Page 26

26 Air Nostrum:sepla dia

24/9/10

18:06

Página 26

mundo sindical

Air Nostrum: historia de una crisis Sección Sindical SEPLA - Air Nostrum

esde finales del 2008, hemos venido sufriendo los efectos de una tremenda crisis económica que en el sector del transporte de pasajeros por vía aérea ha causado auténticos estragos, que se podrían resumir echando un vistazo a las plataformas de algunos aeropuertos repletas de aviones “preservados” para presumiblemente no volver a volar, y en el inevitable exilio de muchos pilotos buscando trabajo alrededor del planeta con más o menos fortuna. La actividad de las empresas en las que trabajamos, tensionada ya desde años anteriores por la terrible competencia a la que se ve sometido el sector (sobre la que se podría escribir un libro grueso) ha visto mermados sus ingresos, en parte por la lucha entre diversas compañías por controlar el mercado domestico y europeo, y en parte por la caída durante dos años seguidos del número de pasajeros. Estas dos circunstancias han hecho que la competencia por precio se haya impuesto necesariamente a la competencia por servicios y calidad. Esta es una realidad bien palpable en tiempos de crisis en todos los sectores; cuando falta dinero, el cliente prescinde rápidamente del servicio y la calidad, y busca sólo el precio. Así pues, en estos dos últimos años, los transportistas aéreos se han tenido que centrar en reducir sus costes para hacer frente a la caída en los ingresos. Estos recortes son clásicos para cualquier empresa del sector. Se empieza por eliminar las líneas o frecuencias menos rentables, lo que conlleva una reducción en el numero de aeronaves necesarias y, consecuentemente, del personal para operarlas. Asimismo, al no ser necesario un ser-

Mach. 82

D

26

A medida que se tomaban medidas para reducir costes, fue tomando forma la necesidad de un recorte de personal que se concretó en la presentación de un Expediente de Regulación de Empleo

vicio tan cuidado, se eliminan todos aquellos gastos prescindibles de calidad y servicio al cliente o pasajero, y finalmente se suele intentar una reestructuración de gastos de personal mediante el recorte de salarios o condiciones laborales de los trabajadores. Es el caso concreto de Air Nostrum, la crisis obligó a tomar este tipo de medidas debido a la fuerte caída de los ingresos. A pesar de cerrar el año 2008 con beneficios, parece ser que el último trimestre de ese año y el primero de 2009 confirmaron que la aerolínea no era ajena a la crisis, ante lo cual la Dirección empezó a tomar medidas de reducción de costes. La más evidente no tardó mucho en ponerse en práctica, y el tan galardonado Servicio a bordo Business Regional de Air Nostrum fue barrido casi por completo de sus aviones. A medida que se eliminaban frecuencias y se abandonaban las rutas menos rentables, fue tomando forma la necesidad de un recorte de personal que se concretó en el anuncio y presentación de un Expediente de Regulación de Empleo. Este expediente de regulación afectaba a todos los trabajadores de Air Nostrum con excepción de unas 30 personas que formaban la Dirección de la Empresa (Directores y Subdirectores de Aéreas, Dirección General y allegados, etc.…) y en él se solicitaba la extinción de 584 contratos de trabajo, de los cuales 80 eran pilotos. Llamó mucho la atención el hecho de que, habiéndose presentado un ERE por causas organizativas y no económicas, se solicitase la extinción de los contratos del 25% del personal sin que la reestructuración afectase a la Dirección y los respectivos departamentos. Más aún después del recorte que se había producido en el servicio al pasajero del que hablábamos antes, y de la extinción de los contratos del 40% de la plantilla de TCP, contratos que, al ser temporales, no requerían de una autorización para su extinción, simplemente había que esperar a la fecha de su vencimiento. Esta circunstancia quedó reflejada en los primeros informes de la inspección de Trabajo en Valencia, y fue el germen del desacuerdo entre los distintos colectivos de trabajadores y la em-

Mach82 Nº 149  

Revista del SEPLA