Kushe Llalin

Page 1

Kushe Llalin

Catálogo

1

Por Marcela Huitraiqueo y Jvlia Rivera Ngerekafe: Zenobia Currivil - Isabel Currivil - Soledad Pichicón Patricia Lipin - Edith Curihual - Julia Quilempan


Kushe Llalin

« Cuando yo me pongo a tejer, es como que mi abuelita está detrás del telar, o está en mi espalda o está a mi lado, pero está la imagen de ella mientras yo estoy tejiendo ».

2


Catálogo

3

Proyecto financiado por el Fondo Regional de Desarollo Cultural y las Artes (FONDART) 2021. A través de la línea Culturas de Pueblos Originarios.


Kushe Llalin

Kushe Llalin

La araña sabia se torna la envoltura del tiempo, la memoria de los hilos que se enreda en los pensamientos de su descendencia, donde las voces emergen para revitalizar la sonoridad de palabras antañas. El lugar que le otorga presencia al cuerpo y a sus manos, iluminando en la sien del nuevo torrente, la historia trenzada por las fibras, ─tranquilidad para el alma y remedio para el espíritu─. Los pálpitos de esperanza, dibujan los relatos reprimidos, con la humildad de continuar un camino ancestral, agradeciendo a la naturaleza en su viaje eterno; a los ciclos y sus raíces, con la convicción de un andar perpetuo. Este acto, otorga el colorido a la lana recién urdida; la tensión en el witxal y la apertura de los sueños develadores. Una manta hecha para envolvernos bajo el cielo estrellado de los ñimin, nacidos del timbre agudo de los saberes del fuego, teñidos por un polvo antiguo, para ofrecernos hoy, un testimonio memorial. Propiciando al tejer, la composición de los pasajes más extraordinarios, evocándonos la montaña, con su silencio tierno y la invisible soledad. Dónde, en un paraje recóndito de telas, «kushe Llalin yace».

4


Participantes En un viaje fugaz, de paisajes fríos, días cálidos, praderas verdes, agua y barro. «Isabel, Zenobia, Soledad, Edith, Patricia y Julia», nos conducen a su cotidianidad, a los espacios coloridos por trozos de largos y cortos hilos, donde el witxal imperante, marca su protagonismo. En un centro donde las horas transcurren, y los pensamientos reposan para abanicarse en las lecturas de las tramas, las ngerekafe nos invitan a sumergirnos en sus relatos. Retornamos al pasado, que se vuelca hacia el futuro, para conocer a las mujeres atemporales, el timbre de sus voces y la sensibilidad de una memoria que se posa en la conciencia de cada una de las intérpretes de Llalin. Nos narran sus experiencias, invitándonos a jugar con las niñas curiosas que todavía son, a descubrir los universos de ñimin, donde los dibujos aparecen, tal cual, se asoma el canto en el tejer. Las melodías nos recuerdan la templanza de múltiples mujeres, en un ritmo que resuena también en nuestra ancestralidad, para conectarnos en una danza de palabras; lana, hilos y color.

Catálogo

5


Zenobia Currivil

Ngerekafe y ñimikafe.

Kushe Llalin

Posada en un territorio antiguo, próspero y sereno, sobre un paraje plano, rodeada de ovejas pastando, ─ Zenobia teje ─. Su trayectoría ha sido grande, impulsada por el amor de cobijar a los suyos, sus manos han florecido en esta tierra, sembrando enseñanzas en su familia y también en nuevas generaciones. Con su voz dulce anhela el respeto hacia sus hermanos y hermanas, en un porvenir tan cálido, como las hebras de sus tejidos.

6


Isabel Currivil

Ngerekafe y ñimikafe. En un viaje pronunciado e incesante, Isabel ha recorrido numerables tiempos en búsqueda del significado y la develación de diversos ñimin. Algunos silenciados por la institución y otros declamados en secreto para ser resguardados de la herida colonial. Su caminar la ha inundado de experiencia, develaciones y sabiduría, acompañada de la energía tierna de sus ancestras, hoy, Isabel se convierte en la inspiración de otras manos, depositando en estos brotes, la esperanza de la continuidad de la sabiduría de Llalin.

Catálogo

7


Soledad Pichicón

Ngerekafe.

Kushe Llalin

En un torrente de colores, Soledad hila un nuevo brote del saber ancestral. Nacida en la warria, sus pies inquietos la han traído nuevamente a las tierras antiguas de su familia, retornando al fogón y a los anhelos que los recuerdos provocan. Sus prendas envuelven los vientres de múltiples mujeres, en un lazo de sororidad que cicatriza hasta las profundidades. Manos que se prenden del viento para una vez más, pigmentar los hilos ancestrales.

8


Patricia Lipin

Ngerekafe y ñimikafe. Envuelta en la brisa costera, habitando el territorio de Llangui, nace en Patricia, el interés y deseo de tener las hebras de lana en sus manos. Desde muy temprana edad acompaña y observa el tejer en las faldas de su madre, una actividad que sostuvo a la familia durante su crecimiento. En el tejido encuentra una manera de conectarse con su entorno, como recolectora de sus propios tintes, generando un vínculo de profunda comunicación y simbiosis con la naturaleza. A lo largo de su camino como tejedora, ha entregado la posibilidad de transmitir este saber, a quienes tengan la disposición respetuosa de aprenderlo.

Catálogo

9


Edith Curihual

Ngerekafe.

Kushe Llalin

A los alrededores de Temuco warria, en proximidad a la población San Marcos, ─vivió y creció ─. Constituyó su familia, junto a su esposo, dos hijos y siete gatos. Se estableció en el sector camino Chol Chol km. 8 cercano a Boyeco, allí, yace su hogar y su taller; acomodado a su cotidianidad. Ha desarrollado nuevas técnicas y una nueva visión del tejido, por medio del intercambio de saberes junto a otras tejedoras. Ha recorrido un camino en el tejer como investigadora y creadora de diseños vanguardistas en un contexto contemporáneo. Edith sueña con dejar un legado, por medio de la historia que narran los textiles.

10


Julia Quilempan

Ngerekafe. Nacida, criada y actualmente habitando, Julia pertenece a las grandes montañas de Tranguil. Ha construido su camino como líder, activista y defensora del agua. Protectora de la tierra, a sus más de sesenta años retoma el tejer, rescatando la memoria de su madre, quien realizaba esta actividad desde la crianza de ovejas, la recolección de tintes y la conexión con la naturaleza. Inmersa en este cotidiano, rodeada de grandes bosques y envuelta en la corriente del río, retoma la memoria de la araña tejedora, uniendose a este destino su única hija, con quien desarrolla un nuevo vínculo que les permite compartir experiencias, fortaleciendo su legado y la hi​ storia ancestral.

Catálogo

11


Artistas

Kushe Llalin

El acompañamiento, aparece en numerables ocasiones en los relatos de las ngerekafe, como una sensación, referida al cobijo del amor, la amistad y la comprensión. En este camino venidero de asombros, nos encontramos para conducir desde el respeto y la admiración, los hilos de seis sabias tejedoras, haciéndonos partícipes de las memorias ancestrales, para contenernos en un mar de afectos. Aquel lugar donde las voces son fundidas y los imaginarios pigmentados.

12


Marcela Huitraiqueo

Creadora. Artista visual Mapuche. Nace y vive en el lof Wete Rukan, ubicado en las afueras de Temuco. La creatividad manifestada a temprana edad, la conduce a encontrar entre los pigmentos y las telas coloniales, una manera de trasladar la sabiduría de su propio linaje. Artesana de la pintura, sus tallados rememoran desde el respeto y admiración las memorias de múltiples personas, quienes desde sus experiencias continúan cultivando los saberes ancestrales. Una práctica que se traslada a los territorios y a los ojos de niños, niñas y jóvenes, con la esperanza de que un día, también ellos, sostengan la memoria.

Catálogo

13


Jvlia Rivera

Kushe Llalin

Nace y crece en la población Tromén Mallín en Temuco junto a su madre y sus dos hermanos. A lo largo de su trayectoria como persona, desarrolla el interés artístico iniciándose en la música, aprendiendo guitarra en la niñez. En la adolescencia atravesó su gusto por el dibujo (garabatos hechos en cuadernos de espiral mientras cursaba sus clases) que desembocó posteriormente en el estudio de Licenciatura en Artes Visuales, en donde se encontró con diversos lenguajes artísticos (música, dibujo, pintura, performance, audiovisual) que llegaron a complementar su visión de vida y sociedad. Su interés creativo aborda el deseo por encontrar una poética y sensibilidad emotiva, por transmitir y ser un canal mediante los lenguajes artísticos en los cuales trabaja.

14


Documento audiovisual La captura del relato a través del nutxam (conversación) viene a ser el objetivo principal de esta investigación artística y documento audiovisual. El mostrar y nutrir una visión de vida, desde la cotidianidad de las mujeres tejedoras, quienes comparten sus saberes; el espacio íntimo, vivencias, historias del tejido que día a día articulan, permitiendoles un sustento económico, pero sobre todo, cultivando el deseo, de que permanezca la historia de sus antepasados, que trae consigo el saber del gneren. Este documento audiovisual intenta mostrar y honrar la importancia de respetar los procesos creativos ancestrales, la naturaleza, las otredades, porque desde este lenguaje nos recuerdan nuestra propia existencia.

Catálogo

15


Fotograma Lof Bayo Toro Levillan. Comuna de Nueva Imperial.

Kushe Llalin

Fotograma casa de Isabel Currivil. Comuna de Padre las Casas.

16


Obras En este andar de colores y relatos, Kushe Llalin se presenta como una protectora del territorio ancestral. Majestuosa en la naturaleza y vivaz en el tiempo, nos conduce por medio de sus hijas a cobijarnos en las memorias del ngeren. Un tejer, que también se enreda en diez tallados pictóricos, para traslucir con respeto y admiración, «los susurros del witxal».

Catálogo

17


Huitraiqueo Marcela.”Kushe LLalin”. Tallado pictórico, óleo sobre lienzo. 150 x 120 cm. 2021.

«Si antes nacía una niña y creían que iba a ser una mujer que trabajara la lana, iban a la montaña a buscar las telas de araña y le envolvían las manos».

Kushe Llalin

Julia Quilempan

18

«Gracias a ese pullu de la arañita, es que nos mantenemos tejiendo hoy en día». Soledad Pichicón


Catálogo

19


20

Kushe Llalin


Catálogo

21

Huitraiqueo Marcela.”Recolección”. Tallado pictórico, óleo sobre lienzo. 120 x 120 cm. 2021.

«Hay que cuidar los tintes naturales, no hay que teñir con raíces (...) se tiñe con la corteza, con la hojita que se cae». Isabel Currivil «Yo siempre veía a mi mamá que sacaba la cáscara de los árboles y ella les pedía permiso, les decía: tienen que aliviar, como la persona alivia, ustedes que son vivos, también lo hacen, eso siempre lo hizo». Julia Quilempan


Huitraiqueo Marcela.”Kushe papay”. Tallado pictórico, óleo sobre lienzo. 120 x 120 cm. 2021.

«Cuando yo me pongo a tejer, es como que mi abuelita está detrás del telar, o está en mi espalda o está a mi lado, pero está la imagen de ella mientras yo estoy tejiendo».

Kushe Llalin

Isabel Currivil

22

«Cuando yo empecé con el ngeren mi mamita lloraba (...) Yo no quiero que te humillen como a mí y yo le dije un día, yo voy a hacer que eso cambie y tú te vas a sentir orgullosa de mi». Patricia Lipin


Catálogo

23


24

Kushe Llalin


Catálogo

25

Huitraiqueo Marcela.”Witxal”. Tallado pictórico, óleo sobre lienzo. 170 x 120 cm. 2021.

«Tejer es como revivir a los antepasados, porque usted teje una manta (...) y está recordando a las primeras personas que vinieron, como se pudieron vestir, como trabajaron la lana». Julia Quilempan «Yo siempre pienso en una prenda como en algo que nos acompaña (...) esa prenda tiene un lenguaje, está hablando de nuestro tuwun, de nuestras abuelas». Soledad Pichicón


Huitraiqueo Marcela.”Kazü”. Tallado pictórico, óleo sobre lienzo. 120 x 120 cm. 2022.

Kushe Llalin

«Ir plasmando lo que nosotros vemos ahora (...) que el tejido hable, que diga que tenemos familia o que vivimos en la ciudad».

26

«Sueño con tejer mi txariwe (...)con un diseño donde esté mi esposo, donde esté yo; mis hijos y mis siete gatos». Edith Curihual


Catálogo

27


28

Kushe Llalin


Catálogo

29

Huitraiqueo Marcela.”Kuyitu”. Tallado pictórico, óleo sobre lienzo. 120 x 120 cm. 2022.

«Haces kuyitu y dejas una hebrita de hilo, porque uno no deja grandes cosas (...) es un respeto hacia la naturaleza y yo creo que el árbol siente, el árbol sabe; el árbol es poderoso». Isabel Currivil


Huitraiqueo Marcela.”Pewma”. Tallado pictórico, óleo sobre lienzo. 120 x 120 cm. 2022.

«Nos dejaron los remedios y los tintes (...) en los sueños, mi abuelita me viene a dar remedio».

Kushe Llalin

Isabel Currivil

30

«Yo miro el lucero de la mañana y se me llenan los ojos de lágrimas, pero no es que tenga pena, me siento orgullosa de ver algo que está tan lejos arriba y yo lo hago aquí en el telar». Zenobia Currivil


Catálogo

31


32

Kushe Llalin


Catálogo

33

Huitraiqueo Marcela.”Evocación de Lucutuwe”. Tallado pictórico, óleo sobre lienzo. 120 x 120 cm. 2022.

«El Lucutuwe, son personas haciendo yeyipun (...) la faja de la mujer tiene diecisiete formas diferentes de lucutuwe». Isabel Currivil. «El ñimin del Lucutuwe, es importante (...) entenderlo, respetarlo, porque no es un ñimin que podamos utilizar en cualquier cosa (...) ese ñimin está hablando directamente de nuestra espiritualidad». Soledad Pichicón


Huitraiqueo Marcela.”Mawiza”. Tallado pictórico, óleo sobre lienzo. 120 x 120 cm. 2022.

«Sacaba para teñir(...) el tronco de la nalca, lo justo y necesario, siempre pedía permiso, eso es lo que aprendí y lo que llevo».

Kushe Llalin

Julia Quilempan

34


Catálogo

35


36

Kushe Llalin


Catálogo

37

Huitraiqueo Marcela.”Lafken”. Tallado pictórico, óleo sobre lienzo. 120 x 120 cm. 2022.

«Cada persona es especial, cada persona es diferente y también se conoce a la persona cuando uno le hace un makum». «Transmite el wenu mapu, que está asociado a la naturaleza y al agua, que es donde nosotros estamos». Patricia Lipin


38

Kushe Llalin


Agradecimientos A cada una de las descendientes de Kushe Llalin; Isabel, Zenobia, Soledad, Edith, Patricia y Julia, por su sabiduría, y hacernos partícipes de la intimidad de sus hogares. Gracias por mostrarnos un pequeño fragmento de la inmensidad del ngeren, por la esperanza y el amor que siembran en la continuidad de su herencia y por tejer con sus manos, el abrigo de las memorias. A los diversos territorios protagonistas de este viaje, ─el refugio de cada tejedora─. A la montaña, el agua, las tierras fértiles y asombrosas, a todos los seres que allí habitan, por permitirnos realizar nuestro recorrido sin dificultades. Agradecemos también al lamngen Rubén Collio, por propiciar con cariño el vínculo al territorio de Tranguil, conduciendonos a las memorias de Julia Quilempan. Que la montaña guarde para siempre tu voz incesante, en una lucha que nos atraviesa para siempre.

Catálogo

39


40

Kushe Llalin