Page 8

Vol.10 • Núm.1 • 2007

INTRODUCCIÓN:

En la búsqueda realizada a través de Pubmed, se encontraron

La articulación del tobillo es fundamental para la correcta

296 resultados sin tener en cuenta la fecha de publicación de

biomecánica de todo el cuerpo humano ya que, junto con el

los artículos. Para afinar un poco la búsqueda, se añadieron

pie, desarrollan un doble cometido: por un lado cumplen una función estática de apoyo sobre el suelo, debiendo ser lo sufi-

los límites “texto completo gratis” y “humanos”, quedando acotado a 11 resultados válidos.

cientemente fuerte como para soportar el peso del cuerpo y

ANATOMÍA DEL TOBILLO

lo bastante flexible y elástico como para absorber los golpes

Huesos del tobillo

que recibe. Y por otro, una actividad dinámica de propulsión

La articulación del tobillo está formada por tres huesos: el

(2). Por ello, ante cualquier patología o lesión que pueda dis-

peroné, la tibia y el astrágalo. Los dos primeros conforman

minuir la movilidad del tobillo deberemos intentar aumentar

una bóveda en la que encaja la cúpula del astrágalo. Permite,

dicha movilidad disminuida y restablecer los rangos articula-

sobre todo, movimientos de giro hacia delante y hacia atrás,

res normales.

que son movimientos de flexo-extensión del pie. En el senti-

El objetivo de este trabajo es hacer un breve repaso anatómi-

do lateral, los topes del maleolo peroneo y maleolo tibial,

co del tobillo, recordar algunas de las patologías más frecuen-

que son los dos apéndices óseos que continúan peroné y

tes que le pueden afectar e intentar orientar, de forma clara y

tibia a ambos lados, impiden un movimiento completo de

sencilla, sobre cómo podemos trabajar sobre la articulación

giro lateral aunque sí permiten su inicio.

del tobillo para mejorar su movilidad, todo ello mediante téc-

El astrágalo se apoya sobre el calcáneo formando una articu-

nicas articulatorias de fácil realización y también mediante

lación bastante plana, sin gran movimiento. Esta articulación

unas manipulaciones forzadas básicas. Para empezar, hare-

subastragalina es fuente de conflictos ya que soporta la trans-

mos un breve resumen de la anatomía del tobillo y de las

misión de fuerzas del peso corporal y rige movimientos finos

patologías más frecuentes que podemos encontrar en él. Y, a

de estabilidad del pie. Cuando se deteriora el cartílago de

continuación, describiremos las técnicas articulatorias.

esta articulación, se produce una degeneración artrósica y

MATERIAL Y MÉTODOS: Se han empleado como fuentes de información: IME (índice Médico Español), Medline (a través de Pubmed). También han

dolor, que en ocasiones obliga a la intervención quirúrgica para suprimirlo o aliviarlo. Es interesante mencionar, por su trascendencia en la generación de lesiones deportivas, un apéndice posterior o cola en

sido consultados diferentes libros, revistas, monologías y artí-

el astrágalo. En movimientos bruscos del pie hacia atrás,

culos. La procedencia de los mismos es: de mi propiedad, de

como el producido al chutar con fuerza un balón, este relie-

la clínica Fisiomur, de la biblioteca de la UCAM y de la

ve óseo bascula, llega a chocar con la parte posterior de la

biblioteca del Colegio de Fisioterapeutas de la Región de

tibia y se rompe. La fractura es a veces tolerable pero otras

Murcia.

obliga a la intervención quirúrgica, retirando el fragmento

Las búsquedas fueron obtenidas a través de los descriptores:

roto, para permitir que el deportista pueda seguir golpeando

“ankle”, “injury”, “injuries”, “sprain”, “lateral ligament” y

un balón sin dolor. No hay que confundirlo con una varian-

“ligamentous” debidamente truncados. Y para búsquedas en

te anatómica, el os trigonum de astrágalo, que ofrece la ima-

castellano fueron usados los términos: “tobillo”, “anatomía”,

gen radiográfica de una cola de astrágalo suelta, muchas

“esguinces”, “ligamentos” y “patología” debidamente trunca-

veces indiferenciable de la fractura.

dos.

El astrágalo se articula, siguiendo la dirección que lleva a los

6

Fisioter calid vida.2007;10(1): 05-20

FYCV Volumen 10 nº1  

FYCV Volumen 10 nº1

FYCV Volumen 10 nº1  

FYCV Volumen 10 nº1

Advertisement