Issuu on Google+

Revista medica

La Inteligencia Lógica ¿Sabías que los números son La alimentos para el cerebro?

¿LA ANSIEDAD ES UNA EMOCIÓN QUE NOS PREPARA PARA LUCHAR O HUIR? 1


Herencia Biol贸gica Ediciones Fiorella P茅rez

Todos los derechos reservados Contenido Ansiedad

Pag 4.

Ansiedad patol贸gica y ansiedad Adaptativa Pag 4. S铆ntomas

Pag 5.

(Escala de Hamilton)

Pag 5.

Causa

Pag 6.

Tratamiento.

Pag 6.

Signos en twitter @Menteycuerpo

2


Indudablemente, la Psicología es la ciencia que trata de la conducta y de los procesos mentales de los individuos.

Cada vez aumenta más su importancia, debido al interés de los científicos por conocer más acerca de los procesos mentales y como modifica la características de los seres vivos.

La psicología explora conceptos como la per-cepción, la atención, la motivación, la emoción, el funcionamiento del cerebro, la inteligencia, la personalidad, las relaciones personales, la consciencia y la inconsciencia. La psicología emplea métodos empíricos cuantitativos de investigación para analizar el comportamiento.

La psicología se enmarca en distintas áreas de la ciencia. No es posible lograr consenso para encasillarla entre las ciencias naturales, las ciencias sociales o las humanas. La disciplina abarca todos los aspectos complejos del funcionamiento psíquico humano. Las distintas escuelas teorías y sistemas psicológico.

3


La Ansiedad

L

a ansiedad es un estado de ánimo negativo caracterizado por síntomas corporales de tensión física y aprensión respecto al futuro. (American Psychiatric Association, 1994; Barlow, 2002) La ansiedad es la más común y universal de las emociones. Es una reacción emocional ante un peligro o amenaza, que se manifiesta mediante un conjunto de respuestas tanto fisiológicas, cognitivas y conductuales. Un nivel moderado de ansiedad puede ayudar a la gente a llevar a cabo determinadas tareas. Sin embargo, hay que hacer una distinción entre la ansiedad sana y la ansiedad patológica. El problema surge cuando las emociones nos ocurren en situaciones en las que ni la lucha ni la huida son los comportamientos adecuados. Nuestro pensamiento está acelerado, nuestros músculos tensos, la respiración agitada, nuestra emoción es negativa, pero no tenemos que luchar ni huir. Con el tiempo, esta ansiedad puede volverse desadaptativa y crónica y el resultado es que la ansiedad se convierte en origen de los trastornos de ansiedad. En la actualidad se estima que un 20.5% o más de la población mundial sufre de

Algún trastorno de generalmente sin saberlo.

ansiedad,

Diferencia entre ansiedad patológica y adaptativa La ansiedad normal se presenta en episodios poco frecuentes, con intensidad leve o media y de duración limitada, ante estímulos previsibles y comunes y con un grado de sufrimiento y limitación en la vida cotidiana acotada. En cambio la ansiedad a niveles patológicos se caracteriza por sucederse en episodios reiterativos, de intensidad alta y duración excesiva, con alta y desproporcionada reactancia a la amenaza, provocando gran sufrimiento y notable interferencia en la vida diaria.

JOSÉ ANTONIO GARCÍA HIGUERA Miembro del equipo de Psicoterapeutas.com

4


Síntomas

típicamente, se sienten mejor después de ser atendidas.

Los síntomas de ansiedad son muy diversos y tal vez los más comunes consistan en hiperactividad vegetativa, que se manifiesta con taquicardia, taquipnea, midriasis, sensación de ahogo, temblores en las extremidades, sensación de pérdida de control o del conocimiento, transpiración, náusea, rigidez muscular, debilidad muscular, insomnio, inquietud motora, dificultades para la comunicación, pensamientos negativos y obsesivos, etc. La ansiedad se puede manifestar de tres formas diferentes: a través de síntomas fisiológicos, cognitivos y conductuales. Éstos hacen referencia a tres niveles distintos, los cuales pueden influirse unos en otros, es decir, los síntomas cognitivos pueden exacerbar los síntomas fisiológicos y éstos a su vez disparar los síntomas conductuales. Cabe notar que algunos síntomas de la ansiedad suelen parecerse a los de padecimientos no mentales, tales como la arritmia cardíaca o la hipoglucemia. Se recomienda a los pacientes someterse a un examen médico completo para descartarlos. La ansiedad también puede convertirse en un trastorno de pánico, en el cual la persona cree que va a desmayarse, fallecer o sufrir algún otro percance fisiológico. Es común que las personas con este trastorno visiten la sala de urgencias con cierta frecuencia, y,

Escala de Hamilton Hamilton (y otros autores) en su escala de ansiedad, enumera y categoriza los diferentes síntomas tanto somáticos como psíquicos que puede experimentar una persona que padece ansiedad.

Síntomas Cardiovasculares: •

Taquicardia o pulso acelerado.

Elevación de la tensión arterial.

Arritmias.

Opresión en el pecho.

Síntomas respiratorios: •

Suspiros.

• Ritmo respiratorio acelerado y superficial (hiperventilación) Síntomas gastrointestinales: •

Náuseas.

Vómitos.

Borborigmos.

Flatulencia o gases.

Aerofagia o tragar aire. 5


Causas biológicas de los trastornos de ansiedad Cada vez hay más evidencia de que heredamos una tendencia a estar tensos o nerviosos, aunque como sucede en la mayor parte de los trastornos psicológicos, no parece haber un gen único que genere la ansiedad, sino un conjunto de pequeñas aportaciones de muchos genes de diversas áreas de los cromosomas el que nos hace vulnerables a la ansiedad. La ansiedad también se asocia con circuitos cerebrales como el sistema GABA y el de benzodiacepina. Los sistemas noradrenérgico y serotoninérgico se han asociado también con la ansiedad según estudios realizados, y a todo ello está unido, además, el sistema CRF (factor de liberación de corticotropina) que activa el eje HHA (hipotalámico – hipofisario – adrenal) y tiene grandes efectos sobre las áreas del cerebro implicadas en la ansiedad, incluyendo el sistema límbico, concretamente, el hipocampo, la amígdala, el locus cerúleo y la corteza prefrontal.

Opciones de tratamiento Farmacoterapia: las principales ventajas de este tipo de tratamiento residen en que ofrece un alivio significativo y rápido. Sin embargo, el principal inconveniente es que aparecen efectos secundarios no deseables y puede inducir cogniciones negativas si el paciente experimenta la mejora como producto de un agente externo. Además, implica un riesgo significativamente mayor de recaída que los que acuden a psicoterapia. Psicoterapia: en la bibliografía existente prácticamente solo se hace referencia a la terapia cognitivo conductual (TCC) por ser la más utilizada y demostrada su eficacia. Sus acciones se alcanzan a través de la adquisición de capacidades y del enfrentamiento y control de los miedos, lo que suele derivar en una mayor sensación de propiedad de los resultados terapéuticos, lo que da lugar a cambios más sólidos y duraderos. Comporta una tasa más baja de recaídas tardías y refuerza la autoestima con más rapidez que la medicación. Entre los inconvenientes, destaca la mayor inversión de tiempo y esfuerzo por parte del paciente y del clínico y una espera más larga para aliviar la ansiedad en grado significativo. 6


7


Ansiedad