Page 1

Enero - Febrero de 2014

Informativo No. 306

T

E ALABAMOS POR HABERNOS LLAMADO A

SEGUIR A JESUCRISTO EN

MINORIDAD Y SOLIDARIDAD

ORACION DEL CG2014


TABLA DE CONTENIDO PORTADA: hermanas de la provincia en Asamblea y bodas de oro

1

TABLA DE CONTENIDO

2

EDITORIAL

3

EVANGELII GAUIDUM: Un texto esperanzador

4

LA FRATERNIDAD: Ayuda a proteger y cultivar la naturaleza

5

SE HIZO POBRE PARA ENRIQUECERNOS CON SU POBREZA

6-7

CAPITULO GENERAL: Cuando el espiritu es protagonista

8

BENDICIÓN DE LA COMUNIDAD “BETANIA”

9

EL ITINERARIO ORANTE: De un nuevo Santo, un Santo caminante

10-11

TALLER: Francisco de Asis, un Santo nuevo

12

EXPERIENCIA SENSORIAL

13

SEMANA DE ORACIÓN POR LA UNIDAD DE LOS CRISTIANOS

14-15

LLAMADA Y SOSTENIDA POR EL SEÑOR

16

AQUÍ ESTOY SEÑOR PARA HACER TU VOLUNTAD

17

CAMINAR CON OTROS

18

GRACIAS HERMANAS

18

HERMANA THERESE DIOLENE

19

PINCELADAS

19

2


E

DITORIAL

Queridas hermanas:

Iniciamos el año 2014 celebrando: la fiesta de la Candelaria, el día de la vida consagrada y un aniversario más de nuestra presencia de FMM en tierra Colombiana. La liturgia de este día 2 de Febrero, nos regaló en la Palabra luz, sobre nuestra vida de consagradas y cuestionó la realidad de toda la vida cristiana de nuestro país. Todos llamados a ser “Luz y Sal “de la tierra. Como ciudadanas ante la gravedad de nuestra situación como sociedad, con esta Palabra nos sentimos profundamente cuestionados sobre nuestra propia responsabilidad y compromiso. Los animadores de la vida religiosa en la Iglesia están programando el año 2015 como el Año de la Vida Consagrada, del 21 de noviembre de 2014 al 21 de noviembre de 2015. El secretario de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica, Mons. José Rodríguez Carballo, OFM, ha presentado los objetivos del Año de la Vida Consagrada, que el Papa Francisco anunciará para el 2015.

El Año de la Vida Consagrada será importante para evangelizar la propia vocación y testimoniar la belleza del seguimiento de Cristo en las múltiples formas de consagración. La vida religiosa ha sido y seguirá siendo aún en medio de sus desaciertos una luz que está puesta en lo alto como referencia evangélica y respuesta de compromiso serio con la humanidad. Ser luz y sal de la tierra, no es una opción libre, es esencial a la vida evangélica y si no somos luz y sal, entonces ya no servimos para nada.

La propuesta presentada al Papa Francisco es que dicho Año inicie el próximo mes de noviembre, en coincidencia con el cincuenta aniversario de la publicación de la constitución conciliar Lumen Gentium, y se clausure en el mes de noviembre de 2015, coincidiendo con el cincuenta aniversario de la promulgación del decreto conciliar Perfectae Caritatis, que sigue siendo en la actualidad un punto de referencia.

Este año 2014 para nosotras Franciscanas Misioneras de María está marcado por la celebración del Capítulo General. Sigamos presentando en nuestra oración los objetivos que nos han propuesto como Instituto para estar preparadas a acoger las GRACIAS que el Espíritu regala a quienes se abren a su acción.

Los objetivos que plantea el Año de la Vida Consagrada son: 1. Hacer una “memoria agradecida del pasado reciente”.

El 5 de Marzo iniciaremos un hermoso tiempo que nos renueva en todas nuestras actitudes son los 40 días de cuaresma. Que la gracia de la llamada a convertir nuestra vida nos acompañe y nos anime a ser maleables a la fuerza transformadora de la Palabra.

2. “Abrazar el futuro con esperanza” conscientes de que la crisis de la sociedad toca la vida consagrada, y es una ocasión favorable para el crecimiento en profundidad y para la esperanza. 3. Propone “vivir el presente con pasión”; la pasión habla de enamoramiento, de verdadera amistad, de profunda comunión.

Un abrazo con mucho cariño y hasta la Pascua, María Eugenia Prada, fmm 3


Evangelii Gaudium

C

Un Texto Esperanzador

omo sucede en las mejores novelas, lo más importante, lo que resume todo, lo que anima a seguir, se dice al comienzo. Y eso pasa con la exhortación apostólica  Evangelii gaudium  del papa Francisco.  “La alegría del Evangelio”. Ya el título invita a cambiar la manera en la que es vivida y transmitida la fe, sobre todo en los países de la vieja cristiandad. Destila todo el texto un programa de vida, alimentado por la lozanía de otras Iglesias, de otras experiencias, de otras latitudes.  Es el color de la esperanza y de la alegría. Leyendo el texto, se recuerda aquel otro de Aparecida, un mensaje de esperanza a las Iglesias de América Latina y El Caribe.

sin proselitismos, saliendo del ensimismamiento en el que nos constriñe el mundo actual y sacudiéndonos la “tristeza individualista” que nos acompaña. Atronadora resulta en este contexto su denuncia de un sistema económico que mata  porque excluye a los más indefensos; que solo atiende al logro del beneficio en lugar de servir a las personas. Son palabras con una fuerza impresionante, corroboradas con los gestos de la agenda papal.

Como sucedió en el Vaticano II, no hay cambios doctrinales. Todo empieza por una sencilla invitación a dejarse encontrar por Jesús. Y, muy pronto, aparece con nitidez la misericordia, esa que anima a levantarse después de tropezar porque hace saber que seguimos siendo queridos y acogidos en el regazo de Dios.

Una sacudida, sí, pero de alegría contagiosa en la que se llama a todos los bautizados a compartirla, sin proselitismos, saliendo del ensimismamiento en el que nos constriñe el mundo actual y sacudiéndonos la “tristeza individualista” que nos acompaña. Para ello, invita a “recuperar la frescura original del Evangelio” y a “una conversión pastoral y misionera”.

Y brilla con un lenguaje que es fácilmente accesible a todos, con imágenes llenas de fuerza que no se pierden en complicadas divagaciones, capaces de impactar e interpelar también a los jóvenes. La fe como seguimiento, más que como ideología. Buena parte de esta hoja de ruta ya se lo habíamos oído de viva voz desde mediados del pasado mes de marzo. Ahora la sistematiza, ordena y ofrece como síntesis conclusiva de un Año de la fe que ha sido “providencial”, como ha reconocido él mismo, pues hace doce meses nadie hubiese imaginado que tendría un colofón como el que nos está brindando, no solo el texto pontificio, sino el dinamismo misionero que transmite este Papa, que está consiguiendo recolocar a la Iglesia en la esfera mundial, recuperando la credibilidad y el respeto moral que nunca debió dejarse erosionar por sus propios pecados, por la “mundanidad espiritual” que con tanta claridad vuelve a denunciar aquí Francisco. Una sacudida, sí, pero de alegría contagiosa en la que se llama a todos los bautizados a compartirla,

Pero junto con la “conversión pastoral”, aboga también el Papa en este texto por una “pastoral en conversión”, que habrá de dar lugar a “una impostergable renovación eclesial”. Sigue en la onda de reformas estructurales para hacer más misionera a la Iglesia, sin tener miedo a revisar aquellas costumbres “no directamente ligadas al núcleo del Evangelio, algunas muy arraigadas a lo largo de la historia”. Un paso más. Un lenguaje nuevo para un mundo nuevo. Y vuelve a señalar la necesidad de abordar el papel de la mujer, el de los laicos, los jóvenes, las vocaciones… incluso las homilías. En definitiva, un texto esperanzador. 4


L

A FRATERNIDAD

AYUDA A PROTEGER Y A CULTIVAR LA NATURALEZA

La familia humana ha recibido del Creador un don en común: la naturaleza. La visión cristiana de la creación conlleva un juicio positivo sobre la legalidad de las intervenciones en la naturaleza para sacar provecho de ello, a condición de obrar responsablemente, es decir, acatando aquella “gramática” que está inscrita en ella y usando sabiamente los recursos en beneficio de todos, respetando la belleza, la finalidad y la utilidad de todos los seres vivos y su función en el ecosistema. En definitiva, la naturaleza está a nuestra disposición, y nosotros estamos llamados a administrarla responsablemente. En cambio, a menudo nos dejamos llevar por la codicia, por la soberbia del dominar, del tener, del manipular, del explotar; no custodiamos la naturaleza, no la respetamos, no la consideramos un don gratuito que tenemos que cuidar y poner al servicio de los hermanos, también de las generaciones futuras. En particular, el sector agrícola  es el sector primario de producción con la vocación vital de cultivar y proteger los recursos naturales para alimentar a la humanidad. A este respecto, la persistente vergüenza del hambre en el mundo me lleva a compartir con ustedes la pregunta: ¿cómo usamos los recursos de la tierra?  Las sociedades actuales deberían reflexionar sobre la jerarquía en las prioridades a las que se destina la producción. De hecho, es un deber de obligado cumplimiento que se utilicen los recursos de la tierra de modo que nadie pase hambre. Las iniciativas y las soluciones posibles son muchas y no se limitan al aumento de la producción. Es de sobra sabido que la producción actual es suficiente y, sin embargo, millones de personas sufren y mueren de hambre, y eso constituye un verdadero escándalo. Es necesario encontrar los modos para que todos se puedan beneficiar de los frutos de la tierra, no sólo para evitar que se amplíe la brecha entre quien más tiene y quien se tiene que conformar con las migajas, sino también, y sobre todo, por una exigencia de justicia, de equidad y de respeto hacia el ser humano. En este sentido, quisiera recordar a todos el necesario destino universal de los bienes, que es uno de los principios clave de la doctrina social de la Iglesia. Respetar este principio es la condición esencial para posibilitar un efectivo y justo acceso a los bienes básicos y primarios que todo hombre necesita y a los que tiene derecho. *Texto tomado del mensaje del Papa Francisco para la celebración de la XLVII Jornada Mundial de la Paz, enero 1º de 2014

5


"SE HIZO POBRE

PARA ENRIQUECERNOS CON SU POBREZA"

Es el título del mensaje del Papa Francisco para la Cuaresma, donde vuelve a demostrar su deseo de construir una Iglesia “pobre y para los pobres”. Presentamos un trozo del documento:

“Q

ueridos hermanos y hermanas: Con ocasión de la Cuaresma les propongo algunas reflexiones, a fin de que les sirvan para el camino personal y comunitario de conversión. Comienzo recordando las palabras de San Pablo: “Pues conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, el cual, siendo rico, se hizo pobre por vosotros para enriqueceros con su pobreza”. El Apóstol se dirige a los cristianos de Corinto para alentarlos a ser generosos y ayudar a los fieles de Jerusalén que pasan necesidad. ¿Qué nos dicen, a los cristianos de hoy, estas palabras de san Pablo? ¿Qué nos dice hoy, a nosotros, la invitación a la pobreza, a una vida pobre en sentido evangélico? Nuestro testimonio Podríamos pensar que este “camino” de la pobreza fue el de Jesús, mientras que nosotros, que venimos después de Él, podemos salvar el mundo con los medios humanos adecuados. No es así. En toda época y en todo lugar, Dios sigue salvando a los hombres y salvando el mundo mediante la pobreza de Cristo, el cual se hace pobre en los Sacramentos, en la Palabra y en su Iglesia, que es un pueblo de pobres. La riqueza de Dios no puede pasar a través de nuestra riqueza, sino siempre y solamente a través de nuestra pobreza,

personal y comunitaria, animada por el Espíritu de Cristo. A imitación de nuestro Maestro, los cristianos estamos llamados a mirar las miserias de los hermanos, a tocarlas, a hacernos cargo de ellas y a realizar obras concretas a fin de aliviarlas. La miseria no coincide con la pobreza; la miseria es la pobreza sin confianza, sin solidaridad, sin esperanza. Podemos distinguir tres tipos de miseria: la miseria material, la miseria moral y la miseria espiritual. La miseria material es la que habitualmente llamamos pobreza y toca a cuantos viven en una condición que no es digna de la persona humana: privados de sus derechos fundamentales y de los bienes de primera necesidad como la comida, el agua, las condiciones higiénicas, el trabajo, la posibilidad de desarrollo y de 6


crecimiento cultural. Frente a esta miseria la Iglesia ofrece su servicio, su diakonia, para responder a las necesidades y curar estas heridas que desfiguran el rostro de la humanidad. En los pobres y en los últimos vemos el rostro de Cristo; amando y ayudando a los pobres amamos y servimos a Cristo. Nuestros esfuerzos se orientan asimismo a encontrar el modo de que cesen en el mundo las violaciones de la dignidad humana, las discriminaciones y los abusos, que, en tantos casos, son el origen de la miseria. Cuando el poder, el lujo y el dinero se convierten en ídolos, se anteponen a la exigencia de una distribución justa de las riquezas. Por tanto, es necesario que las conciencias se conviertan a la justicia, a la igualdad, a la sobriedad y al compartir.

que se nos ha confiado, para consolar los corazones afligidos y dar esperanza a tantos hermanos y hermanas sumidos en el vacío. Se trata de seguir e imitar a Jesús, que fue en busca de los pobres y los pecadores como el pastor con la oveja perdida, y lo hizo lleno de amor. Unidos a Él, podemos abrir con valentía nuevos caminos de evangelización y promoción humana. Queridos hermanos y hermanas, que este tiempo de Cuaresma encuentre a toda la Iglesia dispuesta y solícita a la hora de testimoniar a cuantos viven en la miseria material, moral y espiritual el mensaje evangélico, que se resume en el anuncio del

No es menos preocupante la miseria moral, que consiste en convertirse en esclavos del vicio y del pecado. ¡Cuántas familias viven angustiadas porque alguno de sus miembros -a menudo joven- tiene dependencia del alcohol, las drogas, el juego o la pornografía! ¡Cuántas personas han perdido el sentido de la vida, están privadas de perspectivas para el futuro y han perdido la esperanza! Y cuántas personas se ven obligadas a vivir esta miseria por condiciones sociales injustas, por falta de un trabajo, lo cual les priva de la dignidad que da llevar el pan a casa, por falta de igualdad respecto de los derechos a la educación y la salud. En estos casos la miseria moral bien podría llamarse casi suicidio incipiente. Esta forma de miseria, que también es causa de ruina económica, siempre va unida a la miseria espiritual, que nos golpea cuando nos alejamos de Dios y rechazamos su amor. Si consideramos que no necesitamos a Dios, que en Cristo nos tiende la mano, porque pensamos que nos bastamos a nosotros mismos, nos encaminamos por un camino de fracaso. Dios es el único que verdaderamente salva y libera.

amor del Padre misericordioso, listo para abrazar en Cristo a cada persona. Podremos hacerlo en la medida en que nos conformemos a Cristo, que se hizo pobre y nos enriqueció con su pobreza. La Cuaresma es un tiempo adecuado para despojarse; y nos hará bien preguntarnos de qué podemos privarnos a fin de ayudar y enriquecer a otros con nuestra pobreza. No olvidemos que la verdadera pobreza duele: no sería válido un despojo sin esta dimensión penitencial. Desconfío de la limosna que no cuesta y no duele. Que el Espíritu Santo, gracias al cual "[somos] como pobres, pero que enriquecen a muchos; como necesitados, pero poseyéndolo todo” sostenga nuestros propósitos y fortalezca en nosotros la atención y la responsabilidad ante la miseria humana, para que seamos misericordiosos y agentes de misericordia. Con este deseo, aseguro mi oración por todos los creyentes. Que cada comunidad eclesial recorra provechosamente el camino cuaresmal. Les pido que recen por mí. Que el Señor les bendiga y la Virgen les guarde”

El Evangelio es el verdadero antídoto contra la miseria espiritual: en cada ambiente el cristiano está llamado a llevar el anuncio liberador de que existe el perdón del mal cometido, que Dios es más grande que nuestro pecado y nos ama gratuitamente, siempre, y que estamos hechos para la comunión y para la vida eterna. ¡El Señor nos invita a anunciar con gozo este mensaje de misericordia y de esperanza! Es hermoso experimentar la alegría de extender esta buena nueva, de compartir el tesoro 7


CAPÍTULO GENERAL

CUANDO EL ESPÍRITU ES PROTAGONISTA

gía carismática a su manera. Unos aportan nuevos elementos, nuevas energías… lo transmiten revitalizado. No queremos que el carisma se apague. Por eso, el Capítulo General es súplica, oración al Espíritu para que nos regenere, nos haga nacer de nuevo, nos refunde. Al llamar a todos los institutos religiosos a asumir el esfuerzo de la renovación, el Vaticano II hizo de la Institución centenaria del Capítulo General el instrumento privilegiado para llevar a cabo esta tarea. A lo largo de un capítulo General, un instituto asume su carisma de nuevo, lo relee en el contexto eclesial cultural del tiempo que vive y toma las decisiones necesarias para insertarse de forma adecuada al carisma en la iglesia y en el mundo contemporáneo.

Los Capítulos Generales son momentos neurálgicos en la vida de los institutos religiosos. En ellos se abren periodos de revisión, de visión, de proyección, de vital importancia. Se busca siempre lo mejor. La responsabilidad de quienes los preparan es evidente. Pero ¿se tiene conciencia de aquello que un Capítulo general implica? Quizá estas reflexiones teórico-prácticas puedan ayudar a ello.

La gracia de nuevas vocaciones, procedentes de nuevas razas, países, culturas, hace especialmente importante, esta atención al tejido carismático, a la herencia transmitida y a su re-interpretación. Obediencia: "Escucha" El tiempo capitular es tiempo de escucha. Es tiempo de obediencia, de renovación de la Alianza.

La perspectiva Quiero situarme, ya desde el principio, en el momento histórico que estamos viviendo. No quisiera hablar de los Capítulos Generales, en general, sino de los Capítulos Generales ahora, en la segunda década de un nuevo siglo, del siglo XXI.

Se escucha, ante todo, la Palabra de Dios. Esta Palabra llega al instituto a través de la gran tradición y a través de cada uno de los miembros que la experimentan y la viven y la dicen. La Palabra llega a través del Espíritu que está hablando a la Iglesia de hoy a través de los signos de los tiempos y los lugares.

Regenerar el tejido carismático del Instituto La más importante tarea de un Capítulo General tiene que ver con el carisma. Me imagino el carisma como un ser viviente. Puede estar en cualquiera de las etapas de la vida: infancia, adolescencia, juventud, madurez, ancianidad, decrepitud. Puede encontrarse en estado de enfermedad, de parálisis, de metástasis…

El mismo Espíritu que habló a nuestros Fundadores, habla al corazón de cada uno(a) de los Capitulares. Cada Capitular da voz al Espíritu que alienta en ellos y en cada uno de los hermanos o hermanas representadas. El capítulo quiere escuchar la voz de aquellos que luchan en diversas partes de la congregación. Hay que atreverse a soltar los gritos de angustia de los insatisfechos, la melodía de los satisfechos.

El carisma no es un concepto, como sabemos, ni un ideal. Es un algo contagioso que ha llegado a nosotros desde nuestros Fundadores y desde nosotros tiende a contagiarse también. Cada persona, cada generación, cada grupo configura esta ener-

José García Paredes, CMF

8


BENDICION DE LA COMUNIDAD BETANIA

El 18 de enero, con la presencia del Ingeniero Carlos Mario Aguirre y del Arquitecto Luis Múnera quienes junto con sus familias hacen entrega de la reforma de una parte de la Casa de Acogida en Santa Rosa de Cabal, para comunidad de hermanas mayores y/o enfermas denominada Comunidad Betania, se realiza la bendición. A continuación presentamos las palabras de Fray Fernando Uribe, ofm quien muy amablemente realiza la bendición de la nueva obra “Betania”.

E

l hecho de que nos hayamos venido de celebrar la Eucaristía, en procesión con Jesús Eucaristía sacramentalmente presente, prolongando la Eucaristía hasta esta casa “Betania”. Vamos a hacer lo que se suele llamar “la bendición de la casa”, yo tengo siempre una idea cuando me toca presidir un acto como este, y, es que “la bendición” no puede ser un acto mágico. El significado de la palabra bendición es “decir bien”, entonces desde esa perspectiva la palabra bendición tiene un doble movimiento, uno que va de abajo hacia arriba y otro que va de arriba hacia abajo. En este momento con la Eucaristía que hemos culminado en este oratorio de la comunidad “Betania”, nosotros desde abajo bendecimos a Dios, le decimos gracias a través de Jesús por esta obra, le decimos gracias por las personas que han intervenido en ella, tanto las autoridades de la Provincia, como las personas que contribuyeron económicamente a este trabajo, cuanto las personas que técnicamente le hicieron frente. Aquí están el Ingeniero y el Arquitecto con parte de sus familias y en ellos están representados todos los muchos trabajadores. Ese es en síntesis el movimiento ascendente de la palabra bendecir. También hay un significado, una acepción descendente de ese término y es de que le pedimos al Señor que con su omnipotencia, son su grandeza y con su misericordia este siempre atento para que esta comunidad pueda cumplir sus funciones, siendo la primera la de ser una fraternidad religiosa, y que El con su espíritu de amor este siempre fomentando ese amor en medio de las personas que han de vivir en ella, probablemente Hermanas que la mayoría de ellas van a pasar la etapa final de su existencia, etapa muy hermosa de la vida, no siempre entendida así. Es la etapa en que se recoge, se 9

sintetiza, se da gracias. Este oratorio es el centro neurálgico, espiritual, teológico de esta fraternidad, de aquí es desde donde se construye la fraternidad, es desde aquí donde se enfoca la vida, en esa dimensión teológica que debe tener el recoger los últimos años de la existencia y con la ayuda de Dios hacer de ellos una Eucaristía. Ahora, por tanto con Jesús Eucaristía vamos a dar la bendición, una bendición que se va a derramar sobre todas las personas. Después pasaremos por diferentes lugares rociando el agua bendita. Este símbolo sacramental tiene la función de purificar y regenerar.


EL ITINERARIO

ORANTE DE UN NUEVO SANTO, UN SANTO CAMINANTE

Fruto del taller de estudio de la vida primera de Celano, realizado en santa Rosa de Cabal, nos surgió esta pequeña compilación y reflexión, que queremos compartir, sobre la experiencia del encuentro con Dios, en la vida y la oración vivido por San Francisco. El itinerario orante de Francisco, un nuevo santo, un santo caminante, inicia en la gruta de su corazón, lugar de confrontación con sus temores, con el mundo que habita en él y lo aleja de Dios. Siente miedo lo cual es paradójico para un joven arriesgado, soñador, cuyo mayor anhelo es ser un caballero, ganar todas la batallas para lograr tal fin, no importa el precio. Ahora la confrontación es “cara a cara” con Dios. En la gruta ora, suplica, se examina, discierne, busca respuestas: la voluntad de Dios. Sostiene una violenta lucha con su Señor, consigo mismo, vive un proceso liberador en el que la acción de Dios se hace evidente al salir de cueva. A lo largo del texto Celano deja ver un proceso de evolución espiritual acorde con la vida. La vida, el camino, le presenta los desafíos, los cuestionamientos. Primero son los hermanos: algunos amigos cercanos de su vida pasada, se sienten atraídos, inicialmente por curiosidad luego impactados por el testimonio, deciden con firmeza unírsele, Francisco es puente de encuentro con Dios, para cada uno. El nuevo desafío, la nueva situación que se vislumbra en el caminar del joven de Francisco es la fraternidad, esto le implica un mayor compromiso, lo siente profundamente en su ser, por eso ora con insistencia, desconfía de sí, busca seguridad en Dios, se pregunta sobre la voluntad para la incipiente orden: �������������������������������������� ¿������������������������������������� será el vivir para sí mismos, buscando la perfección personal en el contexto del claustro?, o ¿la salvación de las almas en itinerancia por el

10


mundo…? El gozo, la alabanza continua confirman la certeza de la mano de Dios guiándolos, será la itineraria como hermanos pobres, simples, orantes su forma de vida.

presentan el caminar en sus últimos años de vida son Greccio y el monte Alverna. En Greccio, Francisco, al recrear la Encarnación, se goza profundamente al contemplar la escenificación del nacimiento del pequeño niño Dios indefenso, humilde, pobre, esto lo llena de ternura. Aquí, en este lugar tan privilegiado, se descubre un Francisco profunda y creativamente contemplativo, especialmente atraído por el Misterio de la Encarnación y la Cruz.

Continua el camino, y en un instante, mágico, Francisco, hombre amoroso, dirige su mirada y afectos a las pequeñas palomas, seres desapercibidos hasta entonces por el santo, habla con ellas, las anima a elevar con él alabanzas al creador; poco a poco la contemplación de la vida, en la vida, en el camino, descubre ante él nuevas posibilidades de alabar, un profundo sentimiento de compasión, lo liga de corazón con todo ser, en sintonía de amor eleva su acción de gracias y alabanzas a Aquel que es su Padre y Padre de todos seres animados e inanimados.

Finalmente llegamos a la cima, en los últimos momentos de la vida de Francisco, el escenario es el monte Alverna, en contraste con la gruta de los primeros momentos de conversión, es un lugar abierto, despejado, iluminado. Su estado de ánimo es también muy distinto, ahora esta sereno, tranquilo. No deja de cuestionarse sobre la voluntad de su Señor, ni retrocede en la profundidad y dedicación de la oración, por el contrario, busca que esta sea más plena, más perfecta. En la cima de la virtud, madurez espiritual y vida, Francisco se siente pequeño necesitado de su Señor, recoge sus pasos, delibera por última vez con su Dios, es consiente que la lucha no ha terminado todavía y la da hasta el final de su existencia. Entre cantos de alabaza, el hombre hecho todo oración se abandona definitivamente en manos de su Señor con júbilo.

La oración es su sostén por ello no importan la circunstancia, Francisco ora en todo momento, una sed de perfección lo invade, sed de hacer totalmente y en todo momento la voluntad de Dios en todo, de unirse íntimamente a Él, de ser completamente coherente. Su camino de fe es asumido como lucha, ora hasta la hartura, ora continuamente a veces al punto de olvidarse completamente de sí mismo. No es extraño que un hombre hecho oración rebose en creatividad, el camino le presenta los medios por eso ora en distintos lugares, descubre a Dios en todo. En el ámbito de la fraternidad el lugar de intimidad es la celda, allí delibera con su Señor manteniendo la puerta abierta de su ser para atender en cualquier momento a sus hermanos. En el ámbito del mundo, las criaturas se convierten en hermanos con los que al unísono elevan sus alabanzas al Creador. Al llegar al pueblo, se topa con la debilidad la enfermedad, la gente lo reconoce como hombre santo de oración por eso le confía sus dificultades sufrimientos y dolencias. Esperan su respuesta actuante; en nombre de Dios, Francisco responde, no guiado de un sentimiento de vanagloria, sino por el contrario ante los ruegos de los sufrientes, en esta circunstancia Francisco descubre y revela una nueva dimensión desconocida hasta entonces en su vida: la virtud evidente que le permite realizar milagros. La oración aquí un sentido de sanación, liberador. En nombre de Cristo Francisco cura, libera y así poco a poco su fama de santidad se va extendiendo, aunque el simplísimo poverello de Asís, rehúye a todo reconocimiento.

Al atravesar de la mano de Francisco su itinerario orante, surgen en nosotras cuestionamientos, sobre nuestra vida de oración que queremos compartir: Francisco demostró ser un hombre esforzado, oraba con gran insistencia, hasta obtener luces claras sobre la voluntad de Dios para su vida y el camino a seguir con sus hermanos. Personalmente: ¿Con qué clase de oración me conformo?, ¿cómo vivo/ experimento el discernimiento en mi vida�������� ?. ¿Descubro el acontecer de Dios a diario en la vida y la realidad?, ¿Vivo el espíritu franciscano de creatividad orante en la fraternidad y la pastoral?... Que como San Francisco podamos ser mujeres hechas oración, creativas, viviendo todo momento en actitud de alabanza y acción de gracias al descubrir la presencia del Sumo Bien en el acontecer de nuestras vidas. Matilde Elina Vega Gutiérrez, Andrea Paola Castrillón López, Junioras F.M.M.

Dos escenarios especialmente significativos que 11


TALLER:

FRANCISCO DE ASIS, UN SANTO NUEVO Del 17 al 23 de enero tuvo lugar en nuestra casa de acogida de Santa Rosa de Cabal, el taller de profundización sobre los escritos de San Francisco de Asís, fue una experiencia inolvidable, que nos permitió renovarnos al encontrarnos con el Francisco descrito por Celano en la vida primera. El taller estuvo dirigido por Fray Fernando Uribe, ofm. La metodología incluyó exposiciones y trabajo grupal. A lo largo de estos días, en que nos adentramos en la primera de Celano, descubrimos a través de la lectura dirigida y minuciosa del texto aspectos iluminadores y esenciales de la vida de San Francisco, de igual manera pudimos comprender algunas características del texto hagiográfico, según el contexto de la época y la intencionalidad del autor.

Grupo de talleristas con Paola, fmm

El camino exploratorio nos fue llevando, con la dirección de Fray Fernando, a concretizar en aspectos que consideramos como participantes son los más destacados en Francisco, según Celano: su vida de oración, el Cristo de San francisco, la fraternidad universal, predicación (evangelización) y la pobreza, luego nos distribuimos los temas por grupos, de manera que cada cual realizó un estudio metódico del tema correspondiente; al finalizar cada grupo presentó un documento escrito conclusivo y la exposición oral del tema. La creatividad rebosó, dinámicas, dramatizaciones, canciones y hasta imitación de programas concurso de la televisión, fueron algunas de las maneras como los grupos plasmaron su reflexión. Finalmente con emoción nuestro tallerista valoró y agradeció a cada grupo por los trabajos realizados. Vale la pena destacar el ambiente fraterno que se sintió a lo largo del taller, la diversidad de los participantes en edades, regiones y formas de seguimiento a Jesús (laicos adultos y jóvenes pertenecientes a diferentes movimientos eclesiales, franciscanos ofm, franciscanas de diferentes institutos, consagradas que viven en sus casas) permitió un mayor enriquecimiento tanto en el estudio del texto como a través del compartir de experiencias de fe vividas de manera personal y en con las comunidades de trabajo en donde está inserto cada uno.

Hno. Franciscano y Matilde,fmm

Agradecemos a nuestras fraternidades y a la Provincia por permitirnos vivir esta experiencia tan motivadora e importante para nuestra formación. Esperamos, al ser tocadas profundamente por Francisco de nuevo, ser testimonio de minoridad y así trasmitir todo lo que hemos vivido y aprendido. Matilde Elina Vega Gutiérrez, Andrea Paola Castrillón López, Junioras F.M.M. 12


E

XPERIENCIA SENSORIAL escuchar todas estas charlas y yo le dije que me las estaba arreglando bastante bien con la ayuda del diccionario manual de Español – Inglés. Las charlas fueron enriquecedoras para mí pues me dieron una visión de los asuntos con que las hermanas en Colombia-Ecuador tienen que lidiar, dentro de nosotras mismas y en nuestros ministerios y verlas a la luz del Evangelio.

Desde el 29 de Diciembre hasta el 6 de Enero, estuve inmersa en la vida de las FMM en la provincia Colombia-Ecuador. Como todos mis sentidos están siempre plenamente ocupados, la transformación se lleva a cabo interiormente también. El terreno siempre verde en esta región montañosa de Colombia tuvo mis ojos pegados a esta permanente visión, siempre verde por casi nueve horas en carro de Bogotá a Santa Rosa de Cabal. Con grandes expresiones de admiración ante el hermoso paisaje, no me detuve de exclamar ¡Ah! En cada curva durante el largo y sinuoso camino. Sentí como si mi columna se estuviera dislocando.

Disfruté cada momento conociendo a las hermanas de la provincia durante las comidas, las discusiones, entre las presentaciones y especialmente de un modo relajado durante la recreación al final. El regreso a Bogotá planteó un nuevo desafío para mí. Una Hermana de Senegal que se llama Thérèse Diolene llegó de España el 3 de enero. Como yo, debía solicitar una “Cédula de Extranjería” (tarjeta de identificación para extranjeros). Con plena confianza y seguridad, Alicia, nuestra ecónoma provincial, me pidió que la acompañara a la oficina de migración. Acepté la tarea y fui capaz de lograr lo que se me pidió. Poder acompañar a Thérèse no sólo me dio confianza sino también alegría, porque era capaz de pasar a ella lo que me enseñó hermana Margarita Peraza. Yo creo que cuando se hacen las cosas con fe y amor, entonces somos capaces de vivir plenamente nuestra vida comunitaria. Y la vida continúa...

Esta experiencia sensorial continuó una vez que llegamos al convento de Santa Rosa de Cabal. Fui acogida por las hermanas FMM que venían de diferentes partes de Colombia y Ecuador. Su saludo fue variado desde: ¿Cómo estás? Y otros que no comprendía y que presumí querían decir “cómo estás y Bienvenida”. Yo respondí con “Muy bien, gracias” y una sonrisa. Los diferentes temas que nos enriquecieron y que iban desde las etapas de Crecimiento humano y el desarrollo, protección de los niños y de los ancianos con un libreto de reglas básicas según el contexto de las normas colombianas, fueron como cursos rápidos de español para mí. Alguien me preguntó si tenía dolor de cabeza de

Hnas. María Olga, Anna, Alba Rosa

Anna Nebres, fmm

13


SEMANA

Q

DE ORACION POR LA

UNIDAD DE LOS CRISTIANOS

ueridas hermanas quiero compartir con ustedes esta vivencia de la semana de oración por la unidad de los cristianos vivida aquí en Jerusalén la ciudad Santa, la ciudad de las diversas religiones, la ciudad donde Jesús llora. Jerusalén una tierra de encarnación hoy como ayer, tierra en la que los hombres y mujeres viven, aman, y luchan soñando la paz. Nueve días de oración nueve iglesia diferentes una verdadera riqueza, sí, yo he orado y me unido a la oración de la iglesia desde la comunidad, pero no con la conciencia con la que he vivido estos días aquí donde se pueden ver y sentir las diversas iglesia cristianas unidas en una misma Fe, cada una con sus ritos y celebraciones de una riqueza única, diversas maneras de expresarse, pero centradas en Jesucristo. La semana de oración comienzo el 25 de enero día de la conversión de San Pablo; 8 días después de la celebración en la iglesia católica romana, y es porque aquí la iglesia ortodoxa celebra la navidad más tarde. El primer día comienza en la iglesia Ortodoxa del santo sepulcro, la oración comienza reconociendo nuestros pecados, seguida por las lecturas del Antiguo y Nuevo Testamento una corta homilía centrada en las lecturas que van de acuerdo con el tema sobre la unidad de los cristianos 1 Cor 1, 1-17; en todas las celebraciones se recita el credo símbolo de nuestra fe, se hacen algunas peticiones, se recita o canta el padre nuestro y la bendición final que es impartida por todos los representantes de las Iglesias, Obispos, algún Patriarca. Los cantos son muy bonitos, te invitan a orar estos se hacen en diferentes lenguas. El segundo día estuvimos en la catedral anglicana de San Jorge, la oración fue toda en inglés la catedral estaba repleta de sacerdotes religiosas y laicos, se sentía un gran espí-

ritu de oración. Tercer día toco a los cristianos de rito Arménienne en la catedral Armenienne de san Jacques. Cuando ingresamos la iglesia estaba completamente oscura, solo unas cuantas lámparas alumbraban el santuario. La ceremonia empezó con un lindo canto en lengua Armenienne las voces de hombres en diversos tonos de voz parecía que te transportaban como si estuvieras en otro mundo. Antes de empezar la lectura dieron a cada participante una vela que fuimos encendiendo, en un momento las tinieblas se habían convertido en luz. Algo muy significativo para lo que estábamos celebrando, la gente estaba sentada por tierra ya que no habían sillas los que no podían estaban de pie; al terminar cada obis-

14


po impartió la bendición con la creatividad propia, de cada uno y en su propia lengua. El cuarto día estuvimos en la iglesia Luterana del Redentor, eran varios celebrantes entre ellos habían cuatro mujeres vestidas con los ornamentos sacerdotales, en la homilía se nos recordó el día anterior diciendo como al comenzar todo era oscuridad pero al encender la luz recibida la oscuridad había desparecido, y todo era luz, así debemos ser los cristianos, todos hemos recibido la luz de Cristo y si cada luz está encendida podremos iluminar el mundo. El quinto día se oró en la iglesia Syrienne ortodoxa san Marcos, una pequeña iglesia que me trajo a la memoria la porciúncula en Asís, apenas si cabía un pequeño grupo de gente, todos los demás estaban fuera desde donde se seguía la oración; al terminar se ofrece algo significativo para compartir y poder entrar en relación, saludarse etc. allí tuvimos el café y galletas, cada Iglesia ofrecía algo.

una misma fe; al terminar la celebración pasamos a un salón donde había algunas gaseosas y pastelitos, mientras se comía un pequeño grupo tocaba y danzaba al ritmo del tambor. El Noveno día estamos en la iglesia Greco católica de la Anunciación, una linda iglesia adornada de bellos iconos que representan toda la vida de Jesús. En la celebración he podido apreciar el valor que se le da a la Palabra de Dios, antes de ser leída es llevada en procesión y con toda solemnidad hasta el altar. Monseñor Joseph Jules Zerey Greco católico en su homilía da gracias a Dios por esta semana de oración por la unidad de los cristianos, es una gracia gratuita que Dios nos ha dado en Jesucristo y por el don del Espíritu Santo. Con Cristo y el Espíritu nos encontramos unidos al Padre, nos encontramos en sus brazos y podemos escuchar su voz diciéndonos: Yo te amo y nosotros podemos responderle Yo te amo. No, estamos solos, muchos como nosotros están unidos en Cristo formando con Él un sólo cuerpo indivisible, esta es la iglesia una, esposa de Cristo Jesús.

El Sexto día la celebración se hace en el Cenáculo donde Jesús celebró la Pascua con sus apóstoles, allí no hay ninguna Iglesia pero el lugar esta al cuidado de los Franciscanos y los Benedictinos, el lugar está preparado como para la ocasión. La celebración fue precedida por un monje Benedictino, un coro de jóvenes acompañados por los Franciscanos nos ayudaron a entrar en oración y a y vivir aquel momento cuando Jesús ora al padre por la unidad, “Que todos sean uno….” el canto del Veni-Creator seguidos por alabanzas fueron emocionantes, ese momento me imagine estar allí con Jesús celebrando aquella última cena. Al final fuimos todos invitados a darnos el abrazo de la paz. El Séptimo día nos encontramos en la iglesia del patriarcado Latino los cantos animados por los seminaristas, las lecturas se hicieron en diferentes lenguas: francés, inglés, árabe, italiano. En todas las iglesias se siguió el mismo esquema de oración, pero cada uno con su propia creatividad.

Doy gracias al Señor por esta linda vivencia, que me lleva a orar mucho más por la unidad de todos los cristianos, pero sobre todo, por las diferentes iglesia que un día lleguemos a ser de verdad una sola, y que donde estemos no trabajemos solos, ni unos en contra de otros, más bien reconocer todo aquello que nos une como cristianos y como dice San Pablo ser portadores de la Buena Nueva en Jesucristo, los unos por los otros.

En el día Octavo estuvimos con la iglesia Ethiopienne ortodoxa, una iglesia muy especial construida como un octágono, con muchas pinturas en colores bastantes fuertes, al entrar debíamos dejar nuestros zapatos. Una celebración diferente a las anteriores, un rito ortodoxo muy especial, yo la vi pobre en el aspecto teológico, pero lo lindo es saber que allí estábamos todos orando y unidos en

Araceli Castaño, fmm 15


LLAMADA Y S O ST ENI DA P O R EL SEÑO R Cincuenta años de vida consagrada al servicio de Dios en los hermanos y hermanas significan esa gran fidelidad y amor de Dios derramados en mi vida a lo largo de mi diario caminar. Hna. Doris con sus hermanos

¿Cómo pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho? ¡Tantas gracias, tantas bendiciones recibidas a través del Instituto de mis hermanas de fraternidad de mi familia, como docente en el servicio misionero con las personas que me he relacionado!

los pilares que sostienen una vocación. Quisiera decir algo sobre el relevo generacional que a cada una de las que hemos recibido el don de Dios “el Carisma de María de la Pasión” pienso nos interesa, pues el tiempo va pasando y la obra de María de la Pasión que es obra de Dios, no podemos permitir que muera con nosotras. Este tesoro que se nos ha entregado hay que pasarlo a nuevas generaciones y, es el llamado que el Señor nos hace a ser luz con una vida congruente con el Evangelio en el gozo y la fraternidad.

Muchos son los hechos significativos que han marcado mi vida y han plenificado mi vocación de FMM, pero resalto ante todo la formación permanente recibida desde el centro del Instituto y la Provincia que me ha ayudado a comprender mejor el Don de Dios recibido en mi vocación con María de la Pasión y el Carisma que nos legó, me hace comprometerme cada ves más conmigo misma, con la fraternidad, la provincia el Instituto y la creación entera.

Gracias, muchas gracias, a Dios, al Instituto, a mis hermanas de la Provincia que tan hermosamente animaron y se preocuparon por esta celebración Jubilar en mis cincuenta años de consagración al Señor. De parte de mi familia, un Dios les pague por su maravillosa acogida

La palabra de Dios orada reflexionada y compartida ha ido cimentando mi fe en el amor a los hermanos para vivir el día a día con generosidad, para los momentos difíciles y oscuros que no faltan en nuestra vida y que pudiéndolos vencer me vuelven al primer amor que es Dios que me ama, me sana y me envía nuevamente para que siga siendo luz y vida para mis hermanas y personas con las que tenga alguna relación. Esta experiencia maravillosa de haber sido llamada y sostenida por el Señor me anima y me empuja a seguir adelante convencida que sólo el amor, el sacrificio y la entrega son

A tantas hermanas de otras provincias, muchas españolas que dieron gran parte de su vida en nuestra tierra Colombiana y con las que tuvimos la alegría de compartir la vida, algunas ya están en el cielo, mi oración en este día. Un recuerdo especial para Alicia Beatriz mi sub maestra que está en Chile y María de los Ángeles en el cielo, quienes fueron mis primeras maestras en la formación inicial. María Doris Maldonado H, fmm 16


A

Q U I ESTOY SEÑOR PARA HACER TU VOLUNTAD

Queridas hermanas de la Provincia Colombia-Ecuador, desde este rinconcito Belén de los Andaquies, mi nueva fraternidad quiero llegar por medio de RUTAS mi agradecimiento a hermana María Eugenia, a cada fraternidad, a cada hermana, a mi comunidad, mis hermanas de Orito, a la fraternidad de la casa Provincial, a hermana Paulina que con tanto esmero y cariño preparó la liturgia, a todas las hermanas que contribuyeron y aportaron sus esfuerzos al preparar tan hermosa fiesta y con tanto cariño que me han hecho sentido en esta celebración de los “50 AÑOS DE VIDA CONSAGRADA”. Ha sido un tiempo muy hermoso y especial regalo sentido profundo de todo lo que he sido y he hecho a lo largo de los años; pero lo importante, se escapa, es seguir caminando es y será el amor de Dios que dirige mi vida y la cuida desde dentro. Solo en torno a su gracia se va tejiendo mi verdadera existencia y mi misión como Franciscana Misionera de María. Más allá del desgaste, está la confianza y el abandono incondicional en sus manos y la fe en su promesa: Celebrar “Bodas de Oro” lejos de sentir que la vida se escapa, es seguir caminando en paz, sin prisas ni protagonismos, con una comprensión a la humanidad sufriente. Es ahora cuando mi vida puede ir creciendo más libremente hacia su plenitud. Es ahora cuando cada experiencia dulce o amarga, cada logro grande o pequeño, va ocupando su verdadero lugar; es ahora cuando puedo entonar, como María su “Magnificat”.

de Dios el poder retomar, meditar y dar gracias por el Don de la vocación que es pura gracias, Don de Dios Amor, es mirar la vida pasada y presente con los ojos de ese Dios que nos comprende y ama incondicionalmente.

Al final de todo hallaremos la ternura la ternura insondable de un Dios que es Padre, Hermano y Madre. Celebrar “Bodas de Oro” es seguir diciendo, “aquí estoy Señor, para hacer tu voluntad”.

Hace 50 años, este Dios-Amor me miró, quiso contar conmigo y me invito para una misión especial. Acoger la invitación significó abandonar la barca de las seguridades y dejar a Dios realizar su proyecto en mi vida. La trayectoria por la vida, encierra un

Nuevamente a todas mis Hermanas mis agradecimientos por hacerme sentir tan feliz en este día tan especial, con mucho cariño. María Olga Ocampo, f.m.m. 17


C

AMINAR CON OTROS

Un saludo fraterno para cada hermana desde esta linda tierra Canadiense donde los paisajes brillan con un esplendor especial en este tiempo, a causa de la densa nieve que cubre toda la naturaleza.

acoger las diferencias culturales y vivir cada día la complementariedad y el enriquecimiento mutuo. En la programación de este año, la arquidiócesis me ha solicitado apoyar la pastoral catequética en una parroquia de Latinos, estoy muy agradecida con el Señor que me ha dado la oportunidad en esta ocasión de compartir las luchas y los desafíos con los emigrantes.

El paisaje y el clima en este invierno me han dado la oportunidad de encontrarme de una manera nueva conmigo misma en esta etapa de mi vida, estoy en una escuela para migrantes allí he tenido la oportunidad de iniciar el servicio de escucha y acompañamiento a varias familias de los compañeros que son de diferentes países.

Nuestro carisma siempre nos impulsa a vivir la dinámica de salir, arriesgar, caminar con otros, ir hacia donde están los gritos y riesgos de la misión universal.

Una experiencia rica que he vivido en este tiempo ha sido la acogida y el encuentro con las hermanas, lo que me ha aportado una sensibilidad para

Les queda fraternalmente unidad en la oración, Mercedes Núñez Sánchez,fmm

GRACIAS HERMANAS...

“Hay un tiempo para encontrarse y otro para despedirse…”

(Ec.3)

Y así se va tejiendo la dinámica de nuestra vida, con la certeza de que todo llega en el momento preciso, en el tiempo oportuno dentro del Proyecto de Dios. Querida Hermanas de la Provincia Colombia – Ecuador: Para mí llega el momento de regresar a México y quiero hacerles llegar mi agradecimiento por la acogida que sentí de parte de ustedes en esta Provincia. Ha sido para mí un regalo del Señor la oportunidad de compartir, de dar y recibir vida en este Rincón Franciscano. He vivido momentos significativos que me han enriquecido y valoro con gratitud y mucha alegría, pues ya son parte de mi historia y de mi experiencia. Que el Señor siga bendiciendo a esta Provincia, a cada una de ustedes hermanas. Seguimos unidas en el esfuerzo de vivir cada día en el gozo de nuestra entrega, recordando que estamos llamadas a crecer hacia mayor plenitud, y a una transformación más completa de nuestro ser interior. Con mucho cariño: Ma. Josefina Méndez f.m.m. 18


P

H

ERMANA THERESE DIOLENE

INCELADAS

INAUGURACION DE BETANIA El 18 de enero de 2014 se hizo realidad un sueño que la Provincia Colombia -Ecuador traía de hace muchos años, contar con la casa de hermanas mayores y enfermas. Y hoy tenemos la casa “BETANIA” lugar de encuentro, de reposo y de descanso. Es hermosos que después de muchos años de servicio y de entrega de las hermanas en las distintas misiones puedan ahora en una comunidad adecuada disfrutar en paz y tranquilidad esa etapa de sus vidas. Luz Mary Arango D, fmm

Soy la hermana Thèrése Diolene, Senegalesa, acabo de llegar a Colombia hace un mes, pasé dos meses en España para arreglar mis papeles porque Colombia no tiene una representación en mi país. Me dieron la posibilidad de visitar a las hermanas que fueron misioneras en mi tierra. Al mismo tiempo, encontré a muchas hermanas que estuvieron en Colombia y que tienen buenos recuerdos de esta país de fe y de amor.  Vine en la Provincia Colombia-Ecuador para hacer una experiencia misionera, enriquecerme de otro contexto de vivir nuestro carisma. Estoy en la primera etapa que consiste en descubrir el país, la provincia y conocer a mis hermanas. Empecé con las hermanas   de la capital y las de Araracuara. Me gustaría haberme encontrado con todas  las hermanas en la Asamblea, pero mi vuelo llegó en retraso. A través de las fotos y de la presentación de la provincia que nos mostró hermana María Eugenia, tengo una visión más o menos de las comunidades y de su misión. Lo que más me toco es su alegría  y su pasión  por la misión  cerca de los pobres a pesar de la inseguridad.   Que Dios bendiga cada una de ustedes. No tengo mucha experiencia de vida religiosa y de la misión, entonces espero de ustedes que me ayudan a ser un instrumento entre las manos de nuestro Señor como ustedes. Así juntas trabajaremos a dar vida a nuestra riqueza común que es el carisma.   Gracias a la hermana provincial por su acogida, también a todas las hermanas de Casa Provincial por todo, me están facilitando la integración a nombre de ustedes. PAZ Y BIEN

PERREGRINACION-SESION, Francisco de Asis y María de la Pasión

siguiendo los pasos de

A causa de las dificultades para obtener su pensión, Hna. Rubiela Giraldo no podrá viajar por el momento a seguir la peregrinación en Roma, Asís y Francia. En su lugar nos aceptarón a hermanas Myriam Ballesteros y Kiteria Ruiz. Les deseamos un tiempo de gracia y la renovación en el Espíritu de familia FMM desde las fuentes de nuestra espiritualidad.

A

compañamos a hermanas Enriqueta Sampedro, Margarita Peraza, Lilia Aristizabal a quienes se les han realizado cirugias en los meses de Enero y Febrero, les deseamos una pronta recuperación. Se ha recibido un e-mail comunicando el fallecimiento de hermana Miren Aranoa el dia 17 de febrero, nos unimos en comunion fraterna a la Provincia de España. Hna. María Olga Ocampo, ya se encuentra en su nueva comunidad de Belén y Hna. Ubaldina Pérez en Yomasa. Muy pronto viajarán a su nueva comunidad hnas. Margarita Peraza, Anna Nebres y Thèrése Diolene al "Rincon Franciscano" en Quito. Hna. Lilia Meléndez (Puri), después de 27 años en la Casa Provincial ha sido enviada a "Betania"; de igual manera Hna. Mariela Uribe, luego de un excelente servicio en El Amparo por 21 años, ha sido enviada a la Comunidaad Betania.

Bienvenida hermana, te acogemos con cariño y te deseamos lo mejor en nuestra Provincia ColombiaEcuador. 19

Rutas No. 306 Enero - Febrero de 2014  

Informativo de las Franciscanas Misioneras de María de la Provincia Colombia-Ecuador

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you