Page 1

BICI AUSTRAL

PAGINA 1


LA CARRETERA AUSTRAL EN BICICLETA BICI AUSTRAL Verano 2017

Crónica y Guía de Viaje

de Flavio Alejandro Pigazzi

BICI AUSTRAL

PAGINA 2


DEDICADO A Mezo Bigarrena, letra “EN ESTE BARRIO” Hablaban siempre de dinero y planeaban asaltar un banco y al llegar otro febrero soñaban con fugarse en un barco. Quien se quedo critica al que se fue y todo el mundo sabe lo que pasa no se si yo me quedo o si me iré ya me canse de mi barrio y mi casa… Ver video: https://www.youtube.com/watch?v=ptTAm87yoqM

© ESTOS LUGARES, 1ra. EDICIÓN (Agosto 2017) Internet:

www.estoslugares.com.ar/libros

Blog:

http://biciaustral.blogspot.com.ar/

Facebook:

@biciaustral

Instagram:

#biciaustral

Correo:

flavio_pigazzi@yahoo.com.ar

BICI AUSTRAL

PAGINA 3


INDICE DEDICADO..............................................................................3 PROLOGO ...............................................................................7 ¿QUE HAY AQUI? .....................................................................7 ARGENTINA, COMIENZO ..........................................................8 BUENOS AIRES, DIA CERO........................................................8 BARILOCHE, PERCANCES..........................................................8 BARILOCHE, CIRCUITO CHICO ..................................................9 PUERTO PAÑUELO, CRUCE ANDINO ......................................... 10 CHILE, BIENVENIDO ..............................................................11 CRUCE ANDINO, PEULLA ........................................................ 11 PETROHUE a PUERTO VARAS .................................................. 11 PUERTO VARAS a CONTAO...................................................... 13 MONTE VERDE, PUERTO MONTT .............................................. 13 CARRETERA AUSTRAL ............................................................15 PARQUE ALERCE ANDINO ....................................................... 16 CONTAO, PRIMER DIA DE LLUVIA ............................................ 16 CONTAO, HISTORIA DE ASERRADEROS .................................... 17 CONTAO, CAMINO COSTERO ................................................... 18 LO QUE NO OCURRIO............................................................. 19 HORNOPIREN y RIO BLANCO................................................... 19 PARQUE NACIONAL HORNOPIREN y LAGO CABRERA .................. 20 FERRY HORNOPIREN a CALETA GONZALO................................. 21 CALETA GONZALO ................................................................. 21 NALCAS................................................................................ 22 PARQUE PUMALIN .................................................................. 22 PARQUE PUMALIN a CHAITEN.................................................. 22 GRINGOS ............................................................................. 24 CHAITEN a LAGO YELCHO ....................................................... 24 VENTISQUERO YELCHO .......................................................... 25 CICLISTAS ............................................................................ 26 LAGO YELCHO a SANTA LUCIA ................................................ 26 SANTA LUCIA a LA JUNTA ....................................................... 27 REGION DE AYSEN.................................................................28 LA JUNTA.............................................................................. 28 NOTAS ................................................................................. 28 LA JUNTA y VALLE MIRTA ....................................................... 29 LA JUNTA, KILOMETRO 350..................................................... 29 LA JUNTA a PARQUE NACIONAL QUEULAT................................. 30 PARQUE NACIONAL QUEULAT.................................................. 31 EL NIÑO ............................................................................... 32 PARQUE QUEULAT a PUERTO CISNES....................................... 33

BICI AUSTRAL

PAGINA 4


SENDERO BOSQUE ENCANTADO.............................................. 34 PUERTO CISNES, AÑO NUEVO ................................................. 35 PUERTO CISNES a AMENGUAL................................................. 35 LLUVIA ................................................................................. 37 AMENGUAL a MAÑIHUALES ..................................................... 37 MANIHUALES a CAMPO LINDO................................................. 38 MAÑIHUALES a VILLA ORTEGA ................................................ 39 VILLA ORTEGA a COYHAIQUE.................................................. 41 RESERVA NACIONAL RIO SIMPSON.......................................... 42 VIAJAR SOLO ........................................................................ 42 PUERTO AYSEN ..................................................................... 43 COYHAIQUE y su RESERVA ..................................................... 44 RESERVA NACIONAL COYHAIQUE ............................................ 44 VALLE RIO SIMPSON a EL BLANCO .......................................... 45 EL BLANCO a la RESERVA CERRO CASTILLO ............................. 46 CAMPING CONAF a VILLA CERRO CASTILLO .............................. 47 VILLA CERRO CASTILLO, PAREDON DE LAS MANOS ................... 48 VILLA CERRO CASTILLO, VALLE RIO IBAÑEZ............................. 49 VILLA CERRO CASTILLO, SENDERO A LA LAGUNA...................... 49 LAGO GENERAL CARRERA, AYSEN..........................................51 VILLA CERRO CASTILLO a PUERTO IBAÑEZ............................... 51 NAVEGANDO EL LAGO CHELENKO, CHILE CHICO ....................... 52 CHILE CHICO a EL VALLE LUNAR, JEINIMENI ............................ 53 PARQUE NACIONAL LAGO JEINIMENI ....................................... 54 CHILE CHICO ........................................................................ 54 CHILE CHICO, PASO LAS LLAVES, GUADAL a PUERTO TRANQUILO ........................................................................................... 55 PUERTO TRANQUILO, CAMPINGS ............................................. 56 PUERTO TRANQUILO, CAPILLAS DE MARMOL ............................ 57 MIRADOR y GLACIAR EXPLORADORES...................................... 58 PUERTO TRANQUILO a PUERTO GUADAL .................................. 59 LA GEOGRAFIA ...................................................................... 60 PUERTO GUADAL a PUERTO BERTRAND .................................... 60 PARQUE PATAGONIA, VALLE PATAGONIA.................................. 62 PUERTO BERTRAND a COCHRANE ............................................ 62 RESERVA NACIONAL LAGO COCHRANE..................................... 64 COCHRANE a LAGO PEDREGOSO, FUNDO LOS FALDEOS............. 64 CAMINO al GLACIAR CALLUQUEO ............................................ 65 NO SE COMO LLEGUE HASTA AQUÍ .......................................... 66 COCHRANE a LOS ÑADIS ........................................................ 67 LOS ÑADIS ........................................................................... 67 PASO SAN CARLOS, LUCAS BRIDGES ....................................... 68 LOS ÑADIS a RIO JARAMILLO, MIL KILOMETROS ....................... 69 DON JARAMILLO .................................................................... 70 RIO JARAMILLO a CALETA TORTEL........................................... 71 CALETA TORTEL .................................................................... 72

BICI AUSTRAL

PAGINA 5


ISLA DE LOS MUERTOS, CALETA TORTEL.................................. 72 CALETA TORTEL a PUERTO YUNGAY ......................................... 73 REFUGIO RIO BRAVO ............................................................. 74 RIO BRAVO a VILLA O’HIGGINS............................................... 76 VILLA O’HIGGINS .................................................................. 76 PUERTO BAHAMONDEZ y LAGO O’HIGGINS............................... 77 VILLA O’HIGGINS, SENDEROS................................................. 78 PASO INTERNACIONAL RIO MOSCO ......................................... 78 VILLA O’HIGGINS, DESPEDIDA ................................................ 78 GLACIAR O’HIGGINS y CANDELARIO MANCILLA ........................ 79 CRUCE DOS LAGUNAS, PASO INTERNACIONAL.......................... 80 DISTINTO ............................................................................. 81 ARGENTINA, SANTA CRUZ .....................................................82 NAVEGACION DEL LAGO DEL DESIERTO ................................... 82 RIO DE LAS VUELTAS a EL CHALTEN ........................................ 82 EL CHALTEN, SENDERO a POINCENOT...................................... 83 SENDERO RIO BLANCO y GLACIAR PIEDRAS BLANCAS............... 83 REGRESO a EL CHALTEN......................................................... 84 ADIOS FITZ ROY.................................................................... 84 DESPEDIDA .......................................................................... 85 ALGO MAS..............................................................................86 LA BICICLETA........................................................................ 86 EL EQUIPO DE CAMPING......................................................... 88 MAPAS ONLINE...................................................................... 89 MAPAS GOOGLE MAPS ......................................................... 89 MAPAS y RECORRIDOS WIKILOC .......................................... 89 CAMPING y ALOJAMIENTOS .................................................... 90 BICICLETERIAS ..................................................................... 96 BARCAZAS y FERRYS ............................................................. 96

BICI AUSTRAL

PAGINA 6


PROLOGO Durante meses, estás notas quedaron archivadas en mi computadora. La idea estaba: compartir mi viaje con sus datos y vivencias, observaciones personales, lugares e historias. La duda inicial solo puede ser resuelta llegando al final, como llegué al pie del Fitz Roy después de pedalear más de 2 mil kilómetros. ¿Esto será de interés y utilidad para alguien? José me lo dijo hace tiempo y su estimulo siguió dando vueltas en mi cabeza. La gente que vale es la que alimenta tu confianza. De improviso abro mis notas de viaje, me las pongo a corregir sin plan, listo en mi mente la información que quiero buscar para enriquecer el texto. Cuando me doy cuenta, el fueguito estaba encendido. No había que perderlo. Si fuera una bici, solo restaba seguir pedaleando hasta llegar al pie del Fitz Roy. Uno lo hace una y otra vez en la vida. Pero nunca lo termina de aprender.

¿QUE HAY AQUI? En estas páginas intentaré contar dos meses de mi vida, dos mil y pico de kilómetros en bicicleta, lugares y bellezas naturales, alguna historia humana, datos de la ruta y alojamiento en la carretera. Un poco de crónica y otra parte de guía. Espero que esto sirva para que otros se animen a concretar su propio viaje. Entre el turismo más organizado y comercial y el viajero que sale a construir una filosofía del viaje sin tiempo, hay un espacio donde las cosas se mezclan. La Carretera Austral tan aislada por su geografía y su clima me permitió alternar entre esos dos mundos. Descubrir un poquito de su propia humanidad y me enamoró.

BICI AUSTRAL

PAGINA 7


ARGENTINA, COMIENZO BUENOS AIRES, DIA CERO Jueves 15 de diciembre 2016. La sensación es extraña, como si de golpe todo hubiera cambiado. Hasta cambie de horario de vuelo a último momento, pero ya todo esta despachado y espero el embarque. La tensión diaria se desvaneció y mi única preocupación es no perder mi bolsito naranja. En este instante lo demás ya no existe. Sobrevolamos la Ciudad Universitaria, reconozco el Dique Roggero, la inmensa pampa y sus infinitas lagunas, las lagunas de Carhue, las bardas neuquinas, el volcán Lanín y el humeante Copahue. Hace dos años me enamoré del Lanín y los coihues. Un año más tarde, del Llaima, el Copahue y las araucarias. También hubo tiempo para el Calchaqui, sus quebradas, sus aguas marrones y sus formaciones de flechas, para el Diamante, el Atuel y sus diques. Ahora voy en busca del Fitz Roy pero ¿que me sorprenderá en el camino? Bariloche me recibe entre pinos forestados, autos veloces, retamas amarillas, muchos negocios. Julio Argentino Roca ha sido convertido en arbolito navideño y la calle Mitre esta cambiando a peatonal. Un agradable día de sol para disfrutar del lago y sus playitas. Todavía me falta el ripio y las noches en carpa, voy hacia ahí.

BARILOCHE, PERCANCES Viernes 16 de diciembre 2016. Es mi segundo día y me despierto antes que nadie. Con tranquilidad reparo la cadena de mi bici. Nunca en 35 mil kilómetros se me había cortado y sucedió cuando subía el último repecho al hostel, ayer por la tarde. Mira si tengo suerte que me traje un trozo de cadena de repuesto. Anoche hice mi plan de opciones y soluciones. Me fui a dormir y hoy ni bien me levantó, me puse a engrasarme las manos. Ahora sigue siendo temprano y desayuno, antes de repasar los cambios. Todo puede pasar y nada va a pasar. Todo se puede romper, quizás al punto de demorarme o desviarme, pero si el plan A falla, habrá plan B ó C ó hasta que se termine el abecedario. Es que se supone que voy al sur pero quizás no voy a ningún lugar. El lugar que busco es esta mezcla de paz y camino, sin tiempo.

BICI AUSTRAL

PAGINA 8


BARILOCHE, CIRCUITO CHICO Salgo desde mi hostel. El GPS marcaba un camino que pasaba por Cerro Chico pero es propiedad privada. Retomo por la Avenida Bustillo. Paso por los campings Cirse y Petunia. Me desvío bordeando el Hípico para tomar el viejo camino a Llao Llao. El ripio en buen estado se va metiendo en el bosque con subidas y bajadas moderadas. Atravieso los primeros túneles vegetales del día. Retomo el asfalto del circuito chico en Laguna El trébol, bastante escondida. Aprovecho un refugio de los micros locales, para calibrar los cambios de mi bicicleta. Cruzo el puente sobre el estrecho de los brazos este y oeste del Lago Moreno, con bastante viento y emoción de estar ya en viaje. Más adelante me desvío a Colonia Suiza por un camino de ripio. Un pequeño paraje entre histórico y comercial. Todavía no es temporada y esta tranquilo. En El Parque disfruto de la amabilidad del guía local y de una caminata por un bosquecillo, una laguna con grandes truchas, algún coihue. Cipreses y manzanos se mezclan. Aprovecho una despensa para almorzar. Esta colonia nace cuando los Goye, oriundos del cantón Valais de Suiza, que a fines del siglo XIX se asentaron en Chile, se trasladan a esta nueva locación. Luego llegaron desde Suiza otras familias. En una casa construida en 1937 funciona un museo que cuenta esta historia. Con ello también nace aquí la tradición del curanto, gracias a Emilio Goye que rescata esta comida originariamente araucana. Se la cocina en un pozo en la tierra rodeado de piedras calentadas previamente, combinando cinco tipos de carnes y cinco de verduras. Salgo por ripio para el oeste pasando por el acceso a Cerro López. Ya en el asfalto del circuito chico hay un parador junto a un arroyo donde encuentro unos ciclistas, túneles de coihues, lago escondido, Bahía López, puente entre el Lago Moreno y el Nahuel Huapi. Mucho viento y varios senderos para hacer caminando. Tomo el desvío a Villa Tacul. Las cuestas y bajadas son fuertes. Con corazón y piñón grande se sube. Persistir, no hay secreto. El camino es un bosque espectacular hasta bajar a la playa. Un coihue enano crece entre el peñón de roca, a contraluz de una tarde que se pone oscura bien temprano. Retomo camino hacia Llao Llao apurado por una incipiente llovizna. El parque municipal ofrece un área de descanso con bancos ideal para merendar. Hay un sendero a un bosque de arrayanes. Me mezclo con algunos grupos de ciclistas que también realizan su vuelta por el Circuito Chico de Bariloche.

BICI AUSTRAL

PAGINA 9


Ingreso en Puerto Pañuelo a tomar un café. La tarde es fresca y la llovizna cesó. Un hermoso macizo se impone detrás del Hotel Llao Llao. Pienso que mañana desde aquí mi viaje cruza un límite formal e imaginario. Será mi tercer cruce de los Andes por un camino del que tengo enorme expectativa. El último tramo por Av. Bustillo se sufre. Asfalto angosto con mucho tráfico veloz y una oportuna despensa para comprar algo para cenar.

PUERTO PAÑUELO, CRUCE ANDINO Sábado 17 de diciembre 2016. Salgo temprano rumbo a Puerto Pañuelo. El camino es tranquilo, bello con la luz horizontal del amanecer. Los bosques de pinos y el asfalto que vivorea la costa del Nahuel Huapi. Paso el acceso al Campanario, la capilla San Eduardo ubicada sobre una loma. El Llao Llao resalta al pie de una mole de piedra. Soy el primero. Luego el puerto se va colmando de turistas. Oscilo entre la emoción de mi viaje y ser distante del turismo más convencional. Iniciamos la navegación y nos internamos en el brazo Blest. Las paredes cubiertas de coihues. Con viento de frente, pasamos frente al lugar del entierro del Perito Francisco Moreno en la Isla Centinela. Moreno es uno de los grandes héroes civiles de la construcción de la Argentina. Nuestra lancha hace sonar su sirena cumpliendo con su homenaje diario. El agua se torna verde cuando nos aproximamos a Puerto Blest. Aquí hay un buen Hotel y senderos en el bosque. Son 3 kilómetros casi llanos entre un bosque valdiviano. La humedad brota como bruma del piso. El río de aguas frías y verdes de origen glaciar corre al costado del camino. Lupinos, retamas y notros dan color entre tanto verde. El bosque de caña, alerces y coihues. Las turberas que se pueden recorrer. Increíble lugar para recorrer en bici. El Lago Frías es verde, erosión del hielo sobre la piedra. Es pequeño y se cruza en poco tiempo. Al sur asoma el Tronador. Al llegar hay que hacer Aduana Argentina, rápidamente para empezar a pedalear una subida durísima de 3 kilómetros en el medio de un bosque fascinante. El hito fronterizo es de madera. Su origen fue allá por 1901. Uno disfruta la cuesta y el cruce como un triunfo.

BICI AUSTRAL

PAGINA 10


CHILE, BIENVENIDO Ahora vienen ocho kilómetros de bajada. El piso es suelto. La pendiente veloz. El camino de lo más increíble. Puentes de madera. Cascadas. Al pie un puesto de carabineros con unas mesas y linda vista, pero no hay nadie en el lugar. El camino se hace llano. Bordeando el río aparecen unos pequeños valles, algunas praderas y pastizales.

CRUCE ANDINO, PEULLA Sobre un puente me encuentro un ciclista inglés. Conversamos un rato. Inventamos un spanglish donde nos recomendamos lugares. Martín es un veterano. Viene de Punta Arenas rumbo a Bahía Blanca. Viaja tan lento como se puede con su bici plegable y sus 70 años. Sigo apremiado con llegar al embarcadero. Paso rápido la Aduana Chilena. Casi no tuve tiempo de recorrer el pequeño Peulla. Había un camping que me recomendaron junto al aeródromo. El último llano de piedra gruesa se hace interminable. Me arrepiento de ir apurado pero logro tomar el barco, donde encuentro un par de ciclistas argentinos. Ya en el Lago Todos los Santos la navegación es un descanso. Aguas verdes. Bosque valdiviano. Una isla privada, propiedad de la familia suiza dueña de la empresa Turisur. El Volcán Osorno y el Puntiagudo. En un rato llegaré a Petrohué. Pase en un día del estilo Bustillo -de piedra y de trocos-, al estilo chileno -madera en listones o tejuelas, techos a cuatro pendientes-. Mi cuarto barco es para llegar al camping en un bote a motor. Hay que cruzar el Río Petrohue. Hubiera querido recorrer Petrohué, su feria, su playa y su museo. Aquí el turismo se mezcla con el trabajo cotidiano. Un mismo lugar es granja y camping. Todo se entiende sin carteles. Se llega preguntando. Hay una cultura que tengo que ir aprendiendo en este viaje. El atardecer es interminable. Tiempo para disfrutar de las vistas del lago, las rosas silvestres, algunos arrayanes, los barquitos locales de los pescadores. Primera noche de carpa y estrellas.

PETROHUE a PUERTO VARAS Domingo 18 de diciembre 2016. El día comienza tranquilo. Guardo todo mientras los perros me acompañan. Observo pequeños peces en el río. Los primeros lugareños comienzan su jornada. Los gallos cantan. El día es hermoso pero el Osorno esta escondido. ¿Hasta donde iré? ¿Puerto Varas, Puerto Montt? Tengo ansiedad por empezar a pedalear. BICI AUSTRAL

PAGINA 11


El camping de Kuschel cruzando el río me costó 5 mil la noche, tiene bancos, mesas, baños, pero no tiene agua caliente, hay buenos árboles y perros amigables. El desayuno lo ofrecen por 4 mil pesos. Justamente mientras desayuno con una mermelada casera roja e increíble, la TVN satelital muestra marchas en Caracas y afuera unos pequeños pájaros negros y blancos revolotean dando vueltas locas. Charlo un rato con mi cocinero. Un joven abuelo que se vino al sur. A preparar delicias con su propia huerta y animales. El dueño de casa filetea y limpia unas truchas en el muelle. Un bote me cruza de orilla por mil pesos. El primer tramo son unos 12 kilómetros de ripio bordeando el turbulento Petrohué. Al llegar a sus saltos hay pasarelas llenas de turistas que llegan en micros. Se paga entrada, 4 mil pesos chilenos. La vista del agua corriendo entre bloques de lava y el fondo del Osorno. Días más tarde en este trayecto se producirá un aluvión de tierra y piedra que interrumpirá el camino. Aquí comienza el asfalto y una ciclovia hasta Puerto Varas. El camino baja y sube. Todo el día cambiando platos y piñones. En Ensenada encuentro un grupo de ciclistas locales pero no logramos conversar. Hay un interesante camino rodeando el Osorno que ingresa en el Parque Nacional Pérez Rosales, aunque yo busco el Lago Llanquihue. Hay alojamientos, camping y despensas, me ha gustado más Petrohué. La ruta muestra el lago de a ratos. Hay alguna playa. La ciclovia tiene una interrupción peligrosa en el kilómetro 35. Me cruzo varios ciclistas locales. Hay miradores del Volcán Osorno, bosques de eucaliptos. También hay vidrios en la ciclovia. Pinchazo. Faltando 8 kilómetros para Puerto Varas hay dos campings a 20 lucas el sitio para grupos. Nada para un solo acampante así que sigo buscando otra cosa. Ingreso a la ciudad y encuentro que la oficina de turismo es privada y no tiene alojamiento barato. Pregunto a los feriantes y me indican la dirección de un lugar pero me pierdo buscándolo. Así que regreso a media cuadra de la plaza donde veo un hostel, 12 lucas, dale. ¡Que lindo darse un baño! Puerto Varas es bonito con sus playas de arena volcánica, sus vistas del Osorno, su amanecer mirando al oeste, sus casas de madera, sus desniveles. En la plaza hay una feria artesanal y aquí se mezclan turistas locales, europeos y orientales. ¿Argentinos? Pocos.

BICI AUSTRAL

PAGINA 12


La ciudad nace con la llegada de colonos alemanes que se radican en las costas del Lago Llanquihue entre 1852 y 1853. Algo de este estilo europeo se observa en la arquitectura de sus casas más antiguas. ¿Mañana? Quizás me quede aquí o parta al sur. ¿Puerto Montt, Lenca, Caleta Puelche? Mi agenda esta organizada pero cada día depende de una decisión imprevisible.

PUERTO VARAS a CONTAO Lunes 19 de diciembre 2016. Amanece y despejando dudas, es buen día para avanzar. Pasado llueve y no me quiero quedar aquí. Resuelvo provisiones y recorro la costanera mirando al Osorno. Enormes las cerezas y las frambuesas que ofrecen en la puerta del supermercado. El Lago Llanquihue es producto de la acción de grandes ventisqueros que en los finales de la época de glaciación, acumularon sus deshielos. Su nombre significa “lugar hundido o sumergido” en lengua de los pueblos originarios de la región. Salgo un poco tarde. Antes recorrí la costa de Puerto Varas para tomar algunas imágenes del Osorno y de la bahía. El camino son 20 kilómetros de autopista por una banquina sucia. Pocas pendientes. El premio: llegar al Pacífico. No me había dado cuenta cuanto Pacífico tiene mi camino. En Puerto Montt recorro el centro, la gobernación, la plaza de armas, cruzo el Mall, charlo con un taxista. Busco un wifi gratis pero no conecta. Podría hacer noche aquí pero quiero hacer ruta. Veo mucha gente y ya me había olvidado de mirar semáforos. La ciudad fue fundada en 1853, gracias a la iniciativa de colonos alemanes y de Vicente Pérez Rosales, pero hubo población hispánica en la zona desde bastante antes.

MONTE VERDE, PUERTO MONTT Este modesto lugar es probablemente el sitio arqueológico más importante de América ya que registra las huellas humanas más antiguas, datadas aproximadamente hace 15 mil años. Son pequeñas huellas que quedaron inscriptas en el barro del arroyo Chinchihuapi. Este yacimiento se mantiene perfectamente bien conservado, incluyendo carne y cuero de gonfoterio, cuerdas, estacas, maderas, gran cantidad de restos de alimentos y plantas y hasta las pisadas de un pie pequeño.

BICI AUSTRAL

PAGINA 13


Se encuentra a unos 35 kilรณmetros de la ciudad de Puerto Montt, en una zona rural. Recuerdo haber conocido esta historia en un libro del escritor chilenoargentino Ariel Dorfman -Memorias del Desierto-, crรณnica de su regreso a Chile luego del exilio.

BICI AUSTRAL

PAGINA 14


CARRETERA AUSTRAL La salida costanera de Puerto Montt esta en obra. ¡Estoy en la Carretera Austral! El camino es una sucesión de poblados, despensas, iglesias de madera, curvas y pendientes. Chamiza es el primero, sin mucho atractivo. Hay dos subidas moderadas que alcanzan a superar los 100 msnm. Paso por Quillaipe, Metri y Lenca me parece lo más lindo. Todo el día transito una ruta asfaltada con poca banquina. Me desvío a sacar fotos de la iglesia, donde la gente toma un bus local. Del kilómetro 25 al 35 se pone más agradable. Hay unas bahías con islotes de piedra y unos campings sencillos. Paso el Agrocamping Los Avellanos y alguno más. ¿Hasta donde sigo? Hay piernas todavía. El ingreso al Parque Nacional Alerce Andino me tienta pero son 7 kilómetros de desvío y no se si hay camping. Sigo a Caleta La Arena para tomar mi primer ferry. Tengo tiempo para unas empanadas de mariscos mientras espero la próxima barcaza. Cruzan todo el día, cada media hora, se abona en la embarcación los tickets. Mientras disfruto de las primeras empanadas del viaje. ¡Espectaculares! Mi primer cruce en ferry donde charlo ante la curiosidad de algunos chilenos. Hablamos de Coyhaique y de Bariloche. Me quedan 10 kilómetros de asfalto hasta Contao. El día está nublado pero quedan más de dos horas de luz. El camino sube algo pero no es exigente. Un cartel dice que estoy a 54 kilómetros de Puerto Montt y a 46 de Hornopiren. A solo 570 de Coyhaique. En Contao no veo a nadie y no es un gran pueblo. Es muy pequeño y se destaca su iglesia de madera frente a la plaza decorada con un árbol navideño. Pregunto por alojamiento en la parada del bus a una señora que me ofrece su casa. Me da charla, mientras cruzamos una pequeña costanera con bancos. Me cuenta que aquí era puro alerce pero hubo un gran aserradero. Me muestra lo que queda de él. Cruzamos un puente de madera nuevo. Del anterior solo quedan algunos postes. Vamos rumbo a La poza. Me hace caminar pero se arrepiente y pone una excusa. Vuelvo a preguntar a dos hombre que encuentro caminando. Veo un hospedaje y dudo. Compro algo en la despensa y decido acampar en la playa. Arenisca volcánica, conchas de almejas y pequeños cangrejillos. Aquí estoy tomando mi

BICI AUSTRAL

PAGINA 15


sopa y comiendo las últimas cerezas frente al Pacífico. Mirando las luces de Calbuco en la isla de Chiloe, los ferrys y pesqueros iluminados. Uy, hoy hice 86 kilómetros. Me parecía. Ya llevo 300 kilómetros desde Bariloche en 5 días. ¿Mañana lluvia? ¿Mañana camino de la costa? Es lo que me recomendaron en el ferry.

PARQUE ALERCE ANDINO Esta región estuvo poblada de densos bosques de alerce. El Parque fue creado 1982 y se ingresa desde el camino V-65 a partir de Puerto Montt. Sus accesos principales son por Correntoso y por Lenca. Hay varios senderos que se pueden recorrer a pie.

CONTAO, PRIMER DIA DE LLUVIA Martes 20 de diciembre. Llego la lluvia. Justo estaba levantando la carpa cuando se largó. Parece que no saldré de Contao. Fue atractivo acampar en la playa pero ahora a buscar hospedaje para secarse bajo techo. Mientras, bienvenido el refugio del bus que va a Hornopiren. Plaza, iglesia, despensa, carabineros, cancha de futbol, pequeña costanera, ferretería, hospedaje y muchos camiones que pasan. El pueblo es muy tranquilo. Solo la despensa muestra gente. La información turística que figura en el mapa no existe y turismo tampoco. Ayer, unos kilómetros antes de llegar observo una salmonera en el mar. Preguntando, encuentro hospedaje cerca de la despensa a 10 lucas. Residencial Sofía. La carretera me muestra su primera cara mala pero la sorteo con éxito. Ahora llueve fortísimo, pero mi ropa se seca frente a la cocina a leña. Me alegro mientras descanso. Banderas nacionales, bomberos, peluquería, onces y cortados, perros, rosas, margaritas, hortensias, antenas de direcTV y claro, frentes de tejuelas de madera, de listones y techos de chapa a dos aguas, maderas crudas oscurecidas por la humedad o pintadas de colores vivos. No logro visitar la iglesia que tiene candado. Otra vuelve a llover. A una cuadra encuentro una panadería, un café al paso para entibiar la tarde, una empanadas de carne para la cena, supongo unas tortas quizás para arrancar el día de mañana. Me dice la señora que abre bien temprano. Todo el día ha llovido intermitente. Las horas se hacen lentas. Empiezo a extrañar los cielos celestes. Repaso mis notas y espero mañana seguir por la costa.

BICI AUSTRAL

PAGINA 16


Mis anfitriones me brindan su hospitalidad. Un café con huevos a la parva revueltos-, un poco de charla y un exquisito guiso de lenteja, papa, carne y chorizo. Luego una sobremesa frente al noticiero de TVN. Me cuentan de viajeros europeos y japoneses, con esta tarea Silvia esta feliz de pagar la universidad de sus hijas, jugamos a las similitudes y diferencias, ChileArgentina, pueblo-ciudad. Me siento de la familia. Pero nada es perfecto. TVN muestra un informe sobre los argentinos que van a "saquear chile" y sus malls, el desenfado provinciano que sale a comprar baratijas de 3 mil dólares. ¿Y yo acá? ¿Que cara pongo? ¡Mi gente me da vergüenza!

CONTAO, HISTORIA DE ASERRADEROS Desde la actual locación de la Ciudad costera de Valdivia hasta más de 200 kilómetros al sur era un área poblada por densos bosques de alerce. Los huilliches, pobladores originarios de la isla de Chiloé, utilizaban su madera – lahuán- muy durable para la fabricación de tablones para barcos y tejuelas de sus viviendas. La tejuela se hacía de 63 pulgadas de largo (160 cm), de cuatro y media a cinco pulgadas de ancho (12 cm) y de un cm de espesor. Poco a poco comenzó a comerciarse durante la época colonial y los comienzos de la República, con las poblaciones y puertos de Calbuco, Chiloé o Puerto Montt, hasta que a mediados del siglo XIX empezó la actividad de aserraderos industriales. En el año 1965 llegó a la zona la empresa norteamericana Simpson Timber, junto a Corfo y Bima S.A (Bosques e Industriales Maderera), antigua explotadora de araucarias y que era una empresa nacional, forman el Complejo Forestal Contao. Años antes ya se habían instalado en Hornopiren. Los recursos forestales locales se estimaban en 10.000 hectáreas y eran la reserva más grande de Alerce que tenia el país. En Contao se construyó un gran aserradero, puerto de embarque y la intensidad de la actividad trajo población, prosperidad pero también agotó los bosques. En los años setenta el alerce fue declarado en peligro de extinción y en 1977 como Monumento Nacional quedó prohibida la tala de ejemplares vivos. Actualmente hay bosques de Alerce milenario que se conservan en el interior del Parque Nacional Alerce Andino y del Parque Nacional Hornopiren.

BICI AUSTRAL

PAGINA 17


CONTAO, CAMINO COSTERO Miércoles 21 de diciembre. Tengo por delante 76 kilómetros de ripio a Hornopiren. Son 14 a Aulen. 21 a Rolencha. 46 y pico a Hualaihue. Luego El varal, Pichicolo y Hornopiren. El desayuno es un momento agradable de esos que ponen historias a un viaje solitario. Me aconsejan el camino costero (W-609) con sus caletas de pescadores artesanales, me cuentan de cada una de las vueltas del recorrido. Me llenan de provisiones: pan amasado, chocolatada, cereales. Parto de Contao con pena por dejar un lugar donde me trataron tan bien. Voy pasando pequeños caseríos y bahías, puentes de madera y ríos, playas de arena volcánica y piedra. En el primer tramo hay mercaditos y algún hospedaje. El camping Don Nacho a los 12 kms. –Quillaco Bajo-. Paso La Poza y Aulén, con su isla y su iglesia. El día se había despejado pero rápido se viene un chaparrón. Me protejo en una parada de bus. En un rato se despeja y hasta hace calor. Me desvío aún más hacia la costa. Encuentro en Punta Nao unos bancos y un barquito de madera abandonado. Es la punta más extrema del camino. La playa casi se une a una isla enfrente. El lugar es precioso. Tienta cruzar esos cien metros de mar, ignorando profundidades y corrientes. Cada paraje tiene su iglesia de madera, su cancha de básquet y algunos esqueletos en preparación de futuros pesqueritos. Se ven bastantes ovejas y montones de conchilla de la pesca de almejas. En Rolencha hago otra parada. El camino siempre de ripio, se hace más solitario en este sector. Dobló hacia el sur. Las playas de Chauchil son hermosas para acampar pero quiero seguir. La tarde se puso buena. Poco a poco los parajes son más modestos. Ya no hay hospedajes ni mercados abiertos. Estoy llegando a Hualaiche. Es temprano y el cielo desmejora. Tomo una breve costanera y espero el trabajo de maquinas viales. El estero es otro lugar muy bonito. Unas elevaciones costeras llamadas La Silla. El camino se interna y sube moderadamente. Comienzo el asfalto. En El varal se anuncia un hospedaje. Poco más y he regresado a la Carretera Austral que va lejos de la costa. La ruta va encerrada entre un tupido verde. Paso el acceso a Caleta Manzano y a Pichicolo. Ahora empieza una llovizna. Hay dos subidas destacadas y sus bajadas. Cuento los interminables 16 kilómetros finales.

BICI AUSTRAL

PAGINA 18


Finalmente la vista del destino: Hornopiren, cuyo nombre significa en lengua aborigen “horno de nieve”. Paso la Copec, alguna cabaña, un camping y busco en la plaza un lugar de informes turísticos. Existe y esta abierto. Elijo algo bajo techo ya que se viene lluvia. Mejor una buena cama. Un chico me ofrece el Hospedaje Nicol a la vuelta de la Municipalidad, sencillo, económico, me sirve. El pueblo tiene bastantes comercios. Un baño caliente. A lavar ropa. Un café con leche y torta, buscar “guifi” para compartir estas notas y a dormir. Afuera llueve y mañana tengo día libre aquí en Hornopiren.

LO QUE NO OCURRIO Jueves 22 de diciembre. Debo escribirlo pero no debo publicarlo. Ayer en el kilómetro 85 de la Carretera Austral algo más que este viaje casi termina. La escena es una película lenta que se repite en mi mente. Lo vi venir. Lo vi volcar. Lo vi pasar a menos de medio metro de mi cabeza. Apenas llegue a dar dos pedaleadas. Quizás esa fue la distancia. Luego escuche el ruido de su estructura de acero deformarse sobre el pavimento. No pude mirar atrás. Seguí sin sentir nada. Sin temblar. Sin apuro. Sin pausa. Quizás ahora no sienta nada. Es extraño. Horas mas tarde. Me aloje. Me bañe. Y mientras tomaba un café alguien dijo la noticia: rumbo a Puerto Montt volcó un camión cargado de animales. Yo le iba a decir que fue acá cerca. En el kilómetro 85, antes de Pichicolo. En una curva ciega. Entró pasado. Se ladeo. El acoplado se le fue y lo arrastró barriendo la contramano hasta chocar con los árboles mas allá de la banquina. Le iba a decir que me pasó a menos de medio metro. Pero quién sabe, quizás esto jamás sucedió.

HORNOPIREN y RIO BLANCO Jueves 22 de diciembre. Ayer en la oficina de turismo me ofrecieron varios campings con agua caliente para bañarse pero un chico me llevó a un residencial por 7 lucas ahí, a la vuelta. El residencial esta bien pero no tiene el ambiente familiar de Contao. Es servicial pero distante. Me sirve para lavar ropa. Aquí hay un par de cafeterías para la tarde pero me falta el desayuno. Atrás tiene un sector para camping, pero sin bancos ni mesas. Por suerte amanece algo despejado. Nubes, bruma y algún reflejo de sol. Los mercados abren temprano. El resto mas tarde. La pequeña ciudad tiene una

BICI AUSTRAL

PAGINA 19


linda plaza y unas cuadras de costanera. Municipalidad, iglesia, oficina de turismo. Alojamientos varios. Tomo un café en el embarcadero luego de comprar mis pasajes para el ferry de mañana. Será un viaje largo a Caleta Gonzalo. Emprendo una vuelta a Río Blanco, aquí cerca. Me lo recomendaron. El primer tramo esta en obra vial. Luego hay un desvío al Parque Nacional Hornopiren. Y allí un tramo hasta el Puente sobre el Río Blanco que en realidad es turbulento y verde, con altísima humedad. Un bosque verdísimo que cubre los barrancos de piedra. Llovizna. Arriba se ve una cascada. El camino da vueltas y es precioso. Regreso para evitar mojarme demasiado. El camino al Parque Nacional Hornopiren es largo y atractivo, angosto y verde, va subiendo. Un doble puente de madera lleva al Camping Bosque Andino. Más cerca de Hornopiren, junto al puente del Río Negro -de aguas tranquilas y fondo cubierto de musgos- hay otro camping. De allí sale el camino que llega a Lago Cabrera. En el mercado típico algunos puestos ofrecen trabajos en madera y tejidos. Madera recogida de árboles caídos. El alerce se reconoce por su color rojizo. Los aserraderos han hecho destrozos pero todavía aquí sobreviven alerces milenarios. Enfrente, la feria costumbrista esta casi vacía en espera la temporada turística. Ofrece ropa corriente y comidas regionales.

PARQUE NACIONAL HORNOPIREN y LAGO CABRERA El Parque Nacional Hornopiren fue creado en 1988 y forma parte de la Reserva de la Biósfera Bosques Templados Lluviosos de Los Andes Australes. Comprende casi 50 mil hectáreas. Aproximadamente la mitad del Parque está cubierto por vegetación, constituida principalmente por alerces, lengas, coigües de Magallanes y luma, entre otras. El resto está formado por zonas rocosas, nieves, lagos, lagunas y ventisqueros. En tanto, entre los mamíferos es posible encontrar alrededor de 25 especies, entre ellas destacan el puma, el güiña, el quique, el zorro chilla, el visón, el coipo, el pudú y el huemul. Entre las aves se pueden encontrar en el área alrededor de 123 especies. Destacan el quetru volador, el cóndor y el carpintero negro. Por otro camino se puede llegar al Lago Cabrera y su refugio, a tres horas a pie desde la ciudad. Una zona donde hubo mucha tala de alerces. También un

BICI AUSTRAL

PAGINA 20


trágico desprendimiento de hielo glaciar desde el Volcán Yates, ocurrido en 1965.

FERRY HORNOPIREN a CALETA GONZALO Viernes 23 de diciembre. Estoy practicando mi spanglish. Hay muchos turistas europeos, pero argentinos hasta ahora ninguno. Hoy me toca un cruce largo en dos ferrys. Cuatro horas primero y luego media hora más. Afuera montañas cubiertas de verde y nubes bajas. El viaje es monótono como la geografía. Barrancos cubiertos de verde denso. La espera se matiza con un par de conversaciones. Las bicis siempre despiertan curiosidad y sirven para motivar el dialogo. Al bajar del primer barco hay que hacer 10 kilómetros en poco más de media hora y transitando una leve subida entre un bosque intenso.. Consejo: buscar un vehículo que te lleve. Somos siete ciclistas. Cada uno lo resuelve. Yo pago 10 lucas el bus. Un ciclista solo se animó, lo pedaleo y llegó a tiempo. Después aprendí que si uno se demora, se puede tomar la barcaza siguiente. Al desembarcar en Caleta Gonzalo todos los ciclistas siguen y yo me quedo. Había leído de un lindo lugar para acampar y unos senderos. Cruzo un puentecillo de madera sobre el Río Gonzalo y encuentro el paraíso. Un camping en el medio de un botánico natural. Los senderos son una maravilla. El río de aguas verdes corre entre las piedras. Hay plantas que nunca vi. El camping es gratis en baja temporada. Tiene baños. Tiene bancos y techados. No tiene duchas ni proveeduría. En la cafetería del embarcadero quise comprar un pan y no me lo vendieron. Tenían dos hormas grandes sobre la mesada, recién salidas del horno. Solo me ofrecieron sándwiches muy caros o galletitas envasadas.

CALETA GONZALO Viernes 23 de diciembre. El camping de Caleta Gonzalo es genial. Ubicado a cien metros del embarcadero, se ingresa por un sendero y un puente de madera sobre el Río Gonzalo, de aguas verdes y torrentosas. El bosque parece encantado, impenetrable, plantas extrañas, pequeños árboles cubiertos de musgo, florecillas. Muchísimas nalcas. Hay un sendero fácil que rodea el aeródromo. Otro que va a una cascada. El aire es humedad y llovizna. Hay buenos techos, bancos y baños.

BICI AUSTRAL

PAGINA 21


Hay otros acampantes pero no hay mucha conversación. Un matrimonio europeo casi me esquiva la mirada. Un ciclista solitario más allá, que llegó en la última barcaza del día. La sopa y la polenta calientan la noche. Cuando me estoy yendo temprano mis vecinos me saludan. ¡Ay que fríos estos suizos! Todos vamos hacia el sur. Nunca imagine que tanto estudiar ingles a desgano me serviría en Chile. El recorrido por el Parque Pumalin es hermoso y mojado.

NALCAS Durante días y decenas de kilómetros la carretera esta bordeada de nalcas, con sus enormes hojas y su verde oscuro e intenso. Estas plantas características de zonas templadas con alta humedad y lluvias, también reciben el nombre de pangue. Sus tallos –pecíolos- son comestibles, crudos o cocidos, con alguna similitud con el apio y almacenan bastante agua. Con ellos se hacen mermeladas o se incorporan en los curantos.

PARQUE PUMALIN El Proyecto Pumalín empezó en 1991, cuando Douglas Tompkins adquirió el Campo Reñihué de 17.000 hectáreas para proteger su bosque templado nativo y virgen, el cual se encontraba amenazado por la tala de árboles. La dimensión del Parque Pumalín creció rápidamente, hasta comprender un área protegida extensa y con acceso público. Entre 1991 y 1998, The Conservation Land Trust adquirió cerca de 283.000 hectáreas adicionales, el 98% correspondiente a dueños ausentes. En 2005 fue designada por el Presidente como Santuario de la Naturaleza con protección adicional.

PARQUE PUMALIN a CHAITEN Sábado 24 de diciembre. El recorrido de la Carretera Austral, de Caleta Gonzalo a Santa Bárbara atraviesa el Parque Pumalín. Un proyecto conservacionista privado, impulsado por Douglas Tompkins. La ruta comienza con un importante y sostenido ascenso los primeros 10 kilómetros. A los 13 kms. esta el sendero Los Alerces y el acceso al camping Cascada Escondida, que hay que subir una escaleras extenuantes. El camino bordea el Río Gonzalo, se escucha su murmullo y el toc toc de los carpinteros. Todo es un verde cerrado exuberante.

BICI AUSTRAL

PAGINA 22


Comienza una subida importante. En Lago Negro hay otro sector de camping y senderos. El camino nuevamente sube y hay sobre la ruta un descanso y mirador. La segunda subida continúa poco más. El Lago Blanco nos sorprende con su espejo que refleja un color plateado. La ruta lo bordea junto a un barranco de piedra. También hay camping aquí. Mas adelante paso varios puentes extensos de hierro y de hormigón sobre ríos anchos. El último camping es Volcán. Luego hay un largo sendero que asciende al Volcán Chaitén. Cruzamos un bosque seco, producto de los escoriales volcánico del año 2008. El camino sube y baja. En Santa Bárbara se abandona el Parque Pumalín. El contraste entre la vegetación protegida del Parque y los campos vecinos es fuerte. El poblado sobre el mar es pequeño y tiene lindas playas de arena volcánica. Aquí comienza el asfalto. Aún faltan diez kilómetros hasta Chaitén que resultan interminables bajo una fuerte lluvia. Chaitén esta sobre la desembocadura del Río Blanco. Un enorme bajo de arena y las barrancas de piedra del Cerro La Gruta. Las erupciones del volcán Chaitén cubrieron el pueblo de ceniza en 2008 y luego el río lo inundó. Eso obligó a mudarlo al norte. La nueva urbanización es fea. Amplios y vacíos bulevares en una perfecta cuadrícula. Casas distantes, muy distantes. Una costanera y una plaza enorme y vacía. Una iglesia nueva. El puesto de informes turísticos esta cerrado. El lugar no tiene encanto. Es la tarde previa a navidad y el movimiento se concentra en la esquina del supermercado con las últimas compras antes que los pocos negocios cierren. Yo aprovecho la vereda techada para protegerme un rato de la fuerte lluvia. Luego recorro las calles a tientas buscando algún cartel de camping y alojamiento hasta dar con uno que dice hostel, el lugar esta bien puesto pero la atención es fría y poco amigable, no dejan usar la cocina ni hay donde prepararse un sándwich o un desayuno. Los chicos que atienden no tienen interés. Afuera acampan unos cuantos ciclistas europeos. Yo prefiero gastar algo más para tener una cama bajo techo, y secarme después de tanta agua. Recorriendo el pueblo quedan un desorganizado museo de sitio con viejas construcciones invadidas de arena volcánica y semi-derruidas, maquinas viales, defensas. El pueblo es un contraste entre lo viejo y lo nuevo.

BICI AUSTRAL

PAGINA 23


MAPAS y RECORRIDOS WIKILOC 1 - BARILOCHE - PETROHUE - PUERTO VARAS - CONTAO - HORNOPIREN CHAITEN

GRINGOS Domingo 25 de diciembre. Hace rato que vengo escuchando esa palabra. La primera vez fue en Contao. La usa la gente más grande, más lugareña. Es parte del misterio de esta región. Localista y hospitalaria. Tan hermana de la Argentina como embanderada de su Chile. Una señora me dijo "ese gringo Tompkins trajo hasta leones que nos matan las ovejas" y un alemán radicado aquí hace casi veinte años me explico "por un lado son cerrados pero cuando te abren el corazón son extremadamente hospitalarios". Las contradicciones son la sal de la vida, aunque a veces suban la presión arterial. La geografía ha construido este lugar aislado. Al que es más fácil llegar desde el Atlántico que desde el norte. Vinculado por generaciones a la actividad rural de la Patagonia argentina, sus ovinos, estancias y sus provisiones. Quizás eso se pierda. Los caminos, las comunicaciones, los saltos generacionales, los movimientos poblacionales, las nuevas actividades comerciales van haciendo de todos los lugares un mismo lugar.

CHAITEN a LAGO YELCHO Domingo 25 de diciembre. Salgo tarde esperando ver si el clima acompaña. Doy unas vueltas de despedida por calles desoladas. Domingo de navidad temprano no hay nadie. Todavía hay casas semi-derruidas y enterradas que muestran los efectos de la erupción del Volcán Chaitén. Salgo hacia el sur, cruzando el puente sobre el río Blanco. El camino es asfaltado, sin pendientes significativas. De a ratos llovizna y de a ratos sale el sol. Frío y calor se alternan. Voy bordeando un barranco vestido de verde, del que brotan pequeñas cascadas y el cauce del Río Negro que poco se deja ver. Alrededor del kilómetro 210 esta el puente que cruza el Río Negro y el acceso a Chaitén viejo. Paso un galpón sobre la ruta que ofrece "repuestos de bicicletas". El asfalto sigue siendo moderado y se va introduciendo en un valle longitudinal. Se pasan puentes y puentes. Me encuentro una pareja de cordobeses que vienen desde Puerto Montt avanzando bastante cada jornada. Me dicen que

BICI AUSTRAL

PAGINA 24


hubo un temblor, que rajó el pavimento, a media mañana. Yo no me di cuenta. Aquí hay indicadores de evacuación por tsunami por muchos lados. En el kilómetro 227 se encuentra El amarillo. Un paraje pequeño y bonito. Hay cabañas y despensas, el fuselaje de un viejo avión. El mercado Puma Verde esta abierto pese a ser navidad, tiene alimentos para camping, aprovecho a reponer pilas y café. Incluso hay surtidor de combustible. Los campings subiendo a las termas me indican que están cerrados. Solo el tercero, arriba de todo esta habilitado. Decido seguir rumbo al lago Yelcho. Alrededor del kilómetro 239 hay un mirador fotográfico del Ventisquero Yelcho, aunque se ve poco desde la ruta. Luego se observan algunas cumbres blancas. La ruta tiene algunas oscilaciones en este tramo pero sin demasiado importantes. En el kilómetro 245 esta Puerto Cárdenas donde apenas hay un lodge. He llegado al extremo norte del Lago Yelcho y uno de los íconos de la carretera: su puente colgante. Puente y ciclovía: ciclistas cordobeses, italianos y yo sacando fotos de este puente y el lago de aguas verdes. Bajo la cabecera oeste se puede bajar y acampar. El lugar es hermoso. El camino hoy tiene un atractivo más: disfrutar de las riquísimas cerezas chilenas que alcance a comprar en el supermercado de Chaitén ayer por la tarde. El asfalto se interrumpe en el kilómetro 251. Ahora el camino bordea el lago con fuertes cuestas. En el kilómetro 253 se encuentra Yelcho en la Patagonia, hotel, restorán, cabañas y camping sobre el lago. Todo muy bien instalado. Hay sitios techados a 10 lucas, duchas calientes, electricidad y playa al lago. Hasta parrilla, lástima que no hay donde comprar nada. Jornada suficiente para mí. Justo se largó a llover más fuerte. Fueron otros 55 kilómetros. Por delante hasta La Junta queda mucho y no hay nada donde acampar. Aprovecho las playas del camping sobre el Yelcho para sacar bonitas fotos. Mañana me espera la Cuesta Moraga.

VENTISQUERO YELCHO La ruta patrimonial Río Ventisquero está en plena Carretera Austral, a 59 Kilómetros al sur de Chaitén. Es un sendero de 6 Kilómetros entre ida y vuelta, por el bosque templado lluvioso, uno de los paisajes más atractivos de la Patagonia chilena.

BICI AUSTRAL

PAGINA 25


El recorrido a pie del sendero se demora unas dos horas, entre una densa vegetación y hermosos paisajes. Musgos, helechos, coihues, canelos, con vistas del Ventisquero Yelcho.

CICLISTAS Lunes 26 de diciembre. Yo le escapo a la familia. A veces esto resulta un continuado de camping en hospedaje. Todavía no llegó el turismo de temporada y hay ciclistas en todos lados, principalmente europeos. Hay bicis rodado 29, hay plegables rodado 26, hay quienes van solos, hay parejas, pocos chicos y muchos rondando los 30-40 años. Hay algunas horquillas rígidas. Hay muchos con portapaquetes delantero. Muchas marcas que no conozco. Eso si, bicis buenas, soy el único que va con una de acero común pero tengo fe que ya aparecerá algunos con bicis más modestas y artesanales. Los europeos hacen camping aunque diluvie. Me llama la atención su austeridad y su constancia. Se nota que llevan unos cuantos viajes en su experiencia. Muchos van demasiado rápido. Porque el físico les da, o porque los apremia el calendario. Tengo la sospecha que se pierde algo. Lo bueno es que renuevo contactos cada día. A veces somos seis en un mismo camping. Otras veces me toca acampar solo.

LAGO YELCHO a SANTA LUCIA Lunes 26 de diciembre. Es el día que salgo más temprano. La cuesta Moraga de 600 metros de altitud me espera. Parto del camping de Yelcho en la Patagonia en el kilómetro 252, por un tramo de asfalto que se aleja del lago con algunas subidas. En el kilómetro 258 hay un puente y un arroyo. Ahí encuentro acampando libre una pareja de Bariloche. En el kilómetro 262 empieza la cuesta sobre ripio. Hay un obrador para pavimentar. Se parece el bosque que rodea al camino de los siete lagos. Vamos bordeando un río y cruzando sus arroyos. La pendiente obliga a pedalear y caminar. Se pasa el Puente Maldonado. Son 600 metros de desnivel hasta el kilómetro 269, pasando el puente La Pera. Allí comienza la bajada y las obras de pavimentación en marcha sobre una mano. Hasta Santa Lucía se llega casi sin pedalear sobre tramos de asfalto recientes, sin demarcar aún. De golpe se abre la vista del valle, el Río Frío y el pequeño poblado. Al oeste algunas cimas nevadas. ¡Hermoso!

BICI AUSTRAL

PAGINA 26


Al ingreso sale el camino que va a Futaleufú. El poblado es sencillo. Ubicado en el kilómetro 277. Tiene su mercado donde hay carne, fruta y despensa. Enfrente el pan casero se hace en el momento. La iglesia merece una foto. La ruta hacia el sur sigue asfaltada. Un cartel anuncia horarios que interrumpen el paso por trabajos pero nunca encuentro la carretera cortada. Hay un mirador y un descanso al río. A 3 kilómetros se encuentra una pequeñísima iglesia blanca y solitaria, cerquita un espacio de camping muy bonito y sencillo. Río y coihues. Cuesta 2 lucas por persona. Hay bancos, asador, leña, agua y baño. No hay duchas ni electricidad. La señora que cuida el lugar vive en frente. Por la tarde seremos cinco ciclistas aquí acampando. Unos suecos, un inglés, un muchacho de Bariloche con el que converso bastante. Los ciclistas nos saludamos, somos cada día más, la gente te pregunta, te saluda. Quizás este bueno, quizás sea una necesidad de solitarios buscando conversación, a veces cuando la conversación se hace intensa me abruma un poco. El día fue corto, solo 30 kilómetros. pero el lugar merece una tarde libre y la noche una carne asada.

SANTA LUCIA a LA JUNTA Martes 27 de diciembre. El camping al sur de Santa Lucia fue perfecto y sencillo. Primera noche que pude asar algo de carne. No se porque en Chile las parrillas no tienen parrilla. Salgo temprano para un día largo. Anoche se vieron algunas estrellas. Hoy el cielo es celeste con nubes claras. Voy bordeando el Río Frías. Verde y torrentoso como casi todos. A los pocos kilómetros hay un sitio de descanso El cóndor. La ruta es asfaltada. En el kilómetro 292 se cruza el río y luego hay otro lugar de descanso. Más adelante se pasa por Fundo Violeta, que anuncia comida y alojamiento pero esta cerrado. El camino sube y la vista se pierde hasta que de golpe se abre el valle de Villa Vanguardia en el kilómetro 305. Se cruza sobre el Río El Oeste. El lugar son apenas media docena de casas iguales, de madera y chapa, de color ladrillo.

BICI AUSTRAL

PAGINA 27


REGION DE AYSEN Nada lo indica pero hemos pasado de la Región de los Lagos a la Región de Aysén. Tres kilómetros después se termina el asfalto. El ripio es muy suelto y cansador, luego mejora un poco. Me cruzo un par de ciclistas ingleses que van hacia Futaleufú. Conversamos unos minutos y nos recomendamos lugares. En el kilómetro 323 hay un refugio de madera y un cartel que señala El yunque. Tres kilómetros más y se encuentra un puente colgante cruza el ancho Río Palena, ahora vamos siguiendo su valle hasta La Junta. Más adelante hay un desvío a Valle Mirta. Y en el kilómetro 232 vuelve a aparecer el asfalto hasta el final del día. El camino no tiene cuestas importantes pero sube y baja todo el tiempo. Se pasa frente a un sitio de remates de ganado con sus corrales vacíos, de madera y troncos. Hay lindas vistas del valle del Palena. En el kilómetro 343 esta el camping Los Avellanos y poquito después esta el puente colgante sobre el Río Rosselot. Faltan dos kilómetros más hasta La Junta. Hay viejos caminos por donde llegaban los colonos y pioneros a estos lugares. Al oeste se encuentra el Puerto Rubén Marín, un pequeño pueblo de pescadores, en la desembocadura del Río Palena. Hacia el este, el camino lleva a Lago Verde, la Cordillera Sierra Negra y un pequeño poblado. Se recorre el Valle Mirta, zonas y campos ganaderos, mucho bosque, ríos y el Paso Internacional Las Pampas, a la Argentina.

LA JUNTA La Junta es un pueblo sencillo. Apenas más grande que Santa Lucia. Su oficina de informes esta abierta y me recomiendan alojamientos. Hay supermercados, hospedajes a 10 lucas, una bonita plaza, una capillita bien pequeña, una estación de COPEC llena de calcos de motoviajeros, una casa de te sobre la ruta muy buena y muy cara, pero me doy el gusto. Ubicado próximo a la confluencia de los Ríos Palena y Rosselot, La Junta se conoce como “El pueblo del encuentro”.

NOTAS Miércoles 28 de diciembre. En este viaje me viene sobrando paisaje y me faltan historias. La Carretera Austral es tan retorcida como lineal. Te propone un

BICI AUSTRAL

PAGINA 28


recorrido único, sin desvíos y con etapas casi fijas. Y uno está solo una tarde breve en cada pueblo. A veces no me doy cuenta que aquí soy extranjero. No siento esa tensión, ese medirse, esas rivalidades localistas. Aquí para un ingles no soy la guerra de Malvinas, solo soy otro ciclista de distinta nacionalidad. Para un chileno no soy el que perdió dos copas América, solo soy el que habla un español diferente. Uno esta acostumbrado a sus propios regionalismos, los asimila como normales y universales hasta que descubre que no lo son.

LA JUNTA y VALLE MIRTA Miércoles 28 de diciembre. Dicen que en la Patagonia quién corre pierde el tiempo. Me quedo hoy en La Junta para recorrer algo afuera de la Carretera Austral. Ir dos días a Puerto Rubén Marín era interesante pero lejano y agotador. Es el puerto a través del cual llegaban los colonos y subían el valle del Río Palena. Luego en distintos valles se asentaban para explotar la madera y el ganado. Voy al este, a recorrer estos valles. El primer destino es el Río Rosselot, su puente y su lago. Charlo con los operarios que lo están pintando. Hablamos de truchas y bicicletas. El camino tiene tramos muy poceados y otros mejores. Voy viendo fundos ganaderos. Cruzo distintos valles, paso el pequeño Lago Negro y luego la bifurcación al Paso Las Pampas. Cruzo otro puente y voy hacia Valle El Quinto. Algunos cerros se meten entre las nubes, muestran sus barrancos, algo de nieve en las cimas. Encuentro un puente colgante de madera, unas playitas hermosas sobre Río Quinto, un oculto Lago Claro Solar, una bifurcación al valle Río Cuarto. Mucho ganado, chivos, gansos, algún caballo. También muchos árboles caídos. Voy retornando por la Ruta 501. Son otros 20 kilómetros hasta el asfalto, por caminos en el medio del bosque, con lindísimas bajadas moderadas. Finalmente bordeo el Río Mirta y su valle, cruzo arroyos que lo alimentan. Y llego al asfalto de la Carretera Austral, 12 kilómetros al norte de La Junta.

LA JUNTA, KILOMETRO 350 Jueves 29 de diciembre. Para hacer estos primeros 350 kilómetros de Carretera Austral pedaleé unos 700. Es interesante ir haciendo algo más que solo cumplir

BICI AUSTRAL

PAGINA 29


etapas. Y eso que me quede con ganas de las termas de El amarillo, el Parque Hornopiren o el ventisquero Yelcho. Los poblados más grandes apenas rondan los 3 mil habitantes. Hornopiren un poco mas. Villa Vanguardia una docena de casas. Por suerte aquí el turismo es un medio de vida pero no esta invadido de negocios para el turismo, no hay tazas y remeras que digan "yo estuve en Santa Lucia" o ferias de artesanos repetidas o barcitos de cerveza artesanal. En Hornopiren hay de todo, hasta “guifi” gratis en la plaza. En Chaitén conseguí buenas cerezas. En Santa Lucia unas chuletas para asar. En La Junta casi no hay fruta fresca. Poco a poco las provisiones se reducen. Coyhaique esta más al sur, también Cisnes y Aysén. Seguramente sean más provistas. Quiero unas empanadas de mariscos como las de Caleta La Arena, esperando el ferry. Ahora me toca Queulat, su Parque, el Ventisquero y su cuesta.

LA JUNTA a PARQUE NACIONAL QUEULAT Jueves 29 de diciembre. El día amanece gris y los cerros entre nubes y bruma. Me preparo para la lluvia pero el pronóstico acierta y poco a poco el cielo es el más celeste que he visto en diez días. Salgo temprano hacia el sur. Por unos 28 kilómetros de asfalto. En el kilómetro 365 esta el camping Puerto Ness con sitios techados. Vamos por el valle del Río Risopatrón. En el kilómetro 369 cruzamos el Puente Los Cesares. El lugar se llama Vista Hermosa, son solo un par de casas de campo. La ruta parece que gira y nos muestra la confluencia de dos valles. Vista Hermosa, perfecto nombre. Un poco más adelante se cruza el caudaloso Río Risopatrón y vamos a empezar a bordear el lago del mismo nombre. Se nos termina el asfalto. El ripio no es malo. Es ancho. Sube y baja. Cansa pero no es algo extremo. En el camino cruzo un par de ciclistas franceses que vienen ¡desde Quito! Promediando el kilómetro 380 hay un sitio de campings y senderos -sector angostura- con vista al lago. Cruzo varios puentes y arroyos. Ya a unos 45 kilómetros de La Junta empieza la bajada a Puyuhuapi. El sector esta en obras de pavimentación. La vista del pueblo colorido y el extenso fiordo es otra belleza.

BICI AUSTRAL

PAGINA 30


El pueblo es pequeño. Fundado en 1935 por colonos alemanes, tiene algunas casas siempre de madera que le da ese perfil. Su calle principal, una bonita plaza sobre la costa, alojamientos varios, un par de campings bien instalados. Ahora encuentro otros ciclistas alemanes. Por un rato somos cinco pedaleando el fiordo de Puyuhuapi. También cruzamos un gran micro de patente de la UE. Este tramo esta en obras y tiene asfalto unos cinco kilómetros. El fiordo es muy bonito. El camino es una cornisa abierta en el barranco de piedra. Pasamos unas pequeñas termas, el aeródromo y el fiordo sigue hasta el camping Las Toninas. El camino gira, bordea el torrentoso Río Ventisquero y lo cruza. El final del día es desviarme al camping del Parque Nacional Queulat. Son dos kilómetros desde la carretera. Cuesta 5 lucas la entrada al Parque y otras 5 lucas por persona el camping. Los sitios se comparten. Tienen techado, bancos, duchas de tarde y noche, solo se permite cocinar en cocinillas. No hay electricidad ni proveeduría. El ingreso al Parque es hasta las 17 horas, luego cierra y no se puede ni entrar ni salir. Olvídense de la ducha, no hay agua en los baños. La arreglaron al día siguiente. Mañana será día para caminar los senderos y llegar al mirador del ventisquero.

PARQUE NACIONAL QUEULAT Viernes 30 de diciembre. Llovizna y cielo gris. No se ve mucho más que los árboles a 50 metros. El plan era caminar el sendero al Ventisquero Queulat y tengo desilusión. No se ve nada y ayer estaba tan celeste. Dicen que algunos siglos atrás anduvo por aquí el Padre García buscando La Ciudad de los Césares. Me obligo a empezar el sendero y me vuelvo a maravillar de este bosque húmedo y frío. Todo es verde. Los árboles y piedras cubiertos de musgos y líquenes. Se cruza un puente peatonal colgante sobre el Río Ventisquero y se empieza a subir. El primer tramo se hace cansador. La humedad y la llovizna hacen algunos sectores embarrados. Se pasa un mirador y un par de bancos para descansar. Detrás de la impenetrable vegetación se alcanza a ver el Lago Témpanos. La segunda parte del camino tiene algunos obstáculos pero no asciende tanto. Parece un bosque de duendes.

BICI AUSTRAL

PAGINA 31


El tercer tramo es irregular. Desniveles entre piedras y raíces, un tramo del sendero se hace cauce del agua que baja, más barro y más lluvia. El entorno es una densa bruma. Hay tramos de turbales, otros más selváticos. No faltan las nalcas ni el canto de los pájaros, ni esas pequeñas florcitas rojas llamadas botellitas, de fondo el rugido del agua. Llegar al mirador del final del recorrido es confirmar una desilusión. Apenas se ven unas caídas de agua entre los barrancos, el lago de color verde y una masa de hielo en lo alto. Lo fascinante fue el camino. La lluvia ya me mojó demasiado, por suerte aquí hay un pequeño techo bajo el que acampar. La lluvia cede y un poco la bruma se abre. Quienes fueron después han visto un poco más. En el regreso hasta aparece un reflejo de sol. Al volver visito el centro de interpretación. También hay algún sendero más corto que se puede recorrer y lleva a la Laguna Témpanos. El Parque cuenta con más de 150 mil hectáreas, su nombre significa “sonido de cascadas” en el lenguaje de los Chonos. El cerro Alto Nevado (2.225 mts.) del cual nace el Ventisquero Colgante, es su cumbre más elevada. Su clima es marítimo, templado y húmedo, con intensas lluvias. El famoso Ventisquero Colgante fue descubierto en 1875. Gran parte de sus bosques permanecen inexplorados.

EL NIÑO Viernes 30 de diciembre. Son las ocho de la tarde en el Parque Queulat. Ya cené, llovizna, hace fresco y hago tiempo para irme a dormir. Estoy esperando que amanezca, desayunar, guardar todo y mentalizarme para encarar la Cuesta Queulat y llegar a Puerto Cisnes a pasar la noche de año nuevo. Cuando era chico, mis abuelos tenía un criadero de pollos y yo iba todo el día de la casa a la tranquera en mi bicicleta, una y otra vez. Recuerdo el camino, los dos pinos, la curva, los eucaliptos y la tranquera. Luego el criadero quedo abandonado, yo solo volví a andar en bicicleta de alquiler alguna rara vez. Y ¿que hago aquí, a 2 mil kilómetros de casa? Mientras escribo se largo a llover. Espero que mañana el día mejore para seguir dando vueltas con mi bicicleta por la interminable quinta de mis abuelos.

BICI AUSTRAL

PAGINA 32


PARQUE QUEULAT a PUERTO CISNES Sábado 31 de diciembre. Entre lo planificado durante meses y lo imprevisible, elijo hoy seguir camino hacia Puerto Cisnes para pasar allí el año nuevo. El día no es nada bueno, llueve como casi se me ha hecho habitual. Salgo con la esperanza que mejore. Durante meses que planifiqué este viaje leí y escuché de la Cuesta Queulat, como uno de los tramos más esforzados para atravesar. Vista desde los mapas, todo parece fácil, pero lo mejor que he aprendido es a pensar que por delante hay algo verdaderamente agotador. Si lo pienso al revés, se hace más pesado aún. Así que levanté todo temprano aunque debí guardar mi carpa mojada, protegí como pude la ropa en mis alforjas impermeables y el resto con bolsas plásticas y salí a la Carretera Austral rumbo al sur. El primer tramo fue accesible, un par de kilómetros hay un lugar que ofrece cabañas y camping. La lluvia persiste y bastante, se bordea el Fiordo Queulat donde hay un mirador y luego empieza una subida moderada. Aparecen algunos obradores de los trabajos de pavimentación que apenas están comenzando. Entre la lluvia empiezo a ver un refugio grande de madera, de las obras viales, me voy acercando con cierto cansancio dispuesto a hacer una pausa bajo techo pero descubro que esta ocupado por la carpa de un ciclista. Sigo hasta que aparece otra casilla muy pequeña, pero al menos puedo secarme la cara unos minutos. Uno es testarudo, la lluvia es fuerte, camino más que lo que pedaleo, la cuesta apenas ha comenzado y sigo, pero este lugar me demostraría varias veces que te acompaña hasta cuando uno no lo piensa. Mientras lucho con mi bicicleta, se detiene a mi lado una camioneta. Un hombre en mal castellano me pregunta si quiero subir. Testarudo si, pero tonto no, dudo apenas medio segundo. Yo hubiera sido incapaz de pedir ayuda, pero aquí te ayudan aunque no quieras. Cuesta un poco cargar la bici con todo el equipo pero logramos acomodarla en la caja. Mis padrinos son un alemán y una brasilera. El hombre habla poco español, su pareja hace de traductora. El ciclista genera interés y curiosidad. Nos pasamos un largo rato hablando de cicloturistas y maravillándonos del paisaje.

BICI AUSTRAL

PAGINA 33


Esta ruta es una escuela, te enseña y se brinda de una manera que me ha enamorado. La subida era realmente formidable, barrosa y en bastante pendiente, se cuentan 33 curvas, la lluvia no da pausa, el bosque que nos rodea es una maravilla verde impenetrable. Luego de pasar el punto más alto, se encuentra el acceso al sendero Bosque Encantado. Allí hay una casilla de ingreso y una caminata de dos o tres horas que todos recomiendan. Lamentablemente no hay ningún camping ni hospedaje. Aquí entre un bosque siempre verde, musgos y líquenes, se llega hasta una laguna y el nacimiento del Río Cascada. Nosotros seguimos y empezamos el descenso, tan abrupto como la subida, tan barroso y con tantas vueltas, que hacerlo en bici sería igual de complicado que el ascenso. Finalmente llegamos al asfalto y al Puente Steffen. Hay unos refugios de material para aguardar el paso de los buses. Allí mis conductores siguen por la Carretera Austral hacia Amengual, Mañihuales y Coyhaique. Yo bajo para desviarme hacia Puerto Cisnes por la ruta X-25. Me restan 32 kilómetros de asfalto angosto y sin banquinas, la lluvia continua todo el día. Al menos mi camino bordea el cauce del Río Cisnes lo que hace que no tenga fuertes pendientes, pero me lleva algo más de dos horas recorrerlo. Corre al pié de formidables barrancos de piedra, muchísima vegetación, curvas. Promediando este tramo hay obras de pavimentación, un tramo de ripio de una sola mano. Faltando diez kilómetros el camino se bifurca. Un desvió conduce al Aeródromo y sigue bordeando el Río Cisnes. El asfalto va al pie de los barrancos. Llego a Puerto Cisnes bastante agotado, pese a haber tenido formidable ayuda con la Cuesta Queulat. Busco alojamiento sin encontrar ningún lugar para preguntar, calles solas, lugar de informes cerrado, tarde de fin de año. En un mapa veo la dirección de un par de hospedajes y hostales. Al primero nadie me contesta, en el Hospedaje Santa Teresita tengo mejor suerte. El lugar ofrece habitaciones compartidas por 12 mil pesos con un sencillo desayuno, baño con agua caliente, pero no sirve comidas. Cerca hay una cafetería y restaurante Orión que ofrece cocina y por fortuna todavía esta abierto.

SENDERO BOSQUE ENCANTADO Este sendero tiene una longitud de 1.700 metros. Se inicia a 32 kilómetros al sur de Puyuhuapi sobre la Carretera Austral, luego de atravesar la Cuesta Queulat.

BICI AUSTRAL

PAGINA 34


Se asciende a través del bosque siempre verde, para finalmente llegar a una laguna a los pies de una pared de roca en forma de anfiteatro. En ella es posible observar témpanos, donde nace el Río Cascada.

PUERTO CISNES, AÑO NUEVO Domingo 1 de enero. Frente al Pacífico. Es extraño. Es casual. Tercer día de lluvia y parece que va a seguir. Llovizna, lluvia cinco minutos, para, cinco minutos de sol y otra vez llovizna. Se repite desde hace días. Descarto hacer una salida costanera con la bici y camino el pueblo que hoy es fantasma. Todo cerrado. Nadie caminando. Los pequeños barcos pesqueros de colores, la bruma que cubre el canal y los cerros, algún sendero urbano y agreste, un enorme hospital, parque, iglesia. Encuentro unos calafates y muchas rosas. La localidad es sede municipal que abarca hacia el norte a La Junta y Puyuhuapi. Los primeros pobladores llegaron en los años 30 y la fundación en 1954. Me cuentan que en enero y febrero llegan muchos turistas. La costanera es muy bonita. Hay lugares para comer y para caminar. Del muelle salen ferrys a Quellón, al sur de Chiloe. Y también a Puerto Chacabuco. En verano se realiza aquí la Fiesta del Pescado Frito que es muy concurrida. Caminando encuentro en el Mercado Artesanal, ubicado frente a la iglesia y la municipalidad, una oficina de informes donde dos señoras me comentan algunos recorridos para hacer subiendo a unos miradores.

PUERTO CISNES a AMENGUAL Lunes 2 de enero. Lluvia sin pausa. Soñé meses este viaje. Puse en ese sueño un destino. Lluvia o no, vine a pedalear y hacer camping. No a estar encerrado y aburrido bajo techo. Voy a desayunar mientras llueve. Decidir el día y quizás algo mas. Pregunto si alguien me puede llevar a Coyhaique, acortando mi viaje pero no hay suerte. Semanas más tarde comprendería que aquello resultaría en un viaje fascinante. Todo cambia. Con lluvia arme la bici y partí de Puerto Cisnes. La idea que alguien me dijo "el litoral es muy lluvioso", pues mejor alejarse del litoral aunque haya que atravesar la lluvia. Si me quedo aquí esperando una jornada sin mojarme creo que no saldré nunca.

BICI AUSTRAL

PAGINA 35


Los primeros 32 kilómetros los tengo conocidos a la ida. Asfalto con un tramo en obras entre el kilómetro 16 y 22. Hay tramos cortos con mucha piedra suelta. Cuesta rodar y cuesta frenar. Los v-brake mojados pierden efectos. Paso el viejo acceso a Puerto Cisnes que lleva al aeródromo. Impresionantes paredones de roca, cascadas por decenas que bajan de todos lados. Mucha bruma, lluvia y el murmullo del río. Vuelvo a la bifurcación de la Carretera Austral y el Puente Steffen. Al norte están Queulat y Puyuhuapi. Al sur Amengual, mi destino para esta tarde. El kilometraje de la Carretera Austral es confuso. Ahora dice 450. Estoy a unos 30 kilómetros de Amengual, 86 de Mañihuales y 166 de Coyhaique. Un par de kilómetros y recorro el Viaducto El Gato, donde la ruta da vuelta sobre el río para eludir un enorme barranco. Un poquito más adelante hay un sector de descanso, con techado. Piedra El Gato. Lamentablemente muy sucio. Unos cinco kilómetros mas y hay otro, El Lobo. La ruta viene ascendiendo moderadamente desde Puerto Cisnes. Continúa la lluvia y hay que cuidarse de enfriarse en las bajadas. Ahora la ruta sube un poco. Luego baja rápido y cruza el Puente Río Grande. Siguen los farallones de roca, las cascadas infinitas. Abajo el Río Cisnes. Se abre un vallecito donde la actividad ganadera arrasó con el bosque, queda una pradera verde y troncos muertos. Encuentro una parada de bus donde refugiarse para un pequeño descanso. Un gran cartel anuncia que ingreso en el Ilustre Municipio de Lago Verde. El entorno de cerros verdes y paredones es magnífico. La lluvia ha cesado y hasta hay un reflejo de sol. Advierto como la frustración de esta mañana se convierte en confianza. Cruzo el único ciclista del día y unos motoqueros saludan mi esfuerzo en la subida. Un poco más adelante un puente me despide del Río Cisnes, abierto en varios cauces y cascadas. Faltan apenas 5 ó 6 kilómetros para Amengual y comienza una fuerte subida (kilómetro 474), dando vueltas en zigzag, con una linda vista del valle que dejo atrás.

BICI AUSTRAL

PAGINA 36


El último tramo es en bajada. El pueblo es pequeño. Tiene un enorme galpón y cancha de fútbol sobre la ruta. Atrás se ve la iglesia y la plaza. Un mapa orienta sobre el lugar. No encuentro informes turísticos pero en un mercado me indican tres alojamientos. Me impresionan las pocas provisiones que ofrecía la despensa. Vuelve a lloviznar un poco, por momentos sale el sol. Me indican que el camping de Lago las Torres esta cerrado –por estar ubicado al pie de un barranco con riesgo de desprendimientos-. En la calle principal hay un par de carteles de alojamiento. Elijo Residencial El indio, donde puedo comer algo, bañarme, dormir calentito y aprovechar el wifi. Salgo a recorrer las pocas cuadras de Amengual, fotografiar su iglesia, mientras veo uno trío de ciclistas seguir camino rumbo al sur pese a que falta poco para que empieza a oscurecer. Todo cambia y yo celebro que mi confianza ha vuelto.

LLUVIA Un amigo me dijo semanas antes de partir "te vas a mojar" y creo que me salvó. Yo sabía del clima lluvioso pero lo subestimaba. Ahí me equipé con buenas alforjas impermeables y una buena campera. No, pilotín y bicicleta son incompatibles. Pero muchas veces en el camino me encontré con lugareños que me reconocieron "este verano es muy lluvioso". De cualquier forma, bienvenidos al bosque valdiviano y sus lluvias que son las que producen estos verdes impenetrables y los glaciares que tanto amamos.

AMENGUAL a MAÑIHUALES Martes 3 de enero. Lluvia fuerte toda la noche y hay que seguir. Un buen desayuno chileno con café, pan amasado, queso, dulce y pate de ave. La mañana es bastante fría. Parto de Amengual (kilómetro 480) rumbo al sur. Son 60 y pico de kilómetros de asfalto. La primera mitad con cierta subida. La segunda en bajada. El camino recorre vallecitos donde la explotación ganadera ha convertido el bosque impenetrable en praderas verdes. A unos siete kilómetros encuentro el Lago las Torres y su parque. Hay un mirador del lago y los cerros. Y una zona de camping clausurada por peligro de derrumbes. Estoy al pie de un enorme paredón rocoso.

BICI AUSTRAL

PAGINA 37


La lluvia se hace llovizna. El frío se atenúa. Al sur se ven enormes cerros con sus cumbres cubiertas de hielo y nieve permanente. El camino serpentea entre ellos. Un cartel anuncia cóndores pero no se dejan ver. Se abre un nuevo valle y llega un poco de sol. El paisaje es monumental. Salgo del Ilustre Municipio de Lago Verde y llego al kilómetro 500 de la Carretera Austral. Promediando el día se cruza el Puente Campo Grande y más adelante otro sobre el Río Mañihuales. Y el camino a Mina El Toqui (kilómetro 515). La vegetación cambió. No hay nalcas tan populares más al norte. Vuelven los lupines, aparecen los calafates. El clima es menos húmedo, más mediterráneo y más frío. Se pasa junto a la Laguna Aguirre Cerda donde parece haber un camping en su costa, entre el bosque. Más lupinos, más farallones enormes, más praderas cubiertas de árboles en putrefacción. Se pasa una planta de piscicultura. Llegando a Mañihuales el camino se hace recto. Del otro lado del río hay zonas de ganado. Un desvío lleva al puentecillo colgante Los pioneros y otro a Pasarela Mañihuales. Paso un gran vivero y hay forestaciones de pinos. Mañihuales me recibe con lluvia luego de unas horas tranquilas. Es un pueblo con más actividad que los anteriores. Tiene alguna cafetería, restaurante, un puesto de artesanías, estación de COPEC y movimiento local. Otra de sus particularidades que su iglesia no es de madera. Informes turísticos no encuentro pero sobre la ruta –al sur- se ubican el camping Bordederio y el hospedaje Doña Ruth. Bordederio cuesta 4 mil pesos, cuenta con un predio con pasto y árboles, un refugio de madera con cocina a leña, baños con duchas de agua caliente y en la casa hay wifi. Allí me encuentro un ciclista de Japón y gracias a la hospitalidad de nuestros anfitriones tenemos leña y encendemos la cocina económica.

MANIHUALES a CAMPO LINDO Miércoles 4 de enero. Si hay tres opciones ¿cual elegir? No tengo información del camino pero la más difícil y larga parece la más interesante. A 30 kilómetros siguiendo el Río Nireguao debería haber un camping llamado Campo Lindo. 20 kilómetros más el pueblo Nireguao. Luego Villa Ortega o Coyhaique Alto. Tres días. Dos noches. Para llegar a la ciudad de Coyhaique. El camino sale como un desvío hacia El gato, al norte de Mañihuales. Rodea el cementerio siempre florido y luego de unos pocos kilómetros empieza a

BICI AUSTRAL

PAGINA 38


ascender. Pese a lo solitario, pasan algunos vehículos. El río Nireguao corre abajo encajonado. El camino cada vez más alto. Angosto y con mucho ripio suelto. Las vistas pese a la ya habitual neblina, impresionantes. Los paredones de roca a noventa grados se combinan con el bosque andino y las praderas ganaderas. Camino más que lo que pedaleo hasta llegar a un puentecito de barandas rojas. Cruzo liebres, bandurrias, ovejas, perros, gallinas. Atrás queda el valle grande de Mañihuales. Adelante valles pequeños, algún galpón con leña, subidas y bajadas duras. Me han llevado casi tres horas avanzar diez kilómetros. He subido mucho pero ahora el camino baja. No conozco el camino y temo quedar atrapado en un sube-baja interminable. El día es bastante frío. Tantas dudas me deciden a abandonar mi destino y retornar a Mañihuales. La vuelta no es tan fácil. Los frenos mojados tienen poco efecto con la bici cargada en pendientes tan bruscas. A veces prefiero caminar. Ya llegando me desvío al cementerio, cubierto de flores artificiales. Robo unas cerezas de unos frutales vecinos y vuelvo al camping Bordederio. Mañana emprenderé camino a Coyhaique por otra alternativa menos exigente. Pero esta había que probarla para sacarse las ganas, sino me iba a sentir en falta después.

MAÑIHUALES a VILLA ORTEGA Jueves 5 de enero. Ayer tenía tres opciones para ir a Coyhaique e intenté la más difícil. Ahora me quedan dos y vuelvo a descartar el asfalto por donde van todos. Al fin hay un poco de sol y van 12 horas que no cae una gota. Hay que aprovechar porque no va a durar mucho. Salgo bastante temprano desde Mañihuales (kilómetro 535-540). El primer tramo son 14 kilómetros de asfalto con leve descenso, buena banquina y bastante tránsito. Bordeando el Río Mañihuales, con muy lindas vistas de los cerros y los barrancos de roca. Sigue el valle ganadero y sus pastizales. Un desvío muestra otra pasarela colgante Río Cañón. Se pasa por un par de miradores. Llego a mi desvío, donde la Carretera Austral sigue por ripio hacia Villa Ortega por el valle del Río Emperador Guillermo. La ruta asfaltada une Aysén y Coyhaique, puerto y ciudad, pasando por el Parque Simpson, farallones, cascada y túnel.

BICI AUSTRAL

PAGINA 39


El ripio empieza un ascenso moderado y continuo. Estoy a 33 kilómetros de Villa Ortega y a 66 de Coyhaique. Las vistas muestran el río, grandes cerros de cumbres nevadas, pastizales, bosquecillos. Mucho verde y roca. Mucha actividad agropecuaria. Se cruza el Puente Cabezas sobre el Río Emperador Guillermo. Y luego el Puente El malito. En San Sebastian hay un pequeño altar pero también un refugio. El camino cruza algunos puentes de madera y el ripio no está mal. Aparece un poco de viento oeste y algunos álamos junto a las casas. El Quincho de Don Noe ofrece camping rural, pero es temprano para cerrar el día. Hay pastizales y algunas áreas de cultivo de forrajes para animales. Comienza una parte muy bonita. La nieve en los cerros aumenta. Las praderas ondulan. El río queda abajo. Se cruza el Estero El malo y una enorme planta de la empresa Indura. Llego al punto mas elevado del día. A 570 msnm y me encuentro un ciclista brasilero haciendo el recorrido inverso. Unos saludos en portuñol y cada uno sigue camino. Ya cansado emprendo la bajada a Villa Ortega (kilómetro 580), pero queda poca energía para llegar hoy a Coyhaique. El poblado es disperso y tiene poca actividad turística. Encuentro alguna despensa, una plaza con maquinaria rural vieja, su iglesia, una panadería, un puesto de Carabineros. Al primer hombre que observo le pregunto y me orientan a un restaurante donde preguntar por alojamiento. Me cuentan que aquí nieva pero este invierno poco. Que en Coyhaique hay mucho turismo. Desde Villa Ortega hay caminos a la Reserva Trapanandas, al poblado de Nireguao y un paso a Argentina. Es interesante como todo se mezcla, el lugar donde hago noche es casa familiar, restaurante, hospedaje. La dueña de casa es fundadora de la villa. Sus vecinos, sus parientes. Una merienda de pan, huevos y café. Una cena familiar de sopa de cordero y cordero con arroz. La mejor comida es la casera. Las novelas aquí tratan de familias en quiebra y paraísos fiscales, las noticias buscan al próximo presidente de Chile. ¿Como evitar las comparaciones? Es igual en todos lados. Pero también es tan diferente. Creo que estoy empezando a entender este viaje y sorprenderme gratamente de lo que encuentro.

BICI AUSTRAL

PAGINA 40


VILLA ORTEGA a COYHAIQUE Viernes 6 de enero. Desayuno casero en Villa Ortega (kilómetro 580). Anoche hubo una riquísima sopa de cordero y luego cordero con arroz compartido en familia. Me recuerda el Residencial Sofia donde estuve en Contao. Desayuno y salgo temprano. Mi expectativa es un día leve. Nunca confíen en las expectativas fáciles. Estoy a 520 msnm y debería bajar pero el camino sube hasta los 750 msnm en sus primeros diez kilómetros (kilómetro 590) y es un empedrado duro. El cielo casi totalmente celeste. Pocas nubes grises. Un hermoso arco iris sobre el Cerro Rosado. Pampas de altura, onduladas y cubiertas de pastizales. ¿Como habrá sido este lugar cuando todo era bosque? Es un camino de trabajo y hay tránsito de camionetas y camiones. A partir del kilómetro 590 comienza una violenta bajada de 4 kilómetros. Ya el día desmejora y empieza a lloviznar. La llovizna se hace lluvia y el camino entra en un sube y baja. Llegar hasta el asfalto que viene de Puerto Aysén se hace cansador. Solo esperaba encontrar un refugio de bus, para no mojarme tanto. Allí cruzo una pareja de ciclistas con su hijo, rumbo norte. Me restan 10 kilómetros por una ruta muy transitada y sin banquina, con pendientes fuertes y lluvia. El mirador Marchant no luce bajo la lluvia. Abajo corre el Río Simpson. Decido circular por una inexistente banquina de ripio y pasto lo más posible. Siempre he confiado en los frenos v-brake pero la combinación de agua, arena y fuertes pendientes desgastó los frenos delanteros. Elijo caminar lo que me resta aún cuando llueve bastante. Llevo repuestos pero no quiero hacer la reparación a mitad de camino bajo la lluvia. En la entrada al Parque Coyhaique se encuentra el Camping Alborada. Luego una bifurcación donde doblo rumbo al centro de la ciudad. En la plaza central hay una oficina de turismo cerrada, me confunde hasta que me indican un carrito vecino con información. Luego de un par de semanas vuelvo a ver semáforos y un enorme supermercado donde hay de todo. Pensar que a solo 50 kilómetros las despensas son tan desprovistas.

BICI AUSTRAL

PAGINA 41


MAPAS y RECORRIDOS WIKILOC 2 - CHAITEN - LAGO YELCHO - SANTA LUCIA - LA JUNTA - QUEULAT - PUERTO CISNES - PUERTO CISNES - AMENGUAL - MAÑIHUALES - VILLA ORTEGA COYHAIQUE

RESERVA NACIONAL RIO SIMPSON Se encuentra ubicada en el valle del Río Simpson, se accede por un camino que se inicia en el kilómetro 37 de la ruta que une Puerto Aysén con Coyhaique. Entre valles y quebradas, se destaca el Río Correntoso y la Cascada de la Virgen, entre una exuberante vegetación producto de su clima húmedo. Abarca una superficie de 40 mil hectáreas. Entre una flora y fauna característica de toda la región andina patagónica con coihues, chilcos, mañío, ciruelillos, canelos, así como zorros, bandurrias, patos, algún pudú y más difícil un puma, lo que se destaca es el huemul. El huemul es el ciervo más austral, está en peligro de extinción, y por lo tanto es muy difícil que lleguemos a poder observarlo. Vive en grupos de dos o tres ejemplares, la madre con sus crías. Sus machos tienen astas, es herbívoro y puede pesar entre 40 y 100 kgs. En Chile es considerado Monumento Natural y si figura esta presente en el Escudo Nacional.

VIAJAR SOLO Viernes 6 de enero. ¿Viajar solo? La palabra soledad parece condenada de ante mano. Se supone que nadie te dice como vivir pero te cargan de preconceptos y uno de ellos es el "juntos y compartido". Yo no se como deberían ser las cosas, solo se como las hago. Y si elijo hacerlas solo es porque me da libertad y paz. Las esperas y compromisos me aterran y ese mal entendido "compartido" que resulta en una invasión del otro, lo sufro mucho. Vivo en una sociedad que actúa invadiendo al otro. Viajo para tomar distancia. Me voy todo lo lejos que puedo para que no me alcance. Una ilusión transitoria. Hay muchos viajeros solitarios. Casi la mayoría. Cada cual tendrá su porque y será distinto del mío. Es como una fraternidad de encuentros fugaces, tan pasajeros como un saludo en la ruta o una noche de hostel. Estaré tres noches en Coyhaique en el mismo hospedaje, con gente que apenas veré esos días y luego se perderá.

BICI AUSTRAL

PAGINA 42


A veces los viajeros corremos, una noche en cada lado y a seguir. Yo voy buscando mi ritmo, apenas más lento pero no tanto para que no se torne aburrido.

PUERTO AYSEN Sábado 7 de enero. Voy a Puerto Aysén en bus solo por hoy. Iba a ir en bici y quedarme unos días, pero decidí ir por Villa Ortega, por el trazado de ripio. Así que hoy voy para que no me que pendiente. A una cuadra de la Plaza de Coyhaique esta la pequeña oficina de los buses que me conducirá a Puerto Aysén. Cada empresa sale de su propia sede, no hay una terminal común. El camino de asfalto de Coyhaique a Aysén sigue el valle del Río Simpson. Es un recorrido sinuoso, curvas y pendientes. El valle es estrecho. Pero tiene muchísimo tránsito, incluso vehículos de carga, y no tiene banquinas. Muy peligroso para hacerlo en bici. Muchos lo hacen, pero no es para mí. En el primer tramo hay vistas de Coyhaique desde el Mirador Marchant, el río bien abajo encajonado, un túnel cobertizo y paredes de roca. Luego se desciende bastante. El valle sigue estrecho. Se pasa el acceso a la Reserva Nacional Río Simpson. Las cascadas Velo de Novia y La Virgen, están pegaditas al camino. Villa Los Torreones son unas casas dispersas. Hay despensas en el lugar. El valle se hace más amplio. Un camino vecinal indica camping a 5 kilómetros para adentro. Un desvío anuncia un camino turístico y poco más adelante el asfalto se bifurca: Mañihuales al norte o Puerto Aysén al oeste. En Aysén hago un recorrido urbano caminando desde donde termina el bus. Plaza de armas, iglesia, cerrito, calle comercial, la oficina de turismo esta abierta, un café, un poco de la costanera, las viejas construcciones del puerto que se mudó a Puerto Chacabuco, el Puente Colgante Presidente Ibáñez, una feria frente a la plaza, otra feria cruzando el puente. Lo más lindo son los trabajos en lana, rústicos y de colores vivo. Los primeros colonos llegaron aquí a mediados del siglo XIX, hoy la ciudad casi tiene 30 mil habitantes, es la capital comunal y provincial, esta ubicada junto al Río Aysén y el Fiordo en su desembocadura. Las primeras actividades fueron la ganadería, la pesca y la explotación del Ciprés de las Guaitecas. Actualmente la pesca de salmones y el turismo bastante exclusivo a la Laguna San Rafael.

BICI AUSTRAL

PAGINA 43


El Puente colgante Presidente Ibáñez fue inaugurado en 1968, es un ícono de la ciudad y su puerta de ingreso, fue declarado Monumento Nacional en 2007. Los sedimentos arrastrados desde el curso superior del Río Aysén fueron impidiendo que en el Puerto operaran barcos de mayor calado, así que desde los años sesenta esta actividad se trasladó a Puerto Chacabuco, ubicado a unos 15 kilómetros.

COYHAIQUE y su RESERVA Domingo 8 de enero. Día para recorrer Coyhaique y su Reserva. Sobre la Avenida Baquedano encuentro la Plaza de los Pioneros en homenaje a los peones rurales y ovejeros. Y el cementerio, con importantes bóvedas familiares, doble apellidos españoles, muchísimo colorido de flores de tela y una placa recordando a una docena de desaparecidos durante la dictadura de Pinochet. Hay cosas de Chile que me llaman la atención. Sus construcciones de madera, sus calefones de encendido automático, sus banderas nacionales por todos lados y la prohibición de tomar bebidas alcohólicas en la vía pública. Pero uno no debe cometer el error de casi todo turista, creer que conoce un país, su cultura, su sociedad, porque estuvo unos días paseando. Así que a seguir pedaleando. La visita a la Reserva Coyhaique fue breve y cansadora. El acceso tiene una fuerte pendiente de varios kilómetros. Y lo único que me ofreció fue vistas de la inmensidad urbana de Coyhaique, al pie de unas enormes barrancas. Hay varios senderos pero son bastante largos para dar toda la vuelta. En la entrada del gran supermercado hay venta callejera de riquísimas sopaipillas. Es domingo y la ciudad esta dormida. Locales cerrados y turistas caminando. El día es bueno. Nublado y con ratos de sol. Tarde de descanso y charla en el hostel. El encargado invito chorizan estilo chileno y cerveza para todos. A prepararse que mañana comienza el cruce de Cerro Castillo. ¿Por asfalto o por ripio? Creo que antes voy a recorrer el valle del Río Simpson.

RESERVA NACIONAL COYHAIQUE Saliendo de Coyhaique hacia Puerto Aysén (Ruta 240), a cinco kilómetros, se encuentra el acceso a esta pequeña Reserva Nacional de casi 3 mil hectáreas. Entre sus atractivos figuran las lagunas Verde, Venus, Los Sapos y Los Mallines. Su pico más alto es el cerro Cinchao de 1.361 mts., Hay un circuito vehicular de

BICI AUSTRAL

PAGINA 44


9 kilómetros., así como 10 senderos peatonales que le llevarán a lagunas, miradores y zonas de picnic y camping.

VALLE RIO SIMPSON a EL BLANCO Lunes 9 de enero. A veces lo que me preocupa en este viaje son las etapas sin intensidad. Tres días en Coyhaique sirvió para reacondicionar la bici, visitar Aysén y descansar un poco, era necesario. Pero empezó a ser aburrido y hace falta poner más energía. Hoy salí con un plan -el que hacen todos- y terminé haciendo otro -por donde van pocos-. Un cartel anuncia que estoy a 457 kilómetros de Puerto Yungay. Allá voy aunque mi camino será bastante más largo. Iba a hacer asfalto y subir el primer tramo de Cerro Castillo hasta Laguna Chiguay (1.000 msnm). Pero a poco de salir de Coyhaique (300 msnm). Recorrer una zona de galpones y transporte. De enormes barrancas de roca. Llegar hasta El salto y su puente sobre el Río Pollux. Me desvié hacia Villa Simpson (x-686) por camino asfaltado. El recorrido me introdujo en el corazón de este enorme valle rural. Con sus planicies verdes. Villa Simpson es un pequeño pueblo a 2 kilómetros de la Carretera Austral, con despensas, iglesia y una posada. Cinco kilómetros más adelante, Villa Frei es más pequeña aun. Veinte casas y no observo a nadie caminando. Aquí comienza el ripio. Pasé el desvío a Seis lagunas y seguí el camino a Lago Elizalde, a 15 kilómetros de la Carretera Austral. Impresionantes vistas de cumbres de piedra y nieve, bosques nativos, un camino que enfrenta este lago y lo bordea. Llegue hasta su muelle donde unos pescadores bajaban sus lanchas y retorné a Villa Frei. El camino se internaba rumbo a Lago Claro. Hay mucha Patagonia andina chilena para descubrir internándose por estos rumbos. Desde Villa Frei tomé hacia El blanco. Luego de un buen rato, me desvié a Lago Monreal y Paloma (x-696). En la bifurcación hay un buen refugio. La subida hacia Monreal son un par de kilómetros pero es dura e interminable, mucha pendiente y piedra suelta. Las vistas del Lago Paloma, cuando uno asciende, lo muestran encajonado entre abruptas barrancas, son espectaculares. Un cartel de CONAF anuncia que cuidemos no atropellar huemules, pero no logro ver ninguno. El día alterna momentos de sol y lloviznas leves.

BICI AUSTRAL

PAGINA 45


Se empieza a bordear el Lago Monreal (650 msnm), entre un bosque de coihues. Sus aguas azules y transparentes son increíblemente hermosas. El camino baja hasta el propio nivel del lago. Yo no sabía a donde iba y encontré este paraíso. Pensé acampar y hacer noche aquí, encontré algún lugar, pero el viento frío me desalentó. Me restan unos 15 kilómetros de esfuerzo hasta El blanco (420 msnm). El ripio tiene piedras grandes, sueltas y serrucho. El viento aparece con fuerza. Es el peor tramo del día. Subir cansa el doble. Hay que bajar cuidando mucho la estabilidad. Lo primero es una subida hasta los 750 msnm. Una zona de forestaciones madereras. Luego una bajada hasta el Río Blanco y finalmente el poblado sobre el asfalto de la Carretera Austral. El pueblo es pequeño y nada turístico. El museo del mate parece abandonado. Es media tarde y la única despensa abierta esta colmada de clientes. Alojamiento no se ofrece, pero ya aprendí que aquí preguntando siempre se encuentra algún lugar. Y aquí estoy, escribiendo mi hoja del día desde un hogar que me adopta por una noche. La dueña de casa prepara una rica carne con papas para la cena. Café con dulce casero en el desayuno. Y lo mejor, protegido del viento frío. Confirmando que cuanto más ripio y menos asfalto hago, el viaje resulta más atractivo. Que el dicho "en la Patagonia el que se apura pierde el tiempo" es cierto. Mañana sin falta me espera la subida a Cerro Castillo. Y claro, voy a subir empezando por otro lado.

EL BLANCO a la RESERVA CERRO CASTILLO Martes 10 de enero. No esperaba hacer noche en El Blanco (420 msnm), un pueblo sin mayor actividad turística. Tomo mate con los dueños de casa. Gente muy silenciosa. Desayuno café con dulce casero, esas simplezas que son lo atractivo de estos viajes. Paso por el Museo del Mate pero esta cerrado sin destino. En la despensa consigo unas empanadas para el camino y parto por asfalto hacia el sur. A poco de cruzar sobre el Río Blanco veo un cartel que anuncia un camino de ripio a San Miguel (x-678). Lo había visto en mapas aunque no sabía altitudes ni atractivos. El camino hace una vuelta y regresa a la Carretera Austral justo al pie de la cuesta que debo ascender hoy.

BICI AUSTRAL

PAGINA 46


Mi recorrido a San Miguel no encontró más que algún caserío, pampas onduladas, algún trabajador, ganado, galpones rurales, mucho verde y algo de ocres. Pero resultó muy bonito. Lo mejor fue recorrer al pie de la cara norte de Cerro Castillo, con sus rojizos, verdes, grises. El día muy bueno, fresco, con nubes y sol, pero un viento fuerte del oeste que a veces ayudó y otras desestabilizaba. El recorrido pasa por un derrumbe de grandes piedras. Arriba un enorme promontorio. Se alcanzan los 800 msnm y luego se desciende un poco. Empalmo el asfalto de la Carretera Austral justo al pie de la cuesta (700 msnm) y por suerte con buena banquina. La subida alterna entre forestaciones, bosque nativo, una zona de no tanta humedad como más al norte, cumbres de piedra y colores minerales. Un cartel anuncia cuidado con los huemules pero yo solo alcanzo a observar liebres y algunas aves. Se pasa el puente y la Laguna Verde, allá abajo, de playas inaccesibles y muy bonitas. Se ingresa en la Reserva Cerro Castillo y sobre la misma ruta esta la administración y el sector de camping. El camping es pago, tiene sitios techados, bancos y mesas, en un denso bosque, agua y baños. Como camping de CONAF, no se puede hacer fuego, salvo cocinas. Y las duchas son una promesa. Cuesta 5 mil por persona. El lugar es encantador pero frío y húmedo. Hay un sendero de dos kilómetros para recorrer y caminatas guiadas de varios días. Hago un tramo del sendero entre un bosque cerrado de ñires y pinos. Mi plan para mañana es bajar a Villa Cerro Castillo.

CAMPING CONAF a VILLA CERRO CASTILLO Miércoles 11 de enero. Los últimos días han sido espectaculares. Porque más allá que la lluvia se ausentó, los lugares resultaron increíbles. El valle Simpson con los lagos Elizalde, Paloma y Monreal. La subida a la Laguna Chiguay. Pero hoy, el mejor. Parto bien temprano del camping de CONAF en Laguna Chiguay (1.000 msnm) con una mañana bastante fría. El asfalto sigue el estrecho valle del Río Blanco, descendiendo en los primeros siete kilómetros hasta los 800 msnm. El arranque es fácil. El entorno muestra un bosque más bajo y menos denso que en Aysén y Queulat. Aquí no hay cascadas sino cumbres peladas por las nieves del invierno. En un giro nuevamente comienza el ascenso pasando los Puentes Grosse. La cuesta es moderada pero larga, más de diez kilómetros. Se introduce en un

BICI AUSTRAL

PAGINA 47


cañón increíble, de barrancas abruptas, de cerros coloridos. Rojizos, arena, verdes, grises, amarillos, negros. Un maravilloso lugar. Se llega al límite de ingreso a la Comuna de Ibáñez. Es el punto más alto del recorrido de este largo viaje (1.100 msnm). Aquí comienza el descenso por la Cuesta del Diablo. De golpe al frente se abre un interminable cordón de cerros negros y cumbres blancas. El escenario emociona. Hay un par de miradores improvisados y un gran mirador un poco más abajo. La vista es fantástica y el día de sol fresco con algunas nubes, el mejor. Abajo se ve un caracol de asfalto que resta descender y el valle del Río Ibáñez. Hacia el oeste van asomando las cumbres del Cerro Castillo. Una bifurcación de la ruta opta por Puerto Ibáñez o Villa Cerro Castillo. Sigo por ocho kilómetros la Carretera Austral, se pasa un camping y el gran Cerro se convierte en todo un cordón de filos rocosos, negros y blancos. Villa Cerro Castillo es pequeña. Tres cuadras sobre la ruta y seis hasta la plaza. Un pueblo que tiene unos cincuenta años. Quizás un entorno con cierto parecido a El Chaltén (Argentina). Río, barrancas, cerros monumentales y un conjunto de casas coloridas dispersas, de techitos a dos aguas. Pero aquí el turismo es algo nuevo e incipiente. Esta es una población rural y ganadera. Las casas se van convirtiendo en hospedajes. No hay grandes emprendimientos comerciales. El pueblo tiene 300 habitantes, una posta de salud, una plaza grande, varias despensas, oficina de turismo.

VILLA CERRO CASTILLO, PAREDON DE LAS MANOS Miércoles 11 de enero. Mi primera tarde en Villa Cerro Castillo es visitar el sitio arqueológico "Río Ibáñez 1" conocido como Paredón de las manos. Se estima que hace unos 6.000 años llegaron al valle del Río Ibáñez los primeros pobladores. Lo hicieron desde el este, por el Lago Chelenko -hoy Buenos Aires y Gral. Carrera-. El acceso a estos lugares desde el Pacífico es muy complicado por los cordones montañosos. El valle esta enmarcado en enorme barrancos de roca originada por emisiones volcánicas. Bajo estos aleros se asentaron estos cazadores de guanaco. Cruzando el puente sobre el cañón de Río Ibáñez y luego un camino de ripio de tres kilómetros se llega al Museo que en sus seis salas cuenta la historia de la región. Funciona en una antigua y recuperada escuela rural.

BICI AUSTRAL

PAGINA 48


Luego se sube un sendero de un kilómetro para visitar un sector de los aleros, donde hay numerosas impresiones de pequeñas manos, en negativo y positivo. Este el único sitio visitable por el público. Hay casi un centenar más localizados en la zona.

VILLA CERRO CASTILLO, VALLE RIO IBAÑEZ Jueves 12 de enero. Hoy me quedo en la Villa y sus alrededores. Luego de un hermoso día, en la noche comenzó una llovizna que por la mañana se hizo lluvia intensa. Las nubes cubrieron todas las bellezas del lugar. Pero a media mañana el día se puso perfecto: sol y pocas nubes. Un recorrido por la Carretera Austral siguiendo el valle del Río Ibáñez. El ripio es ancho pero pesado. Mucha piedra suelta y seis kilómetros en ascenso. El premio los miradores del valle y el Cerro Palo Parado. Barrancas de piedra volcánica. Monte patagónico. El viento sur se hace notar. Un desvío anuncia el camino al Lago Lapparent. Quizás el recorrido de mañana. En el retorno al camping encuentro una pareja de ciclistas chilenos que salen rumbo al sur. Una buena charla de lugares y vivencias de estos viajes, fotos compartidas. La recomendación de las fiestas costumbristas de Cochrane y la promesa de reencontrarnos más adelante.

VILLA CERRO CASTILLO, SENDERO A LA LAGUNA Viernes 13 de enero. Me quedo un día más para subir a la Laguna Castillo. Ayer un compañero de camping que hizo todo el recorrido de tres-cuatro días me contagió su entusiasmo. La noche tuvo una sorpresa: luna llena. La mañana amanece perfecta para un ascenso de más de cinco horas. Un desacierto arruina la jornada. Me indican un "muy buen" sendero (entrada 5 mil pesos) que se me pierde frente a una barranca luego de un par de horas. Busco huellas entre el monte, sabiendo que ya no puedo bajar y empezar de nuevo hoy por el camino correcto. Pero el intento es inútil. Las huellas son fragmentos que se pierden. El monte es impenetrable y al frente tengo barrancos imposibles de superar. El lugar es magnífico. Bosque, monte, arroyos, barrancos. Vista de las cumbres del Cerro Castillo pero el prometido "mirador" no aparece. Deshago mis pasos con frustración. No alcanzo a disfrutar la naturaleza que me rodea. Llego al pueblo al mediodía. Una tarde inútil de esas que odio, donde es tarde para hacer otra cosa.

BICI AUSTRAL

PAGINA 49


Se que alcanzar esa laguna vale la pena. Quizás un día más aquí. Pero también esta esa necesidad de seguir camino. Y cuanto más miro los mapas de los caminos que me esperan hacia el sur me pierdo entre interminables opciones. Por la noche, en el camping, me cuentan de quienes hoy alcanzaron mi buscada laguna.

BICI AUSTRAL

PAGINA 50


LAGO GENERAL CARRERA, AYSEN VILLA CERRO CASTILLO a PUERTO IBAÑEZ Sábado 14 de enero. Parto temprano para ir por un camino alternativo, de Villa Cerro Castillo a Puerto Ibáñez. Un recorrido que descubrí buscando en Wikiloc rutas de otros usuarios. Tomo la Carretera Austral hacia el sur, bordeando el valle del Río Ibáñez por unos 5 kilómetros. Paso un mirador y me desvío hacia el Lago Lapparent. El camino es áspero, piedra suelta y pendiente, pero viento leve. Me introduce entre bosques, barrancas de roca volcánica y pequeños lagos y lagunas de aguas calmas. Un desvío (x-723) me lleva hacia el Lago Central (Lago Tamango, a 10 kilómetros) y el paisaje se hace de estepa. Paso el Lago Ardillas y otro desvío que me hace cruzar un hermoso bosque. El camino es sinuoso. Aparece una pequeña laguna con juncales y algún pato, entre barrancos. Llego a una tranquera y regreso al camino principal. Pegado al camino y bajo un alero se observan pinturas rupestres de manos en rojo. Hay cerca de cien sitios como este en la zona. Sobre todo el paisaje se impone el Cerro Castillo y sus cumbres. El camino asciende con bastante pendiente. Punto principal del día, el Lago Tamango (Lago Central). Se desciende hasta una pequeña playa, se observan sus costas, penínsulas e islas, algunos botes de pescadores. Una nueva subida muestra una fascinante vista del lago y el cerro, entre la estepa y la roca. No puedo dejar de sacar y sacar fotos. Un viejo cartel de senderos de Chile anuncia que restan 18 kilómetros hasta Puerto Ibáñez. Yo estimo un poco más. El camino se introduce en un bosque, bordea más bloques de roca. En un pequeño vallecito aparece un camping y un cartel que pasando una tranquera privada, se puede llegar al Lago Lapparent. Luego de horas de subir, se empieza a bajar moderadamente. Se pasa la Laguna Redonda y se llega a El Claro. El camino se hace estrecho, entre dos barrancos y un arroyo. Apenas pasa un auto y abundan los calafates.

BICI AUSTRAL

PAGINA 51


Un descenso abrupto y un puente de madera. Las paredes de roca cada vez son más monumentales. El río baja turbulento entre la piedra. Impresionan los derrumbes de los barrancos. Otro camino de cornisa. El viento empieza a ser fuerte. La ruta x-735 me conduce hacia abajo, hacia Puerto Ibáñez. Con mucha pendiente y viento cruzado llego a los conocidos saltos del Río Ibáñez. Dos puentes lo atraviesan. Muy bello lugar. Aquí las barrancas se abren y el río aumenta considerablemente su ancho y pierde violencia. Aparecen costas de arena. Me sigue rodeando elevadísimos barrancos y algunos cerros. Finalmente llego al asfalto de la x-65 para ingresar a zona urbana. Puerto Ibáñez es una población prolija, cabecera de esta extensa comuna, 800 habitantes. Tiene un gran boulevard central, costanera y plaza con álamos. Se destacan algunas casas viejas de campo y un barracón costero construidos en ladrillos. Hay algún camping y hospedajes. Algún lugar para comer y unas despensas. También una feria artesanal con muchas tejedoras en lana. Hay muchas ovejas en la región. Hay también dulces y licores caseros y unos trabajos en madera, entre ellos infaltables mates. La oficina de turismo esta en la costanera, y esta abierta. Voy a buscar pasaje en ferry a Chile Chico pero no hay lugar disponible para mi bici por tres o cuatro días. Quedo en lista de espera o a buscar plan alternativo.

NAVEGANDO EL LAGO CHELENKO, CHILE CHICO Domingo 15 de enero. Este lago binacional y de nombre tehuelche es uno de los más grandes de la Patagonia. Hoy denominado Buenos Aires (Argentina) y General Carrera (Chile). El servicio de barcazas une Puerto Ibáñez y Chile Chico dos veces al día, en verano. El cruce demora más de dos horas. Es plena temporada turística y el servicio esta colmado con varias jornadas de demora. Tengo suerte y me permiten cargar mi bicicleta. Es domingo de mañana y sale el barco chico para solo diez autos. El día es espectacular. El viento de Puerto Ibáñez nos despide con sus aguas verde glaciar. Navegamos entre imponentes barrancas y vistas de la Península de Levican. Este brazo es estrecho.

BICI AUSTRAL

PAGINA 52


Antes de la hora pasamos una angostura e islotes donde las costas argentinas y chilenas están a unos cien metros. Increíble y fascinante lugar. Las aguas verdes cambian de color abruptamente por un azul petróleo y profundo. A lo lejos se ven las cumbres nevadas del Monte San Valentín. Al este, lago, inmensidad. Miro al norte. Estamos arribando a Chile Chico. Y ahí está imponente toda la formación de Cerro Castillo que tantos días me acompaño. Unos islotes y playas de piedra. Alamos y sauces que luchan contra el viento. Es la primera imagen de Chile Chico, un pueblo grande y muy comercial, fronterizo con Argentina y con bastante movimiento turístico.

CHILE CHICO a EL VALLE LUNAR, JEINIMENI Lunes 16 de enero. Mis escritos hablan de mis dudas, tontas y recurrentes. ¿Cual es el camino hoy? Jeinimeni, Los Antiguos,... Amanece lloviendo. ¿Me busco un hospedaje acá y me aburro todo el día pero seco? Todo empacado y paró la lluvia pasadas las nueve. Paso por el súper y salgo para Jeinimeni. Un durísimo camino me espera. Es lo que quiero. El Río Jeinimeni divide Argentina y Chile. Paralelo hacia el sur corre mi ruta de hoy. Unas zonas de chacras y luego el aeródromo. Se empieza a subir hasta más de 700 msnm. El ripio es pesado. Y el viento del sur. Voy a 5 ó 6 kilómetros aún en un falso llano. El camino va entrando en la estepa, una meseta de vegetación baja, de clima árido. El día se despeja promediando la mañana y el sol se siente. El tránsito es casi nulo. Para una camioneta preguntarme el camino al Parque Nacional Lago Jeinimeni. A mis espaldas, cuanto más asciendo, una hermosa vista de azul del Lago Buenos Aires y la estepa patagónica. Mi avance es muy lento y salí tarde. Son pasadas las 14 horas y solo hice 25 kilómetros. Estoy pasando la cuesta más importante. Luego comienzan tres kilómetros de fuerte descenso. Paso el Puente Quebrada Honda. Pienso que es buen lugar para pasar una noche. Sigo un poco más hasta el desvío al Valle Lunar. No voy a llegar a acampar en el Parque. Faltarían 30 kilómetros y otra subida. Vuelvo a encontrarme al señor de la camioneta, quién me sube dos kilómetros hasta el comienzo del sendero. Son 7 kilómetros a pie. Se recorre entre formaciones de roca imponentes, aleros y cuevas con pintura rupestre, y finalmente un valle lunar. La huella del sendero es confusa y hay un tramo que da vértigo, pero el lugar es magnífico.

BICI AUSTRAL

PAGINA 53


Torres de roca que parecen hechas a cincel. Cuevas naturales. Una pradera verde regada por un arroyo. Pinturas rupestres de quienes poblaron este lugar hace 6 mil años. Formaciones multicolores de rojizos, grises. Formas redondeadas. Emprendo el regreso. Ya son cerca de las 19 horas. Hay pocas horas de luz para llegar a Chile Chico. Dudo si acampar en Quebrada Honda, pero decido seguir. Pasan un par de camionetas y las dejo pasar. Aparece el mismo señor de hoy y él toma la iniciativa de ofrece llevarme. Por suerte, porque sino me agarraba la noche. En el camino, una decena de liebres se nos cruzan. Y la estepa se pone entre ocre y dorado con el atardecer. Al fondo, nuevamente el Lago Buenos Aires de color azul y un cielo casi sin nubes.

PARQUE NACIONAL LAGO JEINIMENI Este Parque alterna entre la estepa y el bosque andino patagónico, zonas distintas y de transición. El camino que parte desde Chile Chico, son 65 kilómetros hacia el sur siguiendo el curso del Río Jeinimeni que hace de límite entre Argentina y Chile. En mitad del camino hay un sendero a pie de siete kilómetros entre formaciones de roca y erosión, formas curiosas, la Piedra Clavada, aleros y cuevas con pinturas rupestres de origen Tehuelches, un grupo de figuras que nos trasladan a un imaginario valle lunar. El corazón del Parque es el Lago Jeinimeni, con sus aguas turquesas y la Laguna de los Flamencos, el estero Cardenio. Aquí hay senderos y lugares de camping. Además, se pueden ver quebradas desde donde se aprecia la antigua ruta que recorrían a caballo hacia el Valle Chacabuco y también se pueden hacer paseos a caballo por estos sectores.

CHILE CHICO Martes 17 de enero. Hoy doy una vuelta por los alrededores del pueblo. Salgo de la plaza principal hacia el oeste. Una fuerte subida pasando el Mirador del Viento, camino a Fachinal. Mucha pendiente, piedra suelta y un viento en contra que tira arenisca con cada vehículo que pasa. Luego de dos kilómetros aparece una huella sobre mano izquierda. Se pasa un corto arenal y se ingresa en un pequeñito valle de cultivo de cereza. Los árboles cargados de fruta madura, ubicados en hileras. Protegidos por álamos y con un

BICI AUSTRAL

PAGINA 54


sistema de riego. No hay tranquera así que ingreso y doy la vuelta. Al fondo una enorme pileta para abastecimiento de agua y obras para ampliación de la plantación. Retrocedo mi camino hasta una bifurcación. Esta huella vehicular me lleva a una zona alta, con mucha piedra. Encuentro un sitio con amplia vista de la desembocadura del Río Jeinimeni, Chile Chico con sus casas coloridas y un gran valle poblado de álamos que hablan de más frutales. Tomo aquí una huella peatonal. A veces pedaleando y a veces a pie. Bajo abruptamente por los fondos de Chile Chico. Encuentro un enorme predio de la sociedad agropecuaria local, con su escenario y pista de cuadreras. Luego recorro unos barrios de planes de vivienda. Salgo a la ruta hacia Argentina donde se ubica la plaza Tehuelche y tomo la costanera al Lago General Carrera. La playa de piedras, los sauces al lago, un par de barquitos y botes de madera, Llega la barcaza La Tehuelche desde Puerto Ibáñez. Recorro la nueva costanera peatonal y finalmente busco un camping céntrico para pasar la noche.

CHILE CHICO, PASO LAS LLAVES, GUADAL a PUERTO TRANQUILO Miércoles 18 de enero. Hago el camino de Chile Chico a Puerto Tranquilo en bus, un poco acobardado por el viento. El camino va bordeando el Lago General Carrera por la Ruta 265. Empieza con una fuerte subida hasta el desvío a Bahía Jara, donde se anuncia un camping. Luego se pasa por unas minas de oro y plata llamada Mina Delia II que explota una empresa canadiense y trabajan entre Cerro Bayo y Laguna Verde. El mirador de la laguna es espectacular. La actividad minera es subterránea, bajo las aguas verdes. Meses después sucedería una filtración que inundaría varios niveles de los túneles, con la desaparición de dos trabajadores. Se pasan quebradas de roca de dos metros de ancho. Pequeños e idílicos vallecitos costeros. En uno de estos rinconcitos paradisíacos vivía Douglas Tompkins, promotor de reservas y parques públicos y privados en la Patagonia, quién falleció navegando estas aguas. Luego de unos cincuenta kilómetros se llega a Fachinal. El Paso las Llaves son varios kilómetros de camino de cornisa abierto en el año 1991 y un acantilado de 600 metros. La sensación es de vértigo, desde el mirador.

BICI AUSTRAL

PAGINA 55


Al salir de Paso las llaves la vegetación cambia abruptamente. De la estepa y la piedra empezamos a encontrar coihues y hasta nalcas. Vamos volviendo al bosque andino y la humedad. Enfrente Puerto Cristal es una mina abandonada de plomo y zinc que fue un poblado numeroso de la Compañía Minera Aysén (CMA), al que se llega por una zigzagueante bajada que se ve de lejos. Su actividad empezó alrededor de 1930 y fue cerrada en 1997. Es considerado Monumento Histórico Nacional desde 2008. Mas adelante llegamos a Maillin Grande, a 81 kilómetros de Chile Chico, donde hay alojamiento y mercados, es una zona de bosques y campos ganaderos. La siguiente escala es Puerto Guadal, un poblado bastante grande con una hermosa bahía, una mina abandonada, pesca recreativa y la cascada Los Maquis. Avanzamos un poco más y tomamos la Carretera Austral hacia el norte. El tránsito turístico se hace intenso y se cruza un puente colgante anaranjado en la desembocadura del Lago General Carrera. Encontramos montones de ciclistas rumbo al sur. Las aguas verdes glaciares y turquesas del Lago General Carrera. Finalmente se pasa Puerto Mármol y Puerto Tranquilo. Es un pueblo pequeño y netamente turístico. Su casi excluyente atractivo es la visita y navegación en bote a las capillas de mármol. A lo largo de dos cuadras están los puestos de una veintena de agencias. Otra opción es visita el Glaciar Exploradores, con caminata sobre el hielo, pero es bastante más costosa y menos popular. Parte del Campo de Hielo Norte, este glaciar desciende desde el Monte San Valentín. Entre rancheras y cuecas, se puede reconocer a la banda de Carabineros interpretando Sobredosis de Chamamé, en la plaza de Puerto Tranquilo.

PUERTO TRANQUILO, CAMPINGS Jueves 19 de enero. Cerca de la cancha de futbol hay varios campings. El primero que encuentro es La parva, a 4 mil por persona. Un predio con pasto, un refugio, cocina y comedor, duchas todo el día. Wifi y electricidad en el comedor. Cerca esta el camping Bellavista y un kilómetro al sur -por la Carretera Austral- esta Pudú. Luego de ir al Glaciar Exploradores y alojarme en Alacaluf, volví al camping Bellavista, que me parece el mejor instalado aunque muy concurrido. En Alacaluf no encontré camping pero pude alojarme bajo techo y cenar, en casa de una familia alemana afincada aquí hace décadas, que ofrece sus cabañas.

BICI AUSTRAL

PAGINA 56


El camping Bellavista cobra 5 mil por persona. Duchas 24 horas. Lavadero de ropa. Comedor. Wifi. Electricidad. Predio con pasto. Sin bancos. Un poco congestionado por ser plena temporada de verano, pero bien atendido. MAPAS y RECORRIDOS WIKILOC 3 - COYHAIQUE - VALLE SIMPSON - EL BLANCO - CERRO CASTILLO - PUERTO IBAÑEZ - CHILE CHICO - VALLE LUNAR - PASO LAS LLAVES - PUERTO TRANQUILO

PUERTO TRANQUILO, CAPILLAS DE MARMOL Jueves 19 de enero. Por la mañana el lugar tiene un ritmo más propio que la aglomeración del turismo de temporada por la tarde. Pregunto y encuentro una excursión doble: Capillas de Mármol y Puerto Sánchez en un rato. Me sumo a un grupo de argentinos. Dos horas y media de navegación, por 20 mil pesos. Cruzamos el Lago General Carrera y sus aguas turquesas. El día va asomando el sol y el viento no es tan fuerte. Puerto Sánchez fue un pueblo minero, donde se extraía zinc y plomo. Nació alrededor de 1950 para explotar la Mina Las Chivas. Actualmente tiene muy poca población y se dedica a la pesca y al turismo. Nuestra primera escala son dos barcos mineros abandonados. Un carguero y su remolcador. Luego visitamos las cuevas y túneles de Puerto Sánchez en la Isla Panichine. Podemos bajar y recorrer una grieta caminando. Entre fisuras, ventanas, vetas de mármol, columnas y estalactitas avanzamos a pie en la oscuridad y a contraluz. Nuestro bote se introduce en algunas cavernas, bordeamos barrancos. Entre el mármol hay vetas de madera petrificada. Nos toca volver a cruzar el Lago hacia el recorrido más visitado. Las cavernas, capilla y cuevas de mármol ubicadas al sur de Puerto Tranquilo. En el medio del lago, una isla privada muestra similares formaciones. Nuestro bote ingresa en alguna caverna hasta donde hay agua. Tiene unos 50 metros de extensión. Pasamos Bahía Mansa. Bordeamos la figura de El perro. Nos detenemos en La Capilla y en La Catedral. Hay quienes lo hacen en kayak. El recorrido es un deleite visual, las formas abstractas y plásticas, los juegos de contrastes, luz y contraluz, mármol y lago. La erosión producto de las aguas sobre las paredes y vetas minerales de carbonato de calcio.

BICI AUSTRAL

PAGINA 57


MIRADOR y GLACIAR EXPLORADORES Viernes 20 de enero. Salgo bien temprano de Puerto Tranquilo rumbo al mirador del Glaciar Exploradores, a unos 52 kilómetros por la ruta x-728. La idea es seguir un camino no tan congestionado turísticamente a ver de qué se trata. El primer tramo es de subida moderada. Se pasa un cementerio de la familia Berrocal. Se sigue un arroyo. A los ocho kilómetros se empieza a bordear el Lago Tranquilo, en parte en cornisa entre los barrancos y el lago. Va creciendo la humedad, la vegetación, las caídas y cursos de agua, van desapareciendo las rosas mosqueta y aparecen nalcas, botellitas y notros. Los coihues y ñires ganan en altura. Vuelvo al bosque húmedo andino. Aquí hay unas subidas y bajadas más fuertes. A los 20 kilómetros se pasa por el camping y cafetería La Nutria. Y un par de kilómetros más aparece la cascada La Nutria junto al camino. Según la época del año sus aguas provienen del deshielo o de las lluvias. Se empiezan a ver nieves eternas en la cima de los cerros, se sigue el Río Exploradores. Se cruzan puentes y arroyos. El agua verde de deshielo se hace más caudalosa. El Río se hace tan ancho que parece una laguna, con arenales y juncos. Hay varios lugares que invitan al camping libre y bajar al río. Cerro Caballo se puede observar en el kilómetro 40, mirando hacia el lado sur del camino. En el kilómetro 44 una familia alemana ofrece alojamiento, el lugar se llama Alacaluf. Un poco más adelante se ingresa en el Parque Laguna San Rafael y se bordea el Lago Bayo, que mezcla las aguas del glaciar Exploradores con sedimentos glaciares, formaciones de roca y cascadas. Antes de llegar al mirador del glaciar, se cruza el Puente Río Deshielo con vistas del Monte San Valentín de 4.000 msnm. En el kilómetro 52,5 se ingresa al Parque Exploradores y al mirador del glaciar Exploradores que cuenta con un hermoso y complicado sendero (20 minutos caminando hasta el mirador sobre el glaciar). Nace en el puesto de informes donde se cobra la entrada. El camino sigue hacia el oeste, rumbo a la Bahía Exploradores y navegación de la Laguna San Rafael, después de pasar por la confluencia de los ríos Exploradores, Oscuro y La Teresa. Luego de ascender al Mirador del Glaciar Exploradores desde el cual se observa su valle y su morena, regreso hasta Alacaluf. La familia alemana me ofrece un lugar para pasar la noche, bañarme y una rica comida casera. A la mañana

BICI AUSTRAL

PAGINA 58


siguiente, luego del desayuno habrá que retornar pedaleando hasta Puerto Tranquilo.

PUERTO TRANQUILO a PUERTO GUADAL Domingo 22 de enero. El día amanece frío pero soleado. Dejo Puerto Tranquilo temprano para una jornada larga. El camino empieza con una buena subida durante siete kilómetros para entrar en calor. El Lago luce turquesa y brilla con el sol. Paso el camping Pudú y luego Bahía Mansa (Puerto Mármol) donde ofrecen excursiones en kayak a las capillas de mármol. De golpe en la cima de una cuesta se abre una vista del cordón nevado que me espera más al sur. A mis espaldas el Lago luce azul profundo. El camino baja. Se convierte en unos tramos rectos. A los 30 kilómetros, pasó el puente sobre el Río Leones y un cartel anuncia un desvío al Campo de Hielo Norte. Aquí se ofrece lugar para acampar. La idea es tentadora. Un poblador me saluda y se me acerca. Me cuenta que nació en Guadal, que trabajó en Comodoro Rivadavia, que allí jugó al futbol y que su familia se fue a Puerto Aysén para que pudiera estudiar. Me cuenta de Augusto Grosse. Explorador que por esos caminos anduvo buscando llegar al Monte San Valentín y descubrió tres lagos: Leones, Fiero y Cachorro. El camino es privado, una huella para 4x4 que bordea el Río Leones, pasa alguna casa, el puente Melikina, un arenal, el Río Mapuchi donde ya no se puede seguir en vehículo y finalmente llega a las orillas del Lago Leones. Una exploración que me gustaría volver para realizar. Sigo la Carretera Austral y cruzo un río de aguas verdes de deshielo. El camino ofrece hermosas vistas del lago y de las nieves. La vegetación es de transición entre el bosque y la estepa. El Puente Colgante General Carrera se encuentra en el desagüe del Lago. Es angosto y pasa un vehículo a la vez. Cruzo unos trabajadores viales arreglando el camino. Gracias a estos hombres podemos viajar. Mas adelante, antes de llegar a Lago Negro, se ofrecen un par de campings. Bahía Catalina y Pared Sur Camp. Luego un lodge y una bifurcación a Puerto Guadal o Puerto Bertrand. Van más de seis horas y he cruzado muchos automovilistas y motoqueros, es un gusto cuando te saludan. Pero misteriosamente ni un solo ciclista el día de hoy. Son nueve kilómetros que me restan a Puerto Guadal con una fuerte subida y bajada. El último esfuerzo del día.

BICI AUSTRAL

PAGINA 59


Puerto Guadal es un pueblo sencillo y ajeno al movimiento turístico. Tiene una hermosa vista y playa al lago. Su plaza, iglesia, supermercados. Copec. Una feria artesanal. Hay buses que lo comunican a Chile Chico, Cochrane y Puerto Tranquilo. Su vida es rural. Me indican un camping que no aparece pero encuentro el camping Alma Verde inaugurado hace poco. Un kilómetro camino a Chile Chico. Es un lugar agreste y ecológico. Tiene bosque nativo. Sitios agrestes. Un espacio techado para cocinar. Duchas con calentador solar que funciona bárbaro. Baños ecológicos. Cuesta 5 mil por persona. Charlo unos minutos con su dueño, entusiasmado en su construcción me brinda su amabilidad.

LA GEOGRAFIA Siempre pienso los viajes en bicicleta como una cuestión de distancias y cuestas. Mirar mucho los mapas virtuales para prepararme y entusiasmarme. Localizaciones y provisión de agua. Esta vez descubrí el clima. La lluvia y el viento. Algo que es pronosticable pero incierto. No es medible con la certidumbre de los kilómetros y las alturas como algo fijo y esperable. Una mañana puede haber sol. Un mediodía lluvia. Una tarde frío. Y al día siguiente todo distinto. Uno sabe pero a medias. Como quién lee un libro sobre el Aconcagua pero no tiene ninguna experiencia de andinismo. Haber subido el Batea Mahuida, visto al salar de Arizaro, navegado el General Carrera, acampado en la Laguna de Brealito y tantas cosas más. Creo que han sido estas las mejores lecciones de geografía que he vivido. Las que me acercaron a esas dimensiones y experiencias cercanas.

PUERTO GUADAL a PUERTO BERTRAND Lunes 23 de enero. La mañana amanece con cielo dividido. Aquí celeste y más allá gris oscuro. La sencillez no turística de Puerto Guadal me gusto. También el camping Alma Verde. Un lugar tranquilo, agreste, bien organizado. Un proyecto ecológico con muchas ganas. Un lugar donde tender la carpa bajos unos ñires. Hoy me esperan tres subidas. La primera la conozco. Son cuatro kilómetros de ascenso dejando atrás al Lago General Carrera con sus aguas azules y turquesas. Arriba, en la quebrada, el lugar es más húmedo y la vegetación más densa. Luego se desciende rápido unos cinco kilómetros hasta retomar la Carretera Austral. El camino bordea al gran lago en un precipicio. Al frente el día se pone oscuro. Al llegar a la bifurcación se encuentra el Lago Negro y algún lodge. Estoy a 17 kilómetros de Puerto Bertrand. El camino vuelve a ascender y hay un mirador a

BICI AUSTRAL

PAGINA 60


los dos lagos. También hay operarios viales haciendo mantenimiento. El tramo tiene sectores bien lisos recién arreglados y otros con bastante serrucho. Un cartel anuncia el camping Cerro Color. La segunda subida no fue tan dura. En una curva converso con un ciclista australiano. Hace un año salió de Río de Janeiro, llegó a Ushuaia y ahora va rumbo a Perú y Bolivia. Es grato sentirse parte de esta comunidad de solitarios. Me recibe el Lago Bertrand luego de una bajada. Se pasa el Fundo tres lagos y algún caserío disperso. Otra vez el camino contra el Lago. Mi vértigo con los precipicios. Llega la lluvia y hay más arreglos viales en marcha. El camino se aleja del lago para volver a ascender con una subida larga. Nuevamente el bosque se hace más intenso. La bajada a Puerto Bertrand es larga y veloz. Me cruzo otros ciclistas. La lluvia se hace fuerte y mis frenos mojados y gastados ya no dan confianza. Llego bastante mojado a la primera entrada a Puerto Bertrand. Es apenas una callecita. Busco orientarme hacia la plaza y la iglesia. Allí encuentro un techo donde refugiarme un rato. Una plaza nueva con el mismo diseño de otras tantas, piedra, madera y pasto. Una capilla comunitaria pequeña, colorida, toda de tejuelas de madera. Mi plan inicial era llegar a un camping "El parque" unos diez kilómetros más al sur. Mojado, desplegar la carpa bajo la lluvia no me convence y esta todo gris brumoso. Voy a quedarme hoy en Puerto Bertrand. El pueblo es chiquito y no hay nadie en la calle. Veo un hospedaje frente a la plaza pero nadie atiende. Bajo a la costanera donde hay un mercado. Tiene poco para ofrecer. Compro algo y pregunto. Me orientan a lo de Doña Ester. Otra vez subir a la parte alta. A una cuadra de la plaza Doña Ester tiene su hospedaje y comedor. 12 mil con desayuno. El lugar esta bien puesto. Almuerzo con los mismos operarios viales que cruce en la ruta. Sigue lloviendo y no hay nada para hacer. Llegan un par de ciclistas europeos que acampan aquí. En Puerto Bertrand hay algún mercado, un par de hospedajes, una hostería, ofrecen actividades en kayak y pesca. Un camping cerca de las antenas. La costanera tiene doscientos metros y algún pequeño muelle. El pueblo esta sobre un barranco. Hacia el oeste los mapas muestran lagos, ríos, glaciares, cascadas, el blanco del campo de hielo norte y lugares misteriosos, pero no hay caminos. La única forma de llegar al Lago Plomo es en kayak. Y al ventisquero Neff solo se debe ir a caballo.

BICI AUSTRAL

PAGINA 61


Luego de unas horas el clima mejora. Cielo celeste y gris. El camino se seca y salgo a caminar, sacar unas fotos. Disfrutar del color del lago. ¿Pude haber esperado que pare la lluvia y seguido por la tarde? Quizás. Mañana seguiré rumbo a Valle Chacabuco y el Parque Patagonia.

PARQUE PATAGONIA, VALLE PATAGONIA El Parque Patagonia es un proyecto privado de la fundación liderada por Douglas Tompkins, que busca fusionarse con el Parque Jeinimeni y la Reserva Tamango, abarcando unas 260 mil hectáreas. El proyecto nace en 2004 con la compra de la Estancia Valle Chacabuco de 69 mil hectáreas. Se ha buscado restaurar y proteger los pastizales y bosques. Tiene ya un centro de visitantes, restaurante, sitios de camping y refugios. El fundo fue originalmente establecido en 1908 por el explorador inglés Lucas Bridges, y luego redistribuido entre las familias locales bajo la reforma agraria del gobierno en 1964. Después, fue reapropiado por Pinochet y vendido al terrateniente belga, Francoise de Smet, en 1980. Una zona sobre-pastoreada por ganado bovino y ovino., estepa, glaciares, guanacos silvestres y varias especies amenazadas.

PUERTO BERTRAND a COCHRANE Martes 24 de enero. Me despido de Doña Ester luego de un rico desayuno. Otro de esos hospedajes que te hacen sentir como en casa. El día promete buen sol y buenas fotos. Puerto Bertrand esta en una barranca. Bajo y tomo la carretera hacia el sur. Voy entre un bonito bosque. Abajo del Lago de aguas azules nace el Río Baker, torrentoso y ancho. Paso algunos lodges y una lugarcitos que invitan al camping libre. El Río Baker tiene unos 200 kilómetros de extensión, alimentado por los deshielos del Campo de Hielo Norte y el aporte de ríos como el Neff, Chacabuco, Ñadis, Cochrane, entre otros. Es temprano pero cruzo unos cicloturistas con rumbo norte. Tengo una jornada media, dura pero no extenuante, con destino el Parque Patagonia del que Gustavo González me ha recomendado. Me gusta salir de la Carretera Austral buscando sus secretos. A los diez kilómetros paso por el camping El parque. Parece un buen lugar para hacer noche. Se sigue bordeando al Río Baker. A veces se sube un poco. A veces se baja. El camino entra en un valle de vegetación más arbustiva y baja.

BICI AUSTRAL

PAGINA 62


Un cartel indica la confluencia del Río Baker turquesa con el Neff de aguas verde glaciar. Es un campo privado pero se permita hacer el sendero de unos 500 metros. Aquí hay saltos entre la roca volcánica y las aguas del Baker viran de color, para meterse en una quebrada de piedra. El camino se eleva y hay vistas hermosas de la quebrada del Baker. Se atraviesa una península, se pasa frente a una casa museo rural cerrada y el desvío a El Manzano por una pasarela. Esta pasarela es un camino alternativo que comunica con el ferry Baker. Aquí comienza la cuesta El manzano. El camino tiene mucha piedra suelta. Ya lo dije, los v-brakes se desgastan con el agua y la arena. La bajada me lleva al puente sobre el Río Chacabuco y muy cerca su confluencia con el Baker, compañero de todo el día. El camino va alto y el Baker abajo, da un poco de vértigo. Llego a la bifurcación al Paso Roballos. Nada avisa que ese mismo camino sube al Valle Chacabuco y el Parque Patagonia. Son 14 kilómetros que luego sigue hacia el Paso Internacional Roballos o un sendero a caballo que se llega a la Reserva Jeinimeni. Tomo la decisión de cambiar mis planes. El día es más exigente de lo pensado. La opción son 17 kilómetros más hasta Cochrane pero mañana un día de descanso. Se que probablemente me pierda el Parque Patagonia que me han recomendado. La Carretera Austral sigue bien alta el curso del Baker. El día se pone gris y luego caluroso. El camino me ofrece otra preciosa vista. Este tramo esta alisado. Se llega a un desvío que baja para cruzar el Baker en ferry e internarse por lugares solitarios. Son tantas las opciones interesantes que uno deja pasar. Cuento lo que me falta a Cochrane como un chico cuenta monedas para comprar caramelos en un kiosco. Vamos que en una hora llego. Empiezo a bordear el Río Cochrane y subo. Paso la Petrobras y falta un kilómetro al pueblo. La plaza principal es mi destino. Hay un puesto de informes turísticos. Mochileros por todos lados. La Casa Melero es un gran abastecimiento que vende desde pan hasta motoguadañas, ropa, carne y bicicletas. En la esquina una linda cafetería, luego de tantos días sin un buen café expreso. En la plaza hay wifi gratis y a media cuadra un camping pequeño y muy concurrido en pleno verano. MAPAS y RECORRIDOS WIKILOC BICI AUSTRAL

PAGINA 63


4 - PUERTO TRANQUILO - CAPILLAS DE MARMOL - GLACIAR EXPLORADORES PUERTO GUADAL - PUERTO BERTRAND - COCHRANE

RESERVA NACIONAL LAGO COCHRANE La Reserva Tamango o Lago Cochrane se encuentra a 6 kilómetros al noroeste de Cochrane y abarca casi 7 mil hectáreas sobre las laderas del Cerro Tamango, Lago Cochrane y su río. Tiene una abundante fauna y flora de climas fríos y secos. Se pueden recorrer dos senderos en los sectores El Húngaro y Las Correntadas. El primero posee un acceso controlado en Playa Paleta, es de 8 Kilómetro. El sendero Las Correntadas recorre la ribera norte del Río Cochrane y tiene una longitud de 3,5 Kilómetros.

COCHRANE a LAGO PEDREGOSO, FUNDO LOS FALDEOS Jueves 26 de enero. En Cochrane salen los buses colmados de mochileros rumbo a Caleta Tortel. Ya abrió la cafetería y el banco, pero Casa Melero abre más tarde. Parto rumbo al Glaciar Calluqueo y serán varios días en el camino. El desafío me tienta y me asusta. El primer tramo de Carretera Austral al sur es tranquilo aunque transitado. Paso por el Predio de la fiesta costumbrista. A los cinco kilómetros me desvío rumbo al Monte San Lorenzo (ruta X-901). El camino sube pero no es malo. La zona es seca y de arbustos. Es temprano pero el calor se nota. Hay forestaciones de pinos y se llega al Lago Esmeralda con una linda vista de cerros nevados. El camino por momentos se acerca al lago y aparecen bosquecillos de ñires. Un poco mas adelante empiezo a seguir el Río Pedregoso. Con sus aguas verde glaciar, su lecho serpenteante, sus playas de piedra. Paso algunos puestos de fincas ganaderas. Se sube y baja con tramos de piso firme y otros de piedra suelta lo que me hace ir lento. Se llega a los Saltos y cajón del Pedregoso. El cartel dice Río Tranquilo, eso me desconcierta. El lugar es muy bonito. Luego un viejo puente colgante de madera junto a un nuevo puente de acero. Aquí hay algunas casas, lagunas con patos y juncales. Vistas del monumental Cerro San Lorenzo. El camino llega a una bifurcación. Son 26 kilómetros al Lago Brown y a un paso a caballo que lleva al Lago Posadas (Argentina). Unos 20 BICI AUSTRAL

PAGINA 64


kilómetros hacia el mirador del Glaciar Calluqueo. Mi opción bordea el Lago Pedregoso de aguas calmas y juncales. Una barranca y alambrados me impiden llegar a la costa. Ya llevo unas seis horas y avancé 40 kilómetros. Resta bastante para el glaciar y elijo buscar lugar para acampar. Retrocedo hasta el puente colgante y encuentro un pequeño camino que bordea el río. Un lindo bosque y playas. Sigo sin saber si es camino público o privado. Avanzo lento por cansancio y por temor a ser intruso. No veo a nadie en la casa. Al fin aparece José con quién compartiré la tarde y la cena.

CAMINO al GLACIAR CALLUQUEO Viernes 27 de enero. Llovió fuerte toda la madrugada. Eso pone en duda mi plan de seguir hacia el glaciar. Gracias a José dormí bajo techo y esta todo mi equipo seco. Tomo unos mates y empieza a aclarar. Es la posibilidad de seguir. Salgo del Fundo Los Faldeos. Me despido de José dudando como retribuir su atención. No me cobra y no me agrada mercantilizar su atención. Me pide que lo recomiende. Por aquí vienen pocos turistas. Apenas pasan rápido para ir a caminar el hielo del glaciar o escalar el San Lorenzo. Me dice que hay unas cabañas camino al Lago Brown. Me dice que hay un paso a la Argentina por allí que se puede hacer en bicicleta. Vuelvo a cruzar la vieja pasarela colgante sobre el cajón de piedra del Río Tranquilo. Luego rodeo unas lagunas con sus patos y el fundo La Esperanza. Aquí están las mejores vistas del Monte San Lorenzo (3.700 metros) y sus filos rocosos. Llego a la bifurcación y sigo rumbo sur hacia el Glaciar Calluqueo. El camino bordea el Lago Pedregoso. Al final del lago hay unas construcciones militares CMT- que parecen deshabitadas. Unos álamos, una cancha de fútbol, un generador a combustible, luego una pequeña casilla de chapa. El camino sigue al Río Pedregoso, se hace recto y llano. Cruzo unas ovejas. No encuentro ni autos ni pobladores. Al llegar al Río hay un puente de acero nuevo. Al costado un lugar ideal para acampar al pie de unos árboles. El camino parece abierto hace poco. Son dos kilómetros más de mucha piedra laja, un barranco y las primeras vistas. Aquí hay un par de autos y unas apachetas que indican la bajada al sendero. Enfrente el Glaciar Calluqueo descendiendo por la cara oeste del Monte San Lorenzo, sus morenas y su lago

BICI AUSTRAL

PAGINA 65


verde. El sendero baja fuerte. Son 300 metros hasta el muelle donde la lancha cruza a quienes van a caminar el hielo. Llegue a mi meta y el lugar es hermoso tanto como el camino. Es hora de sacar mis fotos, descansar y emprender el regreso. Son 55 kilómetros de vuelta hasta Cochrane y ya es mediodía. Emprendo la vuelta con la duda hasta donde llegar. Alrededor del CMT hay un prado abierto. Luego de pasar el puente colgante y bordear el río Tranquilo, hay unos bosquecitos y se puede acceder al río. Ya el Lago Esmeralda es más estepa, su costa esta lejos del camino y no parece haber lugares abiertos. Paso a paso voy avanzando con el objetivo de llegar a Cochrane. Hay un par de subidas agotadoras y el final en descenso. Llego a la Carretera Austral y faltan 4 kilómetros más hasta Cochrane.

NO SE COMO LLEGUE HASTA AQUÍ Jueves 26 de Enero. ¿Cómo habré llegado al puesto de José? Yo buscaba llegar al mirador del Glaciar Calluqueo. Una ruta que me sugirió Gustavo González. Pensaba hacer alguna noche al costado de un lago. El día fue de calor. Pasaron muchas horas y avance pocos kilómetros. Es hora de buscar un lugar y los barrancos y alambrados, juncales y rocas no me dan muchas opciones. Encuentro un camino sin tranquera. Dudo si es público o privado. Avanzo lento por cansancio y porque temo estar dentro de casa ajena. Hay un puesto. Una tranquera. No hay vehículo ni humo en la chimenea. Me detengo unos minutos. Descubro que nunca una casa esta sola. Aparece un hombre. José, me dice su nombre, me estrecha su mano y me invita a pasar. Yo solo quería pedirle permiso a poner mi carpa al costado del camino. Me sorprendo. No se como llegue a esta situación. Al rato compartimos unos mates en su casa. Tiene afuera una pieza. Siempre viene alguien, me comenta. Hace cincuenta años que vive aquí. Cuidando las ovejas de los zorros y construyendo en madera todo lo que nos rodea salvo un par de sillas plásticas. Me comenta de un paso a Argentina que sale a Tres lagos y se puede hacer a caballo o en bicicleta. Le llama la atención mi apellido italiano. Cosas de criollos y gringos. El hombre es parco y serio. A mi la conversación me cuesta. No quiero ser un preguntón pero me fascina lo que me cuenta. Me muestra fotos de sus nietos

BICI AUSTRAL

PAGINA 66


en el glaciar. Cuenta de las fiestas costumbristas de Cochrane. Me fascina la facilidad con que enciende la cocina económica. Comentamos que se viene la lluvia. La cena es fideos con longaniza. El panel solar alimenta las noticias sobre los incendios en Biobio y Concepción. Trato de observar como los chilenos reaccionan ante sus tragedias. El hombre se va al campo a cuidar sus ovejas. Yo observo al Monte San Lorenzo imponente. Todavía no se como llegue hasta aquí.

COCHRANE a LOS ÑADIS Domingo 29 de enero. Salgo rumbo a Caleta Tortel por varios días y algún desvío. Es domingo temprano y no hay nadie en las calles de Cochrane. El camino asciende moderadamente hasta los cinco kilómetros que esta la bifurcación al Cerro San Lorenzo. Luego empieza a bordear el Lago Esmeralda, de aguas calmas y juncales. Voy pegado a un barranco abierto para el paso de la Carretera Austral. A mitad del Lago hay un pequeño peñón con linda arboleda, ideal para el camping libre. Hay una carpa y una bici abajo. Más adelante se llega a un doble puente sobre el Río del Salto y su cajón de piedras. Cien metros más y hay un desvío a los saltos del mismo río. Me cruzo unos ciclistas de Mar del Plata que van más veloces y livianos que yo. El camino asciende un poco más. El piso tiene mucho serrucho. Se observan vistas al este del Cerro Brown y del San Lorenzo. Al sur una nueva formación de varias cumbres en grises y nieve. La zona de Lago Chacabuco y de Laguna Juncal tiene algunos bosquecillos. Luego sigue la Laguna Larga. Un cartel amarillo advierte y otro de madera anuncia: Sector Barrancoso. Llego al punto más alto del día, al frente unas enormes barrancas. Un descenso abrupto y serpenteante que me conduce al bajo del Río Barrancoso y su puente. En la entrada al desvío encuentro el anuncio que buscaba: refugio y camping Los Ñadis, a diez kilómetros.

LOS ÑADIS Domingo 29 de enero. Los últimos días he extrañado un poco al bosque andino de elevados ñires y coihues. La vegetación ha sido más arbustiva o desforestada consecuencia de la colonización ganadera.

BICI AUSTRAL

PAGINA 67


El desvió en el puente del Río Barrancoso es un placer. Pronto confluye en el Río Los Ñadis. Un camino angosto entre coihues de 20 metros. Y detrás el río de aguas verdes. Son diez kilómetros hasta el Refugio y Camping Los Ñadis. Se pasan varias tranqueras porque hay ganado. Abrir, pasar y cerrar. A los tres kilómetros esta el Camping Araucaria sobre el río. Luego otro tramo más y se llega a un puente colgante de madera. A unos metros quedan los restos del puente anterior. El camino casi es un sendero. Faltan tres kilómetros. Elijo la senda larga para autos que sube un poco. En una gran curva hay un desvío al Corte San Carlos. Luego se llega a la casa y recepción. El camping tiene muy buenas instalaciones. Baños con ducha de agua caliente. Refugio y cocina económica. Utensilios de cocina. Mesas y bancos. Cobran 4 mil por persona. Y hay camas a 8 mil pesos. Obviamente no hay electricidad ni provisiones. El dueño del lugar es un alemán, ya me lo habían recomendado en Alacaluf. El hombre me comparte pan casero, mermelada de calafates y cerveza. El Paso San Carlos fue la vía a través de la cual los colonos -siglo atráscomunicaban estos valles con el Pacífico. Hoy es monumento nacional bajo el nombre Paso Lucas Bridges. Otro atractivo del lugar es El saltón.

PASO SAN CARLOS, LUCAS BRIDGES Lunes 30 de enero. Hoy es la oportunidad de hacer la caminata al Paso Lucas Bridges. Desde el Camping y Refugio Los Ñadis son unos 10 kilómetros de ida. Un poco más de tres horas me estiman. Llovió toda la noche y hasta media mañana. Ya daba por perdido el día cuando decido partir. La primera parte es de tránsito vehicular. Se camina con facilidad. Se atraviesa algún bosquecillo. Un cartel anuncia un desvío a una cascada, de una hora. Más adelante aparece una tranquera. Debo haber hecho dos kilómetros. El camino empieza a ponerse barroso. Encuentro una majada de ovejas recién esquiladas y unos barrancos de piedra. Promediando los cinco kilómetros se llega a una casa y corrales de madera. Los hombres están cargando la lana en una vieja pickup. Ellos me confirman que voy en el camino correcto. Se pasa junto a los corrales y hay otra tranquera. Aquí el camino es una senda con más barro, desniveles y obstáculos. Un arroyo poco profundo. Un barranco. Otro arroyo. El lugar ofrece lindas vistas del Río

BICI AUSTRAL

PAGINA 68


Baker. Faltan todavía cuatro kilómetros. El cansancio se siente y las horas avanzan. Ya es media tarde, definitivamente he salido demorado y no voy a poder llegar. El Paso San Carlos se encuentra entre 26 a 107 metros de altura sobre el Río Baker (entre 91 a 172 msnm), en un acantilado de unos 590 metros de altitud. La longitud total del paso es de 644,67 metros y se emplaza en la ribera sur del río Baker. Fue construido por los primeros colonos a inicios del siglo XX y actualmente es Monumento Nacional.

LOS ÑADIS a RIO JARAMILLO, MIL KILOMETROS Martes 31 de enero. Dejo el Camping Los Ñadis justo antes que el pan amasado este listo. Estoy enamorado de estos lugares. Disfruto mucho de cada gente que me contacto. Un alemán radicado aquí me dijo: a veces cuesta pero cuando te abren el corazón son muy hospitalarios. Se nota esa cosa localista, es parte de la riqueza de esta gente. Algunos creen que el turismo debe seguir el modelo de San Martín de los Andes. Yo escribo esto desde las orillas del Río Jaramillo, acampando junto a un puestero que no conoce ni Puerto Varas. Recorro desde las orillas del Río Baker diez kilómetros de monte y bosque hasta la Carretera Austral. Hay lugares donde los coihues tienen veinte metros y están intactos. En otros la actividad ganadera ha volteado muchos árboles. Sigo el Río Los Ñadis y luego el Barrancoso. Al llegar a la Carretera encuentro tres ciclistas y cruzamos el puente. El camino es bastante llano durante quince kilómetros. Se atraviesan zonas de denso bosque y otras de ganado. Se pasa el Puente Ñadis y el río se hace ancho, forma esteros y lagunas. Un pequeño cartel de madera dice: Kilómetro mil de la Carretera Austral. Miro mi contador y observo que llevo 1.814 kilómetros pedaleados. Un valle con tres casas y varios corrales de madera es Villa La Tranquera. El camino sigue bastante llano. Viene subiendo parado en los pedales con una sonrisa. No observo su bici, sino su equipaje, dos canastos de plástico y enormes bolsas negras. Ven que para viajar no hace falta tanto consumismo de gente a la que le sobra plata y les faltan sueños. ¡¡Aplaudan a este flaco!! Ahora comienzan las subidas y bajadas. Me meto en otro bosque. Se bordea otro río y se ven árboles caídos. Sigo el Río Carrera y cruzo el puente Don Baucha. Atrás mío hay un ventisquero precioso que se observa bien cerquita.

BICI AUSTRAL

PAGINA 69


El tramo de Cochrane a Caleta Tortel es largo. Tengo en el mapa ubicado dos campings. Caiquenes y Jaramillo. Pero no se que encontraré. Paso por el Camping Caiquenes pero quiero avanzar un poquito más. Llego al Puente Río Jaramillo. Lo cruzo y encuentro un cartel en la tranquera que anuncia camping.

DON JARAMILLO Martes 31 de enero. No se ve camping pero es lo que anuncia. Hay casa, galpón, corrales. Ovejas y perros. Ingreso y al fondo aparece un hombre. Nunca le pregunté nombre así que voy a llamarlo Don Jaramillo. El lugar es muy sencillo. El baño precario y el refugio un taller desordenado de trabajo rural. Yo solo busco un lugar para pasar la noche. Hay pan. Hoy no le quedaron huevos. El hombre me ofrece un almuerzo casero riquísimo y me convida con sus frambuesas. Ahí entre los corrales, como si fueran yuyos crecen las frambuesas junto a un par de guindos y membrillos. Abajo el Río murmulla. Mas tarde habrá mate. De entrada se ataja: “yo cobro cinco mil, claro no hay problema. Puede poner la carpa aquí, aquel es el baño y el agua baja a buscar al río”. ¿Tendrá algo de pan? Va a buscar y vuelve con una bolsita. Estos hombres son secos. Me recuerda a José, camino al Glaciar Calluqueo. Y la verdad es que ofrece poco pero es todo lo que tiene. El único elemento tecnológico de su casa es la cocina a leña. El panel solar parece no andar. No tiene canilla ni agua. El también baja al río a buscarla. Su vida son sus 16 ovejas, su caballo, su perro. Me dice que le dieron cinco corderos, uno se lo atacó un león, tres ya los comió, le queda uno no más. “Pruebe este postre” y me da una taza de contenido rojo. El término postre me sorprende. Me parece fuera de contexto. Son frambuesas. Una taza colmada. Recolectadas entre los cercos vecinos. Aquí lo que te invitan no se cobra. Parece haberse ablandado. Viene a buscarme para ofrecerme almuerzo. Claro que acepto. Hay carne con arroz y papas nuevas, “papas nuevas” me repite. Odio ser turista preguntón. Pasamos un rato donde yo espero con paciencia su relato. Esperar y dejar hablar. Me dice que no conoce Buenos Aires y no sabe donde esta Puerto Varas. Que estuvo en Río Mayo y tiene conocidos en Caleta Olivia. Que en Puerto Chacabuco bajan los autos con grúas desde los barcos. Que es una ciudad grande.

BICI AUSTRAL

PAGINA 70


Que para el sur conoce mucho pero no le gusta Caleta Tortel, porque hay que caminar y el vino es muy caro. Se ilusiona ir a Puerto Natales alguna vez ahora que hay barco. Ya lo explique, lo que se invita no se cobra. Me invita una cerveza y compartimos algo de carne al horno como cena. Me cuenta que tiene un hijo en Estados Unidos, que habla inglés y esta casado con una gringa. A la mañana busco la conversación pero no la encuentro. El hombre esta dedicado a alimentar sus animales. Esos parecen duraznos, le digo. Son ciruelos, van a estar para marzo. Yo pienso que me gustarían unos frutales en mi casa. Amanece lindo. Hay una bruma baja al pie de los cerros. Yo me despido y sigo camino a Caleta Tortel. Pienso que pude haber acampado en cualquier lado, pero que esta historia era lo que buscaba.

RIO JARAMILLO a CALETA TORTEL Miércoles 1 de febrero. Lo atrapante de la Carretera Austral es que sea rural, rústica, improvisada. Si fueran pueblitos comercializados turisticamente como Puerto Varas o San Martín de los Andes serían lindos y bien puestos pero caros y sin gracia para mi. Dejo el Camping Río Jaramillo rumbo a Caleta Tortel. El cartel anuncia 46 kilómetros. Me indican que es lisito, sin cuestas. Nada es exacto. Un desvío señala la Pasarela Puerto Vargas. El camino es llano y hasta tendrá una interminables rectas. Corre entre bosques, mallines y valles desforestados. A veces es el paraíso y a veces el infierno. Eso hace que el día con sol y nubes, alterne entre el calor seco y el frío húmedo. Se cruzan varios arroyos y se bordea algún barranco. A lo lejos, grandes cerros nevados para todos lados. Se atraviesa el puente sobre el Río Encuentro. Hay varios lugares ideales en este tramo para acampar libre. Hay unos bosques húmedos impenetrables de altos coihues. El Río El Paso tiene varios puentes. A unos 15 kilómetros encuentro un pequeño desvío a un muelle en la confluencia del Baker con un pequeño río. Las aguas cristalinas se mezclan con el verde grisáceo del ancho Baker. Más adelante aparece una gran construcción en marcha y un camino. Un refugio y un ciclista acampando.

BICI AUSTRAL

PAGINA 71


Casi llegando a la bifurcación a Puerto Yungay hay una pequeña casa sobre el camino y el río que dice artesanías. Otro buen lugar para acampar. En la bifurcación cruzo el Río Vagabundo. Hay un par de refugios para esperar el bus y unos mochileros. Son 20 kilómetros a Yungay y una cuesta importante. Yo ahora voy a Caleta Tortel. Llanito, 22 kilómetros. Formalmente salgo de la Carretera Austral para tomar la Ruta X-904. A partir de aquí el camino casi llano se hace duro. Mucha piedra suelta, serrucho y pozos. Una sola huella para circular a los saltos compartida con autos que a veces te pasan despacio y otras corriendo. Una camioneta gris metida de trompa contra un arroyo, se fue abajo. El recorrido es hermoso pero uno se pierde buscando el camino. Se avanza muy lento. A mitad de trayecto hay otro refugio y un pequeño desvío. Ya otros ciclistas lo descubrieron y acamparon junto al Baker. Vengo cruzando muchos ciclistas pero hoy no tanto. Al llegar al desvío que conduce al aeródromo hay una pequeña cuesta. Me alegro porque restan apenas dos kilómetros. Un gran cartel me recibe. Saludo a un grupo de mochileros. Feliz de llegar a mí destino en un día que resultó mucho más agotador del imaginado.

CALETA TORTEL Miércoles 1 de febrero. Caleta Tortel es un pueblo construido entre un fiordo y un barranco. No tiene calles ni senderos. Se comunica a partir de una pasarela sobre el pie del barranco. Entre coihues, nalcas y maitenes aparece el Ciprés de las Guaitecas, un pequeño pino que ha dado su madera a las construcciones del lugar. Esta pequeña caleta de pescadores y de actividad maderera se ha expandido desordenadamente por el turismo. Sobre las barrancas crecen casas, hospedajes, comedores con improvisación. Pequeños muelles. El edificio municipal, la Armada y la plaza de armas son el centro. La pasarela costanera comunica todo. Arriba en la entrada hay un puesto de informes turísticos y los buses que van a Cochrane. Al final el barranco se hace estuario. Un llano arenoso, sedimentos acumulados por el Río.

ISLA DE LOS MUERTOS, CALETA TORTEL Jueves 2 de febrero. Aquí las pasarelas no tienen nombre y las casas no tienen dirección. El teléfono es la forma de encontrar a quienes ofrecen excursiones. Isla de los muertos, Glaciar Steffen, Glaciar Jorge Montt.

BICI AUSTRAL

PAGINA 72


El día es lluvioso como es habitual. En el hospedaje me comentan de una excursión a Isla de los muertos. Un llamado telefónico nos ubica el muelle indicado. Navegamos entre fiordos y canales el delta del Río Baker y sus aguas verde grisáceo hasta la Isla de los muertos donde desembarcamos. Allí hay un breve y barroso sendero que cuenta la historia sin certezas de una treintena de trabajadores madereros enterrados hace más de un siglo. Este territorio recién en 1898 fue explorado por el geógrafo Hans Steffen. Pocos años después, entre los años 1904 y 1908 se establece la Sociedad Explotadora del Baker en el sector denominado Bajo Pisagua, con fines forestales. Sus trabajadores fueron los primeros colonos que paulatinamente fueron habitando las cuencas de los Ríos Baker, Bravo y Pascua, del Lago Vargas y de los ventisqueros Montt y Steffen. El cementerio mantiene las treinta y tres cruces de ciprés cubiertas de musgo, nalcas, coihues, cipreses, sin nombre salvo una de ellas. Los nombres figuran grabados en un cartel. Hay conjeturas que sus descensos fueron por hambre, enfermos de una epidemia de escorbuto o por envenenamiento, pero no hay certezas.

CALETA TORTEL a PUERTO YUNGAY Viernes 3 de febrero. Salgo de Caleta Tortel temprano aprovechando que no llueve. Me toca repetir 22 kilómetros hasta la bifurcación a Puerto Yungay. El camino es bastante llano pero muy poceado. Sin embargo con las piernas frescas resulta mucho menos agotador que cuando llegue. Lo mas lindo cuando bordea el Río Baker y sus barrancas. Tiene unos tramos rectos donde se nota la deforestación. Es temprano y hay poco tránsito de autos. Las nubes están tan bajas. Cruzo algún ciclista antes de retomar la Carretera Austral. El cartel anuncia 20 kilómetros a Puerto Yungay y empieza a subir. La roca fue abierta hace tiempo y hoy esta cubierta de musgo y agua. La Cuesta Vagabundo es fuerte los primeros cinco kilómetros. Un cartel recuerda a los cinco militares fallecidos por un derrumbe durante su construcción. El Río Vagabundo va encajonado en una grieta. La humedad es altísima, abundan los musgos, helechos y nalcas. Todo es verde. Se cruza de margen del Río y se sigue subiendo hasta la Laguna Caiquenes con un esfuerzo más

BICI AUSTRAL

PAGINA 73


moderado. Hay muy poco tránsito, ya que depende de los horarios del ferry. Por suerte, porque los autos pasan de a uno. El Puente Farellones tiene unos barrancos y vistas espectaculares. El día ofrece algún poco de sol. Faltando siete kilómetros se comienza a bajar. El cartel anuncia: ponga primera. La pendiente es larga y pronunciada. Me pasan los tres ciclistas chilenos que ya me había cruzado en Los Ñadis. Una señal indica Cafetería Puerto Yungay, pero falta descender más. Unas curvas amplias y veloces. El poblado es apenas unas diez casas, una capilla, la cafetería y el embarcadero. La cafetería es cara pero tiene de todo para merendar. Café, sopaipillas, dulces, sándwiches, algún recuerdo turístico. Hay baños y cobran su uso. El ferry sale cada dos horas. Es gratuito y el cruce del fiordo Mitchell demora treinta minutos. Enfrente desembarca en Río Bravo. Solo hay una rampa y un buen refugio cerrado. Baños sin agua. Un cartel anuncia dos pobladores. No se ve ninguna casa. Empieza a llover y será bueno dormir seco y sin frío. El siguiente refugio esta a 37 kilómetros luego de la Cuesta Las Eses. Demasiado para emprender esta tarde. En el último ferry del día llegan dos ciclistas brasileros. Ahora llueve y esperemos que mañana no tanto.

REFUGIO RIO BRAVO Sábado 4 de febrero. Partimos los tres ciclistas temprano del embarcadero de Río Bravo. Yo llevo anotado: refugios a 37, 47 y 70 kilómetros. Ricardo me muestra las cuestas a superar. Son tres y la segunda es bien alta. Los primeros veinte kilómetros son llanos. Se bordea el fiordo, el estero y el Río Bravo. Pasamos alguna casa solitaria y el desvío al Aeródromo. A los ocho kilómetros nos reencontramos en el hito que señala el ingreso a la Comuna de Villa O’higgins. Aquí el camino se divide. La Carretera Austral sigue al sur, rumbo al Glaciar Jorge Montt a 66 kilómetros y al Río Pascua. Nosotros vamos hacia Villa O’higgins a 88 kilómetros por la ruta x-91. Los chilenos imaginan lograr unir esta ruta con Puerto Natales, bordeando el Campo de Hielo Sur, fiordos y canales. El camino sigue llano unos diez kilómetros más. Luego comienza una primera cuesta moderada hasta los 150 msnm. Un descenso corto y la Cuesta de las Eses con sus caracoles explica su nombre. Se sube hasta más de 300 msnm y se baja.

BICI AUSTRAL

PAGINA 74


Abajo entre unas grietas sigue el Río Bravo. Luego se pasa el puente sobre el Río Sordo. Comienza la cuesta más exigente hasta casi los 500 msnm. Cuesta Cerro Tres Puntas. Estamos a unos 30-35 kilómetros de Río Bravo. Descenso de manual. El cuerpo bien atrás sobre la bici, el freno trasero controlando la estabilidad, el delantero muy suave evitando derrapar. El camino es angosto pero bastante consolidado y sin piedra suelta. Observando en los lugares más fríos aparece un calafate cargado de frutos. Se pasa el Mirador Entrerrios un poco tapado por los coihues y un cartel que indica el fallecimiento en 1997 de cinco militares en esta obra vial. Abrir caminos es un asunto militar para Chile, una estrategia de ocupación y comunicación de su población y soberanía. Se baja hasta el Puente y Río Resbalón. Son más o menos 37 kilómetros pero el primer refugio no aparece. Hay casas y alambrados. Un pequeño espacio para acceder al río. Luego otra cuesta importante que divide en dos tramos la subida. Ahora cerca de los 47 kilómetros recorridos desde el embarcadero de Río Bravo a buscar el segundo refugio. Arriba un manto blanco y un glaciar. Abajo una laguna muy bonita, una larga recta llana y algunas casas. Dos cubiertas de bici y una tranquera cerrada. Quizás era allí pero sigo. Más adelante hay una casa con sus perros. Me acerco a preguntar pero no hay nadie. Otra cosa no observo. Cruzo el puente sobre el Arroyo De Luna. El camino va elevado entre bajos anegados y bosques secos. Estoy a mitad de camino. He pasado las cuestas exigentes. Imposible llegar hoy a Villa O’higgins pero decido avanzar un rato más. Me encuentro dos ciclistas que vienen y he perdido a mis compañeros de la mañana. Compartimos referencias sobre el camino y me comentan que diez kilómetros más adelante hay un buen lugar. Sigo con esa idea. Paso la bonita Laguna Padre Ronchi. Y a los 60 kilómetros de mi jornada, sobre mano izquierda, hay un claro, un arroyo, un tronco. Perfecto, hoy es hasta acá el lugar recomendado. Mañana quedan unos 40 kilómetros hasta Villa O’higgins con subidas no tan exigentes y bordeando esteros y lagunas.

BICI AUSTRAL

PAGINA 75


RIO BRAVO a VILLA O’HIGGINS Domingo 5 de febrero. Hoy es el comienzo del final, llegar al último pueblo chileno de mi recorrido, al extremo sur de Aysén. Acampé a 60 kilómetros al sur del embarcadero de Río Bravo. Al costado de la ruta. Entre canelos, coihues, y millones de mosquitos. Por suerte he tenido dos buenos días para llegar a Villa O’higgins. Pensé que me iba a demorar una jornada más. Igual es cansador llegar pese a que los 40 kilómetros que me restaban no tenían grandes pendientes. Pasé la Laguna del Colorado donde había unos cisnes de cuello negro. Luego encontré el tercer refugio pegado a la ruta a 70 kilómetros de Río Bravo. Tiene unas camas. Está en la entrada de la Estancia Parrillal. Pasé otras lagunas de aguas calmas donde se reflejaban los cerros y las nubes. Me tocó arriar unas ovejas que no se apartaban del camino. Luego el acceso al sendero al Glaciar Tigre. Por momentos se lo alcanza a ver desde la ruta. Se cruza el arroyo Los Cóndores y unos barrancos enormes, me ilusiono pero no logro ver ninguno. La gran Laguna Cisnes es muy bonita y rodeada de grandes cerros, especialmente el Cerro Tigre. El camino va en cornisa y luego baja y gira. El recorrido casi al nivel de la laguna tiene un murallón que lo protege y una pequeña playita. Es tentador, es el lugar. Me tomo un rato para celebrar este fin de viaje que se aproxima. A lo lejos se ve el techo azul del polideportivo. En camino hace una larga U alrededor de lo que fue una morena glaciaria y hoy es denso bosque, pero aquello es señal que estoy llegando. Me estoy despidiendo de Chile, de su Carretera Austral, arribando al último pueblo. Me quedan unos días hasta tomar el barco e iniciar el cruce a la Argentina. Un sueño casi cumplido que espero coronar ante el Cerro Fitz Roy. Cruzo el puente colgante sobre el Río Mayer, ver y fotografiar al Cerro Tigre y pedalear esos siete kilómetros.

VILLA O’HIGGINS Domingo 5 de febrero. Llego a Villa O’higgins pasado el mediodía. La entrada es una tranquera y un guardaganado. Por suerte consigo unas empanadas para comer en la plaza.

BICI AUSTRAL

PAGINA 76


El pueblo es interesante. Las casas más viejas tienen una construcción bien rural con troncos, las casas de planes de vivienda una simetría, los negocios turísticos cierta modernidad y los hospedajes son casas familiares. En el centro una gran plaza con techados rehecha hace poco. Una gran escuela. Una biblioteca. La municipalidad. Una capilla y un museo. Informes turísticos esta en una esquina de la propia plaza. Hay wifi gratis pero no me logro conectar. Hay dos campings en la entrada del pueblo, cerca de la COPEC, donde venden unas muy buenas guías chilenas. La calle de entrada, a lo largo de varias cuadras exhibe la bandera nacional y la plaza recuerda como héroe al Tte. Hernán Merino Correa. Me dicen que hay dos barcos que hacen el cruce a Candelario Mancilla. Día por medio, depende los vientos. El viaje es por la mañana. Zarpan 08:30. Y por la tarde hacen la excursión al Glaciar O’higgins. El cruce a 40 mil pesos. El día completo a 76 mil. MAPAS y RECORRIDOS WIKILOC 5 - COCHRANE - GLACIAR CALLUQUEO - LOS ÑADIS - JARAMILLO - CALETA TORTEL - RIO BRAVO - VILLA O`HIGGINS

PUERTO BAHAMONDEZ y LAGO O’HIGGINS Lunes 6 de febrero. Mañana distendida. Salgo de la plaza de Villa O’higgins rumbo al sur. Paso la Armada y un predio de actividades rurales. Se empieza a bordear el Río Mosco. Zona de esteros y arenales. Hay algún espacio para acampar libre. Bosquecillos sin alambrar. Vuelvo a encontrar a unos ciclistas que ya cruce en Los Ñadis y en Río Bravo. Luego se cruza el Río Mayer por un puente colgante y se bordea el fiordo de agua verde. Hay un sendero al mirador Altavista y a Lago Negro pero es privado. El camino bordea el fiordo. Es muy bonito. Abierto sobre el barranco de roca. Alrededor la vista de grandes cerros. A lo lejos se ve el Glaciar El Mosco. El recorrido no tiene grandes exigencias pero si algunas pendientes. Puerto Bahamóndez es otro hito de este final. Un cartel indica el fin de los 1.247 kilómetros de Carretera Austral. Es la foto infaltable. En Puerto Bahamóndez hay un puesto de la Armada y un par de embarcaciones militares, otras de madera ya abandonadas. También un sendero vehicular muy precario que sigue casi un kilómetro hasta una tranquera. Es el acceso a la central hidroeléctrica que autoabastece a Villa O’higgins.

BICI AUSTRAL

PAGINA 77


VILLA O’HIGGINS, SENDEROS Martes 7 de febrero. Este viaje juega con ciertos idearios placenteros, ciertas ideas románticas y mitológicas acerca de la gente y los lugares. De alguna forma llevo 55 días haciendo lo que algunos sueñan. La vida son momentos, me dice compartiendo anécdotas y café con un escalador. Hoy decido subir un poco el Cerro La Bandera ubicado junto al pueblo. Tiene senderos, miradores. Se puede llegar a la cima o hacer un rodeo con vista al Lago O’higgins. En el trayecto el bosque es tremendamente húmedo. Arboles muy altos y otros caídos en putrefacción. El piso un colchón de madera, hojas, arenisca. A los costados notros, helechos, canelos, musgo, hongos y líquenes. Hay muy buenas vistas del poblado. Sus casas pintadas de colores vivos. Azul, rojo, amarillo, verde. Sus techos de chapa a dos aguas. Paredes de troncos, tejuelas o listones. El barrio oficial de casas y colores uniformes. El aeródromo y su pista asfaltada. Los bomberos. La plaza. Se escuchan un par de motosierras y a Vicentico cantar Matador. Las calles un prolijo cuadriculado sin peatones ni vehículos.

PASO INTERNACIONAL RIO MOSCO Martes 7 de diciembre. Saliendo hacia el sur de Villa O’higgins se pasa el retén de Carabineros y se llega al Río Mosco. Tomando huellas hacia el este, entre los pedregales que rodean su lecho, se accede a senderos y pasarelas. A un kilómetro hay unas pasarelas y puente peatonal colgante que sigue aguas arriba el Río. Se cruza de margen y comienza el sendero de varias horas hasta el Glaciar Mosco. Antes hay un puente de listones de madera para el paso vehicular. Luego hay huellas entre las piedras y se llega a una tranquera donde está el hito fronterizo chileno-argentino del Paso Internacional Río Mosco. El camino es apenas transitable y trunco. Por un par de minutos estoy en suelo argentino. No hay paso vehicular, quizás solo a caballo.

VILLA O’HIGGINS, DESPEDIDA Miércoles 8 de febrero. No pude dormir de corrido. Mi ansiedad con los despertadores. Lo puse a las seis y ya desde una hora antes me había despertado.

BICI AUSTRAL

PAGINA 78


En el hospedaje me dejaron el desayuno preparado. Doy la vuelta a la plaza. Esta amaneciendo. El cielo esta negro. Hago el recorrido a Puerto Bahamóndez bajo una llovizna. Soy el primero en llegar... una hora antes. Vuelvo a sacarle fotos al cartel del fin de la Carretera Austral. Poco a poco llega la tripulación, varios pasajeros y más de media docena de ciclistas. Embarcamos en Quetru de la empresa Robinson Crusoe. Hay otra embarcación más pequeña y precaria que también zarpa a Candelario Mancilla. Allí llegamos pasadas las 11 y la mayoría de los ciclistas bajan para emprender hoy el cruce. Suben algunos que vienen de Lago del Desierto. Yo había hecho conversación con un mexicano que viene desde Cuzco rumbo a Ushuaia y luego piensa llegar a Alaska. Meses después sabré que Hernán viene cumpliendo su viaje. Aquí hay veteranos. Ciclistas que viajan por el mundo con sus hijos. O matrimonios jubilados. Otros que ya han hecho la Carretera Austral dos veces. Quienes han pasado por Uyuni y Paso de Sico. Los kilómetros los cuentan por decenas de miles. Mi viaje continúa para navegar al Glaciar O’higgins y luego regresar a Candelario Mancilla y acampar allí.

GLACIAR O’HIGGINS y CANDELARIO MANCILLA Miércoles 8 de febrero. Seguimos navegando otro brazo del Lago O’higgins, con sus aguas turquesas de origen glaciar. Ahora el viento y el oleaje son más fuertes. Se distingue el Cerro Steffen y luego todo el cordón nevado, con varios ventisqueros del Cerro O’higgins. Al sur empieza a verse la lengua del Glaciar O’higgins. Nos vamos acercando lentamente. Estamos en la parte más profunda del lago, más de 800 metros. Llegamos alrededor de las 14 horas y estamos una media hora. Observamos algún rompimiento y la formación de témpanos. La tripulación recoge hielo y nos convida con whisky. Luego recorremos el frente sur y el frente norte. Se notan las capas de ceniza volcánica del Volcán Lautaro ubicado a unos 25 kilómetros. También las laderas de roca pelada y erosionada muestran la magnitud que llegó a tener este glaciar. Llenamos nuestros ojos y las memorias digitales con estas imágenes. En Candelario Mancilla hay un embarcadero, personal de Armada y más arriba hay un camping de la familia Levicán y el control aduanero chileno. La vista del lago de aguas turquesas es espectacular.

BICI AUSTRAL

PAGINA 79


El camping cuenta con refugio, baños y agua caliente. También hay hospedaje y comida en la casa. Mientras anochece conversamos los cuatro ciclistas acampantes de esta noche. El español, el inglés y el suizo se mezclan.

CRUCE DOS LAGUNAS, PASO INTERNACIONAL Jueves 9 de febrero. ¡Llegue! El cruce fue durísimo y hermoso. Sea por su naturaleza como por el desafío personal. Pasadas las 09:00 salí del camping y subí los primeros quinientos metros hasta el puesto de Carabineros donde hice migraciones. Un rato después partieron tres ciclistas con dos niños y tres viajeros a pie. Los primeros cinco kilómetros son de fuerte subida. El camino es ancho pero en las curvas hay mucha piedra suelta. Hasta el tractor que me pasa derrapa en el pedregullo. Se camina mucho y pedalea poco. Atrás queda el Lago O’higgins. Luego de siete kilómetros -hay carteles de la ruta X-915- el camino se hace para pedalear. Se entra en un bosque andino, mucha humedad, tramos más llanos. Se pasa un puente y se llega al Aeródromo en el kilómetro 12. No veo refugio o zona de acampe. El bosque sigue y se cruzan dos puentes de madera. Poco después del Kilómetro 15 se llega al hito fronterizo. Hay carteles de ambos países y el típico hito de hierro. Son alrededor de las 12 horas. Aquí comienza lo difícil. El tramo argentino es una senda, con piedra, arroyos, barro, raíces, una mala idea de soberanía es entorpecer la comunicación. Como aventura esta bueno. Como idea de país, una bestialidad. Chile construye su soberanía abriendo caminos. Hay algo que aprender. El primer tramo ya obliga a cruzar cuatro pequeños arroyos, barriales. La Laguna Larga. El camino además sigue en leve ascenso hasta su punto más alto a 710 msnm. Atravesando un hermoso bosque. El día es frío y con leve llovizna. A mitad de camino se sigue un arroyo grande. Se lo cruza tres veces. Apenas hay unos troncos para equilibristas. Ya uno no tiene temor de meterse en el agua fría como sea. Y luego cincuenta metros de barro. Pendientes donde brazos y piernas no alcanzan para vencer los obstáculos. Aparece desde lo alto la primera imagen de Lago del Desierto y comienza la bajada. La senda es un surco angosto. Apenas entra la bici más las alforjas. Hay saltos. La carga de la bici hace todo muy complicado.

BICI AUSTRAL

PAGINA 80


Es raro. Uno disfruta con tenacidad esta lucha. Parece que se agota y persevera. Sorteando raíces y piedras, a veces casi con ceguera. Ya sin poder elegir donde conviene pasar. Pero feliz. Cantando y riéndose. Sabiendo que paso a paso la meta se alcanza. Ya se ve el muelle, la Gendarmería y unos galpones. Cruzo el último arroyo grande y restan solo cien metros. Son algo más de las 15 horas. Seis horas para los 22 kilómetros. En Gendarmería me recibe amable un puestero. Conversamos sobre quienes vienen detrás mío hoy. Bastante mas tarde llegan los ciclistas suizos con sus niños, eso me da tranquilidad. Presento mis documentos al gendarme. ¡¡Llegue!!

DISTINTO Esperaba encontrar un Chile distinto. Iba con la idea de ciudades turísticas organizadas como Puerto Varas y encontré muchos poblados rurales. Iba a recorrer un Chile marítimo, de salmones y mariscos. Y encontré un Chile mediterráneo, de corderos, madera y muy vinculado a la Patagonia Argentina. Esperaba encontrar un nacionalismo de Copa America y encontré la conmoción por los incendios forestales. Un país embanderado más allá de las circunstancias. Esperaba un Chile mapuche y encontré una historia centenaria, de colonos y pioneros. De empresas extranjeras que han desforestado grandes regiones. Esperaba encontrar muchos argentinos y encontré más alemanes o australianos. Esperaba encontrar esa atención correcta pero indiferente a un visitante que pasa y encontré hospitalidad, a veces con calidez o con rusticidad pero siempre generosa.

BICI AUSTRAL

PAGINA 81


ARGENTINA, SANTA CRUZ NAVEGACION DEL LAGO DEL DESIERTO Jueves 9 de febrero. La embarcación cruza dos veces al día el Lago del Desierto, por la mañana y por la tarde. Son alrededor de las 18 horas y partimos rumbo a la punta sur del Lago. En la embarcación nos mezclamos quienes venimos desde Chile en plan más aventurero y quienes alojados en El Chaltén salieron de turismo por el día. El viaje se paga en pesos argentinos, chilenos, dólares, euros. La navegación es tranquila, demora menos de una hora. Se ven algunos ventisqueros y cerros, aunque el día con bastante neblina y nubes bajas no ayuda demasiado.

RIO DE LAS VUELTAS a EL CHALTEN Viernes 10 de febrero. El camping Estancia Lago del Desierto, ubicado en la punta sur esta bastante bien instalado y es tranquilo. Ofrece la posibilidad de subir hasta el Glaciar Huemul y su laguna. Camping a 200 pesos argentinos y caminata al Glaciar a 150 pesos. Hay un buen refugio y duchas por la tarde. Un predio bastante arbolado para acampar. Parrillas y bancos. Hay proveeduría y kiosco pero no tiene alimentos frescos. El camino son 37 kilómetros hasta El Chaltén, siguiendo el Río de las Vueltas. Atrás queda el Glaciar Vespignani. Se pasan algunas cascadas y saltos, el puente sobre el Río Toro y el Salto del Anillo. Se atraviesan lindos bosques. Unos kilómetros después de cruzar el Puente sobre el Río Midolon se llega a la Plaza Soberanía. Este lugar recuerda el enfrentamiento ocurrido a fines de 1965 entre militares argentinos y chilenos, donde murió el militar chileno Tte. Hernán Merino Correa. Laguna Cóndor es un lugar muy bonito. Rodeada de cerros rojos y pardos al este, nevados y con glaciares al oeste. Si uno tiene suerte, desde aquí se puede ver el Fitz Roy. Junto al puente de hierro del Río Eléctrico, reciclado de puentes ferroviarios de ferrocarril provincial de Buenos Aires, nace el sendero a Piedra del Fraile. Más adelante se encuentra el Camping Bonanza, a 15 kilómetros de El Chalten. El camino va pegado a un barranco de piedra y el Río. Aquí se ingresa al Parque Nacional Los Glaciares. Más adelante se encuentra el sendero a Salto del Chorrillo. Y finalmente se arriba a El Chalten. BICI AUSTRAL

PAGINA 82


EL CHALTEN, SENDERO a POINCENOT Sábado 11 de febrero. Mi idea era acampar dos días en Laguna de Capri y en el medio ir hasta Laguna de los tres. Ayer el guardaparque me entusiasmo con unir Poincenot con el camping D’Agostini. Improviso como llevar lo mínimo sin tener mochila y parto pasadas las nueve. El sendero esta concurrido. Me indican que son dos horas a Capri y dos más a Poincenot. Mi experiencia es que siendo lento tardé cinco horas. El primer tramo es en subida con buena pendiente pero sin obstáculos. Al kilómetro se llega al mirador del Río de las vueltas y luego el camino rodea un barranco metiéndose en el bosque. Alrededor de cuatro kilómetros lleva llegar a la primera bifurcación. A la izquierda Capri y su camping. A la derecha un mirador y Poincenot. El mirador es un buen lugar para ver al Fitz Roy y las demás agujas que lo rodean pero por ahora hay nubes. Es lo más habitual. El camino baja y sube. El bosque sigue. Vamos siguiendo el Río Chorrillo del Salto. Luego se entra en una zona más abierta y llana. Se cruzan arroyitos y esteros. Se pasa una bifurcación que conduce a las Lagunas Madre e Hija y al Cerro Torre. Al llegar al kilómetro siete un puentecito nos cruza el Río Blanco. Luego esta el desvío que conduce a Piedras Blancas y sus vistas del glaciar. Esa misma senda sale a la Hostería El Pilar y el puente sobre el Río Blanco, sobre la Ruta 23. Un tramo más y se encuentra el campamento de Poincenot. Debe ser el camping más concurrido donde he estado. Unas cincuenta carpas y quién sabe cuantos idiomas y países. Justo cuando el Fitz Roy muestra todos sus picos excepto el mayor, el cielo comienza a cerrarse bajo nubes oscuras. Suficiente para mí por hoy. Mañana será el turno de seguir hacia Laguna de los Tres.

SENDERO RIO BLANCO y GLACIAR PIEDRAS BLANCAS Domingo 12 de febrero. Anochece en el camping de Poincenot bajo una llovizna. No me hago ilusiones de buen día para mañana. Me sorprende que mis vecinos franceses se levanten a las cinco. Yo no salgo de mi carpa hasta pasadas las ocho. Y entonces observo un cielo celeste entre el bosque. Camino al Río y descubro al Fitz Roy en una vista inmejorable. Esto es tener suerte.

BICI AUSTRAL

PAGINA 83


Mi plan es intentar llegar a la Laguna de los Tres. Desayuno y salgo. Es un kilómetro llano con amplias vistas del Fitz Roy y todas sus agujas hermanas, y muchas fotos. Se cruza una pasarela sobre el Río Blanco y se llega a un pequeño refugio. Aquí comienza lo difícil. Un kilómetro de subida, 400 metros de desnivel. Para superar el Cerro que ahora domina mi vista. Tengo todo el día. Avanzo lento. El ascenso es cada vez más duro pero está bien señalizado. Logro realizar 2/3 de la subida. Me faltan quizás 300 metros pero el vértigo me ha agotado más que el esfuerzo físico. Hasta aquí llegue. No veré la Laguna de los Tres. Yo sabía que esto es un intento. Ahora tengo igual que bajar todo lo subido y comprobaré que mi ascenso fue largo. Es mediodía así que regreso a Poincenot para ir al Mirador del Glaciar Piedras Blancas. El cielo sigue despejado y Poincenot ofrece muy buenas vistas. El Glaciar Piedras Blancas esta un poco mas al norte. Son dos kilómetros de senderos bastante llanos. Una vista impactante de los hielos celestes, la laguna verde y la roca gris facetada del Fitz Roy.

REGRESO a EL CHALTEN Lunes 13 de febrero. Mañana de llovizna y cielo gris en Poincenot. Emprendo el regreso a El Chalten. Son ocho kilómetros. Por momentos parece mejorar y dudo si seguir al Cerro Torre. El camino es llano. Atraviesa bosques y zonas abiertas. Se cruzar arroyos y esteros que alimentan al Río Blanco. A mitad de camino hay una bifurcación. Una subida leve y la maravillosa Laguna Capri de aguas transparentes, playita de arena y fondo de piedra. Aquí hay una zona de camping libre. Luego el camino empieza a descender, en medio de un bosque. Faltando dos kilómetros hay varias vistas del Río de las Vueltas y su cauce arenoso. Se pasa al pie de un enorme barranco y entre sus desprendimientos de grandes rocas. Finalmente otro bosquecillo y vistas del colorido poblado de El Chalten encerrado entre barrancos.

ADIOS FITZ ROY Viernes 17 de febrero. Dejo El Chalten y Calafate con la convicción que resolví una deuda pendiente conmigo. Estuve hace seis años y me fascinó. El Glaciar Perito Moreno, navegar Lago Argentino, el Fitz Roy y sus senderos.

BICI AUSTRAL

PAGINA 84


Llegue nuevamente aquí buscando cumplir esa deuda. Acampar en Poincenot, volver a Laguna Capri, acercarme todo lo posible al pie del Fitz Roy. Lo he cumplido. Todo lo demás no me interesa. Gente. Autos. Excursiones. Comida. Souvenirs. Festival. Es la replica de un modelo turístico de Patagonia falsa que va de Ushuaia a San Martín de los Andes. Las comparaciones son odiosas y yo amo Aysén, con su rusticidad. MAPAS y RECORRIDOS WIKILOC 6 - VILLA O`HIGGINS - CANDELARIO MANCILLA - LAGO DEL DESIERTO - EL CHALTEN

DESPEDIDA Un amigo me dijo: "vos cada una de las cosas que emprendes, las convertís en textos, hagas lo que hagas siempre terminas escribiendo". Yo adoro el poder de observación de Simon. Aquí lo hago otra vez. No lo pensé, no lo planee, simplemente sucedió. Ni siquiera creo en esos libros de viajeros que muchos hacen. No busco vender nada. Yo solo quería escribir, dar un sentido más allá de bonitas fotos de paisajes, rescatar historias y momentos que me emocionaron, brindar información a quienes imaginen seguir estos pasos. Espero que si alguno llegó a este final, me haga llegar sus comentarios y consultar. ¡¡Buen viaje!!

BICI AUSTRAL

PAGINA 85


ALGO MAS LA BICICLETA ¿Qué bicicleta sirve para recorrer la Carretera Austral? ¿Como debe ser? En los caminos uno encuentra ciclistas con todo tipo de bicicletas, tándems, monoplano, híbridas, MTB, Ciclocross, plegables, distintos rodados y transmisiones. Cada solución tiene sus ventajas y desventajas, exigencias físicas menores o mayores, lo importante es conocer nuestra bicicleta, para saber sus debilidades y el esfuerzo que nos requiere. Básicamente usé una MTB de acero, rodado 26, con 21 velocidades y frenos vbrake, horquilla con suspensión delantera, gama de componentes de calidad estándar. ¿Acero o aluminio? ¿26 ó 29? ¿MTB o ciclocross? ¿Rígida o suspensión? ¿Vbrake o discos? Son conversaciones que uno tiene con los amigos y siempre hay opiniones distintas. Algunas cosas: vamos a tener caminos con ripio y calamina, mejor una buena suspensión delantera. Vamos a tener bajadas importantes, arena y agua, los patines de v-brake se desgastan fácilmente así que conviene llevar repuestos. Vamos a tener subidas largas y agotadoras así que una combinación de plato chico (22 ó 24) con piñones grandes (de 30 ó más dientes, megarrange) nos va a ahorrar piernas. Unas cubiertas con tacos nuevas de 1.95 de ancho mínimo, para tener buena tracción en el ripio. Espejos. Luces. Al margen: un equipo de alforjas o bicipaking que sea impermeable, un portapaquetes que sea resistente y que no vibre con el camino. Y finalmente, vamos a hacer muchos kilómetros, las bicicletas en buenas condiciones son un vehículo confiable aunque requiere sus cuidados en el viaje, limpieza y lubricación. Si nos preparamos bien, si sabemos que bici estamos llevando, no vamos a tener dificultades pero no estamos protegidos de alguna sorpresa. Ante la sorpresa no hay previsión posible, no podemos llevar todos los repuestos, ni vamos a encontrar un bicicletero cerca. Así que a confiar en el camino y en la gente, que es lo verdaderamente fantástico de esta carretera. Mis herramientas:

BICI AUSTRAL

PAGINA 86


Llaves fijas para varias medidas (o repuesto de cierres rápidos de las mazas) Llaves Allen para varias medidas (para frenos y cambios) Corta cadena Un fragmento de cadena, algunos eslabones Llave grande regulable para ajustar dirección y tuercas Destornillador plano y philips Extractor de válvula de cámaras (para desinflar las cámaras) Patines de freno de repuesto (de buena calidad) Lubricante para cadena, terrenos húmedos Inflador con medidor de presión Rayos y niples de repuesto, llave para ajustar nicles Cables de acero para frenos y cambios Alicate pequeño para cortar Palancas plásticas para sacar cubiertas Parches y solución Tres cámaras rodado 26 nuevas Pinza de depilar para sacar alguna espina de la cubierta Hilo y aguja, mosquetones, elástico fuerte Tornillos varios y tuercas, de distintas medidas Cortante o tijerita pequeña Cinta plástica adhesiva

BICI AUSTRAL

PAGINA 87


EL EQUIPO DE CAMPING Viento, lluvia y frío son las tres cosas que podemos encontrar en la Carretera Austral, además de pocas provisiones o reparaciones. Lo que use fue una carpa para dos, con doble techo tipo iglú, parantes de fibra, 2000 milímetros de impermeabilidad. Una buena bolsa de dormir de fibra, hasta -10 grados extremo. Un aislante inflable Term a Rest. Me fue suficiente, pero justo. Conviene tener bastantes estacas y tientos – cuerdas- para fijar la carpa. A veces los pisos son tan duros que es difícil clavar bien las estacas. Hay que lograr que el sobretecho no toque la carpa, para evitar que nos pase el agua. Un par de varillas de fibra de repuesto por si tenemos una rotura. Alguna bolsa plástica para proteger todo de la lluvia. Yo no tenía abside –espacio extra al frente de la carpa- y hubiera sido útil para protegerme mejor de las lluvias y quizás poder cocinar. Para cocinar use una cocina plegable con garrafa a rosca. El repuesto de gas se consigue generalmente en los supermercados grandes en casi todas las localidades. En Coyhaique hay varias tiendas de camping muy completas. No esta permitido recoger madera para hacer fuego, además el clima hace que suela estar húmeda. La basura hay que retornarla con uno, no hay recolección de residuos en Parques y Reservas. Con la precaución de no tomar agua contaminada por animales o estancada, hay muchas posibilidades de conseguir agua y el clima no es tan caluroso, pero contar con dos litros diarios mínimo es recomendable.

BICI AUSTRAL

PAGINA 88


MAPAS ONLINE MAPAS GOOGLE MAPS Recorrido completo de la Carretera Austral chilena desde Puerto Montt hasta Villa O'higgins, con sus 1.247 kms., a través de asfalto, ripio, cuestas, fiordos, lagos, puentes colgantes, parques nacionales, ventisqueros, cruces en barcazas. ENLACE A MAPAS: http://estoslugares.com.ar/LIBROS/Libro_Bici_Austral_Mapas_Google.asp

MAPAS y RECORRIDOS WIKILOC 1 - BARILOCHE - PETROHUE - PUERTO VARAS - CONTAO - HORNOPIREN CHAITEN 2 - CHAITEN - LAGO YELCHO - SANTA LUCIA - LA JUNTA - QUEULAT - PUERTO CISNES - PUERTO CISNES - AMENGUAL - MAÑIHUALES - VILLA ORTEGA COYHAIQUE 3 - COYHAIQUE - VALLE SIMPSON - EL BLANCO - CERRO CASTILLO - PUERTO IBAÑEZ - CHILE CHICO - VALLE LUNAR - PASO LAS LLAVES - PUERTO TRANQUILO 4 - PUERTO TRANQUILO - CAPILLAS DE MARMOL - GLACIAR EXPLORADORES PUERTO GUADAL - PUERTO BERTRAND - COCHRANE 5 - COCHRANE - GLACIAR CALLUQUEO - LOS ÑADIS - JARAMILLO - CALETA TORTEL - RIO BRAVO - VILLA O`HIGGINS 6 - VILLA O`HIGGINS - CANDELARIO MANCILLA - LAGO DEL DESIERTO - EL CHALTEN

ENLACE A MAPAS: http://estoslugares.com.ar/LIBROS/Libro_Bici_Austral_Mapas.asp

BICI AUSTRAL

PAGINA 89


CAMPING y ALOJAMIENTOS Este es un borrador de lugares que me alojé y por distintas razones me resultaron agradables o no tanto. Uno aprende a aceptar lo que hay. Valorar su sencillez y familiaridad. Preferir lo casero. Optar un poco a ciegas. A preguntar y a confiar. Camping Petrohué Cruzando el río. Es sencillo. No tiene agua caliente. Pero tiene verde y playa, algunas mesas y bancos. Rico dulce casero para desayunar. Disfrutar una charlar con su cocinero u observar a Don Alex con su pesca. 5 mil por persona. 4 mil el desayuno. Mil el bote para cruzar el río. Residencial Sofia. Contao Auténticamente familiar. Hospitalario. Comida rica. Unos huevos a la paila. Una sobremesa frente a la tele. Muy recomendable. 10 mil por persona. Habitación compartida. Una familia que me trató muy bien. Residencial Nicol. Hornopiren Una casa familiar. Cumple. Es barato. Wifi público en la municipalidad y la plaza. 7 mil por persona. 3 mil el lavado de ropa. Tiene camping sin instalaciones a 2 mil por persona. Camping Molino de Agua. Hornopiren Camino al Parque Nacional Hornopiren, ruta V-885. También hay refugio en Lago Cabrera. Camping Caleta Gonzalo. Parque Pumalín. Tiene baños, bancos y techados. Bien agreste. No hay duchas ni electricidad. Agreste con buenísimos senderos. Sin provisiones. Gratuito en baja temporada. A 5 mil en temporada. Camino a Chaitén hay otros campings similares dentro del Parque Pumalín, en Lago Negro, Lago Blanco, Cascada Escondida y Volcán. Hostel Trekanpangui. Chaitén Bien instalado pero sin calidez humana. No permiten uso de la cocina y el desayuno lo cobran 5 mil. Tiene camping y habitaciones compartidas. Wifi. Duchas con agua caliente. 10 mil por persona. Camping Lago Yelcho Caro pero bueno. Sitios techados con bancos y electricidad. Duchas y buenos baños. Playa al lago. No hay provisiones en la zona. 10 mil. Hospedaje La Junta

BICI AUSTRAL

PAGINA 90


Hay dos hospedajes en el pueblo. Tiene desayuno. No tiene comida. Wifi. 12 mil con desayuno. Camping Santa Lucia Tan sencillo como agreste. Un baño precario y una canilla. Pero puro verde y limpio. A dos kilómetros al sur del pueblo. 2 mil por persona. Muy bonito río al fondo del predio. Camping La Sirena, Puyuhuapi Ubicado en el centro del poblado, sobre la costa del fiordo. Hostal Ventisquero, Puyuhuapi A 10 mil pesos por persona. Camping Queulat. Reserva Se encuentra dentro del parque. Tiene sitios techados con bancos. Baños con duchas de agua caliente por la tarde noche. Solo se pueden usar cocinillas. No se puede hacer fuego lugar agreste con varios senderos al ventisquero. No hay electricidad ni provisiones. 5 mil por persona. Más entrada de ingreso al parque. Camping privado. Acceso al Parque Nacional Queulat Ubicado sobre la Carretera Austral. Camping Privado Queulat Ubicado a dos kilómetros al sur del acceso al Parque Nacional Queulat. Tiene cabañas. Hospedaje Santa Teresita. Puerto Cisnes Bien instalado y atendido. Tiene desayuno. No tiene comidas. Wifi. Habitaciones compartidas. Residencial El indio. Amengual Casa familiar. Comedor. Bien atendido. Muy recomendable. Wifi. 10 mil por persona. Lavado de ropa. Camping Bordederio. Mañihuales Agreste. Con duchas y refugio. Cuidado por sus dueños. Tiene cocina económica y leña en el refugio. Wifi. 4 mil por persona. Restaurante y hospedaje. Villa Ortega Otra experiencia familiar. Comer con los dueños de casa, de la fundadora del pueblo. Conocer la vida del lugar. Su hospitalidad. Muy recomendable.

BICI AUSTRAL

PAGINA 91


Hostel centro preuniversitario. Coyhaique (calle Lautaro, frente Hostel El gaucho) Solo funciona en verano cuando no hay clases. Es económico y tiene baños chicos para tanta gente. Pero la predisposición de su encargado es lo mejor. Electricidad. Wifi. Cocina. 10 mil por persona. El Blanco, Hospedaje Preguntar en la despensa sobre la ruta. Otra familia lugareña. Bien atendido. Rica comida. Buen mate. Muy buena habitación. 20 mil por persona, incluye cena y desayuno. Camping Laguna Chiguay. CONAF El bosque es hermoso. Un sendero muy bueno para caminar desde la laguna. Hay refugios y baños. No hay ducha, ni electricidad ni provisiones. 5 mil por persona. El mirador. Camping Villa Cerro Castillo Un camping sencillo. Buenos baños y duchas. Refugio y electricidad. Cuidado por su dueña. 4,5 mil por persona. Residencial El Cata. Puerto Ibáñez Bien atendido por su dueña. Sobre la calle principal, a media cuadra de la costanera. Habitaciones compartidas. Comidas y desayuno. Wifi. 12 mil con desayuno. 6 mil la comida sin bebida. Camping Don Omar, Puerto Ibáñez Sencillo, ubicado en la costanera. Calle General Carrera y Padre Ronchi. A 2 mil por persona. Camping Chile Chico Konaiken y Lo de Ale son lo mejorcito pero sus predios son chicos y sus baños más o menos. Duchas. Electricidad. Wifi. Algunos bancos. La zona es ventosa. Konaiken es chico y céntrico, a una cuadra de la plaza. Ale es un poco más grande pero sin verde, esta a unas 10 cuadras del centro, sobre la ruta. 5 mil por persona. Camping La Parva, Puerto Tranquilo Ubicado frente a la cancha de futbol. Camping y comedor. Tiene un predio con bastante verde para acampar. Duchas con agua caliente aunque no siempre funcionan correctamente. Wifi. 4,5 mil por persona. Camping Bellavista. Puerto Tranquilo Demasiado concurrido pero el mejor camping del lugar. Buenos baños y duchas. Comedor para cocinar pero sin cocina. Electricidad. Lavadero de ropa. Predio BICI AUSTRAL

PAGINA 92


chico pero con pasto. Hospedaje. Atendido por su dueña. Wifi. 5 mil por persona. Camping Pudú, Puerto Tranquilo Sobre el Lago General Carrera, a un kilómetro al sur de Puerto Tranquilo. Alacaluf. Glaciar Exploradores Alojamiento y comida. Familia alemana. A 44 kilómetros de Puerto Tranquilo. El lugar no es barato, pero tuve la suerte que me facilitara un lugarcito. Lamentablemente no tienen camping actualmente. Gente muy hospitalaria. Camping La Nutria, Puerto Tranquilo Ubicado camino al Glaciar Exploradores, a unos 20 kilómetros. de Puerto Tranquilo y próximo a la Cascada La Nutria. Camping Campo de Hielo Norte, Carretera Austral Camping rural, ubicado a unos 30 kilómetros. al sur de Puerto Tranquilo, junto al desvío al Campo de Hielo Norte. Alma Verde. Puerto Guadal Camping nuevito y ecológico. Agreste y organizado. El placer de dormir en un bosque y bañarse calentito. Atendido por su dueño. Tiene refugio y cocina a gas. Electricidad en el refugio. No tiene wifi. 5 mil por persona. Doña Ester. Puerto Bertrand Residencial y comedor atendido por su dueña. Ubicado frente a la plaza. Comida riquísima. Lugar tranquilo y cuidado. Habitaciones compartidas y camping. No tiene wifi. 12 mil por persona con desayuno. 8 mil la comida. Camping Cochrane A media cuadra de la plaza. Atendido por su dueña. Predio con pasto y frutales. Refugio. Mesas y bancos. Cocina a garrafa. Electricidad. Servicio de lavado de ropa. Duchas con agua caliente. Wifi. 5 mil por persona. Fundo Los Faldeos. Calluqueo La casa de José no es hospedaje pero peguntando se puede comer y dormir. El hombre es parco pero hospitalario. Recomendación: llevar yerba, pan, algo para comer y compartir. Y bolsa de dormir. Ubicado en un desvío antes del puente sobre el Río Tranquilo. Camping y Refugio Los Ñadis A diez kilómetros de la Carretera Austral, luego de bajar la Cuesta Barrancoso. El camino atraviesa un par de tranqueras y un puente colgante. En la confluencia de los río Baker y Los Ñadis. 4 mil en carpa y 8 mil en cama. Duchas con agua BICI AUSTRAL

PAGINA 93


caliente. Comedor y refugio con cocina económica y leña. Predio bien rural. El dueño ofrece sus dulces de calafate. Sendero a Paso San Carlos. Muy recomendable. Camping Caiquenes. Lago Vargas Al sur de Cochrane. Sobre la Carretera Austral. Me dicen que esta bien instalado y cuenta con duchas con agua caliente. Camping Río Jaramillo, Lago Vargas Sencillo y rural. Baño precario. Sin ducha. 5 mil por persona. Hospedaje Chanito. Caleta Tortel Compartido. Duchas. Cocina. No sirve desayuno ni comida. No lava ropa. Tiene wifi aunque la señal en la zona es mala. 10 mil por persona. En la rotonda de ingreso. Hospedaje La Sureña, Caleta Tortel Ubicado al sur del pueblo, a unos 30 minutos caminado desde la Rotonda. Muy recomendado y buen precio. Ofrece comidas. Puerto Yungay Hay refugio y una cafetería cara. El uso del baño se paga. Refugio Río Bravo. Fiordo Mitchel Refugio cerrado que protege de la lluvia y el viento. Tiene baños sin agua. Tiene bancos. Hay agua en el embarcadero. No hay provisión ni población en el lugar. Refugio kilómetro 47 de Río Bravo Sobre la carretera hay una tranquera y un par de cubiertas de bici. Ubicado al comienzo de una recta. Antes del Arroyo De Luna. Refugio kilómetro 70 de Río Bravo Ubicado sobre la ruta. Cuenta con camas. En la entrada del Fundo El parrillal. Hospedaje Fabiana. Villa O’higgins Baño compartido. Duchas. Internet. Desayuno. 12 mil por persona. Comidas a pedido. Internet con poca señal. Frente a la plaza. Muy recomendable. Camping El Mosco, Villa O’higgins Ofrece camping a 5 mil pesos y también hospedaje, ubicado en el centro del pueblo. Camping Candelario Mancilla, Lago O’higgins Hay camping y alojamiento sencillo, comidas, 4 mil por persona, Duchas. BICI AUSTRAL

PAGINA 94


Gendarmería Argentina, Lago del Desierto norte, Argentina Camping libre Estancia Lago del Desierto, punta sur, Argentina Camping organizado, duchas con agua caliente, proveeduría, bancos y mesas, parrilla, 200 pesos argentinos por persona, no hay electricidad ni Internet. Camping Poincenot, camping libre, El Chalten Es Parque Nacional, se puede acampar en un sector de bosque determinado, no hay servicios, solo un baño precario, agua del arroyo, bastante viento y un lugar fascinante. Ubicado a ocho kilómetros de El Chalten, por sendero a pie.

BICI AUSTRAL

PAGINA 95


BICICLETERIAS Bicicleteria Figón Avenida Simpson y Cañete, Coyhaique Tiene un amplio surtido de repuestos y realiza reparaciones. Hay un par más de bicicleterías en Coyhaique, luego en el resto de la Carretera Austral casi no existen otras.

BARCAZAS y FERRYS TRANSPORTES AUSTRAL Cruce La Arena a Puelche, y de Hornopiren a Caleta Gonzalo. http://www.taustral.cl/ NAVIERA PUELCHE Cruce La Arena, Isla de Chiloé, Chaiten http://navierapuelche.cl/ NAVIERA AUSTRAL Isla de Chiloe, Balmaceda, Puerto Cisnes http://www.navieraustral.cl/index.php/rutas TURISUR Cruce Andino, Paso Perez Rosales, Bariloche a Puerto Varas http://www.turisur.com.ar/ TRANSPORTADORA AUSTRAL BROWN Caleta Tortel, Yungay a Puerto Natales http://www.tabsa.cl/ SOMARGO BARCAZAS Puerto Ibañez a Chile Chico, de Puerto Yungay a Rio Bravo http://www.barcazas.cl ROBINSON CRUSOE Lago O’higgins y Candelario Mancilla http://www.robinsoncrusoe.com/

BICI AUSTRAL

PAGINA 96


© ESTOS LUGARES, 1ra. EDICIÓN (Agosto 2017) Internet: Blog: Facebook: Instagram: Correo:

BICI AUSTRAL

www.estoslugares.com.ar/libros http://biciaustral.blogspot.com.ar/ @biciaustral #biciaustral flavio_pigazzi@yahoo.com.ar

PAGINA 97

BICI AUSTRAL, un viaje por la carretera austral en bicicleta  

Un viaje en bicicleta por la Carretera Austral chilena, verano 2017, rutas, crónica, datos, campings, Parques Nacionales, lagos. De Bariloch...

Advertisement