Issuu on Google+


Efeméride Poética

José Domingo Gómez Rojas Poeta detenido y acusado de anarquista.

Rincón de Opinión

Guillermo Ross-Murray

Y algo más sobre José Domingo Gómez Rojas.

Poeta del Mes

Syd Barrett

Músico, pintor y poeta.

Huellas de un Poeta

Rodrigo Rojas

Rememoramos la legendaria Oda al Zorrendo.

Mix de Poesía

Difusión de los distintos exponentes de la poesía urbana.

2


Efeméride Poética

José Domingo Gómez Rojas (Santiago, 19 de junio de 1896 – Santiago, 29 de septiembre de 1920). José Domingo Gómez Rojas

Poeta detenido y acusado de anarquista «Yo, como Nietzsche, y Jesús, como yo. ¿hay contradicciones? mejor. como el mundo: yo soy una paradoja» Nacido en junio de 1896 y muerto a finales de septiembre de 1920, fue enterrado vivo en la cárcel y en el manicomio. fue también participante activo del naciente movimiento estudiantil universitario. participante activo de la organización obrera anarcosindicalista propia de la época. participante activo de la poesía y escritura desde abajo. sus compañeros, y a quienes alentaba constantemente a que se dedicaran a escribir, los futuros premios nacionales de literatura, manuel rojas y josé santos gonzález vera lo homenajearían en sus respectivas obras: “La oscura vida radiante” y “Cuando era muchacho”, remembranzas de sus juventudes libertarias y populares. Y es que José Domingo Gómez Rojas fue antes que en esas novelas, un personaje. un aguerrido orador de mítines callejeros, como en universidades, sindicatos o centros de estudios libertarios. poeta de oficio, impulsado por sus anhelos de un mundo más justo y solidario, al modo en que lo plantea la religión de veta más social y las ideas ácratas. paradoja de materialismo-anticlerical y solidaridad-cristiana.

“Rebeldías Líricas” lo atestigua, su obra publicada en vida y que es la palabra del poeta en constante acción redentora, liberación de la humanidad y paraíso terrenal como una misma lucha, un mismo proceso inequívoco de las sendas espiritual y política aunadas en su propia vida. una vida sin treguas a lo antagonista de la vida en general: la explotación de unxs sobre otrxs, la institucionalidad religiosa traidora de sus principios fundantes, la brecha tremenda entre ricxs y pobres tanto a nivel económico como cultural. Y en aquella vida la poesía, para gómez rojas, terminó volviéndose un punto de fuga, una realidad que debía asumirse, si bien un tanto paralela, también, como plataforma para ir transformando la de verdad, la angustiosa y frustrante, en una verdad más cercana a la justicia divina, que es la que esta sobre la justicia (injusta e incompleta) de los hombres. Por tanto el poeta debía (y así lo hizo José Domingo) asumir un compromiso con su oficio y como persona, un compromiso moral, de intrínseca espiritualidad anhelante y férrea acción política concreta. testimonio de esto lo son su corta pero trascendental vida y sus escritos, sus poemas que nos dejó a modo de pistas sobre sus ideales, contradicciones y constantes frustraciones. “Yo, hijo de este siglo hipócrita y canalla / reniego de mi siglo y salgo a la batalla / con gritos de amenaza y ayes de rebelión, / sean mis gritos cantos rojos como la dinamita / y como mis dolores, como mi ansia infinita, / como mi sed eterna de redención”.

3


José Domingo Gómez Rojas “Jamás podrán hundirme en el pequeño abismo” Escrito en la prisión (Fragmento de un poema) Yo que tengo lejanos jardines en la luna y reinos invisibles en estrellas lejanas y princesas dormidas de embrujada fortuna y reinos interiores y cosas extrahumanas. Yo que tengo un silencio de armonía profundo, gravitando con ritmo de misterio en mí mismo; yo que siento y que vivo la belleza del mundo: jamás podrán hundirme en el “pequeño abismo”. Basta que mire al cielo y llame a las estrellas para arrullarlas dentro del corazón transido; basta que, cara a cara, diga a Dios mis querellas para que Dios conteste: “¡Hijo! ¿te han afligido?” Por eso nada importa, Madre, que a tu buen hijo los pobres hombres quieran herir: ¡Piedad por ellos! Piedad, Piedad, Piedad! Mi amor ya los bendijo; que la luz de los astros les peine los cabellos!

4


Rincón de Opinión

Guillermo Ross-Murray, poeta iquiqueño 1962

El domingo 27 de mayo, también el museo regional fue visitado por una multitud entusiasta, deseosa de saber: era el día del patrimonio nacional donde los chilenos (que pueden) tienen ocasión de conocer su historia. Y, así, muchos iquiqueños pudieron leer que “el habilidoso puntero derecho Garrincha, a los 9 minutos de este periodo, al aprovechar una indecisión en la defensa chilena y libre de custodia, abrió el marcador al batir completamente a Misael Escuti”. (Diario EL TARAPACÁ, Iquique). Era junio de 1962. Asomaba ya la televisión. Pero, aún, los libros prevalecían. Entonces, yo, estudiaba en la Universidad del Norte (Antofagasta). Y junto al profesor, el poeta también caminaba. Así, por una de las tantas esquinas, me alcanzó Andrés Sabella G, creador cabal, también autor de esa novela cuyo título bautizó a esta parte de Chile: Norte Grande. Pronto, por sobre las diferencias (yo, alumno; él, maestro) con Andrés fuimos amigos, descubrimos títulos, nombres, sucesos que considerábamos necesarios. Y uno de aquellos nombres, es José Domingo Gómez Rojas, chileno, nacido en 1896, de breve existencia; pero, digna de homenaje y memoria. ¿Cuándo supe de José Domingo?... cuando, aún, liceano, encontré una mínima tarjeta donde leíamos uno de sus últimos poemas; veíamos una foto de su rostro yerto y se aludía al proceder de un juez sin justicia. Entonces, nada sabía, busqué información; pero, aquí, en Iquique, sólo encontré vagas referencias. Fue en Antofagasta, donde supe de Gómez Rojas, poeta ácrata, quien todavía adolescente escribe “Rebeldías Líricas”, y por sus ideales conocerá la cárcel y la muerte.


Poeta del Mes

Syd Barrett (6 de enero de 1946 7 de julio de 2006), músico, pintor y poeta. The Madcap Laughs Syd Barrett creó una banda la mar de conocida. De hecho sí es conocida es gracias fundamentalmente a su aporte. Sin embargo al loco Syd, como suele decírsele, lo echaron de su banda, usaron la plataforma tremenda que había creado, y usufructuaron en gran medida de su aporte musical como de su mito (su imagen y recuerdo). Todo esto lo hicieron quienes lo echaron, sus antiguos camaradas de juerga. Y Syd, si bien drogadicto y todo, fue un tipo que le hizo, más que nada, el quite a la fama por las consecuencias negativas que ésta (con) trae para el individuo. Syd en vez de morirse como otros íconos de la música o el espectáculo, prefirió retirarse, haciendo un poco de arte en la retirada y después, chao no más. De ahí que a R. le cayera en gracia el viejo loco Syd. Por esa porfía a no ser lo que los otros esperaban, y la choreza de irse a vivir solo en vez de mal acompañado. No era raro que R. lo escuchara, tuviera un libro (fotocopiado) con sus canciones (poemas) y que gustara dar pelea a los defensores sordos y ciegos del resto de la banda que Syd bautizó y dio tanta fama. En una de esas refriegas R. conoció a L. Una angelita floydiana que le convidó de su luz en momentos oscuros, en que estaba convencido que la autodestrucción más que un acto de cobardía era pura reivindicación ante la estupidez generalizada. L. no obstante lo convenció de las ventajas de mantenerse respirando un poco antes de saltar al vacío, convidándole de sus gustosos pechos blancos de pezones largos y marrones. L. estaba un poco loca. Tenía diversas personalidades que iba cambiando por añadidura. Eso era sabroso para R. que no la entendía en absoluto pero por lo mismo le atraía. De todas formas bajo los efectos de la marihuana poca cosa importaba todo. La pareja como tal nunca existió. Para R. esas cosas no eran de interés. Lo que sí, era pasar un buen instante juntos. Si desnudos o no, era una raya en el agua. La compañía, el contacto con ése pedacito de humanidad era lo mejor. Lo inmanente mismo a todas sus anchas. Y la desventura de ir sin timón, en el delirio compartido de un beso. Además que estaba el loco Syd como banda sonora de la cinta surrealista que L. aportaba con sus ir y venir, desde sus partículas de sudor y perfume suspendidas en el halo de luz que dejaba entrar la cortina de la ventana de la pieza de su pensión, hasta sus piernas largas-largas enredándose en las de R. ¿Era amor todo ese jaleo? Era un poco idiota toda la situación eso sí. Besos al vacío, miradas cómplices, llamadas telefónicas invitando a cualquier cosa, conchos de vino de hace tres días, los jadeos en la oscuridad y entre ricitas, el vaho del humo sobre la cama y los olores de la misma. Y sobretodo la falta total de compromiso. De propiedad. De decirse que eran el uno para la otra. ¿Cuánto duró todo al fin? Tal vez nunca pasó, tal vez sólo fue un sueño compartido entre las pistas del tema Terrapin y No mans land. Un te quiero, una tentativa inútil. Como fuera, el loco todavía se reía.


Huellas de un Poeta

Rodrigo Rojas,“La poesía es de libre expresión, tu puedes hablar de lo que se te ocurra” A propósito de la legendaria Oda al Zorrendo

Corría el año dos mil cuatro en la Universidad Arturo Prat de Iquique, y colgándose de una fecha en cuestión se organiza una lectura de poesía que sorpresivamente convocó una gran cantidad de asistentes (más de cien personas), tal vez por el gancho de música en vivo que había, no obstante fue la poesía lo central de la reunión y no tanto por la mentada fecha en cuestión como por la excelente muestra de diversxs exponentes locales. Unx de ellxs se atrevió a leer su particular Oda. “Esa vez estábamos celebrando una weá de Neruda… lleno de comunachos y weónes hablando acá y allá blablablá… (Pero nosotros) queríamos hacer algo diferente (…) claro, porque habían weones que querían escuchar algo bonito ¡compañero Neruda! y ándate a la conchetumare (risas) (…) (y también) esa vez había hartas bandas en vivo, unos weones ska, un compadre que se subió con una guitarra a improvisar, de repente atrás había un baterista y el mismo weón se sorprendió, y ¡fue la raaja! Yo encontré que esa actividad fue muy buena weón, sin embargo me llamaron a mí, yo participé, y yo nunca esperé una reacción tan buena del público weón… ser tan aplaudido como el mismo Chico Disai, esa weá era increíble pos weón (…) y salí después de escuchar a hartas personas, habían poemas bastante personales viejo, había una mina que había perdido una guagüita, una cosa así me acuerdo, otra mujer que hablaba del aborto, creo que la misma persona, pero lo hablaba de forma natural… (así que) nunca esperé que iba a ser un weón tan bien recibido… yo en ese tiempo era estudiante de la universidad, era un weón más pero estaba alucinando con la weá de los colales, el zorrendo y la weá, y me inspiré en esa cuestión po”. En tal sentido para Rodrigo: “La poesía es de libre expresión, tu puedes hablar de lo que se te ocurra y yo como soy más o menos degenereque hablo de weás que me interesan: tetas, potos, culos, zorras, toda la weá, lo que sea”.

Pero volviendo a la lectura en publico de la Oda: “Cuando terminé la gente me aplaudió, hasta cuatro personas bajaron corriendo a saludarme, ¡wena weón!, fue algo increíble, yo me sentí realmente muy bien, como un weón que hubiera hecho su weá one-hit wonders… así me sentí en ese momento… (Después) he escrito hartas weás diferentes, de todo un poco, letras para mi banda, qué se yo, pero creo que la oda al zorrendo ha sido lo mejor que escrito en todos estos años y ya vamos como para los diez años de esa weá.”

Lamentablemente la organización del recital en cuestión no registró ni en video ni audio la actividad, que recalcamos fue sorpresiva por el nivel de convocatoria para un evento poético como por la calidad de quienes compartieron sus creaciones con una asistencia no sólo masiva sino de inusitada recepción para con lxs poetas de aquella tarde y noche. En fin, este ha querido ser nuestro pequeño aporte para recuperar de algún modo esta suerte de leyenda urbana.

7


Sin mutismo hay carnaval Lisha Gamboa

Mientras todos bailan yo riego mis manos a ver si algĂşn brote reverdece y me contagie de verde las demĂĄs extremidades, porque aunque digan que el rojo es el color del corazĂłn el mio necesita otro tinte uno que vaya acorde con la gama de este carnaval.

8


Incógnita

Lisha Gamboa

La palabra no me basta. Pero el silencio tampoco se aproxima. ¿Habrá que conformarse entonces, con ese vacío?.

9


Pimpers paradise / Paraíso enchulado Prokrastinio Perez-Oso Me llama profundamente la atención y seduce, La soltura en la pluma, el lenguaje sencillo Y la perfección en la expresión. Casi espontánea, llena de vida, Que podría alcanzarse en la poesía. Pero más me sorprendo, Cuando me doy cuenta que esa aparente sencillez, Es producto de un arduo, cuidadoso, Exigente y a veces tedioso Trabajo previo. Madafoka!!!! U Know!!!! U how we do, U how we roll!!!! Praaaa!!!

10


Ludd dame tu luz!!! Prokrastinio Perez-Oso

Tu ruido me desconcentra, Como en las calles, motores y camiones Máquina déjame en paz Y deja que me enfoque. Cerebro, déjame en paz… La civilización me carga mucha información Mi cerebro va a mil… Dejé el cuerpo atrás… Como el zumbido de la ambulancia al pasar. No escucho lo importante que Tiene que decirme el cuerpo. Quizás, si pudiera escucharlo, Sabría por qué el cerebro enfermó a mi estómago. La ignorancia del conocimiento me cansa… Los pensamientos me persiguen y desgastan… Quiero un balance, una parada… Tantos pips, chip, shirps y clicks me tienen saltón Y el exceso de combustible me tiene guatón. Daría mi macbook pro, por el trabajo de un artesano!!! Ludd dame tu luz!!!

11


Maledetta

Supay Casquillano Maledetta sangue romana Io essere cattivo… Maldita sangre romana corre por mis venas, Sangre visceral, explosiva, Fascista, fascia, contenida Patriarcal, candente, contenida Bipolar, esquizoide, expansiva. De ella, carcelero propio he sido, Con ella, una gran peso en mi espinazo, Que como decía mi nono, De burro botellero estuvo por ser, Porque el sarcasmo, El sardonismo duro que recayó en mí Construyo-me quiso con armaduras Del mejor hierro forjado. Tengo la sangre de la ironía oscura, Del humor negro y maquiavélico De la bota gatoparda… Sangre extraña y desencajada Con el resto rondante, Vigilante siempre me tiene De apariencia erguida y férrea, Como duramente me inculcó mi nono. ¡Felicitá impopo´lare a momento In brutta vita! En la inicial burbuja omnicomprensiva Venía mi existencia… Sólo el camino recorrido Ha decantado en surcos amaneciendo Hacia un devenir distinto, distraído y distante De la sangre envolvente Que fantasmagóricamente acecha Desde cavernas recurrentes… La oscuridad ya se extingue

12


Sólo el paso cíngaro de aquella sangre Es un aliciente sanador En mi cerebro transitado, transfigurado, Catártico y caótico; De esa me construyo, Emanándola hacia mis poros Transformada en sudores, En salados sudores explosivos. Sangre agitada, sangre roja, Bien roja y espesa, ¡Bella sangue maledetta! Del gen transmitida, Del código recomendada, De la tristeza y alegría escenificadas, De la dureza y la compasión restringida y ocultada. La sangre efímera brota por mis venas hoy, En el presente constante siempre, Traicionera a ratos frena mis pasos, Jovial instantánea en sincera caminata, Debilitada y fortalecida, Pomposa y egocéntrica, Diferenciadora y acogedora, Cálida, ¡muy cálida! Así camino con el espesor de sus glóbulos, Por bifurcaciones altibajas latentes Construyo mi incierto futuro, Así explosivo, libre y alocado. ¿Ma Io che dico?...

13


Pasos lentos del recuerdo Pablo Guerrero

Alguna droga que haga olvidar, alguna botella -cansadoderecordarnuestros pasados a pasos cansados van, un error de vida, nuestro camino fisurado, Maquillado, tatuando vĂ­boras en nuestra piel.

14


Poema 2

Emilio Barretto Para algunos cambiar pasa por darse una buena afeitada cual adyacencia significase al lineal cause de su desagradable convivir con los seres humanos y sus cuentos paranoicos y esquizos. Si la decadencia no es la vida porque, quienes la habitamos, somos decadentes, entre fulgor de sueños prestados costos inservibles y máximos por mentir, es decir, para seguir respirando, y si te crees todo eso es como aplicarse un poco de anestesia para no sentir más vergüenza.

La ropa no se presta tampoco la voluntad, puñado racimo de amuletos revolucionarios para calmar el yo masa de cada cual, Miradas de ojitos bien hinchados ventanas empañadas de aburrimiento porque ya sabes lo que dicen: si te levantas y quedas desocupado lo mejor es dormir drogado Qué mejor forma, a todo esto, para esperar que todo de uno u otro modo se les caiga encima y acabe así el fin, por fin. Una buena afeitada sarpullido para idiotas reflejo vacío en espejos alucinantes, desde ventanales de edificios hasta ventanas movedizas de micros. La burla de algunos burlones burlados de su propia ídem ¿1 cambio? quizás quizás quizás.

15


Bossa Nova Emilio Barretto

Nosé que cantan pero si lo que dicen no lo capto con la oreja sino con el pie y no desde el parlante sino de la brisa que parece rebotar en la cerámica del suelo y levantar una niebla de fina nieve que como una red captura las notas y melodías pero que no le alcanza para humedecernos, pues el sol del atardecer que vuelve doradas las cortinas blancas evapora todo ese aire en un jueguito que la guitarra y la trompeta nos cuentan, como una alabanza a un espacio monótono pero no por ello menos complejo que toda una orquestación estilo académica, si no que vivo y en cuatro minutos de respiración propia que parece ahogarse pues no acaba casi, y cuando termina su pulso pasa a ser nuestro y nuestra respiración son rasgueos de cuerdas de guitarra y nuestras pisadas trompetadas de colores que no vemos.


Del arte de escribir y de quienes las practican El Sintetizador

No son ya pocos los que escriben, no son pocos, Si fuera un empleo estaríamos en pleno empleo, Pero no lo es, los poetas y las poetas son virtuales, demenciales, obscenas Escriben, por gusto, ¿qué dinero?: ¿Quién daría algo, a la miseria interna, a la euforia individual o las utopías propias? Existen poetas sexuales, eróticos, sexistas, También están los intelectuales, gramaticales, letrados, entendidos. Los que crean realidades no son del todo entendidos, Y los revolucionarios se calcinan en sus lenguas incendiarias. En síntesis el oficio de poeta es de ego y no de necesidad, Por que no solventa ninguna, sólo rellena la copa de vino, el vaso de chela, el shot del tequila, la petaca del vodka o la caña del Ron. El alcohol es imprescindible para la poesía, Es el respiro agitado de una mente en funcionamiento, Necesario para llenar de negro el blanco del papel, para sintetizar el diario tormento y jugar a ser dioses, aunque sea en tinta y su extensión no llegue más allá del cerebro lleno de luces, espectáculos y plumas del oyente. Por que el poeta también necesita oyentes, El ego el principal motivo del poeta y el público es ingrediente clave para llenar de coñac la torta llamada poesía.

Pero el oyente no tiene oídos, solo tiene ojos, El oyente no piensa, modela, El oyente no son personas, son objetos, El que esta oyendo no estudió en colegio público, por lo que es filántropo, Y con el poeta se comportan como si éste fuera un mendigo del arte y la cultura. Por que no baila, por que no canta, porque su imagen no vende, la vende. Otra variable en la poesía son las ideas, Las ideas se arriendan, venden, permutan o puedes concesionar una. Collahuasi, puede solventar tu mediática carrera, Con libros en hermoso papel cuche, o cómo se escriba ¬ ¬ Con lanzamientos, bien lanzados, con la farándula local, con la prensa del espectáculo local y con fans locales. Todo por el módico precio de una idea covers de otra que viste por la Web. Los poetas necesitan morir, luchar, condenar, amar, informar, describir o algo así, Nada de travesuras informales, Nada de sexo ambiguo, Nada de comidas curiosas, Hay que ser riguroso con la formalidad poética, Conté los pro y los contra y quede en lo mismo, No me gustan los poetas, No me confundan con uno, yo quiero ser normal, Quiero llegar a mi casa y conectarme al televisor, Por favor no me preguntes, No me amarren a un escenario, Si estoy aquí solo fue por seguir a tu botella de whisky, Tal vez tú aroma, en ningún caso para declamar frente a ti.

17


Mi vereda Alvaro Berrios

Besa mi labio arrugado y mortal Escribe en mi pecho lo que tantas veces te pedí y duerme Pero que esa siesta sea distinta y no de muerte. Pinta tu labio rojo Como los que tuviste aquella vez Donde te vi en la oscuridad Y brillaba tu vestido azul Tu vestido que lamió mi debilidad. Descubre ese cuerpo celestial y venenoso En los campos asesinos de mi alma Cobija mi corazón junto a tus entrañas y olvidemos los recuerdos Porque no me quedaré esperando por ti. Los trenes han llegado y no puedo esperar Debo marchar con el equipaje roto de los tiempos hechos Y aunque escucho los murmullos Me dejo el cálido sonido de tu voz ácida y certera. Me despido con éste beso del ocaso Me llevo tus huesos cansados y te dejo el diamante de mi dulzura Tu mirada lánguida espera y el camino se construirá Y sólo te despertaré cuando la aurora pinte de rayos mi vereda.

18


Ilustrada inconsciencia

Felipe Flores

Entraste a la casa tu madre dormía muerta de sueño, observada por las murallas subsidiadas sobre la cama dos plazas ke dejaron los abuelos. Quisiste pasar derecho sin amargarte no quieres sentir compasión de la madre proletaria, pero el vino, el amor y la trágica escena, hicieron ke te doliera igual, te dolió igual. Vuelta a las borrachas reflexiones sobre la injusticia, a revolcarte triste dentro tuyo, a evidenciar la difícil vida de la vieja cuando llegas a la casa después de un vacile. puto inmundo estudiante fuerino a tu madre le asesinan las energías trabajando y a vo curao te da pena. ME DAS LÁSTIMA.

19


Mauricio presente, tu llama arderá para siempre! Wiki

Hoy en la mañana me despierta un gran estallido en mi corazón Otro compañero muerto luchando contra la explotación. Todos dolimos aquella noche negra mezclada con el rojo de tu sangre. Más todos recordamos la lucha, y por ti seguiremos adelante. A ti que has aspirado a darle a la vida el toque mágico de la acción. A ti que has logrado aterrar al que aterra, te escribo Hasta que la las letras se conviertan en mensaje El mensaje en acción y la acción en reivindicación. Como todo lo que volaste, hoy tu también vuelas. No de la forma burlesca que apuntan estos sicarios de la prensa. Sanguijuelas ignorantes, ciegos, sordos, mudos y sin conciencia.

Vuelas en la brisa de la libertad, junto a cualquiera de los ya casi 30 muertos. Vuelas junto a la libertad y al huracán de la dignidad que día a día sopla más y más. Vuelas observando cada uno de tus hermanos que puede que contigo comiencen a volar. En fin Mauricio, no son lágrimas, si no llamas en nuestros corazones. Las que producirán llamas en nuestras barricadas dolidas, más no rendidas. Y porque tu nombre no solo quedara en el aire, si no que también eres fuego, purificador, reivindicador. Fuego de los hijos del fuego que prenden fuego por el hijo del fuego. Y sólo deseamos compañero que estés presente en la llama que encenderemos sobre los cimientos de esta sociedad podrida celebrando nuestra victoria. Porque compañero tu llama no se apaga, si no que arde por todas partes, y es que hermano mió, ahora si eres una amenaza al sistema… estas en todas partes, salud y anarquía!.


Rebelión en Botsuana

Ned Ludd

¿Quién es ese? ese que usa corona y llega en carruaje, ese que juega a matar, ese que cree que puede entrar a mi casa y disparar su juego, ese maldito juego de muerte, ¡maldito el juego, y maldito el que lo juega! Pero el día llegó, el día en que ese juego encontró su resistencia, resistencia que dice… ¡NO MÁS! NO MÁS ataques, NO MÁS muertes, hoy es el tiempo de nosotros, de nuestra rebelión… de nuestra rebelión en Botsuana.

21


Nuestras dagas

La sublevación atragantada Sostenemos los plateados puñales de filo grueso, de bilis que chorrea Descuartizamos lo establecido y los teoremas definitivos gritan asustados frente al filo de nuestras dagas atravesando normas dagas atravesando dogmas Las garras nuestras de uñas afiladas destrozarán alegremente la carne de los que intentan perpetuarse groseramente en el poder de los tronos poder de los podios Lideres sonriendo a la nada vociferan de facto los putrefactos jabalinas largas de puntas amarillas lanzaremos frente a sus ojos agrietados violando los orificios de la autoridad violando los edificios de la autoridad Griten, lloren, corran, pero por la cresta les aseguro que jamás se librarán de nuestras dagas atravesando normas nuestras dagas atravesando dogmas.

22


Fanzine Poético Flores en la Basura Editor

Alfredo Miranda Colaboradores

Guillermo Ross-Murray Pablo Guerrero Felipe Flores Diseño y Diagramación

Roberto Ardiles Darío Vicencio

23



revista flores en la basura cuarta sedición