Page 1


H

Por Ramón Alberto Garza

ay un nuevo “peligro para México”, y se llama PRI. Al precio que sea, el presidente Felipe Calderón está empecinado, obsesionado, con impedir el regreso del tricolor a Los Pinos. Y trasgrede las fronteras entre el jefe de Estado y el jefe de su partido denostando a sus opositores. El hecho se puso de manifiesto en la última entrevista que el mandatario concedió al diario estadounidense The New York Times, en la que villaniza al partido que gobernó México durante más de 70 años. Con inferencias y medias verdades en sus respuestas, ocultando crudas realidades de su propio partido, Calderón señala que dentro del PRI existen voces que claman por hacer un pacto con el crimen organizado. Dice que los tricolores ven en esos acuerdos la única salida para frenar la ola de violencia desatada a partir de diciembre de 2006, cuando su recién estrenada administración declaró la guerra a los cárteles de la droga que operan en México. Pero la reacción de los priistas fue inmediata y contundente. Y obligó a que distintos personajes del círculo


íntimo calderonista salieran a acotar los alcances del daño político de las temerarias declaraciones. Lo único que pudo justificar el presidente Calderón fue que su dicho se fincaba en una conferencia que dio en 2010 el ex gobernador de Nuevo León Sócrates Rizzo García, en la que presuntamente aceptaba que los priistas operaban con tranquilidad porque tenían acuerdos tácitos de no intromisión con el crimen organizado. Nada recordó el inquilino de Los Pinos sobre las reiteradas propuestas de su antecesor, el panista Vicente Fox, para propiciar un pacto e incluso una amnistía para los cárteles a fin de detener la ola de violencia que oficialmente registra 34 mil muertos en lo que va del sexenio. Propuestas que con toda oportunidad ratificó esta misma semana el ex presidente panista, quien en Estados Unidos, ante la Fundación Cato, llamó a ofrecer una amnistía a los cárteles de la droga. Tampoco recordó el presidente Calderón las debatidas declaraciones que alguna vez hiciera en una conferencia el que fuera gobernador interino de Nuevo León,


Fernando Elizondo Barragán, en las que decía que la mejor forma de impedir la violencia propiciada por el crimen organizado era no meterse con él. Nada dijo el mandatario mexicano sobre las también controvertidas afirmaciones de Mauricio Fernández, el alcalde de San Pedro Garza García, Nuevo León, cuyas declaraciones grabadas en un evento de campaña dejaron en claro que había algunos acuerdos con el clan de los Beltrán Leyva. Por eso las declaraciones presidenciales de 2011 se asemejan a las que hiciera seis años atrás Vicente Fox. Era 2005 cuando se dijo que el villano de la película no era el PRI, sino el PRD. Y más concretamente, Andrés Manuel López Obrador. Fueron los tiempos del llamado “compló”, como se le llamó a la campaña de desprestigio montada contra el entonces candidato perredista y jefe de Gobierno del Distrito Federal, puntero en todas las encuestas electorales rumbo a la carrera presidencial de 2006. Y si entonces se decía que el “compló” sólo existía en la cabeza de Andrés Manuel López Obrador, hoy apa-


recen elementos suficientes para testimoniar que esa campaña vino desde adentro del gobierno federal. Y que se utilizaron voces presumiblemente autónomas para sembrar en círculos diplomáticos internacionales temor sobre lo que el perredista podría significar en la Presidencia. Los hechos están consignados en cables de la Embajada de Estados Unidos en México que fueron dados a conocer a través del sitio WikiLeaks. En esos comunicados diplomáticos, se deja en claro que un consejero del IFE, el organismo imparcial para calificar la elección, compareció dos semanas antes de los comicios presidenciales para alertar a los estadounidenses del peligro que significaba Andrés Manuel López Obrador. Más aún, que con excepcionales dotes premonitorias, les pronosticó que los resultados se mantendrían retenidos la noche de la elección.


Cuatro meses antes, en febrero de 2006, un vicegobernador del Banco de México también habló con los diplomáticos norteamericanos. Les advirtió de las calamidades económicas que podrían caer sobre México si ganaba la Presidencia quien era considerado un émulo de Hugo Chávez. Y en plena efervescencia del relevo presidencial, seis días después de la atropellada protesta de Felipe Calderón como presidente constitucional, Cuauhtémoc Cárdenas también rindió parte ante los diplomáticos de Estados Unidos de los peligros que entrañaba su correligionario perredista. Asomémonos a la investigación de Anabel Hernández y al análisis de Félix Arredondo para conocer las similitudes entre lo que sucedió en 2005 y lo que pasa hoy, cuando faltan menos de nueve meses para la elección presidencial de 2012.


Audio Platícame la nota

WikiLeaks revela el ‘compló’ D

Por Anabel Hernández

urante cinco años, el discurso de Andrés Manuel López Obrador se centró en dos palabras: “el complot”. Pero, para muchos, la confabulación contra quien fuera candidato de la Alianza por el Bien de Todos a la Presidencia de la República en 2006 era sólo producto de su imaginación. Hoy, gracias a WikiLeaks y a su fundador Julian Assange, quien obtuvo cables clasificados del gobierno de Estados Unidos (EU) redactados en diferentes partes del mundo, se puede afirmar que el complot sí existió. Sus protagonistas fueron funcionarios públicos, políticos y hasta jerarcas de la Iglesia Católica. Todos ellos desfilaron ante diplomáticos de la Embajada de Estados Unidos en México y del Vaticano para conspirar contra quien en ese momento encabezaba las preferencias electorales para ganar la Presidencia. Luego de una minuciosa exploración que hizo Reporte Indigo en los miles de cables de WikiLeaks correspondientes a México

Scroll

Elevador

Segundo piso

Rollover

Video

Consumidor


que no han sido revelados ni editados, encontramos los nombres de tres personajes clave del complot contra AMLO. El primero es Arturo Sánchez Gutiérrez, consejero federal del Instituto Federal Electoral (IFE) de 2003 a 2010, quien estaba obligado a guardar imparcialidad como miembro del órgano supuestamente independiente encargado de organizar la elección.

De acuerdo al cable 06MEXICO3309, clasificado como “confidencial”, Sánchez Gutiérrez, a quien la embajada califica como un consejero “con poco amor hacia López Obrador”, se presentó días antes de la elección presidencial en las oficinas de la representación del gobierno EU en México. Ahí informó que los resultados de los comicios que se realizarían el 2 de julio de 2006 no se darían a conocer ese día y que AMLO perdería la elección por pocos votos. También abogó por la causa del candidato del PAN Felipe Calderón. El segundo es José Sidaoui, subgobernador del Banco de México de 2006 a la fecha, quien por ser servidor público tenía prohibido hacer proselitismo usando su cargo. Según el cable 06MEXICO820 sin clasificar y “sólo para uso oficial”, cuatro meses antes de la elección, Sidaoui hizo una advertencia a los funcionarios de la Embajada de Estados Unidos en México. Dijo que si Andrés Manuel López Obrador ganaba las elecciones, “gobernaría como Hugo Chávez en Venezuela” y que no sólo representaba una “amenaza para el crecimiento económico, sino también para la estabilidad macroeconómica”. El tercero, y quizá el más inesperado, es Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, líder moral del PRD y ex jefe de Gobierno del Distrito Federal, quien el próximo 27 de


octubre recibirá en el Senado de la República la medalla Belisario Domínguez. En el cable 06MEXICO6867, clasificado como “confidencial”, se afirma que a pocos días de que Felipe Calderón tomara posesión como presidente de México en medio del descrédito, Cárdenas Solórzano estuvo en la Embajada de Estados Unidos en México y cabildeó ante los funcionarios norteamericanos contra su compañero de partido Andrés Manuel López Obrador y a favor de Calderón. La trama se complementa con las acciones del arzobispo de Guadalajara, Juan Sandoval Íñiguez. El cable 06VATICAN60, dado a conocer por el periódico La Jornada en julio de 2011, revela que el “influyente cardenal de América Latina” asistió en marzo de 2006 a la Embajada de EU en el Vaticano. Ahí manifestó su preocupación “por la creciente presencia de líderes de izquierda en América Latina”, enumerando desde Fidel Castro hasta López Obrador. Dijo que era “una tendencia peligrosa” y pidió directamente la “ayuda” de George Bush para evitar que un gobierno izquierdista asumiera la Presidencia de México. Reporte Indigo presenta las pruebas documentales del complot y sus protagonistas.


EL CONSEJERO PARCIAL DEL IFE A

rturo Sánchez Gutiérrez fue consejero del IFE durante siete años. Con su voz y voto participó en la organización de dos comicios federales en 2006 y 2009. Antes fue director de Prerrogativas y Partidos Políticos del Instituto. Durante el tiempo que fue consejero, presidió comisiones del IFE cuyas acciones definen la credibilidad y equidad de los comicios: Organización Electoral, Administración e Informática, Prerrogativas y Partidos Políticos; y el Comité de Radio y Televisión. Arturo Sánchez Gutiérrez, quien actualmente trabaja en el ITAM y es investigador asociado del Colegio de México, no fue imparcial en las elecciones presidenciales de 2006, según la información interna del gobierno de Estados Unidos. El cable número 06MEXICO3309 de la Embajada de EU en México, redactado el 15 de junio de 2006 por la jefa adjunta

de Misión Leslie A. Bassett, lo deja en evidencia. “El Consejero del Instituto Federal Electoral (IFE) Arturo Sánchez compartió con nosotros el 14 de junio algunas ideas sobre las próximas elecciones. Él insistió en que a pesar de los problemas técnicos habituales el día de las elecciones sería relativamente suave”, dice el cable en su resumen. En el desglose del contenido del encuentro con Sánchez


Gutiérrez, la Embajada de EU no señala cuál fue la razón de la visita del consejero del IFE. Durante la reunión, Sánchez Gutiérrez dijo que la competencia entre AMLO y Calderón estaba muy cerrada, y que el PRI terminaría en un distante tercer lugar. Sin embargo, oficialmente, el IFE decía que no avalaba ninguna encuesta. “Dijo (Sánchez Gutiérrez) que las partes tratan de mantener sus opciones abiertas en caso de una pérdida y ser rápidos para sugerir un sesgo u otros problemas, pero con observadores de los partidos en las casillas viendo la votación y el escrutinio y recibir una copia de los resultados sería extremadamente difícil para cualquier persona manipular el resultado”, redactó Bassett. En su encuentro con funcionarios diplomáticos del gobierno de EU, el consejero defendió los contratos que hizo el IFE con empresas ligadas a Diego Zavala, cuñado de Felipe Calderón. “En cuanto a los últimos anuncios de ataque en los cuales López Obrador sugiere que el cuñado de Calderón, Diego Zavala, había estado recibiendo contratos gubernamentales leoninos e incentivos fiscales para su empresa Hildebrando, Sánchez insistió en que las acusaciones de una siniestra conexión con el IFE eran tonterías.


“Dijo que el IFE ha hecho uso de una marca común de software vendido por Hildebrando, pero que ellos se lo compraron a un vendedor diferente. El IFE también tuvo contrato con una compañía procesadora de datos que termina en 2000, tres años antes de que la empresa fuera adquirida por Hildebrando”, señala el cable. Pero Sánchez Gutiérrez no informó que sí existía una empresa ligada a negocios con Hildebrando que tenía un contrato con el IFE. Dos días después de la visita de Arturo Sánchez a la embajada, el periódico La Jornada publicó que el IFE había otorgado un contrato millonario a la empresa Sagem Défense Sécurité para desarrollar un sistema multibiométrico para el Instituto Federal Electoral con el propósito de ‘’detectar registros múltiples y fraudes de identidad en el registro nacional de votantes’’. El artículo también señalaba que Identix Incorporated, socia de la empresa del cuñado de Calderón, había sido sub-

contratada para hacer el trabajo. Será por eso que la jefa adjunta de Misión hizo una anotación en su cable: “El IFE rechazó los intentos para asegurar una revisión de las listas electorales y el sistema para la compilación de los resultados preliminares o PREP, con el argumento de que ambos habían sido revisados por las partes…”. En otra parte del cable, se señala que Sánchez Gutiérrez vaticinó que AMLO perdería la elección por un margen muy estrecho. “Obrador, a quien Sánchez define que (perderá) como por el tres por ciento o menos, puede dar lugar a manifestaciones, pero que dudaba que serían de larga duración o violentas. “Sánchez apostó su optimismo”, señala el cable, “en el hecho de que tanto el IFE y el TRIFE gozan de una mayor


confianza pública que cualquier otro partido político. “Sánchez dijo que aunque López Obrador, quien mostró su capacidad para movilizar a sus partidarios durante la crisis del desafuero el año pasado, no pudo mantener a las multitudes semanas tras semana. “Sánchez, que claramente tiene poco amor por López Obrador, también insistió en que el candidato del PRD no era un tonto, él no desea crear una situación que podría causar un colapso financiero y político en México, sobre todo si se tenía la esperanza de dar la vuelta al resultado inicial de las elecciones”, escribió Bassett. Respecto al conteo rápido y al anuncio del IFE de un ganador, el consejero comentó que eso no iba a ocurrir. “Sánchez dijo que el IFE pudiera negarse a hacer un anuncio de conteo rápido si López Obrador fuera perdiendo, pero el margen fuera de aproximadamente tres por ciento o menos, sin embargo reiteró que la precisión del sistema de conteo rápido apoyaría un pronunciamiento preciso, incluso si el margen se estrecha mucho. “Sánchez reconoció que no dar a conocer los resultados del conteo rápido la misma noche podría ser controvertido, pero los resultados del PREP estarían allí para que todos los vieran en Internet antes de salir el sol, y el recuento oficial llegaría el 5 de julio”, revela el cable.

En la anotación que hizo en este cable, Bassett señaló: “Estamos de acuerdo con Sánchez en que el TRIFE y su largo periodo de deliberaciones actuará como amortiguador para el descontento público. La renuencia del IFE para liberar un conteo rápido en una competencia muy reñida es comprensible, pero si el IFE no da el anuncio podría ser controversial, aumentaría los recuerdos tristes de la infame caída del sistema de cómputo en 1988, y puede ser usado por los perdedores, no importa quiénes sean”. A cinco años de la elección presidencial de 2006, las revelaciones hechas por el consejero del IFE a funcionarios de la Embajada de Estados Unidos en México demuestran que lo que ocurrió el 2 de julio y los días posteriores no fue producto del azar.


LA INTERVENCIÓN DEL GOBIERNO DE FOX J

osé Sidaoui trabaja en el Banco de México desde hace casi tres décadas. Se ha ocupado de las operaciones nacionales, el manejo de las reservas internacionales y los sistemas de pago. Entre diciembre de 1994 y diciembre de 1996, se desempeñó como subsecretario de Hacienda y Crédito Público. En enero de 1997 fue nombrado Subgobernador del Banco de México. Hoy es uno de los cinco integrantes de la Junta de Gobierno, órgano que define las políticas monetaria y cambiaria y la regulación financiera. Aunque la ley le prohibía hacer proselitismo aprovechando su posición como funcionario público del gobierno de Vicente Fox, el 9 de febrero de 2006, cuando más alto estaba AMLO en las encuestas, con 10 puntos de ventaja sobre Felipe Calderón, acudió a la Embajada de EU en México. Usando su experiencia y su privilegiada posición en el Banco de México, habló de los supuestos riesgos económicos


que correría el país si AMLO ganaba la Presidencia. El título del cable “no clasificado” y “sólo para uso oficial”, redactado el 14 de febrero de 2006 por un funcionario de la embajada identificado como “Kelly”, lo dice todo: “Preocupaciones de un funcionario del Banco de México sobre AMLO”. El cable llegó al Departamento del Tesoro y al Departamento de Comercio en Washington. “Le preocupaba que el peor de los escenarios políticos parecía estar cerca de la realidad con el liderazgo sostenido del candidato presidencial de izquierda Andrés Manuel López Obrador en las encuestas. “(…) claramente cree que AMLO no sólo plantea una amenaza para el crecimiento económico, sino también para la estabilidad macroeconómica, en repetidas ocasiones lo comparó con Hugo Chávez de Venezuela”, señala el cable de la embajada. “En respuesta a un consenso emergente de que AMLO no puede afectar a la estabilidad macroeconómica de México en la forma en que Chávez lo ha hecho en Venezuela, Sidaoui se limitó a responder: ‘¿Por qué no?’”. Así mismo, el subgobernador del Banco de México quiso contaminar la imagen del candidato de la Alianza por el Bien de Todos tergiversando los casos de Gustavo Ponce, ex secre-


tario de Finanzas del gobierno del Distrito Federal, y de René Bejarano. “También hizo referencia en repetidas ocasiones a un gran escándalo de corrupción pública en la ciudad de México durante el mandato de Andrés Manuel López Obrador, y señaló que el consejero más cercano de AMLO, quien fue captado en video rellenando sus bolsillos de dinero ilícito, sigue libre”, indica el cable. “Sidaoui también expresó su consternación de que los mexicanos, en general, parecen más cómodos con la idea de un gobierno como el de origen y distribución de los beneficios económicos, más que el de mercado”. Pese a que Sidaoui debe su carrera en el Banco de México al régimen priista, incluyendo su puesto de subgobernador, habló muy mal del PRI. “Culpó a los 70 años del Partido Revolucionario Institucional, el gobierno caracterizado por su hábil uso de la generosidad, favores y puestos de trabajo para permanecer en el poder”, señala el cable. Las descalificaciones hechas por el funcionario del gobierno de Vicente Fox se fueron extralimitando. “Sugirió que AMLO no esta más que explotando la dependencia en el gobierno, ofreciendo utilizar los poderes del gobierno para reorientar los recursos públicos lejos de los intereses industriales y comerciales a los pobres. Él no ve eso como un progreso, sino como una mera continuación de los

viejos sistemas que no han cumplido con el crecimiento económico necesario”. En sus comentarios, “Kelly”, quien redactó el cable, señala que Sidaoui es un pensador del libre mercado de poca utilidad para quienes buscan soluciones a los problemas económicos del gobierno de México. “Su preocupación por una posible futura presidencia de AMLO no son únicos, pero no están en la línea de las expectativas de corrientes que piensan que la economía mexicana podrá sobrevivir relativamente a salvo a una presidencia de AMLO, aunque sin mejorar”, señaló el funcionario de la embajada. Con el cambio de gobierno y de gobernador del Banco de México, Sidaoui se quedó. De hecho, ahí sigue. ¿Seguirá orquestando complots?


LA CAMPAÑA NEGRA DE CUAUHTÉMOC CÁRDENAS

C

uauhtémoc Cárdenas Solórzano, ex candidato de izquierda a la elección presidencial de 1988, siempre ha asegurado que se cometió un fraude para no reconocer su triunfo. En su lugar, el priista Carlos Salinas de Gortari fue ungido como presidente de México. Desde aquel histórico momento, Cárdenas Solórzano ha sido considerado líder moral del PRD y fue electo jefe de Gobierno del Distrito Federal en 1997. Esta semana, en una entrevista radiofónica con Carmen Aristegui, afirmó que podría contender por la Presidencia el próximo año si lo eligieran por unanimidad. El cable 06MEXICO6867, clasificado como “confidencial” y redactado por la jefa adjunta de Misión Leslie A. Bassett, fue fechado el 11 de diciembre de 2006, apenas 10 días después de que Calderón tomara posesión pese al reclamo de que se había cometido otro fraude electoral. Lo que quedó escrito en el documento de la embajada sobre la visita hecha por Cuauhtémoc Cárdenas el 7 de diciembre de 2006, lo dibuja como nunca antes se le había visto, al menos públicamente. Sus señalamientos fueron enviados a la CIA, al Departamento del Tesoro, al Departamento de Justicia, al Departamento del Trabajo y al Departamento de Seguridad Nacional, entre otros.


En las primeras líneas del cable se señala que funcionarios de la embajada se reunieron con Cárdenas para conocer su perspectiva de los acontecimientos que condujeron a la toma de posesión de Felipe Calderón como presidente. El líder moral del PRD criticó las medidas de protesta emprendidas por AMLO y defendió a Felipe Calderón diciendo que le daba el beneficio de la duda y que podía ser mejor presidente que Vicente Fox. “Cárdenas dijo que las tácticas de protesta de AMLO, específicamente el campamento de dos meses largos en el Zócalo y en la principal avenida de la Ciudad de México, así como el esfuerzo de legisladores del PRD para bloquear el informe a la nación de Vicente Fox el 1 de septiembre y su infructuoso intento de bloquear en diciembre la toma de posesión de Calderón, han afectado la imagen del partido”, dice el cable. Después de leer esto, resulta imposible no recordar que, durante años, el reproche de muchos de los simpatizantes de Cárdenas fue que, a pesar de haber clamado un fraude electoral y que le habían robado la Presidencia en 1988, no hizo nada por defender su triunfo. “Temía que la insatisfacción pública con el PRD se reflejara en las elecciones municipales y estatales del próximo año (...).

“Cárdenas es optimista respecto a que el polvo se asiente en pocas semanas, y espera que el PRD comience a actuar menos como un movimiento de protesta y más como un partido de oposición normal”, escribió Bassett. Cuauhtémoc Cárdenas confió a los funcionarios del gobierno de Estados Unidos que el jefe de Gobierno del DF recién electo, Marcelo Ebrard, terminaría reconociendo al gobierno de Calderón. Y así sucedió. “Con respecto a la recién inaugurada administración de


Marcelo Ebrard en la Ciudad de México, Cárdenas cree que el GDF nuevo al final tendrá que reconocer y trabajar con Calderón”, señala el cable. Y mientras atacaba las decisiones de AMLO, Cuauhtémoc Cárdenas respaldaba a Calderón. “Cárdenas ofreció a Calderón el beneficio de la duda, expresó su respeto personal al presidente e hizo una moderadamente optimista prognosis de su administración. Dijo que se había reunido en varias ocasiones con Calderón, pero que no lo conocía bien. “En conclusión, Cárdenas cree que el nuevo presidente tiene buenas intenciones y la capacidad política para impulsar nuevas reformas que Fox no hizo. Con respecto a Calderón, dijo que la selección de su gabinete representa al nuevo presidente de ‘molde’ o ‘ideología’, y que no hubo sorpresas”. Los señalamientos de Cárdenas sonaban peculiares proviniendo del “líder moral” de un partido que calificaba al gobierno de Calderón como “espurio”. Y esto mereció un comentario de la propia Bassett. “Nunca ha habido mucho amor entre Cárdenas y AMLO, y ambos, Cárdenas y su hijo Lázaro Cárdenas Batel, gobernador de Michoacán, decididamente no apoyaron la campaña presidencial de AMLO ni en la crisis postelectoral. Ambos se negaron a reunirse con López Obrador en sus mítines del Zócalo y otras protestas, y también han reconocido públicamente el triunfo de Felipe Calderón. “De hecho, la crítica pública de Cárdenas a las tácticas de

resistencia civil de AMLO fue la primera evidencia pública de una profunda fisura en las filas del PRD. Ildefonso Aguilar, un asesor de confianza de Cárdenas, dijo antes que Cárdenas estaba en stand by, a la espera de que el motor de AMLO perdiera fuerza”. Las elecciones presidenciales están a la vuelta de la esquina, y Cárdenas, quien dio el beneficio de la duda a Felipe Calderón ante el gobierno de Estados Unidos en un momento crítico, hoy dice públicamente que el gobierno calderonista es un desastre y que desea la candidatura presidencial no para su hijo Lázaro, sino para él.


CARDENAL PIDIÓ AYUDA A BUSH CONTRA AMLO

E

n el desfile de personajes que acudieron a la Embajada de EU para complotar contra López Obrador es imposible no incluir los señalamientos que hizo el cardenal Juan Sandoval Íñiguez, arzobispo de Guadalajara, en la Embajada de EU en el Vaticano, los cuales fueron revelados a través de un cable de WikiLeaks que publicó La Jornada en julio pasado. Según el cable 06VATICAN60, redactado por el embajador Francis Rooney el 3 de abril de 2006, Sandoval Íñiguez “hizo eco a algunos de nuestros interlocutores del Vaticano sobre la preocupación por la creciente presencia de líderes de izquierda en América Latina”, como Fidel Castro, Hugo Chávez, Evo Morales, Néstor Kirchner, Michelle Bachelet y, tal vez, López Obrador. “(…) y lo llamó una tendencia peligrosa. Preguntó si el presidente Bush podría ayudar. Sandoval dijo que bajo el gobierno de López Obrador, el crimen y la violencia han aumentado en la Ciudad de México”. En el cable quedó asentado que además de hablar mal de AMLO, Sandoval Íñiguez aseguró al embajador Rooney que el cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, asesinado en mayo de 1993 supuestamente en medio de una balacera entre los Arellano Félix y Joaquín Guzmán Loera, en realidad había

sido ejecutado por el gobierno de México, entonces encabezado por Carlos Salinas de Gortari. “El embajador, consciente de la importancia del mensaje, señaló que A/S Shannon había discutido estos temas en su reciente visita a la Santa Sede, y también observó que el presi-


dente George W. Bush había planteado este tema rápidamente con el nuevo nuncio papal en Washington. “Los cardenales sienten que los pobres de América Latina no comprenden los beneficios potenciales de los mercados libres por lo que apremiaron al goberno de Estados Unidos a ayudar, reconociendo que la Iglesia, aunque necesariamente prudente, también puede desempeñar un papel más importante”. El próximo 6 de julio de 2012 se llevará a cabo la elección presidencial. Desde ahora se vislumbran intervenciones indebidas que podrían generar un clima de desestabilización, incertidumbre y desconfianza, como las declaraciones que hizo Felipe Calderón a The New York Times sobre los presuntos pactos del PRI con los cárteles del narcotráfico. Esto, en medio de un proceso electoral ya de por sí complicado por la violencia e ingobernabilidad que vive México. Los manoseos por debajo de la mesa para inclinar la balanza en perjuicio de un candidato presidencial dejaron una amarga experiencia en 2006. Hoy se sabe quiénes fueron los autores del famoso complot gracias a los cables enviados por funcionarios diplomáticos del gobierno de EU, quienes seguramente jamás pensaron que se harían públicos.


CALDERÓN EN THE NEW YORK TIMES

LA ENTREVISTA-PSICOANÁLISIS


L

POR FÉLIX ARREDONDO

a entrevista que le hizo The New York Times a Felipe Calderón no fue simplemente periodística. La conversación con los periodistas Randal C. Archibold y Elisabeth Malkin se convirtió en una especie de psicoanálisis político que hizo que afloraran del subconsciente presidencial algunas de las fobias que suelen obsesionar a Felipe Calderón en tiempos preelectorales. Y es que la memoria de Calderón fue pródiga para recordar las declaraciones que hizo el ex gobernador de Nuevo León Sócrates Rizzo el 23 de febrero de 2011 en una conferencia. Ese día, el político priista se refirió a los pactos que se hacían en el pasado con los cárteles del narcotráfico para mante-

ner la estabilidad del país. Pero la memoria presidencial olvidó las reiteradas propuestas hechas por notables panistas para negociar con el narco. Entre ellos, el ex presidente Vicente Fox, el ex gobernador de Nuevo León Fernando Elizondo y el alcalde de San Pedro Garza García, Mauricio Fernández Garza. Por eso, así como la entrevista Porfirio Díaz-Creelman se convirtió en un preludio del estallido de la Revolución Mexicana, hoy valdría la pena hacer una disección de los conceptos y postulados de la entrevista Calderón-New York Times para saber lo que se puede esperar para los meses previos a la elección presidencial. ¿Hasta dónde las obsesiones y fobias de un mandatario pueden conducir a su país a una confrontación? Analicemos.


REGRESIÓN A 1908 Al igual que la de Díaz-Creelman de 1908, la entrevista Calderón-Archibold y Malkin de 2011 provocó una efervescencia en la clase política que no presagia nada bueno. Y es que en ambas entrevistas, lo que brotó del subconsciente profundo del gobernante que está en el ocaso de su gobierno fue el extraordinario temor a entregar el poder a un opositor político. Sobre todo cuando aun antes de concluir su mandato, ese gobernante ya puede percibir que pasará a la historia, sí, pero no como hubiera querido. “¿Nos puede decir si México es más seguro ahora que cuando comenzó su sexenio?”, fue la primera pregunta. Y desde ese momento, el presidente

HAZ CLICK PARA LEER LA ENTREVISTA

perdió la calma. Sabía que no podía responder que sí, que al final de su gobierno, México es más seguro que cuando empezó, en 2006. Felipe Calderón no tuvo más remedio que acudir a una hipotética situación de inseguridad peor que la actual. “México será más seguro de lo que sería si no hubiéramos emprendido este esfuerzo por reconstruir las instituciones de seguridad. Lo será, estoy absolutamente convencido. De no haber actuado, el poder de los criminales hubiera sido tal, que no sólo hubiera agravado la situación de inseguridad, sino que probablemente hubiera cooptado y dominado a las instituciones públicas y probablemente al propio gobierno”. Pero el periodista no fue complaciente. Y repreguntó: “Pero, ¿puede decir en este momento que México


es más seguro, o no?”. Ya no había salida. Todo parecía perdido, y era apenas el primer round. Calderón se limitó a contestar: “Lo que puedo decir es que México será mucho más seguro y que, de no haber actuado, se hubiera deteriorado muchísimo más. El problema no sólo para competir, es un problema de seguridad pública sino de quiebra de las instituciones y de pérdida del Estado”. En adelante, la posición sería estrictamente defensiva, como la que asumió Porfirio Díaz ante James Creelman cuando trató de justificar sus décadas de dictadura: “Recibí este gobierno de manos de un ejército victorioso, en un momento en que el país estaba dividido y el pueblo impreparado para ejercer los supremos principios del gobierno democrático. Arrojar de repente a las masas la responsabilidad total del gobierno habría

producido resultados que podían haber desacreditado totalmente la causa del gobierno libre”. Parecía que Calderón, al igual que Díaz, apenas se estaba dando cuenta de que se acerca el momento de rendir cuentas y entregar el gobierno. Una realidad muy difícil de aceptar para cualquier gobernante, pero más para los enamorados del poder y para los que erróneamente creen que es eterno. En su tiempo, Díaz expresó así su preocupación por la pérdida del poder: “Tengo la firme resolución de separarme del poder al expirar mi periodo, cuando cumpla ochenta años de edad, sin tener en cuenta lo que mis amigos y sostenedores opinen, y no volveré a ejercer la Presidencia... “Pero quizá (mis amigos) no estén dispuestos a ser tan generosos con mi sucesor (como lo han sido conmigo), y es


posible que él necesite de mis consejos y de mi apoyo; por esta razón deseo estar vivo cuando mi sucesor se encargue del gobierno”. Estaba claro que, a pesar de su vejez, el dictador se resistía a entregar el poder a otro, y menos a un adversario político. Aunque la historia nunca se repite tal cual, algunos hechos sí. La entrevista que Felipe Calderón concedió a The New York Times volvió a poner de manifiesto el profundo temor de entregar el poder presidencial cuando se advierte que éste, casi inexorablemente, quedará en manos de un adversario político. Y si para impedir que un priista vuelva a ocupar el poder es necesario culpar a los priistas de haber pactado con la delincuencia organizada, Calderón lo volvería hacer. De acuerdo a la transcripción en

español que publicó The New York Times, los periodistas preguntaron: “¿El PRI tenía esa reputación? ¿Se preocupa usted específicamente de que ellos tendrán la oportunidad de tener la Presidencia de nuevo?”. “Pues depende de quienes”, contestó el presidente. “Pero es cosa de examinar las prácticas de cada partido político. Hay mucha gente en el PRI que coincide con la política que yo tengo, por lo menos lo dicen en corto, como decimos, aunque públicamente digan otra cosa. Hay mucha gente en el PRI que piensa que los arreglos de antes funcionarían ahora, ése es el caso del ex gobernador de Nuevo León, de Sócrates Rizzo. Tiene unas declaraciones maravillosas. Que nosotros nos arreglábamos con los criminales y no pasaba nada.

“Si eso lo pensaran aplicar hoy el único arreglo posible es dejarles esta casa y la única decisión es si se la dejan al Chapo Guzmán o a Los Zetas, pero yo no veo qué arreglo puedan tener. “Pero ésa es la mentalidad que campea en muchos de ellos, no digo que en todos. Si prevaleciera esa corriente de opinión, ahí sí me preocuparía. Si en cambio, prevalece la corriente que piensa que la ley tiene que cumplirse, que el Estado no puede transigir, ni claudicar ante criminales y que, vaya, yo creo que si (a) un ciudadano americano le digo que aquí en México todavía discutimos si el gobierno tiene que combatir a los criminales, se sorprendería (de lo) que está pasando. Pero sí, en México hay que sostener todavía la tesis de que el gobierno tiene que combatir a los criminales”.


EL TRAUMA DE LA DERROTA ¿Por qué el presidente Felipe Calderón se lanzó contra el PRI si gracias a la ayuda de algunos priistas pudo asumir el poder? ¿Por qué si invitó a varios priistas a formar parte de su equipo, hoy arremete contra el tricolor? Es difícil explicarlo. Lo que se puede decir es que el expediente “político-clínico” de Felipe Calderón contiene algunos episodios que dejan ver diversas frustraciones que padeció cuando era niño por culpa del PRI. Felipe Calderón lo cuenta así en su libro “El Hijo Desobediente”: “Tenía cinco años de edad cuando fue la campaña del doctor Rafael Morelos Valdés a la gubernatura de Michoacán. Mi mamá había ido a cuidar una casilla que estaba justo en el cuartel militar de la zona. En esa casilla había ido a votar un encumbrado

dirigente panista, y a la postre un abogado y rector universitario respetado: Marco Antonio Aguilar Cortés. “Al llegar a la casilla, había votado públicamente por el PRI. Mamá le recogió el voto, lo rompió y dijo que el voto era secreto, obligándolo a votar otra vez conforme a la ley. “Yo escuchaba su relato subido a su cama la mañana del día siguiente a la elección pues ella hubiera llegado tarde a la casa. “¿Y quién ganó? Le pregunté con la misma curiosidad con la que mis hijos me preguntan ahora quiénes van ganando en el proceso electoral. Entonces mamá no tuvo una respuesta clara, sino gestos de ternura y comprensión. Era difícil explicarle a los hijos lo que el PRI y el régimen autoritario que vivíamos significaba. “Pocos años después pude hacerle una pregunta equivalente a mi papá.


Estábamos doblando propaganda en la mesa de la casa y le dije que un compañero de la escuela me había dicho que aunque él ganara la elección, de todos modos no se la iban a reconocer. Para mi sorpresa mi papá contestó directo: ‘Probablemente. Es posible que aunque ganemos no me reconozcan el triunfo’, dijo para mi asombro. “Entonces, ¿qué caso tiene lo que estamos haciendo? ¿Por qué continuamos en esa lucha a sabiendas de que nunca se reconocería un triunfo legítimo? ¿Por seguirlo haciendo?”. Felipe Calderón lo siguió haciendo, a pesar de que su padre prácticamente fue obligado a renunciar al PAN. Sí. Felipe continuó su lucha contra el PRI, pero aprendiendo ya por cuenta propia a qué sabía la derrota, y más cuando otros, sin tener una larga

“¿Qué caso tiene lo que estamos haciendo? ¿Por qué continuamos en esa lucha a sabiendas de que nunca se reconocería un triunfo?” militancia panista como él, habían podido ganar elecciones para diputado o alcalde o gobernador casi a las primeras de cambio. El bajacaliforniano Ernesto Ruffo ganó la Alcaldía de Ensenada sin mayor problema, y cuando Calderón apenas había logrado ser diputado, Ruffo ya era el primer gobernador de extracción panista. En 1995, Felipe Calderón quiso ser gobernador de Michoacán, y perdió. Sin embargo, en el vecino Guanajuato, triunfó Vicente Fox, quien no tenía ni ocho años de militancia blanquiazul.


LA METAMORFOSIS Haya sido por su pasado, o “haiga sido como haiga sido”, lo cierto es que cada vez que hay elecciones, Felipe Calderón se transforma y asume una enconada actitud de confrontación contra los priistas. Y quizá esto hizo creer a muchos panistas de a pie que si optaban por Calderón, en lugar de favorecer a Santiago Creel para la candidatura en 2006, el gobierno estaría integrado en su gran mayoría por militantes del PAN. Sin embargo, en los hechos, y mientras no haya elecciones, Calderón suele llevarla muy bien con los tricolores. Tanto, que de no haber sido por ellos, no estaría hoy en la Presidencia. La cuestión es que todo cambia en

los tiempos electorales. Felipe Calderón sufre una misteriosa mutación, y la vuelve a emprender contra los priistas. Basta recordar cómo en 2009, a pesar de que casi todo su gabinete estaba constituido por priistas, Calderón le “tiró” línea al presidente del PAN Germán Martínez para que

imputara a los gobiernos del PRI la responsabilidad de la inseguridad y de la intensa violencia que se vivía en México por “no haber combatido a tiempo” al crimen organizado. “Aunque le duela al PRI reconocerlo”, escribió Martínez en marzo de 2009, “a ningún presidente surgido de sus filas durante las siete décadas


que gobernaron al país enfrentó con la intensidad, determinación y valentía con que lo hace el presidente Felipe Calderón la lucha por garantizar la tranquilidad de las calles y la salud de los jóvenes mexicanos. “¿Criticar, señalar, comparar a los gobiernos y actitudes priistas, poner en duda logros priistas, verificar biografías priistas, es una guerra? ¿No es eso la esencia misma del debate democrático y la consecuencia de vivir en un país plural con libertad de expresión? Para los que se llenan la boca exigiendo al PAN detener la guerra sucia, la réplica es: ¿el PRI practica la ‘guerra limpia’?”, preguntaba en 2009 el presidente del PAN impuesto por Felipe Calderón. Sin embargo, de nada sirvieron los ataques de Calderón al PRI. El PAN fue apabullado en las elecciones intermedias.

El presidente removió a Germán Martínez como presidente del PAN, y en su lugar designó a César Nava. Y, desde luego, volvió el entendimiento con los priistas. Si no, ¿cómo se puede explicar la firma de un pacto secreto PRI-PANGobierno para blindar al gobernador Enrique Peña Nieto contra las alianzas electorales, acuerdo que después se abortaría por las filtraciones hechas por funcionarios del gobierno? Germán Martínez ya no es presidente del PAN, y justamente después de la publicación de la entrevista Calderón-NYT, escribió en su columna: “Sugiero repensar ese discurso panista, maniqueo, que coloca a los priistas como responsables únicos, subrayo, únicos, de todos los males nacionales. “Pretender exterminar a un adversario político es rancio y vergonzoso fundamentalismo”.


‘LO QUE EL PRESIDENTE QUISO DECIR’

Ante la entendible protesta del PRI por las declaraciones de Felipe Calderón, el secretario de Gobernación José Francisco Blake salió a decir que el presidente “nunca afirmó que fuera una postura del PRI pactar con el narco; fue el reportero de The New York Times –como está en la versión estenográfica–, quien afirmó que el PRI tiene esa reputación”. Desde luego, nadie aceptó la explicación. En cambio, surgieron otros voceros “autorizados” por Los Pinos, como el precandidato del PAN Ernesto Cordero, quien no sólo ratificó, sino que amplió el sentido de las palabras presidenciales.

“Es muy fácil argumentar guerra sucia cuando se está diciendo la verdad, y yo me estoy refiriendo, exclusivamente, a las declaraciones de Sócrates Rizzo, ex gobernador del PRI, que sostuvo que desde la Presidencia de la República se tenía conocimiento de las rutas del narcotráfico. “Para el PRI es fácil argumentar guerra sucia cuando lo único que se dice es la verdad, pues incluso el propio ex presidente Miguel de la Madrid Hurtado presuntamente afirmó vínculos con la delincuencia organizada. “Me estoy refiriendo a hechos


como (el) del ex gobernador priista Mario Villanueva, que está en la cárcel por vínculos con la delincuencia organizada. No es guerra sucia cuando se dice la verdad. “Lamentablemente, hay que decir las cosas como son, para que la gente valore lo que está en juego; también cuál es el gobierno que quiere; quién quiere que proteja a sus familias de la delincuencia y de los criminales. Creo que eso es importante”, declaró Cordero. Y para que no quedara duda, el presidente del PAN, Gustavo Madero, declaró: “Sí lo dijo, sí lo dijo. Que lean exactamente el texto. Él habla de que existen dos visiones y que hay preocupación de que quien llegue, comparta la visión del entendimiento y de los acuerdos con el narcotráfico”.


LA AMNESIA PRESIDENCIAL

Que Miguel de la Madrid acusó a Raúl Salinas de Gortari de tener nexos con el narcotráfico, no hay duda. Todos lo escuchamos de viva voz por la radio. Como también es un hecho que el priista Mario Villanueva Madrid, ex gobernador de Quintana Roo, está en una prisión de Estados Unidos enfrentando un juicio por presuntos vínculos con el narcotráfico. Sin embargo, el señalamiento concreto de Calderón que irritó a los priistas fue que los tricolores, casi por definición, suelen pactar con el narco. “Si eso lo pensaran aplicar hoy, el único arreglo posible es dejarles esta casa y la única decisión es si se la dejan al Chapo Guzmán o a Los Zetas, pero yo no veo que arreglo puedan tener”, dijo el presidente. Y, dicho esto, la memoria presidencial se colapsó. Sufrió un ataque de amnesia. Olvidó, por ejemplo, las


declaraciones de Vicente Fox sobre el tema. El 26 de agosto pasado, un mes antes de la entrevista que le hizo el NYT a Felipe Calderón, el ex presidente Fox expuso una propuesta: “Llamar a un grupo de enlace de expertos en el tema, en el contexto internacional, que aporte ideas y soluciones y por qué no… convoque a los grupos violentos a una tregua… y valorar la conveniencia de una ley de amnistía”. Sin embargo, al presidente Calderón se le olvidó lo que su antecesor ha declarado en reiteradas ocasiones: que no respalda la estrategia de mantener al Ejército Mexicano en las calles y que es necesario declarar una tregua al narco. Lo volvió a decir el pasado 18 de octubre, cuando la guerra de declaraciones entre panistas y priistas estaba en su apogeo. Incluso, en el portal del Centro Fox, hay una amplísima declaración del ex presidente que ratifica su posición.


Y si Calderón encontró “maravillosas” las declaraciones del ex gobernador priista de Nuevo León Sócrates Rizzo, ¿por qué se olvidó de las “maravillosas” declaraciones del ex gobernador panista Fernando Elizondo?: “Preferiríamos nosotros que hubiera un entendimiento, y que el gobierno les dijera: ‘Mira, está bien, te voy a dejar operar tranquilo, no te molesto y no me molestes’”. Y a esos dos olvidos hay que agregar las declaraciones del actual alcalde panista de San Pedro Garza García, Mauricio Fernández Garza, sobre los entendimientos y arreglos con los hermanos Beltrán Leyva para garantizar la seguridad de ese municipio.

HAZ CLICK PARA VER LA EDICIÓN


El factor Beltrones


Por Ramón Alberto Garza

Foto:Cuartoscuro

M

anlio Fabio Beltrones tiene en su poder las fichas cruciales con las que se juega el futuro del PRI en la elección presidencial de 2012. De sus decisiones, del manejo que haga de su capital político y de los acuerdos que se alcancen o no con el puntero Enrique Peña Nieto, dependerá en buena medida que el tricolor asuma su destino. Y sólo hay dos caminos: o el PRI se confirma como el favorito para retomar el control de Los Pinos, o se repite el divisionismo que lo llevó a la debacle electoral en 2006 y que lo desplomó a un dramático tercer lugar en las preferencias ciudadanas. No faltarán los que digan que es demasiado peso sobre los hombros

del político sonorense. Que no es para tanto. Que Beltrones sólo se está resistiendo a la unidad en torno a Peña Nieto porque quiere canjear su apoyo a cambio de una estratégica posición de gobierno. Sin embargo, hay que reconocer que la agenda de la contienda interna del PRI está hoy en manos del político sonorense, quien le está imponiendo ritmo y forma a los encuentros con su rival mexiquense. El análisis a estas alturas de la contienda parece simple. Peña Nieto está a la defensiva porque está cuidando el patrimonio político que tanto le costó acumular de la mano de Televisa. Pero esa posición conservadora lo exhibe como falto de propuestas, caduco en sus planteamientos de gobernabilidad, superficial al plantear


los “qué” y no terminar de concretar los “cómo”. Beltrones, en cambio, está a la ofensiva. Abriendo espacios desde la oposición, pactando coaliciones de gobierno, presentándose como un político más maduro, más experimentado, más jefe de Estado, más confiable frente a los retos que vive México. Peña Nieto descansa en la popularidad que tiene en el llamado círculo verde, el de la masa de votantes. Confía en que las encuestas en sí mismas sean factor suficiente para sostener lo que se define como una candidatura imparable e imbatible. Sus detractores, sin embargo, dicen que esto no es suficiente. Que con la facilidad con la que se ganó, se puede

perder una popularidad de pantalla. Que después de estar en la cima de las preferencias, el único destino es el descenso. Esos mismos críticos dicen que si Peña Nieto hoy se ve corto en la proyección de sus ideas en la interna priista, su popularidad base se puede venir abajo conforme se exhiba en los debates contra los candidatos más dialécticos y profundos, como Marcelo Ebrard o Andrés Manuel López Obrador. Y el juego de palabras no se hace esperar. Los que hoy están “empeñados”, dicen, pueden llevarlo al “despeñadero”. Sobre todo cuando uno de los empeñados en despeñarlo es el presidente Felipe Calderón, quien desde su

Foto:Cuartoscuro

Su popularidad base se puede venir abajo conforme se exhiba en los debates contra los candidatos más dialécticos y profundos, como Marcelo Ebrard o Andrés Manuel López Obrador.


Foto:Proceso

activa militancia partidista no oculta su delirio por verlo fuera de la contienda 2012. Un déjà vu de lo que sucedía entre Vicente Fox y Andrés Manuel López Obrador. Beltrones, en cambio, confía en que sus posiciones de rebeldía al statu quo peñista le generen los adeptos suficientes en el círculo rojo y que le den un pasaporte que lo ponga al tú por tú con la popularidad del ex gobernador mexiquense. Sus detractores, sin embargo, dicen que los respaldos de la clase política, de los empresarios, los intelectuales, los medios e incluso de Los Pinos, no serían suficientes para colocarlo en el nivel de popularidad necesario para tener una ventaja holgada sobre sus potenciales opositores, sobre todo los perredistas. Son los mismos críticos que afirman que el juego final de Beltrones es el de colocarse, como lo hizo ya en

2006, en la mejor posición posible para canjear su capital político con quien quiera que sea el nuevo presidente de México. Si es del PRI, qué bueno; si es de la oposición, mejor. Por eso su nombre aparece ahora en los desplegados de la coalición. Al lado de sus némesis de antaño, como Manuel Camacho. De la mano de rivales de peso como Marcelo Ebrard o Santiago Creel. Y si Peña Nieto impulsa la gobernabilidad desde la minoría del 30 por ciento, Beltrones dice estar dispuesto a que México se reinvente políticamente desde las alianzas. ¿Alguien imagina a Marcelo Ebrard de presidente con Beltrones como secretario de Gobernación o en una nueva posición de jefe de Gobierno? ¿O viceversa? En la decisión final entre el binomio Peña Nieto-Beltrones, los tiempos juegan un papel estratégico.


Si la interna priista se prolonga, las apuestas a favor del sonorense pueden elevarse. Si, por el contrario, se acorta, los momios a favor del mexiquense podrán preservarse casi intactos. Por eso hay quienes apuran a que los tiempos de la decisión tricolor se aceleren. Y que tan tarde como el 20 de noviembre se defina al “candidato de unidad”, que en este caso sería Peña Nieto. Posponer para enero o febrero la definición sólo operaría a favor de Beltrones, quien con nuevas incursiones, como la del saludo en el Consejo Político Nacional o las comparecencias en Chihuahua o Campeche, terminaría

por adueñarse todavía más de la agenda tricolor. Y ese hecho en sí mismo, si Peña Nieto no optara por una estrategia más ofensiva, terminaría por exhibir las limitaciones de una campaña abierta que pondría en apuros al mexiquense, a quien no le sería suficiente el favor de la pantalla para sostenerse en las alturas. Por ahora hay que reconocer que en lo que va de esta interna priista, la estrategia defensiva del mexiquense está reposicionando a un sonorense que luce como un priista más ad hoc para los tiempos urgentes que se viven en México.

Foto:Cuartoscuro

¿Alguien imagina a Marcelo Ebrard de presidente con Beltrones como secretario de Gobernación o en una nueva posición de jefe de Gobierno? ¿O viceversa?


Scroll

El affaire Calder贸n-NYT Elevador

Segundo piso

Rollover

Video


El PAN tambiĂŠn puede pactar


Las pruebas del ‘compló’


El despe単adero


Reporte Indigo en tribuna “

Si el PAN necesita un presidente de partido político o un líder de su campaña, que lo busque en otra parte”. Son las palabras del diputado federal priista Jorge Carlos Ramírez Marín, quien en la sesión legislativa del 18 de octubre, dijo que el presidente Felipe Calderón no tiene responsabilidad constitucional ni legal para entrar a la contienda calificando a los partidos políticos. Habló así por las recientes declaraciones que hizo el presidente mexicano a The New York Times. Si tiene conocimiento de actos ilícitos, que los denuncie, conminó el legislador.


Ramírez Marín mostró en tribuna los documentos publicados en la edición 246 de Reporte Indigo, en el artículo “Dan a capos mexicanos permiso para traficar”, escrito por la periodista Anabel Hernández. Dicha investigación revela pruebas que demuestran que hubo acuerdos entre la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) y Humberto Loya, abogado, traficante de drogas y hombre de confianza del Cártel de Sinaloa, para seguir vendiendo y traficando droga en territorio estadounidense. “Aquí está, proviene de Reporte Indigo, un acuerdo firmado entre la DEA y un delincuente. Hubiera querido que el viaje del presidente fuera para preguntarle al gobierno de Estados Unidos qué significa otorgar permisos para delinquir en el terreno de un país extranjero”, dijo el diputado.

Audio

Scroll

Elevador

Segundo piso

Rollover Haz click aquí para saber más

Video

Consumidor


Miguel Ángel Granados Chapa

Insustituible Por Stephania Corpi

El peso de una personalidad así se siente más cuando ya no está. Es el momento en que se aquilata plenamente, el momento en que aparece el tamaño del vacío”. Así describe Lorenzo Meyer la partida de Miguel Ángel Granados Chapa, el periodista que deja huecos difíciles de llenar: la Plaza Pública que aparecía seis días a la semana en varios medios impresos; su programa de radio cinco días a la semana; su contribución semanal en Proceso; su programa Encuentro de Todos y sus columnas sobre el quehacer parlamentario. Humberto Musacchio, su colega, amigo y biógrafo, lo recuerda así: “Él solía decir que no había periodistas insustituibles, y efectivamente, en el periodismo, bien o mal, pero los huecos se llenan. Pero en el caso de Miguel Ángel, me parece que va a costar trabajo llenar el enorme hueco que nos deja”. En entrevista para Reporte Indigo, cuatro personajes de las letras y el periodismo que tuvieron una estrecha relación con el también escritor y abogado hidalguense coinciden en que su integridad, su memoria única y su capacidad para producir escritos eran su sello.


Rollover

El legado de Granados Chapa... Video Haz click en las imágenes

Consumidor

Sergio Aguayo “Fue un hombre que vivió a plenitud la existencia, que experimentó todos los campos en los que intervino”.

José Woldenberg “Era un hombre formado, que no se espantaba a las primeras de cambio, que conocía la política y la naturaleza humana”.

Humberto Musacchio “Miguel Ángel Granados Chapa es el periodista más notable de nuestra época, es comparable al Francisco Zarco del siglo 19”.

Lorenzo Meyer “El lenguaje para él no era nada más un medio de comunicación, era un gusto poderlo manejar bien”.


Los jóvenes reclaman, el diputado los ignora

Voto Joven MX citó a Guillermo Cueva Sada, diputado federal por el Partido Verde, para pedirle cuentas por su voto en contra de la reelección legislativa y de alcaldes. Pero el legislador simplemente no llegó, dejó plantados a los ciudadanos. Por Tatiana Clouthier

Audio

Scroll

Elevador

Segundo piso

Rollover

Video Haz click en los botones

La invitación

Cueva Sada no llegó

Voto Joven MX

TWITTER @VotoJovenMx facebook.com/VotoJovenMx


Luis Manuel Pérez de Acha Presidente de PDA Abogados @LuisPerezdeAcha

Candidaturas independientes:

una obligación jurídica

E

l tema de la reforma política está otra vez en la discusión nacional. Ya hay distintas propuestas, pero la de las candidaturas independientes merece una reflexión constitucional y jurídica sobre los tratados internacionales para poder llegar a una conclusión sobre su sustento. Lo que es innegable es que es necesario un cambio, ya que los ciudadanos sienten cada vez más apatía por las causas electorales y los partidos políticos. La percepción general es que en México no se vive una auténtica vida democrática. Hoy en día existe un sistema electoral que funciona, pero la imposibilidad de llegar al poder sin el respaldo de un partido político hace que prevalezca un entuerto cuyo resultado es la creciente insatisfacción.

Audio

Scroll

Elevador

Segundo piso

Haz click en los botones Rollover

Candidaturas independientes

Paradojas constitucionales

Video Concepción errónea

Participación ciudadana activa


Segundo piso

Haz click en las palabras Rollover para saber más azules Por Juan Antonio Zertuche Video twitter.com/jzertu gplus.to/jzertu

P

orConsumidor casualidad estuve en Madrid dos días después del 15-M, nombre simbólico con el que se identifica al movimiento que iniciaron los “indignados” españoles el 15 de mayo de 2011. Iba en plan vacacional y a cubrir el regreso de Pulp a los escenarios en el festival Primavera Sound, en Barcelona. Dato curioso: antes de interpretar la icónica canción “Common People”, que habla sarcásticamente de la tensión de clases entre los que tienen y los que no, el vocalista Jarvis Cocker dijo unas palabras en apoyo a los “indignados” que se habían hecho presentes en primera fila con una manta, y les dedicó el tema. Así es que me topé de manera fortuita con la #AcampadaSol en Puerta del Sol, en el corazón de Madrid. La primera impresión: un movimiento de hip-

pies, anarquistas y radicales sin nada mejor qué hacer. Pero al caminar por la improvisada miniciudad que se formó en Sol, se podía percibir el hartazgo de jóvenes y/o desempleados cansados de depender de una clase política que no escucha. “No nos representan”, era el reclamo común de quienes se instalaron en la plaza. Estando ahí, pude platicar con uno de los “voceros” del movimiento. El discurso era contundente: ni la derecha ni la izquierda representan los intereses de la gente. Además, existe un rechazo total al descarado exceso de los bancos e instituciones financieras que se han beneficiado con rescates y privilegios. La acampada en Puerta del Sol pretendía demostrar a los políticos que la sociedad se puede organizar de manera horizontal. Es por eso que los manifestantes montaron asambleas populares, áreas de comida, Internet inalámbrico, una biblioteca, primeros auxilios y muchas otras facilidades disponibles para todos.

Protestas “Occupacy” alrededor del mundo

Audio

Scroll

Haz click aquí Elevador para ver el mapa

Segundo piso


Foto: AP

A España la golpeaba –y todavía la golpea– una de las tasas más altas de desempleo mundial juvenil: 46.1 por ciento para el segundo trimestre de 2011, según datos que recoge The Economist. Le siguen Grecia, con 43.1 por ciento, e Italia, con 27.4. Esto se suma al pobre desempeño económico de estos países desde que los golpeó la crisis económica mundial en 2008. La variación negativa del PIB del primer trimestre de 2008 a la fecha lo ejemplifica: -3.8 por ciento en España, -9.4 en Grecia y -4.8 en Italia. Además, la deuda pública como porcentaje del PIB actual está ahogando a España, con 67.4 por ciento; Grecia, con 165.6 por ciento, e Italia, con 121.1 por ciento. En este contexto, los desocupados –como le llaman a los desempleados en España– ocuparon la plaza pública

para gritar su inconformidad. Antes de que se viralizara el término anglo “Occupy”, los españoles llevaron su “Acampada” a las portadas de los diarios del mundo casi en sincronía con las repercusiones políticas de la llamada Primavera Árabe en Medio Oriente y el norte de África. Esta simultaneidad del descontento social global se ha podido dar, en parte, por el uso de herramientas de comunicación a través de Internet. Lo que está provocando el uso de “hashtags” en Twitter y “likes” en Facebook es una especie de telaraña global en donde la causa de Camila Vallejo, la líder del movimiento estudiantil en Chile, está en sintonía con la campaña por la liberación de Bradley Manning, el supuesto informante de WikiLeaks, y con el liderazgo que demostró Wael Ghonim, el


Foto: AP

héroe visible de la revolución egipcia. #OccupyWallStreet surgió como una idea antisistema de la revista canadiense Adbusters, conocida por su marcada tendencia anticorporaciones y anticonsumo. El llamado a la protesta, hecho de manera transparente, ponía como ejemplo el “despertar” de la sociedad en otras partes del mundo, en específico, la Primavera Árabe. Una manifestación en el corazón financiero del mundo, propuesta por una revista contestataria e inspirada en un movimiento social de Medio Oriente, tenía todos los ingredientes para fracasar en Estados Unidos. Con poco más de dos meses para organizar el movimiento, #OccupyWallStreet dejó mucho qué desear el día de la “ocupación”, el 17 de septiembre pasado. De las 20 mil personas que


Foto: AP

Adbusters esperaba, apenas aparecieron unos cientos. En Estados Unidos ya estaban dadas las condiciones económicas, y también el hartazgo, para que el movimiento creciera. Sin embargo, en las primeras dos semanas, la ocupación de Wall Street causó burlas entre los sectores conservadores estadounidenses y fue desairada por los medios tradicionales. Fox News, que forma parte del conglomerado de medios del magnate Rupert Murdoch, utilizó a #OccupyWallStreet para golpear a la izquierda y a los demócratas, de la misma manera que los medios más liberales aprovecharon el movimiento del Tea Party para golpear a la derecha y los republicanos. El hecho es que el movimiento de “Occupy” ha retomado la iniciativa de inconformidad de la Primavera Árabe y la organización de los “indignados” españoles. Y a la velocidad de los “retweets”, ha sumado adeptos, pero no sólo en todo el territorio estadounidense. Hoy hablamos de un movimiento


Foto: AP

global que se ha manifestado en más de 900 ciudades de más de 80 países del mundo. Tan sólo cuatro semanas después de aquel primer día de ocupación, hoy están siendo ocupadas cientos de plazas en todo el mundo para exigir... ene cantidad de cosas. Precisamente esta falta de claridad para establecer demandas concretas ha sido la crítica más común contra este movimiento. Adbusters, la misma que hizo el primer llamado para ocupar Wall Street, por fin se ha decidido a homologar el movimiento que ya es global. “El 29 de octubre, en vísperas de la reunión de los líderes del G20 en Francia, la gente del mundo se levantará y demandará a nuestros líderes del G20 que de inmediato apliquen el impuesto #ROBINHOOD del uno por ciento en


Audio

Foto: AP

Scroll

todas las transacciones financieras y de cambio de divisas. Mandémosles un mensaje claro: queremos que le bajen algo al ritmo de los 1.3 billones de dólares de dinero fácil que está dando vueltas alrededor del casino global día con día, lo que sería suficiente para financiar todos los programas sociales e iniciativas ambientales a nivel mundial”. Detrás de la iniciativa del Impuesto Robin Hood, están líderes como Nicolas Sarkozy, Angela Merkel y José Luis Rodríguez Zapatero; empresarios como Lord Turner, George Soros y Warren Buffett; economistas como Joseph Stiglitz, Paul Krugman y Jeffrey Sachs; y, según su sitio, más de 256 mil “amigos” de Facebook y más de 115 organizaciones como Oxfam, confederación internacional de 15 organizacio-

Elevador

Segundo piso

Rollover

Video Haz click aquí para ver el video

nes que trabajan conjuntamente con socios y colaboradores en 98 países Consumidor para lograr un cambio sostenible. La idea es sencilla: aplicar un impuesto de uno por ciento a todas las transacciones financieras y operaciones de cambio de divisas que se hacen en el mundo para crear un fondo glo-


to. En Israel, la protesta está dirigida al tema de la vivienda, el alto costo de vivir dignamente y la justicia social. En Chile, la educación pública es la base del movimiento estudiantil. En Grecia protestan contra las medidas de austeridad que recortan recursos a los programas de asistencia social. En general, vivimos en medio de un descontento social que se ha manifestado a través de la ocupación de espacios públicos. El lema es sugerente y atractivo: “Somos el 99 por ciento que ya no va a tolerar la codicia y la corrupción del 1 por ciento restante”. Y si prosperan los debates y los cambios locales, además de la adopción de un impuesto global, entonces los indignados de todo el mundo habrán ganado una batalla importantísima para propiciar un cambio real.

Foto: AP

bal que combata la pobreza y el cambio climático. La propuesta ha sentado su base en el Reino Unido, pero con el apoyo de líderes como el presidente de Francia y la canciller de Alemania, se espera que se discuta en la próxima reunión del G20. Y ahora que el movimiento #OccupyWallStreet está apoyando y adoptando abiertamente esta exigencia, es probable que para finales de octubre, el debate sobre un impuesto estilo Robin Hood esté en boca de todos los líderes del mundo. El éxito de los movimientos de los “indignados” españoles y de los cientos de “Occupy” se podría medir con base en la aprobación de un impuesto de este tipo que genere fondos para implementar programas globales de asistencia social. Sumado, claro, a las exigencias locales de cada movimien-


¿Qué revela la censura? La censura revela miedo”. Julian Assange Fundador de WikiLeaks

presentó

presentó


REPORTE INDIGO 250: LAS PRUEBAS DEL 'COMPLÓ'  

REPORTE INDIGO 250: LAS PRUEBAS DEL 'COMPLÓ'

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you