Issuu on Google+

Sr. Ricardo Riesco, Rector Sr. Luis Cordero, Pro Rector Sr. Javier Vera, Vicerrector de Sede Todas las autoridades administrativas y docentes Sr. Matías Valdivia, Secretario del Consejo de Presidentes de Centros de Estudiantes Centros de estudiantes invitados Y, muy especialmente, compañeros estudiantes.

No puedo comenzar este discurso sin recordar con nostalgia a la querida Sra. Gladys, fallecida Directora Nacional de Bibliotecas, brillante persona que tanto esfuerzo y entusiasmo aportó a este proyecto que hoy es realidad. Hemos acogido con agrado la invitación oficial que recibió el equipo FEUSS 2012 para participar de esta ceremonia y aprovechamos la oportunidad para felicitar a las autoridades por el avance alcanzado con esta biblioteca, avance que nos sitúa en una posición privilegiada entre las instituciones privadas de regiones. Pero, estos no son simplemente nuevos metros cuadrados de biblioteca, son nuevos metros cuadrados de espacio para la formación de profesionales para nuestro país, son nuevos metros cuadrados de acceso a la educación superior de jóvenes que junto a sus padres y familias, sueñan una mejor vida.


Así como hoy, ayer fueron otros “nuevos metros cuadrados” de Universidades privadas, Institutos profesionales y centros de formación técnica los que permitieron un avance social importantísimo en nuestro país, respecto al acceso a la educación de los jóvenes, particularmente, de los que provenían de familias de menores ingresos.

Para ser justos, no podemos olvidar que las muchas veces cuestionadas iniciativas privadas de educación superior fueron las que permitieron que pasáramos de un 7,5% de los jóvenes chilenos cursando educación superior en 1980 a cerca de un 50% hoy en día, es justo recordar que fueron estas instituciones las que permitieron que hoy cerca de un 20% de los jóvenes del quintil más pobre cursen estudios superiores, gran número si lo comparamos con el 5% correspondiente a 1990. Me gustaría reflexionar acerca de algo que parece obvio, y por lo mismo, algunas veces se olvida: Todos los presentes esta tarde hemos elegido a la Universidad San Sebastián como parte de nuestras vidas: Los estudiantes como casa de estudios, los docentes y administrativos como espacio de desarrollo laboral, etc. Esto que suena obvio, es necesario recordarlo para hacernos conscientes de la responsabilidad que asumimos cada uno de nosotros con ESTA COMUNIDAD UNIVERSITARIA. Debemos hacernos responsables de esa decisión pues la comunidad será exitosa o fracasará en función de si todos y cada uno de nosotros cumple su rol, si todos nos comportamos o no de manera justa hacia el resto y que seamos capaces de interactuar de forma colaborativa y no transaccional.


Debemos tener VOLUNTAD para ser MEJORES cada día. Es decir, nuestra Universidad debe crecer no solamente en espacio sino, además, en la firme voluntad de todos nosotros por hacerla un mejor espacio de desarrollo y libertad; la voluntad por construirla juntos, por cuidarla y hacerla nuestra alma mater.

En este día que se reúne la comunidad universitaria, reiteramos públicamente nuestro interés por ser agentes activos del mejoramiento de las muchas tareas pendientes que hay en el horizonte y el orgullo que sentimos por ser parte de esta gran institución.

En relación a nuestra realidad local,

Hemos visto como ha existido una apertura real de las autoridades a discutir temas de fondo en el ámbito interno, logrado avances en el congelamiento de aranceles el año pasado, apoyo a las actividades sociales que hemos propuesto, apertura a la revisión de la calidad y precios del casino, aceptación de la propuesta de reducir en un 50% las multas de biblioteca que esperamos pronto pueda implementarse, etc. Hoy tenemos nuevos temas internos a resolver como la necesidad de mejorar el servicio de internet inalámbrico, habilitar módulos de impresión que descongestionen nuestros laboratorios de computación, etc. Afortunadamente, tenemos la certeza que con respeto mutuo podremos avanzar juntos.


Respecto al contexto nacional, creemos que cada joven chileno tiene la libertad de elegir el lugar donde quiere estudiar y el derecho, si sus condiciones económicas son deficientes, de recibir apoyo estatal para tener acceso a él. Al mismo tiempo, creemos que las personas tienen la libertad de proveer de educación a las personas, si esta es de calidad.

Damos la máxima relevancia a la educación como agente promotor del desarrollo y del bienestar de los ciudadanos. Pero, no podemos obviar que existen criterios técnicos que indican la conveniencia de dar prioridad a otras necesidades sociales de grupos que no pueden ejercer la misma presión que nosotros los estudiantes; como nuestros abuelos y niños vulnerables, como los enfermos que necesitan atención más rápida y de mejor calidad.

Dados los puntos anteriores, tenemos la convicción que la discusión sobre esta materia debe necesariamente estar apoyada en la visión de largo plazo y también en mucho sentido común y realismo, que se debe buscar lo justo en el tema educacional y no potenciar una discusión basada en “modelos ideológicos” de uno u otro lado.

Si alguien piensa que estamos en contra de la gratuidad estará muy equivocado, nosotros estamos en contra de la gratuidad indiscriminada (sin considerar la dimensión socioeconómica la asignación de dineros de todos los chilenos) y en contra de la discriminación a estudiantes de educación privada. Nosotros creemos que el estado debe apoyar a cualquier chileno, independiente de donde quiera estudiar y debe hacerlo en la medida que


este necesite. Llegando en muchos casos a entregar gratuidad real, es decir, con aranceles de referencia reales.

¿Por qué no a la gratuidad para todos? Porque sabemos que cada peso que se entregue a quien no necesita apoyo es un peso que no se entregará donde hay otras urgencias.

Lamentablemente, en tópicos de financiamiento en educación superior, las posiciones durante los últimos años son profundamente regresivas, porque refuerzan los privilegios de los alumnos de las universidades tradicionales, sin atender a un criterio objetivo de situación socioeconómica y de efectivas necesidades. Para el estado de Chile, el 30% de los jóvenes chilenos que estudian en el sistema tradicional (aunque pertenezcan a los sectores más pudientes de la sociedad) son chilenos de primera, y el 70% que lo hacemos en el sistema privado –aunque inequívocamente pertenezcamos a la clase media y a sectores de mayores necesidades– somos personas de segunda, que no tenemos los mismos derechos. Este año pelearemos por nuestros derechos, por los créditos y becas que aún no recibimos del estado. Pero, lo haremos con la fuerza de los argumentos y no con eternos paros y tomas. Vamos a construir nuestros propios espacios, vamos a redactar nuestros propios petitorios al ministerio, vamos a exigir los mismos derechos para todos los estudiantes chilenos. No vamos a aceptar más postergaciones ni discriminaciones.


Creemos que igualar las condiciones del Crédito con Aval del Estado (CAE) y el Fondo Solidario (FS) es una medida en la dirección correcta y, por lo mismo, lamentamos la posición del Confech que se opone a estos avances.

Queremos estar en las mesas de discusión. No necesitamos ni voceros ni representantes, debemos y necesitamos ser actores de las soluciones y no más espectadores.

A usted señor Rector, a los docentes, a los administrativos, a las Organizaciones estudiantiles y a cada sebastiano les decimos: Esta sigue siendo nuestra hoja de ruta y esperamos contar con el apoyo de ustedes para llevarla adelante.

Finalmente, reiteramos nuestra alegría al ver como estamos comenzando el año académico con buenas noticias como esta nueva biblioteca y explicitamos la ilusión que nos provoca el pensar en terminarlo diciendo juntos: tarea cumplida. Muchas gracias.


Discurso Inauguración Biblioteca