Issuu on Google+

vida urbana

vida urbana

gourmet

Dios está en casa

En estas escaleras Gil esperaba al carro que lo transportaría a otra época, a su propia Bellé Epoque nostálgicaintelectual.

París se está cocinando, y en los restaurantes Spring, Chateaubriand y Gazetta están los chefs culpables de este nuevo sabor. Texto: Michelle Meere

“Dios está en los detalles”, afirma el diseñador inglés Galiano, y tiene razón, así lo comprobé al descubrir la reciente cosecha de superchefs parisinos. Y será necesario replantear esto último porque Daniel Rose, del restaurante Spring, es de Chicago; en Gazetta está Peter Nilsson, oriundo de Suecia, y de los tres sólo Inaki Aiziparte, de Chateaubriand, es francés aunque proveniente de la parte vasca. Así que resulta más atinado decir que estos chefs, cuyas estrellas continúan en ascenso, están “cocinando” París. Experimentar es su sello. Al parecer, Dios sí estaba en casa, en cada detalle. Spring El primer restaurante de Daniel Rose, en el noveno distrito, sólo tenía seis mesas, una cocina abierta que encantaba a críticos y clientes por igual y en el que, era prácticamente imposible conseguir lugar. Conforme su cocina se ha hecho más audaz, también su local. Ahora es un espacio glamoroso de dos plantas en el primer distrito. De todas maneras, me tomó dos meses conseguir una reservación. Entre las delicias, probé huevos con caviar con un ligero toque de limón en la crème fraîche, sopa de pescado, samosas

de vegetales y pollo con duraznos asados –el mejor que he probado– y, para rematar, una tarta de limón con frambuesas y sorbete de yogur de cereza. Daniel, el chef, siempre está al pendiente y el servicio de los comensales. En ocasiones sorprende con platillos más relajados como “el día del sándwich de langosta”. Su lista de vinos es extensa. Precio: 64 euros por persona.

El Gazzeta de Nilsson ofrece almuerzo y cena.

Rue Ballieul 6, 75001, París. Tel. (33-1) 4596-0572. Abierto de martes a sábado para cenar, los viernes sólo almuerzo (www.springparis.fr).

Chateaubriand Inaki Aiziparte es un chef autodidacta, que lavó platos en Israel y viajó por América Latina antes de comenzar a cocinar en serio. Su propuesta es verdaderamente innovadora por su combinación de texturas e ingredientes –está clasificado como el número nueve de la lista San Pellegrino de los 50 mejores restaurantes del mundo–. Un genio silencioso que trabajaba minuciosamente en los cinco tiempos que ofrece. Para empezar: cuatro botanas, una de las cuales, un ceviche, consistía en un solo trozo de pescado nadando en limón que te bebías como un shot. El siguiente tiempo

fue un pescado con papas cubiertas con frambuesa. Después sirvió un atún y luego una ternera acompañada de ensalada espolvoreada con anchoas (sí, anchoas en polvo). Y de postre: chabacano cocinado en una espuma de crema. Al fondo hay un pizarrón negro con los nombres de los vinicultores, porque en este restaurante lo principal es la persona detrás del producto. Precio fijo: 55 euros, con maridaje: 110 Avenue Parmentier 129, París, 75011. Tel. (33-1) 4357-4595.

Gazetta Punto de reunión del barrio, y sitio ideal para disfrutar de cocteles deliciosos. El origen nórdico se nota en la forma en que sala la comida y en los cortes de carne. A diferencia de sus colegas, él ofrece almuerzo y cena (de cinco o siete tiempos). Durante mi visita comí pulpo, seguido de espinacas en una mantequilla con un toque de nuez, tomates en corazones de res, cordero y berenjenas, y postre de durazno y chocolate. Menú de siete tiempos: 39 euros. Abierto de martes a sábado.

a pie

París al estilo lúdico de Woody Allen Multifacética, la Ciudad Luz siempre tendrá algún secreto que permanece oculto hasta que una mirada excéntrica lo descubre, como la que nos revela este cineasta en su película más reciente.

Rue de Cotte 29, París, 75012, www.lagazetta.fr.

El restaurante Spring de Daniel Rose, ubicado en el primer distrito, es más audaz que su versión en el noveno distrito.

40

National Geographic Traveler

El chef Chateubriand es autodidacta.

fotos: cortesía.

texto y Fotos: Carlos Sánchez pereyra

M

idnight in Paris (2011) es el regalo que un enamorado le hace a la capital francesa, como es el caso de Woody Allen. “Si no viviera en Nueva York, lo haría en París”, confiesa el cineasta. Su obsequio ha sido perfecto: es una de las cintas más taquillera dentro de su vasta filmografía. Allen presenta su propio París, el cual transcurre por algunos sitios comunes y por momentos que suceden más allá de la lógica, como los viajes que el protagonista Gil (Owen Wilson) realiza hacia la ilusión de que cualquier vida distinta es siempre mejor. Pero esos segundos viajes son subjetivos, cada quien los realiza bajo su propia receta, de manera que sólo hablaremos

de la ruta que nos llevará a las locaciones de la película y, posteriormente, que cada uno arme su propia historia. El recorrido cinematográfico inicia en el 1 Puente Alexandre III, en pleno río Sena, justo donde también finaliza el film, con vistas esplendorosas de grandes edificios parisinos, como el 2 Hôpital des Invalides o la propia 3 Torre Eiffel. Este puente fue construido en 1900 por los ingenieros Résal y Alby para la Exposición

Enero/Febrero

2012

41


vida urbana

vida urbana

Uno de los principales atractivos de París es su trazo urbano, como pocas ciudades, tiene unas dimensiones que a pesar de su monumentalidad, nos hace sentir acogidos.

Río Sena

Voie Expresse Rive Gauche

de

tin Sain t-Mar Rue

Riv

oli

du R

Un

Rue

ive

e

rse

hass

Av. Geo rge Pom

elie c

pid

ou

Rue

ot

te -

aís

e

Rue

e l`

o

rbig

de Tu

Rue

de B

et

Pic qu

nn

oli

Jardín de Tulieries

ou

ed

Bo

ur do

Riv

pid

Ru

ed

M

e la

Av .d

al

al

nd

eL ow e

e la

de

Rue de l`Universe

Ru

Torre Eiffel

Pom

Bd. Sa int

enar d

Av. Geo rge

r

uti

bo

d`A

it

Ma

du

uvre

Rue Cours la Reine

Rue Rue

du Lo

Av.

Rue Sain t- H ono ré

Rue

o

.M Av

rk

Yo New

Av. Av. Gab de riel sC ham ps Ély sée s

inte-A nn

ne

aig nt

Rue Sa

ie

erb

eS

rd

l`e

sp Bd. Ra

mapa: jorge quiroz lópez.

ier .P Av

liens

s Ita Bd. de

M

es

National Geographic Traveler

Al igual que Gil, el viajero goza de perderse en sus calles.

abierta para tomar un merecido café con vistas a un parque con más de 150 años de vida. Después de Las Tullerías se encuentra el 11 Museo del Louvre. Si se accede a este ahora, habrá que olvidarse de continuar con la ruta de Woody Allen, ya que no se podrá salir de él en varias horas. Pero si uno se encuentra entre los libreros de segunda mano de 12 La Tournelle, significa que no hubo seducción por Notre Dame, al menos momentáneamente. Sin embargo, habrá que regresar a la Catedral ya que los jardines que se encuentran en la parte posterior del edificio fueron seleccionados por Woody Allen para la filmación: se trata del 13 Jardín Notre Dame-Juan XXIII, lugar donde la guía del 14 Museo de Rodin (Carla Bruni) traduce un texto a Gil, cada vez más encantado de vivir su fantasía.

Ahora habrá que cruzar de nuevo el río Sena. Puedes hacerlo por el 15 Pont de l’Archeveché, al pie del propio jardín. No será complicado observar los miles de candados que ahí se han colocado a causa del fenómeno literario de Federico Moccia: el candado se cierra, la llave se arroja al agua y el amor queda sellado. Así de fácil; sin embargo, evita ser sorprendido por la policía porque, al parecer, a París no le agrada mucho esta idea. Si quieres leer ese libro en versión francesa o inglesa o si buscas algún otro en específico, no hay mejor lugar que la librería más famosa de la ciudad, ubicada a pocos pasos del puente, en el número 37 de la calle de la Bucherie, la 16 Shakespeare and Company, propiedad alguna vez de Sylvia Beach, la primera persona que publicó el Ulises de James Joyce. Además de visitar otro de los sitios que aparecen en la película y de encontrar rarezas literarias, puedes conocer a uno de los tumbleweeds, que son viajeros que se hospedan en la librería a cambio de unas horas de trabajo en ella.

lid Inva

42

RECORRER EL SENA, LAS TULLERÍAS O LA CONCORDIA ES UN DEBER PLACENTERO.

s Bd. de

Universal. Es el más ornamentado de todos los que cruzan el Sena, con esculturas rebosantes de decoración y 32 lámparas impecables. A pocos pasos se encuentra el 4 Museo Rodin, a un costado del gran parque de 5 Les Invalides, donde aparece en escena la primera dama de Francia, Carla Bruni, y donde Paul (Michael Sheen) ejerce estupendamente sus dotes de personaje insoportable. Para llegar al siguiente punto se puede caminar cómodamente por la orilla del Sena hasta encontrar la 6 Plaza de la Concordia, donde da comienzo el 7 Jardín de las Tullerías. En esa zona se ubica el 8 Musee de l’Orangerie, sede donde Claude Monet instaló ocho murales de nenúfares; otra de las locaciones de la película, donde Gil, y nosotros los espectadores, tuvimos que soportar los diálogos de Paul. La siguiente parada es en el 9 Muelle de la Tournelle, justamente frente a la 10 Catedral de Notre Dame. Para llegar ahí no existe mejor ruta que atravesar el Jardín de las Tullerías. Si no es invierno, es seguro que habrá alguna terraza

residían y que en su mayoría hablaban en latín. Entre la maraña de calles medievales hay que tratar de dirigirse hacia el edificio del 23 Pantheon, reconocible por el gran domo. Hay una pequeña calle, la de 24 Montagne St. Genevieve, que nos lleva directo a él. En la parte más alta de la calle te encontrarás con la escalinata de la iglesia de 25 Saint-Étienne du Mont, lugar adonde Gil viajaba al otro tiempo parisino para encontrarse con personalidades como Picasso, Gertrude Stein, Ernest Hemingway, Scott Fitzgerald o Luis Buñuel. Desde ahí puedes seguir tu viaje a voluntad por la Ciudad de la Luz, teniendo siempre presente que lo que uno se imagina –por el simple hecho de hacerlo–, se convierte en realidad.

Av .d

El Barrio Latino sigue conservado un sabor bohemio que más que sobrevivir al tiempo, se reinventa y se enriquce. Aquí una de las librerías favoritas de locales y visitantes.

Si crees que ya es momento de comer o cenar, se puede romper lo lineal de la ruta para ir a un par de restaurantes que también aparecen en la cinta, aunque, eso sí, prepara bien el bolsillo: 17 Le Grand Véfour –cercano al Jardín del Palacio Real–, 18 el Maxim’s –a media calle de la Plaza de la Concordia– o el 19 Aux Lyonnais, de gran reputación y excelente para saborear la comida de Lyon, aunque con grandes dotes de recreación por parte de su chef Alain Duccase. Si es fin de semana o lunes, habrá que seguir fuera de ruta y escaparse al norte de la ciudad (estación de metro Porte de Clignancourt) para ir al 20 mercado de pulgas Paul Bert, punto también seleccionado por Woody Allen. De acuerdo a la ruta original, el siguiente paso consiste en sumergirse en el 21 Barrio Latino, sitio donde hoy pulula el mundo del turismo y cuyo nombre se debe a la gran cantidad de estudiantes de 22 La Sorbona que allí

eS

ed

Ru

s

evre

u ed Ru

ech er Ch

i

id

Jardín de Luxemburgo

Enero/Febrero

2012

43

-Martin


Midnight in Paris