Page 37

Isla de la Plata, destino de las manta rayas en Ecuador En la Isla de la Plata se encuentra una de las agregaciones de manta rayas gigantes más grandes del mundo con 2 456 individuos identificados hasta ahora. Texto: Ricardo Cedeño Padilla / Estudiante de Licenciatura en Turismo de FIMCBOR La exploradora de National Geographic y creadora de la Organización Internacional Marine Megafauna Foundation, MMF, Andrea Marshall, llegó a Ecuador para hablar sobre las manta rayas, una de las especies más representativas de los océanos a nivel mundial. Marshall participó en la conferencia “Juntos por los océanos”, organizada por los representantes de la Facultad de Ingeniería Marítima, Ciencias Biológicas, Oceánicas y Recursos Naturales, FIMCBOR de la ESPOL, en conjunto con el Ministerio del Ambiente y el Proyecto Mantas Ecuador. Durante su participación, la experta aseguró que Ecuador es un país privilegiado por tener una de las agregaciones de manta rayas gigantes más grandes del planeta, según los datos que registra la organización “Proyecto Mantas Ecuador” desde el 2009, la misma que tiene como cofundadora a la MMF. El biólogo marino Michel Guerrero, cofundador de este proyecto, participó en el evento y se refirió a los primeros resultados de los estudios sobre estos grandes peces, los mismos que visitan los alrededores de la isla de la Plata, en la provincia de Manabí. Según los avistamientos realizados por los expertos de este proyecto, se trata de la mayor agregación de manta rayas registrada en el mundo con una población mayor a 2 000 individuos diferentes. Los individuos que se encuentran en este lugar corresponden a la Manta birostris, espe-

cie migratoria que recorre el perfil costero de Colombia, Perú y Ecuador incluyendo las Islas Galápagos para reproducirse y agregarse en algunos sitios como la Isla de La Plata, desde junio a septiembre. Provienen de diferentes mares y no tienen un patrón definido en su recorrido. Por ello, aún se estudia su procedencia. Usualmente se las confunden con las rayas, por eso su mala fama, pero la diferencia radica en que no son venenosas al no tener un aguijón en su cola.

Por ello, Guerrero advierte que esta actividad turística debe enmarcarse en leyes que la amparen, códigos de ética y planes de manejo regionales que aseguren la protección y conservación de la especie. El Proyecto Mantas Ecuador se dedica al estudio de los patrones de comportamiento de las manta rayas de gran tamaño y su importancia en el ecosistema marino. Además, sus representantes proponen leyes que permitan la conservación de estos animales, reconocidos en el mundo por su belleza natural.

Seguimiento vía web

Esta especie marina puede llegar a medir hasta 8 metros. Es migratoria y recorre el perfil costero de Colombia, Perú y Ecuador incluyendo Galápagos. Su dieta está basada en la ingesta de plancton, el cual filtra cada vez que abre su boca. En cuanto al tamaño, pueden llegar a medir hasta 8 metros desde la punta de una aleta a la otra y pesar aproximadamente 2 000 kg. Michel Guerrero comentó que se estima que las manta rayas pueden producir entre $73 millones a $140 millones de dólares al año gracias a la industria del Turismo Marino a nivel mundial, una estrategia que utiliza Indonesia, país que las protege para beneficiar al turismo e incrementar su economía.

El Proyecto WildMe en cooperación con la Fundación Megafauna Marina (por su siglas en inglés MMF) crearon el portal web Manta Matcher “The Wildbook for Manta Rays” para identificar a las manta rayas, las mismas que presentan diferentes patrones de manchas en su vientre, característica que puede servir para identificarlas. Para aportar al seguimiento de esta especie, los interesados pueden fotografiarlas y subir las imágenes a www.mantamatcher.org. El sistema automáticamente hace el seguimiento en los lugares donde anteriormente estuvo ese ejemplar. Así, los investigadores detectan la distancia que ha recorrido la manta raya e inclusive saben si estuvo en otro lugar como las Islas Maldivas, en el Océano Índico, Sudáfrica o en Mozambique, en África. En la web se puede adoptar o apadrinar una manta raya para fomentar el estudio de este peculiar pez que aprendió a volar bajo las olas.

DICIEMBRE 2015 | FOCUS • 37

ESPOL - FOCUS, Edición 68  

FOCUS

Advertisement