de princesas, defiende su postura. Yo, princesa; tú, rana. ¡Y ya está! Si la rana me puede ayudar en algo (como recuperar mi pelota), de acuerdo, pero eso no implica que seamos iguales, ni que compartamos la tierra que pisamos. ¡Todo el mundo sabe que una cosa es ser princesa y otra, rana! Y por más que estemos en plena era de la globalización, eso no implica de ningún modo que seamos iguales ni que tengamos los mismos derechos. Así que ranas allí y yo, princesa, aquí. Pero, ¿cómo comportarme? No le voy a decir esto a la rana, si no, no vuelvo a ver mi pelota de oro... Más vale ceder a su petición y luego hacer lo que me dé la gana. Esta escena puede darse en nuestra propia vida. Por muy buenas personas que nos consideremos, en ocasiones, la desconfianza o la necesidad (de protegernos, de obtener algo, de ser aceptados...) nos conduce a actitudes de este tipo, en las que nos creemos mejores, o diferentes, a la «rana». Pero aquí el cuento nos relata otra historia; habla del autoengaño. Ya hemos visto que la rana no es más que la parte oscura de la princesa, las facetas de sí misma que se niega a reconocer, de manera que lo que intenta es engañarse a sí misma. Recordemos que cada cuento es una narración simbólica de estados internos. En estos momentos de la historia se trata de un enfretamiento normal entre conciencia e inconsciente. Ahora ya sabemos que podemos ser valientes y acercarnos a aspectos desconocidos de nosotros mismos, a facetas que nos cuesta aceptar. Sí, pero también sabemos que la conciencia es muy fuerte y muy lista, y puede inventar mil excusas para engañar al inconsciente y despreciar lo que no le gusta. Un diálogo interno, muy humano, que en ocasiones reproducimos en nuestro interior podría ser éste: «¿He descubierto que soy tonta? ¡Ah! Pues no... todo el mundo me dice que soy tan inteligente...». ¡O al revés!: «Acabo de descubrir que soy inteligente y no puede ser porque creo que soy tonta. Y una vez que ya sé que soy inteligente ya nadie podrá decirme que 76


EL ENGAÑO

soy tonta, aunque me haya dado cuenta que a veces lo soy... y claro, es que soy tonta». También podemos cambiar el binomio «inteligente/tonta» por cualquier otro «mala/buena», «guapa/fea», «valiente/cobarde», «simpática/antipática» «justa/injusta», «princesa/rana», etc. No siempre resulta fácil darse cuenta de cuándo nos estamos engañando. Por eso mismo a lo largo de la historia han existido los buenos amigos y, últimamente, los terapeutas. Cuando nos encontramos con aspectos propios que no nos gustan intentamos escapar automáticamente o evitamos seguir enfrentándonos. Reconocer nuestras diferencias requiere mucha fuerza interior. Aceptar nuestros defectos o imperfecciones requiere mucha paciencia; lo mismo que encontrar nuestras virtudes cuando no creemos en ellas, por más agradables que resulten. Ver nuestras «ranas» es un ataque directo al ego de una forma a la que no estamos acostumbrados desde la conciencia y la racionalidad. Quizá sea una cuestión de educación. Si además de matemáticas en la escuela nos hubieran enseñado autoestima, es decir, cómo aceptarnos y cuidarnos, cómo ser la mejor versión de uno mismo... quizá nos iría mejor. Así que sabemos que nos engañan y nos engañamos. Esto me recuerda una frase del poeta español Antonio Machado: «Mentir es inventar verdades». ¿Es posible que la verdad no exista y que todo sea una cuestión de punto de vista o de imaginación? ¿Cómo contestaría la princesa a esta pregunta? ¿Y la rana? Pero un engaño como el del cuento nos produce rechazo porque vemos a la ranita como alguien inocente. ¿No se podría haber dado cuenta? Quizá sí o quizá no. Se llevan muchos años estudiando los perfiles de la mentira. Desde 1980 hasta 2006 los parámetros de acierto, es decir, cuándo se descubre la mentira, se sitúan entre el 30 % y el 57 %. A partir de estos estudios se han realizado trabajos de investigación más amplios y se ha llegado a la conclusión de que de cada 100 mensajes hay 47 que se juzgan erróneamente. Es decir, que se 77


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

pensaba que eran mentira y no lo eran, o al contrario. 3 Con lo cual tenemos prácticamente la misma posibilidad de acertar nuestros juicios que de equivocarnos. Y las aproximaciones desde la observación del lenguaje no verbal (gestos, miradas, tono de voz, la velocidad de respuesta...) arrojan los niveles más bajos. De todas maneras, las investigaciones de este tipo nos cuentan que somos más capaces de saber cuándo algo es verdad, porque hay una tendencia humana a creer que lo que nos están contando es verdad, lo cual aumenta la precisión de los juicios. De todas maneras, las mismas investigaciones muestran también que depende mucho del trabajo que realizamos. Si nuestra labor consiste en descubrir mentiras, nos encontraremos más a menudo con ellas. Este tipo de estudio se llevó a cabo en 63 países occidentales y orientales. En 61 de ellos la gente contestó que sabemos que nos mienten cuando nuestro interlocutor evade la mirada. Luego los porcentajes varían: que si los mentirosos mueven más las extremidades, parpadean más, sonríen más, se tocan más la cara, cambian más de postura, vacilan más, hacen más pausas, cometen más errores... ¿En qué medida son correctas tales creencias? ¿Existen indicadores claros del engaño? ¿Cuáles son? La verdad es que los seres humanos somos pésimos detectores de mentiras; nuestra confianza no se relaciona con la precisión de nuestros juicios; tendemos a sobreestimar nuestra capacidad de detectar mentiras, nuestras creencias sobre los indicadores del engaño son erróneas y utilizamos claves equivocadas al hacer tales juicios. ¿Existe alguna esperanza de aprender a hacerlo bien? Después de verificar y examinar en diferentes grupos sociales estas creencias se dieron por falsas y se llegó a la conclusión de que es hablar de una manera u otra o esquivar más o menos la mirada responde a rasgos de personalidad propios. No hay recetas mágicas para detectar a quien nos engaña; es cuestión de intuición y

3 Estudios de Aamodt y Mitchel y Bond y DePaulo.

78


EL ENGAÑO

de contrastar lo que nos dicen con lo que hacen. Por tanto, si alguien nos dice que nos ama pero no lo demuestra con acciones, más vale decirnos que nos estamos engañando a nosotros mismos. Luego, claro está, la experiencia con una persona nos servirá de lección. Como humanos lo único que podemos hacer es probar, equivocarnos muchas veces e ir aprendiendo de esta experiencia. La ranita, al no ser humana, no cuenta con esta delicada ventaja.

Las versiones de la verdad Hay una manera, sin embargo, que puede ayudarnos a descubrir algunas de nuestras mentiras cotidianas. Lo importante en este caso, como en muchos otros, es escucharse. Después sólo hace falta honestidad y decidir si, realmente, vamos a dar el paso decisivo o si vamos a culparnos y a humillarnos. Recuerdo un periodo durante el cual estaba muy preocupada con la nutrición de los demás. Veía claramente que algunas personas cercanas a mí no prestaban atención a lo que comían. Así que, de vez en cuando, me ponía nerviosa y cocinaba para ellos, les hablaba sobre las virtudes de la buena alimentación. No era algo a diario, pero sí habitual. ¡Yo estaba tan preocupada! Coincidía, además, con un periodo de mucho trabajo y apenas tenía tiempo... Cuando, por suerte, todo eso pasó y frené el ritmo, me di cuenta de que durante aquel tiempo en el que había estado tan preocupada por la alimentación de mis seres queridos, en realidad y sin ser consciente, no le había prestado atención a la mía. Es obvio, estaba tan preocupada, que apenas me quedaba tiempo para ocuparme de la cuestión. A veces la preocupación opera de esta manera; no siempre, pero sí a veces, y nos resta tiempo distrayéndonos para que no tengamos tiempo de hacer algo al respecto de la cuestión en la que estamos enredados. La clave está en escucharse. Cuando nos descubrimos repitiendo algo a los demás que nos parece importantísimo que hagan, más nos vale preguntarnos si en rea79


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

lidad ese mensaje no está dirigido a nosotros mismos. Quizás a veces necesitemos gritar hacia el exterior lo que podríamos decirnos dulcemente a nosotros. Se trata de prestarse atención, porque estas pistas suelen ser muy valiosas y nos permiten recoger valiosos mensajes del inconsciente. La princesa del cuento quería recuperar su tesoro perdido a cualquier precio y lo antes posible, sobre todo antes de volver al castillo. Si volviera a casa sin la pelota de oro, tarde o temprano alguien más notaría la falta. A ella lo único que se le ocurre es aceptar la ayuda de la ranita, que acude en el momento más oportuno y es la solución perfecta. Quiere eso y lo quiere ya, ahora mismo. Así que por impaciencia y por prisa lo mejor es mentirle. La opción de decirle: «Oye, tú, rana asquerosa, busca mi pelota de oro y tráemela aquí ahora mismo; pero ni se te ocurra pedirme algo a cambio», no sería propia de una princesa, sino de una mafiosa que una vez que tuviera la pelota en sus manos le daría un puntapié a la rana. Podemos imaginar que somos un hada madrina y presentarnos ante la princesa para darle algunos consejos cuando está pensando en su mentira. Podemos darle unos cuantos golpecitos en la cabeza con nuestra varita mágica, pero no será la solución. Lo que buscamos es una salida a esta situación. ¿Qué le dirías a la princesa si fueras su hada madrina? No puedes volver a hacer aparecer la pelota de oro en sus manos. Es la princesa quien tiene que hacerlo. Y ahora pensemos en más opciones. ¿Qué harías si fueras la ranita? Eres una rana con experiencia y de alguna manera te das cuenta de que la princesa te está engañando cuando con una dulce sonrisa te está prometiendo lo que has pedido. Tal vez no le dejaste más opción, puede que sea una arrogante, puede que intente protegerse, puede que quiera alcanzar su objetivo a cualquier precio. Sea la intención que sea, ya la has interpretado. Ya sabes qué va a pasar y no tienes ganas de que se vuelva a repetir la misma situación otra vez. Has vivido en este cuento cientos, miles, millones de veces. Si bien eres pequeña, tu alma es la de una gran 80


EL ENGAÑO

rana. ¿Qué harías? ¿Y cuál de tus facetas pueden ayudarte en estas circunstancias? Y sobre todo, ¿cómo? A partir de todo lo anterior puedes modificar el cuento a tu antojo. Las opciones son infinitas. Ahora, en este mismo momento, el cuento es tuyo y tú puedes descubrir la manera de cambiarlo. Piensa en la última vez que te sentiste como la ranita del cuento. Transforma esa experiencia en un cuento. Ésta puede ser otra manera de tomar distancia y encontrar más opciones y descubrir más salidas para la próxima vez. Lo importante es que cada uno descubra las suyas, las que nos son propias y que por lo tanto podemos llegar a asumir. Sigamos dando vueltas alrededor de la cuestión para poder asumir otros puntos de vista y entenderlo mejor. Una vez que ya hemos jugado diferentes roles como ranita, pasaremos, obviamente, a la princesa. ¿Cuándo fue la última vez que te comportaste como ella? La mentira o cualquier otro «pecado» puede provocar mucho dolor, eso es cierto. Una mentira, como la de la princesa, que promete amistad, sinceridad y felicidad compartida y luego se traduce en abandono, engaño y amargura, es muy dolorosa. Pero el engaño de la princesa también se debe a su cobardía. Ella no sabe afrontar el futuro ni su responsabilidad, así que se siente nerviosa y ansiosa por salir del paso como sea. La manera más fácil es poner un parche. El parche le permite esconderse por un tiempo, pero no es una solución y, aunque es un remedio a corto plazo, a la larga no podrá evitar el conflicto. Sucede lo mismo cuando se miente a un amigo para tapar un error, o se miente para evitar un castigo de los padres o una sanción en el trabajo, o cualquier situación que consideremos desagradable. La mentira al inocente o a nosotros mismos es la que duele. Y recordemos que la ranita simboliza ambas cosas. Hay situaciones límite en la que la mentira puede salvarnos la vida, pero ahora no estamos abordando esos casos y, por lo tanto, no vienen a cuento. La mentira conlleva desconfianza y ésta puede 81


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

convertirse en una pesada losa. También puede ser que la princesa mienta por vanidad ante sí misma, pues se ve mal que trate con una rana. La princesa está atada a ciertas convenciones y le da miedo perder su estatus de princesa por tratar con ranas. Es evidente que no sabe qué es ser una princesa ni lo asume con humildad. La princesa podría defenderse diciendo que simplemente era una mentira piadosa. No quiere que la rana sepa que no está a la altura de las princesas y que su lugar (del cual es absolutamente aconsejable que no se mueva) es la charca y alrededores. Pero, de esta manera, la princesa olvida que la rana le ha prestado su ayuda y que hay una promesa y un acuerdo tácito de sinceridad. Ahora bien, imaginemos que unos segundos antes de decirle a la rana cualquier cosa con tal de conseguir la pelota de oro, la princesa se da cuenta de lo que está a punto de hacer. Ahora la princesa ve más opciones, ¿cuáles serían? Han de ser opciones de salida, por lo tanto, nos hace falta comprensión con nosotras mismas; no podemos perder el tiempo condenándonos porque no vamos a conseguir nada. ¿Cuáles serían esas opciones? Hay un mínimo de cinco salidas claras. ¿Cuántas descubres tú?

Medicina de cuentos para encontrar la verdad Hemos llegado al momento de nuestra pócima de cuento. Abre tus ventanas interiores para que el hada madrina en persona venga a administrártela. Es la más simple de las medicinas: la verdad del héroe está siempre en su corazón. Puede desfallecer, pero no olvidará la certeza de su propósito y siempre seguirá adelante. Cuando todo parezca muy complejo, un mago se le aparecerá y le dirá una frase que despejará las dudas de su mente. Algunos no lo necesitan, lo tienen tan claro que son capaces de cualquier cosa. ¿ Y tú? ¿Quieres saber esa verdad sobre ti en este momento? 82


EL ENGAÑO

Busca un lugar tranquilo para tumbarte de forma relajada y haz el siguiente ejercicio de visualización. Se trata de buscar respuesta a algo que te preocupe. Piensa cuál será la pregunta concreta que vas a formular y procura tener papel y lápiz cerca: Cierra los ojos e imagina que emprendes un duro camino para visitar al gran maestro. Tendrás que atravesar a pie ríos, montañas y oscuros bosques. A lo lejos vislumbras una cabaña y llamas a la puerta para pedir algo caliente. La puerta se abre y para tu sorpresa aparece tu maestro: –Te estaba esperando –te dice– .Tómate esta sopa. Tú callas y, cuando acabas de comer, le haces tu pregunta. Anota su respuesta en seguida. Da las gracias y retírate a dormir. A la mañana siguiente lo verás todo con otros ojos.

La magia de la verdad Tocar nuestra verdad interior es algo muy poderoso. No existe mayor magia. Este ritual nos ayuda en esta tarea, y confiere a nuestra mente un toque de amor y compasión para que la luz no nos ciegue. CONSIDERACIONES PREVIAS Cada vez que pretendemos dirigirnos al misterio de la vida realizamos un acto mágico. Los hay de muy diferente tipo. Aquí utilizamos casi siempre los mismos tipos de materiales, nuestra concentración y nuestra visualización. Es importante que antes de empezar cumplas con determinados rituales, como lavarte las manos, poner algún incienso (cuanto más puro y neutral, mejor) y que te encomiendes ante quien o lo que creas pidiendo ayuda y protección; saluda con tu nombre al principio y despídete dando las gracias al final. Este tipo de ritual se lleva a cabo desde hace miles de años en formas más sofisticadas o menos por muchas buenas razones. No se abre la puerta al misterio de cualquier manera, sería un despropósito. 83


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

Para aplicar en momentos que necesites escuchar la verdad. NECESITAS Una vela rosa Una vela verde Una vela naranja Un papel y un lápiz blanco Un poco de aceite Un plato grande Aceite PROCEDIMIENTO 1. Prepara las velas untándolas con aceite desde arriba hacia abajo. Mientras lo haces repite la invocación mágica. 2. Después, concéntrate y comienza a pronunciar la invocación un total de siete veces mientras realizas todo el ritual. 3. Escribe tu nombre sobre el papel con el lápiz blanco. Enciende las tres velas en el siguiente orden: primero la rosa, a continuación la verde y, por último, la naranja. 4. Quema el papel en la llama de las velas y déjalo arder en el plato. Cuando las velas se hayan consumido, tira todo en una zona verde o al mar. El mejor día para realizar este ritual es el domingo al mediodía. INVOCACIÓN MÁGICA Sinceridad del amor. Verdad de la vida. Integridad de la mente. La luz está en mi calma y urgente. Yo soy lo que soy. En mis actos y mi boca verdadera. La verdad me purifica. La verdad es mi ofrenda. Que así sea, que así sea, que así sea. Gracias. 84


EL ENGAÑO

Un regalo verdadero NECESITAS Rosa y jazmín (las puedes encontrar secas en cualquier herboristería o utilizarlas frescas). La ralladura de un limón. Aceite (de cualquier tipo, especialmente de oliva o almendra) Los regalos no tienen por qué ser sólo para festejar ocasiones especiales. Hoy puede ser un buen día para hacer un regalo a alguien que quieres y a quien no le has dicho lo que tú crees que aporta al mundo. Puede que lo sepa y puede que no. ¿A ti te gustaría recibir un regalo así? Éste es un excelente tónico para usar como aceite para manos. 1. Prepara un frasco pequeño y coloca dentro el jazmín, los pétalos de rosa y, por último, la ralladura del limón. 2. Vierte el aceite, cierra el frasco y déjalo en un lugar oscuro durante una semana. ¿De qué color es la verdad para ti? Compra papel de ese color para escribir y envolver el regalo que haremos; también una cinta del mismo color. Corta el papel en una forma que para ti represente la verdad: redonda, como un corazón, como una flor... Todo esto lo eliges tú porque es tu manera de interpretar algo tan importante. Lo que vamos a hacer es un regalo para alguien a quien quieres. El papel cortado es la tarjeta en la que puedes escribir las hermosas verdades que esa persona aporta al mundo y a ti: su fuerza, su honestidad, su empatía, su dulzura, su compasión, su perdón, su risa, su humor, su inteligencia... Envuelve el regalo y elige el mejor momento para dárselo.

85


La llamada de la rana

Al día siguiente, cuando la hija del rey estaba comiendo con su padre y con todos los de la corte, la rana apareció en la escalera de mármol del palacio; iba subiendo los escalones a saltitos y, cuando llegó arriba, llamó a la puerta del comedor y dijo: –¡Hija del rey! ¡La más pequeña! ¡Ábreme, que estoy aquí! La niña se levantó para ver quién llamaba y, al abrir la puerta, vio a la rana allí en el suelo. Entonces cerró la puerta de golpe y corrió a sentarse otra vez en su sitio; estaba temblando.

La rana contraataca Debía de tenerlo muy claro. Además era verano, hacía mucho calor y el castillo no estaba precisamente cerca de la charca. Seguramente se trataba de una rana sabia o había buscado la dirección de la princesa por Internet. Bueno, supongamos que los castillos por aquel entonces no abundaban, ni se parecían en nada a las casas adosadas, y encontrar un castillo no era algo imposible. Es lo que tienen las ranas de los cuentos; nos sorprenden a la mínima. Y por si todo lo anterior fuera poco, sabe hablar (pero esto ya lo sabíamos). Lo único que quiere es ser amiga de la princesa; no quiere joyas ni vestidos ni nada de valor material. No es una rana interesada en eso, porque en la charca de nada le serviría y lo sabe. 87


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

Seguramente hace falta mucho optimismo e inocencia para insistir de esa manera. Y no solamente eso, sino amor; amor universal del que sienten algunas criaturas vivas por otras, sean quienes sean, más allá de las diferencias. Quizás otra rana se iría a buscar moscas a otra parte, croaría con otras ranas para olvidar, o se metería en su charca y nunca más se acercaría a otra princesa. «¡Una y no más, Santo Tomás!». Pero esta ranita, no. La princesa le prometió que serían amigas, así que ella va a buscarla porque quiere. Y, ¿qué hace la princesa? ¡Se echa a temblar! Claro, cómo no... En jerga humana, esto de ir a buscar a la princesa, aunque una se sienta una pequeña rana babosa, significa «perseguir un sueño». No es algo que se haga porque sí, ni se trata de un capricho. Se trata de una verdad interna. Y por más que la princesa esté lejos, recorremos el largo y difícil camino hasta ella, a pesar de que podríamos haber elegido otras opciones. Después de todo ese largo, larguísimo camino, llegamos y la princesa no quiere recibirnos. No es una novedad. ¿A quién no le ha pasado? Entonces hay que hablar claro y esperar ayuda. ¿Has hecho alguna vez en tu vida lo que hace la ranita? No se trata simplemente de responderse a esta simple pregunta. Lo más importante es saber qué nos impulsó a hacerlo, o a no hacerlo, y de qué parte de nosotros surgió esa decisión. ¿Qué crees que te llevó a actuar como la ranita? ¿O qué te impulsó a no hacerlo en circunstancias parecidas a las de ella? Una vez tomaste la decisión, ¿desde qué parte de ti crees que lo hiciste? ¿Desde el miedo? ¿Acaso desde la imprudencia? ¿Quizá desde el amor? ¿desde el sentido de justicia, la soledad, la alegría o desde la inocencia? ¿Desde dónde? Y a nuestra ranita, ¿qué la impulsará? Es la misma historia de la bella y la bestia, pero al revés. Quizá lo mejor sea preguntárselo a la ranita, es posible que nos dé algunas claves si no encontramos la respuesta dentro de nosotros. Esto es fácil. Basta cerrar los ojos, imaginar que la ranita está frente a nosotros y preguntárselo. La respuesta vendrá, somos un canal para que nuestro inconsciente conteste, basta dejar la puerta abierta y no juzgar las respuestas. Si la contestación nos resulta incomprensible, podemos pedirle que nos lo diga 88


LA LLAMADA DE LA RANA

de una manera más clara. Si aún así seguimos sin comprender, entonces lo mejor es quedarse con esas respuestas en nuestra memoria, grabarlas y luego dejarlo descansar. Cuando menos lo sospechemos, vendrá el mensaje.

El eterno retorno Recordemos que a nivel simbólico la rana representa nuestro inconsciente. Todo apunta a que cuando una parte de nuestro inconsciente está madura para hacerse presente, la vemos y, normalmente, no es de mayor dimensión que una simple ranita. También se sabe que si no le hacemos caso viene a buscarnos. Entonces se nos presenta en forma de persona o de situación repentina y, de alguna manera, nos recuerda a algo que ya hemos vivido. Al repetirse otra vez, la vida nos da la oportunidad de volver a hacerle frente. La forma puede parecer diferente, pero su esencia nos resulta familiar. Y allí está la ranita que llama a la puerta y nosotros que temblamos. Porque lo que uno se pregunta en tales circunstancias es qué ha hecho para encontrarse otra vez en el mismo sitio pero con diferente escenario o, simplemente, qué ha hecho para merecer eso otra vez. Tropezamos con la misma piedra hasta que aprendemos a reconocerla y a trascenderla. Hay muchas maneras de trascender algo; cada uno tiene la suya, pero todas aluden al compromiso, a involucrarnos con esa piedra. De nada sirve destruirla, porque el universo se encargará de ponernos otra en el camino. Tampoco servirá de mucho que la tiremos al fondo de un río, porque al cabo del tiempo, después de algunos cambios, saldrá a flote. ¡Como si fuera un truco de magia! Hasta que no nos pongamos en su lugar y la miremos con los ojos de nuestro interior y con los de nuestro exterior, la piedra seguirá ahí, reclamándonos su derecho a ser escuchada. Tampoco sirve de nada hacer trampa o adelantarnos a los sucesos, pues la vida siempre sabe cuándo estamos maduros para enfrentar una situación. 89


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

El mito del enterno retorno hace referencia a una concepción distinta del tiempo. Normalmente, entendemos el tiempo de forma lineal. La clasificación que hacemos de la vida en infancia, juventud, madurez y vejez sigue el mismo orden que la división del día en veinticuatro horas o el mes en treinta días. Son categorizaciones que pertenecen al género humano y se caracterizan porque son lineales y establecen un orden. Y así, después de una viene la otra: nacemos, crecemos, jugamos, estudiamos, trabajamos, nos jubilamos... La vida se cuenta en minutos y en años. Pero para el mito del eterno retorno el tiempo es cíclico, vital, mágico y sagrado. Existen entonces dos clases de tiempo: uno lineal (a través del presente, procede del pasado y se enfoca hacia el futuro) y otro circular, mágico e infinito. Este tiempo mágico y sagrado es el que nos conecta a través de las acciones que consideramos únicas y trascendentales. Cuando vivimos uno de estos momentos mágicos nos conectamos con todos los tiempos y con todas las dimensiones (en las que el ser humano ha vivido esa misma experiencia), y nos unimos a lo divino. A este respecto recuerdo una entrevista que le hicieron a la actriz Natalie Portman. Mientras rodaban los interiores de la película El profesional, en París, su madre y ella (que entonces tenía once años), aprovechaban los fines de semana para viajar por Europa. Uno de sus primeros destinos fue Amsterdam, ciudad que soñaba con visitar y donde conoció la historia de Anna Frank. Natalie es descendiente de judíos y sus abuelos paternos murieron en Auschwitz. Unos años más tarde interpretó en el teatro durante nueve meses la obra Anna Frank. Así que una vez más, y durante nueve largos meses, tuvo la oportunidad de conectarse de alguna manera no sólo con sus abuelos, sino con los judíos perseguidos durante la Segunda Guerra Mundial. La misma actriz se refiere a este periodo como uno de los más importantes de su vida, más allá de los éxitos profesionales. Fue un ciclo que empezó a los once años, con su visita a Amsterdam, y acabó en su adolescencia con el papel teatral. De esta manera, el paso de la vida no se cuenta sólo en pasado, presente y futuro, sino también según las vivencias sagradas de un 90


LA LLAMADA DE LA RANA

tiempo vital que se considera mágico. El mito del eterno retorno simboliza cómo tocamos la verdad esencial y volvemos al centro de uno mismo. Este tiempo, sagrado y mítico, se considera la esencia de la verdad y sucede aquí y ahora. Estos sucesos no suelen ser muy frecuentes en la vida de los mortales, seamos o no Natalie Portman, pero cuando los vivimos lo hacemos de forma muy intensa. Algo parecido sucede, por ejemplo, cuando nos damos cuenta de que alguien es el amor de nuestra vida. Son momentos en los que la rana se nos presenta. Puede ser agradable o desagradable a nuestros ojos, pero siempre supone una gran vivencia. ¿Puedes señalar algún suceso que haya marcado tu vida dentro del eterno retorno? Esto nos permite medirnos de otra manera mucho más universal. Para algunas personas uno de ellos puede ser el primer día de escuela, porque lo deseaban con todas sus fuerzas o porque lo odiaron; para otras, ese día puede ser completamente indiferente. No es fácil determinar en un libro cuáles son esos momentos, porque se trata de cuestiones muy personales y no vienen acompañados de una fanfarria de trompetas ni de un fundido en negro. Quizá fue aquella vez en que nos dimos cuenta de que amábamos a alguien, aquel periodo durante el cual siempre nos tocaban los jefes más odiosos que se complacían en perseguirnos, el momento en el que nos dimos cuenta de nuestra vocación, cuando nacieron nuestros hijos, cuando sostuvimos en nuestros brazos a alguien que estaba falleciendo, cuando nos enfermamos gravemente, cuando perdimos algo precioso, cuando lo recuperamos... Mientras vivimos esos momentos los sentimos como únicos, pero todavía los reconocemos mejor cuando echamos la vista atrás. Traza tu calendario vital personal y, si quieres ahondar en alguna de esas situaciones, escríbele una carta a ese momento, háblale, deja que tu mano escriba sin parar. Al acabar, cuando creas que ya has completado tu carta, sólo al final, léela e intenta vincularla con los momentos que vivieron tus padres, tus abuelos y tantas otras personas a las que ni siquiera conociste. Ésta es la manera de trascender un momento, una de ellas: llegando al fon91


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

do de la cuestión y logrando conectarla con nosotros y con toda la humanidad de manera consciente.

Medicina de cuentos para ranas viajeras Ya hemos visto que nos podemos reencarnar tanto en princesa como en rana. Y en los cuentos, no eres ni más ni menos por ser rana. De dicha guisa puedes llegar hasta el castillo de la princesa, llamar a su puerta y ser recibida por el rey. ¿Pero si tuviera una alfombra mágica no iría mucho mejor? Por lo menos más cómoda y más rápida. Súbete a la alfombra mágica con tu rana y ve a donde quieras en el tiempo y en el espacio. Eso sí, seamos equitativos: unas veces decides tú el destino y otras la rana. Te asombrará descubrir hasta dónde puedes llegar.

Cerrar círculos ¡Respira hondo! La realidad mágica te está esperando nuevamente. Pon unas gotas de cuento en tu mirada y en tu corazón y lo verás todo de forma diferente... Te propongo un ejercicio de imaginación. Pon música agradable y piensa en todas las personas que forman parte de tu vida. Ínvitalas mentalmente a que te acompañen en este juego. Llámalos uno a uno y deja que a su lado se coloque un personaje de cuento. Puede ser cualquiera: una princesa, un pirata, un lobo, una caperucita... En fin, que el sitio es grande y cada uno puede sentarse con quien quiera. Cuando estén todos, tomaos de las manos y empezad a bailar la rueda de la vida. Tú marcas el ritmo. Obsérvalos a todos. Lo que nos importa es mantener el círculo fuerte y girando hasta que el último se caiga al suelo. Una vez en el suelo todos han de volver a tomarse de la mano. Quédate así. Es una situación de poder, una forma muy especial. Observa a cada uno de los integrantes. Todos sois parte de la misma historia. 92


LA LLAMADA DE LA RANA

Círculo mágico Los rituales que incluyen formas circulares son los más antiguos. Cualquier acto de protección mágica contiene un círculo. Es una de las formas básicas en el devenir humano inconsciente y, por lo tanto, su fuerza ha sido utilizada con gran eficacia a lo largo de los siglos. Llamar mentalmente al círculo de la manera adecuada nos conduce a unirnos con las fuerzas ancestrales de nuestros antepasados y de toda la humanidad. CONSIDERACIONES PREVIAS Cada vez que pretendemos dirigirnos al misterio de la vida realizamos un acto mágico. Los hay de muy diferente tipo. Aquí utilizamos casi siempre los mismos tipos de materiales, nuestra concentración y nuestra visualización. Es importante que antes de empezar cumplas con determinados rituales como lavarte las manos, poner algún incienso (cuanto más puro y neutral, mejor) y que te encomiendes ante quien o lo que creas pidiendo ayuda y protección; saluda con tu nombre al principio y despídete dando las gracias al final. Este tipo de ritual se lleva a cabo desde hace miles de años en formas más sofisticadas o menos por muchas buenas razones. No se abre la puerta al misterio de cualquier manera, sería un despropósito. NECESITAS Una vela violeta (o en su defecto blanca) Fotografías tuyas y de tu familia Un plato grande Un platito pequeño o un portavelas Un poco de aceite PROCEDIMIENTO 1. Reúne fotos de tus familiares y tuyas de diferentes edades. A continuación colócalas sobre el plato grande, empezando por las de tus abuelos, continúa con tus padres, luego con tus her93


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

manos y finalmente con las tuyas a diferentes edades. Inevitablemente quedarán unas encima de las otras. Es importante mantener el orden que te sugerimos. 2. En el centro de este plato coloca el pequeño o el portavelas que sirve de base para la vela. 3. Unta la vela, antes de colocarla en el platito o portavelas, desde abajo hacia arriba con aceite mientras repites la invocación tres veces. 4. Después enciéndela mientras repites la invocación ocho veces. INVOCACIÓN MÁGICA Tiempo del universo. Tiempo de la tierra y el cielo. Tiempo de arriba y de abajo. Tiempo eterno. Todo es uno. Uno es todo. Como un grano de uva. A mis ancestros me uno. Y más allá de mí A todos los hombres me uno. A todas las mujeres me uno. Aquí y ahora. Presente y sin demora. Mi espíritu asiente. Que así sea, que así sea, que así sea. Gracias.

Luz de los tiempos NECESITAS Aceite Una lata vacía y un frasco de un cuarto de litro Agua 94


LA LLAMADA DE LA RANA

Una rama de canela Seis clavos de olor Seis granos de pimienta La ralladura de una naranja Un puñadito de salvia Un puñadito de sal gruesa Un corcho Hilo de atar de algodón Papel de aluminio 1. En el frasco ponemos la canela, los clavos de olor, la pimienta, la ralladura de la naranja, la salvia y la sal. Rellenamos con aceite y tapamos. Deja macerar la mezcla durante diez días en un rincón oscuro donde no le dé el sol. 2. Tomamos la lata y la limpiamos bien; nos servirá de portavelas. Si quieres, puedes decorarla a tu gusto. Una manera fácil de hacerlo es con la técnica del decoupage, para la que necesitarás una servilleta de papel bonita. Extiende una capa de cola sobre la lata y luego cubre con la servilleta. Cuando esté seco, cúbrelo con una capa de barniz en aerosol o con laca del pelo. También puedes usar papel de arroz o cualquier otro tipo de papel muy fino. El resultado es sorprendente y habrás personalizado tu propio portavelas. 3. Corta el corcho de una botella calculando un par de centímetros. Luego fórralo con el papel de aluminio (esto evitará que se queme). En el centro haremos un orificio por el que debe pasar la cuerda de algodón. Esta cuerda tiene que ser de la altura de la lata más tres centímetros. 4. Llena la lata de agua hasta la mitad y el resto con el aceite perfumado. Pasa el cordón de algodón por el corcho envuelto de papel metalizado dejando un centímetro por fuera, ya que esta parte nos servirá de mecha. A continuación deposítalo en el centro, donde se quedará flotando. 5. Unta el trozo de cordón que sobresale con el aceite y enciende. Ya tienes una vela casera y perfumada con todas las esen95


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

cias de los cuatro puntos cardinales y los cuatro elementos, de todos los tiempos. Este tipo de vela no se apaga mientras tenga aceite suficiente.

96


El rey

El rey, su padre, vio cómo temblaba y le preguntó: –¿De qué tienes miedo, hija mía? ¿Había en la puerta algún gigante que te ha asustado? –No, no, dijo la niña. No era un gigante, sino una rana horrible. –¿Y qué quería la rana? –¡Ay, padre! Ayer fui a la fuente del bosque y se me cayó al agua mi pelota de oro y, como lloré tanto, la rana me la sacó del agua, y le prometí ser su amiga. Yo creía que la rana no iba a poder salir nunca de la fuente, pero ha venido y quiere comer a mi lado. Mientras tanto, la rana seguía llamando a la puerta y decía: –¡Hija del rey, la más pequeña! ¡Estoy aquí! ¡Abre la puerta! ¡Cumple ahora mismo con tu promesa! Y entonces, dijo el rey: –Hija, lo que se promete se cumple; abre la puerta y que entre la rana.

Un poco de orden Más tarde o más temprano, en algún momento de una situación compleja, necesitamos poner un poco de orden. Hay quien hace listas, hay quien habla consigo mismo, hay quien escribe, hay quien se pone a tirar cosas de las que quería desprenderse hace 97


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

tiempo, hay quien se compra una agenda y hace propósitos de año nuevo... Son muchas las maneras de poner orden. La decisión surge de dentro, cuando uno se dice a sí mismo que ya no puede continuar de esa manera y que algo tiene que hacer. Es como si una parte de nosotros nos impulsara a poner las cosas en su sitio. Nunca es fácil, siempre cuesta. Requiere esfuerzo, tiempo y la voluntad de ponernos manos a la obra. En ocasiones nos cansamos... Pero, al final, la satisfacción de haber puesto orden nos reconforta; es como ver la casa perfumada y reluciente después de hacer limpieza; nos sentimos muy a gusto. ¿Qué ha pasado hasta ahora? La princesa ha estado jugando con la rana como quien deshoja una margarita. Le ha prometido ser su amiga, incluso llegó a desearlo (aunque sólo durante una décima de segundo), pero no lo ha cumplido. Simbólicamente significa que hemos podido verificar que pasa algo, pero no hemos tomado cartas en el asunto. Es como quien tiene ganas de plantar un jardín y compra todo lo necesario. Allí están las macetas, las plantas, las flores, las semillas... Pero pasan los días y no lo hace. Y llega un momento en el que se dice: «¡De hoy no pasa!». El jardín que ideamos es hermoso, está lleno de vida, flores, pájaros exóticos, colores... Está vivo y crece en nuestra imaginación de una manera que nos llena de entusiasmo y gozo; pero luego llega el momento de la acción, de plasmarlo de acuerdo a un plan y a un orden. Y eso es exactamente lo que representa el rey. Idea y acción se complementan como dos socios de una gran empresa; uno se dedica a los proyectos e ideas y el otro se encarga de que todas esas maravillosas ideas se plasmen en algo concreto. Ambos son muy diferentes, pero no olvidemos que se complementan. Algunos reyes, como el del cuento, son benévolos y no necesitan gritar ni castigarnos para que cumplamos aquello que ideamos. Se trata de un orden pacífico y da lugar a un gran desarrollo. Pero no siempre resulta sencillo e instantáneo. ¿Cómo poner en orden las cosas manteniendo su alegría y su espontaneidad, sin caer en actitudes duras? ¿Tú podrías hacerlo? ¿Cómo? 98


EL REY

A veces podemos pasarnos épocas en las que comemos cuando nos da la gana y otras en las que las actividades te requerirán un horario. Ése es el orden del Rey, una sistematización, una ubicación tan natural como los cuatro puntos cardinales, las cuatro estaciones, la cuatro fases de la luna... Este nuevo orden es justamente lo que logramos cuando reconciliamos nuestro lado consciente e inconsciente. El rey nos ayudará a tomar conciencia de nuestras responsabilidades, a ordenar nuestro jardín para que todas las plantas reciban el cuidado que merecen. Él nos recuerda incluso que si queremos tomar un té, por ejemplo, antes debemos calentar agua. El orden no significa abrir el paraguas antes de que llueva, pero sí cuando sucede. Una de las tantas maneras de obtener la ayuda del rey consiste en poner nombre a cuanto nos rodea, tanto en nuestro mundo exterior como en el interior. El rey nos ayuda a saber quién es quién y qué hace. Es el mundo de los mapas conceptuales, por ejemplo. También es el mundo de la palabra que circunscribe las experiencias del corazón y las comunica. Probemos a hacer un mapa conceptual para que sirva de modelo. Nuestro ejemplo es el cuento. Lo que hemos hecho simplemente es volcar los elementos de la historia y descubrir sus relaciones.

La rana

La promesa La princesa El rey

La pelota de oro

99


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

El rey le había regalado la pelota de oro a su hija, la princesa, quien la perdió. La rana la rescató. La princesa le prometió su amistad y es el rey quien debe hacer cumplir la promesa de la princesa. Ahora bien, sabemos que la pelota de oro simbólicamente representa la totalidad del ser completo. Esto nos viene dado por los padres cuando nacemos. Si lo perdemos, sólo el inconsciente puede ayudarnos a recuperarlo, pero hemos de cumplir con nuestra promesa de integrarlo en la conciencia, una vez representada por alguna autoridad. Parece una historia circular. Mirando el mapa conceptual hasta parece lógico que sea el rey quien exija que se cumpla la palabra, pues él también está relacionado con la pelota de oro. Es como si cada elemento ocupara el lugar que le corresponde, nada sobra ni nada falta. Ésta es otra técnica para averiguar dónde estamos y hacia dónde vamos. No siempre están todos los elementos tan bien delineados; sin embargo, el simple hecho de irlos volcando de esta manera sobre un papel puede ayudarnos a encontrar las piezas del puzzle que nos faltan o asumir que hay piezas que no están y que, por lo tanto, la ausencia es la que ocupa ese lugar. Lo primero que debes hacer es poner en el centro al protagonista, o sea, a ti. A su alrededor sitúa las cuestiones que forman parte de una relación y, al final, con las flechas ve clarificando cómo se relacionan y qué nivel ocupan. Por ejemplo, si hubiéramos considerado el lugar en el que cada personaje toma protagonismo, tendríamos que agregar «bosque», «fuente», «charca» y «castillo». Ahora nuestro mapa conceptual se amplía a un nivel más. ¿Pero qué implica este nivel? El primero nos cuenta la historia, los movimientos y relaciones entre los elementos que la definen; el segundo nos señala dónde ocurre todo eso. Si tomamos nota de qué representan cada uno de esos lugares, nos daremos cuenta de algo interesante. El castillo es una construcción humana y por lo tanto representa la esfera consciente, pero los demás lugares están en la naturaleza y simbolizan el inconsciente. Gran parte de la acción 100


EL REY

INCONSCIENTE

INCONSCIENTE

bosque

charca La rana

La promesa La princesa La pelota de oro

El rey

castillo

bosque

fuente

CONSCIENTE

INCONSCIENTE

INCONSCIENTE

se desarrolla es en el inconsciente y está bien que así sea porque se trata de un cuento, de un mito, y su simbología llama a nuestro inconsciente. En la historia está muy claro, pero cuando hacemos mapas para nosotros mismos sobre una cuestión en particular, si queremos incluir dónde se desarrolla cada uno de sus elementos hemos de poner lo que significan para nosotros. Pueden ser lugares de paz, amor, nervios, disputas, reuniones, familia, amigos, trabajo... Un mapa conceptual no tiene grandes recetas ni responde a un esquema previo. Lo único que hemos de tener en cuenta son los niveles e ir colocando las piezas. Primero los elementos que definen nuestra historia, luego los lugares donde se desarrollan, después lo que implican, e ir rellenando con todas las relaciones 101


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

que vayamos descubriendo y que nos dicte nuestro interior. Podemos extendernos mucho o poco, según lo veamos. Se trata de un ejercicio muy libre; en realidad es una herramienta para ir encontrando más claves de una situación. Hay que dejar que la mente fluya, dejar que haga «locuras» porque nos ayudarán a ver más allá de nosotros. Este tipo de orden es lo que requiere nuestro rey. También es necesario llegar a conclusiones y luego ponerse manos a la obra para hacer lo que consideremos necesario. Todo eso es lo que nos impulsa a hacer nuestro rey. Si hacer mapas de este tipo te parece demasiado difícil o confuso, hay otra manera de llamar a nuestro rey, a nuestro orden interior. Tienes que pensar en una figura de autoridad bondadosa, alguien que pueda darte buenos consejos. Ha de ser un hombre, pues es la parte masculina del ser la que impulsa a la acción. Puede ser un abuelo, tu padre, un tío, una figura de la historia o de la literatura, quien sea. Lo importante es que sea alguien en quien reconozcas autoridad y bondad; alguien que creas que entendería tu situación y sabría qué hacer en el momento de tu consulta. Cierra los ojos, visualízalo, salúdalo y hazle tu consulta. Agradece su ayuda y despídete (es importante seguir estos pasos con las figuras internas). Apunta rápidamente la respuesta que te haya dado. Trata de encontrarle el sentido que puede tener para ti. Después de reflexionar, si necesitas más información, simplemente repite el proceso.

Medicina de cuentos para desafiar a un rey Con el rey no se juega. ¡Ni la princesa, su propia hija, se atreve! En los cuentos hay un único personaje que puede hacerlo y además con el consentimiento de su majestad. No, no son las brujas, su desafío suele ser peligroso porque son brujas malas, no buenas (además de muy feas, con una nariz muy retorcida). Del personaje que hablo es del bufón. Está un poco loco o se hace el loco, eso no hay cuento que lo desvele. Se ríe mucho, nunca de la gente, 102


EL REY

sino con la gente. ¿Qué diría un bufón bueno, compasivo y muy gracioso sobre los reyes de tu vida? Ya es hora de averiguarlo. Abraza la locura más divertida y ríete con ellos de sus reales visiones.

La magia del rey Con este ritual concentramos nuestra fuerza mental para obtener protección y bendición durante el camino que nos toca transitar. Recuerda que, como todos los demás rituales, está íntimamente unido a lo que trabajamos en cada capítulo. CONSIDERACIONES PREVIAS Cada vez que pretendemos dirigirnos al misterio de la vida realizamos un acto mágico. Los hay de muy diferente tipo. Aquí utilizamos casi siempre los mismos tipos de materiales, nuestra concentración y nuestra visualización. Es importante que antes de empezar cumplas con determinados rituales como lavarte las manos, poner algún incienso (cuanto más puro y neutral, mejor) y que te encomiendes ante quien o lo que creas pidiendo ayuda y protección; saluda con tu nombre al principio y despídete dando las gracias al final. Este tipo de ritual se lleva a cabo desde hace miles de años en formas más sofisticadas o menos por muchas buenas razones. No se abre la puerta al misterio de cualquier manera, sería un despropósito. NECESITAS Una vela amarilla Un bolígrafo viejo Un portavelas o platito Un poco de aceite PROCEDIMIENTO 1. Lo primero que vamos a hacer es limpiar la vela con agua y sal como si le hiciéramos una limpieza de piel o un peeling natu103


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

ral. Después procuraremos que la vela tome un poco el sol. Colócala en un lugar donde le dé la luz directa (sólo la del sol y no la de la luna). Nadie más que tú podrá tocar esta vela. 2. Toma un bolígrafo viejo que ya no uses y calienta su punta con fuego para escribir tu nombre en la vela, comenzando por la base hacia arriba. Luego úntala con el aceite desde abajo hacia la mitad y desde arriba hacia la mitad. 3. Mientras escribes tu nombre y untas la vela, concéntrate y visualízate rodeada de una luz amarilla. Ya puedes encender la vela y repetir la invocación siete veces. INVOCACIÓN MÁGICA Al rey Sol invoco la claridad de mi mente, siempre presente. Al rey Sol invoco mi orden consciente. Al rey Sol invoco mi orden creciente. Su luz me protege. Que así sea, que así sea, que así sea. Gracias.

Ambientador solar Este ambientador limpia las zonas cargadas. Utilízalo con un difusor para llegar a todos los rincones y desde dentro de la casa hacia fuera. Notarás que el ambiente se refresca y recobra alegría. NECESITAS Una taza de alcohol Una taza de agua mineral Un frasco con vaporizador (puedes reciclar un limpiacristales, por ejemplo) 104


EL REY

La ralladura de tres limones El zumo de los tres limones Tres puñados de sal gruesa Salvia a gusto Tres hojas de laurel Plantas (según tu elección): hinojo, malva, romero, helecho, hierba luisa, melisa, manzanilla 1. En el frasco coloca todos los ingredientes y agrega las plantas que proponemos (todas o sólo las que prefieras). A continuación rellénalo con el alcohol y el agua. Cierra y deja macerar durante unos quince días. 2. Después de limpiar tu casa o tu habitación, agita el contenido y rocía el ambiente con este ambientador. Es muy fresco y actúa como aromaterapia para el orden en el hogar.

105


Es hora de cenar

La niña abrió la puerta y la rana entró dando saltitos, siguió a la princesita hasta la mesa y dijo: –Acércame tu plato de oro y comeremos juntas. Y la hija del rey tuvo que comer con la rana en el mismo plato. Todos notaban lo que le molestaba aquello; la rana comía con mucho apetito, pero la niña no podía tragar ni un bocado.

Bocados de princesa Ahora imagina que te encuentras en la misma situación de la princesa y tienes que comer con tu rana, ¿quién encarnaría ese papel? La rana no sólo representa tu inconsciente, también simboliza aquello que te fastidia: personas que te desagradan, situciones incómodas, sucesos desagradables... En la vida real, esta situación de cuento equivaldría a comer con tu peor enemigo. ¿Qué sucedería si lo hicieras? Quizá si pasara realmente se te indigestaría la comida... pero, puestos a imaginar, ¿por qué no disfrutar con ello?, ¿por qué no aprovechar la situación para divertirnos y poner a nuestro comensal en una situación embarazosa? ¡No seas princesa! No es el momento de adoptar un papel sumiso, lloriquear y no probar bocado. A continuación te propongo un juego de imaginación para que dejes de 107


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

temer a tus enemigas ranas y las neutralices con buenas dosis de humor. Personalmente, nunca me había planteado esta cuestión hasta que leí este cuento. Una cena con mi peor enemigo pertenece a ese territorio oscuro que no me apetece explorar. Pero no hay mejor manera, ni más segura, de introducirse en él que con ayuda de la imaginación. Así que será mejor que organicemos bien esta cena para estar a la altura de las circunstancias, sin olvidar ningún detalle. ¿La hora? Bueno, eso depende de las costumbres de cada uno y, como no soy de cenar tarde, lo mejor es que mi enemigo se acomode a mi horario. Es una pequeña forma de poder, incluso un poco antes de lo acostumbrado. Generalmente ceno a las ocho de la tarde, si estoy en casa, así que le invitaría a las siete y media. Creo que le molestaría, sabiendo cómo es. ¿Cómo le invitaría? ¿Le llamaría por teléfono?, ¿lo haría a través de algún conocido común?, ¿por la televisión? Como en la imaginación todo vale, puedo hacerlo como me dé la gana. En mi caso, creo que lo haría con un anuncio muy grande en el periódico del domingo. Si no asistiera, tendría repercusiones públicas, y no hay nada que perturbe más a mi enemigo número uno. De acuerdo, ya tengo la hora y la invitación. ¿Dónde? En este punto hay algo que ni mi imaginación puede descartar: a mí me gusta comer. Tendría que ser en un buen restaurante; pero prefiero arriesgarme hasta las últimas consecuencias e invitarle a mi casa. Puedo levantarme a vomitar, si quiero, con total comodidad. Puedo tomarme un par de aspirinas si llegara el caso. ¡Puedo también echarle! Me pasaré limpiando y cocinando todo el día, pero esta «aventura» bien vale la pena, no se trata de cualquier enemigo, sino del número uno, eso es casi tan importante como el mejor amigo si estamos de acuerdo en que ambos nos perfilan como persona. Un buen enemigo debe de estar a nuestra altura. Pero éstas son mis decisiones y como yo elijo, tomo lo que quiero. El menú también es importante. ¿Tu enemigo odia la cebolla? Pues prepárale esa sopa de cebolla que tú cocinas tan bien y a ti 108


ES HORA DE CENAR

tanto te gusta... Mientras lloras al cortarla piensa en el placer que te dará más tarde y se te pasarán todas las manías. Si conoces a fondo los gustos de tu invitado, haz una selección de todos esos ingredientes que tanto detesta y trata de combinarlos de la mejor manera. ¿A tu enemigo no le gustan las verduras? Pues prepara un delicioso plato con las tres estrellas de los amantes de la cocina natural: repollo, coliflor y brócoli. Imagínatelo saboreando cada bocado ¿qué cara pondría si le obligaran a comer todo eso que tanto detesta? Ésa será tu particular venganza. Este ejercicio te dará fuerzas para enfrentarte a tus ranas de la vida real con imaginación y humor. Hasta ahora hemos considerado el cuento desde un punto de vista simbólico. Dejando de lado un rato a tu rana exterior (o a tu invitado especial), retomemos a la rana interior y su valor auténtico. Veamos, el hecho de comer representa muchas cosas; en este acto intervienen diferentes sentidos, el placer y la sorpresa de cada nuevo bocado. En el cuento los platos son de oro, una base exquisita para un menú excelente, aunque nunca sabremos en qué consiste éste exactamente. A lo largo de generaciones tendremos que imaginarlo. ¿Qué comerían en aquel castillo? A la rana le encantó –y ésta es una rana muy especial–, así que seguro que es algo delicioso, acorde a la ocasión. Comer es algo más que nutrirse o llenarse la barriga, es un acto social, con un componente de refinamiento cultural, en el que los comensales se sientan alrededor de una mesa y comparten un momento de sus vidas. En nuestra época, en muchos hogares, la televisión ha eliminado esta función y la ha sustituido por otro tipo de entretenimiento en el que no hay cabida para ningún tipo de charla, por banal que sea. ¿De qué hablarían en la cena de nuestro cuento? Los alimentos han de impulsarnos a la charla, no en bano hemos recorrido un larguísimo camino a lo largo de la transformación de los alimentos, el papel decisivo del fuego y el atractivo de los colores. Solamente a lo largo de muchas comidas se puede contar la historia humana con sus placeres y displaceres desgranando aversio109


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

nes, preferencias, extravagancias y aberraciones gustativas. Lo sagrado y lo no sagrado también encuentran su lugar en esta historia, que nos enfrenta a anorexias ascéticas y ayunos, narcisismos y patologías, hambrunas, bulimias y todo tipo de comportamientos compulsivos relacionados con la comida. Todo esto convive con la excepcionalidad de los banquetes, las comidas colectivas y sus rituales. El individualismo masivo del fast food contrasta con las celebraciones con comidas de Pascua, Navidad, cumpleaños y demás festejos. En nuestros mejores sueños aparecen alimentos afrodisíacos, delicias y exquisiteces y, del mismo modo, nuestras pesadillas se nutren de leyendas de caníbales y antropofagia. Esta historia es casi infinita porque además se puebla de determinados escenarios, como la cocina y el comedor; de objetos y utensilios, como la mesa, las sillas, la vajilla, los cubiertos... Aprendemos a usar una cuchara antes de aprender a leer y convivimos con una serie de elementos propios de la comida hasta que morimos. En algunas culturas, incluso, el día del funeral se organiza una reunión con todas las personas conocidas por el difunto en torno a la comida. Estamos de acuerdo que simbólicamente el hecho de comer es muy importante.

Eros Comer está vinculado a nuestro «eros», que tiene que ver con el erotismo, pero también con nuestro instinto de supervivencia. Comer es básico para sobrevivir. Es curioso que la rana coma y la princesa en cambio no. Evidentemente ella sólo quiere morirse en ese momento, puede que incluso quiera destruirse. ¿Por qué? Parece que se siente culpable y que no sabe qué hacer con esta culpa. Ella es consciente de que hizo una promesa, de que engañó a la rana, de que mintió... Se culpa y no come. Es lo que, a veces, muchas personas hacen mientras el resto de la humanidad culpa a los demás. La culpa, como hemos dicho anteriormente es un sentimiento paralizante; pero también es 110


ES HORA DE CENAR

nuestro ancla hacia la humanidad. Un ejemplo claro (aunque extremo) de ello es el siguiente: si matáramos al alguien (por el motivo que sea: accidente, defensa propia...) y no nos sintiéramos culpables, estaríamos más cerca de ser inhumanos que humanos. Por una parte es sano que la princesa se sienta culpable, entonces. Lo que no es sano es lo que hace con esa culpa: no come y siente deseos de morirse; es una forma de autodestruirse. Y hay un significado más que trasciende el cuento. Muy brevemente quisiera señalar que la simbología nace con los alquimistas, quienes se apoyaron en la base ideológica del neoplatonismo (que no solamente incluía la filosofía de Platón sino que la unía a la filosofía árabe y a los elementos de la cábala). Tomaron la idea de eros de Platón. Éste fue el primer filósofo del amor, que además era poeta: la historia de la poesía es inseparable a de la del amor. El eros de Platón es la unión de la luz y la sombra, y eso es la vida plena. Así que, desde diferentes perspectivas, podemos llegar a la conclusión de que estamos llegando al momento más trascendental del cuento: la unión de la luz (representada por la princesa y la conciencia) y la sombra (representada por la rana y el inconsciente). Lo observemos como lo observemos el momento es importantísimo. Hemos llegado al clímax de la historia. Ha llegado la hora de las presentaciones entre nuestros aspectos luminosos y los oscuros. Es como jugar a hacer parejas; pero procurando que no sean iguales, sino complementarias. De nuevo, es momento de jugar. Muchas niñas hemos jugado con nuestras muñecas y entablado con ellas interesantes diálogos mientras recreábamos situaciones en las que comíamos o merendábamos. Nos sentíamos libres y, sin juicios, nos entregábamos a la magia de jugar. Ahora se trata de recuperar aquella actitud inocente, sólo que en lugar de muñecas o soldaditos invitaremos a diferentes facetas de nosotros mismos. Son los mismos personajes a los que entrevistaste en el capítulo anterior y de los que elaboraste 111


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

fichas. ¿Los recuerdas? Adivina quién viene a cenar esta noche... Volvamos, entonces, a tus formas de princesa y a tus formas de rana e invítalas a tu gran cena, con platos de oro y ricos manjares, como en el cuento. En ningún momento pierdas el tiempo decidiendo quién es bueno y quién es mejor, no vale la pena. Juega con estos personajes interiores tuyos. Aquí abajo tienes un esquema de una mesa. Siéntalos a tu gusto. Tú estás a la cabecera, viéndolos a todos, siendo la mejor de las anfitrionas; procura que todos se sientan a gusto y coman bien. Se trata de crear un clima agradable en el que tus personajes se sientan libres y se muestren dispuestos a colaborar y a reencontrarse. Tú eres la señora de la casa y la única que conoce a todos. Aquí abajo tienes una gran mesa para distribuir los asientos como quieras. Juega, escucha y presta atención a cómo se miran, qué se dicen. Quizá algún aspecto tuyo quiera cambiar de lugar. Dales libertad. Juega como si fueran muñecas que están invitadas a una gran cena. Observan qué hacen. Toma notas de lo que sucede.

YO

También tienes otra opción, hazles un retrato de familia. No importa si sabes dibujar o no. Se trata de exteriorizar algo muy dentro de ti para darle vida, para que encuentre su camino y pueda guiarte de la mejor manera posible. Dibuja cada una de tus facetas. Necesitarás lápices de colores. Al final ponles un nombre a cada uno. Obsérvalos bien. Son tus personajes interiores; los que existen ahora, y van cambiando a lo largo de la vida a medida que se van descubriendo ante ti. No olvides poner el lugar y la fecha, y firmar. 112


ES HORA DE CENAR

Medicina de cuentos para un banquete ¿Cuál sería tu mejor banquete? Una gran mesa aparece y sobre ella te esperan mil y una delicias. No se trata sólo de exquisiteces para la gula, que también tienen su espacio en todo cuento que se precie, sino de alimentos para el alma, que nutran cada una de las necesidades de tu ser y sacien su hambre, sin olvidar ningún rincón, hasta el más recóndito. ¡Ya es hora de que te alimentes como debes! Te diría una buena hada madrina. Manjares para tu parte triste, para tu parte buena, para tu cenicienta y tu caperucita roja, para tu mujer loba, tus hansel y gretel, para tus ogros, para tu blancanieves y cada uno de los enanitos, para tus ojos, tus corazón, tus caderas y tus pies, tus vísceras, tu amor y tu odio, tu desdicha y tu alegría. Un banquete de cuento que se precie es casi infinito, como una historia interminable, tan largo como el cuento jamás contado. Los bocados son los más exquisitos y delicados. Pueden ser frutas del paraíso cubiertas de chocolate inca y helado de una montaña mágica con salsa de tu música preferida. Escribe tu menú de cuento para saciarte y llenarte.

Magia de Sol y Luna Seguimos avanzando y por eso este ritual nos lleva un paso más allá hacia sentimietnos completos e integrados. CONSIDERACIONES PREVIAS Cada vez que pretendemos dirigirnos al misterio de la vida realizamos un acto mágico. Los hay de muy diferente tipo. Aquí utilizamos casi siempre los mismos tipos de materiales, nuestra concentración y nuestra visualización. Es importante que antes de empezar cumplas con determinados rituales como lavarte las manos, poner algún incienso (cuanto más puro y neutral, mejor) y que te encomiendes ante quien o lo que creas pidiendo ayuda y 113


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

protección; saluda con tu nombre al principio y despídete dando las gracias al final. Este tipo de ritual se lleva a cabo desde hace miles de años en formas más sofisticadas o menos por muchas buenas razones. No se abre la puerta al misterio de cualquier manera, sería un despropósito. NECESITAS Una vela dorada y otra plateada Un espejo Un poco de aceite Platos o portavelas PROCEDIMIENTO 1. Comenzamos, como siempre, untando las velas de aceite. Humedece tus dedos con unas gotas y empieza por la vela dorada, y continúa por la plateada, desde arriba hacia la mitad y desde abajo hacia la mitad. Mientras lo haces repite la invocación mágica tres veces. 2. Colócate frente a un espejo, preferiblemente de cuerpo entero y empieza a pronunciar la invocación. Enciende la vela dorada. Mírate al espejo y sitúa la vela a tu derecha. 3. Vuelve a mirarte al espejo y enciende la vela plateada. Colócala a tu izquierda. 4. Mira al espejo durante tres minutos. Después podrás dejar las velas en otro lugar, pero durante esos minutos, las velas deben permanecer así, a tu lado, frente al espejo. Es importante que desde el primer momento que te coloques frente al espejo comiences a recitar la invocación y que no dejes de hacerlo hasta el final de los tres minutos. Luego coloca las velas (manteniendo la dorada a tu derecha y la plateada a tu izquierda) o bien a los pies del espejo o donde quieras vigilando siempre que no hayan materiales inflamables cerca ni corrientes de aire. Las velas consumidas se tiran al río, al mar o en las raíces de un árbol dentro de la tierra. 114


ES HORA DE CENAR

INVOCACIÓN MÁGICA Luz de sol, noche de luna. Soy todas a la una. (da una palmada) Noche de luna, luz de sol.. Soy todas a las dos. (da dos palmadas) Día y noche, noche y día. Espíritu, alma y cuerpo. Soy completa a las tres. (da tres palmadas) Abrazo lo que contengo. (te abrazas) Abrazo el Universo. (extiende los brazos con las palmas hacia arriba) Que así sea, que así sea, que así sea. Gracias.

Cóctel de princesa II Las fragancias de este cóctel son más poderosas y permitirán que te relajes después de un día de grandes batallas. Si la princesa está tensa, como en el cuento, éste brebaje le alegrará el corazón NECESITAS dos o tres rosas rojas. 1 lata de leche de coco. hielo. PROCEDIMIENTO 1. Separa los pétalos de las rosas y límpialos muy bien. Cuando las compres, explícale al florista que harás este almíbar y que necesitas las rosas menos tratadas químicamente. 115


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

2. En un cuenco pon los pétalos con un poquito de agua y tres cucharadas de azúcar. Bátelo bien. Deja macerar este jarabe durante veinticuatro horas. 3. Al día siguiente cuélalo y guárdalo en un recipiente muy bien cerrado. Este almíbar se puede guardar durante un mes aproximadamente y sirve apara perfumar tanto bebidas como pasteles. No es necesario usar mucho, basta con una cucharadita. 4. Coloca el hielo, la leche de coco y la cucharadita de almíbar de rosas en la batidora. Bate hasta que el hielo esté bien picado.

Cóctel de rana Nuestra ranita está muy contenta y no para de comer. Le ayudaremos con la digestión con una receta hindú. NECESITAS 1 yogur natural Un pizca de cardamomo molido Una pizca de jengibre molido Dos pizcas de canela molida Un toque de apio (apenas para dar el color y efectuar su función digestiva) Una taza de agua mineral sin gas Un par de cucharaditas de nuestro almíbar de rosas (de la receta anterior) hielo PROCEDIMIENTO 1. Coloca todos los elementos en una batidora, mézclalo hasta que se vuelva espumoso y sírvelo enseguida. Es excelente después o antes de una comida y ayuda a digerir alimentos pesados. 116


Es hora de dormir

Y luego la rana dijo: – Ya he comido bastante, y estoy cansada, llévame a tu cuarto y prepara la cama, que vamos a dormir juntas. La hija del rey empezó a llorar, porque no quería dormir con aquella rana fea y fría, pero el rey se enfadó y dijo: – ¡No puedes despreciar a quien te ha ayudado! La niña levantó a la rana con la punta de los dedos, la llevó a su cuarto, y la dejó en un rincón.

La princesa no está agitada La princesa nunca imaginó que llegaría ese momento. ¡La rana le ordena que la lleve a su cuarto a dormir! Si antes ya había perdido el apetito por su presencia... ¿qué le sucederá ahora? La rana es consciente del poder que tiene sobre la princesa y empieza a utilizarlo. Antes reclamaba un derecho de forma inteligente, ahora se ha vuelto brutal y prepotente. Es más, se comporta exactamente como la caprichosa princesa, parece su perfecto reflejo. «Ya he comido bastante y estoy cansada. Llévame a tu cuarto y prepara la cama, que vamos a dormir juntas» es una frase que podría haber salido de la boca de la princesa, de aquella que jugaba con la pelota de oro tan despreocupadamente, ¿verdad? Han 117


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

pasado muchas cosas desde entonces. Además, a nadie le gusta ver en otros sus aspectos menos dulces. Antes de que la rana llegara al castillo, la princesa llevaba el tema bastante bien, incluso estaba contenta por haber recuperado su pelota de oro. Cuando la rana apareció ante su puerta, tembló de miedo. Luego el rey le recordó el valor de su promesa y ella se sintió culpable. Sin embargo nada cambió en ella. No entendió su miedo ni tampoco su culpabilidad; ni siquiera les prestó atención. Quizá se dijera: «Tengo miedo y ya está» o «Qué culpable y horrible soy», pero no pasó de ahí. No se enfrentó a su miedo, lo cual le llevó de la mano hacia la culpabilidad. Tampoco entonces miró de frente ese sentimiento. Así que, seguramente, ahora se está enfadando en silencio y, antes o después, explotará. La rana mientras tanto se aprovecha de la situación. Sabe que la princesa no dirá que no y menos aún en presencia del rey o de la corte. Los papeles se han invertido. La rana que es pequeña –y bastaría un puntapié para desintegrarla– se ha vuelto más fuerte que la princesa. Tal vez si hubieran discutido, estarían al mismo nivel. Ahora la princesa es una figura muy débil, por eso no reacciona y aceptará llevarse a la rana a su dormitorio . Además parece que cada vez que tiene que defenderse o hacer algo importante no puede más que llorar. No es que se haga la víctima, sino que se siente víctima e impotente. Reacciona como una niña pequeña.

La princesa niña Un niño, cuando le hacen daño en un dedo, no sabe distinguir que se trata solamente de un dedito; eso es lo que aprenderá a medida que madure. Madurar implica no olvidarse del niño que hay dentro de nosotros sino hacerse cargo de él. Son dos cosas muy diferentes. ¿Qué habría hecho un niño con la rana? ¡Habría sido muy diferente desde el inicio! Pero la princesa ha crecido, es 118


ES HORA DE DORMIR

una mujer y se comporta como una niña. Cuando quiere algo y no lo obtiene, llora. Todos podemos llorar cuando algo importante nos es negado, claro que sí. En la princesa se trata de una pauta y una pausa en su crecimiento. Así que antes de continuar vamos a ponernos a trabajar. Respira tres veces a fondo, como si te llenaras de aire hasta dentro de los capilares y del dedo gordo del pie, llénate de aire por todas partes. Luego, suéltalo todo, vacíate completamente. Cuando creas que ya no te queda aire saca más porque hemos de limpiar incluso la reserva que siempre hay en los pulmones. Repite esta limpieza interior profunda tres veces. Luego recupera tu ritmo de respiración normal, deja que la respiración lo encuentre por sí misma. A continuación envía el aire a las diferentes partes de tu cuerpo para que se vayan oxigenando y relajando. Siente como el aire llega, por ejemplo, a los pies, llena de aire los huesos, las venas y los músculos y, al espirar se va toda la tensión. Se puede hacer de pie, pero si prefieres hacerlo acostada, no hay ningún problema, basta con que no te quedes dormida. Aunque, pensándolo bien, si te quedas dormida es buena señal, te has relajado y tu cuerpo te ha pedido más. No siempre acabamos roncando cuando nos relajamos mucho; pero cuando pasa es mejor hacerle caso a nuestro cuerpo. Continuemos. Te has relajado desde los pies hasta la cabeza, estás llena de aire y de libertad, muy cómoda. Colócate frente a un espejo. Mírate. Puedes saludarte. No pierdas el tiempo pensando que estás gorda o delgada, fea o bonita, esto sólo rompería la magia del momento. Si de todas maneras no puedes evitarlo, pídete disculpas y vuelve a concentrarte. Obsérvate en el espejo. Toma en brazos al bebé que fuiste. Contémplalo en el espejo. Allí estás tú contigo de bebé en tus brazos. Mírale, préstale atención y dile: «Ahora yo soy adulta, soy fuerte y cuido de ti, me hago cargo de ti». A continuación el bebé ya tiene un añito de vida. No importa que no recuerdes exactamente cómo eras, pero sí que te veas que eres tú con un 119


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

año. Estáis las dos frente al espejo, quizá esté entre tus brazos o de pie a tu lado, de tu mano. Mírate en el espejo con el bebé y vuelve a decirle: «Ahora soy adulta, soy fuerte y cuido de ti, me hago cargo de ti». Continúa, año tras año, con cada de tus niñas interiores hasta la adolescencia, puedes hacerlo hasta los 18 años si quieres o hasta la edad presente. Se trata de un ejercicio muy emotivo, que puede sanar mucho y se puede hacer una vez al año. Durante un cierto tiempo yo lo hacía para cada cumpleaños. Cada uno de los ejercicios que te propongo en este libro ha sido llevado a cabo por mí y mucha otra gente, conozco casi todas sus consecuencias y sé que todas son positivas. Nada de lo que te propongo te hará daño, no temas. Dependiendo de la persona unos pueden resultar más emotivos que otros, unos dan por reír sin sentido y otros, por llorar. Eso es muy bueno porque se están liberando bloqueos de la parte emocional que es esencial para la vida y cómo no, para el amor. Y así ya no seremos princesas niñas, sino que creceremos para contener a una niña princesa dentro de nosotras que somos reinas.

Dormir y descansar El rey, que ya sabemos que representa el orden llama la atención a la princesa. Y sí, claro, tiene razón, qué le vamos a hacer.... A la princesa no le queda más remedio que llevarse a la rana a su dormitorio. Ha llegado la hora de dormir. Una tercera parte de nuestra existencia transcurre mientras dormimos. Una persona que tenga, por ejemplo, noventa años, ha estado treinta de ellos durmiendo. Es un tiempo considerable como para no prestar atención a lo que sucede mientras dormimos y mientras soñamos. Dormir también tiene un significado simbólico muy unido al «eros» del capítulo anterior, representado por el acto de comer. Si «eros» es actividad, puro fuego y acción, lo que nos impulsa a 120


ES HORA DE DORMIR

seguir adelante y a sobrevivir cuando es necesario, si es la llama de la vida, su complementario es justo lo contrario. Como la noche es complementaria al día y viceversa; como los dos lados de una moneda que la hacen moneda, sino, no existiría. El perfecto complemento de «eros» se llama «tanatos». Cuando la actividad física cesa y nos vamos a dormir es como si la parte consciente muriera. Entonces el inconsciente se pone a trabajar sin parar y soñamos. No siempre soñamos y no siempre recordamos los sueños. Lo hacemos más durante periodos de cambio, cuando el inconsciente aparece para ayudarnos con sus mensajes y su acción equilibradora, tal como la noche equilibra al día. Dormir es una especie de muerte y de transformación porque pasamos de un estadio a otro. En la mitología griega, Tánatos (muerte) es suave como su hermano gemelo Hipnos (sueño). Ambos son vehículos de transformación hacia algo mayor, incluso de orden metafísico, misterioso y sagrado. No hay vida sin transformación. Ahora que has llegado hasta este capítulo vamos a descansar y dejar que todo cuanto hemos trabajado hasta ahora se autoregule y se ordene en nuestro interior. Será el inconsciente el que trabaje ahora para nosotros con toda la nueva información que tiene, con todo lo que ha estado aprendiendo. Hay una regulación interna que no depende de nosotros y que no podemos controlar. Cuando estamos cansados, sin motivo aparente, y no tenemos ningún problema de salud en concreto, tendemos de manera natural a equilibrarnos con el descanso. Algunas personas, cuando pasan por una época difícil, duermen más y, a veces, se debe a este factor. Es como si fuéramos la masa de un pan que necesita reposar para crecer.

Un rincón para el relax Vamos a resumir cuáles son las condiciones óptimas para un descanso saludable; según tus gustos, puedes acomodar tu estancia para crear el mejor ambiente para el descanso. 121


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

El color.

Está comprobado que hay colores que excitan y otros que relajan. Entre estos últimos se encuentra toda la gama de los verdes ya que proporcionan una sensación de equilibrio, el azul invita a la sensación de armonía; el añil se caracteriza por inducir a un estado de anestesia. Con los azules y añiles hay que tener un poco de cuidado porque no van bien para quienes sufren de depresión. En cambio el violeta es equilibrante y es un color muy utilizado en las terapias que tratan de estimular la conciencia espiritual. El magenta es un tono excepcional par «dejarse ir» y, acompañado del violeta, se utiliza en cromoterapia para aliviar los dolores del corazón. Dentro de esta gama el rosa es suave y calmante, por eso está asociado al bienestar. El amatista también cura el corazón y es uno de los más indicados para un espíritu inquieto. El color perla, por último, se asocia con la luna y con la energía femenina, es un tono tranquilizante que descompone y dispersa los bloqueos.

La disposición.

Siguiendo las pautas que nos facilita la antigua técnica del Feng Shui, mientras dormimos, todos nuestros sentidos bajan su nivel de alerta, aunque el instinto de conservación mantiene la vigilancia en las partes de la habitación donde se produce mayor movimiento. Éstas son la puerta y la ventana. Así mientras estamos durmiendo «vigilamos» las puertas y ventanas. Es por todo ello que lo ideal es que puertas y ventanas estén al frente o en laterales y que no salgan de nuestro campo visual. A la hora de buscar la mejor disposición para que se facilite nuestro descanso, podemos tener en cuenta algunos factores como que es mejor que la cabecera no esté en línea recta con la puerta; que detrás o encima de la cabecera no haya espejos ni ventanas (si las hay, coloca una cortina) ni ningún otro tipo de objeto. Es conveniente que sobre la mesita de noche haya objetos que ayuden a relajarse o que proporcionen alegría (nunca nada de trabajo o que suponga obligaciones). No olvidemos que los aparatos electrónicos interfieren mucho en la calidad de nuestro sueño, reducirlos al máximo debería ser nuestra primera elección. Ade122


ES HORA DE DORMIR

más esta técnica hace hincapié en el lugar en el que ubicamos la cabecera de la cama ■

Nordeste: si te cuesta dormir, parece ser que ésta es la direc-

ción ideal. Norte: induce al sueño más profundo. Oeste: la energía de la felicidad y la alegría fluye con más facilidad en esta dirección; favorece por lo tanto el buen estado de ánimo y los sueños hermosos. ■ Sur: es la peor de las ubicaciones. ■ ■

Si quieres saber con precisión cuáles son las direcciones que son más propicias para ti, debes encontrar tu número KUA; verifícalo en la tabla que se encuentra al final del libro y luego busca la ubicación que más te favorece

Las 10 reglas de princesa para facilitar el descanso 1. Darse un baño o ducha caliente antes de meterse en la cama. 2. Escuchar música relajante. 3. Tomar una bebida caliente (una infusión o el tradicional vaso de leche). 4. Ingerir una cena ligera (nada que contenga ni chocolate, ni cebolla ni ajo). 5. Evitar sustancias que puedan agitarnos (fumar no ayuda a dormir). 6. Preparar antes el dormitorio con incienso o una vela perfumada. 7. Caminar unos 30 minutos antes de ir a dormir. 8. Mantener un horario fijo para ir a dormir. 9. Dormir boca arriba o sobre el lado izquierdo. 10. Hacer una pequeña relajación o visualizaciones agradables.

Medicina de cuentos para dormir y soñar Hay princesas que duermen cien años; otras, se quedan en una caja de cristal. Ellas son las que necesitan soñar y descansar. 123


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

Otras, en cambio, no se lo permiten y se enfundan unos zapatitos rojos que no les permiten parar nunca y no se detienen ni un minuto. Lo que necesitan, tanto unas como otras, es la justa canción de cuna. Hay un hada, el hada madrina, que es la encargada de estos menesteres. Lo primero que tenemos que hacer es pedirle que nos dicte la letra de la canción de cuna que hemos olvidado. Puede que nos riña porque algo tan fundamental es bueno recordarlo. Si es así, pídele disculpas; seguro que te perdona con una de sus dulces sonrisas. Cierra los ojos y conecta con la melodía que te susurra al oído, luego presta atención al texto y escríbelo. La canción de cuna que un hada madrina dedica a un bebé es algo muy especial, ninguna se asemeja a otra y además son secretas. Si hace tiempo que no hablas con tu hada madrina, puede que te cueste un poco escucharla, es normal. Pon un poco de tu parte y ella se alegrará de que lo hagas, porque sin ti su existencia no tiene mucho sentido. Luego escúchala y aprende tu canción de cuna. Ahora que ya eres grande tú también puedes entonarla.

Paz mágica paz Hemos avanzado mucho a lo largo de este cuento. Ahora ha llegado el momento de despedirnos de las penas y de cuanto nos ata y nos atenaza. Éste es un ritual purificador para llevarnos a un nuevo espacio de tranquilidad, calma y paz interior. CONSIDERACIONES PREVIAS Cada vez que pretendemos dirigirnos al misterio de la vida realizamos un acto mágico. Los hay de muy diferente tipo. Aquí utilizamos casi siempre los mismos tipos de materiales, nuestra concentración y nuestra visualización. Es importante que antes de empezar cumplas con determinados rituales, como lavarte las manos, poner algún incienso (cuanto más puro y neutral, mejor) y que te encomiendes ante quien o lo que creas pidiendo ayuda y protección; saluda con tu nombre al principio y despídete dando 124


ES HORA DE DORMIR

las gracias al final. Este tipo de ritual se lleva a cabo desde hace miles de años en formas más sofisticadas o menos por muchas buenas razones. No se abre la puerta al misterio de cualquier manera, sería un despropósito. NECESITAS Una vela blanca grande Un plato o portavelas Un poco de aceite Un vaso de agua con azúcar (bien mezclada) Un vaso de agua con sal (bien mezclada) Un recipiente de 1 litro Papel para escribir PROCEDIMIENTO 1. Deja la vela en agua con sal durante una noche. Luego lávala debajo del grifo durante un minuto para quitarle todas las impurezas. A continuación la vela ha de «tomar» los rayos del sol y los de la luna (un día entero). 2. Ya podemos empezar. Prepárate y unta la vela de aceite desde arriba hacia abajo mientras recitas la invocación mágica. 3. A continuación, escribe en el papel lo que te preocupa; intenta ser clara, describe la situación de lo que te preocupa en este momento, lo que te quita la paz, la tranquilidad. 4. Poco a poco vierte los dos vasos de agua simultáneamente en el recipiente mayor mientras recitas la invocación. 5. Luego enciende la vela y concéntrate en repetir la invocación siete veces. Deja la vela en un lugar seguro lejos de materiales inflamables y corrientes. Cuando se haya consumido del todo, tira los restos en algún lugar con tierra y entiérrala. 6. Coloca el papel escrito dentro del recipiente de agua. Repite tres veces más la invocación contemplando el papel en el agua. 7. Cuando la vela se haya consumido tira todo lo más lejos posible de tu casa; mejor si es sobre la tierra. 125


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

INVOCACIÓN MÁGICA Agua dulce, agua salada, invoco el bien, desata lo que me ata. Agua salada. Agua dulce. A la paz todo me une. Fuego que todo lo consume purifica mis penas, hasta que me sean ajenas. Yo soy paz, bajo el sol y la luna. Yo soy paz, ilumino lo que me consuma. Que así sea, que así sea, que así sea. Gracias.

Almohadas de algodón y nubes NECESITAS Una media de nylon vieja por cada almohada Cinta de tela Una cucharadita de lavanda y media de cada una de las siguientes plantas: manzanilla, hinojo, melisa y romero. PROCEDIMIENTO 1. Corta el trozo de la media que esté entero y sin agujeros para que quede un cuadrado o un rectángulo. En el centro coloca la mezcla de hierbas. Une las puntas de la media cortada y cierra con la cinta. Quedará en forma de saquito. 2. Colócalo debajo de cada almohada para perfumar la zona y favorecer el sueño. Todas las hierbas que utilizamos son relajantes y su efecto dura una semana. 126


La princesa contraataca

La niña levantó a la rana con la punta de los dedos, la llevó a su cuarto y la dejó en un rincón, pero la rana le dijo: –Quiero dormir contigo, si no me metes en tu cama, se lo diré a tu padre. La hija del rey se puso furiosa, levantó a la rana y la estrelló contra la pared: –¡Descansa ahí rana asquerosa!

¿Besar ranas? ¡Vaya sorpresa! Y nosotras creyendo que había que besar a las ranas... Este cuento, en el manuscrito de 1810, en la primera edición, exponía esta versión de los hechos. Como sabemos los hermanos Grimm se dedicaron a ir por los pueblos recogiendo los cuentos que las madres y las abuelas contaban a los niños. Las primeras versiones son, de alguna manera, «más brutales» que las más recientes, pero también son más cercanas a la simbología tradicional. En algún momento a alguien le pareció feo que una princesita estampara una rana contra la pared sin ponerse a pensar en el significado profundo de toda la narración. 127


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

El mensaje que se desprende de esta primera versión es que no tenemos que besar a alguien si no queremos. Lo segundo es interpretar este momento tan particular del cuento. A la princesa se le han ido hinchando la paciencia y el buen humor, por decirlo de alguna manera. Ha ido evitando el enfrentamiento de distintas formas. La táctica de la princesa era ponerse a llorar, quejarse, seducir como una muñequita de porcelana o hacer lo que era debido, todo menos enfrentarse a la rana. Lo ha ido dejando, dejando, dejando... hasta que ha sido superior a sus fuerzas. ¿A quién no le ha pasado en algún momento de su vida? Todos somos capaces de ponernos en su sitio. Pero aquí no se trata solamente de aguantar. La cuestión principal es que no se ha enfrentado a sus demonios interiores, a sus fantasmas. Este cuento es el resumen, paso a paso, de lo que nos sucede a los humanos, generación tras generación, al intentar eludir de la manera que sea nuestro lado oculto de la luna. Y el final es que acabamos atrapados en una confrontación total e inevitable. Ni la mismísima princesa se esperaba reaccionar de esta manera. Lo de evitar la confrontación no es moderno, es un tema eterno. Nos cuesta, nos cuesta. Quizás a algunas personas les cueste menos que a otras, puede ser. Algunos saldrían del bosque de la mano de la rana, otros habrían comido a gusto con ella, tal vez haya quien se arrepintiera a mitad de camino y volviera a la charca a buscar a su ranita. Pero al menos una vez en la vida hemos recorrido cada paso que la princesa ha dado, fieles a sus huellas a lo largo de los siglos, de los cuentos y de las historias contadas generación tras generación. Lo más doloroso sucede cuando no somos capaces de aplastar a la rana y la dejamos vivir para que nos aplaste a nosotros. Sí, eso también puede pasar. Llegados a este punto del cuento se trata de un dilema bien humano: o la rana o yo. Ya es suficientemente difícil para que un día vengan a decirnos que encima tenemos que besar a la rana. Si no queremos, pues no. Si queremos, pues sí. Cada uno besa lo que puede, lo que quiere, cuando puede o cuando quiere y siempre que le es posible. 128


LA PRINCESA CONTRAATACA

Reacciones principescas y humanas Pongámonos por un momento en la piel de la princesa: ella lo ha intentado todo, incluso pensó que si dejaba a la rana en un rincón sería como no verla. No contaba con que las ranas de los cuentos, igual que los fantasmas que nos persiguen, cobran más fuerza en los rincones oscuros. Pero lamentarnos o decirnos a nosotros mismos que todo sería distinto si hubiésemos hecho las cosas de otra manera no nos conduce a ningún sitio; es negar la realidad. Y así, lo único que conseguimos es prolongar nuestra agonía y aumentar el rechazo por lo que nos está sucediendo. Otro tipo de reacción muy común es preguntarse por qué: «¿Por qué me pasa esto a mí?», «¿Por qué tengo que aguantar a esta rana asquerosa?», «¿Por qué yo?», «¿Qué he hecho para merecer esto?». A veces no hemos hecho nada, simplemente es parte de la vida, pero nos cuesta aceptarlo porque duele hasta la médula. Los «porqués» en estos momentos tampoco nos ayudan, es mejor preguntarse por los «cómos»; da mejores resultados. Otras princesas dirían que no les importa, que no pasa nada, no pasa nada... (mientras pasa todo). Quien más quien menos tiene sus maneras de protegerse ante las ranas del exterior. Una de las más comunes es culpar a la rana o a quien sea. Cargar el peso sobre los demás puede darnos la sensación de que nosotros estamos más ligeros. Son maneras humanas de protegernos. ¿Cuál es la tuya?

Mi manera ¿Cuál es mi manera? Quizá nos ayude identificar los pasos de la princesa, como una especie de guía, para llegar a conclusiones propias desde su observación. Cada uno tiene sus propias estrategias para protegerse de las ranas del exterior. Y lo más curioso es que, muchas veces, nos parecen dragones inmensos, cuando en 129


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

realidad sólo son ranas. Pero si no nos pasara todo esto, el cuento no existiría y por algo habrá sobrevivido a través de los siglos; primero en la tradición oral y después de forma escrita gracias a los hermanos Grimm, que se dedicaron a recoger historias del folklore europeo de pueblo en pueblo. Imagínate la cantidad de gente que ha escuchado con la boca abierta este cuento sintiendo su magia, sintiendo que le decía algo, algo especial, que de alguna manera le conmovía. Volvamos a observar a nuestras amigas la princesita niña y la rana a lo largo del cuento, puede que así descubramos algo más sobre nuestra manera de reaccionar en determinadas situaciones.

130

La rana hace

La princesa reacciona

La rana le pide que sean amigas.

La princesa se va.

La rana llega al castillo.

La princesa tiembla.

La rana se presenta ante el rey.

La princesa llora y explica a su padre lo que ha sucedido.

El rey intercede por la rana y recuerda a su hija cuál es la norma.

La princesa obedece.

La rana come.

La princesa se niega a comer (o cualquier otra acción vital).

La rana quiere subir al dormitorio.

La princesa se queda helada, está paralizada (siente asco).

El rey intercede, una vez más, por la rana, recordando a su hija cuál es su deber.

La princesa obedece.

La rana se dirige al dormitorio.

La princesa la lleva y la deja en un rincón apartada.

La rana insiste en que estén juntas

La princesa estampa la rana contra la pared.


LA PRINCESA CONTRAATACA

Ahora podemos jugar. Ya no se trata ni de la princesa ni de la rana ni del rey, sino de ti, de tu fantasma (representado por algo o alguien) y el deber. Tu fantasma hace y tú reaccionas, ¿cómo sería el cuadro anterior con esta variante? Cambia los personajes y construye tu propio cuento, el que te pertenece. Una vez que hayas identificado a los personajes puedes acabar la historia de la manera que quieras, siempre que haya un enfrentamiento, es decir: poner frente a frente a los personajes, hacer frente al enemigo o hacer cara a un peligro, afrontar la situación. Las maneras son tuyas, basta que las encuentres, que des con ellas y que las utilices. Escribe tu propio cuento con el final que te parezca mejor. Llega un momento en la vida en el que se unen dos mundos: 1. el mundo de nuestros fantasmas de día, que se aparecen en forma de personas y situaciones; 2. el mundo nocturno y oscuro en el que no queremos entrar. Tarde o temprano se unen y al final tenemos que acostarnos con ellos. ¿Y cómo es que la princesa reacciona de esta manera? Como hemos dicho, quizás ya no podía más y por eso «se ensucia» las manos en un gran confrontación que, por supuesto, es simbólica. Otro aspecto a tener en cuenta es su rebelión ante las normas. Hasta ahora, y en dos ocasiones, ha obedecido sin rechistar , por más asco que le diera... Pero ahora, en este instante, ya no le importa si tiene o no que comportarse de manera educada y civilizada. Puede que luego se sienta muy culpable, es un precio a pagar por la joven libertad y un nuevo código de valores que asoma en el horizonte. También es una manera más de defenderse, dicen que la mejor defensa es un buen ataque, eso dicen, pero ésta bien podría ser otra de esas tantas normas que la princesita romperá dejando de ser niña. Siguiendo con el tema de eros y tánatos (del capítulo anterior), se trata de dos instintos que no podemos suprimir, aunque sí sublimar. El cuento no relata esta sublimación, sino que da testimonio de su presencia. La historia simplemente nos muestra que somos buenos y somos malos, somos pacíficos y somos agresivos, construi131


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

mos y destruimos y que ambos impulsos incluso se compensan y se suceden. Los cuentos no moralizan, quienes lo hacen son algunos cuentistas. Hemos analizado hasta ahora la situación desde casi todas sus perspectivas. Queda la tuya, la que sólo tú puedes elaborar a través de las experiencias y juegos que te proponemos como caminos de tránsito hacia ti misma; la historia de tu camino.

Medicina de cuentos para romper conjuros malos Un conjuro malo es algo que obra destruyendo el espíritu. Cabe en una manzana o en una rueca, en la barriga de un lobo o en el caldero de una casita de chocolate. Es difícil saber dónde se encuentra y suele pillarnos desprevenidos. Así que el primer paso es reconocrlos, saber cuáles son. Hay algunos muy conocidos como: «Tú no sirves para nada», «¿Quién te va a querer a ti?», «Nunca podrás ser lo que sueñas», «Eres inútil», «Eres demasiado complicada», «Eres tonta», «Eres fea», »Eres una patosa», «Eres horrible», «Nunca haces nada bien»... Otra característica de los conjuros malos es que parecen variados, pero en realidad no lo son tanto. ¡Procedamos rápidamente a romper estos conjuros! Lo primero es escribirlos. Un conjuro por hoja; escríbelo grande, que ocupe todo el papel. Luego, de uno en uno, lee el conjuro, rompe la hoja y repite: «Yo (tu nombre completo) rompo este conjuro». Luego pon todos los trozos en un cuenco de metal o de otro material resistente y quémalos. Toma las cenizas y entiérralas o deja que el mar o un río se las lleve.

La magia de mi camino Con este ritual seguimos abriendo caminos. Ahora centramos nuestra fuerza mental en el momento presente, libre de cargas pasadas o futuras y arraigado en la experiencia y en la fe. 132


LA PRINCESA CONTRAATACA

CONSIDERACIONES PREVIAS Cada vez que pretendemos dirigirnos al misterio de la vida realizamos un acto mágico. Los hay de muy diferente tipo. Aquí utilizamos casi siempre los mismos tipos de materiales, nuestra concentración y nuestra visualización. Es importante que antes de empezar cumplas con determinados rituales como lavarte las manos, poner algún incienso (cuanto más puro y neutral, mejor) y que te encomiendes ante quien o lo que creas pidiendo ayuda y protección; saluda con tu nombre al principio y despídete dando las gracias al final. Este tipo de ritual se lleva a cabo desde hace miles de años en formas más sofisticadas o menos por muchas buenas razones. No se abre la puerta al misterio de cualquier manera, sería un despropósito. NECESITAS Una vela blanca Un plato o un portavelas Un poco de aceite Un cuchillo PROCEDIMIENTO 1. Comenzamos preparando la vela. La limpiamos debajo del grifo, la secamos y luego untamos con el aceite desde abajo hacia arriba mientras comenzamos a recitar la invocación mágica. 2. Calienta un poco el cuchillo y úsalo para marcar tu nombre completo y tu fecha de nacimiento en la vela, ahora desde arriba hacia abajo. Enciéndela mientras repites la invocación un mínimo de tres veces hasta que lo consideres necesario. INVOCACIÓN MÁGICA Caminos del Norte y del Sur, caminos del Este y el Oeste, invoco el bien para mis pasos. 133


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

Atrás queda atrás. Delante queda delante. Yo estoy aquí y ahora, en mi camino incesante, sobre esta tierra en la que apoyo rumbos viejos y nuevos. Mi fuerza de antes, ahora y luego. Que así sea, que así sea, que así sea. Gracias.

Energía instantánea Puede que en tu nuevo camino, con nuevas normas y ya sin rana, a veces necesites un poco de energía extra; y, otras veces, un poco de calma extra. Para la energía esta bebida oriental aporta una inyección casi instantánea. NECESITAS: 3 cucharadas de café molido 2 cucharadas de azúcar Medio litro de agua mineral Una cucharadita de jengibre molido Un puñado de cardamomo Una rama de canela PROCEDIMIENTO 1. Pon todos los ingredientes (menos el jengibre) en una cacerola sobre el fuego hasta que rompa a hervir, luego baja el fuego al mínimo durante 15 minutos más. Espolvorea con el jengibre antes de servir. Nota: si no tomas café, esta bebida se puede hacer con té rooibos que no contiene ni teína ni cafeína, también hay quien la 134


LA PRINCESA CONTRAATACA

hace con leche; en lugar del azúcar puedes utilizar miel, si así lo prefieres.

Calma instantánea Y como decíamos, hay momentos en los que un recodo del camino invita a relajarse. NECESITAS 3 cucharaditas de lavanda 3 cucharaditas de melisa Medio litro de agua mineral Miel al gusto PROCEDIMIENTO 1. Pon el agua a hervir y cuando rompa el hervor agrega las hierbas, dejar hervir no más de 2 minutos y luego que repose, otros diez. Se puede endulzar con miel mientras está caliente. En verano la puedes mantener en el frigorífico.

135


Y surgió el amor

Pero cuando se golpeó contra la pared, rebotó y cayó sobre la cama no ya como rana sino en la forma de un hermoso príncipe de mirada brillante. La princesa se acostó a su lado y se convirtieron en amigos inseparables.

El largo camino del amor ¡Vaya! Vamos de sorpresa en sorpresa. Ha aparecido el príncipe, ¿por arte de magia? Evidentemente no. Lo que ha sucedido es que la princesa niña ha madurado, se ha enfrentado a su rana, de una manera violenta, pero al final lo ha hecho. Ya no es una niña asustadiza, sino una adulta que, aunque siente miedo, no duda en seguir adelante. Como se ha hecho adulta, aparece como mujer. Esto no implica que una vez nos hayamos enfrentado a nuestras ranas, ganemos automáticamente el estatus de mujer y el de pareja. Los ciclos vitales no se miden en minutos ni en un clic o dos. Pero, al madurar nos ponemos a la altura de las circunstancias de nuestro mundo adulto. Nadie detiene la magia del tiempo, ni el misterio de la existencia, nadie por más que quieran vendernos la solución a nuestras vidas. Podemos acercarnos al misterio, relacionarnos con él y es lo que la entera humanidad lleva haciendo desde hace 137


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

siglos y siglos, a través de rituales, cuentos, sueños, leyendas y mitos. Luego los dioses y el camino pondrán lo demás. Solemos decir que a cada vela le llega su San Antonio; es normal, cuando la fruta está madura, cae. Es una cuestión de ritmo universal. Cuando ya somos adultos bailamos otra danza y para hacerlo aparece la pareja idónea, no la mejor, sino la idónea. Volviendo al cuento, sabemos ahora que nuestro príncipe es hermoso y tiene la mirada brillante. Simbólicamente nos están diciendo que es una buena persona pues la belleza es la sublimación de la bondad (simbólicamente hablando) y además sus ojos son brillantes (otro símbolo) pues reflejan su alma. No se trata de cualquier príncipe entonces, se trata de uno que está a la altura de esta princesa que ha tenido que ir más allá de ella misma, que no ha abandonado el camino a pesar de la dura jornada, pese a todo ello. Este cuento nos relata que el camino es largo y difícil, pero que vale la pena no abandonar. ¿Cuántas veces nos lo habrán dicho o lo habremos oído? ¿Y cuántas veces lo habremos creído? Depende, depende de las circunstancias también.

Amor y erotismo «Se convirtieron en amigos inseparables». Con esta sencilla frase, y más allá de lo que pueda pensarse en el mundo moderno, se está marcando la línea de separación entre el amor y el erotismo. El amor es una atracción completa hacia una persona única, a su cuerpo y a su alma. En el amor hay una parte de elección; en algún momento decidimos que queremos a esa persona y a nadie más. En cambio, en el erotismo no hay tal sentido de unicidad, ni de tocar el cielo con las manos; si bien se tocan muchas cosas con sumo agrado, ternura, pasión, cariño, posesión, en fin... de todo, no es lo mismo que el amor. El erotismo es necesario porque las personas nos entran por los sentidos, se nos aparece el cuerpo, el príncipe hermoso; pero el amor va más allá de su belleza, mucho 138


Y SURGIÓ EL AMOR

más allá de este cuerpo que se desea para buscar el alma que brilla en sus ojos. No se trata de cualquier príncipe sino de «un hermoso príncipe de mirada brillante». Y además, no hay otro en el mundo ni en la cama de la princesa, es único. Tal como dice el gran poeta mexicano y premio Nobel de literatura Octavio Paz: «El sexo es la raíz, el erotismo es el tallo y el amor la flor. ¿Y el fruto? Los frutos del amor son intangibles. Éste es uno de sus enigmas. El amor es un nudo en el que se atan, indisolublemente, destino y libertad». Sobre el amor, lo mejor y más sabio es escuchar a los poetas, no conozco mejor medicina para el alma que esa.

Efectos del amor Sobre el amor hay historias preciosas, dignas de tan elevado sentimiento. Otro filósofo, Aristófanes, creó un precioso mito: el mito del andrógino original. Según él, hace mucho, mucho tiempo, antes de que el tiempo fuera tiempo había tres sexos: el masculino, el femenino y el andrógino, compuesto por seres dobles. Estos seres especiales eran más fuertes, más inteligentes y podían amenazar a los dioses. Entonces Zeus, el rey único del Olimpo y Jefe supremo de los dioses decidió que debía someterlos y que la única manera de lograrlo era dividiéndolos. El gran dios Zeus así lo hizo. Desde entonces, las mitades separadas andan en busca de su mitad complementaria. Tanto este mito como el de que Eva procede de la costilla de Adán son historias poéticas que en realidad, si lo analizamos bien, nos aportan un sentido que no puede explicarse racionalmente. La única manera de explicar el misterio del amor es con la poesía, con los símbolos. Es evidente que nos llenan más y que nos permiten respirar la magia que desprenden. También se sostiene que es en cada uno de nosotros donde habita esa otra parte perdida. Se escondió donde ningún dios podría encontrarla, en lo más recóndito de nuestro ser. Y allí está 139


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

esperándonos para que la descubramos y cuando así suceda, nos encontraremos con otros seres que han hecho el mismo viaje que nosotros hasta el rincón más infinito de nuestro ser y que ahora están más completos. Esta imagen coincide en cierta manera con la del ying y el yang que es incluso más dinámica. ¿Cuál es la rana y cuál la princesa? ¿Dónde se ubica la figura del príncipe, y dónde cabe la de la princesa? ¿Hay una parte de mayor peso que la otra? ¿Son muy diferentes o acaso, iguales? Están en perpetuo movimiento, puede que incluso alguna vez se intercambien los papeles. ¿Pero hasta qué punto? No hablamos solamente de parejas, el amor es un sentimiento demasiado grande como para circunscribirse a un terreno limitado. ¿Qué es amor? Cuando alguien te ama, dice tu nombre de una manera que para ti es diferente. Amor también es perdonar y esperar. El amor puede mover montañas y hacer milagros. El amor hace milagros. Amor es lo que te hace sonreír aunque te estés muriendo. El amor es calor en el alma. Amor es cuando las personas a las que quieres te parecen las más hermosas. Amor es cuando tu perro o tu gato ya te están esperando en la puerta antes de que hayas llegado. Desde el primer segundo en el que existimos ya somos merecedores de amor. El amor no se gana con méritos. El amor se cuida como el tesoro más preciado porque tal y como viene puede irse. El amor nos enaltece. El amor nos transforma en héroes. Necesitamos dar y recibir amor. Todo lo que necesitamos es amor. ¿Y qué hace el amor con nosotros mismos? ¿Cómo crees que es una persona que se ama a sí misma? ¿Es posible amar a otros sin amarse a uno mismo? ¿O es acaso a través del amor de otros que llegamos a amarnos? Obviamente a la princesa ni se le ocurrió hacerse ninguna de estas preguntas cuando se encontró con el hermoso príncipe de 140


Y SURGIÓ EL AMOR

mirada brillante. Ni lo pensó. «La princesa se acostó a su lado y se convirtieron en amigos inseparables». Ahora ella no ha reaccionado como una niña. No ha llorado, no se asustado, no ha gritado. Tampoco se ha quedado helada ante la sorpresa. Ha reaccionado con total naturalidad. Esta vez no disimula.¡Ni en los cuentos se ven príncipes cada día que saltan sobre tu cama! La niña de antes habría reaccionado de una manera muy diferente. El amor no es algo que pueda forzarse y puede aparecer después de haber estampado una rana contra la pared. Es un verdadero misterio. Su fuerza es tan grande que puede elevarnos o destruirnos cuando es enarbolado ciegamente. El amor, si se finge es una de las armas más destructoras. Y sin embargo no deja de ser complejo y rico. Por amor a otros podemos olvidarnos de nosotros mismos, puede ser a veces algo que nos aligera o nos pesa. ¿Cómo saber si estamos viviendo el buen amor o el mal amor? Parece que la clave está en la naturalidad. La naturalidad no fuerza, no pesa, no encadena, sino todo lo contrario. Todo se vuelve fácil: la princesa ve al príncipe, lo observa, se pone a su lado y se hacen amigos. El cuento no habla de amantes ni de esposos, sino de amigos y la simbología es bien clara. La naturalidad nos da ligereza, el espíritu se eleva.

Amor, amor Más allá de lo que nos digan sobre un tema tan inconmensurable, sólo nosotros podemos saber si amamos o no a alguien. O si no amamos porque no nos sentimos correspondidos, o estamos resentidos o quizá porque no creemos que podemos amar. Vamos a hacer una pequeña visualización para acercarnos a nuestro corazón y a nuestro amor. Colócate en un lugar cómodo y respira contando las inspiraciones y las espiraciones desde diez hasta cero. Toma aire muy profundamente y suéltalo despacio, diez veces. Deja que la respiración vaya a su ritmo, no intentes que sea más lenta ni más rápi141


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

da. Cuando llegues a cero, imagina que vas caminando por un sendero que sube hasta la cima de una montaña. Estás muy cómoda, hace buen tiempo, te sientes ligera. Mentalmente llama a las personas que amas y que amaste. Acuden todas sin problemas. Todos están bien. Los saludas. Y ahora todos juntos comienzan a caminar por este sendero. Éste es el camino de tu vida. Es largo. Algunos se quedan por el camino, en un recodo, los dejas allí y te despides. Estarán bien, no te preocupes. Otros seguirán contigo. Deja que tu inconsciente les permita andar a su ritmo. Nadie tiene el deber de acompañarte, ni tú puedes obligarles. Cuando llegues a la cima de la montaña, podrás volver la vista atrás y despedirte de aquellos que no te han acompañado. Reconócelos. Quizá llores. Quizá te duela el estómago. No sabotees tus sensaciones en este momento. Continúa respirando, concéntrate en tu respiración. No tienes que saber nada ni esperar nada. Simplemente dejar que aflore lo que tenga que aflorar. Ya sabrás quien te ha amado y quien no. Lo verás tú si te sientes tranquila, si no fuerzas para nada el proceso y simplemente te conviertes en una espectadora de un largo camino. Nada te hará excesivo daño o te provocará un dolor que no puedas soportar; porque ahora, como la princesa, eres una persona madura y sabes cuidar de ti en un ejercicio de imaginación. No volverás a los espacios que has temido, sólo los verás. Cuando creas que has acabado, vuelve a contar las respiraciones como al principio, pero esta vez de cero a diez, y cuando llegues a diez estarás en este mundo otra vez.

Mi retrato amoroso Como el mismo título lo indica, lo que vamos a sugerirte a continuación es que hagas tu retrato. Ahora te vas a olvidar de tu parte de rana, de bruja, de princesa o de príncipe. Vamos a concentrarnos en tu lado amoroso. Dibújalo. Es uno de tus mejores lados sin lugar a dudas. Es libre, caben todas tus locuras amorosas, todos tus aspectos amorosos, puedes escribir, poner fotos, hacer un collage… 142


Y SURGIÓ EL AMOR

¡lo que quieras! La única condición es que te muestre vista con los ojos cálidos del amor, como si estuvieras enamorada de esa parte de ti. Permite que tu mano tome colores y dibuje libre, llevada por esa parte interior tuya que estás explorando y conociendo más. Pueden surgir aspectos que habías olvidado o que desconocías. Puede ser un retrato grande o pequeñito, puede ir creciendo a medida que quieras seguir jugando e investigando. Parece una tontería, pero te sorprenderás, te lo aseguro.

Medicina de cuentos para el amor El amor ya tiene suficiente magia por sí mismo. Los cuentos de hadas son una prueba de ello. ¿Cómo es tu cuento de hadas? ¿Qué papel juega el amor en él? ¿Qué tipo de amor es? ¿No lo sabes? ¡Pues ya va siendo hora de saberlo! ¿A qué estás esperando? Es algo tan fundamental y tan sencillo que no hace falta más indicaciones. Tu cuento de hadas te está esperando desde hace mucho, basta con ir a encontrarlo y escribirlo antes de que se pierda para siempre.

La magia del amor está conmigo Este es uno de los rituales más laboriosos. El amor no es una tarea fácil. Si puedes aprender la invocación de memoria será mucho más eficaz. Puede que después de hacerlo estés un poco cansada, es absolutamente normal debido al nivel de concentración y fuerza requeridos. Su efecto es dinamizador, como si se revolviera con una cuchara tu espíritu mezclando dosis de amor muy poderosas. CONSIDERACIONES PREVIAS Cada vez que pretendemos dirigirnos al misterio de la vida realizamos un acto mágico. Los hay de muy diferente tipo. Aquí utilizamos casi siempre los mismos tipos de materiales, nuestra con143


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

centración y nuestra visualización. Es importante que antes de empezar cumplas con determinados rituales, como lavarte las manos, poner algún incienso (cuanto más puro y neutral, mejor) y que te encomiendes ante quien o lo que creas pidiendo ayuda y protección; saluda con tu nombre al principio y despídete dando las gracias al final. Este tipo de ritual se lleva a cabo desde hace miles de años en formas más sofisticadas o menos por muchas buenas razones. No se abre la puerta al misterio de cualquier manera, sería un despropósito. NECESITAS 1 botella de cristal verde Incienso natural Papel y lápices de color rojo y rosa Tres velas rosas Pétalos de una rosa PROCEDIMIENTO 1. Como siempre vamos a preparar las velas y a untarlas con aceite para impregnarlas de nuestra energía. Pasaremos el aceite de arriba hacia abajo mientras repetimos la invocación mágica. 2. Encendemos el incienso y dibujamos sobre el papel un corazón con el lápiz rojo primero y el rosa, después. 3. Encendemos las velas de izquierda a derecha mientras repetimos la invocación mágica un mínimo de siete veces. INVOCACIÓN MÁGICA Al universo pido el bien y el amor. Que bendiga mi morada y mi corazón. Que bendiga a quienes amo y a quienes no. Fuerzas del Amor soplad dentro de mi botella. Para que en todas partes la esencia de ella. Ilumine mi camino. Gracias doy por mi vida. Gracias doy por mi amor. 144


Y SURGIÓ EL AMOR

Por los dones continuos gracias doy. Las fuerzas del Amor me sonríen. Su hálito en mi botella guardo. Para que en todas partes. Ilumine el camino por el que paso. ¡Que así sea, que así sea, que así sea! Gracias. A continuación colocamos en la botella el dibujo del corazón y los pétalos. Cerramos la botella con la cera de las velas. Guardamos la botella en un lugar protegido y cada día al salir de casa la tocaremos y agitaremos para que el amor nos acompañe.

Ambientador de esencias de amor NECESITAS Una cacerola Pétalos de rosa (un puñado) Un puñado de lavanda Una vaina de canela Agua mineral PROCEDIMIENTO 1. Vuelca el agua en la cacerola y luego todos los demás ingredientes. Cubre con una tapa y deja que hierva. 2. Entonces destapa y recorre tu casa con la cacerola en la mano, permitiendo que el aroma se esparza por las habitaciones desde la entrada hacia fuera, pasando por todo el piso. Si el humo se acaba antes, vuelve a poner la cacerola sobre el fuego y la pasas de nuevo a partir del punto en el que te quedaste. Este ambientador además de perfumar muy agradablemente, proporciona un ambiente harmonioso.

145


El futuro

El príncipe se casó con la hija del rey, cuando el rey les dio permiso. Aquel príncipe les contó que una bruja muy mala le había encantado, y hasta entonces había tenido que ser rana y vivir en la fuente. Y como no quería volver a su reino, después de la boda, se subieron a una carroza de oro tirada por seis caballos blancos, que tenían penachos de plumas blancas en la cabeza. La carroza la guiaba un criado del príncipe que se llamaba Enrique el Fiel.

Y se fueron en carroza de oro ¡Y yo que me esperaba las perdices! ¿Qué tendrá que ver que ahora salga un sirviente? Lo que está claro es que las versiones que hemos recibido y las originales de siglos atrás poco tienen que ver. Menos mal que se aclara que la bruja que maldijo al príncipe era muy mala. Sí, las hay, buenas y malas. ¡Como todo! De esta manera se calma la curiosidad de aquellos que querían saber cómo había sido posible que un príncipe tan hermoso y de mirada brillante se hubiera transformado en rana. Este detalle hace al cuento más creíble: nadie se transforma en rana porque sí. Algún día se escribirá la historia sobre esta bruja tan mala y el príncipe. Él sería un poco inocente para dejarse engatusar por la bruja. Es posible que creyera todo lo que ella le decía. Seguramente él ha 147


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

tenido que crecer tanto como la princesa, sólo que su prueba fue aún más dura. Quizá fuera un príncipe guerrero y orgulloso que no escuchaba su corazón. Cerca de la fuente, símbolo de las emociones, tuvo que aprender a amar y a sentir. Él también ha crecido y se transformado. Fuera lo que fuere, de alguna manera, hay un aspecto que tuvo que esconderse (en forma de rana). Esto también puede hacer referencia a los orígenes de nuestras partes menos aceptadas. La simbología es rica y da más de una versión para cada cosa, pero todas las versiones tienen algo en común que las une. La rana bien puede representar, como decíamos, el principio de todo. Cuando una parte de nosotros pasa por la experiencia del rechazo; algo que no es aceptable en un determinado ambiente, lo escondemos en lo más recóndito de nuestro ser. La solución no sería esconderla, sino integrarla, pero el miedo nos hace rechazarla. Reconocer todas esas partes que nos definen pertenece a la aventura de vivir y conocerse. Si fuera una historia moderna, el príncipe sería un personaje que se redime a sí mismo gracias al amor. Sería alguien que se habría perdido a sí mismo por el camino hasta convertirse en lo que no es. Quizás hubiera pasado por una experiencia dura de drogas o por una gran depresión, quien sabe. De lo que no hay dudas es de que el amor le ha transformado a él y ha hecho crecer a la princesa también. Ambos se han visto reflejados (para lo bueno y para lo malo) el uno en el otro. Ambos han integrado sus facetas menos agradables a su personalidad. No ha sido fácil llegar hasta este momento, el camino parece muy largo si miramos hacia atrás. Al príncipe le ha llevado más tiempo, de eso seguro. La princesa ha necesitado algunos meses (no creo que la rana haya recorrido la distancia de la fuente al castillo en un par de minutos). Como venimos mencionando a lo largo de este libro, este cuento evidencia claramente cómo nuestros fantasmas y las partes menos vistosas de nuestra personalidad intentan entrar en nuestra vida, pero no le prestamos atención y, cuando lo hacemos, salta un resorte automático que hace que las menospreciemos o huya148


EL FUTURO

mos de ellas. «No pasa nada, yo puedo con ello, ya se me pasará, no te metas en mi vida...» son algunas de las apreciaciones que en dichos momentos pueden pronunciar nuestros labios.

El permiso del rey Pero ahora estamos en el momento de la integración de todo eso. Al principio es inconsciente, ni nos damos cuenta, a pesar de que el proceso ha requerido que seamos muy conscientes y que nombremos cada uno de nuestros aspectos, que los observemos de frente y que les prestemos atención. La pista para saber si hay un movimiento interno es muy sencilla: en una época así el inconsciente se activa de tal manera que empezamos a soñar más. No dejes de anotar los sueños, porque así puedes activar aún más el proceso. Luego llega el permiso del rey. ¿Recuerdas? La figura del rey implicaba poner orden y nombrar lo que nos sucede. Así se completa el ciclo y podemos decir: «He crecido y me ha pasado esto y lo otro, antes veía esto así y ahora lo vivo de esta otra manera». El rey, o la palabra, otorga el sello de garantía final. La princesa y el príncipe se casan. Nosotros sabemos ya lo que nos ha sucedido. Cuando el rey les da permiso para que se casen significa que hemos aceptado e integrado concientemente la aprobación de esa gran fuerza interna que está relacionada con nuestro espíritu. Pero quizás esa fuerza ya se había manifestado desde el principio de alguna manera porque no es casualidad que la figura de las ranas implique, simbólicamente, la idea de resurrección, transformación y evolución hacia algo superior. Nuestra psique ha logrado un nuevo equilibrio. Vendrán más y más completos, la vida no se detiene.

La partida Después del matrimonio, la princesa se va a su nuevo destino. No se quedan allí y tampoco van al lugar de donde provenía el prín149


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

cipe. Van hacia el futuro, a lo desconocido. Me parece una hermosa metáfora. El blanco y el oro, de los caballos y de la carroza, producen un efecto resplandeciente. Como colores, el blanco y el oro son los más puros simbólicamente hablando. Sólo nos falta poner la banda sonora y luego el fundido en negro. Es maravilloso que el momento dulce llegue y que podamos disfrutarlo con confianza. En nuestra cultura muchas veces se teme lo bueno porque algo malo sucederá, o porque no saldrá bien. A veces estamos poco acostumbrados a estos dulces momentos que no dejan de ser otra cosa que la recogida de la cosecha, al fin.

Los seis sentidos de la senda de oro: la visión Hemos recorrido un largo camino. La princesa ha pasado por todas los estados posibles: alegría, pérdida, desesperación, tristeza, felicidad, decepción, engaño, miedo, terror, indiferencia, enfado y sorpresa. Ahora le ha llegado el momento a la esperanza. Está en su carro de oro, junto al príncipe, su amigo inseparable, una parte de sí misma que ya no es rana y se dirige hacia delante con la fuerza de seis caballos blancos. Podemos jugar a ser ella. Así que respiramos profundamente, cerramos los ojos y nos dirigimos al carruaje. Allí está la princesa. La saludamos y nos subimos al coche para sentarnos a su lado. Podemos preguntarle lo que queramos sobre el futuro o sobre el presente. En este momento ella representa nuestra parte más esperanzada. ¿Cómo debe sentirse ella allí? ¿Cómo es de cerca en este momento? Podemos pedirle que nos muestre el camino que ve. Hemos intimado con ella a lo largo del cuento así que como dos buenas amigas podemos contarnos todo y mirar hacia delante. La princesa mira al futuro con amor, ¿cómo es esa mirada? Es brillante, tranquila, dulce, sagaz, tal vez divertida. Pídele que te enseñe la senda de oro por la que transitará la carroza que la conducirá al futuro. Ella se dirige hacia su destino de reina de su vida. ¿Está nerviosa? ¿O impaciente? Quizás lo encuentra tan natural 150


EL FUTURO

como la carroza y los caballos. Puedes hablar con tu princesa interior. Se trata de un ejercicio imaginativo, claro, que nos enlaza con esa parte nuestra interior. Imaginar y ver son dos procesos muy similares. Si nos contemplamos con libertad, seremos libres; pero en el caso de que no pudiéramos ni tan siquiera imaginarlo, sería mucho más difícil, ¿no crees? Permitir que esta princesa completa y confiada nos hable no nos cambiará la vida, lo que la modifica son nuestras actitudes y nuestras acciones (además de las circunstancias, por supuesto). Pero el simple hecho de vivir una experiencia imaginativa puede impulsarnos a comprendernos y muchas veces todo empieza por una mirada.

Los seis sentidos de la senda de oro: la banda sonora Ahora vamos a dedicarnos a compilar la banda sonora para este momento. La escena ya la tenemos muy clara. La protagonista parte hacia su futuro en una carroza de oro conducida por seis caballos que lucen penachos blancos en la cabeza. Ya sabes cómo se siente la princesa, cómo ve su futuro y cómo se encuentra en este momento ¿Qué música le ponemos? Cada uno tiene melodías que le gustan más o menos. Todos tenemos un disco que ponemos o para limpiar o para descansar o para animarnos. Esto es diferente, se trata de la banda sonora de este momento que hemos visualizado y trabajado desde nuestro inconsciente. Puedes preparar más de una canción para la ocasión, la elección es tuya. Ha de ser aquella que te recuerde este momento y la confianza y la alegría de partir hacia el futuro. Muchas veces cuando iniciamos una relación y desconocemos cuál será su curso, deseamos que las cosas vayan bien. Lo mismo nos acontece cuando comenzamos un nuevo trabajo. O al salir de la cama frente a un día del cual lo ignoramos casi todo. Ten tu banda sonora para el sendero de oro cerca de ti. Muchas veces por las mañanas ponemos la radio, apenas despiertos, y hay unas noticias que no hacen más 151


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

que contaminarnos el alma. Podemos dejar las noticias para más tarde, ahora lo importante es salir de casa con ganas, unas ganas enormes de transitar este día nuevo. Para ello necesitamos nuestra banda sonora original.

La dedicatoria Vas hacia un nuevo camino. No estaría mal que te dedicaras unas palabras. Si no sabes qué decir, imagina lo que le desearías a la princesa. Díselo. Luego prueba a dedicártelo a ti misma. Muy probablemente le dirías a la princesa que ha sido un placer poder compartir con ella su historia y que sabes lo que significa para ella este momento ya que se lo has visto en los ojos, lo has entendido perfectamente al hablar con ella. Dedícale unas palabras de apoyo y confianza así como algunos deseos para su nueva vida. Puedes hacer lo mismo para ti, permite que la princesa que hay en ti te dedique sus palabras, permite que lleguen a través tuyo. Aquí tienes la mía para ti: Recuerdo cuando eras una niña y reaccionabas de aquella manera, escondiéndote de ti misma y convencida de que alguien te liberaría. Quizá te ponías a la defensiva, quizá desafiabas el mundo o tal vez te ocultabas. Pensabas que el amor de alguien te salvaría. Ahora sabes que no solamente eres libre y completa sino que te espera el futuro. Dale tu voto de confianza y ve hacia delante, hacia tus nuevas aventuras, aquellas que te merecen tal cual eres y que están a tu altura sea por su dificultad, por su alcance, por la felicidad que te traerán. Que tengas mucha suerte. Te deseo lo mejor.

Medicina de cuentos para el futuro Necesitarás un papel muy largo o unir varias hojas unas a otras. En el centro dibuja un camino. Luego, píntalo con lápices de colores o con lo que quieras. ¿Es de hierba, de tierra o de agua? 152


EL FUTURO

¿Es de colores? A lo mejor es brillante… O recorre una senda entre las montañas, lagos, ríos y parajes desconocidos. ¿Dónde empieza? ¿Cuándo acaba? Cuando estés satisfecha con el resultado, escribe sobre él los hechos mágicos que ocurrirán en este camino. Escribe siempre en tiempo presente y en primera persona. Puedes irlo completando cada vez que se te ocurra algo nuevo, es tu futuro mágico, permite que la magia obre en ti y en él.

Un futuro lleno de magia Ha llegado la hora de dedicarnos a nuestro futuro, para dirigir nuestra energía y nuestra fuerza mental hacia delante. Si ya has recorrido cada capítulo del libro y has estado trabajando contigo en cada uno de los pasos indicados, su fuerza es aún mayor. CONSIDERACIONES PREVIAS Cada vez que pretendemos dirigirnos al misterio de la vida realizamos un acto mágico. Los hay de muy diferente tipo. Aquí utilizamos casi siempre los mismos tipos de materiales, nuestra concentración y nuestra visualización. Es importante que antes de empezar cumplas con determinados rituales, como lavarte las manos, poner algún incienso (cuanto más puro y neutral, mejor) y que te encomiendes ante quien o lo que creas pidiendo ayuda y protección; saluda con tu nombre al principio y despídete dando las gracias al final. Este tipo de ritual se lleva a cabo desde hace miles de años en formas más sofisticadas o menos por muchas buenas razones. No se abre la puerta al misterio de cualquier manera, sería un despropósito. NECESITAS Una vela blanca Una vela dorada Un poco de aceite Un par de platitos o portavelas 153


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

PROCEDIMIENTO 1. Antes de empezar, has de escribir dos cartas. Ambas dirigidas a tu futuro. En una le contarás las cosas que no quieres, lo que quieres dejar atrás, las cosas de las que quieres deshacerte. En la otra carta, en cambio, escribirás lo que esperas, cómo prevés ese nuevo periodo de tu vida y lo que vas a hacer. 2. Ahora unta las velas para cargarlas con tu energía. Úntalas desde arriba hacia abajo mientras repites la invocación. Luego enciende la vela dorada y luego la blanca recitando la invocación un mínimo de siete veces. 3. Quema la carta de las cuestiones no deseadas con la vela dorada y la otra con vela blanca. Lo mejor es que se quemen completamente. Sigue repitiendo la invocación mágica, no dejes de hacerlo. Deja las cenizas en los platos de las velas y cuando todo se haya consumido deposítalo en la tierra, cava en algún lugar dos pequeños huecos y dispón en cada uno la vela con su correspondiente carta. INVOCACIÓN MÁGICA Caminos del norte y del sur, caminos del este y del oeste, pido el bien y la fortuna para mi senda futura. En la confianza, que los caminos afianza, iluminada por la esperanza, la felicidad y el amor. Que así sea, que así sea, que así sea. Gracias.

Infusiones para calentar motores Vamos hacia el futuro y necesitamos mucha energía para seguir adelante. Llénate de especias cargadas de fuerza con esta receta. 154


EL FUTURO

NECESITAS 4 manzanas 1 rama de canela 2 clavos de olor Un litro de agua PROCEDIMIENTO 1. Lava y corta las manzanas a trozos. 2. Coloca una cacerola a fuego lento con el agua, las manzanas, la rama de canela y los dos clavos. Cuando el agua se haya reducido un cuarto ya puedes servir esta infusión energética con miel. Si es verano puedes dejarla enfriar y servirla con hielo y unas hojitas de menta. Si, en cambio, prefieres algo más frío, te sugiero un batido para potenciar la energía cerebral. NECESITAS Café soluble Nuez moscada Pimienta blanca Cardamomo molido 500 g de helado de vainilla Miel Cubitos de hielo Medio litro de agua o leche PROCEDIMIENTO 1. Coloca todos los ingredientes dentro de una licuadora. Las cantidades varían mucho según el gusto, puedes empezar por una cucharadita y media, probarlo y si te parece muy ligero, aumentar la cantidad. Las especias que se incluyen son para dar energía. Mezcla todo. Sirve en vasos altos que hayas espolvoreado con un poco de cardamomo y canela. 155


Final

Enrique el Fiel había estado muy preocupado por su señor. Cuando le vio convertido en rana, se puso tres aros de hierro sobre el corazón para que no le estallara de pena. Ahora estaba muy contento y guiaba la carroza por el camino. Pasó un rato y se oyó un ruido; y el príncipe dijo: –¡Enrique, me parece que la carroza se está rompiendo! –¡No, señor!, ¡No es la carroza, es uno de los aros de mi corazón! –replicó Enrique. Y al cabo de otro rato, volvió a oírse un ruido, y era otro de los aros del corazón de Enrique. Y luego, otro. Y es que ya no le hacían falta, porque su señor ya no era una rana, sino un príncipe como antes, y Enrique le miraba y se alegraba, y ya no tenía más penas.

Y después del final Pensábamos que esta historia, con sus protagonistas por fin felices, se había acabado. Pero el cuento nos dice que eso no es suficiente. Aún quedan aquellos que han sido testigos de nuestros pesares y que nos han acompañado fielmente durante ese duro periodo en el que nos hemos olvidado de nosotros mismos y de lo que somos. Nuestros verdaderos amigos estaban tristes mientras nos veían convertidos en ranas. Cuando una persona encuentra su camino y se dirige por él hacia su futuro todos somos un poco más felices también. Y quienes nos quieren de verdad se alegran por 157


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

nosotros tanto como nosotros mismos. El amor y la felicidad no sólo nos liberan a nosotros sino también a quienes están a nuestro lado. No basta con el «comieron perdices y fueron felices». Enrique el Fiel no sólo sirve a su príncipe, le sigue y le acompaña pase lo que pase. Quien sirve de esta manera a otro humano y se entrega a él, y comparte sus dichas y desdichas de tal forma, no es una persona común, sino alguien con quien estamos unidos por lazos muy especiales de profunda amistad. En esta historia el hecho de «servir» implica estar sujeto a alguien, querer su bien tanto como el propio. Enrique representa este tipo de relación. Pero Enrique no representa sólo al buen compañero de camino. El efecto de la simbología es el mismo que descomponer la luz en varios colores, la luz existe y también cada uno de aquellos colores y no por ello la luz deja de ser clara y de un color determinado. La simbología es un filtro que nos permite observar los diferentes componentes de un hecho. No se trata de algo aleatorio sino, insisto, de un filtro. Así, la figura de Enrique también nos habla sobre nosotros mismos y nuestros procesos. La mala temporada pasa. No sabemos cuánto tiempo dura, lo que sí sabemos es que un día se acaba y, a veces, sucede de forma tan repentina como llegó. Es obvio que no cambiamos de la noche a la mañana. Enrique no es el único que tiene aros de hierro que sujetan su corazón. Esto nos puede suceder a todos después de una mala temporada. Cuanto más intensa, más aros. Cuando superamos esa racha, el futuro vuelve a dibujarse de blanco y oro. Y no es después de haber recorrido un trecho de ese camino que los aros comienzan a ceder. Enrique el Fiel también simboliza este hecho que nos pertenece a todos. La simbología no tiene una lectura única, siempre es lo que representa y más. Enrique es alguien que quiere a su príncipe, representa esa parte nuestra que nos guía por el camino correcto y también a aquellos que nos acompañan de manera muy especial. Seguramente los aros habrán dejado su cicatriz, pero lo importante es que se han caído y que la carroza no se detiene, no nos paramos a recogerlos. Oímos como se caen, cómo se quedan atrás, sabemos perfecta158


FINAL

mente que se trata de aquellos aros de hierro, los reconocemos y también los dejamos caer, los dejamos atrás y nos alegramos. A partir de ahora, podemos vivir con las cicatrices. Tal vez nos duela un poco, de vez en cuando, y nos haga recordar; entonces nos alegraremos de que sólo sea eso: un recuerdo, marcas, y no aros de hierro que acongojan nuestro corazón. Como podemos comprobar este cuento pertenece tanto a la rana como a la princesa. Ambas se han transformado. Ambas han crecido. Ambas ya están completamente aliviadas.

¿Y el amor? La historia de la rana y la princesa es una gran historia de amor con un final redondo, ya que el corazón se libera de las argollas de hierro. ¡Qué mejor final que éste para una historia de amor! Es una historia de amor con uno mismo, que nos libera de nuestros fantasmas, nos libera de encontrarnos con ellos encarnados en otras personas. Es una historia de amor entre una mujerniña y una rana que se convierte en príncipe cuando la mujer toma posesión de sí misma. Es una historia de amor que incluye a quienes nos quieren, aligerándolos de su pena por nosotros. Es una historia de amor que nos muestra que el mundo que nos rodea es un poco mejor una vez que hemos comenzado a transitar nuestro camino. Es una historia de amor que nos habla de la verdad de nuestras palabras y de nuestro corazón. Es una historia de amor donde cada uno de sus personajes quedan tocados por la felicidad.

Los aros de hierro En nuestro cuento aparecen tres aros de hierro. Su función es sujetar el corazón para que no estalle de pena. Todo va tan bien a estas alturas de la historia, cuando se caen y nos damos cuenta 159


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

de que así ha sido una vez que dan contra el suelo. La imagen es muy interesante, además de hermosa. Parece que según el cuento hay un cierto tipo de dolor que se cura una vez que ya hemos recorrido una parte de nuestro camino de felicidad. La verdad sobre esto sólo podemos conocerla cada uno de nosotros en la más estricta intimidad. El cuento también nos recuerda que el corazón puede estallar de pena y que para evitarlo hace falta algo fuerte y recio como el hierro. ¿Cómo si no soportar que todo cuanto considerábamos hermoso, superior y humano se haya convertido en rana? Seguramente hay una parte de nosotros que, a pesar de todo, ha perdido la fe o se acuerda más del príncipe. Enrique y la rana podrían haber sido buenos amigos. Sin embargo a Enrique se le endureció una parte de su corazón con tal de no soportar el dolor de haber perdido lo que más amaba. No hace falta reiterar que cuando nos referimos a Enrique, el príncipe o la rana siempre estamos apuntando a diferentes partes de nosotros mismos. Volviendo a nuestro corazón... parece que no puede con todo. ¿Podríamos haber evitado que tres aros de hierro lo contuvieran? ¿Cómo? Vamos a probarlo. Toma un papel y dibuja en él el corazón de Enrique. Luego coloca los tres aros de hierro en los puntos que consideres acertados. Procede con cuidado: se trata de un corazón que no es tuyo. Obsérvalo. Nos hemos metido dentro de Enrique y estamos frente a su corazón. ¿Podemos hacer algo más para que no estalle? ¿Podemos acaso quitarle los aros de hierro? ¿Cuáles serían las consecuencias? Permítete trabajar con tus imágenes internas, las que te vengan a la cabeza a medida que vas considerando el caso. Puede que tú encuentres una solución. O puede que no. No se trata de obtener unos resultados determinados, sino de estar abiertos a lo que surja desde tu sabiduría interior. No se trata de lo que está bien o mal, de lo que se debe o no se debe hacer. Surgirán imágenes en tu cabeza o una idea que puede parecerte que no tiene ningún sentido. Tómala. ¡No la pierdas! Como si fuera el extremo de un hilo del que vas tirando para llegar al ovillo. Si te viene una idea, escríbela o dibújala o báilala. Sigue el movimiento, permite que te hable tu cuerpo, 160


FINAL

que la mano vaya en una dirección desconocida por tu parte consciente, por tu cabeza. Hasta dar con algo que te llena. Y ésa, y no otra, será lo más adecuado para el corazón de Enrique.

Mi querido corazón ¿Cómo está tu corazón en estos momentos? ¿Se lo has preguntado? Relájate, ponte cómoda. Respira profundamente tres veces, como si suspiraras, saca todo el aire que hay dentro y después llénate otra vez. Es como hacer limpieza. Si en estos momentos te hicieran una radiografía, al inspirar verías que tus órganos internos se hinchan y se contraen con el aire. Pon la mano izquierda sobre el corazón y encima la derecha. Ahora respira imaginando que envías más aire al corazón. Cada vez que sacas el aire, con él se van las tristezas, los engaños, las decepciones... todo cuanto lo aflige. Al inspirar tomas principio de vida, energía del universo. Imagina que cada vez que tomas aire tomas paz, tranquilidad, felicidad, alegría. Si te emocionas y lloras durante este ejercicio, abre los ojos. Si lloramos con los ojos cerrados facilitamos el concentrarnos en el llanto y ahora no es el momento porque ahora estamos aligerando el corazón. Y con nuestras manos le estamos dando calor, nuestro propio calor. Nada, absolutamente nada, malo puede sucederle ahora porque lo estamos cuidando.

Medicina de cuentos para tu corazón Una vez que hayas acabado con el ejercicio anterior, vamos a prepararnos para darle a tu corazón tres regalos, tres dones. Vamos a hacer un cambio mágico. Nos convertimos en nuestra propia hada madrina. Retira las manos del corazón. Ya puedes respirar normalmente. Piensa en tus tres dones, tus tres regalos. ¿Qué quieres para tu corazón? Enumera los tres regalos. Levanta la mano izquierda, pídelo y toma ese don del universo para colocar161


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

lo en tu corazón. Observa por un minuto o dos cómo se instala allí. Se distribuirá por todo tu cuerpo a través de la sangre. Te recorrerá las venas y las entrañas, cada rincón de tu cuerpo. Haz lo mismo con los otros dos dones. Agradece al universo y disfruta de tus dones. También puedes continuar este ejercicio y enviar dones a las personas que quieres. Lo importante es que hayas hecho el ejercicio de la respiración primero («mi querido corazón»). Luego, con los ojos cerrados, imagina que enfrente tuyo está la persona a quien quieres regalarle tres dones. Pídelos uno a uno, levanta la mano, tómalo y colócalo en el corazón de esa persona. Recuerda que entre uno y otro es necesario esperar un par de minutos para que se instale allí y que el corazón comience a bombearlo a través de la sangre. Al final agradece al universo y despídete de la imagen de la persona.

Deseos mágicos Después de habernos sintonizado con nosotros mismos, de habernos integrado, estamos preparados para pedir que nuestros deseos encuentren su camino. Recuerda no pedir cosas concretas y confiar en la saiduría infita de la vida y del universo. CONSIDERACIONES PREVIAS Cada vez que pretendemos dirigirnos al misterio de la vida realizamos un acto mágico. Los hay de muy diferente tipo. Aquí utilizamos casi siempre los mismos tipos de materiales, nuestra concentración y nuestra visualización. Es importante que antes de empezar cumplas con determinados rituales, como lavarte las manos, poner algún incienso (cuanto más puro y neutral, mejor) y que te encomiendes ante quien o lo que creas pidiendo ayuda y protección; saluda con tu nombre al principio y despídete dando las gracias al final. Este tipo de ritual se lleva a cabo desde hace miles de años en formas más sofisticadas o menos por muchas 162


FINAL

buenas razones. No se abre la puerta al misterio de cualquier manera, sería un despropósito. NECESITAS Una vela blanca Un poquito de aceite Un portavelas o platito para la vela PROCEDIMIENTO 1. En este ritual puedes pedir tres deseos. Piénsalos bien. Ten cuidado, si pides algo muy concreto es posible que el universo te lo conceda, pero no sabes a qué precio. Yo aconsejo firmemente pedir de manera más general, por ejemplo: en lugar de pedir «que X me quiera», el planteamiento correcto sería «que el amor de pareja esté presente en mi vida». Y a continuación repetir la frase en primera persona y en tiempo presente; es decir: «El amor de pareja está presente en mi vida». Otro ejemplo: queremos pedir un trabajo. No vamos a pedir ese trabajo en concreto, sino «que tenga trabajo» y, a continuación, diremos: «Yo tengo trabajo». 2. Como siempre comenzamos por untar la vela con el aceite para cargarla de nuestra energía. Distribuye el aceite desde arriba hasta la mitad y luego desde abajo hasta la mitad. Mientras lo haces concéntrate y repite la invocación. 3. Enciende la vela y repite la invocación tres veces. INVOCACIÓN MÁGICA A todo el universo pido el bien, la salud, la fortuna y el amor, luz en mi camino, fuerza para el dolor. La calma sea conmigo, cuando acepto mi destino. El amor sea conmigo, cuando he de luchar. 163


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

Ahora yo suplico humildemente los tres deseos que tengo en mente: (tus tres deseos) Que ….. Y que … Y que …. Yo… (en tiempo presente) Yo … Yo… Que así sea, que así sea, que así sea. Gracias.

Almíbar fantasía El almíbar fantasía tiene la gran ventaja de que puede ser ingerido en cualquier ocasión para que calentemos, refresquemos y hagamos caricias a nuestros corazones. Este almíbar permite múltiples combinaciones. Puedes usarlo de base para cócteles (con vodka), para bebidas refrescantes (con agua con gas) para darle un toque diferente al helado (con helado de vainilla) o como infusión (con agua caliente). NECESITAS Medio litro de agua Medio litro de zumo de naranja (entre unas cuatro y seis naranjas) Un kilo de azúcar Dos claras de huevo Una cucharadita de nuez moscada Pimienta de cayena a gusto PROCEDIMIENTO 1. Pon una cacerola a fuego lento con el agua, el azúcar y las claras de huevo. Bate hasta tres minutos después de que haya empezado a hervir. Deja que siga hirviendo durante unos 164


FINAL

quince minutos más, removiendo de vez en cuando. Notarás que el almíbar se va espesando. 2. Agrega ahora el zumo de naranja y continua con la cocción lenta otros diez minutos. Al final agrega la nuez moscada y la pimienta de cayena. 3. Retira la cacerola del fuego y cuando ya esté frío, vierte el almíbar en una botella, que debes conservar bien cerrada. Cuando lo necesites basta dos o tres cucharadas para la combinación que quieras hacer.

165


El príncipe rana

Érase una vez, en un reino muy lejano... Hace muchos años, en aquellos tiempos en que bastaba desear una cosa para que el deseo se cumpliera, vivía un rey que tenía tres hijas muy hermosas. Y la más pequeña de las tres era tan bonita, tan bella, que al sol le encantaba darle en la cara y quería acariciarla siempre; y eso que el sol ha visto muchas cosas ya. Cerca del palacio del rey había un bosque grande, oscuro; y en el bosque, al pie de un viejo tilo, brotaba una fuente. En los días de calor, la hija pequeña del rey, iba al bosque y se sentaba al borde de aquella fuente de agua fresca; cuando se aburría, tiraba al aire una pelota de oro y la volvía a coger: aquél era el juego que más le gustaba. Pero una vez, la pelota de oro se le escapó de las manos, rodó por el suelo y cayó al agua; la hija del rey la buscó, pero la fuente era muy honda y no veía el fondo. Entonces la niña empezó a llorar, a llorar, no se podía consolar. Y de pronto, oyó que alguien decía: –¿Qué te pasa, hija del rey? Estás llorando de un modo que hasta las piedras sienten pena. La niña miró a la fuente y vio una rana que sacaba del agua su cabezota fea. –¡Ah, ranita, eres tú! Pues estoy llorando porque se me ha caído al agua mi pelota de oro. La rana al ver a la princesa tan triste la consoló: –No llores más, que yo te voy a ayudar. ¿Qué me darás si te saco del agua la pelota de oro? –¡Te daré lo que quieras, ranita! Te daré mis vestidos, mis perlas y la corona de oro que llevo en la cabeza.

167


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

La rana contestó: –No quiero tus perlas, ni tus vestidos, ni tu corona de oro. Quiero que tú me quieras, que juegues conmigo, que me dejes sentarme a tu lado en la mesa; y comer en tu plato de oro y beber de tu vaso, y dormir en tu cama. Si me lo prometes, bajaré a la fuente y te buscaré la pelota de oro. –¡Sí, sí! –dijo la niña– ¡Sí, te lo prometo! ¡Te daré todo lo que quieras si me traes mi pelota de oro! Pero por dentro, la niña pensaba: –¡Vaya con esta rana presumida...! ¡Mira que querer ser amiga de una persona! Lo que tiene que hacer es quedarse ahí en el agua con las otras ranas, croando y nada más. Y la rana, al ver que la niña le prometía ser su amiga, se metió de cabeza en el agua y enseguida salió con la pelota de oro en la boca. La hija del rey se puso muy contenta, recogió la pelota y echó a correr. –¡Espera, espera! –gritó la rana– ¡Espera, llévame contigo! Yo no puedo correr tanto como tú. Pero no le sirvió de nada gritar tanto ni decir ¡croac-croac!, con todas sus fuerzas; la niña no paró de correr hasta que llegó a su palacio y en seguida se olvidó de la rana. Y la ranita, muy triste, se metió otra vez en el agua. Al día siguiente, cuando la hija del rey estaba comiendo con su padre y con todos los de la corte, la rana apareció en la escalera de mármol del palacio; iba subiendo los escalones a saltitos y, cuando llegó arriba, llamó a la puerta del comedor y dijo: –¡Hija del rey! ¡La más pequeña! ¡Ábreme, que estoy aquí! La niña se levantó para ver quién llamaba y, al abrir la puerta, vio a la rana allí en el suelo. Entonces cerró la puerta de golpe y corrió a sentarse otra vez en su sitio; estaba temblando. El rey, su padre, vio cómo temblaba y le preguntó: –¿De qué tienes miedo, hija mía? ¿Había en la puerta algún gigante que te ha asustado? –No, no, dijo la niña. No era un gigante, sino una rana horrible. –¿Y qué quería la rana?

168


EL PRÍNCIPE RANA

–¡Ay, padre! Ayer fui a la fuente del bosque y se me cayó al agua mi pelota de oro, y como lloré tanto, la rana me la sacó del agua, y le prometí ser su amiga, yo creía que la rana no iba a poder salir nunca de la fuente, pero ha venido y quiere comer a mi lado. Mientras tanto, la rana seguía llamando a la puerta y decía: –¡Hija del rey, la más pequeña! ¡Estoy aquí! ¡Abre la puerta! ¡Cumple ahora mismo con tu promesa! Y entonces, dijo el rey: –Hija, lo que se promete se cumple, abre la puerta y que entre la rana. La niña abrió la puerta y la rana entró dando saltitos, siguió a la princesita hasta la mesa y dijo: –Acércame tu plato de oro y comeremos juntas. Y la hija del rey tuvo que comer con la rana en el mismo plato y todos notaban lo que le molestaba aquello; la rana comía con mucho apetito, pero la niña no podía tragar ni un bocado. Y luego la rana dijo: –Ya he comido bastante y estoy cansada, llévame a tu cuarto y prepara la cama, que vamos a dormir juntas. La hija del rey empezó a llorar, porque no quería dormir con aquella rana fea y fría, pero el rey se enfadó y dijo: –¡No puedes despreciar a quien te ha ayudado! La niña levantó a la rana con la punta de los dedos, la llevó a su cuarto, y la dejó en un rincón. La niña levantó a la rana con la punta de los dedos, la llevó a su cuarto y la dejó en un rincón, pero la rana le dijo: –Quiero dormir contigo, si no me metes en tu cama, se lo diré a tu padre. La hija del rey se puso furiosa, levantó a la rana y la estrelló contra la pared: –¡Descansa ahí rana asquerosa! Pero cuando se golpeó contra la pared, rebotó y cayó sobre la cama no ya como rana sino en la forma de un hermoso príncipe de mirada brillante. La princesa se acostó a su lado y se convirtieron en amigos inseparables.

169


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

El príncipe se casó con la hija del rey, cuando el rey les dio permiso. Aquel príncipe les contó que una bruja muy mala le había encantado y, hasta entonces, había tenido que ser rana y vivir en la fuente. Y como no quería volver a su reino, después de la boda, se subieron a una carroza de oro tirada por seis caballos blancos, que tenían penachos de plumas blancas en la cabeza. La carroza la guiaba un criado del príncipe que se llamaba Enrique el Fiel. Enrique el Fiel, había estado muy preocupado por su señor, y cuando le vio convertido en rana, se puso tres aros de hierro sobre el corazón, para que no le estallara de pena. Ahora estaba muy contento y guiaba la carroza por el camino. Cuando pasó un rato, se oyó un ruido y el príncipe dijo: –¡Enrique, me parece que la carroza se esta rompiendo! –¡No, señor!, ¡No es la carroza, es uno de los aros de mi corazón! –replicó Enrique Y al cabo de otro rato, volvió a oírse un ruido, y era otro de los aros del corazón de Enrique. Y luego el otro. Y es que ya no le hacían falta, porque su señor ya no era una rana, sino un príncipe como antes, y Enrique le miraba y se alegraba y ya no tenía más penas.

170


Encuentra tu Kua Tabla A帽o 1900 1901 1902 1903 1904 1905 1906 1907 1908 1909 1910 1911 1912 1913 1914 1915 1916 1917 1918 1919 1920 1921 1922 1923

A帽o Nuevo Chino Signo ene 31 feb 19 feb 8 ene 29 ene 29 Feb 4 ene 25 Feb 13 Feb 2 ene 22 Feb 10 ene 30 Feb 18 Feb 6 ene 26 Feb 14 Feb 3 ene 23 Feb 11 Feb 1 Feb 20 Feb 8 ene 28 Feb 16

Rata Buey Tigre Conejo Drag贸n Serpiente Caballo Cabra Mono Gallo Perro Cerdo Rata Buey Tigre Conejo Drag贸n Serpiente Caballo Cabra Mono Gallo Perro Cerdo

Elemento Kua Masculino Kua Femenino Metal Metal Agua Agua Madera Madera Fuego Fuego Tierra Tierra Metal Metal Agua Agua Madera Madera Fuego Fuego Tierra Tierra Metal Metal Agua Agua

1 9 8 7 6 2 4 3 2 1 9 8 7 6 2 4 3 2 1 9 8 7 6 2

8 6 7 8 9 1 2 3 4 8 6 7 8 9 1 2 3 4 8 6 7 8 9 1

171


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

Año 1924 1925 1926 1927 1928 1929 1930 1931 1932 1933 1934 1935 1936 1937 1938 1939 1940 1941 1942 1943 1944 1945 1946 1947 1948 1949 1950 1951 1952 1953 1954 1955

172

Año Nuevo Chino Signo Feb 5 ene 24 Feb 13 Feb 2 ene 23 Feb 10 ene 30 Feb 17 Feb 6 ene 26 Feb 14 Feb 4 ene 24 Feb 11 ene 31 Feb 19 Feb 8 ene 27 Feb 18 Feb 5 ene 25 Feb 13 Feb 2 ene 22 Feb 10 ene 29 Feb 17 Feb 6 ene 27 Feb 14 Feb 3 ene 24

Rata Buey Tigre Conejo Dragón Serpiente Caballo Cabra Mono Gallo Perro Cerdo Rata Buey Tigre Conejo Dragón Serpiente Caballo Cabra Mono Gallo Perro Cerdo Rata Buey Tigre Conejo Dragón Serpiente Caballo Cabra

Elemento Kua Masculino Kua Femenino Madera Madera Fuego Fuego Tierra Tierra Metal Metal Agua Agua Madera Madera Fuego Fuego Tierra Tierra Metal Metal Agua Agua Madera Madera Fuego Fuego Tierra Tierra Metal Metal Agua Agua Madera Madera

4 3 2 1 9 8 7 6 2 4 3 2 1 9 8 7 6 2 4 3 2 1 9 8 7 6 2 4 3 2 1 9

2 3 4 8 6 7 8 9 1 2 3 4 8 6 7 8 9 1 2 3 4 8 6 7 8 9 1 2 3 4 8 6


ENCUENTRA TU KUA

A帽o 1956 1957 1958 1959 1960 1961 1962 1963 1964 1965 1966 1967 1968 1969 1970 1971 1972 1973 1974 1975 1976 1977 1978 1979 1980 1981 1982 1983 1984 1985 1986 1987

A帽o Nuevo Chino Signo Feb 12 ene 31 Feb 18 Feb 8 ene 28 Feb 15 Feb 5 ene 25 Feb 13 Feb 2 ene 21 Feb 9 ene 30 Feb 17 Feb 6 ene 27 Feb 15 Feb 3 ene 23 Feb 11 ene 31 Feb 18 Feb 7 ene 28 Feb 16 Feb 5 ene 25 Feb 13 Feb 2 Feb 20 Feb 9 ene 29

Mono Gallo Perro Cerdo Rata Buey Tigre Conejo Drag贸n Serpiente Caballo Cabra Mono Gallo Perro Cerdo Rata Buey Tigre Conejo Drag贸n Serpiente Caballo Cabra Mono Gallo Perro Cerdo Rata Buey Tigre Conejo

Elemento Kua Masculino Kua Femenino Fuego Fuego Tierra Tierra Metal Metal Agua Agua Madera Madera Fuego Fuego Tierra Tierra Metal Metal Agua Agua Madera Madera Fuego Fuego Tierra Tierra Metal Metal Agua Agua Madera Madera Fuego Fuego

8 7 6 2 4 3 2 1 9 8 7 6 2 4 3 2 1 9 8 7 6 2 4 3 2 1 9 8 7 6 2 4

7 8 9 1 2 3 4 8 6 7 8 9 1 2 3 4 8 6 7 8 9 1 2 3 4 8 6 7 8 9 1 2

173


COACHING MÁGICO PARA CONVERTIR A TU RANA EN PRÍNCIPE

Año 1988 1989 1990 1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007

174

Año Nuevo Chino Signo Feb 17 Feb.6 ene 27 Feb 15 Feb 4 ene 23 Feb 10 ene 31 Feb 19 Feb 7 ene 28 Feb 16 Feb 5 ene 24 Feb 12 Feb 1 Ene 22 Feb 9 ene 29 Feb 18

Dragón Serpiente Caballo Cabra Mono Gallo Perro Cerdo Rata Buey Tigre Conejo Dragón Serpiente Caballo Cabra Mono Gallo Perro Cerdo

Elemento Kua Masculino Kua Femenino Tierra Tierra Metal Metal Agua Agua Madera Madera Fuego Fuego Tierra Tierra Metal Metal Agua Agua Madera Madera Fuego Fuego

3 2 1 9 8 7 6 2 4 3 2 1 9 8 7 6 2 4 3 2

3 4 8 6 7 8 9 1 2 3 4 8 6 7 8 9 1 2 3 4

Kua

Orientación ideal

Otras orientaciones favorables

Peor orientación

1 2 3 4 6 7 8 9

Este Oeste Sur Norte Noreste Sudoeste Noroeste Sudeste

Norte, Sur, Sudeste Noroeste, Sudoeste, Noreste Norte, Este, Sudeste Sur, Este, Sudeste Oeste, Noroeste, Sudoeste Oeste, Noreste, Noroeste Oeste, Sudoeste, Noreste Norte, Sur, Este

Noroeste Sur Noreste Oeste Norte Sudeste Este Sudoeste


Agradecimientos Escribir un libro es un proceso de crecimiento en el que intervienen muchas personas a las que quiero demostrar mi más sincero y profundo agradecimiento. Todo empezó con mis padres, el genio y el amor de María y la fuerza, el humor y el amor de Manuel. También tuvo que ver mi abuela María que en su tiempo no pudo realizarse profesionalmente, su herencia está viva. Luego pasaron muchos años y aparecieron las siguientes personas para que las constelaciones mágicas fueran las apropiadas: Rosa María, fuiste el primer empujón, tu sinceridad me da fuerzas; Toñi, mi madre espiritual, mi madre en muchos sentidos. Quim: aún sigo aprendiendo de nuestras charlas, gracias por cruzarte en mi camino vital; Montse, reina, hermana y amiga, tus sugerencias han hecho que este libro sea mejor; Mike, ¡tú eres el Rey!; Ana G, tus lecturas y tu entusiasmo pasean en estas líneas junto con tu nuevo espejito; Marion, tu visión ha sido imprescindible, como siempre, gracias por el arte; Antonia, para que seas Reina; Carles, tu bondad, tus fotos, tu tiempo, tu gran profesionalidad y el amor de esta entrega; Nuria, tu magia está por aquí como no podía ser de otra manera; Esther, eres absolutamente imprescindible en cada uno de mis libros y cada vez más; Rosa, mi árbol rojo. Gracias también a las mujeres que vienen a la consulta, que confían en mí. Gracias a todas las grandes Reinas y Princesas que he conocido y que con valentía reinan cada día. Y a los reyes y príncipes que nos acompañan, el camino no sería lo mismo sin vosotros. Cómo no, quiero dejar constancia de mis musas, mis guías y maestros que siempre están presentes y me ayudan a ir más allá de mi reino. Este libro no existiría si un día Jaume no hubiera apostado por él.



Coaching Mágico para convertir tu Rana en Príncipe