Issuu on Google+


Indice


Entra en

forofamilia.org Porque la familia te importa

Colabora con nosotros


infórmate en provida.es Pincha aquí para ir a la página

1


Manifestar de nuevo nuestro total y profundo rechazo al aborto y especialmente, en este momento, a la Ley que está a punto de entrar en vigor. • Pedir al Tribunal Constitucional que dicte sentencia urgentemente y mientras, suspenda la entrada en vigor de la ley. El motivo es doble: - la ley tiene claros indicios de ser inconstitucional y si así se declara, - el daño es irreversible, ya que las vidas humanas no pueden recuperarse ni las mujeres borrar de sus vidas las secuelas que deja el aborto. • Pedir el apoyo institucional a las mujeres embarazadas en dificultades y la valoración de la maternidad, por la mujer y su dignidad y por la nueva vida humana que ES un valor personal y social. • Pedir ayuda institucional para la curación del síndrome postaborto de las personas que lo sufren. • Pedir al PP que acaba de recurrir la ley del aborto, no sólo la derogación de la ley recientemente aprobada, si llega al poder, sino

también la protección de TODA vida humana y la aplicación de políticas de ayuda, especialmente a través de sus Gobiernos autonómicos. • Pedir a todos los políticos que los derechos humanos no sean nunca cuestionados ni estén al arbitrio del partido que gobierne. • Pedir a todas las personas que tienen en sus manos una responsabilidad sobre el tema, y ya que es unánime la idea de que el aborto es algo negativo y no deseable para nadie, que se impliquen para evitarlo, apoyando a las embarazadas y ayudando a valorar al aún no nacido. • Agradecer y reforzar a aquellas personas que de una u otra forma están defendiendo la vida en cada rincón de España y del mundo. • Exigir al Gobierno que no instrumentalice la escuela al servicio de la difusión de su peculiar y perversa ideología sobre la sexualidad y que respete el derecho de los padres a educar en libertad a sus hijos en esta materia.

2


Expresa el sentir de una gran parte de la población española que estima que ya es hora de superar algo tan cruel y retrógado como es el aborto y de cambiar de rumbo. 25 años bastan - desde aquel 25 de julio de 1985 ... - basta de legitimar la muerte de inocentes. - basta de que la discapacidad sea equivalente a pérdida del derecho a la vida. - basta de que la mujer embarazada se sienta abandonada y empujada al aborto o que tenga sólo la ayuda de unos voluntarios que no son apoyados por las instituciones públicas. - basta de que haya quien se lucre con el sufrimiento ajeno y con total impunidad. - basta de disfrazar la verdad con eufemismos y mentiras Pero a pesar de estas denuncias, es un lema positivo porque quiere interpelar a todos, animar a seguir adelante, a involucrarse activamente en la solución del problema más grave y urgente de España: El aborto.

¿Por qué ante el Tribunal Constitucional? • Porque en sus manos está la posibilidad de parar la entrada en vigor de esta Ley injusta suspendiéndola cautelarmente mientras tramita el recurso interpuesto. • Porque en sus manos está exigir al legislador el pleno respeto al articulo 15 de la Constitución que dice que TODOS tienen derecho a la vida. • Porque queremos anunciar la presentación de un nuevo recurso de inconstitucionalidad contra la ley que se presentará el día que entre en vigor, y que hoy anuncia el Centro Jurídico Tomás Moro.

3


C/ Isaac Peral, Madrid. Justo en frente del Tribunal Constitucional. (El sĂĄbado 3 de Julio a las 12h) Pincha aquĂ­ para ver el plano en Google Maps.

4


ANÁLISIS DE LOS 11 PRIMEROS ARTÍCULOS DE LA LEY ORGÁNICA 2/2010, DE 3 DE MARZO DE SALUD SEXUAL Y REPRODUCTIVA Y DE LA INTERRUPCIÓN VOLUNTARIA DEL EMBARAZO 1. Advertencia metodológica. La presente nota se circunscribe a los artículos 1 a 11 de la ley, es decir, al Título preliminar (“Disposiciones generales”, arts. 1 a 4) y al Título primero (“De la salud sexual y reproductiva”, arts. 5 a 11).

2. Planteamiento general. En los arts. 1 a 11 de la ley se incorporan a nuestro ordenamiento jurídico los principios de la política sobre “salud sexual y reproductiva” que el feminismo más radical ha ido promocionando en el seno de NNUU en las últimas décadas, con toda la ambigüedad y peligro que estas formulaciones tienen pues se trata de un nuevo lenguaje ajeno a nuestras tradiciones jurídicas y filosóficas. Las nuevas formulaciones legales sobre “salud sexual y reproductiva” siempre serán susceptibles de una presentación benévola (“no dicen nada nuevo”, “no son más que principios generales, pura literatura sin consecuencias prácticas”), pero tienen una carga ideológica de alto voltaje (encubren el derecho a la anticoncepción, la esterilización y el aborto como derechos básicos de toda mujer, englobados en su derecho a la vida y a la salud). La experiencia de lo sucedido en NNUU desde los años 90 del siglo pasado no permite hoy ser ingenuos al respecto.

5

En NNUU este debate se vive con fuerza desde la Cumbre de la Población de 1994 y la de la Mujer de 1995: los documentos aprobados se presentan como algo evidente y sin novedades, pero a su amparo se está asistiendo a un proceso de redefinición de los derechos humanos en clave abortista y de ideología de género. Juan Pablo II lo vio claro y movilizó a la comunidad internacional para hacer frente a la incorporación de esta nueva ideología a la doctrina oficial de NNUU. Pueden verse al respecto las obras “Diez temas de género. Hombre y mujer ante los derechos productivos y reproductivos” de María Elósegui, Ed. EIUNSA, Madrid 2002; “Políticas familiares en un mundo globalizado” de Ana Mª Vega Gutiérrez, , Cuadernos del Instituto Martín de Azpilcueta, Madrid 2002; “Género y derechos humanos” de Jorge Scala, Ed. Vórtice, Buenos Aires, 2004 “ ; “Contra el cristianismo. La ONU y la Unión Europea como nueva ideología” de Eugenia Rocella y Lucetta Scaraffia, Ed. Cristiandad, Madrid 2005. Sobre la ideología de género y sus raices filosóficas y agenda política la obra clave es “Una revolución silenciosa. La política sexual del feminismo socialista”, de Jesús Trillo-Figueroa, Ed. Libros Libres, Madrid 2007. El esquema de la agenda política de la ideología de género es claro y se repite una vez y otra: primero se introduce en documentos políticos internacionales la terminología de género y de salud reproductiva, argumentando que no se dice nada nuevo en materia de derechos humanos; luego se presentan esos documentos como normas jurídicas y reflejo del consenso de la comunidad internacional, cuando no son ni una cosa ni otra; y, por último, se pretende que hay que adaptar las legislaciones nacionales a ese presunto nuevo derecho internacional sobre derechos reproductivos. Este último paso es el que pretenden dar para España los artículos que aquí se comentan de la ley orgánica a que esta nota se refiere.

3. Consideraciones generales de orden jurídico. La ley pretende “adecuar nuestro marco normativo al consenso de la comunidad internacional”, según dice la exposición de motivos en su párrafo cuarto. Pero


esto es falso pues tal consenso no existe: los documentos de NNUU o del Parlamento Europeo que se citan en la exposición de motivos han sido y son polémicos y discutidos y objeto de salvedades y rechazo por parte importante de la comunidad internacional o de los miembros de los organismos que los han aprobado. Por otra parte, debe tenerse en cuenta que la exposición de motivos cita como normas jurídicas internacionales vinculantes: • a) algunas que lo son pero no hablan para nada de la salud sexual y reproductiva ni del aborto, como es el caso de la Convención de NNUU sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer o la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad, y • b) otros documentos que no son normas jurídicas, como la plataforma de acción de Beijing o resoluciones del Parlamento Europeo que tienen un carácter político y no normativo. Pretende así la exposición de motivos de la ley crear una apariencia de estar adaptando el Derecho español a la normativa internacional que es absolutamente contraria a la realidad de las cosas. ¡Se nos está vendiendo gato por liebre en una ley! El informe del Consejo Fiscal sobre el Anteproyecto pone de manifiesto con rigor este intento de engaño. Además se regulan presuntos nuevos “derechos fundamentales” (cfr. art. 1) olvidando que en España los derechos fundamentales los establece la Constitución. En realidad, bajo la apariencia teórica de regular derechos, lo que se está haciendo es establecer nuevos ámbitos de intervención pública de las Administraciones públicas en terrenos hasta ahora reservados a la privacidad de las personas y confiados al pluralismo y la libertad ideológica y religiosa (cfr. el art. 1 que se refiere expresamente a que es objeto de la ley “establecer las correspondientes obligaciones de los poderes públicos” y el párrafo primero de la exposición de motivos donde se afirma la competencia de los poderes públicos para garantizar las decisiones sobre la maternidad).

correspondientes obligaciones de los poderes públicos”. Los derechos fundamentales en nuestro ordenamiento los establece la Constitución y se desarrollan por ley orgánica y estos art. 1 a 11 no tienen carácter orgánico (cfr. DF 3ª); por lo tanto lo único que queda es la regulación de la intervención de los poderes públicos. Es decir, bajo el pretexto de regular nuevos derechos, lo que se establece es una nueva esfera de intervencionismo administrativo en el ámbito de las decisiones personales en materia de sexualidad y maternidad-paternidad.

Artículo 2.

Este artículo define qué debe entenderse por “salud”, “salud sexual” y “salud reproductiva”. Las definiciones de salud sexual y salud reproductiva no me consta que estén incorporadas a ninguna norma jurídica internacional; son un producto ideológico de gran vaguedad conceptual que solo puede generar inseguridad jurídica, máxime si sobre esa vaguedad se soporta una nueva esfera de intervención administrativa. ¿Qué es “bienestar sociocultural” como parte del concepto de salud sexual o del de salud reproductiva? En todo caso, ya queda claro que en el concepto de salud reproductiva se incluye el “tener una vida sexual segura, la libertad de tener hijos y de decidir cuándo tenerlos”. Es decir, el derecho a la salud sexual y reproductiva incluirá a partir de ahora el derecho a la actividad sexual pero con derecho a no tener hijos si no se quiere. Estas definiciones no aclaran nada sobre el derecho a la salud pero van a permitir que las Administraciones se entrometan en los ámbitos más íntimos de las personas conforme a lo previsto en los art. 3.4, 6, 7, 8, 9 y 10 de esta misma ley.

4. Comentario al articulado. Artículo 1.

Este artículo define como objeto de la ley “garantizar…los derechos fundamentales en el ámbito de la salud sexual y reproductiva” y “establecer las

6


Artículo 3.

El número 2 de este artículo establece: “Se reconoce el derecho a la maternidad libremente decidida”. Este nuevo derecho se traduce en el texto de la ley en el derecho real a no ser madre (más precisamente: en el derecho a no dar a luz, pues madre se es desde que se queda embarazada) pues la ley lo desarrolla sólo como el derecho a abortar regulado en el título II. Si de verdad se refiriese al derecho a ser madre, ¿por qué no se desarrolla con ayudas y apoyos a la maternidad ante circunstancias difíciles? El número 3 de este artículo, al vetar toda discriminación en el acceso a los servicios y prestaciones de salud reproductiva (que, no olvidemos, al final, son derechos a la anticoncepción, la esterilización y el aborto) por razón de edad, está derogando las leyes generales sobre patria potestad y minoría de edad. El número 4 garantiza el neo-intervencionismo administrativo en materia sexual que es la esencia de esta presunta regulación de presuntos nuevos derechos, pues declara a los poderes públicos garantes de la “salud sexual y reproductiva” a través de “las prestaciones y demás obligaciones que establece la presente ley”.

Artículo 4.

Este artículo atribuye a la Alta Inspección del Estado la competencia para velar para que la ley se aplique homogéneamente en todo el territorio nacional. Supongo que quiere prevenir situaciones de CCAA que no garanticen en su territorio los “nuevos derechos”, como sucedía hasta ahora con Navarra y el aborto, por ejemplo.

Artículo 5.

El número 1 atribuye a los poderes públicos una serie de competencias activas de promoción cuya justificación no se entiende desde una óptica de respeto a la intimidad de las personas y el pluralismo ideológico en materia de sexualidad. Según este precepto son competencias del Estado, entre otras, las siguientes: • a) “la información y la educación afectivo sexual y reproductiva en los contenidos formales del sistema educativo”. • b) la garantía del “acceso universal” a “los servicios y programas de salud sexual y reproductiva”. Esa expresión (“acceso universal”) quiere incluir a los menores de edad, olvidando los derechos de los padres respecto a sus hijos menores. Con esta ley todo lo que se refiere a esa pretendida “salud sexual y reproductiva” sale del ámbito de las relaciones paterno-filiales para reciclarse en el de

7

administrado-Administración. • c) la promoción del acceso a métodos de regulación de la fecundidad. • e) “la educación sanitaria integral y con perspectiva de género sobre salud sexual y salud reproductiva”

Artículo 6.

Esta artículo contiene una expresa habilitación a los poderes públicos para informar y formar sobre salud sexual y reproductiva con acciones “dirigidas, principalmente, a la juventud”. Este precepto acredita una vez más que la ley no pretende tanto regular derechos de los ciudadanos cuanto nuevas potestades de las Administraciones, a pesar de la presentación estética como norma creadora de nuevos derechos..

Artículo 7.

En el apartado b) vuelve a aparecer el “acceso universal”, es decir sin límite de edad, “a prácticas clínicas efectivas de planificación de la reproducción” (qué lenguaje más fisiológico!) y anticonceptivos, como derecho que garantizan los poderes públicos y con financiación por el Sistema Nacional de Salud.

Artículo 8.

Se impone el “enfoque de género” con carácter obligatorio tanto en los estudios de ciencias de la salud como en el desarrollo de la formación continua de estos profesionales (apartados a) y c) ) y se crea una nueva profesión en el apartado b): los “profesionales en salud sexual y salud reproductiva” a los que se formará en “la práctica de la interrupción del embarazo”. En el apartado a) se especifica que en la formación académica de lo profesionales de la salud se incluirá “la investigación y formación en la práctica clínica de la interrupción voluntaria del embarazo” Es una nueva manifestación del carácter impositivo de la norma que no regula ni respeta derechos sino que impone una ideología a todos, en este artículo en el ámbito sanitario a que se refieren los art. 7 y 8 del Proyecto.

Artículo 9.

Este artículo y el siguiente se dedican a las “medidas en el ámbito educativo e integran el capítulo III del Título I del Proyecto. Se trata de un nuevo intervencionismo, ahora en el sistema educativo. El párrafo inicial dice taxativamente que “el sistema educativo


contemplará la formación en salud sexual y reproductiva” La referencia a la “diversidad sexual” en el apartado b) exigiendo “aceptación” supone imponer una valoración de las distintas “orientaciones sexuales” contra la libertad de pensamiento.

Artículo 10.

Este artículo atribuye a los poderes públicos la misión de apoyar “a la comunidad educativa en la realización de actividades formativas relacionadas con la educación afectivo sexual (...), facilitando información adecuada a los padres y las madres”. Es decir, se usará la escuela para formar en los 4 principios de la salud sexual y reproductiva no solo a los alumnos ex art. 9 sino también a los padres ex art. 10.

Artículo 11.

Se anuncia en este artículo una especie de planificación de la actuación administrativa de futuro en la materia, a través de la elaboración de “un Plan que se denominará Estrategia de Salud Sexual y Reproductiva”.

5. Valoración global. El Proyecto de Ley en estos primeros once artículos introduce en nuestro sistema jurídico la terminología y los conceptos de la ideología de género en su dimensión de “salud sexual y reproductiva”, es decir, la antropología de la sexualidad libre de maternidad como derecho garantizado por los poderes públicos. Y lo hace, no configurando ámbitos de autonomía de la persona, sino estableciendo potestades de la Administración para –apoyándose en sus competencias sobre los sistemas sanitario y educativo- imponer la visión de la sexualidad y la maternidad de la ideología subyacente de forma obligatoria y planificada. Es un Proyecto de ley ideológico y vocacionalmente totalitario, incompatible con una sociedad libre y plural, que desconoce que en materia de sexualidad existe un pluralismo de visiones digno de respeto desde los poderes públicos conforme a nuestra Constitución (art. 1, 16 y 27).

Madrid, 20 de mayo de 2010.

8


Sugerencias / Súcríbete al boletín: Todas aquellas sugerencias que quieras hacernos para este boletín, así como una suscripción directa no dudes en mandárnoslas por mail asunto: sugerencia / suscripción boletín a mail prensa@forofamilia.org ,o bien por correo postal: Att: Boletín Foro Español de la Familia Pº Castellana, 203 - 1º Dch. 28046 Madrid

9


10


11


Pincha aquí para descargar el Logo de la Concentración:

Pincha aquí para descargar el Tarjetón de información

12


Pยบ Castellana, 203 1ยบD 28046 Madrid Fax: 91 510 51 39 Telf: 91 413 29 57 forofamilia@forofamilia.org www.forofamilia.org


Boletín Especial