Page 1

Hagamos las paces: Si mi morral hablara                                    19/09/11 Hace unos años, cuando comenzaba a preocuparme por este problema de la violencia en  las escuelas, leí en un libro que presté y no me devolvieron, un poema titulado así: “Si mi  morral hablara”. Olvidé su autora, pero recuerdo una frase “Si mi morral hablara, diría que  a veces corro por miedo a que me hagan daño en el salón”, y es que, con dolor lo digo,  las   escuelas   han   dejado   de   ser   lugares   seguros   para   niños   y   niñas.   Reconocer   que  tenemos   violencia   en   los   planteles,   es   un   buen   comienzo   para   que,   con   humildad,  abordemos el asunto. En este año escolar que empieza, creo que educar para la convivencia pacífica en las  escuelas   venezolanas,   no     debe   ser   sólo   un   buen   deseo,   o   un   buen   lema,   es   una  urgencia, por el bien de los alumnos y por el bien de los educadores y educadoras, pues  la   violencia   no   deja   ni   aprender   en   paz   ni   enseñar   en   paz.   Desde   el   primer   día,   los  maestros debiéramos expresar nuestra apuesta por la paz, lo cual supone, entre otras  cosas: • Coherencia – que lo que digamos, lo sintamos y lo hagamos ­, recordar que los  niños   aprenden     más   por   el   ejemplo   que   por   el   discurso   y   saben   descubrir  nuestras incoherencias; •  Normas de convivencia consensuadas, mejor si son  pocas y realistas; • Escuchar,  la naturaleza es sabia y nos dio dos orejas y una sola boca, para que  escuchemos el doble de lo que hablamos. No sería mala  idea dejar hablar a esos  morrales escolares, a ver qué contarían; • Convertirnos en comadres y compadres de los padres y madres, puesto que esos  somos los maestros, segundos padres de los  alumnos. Ser compadres  nos pone  a jugaren el mismo lado de la cancha y ni en equipos contrarios, la relación debe  ser pues  de cooperación y no  de confrontación con la familia; • Aceptar e incluir, y por ende, evitar comparar, discriminar – los excluidos siempre  serán lo más tímidos, los menos rápidos, los menos queridos en sus casas , la  escuela no puede profundizar sus heridas sino mas bien proporcionar posibilidad  de experiencias exitosas; • Estar  dispuestos  a  ensayar  estrategias  para  educar  para la  paz,  para prevenir,  reducir   y   erradicar   la   violencia,   y   para   eso   no   hemos   sido   formados,   en   esta  materia todos y todas estamos en primer grado. Si los morrales hablaran   esta semana en la escuela, dirían que los apodos hieren,  dirían que ya a veces se llega con susto a la escuela porque en las calles atracan,  dirían  hay algunos  que  han  llevado   navajas  y  hojillas   y has  armas de  fuego  para  usarlas   contra   otros,   y   por   eso   ahora   cada   vez   más   se   piden   que   sean  transparentes… si los morrales hablaran dirían que quieren que las escuelas sean 


lugares para  el  encuentro  y que   quieren  tener  manos  para  hacer   una  ronda  y no  piernas para correr. Hacer las paces en la escuela es posible y es urgente. Se que hay muchas manos de  educadores y de padres y madres extendidas esperando solo que alguien de el paso para  estrecharlas y proteger a los alumnos/ahijados de la violencia. Luisa Pernalete

Hagamos las paces. Si mi morral hablara.  

Desde Venezuela, Luisa Pernaletea nos comparte sus reflexiones sobre educación, juventud y violencia.

Advertisement