Page 1

jidos.es www.fora

BRIGADA 21 Edita: Asociación Cultural Audiovisual y Cine-Forum FORAJIDOS Colabora: Excmo. Ayutamiento de Montilla. Área para la Igualdad y el Desarrollo Social y Cultural

La carretera (The road) Vemos a un hombre y un niño con aspecto de mendigos andando por una carretera bajo un cielo gris, rodeados por los restos de un páramo arrasado por el fuego hace años pero en el que ningún brote verde ni canto de pájaros hace pensar que alguna vez pueda regresar la vida. Por su aspecto, sabemos que llevan mucho tiempo vagando, buscando un lugar donde poder establecerse o vivir un día más. Nos preguntamos qué comerán, qué les ha llevado a tan lamentable estado y qué instinto, ilusión o miedo les hace seguir caminando. Poco a poco se nos muestra la historia, una pareja y una noche en la que el fuego lo arrasa todo sin saber el motivo, ¿un meteorito, una erupción volcánica? Sabemos lo mismo que ellos, que el mundo tal y como lo conocían deja de existir esa noche. Ella está embarazada, su hijo nació tras el apocalipsis gracias a la férrea, casi irracional, apuesta del padre por la vida. La mujer abandona pronto, dejándoles sólo su frialdad e indiferencia. En algún momento, el padre decide salir y dirigirse hacia la costa en busca de un resquicio de esperanza y es entonces cuando los vemos por primera vez, caminando por esa desolada carretera que es una metáfora de su vida. Nunca se llaman por su nombre, el niño quizás ni lo tenga, no sabemos su edad, ¿diez años quizás? Que él sepa, es el único representante de la generación del apocalipsis. Por el camino han de huir de los caníbales y cruzarse con los pocos supervivientes que quedan; la mayoría se han vuelto locos o indiferentes a todo. El padre enseña unos valores a su hijo en un mundo donde ya no existe ninguna regla, para que la visión de tanto horror no acabe convirtiéndolo a él también en un monstruo o le haga perder toda

Tirada: 300 Ejemplares. (Bimestral) Imprime: Imprenta San Francisco Solano SL DEPÓSITO LEGAL CO-1629-2006 ISSN 1888 - 329X NÚMERO 17

esperanza en la raza humana. Quizás ya el único pecado sea morirse, pero ellos son los buenos y no se portan como los demás, o al menos eso intenta el padre inculcar a su hijo. Poco a poco, los recuerdos del padre de un mundo distinto se van difuminando apareciendo sólo en sus sueños, atormentado por la idea de que su hijo jamás conocerá otra cosa y ni siquiera le quedarán los sueños. Estoy deseando leer la novela homónima de Cormac McCarthy en la que se basa la película y de quien los Coen adaptaron al cine otra de sus novelas, «No es país para viejos». Viggo Mortensen y Kodi Smit McPhee hacen una buena interpretación, la fotografía de Javier Aguirresarobe crea un mundo totalmente gris, devastado, agónico que oprime el corazón. Una escena incluso me sugirió el «Saturno devorando a su hijo» de Goya. Y digo sugirió porque en la película no aparecen escenas de canibalismo, sólo se sugiere mediante las huellas de sangre, restos humanos y los desdichados encerrados en un sótano como si de ganado se tratara. A buen seguro que la película comete errores que botánicos, geólogos, zoólogos, médicos, etc. detectan fácilmente, por lo que no creo que deba ser vista como una recreación científica sino como una historia de lo insignificante que es en realidad la especie humana ante la naturaleza, lo frágil y a la vez pertinaz que es nuestra existencia y sobre todo de que incluso en las condiciones más duras, sin nadie que nos juzgue ni miedo a ninguna condenación eterna, siempre habrá alguien dispuesto a sacrificarse por otra persona sin esperar nada a cambio. Andrés Núñez Ruz

BRIGADA 21 es una publicación cuyo objetivo es la divulgación de la cultura audiovisual, que no hace necesariamente suyas las opiniones de sus colaboradores

Enero-Febrero 2010

a i t s e b a l e d a í El d

drome con sín vez o e p o r y a la itario eu univers ; la divertida resos de n eg ia en de Dow ordos; los r lmodóvar Academ la r la n G o A c a r u a emotiv Trueba y Pedro ia y L o s lmodóv pectac A s e o r d y e a o o r P t r d da pa Fernan e la v ic iento a la ia de e s p e r a tor manchego d n o in e m il a e a r n b u la ce ercam e ula. l direc con El s; el ac aime Gil de iría yo s Goya. Porqu ición de jor pelíc a la r to m e a o u r m p s a s e la r o J z a o Así abra premio l p o e t a e Sodoma ; o acárselo lso los últim iunfador de la l e h e e c d r d a a a a í d e g f u entre sul d us lgún tr biogra e la hay q do el fa n El cón plos que en s liminan abido a p r e s id e n t e d l resto s e e E lo a E m V y d T s si ha h ie m B z de io r e s eje ponen s id o e l sia. sensate e a ñ o s a n t e r omo a la agnífico r o s s u salvó m e s g a la h a , Álex de la Igle 0 0 9 d e n lo é c d g í ia ivos s o 2 e que d ir e c t o blicitarios, as Academ ccione un añ e s p e c t spía (El hombr r u cine u ntal d e p l o d e s r d p te s é docume cor rte as tos , el e o l a o n d i p b n t r o e e s a Despu r i id p d o d s G ble stu t a d a p a al pastel ha ta a l i d a d a d a s e n l o s ora h a n ente do y o), un e c g d a n u l e m remon l d le e Ág ion Pujol, nazis l, la guin e los Goya rep s s e l e c c . Celda 211 y as con 8 re Juan engañar a los cia al b españo e o d n r s s o ia o io d n c d emo a siguió triunfa aparta terrup portan una cer randes ectivamente. L que con no dieran im , s in in iferidos, con g s cinta s a s la e o r e p sid les qu sd resp ndía, y la ula o a r , a ñ e p s y i a c m c de sor la r tr a n il x o n h i ió e N r tu s p rias ni sentac rco de la pelíc y 7 esta c o n l o da, arrasando publicita aire en la pre a g n í f i c a esemba net 51, d on , la a P r e n n m vo rim istoria, c e ació egu p h s s a , im la n s n la e o u a y d ic . un nue , e e s a n a y d lardone s premios téc más car uiparable al d televisiv x cción s a o la g u ia o d d c ñ n s n a o la ie p c le d es os lo , en ción esto eq ta de au cia de Á r con tod rtido, además produc resupu leras il p u respues nes e insisten ta n q n u e ta e v s tio uido er han con spañolas más o d e m o s Las ges ia han conseg lope Cruz ualqui e c p s a. o 2009 la n u c s o é n le pelí Per tes merican excelente año n a . le te ia e r r de la Ig licamente a Pe r c o n la c o o t x n ido e is rta úb itiva, un ñol que ha ten y d e la h de otras cintas ya como n fi e d juntos p B a r d e m , a c e n a f u e n t e n E Go os oya e espa r ue olvidarn esentes en los sus ojos, de los G timo a el cin r la y J a v ie de A n d r e u B , incluir a a a r p g p e d la n ép n ala tambié oche en e amamos el s l secreto e la que ya r E b elecció ductor de la g Mollet del a u n s ti u a en e on la argen ayúsculas y d ta; os los q se repit d is v to e e r u e como c a una señora d ntregado u q ta q m n e ramos y o en es cine co te espe ace poc s i n m e n s a s nes han g u iñ o a l Pocoyó r h ie a s u o q m e ntr n habla y la sus Vallés e io s , h a c e r u z 2010. de mbién l de la a a t in f Jiméne m l o e s a lo a r Y d e b p e o a n u d o P s i e n R lo br ra etac onso eñas y recupe Mª Sardá y, so 52 interpr mer osé Alf Lola Du l i J r s a p pasado a ta r s is o ia n e nia a R e c o n c il protago P i n e d a , ceremo todo, r

1 El día de la bestia 2 El género del cine español 3 La romería 3 Rafael de Penagos 4 La carretera (The road)


La romería

El género del cine español Ahora que han sido entregados los premios Goya, y que dos de las películas nominadas («Celda 211», y «Ágora») han acaparado el mayor número de premios, es un buen momento para reflexionar sobre qué tipo de cine se hace en nuestro país, o mejor aún, cuál es el genero que predomina en el cine español. Al acercamos a las carteleras de cualquier sala de exhibición, lo primero que comprobaremos es que en la mayoría de ellas está ausente el cine español (eso a pesar de la cuota de cine europeo que todas deben proyectar), y que las pocas películas que se proyectan suelen tener una temática o desarrollo temporal centrado en la actualidad. Así pues, si queremos pasar un buen rato viendo alguna película de aventuras (que no sean sólo efectos especiales), nuestra única opción serán las películas norteamericanas (o anglosajonas). Que en España no se realiza cine de aventuras, en la vertiente clásica del mismo, es algo a lo que nos hemos acostumbrado, y con lo que hemos crecido muchos, mientras disfrutábamos de los clásicos del technicolor («Ivanhoe», «Robin Hood», «Ben-Hur», son algunos que estoy seguro serán conocidos por todos vosotros), en aquellas añoradas sesiones de tarde. Esa capacidad para crear espectáculo y aventuras es algo que admiro de la industria norteamericana, pues siendo un país con menos de 300 años de historia, han creado su propio estilo cinematográfico, el western, y han tenido la capacidad (bueno, y también los medios) para realizar películas de cualquier género. Nuestro cine patrio no ha conseguido potenciar el desarrollo de una industria competitiva, y su producción huye de las ambientaciones de época (salvo honrosas excepciones como «El perro del hortelano», «Juana la Loca», o «Alatriste», por citar algunos ejemplos), fracasando estrepitosamente en las adaptaciones (un claro ejemplo fue «La conjura de El Escorial»). Y esto último es algo que no entiendo: con más de 2000 años de historia, con multitud de personajes históricos capaces de llenar de contenido cualquier película, con escritores capaces de conmover a los espectadores (si los

americanos tienen a Poe, nadie ha pensado en adaptar cinematográficamente las Leyendas de Gustavo Adolfo), y localizaciones maravillosas (castillos, bosques, etc.), no cabe más que responderse que al cine español le falta imaginación para reinventarse y ofrecer aventura y fantasía (porque ahora resulta que hasta nuestros efectos especiales son premiados en Hollywood). Entre los años cincuenta y sesenta, Samuel Bronston creó un espejismo en nuestro país, produciendo algunos de los clásicos más importantes de la historia del cine («El Cid» o «Doctor Zhivago», entre otras), y no se trataría ahora de recrear mastodónticas superproducciones, pero sería muy interesante que surgieran directores como ha sido Roger Corman, capaces de crear películas con bajo presupuesto, pero con una enorme calidad. Aunque es cierto que en nuestro país se están dando algunos pasos en el género de terror, a través de los trabajos realizados por Jaume Balagueró, aún no se ha progresado lo suficiente para que este tipo de películas (que tienen un público más restringido), supongan la avanzadilla de una nueva y más competitiva imagen del cine. Considero que el cine español no puede tener por reto crear películas en 3D, sino que debe abrirse a nuevos géneros, y aprovechar el talento de nuestros actores y directores, desarrollando películas de calidad que sean reconocidas y reconocibles dentro y fuera de nuestras fronteras. José Manuel Repiso Carmona

El libro de buen amor fue una película emblemática de lo que iba a ser el cine tras la muerte del «chache». Hecha en cooperativa entre actores, directores, guionistas, etc., significó el punto de partida de lo que vendría después. Como nuestro Teatro Garnelo estaba de capa caída, cuando ya murió el dictador, entre Emmanuelles blancas, negras y amarillas, tuvimos que organizar verdaderas romerías hacia Córdoba para ver el buen cine que entonces se ofrecía, que ofrecía la libertad. Para ello hubo dos películas emblemáticas a las que acudimos en masa; aquello parecía la Montilla del Cinema Palacio y el Garnelo en sus mejores tiempos. Una fue La naranja mecánica, de Stanley Kubrik; aquélla de Malcolm McDowell, malo malísimo, que terminó siendo tonto, tontísimo, después de que lo pasásemos más bien mal (por cierto, película subtitulada). La otra fue Furtivos, dirigida por Borau y protagonizada por Ovidi Montllor y Lola Gaos como principales protagonistas, hoy película de culto entre los cinéfilos; quedó en nuestra memoria como algo grande, inolvidable. También acudimos a ver Cuerno de cabra, 24 horas, Verano del 42, Madame Claude, El exorcista, etc. Valieron la pena aquellas romerías que nos llegaban merced a la libertad recién estrenada, que no deseamos perder por nada del mundo. José Pérez Merino

Rafael de Penagos Le escuchábamos pero no le veíamos. Aquella maravillosa voz, rotunda y modelada, solamente equiparable a otro genio del doblaje cinematográfico, Don Teófilo Martínez. Les hablamos de Rafael de Penagos y nos acaba de dejar a los ochenta y pico de años en un lluvioso y frío mes de febrero. Rafael de Penagos era hijo de un extraordinario dibujante y pintor que marcó una época, como la marcó un contemporáneo suyo, también un líder en el cartelismo del cine como fue Renau, destacado autor, también, de carteles de la España republicana durante la guerra civil. Gracias a la influencia que ejercieron sobre él poetas como Alberti o García Lorca, nuestro genial doblador tuvo un hueco en la poesía española. Escribió varios libros, por uno de ellos consiguió el premio nacional de literatura. «Cómo pasa el tiempo», título del libro que le valió el premio, está considerado como una joya en su género, ensalzado por poetas y escritores de las más variopintas ideas. Pero como lo nuestro es el cine, tenemos que recordarle como doblador de voces. Para quien esto escribe, la voz doblada por Penagos de Stan Laurel, el famoso flaco compañero de Oliver Hardy, es una debilidad; como lo es la que prestó a los dibujos animados de El Quijote, concretamente a Cervantes, al Richelieu de Los Tres Mosqueteros, o a uno de los villanos por antonomasia del cine: Basil Rathbone. También dobló a actores como Rock Hudson, Donald Pleasance, Robert Vauhg, Yul Brynner, etc. Y no nos olvidemos de Brian Murphy, el inefable señor Roper de una de las series más simpáticas de la televisión: aquel jejeje era genial. Para escuchar su voz tendremos que volver al cine de entonces, a aquel cine maravilloso cuyas voces españolas le hicieron destacar, o a oír sus discos de poesía. Por cierto, que Rafael de Penagos era un rapsoda excepcional, incluso hizo sus pinitos en el teatro. Un veterano amante del cine nos comenta y asegura que visitó Montilla varias veces, porque aquí tenía amigos; incluso hay una bota con su dedicatoria y firma. Pero sabiendo cómo somos los montillanos, no sabemos si esa bota estará en Montilla, en Córdoba, en Rusia o… destruida, como tantas cosas se han destruido en nuestras bodegas. José Pérez Merino


La romería

El género del cine español Ahora que han sido entregados los premios Goya, y que dos de las películas nominadas («Celda 211», y «Ágora») han acaparado el mayor número de premios, es un buen momento para reflexionar sobre qué tipo de cine se hace en nuestro país, o mejor aún, cuál es el genero que predomina en el cine español. Al acercamos a las carteleras de cualquier sala de exhibición, lo primero que comprobaremos es que en la mayoría de ellas está ausente el cine español (eso a pesar de la cuota de cine europeo que todas deben proyectar), y que las pocas películas que se proyectan suelen tener una temática o desarrollo temporal centrado en la actualidad. Así pues, si queremos pasar un buen rato viendo alguna película de aventuras (que no sean sólo efectos especiales), nuestra única opción serán las películas norteamericanas (o anglosajonas). Que en España no se realiza cine de aventuras, en la vertiente clásica del mismo, es algo a lo que nos hemos acostumbrado, y con lo que hemos crecido muchos, mientras disfrutábamos de los clásicos del technicolor («Ivanhoe», «Robin Hood», «Ben-Hur», son algunos que estoy seguro serán conocidos por todos vosotros), en aquellas añoradas sesiones de tarde. Esa capacidad para crear espectáculo y aventuras es algo que admiro de la industria norteamericana, pues siendo un país con menos de 300 años de historia, han creado su propio estilo cinematográfico, el western, y han tenido la capacidad (bueno, y también los medios) para realizar películas de cualquier género. Nuestro cine patrio no ha conseguido potenciar el desarrollo de una industria competitiva, y su producción huye de las ambientaciones de época (salvo honrosas excepciones como «El perro del hortelano», «Juana la Loca», o «Alatriste», por citar algunos ejemplos), fracasando estrepitosamente en las adaptaciones (un claro ejemplo fue «La conjura de El Escorial»). Y esto último es algo que no entiendo: con más de 2000 años de historia, con multitud de personajes históricos capaces de llenar de contenido cualquier película, con escritores capaces de conmover a los espectadores (si los

americanos tienen a Poe, nadie ha pensado en adaptar cinematográficamente las Leyendas de Gustavo Adolfo), y localizaciones maravillosas (castillos, bosques, etc.), no cabe más que responderse que al cine español le falta imaginación para reinventarse y ofrecer aventura y fantasía (porque ahora resulta que hasta nuestros efectos especiales son premiados en Hollywood). Entre los años cincuenta y sesenta, Samuel Bronston creó un espejismo en nuestro país, produciendo algunos de los clásicos más importantes de la historia del cine («El Cid» o «Doctor Zhivago», entre otras), y no se trataría ahora de recrear mastodónticas superproducciones, pero sería muy interesante que surgieran directores como ha sido Roger Corman, capaces de crear películas con bajo presupuesto, pero con una enorme calidad. Aunque es cierto que en nuestro país se están dando algunos pasos en el género de terror, a través de los trabajos realizados por Jaume Balagueró, aún no se ha progresado lo suficiente para que este tipo de películas (que tienen un público más restringido), supongan la avanzadilla de una nueva y más competitiva imagen del cine. Considero que el cine español no puede tener por reto crear películas en 3D, sino que debe abrirse a nuevos géneros, y aprovechar el talento de nuestros actores y directores, desarrollando películas de calidad que sean reconocidas y reconocibles dentro y fuera de nuestras fronteras. José Manuel Repiso Carmona

El libro de buen amor fue una película emblemática de lo que iba a ser el cine tras la muerte del «chache». Hecha en cooperativa entre actores, directores, guionistas, etc., significó el punto de partida de lo que vendría después. Como nuestro Teatro Garnelo estaba de capa caída, cuando ya murió el dictador, entre Emmanuelles blancas, negras y amarillas, tuvimos que organizar verdaderas romerías hacia Córdoba para ver el buen cine que entonces se ofrecía, que ofrecía la libertad. Para ello hubo dos películas emblemáticas a las que acudimos en masa; aquello parecía la Montilla del Cinema Palacio y el Garnelo en sus mejores tiempos. Una fue La naranja mecánica, de Stanley Kubrik; aquélla de Malcolm McDowell, malo malísimo, que terminó siendo tonto, tontísimo, después de que lo pasásemos más bien mal (por cierto, película subtitulada). La otra fue Furtivos, dirigida por Borau y protagonizada por Ovidi Montllor y Lola Gaos como principales protagonistas, hoy película de culto entre los cinéfilos; quedó en nuestra memoria como algo grande, inolvidable. También acudimos a ver Cuerno de cabra, 24 horas, Verano del 42, Madame Claude, El exorcista, etc. Valieron la pena aquellas romerías que nos llegaban merced a la libertad recién estrenada, que no deseamos perder por nada del mundo. José Pérez Merino

Rafael de Penagos Le escuchábamos pero no le veíamos. Aquella maravillosa voz, rotunda y modelada, solamente equiparable a otro genio del doblaje cinematográfico, Don Teófilo Martínez. Les hablamos de Rafael de Penagos y nos acaba de dejar a los ochenta y pico de años en un lluvioso y frío mes de febrero. Rafael de Penagos era hijo de un extraordinario dibujante y pintor que marcó una época, como la marcó un contemporáneo suyo, también un líder en el cartelismo del cine como fue Renau, destacado autor, también, de carteles de la España republicana durante la guerra civil. Gracias a la influencia que ejercieron sobre él poetas como Alberti o García Lorca, nuestro genial doblador tuvo un hueco en la poesía española. Escribió varios libros, por uno de ellos consiguió el premio nacional de literatura. «Cómo pasa el tiempo», título del libro que le valió el premio, está considerado como una joya en su género, ensalzado por poetas y escritores de las más variopintas ideas. Pero como lo nuestro es el cine, tenemos que recordarle como doblador de voces. Para quien esto escribe, la voz doblada por Penagos de Stan Laurel, el famoso flaco compañero de Oliver Hardy, es una debilidad; como lo es la que prestó a los dibujos animados de El Quijote, concretamente a Cervantes, al Richelieu de Los Tres Mosqueteros, o a uno de los villanos por antonomasia del cine: Basil Rathbone. También dobló a actores como Rock Hudson, Donald Pleasance, Robert Vauhg, Yul Brynner, etc. Y no nos olvidemos de Brian Murphy, el inefable señor Roper de una de las series más simpáticas de la televisión: aquel jejeje era genial. Para escuchar su voz tendremos que volver al cine de entonces, a aquel cine maravilloso cuyas voces españolas le hicieron destacar, o a oír sus discos de poesía. Por cierto, que Rafael de Penagos era un rapsoda excepcional, incluso hizo sus pinitos en el teatro. Un veterano amante del cine nos comenta y asegura que visitó Montilla varias veces, porque aquí tenía amigos; incluso hay una bota con su dedicatoria y firma. Pero sabiendo cómo somos los montillanos, no sabemos si esa bota estará en Montilla, en Córdoba, en Rusia o… destruida, como tantas cosas se han destruido en nuestras bodegas. José Pérez Merino


jidos.es www.fora

BRIGADA 21 Edita: Asociación Cultural Audiovisual y Cine-Forum FORAJIDOS Colabora: Excmo. Ayutamiento de Montilla. Área para la Igualdad y el Desarrollo Social y Cultural

La carretera (The road) Vemos a un hombre y un niño con aspecto de mendigos andando por una carretera bajo un cielo gris, rodeados por los restos de un páramo arrasado por el fuego hace años pero en el que ningún brote verde ni canto de pájaros hace pensar que alguna vez pueda regresar la vida. Por su aspecto, sabemos que llevan mucho tiempo vagando, buscando un lugar donde poder establecerse o vivir un día más. Nos preguntamos qué comerán, qué les ha llevado a tan lamentable estado y qué instinto, ilusión o miedo les hace seguir caminando. Poco a poco se nos muestra la historia, una pareja y una noche en la que el fuego lo arrasa todo sin saber el motivo, ¿un meteorito, una erupción volcánica? Sabemos lo mismo que ellos, que el mundo tal y como lo conocían deja de existir esa noche. Ella está embarazada, su hijo nació tras el apocalipsis gracias a la férrea, casi irracional, apuesta del padre por la vida. La mujer abandona pronto, dejándoles sólo su frialdad e indiferencia. En algún momento, el padre decide salir y dirigirse hacia la costa en busca de un resquicio de esperanza y es entonces cuando los vemos por primera vez, caminando por esa desolada carretera que es una metáfora de su vida. Nunca se llaman por su nombre, el niño quizás ni lo tenga, no sabemos su edad, ¿diez años quizás? Que él sepa, es el único representante de la generación del apocalipsis. Por el camino han de huir de los caníbales y cruzarse con los pocos supervivientes que quedan; la mayoría se han vuelto locos o indiferentes a todo. El padre enseña unos valores a su hijo en un mundo donde ya no existe ninguna regla, para que la visión de tanto horror no acabe convirtiéndolo a él también en un monstruo o le haga perder toda

Tirada: 300 Ejemplares. (Bimestral) Imprime: Imprenta San Francisco Solano SL DEPÓSITO LEGAL CO-1629-2006 ISSN 1888 - 329X NÚMERO 17

esperanza en la raza humana. Quizás ya el único pecado sea morirse, pero ellos son los buenos y no se portan como los demás, o al menos eso intenta el padre inculcar a su hijo. Poco a poco, los recuerdos del padre de un mundo distinto se van difuminando apareciendo sólo en sus sueños, atormentado por la idea de que su hijo jamás conocerá otra cosa y ni siquiera le quedarán los sueños. Estoy deseando leer la novela homónima de Cormac McCarthy en la que se basa la película y de quien los Coen adaptaron al cine otra de sus novelas, «No es país para viejos». Viggo Mortensen y Kodi Smit McPhee hacen una buena interpretación, la fotografía de Javier Aguirresarobe crea un mundo totalmente gris, devastado, agónico que oprime el corazón. Una escena incluso me sugirió el «Saturno devorando a su hijo» de Goya. Y digo sugirió porque en la película no aparecen escenas de canibalismo, sólo se sugiere mediante las huellas de sangre, restos humanos y los desdichados encerrados en un sótano como si de ganado se tratara. A buen seguro que la película comete errores que botánicos, geólogos, zoólogos, médicos, etc. detectan fácilmente, por lo que no creo que deba ser vista como una recreación científica sino como una historia de lo insignificante que es en realidad la especie humana ante la naturaleza, lo frágil y a la vez pertinaz que es nuestra existencia y sobre todo de que incluso en las condiciones más duras, sin nadie que nos juzgue ni miedo a ninguna condenación eterna, siempre habrá alguien dispuesto a sacrificarse por otra persona sin esperar nada a cambio. Andrés Núñez Ruz

BRIGADA 21 es una publicación cuyo objetivo es la divulgación de la cultura audiovisual, que no hace necesariamente suyas las opiniones de sus colaboradores

Enero-Febrero 2010

a i t s e b a l e d a í El d

drome con sín vez o e p o r y a la itario eu univers ; la divertida resos de n eg ia en de Dow ordos; los r lmodóvar Academ la r la n G o A c a r u a emotiv Trueba y Pedro ia y L o s lmodóv pectac A s e o r d y e a o o r P t r d da pa Fernan e la v ic iento a la ia de e s p e r a tor manchego d n o in e m il a e a r n b u la ce ercam e ula. l direc con El s; el ac aime Gil de iría yo s Goya. Porqu ición de jor pelíc a la r to m e a o u r m p s a s e la r o J z a o Así abra premio l p o e t a e Sodoma ; o acárselo lso los últim iunfador de la l e h e e c d r d a a a a í d e g f u entre sul d us lgún tr biogra e la hay q do el fa n El cón plos que en s liminan abido a p r e s id e n t e d l resto s e e E lo a E m V y d T s si ha h ie m B z de io r e s eje ponen s id o e l sia. sensate e a ñ o s a n t e r omo a la agnífico r o s s u salvó m e s g a la h a , Álex de la Igle 0 0 9 d e n lo é c d g í ia ivos s o 2 e que d ir e c t o blicitarios, as Academ ccione un añ e s p e c t spía (El hombr r u cine u ntal d e p l o d e s r d p te s é docume cor rte as tos , el e o l a o n d i p b n t r o e e s a Despu r i id p d o d s G ble stu t a d a p a al pastel ha ta a l i d a d a d a s e n l o s ora h a n ente do y o), un e c g d a n u l e m remon l d le e Ág ion Pujol, nazis l, la guin e los Goya rep s s e l e c c . Celda 211 y as con 8 re Juan engañar a los cia al b españo e o d n r s s o ia o io d n c d emo a siguió triunfa aparta terrup portan una cer randes ectivamente. L que con no dieran im , s in in iferidos, con g s cinta s a s la e o r e p sid les qu sd resp ndía, y la ula o a r , a ñ e p s y i a c m c de sor la r tr a n il x o n h i ió e N r tu s p rias ni sentac rco de la pelíc y 7 esta c o n l o da, arrasando publicita aire en la pre a g n í f i c a esemba net 51, d on , la a P r e n n m vo rim istoria, c e ació egu p h s s a , im la n s n la e o u a y d ic . un nue , e e s a n a y d lardone s premios téc más car uiparable al d televisiv x cción s a o la g u ia o d d c ñ n s n a o la ie p c le d es os lo , en ción esto eq ta de au cia de Á r con tod rtido, además produc resupu leras il p u respues nes e insisten ta n q n u e ta e v s tio uido er han con spañolas más o d e m o s Las ges ia han conseg lope Cruz ualqui e c p s a. o 2009 la n u c s o é n le pelí Per tes merican excelente año n a . le te ia e r r de la Ig licamente a Pe r c o n la c o o t x n ido e is rta úb itiva, un ñol que ha ten y d e la h de otras cintas ya como n fi e d juntos p B a r d e m , a c e n a f u e n t e n E Go os oya e espa r ue olvidarn esentes en los sus ojos, de los G timo a el cin r la y J a v ie de A n d r e u B , incluir a a a r p g p e d la n ép n ala tambié oche en e amamos el s l secreto e la que ya r E b elecció ductor de la g Mollet del a u n s ti u a en e on la argen ayúsculas y d ta; os los q se repit d is v to e e r u e como c a una señora d ntregado u q ta q m n e ramos y o en es cine co te espe ace poc s i n m e n s a s nes han g u iñ o a l Pocoyó r h ie a s u o q m e ntr n habla y la sus Vallés e io s , h a c e r u z 2010. de mbién l de la a a t in f Jiméne m l o e s a lo a r Y d e b p e o a n u d o P s i e n R lo br ra etac onso eñas y recupe Mª Sardá y, so 52 interpr mer osé Alf Lola Du l i J r s a p pasado a ta r s is o ia n e nia a R e c o n c il protago P i n e d a , ceremo todo, r

1 El día de la bestia 2 El género del cine español 3 La romería 3 Rafael de Penagos 4 La carretera (The road)

Brigada 21 nº 53  

Revista de la Asociacion Cultural Forajidos. Enero-Febrero 2010.