Issuu on Google+

Te agradecemos Señor, la vida que nos das.

4

Los cumpleaños, son siempre ocasión de encuentro y gozo. La Hna. María Inés tuvo el suyo en setiembre y la Hna. Ana Rosa en noviembre , con la alegría de bendecirlo con la Eucaristía mensual del Padre Hernán. Asistieron al Té cumpleañero, varias señoras de su amistad. El 1º de diciembre festejamos el cumpleaños de la Hna. María Clara al que fueron invitadas personas y familias que trabajaron y se relacionaron con ella en la Villa XX durante casi diez años. Incluyendo las Hnas. de la casa, cerca de treinta personas llenaron el comedor a la hora de compartir las consabidas delicias culinarias de la ocasión. –Risas y correteos de niños alegraron el ambiente. Al mismo tiempo, en otros dos lugares de la casa familiares de la Hna. Rosa María y de la Hna. Alicia gustaban también de un delicioso té. Por todas partes resonaban los acordes de alegría compartida. La casa se vistió de FIESTA ¡QUÉ LINDO! GRACIAS A LA VIDA.Y EL PODER VIVENCIARLA GRATAMENTE.

Damos espacio a la memoria Han pasado cincuenta años desde el Concilio Vaticano II . Cincuenta años de búsqueda y cambios para la Iglesia y por ende para la Vida Religiosa ¿Cómo hemos vivido este medio siglo en la Santa Unión? Guiadas por la Hna. Teresa hemos tenido varias sesiones en las que cada una de nosotras, haciendo memoria, compartió lo vivido en ese caminar de períodos de experimentación, estudios de documentos, reuniones a nivel nacional e internacional, relaciones intercongregacionales , persecuciones, apertura a la realidad del pueblo, dificultades, y testimonios de coraje. La compartida fue grabada `por un experto y se trasformará en un video. Oyéndonos hemos revivido y comprendido mejor, algunos episodios. Fundamentalmente hemos sentido un espíritu común como base que sostuvo a la Provincia Santa Unión más allá de las vicisitudes experimentadas.


Bol 28 pág 4