Issuu on Google+

EDITORIAL LA CODIRECCIÓN Algunos no acabábamos de entender muy bien que era eso de la ansiada Codirección en las empresas hasta que vimos la gala de los Goya el otro día. Resultó clarificador e ilustrativo ver en qué se basa este mito alemán, que a semejanza del mito hebreo del Golem en Praga, parece más un cuento para infundir valor a propios y miedo a extraños que algo real. Pero viendo los Goya se me aclaró la mente, me sentí tocado con una luz cegadora, que despejó ante mí la verdadera razón del ser. Un momento digno de Santa Teresa, vaya. Por fin pude sentir, casi tocar la codirección, por un momento, un instante, todo cobraba sentido para mí. Allí estaba el director de moda, sentado, esperando a ver si era galardonado con el ansiado premio. A su lado un ser mimético, casi idéntico milimétricamente hablando. Se parecía desde la cuna, seguro; pero había calculado tan bien y copiado tan certeramente sus ademanes, poses, ¡hasta el peinado! que era imposible distinguirlos, a cualquiera que no fuera de la familia les costaría hacerlo, creo que hasta a su propio padre le hubiera costado... A mi desde luego, me resultaba imposible distinguir entre el director y el "otro". - ¡Coño! - me dije- a ver si va ser a esto a lo que se refieren. Hasta que, de repente, en el punto álgido de la noche, resonó aquello tan manido de "y el Goya es para..." Ahí se disiparon mis dudas, ahí sí, por fin se vio quien era realmente el Director, porque solo uno subió a recoger el premio. El "otro", seguro que con cariño y alborozo, vio correr a su viva imagen en pos del premio. Sabiéndose importante, primordial en el éxito obtenido, quedó contento con su minuto de gloria, esas migajas que le había cedido el protagonista, y que sin duda llenarán su ego durante un tiempo. Al fin y al cabo para él lo importante era salir en la foto. Salud y lucha

Se cumplen 90 años de la fundación de CASA. Tiempos en los que un labriego, un pastor o un arriero, convenientemente recomendado por el cura, el boticario o el guardia civil de su pueblo, podían dejar sus aperos en la puerta y dedicarse a ¡fabricar aviones! Madera, tela y pegamentos. Hoy los tiempos han cambiado y los materiales empleados ya no son los mismos. Y tampoco están en manos de las fuerzas vivas del pueblo los procesos de contratación. ¿O sí?... Vemos impasibles cómo chavales preparados engrosan las fuerzas de trabajo a través de precariedad institucionalizada en forma de ETTs y de subcontratación in situ. También vemos como la selección no obedece a criterios objetivos en los que la capacidad profesional no es suficiente para pasar a formar parte del personal de plantilla. Eso sí, los galantes se han marcado una bolsa de empleo de la que poder tirar en caso de necesidad… Por muy bien que las pinten, las bolsas que conllevan precariedad, temporalidad e inestabilidad no dejan de ser sino bolsas de basura. De diseño, eso sí.


El corrupto gobierno (no lo decimos nosotros, lo dicen hasta los niños en el cole) de España, ha anunciado su nueva batería de medidas para impedir no sólo que los trabajadores que han estado cotizando lo que en cada momento ha sido ley, puedan disfrutar de un mínimo de seguridad económica a la hora de su descanso, sino que puedan acogerse a ese descanso con algunos meses de antelación. “Tienes que seguir aquí, dando el callo, proporcionando ingresos al estado. Y si te mueves un poquito, te bajo la pensión. Y si te quieres ir un poquito antes, te bajo la pensión. Bueno. Mejor. Te la voy a bajar de todas formas, que me parece que tú lo que quieres es no trabajar para no pagar”. Pues que la bajen, pero a la mitad, o mejor todavía, que la quiten. Ya hay mucha gente que ni sueña con jubilarse voluntariamente antes de la edad límite porque está manteniendo a una o más familias en paro; ahora esperan una pensión que parece una dádiva de cepillo de iglesia. Quizá sea suficiente para que todo acabe saltando todo por los aires. Datos para la reflexión: Ocupados cotizantes: 16,3 millones // Pensionistas: 8,2 millones En el 2012 se han perdido 3,2 millones de puestos de trabajo. Para cobrar el 100% de la pensión, en el 2011 (Ley 27/2011) se volvió a subir de 65 a 67 años de edad y 37 años cotizados. La capacidad de los políticos españoles para desdecir lo dicho y tergiversar la realidad es infinita. Ahora solo queda esperar lo que somos capaces de admitir. Para nosotros las pensiones son un derecho social del ciudadano. ¡BASTA YA! Siguiendo las últimas tendencias en comunicación audiovisual y cibernética, en Espacio, punta de lanza de la tecnología más avanzada, único reducto privado de acceso a Internet de todo el conglomerado de empresas de EADS, a modo de herramienta de ultimísima generación, se ha habilitado una aplicación casera (made in casa©) para – atención – comunicarnos entre nosotros. Está claro que nuestras torpes mentes proletarias no pueden llegar a atisbar siquiera la sapiencia de las gentes que con gran clarividencia rechazan el uso del correo electrónico, los vídeo-blogs como los del presidente de la compañía, o incluso algo tan sencillo como la conversación directa, cara a cara, para fomentar la comunicación. Igual que jamás nos será desvelado el arcano por el cual es apropiado preguntar a través del COMUNICATE (PIBE), y que se te conteste por e-mail. Pero ¡qué tranquilidad ofrece una empresa que se mantiene en su bizarrismo! EADS CASA ESPACIO… SIEMPRE INVENTANDO LA RUEDA. A todos nos parece tierno y encantador ver como un niño pequeño se tapa los ojos con la finalidad de esconderse como si el simple hecho de hacerlo consiguiera que él o aquello que le rodea desaparezca. Cuando este pueril gesto lo hacen los adultos pierde gracia. Así como esconder la cabeza no conduce a nada, evitar hablar de los problemas tampoco hace que desaparezcan. 50000 horas de menos en la relación de carga/capacidad de personal directo -30 personas-, en base a unos datos de la Dirección de Espacio, que además reconoce que son aproximados y no definitivos. 50000€ menos destinados a formación en Espacio, al tiempo que se va a encuadrar a toda la plantilla de EADS en un sistema nuevo de competencias, donde a cada puesto-persona se le asignaran unas características y conocimientos mínimos. Aceptar un programa de reducción de costes sin que se nos presente; sin ni siquiera saber a cuántas partidas va a afectar o saber los gastos reales sobre los que se aplicará esa reducción, nos hace sentirnos como el galante fulano de la foto. Y ni hablar del impacto que tendrá sobre el empleo, no vaya a ser...

Hay hechos que no tienen forma y sufrimientos que no tienen lengua (Percy Shelley) Agradecimientos

a los lectores por su participación y colaboración dando ideas que enriquecen el diálogo y dan sentido a esta Hoja de la Semana.

Criterio, Garantía y Transparencia CGT.BARAJAS@military.airbus.com o

CGT.SeccionSindicaldeEspacio@astrium.eads.net


hoja semanal 36