Issuu on Google+

Qwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwerty uiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasd fghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzx cvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmq wertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyui ANALISIS DEL PROCESO opasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfg EVALUADOR hjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxc vbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmq wertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyui opasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfg hjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxc vbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmq wertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyui opasdfghjklzxcvbnmqwert

hui

Julia Fernández Muñoz de la Nava Alicia Abarca Sáez Fátima Díaz Cuevas María del Hierro Ayala Vanessa García-Cervigón Ruíz Irene Expósito Mora Silvia Pérez García


1. EL DECRETO DEL CURRICULO En la ley orgánica 2/2006, de 3 de mayo de Educación, se define el currículo como el conjunto de objetivos, competencias básicas, contenidos, métodos pedagógicos y criterios de evaluación de cada una de las enseñanzas. Este decreto incorpora las intenciones del Proyecto Educativo de Castilla- la Mancha en relación con la etapa de infantil para que el alumnado alcance la competencia suficiente en el desarrollo de sus capacidades. Este desarrollo se realiza en un contexto que garantiza la educación de los valores de igualdad, interculturalidad, salud y respeto por el entorno natural. Este decreto va dirigido al segundo ciclo de la Educación Infantil, con el objetivo de ordenar y establecer el currículo de esta etapa. En la evaluación del proyecto curricular se diferencian tres ámbitos de reflexión: uno de carácter organizativo, que está vinculado con los procesos de confección y aprobación del Plan de Evaluación; otro, de contenido, donde aparecen las reflexiones relacionadas con la orientación, coherencia, explicitación y contenido del plan de evaluación; y el ultimo, relacionado con la puesta en práctica del contenido del Plan, llamado de ejecución. En algunas órdenes ministeriales sobre la evaluación, será la Comisión de coordinación pedagógica de cada centro quien propondrá al claustro el Plan de Evaluación de la práctica docente y del proyecto curricular; pero en la práctica real esto es algo poco frecuente y poco aconsejable, debido: a que se tiende a limitar la elaboración del plan a un reducido grupo de profesionales en función de su cargo; y a no dar importancia a las aportaciones que todos los miembros del claustro consideran oportunas. Otras opciones para realizar el plan de evaluación, pueden ser que su realización este a cargo de un grupo limitado de profesores que se presten voluntariamente a ello; o bien proponer que sea el claustro el que aporte, debata y lleve a la practica el modelo, filosofía, orientaciones y estrategias.

Según el Decreto anteriormente nombrado existen unos criterios de evaluación:


-

-

-

Dar muestra de un conocimiento progresivo de su esquema corporal, de las destrezas motoras y habilidades manipulativas, y un control creciente de cuerpo. Realizar las tareas con seguridad y confianza, y valorar tanto las actuaciones propias como las de los otros. Expresar sentimientos y emociones, comprender e interpretar los de los otros y contribuir a la convivencia. Realizar autónomamente y con iniciativa actividades habituales para satisfacer necesidades básicas, consolidando progresivamente hábitos de cuidado personal, higiene, salud y bienestar. Colaborar con los otros a crear un entorno agradable y un ambiente favorecedor de salud y bienestar.

2. OTRA BASE BIBLIOGRAFICA Evaluación del proceso de enseñanza La evaluación lejos de entenderse como una medición de los productos y realizaciones escolares, propia de otras épocas, constituye hoy uno de los pilares del mismo Sistema. Una de las novedades del concepto de evaluación son los ámbitos donde obligatoriamente se debe realizar. Junto a la evaluación ya tradicional de los aprendizajes escolares, aparece hoy con fuerza y obligación legal la evaluación de la enseñanza. El tema de la evaluación ha alcanzado un protagonismo evidente hasta convertirse en uno de los aspectos centrales de discusiones, reflexiones y debates pedagógicos. Dentro de nuestra normativa educativa, el término evaluación aparece por vez primera de un modo generalizado con la Ley General de Educación de 1970. Normalmente, cuando se habla de evaluación se piensa, de forma prioritaria e incluso exclusiva, en los resultados obtenidos por los alumnos. Hoy en día éste sigue siendo el principal punto de mira de cualquier aproximación al hecho evaluador. El profesorado, los padres, los propios alumnos y el propio Sistema, se refieren a la evaluación como el instrumento calificador, en el cual el sujeto de la


evaluación es el alumno y sólo él, y el objeto de la evaluación son los aprendizajes realizados según objetivos mínimos para todos. Hoy la evaluación adquiere un nuevo sentido, superior a la mera recogida de datos, pero a la vez aparece como pieza clave imprescindible para que el profesor preste al alumno la ayuda necesaria, y en consecuencia, pueda valorar las transformaciones que se han ido produciendo. El profesor que realiza una programación tiene en cuenta la edad, capacidad y preparación del grupo con el que piensa realizarla, pero ha de descender a la personalización. La evaluación hace posible ese descenso de adaptar los programas a las singularidades de cada alumno. Por tanto, la evaluación es ante todo, una práctica reflexiva propia del docente. Los procesos de evaluación tienen por objeto tanto los aprendizajes de los alumnos como los procesos mismos de enseñanza. La información que proporciona la evaluación sirve para que el equipo de profesores disponga de información relevante con el fin de analizar críticamente su propia intervención educativa y tomar decisiones al respecto. Esta evaluación debe hacerse en dos niveles distintos o ámbitos: a) El contexto del aula b) el conjunto del centro

Evaluación del proceso de aprendizaje Los objetivos, no son directamente evaluables, mientras que los criterios, se convierten en un referente más preciso. Los criterios de evaluación responden a las capacidades básicas de cada una de las áreas en cada ciclo y referidas a aquellos contenidos específicos que se consideran especialmente importantes para su desarrollo. Son, pues, indicadores sobre qué es lo que el alumno debe alcanzar. En esta evaluación el maestro establecerá para cada U.D. unos objetivos didácticos en los que se indiquen capacidades que específicamente se pretender conseguir con los contenidos y se


establecerá el grado de los aprendizajes. Esto exige que los propios objetivos sean indicadores observables del resultado de cada U.D. Aquí se pueden complementarios:

distinguir

tres

momentos

distintos

y

Evaluación inicial: permite adecuar las intenciones a los conocimientos previos y necesidades de los alumnos. Decidir qué tipo de ayuda es la más adecuada cuando se accede a un nuevo aprendizaje… Evaluación continua: irá ajustando la ayuda educativa según la información que se vaya produciendo. Esta evaluación es formativa, toda vez que permitirá detectar el momento en que se produce una dificultad, las causas que lo provocan y las correcciones necesarias que se deben introducir. Evaluación final: permite conocer si el grado de aprendizaje que para cada alumno habíamos señalado, se ha conseguido o no, y cuál es el punto de partida para una nueva intervención.

3. EJEMPLOS DE CÓMO LLEVAR A CABO EL PROCESO DE EVALUACION Indicadores: DIMENSIÓN

INDICADORES DE LOGRO 

Ejercita acciones de

independencia en su vida cotidiana.

DIMENSIÓN SOCIOAFECTIVA

Identifica las partes gruesas del cuerpo, a través de juegos, rondas y

grupo, manifestando alegría al

experiencias sensoriales.

Relaciona las actividades propias del

Identifica a su profesora y a sus

día y la noche. Comprende y sigue

compañeros por el nombre.

instrucciones.

Comienza a fortalecer la experiencia de una sana alimentación.

nuevos con otros ya conocidos.

Disfruta de pertenecer a un compartir con sus pares.

Comienza a relacionar conceptos

Muestra sentido de pertenencia por los diferentes espacios del preescolar.


Reconoce

algunos conceptos

espaciotemporales (arriba, abajo, encima, adelante, atrás entre otros.

 DIMENSIÓN COGNITIVA

Reconoce y aprovecha los diferentes rincones del salón.

Clasifica las figuras presentadas en grandes y pequeñas.

LENGUA MATERNA

INGLÉS

Formula y responde preguntas

Escucha y disfruta de las canciones.

según sus necesidades de

Comienza a familiarizarse con

comunicación. Incorpora nuevas

vocabulario básico.

palabras en su vocabulario y

DIMENSIÓN

entiende su significado. Escucha con

COMUNICATIVA

entusiasmo narraciones de cuentos y pequeñas historias. Afianza movimientos gestuales relacionados con la articulación y la pronunciación.

Comparte con sus amigos en los 

Practica con propiedad los hábitos de

momentos de juego libre y

higiene y cortesía.

dirigido.

Demuestra sensibilidad e imaginación

DIMENSIÓN ESPIRITUAL

Participa con respeto en actos

en su relación espontanea y cotidiana

Y ETICA

cívicos y celebraciones del

con los demás.

preescolar.

DIMENSIÓN CORPORAL

MOTRICIDAD

ED. FISICA Y NATACIÓN

Expresa corporalmente emociones,

Se ubica en los sitios de trabajo

situaciones escolares y

reconociendo y familiarizándose con sus

experiencias. Disfruta de

compañeros y profesoras. Conoce

actividades como el rasgado,

diferentes movimientos corporales.

modelado y arrugado. Ejercita

Explora habilidades motrices básicas

movimientos finos a través de

(atrapar y lanzar). Reconoce los

trabajos con dáctilo pintura.

diferentes espacios del área de la

Controla a voluntad los

piscina.

movimientos de su cuerpo y de las partes del mismo. Disfruta de momentos en el arenero manipulando la arena libremente.


DIMENSIÓN ESTETICA

ARTÍSTICA

MÚSICA

Disfruta manipulando diferentes

Discrimina e imita sonidos. Participa en

texturas. Se observa un mejor

actividades sonoras. Explora sonidos del

agarre en la toma de elementos

entorno y corporales

usados en el aula.


Evaluacion