Page 1

¿Un día como otro cualquiera? Hace aproximadamente 6 años, Sofia y Noelia, íntimas amigas se encontraban en el parque de enfrente de sus casas. Vivían en una urbanización donde podían salir a la calle sin problema, ya que no tenían peligro de nada, y eso era lo que a ellas no les gustaba. Tenían 11 años y necesitaban vivir la vida “a tope” como decían ellas. No era más que, hacer trastadas, salir con chicos mayores, tener planes de futuro en universidades… Al encontrarse siempre “encerradas”(otro adjetivo típico que decían) en la urbanización, un día se les ocurrió una magnífica idea para poder contemplar el mundo exterior, escaparse. A la mañana siguiente de camino al colegio, las niñas ivan planeando como iva a ser su escapada, cuando y a qué hora. Sofía, dijo que podría ser esa misma noche a las 12, en el árbol del parque como centro de quedada y sería ir y volver en esa misma noche. Noelia acepto rápidamente sin pensar en los problemas que podrían surgir tras esa idea estúpida. Cuando volvían las niñas del colegio, estaban muy nerviosas, puesto que nunca habían desobedecido a sus padres y nunca habían salido solas al pueblo, siempre acompañadas de alguna persona mayor. A la hora de la cena, la madre de Sofía notó algo extraño en su hija, como si le pasara algo, y por más que la madre intentaba preguntar Sofía lo negaba rotundamente todo. Sobre las 23.30, los padres de las dos niñas se fueron a dormir, dejándolas a ellas también en la cama y creyendo que estaban dormidas. Pasaban los segundos, minutos y esa media hora se hacía interminable, hasta que de pronto <<tim,tim,tim,tim>>, el reloj del comedor de casa de Noelia dieron las 12. La niña se despertó rápidamente, cogió la mochila que se había preparado, y se fue directa al árbol a esperar a su mejor amiga. Llegaron las dos al lugar del encuentro casi al mismo tiempo. Cuando estaban ya en el árbol, empezaron los temblores y las “echadas para atrás”, pero Sofía que era la más chula dijo que no pasaba nada, que ella cuidaría de Noelia.


Las dos niñas cogieron rumbo hacia la salida, vigilando que nadie les viera para después no sospechar nada. Cuando estaban fuera de la urbanización, se sintieron perdidas, solitarias, indefensas, pero eso no fue ningún impedimento para que siguieran su camino. Comenzaron a andar y andar, hasta que Noelia, se acordó que en su mochila, había guardado un mapa por si se perdían o no sabían volver del sitio donde estaban. Les sirvió de gran ayuda, ya que a los sitios de “malotas” donde querían ir, no sabían exactamente donde se podrían encontrarse. Miraron el reloj, y marcaba la 1H de la noche, se empezaron a preocupar porque ellas solo hacían que andar y andar y allí no había nada ni nadie. Al final de la calle, comenzaron a ver luces, casas, carteles, gente… pensaron que podría ser su salvación para que les explicara como era ese mundo. Anduvieron más rápido las niñas y llegaron al destino esperado “El pueblo”. Una vez allí, entraron en todos los sitios posibles, y de todas las formas posibles, colándose entre la gente, mintiendo… Cuando salían de un sitio, volvían a entrar en otro, del mismo o diferente estilo, pero a ellas eso les daba igual, solo querían “vivir la vida”. La noche parecía irles de perlas, hasta que en un momento de la noche, todo se complica. Sofía por su forma de ser, aceptaba todo lo que le daban los demás sin mirar nada. Y así le fue, borracha perdida una niña de 11 años y que se había escapado de su casa. Noelia viendo a si a su amiga, no sabía que hacer. La pobre se quería ir a su casa, porque sabía que esa idea había sido la peor idea que habían planeado en su vida. De repente, Noelia escucha como dos hombres empiezan a hablar de algo que iva a pasar esa noche, muy atenta ella, escucha que iba a suceder un eclipse alineándose todos los planetas y produciendo el fin del mundo. La niña asustada, fue a llamar a su amiga. Sofía al ir tan borracha, y sin saber lo que hacía ni decía, daba a Noelia por loca. A Noelia se le cayó el mundo a los pies cuando nadie le hacía caso y más viendo a su amiga como estaba de mal. Quería decirle que tenía miedo, que había escuchado que se acababa el mundo y quería volver a su casa.


Pasadas las horas, las niñas intentaron volver a su casa, cuando de repente todos salen corriendo, gritando <<Se acaba el mundo>>. Noelia muerta de miedo, cogió de la mano a Sofía y salieron corriendo. Las niñas asustadas, intentaron llamar a sus casas, pero nadie les cogía el teléfono. Fueron a un bar para que les dieran un poco de agua, y se encontraron con unos carteles en donde ponía el nombre de las dos amigas y en grande SE BUCAN. Las niñas al leer tan semejante disparate, no supieron que hacer. Las dos querían volver a su casa, pero ninguna de las dos sabía volver. Todo el mundo que pasaba por su lado pensaba que iba a suceder lo imposible, “El fin del mundo” por un la alineación de los planetas con el Sol, es decir, producir un ECLIPSE. Nadie sabía que en verdad, el mundo no se puede acabar por un simple eclipse, ya que el eclipse solo es una “desaparición” de la luz que emite un cuerpo celeste al ser tapado por otro cuerpo celeste. Las niñas ilusas a toda la verdad, cometieron una estupidez, no volver a sus casas y pensar que se habían perdido de verdad. Pasaron meses, años, y los padres no dejaron de insistir nunca, hasta que de pronto, un día aparecen en sus casas unas jovencitas, guapísimas diciendo que eran sus hijas, que lo sentían por lo que habían hecho aquel año, y que si les podrían perdonar. Los padres, no sabían de que lloraban, si de la alegría, de la rabia, o simplemente porque volvían a ver a sus hijas.


Explicación racional de un Eclipse Un eclipse es el oscurecimiento del Sol o la Luna durante un corto intervalo de tiempo. Hay dos tipos de eclipses: el lunar y el solar. Los eclipses solares pueden ser totales (se oscurece completamente el disco del Sol), parciales (se oculta una porción del disco) y anulares (el disco de la Luna queda contenido dentro del disco solar y se ve un anillo brillante). Durante un eclipse solar total, por lo tanto, se verá en pleno día un cielo típicamente nocturno, en el cual brillarán algunas estrellas; se oscurecerá el disco solar y sólo la débil atmósfera del Sol será apreciable. En los eclipses lunares son, cuando el Sol, la Tierra y la Luna (ahora en este orden), se ubican sobre una misma línea del espacio, sucede que la sombra de la Tierra cubre la superficie de la Luna.

Actividad 3  

sdfgsdgfdgsdfgsdfgsdf sdfgsdfg

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you