Page 28

26 Air Nostrum:sepla dia

24/9/10

18:06

Página 28

mundo sindical

La resolución ministerial del ERE dejó al colectivo de pilotos con una suspensión temporal de contratos por turno rotatorio de 15 días hasta el 31 de diciembre de 2011

Mach. 82

sentó el documento con serias dudas, por parte de la Sección Sindical, de si sería aprobado por la mayoría de los pilotos. Este episodio nos deja sin dudas dos enseñanzas muy buenas. La primera es el acierto de introducir en los estatutos la necesidad de ratificación por parte de los afiliados de cierto tipo de acuerdos. La segunda es que, a la hora de negociar, teniendo en cuenta que ese acuerdo va a tener que ser ratificado por un colectivo, es sin duda necesario que el acuerdo sea favorable a la aceptación por parte de ese colectivo. Por muy buen negociador que sea uno, y aunque se lleven todos los puntos de la negociación al terreno propio, de nada sirven si esos acuerdos están alejados de la voluntad del colectivo que los ha de ratificar, bien sea por una desmesurada ambición lo que se conoce como estrategia ganar-ganar- o bien por una total falta de sintonía con el colectivo, propia de los jefes autocráticos. Sea como fuere, la negociación y posterior rechazo de este acuerdo desembocó en una resolución ministerial autorizando la extinción del contrato de 114 trabajadores, y dejando al colectivo de pilotos con una suspensión temporal de contratos por turno rotatorio de 15 días hasta el 31 de diciembre de 2011, en función de la disminución del número de rotaciones. La aplicación de este ERE no ha podido ser más nefasta. La extinción de los 114 contratos se cubrió prácticamente con bajas incentivadas de 45 días por año trabajado, lo que vino a engrosar más el coste de dicho ERE. Más aún cuando, menos de un año después, el departamento de Recursos Humanos ha publicado constantemente ofertas de trabajo para cu-

28

La dirección de Air Nostrum ha reinterpretado puntos del Convenio Colectivo y hasta sentencias judiciales firmes de la Audiencia Nacional y del Tribunal Supremo

brir puestos que se habían dejado pocos meses antes. También llama poderosamente la atención que, a pesar de la insistencia de la empresa durante la negociación del ERE y su posterior aplicación en el argumento del excedente de pilotos en plantilla, durante el año 2010 no se haya presentado un, nuevo ERE por causas económicas -en el año 2009 se presentó un resultado negativo- y así proceder a la extinción de puestos de trabajo de una manera más efectiva que con un ERE por causas organizativas. En cuanto a los pilotos, la aplicación de la suspensión de contratos no ha sido del todo pacífica. Desde comienzos de 2009, la Dirección del Área Operativa inició un proceso de reinterpretación del Convenio Colectivo y de la propia resolución ministerial de manera unilateral y a su propia conveniencia, con tal de ahorrar costes en todos los aspectos y adaptar las normas a sus necesidades concretas. Aunque esta reinterpretación fuera posible en algunos puntos que podríamos denominar ambiguos o con una redacción pobre, la Dirección sobrepasó límites que han causado estupor, al reinterpretar hasta sentencias judiciales firmes, algunas del Tribunal Supremo, de demandas interpuestas por ésta y anteriores Secciones Sindicales. Esta labor reinterpretativa se salió también de lo que debería ser una relación de confianza entre empresa y trabajadores cuando alcanzó a puntos del Convenio que requieren expresamente la consulta o acuerdo con la Sección Sindical para ser llevados a cabo. Ante tales actuaciones, la solución que se vio más adecuada por sus buenos resultados en ocasiones anteriores fue la denuncia ante los Tribunales de Justicia. No obstante, la empresa parte siempre en una posición de ventaja, propia de ser Juez y Parte, y medidas de presión más radicales por parte de los pilotos de Air Nostrum se han mostrado de difícil manejo debido a la heterogeneidad del propio colectivo y la diversidad de opiniones al respecto. En línea con este proceso reinterpretativo, recientemente ha habido una oleada de sanciones a pilotos por negarse a prestar servicios contrarios al Convenio Colectivo y reconocidos por estas Sentencias Judiciales firmes de las que hablábamos anteriormente. Además, estas sanciones rayan el despropósito ya que, este año, por motivos similares, fueron sancionados tres comandantes a los cuales

Mach82 Nº 149  

Revista del SEPLA

Advertisement