Page 1

01. Curso:Tablon curso información

Actividad formativa acreditada

21/5/08

09:53

Página 34

Unidad IV. El proceso de atención de Enfermería y diversas situaciones vacunales

Respuestas

Respuestas correspondientes a la Unidad Didáctica IV El proceso de atención de Enfermería y diversas situaciones vacunales 1-B. Una vacuna está contraindicada cuando el riesgo de complicación que presenta es mayor que el riesgo de padecer la enfermedad contra la que protege la vacuna. Las verdaderas complicaciones son cada vez menores y se ciñen casi exclusivamente a situaciones médicas, en la mayoría de las ocasiones temporales, por lo que en estos casos, más que de contraindicaciones, podríamos hablar de precauciones. Las contraindicaciones no dependen del tipo de vacuna a administrar y sí del sujeto que la recibe. 2-D. Las contraindicaciones absolutas son: reacción anafiláctica a dosis previa de la vacuna; reacción anafiláctica grave a alguno de los componentes de la vacuna y encefalopatía aguda que aparece hasta siete días después de administrar la vacuna antipertusis. Existen además una gran cantidad de situaciones que son incluidas como contraindicaciones y no lo son, pues en algunas ocasiones sólo será conveniente retrasar la vacunación y en otras ni tan siquiera eso y que forman parte de los mitos relacionados con las vacunaciones. Algunas de estas falsas contraindicaciones son: infección febril o diarrea en el niño sano, tratamiento antimicrobiano, convalecencia de enfermedad aguda, infecciosa o no, reacciones leves o moderadas (no anafilácticas) a dosis previas, exposición a enfermedad infecciosa, antecedentes familiares de reacciones adversas postvacunales, vacunación triple vírica en alérgicos al huevo, antecedentes de alergia, asma y otras manifestaciones atópicas. 3-D. Las precauciones vacunales son actitudes de cautela que se deben adoptar en determinadas circunstancias en las que se puede incrementar el riesgo de una reacción adversa (RA) o comprometer la inmunogenicidad de la vacuna. En caso de que el beneficio de la vacunación se suponga mayor que el riesgo de ésta, se deberá vacunar. En caso contrario, se deberá retrasar la vacunación hasta que se den las condiciones favorables. Las precauciones se deben adoptar ante: mujeres embarazadas; situaciones de inmunodeficiencia; los intervalos de tiempo entre la administración de inmunoglobulinas; productos hemáticos y vacunas; enfermedades agudas moderadas o severas (con o sin fiebre); trastornos neurológicos evolutivos y familiares; cuidadores o contactos con personas inmunocomprometidas. 4-A. Diversas instituciones y organismos han clasificado las reacciones adversas en tres grandes grupos: locales, sistémicas y alérgicas. 5-D. Las reacciones adversas locales se manifiestan en

34

metas

JUNIO 08

el área de la inyección vacunal. Son las más frecuentes generalmente las leves y transitorias. Son provocadas por el compuesto vacunal, aunque muy frecuentemente se deben a errores de conservación, manipulación y administración de la vacuna. Las reacciones más habituales son: dolor, eritema, induración, edema, nódulo subcutáneo, abscesos, queloides, necrosis, vesículas y pápulas y lesiones regionales. 6-B. Las reacciones adversas sistémicas son menos frecuentes que las locales y pueden ser generalizadas o afectar a determinados órganos o sistemas. La mayoría suelen ser leves o transitorias, aunque algunas pueden ser graves. Excluyendo las alérgicas, las más frecuentes son la fiebre, de intensidad variable, que aparece a las pocas horas y suele durar entre 1 ó 2 días. La fiebre tras la vacunación triple vírica aparece entre los días 5º y 12º. 7-A. Las reacciones alérgicas se clasifican en: – Tipo I: mediada por IgE. Son las más importantes y se manifiestan en forma de rinitis, asma y anafilaxia. Su aparición es brusca, progresión rápida y reversibilidad si se tratan adecuadamente. – Tipo II: reacción citotóxica o citolítica. Muy raramente asociada a las vacunas. – Tipo III: debidas a la formación de complejos inmunes con activación del complemento. Se asocia a la administración repetida de toxoides (Arthus). – Tipo IV: reacción celular producida por células inmunocompetentes. Reacción tardía que aparece a las 24-72 horas. Se manifiesta por una reacción local en el punto de la inyección que puede llegar a procurar una necrosis local. 8-C. El síncope en la urgencia vacunal más frecuente se corresponde casi siempre a una lipotimia, de origen vasovagal. Se trata de una pérdida brusca de la consciencia, presentándose en el 90% de las ocasiones en los 15 segundos siguientes a la vacunación. Es de duración breve y recuperación espontánea, sin signos vegetativos y debe establecerse un diagnóstico diferencial con el shock anafiláctico. Existe riesgo de traumatismo craneoencefálico (TCE) si se produce caída. 9-A. Los pasos del tratamiento de una reacción anafiláctica son: – Solicitar ayuda y llamar a una ambulancia. – Aplicar protocolo de apertura de vías y RCP. – Colocar en posición de Trendelemburg. – Aplicar adrenalina IM contralateral. La dosis a aplicar es de 0,01 ml/kg, hasta un máximo de 0,5 ml. La respuesta se espera en 1-2 minutos. Se puede repetir la dosis a los 5 minutos, hasta tres veces si no existe mejoría clínica. – Si existe distress respiratorio, administrar O2. – La utilización de otros fármacos vendrá determinada por el protocolo de actuación de cada centro, departamento, distrito o área de salud.

0354


01. Curso:Tablon curso información

21/5/08

09:53

Página 35

Unidad IV. El proceso de atención de Enfermería y diversas situaciones vacunales

10-D. ERROR

EFECTO ADVERSO

• Inyección no estéril: – Reutilización de jeringa o aguja desechable. – Esterilización incorrecta de aguja o jeringa. – Vacuna o diluyente contaminado.

• Infección: absceso local, septicemia, shock. • Transmisión de enfermedades sanguíneas (VIH, VHB. VHC).

• Utilización de una vacuna reconstituida fuera del plazo máximo establecido. • Reconstitución: – Diluyente incorrecto. – Reemplazo de la vacuna o del diluyente por otro medicamento.

• • • •

Absceso local. Efecto adverso por el medicamento. Muerte. Vacunación ineficaz.

• Inyección en lugar inadecuado: – BCG subcutánea – Toxoides subcutáneos

• Reacciones y abscesos locales. • Lesión en nervio ciático. • Vacunación ineficaz.

• Inyección en glúteo. • Transporte y/o mantenimiento inadecuado.

• Reacción local y/o abceso por vacuna congelada. • Vacuna ineficaz.

11-D. La correcta preparación de la vacunación, que incluye la anamnesis y la revisión de la historia vacunal de la persona a inmunizar, además de la aplicación de todos los protocolos de trabajo en la práctica vacunal, evitará un gran número de efectos adversos no deseados. PREVENCIÓN PRIMARIA

SECUNDARIA

ACCIONES – Historia de salud detallada, incluyendo el apartado de alergias. – Revisión de la historia vacunal. – Anamnesis vacunal previa a cada vacunación. – Conocer o revisar la ficha técnica de cada vacuna. – Conocer las contraindicaciones personales y de la vacuna. – Disponer de un kit de urgencias completo. – Estar entrenada/o en la atención de urgencias vacunales. – Mantener en observación a la persona vacunada durante 15-30 minutos. – Tener una correcta y actualizada preparación en vacunología.

12-C. El sistema español de farmacovigilancia se basa en la notificación voluntaria, por parte del profesional sanitario que lo detecta, de eventos adversos (sospechas o confirmaciones) mediante un cuestionario (tarjeta amarilla) que recoge la información necesaria para la evaluación del evento. Los ítems incluidos en el cuestionario deben ser rellenados íntegramente. El sanitario que notifica requiere que se le retroalimente la información sobre el fenómeno y seguimiento. 13-A. En cuanto a los determinantes de salud en esta población inmigrante, debemos tener en cuenta: – Biológicos y ambientales: edad, sexo y raza, cambios climáticos, el contacto con nuevos patógenos no existentes en sus países de origen y los antecedentes sanitarios individuales y comunitarios.

0355

Actividad formativa acreditada

– Socio-económicos: bajo nivel económico, precariedad laboral, viviendas poco o muy poco salubres, discriminación y racismo percibido y real, ruptura del soporte social, problemas relacionados con su situación administrativa (permisos de residencia y trabajo), idioma y finalmente, relaciones de género desiguales, adaptadas a sus antecedentes socio-culturales. – Sistema sanitario: barreras de acceso y utilización de los servicios sanitarios, por desconocimiento o miedo debido a su situación administrativa. – Culturales: relacionados con todos los anteriores determinantes. 14-D. En relación con la vacunación, los problemas que se encuentra el sistema sanitario en relación a la atención de los inmigrantes que podemos mencionar serían principalmente: – Problemas a la hora de traducir las cartillas de vacunas. – Ausencia de documentación. – Desconocimiento de los calendarios vacunales y de las coberturas en los países de origen. – Falta de documentos de filiación y residencia. – Calendarios incompletos y pautas no válidas (en ocasiones, pautas falsas en documentos falsos). – Desconocimiento por parte de los profesionales sanitarios de las verdaderas contraindicaciones relacionadas con las vacunas. 15-B. Debemos recordar que los principales motivos para vacunar a la población y mantener las coberturas vacunales de nuestro país son: – Proteger a los individuos susceptibles de enfermedades vacunables. – Lograr la inmunidad de grupo al alcanzar altas coberturas y al desminuir la circulación de los microorganismos se protegería incluso a los no vacunados. – Disminuir la incidencia de enfermedades vacunables con circulación de microorganismos, con el objetivo de controlar y eliminarlas. 16-A. La función principal de las enfermeras en relación con las vacunaciones es mantener las coberturas vacunales de la población. Para ello, es necesario: – Captar a través de los contactos que establecen los inmigrantes con el sistema sanitario. – Informar a las personas inmigrantes sobre sus necesidades vacunales y las de sus hijos y familiares. – Conocer las necesidades vacunales individuales y adaptar y actualizar los calendarios a la situación vacunal de la Comunidad Autónoma. – Educar en salud a los usuarios inmigrantes (padres, niños y adolescentes). 17-A. Debemos tener en cuenta que las vacunas que debe recibir una persona inmigrante son exactamente las mismas que debe recibir una persona autóctona,

JUNIO 08

metas

35


01. Curso:Tablon curso información

Respuestas

Actividad formativa acreditada

21/5/08

09:53

Página 36

Unidad IV. El proceso de atención de Enfermería y diversas situaciones vacunales

adecuando los calendarios que presentan desde su país de origen al nuestro.

– Utilización de medidas preventivas, especialmente, la quimioprofilaxis antipalúdica preventiva.

18-D. Los países tropicales, por sus características socio-económicas y sanitarias, son los que más problemas pueden presentar.

25-D. Dependiendo de la zona a visitar, el tiempo de permanencia y las características personales, estará indicada uno u otro tratamiento antipalúdico, pero siempre hay que tener en cuenta que debe comenzarse el tratamiento una semana antes del viaje y mantenerla hasta pasadas 4 semanas del regreso. La mayoría de casos de muertes en viajeros se han dado en personas que no tomaron la quimioprofilaxis de manera correcta o la abandonaron al regresar del viaje, sin cumplir los protocolos de administración.

19-C. Los problemas de salud que podemos encontrar en los viajes no sólo están relacionados con enfermedades prevenibles mediante vacunación. La mayoría de los problemas tienen relación con la ingesta de agua y alimentos, las enfermedades transmitidas por picaduras de insectos y parásitos. 20-C. Para conocer los riesgos de cada viaje y cada persona es necesario realizar una valoración individualizada, teniendo en cuenta todos los factores que aconsejan o desaconsejan una vacunación o profilaxis determinadas. Con esta valoración individualizada se evitan los riesgos de una automedicación excesiva o de una protección insuficiente. Esta valoración se realiza a través de los Centros de Vacunación Internacional, dependientes del Ministerio de Sanidad y Consumo. 21-B. Esta planificación sanitaria, siempre que sea posible, se debe comenzar 8-6 semanas antes del viaje, pues algunas de las vacunas que podrían ser necesarias necesitan de este tiempo para conferir inmunidad. Otro aspecto a destacar es que al regreso, se pueden manifestar algunas enfermedades incluso varios meses después, por lo que es importante recordar el médico esta circunstancia, para que sea valorada y tenida en cuenta. 22-C. La vacunación frente a la fiebre amarilla es exigida por algunos países a las personas que provienen de países endémicos. La vacunación frente a la meningitis con vacuna tetravalente (A,C,Y,W135) es exigida por las autoridades de Arabia Saudí a las personas que viajan a La Meca y/o a Medina. 23-B. La fiebre amarilla sólo existe en África subsahariana y en el área tropical de Sudamérica, donde es endémica y, de forma intermitente, aparecen epidemias. En África es donde se declaran la mayoría de los casos; la tasa de letalidad es superior al 20% y el riesgo de infección es mayor en niños y adolescentes. En Sudamérica los casos se producen más frecuentemente en hombres jóvenes con riesgo ocupacional de exposición a los mosquitos vectores en áreas forestales de Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Venezuela y Perú. 24-A. El riesgo de padecer malaria, para los viajeros depende de cuatro factores: – Zona geográfica visitada y dentro de ésta: tipo de viaje, duración, estación del año, etc. – Especie parasitaria predominante, ya que la que mayor riesgo presenta es P. Falciparum, por su mayor virulencia y resistencia a fármacos. – Frecuencia de resistencia a los antipalúdicos.

36

metas

JUNIO 08

26-B. En una intervención enfermera relacionada con la administración de vacunas no sería necesario el consentimiento escrito, pero sí el verbal, y éste deberá ser registrado en la hoja de registros de Enfermería. Por ejemplo, si utilizamos el lenguaje enfermero estandarizado de intervenciones NIC, esta actuación está recogida como: 6530, Manejo de la inmunización/vacunación: control del estado de inmunización, facilitando el acceso a las inmunizaciones y suministro de vacunas para evitar enfermedades infecciosas. Actividad: 653016 Procurar el consentimiento informado para la administración de vacunas. 27-C. Los aspectos legales relacionados con la edad del paciente indican que si éste es menor de 12 años y no tiene capacidad para comprender el alcance de la intervención, el consentimiento por representación será otorgado por los representantes legales del menor, tras haberlo escuchado si éste tiene 12 años. En el caso de menores emancipados o mayores de 16 años, siempre que no estén incapacitados ni sean incapaces de otorgar el consentimiento, es el propio menor quien debe otorgarlo, salvo en situación grave de riesgo, en el que los padres serán informados y su opinión tenida en cuenta por parte de los facultativos a la hora de tomar las decisiones. 28-D. La gestión de los cuidados supone producir cuidados enfermeros eficazmente, con los estándares de calidad definidos y a un coste adecuado. La gestión de los cuidados adquiere especial importancia en el marco de la gestión clínica, si se considera el aumento de la demanda y la necesidad de diversificación de los cuidados enfermeros que se derivan de factores del entorno social. 29-D. La gestión clínica toma decisiones basándose en tres factores: – La evidencia científica. – Los recursos disponibles. – Los valores sociales e individuales del propio paciente. 30-B. La investigación no necesariamente tiene que ser un proceso complejo, sino más bien el desarrollo de una actitud de búsqueda constante de nuevas vías

0356


01. Curso:Tablon curso información

21/5/08

09:53

Página 37

Unidad IV. El proceso de atención de Enfermería y diversas situaciones vacunales

para mejorar la calidad de la asistencia prestada a los pacientes. En este caso podríamos hablar de vacunología basada en la evidencia, supondría seguir una serie de etapas definidas: – Convertir las necesidades de información en preguntas que puedan ser contestadas. – Localizar sistemáticamente y de forma eficiente la mejor evidencia con que responderlas (revisión bibliográfica). – Realizar una evaluación crítica de la validez y utilidad práctica de la evidencia disponible en la literatura. – Aplicar en la práctica asistencial decisiones consecuentes con la mejor evidencia. – Finalmente evaluar la actuación efectuada, siguiendo la metodología científica y contribuyendo de este modo a la construcción de nuestros conocimientos enfermeros producto de la EBE. 31-A. El PAE es un método sistemático y organizado para administrar cuidados enfermeros individualizados de acuerdo con el enfoque básico de que cada persona o comunidad responde de forma diferente ante una alteración real o potencial de su salud, es decir, se trata de un conjunto de acciones intencionadas que la enfermera realiza en un orden específico, con el fin de asegurar que una persona necesitada de cuidados de salud reciba el mejor cuidado de Enfermería posible.

– Plantearemos objetivos dirigidos a la solución de los agentes causales productores o precipitadotes del problema. 35-A. En esta fase se definen las intervenciones enfermeras cuya aplicación resolverá el problema o disminuirá la acción de los factores causales o aumentará los niveles de salud. Llegaremos a cumplir el objetivo si conseguimos situar al individuo en disposición de instrumentos y herramientas necesarias para que la situación o bien no se repita, o pueda buscar las soluciones de forma precoz en caso de repetirse el problema. BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA – –

– – – – –

32-D. Los objetivos que se persiguen con la recogida de datos son: – Identificar el estado inmunológico del individuo. – Identificar posibles contradicciones y precauciones. – Prevenir posibles efectos adversos no deseados. – Conocer la actitud del individuo ante la inmunización.

33-C. Cuando la enfermera esté segura de que la información que ha recopilado es correcta, puede proceder a analizarla. Esto significa que debe estudiar los datos obtenidos en relación con los siguientes objetivos: – Identificar problemas/diagnósticos de Enfermería reales o potenciales. – Identificar la causa de tales problemas. – Identificar el estilo de vida del paciente y su forma de afrontar los problemas. – Determinar qué problemas pueden ser tratados de forma independiente por la enfermera y cuáles requieren que ésta busque asesoramiento o dirección por parte de otros profesionales del cuidado de la salud.

34-A. En la planificación, establecemos la formulación de objetivos que estarán condicionados por la priorización de las situaciones a resolver: – Formularemos el objetivo derivado de la etiqueta diagnóstica, que nos conducirá a la resolución del problema y a la reafirmación de una situación de fomento de salud.

0357

Actividad formativa acreditada

– – –

Campins Martí M, Moraga Llop FA. Vacunas 2006. Barcelona: Prous science; 2006. Comité de Vacunas de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud pública e Higiene. Calendario de vacunaciones sistemáticas del adulto y recomendaciones de vacunación para los adultos que presentan determinadas afecciones médicas, exposiciones, conductas de riesgo o situaciones espaciales. Vacunas 2006;7 (extraordinario 1). Comité asesor de vacunas. Asociación española de pediatría. Manual de vacunas en pediatría. Madrid: Asociación española de pediatría; 2005. De Aristegui Fernández J. Vacunaciones en el niño. De la teoría a la práctica. Bilbao: Asociación ESVAPE; 2004. De Juanes Pardo JR, Arrazola Martínez MP. Viajes internacionales. Recomendaciones generales y vacunas. Madrid: ASFORISP; 2005. De Juanes Pardo JR. Vacunaciones en el adulto. Guía y recomendaciones. Madrid: ASFORISP; 2003. FUDEN. Manual de vacunaciones para enfermería. Madrid: FUDEN; 2005. Grupo de trabajo en vacunaciones del Consejo de Enfermería de la Comunidad Valenciana y Dirección General de Salud Pública de la Consellería de Sanitat de la Generalitat Valenciana. Guía de vacunaciones para inmigrantes. Valencia: Generalitat Valenciana; 2006. López Vélez R, Martín Echevarría E. Geografia de las infecciones tropicales. Madrid: Gráficas Enar SA; 2005. Picazo de la Garza JJ. Guía práctica de vacunaciones para enfermería. Madrid: Centro de Estudios Ciencias de la Salud; 2003. Picazo de la Garza JJ. Guía práctica de vacunaciones. Madrid: Centro de Estudios Ciencias de la Salud; 2006. Plotkin SA, Orenstein WA, Picazo de la Garza JJ. Vacunas. 4ª ed. Madrid: Acindes; 2007. Salleras L. Vacunaciones preventivas. 2ª ed. Barcelona: Masson; 2003.

WEBGRAFÍA RECOMENDADA – – – – – – – – – –

Página de vacunas de la web de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria. http://www.aepap.org/vacunas/ index.htm Página de vacunas de la web del Ministerio de Sanidad y Consumo. http://www.msc.es/profesionales/saludPublica/prevPromocion/ vacunaciones/vacunasProfesionales.htm Página web del grupo de Estudio de la Gripe. http://www.infogripe.com Página sobre la gripe de la web del Ministerio de Sanidad y Consumo. http://www.msc.es/ciudadanos/enfLesiones/enTransmisibles/ gripe/home.htm Portal sobre las vacunas de la Asociación Española de Pediatría. http://www.vacunasaep.org/ Web de la Agencia Española del Medicamento. http://www.agemed.es Web de la Asociación Americana de Enfermería. http://www.nursingworld.org Web de la Asociación Española de Vacunología. http://www.vacunas.org Web de la Fundación para el Estudio de la Infección. http://www.vacunas.net Web del Grupo de Trabajo en Vacunaciones del Consejo de Enfermería de la Comunidad Valenciana. http://www.cecovac.com

JUNIO 08

metas

37

El PAE y diversas situaciones vacunales  

El proceso de atención de enfermeria y diversas situaciones vacunales

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you