__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 52

refinar nuestro negocio y lograr salir de ello”. Boyd se hunde en un gabinete en el restaurante Redwood Steakhouse del California, y se acomoda plácidamente para contar los orígenes de su compañía, que comenzó aquí. Decenas de miles de dólares podrían ganarse y perderse en las mesas de blackjack del California en el tiempo que le toma a Boyd contar su historia, ésa que se remonta a Las Vegas de Bugsy Siegel, conectada a la mafia, en la década de 1940. “Incidentalmente”, dice, “en la película Bugsy se dice que el Flamingo fue el primer hotel en el Strip. En realidad fue el tercero”. Boyd se mudó a Las Vegas cuando estaba en la escuela primaria. “Mientras crecía, mi mamá y mi papá siempre me decían: ‘Billy, tú no querrás crecer para ser un comerciante como tu papá ¡Estudia!’”. Después de servir en la Guerra de Corea, se tituló de la licenciatura en Derecho de la Universidad de Utah y trabajó como abogado durante varias décadas. Para ese momento, su padre, Sam, se había convertido en gerente de casino ya establecido. 52 |

MARZO 2019

A principios de la década de 1970, juntaron su dinero para comprar un terreno en Fremont Street y luego construyeron y abrieron allí el California. En total, probablemente les costó 11 mdd (más de 50 mdd actuales): los fondos provenían de los Boyd, de inversionistas externos (muchos de ellos, empleados del California) y de un préstamo del Banco de Las Vegas. En 1979, abrieron Sam's Town en un terreno de 5.2 hectáreas en Boulder Highway, lejos del centro de la ciudad y diseñado para atraer a los jugadores que entran o salen del área urbana. El Stardust, una gema envejecida en el Strip, cuyo historial de mafia inspiraría a la película Casino, de Martin Scorsese, fue comprado por 115 mdd (aproximadamente 280 mdd de hoy) en 1985. La muerte de su padre dejó a Bill solo para guiar la compañía, y lo llevó hacia una dirección diferente: Atlantic City, que ya hacía mucho tiempo que estaba en auge. La cantidad de casinos allí había crecido desde cero en 1976, el año en que el juego se volvió legal, a una docena, 20 años después. Y antes de que

EL INICIO. Bill Boyd (izquierda), el alcalde de Las Vegas, Oran Gragson (centro) y Sam Boyd, celebrando la apertura del California el 1 de enero de 1975.

el juego legalizado se extendiera por toda la Costa Este, la llamada “victoria del casino” (los ingresos generados por el juego) en los casinos de Atlantic City se acercaba a los 4,000 mdd. En 1997, esa ciudad atrajo a Boyd, a través de una llamada telefónica de Steve Wynn. Los dos habían unido fuerzas una década antes para arreglar parte de la calle Fremont en el centro de Las Vegas. Ahora Wynn tenía una idea diferente: una sociedad 50-50 para un nuevo casino que quería establecer en Nueva Jersey. El Borgata, de 2,000 habitaciones, en última instancia costaría 1,100 mdd. Un lugar agradable, provisto de sábanas de 300 hilos, ventanas teñidas de oro y 13 candelabros de cristal Dale Chihuly, pero, a fin de cuentas, un casino más en una ciudad cada vez más concurrida. De vuelta en Las Vegas, pronto Boyd imaginó algo aún más grandioso que el Borgata, y preparó planes para volver a desarrollar el Stardust, elaborando un proyecto para cuatro hoteles, un casino y un spa en un lote de 25 hectáreas, que sería rebautizado Echelon Place. Al igual que el Borgata, el Echelon se enfrentó a competidores establecidos. The Mirage abrió sus puertas en 1989 y, desde entonces, la ciudad agregó varios casinos de lujo, entre ellos el Luxor (1993), el MGM Grand (1993), el New York-New York (1996), el Bellagio (1998), el Venetian (1999) y el Wynn (2005). Sin embargo, el Stardust fue demolido y, cuando Boyd Gaming detuvo la construcción de Echelon, en 2008, ya había gastado 1,000 mdd. Las estimaciones mostraron que completarla podría costar al menos cinco veces esa cantidad. Boyd y Smith pensaron que el trabajo en Echelon podría reanudarse dentro de un año. Nunca sucedió. “Fue peor de lo que pensamos que podría ser”, dice Smith. “Tres años

LAS VEGAS NEWS BUREAU

NEGOCIOS

Profile for Forbes en Español

Forbes Centroamérica  

El Warren Buffett de Centroamérica

Forbes Centroamérica  

El Warren Buffett de Centroamérica

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded