Issuu on Google+

Eduardo Reyes Cartagena

Esquemas Económicos

Esquemas económicos Desde una perspectiva macroeconómica enfocada en la forma de dividir a las empresas podemos clasificar a las economías en los tradicionales modelos o esquemas existentes para de ahí proponer otros. Comunismo Empresas grandes, medianas y pequeñas son propiedad del Estado. Generan ganancias (esto es muy importante, pues se comete el error de pensar que estas empresas por ser propiedad del estado no generan o no deben generar ganancias). Las utilidades de estas empresas se orientan a satisfacer los gastos en material social. Es común que hasta el pequeño comercio, las actividades más primarias o más elementales sean colectivizadas, es decir, casi se puede decir que la propiedad privada no existe en ninguna de sus variantes. Socialismo En el socialismo hay resquicios de un régimen capitalista: no todas las empresas son propiedad estatal: existen algunas que son privadas. Es un régimen intermedio entre en capitalismo y el comunismo. Son países como Venezuela o Bolivia, con clara tendencia a las ideas comunistas aunque se permite la iniciativa privada. Estatismo Régimen mixto, el estado es dueño de varias empresas paraestatales. Se nacionalizan o se promueva la creación de empresas paraestatales para que éstas generen ganancias y con éstas cubrir el gasto público. No necesariamente hay una tendencia clara al comunismo, puede ser lo contrario como es el caso del régimen priista pos-revolucionario en México. Es común que las empresas grandes sean monopolios en manos del estado o de privados. Las pequeñas y medianas empresas son, en su gran mayoría, propiedad privada. Se cree que un gobierno de izquierda sería un regreso al estatismo o podrá significar un regreso al estatismo. Probablemente sí, y no sería tan malo, pues a todas luces el capitalismo ha fracasado en México (pues se quiera o no México es un país capitalista), lo vemos en la banca, las telecomunicaciones, las carreteras, las aerolíneas y todas aquellas empresas que han sido mal administradas (por la IP) y que nos han costado tanto a los mexicanos. Asimismo, el crecimiento de empresas privadas no ha reducido la corrupción, al contrario, la ha fomentado. Capitalismo Sucede lo contrario que en el comunismo, prácticamente es nula la participación estatal en cuanto a propiedad empresarial se refiere. Se deja casi todo en manos de la iniciativa privada y pocas áreas son administradas por el estado: correos, educación (un porcentaje), etc. Se caracteriza porque existen capitalistas con grandes fortunas amasadas por la existencia de monopolios privados. Neosocialismo o neocomunismo Desde el neocomunismo ―el cual es una propuesta personal―, se combinan lo mejor de los sistemas anteriores. Las grandes empresas, que muchas veces funcionan mejor como


Eduardo Reyes Cartagena

Esquemas Económicos

monopolios, no están en manos privadas, pero tampoco son propiamente estatales: son propiedad de todos los trabajadores (no sólo de los que laboran en ellas). Son aquellas empresas que están en la base de la economía, fundamentalmente las empresas energéticas y ciertos sectores y subsectores claves. Las utilidades de estas empresas se utilizan para brindar una parte de la protección social que requieren los ciudadanos de cualquier sociedad. Al estar ligadas, estas empresas monopólicas, más concretamente, las utilidades (pues es necesario que generen utilidades) a cuestiones concretas como la jubilación, y ciertas prestaciones como derecho a retiros (2 por año) no podrán ser controladas totalmente por estado, ni por particulares. El problema con el estatismo y con las empresas paraestatales no sólo es la burocracia, la corrupción y la baja productividad, sino que los recursos son manejados en función de la voluntad del gobernante en turno: éste decide cómo y adonde se dirigirán las utilidades de esas empresas. Si son propiedad privada es peor pues las utilidades se van a reinvertir (cuando sea el caso) en donde quiera y como quiera el dueño de la empresa. Al ser propiedad de todos los trabajadores (no sólo los trabajadores que laboran en ellas) las utilidades de esas empresas están etiquetadas, es decir, no se hará con ellas los que el gobernante en turno o el capitalista decida. Las empresas monopólicas en manos de los trabajadores no son transnacionales o dicho de otro modo se insertarán a la globalización de otro modo: compartiendo conocimientos y dando asesorías para que otros países que deseen adoptar el mismo esquema lo hagan y se beneficien los trabajadores de ese país. Las empresas pequeñas y medianas subsisten como propiedad privada. Pagan impuestos, al igual que todos los trabajadores y los monopolios en manos de ellos, pero ya podemos hablar de un sistema más ágil y no tan oneroso. Los impuestos recaudados se utilizan principalmente para satisfacer otras necesidades de seguridad social: vivienda, educación, salud, seguro de desempleo universal y pensión para aquellos que por alguna razón no estén cubiertos con las ganancias que generen los monopolios en manos de los trabajadores. Las empresas de los trabajadores son proveedoras y prestadoras de servicios de las pequeñas y medianas empresas. De ahí que su crecimiento esté ligado. La posibilidad de que haya ricos existe, es decir, no se trata de un sistema cerrado, estático y rígido. El esquema es muy parecido a muchos países capitalistas donde los capitalistas locales dueños de grandes monopolios. Pero en lugar de que estas empresas estén en manos de una minoría capitalista sean propiedad de todos los trabajadores. La diferencia entre el estatismo, el capitalismo (que por definición tiende a la concentración y es monopólico) y el neocomunismo se explica mejor con el siguiente cuadro: Sistema Empresas grandes Empresas medianas Empresas pequeñas Capitalismo

Capitalistas

IP

IP

Comunista

Estado

Estado

colectivizado

Socialista

Edo. y capitalistas

IP

IP

Estatista

Edo. y capitalistas

IP

IP

Trabajadores

IP

IP

Neocomunista


Esquemas economicos