Issuu on Google+

Universidad de León San Miguel de Allende, Gto. México Elementos del Diseño Arq. Ernesto Mota Tovar José Antonio López López Pablo Lazo y Felipe Leal ARQUINE (Revista Internacional de Arquitectura y Diseño) China y la ciudad sustentable, Azoteas verdes y nuevo paisaje urbano Según el arquitecto Christopher Alexander “la ciudad no es un árbol” creo haberle entendido como, yéndome a una forma más urbanística, una ciudad no debería estar trazada como si estuviera reproduciendo la forma expuesta de un conjunto de ramas, partes de un árbol. Pero se puede tomar también como una analogía al describir un árbol como un ser con un desarrollo biológico, al igual que la sociedad se expande en un territorio determinado; ambos crecen naturalmente.

Aún así, para Christopher Alexander, y muchos otros más, las ciudades deben estar trazadas de forma semiretícula. Desgraciadamente nuestra sociedad actual está creciendo de una forma inconmensurable debido a la sobrepoblación y la mala planeación de vida, no solo se nota en las grandes e importantes

ciudades, sino también en nuestras propias poblaciones; están creciendo desproporcionadamente con respecto a la producción de recursos renovables.

Lo necesario en estos casos, lo podemos tomar como una de las tantas iniciativas del modo de operar en las ciudades, darle la necesaria importancia a la ecología de la ciudad para lograr un avance tecnológico y una adaptación contemporánea a la misma. Un ejemplo de ello es China con dos ciudades: Dontang y Wanzhuang, donde se planea lograr una “simplificación” de la ciudad. Lograr un urbanismo integrado que rastrea las conexiones entre lo que una ciudad va a necesitar para funcionar y lo que sus habitantes necesitan para vivir.


Lograr una óptima eco-ciudad que obtenga sus recursos de fuentes renovables de energía y desarrollar una expansión organizada además de apegada a la producción agrícola para lograr una adaptación de la población existente con nuevos y ecológicos modos de vida sin contaminación. Como en estas ciudades, dónde las ciclo pistas y senderos peatonales dirigirán a los ciudadanos a este bien llamado parque agrícola. El objetivo de todo esto es la des carbonización asociada con el desarrollo urbano.

Creo que siempre hemos manejado la parte ecológica como un regaño hacia nuestras actitudes y no como una ayuda a mejorar nuestra forma de vida. Por ejemplo en el diseño y la planeación de ciudades, pero esto sigue siendo solo proyectos con buenas intenciones.

Con el implemento de las azoteas verdes se trata de utilizar una herramienta en una práctica arquitectónica. En un edificio donde puede desarrollar una evidente forma multidimensional, además de proteger a los techos contra el agua, el sol y el viento.

Existen muchas ventajas en el uso de las azoteas verdes como el aislamiento acústico, generar poblaciones ecológica y socialmente exitosas. Reducen las llamadas “islas de calor” producidas por las superficies rígidas y reflejantes como las carreteras y techos rígidos; combatiendo así la producción de smog y el flujo de partículas.

Ecológicamente, también funcionan como hábitat natural de algunas aves dentro de estos espacios urbanos; además añade un carácter social y económicamente beneficioso.

Creo que crearnos una consciencia ecológica es una de las iniciativas más importantes que podemos desarrollar en nuestra vida profesional, social y personal. Afrontando los problemas urbanos y demográficos con una actitud nueva llena de riquezas naturales y una visión ambiental para mejorar la calidad de vida.


eensayo