Page 1

2019

EN SINT NIA Febrero

Especial: Fiesta de Don Bosco


Ámbito de la Comunicación Inspectoría Santa María Mazzarello Edición Sara Valencia Giraldo, FMA Diagramación Laura María Marín Escudero Revisión Sor Margarita Morales Giraldo

En Medellín la edición impresa es publicada cada 24 de mes por: Inspectoría Santa María Mazzarello Hijas de María Auxiliadora.


F

1

Formación

La santidad al estilo de Don Bosco para ti, para mi y para todos. Por: Vanessa Mora, aspirante de segundo año.

2

Fiesta Joven entorno a San Juan Bosco. Por: Ana María Giraldo, alumna de la Institución María Mazzarello.

Misión Educativa

5

16

Misiones conectadas con la vida arquidiocesana.

REMA MAR ADENTRO Y ECHA LAS REDES: Misa de envío de las voluntarias. Por: Vanessa Mora, aspirante de segundo año.

3

10

Crónica de mi experiencia misionera.

Mi experiencia en la JMJ Panamá 2019. Por: María de los Ángeles, estudiante del grado 11 del colegio de María Auxiliadora Barranquilla.

7

San Juan Bosco nuestro modelo de santidad.

8

Consejo Nacional del MJS Colombia, Siempre en movimiento

Por: Sor Consuelo Giraldo

Por: Sor Consuelo Giraldo.

Por:Juliana Tobón Acevedo

Por: Sor Emma Quintero.

Nuestras Comunidades

18

19 20

21

Una semilla para cultivar: La vocación de una nueva voluntaria. Por: Sor María del Mar Rúa MAUXI CENTRO BARRANQUILLA

El noviciado: casa de puertas abiertas. Por: Sor Mishell Inca NOVICIADO SAN JOSÉ, LA CEJA

Llamados a ser luz en el mundo. Por: Sor María del Socorro Siciliani VIRGINIA ROSSI, BARRANQUILLA

El sueño que nunca termina. Por:Jessica Gómez, joven de once grado SANTA ROSA DE OSOS


F

Formación LA SANTIDAD DE DON BOSCO, para ti, para mi y para todos Por: Vanessa Mora, aspirante de segundo año. El 31 de enero de 2019, el personal en formación de la Familia Salesiana y las comunidades formadoras, participamos de la fiesta de San Juan Bosco, que se llevó a cabo en el noviciado "Sagrado Corazón" de los Salesianos. Iniciamos con la celebración eucarística, en la que juntos extendimos nuestra gratitud al Padre porque nos sigue llamando a vivir la santidad al estilo de Don Bosco y a ejemplo de nuestro fundador asumir el compromiso que, poco a poco, adquirimos como pasión la Gloria de Dios y la salvación de las almas.

Luego, el “circo Bosco” abrió sus puertas asombrando a todos, con actos llenos de creatividad, humor, contenido y oración, poniendo en evidencia la pasión y la alegría que caracteriza a la Familia Salesiana. Después del momento del almuerzo, fuimos invitados a participar de una yincana en la que se puso a prueba el ingenio, el trabajo en equipo y la resistencia de quienes participamos.

1


En este encuentro compartimos el gozo de sentirnos llamados a vivir la santidad al estilo de un hombre que dio hasta su último suspiro por el bien de los jóvenes, confiando siempre en la intervención amorosa de la Madre Auxiliadora.

REMA, REMA Y ECHA LAS REDES: Misa de envío de las voluntarias Por: Leidy Blandón, aspirante.

El pasado domingo 10 de febrero se realizó, en el Colegio María Auxiliadora de La Ceja, la ceremonia de envío de las voluntarias vocacionales Tania Blandón y Lorena Carmona. Estas jóvenes, han decidido abrir sus corazones a la voz de Dios, y disponer sus vidas para encontrar el lugar donde Él las quiere felices y santas. La Eucaristía fue presidida por el Padre Armando Álvarez, SDB, contando con la participación de nuestra Inspectora Sor Marleny Patiño, las familias de las voluntarias, hermanas y aspirantes de la Comunidad. «Rema mar adentro y echa las redes», fue el pasaje bíblico que guio todo el encuentro, permitiéndonos ver a un Dios que nos ama y nos llama a darnos todos por Él y para los demás. Tania Blandón, fue enviada a hacer su experiencia de discernimiento en la Comunidad del Colegio de María Auxiliadora en Barranquilla, al centro de la ciudad y Lorena Carmona al Colegio María Auxiliadora en el Norte. Ellas partirán el próximo miércoles 13 de febrero y culminarán el tiempo de voluntariado vocacional el 31 de mayo de este año. Oramos para que María Santísima, las lleve de su mano y les permita vivir una experiencia rica en amor y entrega.

2


FIESTA JOVEN ENTORNO A SAN JUAN BOSCO Por: Ana María Giraldo, alumna de la Institución Madre María Mazzarello. El 3 de febrero, nos reunimos con más de 250 jóvenes de las presencias salesianas de Antioquia de las Inspectorías María Auxiliadora, San Luis Beltrán y Santa María Mazzarello, para festejar juntos a San Juan Bosco. La jornada comenzó al llegar al Centro Educacional Don Bosco, donde se realizó la celebración, primero nos entregaron unas manillas de diferentes colores en la que estaba escrita la frase: “MJS #LaSantidadParaMIMJS”, de acuerdo con estos colores se distribuyeron los grupos vida en los que se trabajaría más adelante.

Luego pasamos al auditorio donde hicimos algunas porras con las diferentes delegaciones que se encontraban allí y con las que iban llegando. En este mismo lugar se encontraban dos carteles, uno con la propuesta que hace el Rector Mayor para este año “Santidad para ti, para mí, para todos. Todos estamos llamados a ser santos” y el otro decía: “Ser bueno no significa nunca cometer una falta, si no saber corregirla”, ésta frase en especial fue muy significativa para mí ya que durante mucho tiempo estuve culpándome por cosas que hice y deje de hacer y en este momento estoy en ese proceso de sanación y creo que esta frase reúne exactamente lo que necesitaba para decir “no más pensar en el pasado y sí puedo hacer un futuro en el que no cometa los mismos errores”.

3


Después de eso bajamos de las graderías, realizamos algunas coreografías con el tema de la santidad, nos presentaron a los que estarían acompañando los equipos y nos dividimos en estos grupos vida, donde nos conocimos un poco.

Continuamos con la celebración de la Eucaristía que fue precisamente la de la Solemnidad de San Juan Bosco. El Evangelio contaba como los discípulos le preguntaron a Jesús ¿quién es el más importante en el Reino de los cielos? Él señaló a un niño y les dijo que, si no volvían a ser como ellos, nunca entrarían al Reino de los cielos y así, los que se vuelven pequeños como los niños son los realmente más importantes en el Reino de los cielos. (Cf. Mt.18,1-3) Comparando esta historia con Don Bosco, puede decirse que él siempre tuvo en cuenta a los niños y fue tan puro como uno.

Al finalizar la Eucaristía nos reunimos en nuestros grupos para continuar con las actividades del día, comenzamos dividiéndonos en 3 sub grupos, cada uno hizo una pequeña fila y con cordones atamos nuestras muñecas y nuestros talones mientras hacíamos una serie de retos que median nuestra habilidad y nos ayudaron a darnos cuenta de que un equipo lo hacen todos y si una sola pieza no funciona todo se derrumba, así que todos en un equipo tienen la misma importancia; al terminar los obstáculos nos encontramos un rompecabezas con un santo salesiano (Don Bosco, Laura Vicuña y Miguel Magone), he hicimos una dramatización sobre este santo y los valores que teníamos. A mi equipo le correspondió Miguel Magone y dramatizamos cómo no se dejó influenciar por sus “amigos” y decidió acercarse a la confesión. Creo que ese momento fue realmente importante para él, ya que se dio cuenta de todas las tentaciones que ofrece el mundo, pero no se dejó llevar de éstas, gracias a que siguió el camino del bien de la mano de don Bosco. Luego de esto tomamos el refrigerio y compartimos un poco todos juntos.

Terminamos la jornada con otra actividad en los grupos: nos daban una frase y un valor que debíamos representar de forma creativa; el valor que nos correspondió fue la alegría y decidimos dibujar una carita feliz con un moñito y una frase que hace alusión al Evangelio sobre los niños; el moño representaba una mariposa en ascenso al cielo y la carita felicidad. Los grupos compartieron sus creaciones y llegamos a una conclusión: “Desde actos muy cotidianos, vivimos la santidad. Todos podemos llegar a ser santos. La santidad no es inalcanzable como algunas veces no las muestran, sino que está ahí, sólo necesitamos verla”.

4


Misión Educativa MI EXPERIENCIA: Jornada Mundial de la Juventud, Panamá 2019 Por: María de los Ángeles, Estudiante del grado 11 del Colegio María Auxiliadora, Barranquilla. Realmente contar qué pasó en la Jornada Mundial es muy difícil, porque una cosa es vivir la experiencia y otra muy distinta es narrarla. Nuestra aventura inició el 22 de enero, ese día teníamos la opción de ir a tres lugares diferentes para conocer un poco más sobre la vocación y cómo nosotros los jóvenes estamos a tiempo de decidir por aquello que realmente nos va a hacer feliz, feliz a Dios y a todos los que nos rodean. Como Inspectoría, decidimos ir a la "Feria Vocacional" en donde se encontraban expuestos por todos lados, pequeñas islas que presentaban la vocación de distintas formas y de diversas comunidades. Se pasó luego a un buen momento, gracias a la animación que allí se ofrecía y que nos motivó para cantar y compartir nuestra experiencia. El 23 en la catequesis, nos dieron un mensaje sobre María y como nosotros podemos decirle sí a la voluntad de Dios. Como jóvenes salesianos, participamos de la fiesta mundial del MJS acompañados por la Madre Ivonne Reoungoat (Superiora General de las Hijas de María Auxiliadora) y don Ángel Fernández Artime (Rector Mayor de los Salesianos de Don Bosco) con ellos vivimos una experiencia única que nos ayudó a darnos cuenta que

5


no somos los únicos que seguimos este Movimiento, que como nosotros hay miles que admiran a San Juan Bosco y como él quieren vivir la alegría de encontrar a Dios con el estilo de la espiritualidad Juvenil Salesiana.

El 24 fue el día más esperado, por fin íbamos a ver al Papa, por fin íbamos a sentir esa presencia tan linda de Jesús tan cerca de nosotros; queríamos correr para coger uno de los mejores puestos, estar cerca de la valla por donde él iba a pasar y escuchar atentamente cada una de sus palabras, con las que nos invitó a hacer lío y a no tenerle miedo al amor. El 25 tuvimos el Viacrucis con el Santo Padre; era tan maravilloso ver a tantos jóvenes arrodillados sin ningún inconveniente; así no entendieran o les molestara el calor, estaban ahí hablando con Jesús, orando por cada uno de los países, por los que viven en guerra y por los que necesitan que llegue esa palabra de amor verdadero, la Palabra de Dios. El 26 empezó el verdadero reto, desde levantarse temprano para ir a caminar mucho tiempo para poder llegar y tener un puesto en la Vigilia, hasta dormir en el suelo con animalitos pequeños y con muchísima gente; fue un reto que todos aceptamos con amor y con el que decidimos decirle SI a Jesús en nuestras vidas. El Papa Francisco quiso centrarse mucho más en el mensaje para los adultos, para que se dieran cuenta que los jóvenes no somos el futuro, somos el presente que los reta a acompañarnos y ser coherentes en su testimonio

6


El 27 nos levantaron con un ¡BUENOS DÍAS! a todo pulmón, quien no se despertó con ese grito, realmente no estaba dispuesto para lo que se venía (opino que muchas personas tienen pesadillas con ese grito), una hermosa Eucaristía de clausura, y esa palabra le queda pequeña, porque se sintió que estábamos sembrando la semilla de lo que deseamos lograr: evangelizar a otros jóvenes con lo que vivimos y queremos que sea pronto, que sea ¡ya! el recoger los frutos. Realmente esperamos que muchos jóvenes vivan esta experiencia y se unan a compartir el Evangelio desde la cotidianidad, desde lo más pequeño, y que para la próxima Jornada en Lisboa 2022, sean millones de jóvenes los que participen y sientan ese verdadero amor.

SAN JUAN BOSCO: Nuestro modelo de santidad Por: Sor Consuelo Giraldo.

El 3 de febrero de 2019, 110 jóvenes del MJS y algunas hermanas delegadas de la pastoral de la Inspectoría CMM, participamos junto con la Inspectoría María Auxiliadora y San Luis Beltrán de la fiesta del MJS. Este evento se lleva a cabo cada año, con el fin principal de celebrar la vida y misión de San Juan Bosco, padre y maestro de la juventud. La fiesta inició con un espacio de baile y dinámicas, poniendo a prueba la alegría propia del carisma salesiano, luego se pasó a la celebración de la Eucaristía, donde agradecimos a Dios el don

7


del MJS y del carisma de Don Bosco que sigue vivo hoy en el testimonio de tantos jóvenes, SDB, FMA y colaboradores laicos. Después de la Eucaristía se realizó un trabajo por bases donde nos presentaron algunos testimonios de jóvenes salesianos que le apostaron a la santidad y se nos hizo la invitación concreta de empezar a construir el propio camino de santidad al estilo salesiano.

CONSEJO NACIONAL DEL MJS, COLOMBIA Siempre en movimiento Por: Sor Consuelo Giraldo.

En la Casa de Encuentros María Auxiliadora de Copacabana, del 8 al 10 de febrero, se llevó a cabo la I Asamblea formativa del Consejo Nacional del MJS Colombia, en la que participaron 14 jóvenes de las 6 Inspectorías de Colombia, con los correspondientes Delegados de la Pastoral Juvenil. Se tenían tres objetivos para alcanzar en este encuentro. En primer lugar, la profundización del Aguinaldo del Rector Mayor “Para que mi alegría esté en ustedes, la santidad también para ti”. Con este fin, el padre Fabio Díaz SDB realizó una charla taller donde compartió a los participantes los elementos más significativos del

8


Aguinaldo para la misión pastoral. Las jornadas se desarrollaban entre la celebración de la Eucaristía, la oración que era preparada por una Inspectoría responsable, el momento formativo y el espacio de trabajo. El segundo objetivo fue la revisión de la Carta de Identidad del MJS Colombia, de acuerdo con los cambios propuestos desde el año pasado. Para esto se realizó un trabajo por grupo, que luego se puso en común y se llegó a algunos acuerdos para finalizar este proceso de revisión. El tercer punto importante fue la elaboración del plan operativo del Consejo Nacional, este se realiza con el fin de que los jóvenes representantes se propongan algunas tareas de animación que den unidad al trabajo interinspectorial. Mientras los jóvenes trabajaban en este aspecto los delegados de pastoral juvenil se reunieron para acordar algunas cosas pendientes como: el Encuentro Nacional del MJS, que se llevará a cabo en septiembre; la reunión de coordinadores de pastoral en julio y la animación de la Propuesta Pastoral. Como siempre, este Encuentro fue un momento de familia, donde Coordinadores y jóvenes de los Consejos de Pastoral de cada Inspectoría, pudimos comprobar el camino de comunión que se está realizando y los procesos que juntos vamos haciendo en bien de los destinatarios de nuestra labor.

9


CRÓNICA DE MI EXPERIENCIA MISIONERA Por: Juliana Tobón Acevedo

El pasado tiempo de adviento lo viví con un sentido más intenso y armonioso, gracias a la misión que realizamos en Gilgal, Chocó. La preparación para la época de navidad trascendió lo superfluo de la alborada, los excesos, el consumismo, el carácter despectivo frente a las realidades tristes y austeras que más allá del alumbrado de Medellín se convierten en la “gaseosa” de cada día. Un par de años atrás había tenido la oportunidad de visitar Santa Ana, una vereda del municipio de Condoto en Chocó, fue esta experiencia reveladora, desgarradora y fructífera la que me incitó a unirme de nuevo al grupo de Misiones de la Inspectoría Santa María Mazzarello, para llevar sonrisas a aquel lugar donde los ríos bañan las raíces de la tierra fértil que alimenta nuestra existencia. Luego del proceso de preparación que nunca llega a ser suficiente frente a todos los retos con los que la misión recibe a quienes se aventuran a ésta y de la convivencia en Karmata Rúa-Cristianía con los indígenas Embera-Chamí en el mes de Octubre, estaba llena de energía para visitar el lugar que nos fuese asignado y compartir durante estos días de fraternidad, calor humano y gratitud con alguna de las comunidades donde las Salesianas se adentran para llevar un mensaje rebosante del amor que Jesús nos enseñó. Así, el 13 de Diciembre en la noche nos embarcamos 9 horas en bus hasta Turbo, seguido de esto zarpamos en la panga cerca de 2 horas hasta la comunidad de Gilgal en el Urabá Chocoano. Atravesamos la majestuosidad del mar Caribe y los misterios del Atrato, una serpiente sin ojos pero con memoria. Antes de contarles cómo se desenvolvieron los días en Misión, con sus percances y su alimento para el alma, he de detenerme para narrar las bellezas de estos dos abuelos elementales del agua. En la panga el viaje fue sereno, estaban tranquilas y poco agitadas las aguas del Río y del Mar. El Río Atrato está protegido por sendas verdes y lo cortejan aves paradisiacas desde la altura de su vuelo. En una de sus estaciones se encuentra Marriaga, una comunidad afro pesquera que te saluda

10


con un: “A veinte ve, oie ve” para vender pescados frescos a quienes transitan el río. Las casas de madera con techos de lata colorean el Atrato con sus tintes de esperanza en que suceda algo que lleve brisa en las borrascas. La infinidad del rio que se vuelve mar es sublime; cada vez nos íbamos adentrando en el monte, el sol no llegaba tan fulminante, el aire era más puro y más respirable. Al acercarnos al próximo puerto descendimos de la panga y recogimos las maletas empacadas en bolsas plásticas para protegerlas de las chispas fugaces del agua. Finalmente tomamos una jaula que durante 45 minutos recorrió las estepas del Cebú rodando sobre carreteras pedregosas, de repente saltábamos o sentíamos que nos salíamos del vehículo cuando frenaba sin aviso; pero los sobresaltos eran secundarios, solo importaba llegar a la comunidad donde fuimos destinados para celebrar la esperanza y el gozo de estar juntos. El Padre Simplicio Cardona, Párroco de Gilgal, nos recibió con un sancocho de pollo de la región, podía verse en su rostro la alegría por nuestra visita, la cual tenía como objetivos avivar la navidad y fortalecer su trabajo con la comunidad. Dentro del grupo de misioneras se encontraban las Hermanas Eblin Perea e Isabel Cristina Restrepo junto con otras tres chicas y yo, exalumnas de las obras educativas salesianas. Hubo un esquema planteado desde el inicio que permitió estructurar la semana de misión y optimizar sus resultados. Nos dividimos en dos grupos para encargarnos de la comida y de la organización de la casa de manera intercalada. Cada día el despertador sonaba a las 5:45 a.m, el globo aún no había rotado para toparse con el sol, así que con linternas nos duchábamos con el agua del río Cutí almacenada en los tanques, luego nos hacíamos a la tarea de preparar el desayuno o limpiar la casa para encontrarnos a las 7:00 a.m a desayunar huevos, choco-listo y pan y así recargarnos de energía; ultimábamos detalles, lavábamos nuestra ropa y a las 9:00 a.m nos reuníamos de nuevo en la capilla para la oración matutina y nuestro alimento espiritual, que permitía que estuviéramos en equilibrio y dispuestas para entregarnos completamente al trabajo. De 10:00 a.m a 12:00 m tenía lugar la novena navideña con los niños, niñas y adolescentes, donde nos dividíamos en subgrupos según las edades. A la 1:00 p.m era el almuerzo, en el que comentábamos el desarrollo de los talleres y las anécdotas imprevistas. Las tardes siempre fueron variadas, ya que era la oportunidad para compartir con la

11


cotidianidad de Gilgal, en la noche cenábamos juntos y nos disponíamos para la Eucaristía y la Novena. Gilgal es una comunidad de Unguía en el Urabá Chocoano, es de difícil acceso ya que el medio para llegar es a través del mar Caribe y el rio Atrato. Tal vez es por este motivo de lejanía de los núcleos urbanos que aún no está registrada en el mapa y tampoco se encuentra mucha información acerca de su historia y condiciones socioeconómicas. Ha sido víctima del conflicto armado y de grupos insurgentes como los paramilitares y las guerrillas. Por su ligera conexión con el Atrato, se convirtió en vía codiciada para el tráfico ilegal de narcóticos. La presencia del Estado o la fuerza pública es reducida o nula, el servicio de energía funciona entre las 15:00 y las 23:00, no hay fuentes de agua potable por lo que se emplea el agua directa del río Cutí o con tratamientos artesanales para las labores del hogar, el trabajo e incluso el consumo humano.

En navidad había alumbrado festivo en el parque, donde se encuentra una cancha de fútbol en tierra, en la que hay partidos continuamente. Hay una escuela, varias tiendas de víveres, una farmacia y una panadería. Es común encontrar gallinas y pollos alrededor, también hay ganado Cebú, cerdos y si nos adentramos en el corazón del monte, más cerca del Cutí y del resguardo indígena Embera-Katío, puede observarse gran diversidad de fauna y flora, como los árboles de Caracolí, los caimanes, caballos salvajes, jabalís, y según Duvier, uno de los jóvenes que participó de las novenas, también habitan los tigres porque se han encontrado algunas huellas. Las casas son humildes, por lo general en cada familia tienen muchos niños, es común encontrar televisores encendidos en la tarde aprovechando que llega la energía, tienen sus jardines con pollos y plantaciones, así como racimos de arroz secando para el consumo diario, lo cual me llamó la atención, ya que además de no haber visto antes el arroz en su forma natural, es una práctica con conciencia ambiental, reflejo de la urgencia que tenemos de volver a trabajar la tierra. Nos encontramos también con enfermedades complejas de tratar, en especial por la ubicación de Gilgal y la no presencia médica en la zona. También encontramos confusiones religiosas, en vista de la presencia de dos religiones, (católica y protestante) que allí han desarrollado disidencias y enemistades. Por este motivo, para nosotros era importante no caer en el proselitismo ya que

12


íbamos como personas que respetan la dignidad humana y están dispuestas a escuchar, invitar y transmitir amor.

El 16, nos encargamos de organizar los costales donde iban los regalos, la comida y la ropa. El lunes 17 realizamos las visitas a los hogares de las familias. Así pudimos conocer más de cerca sus realidades y compartir con ellos un mensaje de paz y esperanza. El martes 18 de diciembre tuvo lugar el Bazar, que alegra enormemente a las mamás que llegan corriendo a buscar lo mejor para sus pequeños. Fue extenuante pero gratificante ver que muchas personas se iban felices luego de hacer sus adquisiciones navideñas. Algunas sólo se llevaban una prenda porque no les alcanzaba para más. Esas familias fueron identificadas por nosotros para luego hacerles un regalo y compartir con ellas un mercado. Lo anterior no solo se debe a la pobreza de la localidad sino concretamente a la escasez monetaria, ya que el dinero no se mueve mucho. Incluso Sor Eblin nos contaba de una señora que al pagarle la ropa del bazar le propuso que si no le alcanzaba el dinero hicieran un trueque y ella nos obsequiaba bocachico, pescado típico de la región. De modo que el sistema del trueque aún tiene gran cabida en estas zonas fluviales. Este día fue muy exitoso, y la comunidad fue bastante ordenada a la hora elegir sus productos. Al final del día estábamos cansadas pero con energía para sonreír por la sensación de gratitud con aquellos que hicieron las donaciones y de alegría por todas las familias que disfrutaron del Bazar. Esto nos lleva a pensar cómo la ropa se ha convertido en las urbes en un producto de desecho, por nuestro consumismo exorbitante que nos hace ciegos a las realidades del mundo; el hecho de que las necesidades básicas como tener abrigo para el frio no puedan ser cubiertas porque simplemente no hay, es común en muchas periferias. Ser consciente de ello nos hace estar agradecidos por cuanto tenemos, por la tierra que nos da la materia prima, por las manos que la cultivan, por los productores textiles y por el hecho de poder adquirir las prendas que llevamos. El miércoles 19 de Diciembre retomamos las novenas con los niños. En el trabajo con los pequeños integramos a las jóvenes, que fueron de gran ayuda, ya que debíamos dividirnos en mil y un trocito para ayudar a las niñas y niños. Las mamás también estuvieron muy pendientes y esto permitió que a la hora de colorear, pintar, y hacer manualidades, todo saliera muy bien. El padre Simplicio había ido días antes al resguardo indígena a pedirle permiso a la Gobernadora del mismo para que las misioneras estuvieran compartiendo con los niños y jóvenes, además de jugar un partido de fútbol. Así que emprendimos nuestro camino hasta el resguardo de los Emberakatío, atravesando el rio Cutí, acompañadas por los y las jóvenes de Gilgal; todos quemamos muchas calorías y disfrutamos demasiado el partido amistoso con la comunidad. Las casas de los Katío, a diferencia de las de los demás habitantes de Gilgal, son caseríos algunos metros por encima del suelo, como prevención a las inundaciones con escaleras de troncos de árboles con cortes en “V” para apoyarse, poco convencionales para nosotros y que de nuevo denotan una

13


conciencia y conexión con la Pacha Mama; duermen en hamacas bajo el techo de madera o en heno. Al final de la visita nuevamente repartimos regalos a los más pequeños y tomamos fotos de registro para agradecer a todos aquellos que hicieron sus aportes filantrópicos. El jueves 20 de Diciembre compartimos la tarde con el grupo de jóvenes que participan de las novenas de navidad. Preparamos una actividad de reflexión y meditación la cual estuvo muy enriquecedora para ellos y los motivaba a ponerse el chip de sus sueños y propósitos para el 2019. Nos reunimos en el templo, donde cada uno debía escribir palabras de agradecimiento por las bendiciones en el 2018 y sus sueños para el 2019, además de los retos que se propondrían. Luego de esto depositamos los papelitos en una cápsula de plástico, la cual por tener un proceso lento de descomposición sería enterrada en el jardín para abrirla la próxima navidad con las misioneras que visiten la comunidad. Fue una actividad emocionante que nos animó como jóvenes para el paseo de olla que hicimos atravesando el río Cutí, hasta llegar a Caracolí. Allí prendimos una fogata a orillas del río y preparamos un arroz con leche y queso costeño que estaba delicioso. Nos tomamos fotos, los chicos bailaron hasta salsa, se cubrieron con arena y nos percatamos de dejar la playita libre de desechos plásticos, agradeciéndole a Dios y al río por esta tarde tan bonita que pudimos compartir. Los jóvenes son serviciales, echados pa’ delante y sus ojos dejan ver los deseos por salir a conocer el mundo y alcanzar sus proyectos. De regreso nos empantanamos un poco y nos reconectamos con el silencio del monte, el abuelo río cantaba con las piedras y los árboles danzaban al compás de la brisa. María, una de las jóvenes me dijo: “Que triste que hayan cortado tantos árboles, porque el río se entra más fácil”. Y eso me dejo muy pensativa, porque nosotros somos también deforestadores indirectos con nuestros hábitos de consumo. Conocimos mucho de ellos ya que de manera muy abierta nos contaban sus sueños, nos hacían bromas y se divertían cuando las misioneras estábamos todas empantanadas al pasar un charquito haciendo equilibrio en un puente de árbol. Cada día en la Eucaristía realizamos una obra con los jóvenes representando mimos y personajes de teatro (nos pintamos con polvo para bebes y vaselina). La danza y el encender velas por cada familia en la Eucaristía eran para dinamizar un poco la explicación del evangelio y en especial porque se está realizando aún un primer anuncio con la comunidad. El viernes 21 de Diciembre realizamos la entrega de los regalos, los niños estuvieron muy contentos porque había llegado el niño Jesús. Debimos ser muy organizadas con la entrega, ya que son muchos niños y es importante que todos reciban su detalle. Luego del almuerzo nos fuimos en moto por las vías de Gilgal a Santa María La Antigua del Darién, la cual si aparece en el mapa, ya que históricamente fue donde llegó la Iglesia Católica a América. Allí acompañamos la novena con la comunidad y llevamos regalos para los más pequeños. De regreso en la Jaula del primer día disfrutamos del atardecer y el viento que corre por las sabanas donde pastan los Cebús.

14


Al final de la experiencia misionera nos preparamos para la última novena con los niños en horas de la mañana. Para culminar con broche de oro preparamos con ellos una marcha por la paz por el centro de Gilgal. Los niños tenían banderitas blancas y globos y los mayores se encargaron de decorar la pancarta de la marcha. Percibimos que la comunidad se impactaba y disfrutaba de ésta, incluso una mamá nos grabó mientras ellos decían consignas como: “La paz comienza por una sonrisa” de la Madre Teresa de Calcuta o “…la paz es el camino” de Gandhi. En la noche dejamos todo listo y estuvimos en el Bingo preparado por el padre Simplicio, donde también nos enseñaron a bailar. Nos despedimos con un poco de tristeza de todos los que nos acompañaron, las jóvenes, los niños, las mamás indígenas como Adrianita y Luzmiri que estuvieron muy pendientes de sus pequeños y cruzaban el rio Cutí a las 19:00 para poder acompañarnos en la novena. Además nos regalaron Jagua, una tinta que extraen de la planta Genipa americana, sobre todo las comunidades Embera, para el cuidado del pelo, protegerse de los mosquitos entre otros beneficios. Al día siguiente, el Padre encendió la planta de energía a las 4:00 a.m para poder organizarnos, tomarnos un cafecito con galletas y luego embarcamos en la jaula hasta el puerto a la 5:00 a.m. La luna estaba hermosa, la noche anterior había estado llena y aún lograba iluminar todas las estepas. Me sentía hipnotizada por su belleza tan sublime y es la última fotografía mental que me llevo de Gilgal, una tierra en las venas del Atrato y bañada por el Cutí, donde se conservan tradiciones ancestrales y una partecita de mi corazón. En misión uno se alimenta continuamente del contexto: las sonrisas de los niños y los abuelitos, los abrazos, las caras tristes, la euforia en las dinámicas de animación, el enseñar a coger los colores , el ver esas obras llenas de futuro pintadas por los chicuelos, algunas expresiones que te animan a seguir como: “Gracias Misio” y aquellas que te parten el alma como un: “Tengo mucha hambre”, porque sabes que te vas y ellos quedan y que a pesar de las riquezas que tienen, de su humildad, de lo fértil de la tierra, del aire puro y el cielo estrellado que el CO2 en Medellín nos difumina, sabes también que muchos de ellos serán víctimas de la guerra, del narcotráfico, de las violaciones, del no acceso a la educación de calidad, del no acceso al servicio de salud y aunque

15


esto suena trágico no se puede maquillar con palabras suaves porque son realidades muy crudas, sin embargo, te das cuenta de tu infinita pobreza, en la resignación, la sencillez, la independencia de la hiperinformación y el consumismo y de tus riquezas, como la universidad, la luz a las seis de la mañana, el agua potable, el metro como medio de transporte masivo, la educación sexual y los derechos humanos. Y es eso lo que te inyecta el deseo de continuar, de no rendirte porque está muy lejos, o porque hace mucho calor, de seguir con la vocación misionera, que es alimento para el alma. Agradecimientos a la Inspectoría Madre María Mazzarello, a su grupo de misiones y a las hermanas misioneras.

MISIONERAS CONECTADAS CON LA VIDA ARQUIDIOCESANA Por: Sor Emma Quintero.

El pasado 9 de febrero se dio inicio al ciclo de formación para asesores de Infancia y Adolescencia misionera en la Arquidiócesis de Medellín. De nuestra Inspectoría participaron Sor Blanca Barrera (I. E Santa Teresa) y Sor Emma Teresa Quintero (IE Madre María Mazzarello, quienes llevan adelante en sus comunidades, junto con algunos jóvenes asesores el grupo de Infancia misionera. Durante la reunión que se llevó a cabo en el salón consistorial de la Catedral metropolitana se trataron temas como el lanzamiento del mes Misionero Extraordinario convocado por el Papa Francisco, algunos compromisos de la delegación arzobispal de misiones y la programación de actividades con los niños y asesores para el año 2019. El encuentro fue presidido por el Padre Orlando de Jesús Ramírez Gálvez, Delegado Arzobispal para la Animación Misionera.

16


La infancia misionera es una de las 4 obras misionales pontificias, fundada en 1843, en la ciudad de Nancy (Francia), por el Obispo Carlos Augusto Forbin Janson, para enseñarles a los niños cristianos a servir a otros niños más necesitados de los territorios de misión. Este grupo nacido en el corazón de la Iglesia es una propuesta carismática en mucha consonancia con el ideal de “buenos cristianos” al que invitaba Don Bosco. En nuestra Inspectoría se han venido consolidando diversos grupos de compromiso social y entre ellos con mucha fuerza la Infancia misionera. Participar de las reuniones formativas de asesores es una gran oportunidad de estar conectadas con la vida misionera de nuestra Arquidiócesis, de dar un aporte desde nuestro ser de catequistas y educadoras y de crecer en amor y sentido de pertenencia a la iglesia local.

17


Nuestras comunidades UNA SEMILLA PARA CULTIVAR: La vocación de una nueva voluntaria Por: Sor María del Mar Rúa MARIA AUXILIADORA CENTRO BARRANQUILLA

Con gran alegría la Comunidad del Colegio de María Auxiliadora recibió a Tania Blandón quien inicia el voluntariado vocacional compartiendo con nosotras la vida y la misión educativo pastoral. Tania llegó el pasado miércoles 13 de febrero, día de la conmemoración de Madre Mazzarello, un hecho significativo que nos invita a confiarle a nuestra Santa Cofundadora el tiempo formativo que esta joven inicia. Tania asistirá clases en segundo grado y en bachillerato, además acompañará a las niñas en el patio, característica propia de nuestra espiritualidad salesiana. En las tardes destinará tiempo para la oración y estudio personal. Le auguramos una experiencia significativa de discernimiento y confrontación con el carisma salesiano en lo cotidiano de nuestra Comunidad. Invitamos a todas las comunidades de la Provincia a acompañar con la oración y el testimonio gozoso el proceso de estas dos jóvenes que inician con nosotras su camino de formación inicial.

18


EL NOVICIADO: Casa de puertas abiertas Por: Sor Mishell Inca NOVICIADO SAN JOSE, LA CEJA. El día 31 de enero de 2019, al noviciado San José (La Ceja) llega Sor Virginia Areche de la Inspectoría Santa Rosa de Lima (Perú), para realizar su nueva misión como asistente de las novicias, servicio que auguramos enriquezca su vida y vocación de FMA, al igual que la formación de las Novicias en el Carisma Salesiano. Es la primera vez que una hermana de otro país de la CINAB, llega para formar parte de la Comunidad formadora. Sor Virginia es acogida en un clima de alegría y fraternidad; además, es muy significativo que llega el día en que se hace memoria de San Juan Bosco, fecha importante para la Familia Salesiana. En la noche se le ofrece un caluroso saludo de bienvenida, donde se le presenta a cada una de las hermanas y novicias que conforma la nueva Comunidad 2019, al igual que algunos bailes propios de Colombia y de Perú. ¡La comunidad del noviciado San José está completa! El deseo profundo de cada corazón es continuar construyendo la fraternidad en medio de la Comunidad.

19


LLAMADOS A SER LUZ DEL MUNDO Por: Sor María del Socorro Siciliani VIRGINIA ROSSI, BARRANQUILLA.

La Comunidad del Colegio Hermana Virginia Rossi y otras hermanas de las comunidades de Barranquilla realizamos una Peregrinación al Santuario Nuestra Señora de la Paz del Morro, donde fuimos convocadas por la Arquidiócesis en el marco de la fiesta litúrgica de la Presentación del Señor y con motivo de la celebración del Día de la Vida Consagrada. Las comunidades religiosas masculinas y femeninas y los institutos seculares presentes en la Arquidiócesis de Barranquilla, participamos activamente de la jornada. Luego de la peregrinación hacia el Santuario Mariano del Morro, con el rezo del Santo Rosario, el señor Arzobispo Emérito de Cartagena, monseñor Carlos José Ruiseco Vieira presidió la Eucaristía por solicitud de monseñor Pablo Salas, Arzobispo de Barranquilla, quien estaba acompañando la consagración y posesión del nuevo Obispo de Armenia. En la homilía, Monseñor exaltó la labor de las personas de la vida consagrada, por su gran contribución a la Iglesia y motivó a los presentes a dar gracias a Dios por la vida religiosa. Refiriéndose a la fiesta de la Presentación del Señor, el prelado resaltó la labor de la Virgen María en la vida de fe de Jesús, a su vez resaltó el símbolo de la luz que se repite en las lecturas que la Iglesia propone para esta festividad. Pidió a la comunidad dedicar mucho esfuerzo en contemplar la luz de Jesús en la Palabra de Dios que se revela en la Biblia y en los acontecimientos del mundo, “que Dios nos ayude a entender el sentido de nuestra vida, para que podamos ser luz para los demás. Debe ser el gran propósito de esta fiesta para todo el año”, resaltó monseñor Ruiseco.

20


El otro signo que resaltó es la consagración que debemos tener en la vida de fe, en descubrir el signo siempre vivo de la presencia de la Virgen María en nuestra vida, para que sea ella quien purifique nuestro camino y nos permita entregarnos al servicio de la comunidad. Al finalizar la celebración los religiosos, religiosas y laicos de vida consagrada compartimos un desayuno y celebramos comunitariamente el signo de la unidad. Nos fue entregado el Plan Misión, que nos permite tener en las manos la agenda pastoral que guía a la Arquidiócesis de Barranquilla durante este año. Nos unimos en acción de gracias por todos los religiosos, religiosas y laicos de vida consagrada que prestan sus servicios en la Iglesia.

UN SUEÑO QUE NUNCA TERMINA Por: Jessica Gómez, Joven del grado Once Escuela Normal Superior Pedro Justo Berrío SANTA ROSA DE OSOS. El pasado 31 de enero del 2019 en la Escuela Normal Superior Pedro Justo Berrio de Santa Rosa de Osos, la promoción 2019 “ALANA” (el sueño que nunca termina) preparamos la gran fiesta de Don Bosco con la celebración de la Eucaristía, momento de gratitud a Dios por dejarnos en este maravilloso Santo el regalo del carisma salesiano. Él, padre, maestro y amigo de los jóvenes con su fascinante historia y proyecto de vida sigue cautivando hoy a muchos jóvenes a vivir la

21


alegría salesiana y a buscar el verdadero sentido de la vida.

Luego hicimos el Lanzamiento de la propuesta Pastoral de este año:” La santidad para mí, para ti, para todos” y a través de un viaje en el tiempo hicimos una travesía por las diferentes etapas que se vivirán en el 2019. El viaje empezó en la época de Don Bosco, especialmente con el sueño de los nueve años y realizó el recorrido hasta el presente.

El gran toque del joven al estilo salesiano se vio reflejado en esta presentación, donde en medio del teatro y el baile, gozamos de este acontecimiento, experiencia muy gratificante para toda la comunidad educativa, especialmente para los muchachos de Once, quienes prepararon este homenaje a Don Bosco. Entre luces, colores y cantos salesianos, se vivió esta inolvidable jornada, que abrió con toda la solemnidad las vivencias pastorales de este año.

22


Profile for Hijas de María Auxiliadora “fmacmm” - Colombia

En Sintonía Febrero 2019  

En Sintonía Febrero 2019  

Profile for fmacmm
Advertisement