Prepara un regalo de cumpleaños inolvidable

Page 1

Prepara un regalo de cumpleaños inolvidable Si se acerca el cumpleaños de una persona especial para nosotros y queremos sorprenderla y colmarla de cariño y regalos durante ese día tan especial solo tenemos que recurrir a la idea más tradicional y combinarla con lo que más queramos, es decir regalarle un precioso ramo de flores y acompañarlo por distintos pequeños regalos o sorpresas que seguro no dejarán indiferente al cumpleañero. Lo primero que podemos hacer es prepararle la sorpresa de un desayuno a domicilio ya que seguro que cuando piquen a la puerta de su casa y encuentre un mensajero con una bonita bandeja repleta de manjares y exquisiteces se quedará con la boca abierta (podemos pedir que este regalo vaya adornado con cintas o un par de pequeñas flores, por ejemplo). Lo siguiente es prepararle una fantástica comida en la que se encuentren sus seres queridos (podemos hacerlo en forma de sorpresa diciéndole que vamos a comer solo con ella y de repente ver que no es cierto o de manera planeada para que pueda escoger de manera personal quien quiere que asista). Es en el momento de la sobremesa en el que se le entregarán los regalos y podemos hacer algún pequeño discurso que seguro le emocionará pero sin duda no lo hará tanto como la siguiente sorpresa que le aguarda ya que podemos hacer que a media tarde, cuando piense que ya no hay más noticias ocultas y que está disfrutando de una amena tarde acompañada por sus amigos y familiares piquen a su puerta de nuevo y aparezcan con un hermoso ramo de flores. Será entonces cuando nuestra persona especial habrá tenido un día para no olvidar, repleto de sorpresas, seres queridos y sobretodo flores que son sin duda uno de los regalos estrella en toda celebración. Y es que no podemos dejar pasar un cumpleaños, fiesta o celebración sin decorarlo con un bonito ramo de flores que decore durante ese día el lugar de fiesta y por tanto nos recuerde que se trata de un momento feliz y especial cada vez que pasemos delante de él.


Sin duda nuestra persona especial no olvidará ese día y aunque el desayuno y las flores sean un regalo algo efímero, el recuerdo de un gran día y la compañía de sus seres queridos será imborrable y por tanto, habrá tenido un cumpleaños perfecto y sobretodo feliz.