Page 1

ALIMENTACION DEL BEBE CON FISURA LABIOPALATINA. Fga. Nidia Patricia Cedeño O. Motricidad Orofacial - Terapia Miofuncional

Cuando se tiene un bebé con fisura labiopalatina, muchas son las actividades que a nivel prelinguístico y linguístico pueden encontrarse comprometidas.

Es el fonoaudiólogo

quien debe tener el primer contacto con el niño con fisura labiopalatina, especialmente en la maternidad y es quien orientará a los padres en lo referente a la alimentación, formando parte del equipo interdisciplinar, y también será responsable por las orientaciones en cuanto al desarrollo sensoriomotor oral y del lenguaje. Los niños con fisura podrán

presentar

ingestión

insuficiente,

succión

deficitaria, escape nasal, excesiva deglución de aire, vómito abundante, aspiración, atragantamiento y asfixias. Los especialistas coinciden que en el paladar hendido, es muy importante que los niños aprendan a ingerir - deglutir - respirar a su propio ritmo, y que la succión normal refleja conduce

al

desarrollo

adecuado

de

la

musculatura

orofacial y ello a la reducción de los trastornos del habla. Los reflejos orales de mordida, gag, succión y deglución se encuentran alterados desde la vida intra-uterina, por lo tanto el trabajo de sensibilidad proprioceptiva oral en los niños con fisura labiopalatina debe ser realizado desde los primer momento de vida, es decir desde que son neonatos. Normalmente, la succión precede a la deglución que, por su parte, inhibe la respiración. (*1). y esta está relacionada con dos factores: la capacidad de los labios para realizar los movimientos necesarios de succión y la capacidad de de la boca para permitir la acumulación necesaria de presión dentro de la boca, por lo que dicho producto alimenticio pueda impulsarse hacia el interior de la cavidad oral. El comportamiento normal en la succión del neonato es: 1. Selle labial; 2. Contracción del músculos orbiculares y bucinadores; 3. Presencia de compresión labial y formación de leve surco en las comisuras labiales; 4. Movimiento de los maseteros, surco en la mejilla; 5. Movimientos mandibulares; 6. Movimientos antero-posteriores de lengua.


En el niño con fisura labial el selle dificulta las primaras etapas de la fase oral, ya que puede no ser completo.

Mientras, un niño con un paladar hendido, con o sin

compromiso labial tiene dificultad para succionar correctamente. La hendidura en el paladar impide la producción de una

buena

de

presión

en

la

cavidad oral. Así, para la misma cantidad de esfuerzo, el bebé con un paladar hendido no ingiere tanta leche como un bebé sin fisura. Este aumento en la labor de la alimentación puede conducir a

la

insuficiente

ingesta

de

calorías (haciendo una succión no nutritiva

llena

aspiración)

y

de

pausas

generando

y un

crecimiento inadecuado. limentar y cuidar al bebé fisura labiopalatina es probablemente una experiencia completamente nueva para los padres. Muchos temores son los que aparecen y existen algunas complicaciones al momento de alimentar que el Fonoaudiólogo debe tener en cuenta:

1. Longitud de tiempo - La mayoría de los bebés se toman de treinta a sesenta minutos, lo que hace una succión poco eficiente no permitiendo ciclos correctos de hambre - saciedad . No hay forma real de solucionar este problema, excepto para ajustarse a ella. Generalmente, las mamadas son prolongadas, existiendo paradas para descanso, debido al esfuerzo realizado durante la succión.

2. Cantidad de alimento - A menudo los niños tienden a comer cantidades más pequeñas y parecen quedarse dormidos con el biberón. La fatiga se genera para obtener el alimento, ya que necesita muchas succiones para lograr una misma cantidad que un niño sin fisura. Es importante que la madre estimule el niño a chupar, utilizando tanto el lado normal como el fisurado, con la finalidad de estimular el desarrollo de la musculatura facial. El fonoaudiólogo puede hacer maniobras para aproximar el músculo orbicular de la boca, con el fin de facilitar y aumentar el selle labial y la presión intra-oral.

3. Posición - Alimentar al bebé en posición vertical (formando su espalda con sus piernas un ángulo de 45 a 90 grados) reduce el problema de que los alimentos se


regurgiten por la nariz. Se recomienda entonces alimentar por completo en vertical o en posición sedente.

4. La fórmula o alimentos escapan por la nariz - Ocasionalmente la fórmula o alimentos sólidos van a ser regurgitados por la nariz. Si al alimentar con biberón la fórmula sale de manera continua y parece que "hierve" o "que hay reverberación" en la nariz, puede ser que el corte de el chupo - tetina del biberón se encuentre muy grande.

6. Negatividad a tomar por método alterno (biberón, taza, jeringa, etc.)Es importante evaluar primero la presentación del métodos, es decir, condiciones del alimento, el chupo - tetina del biberón, la temperatura, la apertura de la tetina o chupo puede ser mucho pequeña y puede estar necesitando demasiado esfuerzo para alimentarse.

7. Temperatura

-

Algunos

estudio revelan que a los bebés con fisura parece gustarles la fórmula a temperatura un poco más alta de lo habitual.

8. Horario

de

Alimentación

-

Debido a los largos períodos de alimentación

el

horario

suele

alterarse, pero en la medida que las condiciones tanto de fórmula como del método de alimentación sean observadas, será mucho más fácil su

alimentación

y

menores

los

tiempos que el bebé dure durante la ingesta.

9. los padres también pueden alimentar al bebé. - se recomienda que tanto padre como madre y otros comparta el evento de la alimentación, esto facilita la interacción con el bebé con fisura, disminuye los temores y tensiones.

10. El dispositivo de alimentación - Aquí es donde se encuentran otras dificultades, cuál es el mejor dispositivo para la alimentación.

Existen biberones especiales

(*2), aditamentos, cucharas, tazas, jeringas, goteros. En su mayoría alteran los patrones de respiración y succión del bebé (espiración prolongada, frecuencia respiratoria y saturación de oxígeno reducido), mayor incidencia de otitis media aguda y recurrente, tanto con el uso de biberones cuanto de chupos o tetinas es


posible aumento en la incidencia de candidiasis oral y de parasitosis intestinales, el uso de materiales potencialmente carcinogénicos (N-nitrosaminas), y la posibilidad de apneas, aspiraciones en el niño. Pero entonces, cual es el más indicado? el que se adapte a las condiciones necesarias del bebé, que permita una información sensoriomotora intraoral adecuada y favorezca cada una de las etapas de la fase oral: preparatoria, de calificación, organización y eyección. Que ese es el principal inconveniente con los aditamentos que se colocan en cavidad oral.

El uso de la taza es el más propuesto hoy día, porque favorece los patrones normales de succión por lamidas, la cualificación del alimento necesaria para la acomodación correcta de las estructuras en la deglución, no incrementa la presión intraoral, favorece la

información

propioceptiva

sensoriomotrices del habla.

y

esterognósica

básica

para

ofrecer

los

patrones

Algunos médicos recomiendan taza de alimentación

durante un tiempo determinado después de la cirugía; siempre es importante preguntar al médico tratante si va a mantener una dieta pre o postquirúrgica y si la indicación es eluso de la taza.. Tazas de 2, 3 onzas son las recomendadas para el bebé, ya más grandes suelen ser incomodas. (recomendaciones para el manejo de la taza) La succión es necesaria para el desarrollo integral del niño.

La madre debe intentar

alimentar al niño por seno. En un primer lugar,, el niño debe ser mantenido en posición vertical, o semi-vertical, para mejor deglución, evitar el reflujo de leche por las narinas, evitar otitis o aspiración pulmonar. Enseguida, la madre introduce el pezón y la aureola


del seno en la boca del niño. La madre debe ofrecer los senos alternadamente, comenzando siempre por el que fue dado en la última mamada. Si el seno está muy lleno de leche, el niño puede tener dificultades en agarrar el pezón. En estos casos, se orienta el ordeño para retirar algo de leche, antes de ofrecerse el seno. Si fuera necesario interrumpir la mamada, se coloca el dedo mínimo en el canto de la boca del bebé y se presiona suavemente. Si el dispositivo de alimento recomendado es el biberón: El chupo - tetina del biberón debe ser ortodóntico y de silicona, que además de tener similares condiciones del alimento materno en tamaño y forma, es más duro que el látex y proporciona facilidad en la limpieza por ser transparente. El hoyo del biberón debe ser graduado de acuerdo al potencial de cada niño. Debe ser hecho de uno la tres hoyitos en la parte superior del chupo o tetina de manera de triángulo para evitar el doblamiento, o presión del chupo del biberón durante la succión. Si el bebé se encuentra alimentado por Sonda orogástrica o nasogástrica porque no presenta coordinación en el proceso succión - respiración deglución,

los

bebés

deben

ser

estimulados a alimentarse por vía oral. Se puede trabajar la succión nonutritiva con el dedo de un guante (prelavado) para después introducir la leche, así evitando la aspiración de líquido para el pulmón. La principal desventaja

de

la

sonda

es

el

compromiso en el desarrollo de la alimentación por vía oral y las alteraciones en la función de los órganos fonoarticuladores, además de la predisposición al reflujo gastroesofágico.

Durante los tres primero meses se generan en el cerebro muchos engramas básicos para el desarrollo del niño. Por lo que es importante conocer muy bien el manejo del niño desde el punto de vista de las actividades prelinguísticas.


REFERENCIAS: *1. Cedeño O. Nidia Patricia, Biomecánica succión - respiración - deglución, 2009 *2 Cleftline 2006. Otras referencias Altmann, E. B. C. Tratamento precoce. In: Altmann EBC, ed. Fissuras labiopalatinas. 4th ed. Carapicuíba: Pró Fono, 1997;291–323. Amaral, V. L. A. R. Aspectos psicossociais. In: Altmann EBC, ed. Fissuras labiopalatinas. 4th ed. Carapicuíba: Pró-Fono, 1997;501–514. Amstalden-Mendes, L. G. and V. L. Gil-da-Silva-Lopes . Fenda de Lábio e(ou)palato: recursos para alimentação antes da correção cirúrgica. Revista de Ciências Médicas da Puccamp. In press. Avedian, L. V. and R. L. Ruberg . Impaired weight gain in cleft palate infants. Cleft Palate J 1980. 17:24–26. Bachega, M. I. , S. Thomé , and C. Capelozza Filho . O uso de mamadeiras ortodônticas para a alimentação de crianças com fissuras lábio-palatais [The use of orthodontic suckling bottles for feeding of children with labio-palatal fissures]. Pediatr Mod 1985. 20:367–368. Bannister, P. Conduta na alimentação inicial. In: Watson ACH, Sell DA, Grunwell P, eds. Tratamento de Fissura labial e fenda Palatina. São Paulo: Santos Editora, 2005;137– 147. Brine, E. A. , K. A. Rickard , M. S. Brady , E. A. Liechty , A. Manatunga , M. Sadove , and M. Bull . Effectiveness of two feeding methods in improving energy intake and growth of infants with cleft palate: a randomized study. J Am Diet Assoc 1994. 94:732–738.


Cohen, M. M. , R. J. Gorlin , and F. C. Fraser . Craniofacial Disorders. In: Rimoin DL, Connor JM, Pyeritz RE, eds. Emery and Rimoin's Principles and Practice of Medical Genetics. 3rd ed. New York: Churchill Livingston, 1997;1121– 1148. Clarren, S. K. , B. Anderson , and L. S. Wolf . Feeding infants with cleft lip, cleft palate, or cleft lip and palate. Cleft Palate J 1987. 24:244–249. Lang, S. , C. J. Lawrence , and R. L. Orme . Cup feeding: an alternative method of infant feeding. Arch Dis Child 1994. 71:365–369. Lawrence, R. A. and C. R. Howard . Given the benefits of breastfeeding, are there any contraindications? Clin Perinatol 1999. 26:479–490. Lee, J. , J. Nunn , and C. Wright . Height and weight achievement in cleft lip and palate. Arch Dis Child 1997. 77:187–188.

flpalimentacion  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you