Page 1


Revista Prometeo 104-105

Memorias del 26º Festival Internacional de Poesía de Medellín Homenaje a los Misterios de Eleusis Homenaje a Arthur Rimbaud Año 34 / Junio de 2016


Director: Fernando Rendón.

Consejo Editorial:

Gabriel Jaime Franco, Jairo Guzmán, Luis Eduardo Rendón, Rafael Patiño, Javier Naranjo, Juan Diego Tamayo, Tatiana Mejía, Jorge Torres, Felipe Posada, Tallulah Flores, Esteban Moore, Martha Canfield, Ersi Sotipoulos, Hassan El Ouazzani, Ángela García, Nicolás Suescún, Gloria Chvatal, Fernando Rendón.

Colaboradores:

Argentina: Rodolfo Alonso | Australia: Les Wicks | Bahrein: Qassim Haddad | Bolivia: Benjamín Chávez | Brasil: Thiago de Mello | Burkina Faso: Frédéric Pacéré Titinga | Canadá: Louise Warren | Chad: Kously Lamko | Chile: Eduardo Llanos, Elikura Chihuailaf | Costa Rica: Noberto Salinas | Cuba: Norberto Codina | Ecuador: Maria Clara Sharupi | Egipto: Ahmed Al Shahawi | España: Blanca Andreu | Estados Unidos: Jack Hirschman | Filipinas: Alfred Yuson | Finlandia: Eira Stenberg | Francia: Francis Combes | Grecia: Dinos Siotis | Guatemala: Marvin García | Honduras: Francesca Randazzo | India: Rati Saxena | Islandia: Birgitta Jónsdóttir | Italia: Lello Voce | Líbano: Joumana Haddad | México: Lina Zerón | Nepal: Chirag Bangdel | Noruega: Hanne Aga | Nueva Zelanda: Michael Harlow | Países Bajos: Arjen Duinker | Palestina: Hanan Awwad | Panamá: José Carr | Paraguay: Susy Delgado | Perú: Renato Sandoval | Portugal: Casimiro de Brito | Puerto Rico: Vicente Rodríguez Nietzsche | República Bolivariana de Venezuela: Freddy Ñáñez | Rusia: Anzhelina Polonskaya | Siria: Lina Tibi | Suráfrica: Zolani Mkiva | Sudán: Taban Lo Liyong | Suecia: Bengt Berg | Suiza: Alberto Nessi | Túnez: Tahar Bekri | Turquía: Ataol Behramoglu | Ucrania: Oksana Zabuzhko | Uruguay: Eduardo Espina | Uzbekistán: Aazam Abidov | Vietnam: Nguyen Quang Thieu | Zimbabue: Chirikure Chirikure.

Carátula y obras interiores: Darío Villegas (Colombia). Edición y diagramación: Luis Eduardo Rendón.

Producción: Corporación de Arte y Poesía Prometeo. Junio de 2016.

Carrera 50A # 60-22, Barrio Prado Centro, Medellín, Colombia, Surámerica. Teléfono: +57 4 2549495. Correo electrónico: festivaldepoesiademedellin@gmail.com Valor: $ 12.000 Tiraje: 1.500 ISSN: 0121-2966 www. festivaldepoesiademedellin.org www.youtube.com/revistaprometeo Facebook: festivalpoesiamed Twitter: @poesiamedellin Impreso en Rocco Gráficas


Obra de DarĂ­o Villegas


CONTENIDO Presentación, 9

Poetas de África

Ashur Etwebi (Libia), 13 Gcina Mhlophe (Suráfrica), 18 Koulsy Lamko (Chad), 22 Aicha Bassry (Marruecos), 26 Juliane Okot Bitek (Uganda), 32 Samm Monro (Zimbabue), 38 Deeb (Egipto), 43

Poetas de América

Graciela Maturo (Argentina), 51 Gustavo Pereira (República Bolivariana de Venezuela), 58 Hugo Mujica (Argentina), 63 Juan Manuel Roca (Colombia), 67 Gibi Bacilio (Curazao), 73 Adhely Rivero (República Bolivariana de Venezuela), 77 Antonio Trujillo (República Bolivariana de Venezuela), 80 Tarsicio Valencia (Colombia), 84 Rubén Darío Lotero (Colombia), 87 José Luis Tahua (Perú-Colombia), 91 Juan Carlos Galeano (Colombia), 95 Raúl Vallejo (Ecuador), 99 María Cecilia Muñoz (Colombia), 104 Luz Dary Peña (Colombia), 107 Leo Castillo (Colombia), 111 Guillermo Linero (Colombia), 114 Pablo Montoya (Colombia), 117 Marianela Medrano (República Dominicana), 120 Mario Angel Quintero (Colombia), 125 Adriana Paredes (Nación Mapuche, Chile), 130 Carolina Zamudio (Argentina), 135 William Alfaro (El Salvador), 139 Israel Domínguez Pérez (Cuba), 143 Héctor Cañón (Colombia), 148 Freddy Ñáñez (República Bolivariana de Venezuela), 152 Sore Snid Berrío (Colombia), 157 Fredy Yezzed (Colombia), 160 Mikeas Sánchez (Nación Zoque, México), 164 Andrés Uribe (Colombia), 168 Marisol Bohórquez (Colombia), 171


Hugo Oquendo Torres (Colombia), 175 Luis Arturo Restrepo (Colombia), 180 Fátima Vélez (Colombia), 183 Annabell Manjarrés (Colombia), 187 Hannah Escobar (Colombia), 191 Albeiro Montoya (Colombia), 194 Danny Yecid León (Colombia), 198 Ana María Bustamante (Colombia), 201 Poetas de Asia Keki Daruwalla (India), 207 Akbar Ryskulov (Kirguistán), 215 Duna Ghali (Irak), 218 Ali Al Hazmi (Arabia Saudita), 223 Jian Rufeng (República Popular China), 227 Poetas de Europa Emilio Coco (Italia), 233 Hatto Fischer (Alemania), 237 Jochen Kelter (Suiza), 240 Isabel Crooke Ellison (Reino Unido), 244 Alain Borer (Francia), 248 Terje Dragseth (Noruega), 251 Augusta Laar (Suiza), 258 Juan Carlos Mestre (España), 263 Khadijatou Doyneh (Reino Unido), 268 Barbara Pogačnik (Eslovenia), 274 Björn Kuhligk (Alemania), 280 Samir Delgado (España), 283 Krystyna Dąbrowska (Polonia), 287 Poeta de Oceanía Judith Crispin (Australia), 295 Memoria de Eleusis Carl A. P. Ruck (Estados Unidos), 305 Traductores, 316


1


Revista Prometeo 104-105

Memorias del 26º Festival Internacional de Poesía de Medellín Homenaje a los Misterios de Eleusis Homenaje a Arthur Rimbaud Año 34 / Junio de 2016


Director: Fernando Rendón.

Consejo Editorial:

Gabriel Jaime Franco, Jairo Guzmán, Luis Eduardo Rendón, Rafael Patiño, Javier Naranjo, Juan Diego Tamayo, Tatiana Mejía, Jorge Torres, Felipe Posada, Tallulah Flores, Esteban Moore, Martha Canfield, Ersi Sotipoulos, Hassan El Ouazzani, Ángela García, Nicolás Suescún, Gloria Chvatal, Fernando Rendón.

Colaboradores:

Argentina: Rodolfo Alonso | Australia: Les Wicks | Bahrein: Qassim Haddad | Bolivia: Benjamín Chávez | Brasil: Thiago de Mello | Burkina Faso: Frédéric Pacéré Titinga | Canadá: Louise Warren | Chad: Kously Lamko | Chile: Eduardo Llanos, Elikura Chihuailaf | Costa Rica: Noberto Salinas | Cuba: Norberto Codina | Ecuador: Maria Clara Sharupi | Egipto: Ahmed Al Shahawi | España: Blanca Andreu | Estados Unidos: Jack Hirschman | Filipinas: Alfred Yuson | Finlandia: Eira Stenberg | Francia: Francis Combes | Grecia: Dinos Siotis | Guatemala: Marvin García | Honduras: Francesca Randazzo | India: Rati Saxena | Islandia: Birgitta Jónsdóttir | Italia: Lello Voce | Líbano: Joumana Haddad | México: Lina Zerón | Nepal: Chirag Bangdel | Noruega: Hanne Aga | Nueva Zelanda: Michael Harlow | Países Bajos: Arjen Duinker | Palestina: Hanan Awwad | Panamá: José Carr | Paraguay: Susy Delgado | Perú: Renato Sandoval | Portugal: Casimiro de Brito | Puerto Rico: Vicente Rodríguez Nietzsche | República Bolivariana de Venezuela: Freddy Ñáñez | Rusia: Anzhelina Polonskaya | Siria: Lina Tibi | Suráfrica: Zolani Mkiva | Sudán: Taban Lo Liyong | Suecia: Bengt Berg | Suiza: Alberto Nessi | Túnez: Tahar Bekri | Turquía: Ataol Behramoglu | Ucrania: Oksana Zabuzhko | Uruguay: Eduardo Espina | Uzbekistán: Aazam Abidov | Vietnam: Nguyen Quang Thieu | Zimbabue: Chirikure Chirikure.

Carátula y obras interiores: Darío Villegas (Colombia). Edición y diagramación: Luis Eduardo Rendón.

Producción: Corporación de Arte y Poesía Prometeo. Junio de 2016.

Carrera 50A # 60-22, Barrio Prado Centro, Medellín, Colombia, Surámerica. Teléfono: +57 4 2549495. Correo electrónico: festivaldepoesiademedellin@gmail.com Valor: $ 12.000 Tiraje: 1.500 ISSN: 0121-2966 www. festivaldepoesiademedellin.org www.youtube.com/revistaprometeo Facebook: festivalpoesiamed Twitter: @poesiamedellin Impreso en Rocco Gráficas


Obra de DarĂ­o Villegas


CONTENIDO Presentación, 7

Poetas de África

Ashur Etwebi (Libia), 11 Gcina Mhlophe (Suráfrica), 16 Koulsy Lamko (Chad), 20 Aicha Bassry (Marruecos), 24 Juliane Okot Bitek (Uganda), 30 Samm Monro (Zimbabue), 36 Deeb (Egipto), 41

Poetas de América

Graciela Maturo (Argentina), 49 Gustavo Pereira (República Bolivariana de Venezuela), 56 Hugo Mujica (Argentina), 61 Juan Manuel Roca (Colombia), 65 Gibi Bacilio (Curazao), 71 Adhely Rivero (República Bolivariana de Venezuela), 75 Antonio Trujillo (República Bolivariana de Venezuela), 78 Tarsicio Valencia (Colombia), 82 Rubén Darío Lotero (Colombia), 85 José Luis Tahua (Perú-Colombia), 89 Juan Carlos Galeano (Colombia), 93 Raúl Vallejo (Ecuador), 97 María Cecilia Muñoz (Colombia), 102 Luz Dary Peña (Colombia), 105 Leo Castillo (Colombia), 109 Guillermo Linero (Colombia), 112 Pablo Montoya (Colombia), 115 Marianela Medrano (República Dominicana), 118 Mario Angel Quintero (Colombia), 123 Adriana Paredes (Nación Mapuche, Chile), 128 Carolina Zamudio (Argentina), 133   William Alfaro (El Salvador), 137 Israel Domínguez Pérez (Cuba), 141 Héctor Cañón (Colombia), 146 Freddy Ñáñez (República Bolivariana de Venezuela), 150 Sore Snid Berrío (Colombia), 155 Fredy Yezzed (Colombia), 158 Mikeas Sánchez (Nación Zoque, México), 162 Andrés Uribe (Colombia), 166 Marisol Bohórquez (Colombia), 169

7


Revista Prometeo

Hugo Oquendo Torres (Colombia), 173 Luis Arturo Restrepo (Colombia), 178 Fátima Vélez (Colombia), 181 Annabell Manjarrés (Colombia), 185 Hannah Escobar (Colombia), 189 Albeiro Montoya (Colombia), 192 Danny Yecid León (Colombia), 196 Ana María Bustamante (Colombia), 199 Poetas de Asia Keki Daruwalla (India), 205 Akbar Ryskulov (Kirguistán), 213 Duna Ghali (Irak), 216 Ali Al Hazmi (Arabia Saudita), 221 Jian Rufeng (República Popular China), 225 Poetas de Europa Emilio Coco (Italia), 231 Hatto Fischer (Alemania), 235 Jochen Kelter (Suiza), 238 Isabel Crooke Ellison (Reino Unido), 242 Alain Borer (Francia), 246 Terje Dragseth (Noruega), 249 Augusta Laar (Suiza), 256 Juan Carlos Mestre (España), 261 Khadijatou Doyneh (Reino Unido), 266 Barbara Pogačnik (Eslovenia), 272 Björn Kuhligk (Alemania), 278 Samir Delgado (España), 281 Krystyna Dąbrowska (Polonia), 285 Poeta de Oceanía Judith Crispin (Australia), 293 Memoria de Eleusis Carl A. P. Ruck (Estados Unidos), 303 Traductores, 314 8


RIMBAUD EN ELEUSIS Toda poesía antigua desemboca en la poesía griega, escribió Arthur Rimbaud en su Carta del Vidente.

No dijo que todos los ríos de los Misterios Antiguos desembocarían en las playas del Mar Egeo, que rodeaba a Eleusis, patria de Esquilo, donde se celebraron durante dos milenios y medio los Misterios fueron la cuna espiritual de la cultura europea.

Según el testimonio de Ernest Delahaye, compañero de pupitre de Arthur Rimbaud en el Liceo de Charleville, el destino final del bardo francés sería Grecia. Pero una insolación lo hizo desistir de su travesía hacia las Cícladas. En su poema Alba, Rimbaud buscaba a la diosa de sus febriles iluminaciones. Una flor le dijo su nombre. ELLA flotaba sobre la colina plateada.

El poeta traspasó los velos. Ella huyó, mientras él, indigente, corría tras ella. La alcanzó, y sintió su inmenso cuerpo. La primavera y el niño rodaron sobre el bosque. Dichoso, entre los habitantes de la tierra, el que ha visto estas cosas, escribió Homero en su Himno a Deméter. Conoce el fin de la vida, y conoce su principio, agregó Píndaro.

Uno es Otro, escribió Rimbaud. Rimbaud es Eleusis. La experiencia humana de la existencia no muere en sus límites. Salí del salón del misterio sintiéndome como un extraño para mí mismo, manifestó el filósofo Sópatro sobre su experiencia eleusina. Aunque tu vida haya sido siempre sedentaria,/ y por el mar no hayas navegado, /ni recorrido caminos por tierra firme, / pese a todo, acércate a contemplar/ aquellas noches de los ritos de la gran Deméter,/ gracias a los cuales, tanto entre los vivos, como cuando vayas al reino de los muertos, tendrás un ánimo sin dolor y aéreo, testimonió Crinágoras. El sueño iniciático de Rimbaud alcanza el mediodía del mundo. El místico Rimbaud respira a pleno pulmón el aire de Eleusis. El sol brilla cada día sobre los siglos. El poeta bebe la ambrosía, y es frotado con la miel de la planta sagrada. Quemado por el fuego de la Tierra ha salido

9


Revista Prometeo

Contenido

indemne de las fieras llamas, sus pasos han atravesado el umbral de la eternidad, donde habitan los inmortales.

El alto viajero modula aún las palabras de su vigorosa juventud, el espíritu de rebelión contra la muerte. Su verbo encendido es todavía el comunero incendiario que lucha contra el rígido establecimiento que habrá de mutilar su cuerpo y aplastar un día su voluntad de vida.

Huye de Francia el hijo febril de Europa. Se refugia en todos los países y huye de todos los países. Huye a través de carreteras, trochas y bosques quemados por los cañones de bellacos fornidos. Huye a pie, a caballo, en carromato, y atraviesa desiertos árabes y africanos a lomo de camello. Huye de la civilización europea y de la muerte. Lo había augurado en su Temporada en el Infierno. Pero Europa y la muerte lo alcanzan. Eleusis ha tocado con el rumor de sus alas espirituales a Europa. Sin embargo la condición sagrada de la materia viviente se ha perdido. Europa ha cambiado de rumbo, ha emprendido el soberbio camino de la guerra, ha saqueado todos los continentes y el saqueo en el jardín de la belleza llega hasta nuestros días.

“Humanos ignorantes e insensatos, no sabéis distinguir vuestra suerte de vuestra desgracia”, sentencia Deméter. Europa ha derribado los pilares de Eleusis y prendido fuego al campamento sagrado. La fuga del poeta ha tocado a su fin. Él ha devenido en mito. Y el mito debe enfrentarse a la cultura de la destrucción y a la civilización de la muerte. Frente a la intimidación de la destrucción nuclear y a la forzosa expoliación de todos los seres vivos, que constituyen la suma de los trabajos del progreso que pregona Occidente, nos esperan todos los terrores y estremecimientos de la muerte. No obstante, tras la resistencia y lucha que sobrevendrán, la luz de la victoria humana se sobrepondrá a todas las catástrofes; y como en la experiencia de Eleusis vendrán a nuestro encuentro la luz admirable, los lugares puros y praderas, llenas de sonidos, danzas y el lenguaje sagrado y las visiones poéticas de los individuos y los pueblos liberados, del miedo a la muerte y de la muerte misma, como lo sintetizara Plutarco, otro

testigo de Eleusis. El mito se ha sumergido en la sangre y en el sueño de los poetas y de los pueblos. 10


Poetas de

Ă frica

11


Revista Prometeo

12


Ashur Etwebi

Fotografía del autor

Libia | 1952

Ashur Etwebi es poeta, traductor, narrador, gestor cultural y médico.

Ha publicado nueve libros de poesía, siete libros de traducción y una novela. Una selección de su obra, traducida por Brenda Hillman y Dialla Haidar, fue publicada en Estados Unidos en 2011. Organizó el Primer Festival Internacional de Trípoli, en 2012, y el Festival de Poesía Poemas y Ciudades, que recorrió el Gran Sahara y las montañas Nafusa, en 2014. Fundó la editorial Sociedad Arknu para la Literatura y las Artes. Organizó igualmente tres festivales internacionales de música en Trípoli. Después de que milicias islamistas quemaran su casa, tomó refugió en Noruega.

13


Revista Prometeo

OPEN YOUR MOUTH Open your mouth. From the egg you will emerge. From the hidden earth you will climb. There is no fire in your house and no darkness before you. You emerge from a flawed day into a flawed day. You will emerge, a spike in your mouth and the arms at your sides will wave to the diver bird that travels far.

You will emerge, between your fingers lotus flowers and in your nose the scent of wet soil.

Open your mouth as you open your mother’s chest, full with perfume and cleaning utensils, a cap and a staff with a snake head, a leopard hide, a water cup and sticks of incense. Open your mouth.

The iron handles will break on your legs and your heart will beat its ancient melodies. Open your mouth to walk naked and clean the names of things.

14


Ashur Etwebi

ABRE TU BOCA Abre tu boca. Emergerás del huevo. Subirás desde la tierra oculta. No hay fuego en tu casa ni oscuridad ante ti. Emerges de un día defectuoso hacia un día defectuoso. Emergerás, un pincho en tu boca y los brazos a tus lados saludarán al pájaro buceador, el pájaro viajero.

Emergerás, entre tus dedos flores de loto y en tu nariz el aroma de la tierra mojada.

Abre tu boca tal como abres el pecho de tu madre, lleno de perfume y útiles de limpieza, un gorro y un cetro con cabeza de serpiente, una piel de leopardo, una copa de agua y varitas de incienso. Abre tu boca.

Las asas de hierro se romperán en tus piernas y tu corazón marcará sus antiguas melodías. Abre tu boca para andar desnudo y limpiar los nombres de las cosas.

15


Revista Prometeo

SELENE LA CIUDAD ENCANTADORA A mi padre La vela contempla, empapada de agua marina, a Selene la encantadora. Selene está presa entre muros de arena reticente, Un marino siciliano dijo en una taberna del puerto: íbamos en tres naves que hábiles hombres construyeron con madera del bosque negro, cargadas con vino de Damasco, y ébano de la tierra de los negros en el centro de África, y al frente de la redonda proa había danzantes palomas de Trípoli, y había esclavos en la parte baja del buque cantando con voz triste, y el vigía en lo alto velaba por nosotros. Escuchamos a un remero en la última hilera tiñendo su melodía de amarillo, la melodía secaba su cara por nosotros. Y estábamos en la extensión de suspiros de una tierra con la cual soñamos en la intimidad y no nos calmamos cuando él mencionó su nombre accidental o intencionalmente, y aquello que los labios dicen está lejos de las manos, así que no abras la boca en una letra entre otras letras. El vigía dice desde lo alto del buque: veo tierra y árboles y palmas de dátiles. Los hombres gritamos en cubierta hasta que casi tocamos el nombre. No, no lo hagan, dijo el más viejo de nosotros, no hasta que desembarquemos.

16


Ashur Etwebi

SELENE LA CIUDAD TRAICIONERA Aquellos que partían al desierto sellaban la boca de la ciudad con: una hilera de cuatro picos y plumas blancas de avestruz, una toalla de dorados jugos y una rama de verdes granadas, una ciruela seca y pan negro caliente. Con el hilo del tiempo próximo y distante, Selene sigue allí, sigue aquí, sigue para siempre en los dedos de un mar ciego.

EL IBIS BORRACHO Cada mañana el ibis con sus alas doradas y pico negro se para en la boca de la floresta escuchando en silencio: la queja de la gacela por el calor del desierto y las piedras aullantes, la queja del girasol por la proximidad de las nubes negras, la queja de las delicadas y jóvenes plantas trepadoras contra las arañas de montaña, la queja del camaleón contra las gotas de agua que lo enervan, la queja del timo silvestre porque los lobos se orinan sobre él, y la queja de los escarabajos que ponen, con miedo, sus huevos a cielo abierto. Cada mañana el ibis golpea la sólida peña con su pata Y corre a las alturas chillando: De nada sirve, de nada sirve.

17


Revista Prometeo

Gcina Mhlophe

Fotografía: Festival Internacional de Poesía de Medellín

Suráfrica | 1959

Gcina Mhlophe es cantante, poeta, luchadora por la libertad, dramaturga, directora de teatro, actriz, compositora, narradora, periodista, cuentista y escritora para niños.

18

Ella preserva el canto y la tradición oral para mantener viva la historia de su nación. De su abuela heredó el talento para contar historias en inglés, afrikaans, zulú y xhosa.

Algunos de sus libros publicados: La serpiente de siete cabezas; El perro que canta, La reina de las tortugas; Nalohima, la tortuga sorda; La magia de Fudukazi; Hijo natural; Nozincwadi, madre de los libros; ¿Has visto a Zandile?; Una navidad de la Madre África; ¡Hola, Zoleka!; Historias de África; Nuestra historia mágica; Ithemba significa esperanza; Ventanas doradas; El camaleón que canta; El libro descalzo de los cuentos africanos; y Los cuernos mágicos.


Gcina Mhlophe

THE WEDDING DANCER Mama, They tell me you were a dancer They tell me you had long beautiful legs To carry your graceful body They tell me you were a dancer,

Mama, They tell me you sang beautiful solos They tell me you closed your eyes Always when the feeling of the song Was right, and lifted your face up to the sky They tell me you were an enchanting dancer Mama, They tell me you were always so gentle They talk of a willow tree Swaying lovingly over clear running water In early Spring when they talk of you They tell me you were a slow dancer

Mama, They tell me you were a wedding dancer They tell me you smiled and closed your eyes Your arms curving outward just a little And your feet shuffling in the sand Tshi tshi tshitshitshi tha! tshi tshi tshitshitshi tha! O hee! How I wish I was there to see you They tell me you were a pleasure to watch Mama, They tell me I am a dancer too But I don’t know… I don’t know for sure what a wedding dancer is There are no more weddings But many, many funerals

19


Revista Prometeo

Where we sing and dance Running fast with the coffin Of a would-be-bride or a would-be-groom Strange smiles have replaced our tears Our eyes are full of vengeance, Mama Dear, dear Mama, They tell me I am a funeral dancer…

*This poem was written in the late 1980’s at a time when many of our comrades were shot at by the Apartheid police and almost every Saturday we went to funerals to burry our dead. **Today, in 2006, the new monster, iGongqongqo, that is mercilessly swallowing our young people is HIV/AIDS , again we go to funeral almost every weekend. Certainly this is not the “Freedom in our life time !” we fought for. So it is true that the struggle is never over. This one too is a struggle we should fight with the same vigor as we fought the stinking Apartheid regime.

LA BAILARINA DE BODAS Mamá, Dicen que eras una bailarina Dicen que tenías piernas largas y hermosas Que llevaban tu cuerpo grácil Dicen que eras una bailarina, Mamá, Dicen que cantabas solos hermosos Dicen que cerrabas tus ojos Siempre que sentías que la canción iba Bien, y alzabas tu rostro al cielo Dicen que eras una bailarina encantadora

20

Mamá, Dicen que fuiste siempre gentil Hablan de un sauce


Gcina Mhlophe

Meciéndose amoroso sobre un manantial cristalino A comienzos de la Primavera, cuando hablan de ti Dicen que danzabas despacio

Mamá, Dicen que eras una bailarina de bodas Dicen que sonreías y cerrabas tus ojos, Que tus brazos se curvaban hacia afuera sólo un poco Y que tus pies se arrastraban por la arena ¡Tshi tshi tshitshitshi tha! ¡tshi tshi tshitshitshi tha! ¡Oh, sí! Cómo me gustaría haber estado ahí para verte Dicen que era todo un placer observarte Mamá, Dicen que también soy una bailarina Pero no sé… No estoy segura de qué es ser una bailarina de bodas Pues ya no hay más bodas Sino muchos, muchos funerales

En los que cantamos y bailamos y corremos rápidamente con el ataúd de quien-sería-un-novio o quien-sería-una-novia Sonrisas extrañas han reemplazado nuestras lágrimas Nuestros ojos están llenos de venganza, Mamá Mi muy querida mamá, Dicen que soy una bailarina de funerales...

*Este poema fue escrito a finales de los años 80 en un momento en el que la policía del Apartheid disparaba a muchos de nuestros camaradas, y casi cada sábado íbamos a funerales a enterrar a nuestros muertos. **Hoy, en 2006, el nuevo monstruo, iGongqongqo, que se traga sin piedad a nuestros jóvenes es el VIH/SIDA, y una vez más vamos a funerales casi semanalmente. La verdad es que esto no es la “Libertad, mientras estemos vivos” por la que luchamos. Así que es cierto que la lucha nunca termina. Esta también es una lucha que deberíamos dar con el mismo vigor que peleamos contra el asqueroso régimen del Apartheid.

21


Revista Prometeo

Koulsy Lamko

Fotografía tomada de Wikipedia

Chad | 1959

Koulsy Lamko es poeta, dramaturgo, novelista, profesor universitario, guionista, músico, actor, y gestor cultural.

Estudió Artes y Lengua y Literatura Francesa. Su obra es un símbolo contra el autoritarismo y las dictaduras que han asolado a su país y a África. A causa de la guerra civil en su país, ha vivido en el exilio desde los 20 años en algunos países de África, Europa y América. Actualmente vive en México donde ha desarrollado una importante labor en función de proteger a escritores perseguidos del mundo, a través de la Casa Refugio Citlaltépetl para Escritores. Fundó y dirigió también el Centro para las Artes y el Teatro en la Universidad Nacional de Ruanda. Ha publicado, entre otras obras: Exilios, 1993; El reposo de las máscaras, 1995; Como las flechas, 1996; Aurora, 1997; La cabeza bajo la axila, 1997; La falena de las colinas, 2000; La serpiente emplumada, 2002.

22


Koulsy Lamko

PREGNANT FROG CONCERT 1 My stupid-shadow follows me, it trips me in my passage. I jump, it jumps; I start to croak, it croaks, follows me. Set on following me. Hard-headed. It has accompanied me since my frog’s croak, since I learned how to jump. Stupid-shadow, thickness of myself and reveals the sun which inevitably folds us. I begin to croak. Stupid-shadow, disproportionate: it sticks to my rear. It moves quicker than I myself do, jumps higher than I myself do, sits on its haunches, elegantly, much more than I myself. Stupid-shadow that talks! When I murmur, it murmurs, screams its words, and when I speak audibly it screams in my ear. It contradicts me. It proposes sound universes of its own choosing. Insinuates tendentious proposals! The sun fled from there after the black cloud fell. Pale halos of headlights that collapse dizzyingly on the cranium. In order to intermittently infiltrate. My stupid-shadow gets ahead of me as the headlight gets further away. Chiaroscuro. The halo of light disappears thanks to the flights of vultures. Carrion!

CONCIERTO DE RANAS ENCINTAS 1 Mi sombra-tonta me sigue, me trastabilla el paso. Salto, salta; me pongo a croar, croa Me sigue. Se empeña en seguirme. Testaruda. Me acompaña desde mi croar de rana, desde que aprendí a saltar. Sombra-tonta, espesor de mí mismo y revela el sol que ineluctablemente nos dobla. Me pongo a croar. Sombra-tonta, desmedida: se me pega al trasero. Marcha más rápidamente que yo mismo, salta más alto 23


Revista Prometeo

que yo mismo, se pone en cuclillas, elegantemente, más que yo mismo. ¡Sombra-tonta que habla! Cuando murmuro, ella murmura, grita sus palabras y cuando yo hablo de modo audible, ella me grita al tímpano. Me contradice. Ella propone universos sonoros de su elección. ¡Insinúa propuestas tendenciosas! El sol huyó de allí desde que cayó la nube negra. Halos pálidos de farolas que se derrumban vertiginosos sobre el cráneo. Para infiltrarse intermitentemente. Mi sombra-tonta me adelanta cuando la farola se aleja. Claro-oscuro. El halo de luz desaparece a merced de los vuelos de los buitres. ¡Carroña! 3 Me pongo a croar. ¡Ofrendas a la tierra madre! Libación. Agua. Sol. La temporada había sido excelente, los graneros rebosaban mijo, frijoles, cacahuates, sésamo. ¡Tierra, madre de todos! Esa tarde, la luna se había divertido en ponerse una diadema, una corona soberbia y láctea engarzada con estrellas luminosas que se precipitaban por todos lados en un correteo despeinado. ¡Me pongo a croar! Ofrendas a la tierra que se dejó alegremente embarazar y que generosamente porta los frutos de sus múltiples amores. Es una tierra sin petróleo

No había gemido, la tierra, durante toda la temporada, no había conocido los dolores del parto que a veces la indomable sequía introduce en el ciclo de la gestación. Es una tierra sin coltán, sin oro Ella no había sufrido abortos y por eso había portado las semillas a la maduración, hacia el hogar blando donde estuvieron fuertemente enganchados los ovarios a las trompas.

24


Koulsy Lamko

Es una tierra sin uranio, sin plata, sin diamantes Ella no había sido inundada por un río de sangre roja y fluyente de gruesas olas hacia el delta de la nada, un río de cuerpos de goma-inflados ahogados flotando sobre los mantos de la crueldad Es una tierra sin acero, aluminio, cobalto, hierro, manganeso, mercurio, níquel, platino, tungsteno, plomo, plutonio, radio, vanadio Entonces las espigas fueron pesadas de romperse, pesadas de cosecharse, pesadas de transportarse en los cuévanos sobre la cabeza y el cuello hundido hasta los hombros. ¡No hacía falta sino que el pueblo de la tierra agradeciera a las fuerzas que agitan la vida! Y los hombres y las mujeres danzaron. 4 ¡Danza! ¡Eh! Sí, porque bailar es una plegaria. Que un cuerpo se mueva así en un ritmo, solicitado por la música y los cantos del ambiente, que un pie se ponga a martillar el suelo, a levantar polvo y se deje atravesar por este trance… que un individuo se licuifique en un cuerpo desarticulado con el movimiento de las mejillas que se contraen, se relajan, ojos que se abren se cierran tal el relámpago, del vientre que se contrae, se distiende ondulando sus músculos, del pecho que sacude los hombros, agita los brazos y bate las alas… de retozo en retozo, de acecho en acecho, astucias de estremecimientos felinos… luego el goteo del sudor salado sobre el torso desnudo o empapado que moldea la película fina de tela de algodón sobre los senos…esa libertad que atraviesa el pensamiento se lo lleva consigo y deja el cuerpo en ebullición… Sólo los dioses y las diosas saben bailar Necesito una tierra de paz… de paz, de paz, de paz. ¡La tierra de los dioses está muerta!

25


Revista Prometeo

Aicha Bassry

Fotografía de la autora

Marruecos | 1960

Aicha Bassry se licenció en Letras y Lengua Árabe en la Universidad de Mohammed V, en Rabat. Trabaja como profesora de lengua árabe en Casablanca. Pertenece a la Casa de Poesía de Casablanca y a la Unión de Escritores de Marruecos.

26

Libros publicados: Tardes, 2001; Insomnio de los ángeles, 2003; Un balcón a oscuras, 2004; Noche frágil, 2007; El diálogo de la chimenea: cuadros del artista Abdellah Al Hariri, 2009; Mi amigo el otoño. Cuadros del artista Moa Bennani, 2009; La soledad del pájaro, 2010; Noches de seda, 2013; Las nadadoras en la sed, 2015. De ella dice Abdellatif Laabi: “No oculta (Aicha Bassry) lo que la moviliza antes que nada: el continente inexplorado de su amor, la guerra declarada o larvada de los sexos, la dignidad que las mujeres han de conquistar...”.


Aicha Bassry

TOLERANCE IN COLORS To my daughter

If spring comes And the colors captivate you to paint a picture, Let it be a brilliant blue sky Without clouds.

With a touch of the brush, open a fissure of light So that a ray of certainty may pass to your small heart: There are no barriers between children and the words of God. If you paint birds flying, Let it be a flock, So that no plane pass bombing Hospitals or inhabited houses.

If you paint a sun, Insist over the burning yellow, That the warmth reach the distant cabins There along the river.

If spring comes The colors captivate you, And you paint a home with a chimney And elegant curtains, Let them be your windows open over the sea: Only the smell of the sea purifies contaminated souls Only the waves clean Sins from man. On the door, Place a half moon, a star and a cross So that a passerby not doubt In calling at the door of your heart.

27


Revista Prometeo

If spring comes The colors captivate you, And you paint a garden for the house And a girl with red braids Playing between rose gardens, Surround them with wire So the wolf cannot fool her. On the clothesline, hang a white handkerchief So that war does not break out between the colors of your painting. If you paint a butterfly dancing between flowers, Let its wings be of silver And its dance a sign of humility before the grass And not adoration of the light.

If you paint a tree, Let it be a dense green And deeply rooted So that it will not be ripped up by a passing wind.

If you paint a river, Let it be light blue And empty out into the sea and not into a reservoir. If spring comes And you do not find a mother, Paint in the corner of the picture Gardens of carnations and jasmine: They were your mother.

If spring comes And the colors captivate you to paint a picture, Let it be with bright colors, A moving painting like your heart, Without a frame So that the whole world can fit.

28


Aicha Bassry

TOLERANCIA EN COLORES A mi hija

Si llega la primavera Y te cautivan los colores para que pintes un cuadro, Que sea un cielo azul brillante Sin nubes.

Con un toque de pincel, abre un hueco de luz Para que pase un rayo de certeza a tu pequeño corazón: No hay barreras entre los niños y las palabras de Dios. Si pintas pájaros volando, Que sea una bandada, Para que no pase ningún avión bombardeando Hospitales o casas habitadas. Si pintas un sol, Insiste sobre el amarillo ardiente, Para que el calor alcance las lejanas cabañas Allí al borde del río.

Si llega la primavera Te cautivan los colores, Y pintas un hogar con chimenea Y elegantes cortinas, Que sean sus ventanas abiertas sobre el mar: Sólo el olor del mar purifica las almas contaminadas Sólo las olas limpian Los pecados del hombre. Sobre la puerta, Pon una media luna, una estrella y una cruz Para que no dude un transeúnte En llamar a la puerta de tu corazón.

29


Revista Prometeo

Si llega la primavera Te cautivan los colores Y pintas un jardín para la casa Y una niña con trenzas rojas Jugando entre viveros de rosas, Cércalos con alambre Para que no la engañe el lobo. Sobre el tendedero, cuelga un pañuelo blanco Para que no se declare la guerra entre los colores de tu cuadro. Si pintas una mariposa bailando entre flores, Que sean sus alas de plata Y su baile signo de humildad hacia la hierba Y no adoración a la luz. Si pintas un árbol, Que sea de un verde denso Y bien enraizado Para que no lo arranque un viento pasajero.

Si pintas un río, Que sea de azul claro Y desemboque en el mar y no en una alberca. Si llega la primavera Y no encuentras una madre, Pinta en un rincón del cuadro Viveros de claveles y jazmines: Aquellos eran tu madre.

Si llega la primavera Y te cautivan los colores para que pintes un cuadro, Que sea con colores brillantes, Un cuadro acogedor tal como tu corazón, Sin marco Para que quepa el mundo entero.

30


Aicha Bassry

DIVERSIÓN En el camino hacia ti me distraigo aplastando hojas de enredadera. Cada vez que pisoteo alguna, un pájaro se lastima en la rama de un árbol. ¡A ver! ¿Cuántos pájaros he machacado antes de llegar a ti?

EL INVIERNO NO SE HA TARDADO La naturaleza ejerció su ciclo en el cuerpo, Sin defecto ni miedo. Soy yo quien se deslizó de mi otoño, Y me adormecí sobre la hierba verde. En plena pasión Creí que el invierno se había tardado.

NO ESTOY Te llamé, Te llamé durante años. Cuando me contestaste, En mi interior Perdí el sentido de las palabras. ……………………................ Cuando el pájaro regresó, El cielo había partido. 31


Revista Prometeo

Juliane Okot Bitek

Fotografía: Julie Park

Uganda | 1966

Nació en Kenia en 1966, pero se crió en Uganda, donde pasó la primera parte de su vida. Es poeta, cuentista, ensayista, dramaturga, profesora universitaria y activista contra la guerra.

32

Su madre es una destacada narradora oral. Su padre fue el famoso poeta Okot p’Bitek, quien estimuló en ella la escritura de la poesía y la consciencia política africana desde que era una niña.

Es autora, entre otras publicaciones, de los libros: Negrura, 1996; Palabras en oscura canela, 1998; Yendo a casa, 2006; Mi esposo adquirió manos hermosas, 2006; No más guerra, 2006; Memoria como hogar, 2006. La diáspora africana y la identidad son los temas centrales de su obra, así como el exilio, la guerra, el secuestro y la desaparición de niños, la violencia intrafamiliar, la paz mundial, la maternidad universal y el amor no correspondido.


Juliane Okot Bitek

DAY 87 Reconciliation is a grand thing reconciliation photographs well reconciliation makes people smile reconciliation feels good dresses well writes well conjures good dreams reconciliation is minding my business reconciliation is minding my life reconciliation is aimed at my head reconciliation leaves me no choice don’t get me wrong

reconciliation wants me to wipe my tears to wipe the slate clean it wants me to forget my first born daughter the one I could not bury

DÍA 87 La reconciliación es algo grandioso la reconciliación es fotogénica la reconciliación hace que todos sonrían la reconciliación se siente bien se viste bien escribe bien conjura sueños buenos La reconciliación se ha metido en mis asuntos la reconciliación se ha metido con mi vida la reconciliación apunta a mi cabeza la reconciliación no me deja otra opción no me malinterpreten

33


Revista Prometeo

la reconciliación quiere que limpie mis lágrimas que deje bien limpio el pizarrón quiere que olvide a mi primera hija la que no pude enterrar

DÍA 78 De la realeza a la locura el desdén debe ser azul desde la hombría marcada en los bebés a los que siguieron muertos el desdén debe ser azul

cómo más explicar un cielo que es testigo y aún así insiste en mágicas tonalidades de sí mismo del índigo a la medianoche hasta el tono campesino de la madre de Dios otra jovencita a la que un agujero en el azul pálido le anunció que iba a dar a luz un niño que iba a dar a luz un chico vestido de locura cómo más podemos explicar las resonancias ecos y excepciones la madre de Dios en nosotras las madres de hijos que debieron ser asesinados y Dios en las madres cuyos hijos tuvieron que ser asesinados.

34


Juliane Okot Bitek

DÍA 97 La poeta nos habló de su hermano La poeta nos habló de su hermano beodo mientras hablaba de sus sueños era un alcohólico estaba siempre ebrio

la poeta nos habló de su hermano borracho quien hablaba de su sueño loco, loco nos contó cómo hablaba como un demente sobre el tal sueño

como un profeta insistía en una verdad desconocida como el borrachín que era imponiendo una fe que nadie quería escuchar como Jesús como todos los sagrados profetas (aun los que hemos olvidado) La poeta nos contó acerca de su hermano que hablaba de un sueño en el que todos morían mataban a todos excepto a mí, dijo ella excepto a mí

35


Revista Prometeo

DÍA 72 La diferencia entre el tornillo de encima y el tornillo de abajo está en la dirección

nos introducen entre el pasado y el presente y todo todo es relativo dicen dios y religión escapan en nombre del perdón la reconciliación y la limpieza de corazón

Sé como Jesús perdona Sé como Jesús recuerda orar y pagar impuestos Sé como Jesús viste con túnicas pide al mayor de tus primos que grite en las calles anunciando tu segunda venida Sé como Jesús pasa el rato con prostitutas ama al pecador y todo eso Por sobre todo, sé como Jesús exige una respuesta cuando estés en tu cruz para evitar que te claven por qué Dios por qué nos has abandonado

36


Juliane Okot Bitek

LA LLEGADA DE LA TORMENTA Cuando se tiende la oscuridad sobre el horizonte Relampaguea por todas partes En mi cabeza Como un papel virgen Antes de la marca ensangrentada De los pensamientos de tinta

DÍA 22 20 años después somos de nuevo jóvenes como tendría que ser bienvenido a este país bienvenido

ven a ver cómo vivimos cómo nos sobreponemos a todo cómo exhibimos cráneos cómo acariciamos esqueletos y contamos historias acerca quiénes eran esos huesos ven a ver lo fácil que convivimos con todo ven de visita nuestro país ya está abierto al turismo

37


Revista Prometeo

Samm Monro

Fotografía: News of the South

Zimbabue | 1980

Samm Monro es un destacado poeta hip-hop, músico, cantante, comediante, actor y performer.

Apodado Comrade Fatso, es un luchador por los derechos humanos, la democracia y la libertad de expresión en su país.

Con su grupo Chabvondoka se ha presentado en África, Norteamérica y Europa, y editó, en 2011, el CD album llamado Casa de Hambre.

Practicante de la Toyi Toyi Poetry (poesía callejera), igualmente es un destacado pionero del Spoken Word en Zimbabue, donde además dirige el Shoko International Spoken Word & el Hip Hop Festival, y forma parte del Comité Coordinador del Movimiento Poético Mundial.

38


Samm Monro

SPIRIT The journey’s travelled through dusty streets The songs of ancestors and beaten beasts Through weakened spirits and bestial beats Yet still our souls rise as ‘I’ becomes ‘we’ A sea of silences soon becomes one song Like an echo to an avalanche, like a rhythm to a poem Like a thousand tiny fires turning to inferno Like I never knew you and I broke the spell with ‘hello’ Because we are the beauty we dare to portray We’re let down by brushstrokes long gone astray Our life is the poetry, the drum, the bass, The dance, the song, the movement, the grace. Not the silence the prison But the belief the freedom The hope The unity The undying vision Together our spirits rise up. In rhythm Together our spirits rise up. In rhythm

ESPÍRITU Los caminos recorridos por calles polvorientas Las canciones de ancestros y de bestias apaleadas Atravesando sonidos bestiales y espíritus marchitos Se alzan nuestras almas para que cada “yo” se haga un “nosotros” Un mar de silencios que se hace canción Como el eco de una avalancha, como el ritmo de un poema Como mil pequeñas chispas que se vuelven infierno Como un no te conocía y rompí el hechizo con un “hola” Porque somos la belleza que nos atrevemos a retratar Nos decepcionan pinceladas que hace tiempo se descarriaron Nuestra vida es el poema, el tambor, el bajo, La danza, la canción, el movimiento, la gracia. 39


Revista Prometeo

No es el silencio de la prisión Si no creer en la libertad La esperanza La unidad La visión inmortal Juntos nuestros espíritus se elevan. En el ritmo. Juntos nuestros espíritus se elevan. En el ritmo. E.E.C. (EMPODERAMIENTO ECONÓMICO CLIMÁTICO) Camaradas, de seguro han oído sobre la crisis mundial actual Inundaciones en Francia, islas que desaparecen y sequías en Zimbabue Cómo lidiar con el aumento en nuestras emisiones de carbono Con el calentamiento global, la inestabilidad creciente y el precio demente del petróleo Camaradas, quisiera anunciar mi nueva política La llamo E...E...C... Simplemente se llama Empoderamiento Económico Climático Cómo hacer dinero con la Madre Naturaleza y el medio ambiente Porque el clima es el nuevo blin-blín Los nuevos diamantes, el nuevo brillo y sus lentejuelas Se nos acabaron las maneras de ganar dinero para vivir Pero, camaradas, ahora tenemos mercados de carbono y comercio de carbono Así que ¿vamos a salvar el planeta? ¡No, ni por el putas! Pero vamos a hacer la farra más grande y maravillosa de aquí a la “zona cero” de Nueva York Así que vamos a cooptar a las ONG y a algunos académicos bien académicos Porque queremos ser verdes como un dólar recién perfumado Y en ese sentido, sí somos el verdadero partido verde Porque la naturaleza es tiempo y el tiempo es oro Así que danos tu dinero y dánoslo por toneladas Ponlo en mi cuenta que se llama ¡Fondo Verde para el Clima!

40


Samm Monro

CASA DE HAMBRE Sé bienvenido a la Casa de Hambre Bienvenido a las paredes de miedo e ira Escucha los gritos de niños violados Oye la sangre de esperanzas heridas Escucha cómo retuercen las muñecas de los activistas Mientras abandonados y ampollados quedan los sueños de vida Quienes aquí aún guardan esperanza en sus cabezas Son golpeados, destrozados, abandonados a la muerte Mientras tanto hasta el descanso en paz se rompe Mientras desentierran y saquean ataúdes durmientes Sí, esta es la Casa de Hambre Yo, dzimba renzara (1) Esta es la Casa de Hambre Ndopatinogara (2) Esta es la Casa de Hambre y en ella vivimos En esta casa debes lograrlo o partirte

No se trata sólo del presidente Es una persona mucho más vieja Hay fundaciones para la hambruna Construidas con ladrillos rotos del colonialismo En las que la propiedad es para blancos y la pobreza, para la mayoría Hay pilares de inequidad llamados democracia parlamentaria Donde chefs gordos se sientan en la cocina Y cocinan banquetes de hambruna Sí, esta es la Casa de Hambre Yo, dzimba renzara Esta es la Casa de Hambre Ndopatinogara Esta es la Casa de Hambre y en ella vivimos En esta casa debes lograrlo o partirte

41


Revista Prometeo

Una casa hecha por chefs que fueron blancos y ahora son negros Construyendo sobre el carril rápido Abandonado por los chefs occidentales que construyen torres de hambre con el FMI Y ahora deben construir solos Sin posibilidades de un crédito del Banco Mundial Los chefs occidentales han salido de la cocina Ahora deben cocinar la hambruna a solas

Y ponen ladrillo sobre ladrillo de miedo y corrupción Ladrillo sobre ladrillo de adoctrinamiento Ladrillo sobre ladrillo del bombardero verde (3) Ladrillo sobre ladrillo de hambre, hambre Pero hay un escrito en el muro que dice Zvakwana (4) Un escrito en el muro de contención que dice Woza (5) Porque el cemento es nuestra apatía El cemento somos “nosotros” Somos el cemento y ellos lo saben La Casa sólo se tiene en pie porque la sostenemos Es hora de construir una casa sin chefs Sin Bancos Mundiales Sin FMIs Hora de hacer una casa para todos Que sólo comienza si nos alzamos muy alto

1. Casa de Hambre, en shona. 2. Aquí es donde vivo, en shona. 3. N. del T. Nombre peyorativo, alusivo al color de su uniforme, dado a una milicia de jóvenes entre 10 y 30 años de edad, de la Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF), partido liderado por Robert Mugabe, en el poder en Zimbabue desde 1980. 4. N. del T. Su nombre, en lengua shona significa “Ya basta”, es una organización activista clandestina de Zimbabue, formada en 2004. 5. N. del T. Movimiento cívico de mujeres de Zimbabue, fundado en 2003. Su nombre, en lengua Ndebele, significa “Adelante”.

42


Deeb

Fotografía: Youtube

Egipto | 1984

Deeb es poeta, artista hip-hop y crítico social.

Fue el primero en aventurarse en el hip hop egipcio al unirse a Asfalt en 2005, que dejó en 2007 para crear Wighit Nazar, un dúo con Mohamed Yasser, exitoso proyecto musical que persistió hasta mediados de 2010.

Actualmente trabaja en su carrera en solitario. Cairofornia es su primer LP en esta categoría. Desde el año 2008, se ha presentado en importantes eventos musicales y poéticos en Egipto, Líbano, Jordania, Emiratos Árabes Unidos y Alemania. En sus palabras: “El hip-hop está siendo cada vez más reconocido por los egipcios, ya que es el tipo de música que discute las luchas de la gente y apoya la idea de la libertad de expresión. No es sólo una creación de Occidente; el hip-hop demuestra el poder de la poesía, a la que los árabes son muy afectos”.

43


Revista Prometeo

MIGRATING BIRDS 1st Verse: I want to travel somewhere far and go on an adventure in a new country just like Ibn Battuta (Arab explorer) when he sailed his ship, They give me a weird look when they hear my heavy accent, which makes them want to know where I’m from, A stranger is easily identifiable and can be recognized at first glance, You can tell he’s not from town when you spot him in the metro trying to read the signs, I have my map and rhyme book where I write all my observations and thoughts just like Anis Mansour (Egyptian writer), You’ll cross seas and travel all around the World but there isn’t a place better than home, Traveling and changing your environment and surroundings is a must as it gives you a birds’ eye view when you go back home similar to when a flying bird lands down to feed its chicks, The mind is a terrible to thing to waste, which is why I dusted the spiderwebs off it and brushed the fear off my body, My time here is limited, I cannot stay quiet, The ink of my pen will cross borders as long as I’m alive Chorus:

I’m traveling like a migrating bird, Carrying a message to the World just like pigeons, I’m traveling free in the air with no chains, I know the way back home so off course I’m coming back home, I’m traveling, I’m traveling

44

2nd Verse: The alarm clock went off reminding me that I have a meeting with the clouds, But I’m sleeping comfortably in bed and I don’t have the energy to get out from under the blanket, I have to continue my struggle, A hot shower and a double shot of espresso does the job, some people say ‘Cafe’ We say ‘Ahwa’ (arabic for coffee), welcome, drive slow taxi driver and everything will be alright, They envy me for traveling around the World but don’t know the heavy feeling of loneliness,


Deeb

Being a stranger can get a toll on you especially when you miss your family, friends, food, I come back home to find my Mom preparing for me my favorite dish, The next day I join a protest to demand the freedom for my country, My country is like a butterfly that just spread its new wings, flashing off its colors in her garden, Swearing an oath never to go back to its sorrows Chorus

Verse 3: Sitting in the airplane with people from very far places, Some are going back home to check up on their ill mothers, others looking to spend a happy trip, The air hostess smiled innocently, which helped to ease the tense atmosphere, I put on my headphones and played music, Its weird how certain tunes remind you of special occasions in your life, a place you visited, an old joke or even an incident with a friend, I don’t buy into the old saying, “Birds of a feather flock together”, because it doesn’t solve the problem of a diverse society, we’re not one type of bird, we’re ducks, pigeons, ducks and swans, Enough with the superstitions, we’re living between two extremes, Aliaa Mahdy strips down and this guy wants to cover statues (reference to extreme Islamists and their view on arts) The people out there looking for truth are sick of the chase, And when you open your eyes to the truth, one of their snipers pops it (Referring to the incident where snipers where shooting at Tahrir protesters’ eyes in Mohamed Mahmoud clashes) I’m a citizen returning home and I feel betrayed, I love it when I see the arrivals sign in the airport, I know I’m home, I’ve carried so many bags you’d think I do weight training, My generation is persistent, since January 25 I’ve been a new person, I spread my wings and fly against the strongest winds Chorus

45


Revista Prometeo

AVES MIGRATORIAS Primera estrofa: Quiero viajar a un lugar lejano, tener una aventura en algún nuevo país como Ibn Battuta(1) cuando navegaba, Me miran raro cuando sienten mi acento marcado, que les hace preguntarse de dónde vengo, a un extranjero se le identifica fácilmente y se le reconoce de un vistazo, Se le nota que es de otra parte cuando lo ves en el metro, tratando de leer las señales, Tengo mi mapa y un libro de rimas donde escribo mis observaciones e ideas como Anis Mansour(2) Cruzarás océanos, por todo el mundo viajarás, pero no hay un lugar mejor que tu hogar, Viajar y cambiar de ambiente, lo que te rodea, es necesario pues te da una vista aérea al volver a casa, como la de un ave al vuelo cuando aterriza a alimentar a sus polluelos, Desperdiciar una mente es algo terrible, por eso le he sacudido las telarañas a la mía y he barrido el miedo y lo he sacado de mi cuerpo, Mi tiempo aquí es poco, no puedo permanecer en silencio, La tinta de mi pluma cruzará fronteras mientras continúe vivo. Coro:

Viajo como un ave migratoria Llevo un mensaje al mundo como las palomas, Viajo libre en el aire sin cadenas, Conozco el camino de regreso a casa, así que claro que regreso a casa Viajo, viajo.

46

Segunda estrofa: El despertador sonó y me recordó que tengo una reunión con las nubes, Pero duermo cómodamente en mi cama y no tengo la energía para salir de la cobija, Debo continuar mi lucha, Una ducha caliente y un espresso doble hacen el trabajo, algunos le dicen ‘Café’ nosotros le decimos “Ahwa”, bienvenido, conduzca despacio señor taxista y todo saldrá bien, me envidian por viajar por todo el mundo, pero no conocen el peso de la soledad,


Deeb

Ser un extranjero te puede afectar, especialmente si extrañas a tu familia, amigos, comida, cuando regreso a casa encuentro a mamá preparando mi plato favorito, al día siguiente me uno a una protesta a exigir libertad para mi país, mi país, como una mariposa que acaba de abrir sus nuevas alas, y luce sus colores en el jardín, mientras hace el juramento de nunca volver a sus penas.

Tercera estrofa: Sentado en el avión con gente de lugares muy lejanos, Algunos vuelven a casa a visitar a sus madres enfermas, otros sólo buscan que sea un viaje feliz. La azafata sonrió inocentemente, y ayudó a relajar el tenso ambiente Me puse mis audífonos y sonó la música, Es rara la forma en que ciertas canciones te recuerdan ocasiones especiales en tu vida, un lugar que visitaste, un viejo chiste, un incidente con un amigo. No creo mucho en el viejo dicho de que “Dios los cría y ellos se juntan” porque no resuelve el problema de una sociedad diversa, no todos somos el mismo tipo de pájaro, somos patos, palomas y cisnes, Ya basta de supersticiones, vivimos entre dos extremos, mientras Aliaa Mahdy (3) se desnuda, este otro tipo quiere cubrir estatuas (4). La gente allá afuera busca la verdad, está harta de persecuciones, Y cuando a la verdad abres tus ojos, uno de sus francotiradores te los revienta (5), Soy un ciudadano que vuelve a casa y me siento traicionado, Me encanta ver la señal de llegadas en el aeropuerto, sé que ya estoy en casa, He cargado tantas maletas que creerías que levanto pesas Mi generación es persistente, desde el 25 de enero me he convertido en alguien nuevo, Abro mis alas y vuelo enfrentando los más fuertes vientos. 1. N. del T. Explorador y viajero árabe del siglo XIV. 2. N. del T. Escritor, filósofo y periodista egipcio (1925-2011). 3. N. del T. Feminista egipcia. En octubre de 2011 publicó en Internet una foto suya, desnuda, como protesta contra la represión sexual de las mujeres en su país. 4. N. del T. Alusión a los islamistas extremos y su visión de las artes. 5. N. del T. Se refiere a los incidentes en los que francotiradores abrieron fuego sobre manifestantes en la calle Mohamed Mahmoud, en la plaza Tahir, El Cairo.

47


Revista Prometeo

48


Poetas de AmĂŠrica

49


Revista Prometeo

50


Graciela Maturo

Fotografía de la autora

Argentina | 1928

Graciela Maturo es poeta, ensayista, docente universitaria, investigadora de las letras, Doctora en Letras. Ha sido profesora invitada en universidades de España, Italia, Colombia, Venezuela, Chile y Perú.

Libros y plaquetas de poesía: Un viento hecho de pájaros, 1958; El rostro, 1961, El mar que en mí resuena, 1965; Habita entre nosotros, 1968; Canto de Eurídice, 1982; El mar se llama ahora con tu nombre, 1993; Memoria del trasmundo, 1995; Cantos de Orfeo y Eurídice, 1997; Nacer en la Palabra, 1997; Cantata del agua, 2001; Bosque de Alondras, 2008; El rostro, 2015; Jardín de Sal, 2015.

Algunos libros de ensayo e investigación: Marechal: el camino de la belleza, 1999; La mirada del poeta, 2006; Los trabajos de Orfeo, 2008; América: recomienzo de la Historia, 2010; Cortázar: razón y revelación, 2014; La poesía. Un pensamiento auroral, 2014; Palabra y Símbolo, 2014; El surrealismo en la poesía argentina, 2015.

51


Revista Prometeo

From Garden of Salt, 2015 IN RETREAT To the memory of Ramón P. Muñoz Soler

Where the air is calmer, where the reddish clamor of the fair becomes light and dove, where time has detained its battles, you hear your heart infinitely alone. House of agony that unites the memory of the sky and the greenness. Fire that spreads over calm waters, cold flame, you open unknown doors. I wait in the darkness removed from the dizziness that brushes against mirrors, tired already of the splendor, the laughter and the swords. Absorbed I look at the hollow of words in the evening that watches over the furniture’s creaking ln the half-light in which silent things occur the wing of fire, of an unnamed angel, passes by. Now light spreads over the world. The merchants do not perceive the flight of flaming words nor the secret murmur of matter in the alchemy of the last days. A dark tide moves the sweet rivers of the earth. The wise man withdraws to his cavern to listen to the new melody.

52


Graciela Maturo

De Jardín de sal, 2015 EN RETIRADA A la memoria de Ramón P. Muñoz Soler

Donde el aire es más calmo, donde el ruido rojizo de la feria se hace luz y paloma, donde el tiempo ha detenido sus batallas, oyes tu corazón infinitamente solo. Casa de la agonía en que se unen la memoria del cielo y el verdor. Fuego que avanza sobre las aguas mansas, llama fría que abres puertas desconocidas. Espero en la oscuridad, ajena al vértigo que roza los espejos, cansada ya del brillo, la risa y las espadas. Absorta miro el cuenco de las palabras en el anochecer que vela el crujido de los muebles. En la penumbra de aconteceres silenciosos pasa el ala de fuego de un ángel no nombrado. La luz avanza ahora sobre el mundo. Ellos, los mercaderes, no perciben el vuelo de las palabras encendidas ni el secreto rumor de la materia en la alquimia de los días finales. Una oscura marea mueve los dulces ríos de la tierra. El sabio se retira a su caverna para escuchar la nueva melodía.

53


Revista Prometeo

DAFNE La mirada de Apolo enamorado la tocó como un rayo. Su alma fue llamada a una isla de luz su cuerpo se transformaba en verdes ramas cantantes ebrias de puro ser. Conoció el arrebato de nubes indescriptibles y la felicidad de nadar entre hojas de diamante. Una mirada de fuego la sostenía sobre el abismo. Moraba en la alegría de una fiesta de niños y racimos. La vida era un paso de danza hacia el cerúleo mar resplandeciente. La acompañan memorias encendidas dalias de fuego un viento hecho de pájaros. Déjala reposar entre fulgores no temas por su muerte.

AQUELLO QUE AMASTE PERMANECERÁ What you lovest will remains Ezra Pound

Ha de durar aquello que has amado dijo un día Ezra Pound ese insano poeta recluido. Lo sé, lo supe siempre. No morirán las palabras estremecidas ni las hojas del álamo que el viento desprende ahora. 54


Graciela Maturo

Todo tendrá su tiempo perdurable su reino, su medida. El rostro de los muertos nuevamente aparecerá dibujado sobre la tela del aire.

EL MANANTIAL Para Ailén

Cuando las piedras afiladas del desierto hayan destrozado tus sandalias y contemples tus manos desgarradas entre las zarzas, cuando un viento de cólera haya apagado las últimas lámparas y la temible oscuridad cubra los retratos amados, entonces, cierra los ojos y recuerda aquella pequeña fuente hallada en la montaña. El agua murmurante lavará tus heridas la verde hierba te ofrecerá su música callada. Reposa sin cuidado en su lecho de eternidad.

55


Revista Prometeo

LAS MARIPOSAS Las mariposas siguen ardiendo sobre los radiadores de esas máquinas que los hombres llaman automóviles Arden hermosamente junto con nuestras trenzas, con las hojas recogidas en el parque al atardecer, con los cuadernos dibujados y el sueño de las adolescentes absortas de amor que sabían mirar desde el lado del pájaro. Arden aún con sueños que resplandecen. Es su manera de existir de decir su delirio entre los muebles que crujen en el alba entre los libros fósiles desordenados en los viejos pupitres. Ese minuto de su muerte dura para nosotras es un rito reconocido por dos chiquillas que se encuentran en un lugar sin tiempo para volver al parque donde un árbol espera y descubrir que nada está perdido que nunca nos alejamos de su sombra y estamos aquí danzando esperando a los ángeles entre alacranes insomnes y mariposas que se suicidan.

56


Graciela Maturo

EURÍDICE EN EL JARDÍN Hay en el tiempo instantes que no nos pertenecen. Brillan de eternidad, son gotas del arcano derramadas piadosamente por los dioses.

Sólo un instante pido para nuestro amor castigado Necesito escuchar tu voz para morir La luz de tu mirada El fulgor de un pronombre.

Vuelvo a ti desde un mundo en que se desmoronan los palacios Y enmudecen las campanas. He mirado los cuerpos de los bellos amantes arena sin resplandor. He caminado entre sus miembros vueltos hacia la tierra. y he sentido el olor de los lirios muertos el nauseabundo olor de inacabables cementerios. Mi carne y mis cabellos se enredaron en el bosque de sombras donde perdí mi imagen. Vuelvo desde la sombra, amor, como me viste. Señora nuevamente en mi jardín para nombrarte.

57


Revista Prometeo

Gustavo Pereira

Fotografía tomada de Wordpress.com

República Bolivariana de Venezuela | 1940

Gustavo Pereira es uno de los poetas más destacados de Venezuela. Premio Latinoamericano de Poesía de la Revista Imagen; Premio Fundarte de Poesía; Premio de la Bienal Ramos Sucre y Premio Nacional de Literatura.

58

Libros de poesía: Preparativos de viaje; En plena estación; El interior de las sombras; Los cuatro horizontes del cielo; Sumario de somaris; Vivir contra morir; Escrito de salvaje; Oficio de partir; Sentimentario, y, Equinoccial.

En sus palabras: “Todo arte constituye un diálogo con el misterio. Y al misterio ni siquiera la ciencia, que busca develarlo, ha podido vencer y no sé si alguna vez podrá hacerlo. La ciencia moderna, a partir del principio de incertidumbre de Werner Heinsenberg, ha concebido otra forma de pensar lo real, y al cuestionar la racionalidad científica clásica ha abierto una nueva forma de conciencia según la cual el mundo real puede ser en ocasiones irreal, porque lo real trasciende lo estático, lo permanente, lo estable y lo racional. Einstein decía que la más hermosa y profunda emoción que podemos experimentar es el sentido del misterio…”.


Gustavo Pereira

MESTIZO SONG TO DOMESTICATE THE GRASS Peppergrass, ryegrass, beargrass, grassroot, nutgrass, ribgrass, wiregrass, goosegrass, lemongrass, eelgrass, knotgrass, switchgrass, turfgrass, bluegrass, bunchgrass, hardinggrass, crabgrass, tallgrass, cordgrass, bentgrass, bromegrass, pingrass, raygrass, cutgrass, grassland, johnsongrass, grassiest, grasshopper, sourgrass, pampas grass, cut grass, blade of grass, burnt grass, flat grass, wild grass, witchgrass, devilgrass, Please do not bury us.

CANCIÓN MESTIZA PARA DOMESTICAR LA HIERBA Hierba buena, hierba cana, hierba carmín, hierba de ballesteros, hierba del ala, hierba perra, hierba de las coyunturas, hierba de las golondrinas, hierba del limón, hierba del maná, hierba de los pordioseros, hierba del soldado, hierba de San Juan, hierba azucena, hierba de Santa María, hierba de Túnez, hierba doncella, hierba estrella, hierba fina, hierba gigante, hierba hormiguera, hierba impía, hierba lombriguera, hierba luisa, hierba mora, hierba tora, hierba lora, hierba sola, hierba pastel, hierba piojera, hierba pulguera, hierba flecha, hierba de la puta madre, hierba plana, hierba pamatacual, hierba del once ahau, hierba maldita, No nos sepultes.

59


Revista Prometeo

SOMARI DE 1905 En 1905 cuando Einstein publicaba su artículo sobre la electrodinámica de los cuerpos en movimiento ni tú ni yo pensábamos en nada Todo nuestro universo era la nada O más bien algo más que la nada, porque ya nuestros cuerpos se buscaban.

REGRESO AL HOGAR Otra vez en la misma casa conversando con las mismas gentes Las mismas gentes Y el mismo olor a tabaco Y la misma casa con aquella pared Y aquella cocina Las mismas gentes y la casa se sientan en las mismas sillas comen las mismas legumbres se aprietan como antes exactamente como antes Yo también soy el mismo.

60


Gustavo Pereira

RETRATO DE LA HERMOSA Tú

mi batalla perdida

mi caléndula de agua mi páramo trocado en mediodía mi mantel mi camisa mi almohada mi ennochecida mi alumbrada cuesta mi suela mi tacón mis alpargatas mi envoltura de sándalo mi alcohol mi risco mi farol mi estratagema mi fémur sin certeza ni cordura

mi alada borrachera mi sinsentido.

SOMARI De saber que te llamabas penumbra yo habría sido escondite agujero o zanja solitaria Pero te hiciste llamar mediodía y no te hallo en el resplandor.

61


Revista Prometeo

PARA DESNUDAR A UNA MUJER Para desnudar a una mujer no hace falta penumbra ni pericia ni astucia De nada valen erudición destreza brusquedad Ni siquiera sabiduría

Para amanecer a su lado poco importa el arrojo el valor . la treta o la artimaña De nada sirven apostura o tenacidad No hay método ni sapiencia ni sistema que puedan vencer su resolución . o su mesura Para desnudar a una mujer toda presunción es inútil . toda voracidad resulta amarga . todo discernimiento se vuelve melancólica penuria

Para desnudar a una mujer basta el instante . en que el ciego misterio la envuelva y la estremezca y restaure en su pecho la incordura . y sepulte su cuerpo en nuestros brazos.

SOMARI DEL SALVAJE El sol no sale sólo para mí Ni los pájaros cantan sólo para mí Ni los árboles y el mar existen sólo para mí Pero en el rayo de sol que me toca desato esta cuerda y dejo a la vida florecer

62


Hugo Mujica

Fotografía: Círculo de Poesía

Argentina | 1942

Hugo Mujica es poeta y estudió Bellas Artes, Filosofía, Antropología Filosófica y Teología.

Tiene publicado más de veinte libros. Sus últimos ensayos son: La palabra inicial. La mitología del poeta en la obra de Heidegger, Flecha en la niebla, Poéticas del vacío, Lo naciente. Pensando el acto creador, La pasión según Georg Trakl. Poesía y expiación, El saber del no saberse y Dioniso. Del eros creador a la mística pagana. Solemne y mesurado y Bajo toda la lluvia del mundo son sus dos libros de relatos.

Vaso Roto Ediciones publicó la obra Del crear y lo creado, que abarca su Poesía completa. 1983-2011, así como otros dos volúmenes con casi la totalidad de sus ensayos. A ellos siguió su poemario Y siempre después el viento, de la editorial Visor (XIII Premio Casa de América de Poesía Americana). Tiene además numerosas antologías personales editadas en veinte países; algunos de sus libros han sido publicados en inglés, francés, italiano, griego, portugués, búlgaro, rumano, esloveno y hebreo.

63


Revista Prometeo

JUST A FEW DAYS AGO Just a few days ago my father died just that long ago.

He fell weightless, like eyelids at nightfall or a leaf when the wind rather than rip away, sways. Today is not like other rains today it rains for the first time on the marble of his tomb.

Under each rain I could be me stretched out, I know it now, now that I have died in another.

HACE APENAS DÍAS Hace apenas días murió mi padre, hace apenas tanto.

Cayó sin peso, como los párpados al llegar la noche o una hoja cuando el viento no arranca, acuna.

Hoy no es como otras lluvias hoy llueve por vez primera sobre el mármol de su tumba.

Bajo cada lluvia podría ser yo quien yace, ahora lo sé, ahora que he muerto en otro. 64


Hugo Mujica

EN PLENA NOCHE También en plena noche la nieve se derrite blanca

y la lluvia cae sin perder su transparencia.

Es ella, la noche, la que nos libra de los reflejos, la que nos expande las pupilas.

Lo que busca con su bastón el ciego es la luz, no el camino.

HASTA EL FINAL Vi un perro negro muerto en la calle, aplastado en medio de la acera, manchado, porque nevaba. Vi la vida, allí mismo, y no había más que eso: la coartada del inocente: pagarlo todo.

Sentí en la nieve la vida y me vi morir como un animal que se resiste hasta lo último hasta el deseo de ser rematado, 65


Revista Prometeo

hasta el gemido final, el que pide perdĂłn por todo crimen ajeno: el que perdona a dios.

AMANECE Y CALLO Amanece y callo;

callo todo miedo, callo cualquier presagio,

busco un alba virgen de mĂ­, busco el nacer de la luz, no su alumbrarme.

66


Juan Manuel Roca Fotografía: Gianmarco Farfán Cerdán

Colombia | 1946

Juan Manuel Roca es poeta, ensayista, cuentista, periodista, antologista y crítico de arte.

Obtuvo el Premio Nacional de Poesía Eduardo Cote Lamus en 1975, el Premio Nacional de Poesía Universidad de Antioquia en 1979 y el Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar, por su entrevista: Carlos Fuentes, sus vasos comunicantes. Por diez años coordinó y dirigió el Magazín Dominical de El Espectador. Dirigió talleres de creación en la Casa de Poesía de Poesía Silva y en las Universidades Javeriana, Nacional y de los Andes. La Universidad Nacional y la Universidad del Valle le otorgaron sendos Honoris Causa.

Libros publicados: Memoria del agua, 1973; Luna de ciegos, 1975; Los ladrones nocturnos, 1977; Señal de cuervos, 1979; Fabulario real, 1980; País secreto, 1987; Ciudadano de la noche, 1989; Pavana con el diablo, 1990; Prosa reunida, 1993; Museo de encuentros, 1995; La farmacia del ángel, 1995; Tertulia de ausentes, 1998 y Lugar de apariciones (1973-2000). Poemas suyos han sido traducidos al inglés, portugués, francés, rumano y alemán. Premio José Lezama Lima por reconocimiento, Cuba, 2007. Premio Poetas del Mundo Latino, México, 2007. Premio. Casa de América de poesía americana, España, 2009. Premio Ciudad de Zacatecas, México, 2009, Premio Estado Crítico, al mejor libro de poemas publicado en España, 2009.

67


Revista Prometeo

From Amblings in the House of Monsieur Rimbaud HIS HOME WAS FIRE

Some begin constructing a house with the beams. ¡Not him, gentlemen! He was of impatient lineage and his time was pure, magnificent gold. He began putting up a house with the smoke from the chimney. And to do so hurled the wooden beams, The lathed doors and windows of an antique splendor Into the circle of fire. When from distant dunes he saw a fire, he presumed a home, An immense shelter in full flowering. His home was fire. De Merodeos en la casa del señor Rimbaud I. ARTES DEL SILENCIO A veces he creído verlo Entre las grandes hordas que se fugan Por los paisajes móviles del hambre. Él regresa de las artes del silencio.

Va junto al cortejo que huye de sus casas Como de un paisaje Enjaulado por los muertos. II. SU HOGAR ERA EL FUEGO

Para construir una casa hay quienes empiezan por las vigas. ¡Pero él no, caballeros! Su estirpe era impaciente y su tiempo de puro,

68

magnífico oro. Él empezaba a levantar su casa por el humo de la chimenea.


Juan Manuel Roca

Y para ello arrojaba las vigas de madera, Las torneadas puertas y las ventanas de un antiguo esplendor En el círculo del fuego. Cuando veía desde lejanas dunas un incendio, suponía un hogar, Un inmenso albergue en plena floración. Su hogar era el fuego. III. EL LÁPIZ NOCTURNO Nadie imaginaba, En la chaqueta de ese ángel descarriado, Un lápiz del que brotarían Las más altas fulguraciones. Para que el aire restañara la piel escaldada Su sueño ponía en los dinteles Cabezas de medusa. De su lápiz de sombra manaban todos los cultos, Los antiguos, los ocultos, Ramas quebradizas de un árbol ya reseco. Nadie mejor sabía de esos hombres Capaces de vivir la molicie de los viejos poemas Y de esos otros, muertos antes de comenzar la herida. Adherido a su lápiz iniciaría la cruzada de la burla: Un bah por los hombres pegados a sus sillas Y los salones podridos por la gloria. Nadie imaginaba, Que en ese lápiz mordisqueado bajo Orión Habitara la estación de los violentos. IV. LA ALDEA Lejos de su graznante madre agitando las cretonas, La aldea dio paso a ciudades Cuyos cielos aún son rasgados por el relincho de un caballo. Lejos está la aldea remota donde fue “Condenado por el arco iris”, La polvorienta biblioteca donde se dio

69


Revista Prometeo

A la embriaguez de la lectura. La aldea, recodo de la asfixia, Celosía por donde ve cruzar la mansedumbre. Sólo su hermana, Isabel, ondea a la distancia Como una campana que se dobla. V. LA SOMBRA DE RIMBAUD En ningún manual de adivinanzas, Esos libros que las viejas citan y que todo lo explican, Se sabe quién anduvo más: Rimbaud o su sombra fiel, enamorada. Ni cuál de los dos sentía más brumoso su sendero. ¿Quién es Rimbaud, quién este meteoro? Nunca otro silencio gritó tan hondo Por las soleadas soledades del adentro. ¿Quién es Rimbaud, Estación desconocida? El arco y la flecha, el blanco y el disparo, El vuelo emplumado que secreteaba la mañana, Tenían el mismo ritmo del silencio. Para el viajero de sí mismo, Crecidas estaban sus bodegas con Las flores del silencio. Ah, la sombra de Rimbaud, eterna viuda “Tan simple como una frase musical”.

VI. VIEJAS FAMILIAS Como la antropofagia ha pasado, pasará el capital. He ahí el corazón del vampiro, donde hay que golpear. Louise Michel

70

Amotinado en La Comuna Señalaba con su dedo aún fresco de tinta A los señores del fasto. Altos simuladores de oficios, Con la misma madera construían Toneles de vino y finos cadalsos. Bandas hechizadas al conjuro


Juan Manuel Roca

Del vampiro, ellos poblaban el aire de la noche. Al fondo del agua Nuevos cadalsos espejeaban en las Pilas bautismales. En el presidio fabril los condenados Fabricaban la red de sus barrotes. Señor Rimbaud: ¿Cómo clavarle una estaca al corazón Del vampiro? VII. LA INFUSIÓN “La hermana de Rimbaud, como un pájaro blanco cegado por la nieve, ambula entre la multitud de los insomnes, llevando una caliente taza de infusiónde adormideras.” Tennessee Williams

¿Qué brebaje podría curar Su bulimia de imposibles! Antaño había proclamado Las más necesarias destrucciones, Países llameando. Ahora, bajo una antigua sed Desearía la infusión de los pacientes. Agotados todos los venenos, Agotada la ración de eternidad, Su hermana, nevado pájaro, Lo busca en la noche Con candiles apagados. VIII. AVARO COMO EL MAR Avaro como el mar, Sin embargo sacaba de su Almohada Un concierto de hechizos, Un desbande de misterios. ¡Ah!, la danza del relapso, La danza del hechicero

71


Revista Prometeo

Vendiendo talismanes Mientras bebe los licores Sin impuestos en la fĂĄbrica del diablo. Era la hora de arder En los cristales. IX. CARTA SIN REGRESO Yo merodeo su casa, La viga maestra de su fuego. Como los pescadores de perlas Que encuentran en el fondo del mar Trozos de metal venidos de otro mundo, Busco en su mar la flora del asombro. He saltado el cerco A los gendarmes de la lengua, He ido con boleto de tercera En el tren que usted conduce, Fogonero del abismo. Vivo una noche poblada de disparos, En un paĂ­s cuyos caminos se fatigan Y a mitad del recorrido Se sientan bajo un ĂĄrbol rumoroso O duermen a flor de precipicio. Aunque se burlara de mi intento, Toco el viento, agitado portal de su casona.

72


Gibi Bacilio

Fotografía: Shrinivási | Writers Unlimited

Curazao | 1950

Gibi Bacilio es poeta, dramaturgo, gestor cultural y performer literario. Muy activo en el llamado teatro callejero.

Es un experto en el campo de la literatura oral y la poesía rítmica escrita. Sus temas se centran sobre el pasado colonial, los indios, la esclavitud y la posición dominante y ambivalente de los Países Bajos, pero también la ternura y el erotismo se encuentran en su obra. Sus poemas han sido publicados en varias colecciones y revistas y su volumen de poemas Kueru Marka (Carilexis) fue publicado en el 2000.

De las fuentes de su inspiración, escribe: “Cuando era niño, mi abuela me contaba historias que tenían que ver con la historia y la cultura de Curazao. Por ejemplo, las historias sobre la araña Nanzi traída de África, la vida en las plantaciones durante las rebeliones de los esclavos, la esclavitud, los mitos africanos y los contactos con los antepasados. Esto ha inspirado y todavía me inspira y ha encontrado su camino de regreso a algunos de mis poemas”.

73


Revista Prometeo

METAMORPHOSIS The streetlight leans Sweetly Seductively Against the meditative young man Remembering the last kiss The streetlight embraces him Dresses him Tries incessantly To train His immense rush of tenderness The young man Wakes His sensation Now that of a streetlight

He tries to break free The more he struggles To liberate himself from the lamp post The more he loses his consciousness Transforming into stre et light

METAMORFOSIS La farola se apoya Con dulzura Seductoramente Contra el joven meditabundo Recordando el Ăşltimo beso La farola lo abraza Lo arropa 74


Gibi Bacilio

Trata incesantemente De domar Su inmenso afán de ternura El joven Despierta Su sensación Ahora la de una farola

Trata de desprenderse Cuanto más se esfuerza Por librarse del poste Tanto más va perdiendo la conciencia Convirtiéndose en fa ro la

SONRISA Qué forma de labios Qué modo de torcer la boca Cuando se mueven tus labios para sonreír Tu preciosa dentadura Me habla ¡Qué sonrisa!

Tu sonrisa me mueve Me pica Me excita Tu sonrisa me da ganas de reír Me hace romper a reír Zapatear Reír hasta morir

75


Revista Prometeo

Tu sonrisa es el pan de Dios Pan del Cielo Pan de azúcar Pan de coco Pan dulce Pan bollo Pan leve Pan cerrado Qué sonrisa que me hace hervir Rabiar Sulfurar Jeringar Atolondrar Perder la cabeza Eres mi ha mi he mi hi mi ho mi hu

Eres mi tesoro mi perla mi oro diamante ¡Eres mi vida!

Tu sonrisa me hace cantar ha ha ha he he he he hi hi hi hi ho ho ho hu hu hu Gaga gaga Gagaga Reír, reír, me hace reír, prenda, hasta reventar

76


Adhely Rivero

Fotografía del autor

República Bolivariana de Venezuela | 1954

Adhely Rivero es poeta, editor, antologista y tallerista literario.

Su obra poética ha sido traducida al francés, italiano, inglés, alemán, árabe, romance, portugués. Ha sido miembro de la Redacción de las Revistas Venezolanas Poesía, Zona Tórrida, Separata, La Tuna de Oro y Cubagua. Es Coordinador del Encuentro Internacional Poesía de la Universidad de Carabobo. Coordinador de los Talleres de Poesía de la Universidad de Carabobo. Algunas de sus libros publicados: 15 Poemas, 1990; En sol de sed, 1990; Tierras de Gadín, 1999; Medio siglo, la vida entera, 2005; Compañera, 2012. Ha obtenido, entre otros, los siguientes reconocimientos: Premio Único de Poesía, 40 años de la Reapertura de la Universidad de Carabobo, 1999; y el Premio de Poesía Universidad Rómulo Gallegos, 2000.

77


Revista Prometeo

MAN’S FRIEND If a dog is on the patio guarding the house and goes out into the street, he is not man’s friend. The property is vulnerable. If someday he returns disoriented, opens the door, wags his tail and shows his red tongue showing his innocence, forgiveness is thinkable. If a man abandons the home, gets drunk, sleeps in the street and comes back with the appropriate excuse, they smell him, revise his clothes, interrogate him, ignore him. Pardon is unthinkable.

AMIGO DEL HOMBRE Si un perro está en el patio cuidando la casa y se va a la calle no es amigo del hombre. Se expone la propiedad. Si regresa algún día desorientado, abre la puerta, mueve la cola y saca la lengua roja probando su inocencia, es pensable el perdón. Si el hombre abandona el hogar, se embriaga, duerme en la calle y retorna con la excusa apropiada, 78


Adhely Rivero

lo huelen le revisan la ropa, lo interrogan, lo ignoran. Es impensable el perdón.

TOPANA Estoy haciendo de mi soledad un hábito, me gusta tu compañía. Tus palabras son paisajes, flores de araguaney y bugambilia. Rezo cuando ofrendas a Dios nuestros alimentos, los viajes. Lo nativo es reunión de madre y sus hijas para construir la memoria, la alegría de comer Topana. Vengo del horizonte árido, soleado. Atesoro el musgo, callado en su clima.

* Topana. Nombre nativo del Pan de palo en Canoabo, Carabobo, Venezuela.

LOS SAMANES Se cayeron los árboles Uno a uno cuentan un centenar. Las reses pasan buscando la semilla, la sombra. En la luna menguante cortaron los samanes. Atada a la gandola, pesada, cansada, se llevaron la madera. Dios no permitas que el desierto entre a la montaña.

79


Revista Prometeo

Antonio Trujillo

República Bolivariana de Venezuela | 1954

Fotografía: Festival Internacional de Poesía de Medellín

Antonio Trujillo se inscribe como una de las más sólidas presencias de la poesía contemporánea venezolana, de cuya voz se aprecia la persistencia temática que da cuenta de una angustia radical del hombre: saberse ajeno al reino animal y divino a quien, por gracia de un misterio mineral, dispensamos una larga visita.

80

Desde su condición vital interroga la existencia de la poesía y desde ella -que nadie se distraiga en exégesis religiosas o filosóficas- construye una identidad puramente humana. Frente a ese espejo vegetal, pariente de la nada, sostiene la pregunta y las respuestas que se visten de verso (Freddy Ñáñez).

Ha publicado en poesía: De cuando vivían los pájaros, 1984; De cuando vivían los pájaros y otros poemas, 1989 (Premio Municipal del Municipio Guaicaipuro); Vientre de árboles, 1996; Taller de cedro, 1998; Blanco de orilla, 2003; Unos árboles después (Primer Premio en el Concurso de Poesía Ramón Palomares), 2005; Ballestía, 2009; Hilo de pájaro, 2012. También es autor de Testimonios de la niebla, 2001; El mago de la vuelta de los mangos, 2011; y Regiones verbales, 2014.


Antonio Trujillo

HOOF OF GOLD The dream opens a hoof of gold amulet from extinct cattle days

and in the innards of the symbol I hear the burnished metal of a bird captive there

its soul recently loosed hits upon the dark

within the hard streak of mystery the dawn now scrapes closes the gold

and a horse walks the earth

CASCO DE ORO El sueño abre un casco de oro amuleto de una vaquería extinta y en la entraña del símbolo oigo el bruñido metal de un ave allí cautiva

su alma recién suelta golpea en lo oscuro en la dura veta del misterio 81


Revista Prometeo

ya roza el alba cierra el oro

y un caballo camina la tierra * Otra ave demasiada ave

se niega a entrar en la página mientras cruza le ofrezco

lo blanco de este espacio y elige el vacío * Una flor así sin nombre entre otras quién sabe pudo ser un pájaro o esa arena de río que la nace cuando roza el milagro

82

y ocurre en lo blanco de ella


Antonio Trujillo

y se eleva como un alma * A Valentín Malaver

Una piedra tu árbol ese valle y el mar

dentro de un pájaro

vuelan la isla y en la boca de otra playa

la laja de tu espíritu se levanta

83


Revista Prometeo

Tarsicio Valencia

Fotografía del autor

Colombia | 1955

Tarsicio Valencia es poeta, profesor universitario y ensayista. Es Doctor en Filosofía y Letras de la Universidad Pontifica Bolivariana, UPB.

Publicó los poemarios: Herido Árbol, 1991; El jardín de la Rosa, 2002; Futuro Mar, 2010 y Libélula-Farfalla haiku, 2013.

Es autor de los ensayos: La poética del Nuevo Mundo en las Crónicas de Indias, 1993; Juan Rulfo, fotógrafo, 1995; Fernando Pessoa, el ángel marinheiro, 1996; El tratado de los ángeles, 1998; Una estrella junto a la luna, 2006; Ser y sonido en Rainer María Rilke. 2010. Es director de la Revista Misterio Eleusino y docente de Maestría en Literatura de la Universidad Pontificia Bolivariana.

  84


Tarsicio Valencia

ORPHEUS Orpheus sings prophesizing

Mother Demeter weeps, weeps for Persephone Let the sea purify us.

The mystery of autumn is cleared up in the anthesteria Of spring. The wind sweeps dead tobacco-orange leaves A little sand, a little mowed grass, a little blue sky.

ORFEO Orfeo canta profetizando

La madre Deméter llora, llora a Perséfone Purifiquémonos en la mar.

El misterio de otoño se aclara en el anthesterión De la primavera. El viento barre las hojas muertas color tabaco anaranjado Un poco de arena, un poco de césped, un poco de cielo azul. 85


Revista Prometeo

ILUMINACIÓN DE LA POESÍA En el universo casa Todo ocurre La belleza y el terror. Rilke lo dijo Cálamo y tintero en la revelación La poesía ilumina cuando alaba. La poesía vidente se manifiesta en el poeta Cuando rompe las leyes de la retórica Y lanza la oración a otras tonalidades A otra sintaxis Desordena tus sentidos El lenguaje es uno y el mismo En la niebla transita tranquilo Resurge de la tierra El sol moribundo.

MANOS Mis manos sin duda Son las de mi padre Cavando hondo en el cafetal Recogiendo el fruto rojo

Acariciando la crin De los caballos Escribiendo la palabra huidiza Luna en el manantial 86


Rubén Darío Lotero Colombia | 1955

Rubén Darío Lotero es Poeta y cronista. Licenciado en Español y Literatura y Maestro en Docencia (Historia de la Pedagogía en Colombia) de la Universidad de Antioquia. Profesor en Lengua y Literatura Española, AECI, Madrid.

Fotografía del autor

Nació en Medellín. Ha sido profesor de Lengua Castellana en diversos colegios públicos de Medellín y de Antioquia. Ha dirigido y creado talleres literarios en diversos barrios de Medellín. Fue coeditor de la revista de poesía Acuarimántima a finales de los 70.

Ha publicado los libros: Poemas para leer en el bus; Historias de la calle; Camino a casa 2003; Papel de globo; Poemas del Metro de Medellín; Poemas para leer en el bus (Antología personal).

Obtuvo el Premio de Poesía Carlos Castro Saavedra, 1990; el Premio de Poesía de la Secretaría de Educación Municipal de Medellín, 1990; el Premio de Poesía del Magisterio, Gobernación de Antioquia, 1990 y el Premio Nacional de Poesía Universidad de Antioquia, 1991.

87


Revista Prometeo

NEWS ABOUT A DEAD MAN Face up on the sidewalk lies (dressed in sneakers, blue jeans and t-shirt) the man just killed In the hand on his chest there is a ring, in the other one, a nail clipper

Without looking away the young coffee saleswoman says: he was married And the shoeshine boy: we are nothing

Slowly through the junctures in the asphalt the blood runs Two cops lay a tape so that nobody passes

I believe this actor after finishing his performance will take out his handkerchief will clean the blood on his hair and will go home laughing But no

What kind of cloud-pillow were the half-open eyes looking for? Who was the woman abandoned by these pale lips?

88


Rubén Darío Lotero

NOTICIA DE UN MUERTO Acostado bocarriba en la acera (viste tenis, bluyín y camiseta) está el hombre recién asesinado En la mano del pecho hay un anillo, en la otra, un cortaúñas

Sin apartar la mirada la joven vendedora de tintos dice: estaba casado Y el lustrabotas: no somos nada

Lenta por entre las junturas del asfalto avanza la sangre

(dos policías extienden una cinta para que nadie pase) Se me hace que este actor terminada la función sacará el pañuelo se limpiará la sangre del pelo y saldrá riendo para su casa Pero no

¿Los ojos entreabiertos qué almohada de nubes buscaron? ¿Los labios blancos a qué mujer abandonaron?

89


Revista Prometeo

RETRETA La lluvia llegó a la retreta (retrasada pero llegó) Los músicos sintieron los tropiezos de las gotas sobre las partituras sobre los instrumentos (que guardaron con rapidez) y decidieron escamparse bajo los árboles bajo los pequeños toldos de los vendedores ambulantes o fueron a sentarse en los cafés entre el silencio de los viejos alguno encendía un cigarrillo y otro saludaba a las muchachas conocidas Así terminó la retreta pero sobre el timbal del alma aún resuena la lluvia impertinente

LLOVIZNA Cuando apenas me acuesto y me arropo hasta la garganta se deja venir la callejera la que ya no se sostiene en el aire y se adentra arrulladora por la silenciosa casa y desciende descalza hasta el último escalón de mi alma 90


José Luis Tahua

Fotografía del autor

Perú-Colombia | 1957

José Luis Tahua es poeta, ensayista y profesor dee danza.

Realizó estudios de Artes Plásticas en la Universidad Católica. Ha viajado a lo largo de la Cordillera de los Andes, conociendo la realidad de las comunidades indígenas y conviviendo con ellas, lo que ha generado en él una línea de acción política y artística, que se manifiesta específicamente en la danza, pero que va acompañado de manera paralela por la poesía escrita, y el grabado en madera.

Abandona el Perú hacia finales de los años 70, poco antes de iniciarse la guerra de los 80. Mantiene inédita la obra poética: Cuartel de invierno; El ganso de aluminio; Cuaderno de etnografía; De africanos; Diario de campo. Ganador del Premio Nacional de Poesía convocado el presente año por el Festival Internacional de Poesía de Medellín

91


Revista Prometeo

ANNONYMOUS UNDER PAIN OF LIBERTY

(For Uncle Ho and all the comrades in the war of the 80’s in Peru...)

Uncle Ho was in the jungles of Vietnam with no other nourishment than the drops of dew on the giant leaves -resembling a kind of elephant ear only found in the city of Bengala.

It was the Year of the Ox but also of worms sprouting from the bottom of the earth, redder than a crater and open like a blooming young woman on the banks of the Lijiang.

The song of he who shines opened the evenings, accompanied by the voices in falsetto of troubadours come from the Vietcong. Prayers among scorched forms, while the waters charted a course that today nothing remembers. Only the jaws of the sky -like the mouth of contempt, shows us misery under a sad rain between the faces. Alone like a blade of grass in the field, I hear the wind, the voice of some old woman that speaks between the patios, and I know, that death is like that wet stain that grows on the wall...

Bogota, December 1, 2010

92


José Luis Tahua

ANÓNIMOS BAJO PENA DE LIBERTAD

(Para el Tío Ho y los compañeros de la guerra de los 80’s en el Perú…)

El tío Ho estuvo entre las selvas del Vietnam sin más alimento que las gotas de rocío sobre las grandes hojas -semejantes a una especie de oreja de elefante que sólo se encuentra en la ciudad de Bengala. Era el Año del Buey pero también de gusanos brotando desde el fondo de la tierra, más roja que un cráter y abierta como una muchacha en flor a orillas del Lijiang.

El canto del que ilumina abría las tardes, acompañado por las voces en falsete de trovadores venidos desde el Vietcong. Oraciones entre formas calcinadas, mientras las aguas trazaban un rumbo que hoy ya nadie recuerda. Sólo las fauces del cielo - como boca del desprecio, nos muestran la miseria bajo una lluvia triste entre los rostros. Sólo como una hierba en el campo, escucho el viento, la voz de alguna vieja que habla entre los patios, y sé, que la muerte se parece a esa mancha húmeda que crece en la pared...

Bogotá, 1 de Diciembre de 2010

93


Revista Prometeo

De los REINOS SOMETIDOS, el de la vaca con lengua aterciopelada y ojos descompuestos dando alaridos cuando su turno toca; aunque se le recomienda resignación y silencio al ser transportada en camiones cuando el mundo duerme.

ARQUITECTURAS DESPOBLADAS In Memoriam Mario Duque Alzate

Padre o Señor no he escuchado el canto de los gallos ni he visto las dos lunas que descienden sobre Marte. Se me ha negado tu rostro, tu voz y he perdido tu visión entre tormentas solares.

Padre o Señor el amanecer es sagrado como la cigarra que explota y deja el silencio de los bosques. Mil aves migratorias preceden las heridas de la tierra han perdido su orientación y así es más duro el camino hacia tu ser. Padre o Señor sólo me corresponde guardar tu memoria entre las hiedras (hojas perennes) que recuerdan los días remotos de las moras, las violentas polvaredas.

Tunja-Medellín (Santa Helena) 21, del Mes de los Vientos 13 BAKTUN DEL QUINTO SOL

94


Juan Carlos Galeano

Fotografía del autor

Colombia | 1958

Juan Carlos Galeano es poeta, traductor y ensayista. Emigró a Estados Unidos en 1983. Sus poemas construyen mitografías signadas por las cosmologías de las culturas indígenas.

Diversas influencias y poéticas dispares, desde la tradición imagista y el surrealismo hasta la subjetividad irónica del presente, se conjugan en su obra de una forma coloquial propia de las narrativas orales para expresar las complejidades de los humanos y el mundo. Desde 1995, su interés por las narrativas simbólicas de pescadores, cazadores y habitantes indígenas de selvas y riberas lo llevó a viajar por muchos ríos amazónicos. De los trabajos de campo en dicha cuenca surgieron su compilación de mitos Cuentos amazónicos, 2005, 2007, 2014; Folktales of the Amazon, 2008 y el documental The Trees Have a Mother, 2007.

Ha publicado los poemarios Baraja inicial, 1996; Amazonía, 2003; Sobre las cosas, 2010; Historias del viento, 2013 y Yakumama and Other Mythical Beings, 2014.

95


Revista Prometeo

TABLE The table often dreams of having been an animal.

But if it had been an animal, it would not be a table.

If it had been an animal, it would have run away like the others when the chainsaws came to take the trees that would become tables.

In the house a woman comes every night and rubs a warm rag over the table’s shoulder as if it were an animal. With its four legs, the table could leave the house. But it thinks about the chairs that surround it, and an animal would not abandon its young.

What the table likes best is for the woman to tickle it as she gathers the breadcrumbs left behind by the children.

MESA Muchas veces la mesa sueña con haber sido un animal. Pero si hubiera sido un animal no sería una mesa.

Si hubiera sido un animal se habría echado a correr como los demás cuando llegaron las motosierras a llevarse los árboles que iban a ser mesas. En la casa una mujer viene todas las noches y le pasa un trapo tibio por el lomo como si fuera un animal. 96


Juan Carlos Galeano

Con sus cuatro patas la mesa podría irse de la casa. Pero piensa en las sillas que la rodean y un animal no abandonaría a sus hijos.

Lo que más le gusta a la mesa es que la mujer le haga cosquillas mientras recoge las migajas de pan que dejan los niños.

MUCHACHA

Una muchacha que se baña en un río acaba enamorándose de él.

Sus padres quisieran casarla con un automóvil; mejor buscarle otro marido, quitársela a ese río. “Puede que la relación con ese río incomode a otros en el universo”, dicen algunos.

El viento y otros más famosos se molestan; lo dicen en la radio, los muestran por televisión. Se molesta el sol que viene con su panero de yuquitas a saludarla en las mañanas.

Se enfurece una nube que trata de meterse por su ventana para llevársela muy lejos. Pero la muchacha desaparece, nadie sabe para dónde, en brazos de su río.

97


Revista Prometeo

CURUPIRA Con un pie mirando adelante y el otro para atrás, el Curupira camina por la selva, cuidando los animales y haciéndoles trenzas a las palmeras jovencitas. Los cazadores regalan tabacos al Curupira para que les diga sus secretos.

El Curupira se fuma los tabacos y del humo se forman los caminos donde aparecen animales, árboles y frutas.

Pero los hombres no deben llevarse todos los animales, árboles y frutas.

El Curupira podría soplar el humo para que desaparezcan los animales, árboles y frutas. Puede soplar todo su humo para que desaparezcan los caminos.

También podría decirles a los animales sus secretos para cazar a los hombres.

98


Raúl Vallejo

Fotografía del autor

Ecuador | 1959

Raúl Vallejo es poeta, narrador, ensayista, periodista, editor, político y diplomático.

Por su obra narrativa ha obtenido diversos reconocimientos en su país y en Colombia, donde se ha desempeñado como embajador de su país. Su obra poética ha sido recogida, entre otros, en los libros: Cánticos para Oriana, 2003; Crónicas de un mestizo, 2007; Missa solemnis, 2008; Cantos de un feligrés: muestrario de poemas, 2012 y Mística del tabernario, 2016. Publicó las novelas: Acoso textual, 1999; El alma en los labios, 2003; y Marilyn en el Caribe, 2014. Algunos de su libros de cuentos: Daguerrotipo, 1978; Máscaras para un concierto, 1986; Huellas de amor eterno, 2000 y Pubis equinoccial, 2013.

99


Revista Prometeo

SELF PORTRAIT, 2003 I have been, in other lives, part of the condemned transparency young and an apprentice in a Greek philosopher’s academy a prostitute flogged near a temple full of merchants a preacher hidden in catacombs or exposed in a coliseum’s arena a witch served up to satiate the scruples of Torquemada a treasure worshiper in times of the Viceroy Toledo a black woman in Alabama a jew in Auschwitz a poet on Wall Street. I have been what is on the side of the road and the wayfarer spits at The trash that the decent throw out when nobody is watching The bad thought of the old woman who is not certain why she sighs The frenzied and lonely hand of the teenager The mirror where the flustered nubile adolescent watches the blossoming of her breasts The letters of those lovers who transgressed space with scented papers The rope of the hanged man, mute crystal ball, Mayan sacrificial stone. I have been that which order and power branded with fire An oarsman in a galleon jolted by the constant flogging of his back A midget and laughing stock in medieval castles A critic for the patronage in Renaissance Florence A cloister nun avid of world and with vocation for the sciences A risen Curaca and follower of Tupac-Amaru A palace groom, ugly concubine, stepmother in fairy tales. I’ve been what is said in a hushed tone, what is forbidden for minors What is accepted under the table, what is bought stealthily Adolescent girl of a nude show in Bangkok

100


Raúl Vallejo

Immigrant travesty in Bois de Boulogne Communist whore in the night of the Havana sea walk Escort for executives from a Dupont Circle agency Mulatto rambling in the small hours the beaches of Rio HIV positive masseuse’s apprentice, lover of the major in a small town. I am The world stoned By those who furiously threw the first stones.

AUTORRETRATO, 2003 He sido en otras vidas parte de la transparencia condenada mancebo y aprendiz en academia de filósofo griego prostituta azotada en las cercanías de un templo repleto de mercaderes predicador escondido en catacumbas o expuesto en la arena de un coliseo bruja servida para saciar los escrúpulos de Torquemada adorador de huacas en tiempos del virrey Toledo negra en Alabama judío en Auschwitz poeta en Wall Street.

He sido lo que está al margen del camino y el viajante que escupe la basura que arrojan los decentes sin que nadie los vea el mal pensamiento de la anciana que no sabe bien por qué suspira la desenfrenada mano solitaria del quinceañero el espejo en donde mira el nacimiento de sus formas la núbil desconcertada las cartas de aquellos amantes que transgredían el espacio con papeles perfumados soga de ahorcado bola de cristal enmudecida piedra de sacrificio maya.

He sido aquello que el orden y el poder marcaron con fuego remero de galeón sacudido por el latigazo continuo en las espaldas

101


Revista Prometeo

enano y hazmerreír en castillos medievales crítico del mecenazgo en la Florencia renacentista monja de clausura ávida de mundo y con vocación para las ciencias curaca sublevado y seguidor de Túpac Amaru palafrenero de palacio concubina fea madrastra en cuentos de hadas. He sido lo que se habla en voz baja, lo que está prohibido para menores lo que se acepta bajo la mesa, lo que se compra a hurtadillas muchacha adolescente de espectáculo nudista en Bankok inmigrante travestido en el Bosque de Bologna jinetera comunista en las noches del malecón de La Habana acompañante de ejecutivos de una agencia de Dupont Circle mulatillo que deambula madrugadas por las playas de Río VIH positivo aprendiz de masajista amante del alcalde en pueblo chico. Soy el mundo lapidado por los que arrojaron con rabia las primeras piedras.

CRÓNICA DEL MESTIZO 9

Yo no soy la voz de quienes hablan desde páramos en donde no he sufrido a través de decires milenarios que mi torpe lengua se niega a balbucir siquiera Yo no soy la palabra que pretende apropiarse de sufrimientos ajenos a mis privados llantos ni de alegrías bailadas durante el Inti Raymi ni de rituales de semillas domesticadas que fecundan la tierra madre de espíritus cuyo encanto intento descifrar en vano 102


Raúl Vallejo

No soy más que una voz perdida entre millones de voces si acaso Finitud de vida y certezas puestas en el vaivén de la duda para siempre Escribano incapaz de escuchar los murmullos de aquellos invocados

EL CUERPO DEAMBULA EXTRAVIADO EN EL LABERINTO DEL MUNDO El cuerpo deambula extraviado en el laberinto del mundo golpea sus huesos contra los muros sordos tantea el pasajero puerto al que arribará su cansancio ignora el destino errante al que está sometida su vocación de adioses. El cuerpo se ve cuerpo descuartizado esparcida su ansia en los azules seductores del Mediterráneo barajado su recuerdo en los pajonales memoriosos de los Andes festejado su deseo en las plazoletas sensuales del Caribe.

El cuerpo se sabe migrante nostalgia abierta en cuerpos donde fuera éxtasis y es ausencia.

103


Revista Prometeo

María Cecilia Muñoz

Fotografía: Mecánica Celeste

Colombia |1959

Poeta y periodista. Cofundadora y Ex directora de la Casa de Poesía Porfirio Barba Jacob, Medellín. Cofundadora de las revistas colombianas de poesía Maya, Gerifalte y Poética.

104

Ha publicado los libros de poesía: Entregas, 2005; El universo un instante, Haikus 2013;

Fue finalista en el I Concierto Internacional de Haiku, ciudad de Medellín, 2015. Ha publicado en las antologías: Piedraluna, poesía de mujeres, 2010; Poetas en el Equinoccio, 2011; Muestra de Poesía de Medellín, 2011; Memoria Literaria Viva de Envigado, 2011; Albaneceres, 2012; El Cántaro vacío, antología de haikus. 2013; Genealogía de los susurros, poesía, 82 voces antioqueñas. 2014; Poesía de Mujeres Colombianas, Apidama, 2014; Concierto de Haiku Ser Agua, 2015. Integrante del grupo- taller Haiku-Do, de Medellín.  


María Cecilia Muñoz

I have wept all the dead and bury myself in each one. Their memories I transit I mourn myself from horror

Like my dry mouth I look for a well with water in the eyes of those who left. What past wove this present? What present forged what future? What lives govern me today? What destiny awaits my lot? What drop will overflow this thirst? There are no more dreams. A cry is heard among the entrails.

With her wet mouth kissing the hollow of the earth We have seen her… A murmured prayer in every mouth Her eyes - a blind realm- open to the clarity of morning Her body flowering red in mid-lament Witnessing with fear how many times The gash of death. * He llorado todos los muertos y me sepulto en cada uno Sus memorias transito Me duelo del horror

Con mi boca seca busco el pozo de agua en los ojos de quienes partieron.

¿Qué pasado tejió este presente? ¿Qué presente forja qué futuro? ¿Qué vidas me rigen hoy? ¿Qué destino atraviesa mi sino? ¿Qué gota rebosará esta sed? No existen más sueños Se escucha un grito entre las vísceras. Con su boca húmeda besando la oquedad de la tierra La hemos visto… Una oración susurrada en todas las bocas

105


Revista Prometeo

Sus ojos -un reino ciego- abiertos a la claridad de la mañana Su cuerpo floreciendo rojo en medio del lamento Presenciamos con pavor cuántas veces la hendidura de la muerte.

ELLAS Las he visto de nuevo Y las he mirado de frente Como nunca. Sus cuerpos gastados, como los sueños La piel en extrema palidez. Ellas las del encanto y la belleza perdida Dan la lucha cada noche Sobreviven casi invisibles Se adhieren como musgo a las paredes de la ciudad En contra de todo orden De toda limpieza permanecen Dan cuenta ante los ojos del día De las fisuras en la carne del hombre.

106


Luz Dary Peña

Fotografía de la autora

Colombia | 1960

Luz Dary Peña es Magister en Análisis de Problemas Políticos, Económicos e Internacionales Contemporáneos de la Universidad Externado de Colombia.

Cursó especialización en Creación Narrativa de la Universidad Central donde fue docente, en el año 2.000 participó en el taller que dirigía el poeta Juan Manuel Roca en la Casa de Poesía Silva. Finalista del Premio Nacional de Poesía convocado este año por el Festival INternacional de Poesía de Medellín. En la actualidad hace parte de la Escuela de Escritores Anábasis creada por el poeta cubano Alberto Rodríguez Tosca. En el 2008 alcanzó el tercer puesto en el Concurso Nacional de Cuento Leopoldo Berdella, convocado por El Túnel, de Montería.

107


Revista Prometeo

From The Artist and the Serpent UNEASE AND HAUNTING Daybreak. A noise descends from the ear. I put the cats to sleep, dust the bed, and the ants become frightened. The feet with hands are like another body. This man and I. That other and I. Gravedigger, I shuffle the days. The water rises, the foam comes down, the razorblades slide. The fingers hush, and do not know where. I take communion in an instant apples, proverbs, powdered nuts. In shoes nails grow. Someone who has eyes has seen me: I am the woman who sympathizes with the dead who awaken at this hour.

De El artista y la serpiente MALESTAR Y ESPANTO

108

Amanece. Baja un ruido desde la oreja. Duermo a los gatos, sacudo la cama, y se asustan las hormigas. Los pies con manos parecen otro cuerpo. Ese hombre y yo. Ese otro y yo. Sepulturera, desorganizo los dĂ­as. Sube el agua, baja la espuma,


Luz Dary Peña

se deslizan las cuchillas. Los dedos callan, y no saben dónde. Comulgo en un instante manzanas, proverbios, nueces en polvo. En los zapatos crecen las uñas. Alguien que tiene ojos me ha visto: soy la mujer que simpatiza con los muertos que a esta hora despiertan.

EL ARTISTA Y LA SERPIENTE Relato el breve encuentro entre el artista y la serpiente, recién conocidos a la hora del hambre en caminos cerrados con ramas, cada uno en su prisión, y el mar tranquilo.

Se da por hecho que debajo de la tierra todo es sólido, análogo, profundo de comprensión, pleno de saliva, elemento perdurable de tumba: nada fuerza a sacar las manos del bolsillo. Pero de repente, el artista se detiene y nombra esa otra luz que no lo escucha, ese hilo interminable de Siete cabezas, demasiado brillante para cualquier niño ciego.

Ahora él es el parpadeo de su condición doliente, es Tiresias, es Esculapio en sus muchos años de existencia, una grata versión de hombre semejante al delirio, la mordedura antes de pisar el barro, aquella belleza enemiga del dedo en que escupimos, pero también el pincel y las voces sobre ese último aliento en que se desdibuja la víbora.

109


Revista Prometeo

ATISBOS El nuevo siglo de oro ha dado a luz a la mujer de sangre que va y viene, y sonrisa nunca antes vista en la reciente palidez de los mendigos. Por algo el discurso a muerte entre los templos y las treinta y cinco matronas que en baúles de alhajas descubren su órbita y se van con ella.

En las superficies untadas de luna el dolor más agudo que haya soportado la sangre, suspicacias en relación con las miradas, también silencio, cuchicheos que a duras penas entendemos. Qué va a pasar cuando la noche regrese con su líquido efervescente debajo del brazo y la intención de seguir viviendo entre nosotros. La mujer no sólo mata el tiempo con las tenazas de extraer las palabras, reinventa dones, quiere días nuevos, se aleja de las fiestas y habla sola. Su hombre le vigila las siete orillas de los ojos, la esencia de las manos, el regreso del frío, su ligera sobremesa. Su hombre tiene un paladar de azufre, deshecho, también vejigas y bellotas que perforan con temblor de lluvia la faz de la madera.

110


Leo Castillo

Fotografía del autor

Colombia | 1961

Leo Castillo es poeta, novelista, narrador breve, traductor del francés y ensayista.

Cursó estudios de Idiomas en la Universidad del Atlántico. Castillo ha venido componiendo una obra literaria como un niño llena con juguetes el vacío de una casa que le queda grande a su ensimismamiento. Alguna vez declaró haberse visto abocado a la escritura porque no tenía a nadie a quien decir que estaba alegre o triste, de manera que sus emociones se las contaba a él mismo en la invención literaria. Publicó el libro para niños Alumbrapalabras. Otros de sus libros: Convite (Cuentos), 1992; El otro huésped (Poesía), 1995; Al alimón Caribe (Cuentos), 1998; De la acera y sus aceros (Poesía), 2007; Labor de taracea (Novela), 2015, entre otros.

111


Revista Prometeo

CONTRAST The pure beauties, innocent leaves the pure beauties, innocent stones the pure beauty, innocent moon your beautiful pure innocent cat the beautiful pure substance of the cosmos the beautiful pure innocent projectiles of gusts of rain the beautiful pure innocent bodies of love before my corrupted soul.

CONTRASTE Las hermosas puras, inocentes hojas las hermosas puras, inocentes piedras la hermosa pura, inocente luna tu hermoso puro, inocente gato la hermosa pura, substancia del cosmos los hermosos puros, inocentes proyectiles de las rรกfagas de lluvia los hermosos puros, inocentes cuerpos del amor ante mi alma corrompida.

112


Leo Castillo

RÉQUIEM POR UN INSECTO Cuando por fin murió Gregorio la asistenta voceó la nueva de esta manera: —¡Ha reventado ahí lo tienen lo que se dice reventado!

Gregorio yacía en el piso entre hilazas, polvo y desperdicio.

Todavía la noche anterior Grete su hermana hablaba de la apremiante necesidad de deshacerse de esta carga de este insecto cuanto antes.

Entre tanto sin fuerzas y malherido por la manzana que se pudre clavada en su espalda el agonizante Gregorio escuchaba sus palabras. Al alba Gregorio entrega el alma no menos adolorida que su cuerpo inútil y de tan numerosas patitas que no logran sin embargo mantenerlo en pie.

Ha muerto Gregorio —¡Ha reventado lo que se dice reventado! —vocea la asistenta mientras yo cierro mi libro, corro y aseguro mi puerta para amordazar a solas un sollozo inminente. ¿Cómo no haber amado a este inocente monstruo arrinconado?

113


Revista Prometeo

Guillermo Linero

Fotografía del autor

Colombia | 1959

Guillermo Linero es poeta. pintor, ensayista, crítico literario y abogado.

Ha publicado los libros: Aventuras en la Calle, relato, 1996; Cuadros de una Exposición, 2000; La Última Carta, 2008; El Arma Secreta del Navío Leandro, novela histórica sobre la Expedición Miranda, Premio Nacional Literaturas del Bicentenario, 2010; Mi Ciudad en tus Ojos, 2011; Palabra de Dios, poemas (plaquette), 2015; ADNDNA, novela, 2015. Fue finalista en el Premio Nacional de Poesía convocado el presente año por el Festival Internacional de Poesía de Medellín.

114


Guillermo Linero

ARTHUR RIMBAUD Arthur Rimbaud, now is another, his seeing head struggled to breathe the air, that passes here like a crazy cow. Then, so that the breeze bathe it whole we have taken it to the green zone, where everyone can see it. He knows that when it freezes the crows will come to eat from his forehead. It should be taken then to the barber to have it combed or even better mussed up since it should not be known if it is partying or in a battle if it is plowing or writing.

ARTHUR RIMBAUD Arthur Rimbaud, ahora es otro, su cabeza vidente se esforzaba por aspirar el aire, que por acá pasa como una vaca loca. Entonces, para que la brisa la bañara entera la hemos sacado a la zona verde, a la vista de todos. El sabe que cuando se hiele vendrán los cuervos a comer de su frente. Hay que llevarla entonces donde el barbero y peinarla o mejor despeinarla pues no debe saberse si está de fiesta o en batalla si está arando o escribiendo. 115


Revista Prometeo

FRANÇOIS VILLON Has ocultado tus vicios y manías en tu calavera Que debería estar expuesta en el museo del horror. Allí representaría buenamente al poeta antivalores al poeta que dijo que la palabra también era cuchillo y que la lengua era además fuego encendido. Tu Cabeza, François Villon, que no fue derrotada por la soga del patíbulo francés, ha rodado de camino en camino sin que nadie sepa que contiene versos amargos hieles de un agudo crítico del mundo. Tu cabeza Villon, ha sido badajo de campana en las iglesias donde te burlaste de los curas. Tu cabeza Villon, la han cogido de pelota en lo duros torneos del honor, y hoy, como la bola de candela en el cuento árabe, nadie sabe para dónde habrás rodado.

FEDERICO GARCÍA LORCA Caen sobre el piano como gotas de lluvia las notas de una cancioncilla popular. Llueve la música en la alcoba que es una inmensa cisterna ideal. Nos ahoga la música en medio de tu cabeza de poeta alucinante tu cabeza que se recostará para siempre en el barranco. Esa fue la canción que escucharon los padres de tus padres y las tías de tus tías, y la misma que oyeron los verdugos del barranco. Esa música no ha cesado desde entonces Federico ni cesará, mientras suenen las armas y los pianos. 116


Pablo Montoya

Fotografía: Literariedad

Colombia | 1961

Pablo Montoya es poeta, cuentista, novelista, ensayista, músico y profesor Universitario. Ha obtenido, entre otros reconocimientos, el Premio del Concurso Nacional de Cuento “Germán Vargas”, 1993; el Premio Autores Antioqueños, 2000; y el Premio Rómulo Gallegos, 2015.

Libros de poemas: Viajeros; 1999; Cuaderno de París, 2007; Trazos, 2007; Sólo una luz de agua: Francisco de Asís y Giotto, 2009; Programa de mano, 2014.

Libros de cuentos: Cuentos de Niquía, 1996; La sinfónica y otros cuentos musicales, 1997; Habitantes, 1999; Razia, 2001; Réquiem por un fantasma, 2006; El beso de la noche, 2010; Adiós a los próceres, 2010; Adagio para cuerdas, 2012. Novelas: La sed del ojo, 2004; Lejos de Roma, 2008; Los derrotados, 2012; Tríptico de la infamia, 2014. Ensayos: Música de pájaros, 2005; Novela histórica en Colombia 1988-2008: entre la pompa y el fracaso, 2009; Un Robinson cercano, diez ensayos sobre literatura francesa del siglo XX, 2013; La música en la obra de Alejo Carpentier, 2013.

117


Revista Prometeo

ICARUS Attracted by the light I flew. Now I have touched the sun and my wound is mortal. But I look at the ground. It belongs to me. Naked, made of wind, not sure if I fall or float beside the stars.

ICARO Atraído por la luz emprendí el vuelo. Ahora he tocado el sol y mi herida es mortal. Pero miro la tierra. Me pertenece. Desnudo, hecho de viento, no sé si caigo o floto al lado de las estrellas.

OVIDIO En el exilio de la nostalgia nos ilumina y nos consume. En el exilio un diálogo persistente con nuestra sombra quieta. En el exilio el primer y el último crepúsculo reflejan el aparente paso de los días. En el exilio el eco de los hallazgos se difumina y su opacidad es inmensa. En exilio la tierra acosa en su ineluctable distancia. En el exilio tu fuga, amor, es definitiva.

118


Pablo Montoya

UN ESCLAVO Llevo cadenas. Los dioses no han muerto pero están solos. A mi lado, rabia. Soy la raíz del mundo. La mirada del fuego reflejada en la noche. Mis manos inventan el tambor despojado y preparan la fuga. Preso en el hondo de este barco, soy la inevitable revuelta.

DANTE Sospechar que en la armonía de los astros no está ella, y que en su luz se despedaza el resplandor del Paraíso. Y pensar esto es el origen de una condena porque, de súbito, me hallo en la primera página de otro viaje que mi mano escribe. Veo la loba, el león, la pantera, y en la encrucijada de sus acechos leo la inscripción que me lanza a la bruma. En el momento indicado digo: ¡Maestro! Pero Virgilio no está. Levanto la cabeza y lo veo, ajeno a mí, bordeando los abismos. Lo llamo y no oye. Corro pero cada paso que doy es uno dado por él. La distancia es atroz y permanente. Entonces, un nuevo Infierno, el verdadero, empieza para mí. Sin guía y con la certeza de que no hay nadie a quien seguir. Beatriz, grito, y a mi eco se une el coro de los condenados.

119


Revista Prometeo

Marianela Medrano

Fotografía de la autora

República Dominicana | 1964

Marianela Medrano es poeta, narradora, ensayista, tallerista literaria y doctora en psicología.

Vive en el Estado de Connecticut (Estados Unidos) desde 1990. Es doctora en Psicología. Frecuentemente ofrece talleres de poesía y literatura, así como por realizar talleres terapéuticos donde comprueba la eficacia de la poesía para mejorar la salud mental de las personas y lograr su transformación. Ha publicado los libros: Oficio de vivir, 1986; Los alegres ojos de la tristeza, 1987; Regando esencias/ The Scent of Waiting, 1998; Curada de espantos, 2002; Diosas de la yuca, 2011; y Prietica, 2013.

120


Marianela Medrano

SHIBBOLETH* Shibboleth was born where one people breaks into the other where the lost souls breathe under the river She is not a dream nor is she an invention of my tongue Shibboleth streams down patiently—as any fluid being does— A river when it makes a sea is more than a river I have learned her depth She is blood No matter what side of the river your are on sorrow speaks only one language Shibboleth needs no pebbles under her tongue You know she is real when I speak When I fade away Shibboleth breathes her parsley breath into me She is the rite that brings me back Almost at my dying moment she spits her green concoction on the ground Taking it she builds her house on the Western front We flow downstream sealed in one image We are the twin mirrors in which shame is reflected The hateful lover splits us in three through the years An infernal trinity of perejil From the other side a sun bigger than the island blinds us Shibboleth sees the fire tongue waving like the flag of war she knows is only the beginning Far beyond death we find each other again sealed in the same chamber living because the other breathes We are garden and earth seed and flower gun and bullet corpse and death

121


Revista Prometeo

The past breaks and holds us I know Shibboleth is real when my tongue stumbles on the block of history. *The 1937 massacre of Haitians in the Dominican Republic came from the shibboleth instituted by dictator Rafael L. Trujillo. He instructed his soldiers to ask the people to pronounce the word perejil. The Haitians who could not roll their “rs” reveal themselves thus sealing their own fate.

SHIBBOLETH* Shibboleth nació donde un pueblo se desploma sobre el otro donde las almas perdidas respiran bajo el río Ella no es un sueño Tampoco una invención de mi lengua Shibboleth Fluye pacientemente -como toda criatura del aguaUn río cuando hace un mar es más que un río He aprendido su profundidad Ella es sangre de nuestra sangre Sin importar de qué lado del río te encuentres La pena habla un solo idioma Shibboleth no necesita piedrecillas bajo su lengua Sabes que ella es real cuando hablo Cuando me desvanezco Shibboleth respira su aliento de perejil sobre mí Ella es el rito que me trae de nuevo Casi al momento de mi muerte Ella escupe su mixtura verde en la tierra Tomando del terreno construye su casa en el Oeste Flotamos corriente abajo encerradas en una sola imagen Somos los espejos gemelos donde la vergüenza se refleja El amante lleno de odio nos parte en tres Una trinidad infernal de perejil 122


Marianela Medrano

Al otro lado Un sol más grande que la isla nos ciega Shibboleth mira la lengua de fuego que hondea como una bandera de guerra Sabe es sólo el comienzo Más allá de la muerte nos encontramos de nuevo encerradas en una misma cámara existiendo porque la otra respira Somos jardín y tierra semilla y flor Pistola y bala cadáver y muerte El pasado nos divide y nos junta Sé que Shibboleth es real cuando mi lengua se tropieza con la piedra gigante de la historia *La masacre de 1937 devino como resultado de un shibboleth instituido por el dictador Rafael L. Trujillo. Él ordenó a sus soldados exigir que la gente pronunciara la palabra perejil. Los haitianos que no podían pronunciar la “r” revelaban su identidad y por lo tanto sellaban su propia muerte.

LA QUE VUELVE

Raíz invertida quiero crecerte Madre Ascender vertical de una punta hasta la otra infinita Preludiando voces en pasadizos callados Fijar en la memoria tu rabia sosegada ¿Cómo será navegar la corriente amniótica de tus tantos desgarros? Tal vez a un descuido de mi padre plantarme semilla 123


Revista Prometeo

Crecida en raíz andarte entera al andarme Quiero andarte raíz Madre Los lugares rotos que tus torpes dedos zurcen

Yo hija extravagante que al futuro engancha su navío Me anclo en ti —a mi entraña profunda Un recuerdo tangible se pega— Madre tú y yo hemos crecido Exiliadas en latente soledad de multitudes Solas en el desamor del éxodo En este ir sin movimientos Casi no nos vemos en el abrazo Sin embargo vuelvo Siempre he de volver

¿Cómo será crecerme en ti Madre? En el ángulo de tus piernas beber el líquido Que la pasión de mi padre derramó ¿Cómo será verte desde dentro hasta afuera? Andarte la rabia extraviada en sonrisa pasiva Quiero extenderme dentro Madre Raíz invertida partiendo silencios crecernos árboles de naturaleza fuerte ¿Cómo será crecernos juntas?

124


Mario Angel Quintero

Fotografía del autor

Colombia | 1964

Mario Angel Quintero es poeta, dramaturgo, traductor y músico. Estudió literatura en la Universidad de California y fue becado en creación literaria en la Universidad de Stanford.

Publica poemas, prosas y ensayos en revistas literarias estadounidenses; también publica dos libros en inglés: Globo, 1996, y The Fifth Season, 1996. Desde 1995 reside en Medellín, donde publicó los libros de poesía: Mapa de lo claro, 1996; Muestra, 1998; Tentenelaire, 2006; El desvanecimiento del alma en camino al limbo, 2009; Keselazboga, 2014; Mapa de las palabras, 2014 y los libros de dramaturgia Cómo morir en un solar ajeno, 2009, y La sabiduría de los limones, 2013. Publica sus ensayos en las revistas Diverciudad, Interregno, A Teatro, y Revista de Extensión Cultural (Universidad Nacional). Es integrante de los grupos musicales Underflavour y Sell the Elephant. También es director y dramaturgo del grupo Párpado Teatro, con el que ha llevado más de quince obras a escena.

125


Revista Prometeo

THE TURKISH POET WHO WAITED 73 YEARS TO DISCOVER MAGIC REALISM To Ataol Behramoğlu

I have two frescoes for you, dear reader, in your malaise. The first takes place upon a noisy night street in a kaleidoscopic jumble Of lights and honking, the colors brighter beneath the sheen left by the rain. An old man, but not so very, whose wings could hardly have been enormous Given that no one had noticed them in 73 shimmering years of life. His glasses, so like my father’s, anticipating his glance beneath dark brows, Slightly stooped, smiling mostly to himself, like a professor patiently listening. And yet this man stepped into the dark street and took wing, Through Medellin’s fragrant air he flew, mocked gravity (not for the first time) And ascended, one Syrian poet said, more than four meters into the starry sky, Coming down again, impossibly far, through the leafy boughs to the asphalt, Among us anew, where he is so sorely needed, unable to break entirely away. I was sure it was death, he said, it was so sudden and surprising. Could it be that birds are so disoriented, suffer such rapture when they fly? Un fin fantástico, he said to someone in the ambulance to the hospital. I think I could live the rest of my life in hotels, he said. The second fresco finds our poet supine on a hospital bed, a Turkish pieta, Modestly covering his legs with the bed sheet, head tilted a la Buonarroti,

126

He says to the golden-haired young woman sliding a pillow under his shoulder, Bruised in a scuffle with angels, doucement, doucement…


Mario Angel Quintero

Finally, the moment comes, the golden-haired young woman, God the Father To the poet’s Adam, holds out a spoonful of glowing, jiggling, golden jello, Like the spoils of El Dorado to be tasted here in this New World of the possible. The poet receives the spoon’s contents in his mouth like quintessence divine, Would he like more? she asks. After consideration, between pursed lips, he says, oui. Beyond the hospital window and the balcony, the city roars. But he is above it now, and his heart drifts off to older lands.

EL POETA TURCO QUE ESPERÓ 73 AÑOS PARA DESCUBRIR EL REALISMO MÁGICO a Ataol Behramoğlu

Te tengo dos frescos, querido lector, en tu indolencia. El primero ocurre de noche en una calle bullosa, un revoltijo caleidoscópico De luces y pitos, los colores más intensos bajo el brillo que dejaba la lluvia. Un viejo, pero ni tanto, cuyas alas no podían haber sido enormes Dado que nadie las había advertido en 73 años resplandecientes de vida. Sus gafas, tan parecidas a las de mi padre, anticipaban su mirada bajo cejas oscuras. Un poco jorobado, sonriendo a si mismo, como un profesor que escucha con paciencia. Sin embargo este hombre pisó la calle oscura y tomó vuelo, Voló por el aire fragante de Medellín, se burló de la gravedad (no por primera vez) Y ascendió, según un poeta sirio, más de cuatro metros hacia el cielo estrellado, Bajó de nuevo, desde una lejanía imposible, entre las hojas de las ramas al asfalto.

127


Revista Prometeo

Entre nosotros de nuevo, donde tanto lo necesitamos, incapaz de despegarse del todo. Estaba seguro que era la muerte, dijo, como llegó, tan repentina, tan sorpresiva. ¿Será que a los pájaros les da ese mareo, que sufren de semejante rapto cada vez que vuelan? Un fin fantástico, le dijo a alguien en español en la ambulancia que lo llevó al hospital.

Pienso que podría vivir el resto de mi vida en hoteles, dijo él. El segundo fresco encuentra al poeta estirado sobre una cama de hospital, una pietá turca, Modestamente cubre sus piernas con la sábana, cabeza inclinada a la Buonarroti, Le dice a la joven de cabello dorado quien desliza una almohada bajo su hombro Aporreado en un roce con ángeles, doucement, doucement… Finalmente, el momento llega, la joven de cabello dorado, Dios Padre Al Adán del poeta, extiende una cucharada de luminosa, temblorosa gelatina dorada, Como el botín de El Dorado para ser probado aquí en este Nuevo Mundo de lo posible. El poeta recibe el contenido de la cuchara en su boca como si fuera quintaesencia divina, ¿Quiere más? ella le pregunta. Después de consideración, entre labios pucherosos, él dice, oui. Más allá de la ventana del hospital y del balcón, la ciudad ruge. Pero él ya está por encima de todo eso, y su corazón vaga hacia tierras más antiguas.

128


Mario Angel Quintero

CAERSE Ser tumbado y tumbador, la runa en ruinas, la ciudad como tumba, coma derrumbas, uno caído del sueño, otro de la borrachera. Cuando construir es tumbar. En mi ciudad, las ventanas y los portones se llenan de ladrillos. En su ciudad el ladrillo es sagrado, en la mía hasta los perros pasan el día con un taladro. Medellín se hace y se deshace cada cinco minutos. Los sueños se construyen a la lata. Se ven casas por toda la ciudad cuyos pisos están cubiertos de hechos, donde entran el solamentes y la lluvida. Al caído caéle. Me caigo en dios. Me caigo en Medellín, el costal en que me meto para dormir y no ver nada. Somos una ciudad de cuerpos regados así.

VALLE DE ABURRÁ Los pinos llegan de turistas. Hemos abonado estas montañas para que sea así. Hemos renovado nuestra sangre por regaderas para rociar esta depresión gigante con pujanza. Ver tanto puje-puje da guasca. La Iguaná y Santa Elena bajan por las mejillas del valle, de cañada a quebrada, y de quebrada al río. Sedimentos de origen marino nos aseguran que el valle es un acuario inmenso. Los pájaros y las mariposas pasan por el aire en cámara lenta, como peces exóticos.

Estamos acostumbrados a creer en erradicaciones. Una parranda de abanicos nos vuelve cosmopolitamente cosméticos, nos vuelve eternas primaveras. Metamórficos, construimos y vendemos para lograr la cirugía plástica perfecta, con música que llega por riel. Así afirmamos nuestra industria, así promovemos la exportación. Ya desterradas, las flores no tienen más que venir a la ciudad y buscar una esquina dónde venderse. 129


Revista Prometeo

Adriana Paredes Pinda

Fotografía de la autora

Nación Mapuche, Chile | 1970

Adriana Paredes Pinda pertenece a la Nación Mapuche-Huilliche. Es poeta, profesora, doctora en ciencias humanas y mujer-medicina.

130

Publicaciones: ÜI, 2005; Parias zugun, 2014. Fue incluida en la Antología Hilando en la memoria: 7 poetas mapuches. En 1999 ganó el Concurso Nacional de Poesía Indígena en su país. En sus palabras “Fue la lengua castellana que nos ultrajó en primer lugar y en último (la lengua y el pensamiento), pero no solo ella, por supuesto, la lengua hispana nos ha violentado, lo confieso, nos ha socavado, por eso escribo; la lengua castellana me ha perdido, sin retorno tal vez, me ha mordido los pensamientos y yo “pecadora”, pobre de mí, me he enamorado de la lengua castellana meretriz, me ha robado el mapuzungun, me ha robado elchezungun y el ce sumun, me ha robado el espíritu, el aliento, el sentido, me ha robado a Kallfv Llanka Lican, me ha robado el lican, por eso escribo bajo estado hipnótico y no logro zafarme; esta lengua meretriz me pesa, me quema, esta weñefe este pensar weñefe de mí…”


Adriana Paredes Pinda

«PARIAS ZUGUN» To my mother Marina Pinda Antías, this is my mourning to the daughter of the daughter of the daughter of the daughter…

then I saw her burning inside of me one more time the tongue its uncontainable petals of silver opening honey wormwood forbidden burning fathoming the syllabled ecstasy lost neyen puff rift of milk who gave birth flame the tongue burning up and licking fatuous the malign thicknesses of the world Then I saw the codices burn I wekvfe

131


Revista Prometeo

«PARIAS ZUGUN» A mi madre Marina Pinda Antías, este mi duelo a la hija de la hija de la hija de la hija…

entonces la vi ardiendo dentro de mí una vez más la lengua sus incontenibles pétalos de plata abriéndose miel ajenjo escozor proscrito desentrañando el silabeante éxtasis perdido el soplo neyen rajadura de leche parturienta llama la lengua ardiéndose y lamiendo fatua las espesuras malignas del mundo Entonces vi los códices arder yo

*

132

wekvfe


Adriana Paredes Pinda

Yo soy la que te adivina en el rocío

—en el rocío del amanecer se lamen las hendiduras del mundo—

la brotada en chümeley beso de lengua hendida enjuto escupo atravesado en el aire torcido que me envuelve —Ilwen me llaman en lenguas— me encontraron brotada toda después de perderme en remolino «pasó meulen» me encontraron lengua kitral

escupo de fuego y hielo en la carne que se extingue

*

133


Revista Prometeo

apellinada en chümeley me vi escuchando el paso de mi sangre furiosa y cándida por los derroteros oscuros y malignos de mi alma mujer remedio vi los códices

arder

Malinche me llamaron pero quien supo de mis ardores mis nebulosas líquidas mazorcas atorando mi alma la entraña mía, restallando amarga insidia y miel del equívoco desvarío fui topada por meulen

—no me mires que es tiempo de rastrojo— miel chacay kewün kelü choyünga

paine kewvn

134

lengua cielo


Carolina Zamudio

Fotografía de la autora

Argentina | 1973

Carolina Zamudio es poeta, narradora y periodista. Ganó el Premio ‘Universitarios Siglo XXI’ (diario La Nación). Condujo el ciclo radial ‘Los libros no muerden’.

Publicó los poemarios: Seguir al viento; La oscuridad de lo que brilla; y la plaquette Teoría sobre la Belleza, y otros poemas. Fue incluida en antologías de Colombia, España y Estados Unidos. Se dijo sobre su trabajo: “Se trata de una música rara, desacostumbrada; pareciera incluso que los ritmos verbales se tropiezan; pero no, al adentrarse en esa música —muy original por cierto— se advierte una percepción sensible del dolor de ser, una mezcla de sonido y sentido, que recuerdan a ciertos poemas de César Vallejo o pasajes paradójicos de Olga Orozco” (Luis Fernando Macías).

“Zamudio descubre la oscuridad que hay en el sol (paráfrasis de Olga Orozco), la oscuridad que ayuda a reconocerse, a conocerse completa, para regresar a la ensoñación del más acá, la vida que, como Jano, tiene dos rostros en uno. En una. En esta mujer que habla y canta y se despierta y a veces se asusta”. (Víctor Redondo). 135


Revista Prometeo

THEORY OF BEAUTY Beauty does not fit on a piece of paper but does in the eyes. Like adjusting the focus of a lens from behind— Not on the tip of her tongue beyond. It fits in the air embracing the self.

Beauty may be seized in silence when the body rests from behind, at the very moment of being treasuring what has been and still is beautiful.

Beauty lives in darkness the gift that was given to us concealed the rind which is peeled beauty is an end empty of beginnings it is born in the last stretch of the next desire. Beauty embraces the light of death or unleashes the nebula of life. TEORÍA SOBRE LA BELLEZA La belleza no cabe en un trozo de papel sí en los ojos. Como ajustar el enfoque de una lente por detrás. No en la punta de la lengua Más allá. Cabe en el aire al abarcar el ser. 136


Carolina Zamudio

Puede asirse la belleza en silencio al reposar el cuerpo desde atrás, en eso de ser atesorar lo que haya sido y bello es.

La belleza habita en la oscuridad el don que nos fue dado oculto la cáscara que se quita lo bello es un fin vacío de principios nace en el último tramo del próximo deseo. La belleza abraza la luz de la muerte o desata la nebulosa de la vida.

CENTRO Y FIN I

El último abrazo antes de la primera muerte el franco coqueteo con la locura la vez que el amor fue un pozo absoluto como el cosmos el aliento originario de un más allá difuso de la única verdad que es el nacimiento. II

La vida no está allá ni entonces. La vida es esta este aliento, esta piel

137


Revista Prometeo

esta sensaciĂłn de pozo seco de colmena abandonada de centro y de fin.

III

El vacĂ­o tiene el peso de lo absoluto nunca menos. Centro. El vacĂ­o es la medida del mundo.

138


William Alfaro

Fotografía del autor

El Salvador | 1973

William Alfaro es poeta, escritor y periodista. Integró el Taller Literario El Cuervo, es miembro de la Fundación Cultural Alkimia y del Proyecto Poético Multimedia El Verbo en la Ventana.

Además de crear Los Miércoles de Poesía, de la Peña Cultural Los Tacos de Paco, fue jurado de distintos certámenes poéticos e impartió talleres literarios a niños, jóvenes y personas con discapacidades auditivas y visuales. En 2012, junto a un grupo multidisciplinario de artistas fundó el Movimiento de Artistas Independientes de El Salvador (MAI).

Autor del libro de poemas Proclive, de varios poemarios inéditos y de las plaquettes Déjà vu y Ciudad amenazada, parte de su poesía ha sido musicalizada y publicada en antologías de varios países de Latinoamérica y Europa. Ha participado en los más importantes festivales poéticos de Centroamérica y las lecturas de sus poemas lo han llevado a México y Estados Unidos. Coordinó, con el poeta Jorge H. Aguilar, el taller de poesía Vorágine, del departamento de Idiomas de la Universidad de El Salvador. 139


Revista Prometeo

BIO I was born in a city full of shadows, cadavers and happy people, eternally happy. I had just opened my eyes, when I was surprised by a war. I observed my brothers devouring my brothers’ bones. Children attacking their mother and father, the land swallowing dust and mud. Up ahead I was trapped by three earthquakes, a hurricane, and enormous storms that vomited from their entrails my assassinated brothers. Then, a man called me with a book, a book with corroded pages that escaped like bats, looking to hide themselves and be forgotten, but no one forgot them, no one. Now, a volcano wakes upon my stomach, we are shadows once again, timid and quiet shadow that waits for a light to illuminate our darkness. I live in the city where I was born, and count the tremors and the rain with the hair of my children. They were born in a city full of shadows, cadavers and happy people, eternally happy.

RESEÑA

140

Yo nací en una ciudad llena de sombras, cadáveres y gente alegre, eternamente alegre. Apenas abrí los ojos, me sorprendió una guerra. Observé a mis hermanos devorando los huesos de mis hermanos. A los hijos atacando a su padre y su madre, a la tierra tragando polvo y lodo. Adelante me atraparon tres terremotos, un huracán, y enormes tormentas que vomitaron de sus entrañas a mis hermanos asesinados.


William Alfaro

Luego, un hombre me llamó con un libro, un libro abierto con las páginas corroídas que escapaban como murciélagos, buscaban la clandestinidad y el olvido, pero nadie las olvidó, nadie. Ahora, un volcán despierta sobre mi estómago, somos sombra nuevamente, tímida y callada sombra que espera una luz que ilumine nuestra tiniebla. Yo vivo en la ciudad que nací, cuento los sismos y la lluvia con los cabellos de mis hijos. Ellos nacieron en una ciudad llena de sombras, cadáveres y gente alegre, eternamente alegre.

LA PRIMERA PUERTA I

A veces no conozco esta ciudad, estas gentes que me abrazan, que me llaman con un nombre que no escuché jamás.

A veces no reconozco el rostro de mi madre, ni la primera palabra que me dijo cuando creía que el amor era una pluma con la que se dibujó al mundo. Pero a veces sé de cosas, de calles grises y portones con cerrojos imposibles, de una tarde en la que su cuerpo fue cubierto por el viento y una ola seducía la arena que pisó mientras veía cómo el sol se desarmaba en el horizonte.

A veces construyo puentes de papel para esta ciudad en la que camina la muerte y a la que llevaré cubierta por una llave que abrirá una puerta desconocida. 141


Revista Prometeo

II

En ocasiones me detengo frente al teatro, observo los vitrales y escucho los ruidos de los vendedores, los gritos de los actores en las calles y sus fantasmas. La ciudad se traga mis palabras, abre sus brazos y sus labios para mostrarme su amor, su amor de cartón y flores marchitas en las esquinas de las calles. No temo ver santos rojos en camisetas de las niñas, pasos centenarios en las piedras olvidadas, expuestas al concreto con las que confundirán un día.

III

No conservo recuerdos de aquel edificio que se hundió un 10 de octubre, no recuerdo un rostro, apenas sé de un nombre y sé que él se tragó sus historias y las ocultó en poema lleno de muerte, lleno de tejidos envueltos en esos vientos de un octubre en el que nací.

IV

Te convoco ciudad, como te llamé un día, cuando me perdí por primera vez en tus calles, en tus cementerios, y descubrí que eras bella y volví a llamarte a gritos, y lloré cuando no encontré una palabra ni un espejo en el cual estuviera escrito mi nombre.

142


Israel Domínguez

Fotografía del autor

Cuba | 1973

Israel Domínguez es poeta y traductor literario. Licenciado en Lengua Inglesa. Miembro de la Unión de Artistas y Escritores de Cuba.

Ha recibido los premios: Premio Rilke al Joven Poeta, 1997; Premio Calendario, 1999; Premio José Jacinto Milanés, 2000; Premio de la Crítica Matancera Orlando García Lorenzo, 2002, 2007 y 2012; Primer Premio en el II Taller Nacional de Poesía Joven, 2005; Premio Dador, 2005; Premio Digdora Alonso, 2008; Premio de los Juegos Florales Matanceros; Premio América Bobia, 2010; Premio Amor Varadero, 2011; Premio de la Puerta de Papel, 2013, y Premio de Poesía de la Gaceta de Cuba, 2016.

Poemarios: Como si la muerte hubiera sido un sueño, 1998; Poemas tempranos, 1999; Invitaciones, 1999; Hojas de cal, 2001; Collage mientras avanza mi carro de equipaje, 2002; Sobre un fondo de arena, 2004; Después de acompañar a William Jones, 2007; Del ciruelo y otras observaciones, 2009; Viaje de regreso, 2011; Los mares profundos, 2012, y En dirección contraria, 2015.

143


Revista Prometeo

TOWARD WHERE THE WATER PUSHES The sensation, son. The sensation of the days and nights.

I return like a stone that breathes underwater, in the eyes of the owl that traces its nocturnities through Liberty Park.

And now my blood is other blood and my recipient advances in the strange bodies of a northern sea. But what use is it for me to return if I can no longer caress your mother’s white horse.

It is true that the dead carry the light that men hide from fear, what is really lost is just family memory. I, on the other hand, want to return, well even if this peace is unreachable in the realm of the living, there is nothing like a sip of coffee, the chords of a lute and my décima bursting into the echo of another song. I would have liked to return without any sign of the city tripping up the route of my trip. What is the value of good behavior if when you close your eyes there is no one accompanying you.

Go, son. Do not let your kindred’s cry detain you. Go toward where the water pushes its infinite sources.

144


Israel Domínguez

HACIA DONDE EL AGUA EMPUJA

La sensación, hijo. La sensación de los días y las noches.

Vuelvo como una piedra que respira bajo el agua, en los ojos de la lechuza que traza sus nocturnidades por el Parque de la Libertad. Y ya mi sangre es otra sangre y mi recipiente avanza en los extraños cuerpos de un mar del norte. Pero de que me sirve volver si ya no puedo acariciar el cabello blanco de tu madre. Es verdad que los muertos llevan la luz que los hombres esconden por temor, lo que realmente se pierde es sólo memoria de la familia. Yo en cambio deseo regresar, pues aunque esta paz es inalcanzable en el reino de los vivos, no hay nada como un trago de café, los acordes del laúd y mi décima irrumpiendo en el eco de otro canto. Hubiera querido volver sin que ninguna señal de la ciudad entorpeciera el recorrido de mi viaje. De qué vale un buen comportamiento si cuando cierras los ojos nadie te acompaña.

Ve, hijo. Sin que te detenga el llanto de los tuyos. Ve hacia donde el agua empuja sus infinitos manantiales.

145


Revista Prometeo

EL PEZ QUE SALTA I am the poet of the body and I am the poet of the soul. Walt Whitman

Vengo de Dios y se hace la mañana. Viajo hacia Dios para convertirme en Universo. Pero de Dios vengo y hacia él viajo en todas partes, hasta en las intimidades, donde no existe el tiempo. Dios es el agua. Yo soy el pez que salta. Es Dios el pez y todas las escamas. Dios es el pan como es también el hambre. Dios es el parto como es también la muerte.

Entonces, para qué arrepentirme, maldecirme, si yo soy Dios en lo insondable de la niebla como soy Dios en las altas claridades. Yo soy el agua. Es Dios el pez que salta. Yo soy el pez y todas las escamas. Yo soy el pan como soy también el hambre. Yo soy el parto como soy también la muerte.

146


Israel Domínguez

EN CÍRCULO DE MADERA Lo que dijeron las cartas cayó sobre la estera convirtiéndose en ocho figuras. Vista de obbi bocabajo, rótula de chivo keké, pedazo de porcelana, nueve mar pacíficos. Y las figuras se multiplicaron hasta que la palabra estuvo definida. Ojos cerrados, susurro de animal, cantos, moyugba, voz afuera, voz adentro, esperma, pirigallo.

Y se sacrificaron piel y cuero hasta que la sangre se disolviera en sangre y se consagraran las semillas. Baile agua yerbas, baile armas corona, baile mesa mujer, baile palangana dinero, baile siembra rascabarriga, baile calabaza babalao. Lo que dijeron las cartas cayó sobre la mano y en círculo de madera las figuras se multiplican mientras camino por senderos de luz y de sombras.

147


Revista Prometeo

Héctor Cañón

Fotografía del autor

Colombia | 1974

Héctor Cañon es poeta, ensayista y periodista. Ha publicado en los principales periódicos y revistas de México y Colombia.

Es profesional en estudios literarios de la Universidad Javeriana de Bogotá y diplomado en guión de la Universidad del Rosario. Finalista de los premios de periodismo ambiental Amway (2006) y Conservación Internacional (CI-2007). También fue finalista del concurso de cuento “El Brasil de los sueños” (2008). En 2009, ocupó el segundo puesto en el concurso de CI con un reportaje ambiental sobre especies en vías de extinción.

Su texto De primerísima mano fue seleccionado en la antología de crónica bogotana (1986-2006), editada por el Instituto Distrital de Cultura y Turismo, en la colección de Libro al Viento. Es autor de los libros de crónica En la intimidad de sus bibliotecas y Hazañas colombianas, y del poemario Los Viajes de la Luz.

148


Héctor Cañón

KARMA

it’s very likely that every night of every day some man has felt as I do in the sweaty fields, in the tenacious city lights looking out at the plane’s route, in the humid fertility of the impossible and nowhere in particular, this potent sadness this vast certainty that we are walking towards nowhere listen to me I come from seeing fathers and mothers crying over the deaths of their children with fallible anticipation, I come from seeing a brother hide bread from his brother in the name of love and hate I come, laughing to death, from the grave that holds your name with two trivial dates within dashes, listen to me , Lord Love I come from you to reveal you that today everything has your voice’s breath

149


Revista Prometeo

KARMA es bastante probable que todas las noches de todos los días cualquier hombre haya sentido como yo en los campos sudorosos, en las tenaces luces de la ciudad asomándose al trayecto del avión, en la húmeda fertilidad de lo imposible y en ningún espacio que se pueda precisar, esta potente tristeza, esta vasta certeza de que vamos caminando hacia ningún lugar, escúchame, vengo de ver llorar a los padres la muerte de sus hijos con falible anticipación, vengo de ver al hermano esconderle un pedazo de pan a su hermano en nombre del odio y del amor, vengo muerto de la risa de la tumba que guardaba tu nombre con dos fechas estúpidas entre un guión, escúchame, Señor Amor, vengo de ti mismo a revelarte que hoy todo tiene aliento de tu voz

150


Héctor Cañón

HAY PLANETAS FLOTANDO EN EL RÍO Hay planetas flotando en el río, hay un río hablando de prisa como si estuviéramos muriendo y un hombre soñando la corriente de su reflejo en el cielo.

Hay hojas en la corriente del río. Hay también un hombre un río y planetas en la corriente del hombre. Hay un río soñando que es hombre y un hombre flotando en la corriente.

EL RÍO ESTÁ TAN QUIETO El río está tan quieto que la tarde lo atraviesa en todas las canciones que las piedras conocen de memoria. Donde el viento acaricia sombras la quietud revela el verdadero nombre de las orillas y la tibieza en la distancia que las hace diferentes me recuerda que he estado soñando.

Al atardecer el río llega temprano a todas las citas y la corriente enseña que sólo el agua sabe esperar al agua. 151


Revista Prometeo

Freddy Ñáñez

Fotografía: albaciudad.org

República Bolivariana de Venezuela | 1976

Freddy Ñañez es el actual Ministro de Cultura de la República Bolivariana de Venezuela.

Es poeta, editor, titiritero, cineasta, cantante de rock y periodista.

Ha publicado los libros de poesía: Todos los instantes; Un millón de pájaros muertos; Los hombres que vienen de morir; Fuego donde dice paraíso; Bajo palabra; Suma del árbol, antología personal; Sangradas escrituras: antología de la nueva poesía en la frontera; Postal de sequía; y, Del diario hastío. Ha recibido entre otros los reconocimientos: Premio Nacional Certamen Mayor de las Artes y las Letras; Bienal Juan Beroes; Premio Nacional de Teatro de Muñecos, con su grupo de Títeres Kinimarí; y, Bienal Ramos Sucre.

152


Freddy Ñáñez

TAUTOLOGY TRUE, it is easier to modify the weight of everything than it is to change its name. Once touched by its name, it cannot live without it. It is impossible, I repeat, to call something differently that was born from a name. We can invent another tongue, place ourselves in another voice, we can change the alphabet, make it mute and things will still rise up against our willful censure. Then, like someone looking at herself before a mirror they will name themselves in the silence.

TAUTOLOGÍA CIERTO, es más fácil modificar el peso de todas las cosas que cambiar sus nombres. Lo que había sido tocado por éste no podrá vivir fuera de él otra vez. Es imposible, repito, llamar de otro modo aquello que nació a partir de un nombre. Podríamos inventar otra lengua, ubicarnos en otra voz, podríamos cambiar el alfabeto, hacerlo mudo y de todos modos las cosas se levantarán frente a nuestra empecinada censura. Entonces, como quien se mira ante un espejo ellas se nombrarán a sí mismas en el silencio.

TESOROS VENIDOS A MENOS en el mezquino goce. Demasiado tarde. No entendía de cantares excelsos, la música de lo maravilloso me abandonó enseguida. ¡Ah la humanidad que arrastro! esa hambruna sin fondo me ancló en un puerto aciago. Todo lo humano es herida, un ser humano es la migración de los pájaros. Queda demasiado distante todo al hombre. Incluso la vida le es remota en su región extraviada. 153


Revista Prometeo

DÓNDE REVIENTAN las olas del tiempo, dónde anida el barco de la eternidad. Desde aquí nada puede verse. Sólo el humo da forma a los años. Todo pudre la contemplación: los frutos, las aguas, las embarcaciones. El reloj se ha detenido ya, y bajo mis pies una alfombra de miseria ejecuta su danza ¿es simulacro de los vientos perdidos? ¿es la resonancia desafortunada de nuestra caída? ¡Desde aquí nada puede verse! Se ha hecho tarde para comprender, demasiado tarde.

TANTO ME ALUDE ese grito. Grito que me apellida y que me urge. Grito que es polvo taimado en la garganta. Que no pudo enterrarse con su dueño y ahora es la estatua del hueso nunca ajeno. Queja de nadie. Y me grita desde adentro. Tanto que estoy sordo en mi difunto ruido. Grito que me fosa la mirada y que es humano aún en su rugir mosaico. Tiene derecho a ser eterno y agudo, a pasearse en los solares y estar desafinado. Aunque se pudra la cosecha entera y el consuelo: suyo es el tiempo de sonar. Es la forma del que Nadie Nombra, este chillido. Mi paisano, el desaparecido, se busca y nada acierta entre sus pares. Me grita y no me suelta. Se nombra y quién voltea su costado hacia afuera, quién lo reclama, quién lo encuentra. Tanto suena su verdad que ritma en la garganta de los ríos. Y es un decir perpetuo porque como grito nos gana en verbo y nos sigue el paso y nos espera.

154


Freddy Ñáñez

Del Diario hastío, 2013

9 Desde que nace, el hombre comprende su finitud. De paso por la vida las palabras serán sus grandes amistades. En la soledad de su especie fundará la esperanza con el mismo verbo de su ruina. Es la vida un oficio de palabras que se alterna: coleccionar verdades, desbaratar sueños. Y reconocerse cuando le relampaguea un silencio. De ser más lento sería eterno el hombre. 19 Asistí anoche al funeral de un músico y amigo de juventud. No vi su cadáver, el féretro estaba flanqueado por tres figuras imponentes: la guitarra, el amplificador y su pedalera de distorsión. Hasta entonces pude vivenciar el múltiple sonido de esas cuerdas psicodélicas y místicas. Y el alma retrocede, delega al cuerpo lo sublime. Sólo vivimos con vista la muerte. Sólo oímos la música cuando ésta calla. 29 Cumplí 33 años. Estuve esperando todo el día mi desplome. Ahora tengo miedo de que nada pase. Después de los treinta el cansancio es el mismo. Ni siquiera el vértigo se renueva. Pienso en lo que seré a futuro si todo es monótono como hoy. De niño rogaba morir antes que mis padres. Erróneamente se cree que los muchachos no se ocupan de estos asuntos… que no tienen edad para negros pensamientos. La muerte siempre está a la misma distancia.

155


Revista Prometeo

48 Al nacer nos dicen: “eres único”. La naturaleza ha hecho bien su trabajo al aislarnos. “Piezas solitarias” es lo que quieren decirnos. Único: genéticamente incapacitados para salir de sí. Extraños en el mundo, ajenos a todo. Nacemos y envejecemos con esta consciencia biológica de ser irrepetibles. Al tratar de violentar la ley, algo grita en nosotros y nos impide violar la cárcel del cromosoma. La sangre se congela y el organismo ataca la insubordinación. Reprime al incopiable. Amar algo que no seas tú se manifiesta como una enfermedad. Y la vida humilla todo impulso en su contra. Nos cura. Cuando logramos trampear su fortaleza, castiga el artificio con un nuevo ser único. Es su ciclo. Seis billones de únicos en la tierra. Lo absurdo es que semejante anatema resulte un don para muchos. 141 Todo poema es en el fondo un testimonio del conflicto universal. Cada intento se inscribe en el ominoso momento aquél en que todo se partió en dos. 148 Ante un cuerpo desnudo vamos a ciegas necesariamente. No con los ojos sino con el tacto copió el Creador las formas primarias del universo. Tocar es el plagio original y no el verbo como pretenden los escribas. 157 La vigilia y el sueño tienen la misma raíz: el vacío. En ambos extremos del alma el conocimiento está al alcance. Escucha a la serpiente nocturna. 156


Sore Snid Berrío

Fotografía de la autora

Colombia | 1979

Sore Snid Berrío es poeta y artista plástica. Nació en Medellín. Es cofundadora del Grupo Juglares del Sueño, en el que fue guionista y voz por cinco años.

Sus poemas han sido incluidos en diferentes revistas y periódicos nacionales. Con su libro Diálogo in-verso en-verso, publicado en 2010, obtuvo el segundo premio en Ediciones Embalaje Museo Omar Rayo, Encuentro de Mujeres Poetas Colombianas, 2009.

En sus palabras: “El universo se expande rasgando el silencio. Movimiento rítmicoesférico-espiral-alado cargado de luz. Es el azar que cruje y toma conciencia. Es el inicio, volumen insidioso, la perspectiva de una célula, fuego dentro del fuego. Latido, respiración, vibración interna que se agita hasta el gemido, flecha fonética que apunta con su hilo de plata, hacia el camino de la historia”.

157


Revista Prometeo

THE SORCERESS The sorceress had red eyes and a rigid back The right hand obeyed the sun The left obeyed the flowing of the seas The sorceress’ waist knew all the bends in the rocks And each leg, the first indication of wind and of celestial hurricanes. The sorceress lived in the hat of the universe and traveled to the Pleiades … to taste mushrooms. Because the sorceress Had red eyes and a rigid back The right hand obeyed the sun The left obeyed the flowing of the seas The sorceress’ waist knew all the bends in the rocks And each leg, the first indication of wind and of celestial hurricanes. The sorceress lived in the hat of the universe and traveled to the Pleiades …to taste the flesh of god.

LA MAGA La maga tenía los ojos rojos y la espalda rígida La mano derecha obedecía al sol La izquierda al fluir de los mares La cintura de la maga conocía todos los recodos de las piedras Y cada pierna, la primicia del viento y los huracanes celestes. La maga habitaba en el sombrero del universo y viajaba a las pléyades …a saborear hongos Porque la maga tenía los ojos rojos y la espalda rígida La mano derecha obedecía al sol 158


Sore Snid Berrío

La izquierda al fluir de los mares La cintura de la maga conocía todos los recodos de las piedras Y cada pierna, la primicia del viento y los huracanes celestes. La maga habitaba en el sombrero del universo y viajaba a las pléyades …a saborear la carne de dios.

PIEL DEL POETA He vivido en esta madriguera que abriga a todos y a uno recorriendo el pasillo de los sacrificados rumiando entrañas al lado del estiércol Algunas cucarachas vienen a saborear mi exilio Tuve un sueño donde caminaba apretando con fuerza un báculo en forma de hongo y llovían flores de loto como lágrimas

Hay tierra sobre mí y debajo de mí Para despertarme cada día debo escarbar con las uñas la tierra de los ojos Por las paredes transcurren rostros que vienen a hacer su concierto sin palabras Intento escuchar la música

Un sobresalto en la arena me recuerda el abismo Y empiezo a girar.

159


Revista Prometeo

Fredy Yezzed

Fotografía: Sofía Maracena Castillón

Colombia | 1979

Freddy Yezzed es Poeta, cuentista e investigador literario.

Después de un viaje de seis meses por Suramérica, se radicó en Buenos Aires, donde estudia el género del poema en prosa argentino.

Tiene publicados los libros de poesía: La sal de la locura (Premio Nacional de Poesía Macedonio Fernández, Buenos Aires, 2010); y El diario inédito del filósofo vienés Ludwig Wittgenstein, 2012.

Como investigador literario escribió los estudios: Párrafos de aire: Primera antología del poema en prosa colombiano, 2010 y La risa del ahorcado: antología poética de Henry Luque Muñoz, 2015.

160


Fredy Yezzed

THE UNPUBLISHED DIARY OF THE VIENNESE PHILOSOPHER LUDWIG WITTGENSTEIN (Fragments) 1. Reality is limited by the totality of poetry. Poetry does not have limits. 1.1

1.11

Poetry is a garden: a garden that speaks of other gardens. Poetry, in a word, Mr. Interviewer, is requiem.

1.12 But the best definition of poetry is the following proposition: Poetry is neither one thing nor the other; perhaps it is not the third thing, either.

1.13 Language is the flower, says MallarmĂŠ. If that is so, then, poetry is its flowering: enchantment of the flower. 1.2

Under the Winter: perhaps its warmest, most productive den.

1.22

& that silence‌ (

1.21 The only enemy of poetry is the poet: there, it is he against himself.

) is language reclaiming its own poetry.

1.3 The world has always been a collection of walls, & language is nothing more than one of those inquisitions from heaven. Poetry alone has the daring to leap over it. 1.31 Poetry is like the almond sweet-smelling and its fruits bitter.

tree:

its

flowers

are

1.32 To knot one word to another, with the hope of joining men together. 1.33 Poetry that does not open its arms is a mutilated poetry. 1.4

The meta-poetic are the spiders that eat their mother.

161


Revista Prometeo

EL DIARIO INÉDITO DEL FILÓSOFO VIENÉS LUDWIG WITTGENSTEIN (Fragmentos) 1. La realidad está limitada por la totalidad de la poesía. La poesía no tiene límites.

1.1 La poesía es un jardín: un jardín que habla de otros jardines. 1.11 Poesía, en una palabra, señor entrevistador, es réquiem.

1.12 Pero la mejor definición de poesía es la siguiente proposición: Poesía no es ni lo uno ni lo otro; quizá tampoco lo tercero. 1.13 El lenguaje es la flor, dijo Mallarmé. Si esto es así, entonces, la poesía es la floración: encantamiento de la flor. 1.2 Under the Winter: quizá su madriguera más cálida, más productiva. 1.21 El único enemigo de la poesía es el poeta: allí, es él contra él mismo. 1.22 & ese silencio… ( poesía.

) Es el lenguaje que reclama su propia

1.3 El mundo siempre ha sido una colección de murallas, & el lenguaje no es más que una de esas inquisiciones del cielo. La poesía solo comete la osadía de saltarla.

1.31 La poesía es como el almendro: sus flores son perfumadas y sus frutos amargos. 1.32 Anudar una palabra a otra, con la esperanza de unir un hombre a otro. 1.33 162

1.4

La poesía que no extiende los brazos es una poesía mutilada. Lo meta-poético son las arañas que se comen a su madre.


Fredy Yezzed

VOY POR EL MUNDO CON UN AGUJERO DE BALA en el pecho. El aire me atraviesa de frío. Los niños juegan a asomarse de un lado y otro. Por allí, la única mujer se me fugó y la única orquídea que sembré no quiso echar raíces. Voy con esa música de violín perforada. Con ese delirio de insomnio.

Voy caminado por las calles con un agujero de bala en el pecho. Represento muy bien mi papel de muerto. La gente no se asombra de verme malherido y distante. Los hombres meten su dedo índice comprobando que no es un engaño. Creen meter el dedo en un sueño. Y la pérdida es que despierto y la herida sigue sangrando. Es un sueño que me sostiene de los hilos del mundo.

Es un agujero de bala donde me cabe todo el mundo.

ES CLARO QUE DIOS SE ESCAPÓ DE MI CRÁNEO. Que se fue dejando una estela de sangre. Una gotita que un gorrión pisa y esparce sobre el piso blanco.

Escuchaba yo una llanura de carneros, los oía arrancar con sus quijadas las raíces. Ese ruido cuando arrancamos la hierba, ese mismo ruidito cuando arrancamos una rosa como un cabello. Tal vez quise decir que escuchaba voces. Un susurro inesperado al cruzar la calle. Volteo y miro alrededor y no hay nadie, pero alguien que no está me mira desde la esquina. Solo. Inquietante. Fue el viento, me digo.

Fue sólo el viento, me repito. 163


Revista Prometeo

Mikeas Sánchez

Fotografía de la autora

Nación Zoque, México | 1980

Mikeas Sánchez es poeta, narradora y educadora. Pertenece a la Nación Zoque; desde su infancia se nutrió de este espíritu directamente por las narraciones de su madre.

En sus poemas se refiere al amor y el desamor, a la divinidad, a la vida, a la muerte, al mar, a la lluvia, a la naturaleza.

En 2004 obtuvo el Premio Estatal de Poesía Indígena Pat O’ tan; y en 2005 el Primer Premio de Narrativa Y el Bolom dice. Es autora del libro Tumjama Maka Müjsi (Y sabrás un día), 2006. Incluida en la antología de poetas chiapanecos Los Abismos de la Palabra, 2005; y en el CD Lluvia de Sueños II y III Escritoras y cantantes indígenas mexicanas. En palabras de Mikeas Sánchez: “En las lenguas indígenas de México se ha llegado a un acuerdo para traducir poesía de tal forma que en castellano diga “palabra que florece”; en zoque seria Jüyübyabü tsame, pero esta palabra tiene otros significados: palabra cantada o palabra dolorosa”.

164


Mikeas Sánchez

SEVEN I am the planter protector of this land the flower of the corn With my ancient eyes I observe with my heart I choose each seed my understanding of the world is not in a bucket I speak with the owner of the hill I squabble with the malignant plants I am a provocateur of invisible beings my voice is heard to the edges of the mountains because no one can deny my passage through the universe

SIETE Soy el sembrador protector de esta tierra la flor del maíz Observo con mis ojos antiguos elijo con el corazón cada semilla no es en balde mi conocimiento del mundo Converso con el dueño del cerro riño con las plantas malignas Soy el provocador de los seres invisibles mi voz se escucha hasta los confines de las montañas porque nadie podrá negar mi paso por el universo 165


Revista Prometeo

JESUCRISTO NO ENTENDIÓ JAMÁS LOS RUEGOS DE MI ABUELA Mi abuela nunca aprendió español tuvo miedo del olvido de sus dioses tuvo miedo de despertar una mañana sin los prodigios de su prole en la memoria Mi abuela creía que sólo en zoque se podía hablar con el viento pero se arrodillaba ante los santos y oraba con fervor más que nadie Jesucristo nunca la escuchó la lengua de mi abuela tenía el aroma de las pomarrosas y el brillo de una estrella le nacía en los ojos cuando cantaba San Miguel Arcángel nunca la escuchó los ruegos de mi abuela a veces eran blasfemias jukis’tyt* decía y los dolores cesaban patsoke** gritaba y el tiempo se detenía bajo su cama En esa misma cama parió a sus siete hijos *Mierda de zopilote **Bastardo

MI VIRGEN SE LLAMA SOLEDAD Oh Virgen de la soledad te acuestas a mi lado para echarme en cara la tristeza de mi oficio me embistes por la espalda como buena enemiga Los niños que jugaron conmigo ya no son niños ahora se inyectan heroína beben cerveza y nunca más sueñan 166


Mikeas Sánchez

son los parricidas y golpeadores de Dios Las niñas también crecieron ahora son mujeres llevando sobre la espalda a sus hijos bastardos mujeres que lloran por sus hombres muertos en la frontera Oh virgen de la soledad hiciste de mi paria corazón tu templo el mismo templo donde jugué con aquellos niños que nunca más volveremos a ser

DOS Señor del viento oh grande Sawabät es tiempo de lluvia son días de norte Que no pase tu enojo por mi milpa protege mi cosecha enaltece mi trabajo Este será mi alimento de aquí saldrá tu ofrenda de aquí comerán mis hijos De este cultivo emergerá el maíz rojo que cura del espanto De estas mazorcas crecerá el maíz negro que conduce al camino de la muerte  

167


Revista Prometeo

Andrés Uribe

Fotografía del autor

Medellín | 1982

Andrés Uribe es poeta, narrador y performer.

Ha publicado Los tubos cristalinos de la noche (poesía), El caso Tangai (cuento), Abraxas (poesía) y El espejo es otro (prosa poética). Tiene en preparación el libro de poesía El párpado de la noche. Algunos de sus textos han sido publicados en revistas y antologías literarias de Colombia y México, entre ellas: Prometeo, Puesto de combate, Punto Seguido, Cariátide, Otras voces y Poetas Bajo Palabra.

En sus propias palabras: la poesía es el lenguaje del hombre abierto y libre, más allá de las clasificaciones de género, el instrumento de liberación de la conciencia por antonomasia, tan urgente y eficaz como la propia fuerza de la vida, ya que es su expresión directa, su naturaleza real manifestándose en palabras, en imágenes, en memoria, sonido, habla, gesto, símbolo, cuerpo y acto.

168


Andrés Uribe

DREAM Dream hunter take care in the valley of gnomes where the tree dissolves in the flower, where the scented air drowns you among poisons where the nymph and her song embraces you toward the bottom of the lake Dream hunter be careful do not you succumb to the dream you follow kill it or kill yourself but return with eyes open.

ENSUEÑO Cazador de sueños ten cuidado en el valle de los gnomos donde el árbol se disuelve en la flor, donde el aire perfumado te ahoga entre venenos, donde la ninfa con su canto te abraza hacia el fondo del lago. Cazador de sueños ten cuidado, no sucumbas al sueño que persigues: mátalo o mátate pero vuelve con los ojos abiertos.

169


Revista Prometeo

EL ESPEJO SURREALISTA “La mente crea el lugar en que se halla”. Aldox Huxley

Después de observar mi traje nuevo en el espejo, de palpar sus suaves texturas con mis manos, de sentir el olor de aquellos linos, decido alejarme del reflejo. Sin embargo, y aún no entiendo cómo, mi reflejo no toma sentido inverso, según las leyes físicas. Entonces me detengo a observar aquel fenómeno: mi reflejo camina hacia mi cuerpo... No sé qué hacer. En segundos cruzaré la frontera del espejo... De espaldas observo lo sucedido; el espejo se quiebra en infinitos pedazos, fragmentos diminutos que recuerdan mis anteriores vidas... “Yo” me mira a los ojos fijamente, me observa como si me conociera íntimamente... Ante esta situación desconcertante lo miro fijamente y me doy cuenta de que el marco del espejo se halla a mis espaldas... Confundido me dirijo al armario de donde extraigo un revólver cargado con el que apunto a mi doble, a quien sin pensarlo, disparo en la frente... Cuando la bala va a mitad de camino, me doy cuenta de que ha hecho exactamente lo mismo...

170


Marisol Bohórquez

Fotografía de la autora

Colombia | 1982

Marisol Bohórquez es poeta y Administradora de Empresas.

Estudió igualmente Ingeniería Industrial en la UNAD y Especialización en Gerencia de Salud Ocupacional en la Fundación Universitaria del Área Andina.

Ha participado en concursos literarios convocados desde España y sus microrrelatos han sido publicados por la Editorial Letras con Arte en las antologías: Fuego, aire, agua y tierra y La mar y sus gentes. La Editorial Común Presencia publicó su primer libro, La soledad de los espejos, en enero de 2016.

171


Revista Prometeo

BLOOD OF GODS In a dream, I saw the hidden soul of plants descend. Its blood was a torrent, like the notes of a melody, sliding softly through mydriatic pupils and dividing itself into copious particles that enveloped me completely in their dance, as in a labyrinth where you fall, and feel you have lost the consciousness of having a body. They had transcended the world of the living and occupied the space of souls that are called on to serve. I heard the echo of their voices and defended my delirium.

Poetry was liquid and vibrated in my pores wanting to escape like a halo everything submerges. My legs seemed to be of fire and my arms two marionettes the wind tossed wherever it wanted. I wanted to see my image before the mirror and did not recognize my face. Time managed to stand still. Sounds exploded copiously in mi brain and Mahler agitated his demons in each cell of my skin like a drunken lover. I understood that beyond my bones and of the vanity of the world, floats a spirit that belongs to the first gods, to history and to myth still untested.

I gathered in my hand, under the power of the god Hypnos, the sacred tears that grow like exotic flowers in the misery of beasts. Its bitter nectar was at that time my greatest nourishment. They came to pour, on my treacherous tongue, its mud-flavored essence, like the world’s pestilence that raptures us, but its intense perfume flooded my blood, and my senses reached an occult power that does not favor mortals.

172


Marisol Bohórquez

SANGRE DE DIOSES Yo vi descender en un sueño el alma oculta de las plantas. Su sangre era un torrente, como las notas de una melodía, deslizándose suavemente a través de midriáticas pupilas y dividiéndose en copiosas partículas que me envolvían por completo en su danza, como en un laberinto donde vas cayendo, sintiendo que pierdes la conciencia de tener un cuerpo. Ellos habían trascendido el mundo de los vivos y ocupaban el espacio de las almas que son llamadas a servir. Escuché el eco de sus voces y defendí mi delirio.

La poesía era líquida y vibraba en mis poros queriendo escapar como un halo que todo lo inunda. Mis piernas parecían de fuego y mis brazos dos marionetas que el viento direccionaba a su antojo. Quise ver mi imagen frente al espejo y no reconocí mi rostro. El tiempo logró ser detenido. Los sonidos estallaban copiosamente en mi cerebro y Mahler agitó sus demonios en cada célula de mi piel como un amante ebrio. Comprendí que más allá de mis huesos y de la vanidad del mundo, flota un espíritu que pertenece a los dioses primeros, a la historia y al mito aún no probado.

Recogí en mi mano, bajo el poder del dios Hipnos, las lágrimas sagradas que crecen como flores exóticas en la miseria de las bestias. Fue entonces mi mejor alimento su amargo néctar. Ellos vinieron para derramar sobre mi traidora lengua su esencia sabor a fango, como la peste del mundo que nos arrebata, pero su intenso perfume se desbordó por mi sangre, y mis sentidos alcanzaron el poder oculto que a los mortales no asiste.

173


Revista Prometeo

LA ENFERMEDAD DE LAS HORAS ¿Cómo podrían las horas calmar su dolor? Llevan sobre sus espaldas excesiva culpa. De cada segundo sepultado, del tiempo de la oruga que ha pasado en vano porque nadie comprende el vuelo de la mariposa. De la estación de la rosa, que abre y cierra sus pétalos al viento derramando inútilmente su fragancia mientras la mano desgarra su corola o el invierno arrebata sus matices. Como palabras escritas en el papel que bajo el agua se diluyen y escapan formando un solo universo líquido, son las doce bailarinas del reloj un océano de historias desechas que arrastran al hombre en un barco a toda vela. ¡Pobres enfermas que sufren! tras la herida del amor –perfecto crimen– y las huellas de otras guerras que se luchan. La vida, no es más que el vibrante latir de las horas que esquivaron sus males.

174


Hugo Oquendo Torres

Fotografía: Leidy Yulieth Montoya

Colombia | 1982

Hugo Oquendo Torres es poeta, teólogo y profesor.

Ha escrito cuatro libros de poemas, un libro de cuentos y algunos ensayos de teología. En sus palabras: “La teología en nuestros tiempos tiene que renovarse, dejar ese hermetismo academicista y abrirse a dialogar y acostarse con otros saberes, porque es la riqueza misma del pensamiento; no se trata de un pensamiento aislado, parafraseando a Edgar Morin, quien habla de los saberes como saberes que se encuentran; no hay un pensamiento aislado, sino una visión de conjunto”.

175


Revista Prometeo

To the Memory of the Widows of Uraba OTHER SILENCES (Catharsis of memory I) Everything was one long party until they came; my village was used to dressing itself with colored parades; the children played well into the night and were never sad. The hot sand of my village enjoyed itself with the wind, making mischief to fix like dirtying Mrs. Julia’s white dress.

What’s more, when the silence visited us, the laughter of the children was never heard again, nor the vulgar cackling of the old men that used to play dominos under the shade of the almond tree, on Mr. Hernan’s corner.

When the silence came, my house’s garden turned pale till penned itself up in its profound muteness. Neither was the murmur of the creeks to be heard anymore, nor the street clamor, not even in the noisiest whorehouses in my village: Eightieth, The Red Skin and The Stables. When the silence incrusted itself in our time, appropriating our space, my family stopped making snacks and sweets for my street in my neighborhood. Everything got colder to the point that many grandfathers died of loneliness, because little by little the sun’s embrace was denied them. When the silence came to my village, my father yelled out, but later was silenced. When the silence visited us in Uraba. ¡Sh! Everything was left mute.

176


Hugo Oquendo Torres

A la memoria de las viudas de Urabá OTROS SILENCIOS (Catarsis de la memoria I) Todo era una sola fiesta antes que llegaran ellos; mi pueblo acostumbraba a vestirse con coloridas comparsas; los niños jugaban hasta bien entrada la noche y nunca estaban tristes. La arena caliente de mi pueblo se divertía junto con el viento, creando artificios para resolver cómo ensuciarle el vestido blanco a doña Julia.

Mas, cuando nos visitó el silencio, no se volvieron a escuchar las risas de los niños, ni las carcajadas vulgares de los viejos que acostumbraban a jugar dominó bajo la sombra del almendro, en la esquina de don Hernán.

Cuando llegó el silencio, el jardín de mi casa se tornó pálido hasta quedarse confinado en su profundo mutismo. Tampoco se oyó más el murmurar de los arroyos, ni la algarabía callejera, ni aun en los putiaderos más bulliciosos de mi pueblo: La Ochenta, El Piel Roja y La Pesebrera.

Cuando el silencio se incrustó en nuestro tiempo, apropiándose de nuestro espacio, mi familia no elaboró más la natilla y los buñuelos en la calle de mi barrio. Todo se fue enfriando hasta el punto que muchos abuelos murieron de soledad, porque se les fue negado el abrazo de sol. Cuando llegó el silencio a mi pueblo, mi padre levantó el grito, pero luego fue silenciado. Cuando nos visitó el silencio en Urabá. ¡Ssh! Todo quedó mudo.

177


Revista Prometeo

ESPEJISMO ESPOSO (Catarsis de la memoria II) Tracé mi destino bajo la almohada. Cuando llegue la hora y me vengan a buscar, di que no estoy. Di que emprendí un viaje a tierras foráneas y que no regresaré jamás. Di que no es preciso asesinarme, porque ya morí. Di que no es necesario el entierro, porque ya me sepulté en el olvido.

Di que el arroz está maduro, el maíz se está perdiendo, la yuca se pasó y el cultivo de plátano se lo comen las aves, y no hay quién coseche porque me fui. Di que me fui hacia la Serranía del Abibe donde nace el sol y la lluvia es ciega. Di, mujer, que no me fui de pesca. Sólo di que me fui y no regreso jamás, diles que ahí les dejo su puta parcela.

Me esconderé bajo tu piel. Lloraré y observaré con tus ojos cómo se llevan mi cuerpo para exponerlo a la tortura. Mi cuerpo, mujer, no lo hallarás, porque será abono para el arroz, el maíz, la yuca y el plátano. Pero, continuaré escondido bajo tu piel aunque mi cuerpo lo encuentres años después en una fosa común.

EN EL PRINCIPIO ERA EL MAR Tocar la piel de un árbol, apalabrar la brisa. Todo árbol antes fue una sombra. Una sombra del viejo mar anclado en su azul. Hoy la costa brama su nombre, nombre de salitre, viento y arena. Toda piel fue antes el mar. 178


Hugo Oquendo Torres

MEMORIA (Catarsis de la memoria V) Cuando los nuestros se van, los que quedamos padecemos el horror de la muerte, porque al final aquellos que mueren simplemente descansan del trance de la vida. En cambio los que quedamos nos morimos en una eternidad silente, desconociendo la puesta del sol. El dolor es la bebida que nos da a probar la historia en una copa llamada cuerpo. Una bebida de sufrimiento y esperanza. Sufrimiento porque en el brebaje de la vida, el dolor nos hace humanos; y en el hechizo de la esperanza descubrimos que nuestros sueños no han sucumbido en el verano.

En este éxodo humano de éxtasis, piel y sexo, nuestras lágrimas se transforman en ríos de sal, mientras hacemos de tripas esperanza los recuerdos, que como dientes hieren nuestros pies. Puesto que esos que han muerto viven en nuestra historia, a la vez que morimos en el solitario olvido. La muerte es un pasaje y adornada con flores, la vida es un canto fugaz.

179


Revista Prometeo

Luis Arturo Restrepo

Fotografía: Youtube

Medellín | 1983

Luis Arturo Restrepo es poeta y profesor del Instituto de Filosofía de la Universidad de Antioquia.

Con su libro Réquiem por Tarkovski, ganó el Primer Premio Nacional de Poesía Joven, convocado por el XXI Festival Internacional de Poesía de Medellín. También es autor del libro Apuesta de cenizas, 2010. En dos ocasiones obtuvo la beca a la Creación Artística Ciudad de Medellín en la modalidad de poesía (2009, 2013). Según Lucía Estrada “Apuesta de cenizas recobra una antigua mirada, una lucidez, una aguda atención al devenir del hombre entre las cosas y frente a la naturaleza, frente al amor, el deseo, la esperanza, el olvido y la muerte, en cuya cercanía sentimos ascender el ritmo sostenido de sus palabras”.

180


Luis Arturo Restrepo

From In the Fire, the Look, 2014 Two serpents coil themselves around the line left by my writing. One is restraint, the free will of scream or silence. The other drags itself full of itself, attacks the air left by each pothole, bucks before tamed words. They both look for each other. They bite each other, lacerate each other, and the venom on the page is the trail they set aside for the poem’s ending. Submissive, the words shatter in pieces. There are not enough syllables to satisfy both their appetites. The die is cast.

De En el fuego, la mirada, 2014

Dos serpientes se enroscan en torno a la línea que deja mi escritura. Una es la mesura, el libre albedrío del grito o el silencio. La otra se arrastra a plenitud, ataca el aire que deja cada bache, corcovea ante la palabra domesticada. Ambas se buscan una a la otra. Se muerden, se laceran, y el veneno en la hoja es el rastro que destinan para el final del poema. Sumisas, las palabras se parten en pedazos. Para ambas no alcanzarán las sílabas que sacien su apetito. La suerte está echada.

Sin el fin de la oscuridad y la muerte, habría que hacerse con la palabra una casa, réplica del canto, reposo austero del cuerpo; vivo surgimiento de la luz, débil y precaria por cierto, pero luz al fin y al cabo. Resistencia contra el olvido que no perece en sangre, que no merece la sangre, hecha ritmo del corazón que -latiendo bajo fuego, resistiendo, sílaba anhelada- se niega a resurgir ceniza. Porque ceniza sobre ceniza, es la palabra que irrumpe, gritando su silencio

181


Revista Prometeo

GIORGOS SEFERIS Nos fue devuelta la tierra que antes era de nuestros padres. Nos fue devuelta pedazo a pedazo. Toda sobre la frente que carga con el aullido de la muerte. Madre yace, suponemos, bajo la hierba que se seca entre el sol y la ira.

Padre, según nos han dicho, padece aún la repartición de sus miembros y en las noches sin luna implora por encontrarse.

Nos fue devuelta la tierra que antes era de nuestros padres. Intentaremos remover cada raíz que se ata al pasado. Después de recoger la nueva siembra, dejaremos los surcos abiertos. Nuestros pasos en los suyos, se encontrarán codiciando la sangre.

Cuando la vida se ha vuelto ese interminable aplazamiento del mañana, he ahí el momento exacto para volver la mirada sobre la roca y entender con ella la quietud del camino. No hemos nacido para la huida. El tiempo aplaza las huellas que no veremos. En su lugar, el polvo se acumula para que sean otros quienes desaparezcan en nuestros pasos.

La palabra cotidiana encarna la vida. A su sombra, la realidad desliza una luz pavorosa que nos niega. Si tan sólo la poesía lograra alcanzar el límite procurado entre el decir y el callar, otro, quizá, sería el sol que ardería ante nuestros ojos.

182


Fátima Vélez

Fotografía de la autora

Colombia | 1982

Fátima Vélez es poeta, cuentista y ensayista. Estudió literatura en la Universidad de los Andes, maestría en Escritura Creativa en la Universidad Nacional de Colombia y maestría de Escritura Creativa en la Universidad de Nueva York.

Ha sido profesora de escritura creativa y gestora cultural. Fundó Residencia en la Tierra, residencia para artistas. Ha participado en los festivales de poesía de Cali, Bogotá, Manizales y Zamora (México). Su libro de poesía Diseño de Interiores ganó el concurso Nacional de Poesía Ciudad de Bogotá 2015, premio no otorgado, por faltar su firma en el formulario de inscripción. Su primer libro Casa Paterna (Universidad Externado de Colombia, 2015) es una antología de cuatro libros inéditos: Orillas; Diario del refugio; Diseño de Interiores; y Del porno y las babosas, este último en colaboración con la artista Power Paola, verá la luz próximamente en la editorial brasileña independiente DEEP.

183


Revista Prometeo

From Shores, 2003 FIRST SHORE we distanced the body from the dismembering of its limbs and we could not avoid that tide go out there a man lying open fragmented like everything we were trying to save we looked closer cleaned sight to confirm that it was not a stain man’s body confirmed

and if the earth trembled while he looked at me it was because my roots returned to life in his body the skies again became fertile and we planted the gardens that rippled in nothingness we gave life to seas that grew among fishes and the body remained firm and was evidence that it was not the earth that trembled but silence

184


Fátima Vélez

De Orillas, 2003 PRIMERA ORILLA alejamos al cuerpo del desprendimiento de sus partes y no pudimos evitar que la marea descendiera allí un hombre tendido abierto fragmentado como todo lo que intentábamos salvar acercamos la mirada la limpiamos para confirmar que no fuera otra de sus manchas cuerpo de hombre confirmamos

y si la tierra tembló mientras él me miraba fue porque en su cuerpo resucitaron mis raíces de nuevo los cielos eran fértiles y sembramos jardines que ondularon en la nada dimos vida a los mares que crecieron entre peces el cuerpo se mantuvo firme y fue evidencia de que entonces no era la tierra la que temblaba sino el silencio

185


Revista Prometeo

TERCERA ORILLA Si hemos de callar todo este tiempo que sea para siempre. Tú dirás que no es posible hablarme con el cielo mojado y que ahora que empieza a inundarse no puedes distinguir si son tuyos 2 o míos los cielos que se abren, los mares que se aproximan a la catástrofe. Si es por eso que se te enmudecen los ojos y las manos y andas ciego de voz y las palabras se vuelven mariposas que te enredan la garganta, si es por eso, que sea para siempre. Yo por mi parte puse las manos sobre una piedra oscura sin saber que iba a morir, que iba a ser un acto milagroso despertar para suplicarte que no estallaras, que no estallaras mientras estuviera envuelta en esa niebla que escogiste respirar

OJOS ABIERTOS sin poder distinguir si soy yo o es la distancia apresurando el cuerpo enmudeciendo los pasos que se acercan vigilando los rincones que no están pero que a ti se dirigen con esa voz de donde huyen las cosas en el fondo algo amanece sin poder asegurar que sea el sol o el deseo de verter mi corazón sobre todo lo que veo 186


Annabell Manjarrés

Fotografía de la autora

Colombia | 1985

Anabell Manjarrés es poeta, narradora, comunicadora social, periodista, bloguera.

Escribe desde los trece años de edad. Sus textos han sido incluidos en Labra Palabra y Poema al Viento.

Autora de los poemarios El espejo lunar blanco y Óleo de una mujer acosada por el tiempo. Éste último obtuvo el primer lugar en el Concurso de Poesía y Cuento Joven 2013 de la Gobernación del Magdalena.

187


Revista Prometeo

SELF PORTRAIT I am the finger that points at me, the one who from shadows illuminated sprout. Everything runs mi through water, light, the wind, hope, my man, the darkest sentiments and the most merciful.

I am going with the silent days and I will remain in them, I embrace the backs of those who turn them on me; I obligate parks to extract me from routines and it is my hair, the wounded grass that pronounces my name. I fumble forward touching bodies of men and women, I go fanning myself with my sovereign nuances. And I hurl myself. Listen how I fall from my false illusions together with that other that taught me to fly.

188


Annabell Manjarrés

AUTORRETRATO Soy el dedo que me señala, la que de las sombras iluminada brota.

Todo me atraviesa el agua, la luz, el viento, la esperanza, mi hombre, los sentimientos más oscuros y los más clementes.

Me voy con los días de silencio y me quedo en ellos, abrazo las espaldas de quienes me las dan; obligo a los parques a sacarme de la rutina y es mi pelo la hierba herida que pronuncia mi nombre. Voy a tientas tocando cuerpos de hombres y mujeres, voy abanicándome con mis soberanos matices. Y me lanzo. Óyeme como caigo de mis falsas ilusiones junto a ese otro que me enseñó a volar.

189


Revista Prometeo

OTRO PREJUICIO Me enseñaron que la vida de hombre en mujer es perra y que los años son maestros de los días aprendices. Pero hasta el tiempo es un suceso de la tierra que gira y se desplaza, el campanario de una catedral, un reloj caro en el brazo izquierdo, otro prejuicio más.

QUE ME DESGARRE UN AVE

190

Es preferible que me desgarre un ave, a que manos callosas sólo busquen moldear mi forma. Que me desgarre un ave hasta sangrar, Y así ver el río púrpura que circula en mi interior. Que sus garras sean tan cristalinas como un grito, y que en la profundidad de sus ojos posea el misterio de la creación. Que me desgarre un ave de plumas negras y reflejos violetas, para que otorgue la forma original a este fondo inacabado.


Hannah Escobar

Fotografía: Simón Mesa Soto

Colombia | 1982

Nació en Titiribí-Antioquia en 1985, es Es poeta, escritora, Química Farmacéutica de la Universidad de modelo, actriz y química farmacéutica. Antioquia. Asistió a los talleres de escritura de la Corporación Prometeo.

Trabajó durante un tiempo en el Ministerio de Salud y Protección Social de Colombia. En 2014, con su poemario De la propensión a olvidar todas las cosas, obtuvo el Segundo Lugar en el V Premio Nacional de Poesía Obra inédita, convocado por la Tertulia Literaria de Gloria Luz Gutiérrez.

191


Revista Prometeo

SIGHT Poor hope sleeping like a bird of light I know you are dead like a flower, upright, you lift yourself to the dawn. VISIÓN Pobre esperanza dormida como un pájaro de luz sé que estás muerta como una flor, vertical, te alzas al alba.

NOSOMÁNTICA Premura Me muevo por la selva Tigre de acero Violenta Salvaje

Instancia La vista puesta en el destino Tiranillo de plomo 192


Hannah Escobar

Furiosa Perversa

Lebrel infernal Me devoro el hambre, La muerte.

INVOCACIĂ“N Le ha preguntado al sol A la pared A una ventana -El silencio-

Le ha preguntado al agua A la calle A un caballo -La risaLe ha preguntado al aire A la espera A un espejo -El horror-

193


Revista Prometeo

Albeiro Montoya

Fotografía del autor

Colombia | 1986

Albeiro Montoya es Licenciado en Español y Literatura por la Universidad Tecnológica de Pereira. Magíster en Escrituras Creativas de la Universidad Nacional de Colombia en la profundización de Poesía con el libro Una vida en una noche, 2015.

194

Sus versos aparecen en la muestra de poesía colombo-peruana En tierras del cóndor, y en selecciones digitales de Argentina y México. Asume la escritura poética como una exploración de la memoria colectiva, y cree con fervor en la poesía como una forma de reparación tangible de los daños que deja a su paso la barbarie por las almas más humildes. Ve a Paul Celan y a Oscar Milosz como santos imperecederos y escudriña en sus versos buscando claves para resistir la vida. Actualmente alterna la docencia universitaria con la dirección de la revista Literariedad, una publicación electrónica semanal donde los trabajos de nuevos y consagrados autores comparten las mismas páginas.


Albeiro Montoya

DARK WOUND I will sleep while you return from childhood, grandfather, immemorial stone, night rider. I will hear your pulse in my blood, the dogs will come to lick my dream, dark wound, mistaking me for you. Did I forget the way home or it was just my memory’s invention? I wanted to come back, but I preferred forgetfulness, but not of your name. Not of your hands at my temples as if they were those of a wild animal. I will wait for death lying in the shade of a tree as old as your word. Remember: nothing will sing. I expelled from my poems everything that flies. I just accept the roots, the long hands of the earth, its caresses tangled on my body. I will sleep while you return from childhood. It does not matter who dies in the meantime. I am deader than the dead.

HERIDA OSCURA Voy a dormir mientras regresas de la infancia, abuelo, piedra inmemorial, jinete nocturno. Escucharé tu pulso en mi sangre, los perros vendrán a lamer mi sueño, herida oscura, confundiéndome contigo. ¿Olvidé el camino a casa o era sólo una invención de la memoria? Quise regresar pero preferí el olvido, mas no el de tu nombre. Pero no el de tus manos en mis sienes como en las de un animal de monte.

195


Revista Prometeo

Voy a esperar la muerte tendido a la sombra de un árbol tan viejo como tu palabra. Recuerda: nada cantará. Expulsé de mis versos todo cuanto vuele. Solo acepto las raíces, las manos largas de la tierra, sus caricias enredadas en mi cuerpo. Voy a dormir mientras regresas de la infancia. No importa quienes mueran entretanto. Estoy más muerto que los muertos.

TODA UNA VIDA EN UNA NOCHE A lifetime in a night. Joyce

I La noche me azuza los perros. Huelo sus ladridos desde este rincón en que el miedo me empuja en un columpio. II Toda mi vida ha sucedido en esta noche. Aquí me escondo niño, todavía. Ya no temo las brujas que torturan en la noche a los caballos con caricias en sus belfos. 196


Albeiro Montoya

III Toda mi vida ha sucedido en esta noche. Temo a los pájaros, temo a los pájaros que me hicieron llorar en una madrugada de febrero, andando solitario los caminos. IV Toda mi vida ha sucedido en esta noche. Una ciudad espera que se haga añicos mi cuerpo sobre sus lenguas intermitentes, sobre una jauría de perros ciegos que ladran dentro de mí. Soy el poeta mudo que no ha nacido: el sepulcro encantado en el monte. Cruzo un camino que lleva a una casa que ya no existe.

TRANSPARENCIA Sabemos cómo canta el agua al pie del monte. Sabemos de la transparencia de su voz, el dejo de colmena vulnerada, la impaciencia de perro sorprendido por las hormigas en las notas de su letanía. Conocemos la sal del sudor, la indeseable dulzura de la sangre en el filo del día y el sabor tembloroso del pez arrancado de la quietud. Sabemos, padre, de la vida. No nos encontró la muerte cuando nos buscaba en los cafetales porque nos distrajimos escuchando la música del agua. 197


Revista Prometeo

Danny Yecid León

Fotografía del autor

Colombia | 1990

Danny Yecid León cursó estudios de Licenciatura en Español y Literatura. Actualmente es Consejero Departamental de Cultura y director del Encuentro Internacional de Poesía de Bucaramanga.

198

Textos suyos han aparecido en periódicos como Vanguardia Liberal y El Frente, además en las revistas de poesía Luna Nueva, La Raíz Invertida, Revista Ombligo, Punto en Línea, Mexican Cultural Centre y Revista Contratiempo, entre otras. Fue incluido en el libro Espejos de doble filo, antología binacional de poesía sobre la violencia, Colombia–México. Finalista del Premio Nacional de Poesía convocado este año por Prometeo.

Ha publicado los libros Momento del decir (primer puesto en el VIII Concurso Internacional Buenaventuriano de Poesía), Cantar de bruma (Ediciones UIS) y Desde estancias habitadas (Premio de Poesía Editorial Praxis 2014).


Danny Yecid LeĂłn

From Syllabary of the Wind The mute knows nothing about linguistic mistakes

We cannot hold the sincerity of his muteness against him Nor undervalue the wholeness with which he names the world We speak but with a propensity for error Whereas the mute finds in silence the perfection of words.

De Silabario del viento El mudo no sabe de equivocaciones lingßísticas

No podemos reprocharle la sinceridad de su mutismo Ni menospreciar la entereza con que nombra el mundo Nosotros hablamos pero estamos propensos al error

199


Revista Prometeo

En cambio un mudo halla en el silencio la perfecciĂłn de las palabras.

*

Veo a los mudos hablar con sus manos

Absortos en su silencio el ruido del mundo no los perturba Dicen y dicen lo que para nosotros es un misterio

Cuando detienen su diĂĄlogo de seĂąas algo arde en sus rostros Son las palabras que siendo aire llegan hechas fuego a sus pupilas.

200


Ana María Bustamante

Fotografía de la autora

Colombia | 1990

Ana María Bustamante es poeta, socióloga, fotógrafa y gestora cultural. En la poesía y en la fotografía ha encontrado su hogar.

Pertenece desde el año 2009 al comité editorial de la Revista Innombrable, proyecto artístico y cultural en el que convergen la poesía, el cuento, el ensayo, la fotografía y la ilustración. Participó en el Primer Encuentro Nacional de Poetas Jóvenes, 2014. Sus poemas han sido publicados en el blog El Vacío Como Llenura y actualmente trabaja en su primer libro de poesía Lirios al Alba (inédito). proyecto artístico y cultural en el que convergen la poesía, el cuento, el ensayo, la fotografía y la ilustración.

201


Revista Prometeo

JOURNEY One passenger touches the ship’s rail. She is moving toward the origin of her shadow, To close herself with the eyelids Of the water, toward stripping the leaves from her shores in small avalanches, toward being reborn, a traveler in the root of the rain that created the sea. She is a fish that plows through the ship’s metal, a hoarse wave that bites the sand from the world’s origin to the night’s blind pupil.

The passenger crosses the fissure of water in mouthfuls and touches the solitude of the sea.

EL VIAJE Una pasajera toca el borde de un barco. Va al origen de su sombra a cerrarse con los párpados del agua a deshojar sus orillas en pequeños aluviones,

202


Ana María Bustamante

a renacer, viajera en la raíz de la lluvia que creó el mar.

Ella es un pez que surca el metal del navío, una ola ronca que muerde la arena desde el origen del mundo hasta la ciega pupila de la noche. La pasajera cruza a bocanadas la grieta del agua y palpa la soledad del mar.

ATRAVESANDO EL MAR Nací en la ola del viento nocturno entre los bronquios de un vendaval.

Fui niña, y anciana demasiado pronto.

Una chiquilla de cien años que saltaba pequeños charcos como atravesando el mar.

203


Revista Prometeo

204


Poetas de

Asia

205


Revista Prometeo

206


Keki Daruwalla

Fotografía tomada de penguinsbooksindia.com

India | 1937

Keki Daruwalla es poeta, cuentista, novelista. Obtuvo Maestría en Literatura Inglesa en la Universidad de Punjab.

Ha publicado los libros: Bajo Orión, 1970; Aparición en abril, 1971; Espada y abismo: relatos breves, 1979; Poemas de invierno, 1980; El guardián de los muertos, 1982, -Premio Sahitya Akademi-, 1984; Cruce de ríos, 1985; Paisajes, 1987; Un verano de tigres, 1995; Río nocturno, 2000; El hacedor de mapas, 2002; El espantapájaros y el fantasma, 2004; Una casa en Ranikhet, 2003; Poemas recogidos (1970–2005), 2006. En 1987 obtuvo el Premio de Poesía de la Commonwealth, por Asia. Y en 2014 obtuvo el prestigioso Premio Padma Shri. Al decir de P. Velmurugan, Keki Daruwalla es una de las mayores voces de la poesía hindi en inglés.

207


Revista Prometeo

ORPHEUS AND PERSEPHONE He couldn’t wait—winter was upon him. Through abyss and tunnel he had to go down to meet her in the seed-dark of the underworld— she in her iceberg aspect, face frosted in a frown,

or so he imagined. He couldn’t wait for spring when she trod the earth again and turned her face towards the sun like a heliotrope. Placental seed would pine for her return and all vegetation which she quickened into life. He hadn’t planned, should he on bended knee ask another lease for his snake-stung wife?

How are the dead retrieved? Retrieve-- was that the word? Ask for her soul, or the rest --limbs, hair, laughter, voice? Give me a hearing Goddess! He thought she hadn’t heard. 2 Halfway through his subterranean voyage he froze. That river was blacker than a starless night, driftwood-river clogged with driftwood-souls, and Charon paddling away—Goddess help! He cried. Is this a river or black despair that I see? There’s such silence here as I never heard. Heard? Is that how silence sinks into your system? What state am I in, floundering around a word? He berates himself (his confidence has vanished) he needs a drink, (there’s none to be had.) Think of her as exile, think of her as banished.

Switch the states, exile and death, think of the soul as émigré. Unsure of himself, he has no one to speak to.

He could talk to his lyre—it would sing as told. 208


Keki Daruwalla

3 (Persephone awaits him)

His music had come to her as rumour, and even rumour rang like a silver bell! Now he’s on his way, past windbreak, corn-stubble to this dank cavernous space, men call Hades, Hell. “He has lowered himself onto our river Styx!” News of him comes every minute to her throne. She claps for her younger maids to comb her hair, laquer her toenails, throws out the older crones.

For once the dark smothers her, she notes with surprise. “Let candles and the flambeaux be lit! Things here are dark as dreams yet to travel to the eyes.”

She stills her excitement – but the maids are too far gone. “We’ve heard him!” they cry. “His music is magic, we don’t know if he has a lyre or a wand.” 4

The fire of anticipation threads her gut. She’s heard so much and the stories were long— he raised a hill sloping to heaven with one note, he could pour the night, all the stars in one song;

the spheres and their music were just his lyre’s echo. Birds of the air and beasts of the wild were tamed by this son of Calliope. And when he was in sorrow his music was like rain. Intuitively she knows what he would ask for: Eurydice to walk the world once again, and sadly she would have to turn him down,

but with philosophy’s salve . She’d keep him on track-death was renunciation of life he would be told, and what you renounce can’t be taken back. 209


Revista Prometeo

5 Frozen-flat he thought the place would be-- windless, lightless, a country of black mist bordering Night. He found silver pillars holding up black marble roof; a dark shimmer about it could pass off for light. He caressed his lyre strings, “Goddess of the dark, Persephone I’ve dropped a thousand floors to reach you, beseech you, have travelled your great river, that is how suppliants come to your door.

Goddess of seedlings, you who live in the earth’s black core there can be no secrets from you—you are secrecy itself. Surely you know what I am here for.” She understood of course, nodded in assent; had heard the first gust of his lyre’s melody and wished his music wouldn’t move into lament. 6 He played on and Persephone said we take our bearings from rivers—Styx, lithe Lethe. I got half drowsed by your gentler strains, and loved it, sleep after all is a tributary of death. But melancholy grimes your face and your melodies. You carry a dark cloud and who knows when it rains? Your lyre suddenly brings nightfall even here, in this dark country where only night remains in perpetual tenantry. I admire you greatly but your angry strains could burn pastures, vistas. Those who love desperately mourn desperately. So take Eurydice with you, you can backtrack to the world you came from. Forget her sojourn here, think only of the future—AND DON’T LOOK BACK! 4th February 2005 210


Keki Daruwalla

ORFEO Y PERSÉFONE

No podía esperar—el invierno estaba sobre él. Por abismo y túnel tuvo que bajar para encontrarse con ella en la oscuridad-semilla del inframundo. Ella, en su aspecto de iceberg, rostro congelado en un ceño fruncido, o así él se lo imaginaba. No podía esperar a primavera cuando ella hollaría la tierra de nuevo y volvería su rostro hacia el sol como un heliotropo. La semilla placentaria anhelaba su retorno y toda la vegetación, que aceleraba ella hacia la vida. Él no lo había planeado, ¿debería haberse arrodillado, pedir más tiempo para su esposa picada de víbora?

¿Cómo se rescata a los muertos? Rescatar ¿era esa la palabra? ¿Pedir por su alma, o el resto –miembros, cabello, risa, voz? ¡Dame una Diosa que escuche! Pensó que no había escuchado. 2 A mitad de camino de su viaje subterráneo, se congeló. Aquel río era más negro que una noche sin estrellas, río de desechos obstruido por almas desechas flotantes, y Caronte que rema, alejándose —¡Diosa ayúdame!, gritó.

¿Es un río o un desespero negro lo que veo? Hay tanto silencio aquí como el que nunca he escuchado. ¿Escuchado? ¿Es así como el silencio se sumerge en tu cuerpo? ¿En qué estado estoy, ahogándome en una palabra? Se reprocha (su confianza ha desaparecido) necesita un trago (no hay). Piensa en ella como exiliada, piensa en ella como desterrada. Cambia los estados, exilio y muerte, piensa en el alma como emigrada. Inseguro de sí, no tiene con quién hablar. Hablaría con su lira—ella haría lo que se le pidiera.

211


Revista Prometeo

3 (Perséfone lo espera)

Su música le había llegado a ella como un rumor, ¡y hasta el rumor sonaba como una campana de plata! Ahora está en camino, más allá del viento, por tallos de maíz segados hacia este frío y húmedo espacio cavernoso que los hombres llaman Hades, Infierno. “¡Se ha dejado caer sobre nuestro río Estigia!” Noticias de él llegan cada minuto a su trono. Ella llama a jóvenes doncellas a que peinen su cabello, pinten sus uñas, echa a las más viejas arpías.

Por primera vez la oscuridad la ahoga, lo advierte con sorpresa. “¡Prendan velas y antorchas! Las cosas aquí son oscuras como sueños que no han viajado aún a los ojos”. Ella calma su agitación – pero las doncellas están locas. “¡Lo hemos escuchado!” gritan. “Su música es mágica, no sabemos si tiene lira o varita mágica”. 4 El fuego de la anticipación enhebra su vientre. Ella ha escuchado tantas cosas y las historias fueron largas, él subió una colina ascendiendo hasta el cielo con una nota, podía verter la noche, todas las estrellas en una canción;

las esferas y su música eran sólo el eco de su lira. Los pájaros del aire y las bestias de la selva eran amansados por este hijo de Calíope. Y cuando estaba triste, su música era como la lluvia.

Intuitivamente sabe ella lo que él le pediría: Que Eurídice caminara el mundo una vez más, y tristemente ella tendría que rechazarlo, 212


Keki Daruwalla

pero con el bálsamo de la filosofía. No lo dejaría desviarse, la muerte es la renunciación de la vida, se le diría, y a lo que renuncias no puedes recuperarlo. 5 Plano y congelado pensaba que sería el lugar, sin viento ni luz, un país de negra niebla bordeando la Noche. Encontró columnas de plata sosteniendo el negro techo de mármol; un oscuro resplandor que tenía, semejaba la luz. Acariciaba las cuerdas de su lira, “Diosa de lo oscuro, Perséfone, he descendido mil pisos para encontrarte, suplicarte, he recorrido tu gran río, como los suplicantes que vienen a tu puerta.

Diosa de los vástagos, tú que vives en el negro corazón de la tierra no puede haber secretos de ti—eres el secreto mismo. Seguramente sabes para qué estoy aquí”.

Ello lo comprendió por supuesto, inclinó su cabeza en consentimiento; había escuchado las primeras ráfagas de la melodía de su lira y ansiaba que su música no pasara a lamento. 6

Él continuó tocando y Perséfone dijo Nos orientamos por los ríos—Estigia, ágil Leteo. Medio me adormecí con tus delicados aires, y me encantó; dormir, después de todo, es un afluente de la muerte. Pero la melancolía ensucia tu rostro y tus melodías. Cargas una oscura nube y ¿quién sabe cuándo llueve? Tu lira de repente trae anochecer incluso aquí, en este oscuro país donde sólo la noche permanece como perpetuo inquilino. Te admiro en demasía

213


Revista Prometeo

en este oscuro país donde sólo la noche permanece como perpetuo inquilino. Te admiro en demasía pero tus aires rabiosos quemarían pastizales, paisajes. Aquellos que aman desesperadamente se lamentan desesperadamente. Entonces llévate a Eurídice, puedes volver al mundo del que viniste. Olvida su estadía aquí, piensa sólo en el futuro—¡Y NO MIRES ATRÁS! Febrero 4, 2005

LORCA El alba llegará como siempre lo ha hecho, escoltada de perlas, el cáliz de la tierra salpicado de escarcha. Como en un sándwich de ríos “uno lamento y el otro sangre” la tierra arderá como una lengua de fiero verde ensartando las Sierras. El ruedo latirá de sangre; el polvo rojo seguirá girando y se arremolinará en medio del camino; las noches serán como antes fueron— rosa pálido o sombra de malva o manchadas de yodo, y de la tiza del vuelo de las garzas. El paisaje nocturno será el mismo: manadas de cabras alrededor del fuego y los perros pastores ladrándole al murmullo de las hojas del roble. Sólo tú no estarás allí. 214


Akbar Ryskulov

Fotografía tomada de www.kyrgyzembassy.my

Kirguistán | 1953

Akbar Ryskulov es un famoso poeta, novelista, traductor, editor, periodista, profesor universitario y diplomático.

Fue embajador de su país natal en Kazajstán y en Malasia. Es también Presidente de la Asociación de Escritores de Kirguistán.

Es autor de ocho libros de poesía. Sus obras han sido traducidas a algunos de los principales idiomas del mundo. Ha traducido a su lengua natal, algunas obras de Byron, Goethe, Ho Chi Minh, L. Levcheva, y a otros escritores contemporáneos. Ha recibido varios reconocimientos en su país por su contribución al desarrollo de la literatura de Kirguistán, entre ellos, el de Honorable Trabajador de la Cultura de la República de Kirguistán.

215


Revista Prometeo

MEDITATION OF A BRIDGE Over me there run the trains And below me lorries ride… And it seems there is no place On this earth where I can hide. Oh, the Universe is great, Great are hills and dales I see, And in one I thus unite Mobility with immobility. I catch the rhythm of the times, Ready for service, here I stand. Trains go bundling down the lines, Trains go dwindling through the land. All around is full of noise: Clickety-clack…clickety-clack… That means old nomadic joys Still survive upon the track. I am satisfied with these days Which like horses race on past. Life’s real meaning lies always In struggle, bustle, movement fast.

MEDITACIÓN DE UN PUENTE Sobre mí corren trenes Y por debajo pasan camiones… Y parece que no hubiera lugar En esta tierra dónde ocultarme. Oh, el Universo es grande, Grandes son las colinas y cañadas que veo, Y así en una sola cosa reúno La movilidad con la inmovilidad. Capto el ritmo de los tiempos, 216

Listo para servir, aquí me alzo

.


Akbar Ryskulov

Los trenes van de prisa por las líneas, Los trenes van desapareciendo de estas tierras. En derredor todo está lleno de ruidos: Clíquiti-clac… clíquiti-clac… Quiere decir que los antiguos goces nómadas Aún sobreviven en el camino. Estoy satisfecho con estos días Que corren sobre el pasado como caballos. El sentido real de la vida reside siempre En la lucha, la agitación y la velocidad.

NIEVE BLANCA, CUERVO NEGRO La nieve yace ajada en el patio, Sus mangas y orlas chamuscadas de sol. El cuervo entre los arbustos de grosella Se hace el que no me ve.

No se va volando, salta en el lugar Incluso cuando lanzo bolas de nieve Mas la primavera llegará, llegará pronto, Y la blanca nieve y el cuervo negro desaparecerán. Desaparecieron… *

Para dejar sobre la nieve una huella, Viajaría hacia lejanas tierras. Ansío saber en caprichosa perplejidad “¿Por qué los árboles se alzan pensativos?”

Miro los árboles en su aire pensativo, Levantarse incansables sobre la nieve. ¿Tal vez sienten nostalgia de una tierra lejana? He ahí lo que me gustaría conocer. 217


Revista Prometeo

Duna Ghali

Fotografía de la autora

Irak | 1963

Duna Ghali es poeta, cuentista, novelista, ensayista y traductora.

Ha publicado, entre otros, los libros: Libro de guerra, 1998; El punto más lejano, 2000; Tardíos descubrimientos, pequeñas victorias, 2004; Cuando el aroma despierta, 2006; Un jardín con la esencia de un hombre, 2007. Se graduó del Instituto de Agricultura de la Universidad de Basora en 1987, y vive en Dinamarca desde 1992. Ha publicado numerosos artículos sobre Literatura, Cultura y Política, en árabe y danés. Tradujo al árabe los cuentos de Hans Christian Andersen, en 2005.

218


Duna Ghali

This wound was cut to our size from birth, in its height and in its length, it deepens and rises we fuss at it, as if it were a bird seeking refuge, stealthy, in our pockets.

Like a melody that requires peace in order to appear. We hurl ourselves at light, with pleasure, we get drunk we sum ourselves up in a flower, hurrying death! Imagine the pencil at the moment of its accidental falling with its sharp point from a great height kneeling in the wound, tearing it. The pencil and my virginity are not friendly. My mother tells me that I am still a girl and that our wandering from land to land, is a holiday and that the copies of the keys that were given have run out. And where do you come up with such sadness? She says, you can talk to them all you want but the walls will not answer you. If it were not blood, this color, on the paper, in the ground, and on the hem of the dress? What would it be? A nuestra medida está hecha esta herida desde el nacimiento, de alto y de largo, se ahonda y sube la tanteamos, como un pájaro refugiado, sigiloso, en nuestros bolsillos.

Como una melodía que requiere la paz para que aparezca. Nos lanzamos a la luz, bailamos gozosamente, nos embriagamos nos resumimos en una flor ¡apresurando la muerte! Imagina al lápiz caer accidentalmente con su aguda punta desde una gran altura hincándose en la herida, desgarrándola. El lápiz y mi virginidad no congenian. Mi madre me dice 219


Revista Prometeo

que aún soy una niña y que nuestro vagar de tierra en tierra, es un paseo y que las copias de las llaves que se daban, se han agotado ¿Y de dónde te inventas esa tristeza? Dice, las paredes no contestarán por mucho que les hables ¿Si no fuera sangre este color, sobre el papel, en la tierra, y en el borde de la falda? ¿Qué sería? * Una naranja grande colgada en una rama invisible en medio del mar, de noche sopla viento, el cielo se balancea y la mitad de la naranja se sumerge en el horizonte. * Esta mañana quise comprarte rosas de color coral. Mas te falta la mesa, y un ramo lanzado en pleno mar podría parecer el funeral de un ahogado.

*

Me dirijo hacia el mar Seguimos la conversación y nos ponemos de acuerdo, en el momento… que me traga entera y me promete, que no me devolverá un día a una orilla. 220


Duna Ghali

Mi cara la colorean las estaciones del color de la cera ayer y azul cielo hoy, si contemplas y observas las estaciones al pasarte en silencio y las saludas efusivamente. Si fijas la mirada verás que mi raíz brota en tu tronco. * Abriré la boca antes de gritar, y empezarás a colocar mis palabras, tu cerebro las lee digitalmente y me veré tirada a la tabla de cortar cerca del fregadero en la cocina como un pez frío. * Fue la flor primero Quien se desnudó debajo de un punto de luz un pétalo tras otro.

*

221


Revista Prometeo

¿CUÁNTOS TRENES TENDRÍA QUE TOMAR PARA ESTAR A SALVO DE MIS ERRORES?

Trenes de pensamientos alineados, estacionados en vías en un tórrido día de verano. Sus sueños en trenes unidos, son infinitos, esas vías vacías

¡Un enlace entre tren y estación! esa monotonía que provoca un gustoso sueño y ruido a la vez Te agrada ser continental aunque seas un viento agotado tomas un tren con destino y ritmo al mediodía.

Sin equipaje ni libro descalza me salgo de la vía de cuando en cuando como un monje hindú, que traga espinas, trozos de vidrio y clavos y camina sobre brasas para acortar el camino.

222


Ali Al Hazmi

Fotografía del autor

Arabia Saudita | 1970

Ali Al Hazmi obtuvo licenciatura en lengua y literatura árabe de la facultad de lengua árabe de la universidad de Om Alkora, 1992.

Empezó a publicar sus primeros poemas en revistas y periódicos locales e internacionales como El día séptimo (París), Creación (El Cairo), Nazoa (Amman) y El Nuevo texto.

Ha publicado los libros de poesía: Portal del cuerpo, 1993; La pérdida, 2000; La gacela bebe su imagen, 2004; Seguro al borde, 2009; Antología poética (CD), 2010; y Árbol de la ausencia, 2016. Sus poemas han sido traducidos al inglés, francés y español.

Ha participado en numerosos recitales de poesía dentro y fuera de Arabia Saudita y en numerosos encuentros y festivales de poesía árabe.

223


Revista Prometeo

ONLY YOU! In the dream, no one sees you though you Yell out loud in the jungles of dreaming. There is no footprint of your step though you move over the silk of the first desire of the most distant kiss. The earth cannot reach your splendor in the praises of absence!

¡SOLAMENTE TÚ! En el sueño, nadie te ve aunque grites en voz alta en las selvas del soñar. No hay huella de tu paso aunque andes sobre la seda del primer deseo del beso más lejano. ¡La tierra no puede alcanzar tu esplendor en las alabanzas de la ausencia! * En el sueño, cierras tus ojos frente a los rostros que ya no creen el sentido del amor en sus pupilas. Con tus manos abres un agujero para el ayer, por donde te infiltras a la primavera de quienes inundaron tu corazón con el vivir, el canto y el deseo de dormir. Es suficiente que avises a tus seres queridos desde tu lecho para que desciendan de las nubes del pasado y de su olvido.

224


Ali Al Hazmi

Con el alma libre, te vas al escuadrón de tus primeros años, ya que ninguna niebla te molesta en tu camino hacia tus extremos lejanos. *

En el sueño, la imaginación vence sus derrotas y el deseo se venga de sus dolores y de su carcelero. En el sueño, no hay ni mañana ni noche, se parecen los tiempos en su sentido y en la pasión de contemplar en la ausencia. En el sueño, estás allí, más lejos del eco de tu memoria, más cerca de una flor nacida en su campo, tú eres el último, el primero, el segundo. Estando el tercero de dos, tu sombra en el camino a la verdad recuperando un destino olvidado para preguntarse. *

En el sueño, no necesitas una brújula para saber que estás siendo visto de cerca cada vez que se dé la vuelta desde el pasado. Solamente tú que debes vigilar las almas ligeras y tocar las plumas de su pájaro alegre. Solamente tú que debes liberar a la última cierva triste de las trampas y grilletes de su duelo. *

En el sueño, es fácil buscar un lugar tranquilo para mojar la rosa de tu alma con las nubes de emoción En el sueño, no necesitas desde hoy otra llave para infiltrarte en la casa de tu querida por la noche. Ya viene la mujer que se separó de ti durante los años de su sufrimiento, ya viene la mujer que ocultó tu amor en sus mejillas floridas de vergüenza y en sus cilios.

*

225


Revista Prometeo

En el sueño, se hacinan los amigos alrededor de tu tierno corazón, te visita quien te estima durante un tiempo y viene el que estuviste esperando su paso. Pero hay entre ellos un extraño niño que no recuerdas mirando con atención en tus ojos cada vez que lo dejas, un extraño niño que cada vez que te acercas a sus rasgos te alienas, un extraño niño que seguirá llevando entre sus manos una ciega candela de la que no sabes su secreto, y cada vez que intentas sacar provecho la mecha te extingue. ¡Te hizo sentir cansado la comprensión del vagar cuyos ojos son espinas del pasado que soplan en tus párpados como flechas horadantes cuando te das la vuelta! ¡El niño está en silencio y las preguntas nubladas reposan sobre tus labios como un espejismo, así que ni supiste el camino de tu imposible lejano ni saciaste tu sed! Te cansaste soñando en llegar al silencio mezclado con el viejo dolor y todavía no llegaste. Porque no crees cuando estás dormido que eres el olvidado en los párpados de los amigos y lo que llamaste el extraño niño eras tú.

226


Jian Rufeng

Fotografía de la autora

República Popular China | 1970

Jian Rufeng es miembro de la Asociación de Escritores de Tianjin. Debido al fallecimiento temprano del padre y a la débil salud de la madre, vivía del subsidio. Llevaba una vida encerrada y así comenzó su pasión por la literatura.

Para ganarse la vida, trabajó de vendedora ambulante, obrera migrante, mayorista de vestimenta y luego montó su tienda de ropa. En 2011, Jian Rufeng estableció la Finca Nicey y creó una hostelería temática de poesía “Casas sobre las Nubes” al lado del lago Lugu, famosa tierra de “El Reino de las Mujeres”, en la que ella recibe amigos poetas y literatos del mundo.

Rufeng organiza, además, diversos actos poéticos uniendo la vida con la poesía. Actualmente se prepara en Puzhehei, sitio turístico de la provincia de Yunnan, para la fundación del “Salón de Artistas Contemporáneos”. Ha publicados tres libros de poesía: Danza libre, Secretos transparentes y Cantos perdidos. 

227


Revista Prometeo

IF YOU DO NOT LET ME CRY I come from you But I forgot how to go back I cannot find your planet Your Sea Nor your sky or earth

If you do not let me cry Mother, god of all things I’ll become a lingering creek

SI NO ME PERMITES LLORAR Vengo de ti pero ahora no sé cómo volver No encuentro tu planeta tampoco tu mar ni tu cielo, tu tierra

Si no me permites llorar Madre, diosa de todas las cosas, Me transformaré en un largo arroyuelo

CORTAR De las rosas blancas en el florero hay una marchita Saco las tijeras y la corto Anoche Dios también tomó sus tijeras Y me cortó a uno de la familia

228


Jian Rufeng

LA PLAZA Ésta es la plaza de la noche avanzada Aparecieron tres personas

Dice el ciego Mira, tan brillante el alumbrado de la calle Como si fueran mis ojos Dice el sordo Oí peleando a las hormigas Luchando por el trono

La tercera persona construye sueños en el terreno Como si tendiera el riel ferroviario Pero un trozo construido, el suelo, se hunde de inmediato Viendo el hueco cada vez más grande Sin decir nada Abraza sus piernas y vuela al correr

NECESITO UN POTRO BLANCO Necesito un potro blanco que pueda alcanzar el viento alcanzar el relámpago el tiempo

-Mira, mamá He recuperado tu cabello negro

229


Revista Prometeo

230


Poetas de Europa

231


Revista Prometeo

232


Emilio Coco

Fotografía del autor

Italia |1940

Emilio Coco es poeta, hispanista, traductor y editor.

Como poeta ha publicado, entre otros, los libros: Profanación; La palabra de siempre; La memoria del vuelo; Contra desilusiones y tormentas y El don de la noche y otros poemas. Ha obtenido diversos premios por su poesía, entre ellos el Premio Caput Gauri; el Premio y el Premio Alda Merini. Está traducido a una decena de lenguas. En 2003 el rey de España Juan Carlos I le otorgó la encomienda con placa de la orden civil de Alfonso X el Sabio. En 2014 fue «Poeta Homenajeado» en el Festival «Letras en la Mar» de Puerto Vallarta. En 2015 le otorgaron el “Premio Catullo” en la ciudad de Verona, por su labor de difusión de la poesía italiana en el extranjero.

233


Revista Prometeo

TO GET TO NUMBER TWENTY-TWO IS A TANGLE of hallways, tricky corners. I get lost easily and head toward the exit. The nurse sees me wavering and kindly walks with me to the turn that leads straight to your room. She’s come tonight, she’s placed the IV drip on the rail. It’s mannitol, it will lessen his pain for a while. She shrugs her shoulders, fakes grief, lowers the bed and ask for help to sit you up, so you can rest. She slowly adjusts your head on the pillow, she brings your arm closer to your body no longer reacting. To the door you follow her with your brilliant eyes. She’s very pretty. She must be around twenty years old.

To my brother Migue, translator of Greek and Latin poets, died of brain cancer in August 2008.

LLEGAR AL VEINTIDÓS ES UN ENREDO de pasillos, rincones engañosos. Me pierdo fácilmente y me dirijo al punto de salida. La enfermera me ve titubeante y me acompaña amablemente hasta aquel recodo que me conduce recto hasta tu cuarto. Ha venido esta noche, ha colocado el goteo en la barra. Es manitol, le calmará el dolor durante un rato. Se encoge de hombros, finge desconsuelo, baja la cama y pide que le ayude a incorporarte: Para que descanse. Te acomoda despacio en la almohada la cabeza, te acerca el brazo al cuerpo 234


Emilio Coco

que ya no reacciona. Hasta la puerta la sigues con tus ojos refulgentes. Es muy guapa. Tendrá unos veinte años.

A mi hermano Migue, traductor de poetas latinos y griegos, muerto de cáncer cerebral en agosto de 2008.

NO DEJES QUE TE HECHICE CON SU ROSTRO de sencilla muchacha al natural, con sus dulces sonrisas y cariño. Hace de todo para enamorarte refiriéndote historias prodigiosas de un país habitado por poetas con verdes campos, viñas lujuriantes, donde Alceo te aguarda con un brindis por el poeta y por el traductor, deseando escuchar sus piezas líricas en tus endecasílabos sonoros. No acerques a tu labio aquella copa de vino amodorrado que te ofrece bajo falsa apariencia. Ya tu Muerte te lleva a la otra orilla de la Estigia, donde reinan las hórridas tinieblas.

DUERMES DESPARRAMADO ENTRE LAS SÁBANAS con los pies empotrados en la barra, resbalando hacia abajo la cabeza. A veces te despiertas y sonríes cuando te hablo de yambos y anapestos. Queda un rincón en tu cerebro enfermo

para Catulo y los poetas griegos.

235


Revista Prometeo

ES DE NOCHE CUANDO ES MÁS PELIGROSA y prepara sus trampas con astucia. No te fíes, es experta transformista, ora es dragón de fauces horrorosas, ora muchacha tímida y sumisa. Esta noche la tengo en mi regazo, mas no quiere dormirse la traviesa, se debate, patea caprichosa y me desarma con una sonrisa. Más se rebela cuanto más la aprieto, me araña con sus uñas puntiagudas y me golpea el pecho con los puños. No me doy por vencido, soy tozudo. Acunaré tu Muerte, y hasta el alba.

SE HA PARADO A LAS SIETE Y DIECISIETE. Desde anteayer no suenan ya las horas. Oyendo los tañidos del reloj de noche me sentía menos solo en la cama de al lado, controlando si en sueños te arrancabas el catéter, te extraías la aguja de la vena. Son ya las seis y cuarto esta mañana, miran si tienes fiebre y te colocan otro goteo con el manitol. Estoy sentado junto a la ventana. Los dos jugamos a quién es más listo: Cuanto más te descubres más te arropo.

236


Hatto Fischer

Fotografía: Yehuda Swed

Alemania | 1945

Hatto Fischer es poeta y filósofo. Realizó también estudios en ciencias económicas y políticas y sociología. Es consejero para el Partido Verde en el Comité de Cultura, Medios, Deportes, Educación y Juventud del Parlamento Europeo.

Vive en Atenas desde 1988, desde donde ha coordinado importantes proyectos, entre ellos el de la Sociedad Urbana sin Ánimo de Lucro POIEIN KAI PRATTEIN (“Crear y hacer”) en Atenas y ha emprendido dos estudios para la ciudad de Volos, como parte del Proyecto Hermes Interreg III B, exitoso en estrategias de planeación cultural y en el uso de multimedia en los museos.

Ha publicado sus poemas en “Otras Voces” y ha organizado numerosos festivales de poesía incluyendo Mito de Ciudad (Creta, 1995) y Poetas y la tregua olímpica, 2004. Desde 2003 forma parte de Poetas contra la Guerra. 237


Revista Prometeo

MY COUNTRY I have no poem for a country of my descent, my ancestors are the stars like countless fishes in the sea of my dreams and tears. MI PAÍS No tengo poema para un país de mi descendencia, mis ancestros son las estrellas como peces incontables en el mar de mis sueños y lágrimas.

ESCENA DE CALLE Al otro lado de la calle flota no un cuervo ni el jorobado de Notre Dame sino un sombrero de copa abandonado 238


Hatto Fischer

PUNTOS BLANDOS Desde el amor ella ilumina la inquietud de él, llena de curiosidad ella le trabaja al silencio de él, y a un lado le hace entender que a ella le gusta sencillamente como es él.

BOCETOS I. Bocetos sencillos o sólo rachas de luz en los bordes parecidas a sombras apoyándose en árboles esperan despedirse. II.

Por el horizonte se deslizan aves la luz cerca de lo que la gente llama fronteras 239


Revista Prometeo

Jochen Kelter

Fotografía: Franzis von Stechow

Suiza |1946

Jochen Kelter es poeta, cuentista, novelista, ensayista y traductor

Estudió lenguas (francés, italiano y alemán) en Alemania y Francia. Se trasladó a Suiza en 1969 y trabajó dando clases en Suiza y Francia. Entre 1978 y 2015 publicó 13 libros de poemas. Los más recientes son Hier nicht wo alles herrscht (Aquí no donde reina todo), 2014 y Die Möwen von Sultanahmet (Las gaviotas del Sultanahmet), 2015. En 2015 se publicó una versión bilingüe (serbo-croata e alemán) de su poesía bajo el título Nächstes Jahr in Sarajevo (El próximo año en Sarajevo). También ha publicado novelas, cuentos, ensayos y traducciones (de inglés, francés e italiano). Es miembro del PEN alemán y ha recibido varios premios y distinciones. Fue presidente del Congreso de Escritores Europeos entre 1989 y 2003.

240


Jochen Kelter

I WAS A FOREIGNER WHEN I ENTERED The reservoirs overflow and misery expands to the North of the world the masses by the sea of the South and East I was a foreigner when I entered A foreigner as well when I come out the hundred year war the plague the inquisition and the thirty year war gave us ignorance and princes and mosaics: Burn them! The great war, the steel barons and the generals the great killing war that devastated Europe to its marrow now, they send us anonymous masters of the Earth the victims of the bombings those dead from cold and blinded by the sea see it! I was a foreigner when I entered A foreigner as well when I come out and I see how the thieves continue sacking expropriating bombing

FORÁNEO FUI AL ENTRAR Desbordan las represas y la miseria se expande al Norte del mundo las masas por el mar del Sur y Oriente Foráneo fui al entrar Foráneo volveré a salir la guerra de cien años la peste la inquisición y la guerra de treinta años nos cedieron ignorancia y príncipes y los mosaicos: ¡Quémenlos! La gran guerra, los barones del acero y los generales la gran guerra asesina que asoló Europa hasta la médula los fascistas 241


Revista Prometeo

ahora, nos mandan los anónimos amos de la Tierra las víctimas de bombardeos los muertos de frío y cegados por el mar ¡reparen! Foráneo fui al entrar Foráneo volveré a salir y reparo, cómo los ladrones siguen saqueando expropiando bombardeando

POR EL PAÍS OSCURO Voy rodando por el país oscuro y leo como lector viajando por el país oscuro por el país más oscuro viajo leyendo iluminado sólo en sus márgenes que leo viajo por la oscura vida y leo releo el desconocido país lo que desde el nacimiento nos queda para morir lo que impulsa gente guerra voy rodando por el país y leo sobre la flor de paz junto a guerras por temple de lobo y existencias ajenas sueño muerte nacimiento una vida lograda en el país oscuro me 242


Jochen Kelter

adormecí y despierto en la vida oscura por la que viajamos que ensoñamos en la que morimos mil muertes y no sabemos si estamos en la vida o en el sueño

YIHAD Ahora, en todos los estadios de fútbol de Europa en los mercadillos de Navidad cantan vociferan: la Marsellesa contra los Yihadistas

La Marsellesa es una canción sanguinaria: Que la turbia sangre abreve nuestros surcos la Internacional, no la he escuchado en ningún

Lugar, sólo el soberano en el Kremlin tilda a sus oficiales de compañeros parece no faltar mucho para el comité de bienestar

243


Revista Prometeo

Isabel Crooke Ellison

Fotografía de la autora

Reino Unido | 1948

Isabel Crooke Ellison es poeta, escultora, ceramista, historiadora y arqueóloga.

Desde 1967 vive en Barichara, Santander. Graduada en Historia y Arqueología de la Universidad de Southampton, Inglaterra. Junto con su esposo se ha dedicado a la investigación antropológica sobre todo entre las comunidades Murui-Muinane (Huitotos) del bajo Putumayo y también con grupos indígenas y campesinos en Putumayo, Cauca, la Sierra Nevada, Boyacá y Cundinamarca.

En 2004 publicó Sueños con jaguares, libro de mitos y leyendas de los indígenas colombianos, titulado e ilustrado por ella. Después editó un segundo volumen titulado ¿Has visto el amanecer? Con su libro Jaguares de la Luna, ocupó el cuarto premio otorgado por el jurado del Concurso Ediciones Embalaje del XXIV Encuentro de Poetas Colombianas del Museo Rayo, Roldanillo, Valle. 244


Isabel Crooke Ellison

THE WORD OF THE WAYUU COUNCILLOR I.

Our people are like the giant cactus. However strong the torment it remains standing, it never falls, and though the sun may seethe, its sap will save it from the drought. It flowers and gives forth the iguarayas, as sweet as the Wayuu women. II.

We are as strong as the cactus’ heart. Our song is that of the wind and the sea. Our integrity shines as pure as the sparkling salt. Our dancers are white herons that flutter in delirious whirlwinds of flight. The drums roll with the thunder of the afternoon. The flutes sing a duet with the birds and their music embraces the lone desert. The maracas are the rain that patters upon the earth in spring. Our voice is that of truth our legends search for honesty. III.

The food of the arijuna* makes us ill; their religion condemns us; their world corrupts us; their laugh is that of Wanulu**. Our wealth makes them hungry; our art is their gain; their disease is our plague, our death, their desire. * The Whiteman ** The spirit of evil and disease.

245


Revista Prometeo

PALABRAS DE PALABRERO WAYÚU I.

Nuestra raza es como el cardón: por fuerte que sea la tormenta erguida permanece, no se cae y si el sol quema, su savia lo salva de la sequía. Florece y da las iguarayas tan dulces como la mujer wayuu. II.

Somos fuertes como el corazón del cactus, nuestro canto es el del viento y el mar, nuestra pureza brilla como la blancura de la sal, nuestra danza es tan célere como el correr de la arena. Nuestras bailarinas son garzas blancas que aletean en delirante torbellino mientras los tambores retumban con los truenos de la tarde. Las flautas hacen dúo con las aves y su música atraviesa la soledad del desierto; las maracas son la lluvia que azota la tierra en primavera. Nuestra voz es wayunaikí* y nuestras leyendas buscan la verdad. III.

El alimento del arijuna nos enferma, su religión nos condena, su mundo nos corrompe, su risa es la voz de wanülü.** Nuestra riqueza es su hambre, nuestro arte su ganancia, sus enfermedades nuestra plaga, nuestra muerte, su deseo.

* El hombre blanco. ** El espíritu de las enfermedades y la maldad.

246


Isabel Crooke Ellison

CANTO MURUI ¿Qué es la vida? Es el rayo del sol que atraviesa el bosque, el resuello del jaguar, el correr de la quebrada, el perfume de la selva, una sombra del atardecer que desaparece con la noche.

LAMENTO Jaguar nacido entre las estrellas, jaguar de luna, espíritu de chamanes, jaguar que llora entre los bosques moribundos, felino cuyos afelpados pasos cantan lamentos a la Tierra, pasos que descaminan los días gloriosos, que se agarran a las últimas palabras de los maestros del saber, antes de hundirse en los pantanos del olvido. Jaguar, sus rugidos vuelan con los vientos, truenos cansados que se esparcen por el cielo y sus colores, el brillo del ayer se pierde entre las sombras de nuestra mañana que es gris.

247


Revista Prometeo

Alain Borer

Fotografía: Philippe Monsel

Francia | 1949

Alain Borer es poeta, crítico de arte, ensayista, novelista, dramaturgo, profesor universitario, escritorviajero.

Reconocido especialista en la obra de Jean Arthur Rimbaud, habiendo escrito una biografía y numerosos ensayos en torno al poeta. Rimbaud en Abisinia, 1991, es ya un libro clásico alrededor del genio de Charleville, a quien Alain Borer ha dedicado alrededor de 30 años de estudio. Ha publicado, entre otros, los libros de poemas: Bestiario, 1979; Zona azul, 1984; Carta madre, 2002. Ha recibido varios reconocimientos por su obra, entre ellos el Premio Édouard Glissant, 2005, el Premio François Mauriac, 2015 y el Gran Premio de la Academia Francesa, 2015.

248


Alain Borer

From Noems TO CONSTITUTE PART OF THE WORLD The Big-Bang orgasm of God

De Noemas

FORMAR PARTE DEL MUNDO El Big-Bang orgasmo de Dios

PASIONARIA Condenado de por vida en aquel cuerpo de allí no salgo sino en ti

249


Revista Prometeo

Todo debe desaparecer Incluso los caballos e incluso el espacio que crea su galope y que es una herradura

Cavo en tu cuerpo mi regreso

Tentado por volverme a unir a la Luna en el pozo su espejo

CLAQUETA DEL FIN Todo poema para terminar lanza su sombrero al cielo

250


Terje Dragseth

Fotografía: Steinar Buholm

Noruega | 1955

Terje Dragseth es poeta, cuentista, traductor y director de cine.

Considerado una de las más destacadas voces poéticas de su generación, sus poemas han sido publicados en diversas antologías y revistas literarias.

Ha publicado cerca de una veintena de libros, el primero de ellos, Offerfesten, en 1980. Bajo el título Du. Dikt i utvalg, apareció una antología de sus poemas en 1996.

Ha traducido obras poéticas de Laura Riding y Leonard Cohen. En 1998 recibió el Premio El Humanista, por Høgskolen i Agder.

251


Revista Prometeo

«I AM WRITING THE LANGUAGE» 1.

With the finely tuned bones of my hand I write in the candle’s flickering light Language I write I write about going to the dogs and the greatness in small things 2.

I write language calculations predicting eclipses the ebb and flow of the tide and the crab on the strand x the unknown mathematical factor I write the abstractions of numerals the sum of what is to come I write 3.

The visible I write the eye’s magnetic field I write the embryo’s eye distinguishing shades of light in its waters’ semen grey I write light in the night of the soul 4.

I write the language of the neck the down in the nape of the neck the kiss in the hollow of the neck the soft bone in the back of the neck is at last to be named: Thoracie 252


Terje Dragseth

5.

I write language for the stars a language Khlebnikov the non-king of time has described with poetic precision the stars’ language of vowels only, I write a numerical language I write fifteen hundred dimensions in time I write dizzily 6.

I write language knife plough artefacts do I write the animism in folklore the spirit in the stone and the frightful water sprite and the language of religions for the gods and the light of Fate in everything do I write and the power in the seemingly insignificant the seemingly I write 7.

I write the language of the lungs’ fibre the heart’s tissue the windpipe’s cilium the leg muscles’ dialogue with the heart I write ribs and skeleton’s framework I write the language of the organs when hungry or full I write the hunchback ballerina 8.

I write

Buddha is not to be written

253


Revista Prometeo

Buddha’s language is not to be written

I write with both hands: everything’s on fire

I write: the sound of one hand clapping I write the consequences of a deed in eight languages I write the wheel of life I write 9.

I write the language of today an ember in ashes I write glowingly I write for tomorrow’s flame I write a fire 10.

I write the language of neighbourliness and friendship I write how people connect through language I write without seeing the connection between then and now I write the language where nothing is decided beforehand I write the link between colonies of bacteria and the rings of Jupiter I write yes no I write the unpredictable language of partings and transitions of conditions that beggar all belief

254


Terje Dragseth

«ESTOY ESCRIBIENDO EL LENGUAJE» 1.

Con los finamente afinados huesos de mi mano Escribo en la luz parpadeante de la vela Lenguaje yo escribo Escribo acerca de irse cuesta abajo Y sobre la grandeza en las cosas pequeñas 2.

Escribo lenguaje cálculos prediciendo eclipses el subir y bajar de la marea y el cangrejo en la playa x el matemático factor desconocido escribo las abstracciones de numerales la suma de lo que viene escribo 3.

Lo visible escribo el campo magnético del ojo escribo el ojo del embrión distinguiendo las sombras de la luz en sus aguas gris de semen escribo luz en la noche del alma 4.

Escribo el lenguaje del cuello El bajar por el cuello el beso en la cavidad del cuello el hueso blando en el dorso del cuello que al menos es llamado: Toracio 255


Revista Prometeo

5.

Escribo lenguaje para las estrellas un lenguaje Khlebnikov, el no rey del tiempo ha descrito con precisión poética el lenguaje de estrellas de sólo vocales, escribo un lenguaje numérico, escribo mil quinientas dimensiones en el tiempo escribo vertiginosamente 6.

Escribo lenguaje, artefactos, cuchillo como arado escribo el animismo en el folclor el espíritu en la piedra y el horroroso duende del agua y el lenguaje de las religiones para los dioses y la luz del Destino en todo escribo y el poder en lo aparentemente insignificante lo aparentemente escribo 7.

Escribo el lenguaje de las fibrillas de los pulmones el tejido del corazón, el cilio de la tráquea el diálogo de los músculos de la pierna con el corazón escribo costillas y el armazón del esqueleto escribo el lenguaje de los órganos al estar hambriento o saciado escribo la bailarina jorobada 8.

Escribo

Buda no es para ser escrito 256


Terje Dragseth

el lenguaje de Buda no es para ser escrito

Escribo con ambas manos: todo está en llamas

Escribo: el sonido de una mano aplaudiendo escribo las consecuencias de un acto en ocho lenguas escribo la rueda de la vida escribo 9.

Escribo la lengua de hoy una brasa en cenizas escribo palpitante escribo para la llama de mañana escribo un fuego 10.

Escribo el lenguaje del buen vecino y la amistad escribo cómo la gente se conecta a través del lenguaje escribo sin ver la conexión entre el antes y el ahora escribo el lenguaje donde nada está decidido de antemano escribo el vínculo entre colonias de bacterias y los anillos de Júpiter escribo sí no escribo el impredecible lenguaje de las separaciones y las transiciones, sobre condiciones que nadie creería

257


Revista Prometeo

Augusta Laar

Fotografía de la autora

Suiza | 1955

Augusta Laar es poeta, artista plástica, fotógrafa y música. Junto a su compañero Kalle Aldis Laar conforma el dúo de poesía electroacústica Kunst oder Unfall (arte o accidente).

Directora de las series de lecturas por mujeres poetas Schamrock-Salon der Dichterinnen en Munich desde 2008, del primer festival mundial de poesía de mujeres Schamrock-Festival der Dichterinnen en Múnich y Viena desde 2012; y del Schamrock-Filmfestival presencia femenina 2014. Curadora de GEDO, Asociación Artística de Mujeres, en Münich.

Con Kunst oder Unfall se ha presentado en diversos festivales en Eslovaquia, Latvia, India, Italia, Alemania, Holanda, Austria, Canadá, y Estados Unidos. Ha obtenido algunos reconocimientos por sus fotografías y por su poesía electroacústica. Entre sus publicaciones, destacamos: Si escribes un poema para mí, 2010 y 99 poemas de amor, 2012. Ha realizado exposiciones y proyectos sobre la comunicación poética, entre ellos Madona dice…, así como talleres radiofónicos. 258


Augusta Laar

ACOUSTIC SHOOTING STARS the out-of-this-world song navigates from the clouds: above the roofs it is said at times they dance in the wind these faintings and they come apart

the pop star says hello tired bored almost naked in his wheelchair smokes gets drunk and disconnects the song has horrified in the meantime

like a snow star in the patio of the school they come apart these faintings and they dissolve a film sparks to us on the tongue somehow suspicious of successes you say too pop too too

ACÚSTICAS ESTRELLAS FUGACES la canción sobreterrenal navega desde las nubes: sobre los tejados se dice bailotean a veces en el viento las síncopes y se deshacen

la estrella pop saluda cansado aburrido semidesnudo en su silla de ruedas fuma se emborracha y desconecta el sonido la canción ha aterrizado entretanto

como estrella de nieve en el patio de la escuela se deshacen las síncopes y se disuelven nos chispea una película sobre la lengua de alguna manera sospechosa de éxitos dices tan pop tan tan

259


Revista Prometeo

EJERCICIOS ERÓTICOS en sueños me rozo en los bancos de nubes hasta que estallo y me calmo en la próxima calzada

en cuencos me echo en la parte interior y me dejo lamer relamer hasta que me disuelvo

en el bordel paseo por el bar hasta que un chulo me trinca jadeando desaparezco en la caja de Pandora en el infierno busco el fuego y salto dentro candente suplico salvación hasta que uno me monta al borde de la ruina soy ceniza sin voluntad polvo Epílogo el exhibicionista japonés en sus calzoncillos blanco de nieve salta del parque de la ciudad hace un par de movimientos

260


Augusta Laar

arriba & abajo con las manos se vuelve elástico como una estrella pob triunfa sardónico esclarecido yo lo he visto y el no se me va ya de la cabeza

DIA DE SAN VALENTIN A los 4 miembros muertos de la banda Viola Beach (y a su manager)

bramar entre sí bailar entre sí besarse entre sí hacia otro sí

baila hacia mí como una partícula gravitatoria del all feat. Pompas de jabón cada vez más grandes yo bailo hacia ti como un agujero negro que gira alrededor de otro agujero negro huiuiui llevamos sombreros de cuerdas de guitarra hey hey my my dice la app que habla consigo misma estaré contigo seré libre converso conmigo misma estaré contigo seré libre converso conmigo misma

261


Revista Prometeo

CAFÉ PRÜCKEL VIENA en elegante cockpit ocupado por figuras verdes intento una u otra cosa salgo envenenada de ello quinientas cartas de amor

cuelgan del techo Bob Dylan en blanco y negro en la puerta de vidrio desgreñados los cabellos color cola de las salvajes parejas borradas mi cafesito está amargo pero el ambiente afuera es de una dulzura que parte el corazón el viento lleva flores de magnolios sobre la ciudad el tranvía

un ufo traqueteante casi para salir zumbando los viajeros nos colocamos en fila en la red verde de la geometría y tiqueteamos tiqueteamos hacia allí donde el tiempo está parado CANTO DE ADIÓS o el viento my darling o el mundo entero o el barco my darling o la otra ventana o más rápido y más rápido my darling o dentro de la grieta del glaciar o dulce dulce dulce my darling o esperar todo el día o todo el día my darling do now fairly well

262


Juan Carlos Mestre

Fotografía: Alejandro González Puras

España | 1957

Juan Carlos Mestre es poeta y artista gráfico, autor de varios libros de poesía y ensayo, como Antífona del Otoño en el Valle del Bierzo (Premio Adonáis, 1985) La poesía ha caído en desgracia (Colección Visor, Premio Jaime Gil de Biedma, 1992) o La tumba de Keats (Editorial Hiperión, Premio Jaén de Poesía, 1999).

Su obra poética ha sido recogida en varias antologías como Las estrellas para quien las trabaja, 2007 o Historia Natural de la Felicidad (Fondo de Cultura Económica 2014). Con su libro La casa roja (Editorial Calambur, 2008), ganó el Premio Nacional de Poesía 2009. De más reciente aparición es La bicicleta del panadero (Editorial Calambur, 2012) por el que recibió el Premio de la Crítica. En el ámbito de las artes plásticas ha expuesto su obra en galerías de España, EE.UU., Europa y Latinoamérica.

263


Revista Prometeo

CAVALO MORTO Cavalo Morto is a place that exists in a poem by Lèdo Ivo. A poem by Lèdo Ivo is a glowworm looking for a lost coin. Every lost coin is a swallow seen from behind, perched on the lightning conductor’s light. Inside a lightning conductor a buzzing of prehistoric bees rages round a water melon. In Cavalo Morto water melons are half-asleep women from the midst of whose hearts comes the ringing of a bunch of keys.

Cavalo Morto is a place that exists in a poem by Lèdo Ivo. Lèdo Ivo is an old man who lives in Brazil and can be seen in anthologies with a madman’s face. In Cavalo Morto the mad have the wings of a fly and put back in the matchbox burnt matches like words that are brushed by the light from another world. Another world is the bottom of a glass, a place where what is straight has a horseshoe’s form and with a sole street coated in gabardine.

Cavalo Morto is a place that exists in a poem by Lèdo Ivo. A place that exists in a poem by Lèdo Ivo is a river rising early to go and make teardrops, little fables of rain wounded by an acacia’s spikes. In Cavalo Morto the airplanes tie ribbons of steam to the sky as though clouds were Christmas presents and the happy and unhappy climb straight to the eternal hippodromes up the steps of a ringer of seagulls. Cavalo Morto is a place that exists in a poem by Lèdo Ivo. A poem by Lèdo Ivo is the lover of a sundial who tiptoes from guesthouses the morning after. The morning after is what was going to be said by those who never met, but loved each other all the same and who emerge arm in arm in the evening air to wish trees happy birthday and write scores for a bicycle’s bell. Cavalo Morto is a place that exists in a poem by Lèdo Ivo. Lèdo Ivo is a school full of finches and a helmsman singing in a saucer of milk. Lèdo Ivo is a nurse who bandages waves and ignites with his kiss the lights of a ship. In Cavalo Morto all things perfect belong to someone else, just as the screw of the sea’s stars belongs to the looter of sleepwalkers’ heads and the postman of Sunday’s roses to the domestic servants’ crown of light.

264


Juan Carlos Mestre

Cavalo Morto is a place that exists in a poem by Lèdo Ivo. In Cavalo Morto when a horse dies they call on Lèdo Ivo to restore it to life, when an evangelist dies they call on Lèdo Ivo to restore him to life, when Lèdo Ivo dies they call on the tailor of butterflies to restore him to life. Take note of what I’m saying, the most beautiful memories are as fleeting as squirrels, each love that dies is a cemetery of kisses and Cavalo Morto is a place that does not exist. CAVALO MORTO Cavalo Morto es un lugar que existe en un poema de Lêdo Ivo. Un poema de Lêdo Ivo es una luciérnaga que busca una moneda perdida. Cada moneda perdida es una golondrina de espaldas, posada sobre la luz de un pararrayos. Dentro de un pararrayos hay un bullicio de abejas prehistóricas alrededor de una sandía. En Cavalo Morto las sandías son mujeres semidormidas que tienen en medio del corazón el ruido de un manojo de llaves.

Cavalo Morto es un lugar que existe en un poema de Lêdo Ivo. Lêdo Ivo es un hombre viejo que vive en Brasil y sale en las antologías con cara de loco. En Cavalo Morto los locos tienen alas de mosca y vuelven a guardar en su caja las cerillas quemadas como si fuesen palabras rozadas por el resplandor de otro mundo. Otro mundo es el fondo de un vaso, un lugar donde lo recto tiene forma de herradura y hay una sola calle forrada con tela de gabardina. Cavalo Morto es un lugar que existe en un poema de Lêdo Ivo. Un lugar que existe en un poema de Lêdo Ivo es un río que madruga para ir a fabricar el agua de las lágrimas, pequeñas mentiras de lluvia heridas por una púa de acacia. En Cavalo Morto los aviones atan con cintas de vapor el cielo como si las nubes fuesen un regalo de Navidad y los felices y los infelices suben directamente a los hipódromos eternos por la escalerilla del anillador de gaviotas.

Cavalo Morto es un lugar que existe en un poema de Lêdo Ivo. Un poema de Lêdo Ivo es el amante de un reloj de sol que abandona de puntillas los hostales de la mañana siguiente. La mañana siguiente es lo que iban a decirse aquellos que nunca llegaron a encontrarse, los 265


Revista Prometeo

que aun así se amaron y salen del brazo con la brisa del anochecer a celebrar el cumpleaños de los árboles y escriben partituras para el timbre de las bicicletas.

Cavalo Morto es un lugar que existe en un poema de Lêdo Ivo. Lêdo Ivo es una escuela llena de pinzones y un timonel que canta en el platillo de leche. Lêdo Ivo es un enfermero que venda las olas y enciende con su beso las bombillas de los barcos. En Cavalo Morto todas las cosas perfectas pertenecen a otro, como pertenece la tuerca de las estrellas marinas al saqueador de las cabezas sonámbulas y el cartero de las rosas del domingo a la coronita de luz de las empleadas domésticas.

Cavalo Morto es un lugar que existe en un poema de Lêdo Ivo. En Cavalo Morto cuando muere un caballo se llama a Lêdo Ivo para que lo resucite, cuando muere un evangelista se llama a Lêdo Ivo para que lo resucite, cuando muere Lêdo Ivo llaman al sastre de las mariposas para que lo resucite. Háganme caso, los recuerdos hermosos son fugaces como las ardillas, cada amor que termina es un cementerio de abrazos y Cavalo Morto es un lugar que no existe.

ASAMBLEA Queridos compañeros carpinteros y ebanistas, les traigo el saludo solidario de los metafísicos. También para nosotros la situación se ha hecho insostenible, los afiliados se niegan a seguir pagando cuotas. A partir de este momento la lírica no existe, con el permiso de ustedes la poesía ha decidido dar por terminadas sus funciones este invierno. No lo tomen a mal, pero aún quisiéramos pedirles una cosa, mis viejos camaradas amigos de los árboles acuérdense de nosotros cuando canten La Internacional. 266


Juan Carlos Mestre

ELOGIO DE LA PALABRA Esta palabra no ha sido pronunciada contra los dioses, esta palabra y la sombra de esta palabra han sido pronunciadas ante el vacío, para una multitud que no existe. Cuando la muerte acabe, la raíz de esta palabra y la hoja de esta palabra arderán en un bosque que otro fuego consume.

Lo que fue amado como cuerpo, lo escrito en la docilidad del árbol único, será consolación en un paisaje lejano. Como la inmóvil mirada del pájaro ante la ballesta, así la palabra y la sombra de esa palabra aguardan su permanencia más allá de la revelación de la muerte.

Solo el aire, únicamente lo que del aire al aire mismo trasmitimos como testamento de lo nombrado, permanecerá de nosotros. La luz, la materia de esta palabra y el ruido de la sombra de esta palabra.

267


Revista Prometeo

Khadijatou Doyneh

Fotografía: Paul Taipow

Reino Unido | 1965

Khadijatou Doyneh es cantante, escritora de canciones, poeta del Spoken Word y percusionista.

Criada en Guyana, radicada en Londres, es una mujer afro-caribeña del siglo 21. Se gradúa de Middlesex University y debuta en escena en Inglaterra en 2004. Sus investigaciones sobre Suráfrica, la llevaron a ser productora y a filmar su primer documental Soweto y yo.

Su escritura, grabaciones e historia musical incluyen escribir el track Segundo Chance y actuar con Los Heliocéntricos (Disco Out There). Como poeta leído su obra en Malawi, Zimbabue y Suráfrica. Khadijatou Doyneh presenta sus canciones originales en su álbum Sexo, Mentiras e Historia una fusión de Afro funk jazz con dub poetry.

268


Khadijatou Doyneh

BROKEN BRITAIN

In a Broken Britain A Frost bitten chicken In Killer Heels Upside down Fallen over. Stumbling around After 14 pints Puked out on a pavement Minus 4 bare butts Racing beer belly ol’ blokes. Doing their business on ground, In an alley Knickers twisted She faintly resisted He drunkenly & boldly persisted. Beating his chest She bearing her breast How the World stares At her lashes and BIG HAIR! Fashion statements! Kids want to follow See some turn ‘famous’ ‘Jeremy Kyle’s Show’ Fighting Mother, brother & sister Missing ‘sad’ & lonely Young and Old Fathers Trying to be ‘19 forever’ Like Michael Jackson’s “Billy Jean” He finds out the “kid is not his son”. Was always molly-cuddled Put on a pedal stool Mediocrity awarded and Made No. 1 NOW… angry, with zero confidence Routinely abusing his Women, and his Mum. Drug addicted to booze and blunt. Secretive and hidden No hint of the ‘Brady Bunch’. You’re never invited in for Lunch Inside a ‘Broken Britain’.

269


Revista Prometeo

Put on some ‘Spec savers’ glasses Was it a smile or a grimace? Confusing gazes, goes across all the ‘classes’ From pained, swollen n bleeding To stiff-upper LIPS ALL-for-one…! And ONE ‘small ISLAND’ for all Revealing, unravelling it… Unspoken… Forbidden Inside a very short Sun Summer Long dark dank bitter IC1..2..3 zing Winter. Frost-bitten. It’s subjects forced to accept Ever changing goal posts. ‘Mind the Gap’ Kindly ‘observe’ the glass ceiling Obey new Laws as it ALL is rolled out n’ given! Protests happen, we ALL ignored, forgotten? Banks to bailiffs – bailed but still rotten A population of people poli-tricked Pay up or be ‘nicked’ ‘Til we utterly and totally throw-up Sickened! Still we all move forward And we live in hope Within… A very Broken Britain.

270


Khadijatou Doyneh

BRETAÑA ROTA En una Bretaña Rota Una gallina gélida En tacones asesinos Patas arriba Tirada en el suelo. Tambaleándose Tras 7 litros Vomitados sobre el pavimento Menos 4 traseros descubiertos Apostando carreras con viejos con barrigas cerveceras. Haciendo sus necesidades en el suelo, En un callejón Bragas torcidas Ella resistió débilmente El persistió ebria y audazmente. Él golpeándose su pecho Ella destapando su seno ¡Cómo se detiene el mundo En sus pestañas y PELO PARADO! ¡Poses de la moda! Los niños quieren imitarlo Ver a algunos volverse “famosos” “El Show de Jeremy Kyle” Peleando Madre, hermano y hermana Extrañando “tristes” y solitarios A padres jóvenes y viejos Tratando de tener “19 para siempre” Como en Billy Jean de Michael Jackson Él descubre que “el niño no es su hijo”. Siempre sobreprotegido Puesto sobre una butaca de pedal La mediocridad premiada y Hecha Nº 1 AHORA... enojado, con cero confianza Rutinariamente abusando de sus Mujeres, y de su Vieja. Adicto al alcohol y crudo. Misterioso y escondido Ningún indicio de la “Familia Feliz”. Nunca te invitan a almorzar En la “Bretaña rota”. 271


Revista Prometeo

Ponte gafas en rebaja ¿Fue una sonrisa o una mirada de desprecio? Miradas confusas, atraviesan a todas las “clases” De adoloridos, hinchados y sangrantes Al mal tiempo BUENA CARA ¡TODOS para uno…! Y UNA “pequeña ISLA” para todos Revelando, desentrañándolo... Mudo… Prohibido... Dentro de un muy corto Sol de Verano largo y oscuro húmedo amargo Escarcha 1..2..trem blando de Invierno. Quemada por el frío. Sus súbditos forzados a aceptar Una portería siempre en movimiento. “Ojo con el Hueco” “Observa” amablemente el límite invisible ¡Obedece nuevas leyes a medida que TODO se despliegue y se entregue! Las protestas ocurren, ¿Nosotros TODOS ignorados, olvidados? De bancos a alguaciles – perdonados pero aún podridos Una población de personas poli-engañadas. Paga o serás “encanado” Hasta que completa y totalmente vomitamos ¡Enfermos! Aún así vamos hacia adelante Y vivimos en la esperanza Adentro... Una Bretaña muy rota.

272


Khadijatou Doyneh

PILAS DOBLE A (Escrito en un momento cuando estaba en una relación y nunca podía encontrar pilas dentro de los aparatos - entonces escribí esta historia). ¿Por qué no hay dos pilas doble A en el control de este televisor? ¿Hmmm? Primera pista en esta historia a desenvolver. El reloj se detuvo. Esa hora tiene horas de vieja. Segunda pista en esta historia a desenvolver.

La calculadora necesita energía. Le han sacado las pilas. Ahora, uno más uno igual a dos, pero de alguna manera .. de alguna forma esta suma ¡NO cuadra! ¿Por qué es que todo está tan callado? ¿Por qué tienes la cobija sobre tu cabeza? ¿Por qué cuando te pregunto... -¿Qué haces?Te enrojeces tanto? ¿Por qué se ha regado el gel lubricante? Y ahora está por todo el suelo... ¿Por qué tienes las botas puestas, bebé? ... ¿Y tu ropa esparcida por el suelo?

¡Tu sonrisa es tan brillante! ¡Dientes desolladores brillando tan resplandecientes! No empiezas a responder a cualquier cuento... ...Ahora, con tu consolador arrojado fuertemente contra el piso. Oh Miel, no te avergüences por favor. No te vuelvas espantapájaros ahora ni te congeles. ¡Actúa como si yo no estuviera! Haz lo que quieras. ¡¡¡¡Sólo quiero tener dos pilas doble A Por favor!!!!

273


Revista Prometeo

Barbara Pogačnik

Fotografía: Levure Littéraire

Eslovenia | 1973

Barbara Pogačnik es poeta, traductora y crítica literaria, graduada en Lenguas Romances lingüística y literatura. Premio Jaén de Poesía, 1999. Su obra ha aparecido en 26 lenguas y ha sido llevada a arreglos musicales. Ha participado en más de 40 diferentes festivales y manifestaciones literarias en más de 20 países.

274

En palabras de Alain Borer: “...Más aún que la riqueza, una verdadera profusión caracteriza la poesía de Barbara Pogačnik, semejante surgimiento de hallazgos incesantes pueden ser llamados híper-metafóricos... En este vórtice de fusión de ideas cargadas de energía (esto que Pound llamó el vorticismo), es el mundo que habla (el apartamento suspira, el refrigerador respira) lleno de inversiones espacio-temporales (“el regreso de las lágrimas a la fuente, el viaje por las venas”) al mismo tiempo que el poema lo interpreta, lo piensa y lo percibe –siempre en situación existencial, vivida con “una medusa en la garganta”. Como si ella tomara su origen en un lugar impersonal, una voz femenina elucida el mundo, sin calcular la medida de lo que revela...”.


Barbara PogaÄ?nik

FLAMING CRANES When I got back home, my apartment sighed, a draught-horse straining at the weight. The room I had abandoned was left ajar like an unbuttoned shirt, a breathing slightly open, a breathing long obstructed. The balcony hung over us like a long-legged morning full of turning iron cranes. I tried to gnaw through the gray wool knot in my throat. The freshly washed palm dropped for a moment. Cranes can turn the world down or up: they build like thousands of horses. The demolishing of love is an enduring process. At times it feels like plucking eyebrows, then like an operation without anesthetic. The fridge wheezes, gas installation throws flashes of lightning and the weather frowns. A drop keeps spilling over the edge of dirty dishes. It seems someone had moved into the apartment on so many of my layers while I was travelling and it patiently awaited my return.

Now there’s a birdhouse here, and fire devouring it: the good flame, strong wingbeats separating from water, flaming cranes, blazing cranes.

275


Revista Prometeo

GRÚAS EN LLAMAS Cuando llegué al hogar, mi apartamento suspiró, un caballo de tiro luchando con el peso. La habitación que yo había abandonado estaba entreabierta como una camisa desabotonada, una respiración ligeramente abierta, una respiración largamente obstruida. El balcón colgaba sobre nosotros como una mañana de patas largas llenas de grúas giratorias de hierro. Yo traté de roer a través de un nudo de lana gris en mi garganta. La palma recién lavada cayó por un momento. Las grúas pueden tornar el mundo abajo o arriba: ellas construyen como miles de caballos. La demolición del amor es un proceso duradero. A veces se siente como depilarse las cejas, luego como una operación sin anestesia. La nevera jadea, la instalación de gas lanza destellos de relámpagos y el clima frunce el ceño. Una gota sigue rebosando el borde de los platos sucios. Parece que alguien se hubiera mudado al apartamento en tantas de mis capas mientras yo viajaba y pacientemente esperó mi regreso.

Ahora hay una pajarera aquí, y un fuego que la devora: la llama buena, fuertes aleteos separándose del agua, grúas en llamas, grúas ardientes.

276


Barbara Pogačnik

ELEMENTOS: AIRE Hoy Europa es sólo un océano vacío con un puñado de islas-nubes donde sorbemos cocteles, despreocupados. La tierra se ha ido. Hicimos un trato, que es mejor desaparecida. Una mujer, toda de velos verdes de canción de cigarra, levanta continentes de guijarro, uno a uno, con gestos tiernos. Una migaja de luz pica en mi garganta. Un viento solar ondula sobre lo que era la tierra, tierra ahora ida. Y toda Europa, encantada, permanece silenciosa.

HILO DE JUNIO Y no sólo el llanto, como sucede con las flores temblorosas de la señora Dalloway, sino que se trata de las lágrimas volviendo a su origen, como si viajaran por diminutas venas de raíz subiendo la columna vertebral de un gran árbol, un viaje que nos ilumina sobre la naturaleza de los líquidos, su simbiosis con el aire que respiramos en el sueño

todos estos son signos de sensación por asideros a través del tiempo, de palabras que otros hablan en tales momentos dentro de la luminosa barba gris de la mañana, entre noche y amanecer, mientras como ratones de teatro ellos abrazaban y vitoreaban la vida, y te encuentras entre un ser que mira hacia adentro y otro que compartes con el que está a tu lado en un capullo de significados entre dos cuerpos a través del cual, incluso mientras sueña, la savia de todos los pensamientos se mueve.

277


Revista Prometeo

UVA SUMERGIDA

Ellos, como un vil sobresalto de hidra... Mallarmé,

El mundo se balancea sobre una bandeja cargada y cualquiera no puede darse el lujo de comprar una mesa, se desliza como uvas de vino fermentadas. Mañana será demasiado tarde para ver cuál aperitivo nos ha traído la guerra de papel. Nuestra lengua es larga, una interminable serpiente inofensiva envolviéndose entre nuestras manos, tostada o sin tostar por cada lado, atravesando su camino por panes migados y te sorprende cómo mucho más allá del hambre el capitán sumergido guía sus comandos.

ELEMENTOS: MIMBRE Pesadas espadas nos esperan dentro de nuestros corazones, salas llenas de nieve masiva: donde madres alzan sus cabezas. Mientras cortando el sauce, yo tenía que pronunciar lo que estaba en mi sueño, cómo aquellas letras se abrían paso entre la cesta de mimbre, y que yo había estado escribiéndolas en mi mente, y se sentía como si todo el mundo hubiera muerto en el punto central, saturado de sol, como si hubieran querido morir dentro de esta gruesa ceguera al rojo vivo. 278


Barbara Pogačnik

Fue la muerte de la forma; más allá, el amor ha de ser admitido como es, tormentoso y ardiente montar a caballo, no mires atrás a la vaina que los celosos arrojan bajo sus cascos

ELEMENTOS: METAL

Enlatados en nuestra victoria, reímos como latas y abriéndonos, de repente una cierva huye frente a los cañones de un fusil.

Detrás del destello, el hombre permanece quieto, cegado, blanco como un niño. Sin pronunciar palabra, se vuelve uno con la rama.

Ya nadie puede acercarse al grueso muro de oro de la manzana. El bebé cubierto con polvo de oro pesa en los brazos y en el gran repique de campanas del anochecer rojo un estremecimiento de miedo destella a través de alguien frente a su perfecta madre de bronce que está en los pensamientos de los ciervos cuando hacen el amor.

279


Revista Prometeo

Björn Kuhligk

Fotografía: Achim Wagner

Alemania | 1975

Björn Kuhligk es poeta, columnista y editor.

Aparte de numerosas publicaciones en antologías y revistas, ha publicado los libros de poemas Aquí no hay calles costeras, 2001; Al final vienen los turistas, 2002; Gran retrato, 2005; Sobre la superficie de la Tierra, 2009; El silencio entre cero y uno, 2013. Junto con el poeta Jan Wagner editó una extensa antología de poesía joven en lengua alemana Poesía de Ahora. 74 voces, 2003. Su más reciente publicación es Taxibus, 2014, una recopilación de columnas.

Por su poesía ha recibido varias becas de escritor en residencia: de la Fundación Preußische Seehandlung (2007 y 2014), del Senado de Berlín (2008 y 2015) y de la Fundación Robert Bosch, 2015.

280


Björn Kuhligk

IN A SURE WAY The street ends in a field at almost six a rooster settles into the manure

storks, swallows, thirteen roofs the neighbor with the flyswatter makes puree out of the more arrogant ones the plum tree shows movement it is the wind, night falls, the chickens follow the rooster over the willows by the river over the fields comes at night the thunder, we hear and see

EN MODO SEGURO La calle termina en el campo cerca de las seis se aposenta el gallo en el estiércol

cigüeñas, golondrinas, trece techos el vecino con el matamoscas hace puré a las más hoscas muestra el ciruelo movimiento es el viento, anochece, siguen los pollos al gallo

sobre los álamos junto al río sobre los campos vienen de noche los truenos, oímos y vemos 281


Revista Prometeo

BÓSFORO para Achim Wagner

Entre Asia y Europa brama el sol, a la izquierda un bebedor de té, a la derecha un videoturista, oh capitán mi capitán, qué tenemos aquí agua, nada más que agua, y casas alzadas sobre el agua, lo soñé, que la Osa Mayor en una pipa de agua armaba dos chozas de basura

desde el tejado vemos de noche las luces titilan, como hombres de mundo, salvajes o de planicie distinguimos a las reses, arde el faro de la zozobra

LAS ESTRELLAS SOBRE DINAMARCA La pesada, la escasa, la luz en el extremo norte de la cadena de islas como limadura en caída, las estrellas brillantes y estamos cansados, cansados

oímos el mar, oímos cómo el agua regresa, nos llevamos el castillo con sus torres, mudos estamos mudos en la terraza, tiemblan las redes

las redes de las arañas, y si estuviéramos al borde del país, correríamos colocaríamos un pie tras el otro saludaríamos hegemónicos a la marea

282


Samir Delgado

Fotografía del autor

España | 1978

Samir Delgado es poeta, ensayista, periodista, editor, gestor cultural y activista social.

Con su libro Banana Split obtuvo en 2010 el XXIV Premio de Poesía Emeterio Gutiérrez Albelo y con su libro Galaxia Westerdahl, ganó el XV Premio Internacional de Poesía Luis Feria de la Universidad de La Laguna (ULL). Pertenece a la Asociación Canaria de Escritores. Licenciado en Filosofía, coordina el Encuentro Internacional de Literatura 3 orillas. Codirige la revista La salamandra ebria. Otras de sus obras: Bajo un mismo sol. Cuaderno de La Habana (Accésit I Premio de Poesía Dulce María Loynaz, Santa Cruz de Tenerife, 2012) y, Poesía reunida, 2014.

283


Revista Prometeo

BALLAD OF THE RIVER JUCAR Let me remember the silence in your depths Hölderlin AIR in the moist inflammation of the gills that puff under the greenwater. Vital pulsing between the spines of the invisible fishes in the river. Silent matrix of air made nautical globe in the guts of the fishes. The guts of the fishes are greenair under the waters of the river. River air under the water that multiplies the green fishes. Galeses of riverwater in the subterranean current of the fishes that navigate the infinite green of their city.

BALADA DEL RÍO JÚCAR Déjame recordar el silencio en tus profundidades Hölderlin AIRE en la húmeda inflamación de las branquias que resoplan bajo el aguaverde. Pulsión vital entre los espinazos de los peces invisibles del río. Silencio matriz del aire hecho globo náutico en las tripas de los peces. Las tripas de los peces son aireverde bajo las aguas del río. Aire del río bajo el agua que multiplica los peces verdes. Ventiscales de aguarío en la corriente subterránea de los peces que navegan el verde infinito de su ciudad. 284


Samir Delgado

LA NUEVA ISLA (HECHIZO CÓSMICO)

La nueva isla es una desconocida otro triángulo escaleno de tierra incólume y quintaesencial un vergel de rumores sísmicos bajo el hechizo cósmico insular sorprende a la vista su agigantada mancha natal verde caribe la sonora hinchazón ebria de mar la nueva isla es una desconocida

hasta el retorno de otro extranjero con un libro de poesía bajo el brazo

LA SIESTA DE LOS VOLCANES

“VOLCÁN DE TINGUATÓN VOLCÁN DE MASDACHE VOLCÁN DE TAJUYA VOLCÁN DE CHAORRA VOLCÁN DE TAO VOLCÁN DE MAMBROQUE VOLCÁN DE TAHÍCHE VOLCÁN DE TACANDE VOLCÁN DE ECHEYDE”

285


Revista Prometeo

La vez primera que nuestros antiguos señalaron con su dedo índice y pusieron el nombre a los volcanes que parieron todo el archipiélago sellaron para siempre nuestra pertenencia a esta tierra nacida del fuego

Abajo en las profundidades recónditas del océano donde las civilizaciones sumergidas dormitan entre montañas de algas todavía esperan salir a flote nuevos acantilados vírgenes para la vida como las islas más viejas que secaron en su día los llantos de lava mecidas cada noche por la mirada arcaica de la luna ¿A qué viene esa calentura ciega que destroza la paz de nuestras islas? ¿A qué viene ese murmullo insolente que alborota el ritmo de los climas? ¿A qué vienen tantas prisas si el mundo ya tiene muchas vueltas? ¡Silencio!

Respetemos durante nuestro tiempo de vida la siesta de los volcanes

286


Krystyna Dąbrowska

Fotografía: Maciej Grzybowski

Polonia | 1979

Krystyna Dąbrowska es poeta, traductora y autora de piezas de radio teatro.

Estudió Arte Gráfico en la Academia de Bellas Artes de Varsovia. Ha traducido al polaco a William Carlos Williams, W. B. Yeats, Thomas Hardy y Thom Gunn, entre otros. Ha publicado los libros de poesía: Agencia de viajes, 2006; Sillas blancas, 2012 y Tiempo y apertura, 2014. Obtuvo el Premio de Poesía Wisława Szymborska. Sus poemas han sido traducidos al inglés, alemán, ruso, sueco, italiano, griego, francés y portugués.

287


Revista Prometeo

CITY OF THE DEAD On clotheslines stretched between the tombstones a woman hangs out her freshly laundered linen. Her arms are raised as if in mute lament to peg up a pair of panties or a T-shirt. Petticoats and bed sheets dance among the graves. Around stand mausolea, with people living in them: the lodgers of the dead and sentries of their repose. A non-stop patter of children playing soccer, with tombs as their goalposts. A mother calls them to dinner, and her voice mixes with the praying carried on in the chapel. Sunlight. Dust of the desert. The clothes dry quickly, wafting the dregs of moisture onto the graveyard earth. In the doorways of mausolea neighbors sit at tea, spending their afternoons in the meager shade of tombs, tethered to them just like the washing lines. CIUDAD DE LOS MUERTOS Sobre hilo de tender estirado entre las lápidas una mujer cuelga su ropa blanca recién lavada. Sus brazos levantados como en mudo lamento para sujetar de arriba un par de calzones o una camiseta. Enaguas y sábanas danzan entre las tumbas. Alrededor yacen mausoleos, con gente viviendo en ellos: huéspedes de los muertos y centinelas de su reposo. Un golpeteo sin cesar de niños jugando fútbol, con tumbas como porterías. Una madre los llama a cenar, y su voz se mezcla con la oración en la capilla. Luz de sol. Polvo del desierto. Los trajes se secan rápidamente, flotan residuos de humedad sobre la tierra del cementerio. En la entrada de los mausoleos los vecinos se sientan a tomar el té, gastando sus tardes en exiguas sombras de tumbas, atados a ellas como las cuerdas del tendedero. 288


Krystyna Dąbrowska

AGENCIA DE VIAJES Soy una agencia de viajes para los muertos, les reservo vuelos hasta los sueños de los vivos. Famosas celebridades me solicitan, como Heráclito, para poder visitar a un escritor enamorado de él, pero los muertos menos conocidos también me solicitan, como un granjero de la aldea Wasiły, deseando aconsejar a su esposa sobre cría de conejos. A veces diversas generaciones de una familia alquilan un avión y aterrizan sobre la ceja de su descendiente final.

Tengo también relaciones con los asesinados, que en viajes habituales a los sueños de los sobrevivientes acumulan millas en un programa de viajero frecuente. Nunca le negué mis servicios a nadie. Les encuentro las mejores conexiones que puedo y me reprocho cuando un joven amante, para meterse en el sueño de su novia, tiene que hacer escala en el sueño de una arpía roncando. O cuando las condiciones del clima fuerzan un aterrizaje de emergencia y los muertos me reclaman: ¡haz algo, estoy atrapado en el sueño de un niño aterrorizado! Incidentes como estos significan estrés y un reto para mí, un negocio menor con ambiciones mayores, porque aunque tampoco tengo acceso al mundo de los muertos o a los sueños de las otras personas, gracias a mí ellos entran en contacto.

289


Revista Prometeo

HERMANOS Una anciana baila flamenco. En su esfuerzo arde una antigua liviandad. Es alta y esbelta como una garza jorobada, su falda de florituras y pliegues, sus mejillas hundidas. La anciana baila como una joven, una muchacha que murió en tiempos de la guerra. Tras el espectáculo se limpia el maquillaje, se quita la peluca y el vestido, entonces se pone pantalones y chaqueta y se convierte en la persona que es fuera del escenario: un hombre, el hermano de la muerta. El anciano que vuelve a su hogar. Que se tejió por sí mismo de retazos del pasado, fotos, afiches y recortes de periódico. Entre ellos cuelgan vestidos, que cose a mano: pájaros multicolores del paraíso. Y el retrato de su hermana junto a flores frescas. Un tiempo recorrieron los países europeos, Celebrada pareja de adolescentes bailarines. Luego vino el gueto, la fuga, la separación. Desde el comienzo se dijo a sí mismo que si sobrevivía Sería sólo para ser la encarnación de ella en la danza. El anciano bailarín prepara una olla de té. Silencio. Es hora de apagar las luces. Muy pronto se irá a la cama, pero primero, tal como es, sin disfraz o maquillaje, danza tap en el umbral de la cocina al pulso del repiqueteo de hueso duro de las castañuelas.

*

290


Krystyna Dąbrowska

Somos como un diccionario. Nuestras lenguas hacen contacto dentro de temblorosas cubiertas. Ellas traducen cuerpo en alma, alma en cuerpo, deseo y realización en sudor y semen. En lugar de entradas en orden alfabético el alfabeto se libera, una o susurrada, una a bullosa, y una mixtura de terminaciones masculinas y femeninas. ¿Qué nombre tienen tus dedos para mí? ¿Qué nombre tiene mi vientre ardiente para ti? Nuestras respiraciones semejan páginas al pasar en búsqueda de expresiones inusuales ¿qué tipo de oración formarán? * Where should I look from in order to see you?...

¿Dónde debería mirar para verte? ¿De cerca o de lejos? ¿Y desde cuál punto en el tiempo? Cuando me alejo, tratando de abarcarte de pies a cabeza, como una pintura sobre el caballete, siento que eres tú quien me abarca, estás cambiando, añadiendo color, sustrayéndolo. Ahora te miro a los ojos, ahora miro con tus ojos, mientras sueñas o apareces en mi sueño, y ahora busco un detalle, un objeto, un gesto, una palabra, que se abre como un capullo e irrumpe siendo tú. Así muchos puntos de vista, pero estoy atrapada en un punto muerto, enredada por el hilo que planeé usar para unirlos. Y no sé si estás en el hilo, o en el destello de las tijeras que lo corta.

291


Revista Prometeo

292


Poetas de

OceanĂ­a

293


Revista Prometeo

294


Judith Crispin

Fotografía: Jason Blake

Australia |1970

Es poeta, fotógrafa y compositora. Estudió música en el Conservatorio de Música de Melbourne y en la Escuela de Música de Canberra antes de obtener su doctorado en Composición y Musicología de la Universidad Nacional de Australia en 2004.

Recibió el Premio Internacional de Composición de Ópera Nancy Van de Vate 2004 y el Premio de Composición en homenaje a Harold Allen 1996 y 1997. De 2002 a 2007 trabajó en un proyecto con Larry Sitsky para preservar las composiciones australianas. Este proyecto ha producido una serie de partituras australianas publicadas por The Keys Press, Perth. De 2000 a 2004 trabajó como profesora en Musicología y Composición en la Escuela de Música de Canberra. Ha sido profesora invitada en la Universidad Americana del Cairo y entrevistadora para el Departamento de Historia Oral de la Librería Nacional de Australia. Actualmente enseña Composición y Musicología en la Universidad del Sur de Queensland.

295


Revista Prometeo

I AM FREYJA I am Freyja of the ice fields, following a narwhal’s tusk through diamond-threaded air— for he has retracted speech into his jawbone. And if in sleep, he grazes my naked hip he will not wake me. In all the rooms of our house, snow is falling. I am Freyja of suburbia, watching a hills-hoist rotate its shadow into a caribou’s shape, its velvet nostrils lifting in wind. And dusk is a cinder path between rooves, the min-min of headlights on the Parkway, where a hooded woman walks her dog in the last light leaving.

I am Freyja, with the driver’s door left open, running back to a rabbit on the road. Its body unmarked, one eye turned upward to the moon, Vega, Europa, the immense indifference of space. And he is waiting in the car like a stranger, streetlights flooding the windscreen, and we have already begun not to belong to each other. I am Frejya whatever happens now won’t matter. in the cafe of our Fimbulvetr he will buy me an espresso

and tell me it’s over.

296


Judith Crispin

SOY FREYA Soy Freya de los campos de hielo, siguiendo un colmillo de narval por el aire tejido de diamante pues el narval contrajo el habla en su quijada. Y si al dormir roza mis caderas desnudas no me despertará. En todos los cuartos de nuestra casa está cayendo nieve.

Soy Freya de los suburbios, que mira una cabria de cerros rotar su sombra en forma de caribú, narices de terciopelo alzándose en el viento y el crepúsculo es un sendero de brasas entre los tejados, tintinear de luces de autos en el Bulevar donde una mujer encapuchada pasea su perro en la última luz que se está yendo. Soy Freya, con la puerta del conductor abierta, que corre hacia un conejo en la carretera cuerpo sin marcas, un ojo mira hacia la luna, Vega, Europa, la inmensa indiferencia del espacio, y él espera en el carro como un extraño, las luces de la calle inundando el parabrisas, y ya hemos empezado a no pertenecernos. Soy Freya, pase lo que pase ahora no importará en el café de nuestra Fimbulvetr me invitará a un espresso y me dirá que todo ha terminado.

297


Revista Prometeo

SOMMERNACHTTRAUM Para Irene Lampert

Te amo de puro miedo a la soledad, dijo el Minotauro. Tal vez no había hablado mas ella igual lo habría sabido por el bramido inquieto hondo en el jardín ornamental. Lo ve crecer diminuto en la distancia; una figura de cabeza pesada, desapareciendo en una erótica de árboles. Y por un larguísimo instante dieron vueltas uno junto a la otra. Ella, en las avenidas de quemados tilos, de sombras de antenas de televisión de la guerra fría; y él, en el Dammerung, espacios míticos de Goethe y Heine, tocando la realidad sólo como algo profano: el diablillo prendido al pecho del durmiente o una figura semitransparente vista en la neblina por ciclistas mañaneros. Ella tiene una foto de él en su propio estudio mientras pinta nature norte, media fruta en estilo anticuado, pero a ella le gustaba cómo caía la luz sobre su mano y cómo sus cuerpos estaban separados sólo por un jarro de pinceles y humo de cigarrillos. El marco de la foto se rompió y no ha sido arreglado. Llena su apartamento de orquídeas y discos de la Ópera de Pekín; pero en las noches cerca de Teufelsberg, donde no hay minotauros y el liquen cae como cabellera de anciana, se acuesta entre cacharros abandonados a buscar satélites. 298


Judith Crispin

MITOPOEIA Ella abandona el jardín desnudo por un cercado, deja atrás la última casa del suburbio campos deportivos que la noche hace enormes hasta el borde ciego del césped, donde las arboledas inhalan la oscuridad. Las piedras resplandecen, borrascas silenciosas, cielo silenciosas estrellas. Y si una liebre roja se desliza desde la yerba antigua, una antigua luz astuta vendrá si ella lo quiere. Y quiso

ser un animal entero no esta quimera de cuerpo nebuloso y escrita en lo oscuro en el anillo errante donde la madrugada se aprieta contra su cuerpo.

La liebre roja está dentro de un hombre, el árbol y el fuego la hacen salir a través de él respira una magia, llena de noche y fuerza y le dice: kandanga daruarungu mannangg gilbanga estrella que caes en la noche, vuelve. Líneas de viento están llegando por los montecillos de yerba agitada y es medianoche, es medianoche sobre todos aquellos que amamos. Ella ahí estaba contigo, mirntiwarri, contigo todo el tiempo pero tú no estabas con ella.

299


Revista Prometeo

GAMMA Noches de invierno, de nube, gris-malva, delgada. El mangle cae en la caleta de escarcha, agua subiendo en la oscuridad. Un perro blanco atraviesa el descampado se detiene, sobrecogido por las apariciones. Gira una oreja en el enorme cuenco estelar conozco este lugar, este sendero encendido de piedras y maraña de árboles inclinados. Hermano mío, tanto dormir nos ha robado este paisaje este cielo vagado de satélites y viento húmedo, cargado. Un cuervo escupe a la vera del camino, la zorra destripada por los camiones que pasan yace fuera de su alcance. Te conocía entonces, mi hermano. Conocía tu calma y no me asusté ante el fragor de las aves nocturnas. En la niebla, a la escasa luz de las Pléyades, probé la sal en tu boca y en tu barba, el amanecer.

300


Judith Crispin

DER DOPPELGANGER Después que los faroles hubieron regresado del acantilado y el reproche de los vecinos diera lugar a un silencio más brutal aun, ella les habló de los árboles negros, los árboles blancos; tumba enraizada donde el sol no llega. Y el perro apareció un segundo entre codos de gruesas ramas: un perro que no poseía sombra o cuya sombra asumía forma de aves y que llevaba un zapato de niño en la boca por bosques en los que ningún perro de verdad entraría bosques circundados de autopistas y crecidos sobre escombros de bloques de apartamentos y tanques soviéticos y por donde él pasaba, ella enrollaba alambre en los troncos de los pinos: puro blanco puro. En otra habitación el televisor hace zumbar su patrón de prueba. Pero ahora ella está parada en la ventana el viento se mueve por el jardín para plegar las cortinas florales en sus brazos.

301


Revista Prometeo

302


Memoria de

Eleusis


Carl A. P. Ruck

Fotografía: Friends of Elefsina

Estados Unidos | 1935

Carl A. P. Ruck es un distinguido académico, estudió en las Universidades de Yale, Michigan y Harvard, y enseña en el Departamento de Estudios Clásicos de la Universidad de Boston. Filólogo clásico, ensayista, profesor universitario y destacado investigador, es especialmente conocido por develar el aporte de las plantas sagradas en el mundo clásico.

Ha publicado en nuestra lengua, dos importante obras a éste respecto: El camino a Eleusis: una solución al enigma de los misterios, con Albert Hofmann, Robert Gordon Wasson y Blaise Daniel Staples, 1993; y La búsqueda de Perséfone. Los enteógenos y los orígenes de la religión, con R. Gordon Wasson, Stella A. Kramrisch y Jonathan Ott, 1996.

Otras de sus obras, publicadas en inglés: The World of Classical Myth: Gods and Goddesses, Heroines and Heroes, with Blaise Daniel Staples (El mundo del mito clásico: dioses y diosas, heroínas y héroes, con Blaise Daniel Staples), 1994; Mushrooms, Myth and Mithras: The Drug Cult that Civilized Europe Hongos, mito y mitras: el culto a la droga que civilizó a Europa, con Mark Alwin Hoffman y José Alfredo González, 2009.

305


Revista Prometeo

EL PROYECTO GAIA Restablecimiento de los Antiguos Misterios Por Carl A. P. Ruck El antiguo testimonio acerca de la experiencia religiosa ofrecida a miles de peregrinos en el santuario de la Diosa en la pequeña aldea de Elefsina (Eleusis), aproximadamente once millas al oeste de la gran ciudad de Atenas, es unánime. El Himno Homérico a Deméter declara que era esencial para el arte de vivir: “Quien sea entre los hombres que deambulan la tierra que haya visto estos misterios es bendecido, pero quien sea que no fuera iniciado y no haya recibido su porción del rito, no tendrá la misma suerte que los otros una vez muera y habite la mohosa tumba más allá donde el sol desciende”. Los iniciados juraban secreto y al evento se le denominaba Misterio. El rito fue representado anualmente por más de dos mil años, empezando en la mitad del segundo milenio antes de Cristo, aproximadamente en el mismo lugar, modificado y ampliado sobre el curso del tiempo para acomodar al siempre creciente número de participantes. La construcción del santuario, destruyó el registro arqueológico de la temprana ocupación del sitio, pero es probable que fuera sagrado desde el Neolítico, o antes quizá. En el siglo sexto antes de Cristo, pasó bajo control ateniense y se convirtió en la influencia decisiva que produjo la mentalidad que caracterizó a la Era Clásica, fuente de la subsiguiente civilización europea. Casi toda la gente importante, así como también hombres y mujeres comunes, extranjeros y griegos semejantes de todos los estratos de la sociedad, buscaron la iniciación al menos una vez en su vida. En la Era Romana, el orador y filósofo Cicerón, lo declaró el más grande regalo de Atenas al mundo, el ímpetu esencial para la elevación de la humanidad desde el salvajismo, impartiendo el poder, no sólo para vivir con alegría sino también para morir con mayor esperanza. “Entre las muchas excelentes y sin duda divinas instituciones que tu Atenas ha creado y que contribuyeron a la vida humana, ninguna, en mi opinión, es mejor que aquellos Misterios” (Cicerón, De legibus, 2.14.36). Eleusis fue llamada como Elíseo, espejo de los campos paradisíacos (Los Campos Elíseos), que recibían a los muertos tras su llegada al otro 306


Carl A. P. Ruck

mundo. Era sagrado para la Diosa y su hija, las dos hembras sagradas, la “Madre” y la “Doncella”, que podrían ser nombres atribuidos, después de la revisión patriarcal que estableció el Misterio, como Deméter y Perséfone, aunque más sagradamente, ellas eran sólo las dos diosas sin nombre (tó theó), intercambiables como madre que produjo la hija y la hija que en cambio se volvió madre. La esencia masculina para su reproducción era la personificación del dichoso grito de los iniciados mientras caminaban en procesión al lugar de llegada, Iacchos- un juego de palabras con “droga o toxina” (ia-trós, ‘boticario’) y sobre la deidad de la posesión extática a lo largo del sagrado camino de Atenas a Eleusis, Dionisos/Baco, dios del vino y los embriagantes, fuertemente sugiere que un alterado estado de consciencia era necesario para acceder al Misterio. Él era idéntico aquí a su personaje ctónico, Hades, el señor del inframundo, llamado el “no visto”, que también es el nombre del invisible reino hacia el cual los vivos desaparecen a su llegada a los lujuriosos campos del paraíso del otro mundo. Una tercera hembra ensombrecía el personaje de ambas diosas, la postmenopáusica madre nutricia, quien llevaba el nombre aterrador de Hécate, patrona de la hechicería, que alimentaba a los vivos con la leche destinada a su hijo muerto; Pero los tres roles eran intercambiables, dado que la madre era la nodriza de la hija de la hija, y era esta tercera quien unía a los dos sagradas hembras en una triunfante trinidad. En su iconografía, era representada por tres mujeres jóvenes, espalda con espalda, sosteniendo emblemas sagrados de la iniciación.

El paradigma uniendo vida y muerte era la semilla implantada en la tierra, encomendada a la oscuridad de la tierra, con la expectativa de que retornaría y brotaría, sin lo cual no habría vida aquí, en el reino de arriba. Lo que los iniciados experimentaban era un viaje del espíritu a una realidad en una dimensión paralela, estableciendo caminos de comunicación y derechos de amigable visitación recíproca, entonces aquella vida era alimentada por el acorde o testamento que definía los términos de la relación de la humanidad con Gaia. Era más que una mera metáfora. A los iniciados se les ofrecía la oportunidad de identificarse con los ciclos de la naturaleza en el más profundo nivel de su existencia.

El misterio de la semilla renacida era personificado como el hijo nacido de la sagrada trinidad, que tenía el título de misterio de la Dama llamado Brimo, el terrible reinado. Él era su hijo, nombrado después

307


Revista Prometeo

de ellas en forma matriarcal como Brimos, pero tenía otro nombre menos aterrador, en honor a la benevolencia de esta trinidad, como el “triple guerrero”, Triptólemos. Fue a él a quien se le encomendó el arte de vivir y quien sembró el primer cultivo en los campos alrededor, en Rarian. Era la apaciguada antítesis de los análogos tóxicos de su origen, vida nacida de la muerte. Era también llamado el trípolos, campo sagrado cuyo arado inaugural, repetido simbólicamente como un rito anual, requería restitución en la forma de algún ofrecimiento a Gaia para compensar por la intrusión del arado fálico en el surco de la vulva de la Tierra, por lo cual la tierra salvaje se convertía en cultivo. El primer labrador era ofrecido como víctima sacrificial (1). En el mito del Misterio, era representado por su hermano Demophóön (“víctima ofrecida en nombre del pueblo”), el niño cuya mortalidad Deméter había intentado quemar en el fuego de la chimenea. En honor a él, cada año un niño de Atenas se iniciaba, a costa del gasto público.

El gran salón de iniciación en Eleusis tenía la similitud arquitectónica de una cueva, cuya antigüedad como motivo puede ser rastreada hasta el Paleolítico, cuando los primeros humanos se levantaron sobre las bestias como Homo spiritualis, no sapiens, pero con los primeros indicios de espiritualidad, un recuerdo de sueños olvidados (2). La cueva era el útero de Gaia, la vulva a un mundo más allá y una entrada al nacimiento en este reino de vida ordinaria. Platón usó el antiguo motivo como su alegoría de la Caverna (Platón, La República, 514a-520b). Lo que el salón cavernoso del Telesterion ofrecía era liberarse de la Caverna del ver ordinario.

En la noche del gran Misterio, los iniciados se rematerializaban en el salón del santuario, después de su viaje espiritual al Eliseo, en el momento del milagroso nacimiento de este labrador primordial. Se experimentaban renacidos, como él, un niño concebido y nacido desde la muerte y destinado, como él, a volver a su familia ctónica. La valencia de la muerte se volvió positiva a través de la experiencia personal y el amo Hades fue reconocido como un joven apuesto de “buen consejo” (Euboúleus) y como fuente de la prosperidad (personificada como Ploútos) en su reino real y el del más allá.

308

Lo que sabemos de los Misterios data en gran parte desde el siglo séptimo antes de Cristo, fecha probable de los Himnos Homéricos y su subsecuente incorporación bajo control ateniense; pero sus orígenes se remontan al menos hasta la mitad del segundo milenio antes de Cristo. Como los grandes sitios religiosos antiguos del mundo clásico, representa la asimilación de un santuario preexistente al dominio


Carl A. P. Ruck

desarrollado de los pueblos greco parlantes indo europeos, que migraron hacia tierras mediterráneas con su familia de doce deidades olímpicas, encabezadas por el patriarcal dios padre Zeus.

En deferencia a esta existencia anterior de la religión, Deméter, quien enseñará el Misterio a Triptólemos, asegura que la primera vez que ella llega a Eleusis, es desde la Creta minoica. Hades ha raptado a su hija, engendrada por su hermano Zeus, mientras recogía flores con un grupo de hermanas. El rapto espiritual experimentado como rapto es un motivo mitológico común, e implica siempre las fantasías especiales de quienes cortan hierbas, os recogedores de plantas mágicas o enteógenos. Tales plantas son tóxicas y crecen salvajes, y la doncella es abducida, no casada con el espíritu dominante que se materializó desde la planta mágica.

Un mito se lee como un diálogo en el lenguaje establecido por sus polaridades estructurales. Con la institución del Misterio, Perséfone se ha vuelto la esposa comprometida con su raptor, transitando desde la independencia matriarcal de una hermandad de mujeres hasta un confinamiento aislado dentro de lo doméstico dominado por su esposo. La abducción se asocia con la escobilla, la concubina de Hades, llamada Mínthe (Mentha pulegium), poleo, abortiva y tóxico insecticida. Como esposa, ella ha reemplazado su útero mortinato con el alumbramiento de su hijo. El rapto también está asociado con las mágicas flores llamadas nárkissos (“narcóticos”), y la narcosis inducida por el opio es símbolo de muerte. La asociación de la amapola de opio con la diosa minoica pre indo-europea está bien documentada, así como también el triple personaje de su identidad dentro de una hermandad de mujeres. Es más, no sólo el rapto da paso al matrimonio, sino que a través de la muerte, Perséfone posibilita la vida. Ella come una semilla de granada mientras abandona el inframundo y regresa preñada del hijo de Hades. La granada semeja la cápsula de amapola de opio, pero significa el útero fértil en lugar de la muerte. Su nombre en griego (rhóa) identifica la roja matriz sórdida de su fruto con el sangriento “flujo” de la menstruación.

Perséfone habría sido una diosa olímpica, ya que su madre Deméter y su padre Zeus son olímpicos, pero ella contaminó su eterna esencia espiritual con materia física ya que había tomado comida y semilla en el inframundo, de modo que ella ahora pertenece, como los humanos, parcialmente al mundo de su esposo. Deméter se convierte en la suegra de Hades y tiene un nieto, como el hijo del Misterio, nacido del reino ctónico.

309


Revista Prometeo

Yo era miembro de un equipo que en los años 70’s buscaba descubrir lo que sucedió realmente en el santuario (3). Está bien documentado que la experiencia era visionaria, y que había sido profanada hacia el final del siglo V antes de Cristo, al ser inducida ilegalmente entre grupos de bebedores bohemios en fiestas privadas, que empleaban el sagrado enteógeno como una droga recreativa. Demostramos que los iniciados se permitían vislumbrar una realidad trascendente por la ingestión de un poderoso agente psicoactivo derivado del ergot (Claviceps purpurea), sustancia similar al LSD (ácido lisérgico dietilamida), LSA (ácido lisérgico amida), la misma sustancia tóxica que es el agente activo en el ololiuqui, como derivado de ciertas campanillas en el chamanismo mesoamericano (4) y aparentemente también conocido en la Grecia antigua y en las tradiciones populares europeas como convólvulo. Los iniciados para la ceremonia bebían una poción especial, llamada el kykeón o “mixtura”, cuyos ingredientes en agua, como se registró en los Himnos Homéricos, eran la salvaje escobilla y la cebada cultivada. La intención era usarla como mediación mágica de todas las míticas polaridades estructurales. Obviamente debería ser algo visionario o un enteógeno, que no lo eran los ingredientes salvajes ni los cultivados. Algunos, que admitían que un intoxicante parecía lo indicado, habían asumido que la cebada se había fermentado en una cerveza, pero el grano no se fermenta a menos que sea macerado para transformar su fécula en azúcar fermentable, y las indicaciones del episodio de las profanaciones en la comedia Ática hacen claro que los granos de cebada estaban intactos. Un comentarista reciente sugiere que los pocos granos crudos de cebada con insecticida se destinaban como una rápida comida para terminar el ayuno de los candidatos a la iniciación (5).

310

Una hierba común en los campos de grano provee la respuesta, abrojo o cizaña, y llena perfectamente los parámetros estructurales establecidos por el mito. La cizaña no crece como un cultivo de grano comestible, sino que es una planta silvestre invasiva en el campo labrado, llamada Lolium temulentum, la específica nomenclatura botánica latina la designa como “ebria” porque siempre está infestada con el hongo parasito cornezuelo, cuyas toxinas fueron reconocidas como causantes de alteraciones de la visión o alucinaciones. La toxicidad de la cizaña, sin embargo, deriva únicamente del cornezuelo parásito sobre ella. No es tóxica en sí misma. El grano del cual los cornezuelos de la cizaña no eran suficientemente extraídos era aparentemente con vertido en un tipo de pan barato que causaba que


Carl A. P. Ruck

uno viera cosas donde no estaban. Su exclusión del cultivo cosechado era también ritualizado en el festival romano de la Robigalia, por la ofrenda de una víctima sacrificial, análoga al labrador primordial, simbólico de su personaje salvaje, para librar los campos de la invasiva contaminación. El color rojo del cornezuelo es el responsable de su nombre común como “óxido”, robiga en Latín y erysíbe en griego. Con esta metáfora, se supone en la explicación mítica, que el óxido del cuchillo empleado en la ofrenda sacrificial del labrador primordial era una cura medicinal para la impotencia del hijo de un rey, quien pensaba que su padre iba a hacerlo la víctima humana. En contraste con la abortiva escobilla, el ergot era empleado por las parteras para controlar el sangrado postparto. En el contexto de la mediación entre la tierra salvaje y el campo cultivado y entre alimentos letales y comestibles, la cizaña se consideraba una hierba salvaje que como una enfermedad podía atacar los granos de cereal, y, como tal, se pensaba tenía el potencial para reversar la hibridación del cultivo comestible, de regreso a las hierbas primitivas o primordiales. La expansión de la infección fúngica desde la cizaña del cultivo plantado, y particularmente a la cebada, la cual parecía más susceptible a la invasión, era una clara demostración de su amenaza reincidente. El más primitivo de los granos cultivados de los cuales la cebada era hibridada se deletreaba (Triticum spelta), mitologizado como el alimento de los antiguos días, del cual originalmente había sólo dos cizañas rojas o espigas escindidas (de ahí su nombre). Estas semejan las espigas protuberantes del cornezuelo como aparecen en la cebada, la cizaña y en las otras hierbas6. Como la mayoría de las hierbas, la escanda, también, se infesta con el cornezuelo, y como la cizaña, la escanda era vista como la primitiva maleza que antecedía a los granos cultivados superiores hibridados, fruteciendo sólo con las dos cizañas, mientras que las hierbas hibridadas como la cebada producen una gavilla entera o mazorca.

El cornezuelo es fácilmente reconocible como micótico ya que los granos infestados de cizaña hospedan el mycelium, con un crecimiento que semeja una raíz que permea y acrecienta el grano, y cuando cae a la tierra, brota en etapa frutal como claramente discernibles honguitos, haciendo al grano infestado de cornezuelo parecer la semilla de un hongo de otra manera totalmente salvaje e incultivable. La propagación del hongo por esporas microscópicas era desconocida en la antigüedad, y de ahí que el cornezuelo, como semilla de hongo, parecía mediar perfectamente entre lo silvestre y las plantas cultivadas.

311


Revista Prometeo

El hongo, además, era visto como una “fermentación” de la tierra, y por tanto participaba del entero complejo simbólico de las intoxicantes bebidas fermentadas y la levadura del pan. Los dos alimentos fundamentales de la humanidad, lo seco y lo líquido, eran equiparados como los regalos de Deméter y Dionisos. El vino de Dionisos estaba ligado de forma similar en el motivo etnobotánico de lo salvaje y en las viñas cultivadas, con la vid y el civilizado o sofisticado intoxicante cosechado por crecimiento fúngico, contrastado con los vinos primitivos, los cuales se parecían a la vid, pero son tóxicos en su estado natural. Estos eran la hiedra y enredaderas similares como el bryony (pepino silvestre) y la zarzaparrilla (gloria de la mañana silvestre, enredadera). El color rojo del cornezuelo también se asocia con el rojo particular de los hongos psicoativos y con el complejo entero de licantropía ritual y los análogos colmillos del lobo, en particular el pelaje del zorro rojo. El entero pelaje del zorro se lucía como la versión original del gorro frigio, y el hocico puntiagudo del zorro era imitado en el sombrero de fieltro. En la tradición folclórica europea, el cornezuelo era causado por el grano madre pasando como un viento susurrante por el campo con su atado de lobos de grano (Roggenwulf, Roggenhund) infectando los fardos de cornezuelo o Tolkorn “granos de maíz loco”. Los niños seducidos por duendes en los campos, lactan sobre los granos como las tetillas de hierro de la Roggenmutter y se tornan locos. Los granos hinchados del cornezuelo infectado son llamados “dientes de lobo” (Wulfzahn). El gorro frigio y su motivo de licantropía ocurre en el cuento folclórico “Pequeña gorra roja” Rotkäppshen, conocida en su versión inglesa, que precede a la colección de los hermanos Grimm, como “Caperucita roja” cuya capucha indica que ella está en un viaje de significancia simbólica (7).

Treinta años después de nuestra develación inicial de los Misterios Eleusinos, volví al tema para presentar una explicación más clara, incorporando muchos de estos nuevos descubrimientos hechos en años intermedios (8). Cuando le pedí a mi colega, el químico suizo Albert Hoffman, poco antes de su muerte a la edad de 102 años, que aportara un comentario, aunque fuera una sola frase en vista de su fragilidad, escribió: “Sólo un nuevo Eleusis ayudaría a la humanidad a sobrevivir la amenazante catástrofe en la naturaleza y la sociedad humana y traer un nuevo periodo de felicidad”.

312

El descubrimiento del LSD por Hoffman en 1943 fue un evento que inauguró una nueva conciencia de nuestro rol en el cosmos, y mirando atrás al final del siglo cuya mentalidad él probablemente más que nadie influenció, él vio la crisis que nosotros los humanos hemos creado


Carl A. P. Ruck

por la destrucción de nuestro planeta Gaia y la posible extinción de nuestra especie. Por un nuevo Eleusis, él estaba proponiendo curar la peligrosa separación de la consciencia individual de la humanidad de su inmersión natural en el universo ambiente que le rodea, que Nietzsche había caracterizado como la oposición entre los modos apolíneo y dionisíaco de cognición (9).

Elefsina es un lugar particularmente bendecido por la Naturaleza, una fértil llanura encerrada por cordilleras rodeando la Acrópolis. El salón de iniciación fue esculpido desde la piedra de su costado sureño, con similitud arquitectónica a una caverna subterránea, y señalada como sagrada, por su alineamiento con la depresión entre los picos gemelos llamados “Cuernos” (Kerata) que concluyen la cordillera al oeste. Tal alineación es típica de otros sitios religiosos pelasgos y minoicos y se identificaba el santuario por una metáfora sexual como entrada, acurrucada entre los senos y las piernas abiertas de la Diosa hasta los secretos que yacen dentro de su cuerpo. Estaba aquí en la llanura circundante aquella cebada, la planta de grano que era la vara de la vida, la primera que brotó. El lugar estaba bendecido topográficamente aún más por la isla de Salamina, así como a lo largo de su costa, creando un refugio superlativo casi encerrado de tierra para barcos en su bahía. La mayoría de la gente conoce de ella por cuenta de la batalla de Salamina, cuando el almirante ateniense a cargo de la flota aliada, usó su conocimiento topográfico a su favor contra las fuerzas vastísimamente superiores del invasor persa Xerxes. Estas bendiciones y la prosperidad de la llanura Eleusina fueron también invitación a abusar de sus dones naturales tras la profanación del templo y la suplantación de su religión por el mundo moderno. Es hoy un microcosmos de la destrucción que se ha esparcido alrededor del planeta—la catástrofe que se acerca amenazando la continuidad de la existencia humana. La bahía de Salamina está congestionada con barcos petroleros esperando descargar su carga de petróleo crudo a las refinerías del continente que eructan un aire de contaminada pestilencia. La llanura se ha secado hasta un desierto que soporta poca agricultura. En adición a las refinerías, otras dos industrias procesan las riquezas violadas de la tierra, una fábrica de cemento y una fundidora de hierro. El simbolismo no podría ser más obvio.

Pocas personas visitan ahora el santuario, o conocen el antiguo Misterio. Elefsina no está en el registro de lugares reconocidos como sitio de herencia mundial, aunque fue centro de una religión practicada por dos milenios. El inadecuado museo data del siglo XIX

313


Revista Prometeo

y varios de sus tesoros han sido sustituidos por réplicas. Un esfuerzo está en proceso para mejorar la situación. La superautopista a Corinto ahora bordea el sitio y gobiernos locales progresistas han trabajado para restaurar la aldea, con calles alrededor del santuario convertidas en centros comerciales. La costa está plantada de parques y el mar está de nuevo limpio, lo suficiente para nadar. Una larga área de arruinadas y abandonadas fábricas del siglo diecinueve, adyacentes al santuario y bajo el presente museo, han sido convertidas en un centro para talleres y galerías para la exhibición de arte y representaciones teatrales. Como el lugar más profanado, por el abuso a Gaia, proponemos que Elefsina se vuelva núcleo y centro mundial para la renegociación del acuerdo de la humanidad con su planeta Tierra. Con este fin, buscamos el reconocimiento de la aldea y sus restos arqueológicos como lugar de patrimonio mundial y solicitamos financiación de donantes griegos e internacionales para construir un nuevo edificio para el museo, incorporando el área y algunas ruinas industriales abandonadas que componen ahora el centro de arte. El simbolismo es simple. No proponemos restaurar una religión difunta, o reversar el curso del tiempo, sino empezar de nuevo, con un nuevo contrato con Gaia. Para este fin, las refinerías existentes, la fundidora y la fábrica de cemento no pueden ser removidas, dado que simplemente reaparecerían en otro sitio. Como en la antigüedad, dependemos de la generosidad de Gaia para la prosperidad.

El edificio del museo sería multifuncional. Uno de sus deberes sería investigar formas de mitigar los efectos nocivos de la explotación de los recursos naturales. Las construcciones industriales son realmente obras de extraordinaria complejidad e ingenio. En la nueva Elefsina, ellas aprenderán a operar limpiamente, y rodeadas por parques pueden ser vistas como monumentos, testimonio escultural gigantesco, funcionando eficiente y bellamente, como sus modernos diseñadores la concibieron.

314

En adición a la búsqueda más a fondo en el pasado y en el estudio de los Misterios Eleusinos a través de seminarios y conferencias, el edificio del museo mirará hacia el futuro. Entre las actividades financiadas habrá investigaciones para descubrir un compromiso personal con Gaia a través de técnicas de meditación, ejercicios espirituales, medicina alternativa y talleres artísticos. El centro también apoyaría la investigación en el mejoramiento ambiental y nuevos recursos de energía y métodos no nocivos de intervenir los dones del planeta.


Carl A. P. Ruck

Eventualmente esperamos ver retornar la agricultura a la llanura de Rarian, y hacer del museo de nuevo un destino de peregrinaje, para el mundo moderno.

La influencia de la teología revisionista Traciana, atribuida a Orfeo, añadió una nueva dimensión a la tradición del Misterio de Eleusis, el cual nunca de veras se había incorporado oficialmente en la tradición eleusina. Después de muchos retornos, con purificantes pruebas tanto en este mundo como en el otro, la encarnación sería anulada y el espíritu apolíneo ascendería, despojado de la carga de la carne, a su verdadero hogar en el ardiente empíreo más allá de las estrellas para una eterna existencia. Aquella es la otra alternativa aún hoy. La Tierra contaminada y desacralizada de su abundancia puede requerir algunos pocos sobrevivientes que busquen otro hogar en el Cosmos.

(1) Ruck, C.A.P. Los grandes dioses de Samotracia y el culto del pequeño pueblo. Berkeley, Regent Press; 2016. (2) Herzog, W. Caverna de los sueños olvidados. Documental sobre la Caverna Chauvet, descubierta en 1994 en el sur de Francia. Festival de Cine de Toronto; 2010. (3) Wasson. R.G., Hofmann, A., Ruck, C.A.P. El camino a Eleusis: develando el secreto de los misterios. Nueva York: Harcourt Brace Jovanovich; 1978. (4) Webster, P., Perrine, D.M., Ruck, C.A.P. Mezclando el kykeón. Eleusis: plantas psicoactivas comp. 2000; 4:55-86. (5) Cosmopoulos, M. Eleusis, La Edad de Bronce y los orígenes de los Misterios Eleusinos. Cambridge: Cambridge University Press; 2015. (6) Watkins, C. Un término de agricultura Indo-Europea: Lain ador, Hittite hat-. Harvard stud class 1973;77:187-194. (7) Ruck, C.A.P. Staples, B.D., González Celdrán, J.A., Hoffman, M.A. El mundo oculto: supervivencia de temas chamánicos paganos en cuentos de hadas europeos. Durham: Carolina Academic Press; 2007. (8) Ruck, C.A.P. Hongos sagrados de la Diosa: Secretos de Eleusis. Berkeley: Ronin Publishing; 2006. (9) Hoffman. A. El mensaje de los Misterios Eleusinos al mundo de hoy. Wasson y otros, El camino a Eleusis: develando el secreto de los Misterios. Los Ángeles: Hermes Press; 1998; p. 141-149.

315


Revista Prometeo

Traductores al inglés: G. Leogena tradujo: Pregnant Frog Concert de Koulsy Lamko; Tolerance in Colors de Aicha Bassry; Mestizo Song to Domesticate the Grass de Gustavo Pereira; His Home Was Fire de Juan Manuel Roca; Metamorphosis de Gibi Bacilio; Hoof of Gold de Antonio Trujillo; Annonymus de José Luis Hueta; I Have Wept All The Dead And Bury Myself In Each One… de María Cecilia Muñoz; Unease and Haunting de Luz Dary Peña; Arthur Rimbaud de Guillermo Linero; Icarus de Pablo Montoya; Parias Zugun de Adriana Paredes Pinda; Bio de William Alfaro; Toward Where the Water Pushes de Israel Domínguez; Tautology de Freddy Ñáñez; The Sorceress de Sore Snid Berrío; Seven de Mikeas Sánchez; Blood of Gods de Marisol Bohórquez; To The Memory Of The Widows Of Uraba de Hugo Oquendo Torres; First Shore de Fátima Vélez; Self Portrait de Annabel Manjarrés; Sight de Hannah Escobar; Dark Wound de Albeiro Montoya; The Mute Knows Nothing About Linguistic Mistakes de Danny Yecid León; Journey de Ana María Bustamante; This Wound Was Cut to Our Size de Duna Ghali; Only You de Ali Al Hazmi; I Was A Foreigner When I Entered de Jochen Kelter; In A Sure Way de Björn Kuhligk; y, Acoustic Shooting Stars de Augusta Laar.

Rasheeda Plenty tradujo Open Your Mouth de Ashur Etwebi; Krishna Candeth tradujo Orpheus de Tarsicio Valencia; Daavar Marulanda y Alonso Mejía tradujeron News About a Dead Man de Ruben Darío Lotero; Isabel Espinal tradujo Shibboleth de Marianela Medrano; Charles Olson tradujo Contrast de Leo Castillo; Karin Bernard tradujo Karma de Héctor Cañón; Richard Gwyn tradujo The Unpublished Diary of the Viennese Philosopher Ludwig Wittgenstein (Fragments), de Fredy Yezzed; Walter May tradujo Meditation of a Bridge de Akbar Ryskulov; Katherine M. Hedeen y Víctor Rodríguez Núñez tradujeron To Get to Number Twenty-Two is a Tangle de Emilio Coco; Annabelle Despard tradujo I Am Writing the Language de Terje Dragseth; Julija Potrč y Christopher Meredith tradujeron Flaming Cranes de Barbara Pogačnik; Niall Binns tradujo Cavalo Morto de Juan Carlos Mestre; Antonia Lloyd-Jones tradujo City of the Dead de Krystyna Dabrowska. Traductores al español: Omar Pérez tradujo los poemas de Ashur Etwebi, Akbar Ryskulov y Judith Crispin; Ricardo Gómez tradujo los poemas de Gcina Mhlophe, Juliane Okot Bitek y Deeb; G. Leogena tradujo los poemas de Khadajitou Doyne, Hatto Fischer y el poema El poeta turco que esperó 73 años para descubrir el realismo mágico, de su autoría; Arturo Fuentes tradujo Orfeo y Perséfone de Keki Daruwalla y el poema Estoy escribiendo el lenguaje de Terje Dragseth; Nelson Ríos tradujo los poemas de Barbara Pogačnik y Krystyna Dabrowska; Abdellatif Zennan tradujo los poemas de Aicha Bassry; Sidney Joubert tradujo los poemas de Gibi Bacilio; Isabel Crooke Ellison tradujo sus poemas; Rafael Patiño tradujo los Noemas de Alain Borer; Daniel Bencomo tradujo los poemas de Björn Kuhligk; León Blanco tradujo El Proyecto Gaia, Restablecimiento de los Antiguos Misterios de Carl A. P. Ruck. 316


26º Festival Internacional de Poesía de Medellín

Organizan:

color de la banda sobre la que va “Cuenta con vos” permite la ción de 8 colores. El logo no se puede alterar en sus proporciones. Revista Prometeo

Patrocina:

Con el apoyo de:

República Bolivariana de Venezuela

Evento apoyado por el Ministerio de Cultura Programa Nacional de Concertación Cultural


¡CONOZCA LA OFERTA QUE LO HARÁ VIAJAR! AHORA CON AVIATUR USTED ENCONTRARÁ

+

PLANES VACACIONALES:

• Europa - Estados Unidos - Oriente - Sur América - Caribe • Turismo de Aventura

• Ecoturismo • Viajes a la medida • Viajes Corporativos • Congresos

MÁS INFORMACIÓN AVIATUR MEDELLÍN Aviatur Oficina Principal Carrera 49 No. 55-25 Tel: 576 5000 - aviatur.mde@aviatur.com.co Aviatur Laureles Calle 37 No. 80-36 Oficina 129 Tel: 415 5330 Aviatur Milla de Oro Calle 5 A No. 39 - 117 Tel: 266 1084 Aviatur Plaza Mayor Calle 41 No. 55-35 Local 3 Tel: 381 2007 “Aplica la cláusula de responsabilidad - Decreto 2438 de 2010.” Para mayor información consulte con el asesor de viajes o en la página Web www.aviatur.com o en los números telefónicos: 286 5555 - 381 7111, Call Center: 382 1616 0 900 331 2222. RNT 438. “La explotación y el abuso sexual de menores de edad es sancionado con pena privativa de la libertad, de conformidad con lo previsto en la Ley 679 de 2001 y la Ley 1336 de 2009”. Aviatur S.A. Nit: 860.000.018-2


Revista Prometeo. Número 104 - 105  

Memorias del 26º Festival Internacional de Poesía de Medellín. Antología de poetas participantes en el evento, con poemas, fotografías y not...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you