Issuu on Google+

"U

I

|l"l"

FAUNA IBÉRICA / I Por el Dr. Rodríguez de la Fuente

•"t—

WfBfp'-K.

LOS CAZADORES OEL ESPACIO A

FIRMAN los sabios que las p!antas aparecieron aníes que los animales en nuestro planala. Los primitivos vegetales, conftnadoi durante millones d& años en aquel inmenso laboraíorio de \& vida que fue el mar primigenio, descubrieron ef maravilloso secreto que les permitía sobrevivir de una manera aulónama- Aprovechando las sales minerales disuellas en el agua, el oxígeno y el anhídrido carbónico, aclívado lodo el proceso par la energía solar, las planlas podfan transformar la materia inorgánica en orgánica, lo ineríe en vivo. Esta prodigiosa conquista —quizás la más decisiva en la historia de la v i d a — hubiera permitido a los vegetales mul-

tiplicarse de una manera incontrolada, colonizar los mares y las tierras, convJrtiendo el planeta en un inmenso e imperecedero vergel, si casi al mismo Eiempo que dios no hubieran aparecido orros seres que^ carentes de estas complejas capacidades para la bioquímica, se limitaron a comérselos, sin tomarse más molestia que asimilar sus valiosos elementos orgánicos, prefabricados. La historia de estos animales, da estricto régimen vegetariano, se presentaba apacible y próspera, pero temibles competidores, incapacitados a su vez para digerir los vegetales, resolvieron el problema de la supervivencia, matando

•• '

^ ^ -

^

^

I

Las á ^ U a s , ma^nEfícamente dotadas para el vuelo <ca vela^, san cazuderes mediocres en el espacio. Liebre'r, r a t a s y otros pequeños mainiFero^ cun^lkujeD su dieU-

y devorando a los herbívoros que atesoraban en sus tejidos el disperso complej o de slemenlos nutritivos ya elaborado por el mundo vegetal. Compartiendo ios avatares del cazador y las angustias de la presa, fueron medrando los omnívoros, capacitados para alimentarse tanto de animales como de plantas. Han transcurrido centenares de millones de años, el reino vegetal, pese al insaciable apetito de los animales vege tarianos, ha proliferado y se ha diversificado hasta constituir una fueníe aparentemenre inagotable de alimentos. En el reino animal, el duelo ancestral y cada día renovado entre carnívoros y

Los b i í l o e o s han clasificado a las aves e n t r e loa anímales dp cerebro óptico —como el homhre mismo—. porque los estimulo^ m á s numcfüHos c i m p o r t a n t e s para sus reacciones ingresan en su m e n t e por via óptiea. La estructura histológica de los ojos de Jas aves de presa, así como s u capacidad visual, su brillo y colorido, son. sin duda, los m u s perfectos en todo el reino animal.

ia


Las rapacpfi nocturnas, vaítíndosp de FU vista pfoitígiosa, &u vutlo sileodoso y. parliculurmenl^H (le su OÍÍÍO rintsLmo, se h a n csp^iaJÍTado pii ta. caza de raedores, desde el conejo a lit musaraña, por to que s o a s u m a m e n t e útiJes para [a agricultura.

herbívoros^ ha estimulado los mecanismos para la defensa y la reprcducción de estos últirrios, de taf modo que, iras alcanzar todas las formas y tamaños ¡maginablesx han llegado & agruparle en inconlablfis r&baños. Sin embargo, hasta el présenle, no se ha modificado un ápice ía sencilla e implacable ley que determina la supervivencia de las especies ' y de los individuos en nuestro planeta: comer y no ser comido.

LOS BUENOS Y LOS MALOS ^

Durante muchos siglos de cultura eminentemente aniropocénlrica. los seres humanos habían venido juzgando a tos animales mediante leyes quizá justas y adecuadas para su propia sociedad, pero absolutamente falsas para las sencillas criaturas silvestres. En infinidad de fábula? y rclatot se ha presentado al lobo, al tigre y al lialcón, como a fríos asesinos sedJenios de sangre^ mientras el cordero, la gacela y la paloma eran el síniIxrlo de Ja bondad y \a inocencia.

Han tenido que llegar las nuevas generaciones de biólogos para demostrar, -con sus eíiperíencjas, lo erróneo de las •antiguas concepciones. Br\ una amplia reserva de Norteamirica^ dond3 algunas familiar de hsrmosoí ciervos vivfan constanlemente acosados por los pumas y los lobo^, un grupa de científicos ordenó eliminar a todos

Los autínticos eazadnrpfí del espíicJo, como el halcón peregrino, son esencialmente omilófagos, c* decir, comedores de p i jaroji, que capturan cu pleno vuelo, sfacias a sus portentosas facultades para la persecución y a ía f u e n a de su presa.

estos carniceros, prohibiendo incluso la entrada a los cazadores humanos. Durante diez añas fue censada y observada rigurosamente la población de ciervos. Durante e! primer lustro, el aumento de las manadas fue ininterrumpido. Los animales estaban gordos y lustrosos, vagaban tranquilamente y tenian acceso a lodos los pastos sin temor a las fieras. A partir del sexto año, las cosas comenzaron a cambiar. El -número de ciervos se había hacho tan grande, que el aspecto del paisaje se modificó totalmiínte. La hierba apenas tenía tiempo para crecer. Las 7onas má^ expuestas a los vientos y las lluvias habían perdido ya su capa de tierra vegetal y ofrecían todo el aspecto de un desierto. La pervivencia de reproductores vie¡os y tarados, que hubieran sido eliminados por los carnívoros, dio lugar a generaciones débiles, que difícilmente podían afrontar la escasea de pastor. Antes de terininar el plazo para Ja eJtperjencia, un gigantesco rebaño de famélicos moribundos hubo de ser exterminado por piedad, porque el, en afro tiempo, bello territorio que les albergaba, apenas si ofrecía ya una brizna de hierba o una corteza para alimentarles. La sombra de la muerte se cernía sobre un paraje que estuvo lleno da vida. Precisamente, cuando fas temibles íieras a quienes el hombre había venido considerando como símbolo de eíterminÍD, habían impuesto sus leyes implacables^ pero necesarias. Los animales predalores, que son todos los que para sobrevivir han de ma-

tar B Oíros, están considerados hoy día como imprescindible; elementos para ©1 maníenimienio del equilibrio biológico y la selección de las especies. Es preciso reconocer que las leyes humanas no son aplicables a los animales; en la naruraJeza no hay buenos ni malos, Y aunque resulte paradójico, los lobos y los pumas pueden ser los mejores guardianes de los ciervos, como quedú plenamente demostrado en la experiencia norteamericana.

LAS AVES DE PRESA La conquista del cielo no libró a las aves de las duras condiciones para la supervivencia que imperan en la tierra. Es más, podríamos afirmar que tas exacerbaron. Porque, entre las importantes modificaciones que la adaptación al vuelo exigió del organismo de los pájaros^ deslaca fa elevación de su metabolismo. cuya principal característica ss el desproporcionado aumento del apetito, Efecilvamenie, las extremidades anteriores de las aves, que alargadas y profundamente modificadas constituyen las alas, son accionadas por los músculos pectorales, para originar la propulsión, Eslas fuertes masas musculares, insertas en la quilla enlernal, consumen una elevada cantidad de calorías, que ha de ser compensada medíante el adecuado aporte alimenticio. Todos los pájaros de vuelo rápido son insaciables comedores. m


En r] parodún de esta roca solitaria han anidado lo? halcones percj;iLii>íi desde tiempos inmemoriales. Las nechas indican el tlddv* que instalamos tras penosa escalada, y el nido en El que hicJmoK las observaciones que relatamos en el reportaje.

picado a 400 Km. por hora Algunos M&gan a ingerir el equivateníe a su propio peso al día. DoEadas de gran movilidad, las avss se han cjilendjdo por todo el orbe y, en busca de su a limen ío, han Invadido lodo3 los medios. En el asno de las aguas, con las alas transformadas en aletas natatorias. las acuáticas compilen en rapl^ daz con lo^ p^ces y se nutren a su^ a\pensas. En tierra firme, han aprendido a aumentarse de toda suerte de materias vegetales. La Enagotabfe fuente d& los insectos mantiene a un buen número de pequeños pájaros, F(n3lment&, un gran grupa de aves, necesitado de alimentación cárnea, forma el orden de las avsí de presa. El pico curvo y acerado, las garras fuertemente desarrolladas y prensiles, la vista penetrante, Ja recia estructura y el vuelo sostenido destacan entre las caracierfsticas de esta poderosa estirpe., Sin embargo^ no todos IQS pájaros do-

El halcón hembra ^caba de po^ar^^e frente al nido y KG dispon? a nutrir a los poljuclos con una palnma recién capturatía- La sombra proyectada por nuestra tienda-escondite ea aprovechada por uno de lo^ Júvenes halcones para librarse del Fuerte flol.

tados de estos atribuios poseen el arrojo y la destreza da un auténtico caladorAlgunos son perezosos comedores de inmundicias, muchos atrapan insectos o acechan pacientemente a los reptiles y otros torpes animalillos que se arrastran sobre la tierra. Sólo unos pocos son capaces de alcanzar a los seres dotados, como ellos mismos, de vuelo rápido. Únicamente estas rapaces merecen el trtula de cazadores del espacio.

EL PROYECTIL VIVIENTE En otoño, cuando el viento del Norte sopla con fuerza, silbando entre los cañaverales y arremolinando las hojas secas, las cerradas formaciones de los patos salvajes surcan el cielo con vuelo tenso y rectilíneo, rumbo a los cuarteles do invierno. Rígidos los cuellos, batiendo ias breves alas con ritmo isócrono, los adulones se desplazan a más de 100 kilómetros por hora. Quien contemple su paso sentirá, seguramente, nostalgias viajeras / podrá pencar que solamente un proyectil daría alcance a los veloces emigrantes. Y, fuera de la vista del observador, como si su pensamiento se hubiera materializado, el proyectil víala en solitario desde la Tundra Ártica, nutriéndose a e^ípen^as de la bandada. Si pudiéramos verlo de cerca, en vuelo de crucero, tal vez no llamaría mucho

nuestra atención. Es un ave de formas recias, corto cuello, cuerpo fusiforme, cuyas alas afiladas se mueven a un ritmo semejante al de los patos, produciendo un ligero zumbido, como de fricción. Sus garras van tan recogidas bajo la cola que no podríamos apreciar su desproporcionado tamaña y robustez. Su velocidad es la misma que la da la bandada que avanza algunos centenares de metros más abajo. De pronto, el ave solitaria acelera el ritmo de su aleteo, su trayectoria se hace oblicua; vertical. Con las alas cerradas, es ahora el auténtico proyectil que cae sobre los patos a más de 400_ kilómetros por hora. Las palmípedas, apercibidas, enfilan desesperadamente hacia los cañaverales salvadores, conservando la compacta formación. Como un rayo destructor, girando sobra SI m i i m o , el halcón peregrino atraviesa sus filas. La geometría de la bandada apenas se descompone. El rumbo vuelve hacia el invariable Sur. Solamente una nubecllla de plumas queda atrís, como marcando el punto del impacto, mientras un pato cae pesadamente con ef cuello fracturado. Antes de que llegue a fierra, el halcón lo recogerá limpia-^ mente, para devorarlo en un lugar seguro y proseguir el viaje hacia las lejanas llanuras africanas. Entro las falcónidas, aves de presa que se caracterizan por sus desarrolladas facultades para la caza, tanto en tierra


Flsccnas üe amor maternal y ¡solícitos cuidados raramente cnntemplsdos por el ojo humano* nos hacían olvidar el calor sofíícanie y la incomodidad de nuestro pequeño ^ddde». Por nguroso tumo, la. madre reparte la presa entre sus pequeños. como en el aire, destaca el har¡:ón peregrino. EsU rapaz- extendida por todo el orbe, salvo Australia y la Antártida, es de régJmen ornitófago, en otras palabras, se alimenta eiLclusívamentG de pájaros- Tal especial¡zación ha marcado profundamente su anatomfa con las formas compactas, vigorosas y aerodinámicas que adornan a la criatura que ostenta el «record* de velocidad ^obre la faz de ia tierra- El ornUófogo americano, Thomas Gilliard, ha fijado esta cifra en 480 kilómetros por hora, en el picado. Desde las razas de peregrinos más corpulentas^ generalmente nórdicas, que a b a t e n gansos salvajes, hasta los más pequeños representantes de la especie^ de í h a b i t a i * meridional, que se alimentan de pajanlba, es riquísima la gama de presas sobre la que actúan estos halcones- Como mas tarde comprobaremos, su influencia sobre la avifauna as altamente beneficiosa para su selección y mantenimiento del equilibrio biofógico-

UN CAZADERO POR PAREJA Los naturalistas llaman biotopo al tej r i t o r E o que un animal ocupa espontáneamente por adaptarse a sus necesidades vitales. El peregrino se establece en las cortaduras de origen fluvial que dominan amplias vegas, en los paredones inaccesibles que flanquean ciertos páramos y, en particular, en los cantiles

marítimos. Desde estas atalayas naturaíes, ios halcones vigilan su terrUorío de caza, en ellas SQ albergan durante la noche y esconden su nido en primavera, solamente en casos de máxima densidad los halcones habitan en territorios boscosos o quebrados^ poco aptos para su género de caza. Cuando una pareja de peregrinos toma posesión de un cazadero, no permite la presencia de otros congéneres en sus dominios- La extensión de estos territorios suele ser de 2 a 5 kilómetros, según la densidad de caía que encierran.

La mayoría de las rapaces, eomo las iguilos^ c:raadcN planeadoras, esUn dotadas de alas larcas y anchas. Incapaces para realizar persecuciones horizontales o ascendentes-

LA CAZA EN PLENO CtELO El halcón peregrino saca el máximo partido de sus desarrolladísimas aptitudes para la persecución, cazando en pleno cíelo. Si sus victimas lleaan a cobijarse en el arbolado o a posaría en tier r a , difícilmente puede darlas aicance sin que peligre su propia integridad física. En el aire, lejos de cualquier obstácuEo que ¡nterfj-era su picado fulgurante, puede afirmarse que ningún pájaro logra escapar af ataque del peregrino. Los ffsprlnlers» del vuelo rectilinio, como las gangas y cercetas, los acabados acróbatas, como las zuritas y loa mismos vencejos, terminan en sus garras Tras una huida más o menos prolongada. Sí tiene altura suficiente, el halcón

Solamente los halcones, que present a n alas estrechas y afUada^, non capaces de reaGíar persccodones rápidas en todos los án;^os> mediante ima patente prepulfíiiín.

:.,J.M1^ Los azores y ^vil^nes, con sti$ alas codas y redondeadas, pueden volar a vela o a remo, en cortas y rápidas persecuciones.


Elementos selectores de la avifauna suele matar por choque, golpeando a la presa en la pasada con sus garras extendidas. Si el picado falla, se remonta nuevamente, aprovechando su gran inercia, y repite Jas bajadas y las subidas con tai destreza y tenacidad que aturde a su víctima, terminando por agarrarla en pleno vuelo. En estos casos, remata rápidamente al ave apresada, rompiendo de un picotazo su columna cervical. Sin embargo, ios halcones no atacan deportivamente a cualquier ave que cruce al alcance de su vista. Solamente actúan cuando tienen hambre y hasta en este caso, seleccionan cuidadosamente sus presas. Como todos los predatores poseen un fino instinto que les permite reconocer cualquier deficiencia física en sus víctimas y, siguiendo Ja ley del menor esfuerzo, dirigen sus ataques hacia las aves peor dotadas. Este extremo, comprobado minuciosamente por los ornitólogos y por nosotros mismos, confiere a los ¡halcones peregrinos un gran papel como elementos selectores en la avifauna, ya que al eliminar a los individuos enfermos y tarados, evitan la aparición de. epidemias y la pervivencia de reproductores degenerados.

LAS PARADAS NUPCIALES

Acabamos de capturar al joven halcón peregrino y nos mira con serenidad, como si supiera que sólo permanecerá en nuestras manos unos instantes; los precisos para colocarle una anilla en el tarso, anotar algunos datos anatómicos y devolverle la libertad. Los guantes nos protegen de sus afiladas garras. 22

Los chopos que flanquean el estrecho riachuelo se recortan en su triste desnudez invernal. A la sombra de la enhiesta roca de los halcones aún no se ha fundido la. escarcha que atenaza los juncos. Pero los finos instintos de~ los peregrinos ya presagian la Primavera. Macho y hembra se persiguen en el aire, parodiando un acalorado lance de caza. Ingrávidos, ascienden en círculos perfectos, para caer como bólidos y levantarse de nuevo, dibujando en el cielo de febrero el arabestpo de sus interminables acrobacias. Durante algunas semanas la actividad de la pareja será incesante. El macho, sobre todo, recorre incansable su territorio, para expulsar violentamente a cualquier invasor. Los milanos, cuervos y grajillas son atacados sin piedad y obligados a buscar otras rocas para ni-" dificar. La acción beneficiosa de los halcones en esta temporada es muy 'notable, al interferir la reproducción de los perniciosos córvidos. Los halcones peregrinos no constru-


Al doblar la solapa sobre sí misma, la anilla metálica quedará sujeta al tarso del halcón. Si un día el ave es abatida y la anilla retorna al Centro Ornitológico, proporcionará interesantísimos datos acerca de las rutas migratorias de la especie.

Las águilas, cazadoras habituales de mamíferos, están armadas de dedos cortos y fuertes, terminados en uñas largas y aceradas.

Los halcones, especializados en la caza de aves, tienen grandes manos, dedos finos, con protuberancias al nivel de las articulaciones, para facilitar la presa. Las uñas son menos fuertes que las de las águilas.

Los azores, cazadores de mamíferos y de aves, presentan garras mixtas en su constitución entre las águilas v los halcones.

yen n i d o alguno para d e p o s i t a r los huevos, eligen una cornisa resguardada, una pequeña o q u e d a d , o a r r e b a t a n a los cuervos, ingeniosos albañiles, sus c o n f o r t a b l e s p l a t a f o r m a s de palos y bar r o . Es el macho quien elige el e m p l a z a m i e n t o . La h e m b r a pone tres o c u a t r o huevos y apenas se ausenta del n i d o d u rante la i n c u b a c i ó n que d u r a 35 días. El macho la a l i m e n t a y la sustituye en la i n c u b a c i ó n , cuando abandona la roca para t o m a r su baño. Nacidos los polluelos, son alimentados copiosamente con presas palpitantes que caza el m a c h o . La h e m b r a se ocupa ahora de la crianza de los pequeños y la defensa del n i d o . Es f o r m i d a b l e la .audacia con que expulsa a rapaces, zorros e i'ncluso animales mayores de las cercanías de su f e u d o . En muchas ocasiones he observado desde m u y c e r c a — e s c o n d i d o en el int e r i o r de un « h i d e » , instalado previamente—^el c o m p o r t a m i e n t o de los halcones dura'nte la crianza y educación de los jóvenes. Es asombrosa la t e r n u r a de estos poderosos p á j a r o s , el m i m o con que la h e m b r a va i n t r o d u c i e n d o los bocados elegidos de las presas en e! pico de los pequeños. A las c u a t r o semanas de e d a d , los polluelos a b a n d o n a n el -nido y son inst r u i d o s en la caza p o r sus padres d u rante t o d o un mes. En estas prácticas, traen presas heridas que sueltan en el

El esqueleto de los cazadores del espacio es recio a la par que ligero, perfectamente adaptado a las exigencias de las persecuciones aéreas.


El halcón peregrino está extinguiéndose aire para que ios pol.luelos se vayan ejercitando paulatinamente. Mediado el verano, los jóvenes halcones emprenden la existencia errática característica de la especie.

AL BORDE DE LA EXTINCIÓN La densidad de la población mundi'al de balcones peregrinos ha sufrido un descenso tan marcado en los últimos diez años, que los especi^alistas, temiendo su total desaparición, se reunieron en septiembre de 1965 en Madison (Wi'sconsin, USA), bajo los auspicios del «Department of Wildlife Management of the University». Los datos que allí se presentaron son aterradores. En los países nórdicos, en otro tiempo, manantial ¡inagotable de peregrinos, la Idisminución ha sido vertical. Concretarnente en Finlandia, cuya población total se estimaba hace diez años en unas 1.000 parejas, apenas si quedan 15 ó 20. En Suecía y Noruega las condiciones se presentan, asimismo, fatales. En Inglaterra (el descenso ha sido del 60 por 100; en Alemania, del 77 por 100; en Suiza, del 45 por 100. En los Estados Unidos, los famosos «Duck-hawks (halcones da los patos) apenas si pueden hallarse en amplísimas zonas donde hace unos años eran :numerosos. Las causas de esta desaparición masiva son numerosas. Quizá la pri^ncipal recaiga sobre los insecticidas letales usados -para combatir las plagas forestales y agrícolas. Estos productos -intoxican a las aves granívoras, que a! ser devoradas por los halcones envenenan a éstos, causándoles, iprimero, la esterilidad, más tarde, la muerte. Los anillamientos masivos que se han realizado en Finlandia demuestran que la población de este país ha sido prácticamente destruida por los cazadores, que actúan en las rutas migratorias de estas aves, donde la recuperación de a-nillas arroj-a un altísimo porcentaje.

0E PROSCRITO A PROTEGIDO Las decisiones de los congresistas de Wisconsin han movido a Jos pocos países que ya no lo habían hecho a proteger férreamente a esta 'notable especie Si

La caza por percusión. Esquema del picado de un halcón peregrino sobre un azulón. Para darle muerte, le golpea con la uña posterior en la base del pico.

que, sin duda, se halla al borde de la extinción. Podemos afirmar con satisfacción que aquí no fue necesario el aldabonazo de los ornitólogos americanos para estudiar el problema del 'halcón peregri'no. Pese a que nuestra pobl-ación no había sufrido un descenso apreciable, desde hace diez años, siguiendo el programa de la Estación de Cetrería y Aves de Presa del Servicio Nacional de Pesca Fluvial y

Caza, venimos censando y estudiando la alimentación de los peregrinos españoles y su posible repercusión en nuestra avifauna. Este estudio, publicado en el boletín técnico número 2 del citado Servicio, fue la aportación española al Congreso Internacional de Caen (Francia), en 1963, para la protección de las rapaces europeas. Sus conclusiones, que transcribimos a continuación, determinaron


la total protección del halcón paregrino en iodo nueslro terriiorlo nacional. •

^

^

^

EL HALCÓN ES 'AVE BENEFICIOSA 1, Un halcón F>eregr¡no adulto v\ñn© ü consumir al día una cantidad de comida equivalente a una paloma. / jamé^ taza un^ vez saciado. 3. El 75 por 100 del régimen alimenlicío def halcón peregrino en España está constituido por palomas^ en sus diversas ra^as, particularmente domésticas y bravias. 3. Enrrfl fos pequeños volátiles c^ue compiementan la dieta del halcón peregrino se encuentran, sobre iodo, estorninos, tórtolas y, en menor cuantía, alondras, Terreras, calandrias, etc, 4. Los halcones peregrinos capturan muy pocas perdices, porque están incapacitados para caíar en tierra. Solamente en primavera malan algunos machos y poflos. En esle sentido, debe tenerse en cuenta lo beneFicio^a que resulta la influencia del peregrino para la reproducción de la perdiz, al eliminar a fos machos enloquecidos por ef celo. 5. Las grajillaSn que constituyen una verdadera plaga, son muy combatidas por los peregrinos, no solamente por las que malan en los vuelos nupciales y de aprendizaje de los jóvenes, sino porque expulsan de las rocas a colonias enteras, obligándolas s anidar en arboledas y parajes accesibles para los alimañero^. ó. La densidad de la p ^ l a c i ó n de halcones peregrinos en España está determinada por las buenas condiciones orográficas y cUmálicas de la Península y por el gran número de palomas domésticas y salvajes que Ea pueblan- Los peregrinos evitan la excesiva proliferación de estas especies marcadamente granívoras, que, sin su concurso, se transformarían en una verdadera plaga. 7, Ef halcón peregrino debe ser considerado en España como un ave beneficiosa para la caza y la agricultura. EL PIRATA DE -LA ESPESURA La voz metálica de los mirlos indica, como cada tarde, que ha llegado la hora de albergarse. Desde el fondo del valle asciende el concierro gárrulo de las picazas, que se reúnen en los dormideros. Laj bandadas de torcaces cr'uzan veloces hacia las encinas de la abrigada solana. En la rama de un árboi seco permanece Inmóvil un gran pájaro. Su aspecio es tan atractivo como inquietante. Llaman la atención sus oJDSj de mirada afilada y penetrante, que i e clavan en cada ser que pasa a su alcance. Sus co> lores, claros en el pecho y vientre, finamente rayados, pizarra oscuro en el dorso, se conjugan perfectamente en el clarOícuro del bosque y descomponen su 5ilueia. Su5 uñaSn negras y afiladas, brillan como dagas en el atardecerEntra las copas de los árboles, con

El halcún peregrino es un especialista en la caza aerea. La gran velocidad d t su iiicado > sus pobres facultades de acróbata !r incapacitan para caplut a r una pieía en t i t r r j , Sin cmbarjíO, sn ¡ncreiblt audacia le lleva, en ocafliones. al a t a q u e a una de las aves que mejor se defiende en el r a s t r o j o : ta perdií. En esta serie de fotofirafías, extraídas de la película «El maravilloso mundo de los pdjarosT., U cfimara ha robado a la aaturaleza uno de sus preciosos secrelos: la mecánica de frenaje del pereerlna en pleno picado. En veinte metros ha de reducir su velocidad de 4U0 a 100 kilómetros a la hora. Solamente una Ucnlca aerodinámica períetlisima puede permitir a lo5 tejí' dos de un ser vivo soportar el impacto originado por estos cambios de velocidad. Y en esto* el halcón peregrino supera a lodas laí maquinas del homhre.

2B


.^"

Organización óptica de las aves

^

disposkíóD de los OJOÍ» es de vital firiportancLa en las tácticas de caza de las rapaces. La becada pasa gran parte de su vida posada en tierra, buscando ^ ^ n o s . En un proceso evnlutívo admirablet sus ojos han Ido emigrando bacía lo al(o del cráneo, con lo que este pájaro disfruta de un campo visual mu3' amplio» para descubrir cualiiuter ^taque desde arriba. En contrapartida» cuando vutía no puede ver la 2ona que queda delri^ y debajo de su cuerpo1A

Caraclerfstfco biotopo del azor: laderaa suaves, cubiertas de monte bajo, cerca de Impot-^antes masas forestales. El panorama pertenece al -Robledo de TMoníalbáii'», finca en la que realizamos observaciones sobre la alinieolacirtn de estas aves. •£T*~'-"

•=*-^-?^iSi7PT"-7^

^

Sobre una La mirada La audacia La caza en

vuelo silencioso y ondulante se desfiza Id becada. Va en bu^ca de lai húmedas urnbrías, donde pasará la noche buscando gusanos y lombrices con su largo y SEn^itivD p k o . Sus oi05, negros y atercíopalados, situados muy allos en la caheza, lienen un amplísimo campo de visión. Todo lo que se mueve en el cielo, incluso a su^ espaldas, será descubierto a tiempo para escapar. Sólo un ángulo de mala visibilidad vulnera este notable periscopio, concretamenie lodo lo que queda detrás y debajo, en una tfnea imaginaria que paríiendo de la cabera pasara por el vientre. Y jusiamenie en ese pequeño ángulo de deficiente visibilidad ha quedado el árbof seco que esconde al aiorn cuando la becada pasa volando sobre el bosque. La rapaz ha sabido espera^ í^ual un experto en ópLica, el momento adecuado para el ataque, Y saltando como un resorte desde su rama, vuela pegado ai te-

rama, el pirata de la espesura monta la guardia. brillanle y afilada del azor expresa perfectamente y salvaje acomelWdad del ave mejor dotada para el bosque. Captura, sobre todo> avea y roedores.


i

El azor es el gran cazador del bosque rfeno, siempre en el ángulo de la desenfilada. Cuando ha adquirido la inercia suficiente se^dispara hacia arriba como un dardo, agarrando a su presa exactamente en el punto de i u vientre, por donde pasa la línea d& visibitidad nula. La becada ha muerto víctima de su propia especia I J;:aci6n. {Habituada a permanecer en tierra, buscando su comida entre la hojarasca, sus ojos har^ ido emigrando hacia la parte superior del cráneo, a lo largo de milenios de evolución. Para descubrir a cualquier enemigo que ataque desde arriba, su organización óptica es perfecta. Sin embargo, cuando vuela 3 derla altura tiene un punto terriblemente vulnerable. Y el azor, también en milenios de evolución de su psíquismo de caíacbr, ha llegado a comprender la técnica suCJiíaima del ataque a esta presa. Este episodio retrata perfectamente al gran calador del bíisque. El azor es en la espesura lo que el halcón en el aire; el más acabado y temible pirata. Su estructura anatómica corresponde ^ sus necesidades vitales- Las alas cortas y redondeadas le permiten volar entre el ramaje; la larga cola facilita los súbitos cambios de dirección; las garras, desarrolladísimas, fe capacitan para matar en el acto, antes de que la presa pueda esconderse en lo más profundo del matorral. Pero lo más notable de este pájaro no es el cuerpo; es la mente. Cuando un calador—un verdadero cazador—cree conocer su coto, cuando ha localizado los barbechos preferidos de las perdices, los encames de las liebres, las querencias de las torcaces y sus bebederos, el dormidero de las pícalas, los matorrales de los mirlos y malvises, y cada vereda, cada paso, cada comedero.,,, no sabe nada si so compara con un viejo azor. El pirata de la espesura otea y -•escucha desde el amanecer hasta que anochece; nada le pasa desapercibido. Y cada dato queda almacenado en su prodigiosa memoria; sabe dónde apostarse para alcanzar a la perdiz antes de que llegue a los matorrales; el seto, tra^ el que ha de surgir de improviso para sorprender a la picaza; la hora exacta en que acuden las torcaces al bebedero y toda fa cronología vital de fos habitantes de su monte. Nada le es indiferente; para él no hay más que presas o enemigos. Su ley es matar o escapar a la muerte.

EsUs sorpfíndcnlcs rotografíaR muestran el momento suprcmi) dtl ataqne del halcón a una perdji posada. La veloddad del peregrino C5 tan srande qup aparece Irreal, como un mítlcu rayo dcstruclor. El dibujante ha reconHlmido nelmeotc IH nnalomia dt-l ave para ayudamos a captar todos los detalles del laDcc.

La perdiz aeaba de dejarse caer en IIC' i r a y cooserva las alas aún entreablcT' tas. El tialeón comienza a adelantar sus garras.

La perdiz se ha pegado materialmente al terreno, tratando de evitar el chaqué. El halcún ha desplegado sus armas compíeUmente.

Volviéndose h a d a su derechOn el halcón ha eonse^do golpear lleeramente a la pcf'

El impacto ha volteado a la perdiz, f^xe aparece tendida sobre la espalda. El balcún se aleja para elevarse de nuevo y r e p e t i r el a t a q u e . Dcapui^s de t^e.^ pasadaíL cnrmpcutivas, abandonar i la caza sin c o n s e g u i r dal muerte a la perdiz.


'Jljl/.l".

%0A í-

Las recatadas costumbres del azor harconvertido a este pájaro en.un ser misterioso y casi desconocido. Construye su enorme 'nido en el árbol más alto y escondido. Defiende ferozmente su territorio de cualquier rapaz competidora. Es cauto, silencioso. Ataca, generalmente, por sorpresa. Emplea todas las técnicas para matar. Puede lanzarse en picado desde la copa de un árbol sobre un conejo o una liebre. Sus excelencias de «s'printer» le permiten alcanzar a cuerpo limpio a la torcaz o al pato. Surge, inesperadamente, tras un matorral, al paso de la perdiz o de la urraca. Ataca y da muerte al milano, al buteo y el águila calzada. Es el Tndiscutible señor de la espesura. Los cazadores y guardabosques sabían poco de los 'hábitos del azor, pero a cada paso 'hallaban los restos de sus festi'nes: un desplumadero da perdiz, un pellejo de liebre, las plumas de un pato. Y así se descubrió al azor como un incansable destructor de la riqueza cinegética, se le puso a la cabeza de las listas de alimañas. Se premió su destrucción más que la de cualquier otra rapaz. Pero un hombre de ciencia,r^experto halconero, por otra parte, el Ordenmeister del Deuftcher Falken Orden, doctor Brüll, se propuso desvelar de U'na vez para siem'pre el mi'sterio del azor. Durante años de pacientes observaciones fue recogiendo las plumas de muda de una pareja de estas aves, para determi-, nar la extensión de su territorio. Con la ayuda 'de un 'buen número de colaboradores, recolectó sistemáticamente todos los restos de las presas que mataban estas aves. Finalmente, observó sus movimientos, filmó la cria-nza de sus polluelos y dio por terminado un trabajo realmente -notable, que vino a demostrar la beneficiosa acción selectora y equ¡libradora del azor en la naturaleza. Estas aves mantienen una justa proporción de las rapaces que pueblan el bosque, exterminándolas cuando proliferan en exceso. Combaten incansablemente a las urracas, cornejas y cuervos, inveterados ladrones de huevos y de crías. Atacan preferentemente a las presas enfermas o mal dotadas. En primavera cazan, sobre todo, machos de perdiz, con lo que contribuyen a mantener la justa proporción entre los sexos. Un elevadísimo porcentaje de su dieta está constituido por roedores perjudiciales para la agricultura. La exposioión de estas experiencias, que hace tan sólo algunos meseshubiera llam'ado a escándalo a ciertos expertos en zoología, hoy no puede considerarse como una novedad. De su minucioso estudio ly comprobación han surgido los oportunos decretos que protegen actualmente a todas las aves de presa en España. Con ello podemos alegrarnos de ir a l'a ca'beza de ios países civilizados en el esfuerzo para la conservación de la fauna espontánea.

Félix R. DE LA FUENTE 29


Félix Rodríguez de la Fuente - Fauna Ibérica - 01 - Los cazadores del espacio