Page 1

FAUNA IBÉRICA/9; Por el Dr Rodríguez de la Fuente

AVENTURA Y MISTERIO OEL VIAJE H

ACE un par de anos, cuando por uno de esos frecuentes caprichos de la meieorologfs, l^s lluvias y los vjentos no empañan la belleza M mes de marzo, me encontraba en el pantano del Rosarílo, en la provincia de Cáceres, para filmar u n ^ secuencia de grullas emigrantes. Las dehesas que flanquean el embalse, al abrigo <íe la sierra de Credos, con

el suelo suavemente ondulado, cubierto de hierba nueva, margaritas y otras f!orecillas silvestres, bajo las encinas corpulentas, eran un verdadero paraíso para las grullas. Para las grullas y para lodo bicho viviente, porque en los charcos y riachuelos croaban ya las ranas, las mariposas estrenaban el aire, alborozadas; fas torcaces y pinzones cruzaban sobre las aguas, y se adivinaba un

La cipncia i^rnora ?I porque, ppro la c l ^ e ñ a «sabei» qnc 1c b a ll^j-ado la h o r a dp úticj^r e\ \ ü j e . Una fuerza irrebjslíblo la obliga a abandonar el nido de pronto. Las cifñiPñss m U r a n en bandadas 7 sifTUcí incesante, soterrado rebullir de vida: gusanos, insectos, sapos y ratones despertaban en sus gaferías bajo el primer sol primaveral. Pues bien: ese mismo día, cuando todo invitaba a quedarse en aquef naciente paraíso, cuando, tras un invierno riguroso despertaba por fin la primavera, las bandadas de grullas del Rosarito ihiüiiaban el v\a\e hacía iu^ altas y frías latitudes, todavía cubiertas de nieve y de hielo, seguramente. Se levantaron, entre gritos jubilosos, al amanecer; describieron círculos durante varios minutos, adoptaron su clásica formación en uve y enfilaron el Noreste, Sus atas gloriosas, iluminadas por el sol naciente, batían con r l i m o isócrono, alelándolas de nosotros. Poco a poco, se fueron perdiendo en el hori¡onra y se desvanecieron sus voces, entre dulces y melancóficas. Mientras el operador comentaba con entusiasmo la riqueza de la fuz, !a be-


li

0W^^

r r

ii

^ ^

i;

a.ir.

ífT-'^.A

.. -_

. ^'

j

-

« mU:^ distinUs. 1^5 del Otste europeo bajan fasst» el África Iroplcal por el Sahara; las del Este, hasta la austral por el Nilo, Jleza cinernaiográfíca de la escuadra viajera, sus limpios gritos, grabados ya en nuesiras cintas magnetofónicas, a mí me invadía una nostalgia tremenda. Nostalgia y envídta. Y me Imaginaba a las valientes aves volando Übremenle í^bre pueblos y ciudades, cruzando los Pirineos y los Atpes, airavesando nacit>nes, sin perder el rumbo j^rnás. Bajo sus alas, quedaban los capnchosos y SiertTpre efímeros comparlimeníos políticos y íerntoríaleí en que se encerraban fos hombres. Su rumbo siempre era el mismo: el que siguieron sus antepasados desde los albores de la especie. Denrro de la bandada, que pora las grullas es una unidad v i i a l , se conserva tradición a I mente e! secreto de la más sencilla orientación^ la topografía- Hay vie¡as grullas que realizaron el viaje de ida y vuelta durante más de veinte años. Y , cada río, cada cordillera, cada gran ciudad quedaron grabados en su memoria como jalones que marcaran el i t i -

nerario. Los Jóvenes irán aprendiendo, a su vez, las características de \a rula para transmitirlas a las futuras generaciones. Y si las nubes se agarran a las montañas y valles de Europa, la bandada roma altura, hasta los 7.000 metros, para volar, como los modernos reactores, por encima de la borrasca. En ese caso, pueden orientarse observando ef despJazamienio del sol sobre el horizonre.

tan en las charcas de siempre, y tos vencejos se meten, gritando, en las grietas de las ruinosas fortalezas que ocuparon sus tatarabuelos cuando los condes de Castilla izaban sus pendones en la torre de) homenaje,

Como todas las primaveras, una rnoñaña de marzo, las parejas de grullas aparecieron llovidas del cielo, en sus nidos, ocultos en los pantanos y marismas de la Taiga, Del n^ismo modo que nuestros campanarios extremeños y castellanos se adornan un buen día con sus cigüeñas, mientras el cierzo de enero aulla todavía en las espadañas. Igual que las golondrinas regresan af nido de bar r o , pegado en un rincón del granero o la chimenea, y los pajarülos insectívoros toman posesión de los hereditarios sotos y matorrales, los patos se aposen-

Esto periódico o incesante trasiego de las aves, este latir del pulso del planeta que cubre mares y continentes, ha ffenado do asombro a los hombres de todos los tiempos. Los amantes del saber han tratado de explicarse de mil maneras, muchas veces peregrinas, la desaparición de las aves en otoño y su puntual llegada en prirnavera, Aristóteles decía que, sí bien algunos pájaros, como las grullas, se trasladan de unos países a otro de manera muy visible y llama^ líva. otros invernan ocultos en las espesuras y en el barro, sumidos en pro-

FOTOGBAFIAS DEI OUB Oí CAZADOÍÉ5 M Q O N

FRENTE AL ENIGMA DE LA EMIGRACIÓN

»7


El gran enigma ignoto de las aves viajeras fundo letargo, Duranle la Edad Medía, Jas leonas arislolélkas se repitieron fietmenie, hasta que los grandes halconeros de la época, observadores minuciosísimos y objetivos de la avifauna, interpretaron el fenómeno de la migración de modo mucho más correcto. El emperador Federico 11 de Hohensiaufen, en su monumental obra de cetrería, «Ds Arte VenandJ Cum Avibus», escrita en el año 1245, dedica once capítulos a la^ aves migradoras. Nuestro gran cetrero, el canciller don Pero López de AyaJa, estudia <el paso de las aves», en su libro

ceirero, aparecido en el siglo X I V , y, con el rigor de un ornilólogo moderno anota detallada man re sus observaciones personales: «Yendo el rey Don Pedro por el mar, teniendo guerra con el rey de Aragón, atravesando deide el cabo Marrin a Ibi7a, que es una íravesTa de doce leguas, vi que en la galera de un caballero que llamaban Orejón, bien a seis leguas de tierra, cayó una codorniz, no sé si iban otras pero dicen que paian el mar. Vi También en el camino de la travesía de mar que se hace entre Bermeo, villa de Vizcaya, y la Rochela, que pueden ser ochenta leguas, poco más, yendo yo en una galera a media vía de mar, que podía ser cuarenta leguas de tierra de cada parte, hallé garzas que llevaban aquella misma vfa, y asi andan buscando su camino y su paso las aves por naturalera,» Desaparecidos estos notables estudiosos de las aves —para su ¿poca— y olvidada la influencia de su obra, se vuelve a incurrir nuevamente en los antiguos errores. Un escritor inglés afirma que los pájaros ínvernan en ía luna, y el

propio Linneo, padre del «Sistema Naturaei», reconoce que las golondrinas pasan el invierno ocultas en los techos de las casas o sumergidas én los pantanos y marismas. No es raro, hoy día, escuchar de campesinos y sencillos cazadores, relatos referentes a pájaros hallados en sus escondites Invernales. Se afirma que las abubillas se meten en los [roncos huecos y las codornices se enlierran en el barro. En todo ello no hay más que un remoto fondo de verdad. Existe una especie de chotacabras en Norteamérica que, realmente, se sume en un auténtico letargo para pasar el invierno. El doctor Edmund C. Jaeger observó uno de estos pájaros durante cuatro temporadas en un cafíón de California. El ave se escondía siempre en la misma grieta y llegó a permanecer óchenla y ocho días en profundo estado de hibernación.

LA LUZ PONE £N MARCHA EL MOTOR ¿Por qué migran las aves? ¿Cómo saben que ha llegado el momento de em-

Va día determinado del otoño, la bandada de patos que pasÚ la primavera y el otoño en una laj^in^ de la Manrha, e m p r e n d e r i el

t

^

- i' ;

V

A


prender eJ v b j o ? ¿Con q u é m e d i o s cuentan para a í r o n l a r e! largo y arriesgado despfazamiento? ¿ C ó m o eligen ía r u t a que fes c o n d u c i r á a las áreas de crfa o los cuarteles de ¡nvíerno? ¿ C ó m o mantienen el r u m b o d u r a n t e e\ viaje? ¿ C ó m o se p e r c a t a n de que han llegado a su meta? MiJJares de o r n i t ó l o g o s r e p a r t i d o s p o r rodo el o r b e , e m p l e a n d o sistemas t a n laboriosos y d i v e r s o s c o m o el a n i l l a m i e n ro m a s i v o , fa o b s e r v a c i ó n c o n s t a n t e , d i u r n a y n o c l u r n a , d i r e c t a o con p ó t e n les a n l e o j o s , los aviones, el r a d a r , los aparatos t r a n s m i s o r e s y o i r o í i medios electrónicos^ t r a t a n d e d a r adecuada respuesta a estas i n t e r r o g a c i o n e s q u e , desde t i e m p o s de A r i s t ó t e l e s , se ciernen sob r e el m i s t e r i o de la m i g r a c i ó n . Es c o m ú n la creencia de q u e gol o n d r i n a s , c o d o r n i c e s , cigüfiñas y o t r a s aves a b a n d o n a n nuestras t i e r r a s p o r tem o r al f r í o del inviernos Sin e m b a r g o , se ha c o m p r o b a d o q u e los p á j a r o s están m u y b i e n capacitados para s o p o r t a r las ba¡as t e m p e r a t u r a s sí e n c u e n t r a n com i d a s u f i c i e n t e . En b s l a b o r a t o r i o s , c o n fos comederos b i e n repletos, aves m i g r a -

Je hacia s u s cálidos cuarteles de ínvierao. Las cigüeñas, reírpetady* y queríüsis en lodos los países, &oa P1 prototipo del ave mij^radoriu Su marcha dEJa Irí^tcfE y solitarío.s los canipaziaríoi^ y las torrea, y su regreso se considera como un pnísaffio optimista de buen tiempo y prosperidad. d o r a s han s o p o r t a d o grandes fríos d u r a n t e m u c h o t i e m p o sin p e l i g r o para su s a l u d . El p r o b l e m a , pues, sería la fatta de n u l r i c t ú n para la mayoría de los pájaros v i a j e r o s , Y digo para Ja m a y o r í a , p o r q u e hay algunas aves m a r i n a s á r t i cas q u e a b a n d o n a n sus latitudes nativas m u c h o antes q u e los bancos de peces q u e c o n s t i t u y e n su f u e n t e d e a l i m e n t o . O í r o s p á j a r o s se trasladan con Í m p r o b o s esfuerzos y riesgos a unas zonas d o n d e , t a n t o las condiciones c l i m á t i c a s c o m o las a l i m e n t a r i a s , son m u y parecidas a las d e los parajes q u e a b a n d o n a r o n . A l g o HEÍ c o m o si h i c i e r a n el via|e p o r dep o r t e . Pero estas i n c e r t i d u n i b r e s , estas excepciones — q u e p u e d e n O n a c o n f i r m f l r la r e g l a — son m u y frecuentes en e! f e n ó m e n o m i g r a t o r i o . Lo c i e r t o es q u e , apenas t e r m i n a d a ta c r í a , la g o l o n d r i n a o el m o s q u i t e r o que pasaban su j o r n a d a acarreando insectos desde el j a r d í n o desde el aire hasta su n i d o , e x p e r i m e n t a n c a m b i o s notables en su f í i í ü i ó g f a V Con^poí'farrtíehtO. El ape[Eto se fes desarrolla m u c h í s i m o , y c o m o ya no tienen que a f i m e n l a r a sus h i | o s , la grasa c u b r e sos cuerpecillos y se acum u l a en el I n t e r i o r d e la cavidad abd o m i n a l . Es el c a r b u r a n t e que c o n s u m i rán sus milsculos d u r a n t e el largo v u e l o . La g o l o n d r i n a comenzará a s e n t i r i m pulsos gregarios, se posará j u n t o a sus congéneres en los cables o en las a b r i gadas cornisas de los e d i f i c i o s . Y, de p r o n t o , c o m o si algo m u y esperado se hubiera d i s p a r a d o en ^us pequeños cerebros, la gran bandada e m p r e n d e r á el vuelo hacia el h e m i s f e r i o a u s t r a l .

El m o s q u i t e r o notará inquietudes sob r e t o d o al anochecer, revoloteará de una zar^a a o t r a , e m i t i r á suaves llamad a s , respondidas p o r compañeros lej a n o s , e n f i l a r á , una y o t r a vez, Ja d i r e c c i ó n orientada hacia el Sur^ q u e le atrae con la fuerza de un i m á n , Y una noche, c u a n d o la bóveda celeste b r i l l e con el f u l g o r de todas sus estrellas, el f r á g i l m o s q u i t e r o , seguro de sí m i s m o , se lanzará hacia el S u r , en s o l i i a r l o , oyendo t o d o lo más las vocecillas dispersas de o t r o s viajeros-

FANTASTICOS VIAJES DE LOS NAVEGANTES ALADOS Las cigüeñas y las grullas, capaces d e realizar vuelos sostenidos y especiacufares, están consideradas p o r las gentes c o m o indiscutibles campeones e n t r e las aveí viaj&ras. Pero sus cualidades a i l é t i cas son i n f e r i o r e s a las de muchos p á j a ros pfíqv>&ños e insignificantes y, sobre l o d o , a las de las aves pelágicas. Las grandes zancudas vuelan a vela^ c o m o los b u i t r e s , aprovechándose de las columnas d e aire ascendente, llamadas térmicas, para l o m a r a l t u r a . Por ello, no pueden atravesar los mares donde f a l tan este t i p o de corrientes. Las cigüeñas europeas siguen dos rutas distintas para llegar a sus africanos cuarteles d e fnv í e r n o . Las orientales, nacidas al este del Elba, descienden p o r el B o s f o r o , la península del Slnaf y el NIlo, hasta Á f r i c a Orienla^ o del Sur. Las occidentales, o r i u n d a s del Oeste del citado rJo, atra-


víesan España, el estrecho de Gibraltar y el Sahara, hasta sus refugios de África tropical- Ambas poblaciones dan un rodeo para evitar el Mediterráneo, que crujan niuchos pajarillos insectívoros sin hacer escalas. Las aves remeras y todas aqueflas capacitadas para progresar en el aJre, batiendo las alas con un r i t m o rápido, cubren etapas asombrosas para una criatura viviente. Gracias a la perfecta adap-

tación ds sus pequeños organismos pueden realizar tal esfuerzo. Su musculatura pectoral, encargada de mover las alas, es Infatigable. Y no eo el sentido puramente lliGrano de la palabra, El meiabollímo de sus fibras estriadas, mucho más perfecto que BI de los mamíferos, consume ta^ grasas sin producir [os restos tóxicos causantes de! cansancio y las agujetas. Con una cierta cantidad de carburante acuniulado, un pájaro puede volar un número determinado de kilómetros, restando o sumando solamente la oposición o el empuje de los vientos reinanleSs Exactamente igual que las modernas aeronaves. Por ello, antes de los vuelos migratorios de l^rgo alcance los pájaros comen mucho y hacen acopio de grasa hasta en un 75 por ciento de su propio pesoEscribe el doctor Bernís, en su completi'sima obra «Migración en avesv^ que algunos ornitólogos, sobre lodo O d u m , se han dedicado a pesar aves antes y después de sus etapas viajeras y han lle-

gado a f i j a r la cantidad leórka de grasa que, un pájaro quema durante un determinado tiempo y para hacer un cierto número de kilómetros, Según estas o¡3servaciones, un pájaro que acumula ©I 27 por ciento d© tejido adiposo, podría hacer sin escalas un viaje de LOOO kilómetros. Se han pesado aves con reservas suficientes para volar 2.500 kilómetros de un tirón. Y un pajanllo norteamericano, llamado *Dendro¡ca slMala* por los hombres de ciencia, podrí;! volar sin descanso durante cien o ciento veinte horas; sl tiempo suficiente para trasladarse desde Hueva Inglaterra a Sudam¿ríca. A tenor de estas experiencias y respetando los datos de observadores directos, se piensa que muchos reyezueíos, papamoscas y currucas atravesarían el Mediterráneo y el Sahara sin escalas. Todas estas etapas son más o menos teóricas, pero no cabe ninguna duda de que los pájaros oriundos de Islandia que ínvernan en África, deben hacer sin escalas

Las ánades reales, o ¿LEOIOU^. se desplazan a u n a media de 90 ldL(jme(ros por hora. Durante el vuelo. los múíiculos consumen las reservas íjraías acumnladas bajo la p k l y en la c a l i d a d abdominal. Y, mientras los depósitos de este combustible natura! no Sí* afioteo, las Incansables iieronauUs pnedcn m a o l e n e r la r u t a día y noche, como el h o m b r e que diriee la oavegaciÚQ de nuctíI T I S aeronaves. Las aves capacitadas p a r a p r o g r e s a r en el aire cubren distancias asombrosas en una criatura viviente.

La bandada de p a t o s colorados cae del cielo en esta escondida charca. ¿«De dónde viene y cuánto tictupo p<^rmanecerá «repostando»? Los ornitúloKOfl t r a t a n de descubrir susi ¡tmenirios empleando mÉlodoa que van tíd anülamiento hasta el radar.


^£^

.-í-iK* 'J'

, ? ^ ^

/^í -> - i : '.T>

•f".

i!»Ío el püntadn cráneo del pato viajero fimcioium altímelroSn barúmctros, croaógrafoa j iDda clase de deliead^lmo^ a p a r a t o s de navf^aciÚD, que \es p«nnÍteQ fnantener el rumbo d u r a n t e .-«us l a r c ^ s i n ^ a d u r a s a través de \os ciclos COD sol o e á r c l ü s , un vuelo de SOO kilómetros hasta Escocia. Y la collalba gris, ave poco mayor que un gorrión, totalmente incapacitada para podarse en el agua, r e a l i ^ un viaje migratorio de^de Groenlandia a Irlanda: 2.500 kifómetros y, seguramente, desde Groenlandia hasta las costas del Norte de Esparta, 4.000 kilómetros.

LOS CAMPEONES ENTRE LOS TITANES DEL AIRE El gran número de aves que se anillan anualmente —hasta 1960, más de 16,000-000 en Europa y 10.000.000 en Amarice— ha permitido, medíante las frecuentes recuperaciones y controles, reconstruir las rutas migratorias de numerosas especies. La técnica y utilidad del anillamlento en algunos países e^ ya algo casi popular. Al anillar un ave, capturada en el nido o en pleno paso, se registra el lugar y la fecha donde ^e ha verificado ía operación, junto con el número y demás datos que la anilla lleva grabado^; en ese mismo sílio se la pone en libertad. Y caso de que, semanas, meses o años más tarde, el ejemplar sea abatido o capturado, el capturador debe enviar la anilla al centro científico recopitador, cuya dirección figura grabada en el metal, haciendo constar la fecha y

El campeonlsJmo Irabatiblo en el |n"an m a r a t á n do los volitíles migradorcs. cfi sin duda el c h a r r a ártico, que viaja todos los años desde SUN áreas de cría fn las A H J » latitudc?4 de Groeiilaiidla y el Canadá, hasta su aona de ÍDveruada ej» loa m a n ^ aiLslrales, haciendo un fantistico cnicero de ida y Tueltu que abarca los 40.000 IdltSmetroH en un p r e d i c o de resistencia.

101


4

La garceta común, en reposo, oíea lo» horirontcs dcsdc la plataforma TCgetal que le sirve de observatorio antes de seguir su vl»jc.

«Record» aéreo: 40.000 Kms. ¡da y vuelta lugar donde ha ocurrido la captura. Más perfecto es lo que los ornitólogos llaman el control. Consiste en capturar a las aves anilladas con redes, ya en pleno viaje, hacer la lectura de la anilla, registrar los daíos y poner nuevamente aJ pájaro en libertad. No es necesario insistir en la ayuda que prestan a la ciencia los caíadores o ciudadanos remitentes de anillas. Colaboran en una obra gigantesca Internacional, que pone muy bien de manifiesto la cultura de los pueblos y su amor a la naluraleia. Si bien es cierto que la aniigua idea de ruta —en el mentido de un camino invariable^ trazado en el espacio—, es errónea, ya que los pájaros se desplanan en amplios frentes y, a decir verdad, no pasan dos veces por el mismo sitio, hay extensas zonas de mar y de tierra entre cuyos límites se llevan a cabo los viajes migraEorJos- Hoy se conocen muy bien algunos de estos itinerarios realizados por aves continentales y marinas. Su examen sobre el mapa acusa distancias que hubieran parecido increíbles. El charrán ártico, que crta en las frías costas del Canadá y Groenlandia^ por encima de los 80" de latitud Norte, lle-

ne sus cuarteles de invierno en el Atlántico Sur y el mar Austral, a 20,000 kilómetros de distancia. Anualmente, pues, este campeón absoluto de todas las aves realiza un viaje — i d a y vuelta— de 40.000 kilómetros. El gran picotijeras se traslada desde la isla antartica c3e Tristán de Acuña, su área de cn'a, hasta las regiones árticas, de donde regresa seis meses más larde, cubriendo un Itinerario de 34.000 kílómetrosFt ornitólogo Erwin Siressman ha traducido a cifras el titánico esfuerzo del chorlito dorado que vuela desde Alaska hasta las islas Hawai, atravesando el Pacífico, sin escalas. Estos son los números: treinta y cinco horas d * vuelo sin interrupción, a una media horaria de 90 kilómetros, con un loiaí de 252.000 aletazos. Una cigüeña común, nacida en Dinamarca, viaja para Invernar hasta el Sur de África, pasando por el Bosforo y el Sinaí. El recorrido es de unos 12.000 kilómetros. Acerca de la altura del vuelo de las aves migrantes se dieron datos en el pagado que is consideraron exagerados. Se hablaba de blindadas de grullas, gansos y otras aves, sorprendidas por los astrónomos en las lentes de sus telescopios. frente al disco de la luna, a 7.000 metros de altura. Los testimonios irrefutables del radar han venido a confirmar los asertos de fos astrónomos. Especialistas como David Lack, computando la altitud de los migrantes nocturnos ingleses, ha encontrado cifras medias oscilantes entre los ÓOO y 1.300 metros. Algunas aves de talla media votaban de 2.000 a 3.O0O metros. Y lo más asombroso: pequeños pájaros insectívoros lle-

gaban cerca de los 7.000 metros. Se sabe también que algunas especies Cruzan los Andes y el Himalaya al cambiar de clima. Las velocidades de crucero de las aves migrantes se han calculado cronómetro en mano y con muchos más parfectos y delicados procedimientos ópticos: las golondrinas se desplanan a 44 k m s , / h o r a , los estorninos, a 75, los ánades reales. entre 80 y 90, y los vencejos, entre 90 y 130. El campeón en este maratón formidable seria el chorlito dorado, con IBO kilómetros/hora. Aunque este récord no haya podido ser homologado, por haberse desplazado el páfaro con fuerte viento de cola.

EN LA NOCHE, GUIADOS POR LAS ESTRELLAS Cuando los primeros europeos llegaron a los Mares del Sur, encontraron isleños capaces de navegar en canoas y balsas, en alta mar, de unas islas a otras. Durante la noche, aquellos primitivos y portentosos navegantes mantenían el rumbo observando [35 ostroHaj. Su familiaridad con la esfera celeste era tan grande, que conocían fa posición de las constelaciones más importantes, en las diferentes épocas def año y a lo largo de las horas de la noche. Si quisiéramos encontrar, en nuestros días, tan audaces y diestros navegantes, no habría que !r a buscarlos en las islas del Pacífico, Bastaría con examinar los zarzales, arbustos y matops que crecen a la vera de los caminos de Castilla. En ellos veriarnos unos pájaros diminutos, activísimos y muy amantes del gorjeo: tas currucas. Los científicos agrupan es-


i i " I- .iihhrh'

i

[OS insecifvoros en la familia de fos síl/ftfos, y han hatíado, enire £us miemír05, algunos ds los naveganres nociurloa más dea laca dos. Lfegado el otoño, las currucas no se 'eOnen en bandadas para ©ítipgrar, como Tacen otra? aves; emprenden e\ viaje l o ¡tarjas, en plena noche, sin describir lírculos para decidir eE rumbo- Sencilla•nenie, se lanzan de^de la rama del arj u í l o que las alberga, hacía sus le¡anos :uarleles de invierno. Tienen oTra parLi:ular¡dad migratoria las currucas, que la resultado providencial para la crenj a : los individuos cautivos sienten una jran inquietud cuando sus congéneres alvajes se ponen en viaje; se debaten telaimenle en sus jaulas pugnando por íscapar, durante toda la noche, y no cean en su febril comportamiento hasta jue Termina la época migratoria de oto ío o primavera. Un joven matrimonio de ornitólogos ilemanes, Franz y Eleonor Sauer. aprofechó esta tendencia nocturna de las :urruC3s para iniciar, hace d i e j años, rna serie de experiencias que les ha beho famosos en el mundo entero. Comen:aron los Sauer por criar diferentes es)ecies de currucas, en habitaciones franjufías V silenciosas^ lejos de la ¡ntluen¡a de \3 naturaleza. Puntualmente, cu^nJo llegaba el otoño O la primavera, estos láfaros testigos eran poseídos por la nisma inquietud migratoria que los que labían permanecido en el exterior. Algo iSj como si contaran con un calendaio interno encargado de comunicarles rl r i t m o de las estaciones. La segunda prueba consistió en ^acar as currucas al aire libre, en el mes de epliembre, pero no en su ¡aula habitual, ino en una circular, provista de una tercha también redonda y concéntrica, odeada por una lira de fieltro lateratnenle y cubierta por un cristal en su sarte superior. Tal dispositivo permitía I las currucas observar un gran casquee del cielo y orientarse en cualquier diección en la percha circular. El com>aríam¡ento de los pájaros fue revelai o n bajo el cíelo de septiembre, presas íe la inquietud migratoria, aleteaban constantemente, pero no sallaban de la lercha: se limitaban a apuntar hacía ;us cuarteles de invierno. 3i se hacía girar la jaula sobre su cenro, desplazando al pajarito, éste iba COT Í giendo su orientación, moviéndose icrviosamcnfe de izquí&rda a derecha lomo la aguja de un brújula, hasia re:obrar el rumbo. La curruca zarcerilla, especie que emigra por los Balcanes, Turquía. Israef y íl Nilo, hasta África Oriental, marcaba 'xactamente el Sudeste, en correcta orientación desde Dremen. Alemania Oc:Ídental, donde se realizaba la observa¡lión. La curruca mosquitera, en cambio, que emigra a través de España, Gibralfar V el Sahara hasta África tropical, se orientaba invariablemente hacia el Sudeste, enfilando la ruta de su especie. Si el cielo estaba completamente nu-

- -

"'.

.s

La garceta, ya en vuelo. Dotada úc Alas largas y anchas, Útbv aprovechar las Ci> rrientei aéreas p a r a p r e p r c s a r por su camino aéreo, como todas las aves veleras.

I ^ pareja de cigüeñuelas busca sitio para el emplazamiento de su nido, Es príma,vcra. Hace lan sólo unos días s e paseaban aobre sus zancos cerca del cocodrilo

L i cerceta de Vi-rano sustituve txi nuestras charcas a IO'Í palos que MÍ van al Norte p a r a anidar. Cuando regresen, les cederá su plaza y d í a Sf marchara ai ;\*lca. •líW


Fantasía bajo el falso cielo del planetario bledo, las currucas se debalfan sin orden ni concierto, terminando por quedarse quieías y dormidas. Bastaba con que aparecieran unas pocas estrellas en un claro, para que los viajeros nocturnos se orientaran correctamente de nuevo, En primavera, la curruca zarcerllla apuntaba al Noroeste y la mosquitera al Noreste, adoptando las rutas tradicionales para el viaje de retorno. Parecía demostrado que los frágiles migradores nocturnos se guiaban observando las estrellas, pero algunos críticos sugirieron que las currucas podían muy bien orientarse en la direccrón de sua objetivos obedeciendo al magnetismo terrestre o a las ondas eléctricas del espacio. Para completar su trabajo y salir al paso de estas dudas^ el doctor Sauer se trasladó con sus currucas al planetario de Olbers, ea la Escuela Naval de Bre-

Esgucma mjcr^torio de la curruca ^arcerüUp que se despUza drade Alemania h u t a la irran curva del NUo, pasando por et Bosforo, Turquia s el Sinai.

Seria muy difícil averiguar si esle jílpucro, foloj^T^íí^do en invierno, ea oriundo de nuestros campos españoles o dn aÍRuno de la Europa centraL Porque las poblaeinnes continentales de estos frinEÍlidos de betlo cauto, emieran en otoño hasta Espsña, mientras las nuestras permanecen en la península. Los J u r e r o s ateman?>), austríacas. cCe,, también haeen el (arísmo del sol.


Los estorninos y las palomas del Dr. Kramer dormido. El largo viaje habfa terminado. Para averiguar l i el prodigioso conocifnienio M gran Atlas celeste y del curso de las estrellas, demostrado por las currucas^ era algo aprendido en su j u ventud o dependía de un factor hereditario, los Sauer criaron un ejemplar totalmente aislado de los miembros de su propJa especie. Desde la eclosión del huevo hasta las primeras pruebas, permaneció en el interior de un cuarto tranquilo y silencioso, sin ver jamás el cielo, durante el día o de noche. Cuando ilegó el mes de septiembre y el cautivo comenzó a dar señales de inquietud m3gratoria, se le metió en la jaula experimental del planetario. Encendidas de goJpe todas las estrellas del firmamento artificial, la curruca, tras unos minutos de asombro, enfiló firmemente el Sudeste, como hubieran hecho sus congéneres más experimentados. Unos años antes de que el matrimonio Sauer iniciara sus famosas experiencias, otro sabio alemán, el doctor Kramer, trabajó con pájaros de migracióri diur-

na, en la jaula circular giratoria, realmente, Inventada por é l . Sin duda, corresponde a e^ie investigador el mérito de haber iniciado los estudios de la orientación con aves enjaulada?, pero al ^er más sugestivas la? comunicaciones de los SaUer —el cielo nocturno ofrece muchas más posibilidades evperimeniales que el d i u r n o — , los he concedido más amplio espacio en este capítulo de divulgación Los € lorninos y palomas del doctor Kramer se orientaban siguiendo el curso del sal, con tañía exactitud como las currucas con las estrellas. También se les inirodujo en una gran habitación que permitía desfigurar las informaciones solares, utilizando espejos. Las aves superaron correctamente infinidad de pruebas, Pero, en la primavera de 1959, el doctor Kramer se despeñó en Calabria, escalando un cantil para capturar palomas bravias, que pensaba utilizar en sus experiencias. El sabio había dedicado su exisíencia a los pafaros y su f i n , trágico y glorioso, debe servímos de estimulo a todos cuantos de una manera u otra estudiamos a los animales salvajes en su propio ambiente. Las pruebas realizadas con aves libres parecen corroborar ios brillantes resultados obtenidos con aves cautivas, aunque sus actuaciones no sean siempre tan perfectas. Un charrán cogido en su colonia de las islas Tortugas y transportado en un navio a 1.000 kilómetros de distancia, regresó prestamente a su nido. De diez golondrinas trasladadas en avión desde Berlín a Madrid, solamente dos volvieron a Ja capital alemana, distante

1,850 kilómetros, en línea recta. De 28 vencefos reales llevados en avión desde Suiza hasta Lisboa, retornaron 12, sobre una distancia de 1,620 kilómetros. Dos cigüeñas polacas transportadas a Pales- ' tina regresaron a sus nidos, situados a 2.240 kilómetros en tfnea recia. Estas hazañas de tas aves viajeras que despiertan admiración de cuantos las conocen, no las libran e lo largo de los países que atraviesan de las asechanza*; de los cazadores. Contrariamente, las escopetas, las trampas, los cepos, están siempre prestos para hacer más difícil la ya increíble aventura de los mlgradores. Pero hemos de reconocer que las bajas causadas por los cazadores son despreciables comparadas con las catástrofes ocasionadas por los faros mari-, nos y terrestres, las altas torres de televisión, las pantallas de radar, los huracanas V borrascas. Miles y miles de criaturas Ignoradas perecen estrelladas contra el hierro de las máquinas humanas, contra las olas y los cantiles. Hace tan sólo unas semanas el petróFeo e^^capado del vientre del eTorre Canyon» ha terminado con colonias enteras que desde hace sfglos anidaban en las costes de Inglaterra y de Francia- El pulso de la tierra, el flujo y el reflujo de las arterias de nuestro planeta no debe cesar. Porque, cuando las alas de los pájaros no adornen en otoño y en primavera el cielo de nuestras ciudades y nuestros campos, la vida habrá perdido, quizá, su más genulna y bella manifestación.

Félix R. DE LA FUENTE

Uno de los m i s asombrosos ejccursíomstaíi del espacio es la curruca, ave f r á ^ l e ¡nseclívora. que viaja de noche en soli' laiie (guiándose por las pstrellss. El doctor Sauer h a Jiecbe famosos a ealo^ pajaríHos con sus maraviltofias experiencias.


Fauna Iberica 09.Aventura y misterio del viaje.Blanco y Negro.03.06.1967  

uno de esos frecuentes caprichos de la meieorologfs, l^s lluvias y los vjentos no empañan la belleza M mes de marzo, me encontraba en el pan...

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you