Issuu on Google+

BRIGADA 21

C O N

Publicación trimestral

C A R I Ñ O

DICIEMBRE 2013 TOMO 2 NÚMERO 7 DEPÓSITO LEGAL CO-1629-2006 ISSN 1888 - 329X

P A R A

EDITA: Asociación Cultural Audiovisual y Cine-Fórum FORAJIDOS MI HIJO MARTÍN

AMPARO RIVELLES Cuando se produce la “marcha” de una de las más grandes actrices del cine español, los aficionados al cine, no podemos más que recordar parte del mito que ha supuesto. Los más jóvenes, descubrimos a Amparo Rivelles y Ladrón de Guevara en la magistral serie “Los gozos y las sombras” (adaptación televisiva de la novela homónima de Gonzalo Torrente Ballester), y poco a poco, fuimos conociendo el alcance de una “diva”, que a mediados de los setenta, estaba de vuelta en España, tras dos décadas triunfando en Méjico, y otros países de Latino América. Puede que ser la hija de dos grandes interpretes, le facilitara el conocer cual sería su destino profesional, pero fueron su propias cualidades

(su porte regio, su imponente belleza, su capacidad camaleónica para la interpretación, y una dicción perfecta) las que la catapultaron al estrellato. Como ya en un ejemplar anterior de este revista, recordábamos una película de ella (“Eloísa está debajo de un almendro”), quiero recomendar la siguiente película, que también realizó con el director Rafael Gil. “El clavo”, es un melodrama de 1944, donde Amparo (“Amparito”) por aquella época, brilla de manera especial, en una de las mejores películas del cine español, y que nosotros descubrimos en el cine fórum de la Asociación, gracias a José Pérez Merino. Disfrútenla. JMRC

AMADEO NAVARRO PANADERO La Asociación FORAJIDOS, quiere sumarse al merecido homenaje que recibió Amadeo Navarro Panadero, el pasado mes de octubre, de sus familiares, amigos, e integrantes del Grupo de Teatro La Cepa. Un fuerte abrazo, estimado Amadeo.


67

UN JAMES BOND EN MONTILLA TIMOTHY DALTON RODÓ EN LA CASA DE SAN JUAN DE ÁVILA CON MIGUEL PICAZO MANUEL BELLIDO MORA

En 1976, la casa de San Juan de Ávila, austera y recogida, se vio invadida por el bullicio del cine. Allí, gracias a las atenciones de Cristóbal Gómez Garrido, se rodó una parte de la película “El hombre que supo amar”, basada en la vida de Juan Ciudad, un religioso que con el nombre de San Juan de Dios se opuso al maltrato a los enfermos mentales. “En Montilla rodamos en la misma casa de San Juan de Ávila, porque allí estuvo una temporada San Juan de Dios, unos días antes de ir a Guadalupe cuando salió del manicomio de Granada. En Montilla estuvimos unos 3 o 4 días. Rodamos dentro y fuera de la casa de San Juan de Ávila, en los mismos lugares y estancias en que estuvo San Juan de Dios cuando se acercó a visitar a su preceptor espiritual. Estar allí nos dio una sensación de pisar suelo histórico. Porque era estar en los mismos sitios en los que vivieron personajes tan importantes. Aunque a San Juan de Ávila han tardado demasiado tiempo en canonizarlo. Yo no me explico cómo un hombre que estuvo en contacto con San Juan de Dios, San Juan de la Cruz y Santa Teresa de Jesús y que fue como el asesor espiritual de todas estas figuras de la Iglesia, el Vaticano ha tardado todos estos años en elevarlo al santoral y reconocer así su categoría espiritual”. Por problemas de distribución, El hombre que supo amar se estrenó con casi dos años de retraso. Y una parte de la crítica la recibió con comentarios destemplados. Bajo el título “Una superproducción penosa”, Fernando Trueba, entonces cronista

cinematográfico de El País, decía de ella: “Picazo, con evidente ambición, ha tratado de realizar un fresco de toda una época, con un criterio indeciso entre dos influencias antagónicas: la de Zeffirelli y la de Pasolini. El enfrentamiento de Juan Ciudad con las estructuras sociales, políticas y religiosas de su tiempo es utilizado por Picazo para resumir los conflictos de una época bastante compleja”.

IMAGEN DE MIGUEL PICAZO

Miguel Picazo, que ahora reside en su pueblo natal Cazorla, recuerda los avatares de aquel proyecto. “Toda la gestión de producción la llevó la productora y los hermanos de San Juan de Dios. Yo me dediqué a dirigir la película, decir lo que quería y necesitaba en cada momento y todas las gestiones de tipo logístico y de apalabrar las localizaciones idóneas fue algo de lo que se ocupó la comunidad de hermanos de san Juan de Dios. Fue una película de encargo, no fue algo que se me ocurrió a mí sino que la orden de San Juan de Dios puso el dinero para hacer la biografía de

su fundador. Entonces la productora acudió a mí para que la dirigiera. Me entregaron un guión, yo exigí algunos cambios y modificaciones en el texto a lo que no se opusieron los hermanos de San Juan de Dios. Ellos vieron bien las reformas que yo señalé, que eran más de tipo cinematográfico que de aspectos biográficos, más cosas técnicas que otra cosa, y yo hice la película con mucho entusiasmo y cariño”. En “El hombre que supo amar”, Picazo se desenvuelve en un mundo, el de las prácticas religiosas y morales observadas con visión crítica, que es un tema recurrente en su breve filmografía. “Alguien ha señalado, cosa de la que yo no era consciente, pero alguien me dijo: Picazo, tú tienes que tener una preocupación religiosa grande, porque en todas tus películas hay un contacto más o menos directo con la religión. Pero es una cosa sobre la que me han llamado la atención los demás, yo no era consciente de eso. Lo que pasa es que yo he tenido siempre una visión crítica de la realidad y sobre las circunstancias de todos estos personajes, porque el primero que tuvo una conciencia crítica sobre la sociedad en que vivía fue San Juan de Dios”. El actor británico Timothy Dalton al frente de un reparto internacional con Antonio Ferrándiz, Alberto Mendoza, José María Prada y una joven Ángela Molina, era el protagonista principal. Diez años después se convirtió en James Bond en dos películas del más


67

famoso agente secreto de la historia del cine (Living the daylight – 1987- y Licencia para matar – 1989-). “Los hermanos de San Juan de Dios querían darle una proyección internacional a la película. Entonces decidieron que ese papel lo hiciera un actor importante del firmamento cinematográfico. Y se pensó en Timothy Dalton, que estaba en ese tiempo de plena actualidad. Había interpretado con Katherine Hepburn y Peter O` Toole El León en Invierno, de Anthony Harvey, y estuvo a punto de ser nominado al Oscar por una interpretación de reparto en otro largometraje. Se lo propuso la dirección de la orden de San Juan de Dios, vino aquí, estuvo conmigo una semana hablando sobre el guión y el personaje y decidió interpretarlo”. Tardó en estrenarse pero cuando llegó el momento lo hizo con revuelo. España estaba en plena Transición y algunos sectores de la Iglesia y de la derecha política no comulgaron con ella. “Yo estoy muy contento con el resultado, completamente, porque me entregué a aquel proyecto en cuerpo y alma. Y estoy muy contento y orgulloso de lo que hice. Y creo que “El hombre que supo amar” está hecha con el corazón y con la inteligencia, y con lo que yo sé de cine. Cuando se concluyó, los hermanos de San Juan de Dios la llevaron a Roma para que la vieran en el Colegio Cardenalicio. Roma no se pronunció ni en contra ni a favor. Guardó un absoluto silencio sobre ella. Pero tanto los hermanos de San Juan de Dios como yo creemos que esta película está mas cerca de la Teología de la Liberación que de los criterios del Papa en aquel momento. Y pienso que hoy día esta película está en su momento, que cobra una nueva actualidad y

que no ha envejecido. Yo al dirigirla puse en ella el alma y mi experiencia al conocer a San Juan de Dios fue muy interesante. Conocí todos los manicomios, los hospitales de la orden que hay aquí en España y para mí el contacto con ese mundo supuso una revuelta. Después de hacerla, me aparte de ella, yo la perdí de vista. Cuando un director termina su función, la responsable económica de su explotación es la productora, así es que no sé lo que ha sido de ella.

CARTEL DE LA PELÍCULA “EL HOMBRE QUE SUPO AMAR”

Aquí en ciertos estamentos de España, la película fue conflictiva porque era una historia muy cruda, muy violenta, era muy especial y en el estreno en Sevilla una señora duquesa, protectora de la orden hospitalaria, al día siguiente del estreno escribió en un periódico que la había visto con su hija y que se había sentido abochornada. Entonces había una película señera en cuanto a indecencia, El último tango en Paris, y los hermanos de San Juan de Dios, impresionados por la polémica de lo de Marlon Brando y María Schneider, la retira-

ron asustados”. Miguel Picazo, también autor de La Tía Tula, una de las obras mayores de nuestro cine, no ha vuelto a Montilla desde entonces, pero su corta estancia de algo menos de una semana le dejo un buen sabor de boca. “Desde el principio yo tuve claro que había que rodar en Montilla, en concreto la parte de San Juan de Ávila. Pero le voy a decir un ejemplo sobre lo que fue la obra de San Juan de Dios, para que se calibre su verdadera importancia. Cuando San Juan de Dios fundó la orden hospitalaria y empezaron a hacerse los primeros hospitales, él al morir dejó un sucesor, que fue Antón Martín. ¿Sabe usted quien es Antón Martín? Pues era el dueño de seis prostíbulos de Granada, con eso se lo digo todo. En Montilla fui a trabajar, no a hacer vida social. Además, el cine es totalmente absorbente, y no te permite distraerte con otros asuntos. Mientras está uno rodado la película es un oficio incompatible con cualquier otra actividad. El cine es una profesión difícil que te obliga a una total atención, a una meticulosidad absoluta y a una entrega completa. Durante los días que estuvimos allí íbamos y veníamos de Granada. Salíamos por la mañana temprano de Granada, trabajábamos y cuando acababa la tarea diaria regresábamos. No sé con seguridad si dormimos alguna noche en Montilla, pero sí recuerdo perfectamente que comer, sí comí. Me acuerdo de esas alcachofas riquísimas que hacen allí, en Montilla, y de alguna cosa más, entre ellas naturalmente su vino, pero no recuerdo hotel. Creo que volvíamos cada noche a Granada”.


JOSITA HERNAN Y EL LIBRO DEL BUEN AMOR JOSÉ PÉREZ MERINO Y JERÓNIMO CAMACHO

En el 1975 en el último gobierno de Franco se aprobó una ley para el cine en la cual se autorizaba el desnudo cuando el guion lo requiriese. Fue entonces cuando una serie de cineastas dirigidos por TOMAS AZNAR, entre los que se encontraban PATXI ANDION, MONICONTENIDO BRIGADA 21 Amparo Rivelles

1

Amadeo Navarro Panadero

1

CA RANDALL, BLANCA ESTRADA, etc., se unieron en cooperativa para llevar a la pantalla el famoso libro del ARCIPRESTE DE HITA, "El libro del buen amor". El rol de cada protagonista estaba decidido..., pero había que encontrar a la vieja TROTACONVENTOS. Alguien apostó por un monstruo de la pantalla y la escena, que llevaba años retirada porque estaba dedicada a la poesía, y a la literatura en general, tras jubilarse como enseñante muchos años. La antigua protagonista de LA CHICA DEL GATO, es decir JOSITA HERNAN, fue la elegida, y ¡qué interpretación, que manera

de eclipsar al resto de sus compañeros! Casi ochenta años tenía (falleció en el 1999, veinte y pico años después). Irónica, simpática, dramática, y todo lo que se pueda poner en el haber de esta diminuta TROTACONVENTOS, que nos recordó a la vieja Celestina que interpretó AMELIA DE LA TORRE, esposa de Enrique Diosdado y madre de Ana, gran dramaturga y autora, entre otras, de OLVIDA LOS TAMBORES junto a ELISA RAMIREZ, otra dama de la escena. Sirva Brigada 21 para recordarlas ya que se lo merecían ampliamente .

Miguel Picazo rodó en 2,3 Montilla Josita Hernan y el Libro 4 del Buen Amor La viñeta de JKNO

BRIGADA 21 EDITA: Asociación Cultural Audiovisual y Cine-Fórum FORAJIDOS

Se abre el telón, y sale Anthony Quinn con dos mujeres desnudas, ¿cómo se llama la película?

DIRECCIÓN SOCIAL: Beato Juan de Ávila, 4-2º 14550 Montilla Imprime IMPRENTA GRÁFICA MC BRIGADA 21 es una publicación plural, y abierta a la participación, cuyo único objetivo es la divulgación de la cultura audiovisual, que no hace necesariamente suyas las opiniones de sus colaboradores. La Asociación “FORAJIDOS” carece de animo de lucro, y distribuye BRIGADA 21 de manera gratuita. Los artículos publicados en BRIGADA 21 son propiedad de sus autores, que han autorizado a la Asociación “FORAJIDOS” para que los publique. Se prohíbe la utilización, y reproducción, total o parcial, de la publicación BRIGADA 21, sin autorización expresa de la Asociación “FORAJIDOS”.

Recordando a Paco Pérez (q.e.p.d.) Si te gusta el cine y quieres dar tu opinión, envía un correo a nuestro e-mail asociacionforajidos@yahoo.es o síguenos a través de nuestra página web http://forajidos-brigada21.blogspot.com


Revista brigada 21 t2 n7