Issuu on Google+

Y mantenerse en la delantera es el único modo de garantizar que ese reconocimiento de “pertenencia” dure tanto como se desea, vale decir, de logra que un acto único de admisión se solidifique y se convierta en un permiso de residencia con un plazo fijo pero renovable. En definitiva “estar a la delantera” promete alguna certeza, alguna seguridad, precisamente el tipo de experiencia tan distinguida y dolorosamente ausente de la vida consumista, aun cuando su objetivo sea ni más ni menos que el deseo de alcanzarlas. “Estar” a la delantera del pelotón de moda” transmite la promesa de un alto valor de mercado y una gran demanda (que se traduce en una certeza de reconocimiento y aprobación e inclusión).En el caso de una puja que comienza con la adquisición de emblemas, sigue con el anuncio publico de la adquisición y se considera completamente cuando es de dominio público, todo se traduce en un sentimiento de pertenecía ¿ser o tener? La referencia a permanecer” en la delantera” deja translucir una juiciosa advertencia contra el peligro de dejar pasar el momento en el que los actuables emblemas de pertenencia (objetos) salen de circulación al ser desplazado por otros más frescos, momento en el que los poseedores que se encuentran desatentos corren el riesgo de quedarse en el camino. (Cultura consumista, Zygmunt Bauman)

El símil del objeto y la obsolescencia programada creo que: “Estar” a la delantera del pelotón de moda” nos refleja el pensamiento contemporáneo donde el ser humano sustituye su ser por ser objeto, nos hemos convertido en piezas que pasan de moda con periodos de caducidad eminentes creados para este proceso de obsolescencia. Nuestro sistema actual crea individuos con una vida productiva en conocimientos limitada, la tecnología avanza a pasos agigantados y el ser humano “autómata programado” se convierte en objeto obsoleto en la mega máquina social y global. Exceso de productores, el no estar a la moda, el no actualizarse compromete al individuo a un rechazo por la siguiente generación de “productores productivos”. Es importante el conocimiento o mejor el reflejo social que encarna nuestra finalidad como seres humano dentro del complejo mecanismo de sociedad de consumo. La gran alienación del individuo comienza cuando ese objeto(el cual somos nosotros) entra en vías de estar fuera de ese cuadro de moda o esos objetivos que encarna la sociedad del hiperconsumo.La vejez forma parte de ese mecanismo: de estar fuera de. En estos procesos de selección social (que habría casi que cualificar como un programa tecnócrata, rallando con un futurismo casi necrófilo y represor del sentimiento humano más natural).Estos procesos de marginación social impuestos por el mercado se dirigen a capas sociales llamados por Gilles Lipovetsky, desafiliados.


La pobreza y la indefensión de masas que hay en nuestras sociedades se manifiestan con rasgos desconocidos. Hasta hace poco la pobreza se describía a grupos sociales tradicionalmente estables e identificables que conseguían subsistir gracias a las solidaridades vecinales. En la actualidad las poblaciones inválidas de la sociedad posindustrial no constituyen una clase social determinada. Parados de larga duración ,madres solas que trabajan a tiempo parcial jóvenes sin cualificar que buscan pequeñas ocupaciones y beneficiarios de subsidios de ingresos mínimos el paisaje de exclusión hipermoderna se presenta como una nebulosa sin cohesión de situaciones y recorridos particulares. En esta constelación no hay ni conciencia de clase, ni solidaridad de grupo, ni destino, solo trayectorias personales muy diferentes, los nuevos “desafiliados”. “Esta situación es directamente proporcional a esa delantera que toma el pelotón de moda”. Las nuevas “actualizaciones” de la mega máquina valoran la dimensión personal de su consumo, Los signos aptos para distinguirse de otros grupos de colegas .Ahora incluso los menos privilegiados quieren tener acceso a los símbolos emblemáticos de la sociedad de hiperconsumo y lo reflejan en sus comportamientos y aspiraciones individuales aunque sea obedeciendo la moda. Los grandes colectivos de los jóvenes barrios desheredados tratan de afirmarse por el look y los signos de consumo. El consumo construye gran parte de su identidad. Se tiene al consumo como objeto que permite librarse del desprecio social y de la imagen negativa de uno mismo. (Gilles Lipovetsky, La felicidad paradógica). Como se ha desheredado al individuo del SXXI de sí mismo y se le a convertido en objeto a la venta, su look, chic, encanto personal sus conocimientos (todavía no obsoletos) convierten este ser humano en un producto alterado en si mismo ingresando dentro del ecosistema del consumo no como depredador sino depredado por los grandes monopolios impersonales, medios de comunicación y las corporaciones culturales que participan en ese ecosistema como captadoras de nuevos componentes para esa mega máquina de la industria del consumo. Los colegiales y colegialas que exponen con avidez y entusiasmo sus atributos con la esperanza de llamar la atención y quizás gran algo de ese reconocimiento y esa aprobación que les permitirá seguir en el juego de la socialización: los clientes potenciales que necesitan expandir su nivel de gastos y limite crediticio para ganarse el derecho a un mejor servicio: los futuros inmigrantes que se esfuerzan por conseguir pruebas de que son más útiles y necesarios para que sus postulaciones sean consideradas: estas tres categorías de personas en apariencia tan distintas ,son instadas, empujadas u obligadas a promocionar un producto deseable y atractivo, y por lo tanto hacen todo lo que pueden ,empleando todas las armas que se encuentran a su alcance ,para acrecentar el valor de mercado de lo que tiene para vender.


Y el producto que están dispuestos a promocionar y poner en venta no son otra cosa que ellos mismos. (Cultura consumista, Zygmunt Bauman). A estas alturas está más que demostrado que nos hemos convertido en producto, ya no producimos ,nos hemos desheredado de nosotros mismos para convertirnos simplemente en mercancía diseñada desde los tronos de poder corporativo con la complacencia de los templos culturales.

Burlesque: Ya no se qué pensar…la situación cada vez me hace reír mas, por el simple motivo de no llorar. Nuestra sociedad esta narcotizada por el mundo del “burlesque”. El espectáculo asombroso y rutinario de asomarnos a la venta de la realidad gestionada por la autogestión. Nuestra realidad, un espectáculo infame de muñequitas y muñequitos guapos y repeinados con leguajes soeces, los cuales utilizan como arma para esconder sus miedos y enfatizar así su dureza y rabia contra ellos mismos. El espectáculo de la crítica por criticar sin asumir ningún control sobre la verborrea ya aprendida dentro de un programa de sumisión a los poderes de la nómina pactada. Tertulias monótemas convertidas en división ideológica para crear una falsa realidad del mapa político que se desarrolla en el global mundo de la idea dual, que poco a poco se va transformando en la era de la idea general. El espacio de la crítica constructiva y destructiva. Ahora será sustituido por la ideología anti sistema y terrorista, cuyo final es la disidencia y la cárcel. Ya solo el mundo se puede ver bicolor atreves de una realidad servida en televisores, como única verdad y única realidad. La especialización es lo que se reclama, quieren especialistas políticos, especialistas tertulianos, especialistas de los especiales…todo un mundo de especialidades especialmente preparado para el culto al “yo” y su maestro el dinero. El mundo del especial, especialista, espacial.Posdemos ir a la luna, pero no sabemos solucionar el hambre de los pueblos. No contener las crisis económicas y la especulación del dinero. Especialistas en destrucción. Quieren prospectos con indicaciones que no asuman su grado de humanidad sino que sirvan fríamente a su cometido desarraigando así la empatía humana. Se festejan los crímenes de estado ahora normalizados y no denunciados .Papa estado es el Dios el nos protege nos da su alimento y nos concede la paz y la armonía. Nuestra vida (la de ellos), ha pasado a ser un caminar entre sombras y luces una conquista por la dependencia del dinero y la independencia de la libertad. Tratados como monos asustadizos se tiran en los sofás de la comodidad del no decidir, “yo pagó , yo cagó”, lema de la verdadera transición del ser humano sedentario y vegetativo, tragón de la noche a la mañana, llenando su cuerpo de materias continuamente, frenesí des localizador de nuestra voluntad, la cual se ve redirecionada a la absorción y degustación de estímulos.


Habitamos en una continua ausencia. ”Todo lo que veo, todo lo quiero”, una frenesí del bailé de la ausencía. Miramos como hipnóticos barrigones y ausentes de nuestra esperanza ; asesinatos, crímenes, disciplinas ideológicas, más a asesinatos, gritos más gritos.En la ausencia se haya mi voluntad en un estado de sopor catatónico, sin pensar, sin hablar, sin nada, vaciados por la mentira, como cascaras de coco. Hedonismo sin fin en compuestos químicos, somos gelatinas paseantes rostros hinchados por el culto a la belleza, estatuas de cera en el mundo frululú. El mundo del yo valgo más, quítate tú que me pongo yo, sin mí, no sois nada…etc…etc. El mundo de los auténticos servidores del simulacro. Miran y no ven, hablan y no dicen nada, solo son cifras en el mundo del olvido. Su mundo la farandula.Altas y borrascosas cumbres que escala la falacia. Mientras el pueblo dormido delante de su vida, nadie acude a su rescate, resaca futbolera, tradición suicida. Esperando que se decida lo que debemos hacer. Mi voluntad ya no es más que café disuelto en aguas turbulentas. Mi monótona vida no es más que mi proyecto. AUSENCÍA SOPOR Y MÁS SOPOR…VIVO SIN VIVIR EN MÍ. He ahí mi dicha. Dice el acomplejado hombre de apariencia. Soy lo que fuisteis, generación tras generación aplico las mismas normas, las mismas causas, las mismas reflexiones. Solo soy polvo en el camino. Mi destino mi sofá.

NO ES CUESTIÓN DE CLASES SINO DE MATEMÁTICA:

Como si sonara a palabras proféticas. Dejo aquí nuevamente el testimonio de esta economista para mí con una visión critica y especial sobre el laboratorio social que se está pergeñando a lo largo y ancho del mundo y cuyas consecuencias estamos sufriendo en la actualidad. Con una desbordante catarata de sucesos socioeconómicos sin precedentes cuyo final es una incógnita. Noreena Hertz, 2002 El poder en la sombra


(La globalización y la muerte de la democracia) La posibilidad de disfrutar de asistencia sanitaria es cada vez menor para la cifra muy alta de los estadounidenses. Unos cuarenta y cinco millones de estadounidenses carecen por regla general de seguro medico y el 25% de los enfermos crónicos no disponen de cobertura suficiente. Apartados de los planes de seguro por sus condiciones de salud previas, considerados un riesgo por otros y enfrentados a cuotas que no pueden permitirse, millones de estadounidenses se encuentran desasistidos. Si hacemos del éxito económico un fin en sí mismo y no u medio para lograr otros fines , los Estados y los individuos serán incapaces de comprender que el crecimiento no tiene sentido que la conquista de la estabilidad del aumento del nivel de vida y la cohesión social para todos, sin exclusiones. Hans Tietmeyer, el anterior presidente del Bundesbank alemán: “Los políticos deben comprender que ya no dependen de los debates nacionales, sino de los mercados financieros”. Y si los nuevos mercados financieros consideran que un nuevo programa de salud nacional o una reforma educativa cuestan demasiado , responderán con una subida de intereses con un desplome de la moneda .De modo que las fuerzas del mercado no solo deciden qué compensación hay que ofrecer a los fracasados para reducir los costes sociales de la mundialización , sino que se permite el lujo de desafiar ·a la propia soberanía de los Estados.

En el SXXI las corporaciones no solo deciden cuantos impuestos pagar sino también donde pagarlos. Internet contribuye a dificultar la recaudación de los gobiernos , puesto que en la actualidad una compañía puede establecerse en un refugio con bajos impuestos , y situar la producción física en otro(atraída por las subvenciones ) y servir a sus clientes desde una localización virtual lejos del alcance de cualquier gobierno. El chantaje al que se ve sometido los gobiernos clientelistas, mediante propuestas de la coacción del empleo. Sirve otra vez de subterfugio para golpear de nuevo las arcas públicas en forma de subvenciones, un pez que se muerde la cola , un chantaje perpetuo con resultados muchas veces nefastos, ya que estás llegan a desaparecer físicamente o nunca están. Pero el problema de los gobiernos no es solo la dificultad cada vez mayor de recaudar impuestos, sino tener que”asistir” a un cliente que no lo necesita: el sector privado. Las subvenciones directas a las empresas y exentos de impuestos.


Impuestos que luego se dedicaran a la educación o otros menesteres en una correspondencia totalmente inicua. “los niños pierden para que los accionistas se enriquezcan”. Así pues, los gobiernos se ven atrapados entre la espada y la pared, renuentes a perder el apoyo del electorado si aumentan los impuestos e incapaces de aumentar los gastos por miedo a la censura del mercado. ¿Qué consecuencias puede tener la forzada reducción del gasto social del Estado?¿Más desigualdad?¿Un mundo en el que se margine más a los pobres mientras los ricos se hacen más ricos?¿Un mundo en el que la diferencia principal estribe en hallarse dentro o fuera de la empresa multinacional?¿Un mundo en el que el consumidor goce de algún poder ,pero en el que aquellos que no pueden permitirse el lujo de consumir no tengan ninguno?. El pulso de la corporaciones empresariales echan a la sociedad , se demuestra bajo formas de caída de las bolsas y subida de la prima de riesgo o deuda a pagar la cual nos indica la atrocidad impositiva en la que los mercados sitúan a las democracias soberanas.

EL TEMPLO

La teología mercantil construye sus templos en el mundo de distopía más allá de la utopía, en el otro lado del espejo, en la cara oculta de la luna, en el mundo onírico. En la realidad velada por el discurso genérico incapacitado de las masas, tradiciones llenas de arquetipos manipulados, de rituales neuróticos, de educaciones conductistas que eclipsa el verdadero rostro de la sociedad humana. Esa sociedad de las igualdades y democracias, por el libre pensamiento y la libertad. Nocturno dualismo cambiante ; para disfrazar un rostro oscuro de deficiencias, violencia, exclusión, de arribismo social, alineación, humillación destierros, metrópolis panópticas, desamparados de la naturaleza, tóxicos y un largo etc. de virtudes de la sociedad de la nueva teología mercantil.


Salgamos de estos templos metropolitanos y heredemos de nuevo nuestra naturaleza, demostremos nuestro inconformismo Nuestra sociedad occidental contemporánea , a pesar de su progreso material ,intelectual, ayuda cada vez menos a la salud mental y tiende a socavar la seguridad interior , la felicidad, la razón y la capacidad para el amor del individuo; tiende a convertirlo en un autómata que paga su frustración como ser humano con transtornos mentales crecientes y una recuperación que se oculta bajo un frenético afán de trabajo y supuestos placeres(Erick Fromm).

CUANDO DOS EXTREMOS IRRECONCILIABLES HAN SUFRIDO EL DESCALABRO LA HUMILLACIÓN Y LA DERROTA. EL TIEMPO LES COMULGA BAJO LA EMOCIÓN DE LA AUTENTICIDAD DE LO QUE UNO ES PARA RESTO. Y ENCUENTRA EN AQUELLO QUE FUE SU ENEMIGO, LA REDENCIÓN Y EL SABER QUE ÉL TAMBIÉN FUE SU VIDA.

TEOLOGIA MERCANTIL

Apresurado me he visto a coger el autobús hacia un nuevo destino. Me atrevo a ver idealizado un sueño de terror estructurado en el conocimiento insoportable de la disposición (en forma de tela de araña) férrea y rígida que opta por sacrificar a los disidentes.


“THE NEW DICTATORSOHIP OF THE MARKET” (La nueva dictadura del Mercado) . Ha conquistado los corazones de los “más$” del sistema e intenta disolver las entelequias que hagan peligrar a este nuevo régimen .Su “filopolitica”, totalmente desconocido en su definición antropológica y existencial. A principios o en el comienzo de nuestra nueva era virtual .La edad de la new tecnologías, la red de redes, (en esta definición el sentido de tela de araña que teje el mercado). Comienza con un evidente shock social que es televisado en todo el mundo en una clara estrategia de propaganda y difunde el mensaje del miedo y vulnerabilidad. Al ser atacado el centro neurálgico que gran parte de ese mercado e importantísimo espacio. Rápidamente se actuará con una respuesta contundente ante la magnitud de los hechos y se cerraran filas ante el dinámico acontecimiento. Habló de cerrar filas con una interpretación Orwelliana del lenguaje; hacer la guerra, para construir la paz. Utilizar la fuerza contra aquellos que utilizan la violencia. Y nuevamente nuestro gran planeta es absorbido por la energía del miedo de toda una historia cronológica que se revitaliza en los primeros años del SXX. Por medio de una conmoción colectiva a nivel mundial y somatizando a gran parte de la población .Manteniéndoles en estados emocionales ínfimos e intentando a su vez acabar con un estado de progreso y sensatez y razonamiento cívico. Nuestro ocio nuestras costumbres es mantenida una y otra vez en un miedo abstracto y anónimo ideado para espació de represión, organización y educación. En el cual el ciudadano en general es el agente,”anónimo colectivo”. Que se vigila a sí mismo en un miedo primario a ser desterrado de la manada, miedo a ser distinto en una organización primaría de la comunidad. Nuestro sistema es una tergiversación de la realidad de la humanidad es un desaliento creado, de miedo, diferencia, pobreza y miseria.


Un descredito para nuestro sentido común con ejemplos tan claros como : la destrucción de nuestra salud ,la precariedad cultural que se mantiene en espacios generalizados ,la conversión del individuo a mero objeto de consumo, la generalidad de la pobreza , la dominación de la economía por unos pocos físicamente. Pero teologalmente son refutadas por figuras arquetípicas o simbólicas del sistema (comunidad, sociedad). Creadas para dar fe, ha esa realidad inamovible manteniendo el caos del perpetuo equilibrio de fuerzas de desgaste. Y está será sin dudarlo la nueva estrategia “teológica” del mercado. Acudir al miedo de la mayoría .Miedo al robo miedo a la pobreza, miedo al miedo que inculcan al inconsciente colectivo mediante imágenes cada vez más violentas y así desheredarnos de la cultura de la empatía y solidaridad. Crean un “Golem” a favor de fuerzas destructivas al servicio del imperio de la “teología Mercantil”. La precariedad cultural basada en el miedo entronca en nuestro SXXI con la destrucción del estado del bienestar por parte de la dictadura mercantil que en una agonía deficitaria de los estados exige: su sumisión a un complejo sistema de pagos e intereses infinitos convirtiéndose en un “deuda” de fantasía .Ya que esta pasa a ser una deuda eterna impagable por tiempos eternos. La precariedad histórica es evidente, las diferencias históricas de clase, hasta donde mi generación conoce y otras es irrefutable. Perpetuante sometidos al condicionante del miedo, el poder, la riqueza, los recursos…etc. Nuestra cultura se borra como vestigio histórico .Comenzando así nuevos engaños, que las actuales generaciones desconocen (las causas son muchas y numerosas pero el fin es el mismo). Así hacía la eternidad con la eterna deuda de la dictadura mercantil. Estímulos que acongojan cada vez más a un ser humano, temeroso, por la precariedad y el miedo. Se estimulan las revueltas para pervertir su mensaje.


Y la violencia que ejercen los mercados es obviada entre una fiesta de “teólogos” del mercado, nueva raza de “Atlantes” que platican y razonan sobre la nueva religión del mercado, aupando como Dios de la prosperidad, a esa deuda infame e impagable. Perdurable en el miedo colectivo a la pobreza y miseria. El nuevo Olimpo no duda en seguir manteniendo estados de desasosiego, creando espacios de violencia impredecible (con consecuencias predecibles).Debido a esa precariedad y a esa sociología panóptica creada desde los centros teologales del poder mercantil.

DIE ZOMBIES A medida que va pasado el tiempo el shock va siendo asimilado y los individuos mantenidos en estado vegetativo y desorientados ante el verdadero rostro que podemos apreciar en nuestro país. Cuando veía películas de Zombis, nunca tenia bien claro el código o arquetipo que se suponía que estos seres encarnaban. Y sin una clara definición, ni siquiera en el concepto cinematográfico de terror ni como figura mitología del pavor, hasta ahora formado por vampiros, momias, arañas monstruos y ese largo carrusel de imágenes increíbles. Personajes con una clara definición en el espacio ,tiempo al cual pertenecían, así como la leyenda o imagen que definen con su presencia. El Zombi siempre ha sido para mí esa imagen indefinida y constantemente repetida en muchos dilbulgaciones (comic, revistas y el género cinematográfico).Pero su simbolismo siempre me despistó ya que no lo integraba con los demás protagonistas de este género.Y la suposición de un hombre sin voluntad, y antropófago no se representaba con ninguna realidad histórica en Europa. (Aunque sus comportamientos “sociales” eran los mismos que otros protagonistas) Pero por el contrario si era bien conocida en algunos ritos africanos transportados a las Antillas, Cuba, Haití.


El personaje del Zombi me ha desorientado como figura terrorífica .Mitad muerto, mitad humano anulado de su voluntad existencial, se rige por automatismos antropófagos sin otras necesidades solamente el alimento y la inmortalidad de su condición zombi. Sé que el vudu toca el tema del Zombi como personaje de su literatura, que en países como Haití el huso de este figura es muy generalizado y practicado. Al parecer (cuenta la leyenda) lo que se sabe que el aspecto del Zombi se crea a partir de la ingesta de alguna planta o poción que deshereda al ser humano de su voluntad y de su humanidad. Y es tan generalizado en estas tierras que pasa a ser normalidad el utilizar estos mecanismo, para zombificar y esclavizar a tales humanos que han caído en su garras( de los esclavizadores y son posteriormente utilizados como mano de obra. Pues bien una vez desentrañada la leyenda de este personaje psicosocial, con creencias enquistadas en algunas regiones del planeta. Ha vuelto a renacer de estas estructuras sociales y artísticas para convertirse en un ser real, tan real como la luz del día. Y es que el zombi ha resucitado de la pantalla cinematográfica para coger su puesto en la realidad social contemporánea. El zombi pasa a ser desmitificado por el nuevo ente social salido del horno de la crisis y chamuscado por los condicionamientos sociales a los que se ve expuesto en los espacios de metrópolis El zombi creado por la escuela de Friedman y el neoliberalismo:       

Argentina: Carlos Menem y Fernando de la Rúa Bolivia: Gonzalo Sánchez de Lozada Brasil: Fernando Collor de Mello y Fernando Henrique Cardoso Costa Rica: Oscar Arias Chile: Augusto Pinochet, Patricio Aylwin, Eduardo Frei Ruiz-Tagle, Ricardo Lagos, Michelle Bachelet y Sebastián Piñera Colombia: César Gaviria y Álvaro Uribe Vélez Estados Unidos: Ronald Reagan, George Bush, George W. Bush


        

México: Miguel de la Madrid, Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Paraguay: Juan Carlos Wasmosy Perú: Alberto Fujimori Reino Unido: Margaret Thatcher Republica Dominicana: Leonel Fernández Reyna Uruguay: Luis Alberto Lacalle y Julio María Sanguinetti Venezuela: Carlos Andrés Pérez España:Jose Maria Aznar, Esperanza Aguirre Puerto Rico:Luis Fortuño

Esta escuela de carácter económico y de la que hemos sido bien informados por el gran libro de Naomi Klein (la doctrina del shock), donde explica las aplicaciones de métodos limites en sociedades para mantener a los ciudadanos en estados de miedo, shock, violencia, psicosis…etc. Estados estos que provocan la falta de reacción y la “zombificación” del ser humano, ya que pierde su voluntad y en un acto de subsistencia límite es capaz de comerse a su otro más próximo (“comerse”, en el aspecto simbólico de la palabra). Ante tales amenazas sociales el individuo va perdiendo poco a poco su voluntad, como reacción a esos condicionantes o drogas que progresivamente se van introduciendo en el complejo sistema emocional. La desgana y la poca estimulación van llevando a una apatía total .Los condicionantes sociales son cada vez más rígidos y revierten en esa falta de claridad. Provocando emocionalmente, alteraciones en el discurrir social. Que ya no será tal sino que la ausencia de uno mismo se hace más patente. Es lo que se comienza a vislumbrar en la sociedad todavía infante de SXXI .Y de como el individuo va siendo “zombificado” progresivamente para el cumplimiento de tareas; TRABAJAR Y CONSUMIR. Sin ninguna preocupación emocional ,que será satisfecha por los dueños de nuestra voluntad. Por este motivo y muchos más que sucederán me voy dando cuenta como el ciudadano contemporáneo está siendo convertido poco a poco en ese esclavo sin voluntad.


Cuyo objetivo será alimentarse y perpetuar la especie, siendo controlado por su dueño (hoaugan o hechicero vudú).Que en este caso será el corporativismo mercantilista, estatal, judicial y filo religioso. Destruyendo toda voluntad o posibilidad de despertar. Manteniendo educaciones zombi, que nos conservan desarraigados de la realidad y esclavizados a la creación de objetos para consumo. El nuevo zombi contemporáneo ya existe, no es una peli de terror.


free