Issuu on Google+

Domingo de Ramos Jesús entra en Jerusalén

¡Hosanna Hijo de David! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor!


Lunes Santo

Judas dijo:

Jesús dijo:

“¿Por qué

“Déjala,

no se ha

lo tenía

vendido ese

guardado

perfume

para el día

por 300

de mi

denarios?”

sepultura”


Martes Santo

“Os aseguro que uno de vosotros me va a entregar”

“Lo que tienes que hacer, hazlo enseguida” Era de noche…


Miércoles Santo

“¿Qué estáis dispuestos a darme si os lo entrego?”

Ellos se ajustaron con él en…

El Maestro dice: “Mi momento está cerca, deseo celebrar la Pascua con mis discípulos”.

treinta monedas.


Jueves Santo

Tomando una toalla, se la ciñe, echa agua en la jofaina y se pone a lavarles los pies a los discípulos… Habiendo amado a los suyos, los amó hasta el extremo.

“Señor, ¿lavarme los pies Tú a mí?”


Jueves Santo

Esto es mi Cuerpo

Esta es mi Sangre Haced esto en memoria mĂ­a


Viernes Santo

“¿A quién buscáis?” A Jesús Nazareno “Yo Soy”

“¿No eres tú también de los discípulos de ese hombre?” “No lo soy” Enseguida cantó un gallo y saliendo fuera, lloró amargamente.


¡Salve, rey de

¡Crucifícalo, Crucifícalo!

los judíos!

JESÚS EL NAZARENO, EL REY DE LOS JUDÍOS


Jesús, al ver a su madre y cerca al discípulo que tanto quería, dijo: “Mujer, ahí tienes a tu hijo” “Ahí tienes a tu madre”.


“Tengo sed”

“Está cumplido”


E, inclinando la cabeza,

entreg贸 el Esp铆ritu.


José de Arimatea, que era discípulo clandestino de Jesús, pidió a Pilato que le dejara llevarse el cuerpo de Jesús.


Tomaron el cuerpo de Jesús y lo vendaron todo, con los aromas, según se acostumbra a enterrar entre los judíos.

Había un sepulcro nuevo, donde nadie había sido enterrado todavía. Pusieron allí a Jesús.


En la madrugada del sábado, al apuntar el día, fueron María Magdalena y la otra María a ver el sepulcro…

Un ángel del Señor, corrió la piedra y sentó encima…


¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? No está aquí ¡HA RESUCITADO!


A L E L U Y A

A L E L U Y A


Semana Santa